www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4783978
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 09/10/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Estás segura de que tu padre murió? -¿Cómo te atreves?

A lo mejor te lo dijo tu madre para protegerte.

-Que he estado en su tumba. ¿Te pareces suficientemente muerto?

¿Ah, sí? ¿En su tumba?

Mi padre murió en un accidente, me criaron mi madre y mi tío,

no hay ninguna historia, mi padre murió.

¿Por qué haces esto? ¿Mmm?

Él lo hará por dinero, pero tú...

No... -No logro entenderlo.

Solo quiero ayudarte y deberías hablar con él,

solo quiere hablar contigo.

¿De verdad eres tan ingenuo?

Sé que ese puesto es importante para ti,

pero para mí también lo es.

Llevo años esperando una oportunidad así

y no puedo dejarla escapar.

Nadie te dije que la dejes pasar,

pero sinceramente, con esa tesis, no es suficiente.

Últimamente, va con la tesis en la mano por todas partes.

Lo de las bacterias multirresistentes.

Esa.

Ya.

Te sonará raro,

pero ¿a ti te importaría acercarte a lo James Bond

y hacerle una foto a los informes por curiosidad?

Como un juego.

Sí, hombre.

Es broma, ¿no?

Tío, llámame en cuanto escuches este mensaje.

Quiero hablar sobre la muerte de mi padre.

(Sintonía de "Centro médico")

(MEGAFONÍA) "Enfermera Monteoliva

acuda a la consulta del doctor Fonseca".

No sabía que te impusiera tanto el conocimiento.

"Mea culpa",

Vale.

Vamos a hacer una cosa, a partir de ahora,

vamos a jugar a ver quién tiene la tesis más grande,

pero con esto no vas a conseguir que retire mi candidatura, ¿eh?

Porque sé lo que intentas.

Pues me sirvió con otros.

¿Ah, sí? Ya, pero resulta que a mí n me conoces.

Te conozco más de lo que crees

y sé que aparte de algo subidito,

eres muy cabezón.

Ajá.

Así que... te voy a ayudar.

Ah, pues sí que te estiras.

No quiero que... te enfrentes a mí y hagas el ridículo,

así que ¿qué te parece si lo hacemos un poco más interesante y...

te dejo echar un vistazo a mi tesis?

Pues mira, ahora sí que me pica la curiosidad.

Curiosidad, ajá, yo diría que te intimida un poco.

No, no, pero no me importaría echar un ojito,

más que nada, para comprobar si me sacas esa ventaja que dices.

Ajá.

Bien.

¿A qué esperas para pedírmelo?

Ahora sí que me has pillado, no... no me lo esperaba.

Soy imprevisible.

Lo que no acabo de entender es cómo me dejas explorarla así,

no sé, tan fácil

y sin pedir nada a cambio.

No me pega.

¿Y quién te dijo que no te voy a pedir nada a cambio?

Dispara.

¿Seguro?

Igual te sorprendes y te doy todo lo que pidas.

(MUJER) ¡Está perdiendo mucha sangre! ¿no?

Guárdamela, te lo pido. -Hola.

¡Ay, doctor! Íbamos en su coche y creo que se ha despistado y...

¿Puedes oírme? -Ajá.

-¿Con claridad? -Sí.

-Íbamos deprisa y el coche que teníamos enfrente

nos hemos chocado con él.

¿Recuerdas qué pasó?

Sí.

-A ver, Carlos, escucha,

¿ves borroso, escuchas pitido o algo fuera de lo normal?

Ha perdido mucha sangre, se ha chocado contra la ventanilla

y está sangrando mucho. -Tranquila, nos encargamos de él.

Yo me encargo, que estoy de guardia. Lo llevamos a boxes.

-Quédate conmigo, te echo un vistazo. ¿Te duele algo?

No, si yo estoy bien. -Así nos quedamos más tranquilos.

Oye, ¿has avisado a su novia?

No.

Pues hazlo.

Sí, ¿me da tiempo antes?

Por supuesto.

Carlos no tiene la cabeza donde tiene que estar.

Desde que tuvo la bronca con Laura,

está fatal.

Está muy dolido y yo...

me siento responsable, porque... bueno, me precipité.

Sí, pensaba que...

que se solucionarían todos los problemas

en un pispás y...

y no ha sido así, ha sido todo...

al revés.

Todo está falta, es, vamos, un desastre.

Muy bien. Localízame a Silva y a Herrera inmediatamente.

De acuerdo. Gracias.

¿Tienes un minuto? -¿Son asuntos profesionales?

Sí, sí, no, no, son asuntos estrictamente profesionales.

-Tú dirás.

Eh... Quería hablarte del turno de enfermeras.

Fueron ellas las que me pidieron cambiar de turno.

Bueno, desde cuando cedes

porque alguien te pide un cambio de turno, conmigo no lo haces.

¿Te vas a meter también en mis decisiones laborales?

Para mí es esencial saber los turnos de antemano,

o sea,

es importante saber con quién puedo contar en los momentos difíciles.

Es importante saber en quién se puede confiar y en quién no.

Mmm.

-Les diré que te informen la próxima vez, ¿mmm?

Gracias. -¿Algo más?

No.

-¿Querías vernos?

Necesito que os encarguéis de dos pacientes.

Eh... Yo tenía una operación. -No pasa nada, ya lo he consultado.

Como tú digas.

Dos excursionistas, acaban de rescatarles de la montaña,

han pasado varias horas bajo temperaturas extremas.

Seguramente haya medios cubriendo la noticia.

¿Son famosos?

Jordi Antúnez y su asistente personal.

¿Antúnez, el bróker?

No me disgusta ese tío, es directo, sin pelos en la lengua.

Con miles de seguidores en las redes, Herrera.

Os veo a los dos muy puestos, sobre todo, teniendo en cuenta

que el hospital ni siquiera tiene una web decente.

Haz el favor, ¿eh?

Vaya, que vamos a tener que mimarles por la buena fama del hospital.

Podría decirse así.

Id preparándoos, están llegando.

¿Síntomas?

Hipotermia grave, quemaduras y ampollas por congelación

en cara, orejas, dedos de las manos y de los pies.

Muy bien. -Bueno, no va a ser aburrido.

Tú ocúpate del asistente,

yo me quedo con el que merece la pena.

Habrá que avisar a las enfermeras. -Ya está todo el mundo avisado.

Ah, y las mantas, hay que buscar las mantas térmicas.

Bien, ya que has tenido tú la idea, no te voy a robar el protagonismo,

cuando esté todo preparado, avísame.

Me debes una. -Es tu trabajo.

A ver, no es por mi trabajo, es por el peloteo con los pacientes,

no se me da bien. -Con tratarle bien es suficiente.

¿Mmm? -Ya.

Si planean salir a la montaña,

aunque sea una excursión corta y que no entraña ningún peligro,

es importante que lleven en la mochila

agua para hidratarse bien, una linterna,

tampoco está de más

un pequeño botiquín de primeros auxilios

y el móvil bien cargado,

por supuesto, también la ropa y el calzado adecuado

para la época del año

y una cosa que es importante, antes de salir de casa,

avisen a alguien de la ruta que harán.

¿Qué tal, Carlos, cómo te encuentras?

Me duele un poco la cabeza, estoy mareado.

¿Nos conocemos?

Bueno, acabamos de vernos en la entrada.

Mira, voy a hacerte unas preguntas, es algo rutinario.

¿Vale? -Vale.

-Antes del accidente,

¿tomaste alcohol o algún tipo de droga o fármaco?

No, no, qué va, simplemente que cerré un poco los ojos y...

y me dormí, es que llevo varias noches sin pegar ojo.

Te entiendo.

Lo he tenido que dejar con mi mujer, bueno, con mi novia porque...

me engañó y...

ha sido la decisión más difícil que he tomado en mi vida.

(Bullicio)

¿Qué pasa por ahí?

Nada, dos pacientes de urgencia,

uno es famoso y lleva saliendo todo el día en la tele,

pero nada que deba preocuparte a ti.

Mira, te voy a pedir una analítica de sangre, ¿vale?

Vale. -Y que preparen la sala de imagen.

Te vamos a hacer un TAC craneal

para confirmar que no hay ninguna lesión interna.

Vale.

"Me siento fatal por Isabel".

Menudo susto le he dado.

Me despisté.

Si Laura no me hubiera mentido, yo seguiría feliz,

hubiera dormido mis horas y...

y nada de esto hubiera pasado.

No sé por qué tuvo que engañarme.

Las mentiras en pareja son...

son como bombas,

lo destruyen todo.

Ella lo ha destruido todo.

Prepara el termómetro, hay que tomarle la temperatura.

Temperatura y glucemia.

Tengo mucho frío.

Treinta y dos de temperatura, voy por la glucemia.

-Veintinueve grados y medio.

Hay que subirle la temperatura como sea.

Oxígeno, por favor.

Vamos a continuar con el calentamiento externo pasivo.

Con bolsas calientes.

Refuérzalo con una manta eléctrica.

Si hay alteración del potasio, necesitamos analítica,

electro y tórax portátil, "okay?".

Entendido.

Bien, con esto, debería de bastar.

El calor externo no va a ser suficiente.

Pepa, prepara una perfusión de sueros calientes

por vía intravenosa

y colócale una sonda vesical, por favor.

¿Cómo está Daniel?

¿Lo sabe?

¿Sabe si está bien?

Lo único que sé es que si no se calla,

no voy a poder oír su corazón, "okay?".

¡Ah! ¡Dani, hijo, Dani!

¡Dani! ¿Cómo se puede entrar aquí?

¿Cómo se entra aquí?

¿Le pones tú la perfusión en la sonda?

Toma. -¿Qué me ocurre?

Es pronto para decirlo.

Me voy a poner bien, ¿verdad?

Sé lo que todos piensan sobre mí, que soy un borde,

pero no lo soy, soy sincero

y no solo eso, también soy considerado.

Si yo me tuviera que poner en el lugar del paciente,

preferiría un médico

directo y sincero

a uno que fuera diplomático y que no me dijera la verdad.

Usted no tiene solución.

(MEGAFONÍA) Por favor, Seguridad acuda a recepción.

(MEGAFONÍA) "Les informamos de que la sala de Oncología

permanecerá cerrada hasta las 7 de la tarde".

"Perdonen las molestias".

Hola, Marga.

Hola.

Tome. -¿Sabe que lo sabía?

Sabía que esto iba a pasar.

Era cuestión de tiempo.

Desde que mi hijo trabaja con ese...

Mire, perdone, pero yo soy una mujer muy humilde

y llego hasta donde llego,

pero la verdad es que no necesito nada más,

si es que mi hijo es un resabiado y lo sabe todo.

(SUSPIRANDO) ¡Ay!

¡Ay! Que le estoy robando de su tiempo.

No, no. -Alguien tiene que saber la verdad

de por qué mi hijo está aquí.

Bueno, pues siéntese,

no se preocupe, tengo un poco de tiempo.

Él siempre ha sido el primero en todo,

yo a veces pienso que por eso no tenía amigos,

ya sabe lo que le quiero decir, la envidia,

que la envidia es muy mala.

Bueno... -Siempre tuvimos

una relación muy cercana, muy de madre hijo,

no sé... no sé si usted me entiende.

Ay, la envidia que mala es, la envidia...

Bueno, pude ahorrar un poquito

para que entrara en la facultad de Economía

y ahí le pasó lo mismo, es que no tenía ningún amigo.

Lo mismo es que es un poco tímido, ¿no?

Bueno, algo tímido la verdad es que sí que lo es.

Yo creo que por eso empezó a ver los vídeos de ese Jordi,

el de "Sin miedo a nada".

(SUSPIRA) -¿El... el bróker?

Sí, sí, ese, ese. -El de Internet.

Ese, un triunfador, un señor de esos que juega con las acciones

y con la Bolsa para hacer dinero,

porque lo único que le interesa es el dinero.

Bueno, yo había oído que también era un explorador

y que ayudaba a la gente con donaciones.

Ah, pues mire, eso ya no lo sé,

pero desde luego, un solitario sí que lo es

y se aprovecha mucho de mi hijo

y es que mi hijo es un buenazo, es que todo esto pasa por eso.

Venga, tranquila, por favor, Marga.

Venga, beba un poquito de tila. -Muchas gracias.

¿Mejor?

¿Sí?

Venga.

Mire, desde que mi hijo terminó la carrera,

se puso a contactar con él

y no paró hasta que se hizo su asistente personal.

Desde entonces,

están las 24 horas juntos, las 24 horas al día a su servicio,

a su disposición, yo qué sé, como si fuera su esclavo.

Es que da igual que tenga un reunión en Tokio

o yo qué sé,

o que se vayan a Argentina a tirarse por un paracaídas.

Están siempre juntos.

Siempre nos gustó muchísimo ver Eurovisión juntos en la tele,

era como nuestro pequeño ritual.

Bueno, pues el año pasado,

tuvo que llamar en medio de la noche Jordi

y claro, él se fue dejándome a mí sola.

Un día,

antes de que se fuera a esas dichosas montañas,

porque claro, desde hace dos años, mi hijo solo vive para ese Jordi,

pues intenté tener una conversación con él, pero qué va,

fue imposible, terminamos discutiendo, hija.

Bueno, Marga, no tiene por qué sentirse culpable,

no es culpa suya.

Si ya sé que no es culpa mía,

si yo pienso que la culpa es de ese Jordi,

que no tiene miedo a nada.

¡Ah! -Hola.

-Doctor, ¿qué tal está mi hijo?

De momento, estamos tratando de controlar la hipotermia.

¿Eso qué es?

Es la baja temperatura corporal. -Ay, sí, perdona.

En cuanto la tengamos controlada, podremos comenzar con las pruebas

y evaluar las posibles complicaciones.

¿Complicaciones? ¿Qué complicaciones?

No tiene por qué haberlas,

pero su hijo ha estado expuesto a temperaturas extremas.

¿Y? Se va a recuperar, ¿no?

Es pronto para decirlo, siento no poder ser más concreto.

Vale, tranquila, tranquila, tranquila.

Estoy en mi consulta si necesitáis algo.

Isa, ¿cómo estás? -Eh.

-Cariño, ¿bien? -Me duele un poco, pero bien, bien.

¿Qué te duele? ¿Estás herida? -No, estoy bien, tranquila.

¡Ay, qué susto! ¿Y Carlos cómo está?

Bien, también está bien, no es grave,

le han llevado a hacer unas pruebas.

¿Seguro? -Que sí, que sí, es un TAC,

pero para asegurarse de que está bien.

Vale, vale.

Vamos a sentarnos. Siéntate.

Ahí.

¿Mejor? -Sí, sí.

¿Sí? Respira hondo.

Sí. -Ya.

Ay.

Venga, ya está.

¡Ay! Oye, ¿y qué hacías con Carlos en su coche?

¿Qué dices?

Desde luego, no es lo que estás pensando, ¿eh?

Ya, no, no, si lo entiendo, pero...

no sé, que solo hace una semana que lo hemos dejado y...

bueno, que podríais haber esperado.

A ver, Laura, ¿qué... qué dices? No seas tonta, ¿eh? Por favor.

Yo quedé con Carlos para...

para convencerle de que volviera contigo.

¿Mmm? -¿Qué?

Que sí, tía, es que os estáis equivocando,

estáis haciendo el tonto.

Si os queréis un montón.

Laura, escúchame,

tú no vas a encontrar a un tío que te ame más

y él ni en 50 vidas encontraría una tía así.

Que no, que estás diciendo tonterías,

que ya está, o sea, es que está todo roto.

No, no, no, no. -Sí, le mentí.

Bueno, ¿quién no ha mentido alguna vez, mmm?

En unos días, está todo olvidado, créeme.

No, Isa, no, es que no fue una mentira cualquiera,

le he estado durante mucho tiempo algo que para él era muy importante.

Sí y para ti también era muy importante, ¿no?

Justamente por eso no le pudiste decir nada,

porque no es una tontería,

que lo va a entender, créeme.

Venga, Laura, anímate, que lo vais a solucionar,

a él se le pasará el cabreo, claro.

Fue muy duro lo que me dijo.

Es que él es muy bruto, sí. -Sí.

Me dijo que esto le ha demostrado que yo estaba con él por el dinero,

que no le decía que no podía tener hijos para retenerlo

y casarme con él por la pasta.

¿Entiendes?

Es muy duro oír eso, yo no sé cómo se vuelve de ahí.

Bueno, de momento, no pienses en cómo ha reaccionado él,

lo importante eres tú, tienes que pensar en ti.

No puedes dejarte caer otra vez, ¿Eh?

Tienes que ser fuerte, mi amor, venga.

Ya, no sé, ojalá fuera tan fácil.

A ver, si tú sabes que le quieres, el que está confundido es él.

Dale un poquito de tiempo

para que vuelva a encajar todas las piezas,

pero tú te tienes que mantener fuerte,

porque si te vuelves a hundir,

la liamos, ¿eh?

Desde que me quitaron el útero, me desplomé por completo.

Para mí fue como si me quitaran

una parte de mí misma, de mi personalidad.

Sé que es una tontería,

pero desde entonces, me he sentido menos mujer,

como...

defectuosa o algo así.

Me parecía imposible que un hombre me pudiera querer,

pero entonces apareció Carlos,

él me transmitía tanta seguridad que...

¿Cuánto hace que te conozco, eh, 20 años?

Yo sé que tú eres una tía de carácter fuerte,

pero bueno, con lo de la operación, pues...

es normal que te hundieras un poco. -¿Un poco?

Oye, no seas dura contigo, ¿eh?

Que fue un trauma muy grande.

Es que ya no sé ni dónde estoy ni quién soy ni nada.

Venga, va, no digas eso.

Es que sabes que es verdad.

No, la Laura que yo conocí sigue estando ahí, dentro de ti,

en algún lugar.

Pues yo no la encuentro.

Pues yo sí.

¿Sabes? La veo resurgir a veces.

¿Sabes cuándo?

Pues cuando estás con Carlos.

Que sí, él en muchas ocasiones te saca la Laura fuerte,

con empuje, emprendedora, como tú eres.

Ay...

¿Te acuerdas cuando te dije que... que me quería ir a Dublín?

Así, de la nada, a ver qué pasaba.

No sé, a conocer a gente, a vivir experiencias...

Claro, claro que sí, claro.

Todo se va a solucionar y tú vas a volver a ser la Laura que eres,

¿eh?

Que yo no te puedo ver así.

Es que tú no eres tú.

Venga. -Hola.

Hola.

Ya tenemos los primeros resultados del TAC.

Carlos tiene un hematoma subdural, es una pequeña hemorragia.

Pero ¿dentro, en la cabeza, por dentro?

Sí, pero no tiene que ser nada serio, es algo normal,

pasa cuando alguien recibe un fuerte impacto.

Pero ¿eso se cura, tiene tratamiento?

Sí, por supuesto, no os preocupéis,

además, el hematoma de Carlos es pequeño

y no presenta ningún síntoma, lo normal es que se reabsorba.

Vale.

Gracias. -Gracias.

Siéntate, cariño. -¿Bien?

Sí, bien, bien.

Ay...

Te hacía lejos de aquí después de lo del otro día.

Bueno, pues ya ves, venía a despedirme.

Por segunda vez, claro.

Dicen que no hay dos sin tres.

Sí, pues espero que esta sea la definitiva,

porque si no, alguien sufrirá mucho y...

no quiero que esa persona sufra.

¿Cómo está?

¿La has visto desde el otro día?

Sí, la he visto esta mañana. -¿Y?

Pues es difícil saber cómo está

porque no es la persona más transparente del mundo precisamente.

Sí, sí, en eso ha salido a su madre.

Mmm.

Bueno, ¿qué es lo que querías pedirme?

Para eso me has llamado, ¿no? -Sí, sí.

Bueno, la verdad es que...

he venido porque...

no sé,

no sé cómo decírtelo... -Con la labia que tienes, arráncate.

Bueno, pues quería... quería pedirte que me prometieras algo.

¿El qué?

Que cuidarás de ella.

No recuerdo haberte pedido su mano, ¿eh?

Ya, ya.

-No, en serio,

no creo que sea la persona más adecuada para eso.

-Bueno, eres un amigo, ¿no?

Ya...

No, no me parece buena idea, de verdad.

Yo me iré mucho más tranquilo.

¿No le vas a hacer ese favor a este anciano?

Serás...

-Tú... tú prométemelo.

Solamente.

Venga, hombre.

Está bien, pero si tú me prometes algo a cambio.

Vale, ¿el qué?

Prométeme que dejarás

que te regale algo antes de marcharte.

¿Mmm?

¿Y qué es? -Mmm...

No lo tengo todavía conmigo,

pero me voy a hacer con él muy pronto.

Vaya, eso no suena muy... muy legal, ¿eh?

-(RÍE)

Ah, tendrás que confiar en mí.

-¿Tengo otro remedio? -No.

Mira, toma.

-(RÍE)

Esto es una caricatura, ¿no? Yo no tengo esa nariz.

-Sí, sí que la tienes, sí.

¿Nos vemos mañana en el bar de Rafa?

Hola.

Hola.

¿Cómo se encuentra nuestro paciente aventurero?

Regular, me duele todo y tengo mal cuerpo,

pero estoy mejor que congelándome en la montaña.

Pues sí, regular dice, si llegas a ver cómo viniste,

madre, lleno de tubos, con mascarilla...

Hijo, ahora estás fenomenal.

Vale, mamá.

Sí, has pasado por un proceso muy complicado

en el que tu cuerpo ha estado sometido a mucho estrés.

Todo por culpa de ese Jordi que... Vale, ya, paro.

Te hemos hecho las pruebas y los análisis necesarios

y por el momento estás bien, pero hay que ser cautos.

¿Qué es eso de que hay que ser cautos?

Que ha salido de la hipotermia, lo cual está muy bien,

pero hay que ver las quemaduras y las posibles secuelas.

¿Y Jordi?

¿Cómo se encuentra?

Pues no lo sé, el doctor Herrera lo está explorando en este momento.

Un momentito, ¿van a atender a Jordi antes que a mi hijo?

-No, por supuesto que no,

el doctor Silva, que es quien se ocupa de ti, vendrá ahora.

Vale.

Hijo, deja de preocuparte ya por la persona que te llevó a esto.

Ya es hora de que empieces a pensar en ti y en la gente que te quiere,

que tú vales mucho. -Vale, mamá, vale.

Hemos hablado de esto cien veces. -Vale, sí.

Por favor. -Vale.

¿Qué has hecho con mi móvil? -Ah, pues lo he apagado,

no vaya a ser que te empiecen a llamar del trabajo.

Claro que estarán tratando de llamarme.

Tengo cosas urgentes que... -Chist.

Si puedo hablar contigo, puedo hablar con ellos, ¿no?

Pero estás en un hospital.

Ya, pero precisamente por eso.

Tengo que cancelar reuniones... -Basta.

Mamá, dame el teléfono, por favor.

No, se acabó.

¡Mamá, dame el móvil! -Daniel, tu madre tiene razón.

Lo más importante es descansar,

así que nada de móvil y nada de visitas.

(Llaman a la puerta)

-Vamos a ver esos pies.

El doctor Silva está a punto de legar.

¿Sientes algo donde te estoy tocando?

-No.

Las quemaduras de la nariz y las orejas no dejarán secuelas,

pero lo de los pies...

lo de los pies puede suponer un grave problema.

A veces, no tenemos más remedio que actuar de inmediato

y hay que hacérselo entender al paciente,

aunque no le vaya a gustar nada lo que tiene que escuchar.

Insisto, creo que deberíamos esperar al doctor Silva.

¿Es usted el doctor que se encarga de Jordi?

Así es.

¿Aquí te duele?

No, no.

¿Debería dolerme?

¿Y ahora? -¡Ah!

-¿Qué está pasando?

Lo que está pasando es

que su hijo igual hay que amputarle varios dedos.

Eh... Tranquilo.

Hola.

¿Cómo sabías que estaría aquí?

Y eso lo dice un hombre que se cree observador, ¿eh?

Bueno, pues si no te habías fijado,

al doctor Silva, cada vez que le preocupa algo,

le gusta salir al jardín del hospital.

No se te escapa una, ¿eh?

-Bueno, es fácil, creo que te preocupa algo.

No es nada.

¿Ah, no?

Pues parece algo.

Es solo que he estado hablando con el servicio de Cardiovascular.

Sabes que han estado explorando a Jordi y Daniel, ¿no?

Sí, sí, los vi juntos salir de la habitación de Daniel

y a su madre también, nos acribilló a preguntas.

Pues el caso es que los dos siguen con los pies

con una coloración azul que...

y pérdida de sensibilidad.

Hoy estaban muy hinchados. -Sí, ya lo creo.

Han aumentado de volumen

y el riesgo de que desarrollen una necrosis

y no puedan volver a usarlos es elevadísimo.

Bueno, no nos pongamos en lo peor.

Si el problema es que eso no es lo peor,

lo peor es que también pueden desarrollar

una infección local que no podemos controlar.

Bueno, pero eso es solo una posibilidad, ¿no?

Una posibilidad que se podría evitar si amputamos.

¿Y qué crees que hay que hacer?

Herrera ya ha empezado con los preparativos

y ha reservado los quirófanos.

No me has dicho lo que opinas tú.

Pues yo creo que deberían esperar y no precipitarse

y así, por lo menos, intentar salvar los dedos de alguno de los dos.

Ajá.

¿Y tú vas a hacer lo que dice Herrera solo porque lo dice Herrera?

¿Sabes que en la facultad hacía exactamente lo mismo?

Me decía: "Mira, esa chica te mira, ¿por qué no vas a por ella?".

Y al final, lo que quería era ligarse él a la amiga.

En fin,

bueno, el caso es que he hablado con otro cirujano cardiovascular,

Sastre, no sé si lo conoces.

No me suena. -Es muy bueno.

Él piensa exactamente lo mismo que yo, que deberían esperar.

¿Y aún así vas a hacer lo que dice Herrera?

No sé, Pepa,

yo creo que hay que darle al paciente toda la información

y todos los puntos de vista y que sea él el que decida,

pero reconozco que es muy arriesgado.

Oye,

tú eres muy buen médico, no tengas miedo a dar tu opinión.

Mira, ¿sabes qué?

Que tienes toda la razón.

Herrera,

sí, escucha, quiero hablar con Daniel antes de la operación.

Bueno, pues porque tiene derecho a tener todas las opciones

y a decidir él qué quiere hacer.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 09/10/18 (1)

Centro médico - 09/10/18 (1)

09 oct 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 09/10/18 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 09/10/18 (1) "
Programas completos (1134)

Los últimos 1.147 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios