www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3626192
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 06/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Te vas? -Sí, hasta mañana.

Muy bien.

Marta llega a urgencias en ambulancia

tras sufrir un accidente

mientras rescataba a un niño en la sierra.

¿Qué ha pasado?

Una caída sin pérdida de conocimiento.

Posible fractura de cadera y traumatismo en la cabeza.

Vale. Nuria, localiza a Ferrer a ver si está disponible.

-¿Me oyes? -Sí.

A ver, ¿qué ha pasado?

Me caí por un barranco intentando rescatar a un crío

-que se cayó. -Vamos para dentro.

La paciente trabaja en rescate de montaña.

Hoy le ha fallado el arnés al hacer una maniobra,

se ha caído de unos tres metros y se ha golpeó la cabeza y la cadera.

Ha sido culpa mía.

El niño se cayó y tenía prisa por bajar a buscarlo

que no me fijé si tenía el arnés cerrado.

Menos mal que cerraste el casco.

-De lo contrario, podía ser grave. -Ya.

Tiene la tensión algo alta, pero no parece preocupante.

-Hola, ¿qué tal? -Hola.

-Me avisaron para ver a una paciente. -Sí, es Marta,

-este el doctor Ferrer. Os dejo. -De acuerdo.

Antes de irse, la doctora Soto me puso al corriente.

A pesar del impacto, Marta no perdió el conocimiento,

según los del SAMUR, pero el golpe de la cadera es fuerte.

Todo apunta a una fractura de cadera

por el acortamiento de la pierna izquierda

y el pie hacia fuera.

-Te haré unas radiografías, ¿vale? -Vale.

Bien.

-¿Te duele ahí? -Sí.

Vale.

-¿Ahí está bien? -Está bien.

¿Sí?

Doctor, está aquí el novio de la paciente

-y pregunta si puede pasar. -Sí.

-Hola, mi amor. -Hola.

-¿Qué tal? -¿Cómo estás?

-Bien. -¿Seguro?

-Sí, sí. -Casi me da algo.

-No te preocupes. -¿Está bien, doctor?

Parece que tiene la cadera fracturada.

Haremos un TAC de cabeza y cuello para comprobar que no hay lesiones.

¿Cómo que bien, Marta? ¿Eso es bien?

-De verdad que sí. -Eso es bien para ti.

¿Me haces un favor?

¿Puedes averiguar si rescataron al niño?

Luego llamo.

-Luego llamo. -Salva, no te cuesta nada.

Marta, por favor.

Voy a preparar la sala de rayos.

-¿Vale? -¿Puedo ir?

-No, lo siento, no. -¿No?

Salva, no te cuesta.

Así es mi novia.

Ya puede partirse la crisma

que le interesa más la salud de ese niño que la suya.

Que conste que me parece precioso,

para mí es una superheroína.

Pero yo,

no sé, por más que intento entenderla, no lo veo.

Veo que casi has cumplido todas las horas

de servicio comunitario del juez.

Por fin, pensé que no se acababa nunca.

¿Te ha servido la experiencia?

(SUSPIRA) Sí.

Para saber que no quiero acabar aquí ni muerta,

como enfermera como mi madre.

Ah, ya.

Bueno, pues espero que cuando acabes tus obligaciones legales

solo te veo por aquí como paciente

o con un título de medicina.

No te preocupes que me mantendré lo más sana posible.

-Eso espero. -¿Me puedo ir?

Sí, se puede ir.

Mira, te presento a mi hijo mayor.

-Mira qué altura. -Hola.

Lucía, la psicóloga del hospital,

acompaña a su hijo Ramón a urgencias

porque se encuentra indispuesto.

-Siéntate. -Sí, sí, sentaos.

Mi hijo mayor lleva días con dolor de estómago en casa

y su padre lo ha mirado, pero claro,

para su padre o te retuerces de dolor o 50 de fiebre

o si no, todo se cura con reposo.

Ya sabes lo que es tener al médico en casa.

-No le da importancia a nada. -Ya, sí.

En mi casa pasaba igual, mi padre también es médico

y nunca podía faltar al cole.

¿Hoy no era tu día libre?

Pero tengo que ejercer de madre.

Ramón, cuéntame qué te pasa.

Tengo un leve dolor abdominal en el cuadrante inferior derecho.

Un cuadro febril desde hace un par de días

y tos expectorante.

Cariño, deja de jugar a los médicos

y dile lo que te duele a la doctora.

(RÍE) Hija, perdona.

No te preocupes, es muy profesional.

Sí, demasiado.

Vale, pasa a la camilla y te exploro.

Ramón es clavado a su padre.

Dice que será médico,

pero es por influencia del padre.

Yo le digo que se dedique a lo que quiera.

El pequeño me dijo que será veterinario.

Como sigamos así, haremos una convención en casa.

¿Has comido algo en mal estado?

-Seguro. -No.

He tenido algo de náuseas,

pero ni vómito ni diarrea.

No me he dado ningún golpe fuerte ni he hecho movimientos bruscos,

ni en contacto con personas que hayan ido a países tropicales.

Cariño, por favor.

Deja que haga su trabajo.

-¿Te duele? -Sí, perdón.

No pasa nada, levántate ya.

¿Tiene algo?

A ver, el cuadro que presenta

puede ser por muchas causas y tengo dudas.

Le haré una analítica de sangre y una ecografía abdominal.

Ramón, una pregunta,

¿has notado que al caminar o al toser te duele más?

No es apendicitis si es lo que cree.

Bueno, era solo una pregunta.

A ver qué vemos en la ecografía abdominal.

Tras un TAC de cabeza y cuello,

se realizará una radiografía de pelvis a Marta,

la paciente que se golpeó la cabeza y la cadera

mientras protagonizaba un rescate en la montaña.

Rescataron al niño, ¿no?

-¿Está bien? -Sí, Marta, sí.

-¿De verdad? -Que sí.

¿Te puedes centrar en lo tuyo, por favor?

A ver, tengo una noticia buena y otra mala.

La buena es que el TAC muestra

que no tienes lesiones cerebrales, craneales y la columna está bien.

La mala es la fractura subtrocantérea del fémur.

-¿Qué es? -Es una lesión poco frecuente,

pero habitual entre jóvenes

debido a traumatismos de alta energía,

como accidentes de tráfico, precipitaciones, como en tu caso.

Como traumatólogo debo insistir en que cualquier persona

que practique una actividad o deporte de riesgo

extreme las precauciones.

Incluso, en deportes menos arriesgados

es importante siempre, calentar antes y estirar después de los ejercicios.

Pero soy joven, me recupero pronto, ¿no?

Sí, es una fractura de grado IV

y no hay conminución, es decir, no se divide en fragmentos.

Pero es una zona de difícil consolidación

y, bueno, tendré que operar.

Te voy a poner unas placas

de titanio y unos tornillos para acelerar la recuperación.

Una vez operada, ¿cuánto tardo en hacer vida normal?

¿Cuándo puedo volver a trabajar?

En un mes o dos, en un mes o dos.

-¿En un mes o dos? -Sí.

Depende de tu rehabilitación, que todo funcione,

sin complicaciones.

-Pero eso es mucho tiempo. -No, Marta, está bien.

-No me extraña que no sea más. -Vale, Salva.

Vale, no. Está bien, doctor.

¿Cuándo me opera? Cuanto antes.

Antes me gustaría tenerte en observación 24 horas

para comprobar y descartar las lesiones neurológicas.

De acuerdo.

Los golpes en la cabeza pueden generar lesiones neurológicas,

pero no tienen por qué aparecer después del accidente.

En ocasiones, los hematomas o coágulos de sangre

aparecen horas después.

Yo me quedo a dormir.

-No hace falta. -Sí, me quedo.

-¿Hay problema? -Ninguno.

Os pediré una habitación.

-Hasta luego. -Gracias, yo me quedo.

Salva, no hace falta. -¿Cómo qué no? Ya está.

Ya está decidido, ¿vale?

Salva se preocupa demasiado por mí desde que salimos.

Lleva preocupándose cinco años.

Dice que la acción para películas.

Vemos la vida muy diferente.

¿Estás listo para empezar?

Después de una extracción de sangre para el análisis,

la doctora Marco le hará una ecografía a Ramón,

el hijo de Lucía y del director Landó.

La ecografía no muestra signos de apendicitis,

pero los ganglios linfáticos del abdomen están inflamados.

Durante la exploración física no los he notado en ese estado.

Esperaremos a los resultados.

Sí, pasa, pasa.

Hola.

Me han dicho que te diera los análisis.

-Perfecto. -He subido a por tu padre,

pero está liado y no he podido pasar.

No pasa nada.

Además, la doctora iba a decirme que no es apendicitis.

No, no tiene apendicitis,

pero lo que veo en los análisis es una leve leucopenia.

Una leucopenia es una disminución de glóbulos blancos.

Estos glóbulos son las células sanguíneas

que se encargan de defender el organismo

de sustancias extrañas o agentes infecciosos.

Eso significa que el nivel de glóbulos blancos es bajo

y ha podido contraer una infección.

¿Qué tipo de infección?

Por los resultados y por la clínica que presenta

podría ser una adenitis mesentérica.

-¿Es grave? -No, tranquila.

Es una enfermedad leve.

Provoca dolores en el abdomen por la inflamación de los ganglios.

Ah, vale.

Bueno, puedo volver a casa a estudiar, ¿no?

Cariño, harás lo que ella te diga

y si tienes que descansar, lo tendrás que hacer.

-Sin excusas. -Mamá.

En este curso todas las notas cuentan.

Si no, no podré sacar la nota media para medicina.

Tranquila, puede irse.

Es una enfermedad que se va a curar sola, no hay que hacer nada.

-Muchas gracias de verdad. -Nada.

-No hay de qué. -(RÍE)

No es cualquiera, imagínate que diagnostico mal al hijo del jefe.

Hablaré bien de ti.

-Venga, a casa. -Ya lo decía yo, no era nada.

Tenía algo de fiebre, de dolor,

de tos, pero nada del otro mundo.

Lo decía mi padre.

Además, hace mucho que no voy a clase

y me estoy quedando descolgado y no quiero perder tantas clases.

Soy joven y mi futuro empieza ya.

-Hola, ¿qué hacéis aquí? -Hola.

Estamos aquí para que le vean el estómago.

En casa no hay manera.

¿Por qué no me has avisado?

Subí, pero estabas liado y no me dejaron verte.

-¿Qué van a pensar? -Lo mismo que pienso yo.

Para ti, no tiene nada grave.

-¿Qué es lo que tiene? -Nada grave.

-Tienes una denitis de... -Una adenitis mesentérica.

Es un dolor temporal en el abdomen

debido a la inflamación de los ganglios linfáticos.

-Nada grave. -(RÍE) ¿Lo ves?

Está en plena forma.

Oye, iros a casa a descansar

-y tú disfruta tu día libre. -Sí.

De lo que me queda, anda vamos.

Luego os veo.

Al día siguiente y tras la operación de fractura de cadera,

el doctor Ferrer visita a Marta,

la chica lesionada en una misión de rescate

en la montaña.

-Hola, ¿cómo va? -Hola.

-Bien. -Tenemos la radiografía de control.

Todo correctamente, ¿vale?

Todo sin complicaciones.

Estarás ingresada unos días, de momento,

pero andarás en 24 horas.

-Qué bien. -Bien, ¿eh?

Con ayuda de un andador o muleta.

Tras una operación de cadera es bueno andar cuanto antes.

Siempre ayudándose de un andador, bastón o muleta.

También, hay que tener precauciones en la ejecución de movimientos

y evitar cargar el peso sobre la pierna afectada.

Tranquila, que no te dejo sola.

Salva, no soy una niña pequeña.

A veces, lo pareces.

Lo más positivo de la operación es eso.

Ahora, Marta no trabajará en un tiempo.

Sé que suena feo porque está feo decirlo,

pero cuando vives con la preocupación 24 horas al día

y así los 365 días del año.

Yo que quieres que te diga, lo siento,

pero esa noticia para mí es un alivio.

Lo peor es no trabajar en un tiempo.

Más de un mes.

(SUSPIRA) Me voy a volver loca.

-Ferrer. -Soto.

-¿Qué tal la rescatadora? -¿Qué tal? Bien, se recuperará.

Si consigue estarse quieta.

¿Cómo sabes que tiene problemas con el reposo?

Lo primero que hizo fue preguntar por el niño que rescataba.

Bueno, es buena gente.

Sí y que el trabajo es más que un trabajo.

Me recuerda a mí.

Sí, es como pasión por el trabajo, ¿no?

-No me refiero a eso. -¿No?

-Bueno, me tengo que ir a operar. -Vale.

Ramón, el hijo de Lucía y del doctor Landó,

vuelve al hospital porque no ha mejorado

de la adenitis mesentérica que le diagnosticaron.

No se me han quitado los síntomas, al revés.

El dolor abdominal ha empeorado y persiste la fiebre, 38,5.

Como ves, está hecho todo un internista.

Una maravilla.

Bueno, voy a volver a explorarte, ¿no?

Pasas a la camilla.

Ramón es muy despierto

y muy maduro para su edad.

Estoy convencido que será un gran médico algún día.

Pero, a pesar de que no ha mejorado,

la adenitis no me preocupa, no suele presentar complicaciones.

Pero por no escuchar a Lucía.

¿Tienes algún síntoma nuevo?

No.

No tengo problemas para el baño

y no tengo apetito, pero intento comer.

Lo único el dolor abdominal que sigue siendo fuerte.

Vale, puedes vestirte.

La auscultación cardiopulmonar me parece que está bien.

No he escuchado nada anormal y los ganglios no están inflamados.

Además, la adenitis suele desaparecer en un par de días.

Salvo que sea bacteriana y no vírica,

que eso nos podría dar algún problema.

Sí, sí, tiene razón.

Creo que lo mejor

es repetirle la analítica de sangre,

-si le parece buena idea. -Sí.

Y una radiografía de abdomen

y una radiografía de tórax porque noté tos en el primer día

al mirar el pecho.

Bien.

Un tiempo después del alta médica,

Marta vuelve al hospital con Salva.

Presenta un dolor inguinal,

dificultades para caminar y fiebre alta.

No es la primera vez que hago una intervención de cadera

y una intervención quirúrgica.

No me explico que presente estos síntomas

sin haberse caído o golpeado.

(DOLORIDA)

-(DOLORIDA) -Bueno.

¿Bien?

-Te duele mucho, ¿no? -Mucho.

Veamos la sensibilidad.

Cierra los ojos.

-¿Notas aquí? -Sí.

-¿Y aquí? -También.

Bien, bien.

No veo ningún hematoma,

pero haremos radiografías.

-¿Suele ser normal, doctor? -A ver,

el dolor es normal, pero le receté unos analgésicos.

Pero lo de la fiebre

tiene que venir de un proceso infeccioso.

Marta, ¿estás segura de que no hiciste nada raro?

-Segura. -Un acción de un sobreesfuerzo.

He estado en reposo.

-¿Segura? -Segura, segura.

Bueno, vamos a por las radiografías.

Sí.

Vale, gracias.

-¿Se sabe algo más? -Sí.

Marco está con él haciéndole unas radiografías

y he vuelto a repetir los análisis de sangre.

-¿Y? -Los valores son normales,

pero algo me preocupa

y es una neutropenia. -¿No era leucopenia?

La neutropenia es la reducción de neutrófilos en sangre,

otro tipo de glóbulos blancos

y son muy significativos y abundantes en el organismo.

En este momento, Ramón tiene una cifra muy baja

de glóbulos blancos, lo cual es más preocupante

porque le hace vulnerable a contraer cualquier infección.

Es más grave de lo que creíamos.

La situación es más delicada que antes,

pero no te preocupes.

A mí me gustaría lo contrario, que te preocuparas más por él.

Lucía, no saques las cosas de quicio.

Si ayer no veía motivos para traerle, hoy sí,

por eso hemos vuelto.

Prefiero que lleves el caso.

Silvia es muy buen médico, lo hará bien.

La experiencia es un grado.

Mi amor, al niño no le faltará nada.

Estará perfectamente atendido sea el médico que sea.

Tienes razón, pero estoy preocupada.

Mira, bueno, ¿qué tal?

Muy bien, las radiografías no muestran nada anormal,

-así que tranquilos. -Los análisis de sangre

muestran una neutropenia.

Es verdad, entonces lo mejor es dejarlo ingresado, ¿no?

-Sí. -¿Se puede transmitir?

No sabemos lo que tienes,

pero sí que tu sistema inmune está vulnerable.

Eso te hace susceptible a contraer infecciones.

-Voy a prepararlo para el ingreso. -Sí, ocúpate.

-No quiero quedarme ingresado. -Bueno, cariño.

-Tendrás que cuidarte. -Mamá, tú no tienes exámenes.

Puedo enviar a alguien para que te traiga los apuntes.

Ramón, si está cansado, tendrá que descansar.

No va a estar ingresado y agobiado.

¿Qué quieres? ¿Que esté cabreado o por lo menos esté entretenido?

Tienes razón.

Si su estado lo permite, no hay problema para que estudie.

-Cariño, ¿te encuentras bien? -Elsa, por favor.

Quiero pedirte un favor.

Cariño, dime una cosa.

No me hace gracia que me hagan hacer de recadera

o como se llame eso.

Encima tener que ir a un instituto de niños pijos

a por unos apuntes, ¿estamos locos?

Qué empollón es el hijo del jefe, de verdad te lo digo.

En fin.

No lo entiendo, no lo entiendo.

¿Sabes la rescatadora, la chica

-que entró con la fractura de cadera? -Sí.

Vuelve a estar aquí de nuevo.

Haciendo radiografías, otro TAC nuevo.

No habrá parado quieta y ha hecho algo.

No, qué va, dice que no.

Bueno.

¿No me dijiste el otro día

que te recordaba a ti?

-¿Por qué? -No es pasión, es algo más.

Ya.

Adicción al trabajo. Gracias.

No, al trabajo no, a la adrenalina.

Es una rescatadora, pone en peligro su vida siempre.

Ya, no entiendo ese tipo de adicción, la verdad.

Entiendo que haya gente que se dedique a salvar vidas,

como nosotros, pero de ahí a tener adicción a ponerte en peligro.

Nosotros somos médicos y salvamos vidas,

pero, a ver, no soy adicto a la sangre, no sé tú.

Cuando escayoles una pierna en medio de un tiroteo

en un desierto en Afganistán, con riesgo de que caiga una bomba,

a lo mejor me entiendes.

Elsa regresa al hospital con los apuntes

para que Ramón pueda estudiar mientras está ingresado.

Mascarilla y guantes, ¿por alergia a los libros?

(RÍE) Qué gracioso, ¿no?

Encima que me lo pongo

-para que no te pongas peor. -Gracias.

Que sepas que te hace juego con los ojos.

Qué camelador nos ha salido también, ¿no?

-¿Te funciona con todas? -Normalmente.

Deberías cambiar la táctica, campeón.

No des las gracias, ha sido una encerrona de tu padre.

Sinceramente, no sé porque quieres estudiar estando aquí.

-Yo no haría nada. -Precisamente por eso.

-Por hacer algo. -(RÍE) Menudo empollón, chaval.

Sé lo que quiero y cómo hacerlo.

Hablas igual que tu padre.

Yo tengo lo que quiero.

Mi padre me explicó tu historia

y no tiene pinta de que lo sepas.

Un fallito lo tiene cualquiera.

No te preocupes, nadie puede conmigo.

(TOSE) No es eso.

-¿Qué te pasa? -Me cuesta respirar.

Voy a por la doctora.

Siento que me cuesta más respirar.

Me siento más cansado.

Los médicos lo llaman

disnea y astenia.

Cada vez noto más las palpitaciones.

Parece que tienes taquicardia, ¿estás mareado?

Un poco y tengo dolor de cabeza y náuseas.

-¿Qué le pasa? -Por los síntomas

y por la palidez podría ser una anemia.

Trae el material necesario para una extracción de sangre.

-Vale. -¿Podría ser por la adenitis?

Creo que no.

Quizás, tu cuerpo está tan débil que la disnea y la debilidad

sean por algo de lo que te hayas contagiado.

¿En el hospital?

No necesariamente, puede ser una infección de antes y ahora,

que tu sistema inmune está debilitado se ha manifestado.

Te haré unos hemogramas y unos hemocultivos.

La anemia es la disminución de la hemoglobina en sangre

y suele ser debido a la falta de hierro.

Lo común es tratarlo con pastillas

y si alguien toma ese tratamiento

debe recordar que para mejorar la absorción del hierro,

los medicamentos deben tomarse una hora separados de la comida

y dos horas de los antiácidos.

Es importante saber

que tomarlo junto con vitamina C, como la del zumo de naranja,

aumenta su absorción.

Mientras que el té, el café o los cereales la disminuyen.

Tras realizar nuevas pruebas de imagen a Marta,

el doctor Ferrer parece saber la causa de los nuevos síntomas.

No me lo explico, tendré que operarte de nuevo.

No lo entiendo porque eres joven con los huesos sanos.

Tiene que ser por una caída o un golpe.

O que usted no la operó bien, ¿no?

-Salva, por favor. -Salva, por favor, no.

Es que puede ser, le ha dicho que no hizo nada.

Pero si hubiera habido complicaciones lo habríamos visto en la radiografía.

Es más fácil escurrir el bulto que reconocer la negligencia.

Le puede caer una denuncia por esto.

Una denuncia de tres pares.

Tengo que decirte algo.

No he hecho la rehabilitación al 100 por 100.

-¿Cómo? -Lo siento, lo siento.

No pensé que fuera para tanto.

-Me fui al rocódromo hace dos días. -¿Al rocódromo?

-Pensé que no era para tanto. -Para ti nunca lo es, Marta.

(GRITA) Nunca es para tanto.

Vale, tranquila.

Cuéntame, ¿qué pasó?

Fui al rocódromo porque me encontraba bien

y me veía con fuerzas

y tampoco me dolía, pues intenté trepar.

Me empezó a doler la ingle y paré, cuando me dolió, paré.

-¿Te caíste, un golpe? -No.

Fue el gesto.

Voy a buscar un celador para la silla de ruedas, ¿vale?

No te preocupes.

Doctor, lo siento, le pido disculpas.

-Bueno. -Quería creerla,

pensé que cumpliría su palabra y ya lo ve.

No ha sido capaz ni por no hacerme sufrir a mí.

-Ya. -De verdad que lo siento.

Hay personas a las que una vida tranquila

o sin emociones no les gusta.

-Ya. -Marta puede ser una de ellas.

-¿Qué quiere decir? -Bueno,

debe ser adicta al riesgo.

Después de confirmar la anemia de Ramón,

la doctora Marco pone al corriente a sus padres.

Según la analítica, la anemia ha mejorado,

pero esperamos los resultados de los hemocultivos.

-¿Podemos pasar? -Sí, claro.

(Puerta)

Hola.

¿Qué tienes en la cara?

A ver, esto no lo tenía esta mañana.

Creo que sé lo que puede ser.

Voy a ver si están los resultados

y le pediré una extracción de sangre.

Creo que tiene lo que conocemos como quinta enfermedad.

Es una enfermedad viral que afecta a niños y a adolescentes

y tras los primeros síntomas provoca

una erupción en la mejilla o en brazos, piernas y tronco.

A ver, cuéntanos.

Tengo los resultados y tiene una infección

por el parvovirus B19.

Se conoce como quinta enfermedad.

¿Cómo le vais a curar de eso?

No hay nada que hacer, esperar.

A ver, Ramón, ya esperamos y casi seguimos en casa.

Esperamos cuando la adenitis y cogió otra infección.

Silvia, explícaselo tú que a mí no me cree.

Lucía, tranquila,

es una enfermedad sin tratamiento.

En unos días desaparecerá sola.

Solo un tratamiento sintomático

y le trataremos para la anemia, así que ya está.

¿Se va a poner bien, de verdad?

Sí, te prometo que se pondrá bien en un par de días

y lo sacaremos de aislamiento, es leve.

-Vale. -Ya ha terminado, tranquila.

Vaya susto.

De verdad, menos mal que se está solucionando todo.

La verdad que la doctora Marco ha hecho un trabajo maravilloso.

Mira que estaba difícil.

-¿Estás más tranquila? -Sí.

Estoy más tranquila, ahora

a la pachorra que te lo tomas

no llego yo en la vida.

Si te quedas más tranquila, desde ahora pasaré consulta en casa.

Cariño, sé qué harías todo por nosotros.

Oye, la doctora Marco lo ha hecho genial.

-Hola. -Soto, ¿qué tal?

¿Sabes? Tenías razón.

La rescatadora se fue a un rocódromo.

Por cierto, quiero pedirte disculpas.

A ver, normalmente no me pasa, pero bueno,

ese día que me contabas de la adicción a la adrenalina,

es lo que tú sentías en el ejército, ¿verdad?

Bueno, es una sensación única

cuando estás en una situación límite, la adrenalina te permite seguir

y luchar hasta el final para salvar al paciente.

Cuando lo consigues, engancha.

Además, el bajón que te viene tras una dosis de adrenalina

es tal que luego vuelves a necesitarla.

Pues la verdad que no puedo imaginar el mono de ponerte en peligro.

Alguien que no es adicto

no puede imaginarse lo que se siente cuando te falta.

Si nunca lo has probado, mucho menos.

Ya, pero...

¡Soto!

Sí, pasa, pasa.

Venía a que me firmaras las horas.

-¿Es tu último día? -Sí.

Por fin seré libre.

Vaya.

¿Has pensado que harás ahora?

Estudiar, ¿qué voy a hacer?

Espero que sea verdad.

Bueno.

Toma, enhorabuena.

-Gracias. -Cuídate, Elsa.

Yo siempre me cuido.

A ver,

no puedo tener a tu madre más preocupada por ti

que por el hospital.

(SUSPIRA) Me cuidaré.

Bien, eso espero.

-¿Me puedo ir ya? -Sí, sí, vete.

Horas más tarde, Marta ha sido operada

de cadera por segunda vez,

por no seguir las recomendaciones del doctor Ferrer.

-Buenas, ¿cómo va? -Hola.

-Bien. -Bueno,

tenemos la radiografía de control.

Mira, ¿qué te parece?

Sin complicaciones, todo muy bien.

Oye, cuídate mucho sobre todo.

Nada de sobreesfuerzos y nada de rocódromos.

No te preocupes, que esta vez lo haré muy bien.

-Vale. -Reposo absoluto.

Perfecto. Chicos, un placer.

-Gracias, doctor. -Nos vemos.

-Muchas gracias. -Hasta luego.

-¿Lo has oído al doctor? -Sí.

Tras una operación de cadera es importante tener cuidado en casa

para evitar caídas y malas posturas.

Marta, no me veo en otra situación así, tú verás.

Ya, yo he aprendido la lección,

pero tienes que entender que mi trabajo es así.

Riesgo siempre va a haber.

-¿Y dedicarte a algo más tranquilo? -No puedo dedicarme a otra cosa.

No sé cómo decírtelo ya.

No puedo dejarlo por dos razones.

Primero, no sé hacer otra cosa y segundo mi trabajo me hace feliz.

Yo no vivo tranquilo.

No vivo tranquilo pensando que de repente me llamaran

-y me dirán lo mismo. -Salva, por favor,

te quiero y no quiero que lo pases mal,

pero si no trabajo seré muy infeliz

y si yo soy infeliz, me explicas como te haré feliz a ti.

Si sigue así, creo que no tiene solución.

¿Qué dices, Salva?

¡Salva!

Me salgo fuera un rato.

Pero, Salva.

Salva, por favor, ven, Salva.

Qué novedad, tú estudiando.

No hay mucho que hacer.

Puedes hacerme compañía.

(RÍE) ¿Y qué me cuentes cosas sobre los dioses?

(RÍE) No, gracias.

Tú te lo pierdes.

Me alegro que el empollón del hospital esté bien.

(RÍE) Eso sí que es una novedad.

La enfermera que no lo es alegrándose por un enfermo.

Era por educación, no te flipes.

Ya, no hace falta que seas dura conmigo.

No me hago la dura, soy así.

No, no lo eres.

Te calé el primer día,

-pero no lo sabes aún. -¿Cómo soy?

Sorpréndeme, ya que eres empollón.

-Sorpresa, para la próxima. -(RÍE)

¿Para la próxima?

Si es que hay próxima.

Sí, seguro que sí.

Pues nada, me alegro de que estés bien

y venía para despedirme.

-Muy bien, gracias. -Me voy, ¿vale?

Nos vemos.

-Andrea, ¿qué tal? -Hola.

-Bien. -Mira,

te quería preguntar qué haces este fin de semana.

-¿Por qué? -Le he dado vueltas

a lo que decías de la adicción

y que no podía saber lo que era sin probarlo.

¿Quieres ir a Oriente Medio a pasar el finde?

No, la adrenalina que busco es más Occidental.

Me he apuntado a hacer un rafting, lo de bajar los ríos a toda pastilla.

Muy bien.

Me preguntaba si querías venir conmigo

por si me caigo y me tienen que operar.

-Lo siento, pero no. -¿No?

¿Dices que no a un chute de adrenalina?

No me gustan los barcos y las balsas, me mareo.

¿Cómo te vas a marear?

Soto, ¿cómo te vas a marear?

Has estado en el ejército.

-Estamos metido en un buen lío. -No faltarán tantos pañales.

Es un niño.

Me hubiese gustado que mi marido estuviera.

Está con depresión y no se ilusiona por nada ni por nadie.

Podría visitar a Lucía Velázquez,

la psicóloga del hospital.

-¿Cómo te encuentras? -Perdí el trabajo.

No hay forma de encontrar otro.

-¿Te pasa algo? -He olvidado lo que tenía que hacer.

Clara, quiero hablar con usted en mi despacho.

Me encuentro fatal.

Tengo unos picores en la vagina.

Tengo que preguntarle sobre su vida sexual.

Poca, mala y con condón.

Ya no hago ni el amor, llevamos juntos muchos años.

Hay unos sibilantes marcados en ambos pulmones.

-¿Ha mantenido relaciones fuera del matrimonio?

No.

-Es Héctor, mi marido. -Necesito saber

si está experimentando algún síntoma compatible

con una enfermedad de transmisión sexual?

  • Centro médico - 06/06/16 (2)

Centro médico - 06/06/16 (2)

06 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 06/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 06/06/16 (2)"
Programas completos (719)

Los últimos 732 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios