www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4409194
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 08/01/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Sube a casa, que tengo que hablar con tu padre.

-Mamá, pero yo ya tengo una edad, me puedo quedar aquí, no pasa nada.

-¿Qué te he dicho? Vamos.

Chao Rey. Hasta luego.

¿Le has pagado el concierto? Sí.

¿Y qué problema hay?

Pues que tu hijo no da palo al agua

y le había dicho que no podía ir al concierto.

Y una cosa es Ramón, que ya es mayor de edad

y puede hacer lo que le dé la gana,

pero otra cosa es Marcos, que es pequeño y necesita disciplina.

Bueno, discúlpame.

Pero es que no sabía que tú le habías dicho que no.

Así que..., no sé,

tampoco me he saltado ninguna autoridad por tu parte.

Bueno, has tomado una decisión unilateralmente si contar conmigo.

¿Qué he tomado una decisión unilateral sin tenerte en cuenta?

¿Cuando justo hoy me entero que mi hijo saca malas notas

y tiene una profesora de apoyo? ¿Y qué querías que hiciera?

Pues consultar conmigo.

Que es la educación de mi hijo y todavía soy su padre.

Vale. Y si saca malas notas, ¿qué harías tú?

Pues ponerle un profesor de apoyo. Pues eso, Ramón, ¡eso!

¿Qué haces aquí perdiendo el tiempo en lugar de estar estudiando?

Es que Mari Carmen está en el hospital

y yo no puedo estudiar sin Mari Carmen.

Escúchame: Mari Carmen ya no es tu profesora

porque le has faltado al respeto.

Pues hasta luego, chico, ¿qué quieres que te diga?

Marcos, ¿me quieres decir qué te pasa?

¡Que no me pasa nada, papá!

Estoy aquí, con Cuco, pasándomelo bien;

después de clase, como siempre.

Lo que no sé es qué haces tú aquí.

Marcos. ¡¿Qué?!

No vas a ir al concierto.

¿Cómo? ¿Por qué?

Primero, porque no me dijiste que mamá te lo prohibió.

Y después: has sacado muy malas notas;

y ese comportamiento que tienes con Mari Carmen.

¿A ti te parece normal?

Papá, ¡yo a Mari Carmen no le dije absolutamente nada!

¡Y tú haces siempre haces todo lo que quieres

sin consultarme ni a mí ni a mamá!

¿Y sabes una cosa? ¡No pienso escuchar a un borracho!

Verónica, que al fin ha conseguido detener a un delincuente

al que llevaba tiempo persiguiendo,

ha tenido que llamar a la ambulancia

porque el sospechoso ha empezado a sufrir un fuerte dolor en el pecho

y no podía respirar.

-Aflójemelas o quítemelas. ¡Que no he hecho nada, en serio!

Es un error.

-Mira, eso guárdatelo para el juez. -Por favor...

-No puedo respirar. Me cuesta.

-Ya viene el doctor.

-Este es el delincuente al que estaba persiguiendo

cuando me hice daño en el hombro la última vez.

Simplemente vengo a que me confirmes que está fingiendo

y me lo llevo al calabozo.

No quiero que me puedan achacar no haber cumplido el protocolo.

-Por favor, que es un error, que yo no he hecho nada.

Tiene que quitarme las esposas. ¡Aah!

-De eso ni hablar. No me pienso separar de ti ni esto.

-A ver, A ver, Verónica. En realidad tiene razón.

No puedo explorarle así, con las esposas puestas.

-¿En serio? -Sí. Puede tener algo grave.

Escucha, ¿tienes antecedentes? -Médicos sí.

-Vale. -Por favor.

-Voy a mirar el ordenador.

-Anda, trae. -¡Ah!

Alejandro tiene hipertensión, diabetes tipo 2

y también el colesterol alto.

Sumando sus antecedentes con las molestias que presentan,

me hacen sospechar de un problema cardiovascular.

-Bueno, pues igual también ustedes están ahí para vigilarlo, ¿no?

Perdón, no. Es que también estoy nerviosa con todo esto.

No, no. No tengo ni idea de dónde está.

El padre tampoco, está aquí trabajando...

Por favor, si saben algo llámenme, ¿vale?

Venga, gracias. Adiós.

¿Qué ocurre?

Que tu hijo ha vuelto a hacer pellas.

Bueno, no sé, a lo mejor ha salido con los amigos porque tuviera...

¿Le has llamado? No.

-Mira ese, mira ese. Es un pringao.

-Y ¿cómo, cómo le voy a dar el palo a ese, tío?

-Pero mírale, que es un pringao...

-¡Que no, hermano! ¡Que me saca una cabeza!

Que no le voy a dar el palo.

-Pero que da igual, ¡que es un pringo!

Venga, no te rajes, tío, venga.

-Tío, tío. Eee... ¿Tienes un pavo o 50 para el bus?

-Sí. Déjame mirar.

A ver... Estoy seguro de que tengo por aquí un eurillo...

¡Eh, eh, eh!

-¿Tío?

Papá. Sí, sí. Estoy bien, estoy bien. Tranquilo.

Que nada, que estoy aquí, en el parque

y que hay un tío al que le ha dado un chungo. Que se ha caído, no sé.

El que está al lado del Tuto, el parque de al lado del Tuto.

Vale, vale. Sí. Pues manda lo que sea que te espero aquí.

Adiós.

¡Fff!

Tiene la tensión alta, ¿eh?

Vale. Alejandro, tienes taquicardia.

-Eso es por culpa de esa policía. De verdad, está obsesionada conmigo.

-No, nada de eso. Yo creo que puedes sufrir un síndrome coronario agudo.

Clara, Clara. Dime.

Tenemos que ponerle nitroglicerina, ¿de acuerdo? ¿Vale?Vale.

-Te vamos a hacer un electro para ver exactamente

cómo funciona el corazón, ¿vale?

Y lo tenemos que hacer ya. ¿De acuerdo?

Con síndrome coronario agudo nos referimos a una afección

que reduce el flujo de sangre al corazón.

Es una situación bastante grave

y las consecuencias pueden ser fatales.

Estoy viendo en el electro que el segmento ST está elevado.

Esto nos encaminaría más a pensar que tienes un síndrome coronario agudo.

Pero tengo que confirmar la sospecha.

Haremos una analítica con marcadores miocárdicos.

Vale, muy bien.

-Doctor, haga lo que sea.

Pero, por favor, no..., no me puede dar el alta.

Que me está esperando fuera esa policía

y le juro, le juro que está obsesionada conmigo

y yo no he hecho nada, de verdad.

-Alejandro, escúchame, escucha.

Haremos todo lo que esté en nuestra mano para ayudarte.

-Por favor. -¿Vale?

Tú relájate, tranquilo. -Vale.

-Tranquilo.

-Estaba fingiendo, ¿verdad?

Voy a entrar a llevármelo. -No, no. No estaba fingiendo.

Tiene un problema real.

-No te dejes camelar. Que este tío ha timado a un montón de gente.

-A ver, escúchame, Verónica;

un ataque al corazón no se puede fingir, ¿vale?

Y además, que creo que dice la verdad.

-¿Me estás poniendo en duda? -No, no te pongo en duda, ¿vale?

Pero creo que no ha hecho nada.

-¿Por qué no me dejas a mí hacer mi trabajo?

-Vale, hacemos una cosa:

yo te dejo hacer tu trabajo y tú me dejas hacer el mío. ¿Vale?

Vale.

Gracias al aviso de Marcos,

una ambulancia trae a Marcelo al hospital.

Debido a sus síntomas y a la duración de estos,

se ha activado el código ictus.

A ver, cuéntame. Constantes normales.

Vale, ¿le habéis medido la glucemia? Sí, también es normal.

Perfecto, llevadlo a reanimación, por favor.

Marcelo, te voy a hacer una breve exploración neurológica ¿de acuerdo?

Dime si sientes esto.

Sí. Vale, perfecto.

¿Aquí? Menos.

¿Menos?

Sí.

Bien...

¿Aquí?

No. Vale.

Presenta inestabilidad sensorial en el hemicuerpo izquierdo.

Sí que me siento inestable.

El equilibrio, la base de toda arte marcial.

Será discreto, ¿no? ¿En cuanto a qué?

Respecto al atraco. ¿Por?

No me gustaría que alguna gente se enterase.

Soy cinturón negro.

Y soy tan bueno que, cuando el maestro falta,

pues las clases las tengo que dar yo.

Como se enteren en el gimnasio de que un mocoso me ha robado la cartera...

Es que no me van a tomar en serio ni los novatos.

Ya. Bueno, no te preocupes que esto queda en el secreto médico-paciente.

No obstante, en tu caso creo que lo más aconsejable sería

que pusieras una denuncia en la policía.

Ya cancelaré las tarjetas por el móvil.

Y diré que he perdido el DNI. De acuerdo.

Le vamos a poner oxígeno.

¿Y eso para qué?

Le estamos aplicando al paciente oxígeno de forma preventiva.

Ya que, si se trata de un ictus,

debemos evitar que descienda la saturación de oxígeno.

También le estamos administrando ácido acetilsalicílico

para evitar posibles coágulos.

Mientras espero los resultados de los análisis de sangre,

te vamos a hacer una radiografía de tórax y un TAC craneal,

¿de acuerdo? Así que me voy a prepararlo todo.

Vale. Gracias.

Ya que los síntomas que presentaba Alejandro parecían indicar

un problema del corazón,

el doctor Dacaret solicitó varias pruebas para confirmarlo.

Bueno, la analítica ha confirmado la sospecha que teníamos,

porque las troponinas,

que son unas proteínas que se liberan al organismo

cuando existe un problema en el miocardio, están elevadas.

Alejandro, vamos a tener que hacerte un cateterismo, ¿de acuerdo?

-¿Cateterismo? Pero, ¿es necesario? -Pues me temo que sí.

Mire: nos tiene que firmar el consentimiento.

-¿Firmar porque es peligroso, es...? -No.

-¿Hay algún riesgo?

-Simplemente cada intervención conlleva sus riesgos.

Con esta firma lo que haces es aceptarlos.

Si quieres, aquí está todo explicado, ¿vale?

-Un bolígrafo, ¿por favor? Sí, claro.

-¿Dónde? Aquí, ¿no? Sí. -Sí, justo ahí.

Sí. Perdone. Gracias.

Lucía. No me coge el teléfono, ¿eh?

No. Pero ya he hablado yo con él. ¿Sí?

Verás, es que ha llamado a una ambulancia.

Estaba en el parque y por lo visto a un chico le ha dado un ataque.

Ya sé que ha hecho pellas.

Pero posiblemente le haya salvado la vida al chaval.

Así que, lo comido por lo servido.

Pero ¿con quién estaba en el parque? Lucía, no lo sé.

Estaba llamando a la ambulancia

y tampoco era plan de hacer un interrogatorio.

Es que estoy muy preocupada por Marcos porque últimamente, de verdad,

se porta fatal, no va al instituto, no sé.

Bueno, Lucía, yo qué sé. Hablaré yo seriamente con él.

Pero debemos de entenderlo, está en una edad muy difícil.

Es que estoy harta.

De verdad, de estar todo el día

intentando hacer que la gente entre en razón

y tener un hijo que..., de verdad, es que yo me desespero. Me desespero.

Bueno, verás, tengo que ir a hacer unos rayos, ¿vale?

Vale, vale.

Quédate tranquila, luego hablo yo con él.

Vale, vale, vale. Gracias. Nada.

Tras confirmar que estaba sufriendo un problema en el corazón,

Alejandro es sometido a un cateterismo.

Le hemos realizado un bypass coronario,

que consiste básicamente en colocar un vaso sanguíneo

entre dos extremos de una arteria coronaria ocluida.

Por suerte todo ha salido bien

y tras un tiempo en el hospital se ha recuperado,

así que le podremos dar el alta.

-No te preocupes, que en la cárcel no vas a tener que llevarlas.

¿Estás bien? Sí. Sí, Clara, estoy bien.

Oye, escucha. Y tú ¿has arreglado lo tuyo?

Ah, eso te quería decir: que lo siento, de verdad,

que es que estaba muy despistada, ¿sabes qué pasa?

que estoy muy preocupada por Elsa.

Porque la noto muy bajita, como muy decaída,

con lo del tema este del novio,

y luego también me puse a pensar en lo de su expediente,

total que..., que no es tan independiente

y tan madura como ella se cree, la verdad.

Ya, ¿me lo dices o me lo cuentas? Ya.

Sé perfectamente lo que hablas. O sea que te entiendo.

Bueno, pues no sé. A ver cómo se va arreglando la cosa.

Bueno, tú tranquila. ¿Vamos? Vamos.

Después de realizarle un TAC craneal y una radiografía de tórax,

el doctor Landó visita a Marcelo para comentarle qué ha descubierto.

Llaman a la puerta Hombre.

Hola, Marcelo. ¿Qué tal?

He estado comentando con el radiólogo

los resultados de la radiografía.

Y es todo normal, no hay ninguna anomalía.

Y ¿qué pasa con el TAC? Pues el TAC, verás:

yo esperaba encontrar en el lóbulo parietal derecho

algún tipo de lesión importante que justificara todos tus síntomas.

Pero también es normal:

no hay ninguna anomalía,

lo cual me hace descartar, por otro lado, el posible ictus.

¡Ah! ¿Te duele, te duele la cabeza?

No, tranquilo; estoy entrenado para no sentir el dolor.

El dolor no existe, está todo aquí en la cabeza, ¡aah!

Sí. Precisamente está en la cabeza. ¡Ah!

Déjeme un segundo... Mira a la luz.

¿Te molesta la luz? Sí.

Llaman a la puerta Sí.

-Aquí lo tiene, doctor. Gracias, Mar.

Si necesita alguna cosa más... No, no. Gracias.Muy bien.

Marcelo, son los resultados de los análisis de sangre.

Y..., en principio es todo normal.

Descartan tanto la presencia de tóxicos como de coagulación.

Claro, ¿qué se esperaba? Si yo no consumo ninguna porquería...

La dificultad en el habla también es un síntoma del ictus.

Aunque todos los resultados de las pruebas que estamos realizando

no apuntan en esa dirección.

Como es todo bastante contradictorio no sé si desactivar el código ictus.

Así que tendremos que ver cómo va evolucionando el paciente

en las próximas 24 horas.

Después de que le realizaran un cateterismo y un bypass,

Alejandro vuelve a Urgencias

porque tiene molestias en el brazo izquierdo.

Alejandro, ¿qué haces aquí?

-El brazo. Que no sé, que lo..., lo tengo demasiado sensible.

Tengo molestias como que, van desde aquí, del hombro al pulgar.

No sé qué puede ser.

¿Qué pasa? -No, nada.

Que pensaba que Verónica, bueno, que daba por hecho que estabas en la...

-¡Ah, no! No, ¿detenido? ¡Qué va, qué va!

Si no... Si es que no tenía nada contra mí.

Ya le dije que era un error, de verdad.

No, lo que me preocupas es esto. ¿Qué puede ser?

-A ver... -¡Aaah!

-Bueno, pues acompáñeme a consulta. Por aquí.

A ver, Alejandro.

-¿Eso para qué es?

-Para ver si hay irritación del nervio.

Escucha, ¿lo que sientes es más bien dolor o tipo calambre?

-Pues yo diría que es más bien como calambre.

Y como que se me duerme toda esta zona.

-De acuerdo.

Es que puede existir alguna complicación del cateterismo, ¿vale?

Pero me gustaría hacer otra maniobra.

Lo que hemos hecho con el martillo se llama signo de Tinel.

Al resultar positivo

y viendo que hay cicatriz en el punto de acceso del cateterismo,

podría estar relacionado.

Pero también se podría tratar de una tendinitis.

Pon el dedo pulgar cruzado en el meñique, cierra el puño...,

eso es, y haz este movimiento de rotación.

¿Te duele ahí? -No.

-Vale. -¿Eso es bueno o malo?

-Bueno, eso descarta la tendinitis.

Seguramente sea una afectación del nervio radial.

-Del nervio radial.

-Bueno, a veces surgen complicaciones.

-¿Complicaciones?

A mí nadie me habló de complicaciones.

¿Voy a perder el brazo? -No. Nadie va a perder el brazo.

-¿Cómo que no? O sea, no lo puedo mover.

Está dormido, está como muerto.

Yo necesito ese brazo para trabajar. ¡Como pierda el brazo...!

-A ver, que nadie va a perder el brazo.

-¿Cómo que no? -Que no.

Además, te recuerdo una cosa. -¿Qué?

-Que tú firmaste un consentimiento, un papel.

-Yo no he firmado nada. -¿Cómo que no has firmado nada?

-Que yo no he firmado absolutamente nada.

-Alejandro. -Ningún papel, ningún consentimiento,

¿De qué estás hablando? -¿Me lo estás diciendo en serio?

-¡Totalmente en serio!

-Yo me acuerdo perfectamente del papel así que voy a llamar

para que te lo traigan y ya está.

-¡Llama, llama! Llama a quien quieras.

-Llamo, llamo, llamo. Claro que llamo.

-Se os cae el pelo. ¡A ti, a la enfermera, al hospital!

Jugar con la salud de un tío, de verdad...

¿Pero estáis locos o qué?

-Los calambres y las parestesias que sufre Alejandro

parecen indicar una irritación del nervio radial.

Se trataría de una complicación del cateterismo.

En ningún caso sería una negligencia médica.

Es más, en cuanto vea el documento que firmó,

podremos seguir haciendo las pruebas y descartar otra cosa,

como por ejemplo un tumor.

Al cabo de cierto tiempo ocurre algo inesperado.

A Marcelo, el paciente con el que se activó el código ictus,

le desaparecen todos los síntomas.

Y le coges así y le... ¡Ya!

-A ver, tienes que hacerlo con cuidado.

No puedes hacer tanto esfuerzo. -Vale.

-Me lo cuentas igual pero sin tanto esfuerzo.

Llaman a la puerta Hola.

Sí. Mantente tranquilo porque todavía no sabemos lo que te pasa.

Mar, ya me quedo yo. -Muy bien. -Hasta luego.

Estás bastante mejor. Bueno, es que estoy curado.

Estoy sano gracias a mi qui. ¿Tu qué?

Ya sabe, mi qui. La energía interna. No. No sabía.

Si controlas tu respiración, controlarás tu qui.

Pues qué bien.

Verás, bueno, como no tienes síntomas

y los resultados de las pruebas que te hemos hecho

no son nada alarmantes,

voy a desactivar el código ictus.

Pero te vas a quedar en observación las próximas 24 horas

para ver cómo vas evolucionando.

Tengo clase en el gimnasio. No puedo faltar.

Bueno, yo imagino que tus compañeros de gimnasio entenderán que faltas

por una cuestión de salud. Que es importante.

Bueno, ya me inventaré otra excusa.

Es que no quiero que se pasen por aquí

y me empiecen a preguntar, ¿sabe? De acuerdo, como tú quieras.

Pero te quedas. Vale.

Luego vendré a verte. Hasta luego.

Mar, ¿Tú estás segura que yo no te di un papel?

Que no, Clara. Yo no recuerdo que me dieras ningún papel.

-Oye, Clara, ¿lo has encontrado? Qué va. Todavía no.

Pero vamos, estoy segura que tiene que estar por aquí.

Pero a ver, ¿tú crees que lo ha cogido alguien

y lo ha podido tirar o...? Yo qué sé.

Yo he mirado hasta en la papelera. Pero vete tú a saber.

Iba hablando con Elsa..., en fin.

Escucha, bueno, tranquila, ¿vale? Porque tú y yo sabemos que lo firmó.

Así que, solo hay que encontrarlo.

Pero eso no vale de nada si no aparece.

Como este hombre nos denuncie, a ver qué.Os ayudo.

Mira en la de abajo también, por favor.

De verdad Marcos, ¡es que no puedes comportarte así!

Tienes a mamá muy preocupada. Sí..., mamá, preocupadísima.

Mamá está demasiado ocupada, llegando a las tantas por estar con...

Me voy a callar, me voy a callar..., me voy a callar.

Sí. Mejor cállate.

Y además, si mamá llega tarde es porque confía en ti.

Y cree que eres lo suficiente maduro como para manejarte tú solo.

Pero claro, si te vas escapando cada dos por tres del instituto,

pues así no hay manera, hijo.

-Ya. Confía en mí.

¡Ay!

Y el chico este ¿cómo, está, al que le dio el chungo?

Está bien. Va mejorando pero todavía lo tengo aquí en observación.

Y esto le dio por..., o sea, de antes o por lo del ataque?

¡Y tú cómo sabes que le atacaron? No sé, me lo imagino.

¿No le atacaron? No sé. ¿Por qué?

¿Tú viste a alguien? No sé, ¿viste algo?No.

Gente, a alguien, con pinta chunga que andara por allí...

Que no, que no. Que yo pasaba por ahí, vamos que no había nadie.

¿Seguro? Que sí. Sí, seguro.

¿Seguro que no viste a na... ¡¡Que sí, papá, seguro!!

¡Que no había nadie, tío!

-Si es que te lo advertí. Alejandro es un timador. Un pícaro.

No está ahora mismo en la cárcel

porque, cuando por fin conseguimos llevarle ante el juez,

había contratado uno de esos grandes abogados

que encontró un defecto en la obtención de pruebas.

Y tuvimos que soltarlo.

-Ya, pero aun así, no, no entiendo qué quiere conseguir

con una denuncia por negligencia. Si es que no tiene sentido.

-Pues dinero, Daca, dinero.

Así puede contratar a esos abogados después de timar a la gente.

-Ya, pues con este caso tiene pocas posibilidades.

Porque yo vi perfectamente cómo firmaba el documento.

-No me extrañaría que él tuviera algo que ver con su desaparición.

-No. No, eso es imposible porque estaba en quirófano, o sea que...

-Pues entonces más os vale encontrarlo.

-Sí. Más nos vale.

Me voy, que tengo un paciente

y tengo que encontrar el dichoso papel. ¿Vale? -Vale.

Marcelo no ha vuelto a presentar

síntomas de parestesia ni dolor de cabeza.

Así que el doctor Landó le da el alta.

Bueno, pues te deseo mucha suerte para tu próximo combate de cunfú

o de lo que sea. Muchas gracias.

Esto no se lo tome a malas, pero espero no volverle a ver.

Oye, escúchame: si notas cualquier síntoma extraño,

por favor, llama al 112. No lo dude. Nos vemos.

Marcelo, ¿estás bien?

¿Dónde estoy?

Estás en un hospital. Has pasado aquí la noche.

Ya veo, sí. Pero ¿por qué? ¿Qué hago en un hospital?

A ver, Marcelo, escúchame. Esta... No. No se acerque.

Vale, tranquilo, tranquilo. Tranquilo.

Estamos aquí para ayudarte, ¿de acuerdo?

Tranquilo. ¿Quién soy? ¿Qué? ¿De qué habla?

¿Sabes qué día es hoy? No. No tengo ni idea.

Siéntate, siéntate, siéntate. Me siento.

Marcelo está sufriendo un cuadro de desorientación espacial,

temporal y de persona.

Combinado con una tendencia al sueño.

A pesar de no haber perdido reflejos fuerza, sensibilidad y movilidad,

su pupila derecha está más dilatada que la izquierda.

A pesar de no presentar signos ni síntomas meníngeos,

le vamos a hacer una punción lumbar

y analizaremos el líquido cefalorraquídeo

a ver qué encontramos.

Tras tener que regresar a Urgencias por molestias en el brazo,

Alejandro ha sido sometido a una electromiografía,

y el doctor Dacaret viene a darle los resultados.

-Hola, Alejandro. -Hola.

¿Qué tal estás?

-Me duele. -Ya.

Te cuento: la prueba que te acabamos de hacer

era para medir la actividad nerviosa. ¿De acuerdo?

Y hemos descubierto que lo que estaba dañado era

el recubrimiento graso del nervio.

Pero el resto de estructuras están intactas.

Así que básicamente lo que ocurre es que no se transmite el estímulo

porque el nervio radial está comprimido.

Recibe el nombre de síndrome de Wartenberg,

y tendremos que volver a intervenirte.

-Pues muchas gracias por la información. Me parece estupendo.

Pero, si no he entendido mal,

todo esto es por culpa del cateterismo que me habéis hecho.

¿Es eso?

Es eso, ¿no?

Pues me parece a mí que la denuncia va a seguir adelante.

Sí, sí. ¿Dónde está el papel del que me hablabas?

No existe, ¿verdad? Yo no he firmado nada.

-¿Me puedes decir qué ganas haciendo todo esto?

Sabes perfectamente que firmaste ese papel.

Tú lo firmaste y yo estaba delante. -Pues tráemelo.

-No vas a conseguir nada. -Eso ya lo veremos.

-Vale. Pues ya lo veremos.

Tenemos que intervenir de nuevo al paciente

para que no degenere el nervio y para que no pierda su función.

Y en cuanto a lo otro, pues... pues no sé qué decir.

Yo tengo muy claro

que nuestro compromiso es hacer todo lo posible por el paciente.

Aunque lamentablemente a veces ellos no lo ven así.

-¿Me paso a entrar a hablar con él un segundo?

-Por supuesto. Todo tuyo.

-¿Qué hace? ¡Usted no puede estar aquí!

-Sé perfectamente lo que estás haciendo.

-¡Y qué estoy haciendo? -¿Dónde está el papel?

-¿Qué papel? -No me tomes el pelo.

-¿Eso es todo lo que tiene contra mí, un papel? ¿Un papel que no existe?

-Eres un delincuente sin escrúpulos

que no piensa en las consecuencias que sus actos traen a los demás.

-Eso de delincuente suena muy mal.

Digamos que soy un hombre de negocios.

Ah, y hablando de negocios, mira,

ya que te veo tan apurada por el futuro de tu amiguete,

te voy a proponer un trato: tú me dejas en paz, ¿de acuerdo?

Y yo no presento la denuncia. -¿Me estás chantajeando, basura?

Porque tienes que saber que la respuesta a eso

es que voy a ir a por ti con más intensidad si cabe.

Te voy a pillar.

Es más; cuídate bien de lo que estás haciendo ahora,

porque como des un paso en falso, te voy a aplastar

y no te vas a dar ni cuenta de cómo ha ocurrido.

Teléfono -Teléfono, teléfono.

¡Anda! Es mi abogado. Eso significa que ya ha presentado la denuncia.

-Disfrútalo mientras puedas, basura.

-Sí, dime.

¡Muy bien! ¡Muy buenas noticias! Perfecto.

-Mar, ahora cuando termines,

ve preparando la sala de Rayos. ¿De acuerdo?

Hemos encontrado en el líquido cefalorraquídeo parámetros

que pueden indicar una meningitis.

Así que vamos a hacerle una resonancia magnética con contraste.

Es urgente. Y luego lo lleváis a aislamiento. ¿De acuerdo?

-Muy bien.

Llaman a la puerta ¿Sí?

Nada. No encuentro nada.

He estado rebuscando por todos los sitios y ni rastro.

Ya solo me quedan unas cajas que hay ahí.

Pero vamos que ahí no va a estar. Clara, Clara, escucha.

Mira, lo que tenemos que hacer ahora es hablar con Romero. ¿Vale?

Porque resulta que Alejandro pues ya ha denunciado.

¿Cómo? Lo que oyes.

Y antes de que se entere Romero, es mejor que se lo digamos.

He estado pensando y..., y quiero asumir las culpas contigo, ¿vale?

No, sí, sí. No, ¡de eso nada!

Vamos a ver, Dacaret, esto es un problema mío y es culpa mía

porque estaba despistada con el tema de mi hija.Ya.

Así que yo voy a asumir las responsabilidades.Muy bien.

Además, te digo una cosa: ya tuve un problema con ella...

Por no asumirlas en su momento. entonces, que no.

Clara, ¿te crees de verdad que te voy a dejar sola con esto?

Daca, yo te lo agradezco, de verdad. Eres un buen compañero.

Pero esto me toca asumirlo a mí.

Yo soy la que tiene que cargar con las consecuencias.

Marcelo, tengo los resultados de la resonancia, que nos indican

que hemos descubierto una patología de las meninges en los surcos.

Lo que me hace sospechar de una meningoencefalitis;

por lo que te vamos a empezar a someter a un tratamiento

con antibióticos y antivíricos,

y también vamos a hacer cultivos y serologías

para descartar posibles patógenos como la sífilis, el VIH, herpes,

o incluso la varicela zóster.

Creo que he empezado a sufrir alucinaciones.¿Por qué dices?

Ayer creo que vi a mi atracador.

¿Dónde? ¿aquí?

Y ¿cómo era? ¿Recuerdas algo?

Era enorme. Como una bestia parda.

-Oye, gracias por obligarme a despejarme.

Que la verdad es que todo este tema de Alejandro

me tiene un poco agobiado.

Y además le doy vueltas

y todo ha sido por un mísero papel extraviado.

Es que no... No tiene ningún sentido esto.

Vero. -Perdona, Daca. te escucho.

-¿Pasa algo? -No, nada. -Ah.

-Que me ha sorprendido ver a esos dos tipos aquí, en este sitio.

-¿A qué dos? -Esos.

Les estuvimos siguiendo la pista una temporada

y aunque no encontramos nada sólido, yo sé que son gente turbia.

-Ah. -Me ha chocado que estén aquí.

Pero ya está. No hemos venido a eso. Hemos venido a hablar de ti.

-Bueno, poco se puede hablar, la verdad.

Solo lamento que Clara tenga que asumir las consecuencias.

Y no es justo.

-Dijiste que estaba hablando con su hija,

que le habían abierto un expediente

y que ahora tenía problemas con su novio, ¿no?

-Sí. Eso es. -Ya.

Ya... Es que nosotros, en la policía, cuando investigamos,

siempre tenemos en cuenta lo que la gente tiene en la cabeza.

Muchas veces el cerebro te traiciona y, si estaba hablando con su hija,

igual se paró en algún sitio por eso, debido a lo que estaban hablando,

y luego se dejó el papel ahí.

-Creo que me acabas de dar una idea. Vale.

Sí. Hasta luego. Adiós.

El doctor Landó decide suspender el tratamiento de Marcelo.

Pero el paciente comienza a experimentar sensaciones extrañas.

Marcelo, hola. Verás, te vamos a sacar de aislamiento, ¿de acuerdo?

Cuéntame, ¿cómo estás? Muy cansado.

No dejo de ver figuras raras y colores.

¿Sigues teniendo sueño, ¿no? Mucho.

Vale. Déjame un segundo, que voy a hacer una exploración.

Sigue la luz... Bien...

No puedes girar el ojo hacia fuera, ¿no?

El ojo izquierdo. No. Veo doble.

Vale; tranquilo. Verás, voy a consultar con un oftalmólogo.

Podría ser un papiledema.

Es un tipo de edema que se produce por una hipertensión intracraneal.

Además vamos a comenzar con tratamiento corticoide

y te voy a hacer una resonancia magnética cerebral cuanto antes.

¿De acuerdo? Luego vuelvo.

Hasta luego.

Hemos realizado la resonancia a Marcelo y lo que hemos encontrado

no nos deja otra opción.

Se detecta un engrosamiento de las meninges

que afecta a los nervios ópticos y a los ojos.

Y por lo tanto ha tenido que entrar de urgencia en quirófano

para hacer una biopsia de las meninges.

Tras la complicación surgida del cateterismo,

Alejandro ha sido intervenido de nuevo y ya se recupera

después de que esta nueva operación saliera bien.

Hola. -Buenos días.

-Hola, Alejandro.

Te cuento: vimos que el nervio estaba envuelto por una cicatriz fibrosa.

Y eso impedía el correcto funcionamiento del nervio.

Así que lo que hicimos fue retirar la cicatriz

y liberamos el nervio para que funcionara bien.

Y ahora, en principio,

no deberías sentir ni molestias ni adormecimiento.

-No. La verdad es que ya no siento nada de eso.

Vamos, no tengo ningún problema. Bueno, tengo una cosa. -¿Qué?

-Un abogado. Se acaba de ir; no sé si se han cruzado con él.

Clara, tú tenías algo, ¿no? ¡Ah, sí!¿Sí?

Ya no me acordaba. Un consentimiento firmado por alguien.

Seguro que reconoce la firma, ¿a que sí? Ya.

¿Sabes lo que pasa, Alejandro?

Que cuando se hacen denuncias falsas, hay consecuencias legales.

Pero tu abogado seguro que sabe mucho de eso.

Así que voy a preguntarle a ver qué dice.

-No, no, no. Un momento, un momento, doctor.

A ver: no nos pongamos nerviosos.

Hacemos una cosa: retiro la denuncia

y lo solucionamos como personas civilizadas.

-No, no, no. No, porque el que va a poner la demanda ahora

va a ser el hospital.

¿Sabes esa frase que dice que la avaricia rompe el...?

El saco. El saco, eso es.

-No. -Sí. Bueno...

-No, no... -Alejandro, nos vamos.

-Doctor, ¡no, por favor! ¡No se vaya, en serio!

Por... ¡que no hay que ponerse así!

¡Que un fallo lo tiene cualquiera, doctor! Pero...

El doctor Landó ya tiene los resultados de la biopsia

que le realizó a Marcelo.

Verás, tengo ya los resultados de la biopsia,

que nos han ayudado a establecer un diagnóstico.

Tienes paquimeningitis hipertrófica crónica.

Verás, esto es una patología inflamatoria

que afecta a la capa exterior de las meninges.

Entonces lo del atraco no tuvo nada que ver.

En principio no; porque el origen de esta enfermedad es desconocido.

Así que no creo que tenga ninguna relación.

Vas a seguir con los corticoides

y más adelante los combinaremos con inmunosupresores

y, aunque la evolución es lenta, el pronóstico es favorable.

  • Centro médico - 08/01/18 (1)

Centro médico - 08/01/18 (1)

08 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 08/01/18 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 08/01/18 (1) "
Programas completos (1014)

Los últimos 1.027 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios