www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4057165
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 08/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Andrea, hola.

-¿Qué haces tú aquí?

¿Has venido a verme?

-Bueno, pues en verdad no.

Sabía que te iba a ver pero el motivo real es otro.

He venido a acompañar a mi novia María.

Tenía cita con el médico.

María...

-No sabía que tuvieras novia.

-La conocí unos días después de la última vez que nos vimos. Eh...

-Mira, te presento a una amiga mía, la doctora Soto.

María... Encantada. -La doctora Soto.

Nos conocimos en Afganistán. -Ah, ¡qué bien!

-Sí. Allí, la verdad es que,

en medio de tanta calamidad, pues nos hicimos muy amigos, ¿verdad?

-Me alegro. Encantada. -Encantada.

-¿Nos vamos ya a la consulta? -Que ya es hora.

Bueno. -Te busco luego

y buscamos un momentito y nos tomamos un café, nos ponemos al día...

-Vale, perfecto. -¿Vale?

Me alegro de verte. -Encantada. Hasta luego.

-Hasta luego. -Chao.

-¿Cómo estás?

¿Estás nerviosa?

-no. Estoy bien.

-Pero nos pueden dar una noticia que nos cambie la vida, ¿no?

-Bueno, sí.

Quiero que sepas una cosa. -¿Qué?

-Si se diera el caso... -Mm.

-Quiero que sepas que estoy preparado para ser padre.

-Ojalá yo lo tuviera tan claro como tú. Pero es que no.

Pero bueno, no adelantemos acontecimientos, ¿vale?

-¿Te importa si entro yo sola?

-¿Y eso?

-No sé. Así puedes tomar algo con tu amiga y hablar de los viejos tiempos.

¿Te parece bien? -Bueno, si es lo que quieres...

-Sí. -Vale.

-Gracias.

-Ahora te cuento. -Vale.

-Amaya. -Vamos, vamos.

-¡Por dios, mi hijo! ¡Se está ahogando!

-¿Qué ha pasado? -¡Tiene sangre en la boca!

¡Por Dios, hagan algo!

-Vale, tranquila. Tengo pacientes, pero le llevamos a Rea. Venga.

-Muy bien. Encárgate. -Venga. Vamos, ven conmigo.

-No sé. Estaba de repente así.

Estábamos bajando para ir a la escuela

y justo al salir a la calle he visto un taxi y lo he cogido.

¡Dios mío! ¡Por Dios, hagan algo, que se está ahogando!

-Tranquila; gracias a usted ya está aquí, ¿vale?

-Vamos, vamos a averiguar qué le pasa. Tranquila.

-Bien. Iba a llamar a una ambulancia. Pero he visto el taxi

y he pensado que llegaríamos antes. Estábamos aquí al lado.

¡Por Dios, es lo más importante que tengo en la vida!

-Vale, tranquila. Quédese aquí, tranquila.

-Rafael ha llegado en estado grave. Tiene problemas respiratorios,

como si le costara meter aire en los pulmones.

También tiene restos de sangre en la boca y en las fosas nasales,

y las constantes están levemente alteradas.

Vamos a ingresarle para hacer un estudio profundo

y averiguar la causa del cuadro que presenta.

-Cariño...

Cariño, Rafael, mi vida.

-Hola. He pedido que te llamen porque quiero hablar contigo. ¿De acuerdo?

-Soy Hamman Dacaret, por cierto. -Ah, Toñi Santín. Encantada.

-¿Cuál es el historial médico del chaval?

-Bueno, ha sido un..., ha sido un niño más o menos normal.

No... Lo normal a su edad.

Alguna vacuna que lo tenga un par de días pachucho,

alguna gripe, pero nada más. -Vale.

¿Está vacunado de todo? -Sí.

-Y ¿ha estado en el hospital antes?

-No.

Bueno, que yo recuerde. Es que estoy un poco nerviosa.

-Tranquila.

-¿Qué le ocurre a mi hijo?

-No lo sé, Toñi. Es demasiado pronto para saberlo.

No podemos diagnosticar.

Lo que creo es que tiene algún problema en los pulmones.

Pero..., pero el sangrado que tiene no es de origen pulmonar.

Así que, de momento no..., no lo sabemos. ¿Vale? -Ya.

¿Qué le pasa?

-Anuc, Anuc, Anuc. Saca a la madre, por favor.

-¡¿Qué le pasa a mi hijo?! -Nada, nada. Tranquila.

-¡Por Dios, hagan algo! ¿Qué le pasa? -Tranquila, tranquila. ¡Rápido!

-¡El ambú! Vale, voy.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco... ¿Vas?

María ha venido a Centro Médico

porque hace cinco semanas que no tiene la menstruación.

El doctor Landó está terminando la exploración

antes de realizarle la prueba de embarazo.

-Puedes sentarte. -Gracias.

-Muy bien, María. A ver, dígame:

¿ha tenido en estos últimos días síntomas de náuseas o mareos?

-No.

-María, ¿ha estado anteriormente embarazada?

-Supongo que lo que se dice aquí, se queda en consulta, ¿no?

-Sí. Claro que sí. Por eso no se preocupe.

-Sí.

Estuve embarazada hace cuatro años.

Es que mi chico no lo sabe.

No he encontrado la manera o el momento de decírselo.

Y...,

bueno, el bebé...

murió después del parto.

-¿Su bebé falleció por algún problema durante el embarazo?

-Sí. Es que durante el embarazo tuve diabetes gestacional.

Y eso le causó problemas al feto y...

bueno, nació con una hipocalcemia severa,

y no logró superarlo.

-Lo siento. -Gracias.

-Mire, si le parece, vamos a hacer una cosa.

Vamos a hacer un test de embarazo en orina,

y así tenemos las pruebas ya esta misma mañana.

-Un mal control de la diabetes durante el embarazo

aumenta las posibilidades

de que el parto se deba realizar mediante cesárea,

y que la madre pueda sufrir lesiones a causa de un mayor tamaño del bebé.

Además puede provocar graves repercusiones en el neonato.

-Toñi, tu hijo está estabilizado, ¿de acuerdo? Tranquila.

-¿Bien? -Sí.

-Hay algo que quiero comentarte, ¿vale? -Sí.

-Mira, escúchame:

hay algo en los síntomas que me parece un poco raro.

Necesito que pienses cualquier detalle que me pueda servir:

el contexto o situación familiar, ¿vale?

Cualquier cosa me puede venir bien. Siéntate, por favor.

-Bueno,

me divorcié de mi marido hace poco más de un año.

-Sin duda una suerte estar lejos de ese...

Rafael...,

se ha visto muy afectado por eso.

Ha estado más y más triste cada día.

Su padre...

Sin duda es una persona muy difícil.

¿Cree que ha tenido algo que ver con eso?

-Bueno, está claro que el estado emocional y el estrés

a veces tienen relación con la enfermedad. ¿De acuerdo?

Y más en los niños, que tienen tendencia a somatizarlo incluso más.

-Ya le he dicho que mi hijo solo ha tenido pequeños problemas de salud,

los normales de cualquier niño de su edad.

-Además, yo me he volcado en cuerpo y alma para que mi niño crezca feliz.

Supongo...

supongo que lo próximo será hacerle una radiografía, ¿verdad?

-Sí. Sí. Exactamente, eso es.

En un rato te veo.

-Pues la verdad es que estoy muy bien con María.

Hacía mucho tiempo que no tenía una relación en serio y,

y me está sentando muy bien, la verdad.

Me siento como...,

como si hubiera superado otro nivel en un videojuego, ¿sabes?

Una cosa así.

Y..., y de hecho me siento preparado para todo.

Incluso para ser padre.

Quiero decirte con esto que,

la idea de que esté embarazada no solamente no me asusta,

sino que..., que me ilusiona.

-Pues sí que has cambiado, sí.

Pues fíjate, sin embargo,

yo cuando he tenido que hacerme cargo de Lucas, de mi sobrino,

no lo he llevado bien.

Me ha costado.

Y ahora está con mis padres.

Y bueno, tengo que reconocer que ahora mi vida es más fácil,

aunque suene regular.

-Bueno, si hubieras compartido la responsabilidad con alguien...,

pues a lo mejor te hubiera ido mucho mejor, ¿eh?

-No vayas por ahí.

-Bueno, la verdad es que el hecho de que me dieras calabazas,

fue para bien, ¿no?

Conocí a María. Si no, no la hubiera conocido.

-Sí. Todo salió fenomenal.

-Todo ha salido bien.

Rafael ha sido sometido a una radiografía

tras llegar al hospital con problemas respiratorios

que podrían ser de origen pulmonar.

-Mira, te cuento. He estado mirando la radiografía.

Y hay varias imágenes que me hacen pensar que tiene una bronconeumonía,

porque hay infiltrados alveolares, ¿vale?

Por otro lado,

ya sabemos que el origen del sangrado es pulmonar. ¿Vale?

-Ajá. Parece una neumonía, ¿no?

-Lo había pensado. Pero, si fuera una neumonía, sería muy grave, ¿eh?

Porque el sangrado es de origen pulmonar y eso complicaría el cuadro.

Y además hay cosas que no cuadran.

Y es que no presenta fiebre.

-¿Y qué se puede hacer?

-Bueno mira, empezaremos un tratamiento con aerosoles,

con antibióticos intravenosos,

y además te voy a dar un botecito por si vuelve a expulsar sangre,

que cojas una muestra, ¿de acuerdo?

-De acuerdo. -Tranquila, ¿vale?

-Gracias. -Venga.

El doctor Landó ya tiene el resultado

del test de embarazo de María.

-Hola. -¿Qué tal, cómo está?

-Nerviosa por lo que me va a decir.

-A ver, cuénteme:

¿toma usted algún tipo de medicación? -No.

-¿No? ¿Es usted fumadora? -Un poco.

Cinco o seis cigarrillos al día.

-Bien. Pues es el momento de dejar de fumar. El test ha dado positivo.

Está usted embarazada.

¿Está bien?

-¿Me da un poco de agua? Se me ha secado la garganta.

-sí, claro que sí.

Verá, quiero incluirla en un programa asistencial integrado de embarazo.

-¿Por qué?

-Pues porque tiene usted riesgo de desarrollar diabetes gestacional,

como le ocurrió en el primer embarazo.

Las mujeres de más de 35 años,

con sobrepeso y con antecedentes obstétricos desfavorables,

como abortos de repetición o alteraciones de la glucosa,

como es el caso de María,

tienen un mayor índice de probabilidades

de desarrollar una diabetes gestacional.

Por eso es muy importante hacer un seguimiento de control exhaustivo

durante todo el embarazo.

¿Está usted bien?

-Es que, con todo esto...

Y, no sé, llevo poco con mi pareja y,

y el primer embarazo, pues...

Estoy un poco descolocada, la verdad.

-Pero seguiré sus consejos.

-¿Tiene alguna pregunta?

-No.

-Perfecto.

-Bueno, sí. Una pregunta.

-Dígame.

-¿Hasta qué mes se puede abortar?

-Hola. -Hola. Un segundo, Luz.

Verá, María.

La legislación vigente establece que una mujer mayor de 18 años

puede elegir interrumpir el embarazo,

sea cual sea la causa, hasta la semana 14.

Si está en peligro la vida o la salud de la embarazada,

o se detectan graves anomalías en el feto, hasta la semana 22.

-Vale. Gracias.

Cuando quieras.

-María. -¿sí?

-Siéntate en la camilla, por favor.

-En este momento a la paciente

se le está realizando un test de O'Sullivan,

que sirve para medir el nivel de glucosa en sangre.

Esta prueba consiste en tomar una muestra de sangre

y medir los niveles de glucosa.

A continuación, la paciente ingiere 50 gramos de azúcar, diluida en agua,

y una hora más tarde se vuelve a tomar una muestra de sangre,

donde se miden los nuevos niveles de glucosa.

-Toñi.

-¿Tú qué haces aquí?

-Que ¿qué hago yo aquí? He venido a ver a nuestro hijo, ¿sabes?

Que me tengo que enterar por la vecina

que esta mañana le has traído aquí en un taxi al hospital.

¿Es que no sabes decirme nada? ¿Qué ha pasado?

-No ha pasado nada.

Bueno, sí. Pasaba que no tenía ganas de ir a la escuela.

Pero lo he llevado igual.

Y he venido aquí porque tenía que hacerme la mamografía de cada año.

Vamos a ver Toñi. Aunque estemos separados,

Rafael es tanto hijo tuyo como mío.

Así que dime la verdad.

-¿no me crees? Bueno, pues nada.

Llama a la escuela

y hablas tú con ellos.

Que te digan que está allí.

Está llamando.

-Daca, acabo de llamar al colegio, y ni allí ni aquí

el niño tiene ningún antecedente psicológico.

Ahora que los niños, en estas situaciones,

son capaces de hacer cosas increíbles.

Y más, pues por lo que me acabas de contar

de la separación de los padres...

-Vamos a ver, si es que el chaval está fundamentalmente bien.

Lo que pasa que mira esto.

Es un poco raro.

Porque al parecer ha ido muchas veces al pediatra,

y además en..., en un periodo de tiempo muy corto. No sé.

-Pero ¿tú le has preguntado a la madre por qué?

-Bueno, sí, y me ha comentado que por catarros y vacunas y cosas así.

-Ya, pero es que 14 veces en un año...

-Son muchas, ¿no? -¡Hombre...!

-Y además coincide en el momento, cuando los padres se separaron.

No sé, he estado hablando con Toñi, con su madre,

y me ha comentado que el padre, al parecer...,

tiene tela.

-No lo sé.

-Cariño, ¿cómo has tardado tanto?

¿Te han hecho los análisis de sangre? -Sí.

-¿Y qué? ¿Te han..., te han hecho la prueba del embarazo?

-Sí.

-Y bueno. -¡Que estoy embarazada!

-¿Qué pasa, corazón? ¿No te alegras?

-Es que el doctor Landó me ha dicho que puedo tener diabetes...

gestacional y...

Eso causa problemas al feto; y no sé.

-Bueno, mujer, tranquila. Tú tranquila.

¿Por eso te han hecho más pruebas?

-Sí. Me darán los resultados en breve.

Me llamarán.

-¿Qué pasa, cariño? -Que no sé.

No sé si quiero seguir con el embarazo.

-¿En serio?

Pero... Pero vamos a ver...

¿Tiene algo que ver conmigo...? -¡No!

-¿Crees que no estaré a la altura, que no seré un buen padre?

-No, no tiene nada que ver contigo. Si tú serías un padre estupendo.

Pero... -Pero ¿qué?

-María. Ya tenemos los resultados de la prueba de la glucosa.

¿Vamos? -Sí.

Contra todo pronóstico, Rafael,

el paciente que llegó con problemas respiratorios

y síntomas de bronconeumonía,

ha mejorado espectacularmente.

-Hola. -¿Qué tal? ¿Qué tal, Toñi?

-Bien. -¿Qué tal, Rafael?

-Bien, mucho mejor. -¿Sí? Pues sí que te veo mejor;

estoy sorprendido.

-No es de extrañar, con una madre que le cuida tan bien, ¿verdad?

-Ya.

Bueno, vamos a ver. Tengo los resultados de las radiografías,

y las imágenes de condensación prácticamente han desaparecido.

Por otro lado también he revisado los resultados de la analítica,

y los resultados son normales.

Sí que aparece un poco de anemia. ¿De acuerdo?

Tiene la hemoglobina en 9.8.

-Pero eso es normal con la pérdida de sangre, ¿no?

-Eso es.

Bueno, viendo los factores y la evolución del chaval,

todo parece indicar que se trata de una hemorragia pulmonar.

Si hubiera sido una bronconeumonía,

no habría evolucionado tan pronto. ¿Vale?

Y lo que me gustaría hacer ahora es una serie de pruebas complementarias.

Para descartar posibles patologías causantes de la hemorragia,

y también hereditarias. ¿Vale?

-¿Y no tendrían que hacerle una fibrobroncoscopia?

-Pues sí. Sí que tendríamos. De hecho va a ser el siguiente paso.

Toñi, una pregunta: ¿Tú tienes algo que ver con el sector sanitario?

Porque me sorprende un poco que domines tanto del tema.

-No, no, qué va, qué va.

Simplemente es que me..., me informo.

Quiero saber exactamente qué le hacen a mi hijo.

-Ya. Vale. Bueno.

En un rato me paso. -Hasta luego.

Las pruebas han descartado malformaciones vasculares

en los pulmones y en las vías aéreas.

Ahora le estamos realizando una fibrobroncoscopia

para localizar posibles lesiones en las vías aéreas.

-Juan, María. Ya tenemos los resultados.

Verán:

Ha dado usted positivo.

Lo que significa dos cosas.

Por un lado: O que es intolerante a los hidratos de carbono,

o que ha desarrollado una diabetes gestacional.

Así que, para confirmar si es lo segundo,

va a volver en un par de días al centro

para hacer un test de tolerancia oral a la glucosa.

-¿Y el test este, de qué se trata?

-El test diagnóstico de tolerancia oral a la glucosa,

también conocido como curva larga o curva de las tres horas,

consiste en monitorizar los valores de glucemia,

tras una sobrecarga de 100 gramos de glucosa.

Se realizan cuatro mediciones en intervalos de una hora,

y el resultado obtenido, si es superior a unos índices,

se confirma la diabetes gestacional.

-Doctor: eh...

¿Qué riesgo podría ocasionarle al bebé,

en caso de que se confirmara la diabetes?

-Verá: Si no se lleva un control exhaustivo,

se podría ocasionar una hipoglucemia,

o una hipocalcemia,

o incluso una ictericia neonatal.

Pero no tiene por qué suceder nada de todo esto. ¿De acuerdo? ¿Eh?

Si llevamos un control exhaustivo.

-Vale.

-Por eso yo creo que lo mejor es volver a hablar

cuando tengamos los resultados de la prueba.

-Vale.

-Una cosa importante: Eh...

Véngase en ayunas, María. -Sí, claro.

-¿Eh? Muy bien. Les acompaño a la puerta.

María, su bolso... -Sí, gracias.

-Juan. -Hasta luego.

-Hasta luego. -Hasta luego.

Eh... Landó: ¿No vas a aconsejar a María que hable con su novio?

Es evidente que la pérdida de su primer bebé

le está afectando anímicamente.

-Bueno. Ahora mismo no creo que su estado de ánimo

esté poniendo en peligro su embarazo.

Así que...

No creo que tenga que intervenir. Al menos, por el momento.

-Bueno, Toñi. Tengo los resultados de la fibrobroncoscopia,

y no ha aparecido nada. Así que...

-No saben lo que tiene.

-De momento no. Hay varias opciones.

Escúchame. Una pregunta. ¿Tú por qué tienes tantas nociones de medicina?

-Bueno. Desde que Rafael está enfermo,

estoy leyendo bastante en Internet.

La idea de perderlo me aterra.

Y no pienso abandonarlo, como ha hecho su padre.

Cuidarlo para mí es...

Es la razón más importante de mi vida.

Así que me metí en un foro para mujeres divorciadas,

donde se comparte información, consejos, y...

Es lo que me está ayudando a salir a flote.

-Supongo que sabrás que la opinión que cuenta es la de un médico.

Porque me estás comentando que entras en una serie de foros

con gente que no es profesional.

¿Vale? Y tendrías que contrastar la información con un facultativo.

¿Entiendes lo que te digo?

Ya, vale.

Bueno. Ya puedes pasar a ver a Rafael.

Buscar información sobre nuestra enfermedad en Internet

puede llevarnos a hacer un autodiagnóstico de forma errónea,

y poner en riesgo nuestra salud.

Así que, siempre que creamos que podemos estar enfermos,

debemos acudir al médico.

María ha vuelto al hospital

para que le realicen el test diagnóstico

de tolerancia oral a la glucosa.

-Hola.

-¡Ey! -¿Otra vez aquí? ¿Qué tal estás?

-No lo sé. No muy bien, la verdad.

-¿Por qué? ¿Qué ha pasado?

-María está embarazada.

-Bueno, pero...

Pero eso es bueno, ¿no? Tú tenías ganas.

-Sí, la verdad es que sí.

Pero ella se está planteando interrumpir el embarazo, y no sé.

Tiene miedo...

Supongo que se había hecho a la idea ya de que no iba a ser madre.

Igual que te pasó a ti con Lucas, ¿no? Y...

Y yo la verdad es que sí: Me gustaría seguir adelante, pero...

No sé.

-Ya.

Pues ya lo siento.

Igual puede hablar con Landó o con el departamento de enfermería

para que..., que le puedan dar unos consejos para apoyarla,

para que se sienta más segura en el embarazo.

-Ah, pues me parece muy buena idea. Hablaré con Landó. Mm.

-Muy bien.

-Muy bien, muchas gracias.

La verdad es que, siempre que tengo un problema, estás tú ahí,

aunque no tengamos mucho contacto.

-Igual es que siempre que tienes un problema vienes al hospital.

-Bueno, puede ser, sí.

-A ver qué tal. Ya me cuentas, ¿vale? -Chao.

-Hola, Daca: ¿Me habías llamado?

-Hola, Lucía, sí.

He estado hablando con Toñi.

-La madre de Rafa.

Y me ha comentado que está entrando en una serie de foros.

Llenos de mujeres divorciadas,

que aprenden a cuidar a sus hijos.

-Qué horror.

-Pues sí. Es un poco raro, la verdad.

Y he encontrado, aquí, informa...

-¿Qué pasa?

-Míralo tú misma.

¿A ti te parece normal que una madre cuelgue ese selfie con su hijo?

-Pues no, es que el niño está todavía sangrando.

-Mira esta.

Esto es justo cuando llegaron al hospital.

Escúchame.Tenemos que contactar con el padre como sea. ¿Vale?

-Vale.

-Doctor Dacaret... -Sí. Julio Barón, ¿verdad?

-Sí. ¿Dónde está mi hijo?

-Está bien. Está con su madre; tranquilo.

-¡Desgraciada, mentirosa...!

¡Que me engañó diciéndome que estaba mi hijo en el colegio!

-Escú... Ay, Julio, Julio, Julio. Tranquilo.

No monte ninguna escena, ¿de acuerdo?

Podría ser contraproducente.

Recuerde que todo esto lo hacemos por su hijo, ¿vale?

-De acuerdo. Intentaré tranquilizarme.

-Muy bien. Escúcheme.

Toñi me ha comentado que están en temas de juicios.

¿Hay algún impedimento legal para que usted esté aquí?

-No, no, ninguno.

Soy yo quien le ha llevado a juicio a ella

para quitarle la custodia de nuestro hijo. ¿Me entiende?

-Vale. Vale. Perfecto.

¿Me puede contar alguna cosa que me sea útil sobre ella?

-Siempre fue una bruja. Y un poco rarita.

Y así ella acabó con nuestro matrimonio.

Y cuando nos divorciamos,

pues bueno, se volvió insoportable. Una loca, resumiendo.

Y bueno, yo también tengo mi culpa, ¿eh? Que yo soy de carácter fuerte,

y la cosa está que arde.

Y al final, pues bueno:

Quien paga todo esto, pues es nuestro hijo Rafael.

-Vamos a hacer una cosa. Vamos a entrar.

Pero compórtese todo el rato. Tranquilidad.

-Se lo prometo. -Venga. Acompáñeme.

-Sí.

Juan acude al doctor Landó,

el cual se ha prestado a darle consejo

sobre cómo ayudar a su novia,

que acaba de enterarse de que está embarazada.

-Bueno, muchas gracias por recibirme,

porque en Enfermería me daban para dentro de dos semanas.

O sea que agradezco tu tiempo.

-Bah, no te preocupes.

Además, yo soy el primer interesado en que todo vaya bien.

A ver: Cuéntame.

-Pues bueno, me gustaría saber qué puedo hacer para ayudar a María

a llevar su embarazo mejor, la verdad.

-Verás. Ahora es importante que María descanse, y duerma todo lo que pueda.

Sobre todo porque estas primeras semanas son bastante extenuantes.

-Bueno, eso no es problema.

Ya me encargo yo de las tareas domésticas,

que además estoy acostumbrado.

-Perfecto. Eh..., si María tiene náuseas,

intenta evitar perfumes o lociones fuertes ¿Eh?

Porque esto podría provocarlas.

Y otra cosa: Tú eres fumador. -mm.

-Pues es un buen momento para dejar de fumar. ¿Eh?

Porque el olor del tabaco,

además de ser perjudicial el tabaco para el bebé,

también podría provocar estas náuseas.

-Muy bien.

-La comunicación también es muy importante.

Ya que un embarazo supone un punto de giro en la relación de una pareja.

Hablar con el otro, de los sentimientos,

de lo que se piensa acerca del bebé,

de las expectativas que se tienen como padre o como madre

es muy importante.

Sobre todo, hay que empezar a buscar puntos en común.

-Hombre la verdad es que me parece...

muy interesante todo lo que me cuentas.

Además, que es muy sano para la relación.

-Eh..., Juan, una pregunta:

¿La comunicación entre María y tú es buena?

-Sí.

Sí, bueno, también es cierto

que ella había decidido no seguir adelante con el embarazo,

y yo no tenía ni idea, vamos.

-Tampoco querías presionarla, ¿no?

-No.

Además, yo le pregunto cosas; pero está muy esquiva.

Y es cierto:

No quiero presionarla demasiado tampoco.

-Oye lo que me llama la atención es que... No sé.

Ella se esté planteando,

interrumpir el embarazo,

y yo a ti te veo absolutamente involucrado.

-Porque estoy muy contento; y me hace mucha ilusión ser padre...

Me siento feliz.

Y supongo que sus dudas son...,

son las normales en un primer embarazo, ¿no? Digo yo; vamos.

-Sí, eso espero.

Bueno mi consejo es que...

sigáis trabajando sobre la comunicación,

y que no lo dejéis pasar.

-¿Tú qué haces aquí?

-He venido a ver a mi hijo. Y no gracias a ti,

que me has mentido miserablemente, diciéndome que estaba en el colegio.

¡No tienes vergüenza! -Julio, tranquilo.

-Para Rafael ahora lo mejor es que descanse.

-Por favor, dame paciencia, dame paciencia.

-Escuchadme. Voy a entrar a ver a Rafael. ¿De acuerdo?

Os dejo en el pasillo hablando, tranquilamente. ¿Vale?

-Sí, doctor. -Sí.

¿Y qué tal tu novia Vanessa?

¿O es tu hija?

Con la pinta que tiene...

-Estás obsesionada, Toñi.

Vanessa y yo no somos pareja ni hemos tenido nada.

A ver si te entra en esa cabecita loca que tienes.

Y que sepas que si me he divorciado de ti

es porque no era feliz.

Eres celosa; agobiante; posesiva. ¡No podía ni respirar!

-Mira: ¡Solo espero que no le hayas hecho daño a Rafael!

-¿Qué?

Mira no te va a funcionar eso de sacarme de mis casillas.

Y que sepas que voy a ganar el juicio.

Y me voy a quedar con la custodia de Rafael.

Sí, ríete todo lo que quieras. ¿Eh?

Te vas a enterar muy bien de lo que es bueno.

Porque nadie a tu lado puede ser feliz.

Y yo ahora voy a entrar a ver a mi hijo,

te pongas como te pongas.

-Tú verás.

-Teniendo en cuenta el entorno del niño,

cada vez tengo más claro que los problemas que tiene

están relacionados con el maltrato físico.

Eso, o que él se autolesiona.

En cualquier caso,

he decidido concertar una entrevista con los padres y con Lucía

para ver si averiguamos algo.

El doctor Landó

ya tiene los resultados del test diagnóstico

de tolerancia oral a la glucosa,

confirmando que María padece diabetes gestacional.

-Tengo aquí los resultados.

Veréis. El mejor tratamiento es una dieta equilibrada,

y hacer ejercicio moderado y diariamente. ¿De acuerdo?

¿Eh? -Vale.

-Ya os he preparado una dieta, luego os la daré, ¿eh?,

y en esta dieta lo que vamos a hacer,

sobre todo es planificar el contenido calórico,

sobre todo en función de la ganancia de peso.

Que no debemos sobrepasar los diez kilos. ¿Eh?

-Vale.

-Como veréis, luego vamos a hacer desayunos ligeros,

y una mejor distribución de los hidratos de carbono,

para que estos no se conviertan en plato único.

Sino como acompañamiento.

-Las comidas ya las haré yo. Y los ejercicios los haré contigo.

-Muy bien. Eso está muy bien.

Eh... María tiene que pensar

que entre el 70 y el 80%

de las mujeres diagnosticadas con diabetes gestacional,

si tienen un buen hábito alimenticio y hacen ejercicio de manera moderada

suelen disminuir bastante los niveles de glucemia.

Cuando con el estilo de vida

no se logran alcanzar los objetivos de glucemia,

hay que recurrir a los medicamentos como la insulina.

Que suele dar muy buenos resultados.

Algo muy importante:

Necesito también que no me pierda peso. ¿Eh?

Porque entonces se podrían provocar cuadros de cetosis,

que serían bastante dañinos para el feto.

Pero no se alarme. -Vale.

-Les voy a sacar la dieta.

El doctor Dacaret y Lucía reúnen a los padres de Rafael

el paciente que llegó con hemorragia

de origen aparentemente pulmonar.

La sospecha de que pueda haber un maltrato

no ha sido descartada.

-Yo empiezo.

A ver si me puedes explicar una cosa.

Porque se supone que Rafael vino porque sufría disnea.

Le ingresamos, le monitorizamos,

y nunca apreciamos ningún episodio de disnea.

Además, come perfectamente,

y evoluciona muy bien. O sea que hay algo que se me escapa.

-Lo que quiere decir el doctor Dacaret

es que entró con un cuadro bastante grave.

De hemorragia y de dificultad respiratoria,

y creemos que puede haber otras causas.

-Yo le haría una colonoscopia.

-Ya habló la doctora.

-A ver. Aquí nadie va a hacer ninguna colonoscopia.

Tiene que entender que esas pruebas

pueden poner en riesgo la salud de su hijo.

Y no se hacen así a la ligera. ¡Vale ya de pruebas!

-¿Habéis observado en el niño algún comportamiento diferente?

Porque a veces los niños,

cuando están sometidos a estrés

por una situación como el divorcio de los padres,

pueden autoinfligirse daño, o...,

o tragar algún objeto...

-¿Creen que nuestro hijo se está haciendo daño él solo?

-¿Me está diciendo que es culpa mía porque no lo cuido lo suficiente?

-No. No, no, no. No es culpa de nadie.

Simplemente hay situaciones muy estresantes para los niños,

y pueden ocurrir este tipo de comportamientos.

-A mí no me mires.

-¿Cómo que no te mire? Cállate.

Unos días más tarde,

María llega al hospital mareada y con temblores.

Además de con náuseas y vómitos incontrolados.

-Eh..., Luz, tiene las mucosas resecas.

Ve tomándole las constantes, -Vale.

-Y ponle una vía con suero.

Además prepáralo todo para hacer una gasometría y un electrocardiograma.

-Ahora mismo.

-¿Qué me está pasando?

-María... Está sufriendo una hiperemesis.

Es decir, ha tenido un cuadro,

que lo que hace es producir una deshidratación.

-¿Y el bebé está bien?

-Sí. En la mayoría de los casos, los bebés no se ven afectados.

No obstante, ahora vamos a hacer una... Una ecografía,

para ver que todo está bien. -Vale.

-Descanse.

-¡Doctor! Doctor Dacaret. -¿Sí?

-Perdone. -Hola.

-¿Ha visto a Toñi? -No. No, no, no la he visto por aquí.

¿Pasa algo? -Le voy a ser sincero.

Creo que Toñi está muy mal de la cabeza.

Y tengo miedo de que le pueda hacer daño a mi hijo.

-Ya, pero ¿por qué dice eso?

-Es intuición de padre.

-¿Julio Barón? Queda detenido por presunto maltrato.

-¿Cómo?

-Yo soy la tutora legal de Rafael.

Y no voy a permitir que viva con un maltratador.

-Vamos.

-Doctor. Cuide de mi hijo, por favor.

El doctor Landó ha decidido ingresar a María

con sueros y antieméticos para evitar los vómitos.

Además, le hace una ecografía

para comprobar que no se han producido daños en el feto.

-Pues tengo buenas noticias:

Según la ecografía, la edad gestacional es correcta.

Mirad.

Aquí. Ahí está.

-Lucía, escúchame. -Dime.

-La policía se acaba de llevar a Julio, el padre de Rafael.

-¿Sí? ¿Por?

-Al parecer, la madre, Toñi,

le ha denunciado por malos tratos, y acaban de venir y se lo han llevado.

-Pero ¿tú crees que Julio maltrata a Rafael?

-Pues no lo sé.

Por el poco tiempo que he hablado con él,

lo dudo, la verdad.

Escúchame.

He tenido una idea.

¿Por qué no buscas en el ordenador el historial clínico de ella,

de la madre?

-Sí. Dime. ¿Cómo se llama?

-Eh... Santín. Antonia Santín.

-Antonia... Santín.

A ver... Ah, ah...

-¿Ves algo? -No.

¡Lucía!

-Si no te lo he contado antes es porque no tenía fuerzas.

O porque no encontraba el momento oportuno.

Y esto es muy difícil para mí.

Antes de conocerte a ti,

estuve embarazada.

Y durante todo el embarazo

tuve diabetes gestacional,

y eso le causó problemas al feto...

Y perdí el bebé.

Y yo no puedo pasar por esta situación otra vez.

Mi ex me abandonó.

Y yo perdí el trabajo y...

-Tranquila. Mira...

Esta situación no tiene por qué ser igual.

¿Vale?

Porque yo estoy aquí.

Y estoy enamorado de ti.

Y voy a hacer lo que sea para cuidarte.

Para cuidarte a ti y al bebé.

-¿De verdad?

-Mario ¿Has visto dónde está la madre del niño de la 212?

-Está en la habitación, con el niño. -¿Sí?

Hola. -Hola.

Quiere descansar.

-Venía a ver...

Bueno.

Qué tal estabas, y a hablar contigo sobre el niño.

-Bien... Bien.

-Lo primero que te quería decir es que...

Que has cuidado muy bien a tu niño todo este tiempo.

-Gracias.

Parece que nadie se da cuenta.

-¿Te apetece que hablemos, un rato?

¿Te quieres sentar?

Toñi he estado revisando tu historial médico,

y sé que has estado haciendo terapia aquí, hace años, con un psicólogo.

-Pero estoy bien.

-A raíz del divorcio,

seguramente,

estás teniendo más ansiedad, y...

Y bueno esto le puede estar afectando al niño.

Yo lo que te quería proponer es que volvieras a terapia conmigo.

Por el bien de Rafael.

No se lo he querido decir directamente,

pero Toñi padece el síndrome de Munchausen por poderes.

Es una enfermedad mental que se traduce en un maltrato infantil.

Los cuidadores, que generalmente suele ser la madre,

inventan síntomas falsos, o provocan síntomas reales en el niño,

para que parezca que está enfermo y así tener que cuidarle.

Pues Toñi tiene bastante ansiedad,

pero parece que está empezando a reconocer que tiene un problema.

-Bueno. Es el primer paso.

Y ahora será el padre el que tendrá que hacerse cargo del niño.

-¿Sabes cuál es el problema?

Que seguramente cuando se entere

querrá que la recuperación sea muy larga.

-He hablado ya con la policía,

y ahora me queda hablar con él

y explicarle que su mujer está muy enferma, y que, por el bien del niño,

necesita colaborar para que ella haga terapia.

-En fin. Yo solo espero que...

Que se den cuenta

de que tienen enfrente de las narices una segunda oportunidad,

y que la aprovechen.

-Espero que sí, ¿no?

-Esperemos.

Bueno.

-¡Juan! -¡Ey!

-¿Qué tal? ¿Qué tal va? -Muy bien. Muy bien, la verdad.

-¿Sí? -Sí. Porque, por primera vez,

he encontrado a María muy emocionada con la idea del embarazo, o sea...

Yo estoy...

Estoy muy contento, la verdad.

-Jo, qué bien. Enhorabuena.

-Le hemos administrado analgesia y le hemos puesto suero.

-¿Esta qué es? ¿La chica que ha tenido el accidente de moto?

-Sí. La verdad es que ha sido una operación muy difícil

porque tenía el brazo destrozado.

-Es que me duele cada vez más.

¿Es grave? ¿Por qué está así?

-Siento mucho decirte que tenemos que amputar la parte necrosada.

-No vamos a amputar.

No, es que necesito el brazo para tocar la guitarra.

-Pues a lo mejor tiene que agotar todas las posibilidades que existen

antes de renunciar a ella.

-Lucía, antes no... No sentí tu apoyo.

-Los pacientes tienen que decidir por ellos mismos.

No puedes decidir tú por ellos.

-Yo llevo dos días con un dolor en la tripa, doctora.

-Te voy a recetar un protector gástrico, dos veces al día.

-¿Está bien? A ver, siéntese, siéntese...

Venga conmigo a mi consulta y le echo un vistazo.

-No, hombre; que no.

-¿Michi? ¿Qué haces aquí? ¿Qué te ha pasado?

-Que... Que me he caído. Me he caído,

me he caído al salir, y me ha atendido un médico,

y me ha hecho unas pruebas.

-Perdona: ¿Estás tratando a un paciente que se llama Michi Paredes?

-Sí. Sí, sí.

-¿Por qué..., por qué le has ingresado?

-Michi. ¡Michi!

Por favor: Avisad urgentemente, que venga la doctora Ortega.

-Tengo los resultados.

-Mm. -Y la vitamina B12 está muy baja.

-De verdad que no entiendo por qué ha empeorado.

Tenemos que encontrar la causa de la anemia cuanto antes.

-¿Qué pasa? ¿Crees que...,

que no estoy capacitada para llevar un caso como este?

-Oye, ¿pasa algo?

-Que no sé si vas a presentar una queja contra mí, a la comisión.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 08/06/17 (2)

Centro médico - 08/06/17 (2)

08 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 08/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 08/06/17 (2) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios