www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4878805
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 07/12/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-Belén nunca ha tenido cáncer.

Yo creo que se lo ha inventado todo, que es una mentirosa compulsiva.

Que ha mentido desde el principio.

Sobre su vida, sobre la enfermedad...

-Es que prefiero que te vayas de mi casa.

Que no quiero que te lo tomes como algo personal.

Es..., simplemente que siento que necesito más espacio.

Es solo eso, de verdad.

¡Pepa...!

¿Estás bien?

-Sí...

-Me daba la sensación de que te flaqueaban las piernas.

¿Estás descansando bien?

-Me caí porque tengo esclerosis múltiple.

-¡¿Qué me dices, Pepa?!

-Te lo digo porque eres la directora y siento muchísimo haberlo ocultado.

-Deberías habérmelo dicho cuando entraste al hospital.

-Mi intención es seguir trabajando.

Bueno, a mí me encanta lo que hago.

-Ya, pero, siento decírtelo en estos términos, ¿podrás?

-Imanol está peor.

Dice que no quiere ni ir a verle.

No entiendo a esta mujer.

Se está equivocando, pero mucho.

Pitidos

(SOLLOZA).

-Rocío...

Rocío..., Rocío, mírame.

-Eh... El... El virus...

-¿Nos sentamos ahí?

Es que no me lo puedo creer.

Sabía que no estaba bien,

pero es que se nos ha parado en medio del pasillo.

-Vale, vale.

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

(MEGAFONÍA) Doctora Vega, acuda a Recursos Humanos.

-¿En serio he tenido una parada?

-Sí, Rocío. Yo tampoco lo entiendo, pero así ha sido.

A lo mejor ha sido alguna arritmia, pero no hemos registrado nada,

y desde luego que ahora estás en ritmo sinusal

y la función respiratoria es normal.

(DÉBIL) -¿Y cuánto tiempo he estado en parada?

-No lo sé, pero ha sido muy poco.

Tú tranquila, cariño, que no hay ninguna secuela neurológica,

si es eso lo que te preocupa.

-¿Y qué dice la analítica?

-En los análisis no hay nada significativo.

Te he hecho un lavado de estómago, por si acaso.

Y ahora, dime, ¿has notado algo raro en estos últimos días?

-Bueno, que estaba un poco más cansada de lo normal, y...

que tú me dijiste que tenía mala cara,

que me hiciera un chequeo, pero...

-Sí. Ya, ya. Pero, aparte de eso,

¿has sentido dolor torácico o palpitaciones?

-Ahora que lo pienso...,

el otro día me fui a tomar algo con la gente del hospital,

y cuando volví a casa, tenía un dolor de cabeza

como si me hubieran dado con un bate en la cabeza.

-Ya. ¿Y eso fue al salir del bar o al día siguiente por la mañana?

-Que no, que no, Silvia, que casi no bebí, por eso me extrañó.

Y además, también tenía un dolor de barriga muy fuerte,

como si algo me hubiese sentado mal, no sé.

-Hombre, te pudo sentar algo mal también.

Es que no es incompatible.

Bueno, de momento vas a estar ingresada en observación

hasta que esté totalmente segura

de que este ha sido un episodio aislado.

-Lo que mande la doctora.

-Así me gusta.

Y van a ser unos cuantos días,

así que voy a ir avisando a tu hermana.

-No hace falta, si...

conozco aquí a todo el mundo.

Vamos, más acompañada no se puede estar ya. (RÍE).

-Ya, pero es que aquí vamos a estar trabajando.

No vamos a poder estar contigo todo lo que necesitas.

Yo quiero que estés bien acompañada y apoyada. ¿Uhm?

-Ya, pero es que yo no... estoy del todo segura

de que mi hermana sea un apoyo, ahora mismo.

-¿Y eso? -A ver, que...

Que mi hermana está muy ocupada con su maridito,

y que no quiero importunarla, y ya está.

-Rocío, que estás enferma.

Tu hermana va a querer estar aquí contigo, a tu lado,

no la vas a importunar.

-Mi hermana está muy feliz con su nueva vida,

y las veces que he intentado quedar con ella,

pues siento que le molesto, la verdad.

-Pero tu hermana y tú estáis muy unidas, ¿no?

A ver, que Gloria no hubiera podido salir adelante

si no llega a ser porque... -Ya, ya, pero eso ya pasó.

Yo te digo que ella está muy feliz con su nueva vida,

y que está claro que yo no formo parte de ella.

-Rocío, que sois hermanas.

Que una hermana no puede desaparecer de tu vida, así como así.

No la puedes eliminar como si no hubiera pasado nada.

La voy a llamar.

-En serio te lo digo, que no.

-Impídemelo. -Silvia...

-Mira, llamando. -De verdad, Silvia...

Hay que ver cómo eres, ¿eh?

Ufhhh...

-Quiero que Rocío esté tranquila, que esté acompañada...

Y, de verdad, he intentado no contagiarle mi preocupación,

pero es que no es normal

que una persona tan joven y sin antecedentes

haya tenido una parada cardiorrespiratoria,

así, de repente.

Así que voy a hacerle todas las pruebas que sean necesarias

hasta encontrar una explicación.

(MEGAFONÍA) Acuda a Traumatología.

-A ver, para la 233...

500 g de paracetamol y 500 de amoxicilina.

-¿De verdad tenemos que estar haciendo esto nosotras?

-Bueno, mujer, alguien lo tiene que hacer.

-Ah... Ya, bueno, pero yo veo un montón de enfermeras

ahí de cháchara en el pasillo, y yo tengo pacientes que atender.

-Bueno, venga, que ya acabamos. A ver...

(CON DIFICULTAD) Para la 245...

¡¡Ah!!

-Oye. -¡Ah...!

-¿Estás bien? ¿Qué ha pasado? -Sí, sí, estoy bien.

Ha sido un pequeño resbalón.

Ha sido muy aparatoso..., pero estoy bien.

-Espera. Pero ¿te has hecho daño? -No, no, no. Estoy bien, de verdad.

-¿No? -Sí.

¿Y tu frasco se ha roto? -¿Mi frasco?

-Sí, el que se te ha caído del bolsillo.

-Bueno, yo no me preocuparía tanto por un frasco, como de...

del resbalón... ¿No?

-Oye, Belén, yo te prometo que me...

me he caído. O sea, me he...

-Que no cuela. No cuela. No.

He visto perfectamente cómo te fallaban las piernas, Pepa.

-Perdona, ¿qué dices?

-Y no es la primera vez que te pasa.

¿A qué no?

-Bueno, a lo mejor,

llevo una temporada que estoy un poco más torpe, pero nada más.

-Yo te recomiendo que te tomes unas vacaciones. ¿Uhm?

Que ahora te has caído aquí, que no pasa nada,

pero, a lo mejor, otro día..., te caes sobre un paciente

o en quirófano, que es peor aún.

-Eso no va a ocurrir.

-Yo esto no lo puedo pasar por alto, lo siento.

-¿Y qué vas a hacer?

-Pues, de momento..., arreglar todo esto que has liado aquí.

Pero, mira, no. Bufff...

Mejor hazlo tú, ¿no?

Pitidos

Puerta

Hola. -Hola.

-Acabo de terminar mi turno

y he venido a ver si necesitabas algo.

-No.

Bueno, sí, pero nada que puedas hacer tú.

Ni tú ni nadie.

¿No te da la impresión de que puede despertarse en cualquier momento?

Sí, ya sé que eso no va a pasar.

Pero no sé, me cuesta creer que no va a volver a abrir los ojos nunca más.

Igual debería decirle algo, ¿no?

No sé...

Despedirme de alguna forma.

Es que no... Es que no me sale. -Ya...

Despedirse de un padre es muy duro.

-Igual es porque creo que...

si no lo hago, no se va a marchar,

se va a quedar aquí conmigo.

Ya sé que son tonterías mías. -No iba a decir eso.

-Ah, ¿no? -No.

Iba a decir que no te agobies.

Ah... Ya te saldrá la despedida, cuando estés preparada.

Pero igual..., te convenía alejarte un poco.

-¿Alejarme?

-Sí, irte a casa a descansar un rato, por ejemplo.

Darte una ducha calentita..., un poquito de sofá...

Has tenido mucha tensión acumulaba y te viene bien un poco de relax.

-No, no, no.

Me quiero quedar.

No quiero que esté aquí solo, así.

-Ángela, me puedo quedar yo con él.

Vete tú tranquila.

-No, gracias, acabas de terminar tu turno,

y te querrás ir a casa.

-Que no me espera nadie en casa, vete sin problema.

¡Ay, el teléfono, por Dios! -¿Qué pasa?

-Nada, que tengo un asunto que resolver.

-Mmm...

-¿No te importa quedarte... un ratito con él?

-Que no venga, seguro, vete.

-¿Seguro?

Gracias.

Oye, cualquier cosa, me dices, ¿eh? -Que sí, tranquila, venga, va.

-Vale...

-Ah... Cómo es, ¿eh?

Ay...

-Que no me bajo, por favor, tío, que no me bajo.

-Pero por favor...

-¿Qué pasa, por qué no le sacáis?

-Que dice que no quiere salir. -¿Cómo que no quiere salir?

-Dice que así no quiere que le vea nadie.

-Ayúdame a bajarle.

-¡No, por favor, por favor, por favor!

-A ver, ¿qué te pasa?

-Que me duele muchísimo. -¿Dónde te duele?

-¡Ahí! ¡Me duele ahí! -Pero ahí, ¿dónde?

-En los genitales, doctora. -¿Qué te duele? ¿Un testículo?

-Pero no lo grite, por favor.

-¿Cómo te lo hiciste? ¿Te diste un golpe?

-¡Ay...!

-No, qué va. Estábamos en el estudio de música

y, de repente, empezó a quejarse muchísimo

y a decir que no podía andar.

-¿Cómo te llamas? -Lalo.

-¿No lo conoce? Es Lalo Puertas, el cantante.

-No, no lo conozco.

Lalo, explícame cómo es el dolor... -(TOSE).

-Nos lo llevamos a triaje, ¿vale? Vamos.

-Y rápido, por favor, que no quiero que nadie le saque una foto.

-Vamos.

-Ay, dime que me traes una revista o algo.

-Pues la verdad es que no,

pero si quieres, te cuento un cuento.

-Pensaba que eras Silvia. ¿Qué haces tú aquí?

-Te vengo a cambiar el suero.

Pero si quieres, no te lo cambio, ¿eh?

-No, pues no hace falta que me lo cambies

porque voy a pedir que me asignen otra enfermera.

-No, no insistas, que no hay nadie en Enfermería.

Te vas a tener que conformar conmigo. ¡Uhm!

¿Te cambio el suero o no?

Ay...

Vaya susto nos has dado, ¿eh?

-Mira, no hace falta que me des conversación, ¿vale?

-Ay hija, solo me interesaba por ti, pero ya me callo.

-¿Que te interesas por mí?

¿O haces como que te interesas por mí?

Porque, que yo sepa,

tú tienes mucha experiencia en eso de fingir, ¿no?

¿O me equivoco?

-¡Ay! Mira, bonita,

a mí también me hubiera gustado tratar a otros pacientes,

pero... me tengo que aguantar contigo. ¿Uhm?

Así que podrías poner un poquito de tu parte.

-Sí, de mi parte. Después de cómo eres

y de todas las cosas que le has hecho a Silvia. Sí, claro.

-Ay... Con que fueras un poquito más amable, me conformaría.

-¿Puedes llamar a Clara, por favor?

-Que no, que no insistas,

que no te van a cambiar la enfermera por capricho. (SONRÍE).

-¿Puedes llamar a Clara, sí o no?

-¿Por qué no te relajas un poquito? ¿Eh? Te veo un poco tensa.

Y a mí me dejas hacer mi trabajo.

Que después de haber pasado una parada, como has pasado,

no creo que sea muy bueno estar tensa. ¿Vale?

En fin.

-¿Te queda mucho? -Ya casi estoy. A ver...

Bueno, pues ya está. No era para tanto, ¿eh?

Me voy. Pero luego vuelvo.

-Es que no puedo con Belén. No puedo. Es superior a mis fuerzas.

Una persona que manipula y miente de esa manera,

es que no se merece ni el aire que respira, vamos.

En la vida hay gente buena, gente equivocada y gente mala.

Pues Belén es de las malas.

Y, claro, como Silvia es un cacho de pan, pues se la cameló.

Pero, vamos, hasta que yo le quité la venda de los ojos.

Y ahora, pues Belén me tiene manía.

Pero, vamos, que a mí me da igual.

-¿20 millones de reproducciones?

-En dos meses. Y el anterior single, 16.

-Pues sí que eres famoso, Lalo. ¿Y qué tipo de música haces?

-Pues hace de todo. Desde baladas a temas más roqueros.

La canción "Follow the song", ¿la conoces?

(CANTA EN INGLÉS).

-Robert, ¿te importa? -Vale, me callo.

-¿Ve algo, doctora?

-Sí. Sí. Parece que se trata de la torsión del testículo izquierdo

que se sube a la zona abdominal e inguinal.

-Vale, pero ¿me lo puede curar tipo ya?

-Hombre, no es algo que se resuelva en una mañana.

Además, observé que el otro testículo se sale del escroto

y sube fácilmente a la ingle.

-¿Que...? ¿Que se sale?

-Sí. Testículos en ascensor, se llama.

-¿Lo sabías?

-Sí, me pasa desde niño, que suben y bajan como si fuera un ascensor.

-Sí. Sí, sí. De ahí la torsión.

Pero... Pero, Lalo, si ya lo sabías, ¿por qué no te operaste?

Es algo muy sencillo.

-Operarme no. Me niego. No. No puedo poner en riesgo mi carrera.

Sí, hace un par de años me lo dijeron.

Sí, que tenía este problemilla y que lo mejor era operarme,

pero me negué.

A ver, que yo vivo de mi voz.

¿Qué pasa si me operan ahí y cambia o se vuelve más aguda?

Porque he leído que puede pasar.

(MEGAFONÍA) Pablo Gómez, les esperan en Urgencias.

Que no, que me niego, que yo prefiero está realmente jodido

antes que poner en riesgo mi carrera.

-Yo entiendo que estés preocupado,

pero créeme si te digo que eso de que te cambia la voz es un bulo.

-¿Lo ves, tío? ¿Te lo dije o no te lo dije?

-A ver. Sí que es verdad

que en el caso de perder los dos testículos,

te puede cambiar un poco el tono de la voz,

pero a ti vamos a intervenirte solo de uno, Lalo.

-¿Cómo que intervenir? -Sí, tenemos que operar de urgencia.

Hay que destorsionar ese testículo. -No, yo no me opero.

-No, Lalo, si la doctora dice que no va a pasar nada,

es que no va a pasar nada. -¡Que no me opero y punto!

-Lalo... Te duele mucho. -Que no, que lo puedo aguantar.

-Ya, bueno, pero es que no se trata de aguantar.

Hay que devolver ese testículo a su sitio porque si no...

-Si no, ¿qué?

-Pues corremos el riesgo de tener que extirparlo.

Hay que operar de urgencia, en menos de seis horas.

-¿Hoy? Imposible. Pero, si estoy grabando un disco.

Tengo una gira en una semana.

-No, tío, la suspendemos si hace falta. No te preocupes.

-¡Que no me opero, tío!

-A ver. ¿No te das cuenta, Lalo, de que así no puedes grabar?

¿Que no puedes ni moverte, tío?

Por favor, hazle caso a la doctora y que te operen.

-¿Está segura que no me va a cambiar la voz?

-Bueno... Depende, la verdad. -Depende ¿de qué?

-Pues... ¿Me dedicarás tu próxima balada?

-Dalo por hecho, doctora.

-Lalo y yo fuimos juntos al colegio,

así que nos conocemos desde los ocho o nueve años.

Y, bueno, él empezó con la música, yo decidí seguirle,

y me convertí en su asistente.

Mi trabajo, básicamente, consiste en estar siempre con él.

Que... quiere salir de fiesta, por lo que sea,

pues salimos los dos juntos y la liamos por ahí.

Que está de bajón y necesita un colega,

pues aquí está el Rober para lo que necesite.

Bueno, como en este momento, por ejemplo.

-A ver, ¿que Rocío no quería que me avisaras? Pero ¿por qué?

-Pues porque tu hermana dice

que últimamente estás bastante ocupada y...

Y que te has distanciado de ella, vamos.

-Perdona, ¿me estás acusando de ser una mala hermana o de qué va esto?

-No, no, no. Yo no te estoy acusando de nada. Gloria, por favor.

Simplemente, te estoy trasladando, más o menos,

lo que me ha dicho Rocío.

-O sea, que Rocío va diciendo por ahí que no le hago ni puñetero caso.

Es eso, ¿no? -No. No, no.

A ver, Gloria, lo que tu hermana dice...

-Claro...

-No, escúchame, que lo que dice es que desde que te has casado

y te van bien las cosas, que no cuentas tanto con ella.

-Claro, ella preferiría que siguiera metida en el pozo, ¿no? Es eso.

-Hombre, no, Gloria, por favor, no te lo tomes por ahí...

-Y en vez de alegrarse, como haría cualquier hermana,

de que las cosas me vayan bien, va y se cabrea conmigo.

Es que yo alucino. -Gloria, que no ha dicho nada de eso.

-Y lo más fuerte es que ni siquiera puede decírmelo ella a la cara,

sino que te manda a ti de recadera. ¡Qué bien!

-Pero que a mí no me ha mandado nadie.

Yo te estoy diciendo todo esto como un favor

para que entiendas a tu hermana.

-Ah, pues muchas gracias.

Me ayuda mucho saber que mi hermana prefiere que las cosas me vayan mal.

-Gloria, tu hermana tiene todas estas sensaciones

que te estoy diciendo

porque ella se ha desvivido por ti.

Y lo mínimo que puedes hacer ahora, que está ingresada,

es estar a su lado y apoyarla. Vamos, me parece a mí.

-Silvia, es Rocío... Que se ha desmayado.

No sé, ha perdido el conocimiento.

Parece ser que ha empezado a decir que le fallaba la respiración.

El corazón se le ha puesto a 120, y justo cuando iba a pedir ayuda,

se ha desmayado, ha perdido el conocimiento.

-Vamos. -No, no. Gloria, por favor.

No entiendo qué es lo que ha podido pasar,

porque las constantes se estaban normalizando,

la teníamos estabilizada.

Y de repente ha perdido el conocimiento.

Hay algo que se me está escapando,

pero no pienso parar hasta que encuentre qué es.

Pitidos

Con lo poco que te gustaba esta bata, je, je, je...

y ahora no hay quien te la quite.

La bata infamante.

Eres un luchador.

Ahora que habías recuperado a tu hija,

no te quieres separar de ella, ¿eh?

Te quieres quedar con Ángela, sea como sea.

Ella tampoco se quiere separar de ti.

Se pasa todo el tiempo que puede, aquí contigo.

Es una gran mujer y una luchadora, como tú.

Así que no te preocupes, que saldrá adelante.

Y además, yo voy a estar todo el tiempo que pueda con ella,

ayudándola. ¿Vale? Así que tranquilo.

-Hola. -Eh. Hola. ¿Qué haces aquí?

-Venía de una reunión, y me dijeron que podía encontrarte aquí.

-Sí, Vega necesitaba un rato,

y me he ofrecido a quedarme con Imanol.

No quiero dejarlo solo en un momento así.

-Claro... Bueno, no sé... cuánto tardará Vega,

pero me gustaría hablar contigo.

-Sí, claro.

No sé cuánto tardará, porque no hemos puesto hora.

Pero... dime lo que necesites. -No. No, no. Lo hablamos luego.

-¿Seguro? -Sí.

-¿Estás bien, Bea? -Sí. Sí, sí, de verdad.

Tú acompaña a Imanol y... y a Vega

y hablamos cuando tengas un ratín, ¿vale?

-Bueno. Uhm...

De todas formas, cuando acabe aquí, te llamo a ver dónde estás, ¿vale?

-Vale. -No creo que tarde mucho.

No se ha ido ni siquiera del hospital, así que...

-Vale.

Pitidos

Se está desestabilizando.

¿Qué hacemos?

-Ah... Voy a llamar a Vega.

Venga, Ángela, cógelo.

-No me gusta nada tener que hacer esto, Pepa,

pero no puedo seguir mirando hacia otro lado.

-Pero solamente fue un resbalón, de verdad, ¿eh?

-Pepa...

-Es verdad, es que no sé qué te ha contado Belén,

y tampoco sé por qué ha venido a hablar contigo,

pero tienes que dejarme explicar mi versión.

-Es que no hace falta, Pepa.

Sabes tan bien como yo

que tu esclerosis está afectando a tu trabajo.

-Eso no es cierto, yo conozco perfectamente mi enfermedad

y sé hasta dónde puedo llegar y ahora puedo hacer de todo.

-No me lo pongas más difícil, anda.

-¿Y cómo me lo estás poniendo tú a mí?

-Mira, vamos a hacer una cosa,

te voy a dar la opción de asumir tu incapacidad.

Te concedemos una baja, y a partir de ahí,

te puedes cuidar y llevar una vida más tranquila.

-¿Y si no quiero?

-Pues si no quieres, no me queda otra que pedir una investigación

y que sea el Consejo el que decida

si sigues siendo apta para tu trabajo.

-No me lo puedo creer.

¿Pero de verdad piensas que yo no puedo seguir trabajando?

¿O es un castigo?

-¿Un castigo?

-Sí, un castigo por lo de mi relación con Silva.

-No mezcles las cosas, por favor, esto no tiene nada que ver...

-Sí, claro que tiene que ver, claro que sí.

Begoña te ha pedido que me la devuelvas, ¿no?

Y esta es tu particular manera de vengar a tu amiga. Es eso, ¿no?

-Porque sé que estás afectada,

no te voy a tener en cuenta lo que acabas de decir.

-La pelota está en tu tejado. Tú decides.

O asumes tu incapacidad

o que sean otros los que te incapaciten, Pepa.

Pero vamos, yo creo que una retirada a tiempo...

es lo suyo.

-Perdona.

Gracias.

¿Sí?

-¿Cuánto falta?

-Todavía quedan 20 minutos, tío, intenta dormir un poco.

-Sí, estoy yo para dormir ahora, Rober.

-¿Y si me curro una imitación de Julio Iglesias?

Tú te vas a poner bueno, y lo sabes.

-Vete a pasear un poquito, anda, que no estoy para tus bromas,

y menos las de Julio Iglesias.

-Ok, fuera bromas, pero tío,

no te lo tomes tan a la tremenda, ¿vale?

Ya has escuchado a la enfermera, que es una operación muy sencilla.

-¿Y si entro al quirófano con dos huevos y salgo con uno?

-No, escucha, eso no va a pasar, porque ha dicho la doctora

que eso pasaría si no lo pillasen a tiempo,

y en tu caso, lo están cogiendo a tiempo.

-Ya, ¿pero te has parado a pensar qué pasaría con mi carrera

si me quedo sin un huevo?

-No, no lo he pensado porque no va a pasar.

-¿Y si pasa?

-Si pasa, pues supongo que no pasaría nada, tío.

-¡Ay, venga ya!

¿Tú crees que mis fans me van a seguir viendo igual?

-¿Por qué no? -Pues porque no,

porque dejaría de ser el niño mono con el que sueñan las chicas

y pasaría a ser un chaval semicastrado.

-Venga ya, tío. ¿Un chaval semicastrado?

¿Quién te va a ver así?

-Esto no puede llegar a la prensa, tío. No puede llegar a la prensa.

-No, no. Esto no va a salir de aquí.

-Ya, pero es que... Es que no te das cuenta.

Si esto llega a la prensa, adiós a Lalo Puertas.

-Vale. Tranquilo, que me encargo de eso yo.

-¿Eduardo Puertas? -Sí.

-Pues nos vamos a quirófano. Si no le importa esperar fuera.

-Vale. Ánimo, tío.

-Oye, ¿tú no cantabas esa de "Estrellas en el agua"?

-Sí. -Soy muy fan, ¿eh?

-Gracias.

Pobre Lalo. Está realmente asustado, y yo lo entiendo.

Porque una operación así, pues acojona.

Y nunca mejor dicho.

Pero es que Lalo es de los que se ofuscan.

Se piensa que todo va a salir mal y todo lo ve negro.

Y, de repente, no hay quien lo saque de eso.

"Chaval semicastrado", dice.

Bueno, supongo que me paga por aguantar ese tipo de cosas.

(MEGAFONÍA) Por favor, Seguridad, acuda a recepción.

-Ah...

¿Y entonces?

-Nada, ha estado así como dos minutos,

y luego hemos visto que ha recuperado sus constantes vitales.

-¿Hemos visto?

-Sí, estaba con Reina cuando ha sufrido la crisis tu padre.

¿Qué pasa? ¿Algún problema?

-Nada, que debería haber estado yo, no tú y Reina.

-Debería, debería, debería...

¿Sabes lo que deberías hacer?

Irte a tu casa, que para eso me he quedado yo a cuidar a Imanol,

para que te fueras a descansar, no a seguir trabajando.

-Carlos, mientras Imanol se está apagando,

este hospital no se detiene, ¿comprendes?

Cada minuto recibo una llamada de una persona

que quiere hablar conmigo o de un marrón que hay que resolver.

-Ángela, por favor, frena. Frena.

¿No ves que esto no es lo importante ahora?

¿Cuántas veces en la vida se va a morir tu padre?

Olvídate un poco del hospital.

Delega. ¿Para qué tienes un subdirector? ¿Eh?

Tú también tienes una vida fuera de aquí.

-¿Yo? No. Tú, en todo caso. Sobre todo, últimamente.

-Mmm... Bueno, de verdad, hay veces que no te entiendo.

-Oye, cada uno puede hacer lo que quiera fuera de este hospital,

faltaría más.

-Mira, Ángela, vamos a dejarlo

porque al final nos vamos a acabar enfadando.

-Dime, dime lo que tengas que decirme.

-No, no te tengo que decir nada, Ángela. No tengo que decir nada.

Estás muy nerviosa, y lo entiendo.

Estás diciendo cosas que no piensas.

Si yo estuviera en tu lugar, me pasaría lo mismo.

Solo quiero que sepas... (SUSPIRA). -¿Qué?

-Que siempre que me llames, estaré aquí, a tu lado,

aunque esté en la otra punta del mundo,

aunque esté en medio de una operación.

Si me necesitas, vendré.

-Pobre de ti si dejas una operación a medias.

-Te lo digo en serio.

Piensa que un día no vas a poder con todo,

vas a necesitar alguien a tu lado.

Nadie puede estar eternamente solo, Ángela. Y tú tampoco.

-Pobre chaval.

-No se podía hacer nada por salvarlo, la única opción era extirparlo.

-Ya, ya, si ya lo sé. ¿Y el otro testículo?

-Pues le vamos a hacer una orquidopexia

para intentar evitar el vaivén, pero...

-¿Qué, qué pasa?

-Pues que estoy viendo algo que no me gusta nada

y que no había visto antes. -¿El qué?

-Mira.

(SUSPIRA).

-No, no puede ser.

-Esto sí que es tener mala suerte.

-Pues a ver cómo le explico yo al chico

que tuvimos que extirparle un testículo,

y... que en el otro tiene un tumor.

(MEGAFONÍA) Por favor, Seguridad,

acuda a la Sala de Espera de Urgencias, planta 3.

-A ver, di: Hola, Rober, ¿cómo estás?.

- Hola, Rober, ¿cómo estás?

-¿Te escuchas? Tu voz es exactamente igual, tío,

ni más grave ni más aguda. Igual que antes.

Cántate algo, intenta cantar algo,

por ejemplo, la de "Agua y las estrellas".

-No me apetece.

-Lalo, de verdad, inténtalo,

que ya verás cómo al escucharte se te pasan los miedos que tenías

de que ibas a perder la voz.

-Que no... Que me han quitado una parte de mí mismo,

que nada es igual.

-Vale, ahora estás flipando por la anestesia, lo entiendo,

pero te juro que en un par de días te vas a poner mejor y...

-Que no, que antes me pasaba más tiempo pensando

en lo que pensaban los demás, pero el problema está aquí, tío.

El Lalo Puertas que tú y yo conocíamos ya no existe, ya está.

-Doctora, por favor,

dígale a este hombre que en un par de días le das el alta,

que está que parece que es el fin del mundo.

-Pues, Lalo, nada me gustaría más que poder decirte eso,

pero..., me temo que no traigo buenas noticias.

-¿Qué pasa?

-Durante la operación el cirujano encontró algo que no esperábamos:

un tumor en el testículo derecho.

-¿Cómo?

-¿Un tumor en el otro? No puede ser.

-Sí, los testículos que descienden con dificultad al escroto están...

-¡No! Escucha, vinimos aquí por un dolor testicular y ya está...

-Rober, cállate. Déjala hablar. -A ver, tranquilo, ¿vale?

Porque está bastante localizado y creo que lo cogimos a tiempo.

Pero, sintiéndolo mucho, tenemos que extirparlo.

-¿Extirparlo? -Eh, no te preocupes, ¿vale, tío?

Lo superamos juntos, de verdad. Esto no pasa nada.

En un par de meses estamos...

estamos grabando otra vez y componiendo canciones,

y todo esto... -¡Bueno, basta ya! ¡Ya!

¡Estoy cansado de oírte!

¡Todo el rato mirando el lado bueno de las cosas!

¿No ves que no hay un lado bueno? -Lalo.

-¡Que no lo hay! ¡Que se acabó, tío! ¡Se acabó!

¡Las canciones, los CD, todo, se acabó!

-No, Lalo, escúchame. Que no es solo por ti, ¿vale?

No es solo por ti, es por tu música, porque se lo debes a la gente.

Hay más cosas aparte.

-Pero que no me lo vendas como que te preocupas por mí,

que solo te importa salvarte el culo. -¿Qué?

-¡Que dejes de chupar del bote ya!

¡Que te busques un trabajo de verdad y que te largues!

-Eh... Rober. Es mejor que esperes un ratín fuera.

Lalo... Lalo, escúchame. Vienen días difíciles.

Posiblemente, después de la operación

tengas que someterte a sesiones de quimioterapia,

y es mejor que descanses ahora.

En un rato vendrán a buscarte para llevarte de nuevo al quirófano.

Es un palo horrible para el chaval y va a tardar días en asimilarlo.

El problema es que no tenemos tiempo.

Un tumor de estas características hay que extirparlo cuanto antes.

Lo que sí vamos a hacer es congelarle una muestra de esperma

antes de la operación

para que si un día quiere, pueda tener hijos.

-¿Cómo está mi hermana?

-No lo sé, no lo sé, yo no te puedo decir,

yo es que soy Belén, enfermera,

y este caso lo lleva la doctora Marco.

-Pero bueno, ¿ha despertado o algo? -No lo sé, pero no te preocupes,

porque te puedo asegurar

que tu hermana está en muy buenas manos,

créeme, ¿eh?

De hecho, de eso precisamente quería hablarte,

de ella, de la doctora Marco.

-¿De qué quieres hablar?

-Pues os he oído discutir

sobre algo que te ha dicho la doctora,

de tu hermana, ¿verdad?

-¿Qué pasa, que tú también vas a opinar

de cómo es mi relación con Rocío?

-No, no, no, para nada.

-Es que yo he venido a ver a mi hermana,

no a hacer terapia familiar.

-No, yo solo te quería decir que, a lo mejor,

te has sentido un poco atacada por la doctora,

pero que te puedo asegurar que no era su intención.

Mira, yo conozco mucho a Silvia, somos muy amigas, ¿sabes?

Y vamos, te garantizo que para nada es una entrometida.

-Pues creo que estás hablando de otra doctora.

-Que no, a ver, hazme caso, de verdad,

a lo mejor ha perdido un poco las formas,

pero, de verdad, que solo te estaba pidiendo

que te pusieras en el lugar de Rocío.

-No, tu amiga me ha tachado de ser una mala hermana y de no...

-¿Cuánto hace que no hablas con ella?

-Pues... Bastante tiempo, la verdad, pero...,

es que las dos vamos muy liadas,

ella con su trabajo, yo con mis cosas...

-Claro. Mira, yo no lo sé,

pero a lo mejor, tu hermana se siente un poco apartada

cuando las cosas te van muy bien,

como si solo la necesitaras para lo malo, ¿sabes?

-¿Cómo está? ¿Cómo está mi hermana?

-Las constantes están, más o menos bien,

pero todavía no ha recuperado el conocimiento.

-Pero, pero... -Bueno, yo me voy,

que tengo que hacer muchas cosas. Encantada, guapa.

-Sí, gracias, vale. ¿Pero qué es lo que le pasa?

-Tiene febrícula

y en la última analítica de sangre que le hemos hecho,

hemos visto que tiene una acetosis metabólica.

Podría ser una intoxicación o podría ser una infección, pero...

-¿Pero qué?

-Pero que son solo alternativas que estamos barajando.

-O sea, no estás segura de que sea eso, entonces.

-No.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 07/12/18 (1)

Centro médico - 07/12/18 (1)

07 dic 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 07/12/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 07/12/18 (1)"
Programas completos (1178)

Los últimos 1.191 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios