www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4878859
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 07/12/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

¿Puedo ir a verla?

No, no puedes, porque ahora mismo está en la UCI,

en cuanto la suban a planta, te aviso.

Perdona, ¿tienes un minuto, por favor?

A ver, dime.

Es que creo que te debo una disculpa,

tú antes has intentado contarme una cosa sobre Rocío

y yo me he puesto hecha una furia, perdóname.

Nada, tranquila, yo también siento si en algún momento

ha podido parecer que me estaba metiendo en vuestra relación.

No, no, tranquila, yo sé que lo estabas haciendo por ayudar,

pero es que, es que, de verdad, no sé, no sé,

Rocío es tan independiente, y no...

A ver, sí, Rocío es una mujer independiente, pero te necesita,

como cuando tú...

Sí, como cuando yo la necesité a ella, sí, lo sé,

pero ha sido sin querer, no sé.

Ya, Nuria, tranquila, y que por supuesto,

no quiero que me malinterpretes y que haya ningún malentendido,

porque Rocío siempre me dice

que ella está feliz de verte bien con tu marido,

y que por fin te vayan bien las cosas,

pero yo creo que ella siente que quiere formar parte de tu nueva vida.

Quizás si yo hubiera estado más atenta, pues no sé,

Rocío ahora no estaría como está.

No, no entres por ahí,

porque tu hermana tiene una parada cardiorrespiratoria,

pero nadie podría haberlo evitado,

ahora, con que estés a su lado, apoyándola,

la vas a ayudar más que toda la medicación que la podamos darla,

te lo aseguro.

¿Qué pasa, os dan un plus en este hospital

por resolver problemas familiares o qué?

porque entre tú y la enfermera... -Sí, ya me gustaría.

La enfermera, te refieres...

Sí, a esta chica que estaba aquí hace un momento,

no me acuerdo cómo se llama, me ha dicho que erais muy amigas.

Belén. -Eso, Belén, sí.

A ti te ha puesto por las nubes. -¿Ah, sí?

Sí, sí, parecía muy maja, ¿y también es amiga de mi hermana?

Son conocidas, ¿y qué te ha dicho?

Pues prácticamente lo mismo que tú, que me pusiera en el lugar de Rocío,

y, en fin, me ha parecido muy linda.

Bueno, voy a ir a por un café, ¿quieres que te traiga uno?

No, no, gracias. -Bueno, pues ahora vuelvo.

Belén, ¿tienes un momento? -Sí, claro, dígame.

Mira, he hablado con Pepa,

y no sé si esta semana o la que viene, pero vamos, en breve,

se va a retirar,

buscaremos una enfermera que cubra su plaza, ¿de acuerdo?

Yo no voy a decir que me alegro, pero creo que eso mejor,

ella no estaba en condiciones de trabajar

y creo que tiene que darse cuenta.

Ya, bueno, ella no lo ve tan claro.

Bueno, yo lo siento mucho, de verdad, porque a mí, imagínese,

a mí no me gusta nada tener que delatar a una compañera,

pero creo que estaba muy obligación de decírselo, ¿no cree?

Sí, sí, precisamente de eso quería hablarte,

hasta que Pepa se vaya, y de forma temporal,

te voy a trasladar a Urgencias, de hecho, te están esperando.

Pero, ¿a urgencias?

A ver, Belén, yo te agradezco que me hayas contado

que Pepa se ha caído,

pero comprenderás que ella ahora mismo no te quiere ni ver.

Pero, a ver, yo no puedo dejar a mis pacientes así

de la noche a la mañana.

Clara buscará a otra enfermera, que no.

Pero soy yo la que lleva sus casos, soy yo.

Vamos a ver, Belén,

lo último que necesito en este momento

es un enfrentamiento entre Pepa y tú, ¿comprendes?

Muy bien, pues que se vaya ella. -No, te vas a ir tú.

A mí no me parece justo,

además, he sido yo la que he venido a hablar con usted.

Belén, sea justo o injusto, te trasladas a Urgencias

porque lo digo yo, y punto, ¿queda claro?

¿es que todo tiene que ser una lucha?

¿no me podéis ayudar un poquito, solamente un poquito, por una vez?

Perdone.

Lo de las transaminasas es que no lo entiendo,

porque tú no tienes ningún antecedente de enfermedad hepática

ni cólicos biliares que tampoco has tenido.

Casi no bebo alcohol. -¿No tomas medicación para nada?

No, ¿en la eco habéis visto algo? -En la eco no hay ninguna lesión.

¿Entonces?

Pues no lo sé, Rocío, porque yo estoy más perdida que tú,

ahora te van a poner broncodilatadores

y también te he pautado un antibiótico intravenoso,

porque hemos visto que tienes una neumonía por aspiración.

Porque aspiré mi vómito cuando me quedé inconsciente.

Sí, y luego está la acidosis metabólica,

que estamos intentando corregir con suero con bicarbonato, pero...

¿Pero qué?

Que de repente, como de la nada, por arte de magia,

has recuperado el reconocimiento, te has estabilizado,

es que no me lo explico.

Pues yo tengo una teoría, Silvia.

¿Qué teoría, qué crees que ha podido ser, un vasoespasmo coronario?

Creo que ha sido Belén, sé que suena loco, ¿vale?

pero escúchame, yo me estaba encontrando mejor,

me estaba recuperando y tal,

y de repente, viene ella a cambiarme el suero y pam,

pierdo la conciencia.

¿O sea que me estás diciendo que Belén...?

Te estoy diciendo lo que ha pasado, ¿qué puede ser casualidad? puede ser,

pero yo no creo en las casualidades.

¿Entonces tu teoría es que Belén te ha intentado envenenar?

pues te hemos hecho un análisis de tóxicos y ha salido negativo.

Ya, pero creo que lo que está adulterando es el suero.

Y yo lo que creo es que te voy a poner la dosis mínima de antibiótico,

porque tú ya vas por el aire, Rocío.

Silvia, sé que suena a paranoia, pero tú misma estás reconociendo

que lo que me pasa es muy, muy raro, ¿no?

Sí, pero eso es porque es algo que no estamos viendo,

pero lo vamos a encontrar.

Silvia, Belén me odia, y me lo recuerda cada vez que me ve.

Ya, pero de odiarte a intentar asesinarte...

Mira, yo solo sé que de un tiempo para acá solo nos pasan cosas raras,

y Belén siempre está en medio,

y la obsesión que tiene contigo es de loca,

por no hablar de cuando te mintió con el cáncer.

Bueno, vamos a dejar ese tema ya, ¿no? podemos pasar página.

Fue decirte que Belén mentía, y a nada, me pongo mala,

¿no te parece un poco sospechoso? sé que cuesta trabajo creerlo,

hasta a mí misma me cuesta trabajo creerlo,

pero Clara me ha cambiado el suero y me encuentro mucho mejor.

¿Qué quieres, que analicemos el suero que te puso Belén?

Sí.

Pues yo lo llevo al laboratorio y lo analizamos,

¿te quedas más tranquila así? -Gracias.

Vale.

Pero Silvia, porfa, no me dejes sola,

que es que me da miedo que venga Belén,

que me quiera estrangular con la almohada,

que me meta cloruro de potasio o yo que sé ya.

Tú tranquila, porque no vas a estar sola,

porque tu hermana ha venido a verte, me llevo el suero, ¿más tranquila?

Hay que ver cómo eres.

Lo voy a analizar y voy a estar presente en el laboratorio.

Es verdad que Belén puede resultar bastante inquietante,

porque tiene un comportamiento imprevisible

y porque ha sido capaz de mentir en algo tan serio

como que ha pasado por un cáncer que nunca tuvo,

pero de ahí a decir que ha querido matar a Rocío,

no me quiero ni imaginar,

ha estado viviendo en mi casa con mi hijo,

pero que si ella se queda más tranquila,

hacemos el análisis del suero y punto.

(Música)

Cabaña en el bosque, con jacuzzi,

los pajaritos como única banda sonora,

y sobre todo, sin cobrártela.

¿Y esto?

Esto será nuestra residencia el próximo fin de semana.

Este fin de semana. -No, el siguiente.

El sábado tengo guardia.

¿En serio? -Sí.

¿No la puedes cambiar?

No, Carlos, yo te lo dije que yo tenía turno de día, Marco, de noche,

y me pidió que se lo cambiará porque no conseguía a nadie

para que le cuidara al hijo,

pero bueno, podemos cambiar la reserva, ¿no?

este finde libramos los dos, yo sí me sé tus horarios.

Este finde me gustaría quedarme aquí, por Imanol.

Claro, lo siento.

Es cuestión de días, prefiero estar aquí, la verdad.

No, que lo entiendo, no te preocupes, que ya buscaremos otra oportunidad.

¿El próximo fin de semana, el siguiente...?

Carlos, de verdad, tú acompaña a Imanol, y a Vega,

y ya buscaremos otro hueco cuando estés libre

para hacer un viaje o lo que sea, ¿de acuerdo?

Gracias, lo siento, pero Vega me necesita ahora.

Mira, Carlos, más allá de Imanol,

creo que deberías solucionar tus asuntos con Vega.

No tengo asuntos con Vega. -¿Seguro?

Porque por comentarios que me haces,

yo creo que tienes algo pendiente, y yo te agradecería que lo aclararas.

(Música)

Hola, sé que no tienes muchas ganas de verme,

pero te traigo algo que quizá te anime.

¿Mis testículos?

No, unas palmeritas de chocolate,

me he pateado la ciudad buscando las que te gustan.

Gracias, pero no tengo hambre.

Te he traído también unas revistas para que leas si no te aburres.

No, si no me he aburrido, he estado leyendo las portadas de internet,

que sí, por lo visto, un tal Carlo Portas

se ha quedado sin huevos.

Mira, el mejor es este. -No puede ser.

"El castrati del siglo XXI",

sí, sí, hasta me han hecho una foto y todo,

yo creo que salgo un poco paliducho, ¿tú qué crees?

Ahora mismo voy a hablar con la directora del hospital

y que me explique esto, porque no puede ser,

yo especifiqué que nada de fotos, lo especifiqué,

y el derecho a la intimidad es algo inamovible...

Cállate, cállate. -¿Que me calle? ¿por qué?

No creo que el hospital tiene la culpa.

¿Cómo que el hospital no tiene la culpa?

¿entonces, quién tiene la culpa? obviamente, ha sido el hospital.

A mí me da que esto me lo ha hecho alguien

que es bastante más cercano a mí.

No te entiendo, tío.

¿Puedes enseñarme las fotos de tu móvil?

¿Para qué?

Porque somos amigos, y los amigos no se engañan,

no se mienten, no se traicionan.

Los amigos tampoco se tratan con el desprecio

con el que tú me tratas a mí.

Sí, yo he vendido las fotos,

pero es porque tú no me has dejado otra opción.

Lo sabía, eres incapaz de ganarte la vida si no es a mi costa,

o chupas del bote o me vendes.

No, tú nunca me has valorado, ¿lo entiendes tú?

que yo pensaba que éramos amigos, pero no.

Los amigos no cobran, los amigos están,

y desde luego, no te venden a la prensa, así que lárgate, vete.

La verdad es que no me esperaba esto de Rober

y, sobre todo, después de tanto tiempo,

si para mí es como un hermano, en mi casa es uno más,

pero no sé, no me ha preguntado ni cómo me siento,

ni si tengo miedo a la quimioterapia, nada,

es como si solo importa mi carrera, y ahora que eso se ha acabado,

pues parece que nuestra amistad también.

¿Cómo estás? -No tan bien como tú.

Esa frase la decía siempre la abuela, ¿te acuerdas?

¿A qué has venido, Gloria?

¿Cómo que a qué he venido, cariño? pues a verte,

estábamos muy preocupados cuando me llamó Silvia.

Ah, ¿que sabes coger el teléfono?

es que pensaba que se te había olvidado.

Venga, Ro...

No, de verdad, si yo te entiendo perfectamente,

si debe ser mucho más interesante

quedar con Rodolfo y sus nuevos amigos que conmigo,

que ya me tienes muy vista, claro.

Te aseguro que no es eso, cariño.

No, que de verdad, Gloria, te entiendo perfectamente,

que en tu nueva vida de felicidad no quepo yo,

porque te debo recordar a malas épocas o no sé.

Rocío, para, por favor, para,

yo sé que he estado ausente todos estos meses,

y lo siento muchísimo,

pero no significa para nada que no quiera verte

y que no quiera pasar tiempo contigo.

Gloria, de verdad, que no hace falta que te justifiques.

Déjame terminar, por favor, mira, tú mejor que nadie sabes

lo que me ha costado conseguir todo lo que tengo,

mi casa, mi trabajo, poder salir de todo aquello,

y bueno, supongo que por miedo a perderlo todo otra vez,

me he refugiado en mi burbujita de felicidad,

quiero que vuelvas a formar parte de mi vida, por favor,

eres una pieza fundamental, ¿me perdonas? por favor, por favor.

Te perdono, idiota -Te he echado mucho de menos.

Y yo a ti, mira si te he echado de menos

que he tenido que sufrir una parada para que vengas a verme.

Bueno, pues ahora, a descansar y a recuperarte, ¿vale?

Oye, ¿qué te parece si cuando te pongas buena

nos vamos un fin de semana las dos solas por ahí, a un sitio chulo?

Vale, cualquier plan que sea salir de este hospital

me parece un planazo.

Anda ya, no seas exagerada, que te tienen a cuerpo de rey,

todo el mundo preocupado por ti.

Todo el mundo no sé, pero Silvia se está portando...

Y no solo Silvia, la otra chica, Belén, también,

me explico cómo te sentías.

¿Belén?

Sí, en realidad, fue ella la que me convenció,

la que me hizo ver que no estaba siendo justa contigo.

¿Ah, sí?

Sí, muy maja, ¿no?

y la verdad es que parece que bueno, que te tiene en cuenta,

que se preocupa por ti, ¿no? -Sí, sí, sí.

Eso, eso.

¿Puedo? quería hablar contigo, antes de que te marches,

porque lo que ha pasado en la cafetería

ha sido un poco forzado,

no sé si te pasa algo conmigo, ¿es por lo de Ángela e Imanol?

Ya te dije que no quería hablar más del tema.

Bueno, pues yo sí, quiero aclararlo.

Carlos, no tengo ningún problema, qué más quieres que te diga.

Pues nada, pero una cosa...

Solo me gustaría,

poder estar un rato juntos sin tener que hablar de Ángela,

pero igual es mucho pedir.

No, no es mucho pedir,

es verdad que he estado un poco distante, lo siento.

Es que estamos empezando, y siento como que te da igual,

mira, no sé si no quieres quedar conmigo,

si soy solo un simple entretenimiento,

te agradecería que me lo dijeras.

No eres un entretenimiento, es solo que Imanol está peor.

Imanol lleva peor mucho tiempo,

pero tú no haces otra cosa más que pensar y hablar de lo mismo,

es ridículo, Carlos, seguir con algo

cuando eres incapaz de quitarte de la cabeza

el tema de Ángela ni por un segundo.

Maite, te estás equivocando.

No, no me estoy equivocando, no es Imanol, es Ángela.

Me gustas, me gustas de verdad,

quiero que esto funcione, en serio.

Ya, a mí, también me gustaría que esto funcionara.

Es verdad que he estado demasiado absorbido por ese tema, es verdad,

vale, lo siento,

pero solo quiero que sepas que entre Ángela y yo no hay nada,

es mi jefa, es mi amiga, pero no hay nada más, ¿vale?

Bueno, ya sabes que no soy muy buena expresando mis sentimientos, ¿no?

pero lo voy a intentar,

antes de que tú llegaras, lo tenía todo controlado, ¿sabes?

no es que fuera especialmente feliz, pero bueno,

el trabajo me ocupaba gran parte del día,

llegaba a casa, veía la tele y a la cama,

echaba de menos a Raquel, eso sí,

pero bueno, trataba de no pensar mucho en eso,

como si así doliera menos,

pero llegaste tú, y lo pusiste todo patas arriba,

me obligaste a plantarme delante del espejo

y a mirarme de verdad

y a darme cuenta de lo que me estaba perdiendo en la vida,

por miedo, por esta estúpida coraza que no consigo quitármela,

pero lo voy a intentar con todas mis fuerzas, te lo juro,

ojalá hubieras aparecido antes,

para disfrutarte más, para que me enseñases más cosas,

para conocerte mejor,

porque el tiempo que hemos pasado juntos ha sido breve,

pero maravilloso.

Te quiero, papá.

(Pitido)

¡Bájame la cama! -Doctora Vega...

¡Bájame! Vete a por el carro de paradas ahora mismo.

Quiero conocerte, quiero saberlo todo de ti,

¿qué es lo que tengo que hacer para que te des cuenta?

No tienes que hacer nada.

De momento, vamos a apagar el móvil, porque estoy todo el rato conectado

y no me puedo concentrar en nada más que en eso, y ya está,

lo apagamos, y esta noche nos vamos a cenar por ahí, o al cine,

o a donde quieras, ¿vale?

Ya está, no hay Imanol, no hay móvil, no hay excusas,

tienes todos mis ojos puestos sobre ti, los 18 ojos.

¿Pagas tú?

No, venga, vamos. -Entonces, bien.

(SOLLOZA) Venga, venga, vuelve, vuelve, vuelve.

Vega...

Ángela, Ángela, ya está.

Déjame sola, por favor. -Estaré fuera, ¿vale?

(Música dramática)

Cógeme el teléfono.

¿Qué tal, Lalo, cómo está yendo la primera sesión?

Pues no muy bien, tengo ganas de vomitar.

Por desgracia, es un efecto habitual de la quimioterapia,

pero bueno, no te preocupes, que todo va a ir bien.

¿Qué va a ir bien exactamente? -Pues todo, te recuperarás y...

¿Y qué? he perdido los testículos y mi carrera se ha ido a la mierda,

y encima, ya ni se me levanta.

Bueno, esto no es exactamente así,

necesitarás empezar un tratamiento con hormonas, pero...

Si es que en una semana iba a empezar una gira por toda España,

si solo en Granada tenía más de 3000 entradas vendidas,

y ahora, en vez de estar encima de un escenario,

voy a estar aquí, combatiendo un cáncer,

así que lo siento, pero no creo que vaya a ir todo bien.

Bueno, has de ser consciente que esto es una situación temporal,

está claro que ahora, por las circunstancias,

has tenido que suspender la gira, pero lo de dejar la música,

no sé, no lo entiendo,

sigues teniendo la misma voz que antes.

Supongo que no has visto las noticias.

Pues no, ¿qué pasa?

Pues que la noticia de mi castración está por todo internet,

es que no quiero ni que me den el alta,

no quiero ni salir a la calle, qué vergüenza.

Ya.

(Móvil)

Creo que te están llamando.

Sí, soy yo,

es Alejandro, el cantante.

¿Cómo? ¿en serio, no es una broma? sí, sí, puedo hablar.

Te dejo.

Cuéntame, cuéntame.

Cuando he escuchado su voz, no me lo podía creer,

he sido fan de Alejandro desde que nací,

y encima, me ha pedido que escriba una canción contando mi historia,

que escriba yo para él, si es que es superfuerte,

evidentemente, preferiría no haber tenido el tumor y no estar así,

pero al menos, puedo decir que he sacado algo bueno de todo esto.

¿Ya tienes los resultados?

¿a que me había puesto algo en el suero y yo no estaba paranoica?

¿No, qué?

Que no hay nada en el suero, y sí que estabas paranoica.

¿En serio?

Míralo, aquí están los resultados del análisis del suero

y no han encontrado nada, el suero está limpio.

Tiene que ser un error, tienes que hablar con el laboratorio

y que lo vuelvan a analizar, se han tenido que equivocar.

Rocío, que no insistas,

que yo misma he estado en el laboratorio presente

cuando analizaron el suero, y el suero está limpio,

no han encontrado nada,

parece que te molesta que Belén no sea una asesina.

No, hombre, no es eso, pero de verdad, Silvia,

te juro que hay algo en ella que me da mal rollo,

a lo mejor no ha sido el suero lo que ha adulterado,

a lo mejor es otra cosa.

Rocío, Belén será todo lo rara que tú quieras,

pero no ha intentado asesinarte.

Vale, entonces, ¿qué me pasa, Silvia?

Pues no lo sé, pero al menos, ahora parece que estás más estable

y que ha sido un episodio aislado.

¿De verdad crees eso?

Sí, creo eso,

así que lo que vamos a hacer ahora es que te vamos a ingresar en planta

hasta que esté segura de que no vas a tener ninguna recaída

y sepa qué es lo que te pasa.

¿Estamos? -Estamos.

Que hay que ver cómo eres.

Hay que ver cómo eres tú, pesada.

Estaba claro que la teoría de Rocío era totalmente desproporcionada,

pero es que ha pasado por una parada cardiorrespiratoria,

como para no concederle sus deseos.

Estaba convencidísima,

convencidísima de que Belén me había metido algo en el suero

y no porque quisiese ser mal pensada, bueno, que también,

sino porque es que era la única posibilidad,

era todo demasiada casualidad,

dice Silvia que no había nada en el suero, no sé,

yo sigo pensando que Belén tiene algo que ver

con mi parada cardiorrespiratoria, no sé cómo, pero lo voy a averiguar.

¿Dónde estabas? llevo todo el día buscándote.

Pues estaba en quirófano,

he tenido que extirpar los dos testículos a un chaval de 20 años,

Lalo Puertas, no sé si te suena. -No.

Pues se ve que es un cantante bastante famoso,

y bueno, por lo menos, se lo hemos pillado a tiempo,

pero aún así fíjate, qué mala suerte, el pobre chaval,

con 20 años y ya con quimio.

Ya, ya.

Perdona, que te estoy aburriendo contándote aquí mi vida.

No, es que tengo la cabeza en otro lado.

¿Qué pasa?

Vega me ha dado un ultimátum. -¿Un ultimátum, y eso?

Es que esta mañana estaba preparando el carrito de las enfermeras,

se me ha ido una pierna y me he caído al suelo, otra vez.

¿Pero estás bien, te has hecho daño o algo?

Sí, sí, estoy bien, lo que pasa es que Belén ha ido a hablar con Vega

y no sé qué le ha contado,

pero Vega ha acabado llamándome al despacho

y me ha dicho que no puedo seguir ejerciendo.

Ya, pero tú pues sí que puedes.

Ya lo sé, se lo he dicho 20 veces, pero ella no me cree,

entonces me dice que no puedo seguir trabajando en mi estado,

en mi estado, ni que fuese una inválida.

A ver, si tú conservas tus capacidades,

tienes todo el derecho del mundo a trabajar, punto.

¿Esto sabes lo que es? una venganza de tu ex.

Hombre, ¿tú crees? no sé, lo veo muy poco profesional,

no me encaja con Vega.

Pues a mí no me cabe otra explicación.

A ver, hombre, si fuera así,

en caso de juicio, tendrías todas las de ganar.

No creo que lleguemos a juicio,

Vega ha sugerido que acepte mi incapacidad.

Y tú le has dicho que no, supongo.

Ya, pero es que la otra opción que me queda

es que ella contrate un comité de investigación

y que estén vigilando mis movimientos constantemente

para saber si soy apta o no soy apta,

así que yo creo que lo más fácil y lo menos doloroso es que me vaya.

No, mira, vas a hablar con Vega

y le vas a decir que aceptas esa investigación.

¿Pero para qué? si al final, lo que va a determinar...

Porque así ganamos tiempo, así ganamos tiempo,

tú confía en mí, que tengo una idea.

¡Esperad!

¿Podéis dejarme un momento sola, por favor?

(Música dramática)

Gracias por todo, papá.

Te quiero.

Hasta siempre.

¿Has desayunado algo distinto de lo normal?

No, mi tostada de siempre, mi zumo de naranja.

No tienes fiebre,

y podría ser desde una pancreatitis a un cólico biliar, renal.

¿Y cuál de las tres es la peor?

¿No sois madre e hija?

creemos que sí, pero no lo sabemos a ciencia cierta.

Noto como si hubiera bichos dentro.

Ya sabes que hay un trastorno dermatozoico,

en que las personas creen que tienen bichos,

y en realidad, eso no es real, pero lo interpreta así su cerebro,

¿está pasando por una situación de estrés?

Cree que le robaron a su hija hace 40 años,

y al parecer, acaba de encontrarla.

Lo siento.

¿Estás bien, malas noticias?

Éramos una pandilla de 15 y ya solo quedamos 4.

Lo siento mucho, qué mala suerte.

Es que no sabes cómo fueron los 80, íbamos hasta el culo de todo.

A ver, sé cómo evitar que te den la invalidez por la esclerosis,

pero escúchame, no puedes decirle nada a nadie,

estamos mirando cómo nos podemos quitar de en medio a Vega.

De Herrera me lo puedo esperar, ¿pero de ti?

Subtitulación realizada por: Rosa M. Romero Ayuso.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 07/12/18 (2)

Centro médico - 07/12/18 (2)

07 dic 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 07/12/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 07/12/18 (2)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Barbara

    Hola, q paso con la hija de Dacaret, se la cambiaron en USA, ni se parece o sufrio una metamorfosis, esta nueva hija es bastante pedante.

    16 ene 2019