www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4293658
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 07/11/17 - ver ahora
Transcripción completa

-Me gustaría que...,

que me pusieras al día de tu vida de recién casada.

-Pero ¿tú por qué lo sabes? -Porque me lo ha dicho Palacio.

-La voy a matar. -No, Andrea: Se le ha escapado.

-No. Le dije que no dijera nada.

Y no lo cuento porque, a ver...

si la gente se entera que yo me he casado con Basir de repente,

va a sospechar que es un matrimonio de conveniencia, y no me interesa.

-Cómo eres, ¿eh? Pero también hay otra lectura.

Es decir: la gran doctora Soto se ha casado con un hombre

igual de misterioso que ella, y solamente se lo han dicho,

pues a las personas más cercanas.

Tampoco te estoy diciendo que hagas una fiesta.

Si no queréis levantar sospechas

acerca de que ha sido un matrimonio de conveniencia,

pues llevarlo en secreto, a lo mejor, no es la mejor opción.

-Tú no te acerques mucho a mí, ¿eh?

Que las personas que me hacen cambiar de idea en cinco minutos,

no me caen bien.

-Oye, y hablando de secretos:

¿Ya le has dicho a Basir

que te acostaste con Gálvez antes de la boda?

-No. Ni se lo voy a decir, así que, por favor, sé discreta con eso.

-Lo entiendo, lo entiendo.

-Solo lo sabéis Ainhoa y tú.

-Vale.

Lo que pasa que..., no sé. Tampoco lo veo tan grave.

Quiero decir: Si sois un matrimonio de conveniencia,

pues tendría que dar igual que lo supiera, ¿no?

-Bueno, es complicado.

-A ver. Yo aquí veo dos razones, por las cuales no decírselo.

Una es que, yo no fardaría de acostarme con ese tío...

-Gracias...

-Y otra es, que creo que es esta, que sientes algo por Basir.

Y si es así, no sé por qué te acostaste con Gálvez, la verdad.

Subtitulado por Accesibilidad TVE

-Rafael es trasladado al hospital en ambulancia

porque ha sufrido una crisis respiratoria en plena calle.

-No, no, nos acabamos de conocer.

Ya hay poca gente que haga las cosas a cambio de nada.

-Vamos para Rea.

-Entonces no es familia.

-No. Nos hemos conocido hace 20 minutos.

Yo soy coleccionista, y él tenía una pieza que me interesaba mucho.

Hemos quedado, y cuando llevábamos diez minutos charlando,

se ha desplomado y era como si no pudiera respirar.

-Vale. Bueno, pues si no te importa,

¿me acompañas y me cuentas mejor cómo ha sucedido todo?

-Por aquí.

-Aquí tengo los resultados.

En la exploración del paciente no presenta opresión torácica,

ni palpitaciones ni fiebre.

Pero eso sí: lo que tiene un poco baja

es la saturación de oxígeno en sangre.

-Y veo que tiene taquicardia, 120 pulsaciones por minuto.

-Sí. Eso es porque tiene una arritmia.

También he escuchado crepitantes en ambos pulmones.

-¿Qué tal se encuentra, Rafael? ¿Mucho mejor con el oxígeno?

-Sí. Gracias.

-Rafael nos comenta que sufre de astenia, sudoraciones nocturnas,

disminución en la orina, hinchazón en los miembros inferiores,

anorexia y náuseas sin vómitos

desde hace aproximadamente, unas dos semanas.

Evidentemente no tenemos la clave para saber por qué le ocurre esto,

así que le vamos a sondar y seguir haciéndole más pruebas.

Olga tiene cita en Centro Médico

porque se queja de fuertes dolores musculares.

Su marido, Lucio, la acompaña.

-¿Por qué has tenido que ponerte enferma,

precisamente en este momento?

Me has arruinado mi primer día libre en un montón de tiempo.

Podíamos estar tranquilamente pasándolo bien, y aquí estamos:

-¿Quieres dejar de quejarte?

¡Que a quien le duele es a mí, no a ti!

-Mira: ¿Sabes qué te digo?

-Que tienes 45 años, pero parece que tengas 80.

-Es que soy la mujer de un jubilado.

Tengo que meterme en el personaje.

-Sí. -Venga.

Me acabo de prejubilar para vivir lo que nos queda de vida como un rey.

Hacer el Camino de Santiago, montar en moto de agua...

Siempre he querido montar en moto de agua.

Y de pronto, va mi mujer, y me dice que le duele hasta caminar dos pasos.

Pues la verdad es esa: últimamente me cuesta muchísimo trabajo el...,

el subir y bajar escaleras, incluso levantarme de la silla...

Es que hasta necesito un bastón para ayudarme a caminar.

A ver. Déjeme la mano, intente cerrar la mano...

Vale, bien. Apriete la mano contra la mía...

Vale, a ver la otra,

lo mismo, apriete...

Vale. Tiene una fuerza proximal de cuatro sobre cinco,

no es plena, pero no está mal.

¿Realiza algún trabajo que necesite

que usted haga un esfuerzo físico especialmente?

No, no. Ahora estoy preparando un número.

Te ha preguntado por tu trabajo, no por tus hobbies.

Bueno, es que estoy empezando. Bueno. Estoy a punto de empezar.

Sí, pero, mientras tanto, pues amenizo las cenas de Navidad,

y los saraos íntimos, y... bueno, se parten todos de risa.

Pues claro que le ríen las gracias en las cenas familiares.

Pero porque son familia. No es un público de verdad.

Y también porque, cuando se lanza a contar los chistes,

llevamos ya todos unas copas de más.

No nos reímos nosotros. Se ríe el champán.

-Hola. ¿Cómo está? ¿Es grave?

Bien.

Que suba una enfermera, por favor.

Luismi, por favor: Espera fuera en el pasillo.

-Tranquilo, Rafael. -Solo quiero ayudar.

No sé. Si necesitan que avise a algún familiar de Rafael

No, no hace falta, ya nos ocupamos nosotros.

Quería agradecerte la ayuda que nos has brindado, y sobre todo,

no te preocupes, que Rafael sabrá la ayuda que ha tenido de ti.

De todas formas, prefiero quedarme hasta que se encuentre mejor.

Así que voy a estar por aquí.

Vale. Bueno. Ahora mismo salgo.

Pues nada, parece que el chico no quiere irse,

quiere quedarse con usted.

Siempre hay gente buena en el mundo.

¿Y es familiar suyo?

No. Es un fan de mi trabajo.

¿Y a qué se dedica usted?

Yo soy dibujante de cómics. Y el chaval quiere un número, antiguo,

que hice cuando dibujaba en Pamplona.

Es que yo soy de Pamplona.

Pero, desde que murió mi mujer, no quiero volver allí.

No. Una preguntita, Rafael:

¿Usted sigue tratándose la anemia hemolítica autoinmune

que padece con corticoides?

-Sí. -Perfecto. Muy bien.

Bueno, Rafael: Vamos a sondarte, ¿vale?, para controlarte la orina

y que ahí abajo vaya todo como Dios manda.

Tranquilo. Todo va a salir bien, ¿eh?

Simplemente es para asegurarnos de que no sufra un fallo renal.

Además le vamos a hacer también una radiografía.

Perfecto.

-Pues estaba pensando yo, que el caso lo puedo llevar yo sola.

Que no hace falta que estemos los dos.

-¿Tú sola? Perdona. Las cosas no son así.

Vamos, a mí me interesa también llevar el caso.

-Huy, pues tenemos un problemilla.

-¿Un problemilla? Pues yo no veo ninguno.

Es tan simple como hablar con el supervisor

y que él decida quién lleva el caso, ¿no?

-Bueno, pues, mientras decide si sí o si no,

seguimos trabajando juntos. ¿Vale, compi?

-Vale, a ver.

Hepatomegalia de dos o tres traveses.

-¿Lo cualo?

-Que tienes el hígado un poquito inflamado.

-¿El hígado un poco inflamado?

Bueno, pues así, si hacéis fuagrás conmigo, podéis repetir.

-Con eso sí que nos alegrarías la Navidad, y no con los monólogos.

-Bueno. En principio podría ser un cuadro de fibromialgia,

pero como está el hígado inflamado, vamos a hacer una analítica

para descartar otras posibilidades.

-Sí. Por supuesto.

Las personas que padecen fibromialgia

suelen ser muy incomprendidas.

Es una enfermedad cuyas causas se desconocen y que produce dolores,

fatigas, problemas con el sueño, ansiedad y depresión.

Si tiene alguna persona cerca que padece esta enfermedad

se le puede ayudar con masajes relajantes y con técnicas antiestrés.

-Tú tienes mucho cuento. Ya verás cómo no te encuentran nada.

Ni fibromialgia ni leches. ¡Lo tuyo es psicosomático!

¡Que te lo digo yo!

-Sí. Lo que tú digas.

-Vaya dos, ¿eh?

-Sí. Y te hacen reflexionar sobre la vida en pareja.

-Sigues hecha un lío con lo de Basir.

-¿Qué? No me apetece hablar de eso. ¿Tú qué tal con Curro?

-Bien, por suerte, bien. No me puedo quejar.

-Qué bien, unas tanto y otras tan poco.

-Oye, hablamos del tema, ¿eh?

Ya. Ya, ya, ya, lo que pasa es que ahora no..., no puedo quedar.

Necesito un par de horas más.

Vale. Cuando termine con esto, te aviso.

Perfecto. Vale, gracias.

-Perdone. Rafael. ¿Cómo está?

-Ah, pues, más o menos, como hace diez minutos, cuando me preguntaste.

-Ya. Bueno, perdona. Es que le veo mayor, y débil.

Y bueno, solo quería saber si se va a poner bien.

-Pues ahora mismo no podría decirte. ¿Vale? Hacemos lo que podemos.

-No, espere, perdón.

Ya, necesitaría hablar con él aunque sea un minutito. De verdad.

-Ya, pero es que está ingresado, a la espera de resultados,

y ahora mismo no va a poder ser.

Vas a tener que esperar a que se recupere un poquito.

-Espere un momento. Mira. Es que...

Tenía una compra pendiente con él.

Bueno. Llevo tiempo detrás de ella, y me gustaría formalizar la venta.

Es de gran valor sentimental y a él le hacía mucha ilusión.

-Ya, pero es que ahora mismo no va a poder ser.

Yo te prometo que, cuando se ponga un poquito mejor, te hago pasar. ¿Vale?

-Vale. Gracias. -Nada.

Rafael lanzó apenas 50 números autoproducidos de ese cómic.

Un coleccionista siempre tiene que estar al acecho

cuando surgen posibilidades como esta.

Y claro. No... No puedo darme por vencido.

Olga, la paciente con dolores musculares, vuelve al hospital

para conocer los resultados de su última analítica.

Ahora mismo podríamos estar en la casa rural de los Pirineos,

que está de oferta en la agencia de viajes.

O en la playa con las motos de agua.

O buceando para ver las tortugas.

Pero no. Todo el día del hospital a casa, y de casa al hospital.

Chico, ¿qué es lo que quieres?

Los dolores no entienden ni de rebajas

ni de ofertas de temporada baja.

-Bueno, mujer. Lo importante es que os tenéis el uno al otro y ya está.

-No. Lo importante es que tengo aquí este bastón

para arrearle en la cabeza como siga quejándose.

Bueno. Pues ya tengo los resultados de la analítica,

y lo que me llama la atención es que las transaminasas están altas.

Eso quiere decir que hay alguna afectación en el hígado.

Por otro lado, la creaticinasa también está por encima de lo normal.

Y esto apunta a una lesión celular grave

asociada a enfermedades de destrucción muscular.

-¿Lo ves? ¿Lo ves cómo no es psicosomático, listo?

¿Ves cómo me pasa algo con la "clentincinazas" esas,

o como se llamen?

-La "credinaza" eres tú.

Que te acaban de dar la noticia, y te quedas tan pancha.

Y me has fastidiado las vacaciones.

-Mm... Bueno. Es que... hay mucha tensión en la consulta.

Si no os importa, nos tranquilizamos un poco, y luego vamos a la terraza,

y os tomáis algo, habláis o lo que sea. ¿Eh?

-Perdón, sí.

-Bien, me parece bien.

Pero antes tenemos que realizar una ecografía

para ver el estado del hígado de Olga.

Los resultados de la serología descartan hepatitis B y C.

Pero la ecografía confirma el aumento de tamaño del hígado.

Hay que seguir indagando.

Rafael, el paciente que llegó de urgencia

con dificultad respiratoria y taquicardia,

ha sido ingresado y recibe la visita de los doctores.

-Hola, Rafael. ¿Qué tal se siente?

-Pues la verdad. Los hospitales me gustan y no me gustan.

Pero sé que estoy muy bien en sus manos.

-Bueno, pues muchas gracias, por lo que nos toca.

Tenemos los resultados de la radiografía.

Y nos muestra que tiene una cardiomegalia.

La cardiomegalia es un aumento del tamaño del corazón.

También tiene un ligero derrame pleural.

Es decir, el pulmón se llena de líquido,

y eso, pues lo que hace es que no le permite funcionar bien.

Ahora vamos a seguir trabajando para ver qué está provocando esto.

-Por otro lado, también,

el hemograma ha confirmado que tiene un poquito de anemia.

-O sea que estoy hecho un tesorito.

Padecemos anemia cuando nuestro número de glóbulos rojos

es menor al normal, o cuando ellos no transportan el suficiente oxígeno.

Los síntomas más comunes

son la debilidad muscular y el cansancio.

Las personas veganas y vegetarianas tienen más riesgo de padecerla,

y para ello pueden encontrar el hierro que necesitan

en las legumbres, por ejemplo.

-Bueno, y ahora vamos a tratar de controlar ese ritmo cardiaco,

y poner un tratamiento para el edema de pulmón agudo que padece.

-Perfecto. Muchas gracias.

-Por favor: ¿Puede quedarse un ratito más conmigo?

Porque no quiero estar solo.

-Bueno, lo primero, háblame de tú.

Y lo segundo, Luismi sigue ahí fuera.

-¿Puede hacerlo entrar, por favor? -Claro.

-Gracias.

-Pues aquí lo tiene.

Que parece que no se quiere ir hasta que se ponga bueno

y hasta que le dé el cómic que le ha prometido.

-¿Cómo se encuentra, Rafael?

-Pues mira. Como aquello de la canción. ¿Sabes?

El corazón, el corazón.

Oye, por cierto: Mira en la mochila.

-El cómic.

No lo había visto nunca, Rafael.

Este cómic me ha absorbido toda la vida.

Tenía que ser mi obra. Mi obra estrella.

Pero cuando le diagnosticaron a mi mujer cáncer de hígado,

tan solo pude estar con ella dos meses.

Tanto trabajar, ¿para qué?

Y al final, además,

no se vendió.

-Vaya, Rafael. Lo siento. Lo siento, de verdad. No...

No sabía que había puesto tanto en este cómic.

-Y ahora ¿dices que es de culto?

-Sí.

-Pues mira. ¿Sabes qué?

Te lo regalo.

Porque sé que a ti te hace mucha ilusión, y solo queda este número.

-De verdad, no sé qué decir, Rafael.

-Ea, pues ya estamos todos contentos.

Ya le podemos dejar solito.

Espera un momento.

Mira. Me lo quedo yo, porque voy a estar tiempo aquí hospitalizado.

Podrás venir a verme.

¿Sabes qué pasa? Que estoy muy solo.

No tengo amigos, pero, al final, será tuyo.

Porque sé que te hace mucha ilusión.

-Mira.

¡Bueno! No es un paseo marítimo, ¿eh? Pero es un lugar muy agradable.

¿Verdad? -Pues sí, la verdad que sí.

-Sí. Y los zumos naturales que hacen aquí están riquísimos.

-Espero que al menos los zumos sean baratitos.

-Y bueno, mira. Mira qué vistas hay.

Y bueno, y además la temperatura hoy está agradable, ¿no?

-Sí. Pues a mí me está entrando un calor

como si estuviese a pleno sol en Benidorm.

-Sí, me están fallando las piernas.

-¡Vete a buscar a un médico!

-¡Vete a buscar a un médico ya!

-Al examinar las constantes de Olga, hemos observado que las convulsiones

venían provocadas por una crisis de hipoglucemia severa.

Así que le hemos aplicado suero glucosado en vena,

para contrarrestar el efecto, y ahora hay que esperar a que mejore.

-Ay...

Estoy reventado.

Vengo de una reunión de equipo, y me van a dar unos días libres extra

-Pues no me das nada de envidia porque...a mí también.

-Sí. -Me alegro.

-Pues yo no sé qué hacer, porque...

yo soy muy malo planificando con tan poco tiempo.

¿Tú qué vas a hacer? ¿Vas a ir de viaje o algo, o qué?

-No, yo me quedaré en casa viendo series.

-Ah, ¿sí? Pues yo creo que voy a hacer lo mismo.

Pero echo de menos un poco el mar.

Porque yo... yo he nacido cerca del mar,

y estoy siempre aquí, en la meseta.

¿Qué miras?

-Estoy buscando información de un chico,

que viene acompañando a un paciente, un coleccionista de cómics.

Y acabo de ver que pagó ¡4000 euros por un cómic!

-¿4000 euros?

-¿4000 euros? A mí me parece una barbaridad

que una persona pague eso por un cómic, ¿no?

-Bueno, bueno, hombre. Cada uno hace con su dinero lo que quiere.

Yo pagué 50.000 pesetas por dos entradas para ver a Julio Iglesias.

Pero bueno. Hace ya mucho tiempo de eso,

y era para conquistar a mi mujer: Mariví.

-Eso es mucho dinero. Son unos 300 euros ahora, ¿no?

-Mm. (Exclamación)

-Pero ¿qué le pasa a esta?

Es imposible tener una conversación normal con ella.

Nunca me entero de nada.

-Tranquilo. Entiendo lo que estás diciendo.

Yo tampoco la he pillado a Rocío, ¿eh? No lo tengo claro con ella.

A Olga, ya recuperada, le van a realizar

un estudio electromiográfico para averiguar el origen de los síntomas

-Lucio, salte fuera y te relajas un poquito.

-No, no, yo me quedo.

-Vamos a empezar. ¿Vale? -Vale.

-Vaya peste de colonia que echas. -Pero si es la de siempre.

-No la aguanto. Además, seguro que es carísima.

-Ay...

-Que ahora que he renunciado

a un buen pellizco de la pensión para prejubilarme,

no hay presupuesto para fiestas.

-O sea: Que para alquilar una moto de agua sí hay presupuesto.

Pero para comprarme un bote de colonia y oler bien

-Mira. Estoy de mal humor porque no duermo por las noches.

No paras de moverte. Me despiertas cada dos por tres.

¿cómo no me voy a mover si me duele todo el cuerpo en cualquier postura?

Mira, te estás volviendo un cascarrabias, ¿eh?

Tú mucho decirme que aparento 20 años más con el bastón,

y tú parece que vienes de Atapuerca.

-Vamos a empezar.

Desde que Lucio se ha enterado que lo mío iba para largo,

no deja de buscarme las cosquillas.

Y yo también tengo mi carácter, ¿eh?

Que no todo en la vida son risas.

En su mundo, solo existe él, él y él.

-Ah, Olga: Mira lo que me han dado en la entrada del hospital.

Los monólogos de El Ventanuco. ¿Por qué no te apuntas?

Esto es un micro abierto. Tú subes, y cuentas lo que quieras.

-No es lo más recomendable.

En su estado no le conviene que le tiren tomates.

Además, le dolería más que a cualquier persona normal.

-Perdona, pero a mí me parece que es su ilusión

y está en su perfecto derecho de hacerlo. Esto lo hace la gente.

-¿Y a ti quién te ha pedido ayuda?

¿Quién te ha dado vela en este entierro?

-Ni caso. Ni caso.

Los resultados del estudio neurofisiológico

que hemos realizado a Olga

concluyen que el daño no está en los nervios,

sino en los propios músculos.

Por eso hemos decidido realizar una biopsia

en el músculo cuádriceps de Olga.

En los próximos días, espero tener los resultados

y saber qué es lo que pasa.

-Así que la convivencia con Curro, superbién.

Me encanta despertarme con él todos los días.

-Qué bien. Eso a mí no me pasa. Como dormimos en camas separadas.

-¿Cómo lo llevas?

-¿Sinceramente?

Regular.

Pero bueno. No sé. Es que...

Hombre. Siempre ha habido... una química con..., con Basir.

Pero ahora, como la situación es tan complicada...

Y por otra parte, en un matrimonio de conveniencia,

a lo mejor es peor meter sentimientos y sexo y todo eso. No sé.

-¿Y por qué no le dices lo que sientes por él?

No sé, es que, si no se lo dices, no lo puedes saber.

-Ya, pero no. O sea... Tendría que ver algo por su parte,

que no... No lo veo. Y es...

Es muy complicado.

-Mm... Por cierto: Mira.

-Me lo han dado en la entrada del hospital.

-Noche de monólogos con micro abierto en El Ventanuco.

¿Esto qué es? ¿Hoy?

-Sí. ¿Te apetece que vayamos?

-Hombre, es que hoy le había dicho a Basir para cenar juntos en casa.

Pero la verdad es que no me ha respondido todavía.

Así que mira: que le den. Me voy contigo.

-Genial, nos lo vamos a pasar superbién.

Oye, puedes subir y hacer un monólogo.

-Ah, sí, claro. Con todo el gracejo que tengo...

-Pues yo te veo, ¿eh?

Rafael, el paciente que sufre un derrame pleural

que está comprometiendo las funciones de su corazón,

Pero los doctores no encuentran la causa del mal que padece.

me ha dicho el supervisor que te ha pasado el caso.

-¡Vaya!

-Hombre, tampoco te hagas la sorprendida. Era de esperar.

-Hombre, le has regalado un disfraz a su sobrino, ¿no?

-Ah, ¿eso? Pero si eso fue hace un montón de días,

-Ya. Eso no te lo crees ni tú misma.

Vamos a ver, Rocío. Yo tengo mucha más experiencia que tú.

-Pues la verdad es que sí.

Pero ni yo estoy en la cabeza del supervisor, ni tú tampoco.

Así que no podemos saber qué es lo que le ha hecho elegirme a mí.

Si quieres te puedo pedir perdón.

Pero vamos, que tampoco sabría por qué hacerlo:

¿Por llevarme bien con la gente?

¿Por ser detallista con mis compañeros?

-Mira, Rocío. Hay algunas personas que se les puede envolver

con un regalito, un poquito de peloteo y cositas de estas.

Pero hasta eso, tiene su fecha de caducidad.

Ah, por cierto: El edema que presenta Rafael en el cuello,

creo que es un síndrome de la vena cava superior.

-Sí. o alguna enfermedad oncohematológica.

Creo que deberías de seguir por ese camino el estudio.

-Bueno, te agradezco mucho el consejo,

pero voy a seguir mi propio criterio.

-De acuerdo.

-¿Qué haces aquí? Si ya tienes lo que querías, ¿no?

-Bueno, solo... Solo quería asegurarme de que Rafael está bien.

-¿Qué pasa? Que la conciencia no te deja, ¿no?

-¿Perdona?

-Pues si la conciencia no te deja,

será mejor que le cuentes a Rafael la verdad.

Olga regresa al hospital para recibir los resultados

de su biopsia de cuádriceps,

con la que espera saber por qué se siente tan dolorida.

-Estoy de los nervios. ¡No paras de moverte!

-¡Pues si tú estás de los nervios, imagínate cómo estoy yo!

¡Que estoy esperando el resultado de la biopsia,

y tengo unos dolores en esta silla que me muero!

-Si pasaras menos tiempo pensando en la enfermedad,

y más tiempo en ponerte bien, otro gallo nos cantaría.

-Vale. Pues ya me has quitado las ganas de comer.

Voy a recoger los resultados de la biopsia. A ver si están.

-La verdad: No paras de quejarte, pero ¿qué harías sin mí?

-Pues vivir la vida, Lucio. Vivir la vida.

-Toma. -Trae.

-Anda.

-En la biopsia, sí se ven signos degenerativos y de necrosis.

Y grandes acumulaciones de glucógeno.

Que es lo que está causando la miopatía.

En cualquier caso, para tener un diagnóstico concluyente,

hay que esperar los resultados del análisis bioquímico.

-Siempre hay más análisis.

-Esperemos que este sea el definitivo.

-Muchas gracias, doctora.

Estoy deseando quitarme esta carga de encima.

-Rafael. -Hola.

-Bien. -¿Sí? ¿Mejor?

-Sí. Gracias. -Solo quería saber cómo estaba y...

Bueno, que... Me tendría que ir a mi casa. Tengo a mi madre sola.

-Ah. Pues nada. Vete. Vete.

Oye, yo te quería agradecer todo lo que has hecho por mí.

Eres... una gran persona.

¿Puedo hacer algo por ti?

-Bueno, sí. Me gustaría finiquitar...

Bueno, eso que me prometió de que me daría el cómic.

Venía a por ello porque vivo lejos, me tendría que ir y...

¿Rafael? Rafael.

-Vete, por favor.

-¡Rafael! ¡Rafael!

Rafael.

¡Enfermera! ¡Enfermera!

¡Rafael! ¡Rafael!

¡Enfermera!

-¿Qué ha pasado?

Deja, déjame un momento.

Rafael: ¿Me escucha?

A ver. Tranquilo. Respire despacio.

¿Me está escuchando?

Trate de controlar la respiración.

Al final, pues ha ocurrido:

El líquido que estaba acumulado en el pericardio,

que es la membrana fibrosa que está en el exterior del corazón,

no permite que este pueda contraerse y dilatarse de forma normal.

Lo que ha provocado un taponamiento cardíaco.

Hemos tenido que realizarle una pericardiocentesis,

para drenar ese líquido, tomar una muestra, y hacer una citología.

Los resultados del análisis bioquímico del músculo de Olga

proporcionan a la doctora Soto la clave para llegar al diagnóstico.

-Pues sí, mira. La concentración de glucógeno es de 2,31. Está claro.

Tiene glucogenosis.

La glucogenosis está causada por una deficiencia genética

que produce alteración en depósitos de glucógeno en los tejidos.

Aumentándolos o produciendo estructuras anómalas.

Afecta más a los tejidos

en los que el metabolismo del glucógeno es más importante,

como los músculos y el hígado.

-Bueno, pues voy a hablar con el especialista

para que hable con la paciente.

-Vale. Yo hablaré con Palacio,

porque la fisioterapia es importante en este caso.

-Vale. -Pepa, ¿tú estás bien?

-Sí, estoy bien.

Bueno. Estoy pasando una mala racha,

porque mi hermana no está bien y...

Tiene anorexia, no me deja ayudarla y... Y encima está embarazada.

-Qué papelón. Bueno, no sé.

Si... Si necesitas, hay algo en que yo te pueda ayudar...

-Gracias. Pero yo creo que esta batalla es mía. Gracias.

La doctora Jiménez ya tiene los resultados de la citología

que le realizaron a Rafael, tras intervenirle de urgencia

para drenarle líquido del pericardio.

-Hemos encontrado numerosas células linfoides de tamaño mediano,

desprovistas del citoplasma. Vamos: células atípicas.

-Pues sí. Células atípicas cancerígenas.

-Sí. En la citometría de flujo hemos visto células malignas.

Rafael tiene linfoma de no Hodgkin tipo B.

Tenías razón. Y me gustaría que trabajásemos juntos en este caso.

El linfoma de no Hodgkin es un cáncer del tejido linfático.

Este tejido se encuentra en los ganglios linfáticos,

en el bazo o en otros órganos del sistema inmunitario.

La buena noticia es que la biopsia pleural

ha confirmado que ni la pleura ni el pulmón están invadidos.

-Teniendo los tejidos linfáticos invadidos, voy servido.

-Esa enfermedad se suele asociar a pacientes inmunodepresivos,

como es su caso, Rafael.

-Rafael, no le quiero engañar,

y esta enfermedad normalmente tiene una supervivencia menor a seis meses.

Pero esos son datos totalmente estadísticos.

Cada paciente es un mundo, y cada paciente tiene su historia.

Y yo estoy segura de que el capitán Pamplona va a luchar como un jabato.

-El tratamiento lo haremos, Rafael, con ciclos de quimioterapia.

¿De acuerdo?

-Oye, gracias.

Porque si no llega a ser por ti, el segundo ataque no lo paso.

-Quizá todo esto ha pasado por una buena causa,

y es el comienzo de una bonita amistad.

-Sí.

-Seguro.

Tras recibir el diagnóstico de glucogenosis,

la doctora Soto, acompañada de la fisioterapeuta Marta Palacio,

van a explicar el tratamiento a Olga

la paciente con dolores musculares agudos.

-Sí, vamos a intentar reducir los calambres,

mantener una buena actividad muscular,

y evitar las contracturas musculares.

-Claro. Todo esto se puede combinar con calmantes

y con relajantes musculares, para ayudar a llevar mejor la enfermedad.

-¿Eso significa que es crónica? ¿Que va a ser para siempre?

-Por ahora no tenemos cura.

Solo podemos facilitar una mejor convivencia con la enfermedad.

Así que habrá que hacer unas revisiones regulares

cardiológicas y hepáticas, y seguramente, si pierde algo de peso,

le ayudará a sobrellevarlo mejor.

-¿Y si me divorcio?

Porque eso me va a quitar un gran peso de encima.

-Si lo sé no me prejubilo.

¿Nos podemos ir a casa?

-No. Tengo que hacer algo.

Y no me importa si te parece bien, o no.

Rafael ha sido diagnosticado con linfoma no Hodgkin,

y su pronóstico no es bueno.

Pronto tendrá que empezar los ciclos de quimioterapia.

-Rafael.

Quería disculparme.

-¿Por qué?

-No he sido del todo sincero contigo.

Tu cómic no es ningún fracaso.

De hecho, el... El número 1 de “Capitán Pamplona”

cuesta 5000 euros a día de hoy.

-¿5000 euros?

-Sí.

Al parecer, en Estados Unidos hay un coleccionista

que anda buscándolo como loco.

Dijo algo acerca de que era uno de los mayores estandartes

del cómic europeo.

Un tesoro desconocido.

-O sea que todo lo que me habías dicho que te hacía ilusión,

que era para ti... ¿Nada?

-A decir verdad, no tenía ningún interés en el cómic.

Solo quería comprarlo para hacer negocio con él.

Pero, ahora, con lo que ha pasado, después de haberle conocido,

de saber lo de su mujer, que casi se muera en mis brazos,

me siento fatal.

-Mira... Nunca había vendido ningún cómic.

¿Y ahora me dices que vale 5000 euros?

¿Sabes qué he pensado? Que podrías acompañarme a la quimioterapia,

y luego lo vendemos y repartimos entre los dos.

-Encantado.

Será un placer.

-Ya. Pero simplemente lo que quería decirte era que te he prejuzgado.

Porque la verdad es que no es fácil

ser sincero y empático con un paciente, y más,

cuando le tienes que comunicar que probablemente tenga que fallecer.

Yo, la verdad es que necesitaba ver esa parte tuya, ¿sabes?

Esa faceta más humana, y no tanto jijí, jajajá.

Y la verdad es que me ha sorprendido.

Sí, porque veo que realmente te importan las personas,

y no todo es una fachada.

Aunque insisto: Sé que ocultas algo,

¿eh? Aunque no me lo hayas dicho, pero lo sé.

Bueno. No pasa nada. Te veo luego.

-Rocío. -Sí, dime.

-He visto este billete de tren en el suelo de tu taquilla.

Ya veo que te vas a Asturias.

¿No decías que te querías quedar aquí viendo series?

-¡Que sea la última vez que te metes en mi vida!

Bueno. Esto es normalmente lo que los americanos llaman una Standup Comedy,

Sí, que en español, cuando lo traducimos,

viene a significar como contar chistes estando de pie. ¿No?

Y eso me viene a mí fatal.

Porque yo tengo una enfermedad que hace que el estar de pie

Y ustedes pensarán: ¿Pero por qué no se sienta?

Bueno, pues porque estando sentada también me duele.

Esto es así, ¿no? Es una cosa que..., que no es entendible, pero es así.

En este tipo de enfermedades, es muy importante el tener al lado

a un marido que..., que te quiera, y que te comprenda. Sí.

Pero este tampoco es mi caso, ¿no?

No. Mi marido...

Mi marido preferiría estar dando la vuelta al mundo en globo,

antes que estar conmigo.

Por eso he pensado que lo mejor que podría hacer,

lo que podrías hacer, mejor dicho, cariño, es...,

pues irte tú solo a hacer piragüismo, o...a hacer puenting,

O mira, mucho mejor: a hacer puñetas.

Sí, porque la vida, la vida es muy corta,

como para vivirla a medias tintas o como para renunciar a tus sueños,

Nunca hay que renunciar a los sueños.

No, no, no, no, no.

-¿Estás aquí?

-Sí, sí. Pero... Pero creo que me voy a ir.

Porque todavía estoy a tiempo de cenar con Basir

y de... hablar de lo que surja.

-Pero ¿así, de repente?

-Bueno. La vida es demasiado corta.

Y los chistes..

-Es una cosa que... que no es entendible. Pero es así.

Así que... espero que no tardéis mucho en volver a veros

en este lugar tan cuco que se llama ¡El Ventanuco!

¡Muchas gracias!

Buenas noches.

-¿Está todo bien, Javier?

-¿Y sigues siendo motero, Javi?

-Discúlpeme, pero creo que me confunde con alguien.

Dice que nos conocemos de la facultad y...

y no tengo ni idea de quién es.

-Es que esa memoria...

Lo que he notado es un posible quiste, ¿vale?,

en la axila izquierda.

-Poca gente sabe que fuiste niño de San Ildefonso

-¿Carlos Ortiz? -Sí.

-¿Desde...cuándo esto? -Siempre me he sentido una mujer.

Tampoco es algo que se vaya pregonando por ahí.

-Está hipotenso, taquicárdico y taquipneico.

-Soy médico. ¿Puedes oírme?

-Hasta ahora solo he conseguido que balbucee, Diana.

-¿Qué, Pascual? ¿Un bañito?

-No, qué va, ya lo he aseado yo.

-¿Cómo?

-Mira: Yo hago esto todos los días a más de 40 ancianos en la residencia

Entonces no tienes tú que venir a decirme

lo que puedo o no puedo hacer. ¿Entendido?

-No sé qué pasa. No me lo explico.

A no ser que sea eso, ¿sabes?

Que su tiempo se acaba. Y ya está.

-Fui a asear al anciano de la 212.

-Bueno. Y el acompañante, pues me dijo que no,

que ya lo había aseado él, que no lo podía asear yo.

Y tú imagínate que le pasa algo al anciano.

Eso recae sobre mí, sobre el hospital.

Subtítulos realizados por Elda Hidalgo Castañeda

  • Centro médico - 07/11/17

Centro médico - 07/11/17

07 nov 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 07/11/17 " ver menos sobre "Centro médico - 07/11/17 "
Programas completos (715)

Los últimos 728 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios