www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4468221
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 08/02/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Inés, que ya estuvo en el hospital,

vuelve acompañando a Julio, su casero,

porque está desorientado

y ha empezado a decir cosas incoherentes.

Venga, Julio. Vamos.

Teníamos otra cosa que hacer. Hay que firmar los papeles.

Mira, Julio,

ahora lo que necesitas es que te vea un médico, ¿mm?

-Hola. -Mira, me gustaría, si fuera posible,

la doctora Marco...

No, nada de marcos...

No es momento de enmarcar nada.

Tenemos otra cosa que hacer.

-Inés... -Hola.

-¿Qué haces aquí? -Nada...

Julio que se encuentra un poco mal.

Si fuera posible que lo viera la doctora Marco.

No, nada de marcos...

-Ya. Voy a ver si está libre. -Vale.

-¿Qué hacemos aquí? -Julio, escúchame. Eh...,

¿quién soy? ¿Quién soy yo?

-Es un hospital... -Eso. Eso es. Estamos en el hospital.

Muy bien.

Te va a ver un médico, ¿eh?

Cuénteme, ¿cómo se encuentra?

¿Cómo me voy a encontrar, doctora? Guapo y elegante.

Llevo el traje de la comunión.

Hoy es un día importante.

Primero: cita con Inés.

Después, hospital.

No sé qué hacemos aquí

y si hemos cambiado el orden del día.

Me molesta el desorden.

Voy a hablar con Inés.

No. No. Espera un momentito.

¿Cómo se llama, caballero?

Julio Azcona.

Julio,

¿por qué tenía cita aquí en el hospital?

Colonoscopia. 11:30. Revisión rutinaria.

Julio, ¿le importa si antes de la colonoscopia le echo un vistazo?

Pase a la camilla que le voy a explorar.

Voy a necesitar que se quite la chaqueta.

La corbata también quiero que se la quite

y se puede desabrochar un par de botones.

Yo le ayudo, no se preocupe.

El cáncer de colon

es uno de los pocos cánceres que se pueden llegar a diagnosticar

antes de que manifiesten síntomas

porque con una simple colonoscopia podemos hacer un diagnóstico precoz.

Manolo es trasladado al hospital porque su primo Salva,

que iba bebido,

le ha atropellado con un kart durante su despedida de soltero.

¿Cómo que se me ha cruzado? Estábamos en un circuito de karts

y mi primo me ha arrollado con el kart.

Estábamos celebrando su despedida de soltero

y lo estábamos pasando bien,

pero nos ha cortado el rollo.

Vale. Bueno,

yo creo que lo del brazo no es una fractura,

pero habrá que hacer una radiografía para comprobarlo, ¿vale?

¿Y mí no me vas a hacer nada?

Bueno, si lo llego a saber me rompo también el brazo.

Discúlpele.

Es que está borracho y no sabe lo que dice.

¿Pero qué pasa?

Si solo estoy hablando con esta doctora tan guapa.

Porque... es doctora, ¿no?

Sí, soy doctora. Y si me dejas trabajar, mejor.

Es mi primo. Es una esponja. No sabe beber y luego mete la pata.

Tranquilo. No pasa nada.

-Ya estamos llegando.

Diana...

Hola. Uy, ¿qué ha pasado?

Una lesión en el brazo. Yo creo que no tiene fractura,

pero habrá que hacer una radiografía para confirmarlo.

-Vale. -Uy, ¿qué le pasa?

A este no le pasa nada. Es mi primo. No sabe beber.

Oye, tú, ¿por qué no te vas al hotel a dormir la mona un poco?

-¿Necesitas silla de ruedas? -No. Nada.

Es que venimos de Valencia.

¡Avisa a rayos, por favor, Raquel!

¿Puedes andar bien? Sí. Sí.

¿Seguro? Sí, sí.

Venga. Tranquilo, ¿vale? Despacito.

¿Necesitas una sillita o algo? No, no. Si yo puedo andar...

Por lo que he visto, Julio, tiene hipertensión,

los triglicéridos algo altos y glaucoma, ¿no?

Pastilla azul por la mañana.

Pastilla del bote rojo a mediodía y por la noche.

Vale. Voy a auscultarle.

Pero rapidito, que tengo prisa.

Sí, sí. No se preocupe.

¿Y estas petequias?

Es que tiene unas manchas aquí, en el tórax.

Ahora deje el cuello relajado. No haga fuerza, ¿eh?

No tiene rigidez de nuca,

pero por la confusión y las petequias

quiero descartar que tenga una meningitis meningocócica.

¿Meningitis?

Me dijeron que igual era cáncer.

No intente confundirme usted también, doctora.

Julio, incorpórese un momento, por favor.

Mire, escúcheme bien,

lo que trato de decirle es que es posible que tenga una meningitis.

Es una infección de las meninges,

que son las membranas que recubren el sistema nervioso central.

Pero para descartarlo,

tengo que hacerle algunas pruebas.

Así que tiene que quedarse aquí, ingresado,

y le voy a poner unos antibióticos ya.

Eso no. De ninguna manera. No estaba en el orden del día.

Voy a hablar con Inés y cuando termine, vuelvo.

No, no. Espere.

Julio, ¿usted cómo se encuentra?

Un poco confundido.

Pues entonces confíe en mí,

porque, de verdad, esto tiene prioridad.

Luego habla con Inés, ¿mm?

¿Lo hacemos así? ¿Vale?

-Inés... -Hola.

¿Qué tal? ¿Cómo está tu amigo?

-No, no es mi amigo. Es mi casero. -¿Ah, tu casero?

-Sí, bueno...

Teníamos una reunión para solucionar un pequeño problema

y lo vi así de mal y preferí traerlo.

Bueno..., no quiero que suene mal,

pero la verdad es que me vendría bien que se alargara la cosa.

Bueno, mujer, seguro que lo que sea se puede solucionar

sin que él esté más tiempo enfermo, ¿no?

Sí. Es verdad.

-Oye, ¿y tu hijo qué tal? ¿Cómo está? -¿Carlos? Está perfecto.

De hecho,

fue una suerte encontrar a la doctora Marco,

una chica muy bien preparada, sí.

Me gustaría mucho poder hablar con ella

y agradecerle...

-Seguro que encuentras el momento... -Perdona.

Hablando del rey de Roma... Carlos.

Dime, Carlos.

Sí. Estoy aquí, en el hospital.

No, no he hablando con nadie. Vale.

Venga, te espero aquí. Vale.

La doctora Ortega ya tiene los resultados

de la radiografía del brazo de Manolo,

el paciente que fue atropellado por el Kart de su primo

en una despedida de soltero.

El paciente ha tenido suerte.

Aunque el golpe y la caída debieron ser fuertes,

no se ha roto el brazo.

Tiene una artritis postcontusiva de codo.

Bastará con un vendaje inmovilizador para recuperarse de la lesión.

A ver,

tienes que hacer reposo a partir de ahora, Manolo, ¿vale?

Y mantener el brazo así, como está, inmovilizado.

Y te puedes aplicar frío local pues...

que te vendrá bien.

Vale, muchas gracias, doctora.

Menos mal que no ha sido nada porque si no, lo mato.

Se os ha ido un poquito de las manos la despedida de soltero.

No, no. A nosotros no. A él.

Que está como desatado, que no sabe beber.

Mi primo siempre ha sido una cabra loca.

Hemos estado toda la vida juntos

y no recuerdo un fin de semana

en el que no le haya tenido que sacar de un lío.

Pero ahora, desde que se va a casar, puf...

Está más despendolado que nunca. No entiendo nada.

Se encuentra fatal, ¿eh?

No para de vomitar

y dice que le duele muchísimo la boca del estómago.

¿Tú qué pasa?

¿Que si no la lías no te quedas contento?

Oye, que estoy mal de verdad, ¿eh?

Además, está hipotenso y muy pálido.

Mira.

Pasa, por favor, Salva. Túmbate.

¿Te ayudo?

No.

A ver... Perdona, Manolo.

Gracias.

Eso es. Despacito. Ahí está.

Vale. Te voy a explorar el abdomen, ¿de acuerdo?

-Vale. -Dime si te duele.

Lo siento, pero tengo las manos un poco frías.

¿Te duele ahí? ¿Ahí?

-No. ¡Ah! -Vale, vale. Perdóname, perdóname.

Vale, puede ser una gastritis secundaria, por el alcohol.

Pero lo siento, Salva,

te voy a dejar ingresado para estar tranquila, ¿vale?

Y te voy a poner un tratamiento para la deshidratación.

Necesito también analítica, electrocardiograma

y radiografía de tórax y abdomen, por favor.

Vale, pues voy a prepararlo enseguida.

La gastritis se produce

cuando el revestimiento del estómago se inflama.

Las causas más frecuentes son el abuso de ciertos medicamentos,

como el ácido acetilsalicílico o el ibuprofeno

o como parece ser en el caso de Salva,

un consumo excesivo de alcohol.

-Mamá, ¿qué has hecho? -Nada.

¿No le vas a dar un beso a tu madre?

Mamá, no tengo tiempo para tonterías, ¿eh?

Quedamos en no decirle nada a la doctora.

Seguro que...

Simplemente he acompañado a Julio

y ha dado la coincidencia de que la doctora Marco estaba libre.

Y ya está.

Mamá, que nos conocemos... ¿eh?

Seguro que tienes pensada alguna tontería de estas, de las tuyas.

Pues mira, sí.

Sí que tengo algo pensado, pero con Julio.

A ver, cariño,

es un hombre solitario, que no tiene a nadie.

Y he pensado que igual, en este momento,

si estamos con él,

pues nos conceda una prórroga, ¿eh? A ver...

Es lo único que se me ocurre,

ya que no quieres hablar con la doctora Marco

y pedirle el dinero que te corresponde.

Vale. Me parece bien.

-¿Bien? -Sí.

Él me tiene cariño y yo se lo tengo a él.

-Bien.

-Así que me quedo. -Estupendo.

-Porque no me fío de ti. -Ay, hijo.

Es un poco rara Inés, ¿no?

Es que a veces me da... me da como miedo esa mujer.

Como muy agradecida, no sé.

Bueno, pero tan importante es ser agradecido

como saber aceptar los reproches.

Al final, nos hace crecer como persona.

Ya. Bueno, ¿y con Simón qué tal?

-Eh... Mal. -¿Mal? ¿Por qué?

Pues mal porque volví a ir a hablar con él y me rechazó.

Yo no sé si es que me está protegiendo

o es que no siente lo mismo que yo, que también puede ser.

Pero...

Yo creo que es mejor dejar las cosas como están.

Ya, Pepa,

pero ¿tú te vas a quedar tranquila dejando las cosas como están?

Pues mira...

Doctora, es Julio Azcona. Está peor.

-¿Puede venir? -Sí, claro.

Gracias.

Me tengo que ir.

-¿Qué? ¿Te has despertado ya? -Sí.

He bajado a comer algo. ¿Estás mejor?

Un poco mejor, pero no te creas tú que estoy muy bien.

-Eso se llama resaca, primo. -Ey, ¿tienes tú mi reloj?

-No. Ni idea. ¿Lo has traído? -Yo creo que sí.

-Pues no sé.

Le preguntaremos a la doctora.

Igual te lo han quitado para hacerte las pruebas.

Lo siento, Tete. Se me fue un montón la olla.

No te preocupes.

Al final no ha sido nada. Menos mal.

Pero haces bien en disculparte.

Estaba bastante mosqueado contigo.

Oye, ¿qué pasa? Acepta un poco, ¿no?

-¿Que acepte qué? -Se supone que te vas a casar, ¿eh?

Contrólate si tanto quieres a Eva.

¿Que me controle de qué? ¿Qué pasa? ¿Mm?

A ver,

que es solo un tonteo, primo. Que es una tontería.

No pasa nada. ¿No me conoces?

Que sí, sí, te conozco.

Pero, vamos, que el tonteo ya te vale.

Yo creo que ya tienes que dejar las fiestas y las chicas de un lado.

Si tanto quieres a Eva, tío...

Ya vas a empezar con la charlita otra vez.

Que no son las charlitas. No, no...

Te lo digo como primo mayor que soy tuyo, ¿eh?

Te lo digo porque lo veo desde fuera.

Me da rabia porque mi primo siempre, siempre me está echando sermones.

Desde pequeño siempre ha sido el más responsable

y encima como es el mayor,

pues todo el día aprovecha la mínima para dejarme mal.

Ahora estoy un poco raro.

Tengo una época rara porque yo qué sé...

Serán los nervios de la boda o algo así.

Con la sospecha de que pudiese estar sufriendo una meningitis,

a Julio se le realizaron varias pruebas,

pero antes de tener los resultados, ha empezado a convulsionar.

Que empiece a preparar el diazepam, por favor.

Una ampolla de 10 mg intravenoso.

El diazepam intravenoso tiene un rápido efecto anticonvulsivante

y por suerte, ya ha remitido la crisis de Julio.

¿Qué ha ocurrido?

Has sufrido unas convulsiones,

pero no se preocupe porque ya lo tenemos todo controlado.

¿Cómo se encuentra?

Bien.

Solo que necesito que me limpien y me cambien

porque me lo he hecho todo encima.

No se preocupe. No pasa nada.

-Hola. -¿Qué tal?

¿Qué ha pasado?

Ha tenido unas convulsiones y ahora se encuentra un poco confuso,

así que es mejor dejarle descansar.

Solo será un momento.

Es que ha venido Carlos a verle, que le ha traído un libro.

Mm. Como sé que gusta la historia.

Vale, pero primero tienen que cambiarle.

Sí, ya.

Las convulsiones que ha sufrido Julio pueden suceder en una meningitis,

pero lo que no me cuadra

es la diarrea que ha presentado después.

Así que voy a seguir buscando información

a la espera de los resultados de la analítica.

Cuando Julio llegó al hospital,

me dijo que tenía que hacerse una colonoscopia.

¿Tú sabes algo?

Bueno, yo tenía una reunión con él.

Me dijo que estaría conmigo 50 minutos,

que luego estaría 32 minutos hasta llegar al hospital

para hacerse la colonoscopia.

Es un hombre muy organizado. Hasta el extremo.

Ya. Ya. Me he dado cuenta.

Es que puede ser que la colonoscopia tenga algo que ver en todo esto.

En cuanto Julio se recuperé hablaré con él.

Vale.

Perdona,

es que yo quería hablar contigo

aprovechando que mi hijo está en el cuarto de baño.

Pues sí.

Ahora tengo cinco minutos, así que cuéntame lo que necesites.

Bueno... Pues nada,

que quería agradecerte...

que quería agradecerte todo lo que hiciste por Carlos.

Que fue una suerte encontrarte en nuestra vida

en ese momento y nada, muchas gracias.

Toma, póntela, anda.

No os preocupéis.

Me alegro muchísimo de que él esté bien.

Y aquí estamos para lo que necesitéis.

Así que...

-Doctora, ¿podemos pasar a verle? -Sí. Claro,

pero primero tienen que cambiarle. Y después, por favor,

acordaros de poneros la mascarilla y los guantes.

Vale.

-Y gracias otra vez. -Nada.

¿Lo ves? Me has mentido. Has intentado hablar con ella.

No, no quería hablar de nada.

-Es que no me puedo fiar de ti. -Mira, fíjate, de verdad...

-Sí, pero, mamá,

si tenemos un problema con Julio, lo solucionamos con él. Nosotros.

No me hables así, por favor.

Perdona.

Ponte la mascarilla, anda. Entra.

-Hola. -Hola.

Perdón. ¿Qué tal, Salva? ¿Cómo te encuentras?

Mejor.

¿Tú qué tal llevas el codo?

-Bien. Mejor. Mejor, sí. -Vale. Me alegro. Mira, te cuento:

tengo los resultados

y hay un par de datos que me preocupan.

Por un lado, está la analítica.

Y la función del riñón, la creatinina está algo elevada.

Puede ser por la deshidratación,

porque has estado vomitando bastante tiempo, ¿vale?

Y, por otro lado, hay una leucocitosis, es decir,

que puede haber algún tipo de infección.

-¿Infección? ¿Qué infección? -Pues todavía no lo sé.

Tengo que hacerle algunas pruebas, ¿vale?

Por otro lado, está la radiografía de tórax

y he visto una imagen de aire en medio del tórax.

Puede ser un cuadro de neumomediastino.

El neumomediastino es la presencia de aire

filtrado desde los pulmones al espacio que hay en medio del tórax.

Es una afección que puede estar causada por una lesión

o por alguna enfermedad que haya provocado daños en esa zona.

Te voy a hacer un TAC

para saber exactamente lo que es, ¿de acuerdo?

Y ya está.

Mientras tanto vas a seguir ingresado con analgésicos para el dolor.

Vale.

-Hola. -Hola.

Hemos encontrado esto en la ambulancia. ¿Es suyo?

Sí.

Me has salvado de una buena, ¿eh?

¿Me dejas invitarte a algo por haberlo encontrado?

-Ya, ya... -Esto...

-Corta ya, ¿vale? -Bueno, os dejamos descansar.

Luego me paso a verte. Hasta luego.

Tío, ¿qué pasa? ¿No vas a parar? ¿No vas a parar?

¿Qué he hecho? Estaba hablando con la doctora.

No, no estabas hablando con la doctora.

Te conozco de sobra, tío.

Yo creo que mejor con nosotros, mamá.

Yo creo que lo que él necesita es descansar porque vamos a ver,

él me ha visto crecer.

Yo no creo...

Vamos a ver, hijo,

Julio es un hombre muy ordenado.

Y tenía fijada la fecha de hoy para echarnos a la calle.

¿No te das cuenta?

La única opción que tenemos es hablar con la doctora.

Que no, mamá. Que no la necesitamos.

Ese dinero te corresponde igual que a ella, cariño.

Es que...

-Yo soluciono esto, mamá. -¿Ah, sí? ¿Cómo?

Tú confía en mí.

Salva Martínez,

el paciente ingresado con un posible cuadro

de neumomediastino,

parece que no responde al tratamiento

y ha pasado toda la noche vomitando.

Tío, Eva no para de llamar y tú con el móvil apagado. ¿Qué pasa?

¿Por qué no empiezas a comportarte como un adulto?

Tu futura mujer está preocupada por ti.

He tenido que decirle yo que estás en el hospital.

¿Te parece normal, tío?

¿Tú crees que tengo cuerpo yo para llamar a alguien?

Me he tirado toda la noche vomitando.

Mira, si vas a empezar con tus sermones,

coge la puerta y vete para Valencia,

que yo no tengo cuerpo para nada.

Eh, Tete...

Pues no ves que no...

Llama a la doctora, anda.

Por favor, ayuda. Que alguien me ayude.

¿Qué pasa, Salva?

Venga, tranquilo. Respira.

-Hola, ¿qué ha pasado? -Mi primo está vomitando.

Dice que se siente fatal.

Doctora, yo me estoy muriendo, ¿eh?

Me he tirado toda la noche vomitando sin parar.

Perdona un segundo, por favor.

Te voy a auscultar. Respira profundo.

Eso es.

Otra vez.

A ver, a ver...

Hay un enfisema subcutáneo.

Sí, es verdad.

Vale, hay que hacerle un TAC urgentemente, por favor, Clara.

Vale, pues voy a preparar la Sala de Imagen.

Gracias.

Tranquilo, vamos a hacerte un TAC, ¿de acuerdo?

Intenta estar tranquilo. Eso es.

Respira profundo.

Vale.

Aunque parecía que Julio padecía una meningitis,

el episodio de diarrea

ha provocado que la doctora Marco dude del diagnóstico.

A ver,

necesito que me cuente si antes de hacerse la colonoscopia,

le mandaron que se tomase algún medicamente o alguna cosa.

Sí, me dieron un laxante para la colonoscopia.

Y el laxante le produjo diarrea, ¿no?

Pensé que era lo normal.

Al fin y al cabo,

te dan el laxante para evacuar, ¿no?

Ya, pero lleva varios días con diarrea.

Varios días.

-Buenas. -¿Qué tal?

-¿Qué tal, Julio? ¿Cómo estás? -Hola. ¿Qué haces aquí?

Pues venir a verte.

A asegurarme de que estás bien.

Y a hacerte compañía.

Julio, lo que hemos hablado puede ser importante,

así que en cuanto tenga los resultados

de la analítica de sangre,

volveré a verle.

Gracias.

Que Julio lleve varios días con diarrea,

después de haberse tomado un laxante,

es importante por las consecuencias

que esto ha podido tener en su organismo.

Pero para confirmar lo que estoy pensando,

necesito los resultados de la analítica.

¿Te acuerdas del puzle ese de la Torre Eiffel?

El tiempo que pasamos ahí... Haciéndolo, ¿eh?

Recortabas con las tijeras las piezas para colocarlas donde no era.

Y creías que me ibas a engañar, ¿eh?

Bueno, yo no hacía eso, pero...

Mira, Julio,

con todo esto que te ha pasado pues...

Bueno, quería agradecerte que te ocuparas de mí.

Para mí eres mi familia.

Y para mí también.

Por eso me da pena tener que echaros.

Ya.

Pero ya sabes que estamos pasando una mala racha, ¿no?

Yo creo que habrá algo que se pueda hacer.

Necesito el dinero para mi hija

que está en Argentina y lo está pasando mal.

Pero vamos a ver, Julio,

¿no me estás diciendo que somos tu familia?

¿Y me vas a echar así a la calle?

Lo siento. Necesito el dinero.

Tras realizarle un TAC a Manuel,

la doctora Ortega estudia la imagen con un técnico del hospital.

En el TAC hemos confirmado el neumomediastino

y, además, hemos visto

que se ha producido por una rotura esofágica.

Esto se conoce como Síndrome de Boerhaave.

Debido a los esfuerzos que ha hecho Salva al vomitar,

se ha roto la pared del esófago.

Sin un tratamiento adecuado

esto puede causar el shock del paciente

y en casos muy extremos, incluso la muerte.

De momento, vamos a trasladarle a la UCI

y a aumentarle la analgesia

mientras le hacemos una nueva analítica.

-Hola. -Hola.

Ainhoa.

¿Nos vemos luego?

Dime.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Muy bien. ¿Y tú?

-Bien. Solo quería saber cómo estabas.

Bien.

Me voy a recoger una analítica. Luego te veo.

¿De tu paciente, el bocazas?

Sí. Un poco bocazas sí que es, sí.

Pues nada, que vaya muy bien.

Vale...

¿Y la mascarilla, doctora?

Ya no la llevo porque ya sabemos lo que tiene y no es algo contagioso.

Julio, en la analítica de sangre

hemos visto que tiene una hiponatremia y una hipopotasemia.

Es una disminución del sodio y potasio en la sangre.

Y seguramente que se ha producido por el laxante.

Pero el médico me recetó algo que no debía...

No, no ha sido un error médico.

Ha sido un efecto secundario indeseable e inesperado,

porque cada organismo es diferente y eso nosotros no lo podemos controlar.

Esta bajada de sodio

es lo que le ha producido la confusión y las convulsiones.

Debo apuntar en mi libreta que no debo tomar laxantes.

No ha sido una mala praxis médica.

Ha sido una reacción inesperada en el cuerpo de Julio.

Y ahora, además de corregir el problema,

tenemos que asegurarnos

de que no se haya producido ningún daño permanente.

Ahora vamos a ponerle un tratamiento intravenoso con sodio y con potasio

para equilibrar los niveles.

Y tenemos que hacerle

un TAC cerebral y un electroencefalograma

para comprobar que no ha habido daños neurológicos.

Entonces, ¿no estoy fuera de peligro?

A ver, Julio,

es que esta alteración

ha podido provocarle daños cerebrales.

Por eso tenemos que hacer las pruebas,

para comprobar que está todo bien.

Dame un bolígrafo.

Voy a apuntar las cosas que debo hacer,

no sea que vaya a peor y se me olviden.

En este momento,

es tan importante tratar adecuadamente a Julio

como evaluar las consecuencias,

porque una complicación típica de la hiponatremia severa

es el edema cerebral, es decir,

la acumulación de líquido en el cerebro.

¿Te encuentras un poquito mejor? No. Me duele el estómago, aquí.

Un poco.

¡El esófago!

La doctora dice que tiene el Síndrome de Boerhaave.

Bueno, pues eso...

Clara. Dime.

Hola. Te estaba buscando.

A ti te estaba esperando yo...

¿Nos dejas trabajar?

¿Me puedes llevar estos resultados a Recepción cuando puedas?

Sí, claro. Gracias.

Vaya ojazos que tienes.

Mira, no sé quién te crees que eres

para hablarme así,

pero para empezar me gustan las chicas.

Y si me gustaran los chicos, no me acercaba a ti ni muerta.

-Hola. -Adiós.

¿Qué ha pasado?

Pues pasa que mi primito no se puede estar callado.

Es así de agradable.

-Perdona, ¿cómo te encuentras, Salva? -Bueno, no muy bien, la verdad.

Vale,

lo entiendo porque tengo los resultados de la analítica

y no estás evolucionando favorablemente.

Clara, por favor, ayúdame. Clara.

Rápido.

Hay que llevarle a quirófano.

Hacer una sutura del esófago y drenar el líquido.

Vale. Rápidamente, por favor.

Venga. ¿Es grave?

Pues si no actuamos rápidamente, sí, podría serlo.

Gracias, Clara.

En la analítica de control que le hemos hecho a Salva

se ha confirmado la gravedad del cuadro,

ya que se ha producido un aumento de los reactantes.

Esto significa que no está evolucionando favorablemente

y que podría haber complicaciones, como daño permanente en el esófago

o infección de los pulmones y zonas cercanas.

Puedes sentarte aquí y me cuentas lo que te pasa.

Estoy bien aquí.

Me quedo de pie.

Pues cuéntame.

Eh... No sé por dónde empezar.

-Por el principio. -No, si ya...,

pero es que es complicado lo que...

Vamos a ver.

Tú... Yo... O sea... Tú tienes...

Yo necesito dinero

para que no nos echen de casa a mi madre y a mí.

Y tú tienes una fundación.

Y yo soy tu hermano.

Sé que suena así un poco...

como locura,

pero no.

Bueno, que...

Lamento decírtelo.

Yo no te pediría dinero si no fuera...,

pero es que es una situación límite.

Y...

Ya. Ya.

Y ahora se supone que te hago una transferencia

y te doy un abrazo ¿o cómo va esto?

Carlos,

yo puedo entender que estés en una situación desesperada,

pero no te voy a permitir

que vengas aquí a mentir sobre mi padre.

Así que vete ahora mismo o llamo a seguridad.

Yo no te he mentido.

Y tu padre,

tu padre...

tuvo otra familia.

Mira, tengo fotos, cartas...

y no es que me dejes dinero,

es que me des lo que me pertenece.

Salva, el paciente con el esófago perforado,

ya está en quirófano

sometiéndose a una sutura esofágica de urgencia.

Además de la sutura del esófago,

hemos hecho un drenaje pleural y otro mediastínico.

Y también hemos tenido que realizar una gastrostomía.

Esta intervención consiste en introducir una sonda

que sirve como vía supletoria para alimentación y toma de líquidos

sin tener que pasar por la boca y el esófago.

Ahora toca esperar y ver cómo evoluciona el paciente.

-Hola. -Hola.

La intervención ha ido muy bien.

-¿Cómo te encuentras tú? -Pues dentro de lo que cabe bien.

Vale. Te explico,

la sonda que te hemos puesto

sirve directamente para alimentación mientras te recuperas.

Conecta directamente con el estómago.

Vale.

¿Y cuánto tiempo voy a tener que llevar esto?

Un par de meses.

Después, podrás hacer vida normal,

pero ahora tienes que recuperarte de la sutura.

Puf... No puede ser.

Es que yo me caso en dos semanas.

Lo siento.

Sé que la gastrostomía pues es aparatosa, pero,

sinceramente, Salva,

has tenido suerte

porque lo que te ha pasado es muy grave.

Y hemos hecho todo lo que hemos podido, de verdad.

Tienes que seguir ingresado unos días

porque sigue habiendo riesgo de deshidratación.

Pero poco a poco.

Tranquilo que te vas a ir poniendo bien.

Menudo panorama.

Durante el tiempo

en el que un paciente lleva la gastrostomía

es imprescindible tener especial cuidado con la higiene.

Debe lavarse las manos antes y después de manipularla

y es recomendable cuidar la higiene bucal.

Además,

no hay que mezclar la alimentación

con la medicación que le ponga su médico.

-Gracias. -Venga, pues luego me paso a verte.

-Vale. -Hasta ahora.

Puf...

A ver qué como y qué bebo yo en el banquete, ¿eh?

A mí no me hace gracia. ¿No lo has oído?

Has estado a punto de palmarla.

Relaja un poco

que estoy haciendo una coña para aligerar esto...

-Basta de coñas. -¿Qué te pasa?

¿Qué te crees?

¿Que me he hecho yo la perforación de estómago o...?

No, vamos a ver,

que estás aquí perdiendo la cabeza, tío.

Que tienes a tu mujer preocupada por ti.

Que ella te quiere.

Si todavía la quieres, podías respetarla un poco, tío.

¿A cuenta de qué hablas aquí ahora de Eva?

-No sé por qué te aguanta todavía. -Joder con la charlita, macho.

Es que no hay ninguna charlita.

Esta va a ser la última porque ya hemos terminado.

Venga.

Por lo menos, hazlo por ella.

A ver cómo le explicas

que te vas a casar con una sonda en la barriga.

-¿Ya has terminado? -Sí. Sí.

Venga, pues te puedes ir. Venga.

Déjame tranquilito.

Mira, que me voy.

Paso de ti.

El profesor de autoescuela ya ha terminado su charlita, ¿eh?

Eso sí,

has suspendido, chaval.

Igual no está bien lo que voy a hacer.

Volverme a Valencia solo y dejar a mi primo en el hospital.

Pero, vamos,

es lo que me pide el cuerpo ahora mismo.

Si lo que quería era acabar solo, va por el camino correcto.

Pero conmigo que no cuente para sacarle de ningún lío más.

Eva,

cosita...

Me ha colgado.

¿Oye, cariño...?

Tras descubrir cuál era su problema,

Julio fue sometido a varias pruebas

para medir el grado de aceptación de su cerebro.

Afortunadamente, no observamos nada anormal

y el tratamiento fue bien.

Así que le hemos dado el alta a Julio.

Al final, todo ha ido bien.

Se ha quedado en un susto, ¿no?

Aunque todo ha sido un poco desordenado,

quiero daros las gracias por acompañarme.

Entonces, ¿nos darás algo más de tiempo?

Lo siento. Necesito mi dinero.

No me puedo creer que seas tan frío, Julio.

Son 20 años pagándote el alquiler mes a mes.

-Quiero mi dinero. -Sí, pero...

Muy bien.

Ya te llamaré y te pagaremos.

Espero vuestra llamada.

Adiós.

¿Y cómo vamos a pagarle?

No te preocupes, mamá.

Yo también he pedido lo que me pertenece.

Todo va a ir bien, ¿vale?

Venga, vamos.

Ortega. Hola. ¿Qué tal? ¿Has terminado ya?

Pues sí, por fin. Mañana más, hija mía.

Oye, ¿llueve?

Que no me he traído paraguas, ¿eh?

No lo sé.

Espero que no me pille. Pues nada, que ya me voy.

Pues qué suerte. Disfruta.

Oye, una cosita. Dime.

Que te lo iba a decir mañana, pero ya que te veo ahora...

Dime.

Que me he enterado de algo, que no te lo vas a creer.

¿Qué?

¿Tú sabes que Ainhoa le gustan las chicas?

Pues no... No sabía, no. ¿Ah, no? Pues mira.

Se lo gritó a un paciente, ¿sabes? En la consulta.

Sí, se enfadó con él

porque la verdad es que el tío es un bocazas.

Empezó a decirle cosas...

La verdad que se merecía un guantazo, pero bueno.

Y yo me quedé...

porque le salió del alma.

¿Pero lo ha dicho así sin más delante tuyo y delante del paciente?

Así. Como te lo estoy explicando.

Pues nada. Bien. Bien. ¿No?

Me parece bien que lo diga así, sin más.

No... Eso sí.

Pero vamos,

que tú fíjate, ¿eh?

Bueno...

Bien. Bien, ¿no?

Sí. Pues nada.

Hasta mañana. Que te sea leve.

Venga. Adiós.

Silvia, ¿qué te pasa? ¿Estás bien?

Es que me he enterado que mi padre tenía otra familia.

Tuvo un hijo con otra mujer.

¿Carlos, no?

Y me he enterado porque necesita dinero.

Quiere el dinero de mi padre, el dinero de la Fundación.

-¿Quiere el dinero de la Fundación? -Sí. Por mí, se lo puede quedar todo.

Pues, Silvia, me temo que... no puedes hacer nada.

Esto son cosas del pasado. Tú no puedes hacer nada.

Solo puedes asimilarlo.

Es lo único que puedes hacer.

  • Centro médico - 08/02/18 (2)

Centro médico - 08/02/18 (2)

08 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 08/02/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 08/02/18 (2)"
Programas completos (836)

Los últimos 849 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios