www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4509467
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 07/03/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-Es que no me da tiempo

ni a desayunar en mi casa con mi hermana,

hasta el último minutito metida en el baño.

-La convivencia tiene esas cosas.

-Yo estoy encantada de tenerla en casa

después de todo lo que ha pasado.

Ah, claro, ¡que yo a ti no te he contado nada de mi hermana!

-Nnn... No sé nada, pero vamos, que no...

No hace falta, ¿eh? Si no quieres no te sientas obligada.

-No, no, si..., si..., si me apetece contártelo, además.

A ver. Resulta que...

Que es que mi hermana estuvo en la cárcel.

-¡Anda! -Sí, porque...

era prostituta, y...

Y un tipo, pues quiso aprovecharse de ella, ella se defendió,

no pudo demostrar que era en defensa propia, y...

-Vaya. -Bueno.

-Qué duro, ¿no? Lo siento mucho.

-Nada, no te preocupes.

Si ya... Ya ha pasado, ya ella está en casa,

está colaborando con una asociación

en la que trabajan mujeres que están en la misma situación que ella,

está buscando un trabajo, y hasta tiene un novio.

-Oye, pues me alegro, es un paso importantísimo.

-Ya.

Es que yo, si te soy sincera, lo del novio no...

No lo acabo yo de entender.

-Ya.

(Música)

Javier acude al hospital tras sufrir un fuerte mareo

acompañado de dificultad para mantener el equilibrio.

-He entrado en la iglesia y lo he visto de este porte.

-Doctora, me da todo vueltas.

Tengo un mareo...

-Me ha dicho que no ha tomado nada.

-Pero ¿cómo voy a beber, padre? Si estoy trabajando.

-Bueno. Lo he dicho sin intención.

-Bueno. Voy a empezar con la exploración neurológica, ¿vale?

Mira a un punto fijo...

Muy bien...

¿Sabes cómo te llamas?

-Javier.

-¿Y sabes dónde estás y en qué año estás?

-Estoy en el hospital y estamos en el... 2018.

-Muy bien. ¿Me puedes contar qué es lo que te ha pasado?

-Ay..., estaba.....

pintando la bóveda de la iglesia de mi pueblo,

y de repente he hecho un giro así con el cuello.... brusco

y me ha dado un latigazo y... ¡Uf!

A partir de ahí,

me he empezado a marear muchísimo y... me he caído.

Menos mal que llevaba el arnés porque... si no, me mato.

-Dile lo del dolor de nuca.

-Sí. Y que me duele mucho la nuca, aquí, por este lado.

-Bueno, Javier.

Eh... Quiero que intentes, con tus piernas, tocar mis manos.

¿De acuerdo? -Mm...

-Muy bien...

Y ahora lo mismo, pero con las manos.

A ver...

Muy bien, apriétame las manos...

Muy bien. ¿Qué antecedentes tienes?

-Tuve una vez...

Arritmia, como arritmia en el corazón.

Una fibri... -Fibrilación auricular.

-Eso me dijeron, sí.

Y me estoy tomando, un biso...

-Bisoprolol. -Bisoprolol.

-Bueno, Javier.

Quiero que mires hacia arriba, hacia abajo y hacia los lados. ¿Vale?

-Mm...

-Vale.

Veo que tienes nistagmus horizontal.

-¿Eso qué es?

-Sí, a ver, te explico:

que tu ojo hace un movimiento rápido involuntario

de lado a lado.

-Pues no... Yo no lo había notado. Debe ser por el mareo, no sé.

-Bueno, es que no sufres mareo, sino vértigo.

-Ah.

-Un mareo es una sensación de inestabilidad parecida a estar ebrio.

Sin embargo, en el vértigo nos da la sensación

de que todo se mueve a nuestro alrededor,

que nosotros nos movemos con respecto al entorno,

o que el entorno se mueve con respecto a nosotros.

(Música)

Berta, la cantante de rock

que se intoxicó por error con anticongelante de coche,

se ha torcido un tobillo practicando deporte.

-Hola, buenas. -Hola.

-Es que vengo porque...

Bueno, no sé. No sé lo que le pasa.

Que en el pie... No..., no sé.

-De acuerdo. Miren: siéntense allí, que enseguida les avisan.

-Bien. Vamos.

-Si es que solo se me ocurre a mí ponerme a correr a estas alturas,

tío.

Pero es que le prometí a mi pa...,

a Mike, que Mike es mi padre,

le prometí que iba a empezar a cuidarme ya,

pero te voy a decir una cosa:

esto de correr, lo del running esto que está de moda,

esto no es para mí.

Yo voy a ser más de... gimnasia pasiva.

-Pero mira que te lo dije.

Te lo dije, ¿no? ¿O no te lo dije?

Que no se puede salir a correr así de repente, como una loca, como...

No sé. ¡Siempre haces todo mal!

-Mira. No me des la brasa, ¿vale?

Y además: no vayas de padre protector ahora, porque no te pega nada.

-Mira, habremos estado un poco distanciados.

Pero a fin de cuentas soy tu padre.

¿De qué quieres que vaya?

-¿Distanciados? distanciad...

¡Pero si llevabas años sin saber nada de mí!

¡Pero si es que hasta cuando me pasó lo del ojo

no tuviste ni para llamarme, una llamada!

-No, pero me enteré por Internet y la televisión.

Lo contaron todo.

Oye, te quería pedir una cosa:

¿Y si a partir de ahora, en vez de llamarme Mike, me llamas papá?

-¡Tú estás flipando! De verdad, ¿eh?

Papá, dice.

Bueno, Mike y yo, pues siempre nos hemos llevado a matar.

Hasta hace poco.

Que me agarré una muy gorda,

acabé bebiendo anticongelante de coche,

y desde que abrí el ojo, el hombre,

la verdad es que se está comportando

porque no se ha separado de mí ni un momento.

Eso sí te digo:

me está dando una chapa...

¡Ah! Un poquito ahí.

-Con cuidado... -¡Oh, oooh! Un poquito.

-Vale. -¡Oh! ¡Ahí duele!

-Con cuidado... -¡Uuuh!

Esto va a ser un esguince del 15.

-Bueno, no necesariamente.

Podría ser también una fractura.

-No, no, una fractura no porque no me duele tanto.

-Bueno, por eso no te guíes porque hay fracturas

que duelen menos que esguinces. -Mm, bueno.

A ver: cambiando de tercio. Cuéntame un poquito.

¿Qué tal tu diabetes? ¿La estás controlando?

¿Sigues bebiendo, fumando?

-No, no, no, no, no, no. Que he dejado de fumar,

y ahora solo voy a beber los fines de semana,

y controlando, ¿eh?

¿Cómo te has quedado?

-Bueno, pues me parece muy bien.

Me alegro mucho porque, de seguir así,

pues no habrías terminado... nada bien.

-Sospecho que..., que puede ser un...

Un vértigo periférico.

-¿Qué quiere decir periférico?

-Sí, a ver, te explico:

el vértigo se asocia a una alteración del equilibrio.

El equilibrio se controla desde dos puntos:

desde el cerebro y desde el oído.

Cuando la alteración

está causada en el cerebro,

se denomina central, y cuando está causada en el oído,

se denomina periférico.

En tu caso, como ha ocurrido después de...

un movimiento brusco

y tienes nistagmus horizontal, todo me hace pensar

que es vértigo periférico.

Pero de todas maneras me gustaría hacerte una radiografía cervical

para confirmarlo. ¿De acuerdo?

Así que ahora quédate aquí tumbado tranquilito,

y yo voy a hablar con los técnicos para prepararlo todo. ¿Vale?

-Muchas gracias, doctora. -De nada.

Las principales causas de los vértigos periféricos son:

las infecciones en el oído,

algunos fármacos, o los traumatismos craneales,

que pueden dañar temporalmente

la estructura interna del oído o provocar sangrado.

-Vaya susto, ¿eh?

Padre:

¿Qué le ha parecido la obra?

-Ya hablaremos de eso cuando lleguemos al pueblo. No te preocupes.

-No me diga que no le gusta.

A ver. Reconozco...

que es muy distinta al resto de mi obra.

-Mm, no se parece en nada.

-Bueno, pero usted me pidió algo original.

-Sí. Yo quería algo... como...

No sé, el Astronauta de la catedral de Salamanca:

Algo pequeño, con gancho.

Pero esos cuadros,

esos colores,

esos cuadrados... ¡Dios mío!

Parece una discoteca, Javier.

-A ver, reconozco

que es un poco arriesgado, la verdad.

Pero... padre,

está todo pensado,

al milímetro: cada línea,

cada color, cada forma...

Bueno.

Nunca había tenido tan claro una obra como esta.

Es... que parece que...

Como si Dios, desde el cielo,

me estuviera susurrando

qué tengo que hacer: cada trazo.

-Pero ¿qué dices, alma de cántaro?

Yo creo que el vértigo te está sentando fatal, Javier.

-Padre...

-Javier es un importante pintor de frescos religiosos.

Y como, además,

creció en el pueblo,

yo le pedí que hiciera...

la visión de San Ignacio.

Tenemos que hacer algo en el pueblo que atraiga a la gente.

Pero cuando vi la obra por primera vez...

¡Dios mío!

¡Qué esperpento!

Álex. -¿Sí?

¿Cómo te encuentras?

-Eh... Mejor. Voy un poco mejor.

Ya por lo menos no me duele tanto el pómulo y...

Bueno, en fin.

-Menos mal que no me ha roto nada.

Oye, siento mucho todo lo que pasó.

-De acuerdo. Bueno, tranquilo, Ramón.

Al fin y al cabo no es culpa tuya.

Es cosa de tu hijo y sus amigotes.

Ya, pero... mi hijo Marcos es mi responsabilidad.

-Ya.

Y mira que te lo advertí, Ramón, ¿eh?

Mira que te dije que Marcos estaba metido en algo,

que prestaras atención y que te iba a dar problemas.

En fin: ¿Has hablado con él?

A ver, Álex: Eh...

¿Vas a presentar una denuncia?

-¿Tú qué crees, Ramón?

¿Qué crees que debería de hacer?

No lo sé, es tu decisión.

-No sé, pero dímelo tú.

Al fin y al cabo estamos hablando de tu hijo y del hijo de mi chica.

¿Qué es lo que crees que debería de hacer?

En fin.

Tú piénsatelo,

y... decidas lo que decidas,

yo estaré de acuerdo.

Tanto si denuncian como si no,

os apoyaré. ¿OK? -OK.

Cariño. De verdad. Que lo vamos a arreglar, ¿eh?

-Que sí. Lo sé.

-¿Estás bien? -Sí.

-¿Vas para allá? -Sí. Vamos.

Que llevo un día hoy...

(Música)

-A ver, Javier: en la radiografía,

hemos visto una leve rectificación cervical.

Eso quiere decir que la curvatura normal

que hay en las cervicales

se ha acortado,

y las vértebras forman una línea recta.

Yo creo que eso...

tiene que estar causado por...,

por las malas posturas.

Y lo más probable es que sea la causa del vértigo periférico.

-Sí.

Será por las posturas.

Como tengo...

Estoy todo el rato pintando bóvedas y techos,

pues claro, tengo que estar todo el rato mirando para arriba.

-Ya. Pero es que, además del vértigo periférico,

hay signos incipientes de artrosis.

Con lo cual, yo, la verdad es que no entiendo de técnicas de pintura,

pero lo que sí que te digo seguro

es que no debes forzar la postura del cuello.

-¿Tú sabes que esto también le pasó a Miguel Ángel

cuando pintó la Capilla Sixtina?

-Ya.

Cambiando de tema,

te vamos a poner medicación para relajar el oído, y diazepam.

¿Vale?

Así que lo mejor es que te quedes aquí unas horas

hasta que te haga efecto. ¿De acuerdo?

-Muchas gracias. -Muchas de nada.

-Mmm...

Como pueden ver aquí en la radiografía,

te has fracturado el quinto metatarsiano.

Que es este pequeño hueso que se ve en la parte externa del pie,

que está conectado con el dedo meñique.

Estas fracturas suelen ser más bien asociadas

cuando se practican deportes de desplazamiento o saltos,

o, en su caso,

por ejemplo,

cuando te has torcido el pie hacia dentro,

que el ligamento o el tendón se ha tensado,

y roto el hueso.

Tendrás que estar inmovilizada al menos un par de semanas,

y bueno, hasta que se suelde el hueso.

-O sea: me vas a poner una escayola en la pierna como a los niños, ¿no?

¿O qué?

-No. Te pondremos más bien una férula.

Que viene siendo una media escayola,

pues como para un medio adulto, vamos.

-Mm... Mírale.

-Con posterioridad a la férula,

se le coloca al paciente una bota conocida como Walker.

Esta bota se puede encontrar en farmacias u ortopedias.

Y nos permite, siempre y cuando lo confirme un médico,

poder retirarla para airear la zona y asear la piel.

Y también, por supuesto, nos facilita la rehabilitación.

Dentro de unos siete días, aproximadamente,

vamos a hacerle una radiografía para ver

qué tal ha ido evolucionando la fractura.

¿De acuerdo?

Es recomendable, eso sí, Berta,

que, dentro de la medida de lo que puedas,

pues que muevas los dedos dentro de la férula...

Que muevas el pie en general.

Sobre todo, para combatir los signos de...

Digamos, de pérdida del tono muscular.

Y también es recomendable que mantengas la pierna en alto, claro.

Sobre todo, para el sistema circulatorio.

Y una vez que retiremos la férula,

bueno, pues, poco a poco, irás apoyando el pie

y recibiendo un tratamiento con un fisioterapeuta. ¿M?

-¿Qué tal Javier?

-Bueno, pues ya le hemos dado medicación

para que mejore la sensación de vértigo,

así que supongo que, en un par de horas, podrán irse de aquí.

-Muchísimas gracias. -Muchas de...

-Doctora, por favor: Si me permite. -Sí.

-¿Qué le parece esto?

-¿Es de Mondrian?

-¿Mondrian?

Es la bóveda que pintó Javier en la iglesia.

-¡Pero qué maravilla, a mí me encanta, es superoriginal! ¿No?

Yo es que tengo muchísimo trabajo.

Le tengo que dejar. ¿Vale? Lo siento.

Ay, sí. Por ahí.

-Antonio.

Antonio: Soy Froilán.

Sí. Mira, hazme un favor.

Abre la iglesia.

Sí, sí, sí, estoy seguro. Abre la iglesia.

Y que entren la mayor cantidad de vecinos posible.

Y muéstrales la bóveda.

Y les preguntas qué opinan.

Sí, sí: qué les parece. Sí.

¿Sabes dónde está la llave?

Bien. Eso es. Mantenme al tanto.

Igualmente, ya te llamaré.

Adiós, gracias. Muchas gracias.

(Música)

-¿Te duele el pie, ahora?

-Por enésima vez, no.

Macho, y déjalo ya, tío.

Que es que estoy empezando a echar de menos los años

que te hacías el duro y pasabas de mí.

-O sea: que por una vez que me preocupo por ti, te molés...

Bueno, mira, yo me voy a casa.

-No, no, va, venga, no te enfades.

No. Eh, eh, ¡eh!

¿Estás bien? -No, estoy...

-No, no, tú no estás bien. Yo me voy a buscar a un médico.

-Oye, que...

Que voy a ir esta tarde a una exposición de arte.

-¡Ah!

-Que... no sé si te gustan las exposiciones de arte.

Pero... -¡Sí!

-Ah, ¿sí?

Es que me he dado cuenta,

cuando hemos hablado, y...

Es que tú y yo no hemos hablado casi, ¿no?, desde que llegaste al hospital.

-No, la verdad es que no. Pero...

-Pues igual así nos ponemos al día.

-Me apetece mucho.

Lo que pasa es que había quedado con mi hermana,

pero no me ha confirmado. -Ah.

Nada, tranquila. -Espérate.

A ver si me ha dicho algo... Mírala. Aquí está.

“Rocío: Cariño.

Voy a cenar con... Rodolfo”.

¿Tú puedes creer que eso es un nombre, Rodolfo? Oh...

-Mi primo se llama Rodolfo.

-Huy, perdona.

-No. -Lo siento.

-No pasa nada.

-Espérate, que me manda una foto.

Mira.

-¿Puedo? Es que no veo. -Sí, sí, claro.

-Bueno, pues muy monos, ¿no, los dos?

-Bueno, mi hermana, un poquito más.

-Ah, claro. Sí, tu hermana es muy mona.

-Pues es que...

De verdad que yo no puedo entender

cómo te puedes enamorar de la primera persona que se te cruza.

Así. De repente. Tan ilusionada.

Es que... Igual...

Igual lo que necesita mi hermana es hablar con Lucía.

-Si tú estás preocupada, pregúntale a tu hermana directamente,

Igual es todo más sencillo de lo que tú crees.

No sé.

-Puede ser.

¿Te importa que dejemos lo de la exposición para otro día?

-¡No, por Dios! Sin problema, claro.

Pero bueno, es la última semana.

-Bueno, pues vamos esta semana sin falta. ¿Te parece?

-Por mí, genial. -Vale. Pues hecho.

Te dejo. -Vale. Chao.

Tienes tonos apagados, Mike.

¿Te encuentras un poco agitado o mareado?

-Sí.

-Bueno, supongo que sus antecedentes serán parecidos a los de su hija.

-Clavaditos. Mm.

-Sí, sí, de toda la tralla que me he metido en el cuerpo.

-Nos hemos metido de todo.

Nos hemos metido hasta miedo.

-Ya. Bueno.

Vamos a echar un vistazo a ese abdomen,

a ver qué tal lo tenemos, Mike.

A ver, subamos la camisa por aquí...

Eso es. Muy bien.

-¡Ah! ¡¡Ah!! -Por aquí...

-¡¡Ah!! ¡¡Ah!! ¡Oh!!

-Vale. ¿Te encuentras bien, Mike?

-¡¡Ah!! No. -Te estás agitando un poco, ¿eh?

A ver. Ya está. Tranquilo.

Eh... Vamos a llevarle a Reanimación,

porque creo que está teniendo una crisis de ansiedad. ¿M?

-Pero tranquilízate, Mike, que no pasa nada.

-Tranquilo, Mike, ¿eh? Tranquilo. Respira despacio.

Eso es. Muy bien.

(Música)

-Mira, Javier:

He estado dando vueltas al...,

a lo que has pintado,

al fresco que has pintado y, sinceramente,

no creo que unos cuadrados,

de colores, al tuntún,

manifiesten una verdadera fe cristiana.

-Es que no está al tuntún, padre.

Y además, que está todo:

está Jesucristo, está el apóstol Santiago,

están los ángeles, las nubes,

está el cielo,

está Dios iluminado... Es que está todo.

Vale, padre.

Ya sé que a usted no le gusta.

Ya sé que..., que no le gusta.

Pero, si quiere que venga la gente al pueblo,

tenemos que cambiar la visión. ¿Vale?

Ya verá cómo a la gente que venga le va a gustar.

-Mira, Javier:

He dejado entrar a un grupo de paisanos.

Y vieron la obra.

¡Escucha!

Y todos piensan como yo.

-Pero ¿cómo deja entrar a alguien, padre?

¿Y quién lo ha visto?

¿Los cuatro paletos que están en el bar del pueblo?

¡Hombre! -Por favor, por favor:

Un poquito de respeto. -Si yo los respeto.

Es que está la obra sin acabar, padre.

Es que no la puede ver nadie.

(Música)

-¿Qué te pasa en el brazo?

-No sé, siento un cosquilleo...

-¿Llamo al médico? -No, no... No lo sé.

-Javier.

-¿Sí? Vale, llámelo.

(Timbre)

(Música)

-¿Qué es lo que ocurre, Javier?

-Se me está quedando este lado dormido.

-Vale. Mar: vamos a hacerle un TAC urgente,

y habla con Neurología también. -Muy bien. Voy a prepararlo todo.

-Es posible que Javier esté sufriendo un ictus.

Es decir: que no le esté llegando la suficiente sangre al cerebro.

En estos casos

hay que actuar con la máxima rapidez porque cada minuto cuenta.

-¡Ah! ¡Ah!

-¿Se encuentra mal? -¡¡Ah!!

-¿Mike? -Sí. Sí.

-Dígame: ¿Qué le pasa? -¡Un dolor en el..., en el pecho!

Es que me sube hasta...,

hasta la mandíbula y me duele barriga.

-Vale, de acuerdo.

Paula: no le retiremos los electrodos.

Vamos a repetirle el electro,

porque probablemente esté sufriendo un infarto de miocardio.

El segundo electro que le hemos realizado a Mike

no muestra signos ni alteraciones

correspondientes con un infarto de miocardio.

Pero para asegurarme,

voy a pedirle una analítica con enzimas cardiacas.

Me ha costado captar los pulsos femorales,

y tienes un soplo aórtico.

-¿Y eso qué es?

-Bueno, pues que probablemente estés sufriendo un infarto de miocardio.

De todas maneras, para confirmarlo

voy a pedirte una radiografía de tórax. ¿OK?

-Cabrera. -Sí.

-Estoy jodido, ¿no?

-Tranquilo, Mike. ¿OK?

Vamos a intentar hacer todo lo posible para salir de esta.

Pero sobre todo es importante mantener la tranquilidad.

Con una radiografía podemos ver, por ejemplo, muchas cosas:

si el corazón se ha agrandado,

si hay líquido en los pulmones,

y también sirve para descartar otras patologías

con sintomatologías similares a la de un infarto de miocardio.

(Música)

Javier se somete a un TAC craneal en busca de posibles isquemias

que expliquen los síntomas de vértigo

y pérdida de sensibilidad sufridos.

-En el TAC no...,

no hemos visto nada, y le hemos hecho también

una analítica de sangre y un electrocardiograma,

para ver si hubiese arritmias

que estuvieran provocando la formación de trombos.

Pero tampoco hemos visto nada.

Por lo que, además, hemos decidido hacerle un angiotac.

En esta prueba,

introducimos contraste para ver el recorrido de la circulación.

En este caso, tras observar el polígono de Willis,

que es la estructura de arterias que riegan la cabeza,

hemos podido comprobar

que en la imagen no se visualiza

la arteria cerebelosa inferior posterior.

Lo que nos indica que, por dicha arteria,

no está circulando sangre.

Así que confirmamos que el paciente ha sufrido un ictus

y se tiene que quedar ingresado.

Te hemos puesto anticoagulantes y...

tratamiento trombolítico.

-¿Y los siguientes pasos a seguir?

-Pues lo siguiente es descansar,

porque necesitamos un plazo de 48 horas

para ver si las secuelas desaparecen.

-¿Y si no desaparecen,

no podré volver a pintar?

-Bueno, a mí me gusta pensar en positivo.

Lo que pasa es que, ahora mismo, pues no puedo prometerte nada.

Bueno, yo aprovecho y os dejo un ratillo solos.

-Gracias, doctora.

Me he enterado de todo. -Mm.

-Te pido disculpas por todo lo ocurrido.

Intentaré que cobres el dinero.

Ya buscarán a otro pintor si hace falta.

-O sea:

¿Que lo va a quitar?

O sea que, vamos:

¿No le afecta ni un poco que pueda ser mi última obra?

-Javier, es que, sinceramente:

no puedo dar misa con eso ahí arriba.

-Es increíble.

-Aun así, Javier, me gustaría quedarme contigo unos días,

y rezar por ti, si no te importa.

-Haga lo que le dé la gana.

-Hola, Berta. -Ah, hola.

-¿Cómo estás? -Más o menos.

-A ver. Te comento: en la radiografía que le hemos realizado a tu padre,

se puede ver, en el área del mediastino,

que hay algo que está aumentado de tamaño fuera de lo normal.

-¿Algo? Pero ¿algo..., cómo algo?

-Vamos a ver.

Como en esa zona hay muchas estructuras anatómicas,

la verdad, que es bastante difícil

poder ver con exactitud cuál es la que está afectada.

Entonces lo que haremos será un TAC,

que nos pueda confirmar realmente qué es lo que pasa.

Y por otro lado, pues...

la analítica nos ha confirmado que hay daño miocárdico.

-O sea: que esto es muy grave, ¿no?

-Pues sí, Berta, sí. No te voy a decir que no.

-Bueno. ¿Lo puedo ver, o...?

-Sí, sí, sí, por supuesto. Te llevo yo.

-Gracias.

-De nada. Tranquila, ¿eh?

Vas a ver cómo todo va a salir bien.

-Bueno. Esperemos.

-Hola, Mike. Mira quién te traigo aquí.

-¿Qué tal?

¿Cómo vas?

-Aquí tiene, doctor. Está hipotenso, ¿eh?

-M. De acuerdo, Mar. Muchas gracias.

A ver, Mike.

Por lo que puedo ver,

hay una gran diferencia de tensión

mayor entre el brazo izquierdo y el derecho.

Esto puede deberse a algún tipo de enfermedad coronaria,

o a estrechamientos de algunas arterias u otros vasos sanguíneos.

-Vamos, que me voy para el otro barrio, ¿no?

-No digas tonterías. -Que no, Mike.

Vamos a hacer todo lo posible por...,

por encontrar qué es lo que le ocurre. ¿OK?

Bueno, chicos.

Yo os dejo para que puedan hablar,

y mientras tanto voy a preparar la sala del TAC. ¿M?

-Gracias.

-A ver. Te acerco un poquito por aquí,

para que podáis estar mucho mejor. ¿Así?

-Bien, gracias.

-De nada. Hasta luego.

-Bah, hombre.

No te pongas tierno, que tampoco te vas a morir.

-¿Hace cuánto tiempo que no te cogía la mano?

-Bah, venga, haz el favor, Mike.

¡Hombre!

-Manuel el baterista tiene las llaves de casa.

Y además tiene las claves de todo.

-No, no, no, no, no, no, no, no, no, no.

Si vas a decir tonterías, yo me voy, tío.

Te lo digo en serio.

-No, no, me callo, me callo.

Me callo. Pero te tengo que pedir una cosa.

-A ver. -Si la palmo,

componme una canción:

me la debes.

-Chsss... Pero...

Mira.

-Hola. ¿Necesitas ayuda?

-Sí, por favor: sácame de aquí. -¿Qué quieres? ¿Salir?

-Sí, sí. -A ver.

Venga. Pues vamos.

-Mike siempre ha sabido mejor que nadie

cómo sacarme de mis casillas.

Chss..., que le haga una canción, dice.

Fff: como si se la hubiera ganado.

(Música)

Pasadas 48 horas, la doctora Jiménez comprueba el estado de Javier,

tras el ictus vertebrobasilar sufrido.

-Muy bien...

Y ahora, con los brazos aquí...

No..., ciérrame los ojitos otra vez, y me dices si notas esto.

-Mm... -Mm... ¿Y esto?

-Mm... -Muy bien...

Y ahora ya puedes abrir los ojos,

quiero que intentes levantar mis manos.

Haz fuerza...

Muy bien...

Y ahora, apriétame las manos todo lo que puedas...

Pues nada, es evidente que...,

que hay una mejoría.

Lo cual es muy, muy positivo.

Así que lo más probable es que las secuelas desaparezcan del todo.

-Mm... Mm.

-Lo que sí que yo te recomendaría,

que te quedases dos días más ingresado,

por estar seguros del todo.

(Teléfono)

-Sin problema.

-Permiso. Lo siento.

-No, no se preocupe. -Gracias.

-También quería comentarte

que igual vas a necesitar algo de rehabilitación.

Pero vamos. Que no tienes por qué preocuparte,

porque has tenido muchísima suerte. ¿Vale?

Si usted cree que alguien puede estar sufriendo un ictus,

lo primero que tiene que hacer es pedirle a esa persona

que levante los brazos, que sonría, o que responda a cualquier pregunta.

Si la persona en cuestión

no es capaz de hacer ninguna de estas acciones,

entonces, lo más probable es que esté sufriendo un ictus.

Habría que llamar al 112,

y que ellos valoren cómo actuar.

-Pero ¿por qué le has dejado entrar en la iglesia? ¡Antonio!

¿Qué?

Pero ¿qué dices, Antonio?

¡Esto es un milagro, Antonio!

¡Esto es un milagro!

Ya mismo voy a comprarla.

Doctora. -Sí, dígame.

-Por favor: ¿Sabe usted dónde hay un quiosco?

-Sí, saliendo, justo en la puerta del hospital, a mano derecha,

como a unos 20 metros más o menos.

-¡Se ha producido un milagro!

-Te está subiendo la tensión, ¿eh? ¿Estás bien?

Mike, eh, ch, Mike...

(Murmura)

Eh, chs, Mike. Eh, espera aquí.

-Doctor, le estaba buscando.

Ya está la sala lista para hacer el TAC. ¿M?

-De acuerdo, Mar. Muchas gracias.

Pero primero tenemos que estabilizar al paciente.

Clínicamente no lo está. ¿OK?

Luego hacemos el TAC y lo pasamos a la UCI.

-Muy bien.

-El TAC nos revela que Mike tiene una disección aórtica.

Es decir: tiene rota la pared de la principal arteria,

que se encarga de transportar la sangre fuera del corazón.

Este problema es muy complicado,

tanto para detectar como para revertir, y por desgracia,

lamentablemente, tiene un alto porcentaje de mortalidad.

Por lo que tenemos que operar de urgencia.

-Tú no te preocupes.

Que todo esto se arregla, hombre.

Ya verás cómo en nada estás conmigo por ahí corriendo.

-Te prometo que si salgo de esta...

me apunto a la vida sana contigo.

-No. Demasiado roquero eres tú para eso.

-Pss... ¿A qué vienen los piropos a estas alturas?

Me alegra mucho que estés aquí conmigo.

Me alegró encontrarte y, además,

poder disculparme contigo.

-Ah, no, mira. Ahora no pienses en eso, ¿eh?

-¿Y de mi canción, qué hay?

-Que no. Que no, pesado. Que no.

-Pero si has escrito canciones al día, a la noche,

a las drogas, a los hijos que no tienes.

-¡Que no, que no, que no te voy a escribir una canción!

¡Palmes o no palmes!

Porque, si al final,

todas mis canciones...

eran para ti.

Papá.

-Hola. ¿Qué tal, chicos? -Hola.

-¿Cómo estás, Mike?

Ya tenemos preparado el quirófano, ¿eh?

-Te voy a leer algo.

"Pueblos a la vanguardia.

En "Adohuer del Río",

un pequeño pueblo castigado por la despoblación,

han encontrado una manera de volver a colocarse en el mapa

y convertirse en una muy interesante atracción turística.

Han convertido su preciosa iglesia románica

en una obra de arte adaptada a los nuevos tiempos.

Con un maravilloso fresco colorista y rompedor

que, sin dejar de lado a la inspiración católica,

no dejará a nadie indiferente.

Una obra que combina pasado y presente.

Digna de las mejores galerías del mundo".

-Pero está sin acabar.

-No vuelvas a decir eso.

No la toques.

¡Se queda como está!

Javier, ¡se queda como está!

-Es que está sin acabar.

(Música)

Un cirujano cardiovascular

intenta reparar la disección de aorta de Mike.

Pero su situación es muy crítica.

-El cirujano está intentando reparar la pared de la aorta

que está dañada antes de que empeore.

Hemos intentado utilizar el método endovascular,

que es menos invasivo, pero, finalmente,

hemos tenido que abrir,

dado el mal estado en el que se encontraba su arteria.

-Doctor, tiene que venir.

-Disculpad.

(Música)

Está bajando mucho la tensión, ¿eh?

No hemos podido salvar al paciente.

Su situación era de extrema gravedad,

y bueno...

Pues la intervención conllevaba a un gran riesgo y...

no lo ha superado.

Ahora, voy a hablar con Berta.

-No, no, no, no, no, por favor, por favor.

(Música)

Dime que no, dime que no. Dime que no.

-Lo siento muchísimo, Berta.

De verdad.

Tenía la aorta en muy mal estado, el cirujano ha intentado repararla,

pero, en el intento,

ha habido una hemorragia

y no se ha podido hacer nada.

Lo siento.

Ven aquí.

Lo siento muchísimo, de verdad.

-Al final se va a salir con la suya

y voy a tener que hacerle una canción.

Eso sí: ¡Esto va a ser un temazo!

-Estoy seguro que sí. Sí.

(Música)

-Oye, ¿tú crees que nos da tiempo a tomarnos algo antes de la expo?

-Sí. Sí, sí, claro. Nos da tiempo. Llegamos bien.

Oye, que... ¿Qué tal?

¿Hablaste con tu hermana finalmente?

-Ah, sí, sí.

Hablamos de su nuevo amigo, y yo le dije que...

Que me parecía, cuanto menos, sorprendente, ¿no?

Que se hubiera enamorado del primer tío

que se le ha pasado por..., por delante.

-Ya.

-Y ella me dijo que...

Que a lo mejor Rodolfo no es el hombre de su vida,

pero que...,

que ella tiene claro que es el tipo de hombre

con el que a ella le gustaría compartir su vida,

y que eso es lo más importante.

-Es que es verdad, ¿no?

Es lo más importante.

Igual, ella ve en él a alguien que...,

pues que la va a cuidar, y que es un buen hombre...

Y al final, pues es lo que importa, ¿no?

-Veremos a ver cómo acaba esto.

Lucía. -¡Hola!

¿Te tomas algo y hablamos del niño?

-Es que he quedado con Álex ahora.

Pero vamos. Yo ya he tomado una decisión. No sé tú.

¿Y cuál es?

-Pues yo no quiero que lo denuncie.

De acuerdo, yo tampoco.

-Sí, ¿no? Pero algo habrá que hacer.

Porque desde luego tenemos un problema,

y solo no se va a solucionar.

Ahí llevas razón.

Yo he intentado no presionarlo.

Pero ha cometido un delito, y eso son palabras mayores.

-Bueno. ¿Y qué hacemos?

Verás: Creo que lo primero es separarlo

de las compañías que frecuenta.

-Ya, eso sí, pero ¿cómo?

Matriculándolo en un internado.

-No sé. ¿Tú no crees que...

habrá otra solución?

A mí no se me ocurre otra.

-Hola. ¿Qué tal? -¡Hola!

-Ah, que te estoy llamando al móvil y no lo coges.

-Ah, porque lo tendré silenciado. Seguro. Sí.

Bueno. Os dejo. Que tengo trabajo.-Vale.

-OK. Hasta luego, Ramón.

-Álex: Que... Cariño, que ya hemos tomado una decisión.

-Ah, ¿y qué tal?

-Bueno, pues que..., que no queremos que denuncies a Marcos.

-Ya.

No sé.

-Escúchame, escúchame. No queremos que lo denuncies,

porque lo vamos a llevar a un colegio interno.

-Vale. -¿Te parece?

-OK. Si es lo que habéis decidido, OK.

-Vale.

-Bueno. Voy a cambiarme, ¿eh?

-Te veo ahora. -Vale.

(Música)

-¿Qué ha pasado?

-El paciente presenta una herida contusa por impacto con una mesa.

-La chica que ha llamado a la ambulancia,

que casualmente fue paciente mía y está aquí.

¿Quieres que pase?

-No. No, no, no, no, no. A ver. Nos conocimos por Internet.

Hace un tiempo, sí.

Y sí: es una persona muy importante en mi vida

porque estos últimos meses lo he pasado mal, y ha estado ahí,

pero es que no estoy preparado para conocerla.

-Pero ¿tú también tienes problemas con el sueño?

-Sí.

-Igual Pepa os puede tratar a los dos a la vez.

-Mira. Puede ser como una primera cita o como una segunda.

-No me veo. Pero podemos...

Podemos seguir siendo amigos. ¿Sabes?

-Ah, ¿y tú dices “te quiero” a todos tus amigos?

Parecías muy sincero en el chat.

La próstata se presenta caliente y... dolorosa a la palpación.

Podría estar sufriendo una prostatitis.

El tratamiento es a largo plazo. Dura un mes.

Pese a que el tratamiento que le mandé a Gregorio era a largo plazo,

me preocupa que haya vuelto al hospital con fiebre

y disminución del chorro miccional.

-Gregorio, ¿te encuentras bien? ¡Ay, Gregorio, por Dios!

Lo que vi el otro día, hubiera preferido no verlo.

-Yo veo muchas cosas que no me gustan.

¿Y?

Que no entiendo qué haces liándote con Molina.

-No me parece que eso sea asunto tuyo.

(Música)

Subtitulado realizado por: Mari Carmen Casado Rubio

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 07/03/18 (2)

Centro médico - 07/03/18 (2)

07 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 07/03/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 07/03/18 (2)"
Programas completos (1134)

Los últimos 1.147 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios