www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4510969
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 08/03/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿De verdad que te tiembla todo el cuerpo cuando estás con Molina?

¿Que parece que vas a estallar de deseo?

Natalia te quiere.

Lo eres todo para ella.

Vamos a dejarlo en casi todo.

Javier, escúchame, por favor.

Aunque ahora estéis distanciados, Natalia es la mujer de tu vida.

Nada ni nadie puede interponerse

entre eso tan fuerte que hay entre vosotros.

Solo tienes que confiar en ella.

No es tan fácil.

Lo sé.

Y sé que lo que te voy a pedir ahora te va a parecer aún más difícil.

Pero creo que tienes que hacerlo.

¿A qué te refieres?

Creo que tienes que hablar con Molina.

He venido a hacer lo que me dijo Bárbara que hiciera.

¿No es lo que querías?

Pues no lo sé.

No sé lo que es...

Pues hacer algo que debería haber hecho ya desde el principio,

hablar con Molina y dejarle las cosas claras.

Javier.

¡Javier!

(Música)

Abraham llega al hospital en ambulancia

tras golpearse la cabeza en un accidente doméstico.

-Hola. -Hola.

Cuéntame, ¡Uy!

¡Abraham! ¿Qué ha pasado?

El paciente presenta una herida contusa por impacto con una mesa.

Cuéntame, Abraham.

Pues que soy tonto, doctora.

Que soy tonto.

Estaba haciendo una videoconferencia con Rebeca,

la chica que me gusta que le conté,

-¿Sabe? -Sí.

Entonces de repente se fundió la luz del salón, pero la de arriba.

Y le dije, bueno, yo pensé que...

Abraham.

Pensaba que podía hacer yo algo raro.

-Abraham, tranquilo, escúchame.

-Escúchame. -Dime.

¿Has perdido el conocimiento en algún momento?

Pues no lo sé, no lo sé.

Vale.

Hay que parar esa hemorragia.

Por favor, a Triaje.

¿Sabe? Entonces yo le fui a cambiarla...

Tranquilo, ahora me cuentas.

-Y cuando la cambié... -Tranquilo.

Por el resultado de la exploración

no parece que nuestro paciente

presente ningún tipo de daño neurológico.

Pero en caso de traumatismo craneoencefálico,

se debe acudir inmediatamente al hospital.

Sobre todo si en algún momento se ha perdido el conocimiento.

Bueno, pues esto ya está.

-¿Te duele, lo notas tirante? -No.

¿No?

Luego, si te duele, te tomas un ibuprofeno.

-¿Eres alérgico? -No.

-Quédate aquí un segundito, ¿vale?

Voy a avisarle y te cuento.

-Hola. -Hola.

Hola. Ya he acabado, ¿eh?

-¿Sí? Perfecto. Gracias.

Pues nada, Abraham, te puedes ir a casa.

Vale.

Si notas algún síntoma como confusión o mareo,

-vuelve, por supuesto. -Sí, claro.

Por cierto, que..., Rebeca,

la chica que ha llamado a la ambulancia...

Que casualmente fue paciente mía y está aquí.

Que quiere saludarte.

¿Cómo?

¿Que está aquí, dónde?

-¿Aquí en el hospital? -Sí

-Está... -Sí.

-¿Aquí fuera? -Sí.

¿Quieres que pase? -No. No, no, no, no, no.

-Pero... -Vamos...

-¿Qué pasa, hay algún problema? -Pues que no..., que no la conozco.

O sea, a ver, nos conocimos por Internet, hace un tiempo, sí.

Y sí, es una persona muy importante en mi vida

porque estos últimos meses lo he pasado mal y ha estado ahí.

Pero es que no estoy preparado para conocerla todavía.

Vale, vale.

Pues le decimos que no entre y ya está.

Pues vale.

No pasa nada.

Que no..., que no entre.

Hola...

Oye, perdón.

Que me cuele así como una loca, pero es que estoy muy preocupada.

Necesito saber que estás bien.

Música.

(Mensaje)

Perdón, pero...

Lo siento, es que tengo una urgencia.

Luego os veo.

Hasta luego.

¡Ay! ¿Qué..., qué te pasa?

Que parece que has visto un fantasma.

No. Si, eh...

-Que no esperaba que vinieras. -Ya.

Bueno, ha tenido muchísima suerte, ¿eh?

de que estuvieses ahí para llamar a la ambulancia,

la verdad.

¡Uf! Ha sido horrible.

No sabes la impotencia que he sentido.

Lo vi ahí tirado y no podía hacer nada...

Han sido los 20 minutos más largos de mi vida.

Sí, sí.

Es que, si es que soy un desastre.

Ya sabes, soy un desastre.

No sé ni cambiar una bombilla, ¿sabes?

Y es cierto que últimamente me quedo dormido en cualquier sitio.

Bueno, pero eso es porque no duermes lo suficiente.

Pero ¿qué pasa, que tienes problemas de sueño?

Sí.

Sí, porque duermo una o dos horas, si tengo suerte, al día.

O sea que...

¿Una o dos horas?

Eso es poquísimo.

Pues, es lo que duermo.

Una situación de falta de sueño prolongada en el tiempo

puede traer graves consecuencias para la salud.

Dormir bien

es uno de los tres pilares fundamentales

para tener una buena salud.

Los otros dos son una dieta equilibrada y ejercicio físico.

Música.

Gregorio de Lucas acude a la consulta del doctor Blanco

tras varios días con molestias al orinar y fiebre.

La verdad es que me molesta mucho.

Pero lo peor de todo es que voy mucho al baño.

Es una cosa que..., yo no he ido tanto en mi vida;

lo que pasa que, cada vez que entro en el baño,

hasta los botes de champú me saludan ya.

Sí, la verdad es que nos están pasando factura las actuaciones.

Cada cinco minutos tenemos que parar para que...

Perdón, ¿actuaciones de qué? Somos un grupo flamenco.

Aquí el artista es el cantaor.

Yo hago palmas y bailo.

Pero bueno, mi hermano toca la guitarra,

mi sobrino el cajón...

Date prisa, que este señor tiene ahí en la puerta

más gente que en la guerra.

Pero bueno, ¡si me ha preguntado él!

Haya paz.

Bueno, vamos a hacer una exploración,

entre ellas un tacto rectal, ¿de acuerdo?

¿Rectal? Sí. Pase a la camilla.

-Anda. -¡Anda!

Pues sí.

Somos artistas.

Y bueno, nos va la mar de bien, la verdad.

Y mejor que nos va a ir porque, verás, te cuento:

en la feria de Málaga nos vio actuar un empresario japonés.

Y está como loco por llevarnos un año de gira a Japón.

¿Tú te imaginas?

¡Un año de gira!

Ganaríamos más que en toda nuestra carrera junta.

No sé,

estamos esperando a que nos confirmen, ya mismo.

Hoy, mañana...

Bueno, pues la próstata se presenta caliente y dolorosa a la palpación.

Y tanto que duele, ¿eh, doctor?

Esto no se le hace a un ser humano, ¿eh?

Es una prueba habitual.

Había que hacerla. Ya.

Siéntese.

¡Anda ya, hombre! ¡No le haga caso!

¡Chiquillo, con los chistes siempre y con las tonterías!

Pues tú bien que te ríes después en la furgoneta.

Sí, hombre.

Pero no aquí en la consulta, ¡hombre!

Bueno, deja.

Bueno, además la prueba del puño percusión ha sido negativa.

Con lo cual vamos a hacer unas pruebas más.

-¡Anda, percusión! -Anda...

Es complicado saber qué tiene Gregorio.

Podría ser desde un cólico nefrítico hasta una cistitis aguda complicada,

una uretritis o incluso una prostatitis.

Así que hay que esperar los resultados.

Abraham,

recuerda que una situación de falta de sueño prolongada en el tiempo

te puede traer problemas de salud.

No, si ya.

Si yo he tenido parálisis del sueño.

Pero ya lo he superado, ¿sabes?

Hola.

Veía hasta monstruos.

Qué bien que os pillo.

-¿Cómo estás, Rebeca? -Bien, estoy muy bien.

Con lo de las gotas me fue fenomenal, de verdad.

Los ojos los tengo muchísimo mejor.

Qué bien.

Me ayudaste mucho.

Me alegro mucho, de verdad.

Y del sueño también, ¿eh?

-¿Ah, sí? -Sí, he vuelto a ir a terapia

y bueno, poco a poco lo voy superando.

Oye, pues es un paso importante.

Pero ¿tú también tienes problemas con el sueño?

Sí. Sí, sí.

Ah.

Bueno, pues, aprovechando esa circunstancia,

¿por qué no venís los dos a la consulta y lo tratáis?

Bueno, ues ya..., ya lo vemos, ¿no?

Ya lo vemos porque yo me tengo que marchar.

Que tengo un poquito de prisa.

Que tengo un millón de cosas por hacer.

Abraham.

Tú lo sabes.

-¿Qué pasa? -Es importante para ti, ¿eh?

Pepa tiene razón.

¡Oye, que yo me apunto, ¿eh? De verdad.

Mira puede ser como una primera cita o como una segunda.

(Música)

Pues no sé.

Igual Pepa os puede tratar a los dos a la vez.

Claro.

Mira, así matas dos pájaros de un tiro.

Ya, bueno, la decisión es suya.

Es que, es que no sé.

No sé qué decir.

-Venga, Abraham, que hay confianza. -eh...

Mira, ¿por qué no subimos a la cafetería y lo hablamos?

-¿A la cafetería de dónde? -A la cafetería, donde se toma café.

-¿Y qué hacemos? -Tomamos café.

-Venga. -Vale.

Vale, es un chico tímido.

Es un poco raro.

Pero..., a mí me gusta.

Igual es por los nervios de haberle conocido en persona.

Pero me gusta.

(Música)

El doctor Blanco

ya tiene los resultados de las pruebas que pidió

de Gregorio de Lucas, el paciente con problemas para orinar.

Vamos a ver.

La analítica muestra que hay leucocitosis,

y el sedimento de orina es negativo.

Bueno, me va a perdonar, doctor: ¿Me puede hablar en cristiano?

Que es que yo soy cantaor, no la doctora Queen.

Bueno, la leucocitosis indica que hay infección.

Y todo apunta a que podría estar sufriendo una prostatitis.

La prostatitis es la inflamación de la próstata,

generalmente causada por una infección.

La puede provocar una enfermedad de transmisión sexual,

aunque también es muy frecuente en hombres

con hiperplasia benigna de próstata tras una infección urinaria.

¿Enfermedad de transmisión sexual? No, no, no, no, no, no.

Doctor, no se equivoque.

Que nosotros estamos para arriba y para abajo todo el día

y viajamos mucho, pero nosotros somos muy limpios.

Limpísimos. A ver, a ver, a ver, a ver.

No tiene por qué ser eso.

De todos modos,

empezaremos un tratamiento antibiótico empírico vía oral,

para cubrir las bacterias más frecuentes.

Con esto también podemos prevenir

que puedan aparecer posibles complicaciones

que deriven en una prostatitis crónica.

El tratamiento es a largo plazo.

Dura un mes.

Pero vamos,

en la primera semana empezará a notar alivio.

Es muy importante respetar el tratamiento para la prostatitis

que nos indique el urólogo.

De no hacerlo, podría aparecer fiebre recurrente,

dolor en la zona genital y lumbar,

e incluso, síntomas obstructivos que podrían causar daño renal.

Muy bien.

No se preocupe usted, doctor,

que yo me voy a tomar el tratamiento sin fallar ni un día.

Perfecto.

Además, tendrá que pasar revisiones durante seis meses.

¿Seis meses?

¡Bu! Pues eso nos viene regular.

Porque si nos confirman lo de Japón, a ver cómo lo hacemos.

Bueno, no nos han dicho nada todavía.

Bueno, pero estarán a punto de confirmarlo.

Eh... Bueno.

Pues por mi parte, nada más.

Si tiene alguna molestia, algún problema, no dude en volver.

Muy bien.

Yo me voy muy aliviado, doctor, porque estaba preocupado

porque yo creía que tenía cáncer o algo de eso.

Fíjese, para celebrarlo esta noche en el concierto,

después del concierto voy a coger una cogorza...

que voy a saludar al mismo dos veces.

A ver. A ver, yo me alegro que se divierta,

pero, por favor, alcohol, nada.

Tomando antibiótico no conviene tomar alcohol.

Que no, que no, doctor, que no se preocupe.

Que ya lo controlo yo.

¡Qué va a tomar alcohol ni va a tomar alcohol!

Ah,por cierto, doctor,

¿Le apetecería venirse a la actuación?

Ay, pues muchas gracias.

La verdad que me encanta el flamenco.

Y bueno, si no termino muy tarde, igual me paso.

Sí, porque la... La actuación promete.

-Claro que sí, hombre. -Hombre, percusión.

-¿Percusión?

Bueno, pues...venga, vamos. Muchas gracias, doctor, ¿eh?

-No hay de qué. -Vamos.

-Estás muy callado. -Sí, sí. Es que...

Para mí ha sido una sorpresa que vinieras.

No pensaba conocerte en persona aquí, ¿Sabes?

Sí, ya lo sé.

Pero es que, cuando te he visto ahí tirado.

Y... Mira, tenía que venir.

Estaba muy preocupada, de verdad,

quería saber que estabas bien.

Pues muchas gracias, pero ya ves que... Estoy bien.

Estoy bien.

Una cosa, yo sabía que tú tenías problemas con el sueño,

pero no sabía que..., que hacías terapia también.

Ya.

Bueno, es que...

Mis problemas con el sueño... vienen de...,

de una situación complicada, de...

De un trauma, vaya.

Eh...

(Música)

Yo tuve un accidente con mi chico, y... caí en coma,

y cuando desperté, mi chico había muerto.

Y, cuando me dormía, revivía la situación una y otra vez

y era...era horrible.

-Lo... Lo sien..., lo siento mucho.

No me lo habías contado.

No, es que no se lo he contado a mucha gente.

Ay, pero contigo, me siento... Me siento bien.

Me siento a gusto.

Es como que... Como si pudiera volver a confiar.

(Canturrea)

¡Gregorio!

-Eh. -¡Gregorio, que nos vamos!

-Ya, ya nos vamos... -¡No! ¡Que no, hombre, que no!

Que nos vamos.

Que me acaba de llamar el empresario.

-Sí. -¡Que nos vamos a Japón!

-¡Ay! -Un año entero.

Nos va a llevar a Kioto, a Tokio.

¡Y yo qué sé a cuántos sitios más me ha dicho!

¡Ay! ¡Dios mío, que nos ha tocado la lotería.

¡Ay, qué alegría más grande!

Perdón. Perdón, ¿eh?

Voy a llamar ahora mismo a todo el mundo.

Sí.

Venga. Vámonos, que esto hay que celebrarlo.

-Venga. Vámonos. -¡Vamos!

Hola. Hola.

¿Te importa? No.

Verás. Quería... comentarte algo.

Adelante.

Lo que vi el otro día, hubiera preferido no verlo.

Yo veo muchas cosas que no me gustan, ¿y?

Que no entiendo qué haces liándote con Molina.

No me parece que eso sea asunto tuyo.

Sí es asunto mío.

Si pasa dentro del hospital, claro que es asunto mío.

Puedes hacer con tu vida privada lo que te dé la gana.

Pero fuera de aquí.

Y sinceramente, Andrea,

no me esperaba esto de una profesional como tú.

Mensaje recibido. Muchas gracias.

Música.

Abraham acude al hospital para entrar en un programa

de Educación para la Salud,

con la intención de solucionar su problema de falta de sueño.

-¡Abraham! -¡Hola!

-¿Qué haces aquí?

-¿Qué tal? -Oye, ayer no...

No te conectaste al chat, ¿verdad? -Ayer... No, no. No me conecté.

Es que no te lo vas a creer.

O sea, estaba..., estaba en casa, estaba trabajando,

y de repente, pues me entró un sueño,

que me metí en el sofá,

y es que me quedé dormido, ¡toda la noche!

-¡Qué bien! -Sí, sí.

De hecho, venía para acá y estaba diciendo:

¿Para qué voy al cursillo?

Si es que no me hace falta, ¿sabes?

Fíjate cómo estoy. O sea, que no sé qué...

-Hola. -Hola.

-Hola.

-¿Qué tal? -Bien.

-Muchas gracias a los dos por venir, ¿eh?

Gracias.

-De nada.

-Venga, siéntate. -Sí.

Bueno, os tengo que hacer unas preguntas

para conoceros un poquito mejor y saber cuáles son vuestros hábitos.

-¿Sí? -Vale.

A ver. ¿Diríais que lleváis una vida sedentaria?

Empieza tú, Abraham.

Sí. Sí. Supongo.

Soy soporte técnico de una empresa y trabajo desde casa

y estoy todo el día, ahí, sentado frente a un ordenador.

¿Sabes? Así que sí.

-Vale, ¿y tú? -Sí, yo también.

Yo también trabajo en casa.

Soy relojera.

Y los horarios, pues a veces me alargo,

y puedo estar hasta altas horas de la noche reparando relojes.

-Pero ¿hacéis algo de deporte? -Yo, no.

Yo es que no tengo mucho tiempo.

Ya hablaremos de eso, ¿eh?

Vamos a pasar a hablar de la cenas.

¿Qué tal las cenas?

Yo ceno muy bien.

-¿Qué quieres decir con muy bien? -Pues que ceno muy bien.

Eso sí, un poco tarde, ¿sabes?

Pero vamos,

entre una cosa y otra me dan la una de la mañana, pero vamos.

Es que es abrir la nevera y me pongo...,

me pongo fino a comer.

Así que muy bien.

-¿Y tú? -Ah, yo no.

Yo la cena...

Ceno poco: un té, una fruta...

No sé.

A mí la cena me parece... una comida inútil.

Bueno, ni una cosa ni otra.

No hay que tener una cena copiosa para poder dormir bien,

y desde luego

sí que hay que compensar todo el esfuerzo del día.

Y no con un té.

Y en vuestro caso, sí que usáis aparatos electrónicos,

-¿verdad? -Sí.

Como una tablet o un móvil antes de dormir.

-¿Y tomáis bebidas energéticas? -No. Yo no.

-Pero bueno, ¡qué valor!

Yo te he visto tomar bebidas energéticas mil veces.

-Bueno, sí. Vamos a ver.

Pero no siempre tampoco.

Después de comer.

Pues para no..., para no venirme abajo, pues tomoPues tomo alguna...

Vale. Vale, vale, vale.

Bueno, las bebidas energéticas y el café

mantienen el efecto excitante durante mucho tiempo.

Así que tampoco es bueno tomarlas si es que nos vamos a ir a dormir.

Ah.

Lo que no hay que hacer antes de dormir

es mirar el móvil o la tablet justo antes de dormir.

Cenas copiosas.

Y por supuesto, no tomar bebidas energéticas.

Música.

Días después de ser dado de alta con tratamiento,

Gregorio de Lucas regresa a Centro Médico,

al no presentar mejoría de sus síntomas.

Gregorio, ya estamos terminando,¿eh? Tranquilo.

Pese a que el tratamiento que le mandé a Gregorio

era a largo plazo,

me preocupa que haya vuelto al hospital con fiebre

y disminución del chorro miccional.

Esto significa que la prostatitis se ha podido complicar,

generando un absceso prostático.

Gracias.

A ver...

Bueno, pues... Ya está, Gregorio.

Le voy a decir una cosa, doctor,

estas pruebas son un martirio chino, ¿eh?

Lo sé, pero eran necesarias.

Ya que he visto un par de imágenes compatibles

con abscesos prostáticos.

-O sea, que la cosa va a peor, ¿no? Un poco.

De momento se quedará ingresado.

Pide para hacer un TAC de abdomen, de pelvis,

y pregunta a ver si están los cultivos.

Para... A ver si sabemos qué bacteria está causando la infección,

y así poder cambiar la pauta antibiótica por una intravenosa.

Muy bien. Vale.

Gracias.

Bueno, ya mejor, ¿no?

¡Hola!

-Vaya humor que tenemos hoy, ¿no? -Sí, perdón.

Es que tengo una mala racha.

-¿Y qué? ¿Personal, o en el curro? -Pues un poco de todo.

Pues si te sirve de consuelo,

tampoco están siendo mis mejores días.

Pues mira, ya somos dos.

Yo creo que nos merecemos una noche de relax.

O una buena fiesta.

¡Mira! ¡Una buena fiesta!

Vamos a ponerle fecha.

Lo primero que vais a hacer es fijar una hora

a la que os vais a levantar todos los días.

Que no sea muy tarde.

Y también una hora a la que os vais a ir a la cama.

Y reducir en la medida de lo posible

el tiempo que pasáis en la cama hasta que dormís.

Yo, mira, eso, me aburro como una ostra.

Entonces cojo la tablet, me pongo a chatear,

empiezo a mirar vídeos.

Y me quedo ahí.

Ah, eso es muy normal.

Pero si te pasa eso lo mejor es levantarte,

hacerte una bebida caliente, que no sea un té o un café,

que no sea nada excitante, lógicamente,

y luego meterte en la cama.

-Pero no cojas el móvil ni la tablet. -Vale, claro.

Pues sí.

Pues sí, sería un buen momento para dejar el chat una temporada, ¿no?

Ah, pues me parece perfecto.

Así nos vemos más en persona.

Lo que podemos hacer para conciliar el sueño de una manera más fácil

es hacer algún ejercicio de relajación,

escuchar música relajante o beber algo caliente.

¿Sabes qué pasa, Pepa?

Que soy una persona muy mental.

Muy mental.

Y no paro.

Yo me meto en la cama

y no..., no..., no paro de darle vueltas a las cosas, muchas veces.

A ver. Él...

Lo que él quiere decir es que...

Es que tiene mucho estrés en el trabajo.

Y que eso se lo lleva a la vida.

Bueno, pero eso tiene una solución asequible.

Os podéis apuntar a un taller de relajación

que damos aquí en el hospital.

-Ah, ¿y qué es? ¿Como meditar? -Bueno, sí, más o menos.

-Pues me encanta. Yo me apunto.

Sí.

Pero si tú no puedes dormir por lo de tus ojos, Rebeca.

Sí, es verdad.

Yo tengo una distrofia de Cogan.

Y me cuesta dormir por eso.

Pero ya te conté que lo de dormir viene de más atrás.

También es verdad que vivir sola... no ayuda.

Vamos a ver, ¿y eso qué tiene que ver?

Bueno, pues que el sufrimiento compartido siempre es mejor, ¿no?

Bueno, yo creo que por hoy lo vamos a dejar aquí,

y sí que, mañana, volvéis.

A la misma hora.

-¿Os parece? -Sí.

-Sí. -Vale. Venga. Gracias.

(Música)

Si necesitas algo me lo dices, ¿eh?

Ay, yo lo que quiero saber ya, qué es lo que tengo, Pepita.

Que aquí nadie nos dice nada.

Que trabajan menos que el sastre de Tarzán.

Cariño, los médicos se están portando muy bien.

El que nos ha tocado es muy amable.

Estarán liados.

¡Tienen mucha faena!

Que sí, que sí.

Que me ha hurgado varias veces,

y el hombre lo ha hecho con mucho cariño, de verdad.

Bueno, venga.

A ver si lo que tienes no es nada, y nos podemos ir para Japón.

Otra vez con Japón.

Pepita,

que yo no tengo ahora mismo la cabeza para hablar de japoneses, hombre.

Ya lo sé..., cariño.

Pero... no sé por qué.

Estamos todos entusiasmadísimos con la idea de irnos,

¡y tú no tienes ilusión ninguna!

¡No sé por qué!

Ay...

No, pero si yo entiendo que..., que les haga ilusión lo de Japón.

Mi Pepita siempre ha sido muy valiente,

y los chicos son muy aventureros, muy buena gente.

Pero es que yo no lo veo.

No lo veo claro, la verdad.

¿Tú sabes lo lejos que está Japón?

Además, Gregorio, tienes que pensar en positivo.

Esto es una oportunidad muy importante para...,

para todos los niños.

Es un año nada más.

-Y cuando volvamos, a triunfar. -Ya, mujer.

Pero es que yo no... No me apetece hablar de eso ahora mismo.

¡Es que no me encuentro bien!

Llaman a la puerta.

Buenas. ¿Cómo se encuentra? -¿Qué tal, doctor?

Yo..., pues la cosa está muy mala ahora mismo, ¿eh?

A ver.

El TAC ha confirmado los abscesos prostáticos.

Yo... le he tocado antes y me parece que tenía fiebre.

No sé.

Estaba ardiendo.

Vamos a ver.

(Pitidos)

Sí. Y bastante alta, además.

Llaman a la puerta.

¿Sí?

Doctor, La analítica.

Gracias.

¿Están los cultivos? Pues laboratorio no los tiene aún.

Tardará un poco. Vale.

Ha aumentado la leucocitosis.

Vamos a cambiar de antibiótico, a ceftazidima y gentamicina.

¿De acuerdo? Muy bien. Hasta ahora.

Que... ¿Qué pasa, doctor?

Bueno, parece que la infección se ha complicado.

Así que, por precaución, le vamos a llevar a la UCI.

Madre mía...

Gregorio no está respondiendo bien al tratamiento.

Además, parece que empieza a haber una sepsis,

secundaria a la prostatitis.

Una sepsis es una enfermedad grave, que ocurre cuando el cuerpo

tiene una abrumadora respuesta inmunitaria

a la infección bacteriana.

Así que debemos esperar los resultados de los cultivos

para saber qué está provocando esta infección.

Abraham, yo creo que es mejor que te acompañe a casa, ¿no?

Es que lo del golpe es muy reciente.

No vaya a ser que te pase algo.

No hace falta, no te preocupes, estoy bien, ¿eh?

Oye, bueno, ¿qué..., qué prisa tienes?

Sí, tengo un poquito. Sí.

-Abraham, ¿qué pasa? -Nada.

-No. Nada, no. ¿Qué pasa? -Nada. A ver. Nada.

Sí, sí pasa. Sí.

A ver..., a ver cómo te lo digo para que no te enfades.

Rebeca...

Es que yo creo que esto no va a funcionar.

¿Sabes?

No va a funcionar.

O sea, no me veo.

No..., no me veo.

Pero podemos... Podemos seguir siendo amigos, ¿sabes?

Ah, ¿y tú dices “te quiero” a todos tus amigos?

Parecías muy sincero en el chat.

Mira, Rebeca, llevo..., llevo dos semanas sin dormir, ¿sabes?

Y me gustaría...

y yo que pensaba que habías dormido como un bebé esta noche, ¿no?

Que por eso no te habías conectado al chat.

Eso es lo que me has dicho antes.

Oye, déjate ya de excusas.

¿Qué pasa?

¿Qué pasa? No sé.

¿He dicho algo?

-¿He hecho algo? -No, no has dicho nada.

-¿Te he molestado en algo? -No. No es eso.

No, no, no es eso.

No.

¡No! Solo quiero marcharme a casa, de verdad.

Estoy agotado...

No, yo ya sé qué pasa.

Que tú no tenías ninguna intención de conocerme en persona.

Eso es lo que pasa.

Música.

Me voy, Rebeca. Me voy.

¿Estás tomando la melatonina que..., que te recomendé?

No me lo estoy tomando. No.

-Pues tómatela. Te vendrá bien. -Vale.

No, es que... Es que vosotros no le conocéis.

Yo sé que parece frío, que..., que parece distante...

Pero es solo que el contacto físico... le pone muy nervioso.

Necesita tiempo.

Andrea, Perdona. ¿Tienes un momento? Sí.

Verás, quería disculparme por cómo te hablé antes.

Creo que me pasé de la raya.

Pero vamos, no..., no quería echarte la bronca.

Solo, advertirte. ¿De qué?

A ver.

Tú puedes hacer lo que quieras con Molina.

Pero también está jugando a seducir a Natalia.

Y...

No es trigo limpio.

Te agradezco mucho la información y el interés.

Pero yo conozco a Molina desde que éramos pequeños.

Sé perfectamente

cuáles son los límites que no debo sobrepasar.

Y creo que Natalia también lo sabe.

Música.

Abraham,

el paciente que sufre problemas para conciliar el sueño,

acude al hospital para recibir formación

para la relajación y gestión del estrés.

-¿Me estás..., me estás siguiendo? -Pero ¿qué dices, Abraham?

No, hombre, no.

Vengo al taller de relajación.

-Taller de relajación. Es verdad. -Sí.

Perdona.

-¿Estás bien? -Sí, sí, estoy..., estoy bien.

Es que...

Madre mía..., hay una cosa que no te conté,

¿sabes?, y es que sufrí acoso inmobiliario.

-¿Qué? -Sí. Acoso inmobiliario.

O sea, no te lo puedes imaginar.

O sea, una constructora me quería quitar el piso,

y lo pasé fatal.

¿Qué dices?

Lo pasé fatal.

Entonces, de repente, como que veo que la gente me sigue,

o lo pienso, y...

Y me entran ataques de ansiedad, que lo...

-Claro. -Que lo paso muy mal.

Normal, es normal.

¡Y... te quería pedir perdón, por lo del otro día.

Porque..., porque no... No debí hablarte así.

Por lo esquivo que estuve, no te lo merecías, y lo siento mucho.

Gracias.

Pero no..., no pasa nada.

Yo... Yo ya te conozco un poco.

Ya sé cómo eres.

Ya sé que...

Que esto, pues te cuesta un poco,

y con lo que me acabas de contar, pues imagínate.

De verdad, no te preocupes.

Sé que..., que necesitas tu tiempo.

Y yo soy la reina del tiempo.

¿Vamos?

Nos conocimos por Internet,

y es evidente que entre ella y yo hay algo.

Pero es que yo no..., no sé si estoy preparado.

Yo llevo los últimos meses, pues pasándolo muy mal,

con mucho estrés, mucha ansiedad, y no sé si..., si voy a poder.

Es que no lo sé.

Música.

Gregorio, Si necesitas algo me lo dices, ¿eh?

¡Vaya! Así da gusto, hija.

Me voy a tener que poner más veces malo.

Ya he hablado con los niños.

Les he dicho que cancelen las actuaciones de esta semana.

Dicen que en cuanto puedan vendrán a verte.

Y... Y bueno.

Al de Japón todavía no le he contestado nada.

Me imagino que hoy volverá a llamar.

Pero no pasa nada.

Lo primero es lo primero.

Y sobre todo, lo más importante eres tú, cariño.

Mira, yo es que... tengo que decirte algo.

¿El qué? ¿Te duele algo?

-¿Voy a por el doctor? -No, no, no, ven para acá.

Ven para acá, mujer.

No, no.

Es algo personal sobre lo de Japón.

Mira, hija, que... Que si yo no estoy contento con lo de Japón,

es porque estoy cansado ya.

Ya no puedo más.

¿Que no puedes más, de qué?

Que es que yo no puedo cantar más flamenco, hija.

Y que... Que yo sé hacer otras cosas y que valgo para...,

para muchas cosas más, de verdad.

Pero ¿qué..., qué es lo que vamos a hacer, Gregorio?

Si tú...

Ni tú ni yo sabemos hacer..., hacer más nada.

¡Que sí, hija!

¡Que yo sé contar chistes buenísimos!

Y la gente se ríe mucho conmigo.

Yo lo que quiero ser es humorista.

¿Humorista, cómo, Gregorio?

¡Por Dios! Pero...

¡Pero si pertenecemos toda la familia a un..., a un elenco

y a un grupo de flamenco, que de ahí comemos todo el mundo!

No, no... No podemos ahora dejarlo así como así.

Mis hermanos, mis sobrinos, los otros niños...

-¿De qué vamos a vivir, por Dios? -Ya, hija, pero... Pero es que yo...

-Gregorio. -Es que...

Gregorio, ¿te encuentras bien?

Gregorio.

(Música)

¡Ay, Gregorio, por Dios!

Gregorio, vida mía.

Pepita, Sal, por favor.

Ayúdame.

Ayúdame. Arriba.

Música.

Parece que está entrando en shock séptico.

Y puede que tenga síndrome de distrés respiratorio.

A ver.

Prepara todo por si hay que intubar.

La infección de Gregorio ha ido a peor,

y precisa de intubación orotraqueal

con ventilación mecánica para que pueda respirar con normalidad.

Vamos a empezar una perfusión de fármacos vasoactivos

para remontar este shock.

Pero, hasta que no tengamos los resultados de los cultivos,

no podremos actuar eficazmente sobre la infección.

Me vino muy bien lo que me dijiste de la tablet, de las noches.

Estoy durmiendo mucho mejor.

Me alegro, Rebeca.

-¿Y tú? -Sí, yo ta..., yo también.

Tengo mareos y dolor de cabeza, pero...,

pero duer..., duermo mejor.

¿Mareos y dolores de cabeza, por qué?

-¿Estás tomando alguna cosa? -Sí.

-¿Qué estás tomando? -Melatonina.

Pero, ¿esto te lo ha recetado algún médico?

No. No.

Pues yo te recomendaría que, en principio,

si no te lo han recomendado, no lo tomes, de momento.

¿Eh?

Vamos a empezar.

Nos vamos a relajar.

Entonces,cada uno se tumba en un sofá...

Ajá...

Os podéis quitar los zapatos...

Sí.

Nos tumbamos aquí.

Vale.

Aquí, si tenéis frío podéis coger una manta,

y nos tumbamos.

Lógicamente estamos en el hospital, y no tenemos oscuridad completa.

Pero en casa sí que conviene que lo hagáis así.

Os podéis poner también una música relajante.

¿Vale?

La melatonina es una hormona que interviene en el sueño.

Y su cantidad aumenta durante la noche.

Los suplementos de melatonina pueden ayudar a conciliar el sueño.

Pero hay que tomarlos siempre bajo prescripción médica,

porque pueden tener efectos secundarios.

Música.

El laboratorio del hospital ya tiene los cultivos de Gregorio,

el paciente del doctor Blanco que ha sufrido una sepsis

a raíz de una prostatitis.

Ya están los cultivos de Gregorio,

y ha resultado positivo en Escherichia coli.

Dentro de lo que cabe hemos tenido suerte.

Ya que esta bacteria es sensible a la ceftazidima.

Uno de los antibióticos que le pusimos.

Ahora que Gregorio está estabilizado del shock séptico,

deberá entrar en quirófano

para hacerle un drenaje de los abscesos,

y una resección transuretral de la próstata.

Música.

El equipo de Cirugía del hospital interviene a Gregorio.

Le están realizando una talla vesical

y un sondaje uretral con lavado continuo.

¡Ay, doctor! ¿Qué tal? ¿Cómo ha ido? A ver. La operación ha ido bien.

Estamos esperando los informes de Anatomía Patológica

para descartar signos de malignidad.

Vale. ¿Puedo pasar a verle? Ahora no.

En breve le subirán a planta.

Vale.

Vamos a hacer un seguimiento muy de cerca.

Y si no hay complicaciones, en poco tiempo se podrán ir a casa.

Menos mal.

Muchísimas gracias, doctor.

Se ha portado usted de maravilla con nosotros.

No hay de qué.

Gracias, de verdad. Espera por aquí.

¿De acuerdo? Vale.

Gracias. Gracias. Hasta ahora.

Ay... Ay...

Venga, pues vamos a empezar cerrando los ojos.

Y ahora, comenzamos a respirar.

Pero vamos a ser muy conscientes de la respiración.

Y vamos a respirar lentamente.

Y profundamente también.

Cogemos aire, y lo soltamos.

Vamos a ser muy conscientes de lo que estamos haciendo.

Yo..., yo me estoy mareando, ¿eh?

-¿Cómo que te estás mareando? -Pues que me estoy mareando.

Que yo...

Est..., estás hiperventilando.

Venga. Relájate. Relájate...

Concéntrate en la respiración, Abraham.

Cierra los ojos, coge aire...

Y lo soltamos.

No. No... Yo me estoy agobiando aquí, ¿eh?

-A ver. Relájate. -Me estoy agobiando.

Yo no puedo hacer esto.

-Vamos a ver, Abraham. Tranquilo. -Abraham, tranquilo, por favor.

No, tranquilízate.

Confía en mí, por favor.

-A ver. -Relájate. Relájate.

Cierra los ojos. Respira.

Respira como si...

Como si tuvieras los pulmones en el estómago.

Así. Coge aire.

Así, mejor. Coge aire...

Mejor.

Gracias.

¿Vale? Ahora que estamos más relajados,

seguramente nos van a aparecer pensamientos de cosas

que tenemos pendientes de hacer.

No vamos a bloquear esos pensamientos,

lo único que vamos a hacer es dejarlos pasar.

Sencillamente, los dejamos pasar.

Ronquido.

Música.

Ronquidos.

Venga. Seguimos respirando...

Qué malamente lo he pasado, Pepita.

Ya me veía yo cantando en el otro lado,

con Paco de Lucía y Camarón, hija.

Pues no.

Eso no va a ser.

Ya has oído al doctor,

en unos cuantos días ya estamos en casita.

Sí, hija. Verdad.

Al final era más importante de lo que pensábamos.

Muchas gracias, hija.

Estos días yo no me he portado muy bien.

Lo siento.

Anda ya. No digas tonterías.

-¿Qué te pasa, Pepita? -Pues... Nada, Gregorio,

que yo también lo he pasado muy mal estos días.

Y que lo he estado pensando, y...

Y que lo de irse a Japón, nada.

Que si tú lo que quieres es ser cómico, yo te apoyo.

Y tú vas a ser cómico.

Ya he hablado con todos los niños, con todo el elenco,

y todo el mundo está de acuerdo.

Además son jóvenes, y tienen talento.

Seguro que encuentran trabajo con otros grupos.

Mujer, eso es una irresponsabilidad.

Tú lo sabes.

Yo no lo veo claro.

Yo creo que..., que deberíamos irnos a Japón.

Que no, que no, que no. Que no, Gregorio.

Que no, olvídate de Japón.

Además, siempre hemos pasado... por rachas malas.

¡Y hemos salido pa'lante!

Mira, vamos a hacer una cosa.

Nos vamos a Japón.

Hacemos la gira, y cuando volvamos, ya vemos lo que hacemos.

Chiquilla, y así a los..., a los chicos,

a los niños... pueden ahorrar un poquito de dinero,

y cuando vengan aquí se los van a rifar.

Yo no los puedo dejar en la estacada.

¡Claro, mujer!

¿Me lo estás diciendo en serio, Gregorio?

Sí, mira, mira.

A mí me va...,

me va a dar tiempo a preparar un poquito de material.

A inventarme unos cuantos de chistes.

Y luego ya veremos.

Ya dará tiempo a ser cómico.

Un año es un año, mujer.

-No puedes ser más bonito. -Claro que sí.

-Nunca es tarde para empezar. -Nunca.

Música.

¿Qué? ¿Un mal día?

Pues creo que el peor de toda la semana.

O me tomo un descanso o me va a dar algo.

Oye, ¿por qué no nos vamos a tomar algo?

Venga.

Yo he quedado con unos amigos.

Si quieres venirte, te los presento.

Son muy buena gente y te van a caer muy bien.

-Seguro que sí. -Venga. Pues me cambio y vamos.

-Perfecto. -Va.

-Te espero fuera. -Vale.

Música.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 08/03/18 (1)

Centro médico - 08/03/18 (1)

08 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 08/03/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 08/03/18 (1)"
Programas completos (1016)

Los últimos 1.029 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios