www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4354918
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 07/12/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué hacéis aquí?

-A ver. Es mi culpa.

Que me han hecho una chapuza en la boca,

y le he pedido a Elsa que me lo cure.

Pero ¿tú no has pensado en las consecuencias

de si te pillan, atendiendo a una paciente,

por tu cuenta, además,

en las instalaciones del hospital, Elsa?

-Ya lo sé, mamá. Lo siento.

Elsa.

¿Qué más me ocultas, hija?

Por favor, te pido que si has metido la pata en algo me lo cuentes,

que soy tu madre y soy la que te puede ayudar.

A ver. ¿Qué?

-Que he sido yo la que le he hecho el pearcing.

-Tía: Yo lo que más siento es lo de mis padres.

Yo qué sé.

Me comieron mucho el tarro y tuve que contárselo.

-¿De qué hablas?

-Pues tía, que les dije

que me habían hecho el pearcing aquí en el hospital.

-Que le...?

-Pero vamos: Tú tranquila,

que yo no les dije que fuiste tú, ni nada.

-Esta mañana me he encontrado con Juanra.

Bueno, no me quiero meter en tu vida, Marina.

-¿Qué? A ver. ¿Qué?

-No sé. Esta mañana me lo he encontrado y...

ni se acordaba de que tenía que ir a la montaña.

Y cuando se lo he recordado,

me ha empezado a bombardear con información de que si su hermano,

que si el muro, que si la agencia espiritual esa,

y yo qué sé.

-Bueno, pero tampoco tiene nada de raro eso, ¿no?

-Mira, Marina:

Te lo voy a decir como amigo.

Yo no sé lo que oculta.

Pero algo oculta.

(Mensaje)

-Que sí, que te lo digo yo, que te va a venir bien.

Eh, eh... Espera un momento. Ahora te llamo.

(Música)

Que sí, que te lo digo yo, que te va a venir bien.

Eh, eh... Espera un momento. Ahora te llamo.

-¡Es insoportable el ruido este!

¡Yo no puedo soportarlo! -¿Qué ruido ni qué ruido, papá?

-No me digas que no hay ruido en la ciudad.

-Me vas a dar el día, papá. Papá: Tranquilízate, por favor.

¿Estás bien? ¿Estás bien?

-Me duele la cabeza, la muñeca...

-Lo siento, hijo. Lo siento. No sé qué me ha podido pasar.

-Bueno, no se acerque, por favor.

-No, no se preocupe, es mi padre. -Perdóname, lo siento.

-Vale. ¿Qué te duele?

-La muñeca, la cabeza, la frente un poco...

-Mamá: ¿Podemos hablar un momento?

Sí. Ya salgo.

-No, ¿mejor puedo entrar yo? Porfi.

¿Qué pasa? No irás a preguntarme otra vez por Arce.

-Pues sí. Porque no he podido ni dormir, mamá.

¿Tú crees que sabe quién lo ha hecho?

-No.

Pero Susana, tu amiga, les ha contado que fue alguien del hospital

quien le hizo el pearcing y las curas después.

Y además, sin la supervisión de ningún médico.

Así que ¿qué quieres que te diga?

Pues no creo que tarden en darse cuenta

que has sido tú quien lo hizo.

De verdad, Elsa, pero ¿cómo has podido hacer algo así?

Es que no me lo puedo creer.

-Ya lo sé, mamá, lo siento.

Se lo vas a contar, ¿verdad?

Pues mira. No sé qué voy a hacer.

Porque Arce confía plenamente en mí,

y no se merece que le haga esto.

Encima, todo el día poniendo excusas

para no hablar del tema cuando me lo saca.

Tú sabes lo poco que me gusta a mí mentir, Elsa.

¡Que no me gusta mentir!

¡Y mira dónde estoy metida!

(Música)

Rey acompaña al hospital a Antonio y Gonzalo,

que se queja de dolor en la muñeca y en la cabeza.

-Vale, chicos. Muchísimas gracias. Ya me encargo yo. Gracias.

Daca. Escucha: ¿Te puedes encargar de Gonzalo?

Ha recibido un golpe en la cabeza y le duele la muñeca.

-Vale.

Tienen que mirar a mi padre, que le está pasando algo raro.

-No te preocupes. Yo me encargo. -Gracias.

-Antonio: Vamos, vamos para dentro, ¿vale? -Sí.

-Venga, por aquí. Despacito.

-Mi padre vive en la granja familiar

y ha venido con un vecino para pasa unos días conmigo.

Quiere montar una granja escuela, y bueno.

Pues, como soy abogado, pues le voy a ayudar con el papeleo.

La verdad es que llevaba mucho tiempo sin verle, y no sé.

Le he notado como..., como raro.

Ya, ya me había dado cuenta por teléfono, pero bueno.

Tampoco le había dado importancia. Eso sí.

Mi padre no es, para nada, un hombre violento. De verdad.

-Está hipertenso.

-Vale.

Antonio: Una pregunta. -Sí.

-¿A usted últimamente se le olvidan las cosas,

o los nombres de las personas...?

Antonio. -Sí, sí. ¿Qué?

-A ver. ¿Usted duerme bien?

-Sí, muy, muy bien. Duermo como un niño, vamos.

Tengo un trabajo muy duro.

Y cuando acabo la jornada, pues caigo rendido en la cama. ¿Sabe?

Muy bien. Duermo bien, sí.

-Vale, eso es una buena señal.

-Voy a continuar con la exploración.

-¿Sabe? Me levanto a las cinco.

Recojo los huevos...

Ordeño las vacas,

luego limpio los..., las cuadras, y...

Es mucho trabajo. Muy duro. Pero me gusta. Me gusta mucho.

A mi hijo también le gustaba cuando estaba en la granja.

Hasta que se hizo abogado de traje y corbata.

Mar: Le vamos a hacer una analítica completa,

un electro, y también, después, un TAC.

-Muy bien. Pues voy a prepararlo todo.

-¿Para qué todo esto, si yo me encuentro bien?

-Bueno, es que me gusta chequear a mis pacientes.

-¿Y mi hijo? ¿Está bien?

porque seguramente su hijo se encuentra bien. ¿Vale?

-Pero ¿esto..., esto nos va a llevar mucho tiempo?

Yo... tengo que ir al ayuntamiento.

Tengo una cita allí; no, no puedo faltar. Y...

Y las vacas. Las vacas, hay que darles de comer.

Hay... que dar de comer a las vacas.

Hay, hay que...

darles... de comer a las vacas.

-Tranquilo. Tranquilo. Tranquilo.

Antonio tiene dificultad al hablar,

que es lo que conocemos como disartria,

y si a esto le sumamos la rigidez que presenta en sus músculos

y los pequeños temblores, podríamos estar hablando,

o bien de Parkinson, un tumor, o una hemorragia cerebral.

(Música)

Ariadna Hiedra viene al hospital porque, al autoexplorarse el pecho,

ha descubierto que tiene un bulto.

-Mi madre y mi tía tuvieron cáncer de mama.

Por suerte, lo detectaron a tiempo y lo superaron.

Por eso, todas las mujeres de mi familia

sabemos la importancia de autoexplorarnos el pecho,

y lo hacemos una vez al mes,

entre el quinto y el séptimo día del ciclo,

cuando la mamá ya no está bajo efecto hormonal.

Como ves, me sé la teoría de memoria.

-Bueno, Ariadna.

Pues, efectivamente, tienes un pequeño nódulo

de unos cuatro centímetros en el pecho derecho.

No adherido a planos superficiales ni profundos.

-¿Y eso es buena señal?

Digamos que no es mala señal, aunque un nódulo puede ser benigno.

Pero siempre hay que estudiarlo para evitar que pueda ser maligno.

Y más aún, tomando en cuenta tus antecedentes.

-¿Se puede averiguar pronto?

No quiero ni imaginarme

tener que pasar por lo que le vi pasar a mi madre y a mi tía.

Y menos, sola.

-Soy ingeniera agroindustrial.

Y me vine a España hace muchos años por una oferta de trabajo.

Así que no tengo familia aquí.

Nunca me había planteado el ser madre hasta hace un par de años,

y vi que se acercaban los 40,

y decidí tener hijos en solitario.

Y ¡bang!: gemelos.

Nada más y nada menos.

Y los adoro, ¿eh?

Adoro a mis hijos. Pero... es agotador.

-Hola.

¡Bueno!

A ver.

Cuidado, que ya sé lo que estás pensando.

-Mira, Juanra: Sinceramente, no me cuentes historias, ¿vale?

¿Me puedes explicar el mensaje que me has enviado

diciéndome que estabas en la montaña,

cuando te he visto esta mañana en un portal? ¿Eh?

-Pues porque estaba en la montaña, y..., y he tenido que bajar a Madrid.

-Sí, tenía que ir a ver a un proveedor.

-Sí. -A primera hora.

-Sí. -Ya.

Mira: Yo no sé si te lo han dicho alguna vez,

pero mientes fatal, ¿eh?

-Mira, te lo voy a explicar.

(Teléfono)

He estado con mi hermano. Y me he bajado...

-Mira, no. Te lo puedes ahorrar. ¿Vale?

Porque me tengo que ir a trabajar.

Que te siente bien.

-¿Te puedo ver luego?

-Siéntate.

Y cuéntame un poquito.

Cómo te fue el embarazo, el parto, el ciclo menstrual,

¿todo bien?

-Bien, bien. Todo normal,

incluso mis menstruaciones antes de quedarme embarazada.

Porque, de momento, todavía no me ha vuelto la regla.

Espero que lo haga pronto.

Hace poco he destetado a los gemelos.

Porque, entre usted y yo, estaba de dar la teta hasta el moño.

Vale, pues entonces no creo que se trate de un problema de obstrucción

en los conductos galactóforos.

Además, no tienes la zona enrojecida ni te duele, ¿verdad?

-No, no. No me duele, no.

-Con la succión del pezón que realiza el bebé al amamantar,

produce un aumento de prolactina.

Es una hormona que inhibe la menstruación.

Por eso, la ausencia de esta

durante la lactancia está dentro de lo normal.

No obstante, el aumento de prolactina

no siempre está relacionado con la lactancia.

A veces, nos avisa que hay un problema de salud.

Aparte de la mamografía, que te vamos a hacer para analizar el nódulo,

te voy a pedir una analítica de sangre,

con un estudio completo de tiroides y hormonas reproductoras.

¿OK? Más que nada para descartar que la ausencia de menstruación

no se deba a otro tipo de enfermedad.

Como podría ser hipotiroidismo, alteraciones hormonales,

o un nuevo embarazo. Porque podrías estar embarazada.

-¡No! No, no. Uf, qué va. No. No.

-Ya veo que no quieres más hijos, ¿no?

-Eh..., la verdad es que los gemelos son más que suficientes.

para que te tome una muestra de sangre.

Hay dos tipos de factores que predisponen al cáncer de mama.

Uno es el genético. Que no lo podemos modificar.

Y el otro depende de nuestro estilo de vida.

Como el consumo de alcohol, el sedentarismo, el sobrepeso,

el no tener hijos, tener hijos demasiado tarde,

la ausencia de lactancia materna,

algunos métodos anticonceptivos hormonales

y terapia hormonal sustitutiva con estrógenos después de la menopausia.

(Música)

La doctora Rey realiza un TAC craneal a Antonio:

el paciente con signos de problemas neurológicos.

-Ni en los resultados de la analítica ni tampoco en el TAC craneal

hemos encontrado nada significativo,

así que voy a ingresar a Antonio para realizarle más pruebas,

antes de diagnosticarle una demencia incipiente.

Pues la verdad es que sí que tenías razón con respecto a tu padre.

He visto que dice algunas incoherencias,

tiene unos lapsus, le cuesta hablar,

y a veces le dan ciertos temblores en las extremidades.

¿Tú sabrías decirme desde cuándo se encuentra así?

-No lo sé.

Es que hacía muchos meses que no le veía.

A ver, sí que es cierto

que por teléfono le había notado las últimas semanas

como..., como raro, como distraído.

Pero bueno, como siempre está a mil cosas,

pues tampoco le había dado importancia. -Ya.

No te lo puedo confirmar todavía.

Pero yo sospecho de un posible comienzo de demencia. ¿Vale?

Podría ser, o Parkinson o Alzheimer.

De todas formas, me gustaría hacerle un estudio,

por si acaso fuese un proceso infeccioso. ¿Vale?

Le voy a hacer una serología y una punción lumbar,

y también le voy a administrar unos calmantes

para los temblores que tiene.

-Doctora, ¿se va a poner bien?

-No lo sé.

Lo siento. No, no te lo puedo decir.

Pero bueno. Ahora mismo, lo mejor que puedes hacer es permanecer a su lado.

-Yo creo que es un poco tarde para eso.

Debí haber estado con él hace mucho tiempo.

-A ver, yo creo que nunca es tarde.

Y además, culpabilizarte tampoco...

Tampoco te va a ayudar.

-Muchas gracias, doctora.

(Música)

Después de confirmar que Ariadna tiene un nódulo en su mama derecha,

le acaban de realizar una mamografía para descartar que sea un tumor.

Bueno, Ariadna: Pues ya hemos terminado la prueba. ¿Eh?

Ahora tenemos que esperar los resultados... ¿Qué te pasa?

-Ay... ¿Te mareas?

Venga, siéntate y respira. Siéntate. Siéntate un poquito. Así.

Respira. Ya está.

Así. ¿Álex?

-Sí.

Mira. Se ha mareado, ¿eh?

-¿Estás bien, Ariadna? -Sí, sí, sí, sí.

-Vale. ¿Has desayunado? -No.

-Ah. Vale, pues tranquila, ¿eh?

Igual es una hipoglucemia.

y le mido también la glucemia capilar?

-Y también busca un celador para que la lleve a Rea.

Vale.

-Es que cuando estoy nerviosa no puedo comer,

y esta mañana no he desayunado, no.

-Sí. Tranquila. Tú respira hondo.

Eso es. Toma aire...

Despacio, eso es. Despacio. Muy bien.

Juanjo. -Sí.

-Perdona: ¿Tienes un minuto? -Sí.

-Disculpa, ¿eh?

A ver. Es que necesito hablar contigo de algo personal.

-No sé si entrar en eso.

La última vez que hablamos de algo personal, te molestaste.

-Lo siento.

¿Vale? Lo siento.

A ver.

¿Tú por qué piensas que Juanra me está engañando?

-Son intuiciones.

Me han engañado demasiadas veces.

Y... Y ya sabes que, al final,

se pilla antes a un mentiroso que a un cojo.

-Claro.

¿Sabes lo que pasa?

Que... esta mañana, pues le he visto entrar en un portal,

cuando se supone que tenía que estar en la montaña

en casa de su hermano. Así que...

-Lo siento, de verdad. De verdad que lo siento, Marina.

-¿Tú crees que me está engañando?

-No me atrevería a poner la mano en el fuego, pero...

Deberías prepararte para eso.

Los golpes que se esperan...

son los que menos duelen.

(Música)

Ya tienes mejor color, ¿eh?

-Bueno. Se ve que el doctor Cabrera tenía razón.

Solo necesitaba tomar algo.

Claro que sí, mira: El electro no... no ha dado nada significativo,

así que lo más probable es que haya sido una bajada de azúcar.

-¿Y se sabe algo de la mamografía?

Pero tú no te preocupes, que en cuanto estén los resultados,

o el ginecólogo o el doctor Cabrera vienen a comunicártelo, ¿eh?

-Vale.

¿Qué te pasa? Pareces preocupada, ¿no?

-Es que no...

No tengo a nadie en España. No...

Estoy sola. Bueno. Tengo a los gemelos,

pero... solo tienen dos años.

Qué ricos. A esa edad están... para comérselos, ¿verdad?

-Mm. Los he podido dejar con un compañero de trabajo que...,

que me está ayudando mucho, la verdad.

Pero, si me tuviera que pasar algo,

si me tuvieran que hacer quimio,

o algo así,

Porque no tengo a nadie a quien recurrir.

Si ya no doy a basto sola, imagínate.

Bueno. No tenemos todavía los resultados de la mamografía,

así que no vamos a adelantar acontecimientos. ¿Vale, Ariadna?

-¿Y si fuera cáncer?

Pues mira, Ariadna.

Si fuese así, puedes salir adelante también perfectamente.

¿Tú sabes que más del 80% de las mujeres que lo padecen lo superan?

Bueno. Sin ir más lejos. Mírame a mí.

-¿En serio?

-Hola, chicas. -Hola.

-¡Huy! Por esa cara, no son buenas noticias, ¿no?

-La mamografía nos muestra que el nódulo

es una cápsula esférica de unos cuatro centímetros.

Y en su interior hay zonas de densidad grasa.

Calcificaciones de varios tamaños, y distribución anárquica.

Estas características corresponden más bien a un hamartoma,

que es otro tipo de tumor mamario.

Un hamartoma, más bien conocido como fibroadenolipoma,

es un tipo de tumor mamario de carácter benigno.

-Sí, lo sé, pero también sé que puede convertirse en maligno.

Y por eso precisamente te vamos a operar,

y Anatomía Patológica se va a encargar de analizarlo

para ver qué tipo de tumor es.

-¿Me lo van a quitar? -Sí, sí, sí, sí. Por supuesto.

Un hamartoma siempre hay que..., que operarlo.

-¿Y cuándo me van a operar?

-Pues espero que pronto. En un par de días, como mucho.

-Pues me gustaría saberlo..., saberlo pronto para poderme organizar

Necesito... Necesito dejar a los niños con alguien.

Yo no sé... No sé a quién voy a encontrar.

Bueno, Ariadna: Tú tranquila,

porque seguro que vas a encontrar a alguien que se haga cargo de ellos.

Ya verás que, ante una situación así,

vas a encontrar gente que te apoye. ¿Eh?

Ahora lo que tienes que hacer es pensar en ti es muy importante

y pensar que no te va a pasar nada malo

que dentro de nada vas a estar con tus niños. ¿Vale?

-Todo va a salir bien. Claro que sí.

(Música)

-Oye, tío. Que muchas gracias por sacar un rato para hablar conmigo

-Un placer, hombre.

Entonces, ¿eso es todo lo que ha pasado con Rey?

-Pero es que la he cagado, pero bien.

Porque le quería dar una sorpresa,

y ahora lo que se piensa es que la estoy engañando.

Y tiene un rebote...

Es que... no sé.

Yo en tu lugar lo que haría es hablar con ella otra vez.

Y le cuentas que en lugar de estar con tu hermano,

lo que pasaba es que estabas acabando los detalles del viaje,

y te tiene que entender. Y ya está.

-Bueno, es que mira, mira qué viaje, tío.

-A ver.

¡Buf... Vaya hotelazo!, ¿no?

¿Así las gastas tú, Ventanuco? No veas.

-¿Tú me harías un favor?

-¿Qué favor?

-¿Se lo das tú?

No, escucha.

Es que... he ido a verla a la consulta, no está,

le he puesto un mensaje, no me lo contesta,

como vaya yo y le dé algo, sin mirarlo lo va a tirar a la basura

-Ya, pero es que... -Dáselo tú.

Por favor. -Venga, vale.

Vale. Yo me encargo. -¿Sí?

-Sí. -Muchas gracias, tío.

-De nada.

(Música)

-A tu madre le habría gustado tener nietos, ¿sabes?

-Papá: Con tanto trabajo no tengo tiempo para eso.

Estoy ganando cada vez más dinero.

-Pero hijo, el trabajo no es solo por ganar dinero.

Hay que... pedir algo más.

¿Por qué te crees que llevo yo 65 años en la granja?

Porque amo lo que hago. ¿Entiendes?

Por eso quiero crear una granja escuela:

para transmitir el amor a los animales y a la naturaleza,

a los chavales.

¿De verdad crees que tu trabajo

merece la pena

si no te dan nada más en la vida? ¿Eh?

Anda. Alcánzame la carpeta.

(Música)

-Papá.

¡Ay, papá, por favor! ¡Papá, papá, tranquilo!

-¿Qué pasa?

-¿Me has traído los papeles firmados del ayuntamiento? ¿Eh?

-De verdad que no lo entiendo, doctora.

estábamos teniendo una conversación con total normalidad.

-¡Las gallinas! ¡Las gallinas se escapan del corral!

¡Se han dejado abiertos los corrales y se escapan las gallinas!

¡Las gallinas se están escapando!

-Tranquilo, Antonio. Antonio, tranquilo.

Antonio, tranquilo. Tranquilo.

-Las gallinas se escapan...

-Le hemos suministrado a Antonio un antipsicótico para sedarle,

y ahora le estamos llevando a la sala de imagen

para realizar una resonancia craneal de urgencia.

Las resonancias con contraste

nos permiten una visualización más nítida de la zona.

Y con ella, vamos a poder descartar

que se trate de una causa vascular, tumoral,

o incluso un daño asociado a alguna demencia.

(Música)

Ariadna, tras las pruebas de preoperatorio,

está a punto de ser trasladada a quirófano

para que se le extraiga el nódulo

que ella misma encontró en su mama derecha.

Ariadna ¿Qué tal? ¿Eh? -Pues bastante nerviosa.

Bueno. Pues tú no te preocupes,

porque el doctor Cabrera va a estar contigo en quirófano, ¿eh?

-Ay, me alegro, me tranquiliza.

Oye, ¿y con quién has dejado a los gemelos?

-¡Uf! Otra vez con mi compañero de trabajo, el pobre.

Me está ayudando mucho, la verdad.

Qué bien, ¿eh?

Mira. Estos momentos difíciles sirven para eso:

para ver que las personas que hay a nuestro alrededor

nos van a echar una mano, y quieren ayudarnos. ¿Eh?

Bueno. Mira.

Bueno. Pues ya están aquí. Ya te vas.

-Ay...

Ariadna: Mucho ánimo, ¿vale?

Que va a salir todo fenomenal. Ya lo verás.

El proceso para superar un cáncer es largo y doloroso.

Y... lo digo por propia experiencia.

Así que, si usted tiene que enfrentarse a algo parecido,

no dude en buscar apoyo en las personas que tiene más cerca.

En los profesionales, en los familiares, en los amigos.

Porque ellos van a estar ahí para usted.

Y eso también lo digo por experiencia.

(Música)

(Teléfono)

-Dime, Mariano.

¿Cómo? Fff...

No, no, no, no, no.

No, no, es que tengo a mi padre en el hospital.

Vale, no te preocupes.

Voy para allá, hablo con la doctora y enseguida estoy allí, ¿vale?

Gracias, Mariano. Gracias.

(Música)

Un ginecólogo interviene a Ariadna para extraerle el tumor mamario.

Pero al hacerlo encuentra algo inesperado.

-Pero ¿y eso? ¿Eso qué...?

Eso es...

Al extraer el nódulo de Ariadna, este, por accidente, se ha abierto.

Y de su interior ha salido una sustancia blanquecina cremosa.

Que, bueno, desde luego, no corresponde con un hamartoma.

Tenemos nuestras sospechas de lo que se trata,

pero tenemos que analizar una muestra para poderlo confirmar.

-Mm, exacto.

Al parecer, es de lo que estaba relleno el supuesto hamartoma.

Te digo supuesto porque ha quedado claro que no lo es.

Bueno, eso es una buena noticia, ¿eh?

-Ya, pero ¿cómo puedo tener un quiste lleno de leche en el pecho?

-A ver, te comento.

Lo más probable es que se trate de un galactocele. ¿De acuerdo?

Un galactocele es una lesión quística con hormonas inflamatorias

y material proteico.

Esta acumulación de leche fuera de los conductos

puede ocurrir durante la lactancia y el destete.

Y al parecer, ha sido tu caso, claro.

Ahora tenemos que esperar a que Anatomía Patológica

nos confirme lo que te estoy explicando ahora.

Y también los resultados de hormonas que te hice al principio

para averiguar la amenorrea que tenías.

¿OK?

¿Estás bien, Ariadna?

-Sí. Sí, sí, estoy muy bien.

Es que...

estoy muy contenta.

De pensar que hubiera podido ser...

-Ya. Tranquila.

-Es que... ¡Menos mal!

-Tranquila, no pasa nada.

Ahora lo que necesitas es descansar. ¿De acuerdo?

-Vale. -Que te va a venir muy bien.

-¡Qué alegría! ¡Qué alegría que me he llevado! ¿Eh?

¡Y qué susto!

¡Ay!

Todavía no se lo había dicho a nadie.

Claro, menos...

Menos a mi compañero de trabajo, claro, para organizar con los niños.

¡Ay, menos mal!

¡Menos mal!

Lo siento. Lo siento.

No sé qué me pasa estos días, pero... estoy muy llorona...

¡Ay, pero qué alegría!

-¡Rey! Oye: Que hace rato que te estaba buscando.

-Dime. ¿Qué quieres? Que estoy muy liada con un paciente.

-¿Te ayudo con algo?

-Eh..., no, no. -¿No?

-No. ¿Qué pasa? -Escucha. Esto es para ti.

Dos vuelos a Venecia y...

Y un hotel. -Mm.

-Venga ya. La gracia del día, ¿no?

¿Que quieres que revivamos viejos tiempos juntos, o...?

-No, no. Revivir momentos del pasado,

mejor vemos fotos y es más barato. No. ¿Eh?

-Ah, mira, muy bien. -Sí.

-Bueno, pues muchas gracias por la broma, pero casi que...

-No, no, no, ¿qué haces?

Que no rompas los billetes, hombre, que son de verdad.

A ver. Escucha, te cuento.

Mira, son de Juanra. ¿Vale?

Que te quería dar una sorpresa,

y le salió mal porque le viste y le fastidiaste el día.

Ya está. Pero que esto es de su parte. ¿Vale?

Te dejo. Que..., que tengo un paciente esperando.

Hasta ahora. Disfruta.

-Doctora: Tenemos que hablar.

-Eh...

Sí, sí, perdóname, Gonzalo.

Eh...

Pues mira, vamos a ver:

Hemos subido a tu padre a planta, ¿vale?,

y no hemos visto nada en la resonancia.

-Así que de momento todavía no sé qué es lo que le ocurre

-Vale, mire, una cosa: Yo me tengo que ir a la granja.

Me acaba de llamar el vecino de mi padre,

que se han encontrado un montón de vacas muertas.

-¿Un montón de vacas muertas?

-Sí. Sí, sí, vacas muertas por la granja, sí.

-Oye, perdóname: ¿Tú crees que tu padre ha podido comer de esa carne?

-Pues sí. Sí, sí, seguro que sí, vamos, sí.

-¿Seguro? -Sí, sí, sí, sí.

-Vale, pues muchísimas gracias,

porque yo creo que ya sé qué..., qué es lo que le ocurre.

-Lo que ha contado Gonzalo

da un posible sentido a los síntomas que presenta Antonio.

Si estoy en lo cierto, creo que podría tratarse

de lo que comúnmente se conoce como el mal de las vacas locas.

Así que voy a llevarlo ahora mismo a quirófano

para realizar una biopsia,

ya que es la única forma que tengo de comprobarlo.

(Música)

Ariadna, la paciente que tuvo un galactocele en la mama derecha,

vuelve a recoger los resultados del estudio anatomopatológico,

y los análisis que le hicieron en su primera visita.

-Pasa, pasa. Siéntate. -Hola.

-Bastante bien.

-Me alegro.

A ver, te comento: Eh...

Anatomopatología nos ha confirmado

que el bulto, pues, efectivamente, es un galactocele,

sin signos de malignidad.

-Ja, ja, ja...

-Esto, por un lado.

Y por otro lado,

pues aquí tengo los resultados del estudio de tiroides

y hormonas que te habíamos realizado para averiguar tu amenorrea,

y nos da un alto número, bueno.

Bastante elevado de la hormona Beta-hCG.

-Ah, ¿y eso qué quiere decir?

¿Qué tal? Te he visto llegar. Digo: Voy a saludarte. ¿Cómo vas?

-Eh... Pues no lo sé.

Porque me acaban de decir que tengo una hormona muy elevada, ¿no?

-Sí. La Beta-hCG, que la tiene muy elevada.

¡Ajá, bueno!

-¿Qué pasa?

Mujer: Eso quiere decir que estás embarazada.

-¿Qué? Sí.

-Sí.

-No. No, no, no. No puede ser.

Quiero decir: Es imposible. No tenía la regla.

Bueno, mujer, pero te has podido quedar embarazada

en la primera ovulación tras el destete.

Antes de que el óvulo fuese expulsado en la menstruación.

Sí. -Claro.

De todas maneras, vamos a ver.

Esto hay que confirmarlo, ¿de acuerdo?

Vamos a hacerte una ecografía, y ya veremos realmente la confirmación.

(Música)

Tras realizarle una biopsia cerebral

para saber si sufre del llamado mal de las vacas locas,

Antonio descansa en su habitación.

-Me gustaría pedirte perdón por tantas cosas, papá...

Pero es que no...

No puedo cambiar todo lo que ha pasado en estos años:

el no haber ido a verte.

El no haber estado pendiente de ti.

El no haberte llamado.

cuando me hablabas de tu sueño de abrir una granja.

Ojalá pudiera, pero...

Pero no puedo.

Pero lo que sí puedo hacer es cambiar lo que voy a hacer a partir de ahora,

que es... que es cuidarte como hicisteis mamá y tú conmigo.

Con todo el cariño del mundo.

Porque hay una cosa que no ha cambiado, y es que...

Te quiero, papá.

Te quiero mucho.

(Música)

-Lamento interrumpir, lo siento.

-Tranquila.

-¿Podemos hablar? -Sí. Claro.

-A ver, Gonzalo.

Siento decirte que ya tengo los resultados de la biopsia,

y han dado positivo en la enfermedad de las vacas locas.

-Pero yo... Yo pensé que eso estaba extinguido, ya.

-A ver, sí que es verdad que hace unos años,

pues tuvo un boom muy grande en los medios, pero...

todavía se pueden encontrar algunos focos.

Entonces, lo más probable es que tu padre, pues...

haya comido carne contaminada.

-Pero ¿y eso tiene cura, doctora?

(Música)

-Lo siento.

-Sí que se ha probado con algunos medicamentos

para intentar retrasar el avance, pero no...

No se ha conseguido nada.

-Y ¿cuánto tiempo le queda?

-Entre unos 8 y unos 12 meses, desde que aparecen los síntomas.

Lo lamento.

-Es que tenía que haberle dedicado más tiempo, doctora.

No he estado con él. No le he escuchado, no...

No he ido a verle al pueblo, no...

Pero bueno.

Ahora he decidido pedir una excedencia en el bufete para...,

para dedicarme a la granja escuela que quería abrir.

La voy a montar, así que...

Así que, bueno.

Por lo menos, el tiempo que le quede,

que podamos estar juntos.

Le quería dar las gracias, doctora, por...,

por todo lo que ha hecho, por cómo le han atendido y...

-Por favor, es mi trabajo. Es mi trabajo.

-Muchas gracias, de verdad.

-Lo siento. -Gracias.

(Música)

Un ginecólogo confirma con una ecografía

la existencia de un embrión de ocho semanas,

adecuadamente implantado y con buen latido fetal.

-Enhorabuena. -Gracias.

-Muchísimas gracias, Rogelio. -De nada.

Mírale. Ahí, hecho y derecho.

-No me lo puedo creer.

Es imposible que esté embarazada otra vez.

No sé cómo me las voy a apañar.

Vamos a ver: La noticia es impactante, Ariadna.

Pero mujer, es una buena noticia, ¿no?

-Bueno, ya, ya, me imagino que sí. Pero es que no voy a poder.

No sé cómo lo voy a hacer.

Por eso estaba tan llorona.

-A ver, Ariadna. Tranquila. ¿Vale?

Necesitas tiempo para asimilar la información.

Así que tómatelo con calma, y ya luego verás.

-¿Y el niño estará bien, aunque hayamos hecho la mamografía?

Sí. No te preocupes por eso. ¿M?

Los nuevos mamógrafos producen una dosis de radiación x

mucho más reducida y más localizada en la zona a irradiar.

No obstante, si hay sospechas de que la paciente puede estar embarazada,

podemos cambiar esta prueba por una ecografía mamaria,

que es aún más segura.

-Bueno, Ariadna: Pues te dejo en muy buenas manos.

¿De acuerdo?

Para mí ha sido un placer atenderte.

Sigue los consejos que te deja Clara, que van a ser muy buenos.

-Muchas gracias. -¿De acuerdo? Venga. Cuídate mucho.

(A LA VEZ) -Hasta luego.

-Ay...

Cuando se lo diga a Manu se va a volver loco.

Tu compañero de trabajo, ¿verdad? -¿Cómo lo sabes?

Porque mujer: Aparte de enfermera, soy adivina.

-Pues a Manu le encantan los niños. ¡Le encantan!

Pero yo no quiero tener más hijos.

Y tampoco sé si quiero tener un compromiso.

¿Tú no has oído el refrán este, que donde comen dos...? En fin.

-No, si por eso mismo.

Ya tengo dificultades con los gemelos,

imagínate con otro recién nacido.

No, si yo te entiendo, ¿eh?

Mira: Yo solo he tenido una hija, y la verdad es que fue muy duro, ¿eh?

Muy duro. Así que no me quiero imaginar...

Pero bueno, que ahora no tienes que pensar en eso. ¿Eh?

-Ya. Yo hasta ahora he podido con dos.

Pero ni siquiera sé muy bien cómo lo he hecho.

Pero, al final, siempre podemos, ¿no?

Pues sí.

-A los gemelos, creo que les encantaría tener un hermanito

No, si al final...

Los hijos es lo más importante que tenemos, ¿verdad?

Por ellos hacemos cualquier cosa. Ya lo creo.

(Música)

-¿Todo bien?

Sí. No te preocupes, que ya está todo aclarado.

-¿Cómo que está todo aclarado?

Pues que ya le he dicho a Arce

quién fue la persona responsable de lo que pasó con Susana.

-Pe... ¿Qué te ha dicho?

Pues mira, se ha quedado muy sorprendido.

¿Y sabes por qué?

Porque le he dicho que fui yo quien lo hizo.

La verdad es que estoy alucinando con el viaje de Juanra.

Pero bueno, no sé.

También me siento un poco tonta,

  • Centro médico - 07/12/17 (1)

Centro médico - 07/12/17 (1)

07 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 07/12/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 07/12/17 (1) "
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos