www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4507573
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 06/03/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-¡Hola! -¡Hola! ¿Qué tal?

-¿Has dormido bien?

-Sí. ¿Qué pasa? ¿Tengo mala cara?

-Bueno. Un poco de ojeras. -Bueno, es que no...

No he dormido mucho, pero vamos, que estoy bien, estoy bien.

-Oye, Soto, que últimamente te noto un poco rara. ¿Puede ser?

-¿Rara? ¿Pero por qué rara? ¿A qué te refieres?

-Pues... no sé. Distante, distraída,

como, por ejemplo ahora, que no me haces caso.

-Ah, perdóname, perdóname. Es que...

Un segundito..., vale. Sí.

¿Qué pasa? -Nada, tranquila.

Que oye, ¿y si te vienes el jueves a jugar al pádel?

Es que somos tres, nos falta una persona y...

Y de paso, pues hablamos un poquito. ¿Te parece bien?

-Vale. ¡Vale!

-¡Genial! -Genial.

-Pues nada.

Voy a currar. -Vale. Ahora entro yo. Gracias.

-Chao. -Chao.

Pilar acude al hospital con un cuadro de debilidad,

malestar generalizado, y fiebre.

-Muchas gracias. -De nada.

-¿Qué haría yo sin ti?

-Por una amiga como tú, lo que haga falta.

Además, seguro que solo es un catarro.

-Eso espero. Y seguro que tienes razón.

Vas a ser un gran médico.

Pero bueno, hasta que eso ocurra más vale asegurarnos.

-Ya.

Cuando yo era una niña, mi padre era cónsul en Nigeria.

Y pasé gran parte de mi infancia allí.

Hace unos meses enviudé,

y decidí retomar un poco mis orígenes y volver a Bulla.

Y me reencontré con Saira,

que era la señora que se hacía cargo de mí cuando era pequeña.

Y me dijo si podía ayudar a su hijo, a venir a España conmigo.

Y le dije, Pues obviamente. ¿Cómo no ayudarte,

después de todas las noches que te he dado, tan malas?

Y bueno, tras mirar opciones, vimos que...

la forma más sencilla de legalizar su situación era casándonos.

Y bueno, pues en esas estamos.

Tras su diagnóstico de espondilitis anquilosante,

Berta Galán acude al hospital

para una sesión con la fisioterapeuta Palacio.

-Hola, Berta.

Perdóname, con el retraso,

pero es que se me ha complicado un paciente.

-Ya, bueno, se te ha complicado bastante, ¿no?

Porque... llevo 20 minutos aquí, por lo menos.

-Lo siento.

Eh... Bueno. ¿Cómo te encuentras?

-Pues mal. Me levanto por la mañana tiesa, la verdad.

Y con un dolor aquí, en la parte de abajo de la espalda,

que me llega... hasta aquí, prácticamente.

-Bueno, la... La rigidez matutina entra dentro de lo normal.

¿Algo más?

-Sí. Pinchazos en el mismo sitio cuando estornudo,

o cuando toso, o algo. Pero...

-Vale. Déjame el abrigo, que te lo cuelgo...

Vamos a hacer una cosa.

Vamos a evaluar la flexibilidad de la musculatura, ¿vale?

De la... De la espalda.

Y para eso necesito que hagas un ejercicio. Es muy simple.

Tienes que inclinar el tronco hacia adelante, ¿vale?,

y estirar los brazos; y las manos.

Lo máximo que puedas. Muy bien. Vale.

Implicando siempre la columna y la cadera.

¿Vale? Ahí.

-Uf...

-¿Eso es lo máximo que puedes? -Mm.

-Vale.

Bueno, no te preocupes.

No te voy a forzar más.

Túmbate boca abajo, por favor.

En general, el tratamiento fisioterapéutico

se divide en dos periodos.

Por un lado, la fase aguda o inflamatoria,

en la que nos centramos en reducir el dolor,

a base de reposo, calor y técnicas de relajación.

Y por otro lado, la fase no inflamatoria o interbrote,

que es en la que se encuentra nuestra paciente.

Vale. Voy a comprobar el estado de la musculatura,

y según lo que vea aplicaré una terapia u otra.

-¡Ah!

¿Puedes ser más suave? Es que duele bastante.

-Ya, es que estás bastante contracturada, ¿eh?

Berta, ¿estás haciendo los ejercicios que te enseñé?

-Sí, claro.

Todas las mañanas, como un reloj.

A veces es difícil concienciar a los pacientes

de la importancia de realizar los ejercicios adecuadamente y a diario.

Las respiraciones, por ejemplo,

incrementan la capacidad vital del paciente,

y además le ayudan a relajarse.

Estirar a conciencia o mantener una buena postura

pueden ayudar a prevenir futuras lesiones.

-Pues Pilar, tienes unas décimas.

¿Antecedentes de salud importantes? -Pues estoy tomando anticoagulantes.

Porque tengo una prótesis de válvula mitral.

Pero bueno, no es lo que más me preocupa.

Es que últimamente tengo muchas bronquitis

y no acabo de recuperarme. -OK. Pues vamos a ver esos pulmones.

-Por cierto, doctora, hace un mes que volvimos de Nigeria,

y sé que hay algunas enfermedades

a las que los europeos son más sensibles.

-Es verdad.

Pero bueno, yo me vacuné.

Y tampoco es la primera vez que he estado en África.

He vivido allí muchos años.

-Perfecto, pero está bien que me lo digáis, porque es verdad que...

Pues hay algunos virus para los que no estamos preparados.

Necesito que te incorpores un pelín, por favor.

-Sí.

Respira profundo, por favor...

Es muy importante ponerse las vacunas recomendadas

antes de un viaje a una zona de riesgo.

Aun así, no está de más extremar la higiene,

tanto en alimentos como en bebidas,

estar atentos a cualquier picadura de mosquito,

y llevar siempre con nosotros un botiquín básico.

A ver. Escucho crepitantes en la base del pulmón derecho.

Puede ser un simple catarro,

pero también puede ser algo más serio, tipo neumonía.

Como no te veo muy decaída y tampoco tienes mucha fiebre,

yo me decanto más por el catarro.

De todas formas, para asegurarme te voy a hacer una analítica

y una radiografía de tórax. Por si acaso.

-Muchísimas gracias, doctora.

Para terminar la sesión,

la fisioterapeuta Palacio trata con ultrasonidos

la zona lumbar de Berta.

-Vale. Pues muy bien. Ya hemos acabado. ¿M?

Ya te puedes incorporar.

¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

-No he notado mucha mejoría, la verdad.

-Bueno.

Yo te recomiendo potenciar los grupos musculares de hombros,

pectorales y cadera. ¿Vale? Y para eso es muy buena la natación.

-Ya.

Pero es que tampoco he sido yo nunca muy deportista, ¿sabes?

-Ya, bueno, pues ya es hora de que te pongas las pilas.

-Ya, pero es que tampoco tengo ninguna piscina cerca de mi casa,

entonces es un poco complicado.

-Em..., vale, bueno. No te preocupes, que...

Que te voy a enseñar unos ejercicios para que puedas hacer en casa. ¿M?

-Más ejercicios. -Bueno, de ti depende mejorar, ¿no?

-Sí, venga, venga. -Ponte aquí, así...

Vale. Recta. La espalda recta. Lo hacemos por abajo, relajada...

Muy bien, todo lo recta que puedas.

Ahí. Vale. Y bajas, la barbilla, al pecho.

Ahí. Muy bien. Así...

-¡Ah!

-¿Qué..., qué ha pasado? -¡Ay!

-¿Qué...? -¡No estoy bien, evidentemente!

¡Llama a alguien! ¡Un médico, algo! -Vale. Espérame ahí.

Un segundo, ¿vale? Ahora mismo vengo.

La doctora Ortega ya tiene la radiografía de tórax

que le acaban de realizar a Pilar

la paciente con un cuadro de debilidad y malestar generalizado.

-¡Hola! -Hola de nuevo.

-Pasad, por favor. Sentaos.

¿Cómo te encuentras, Pilar?

-Bueno. Débil.

-Pues tranquila porque los resultados están bien.

La radiografía de tórax

no muestra signos de insuficiencia cardiaca ni de condensación.

Que sería lo normal en una neumonía.

Y la analítica es normal, las plaquetas están bien,

no hay alteración en las transaminasas...

Que sería lo normal si tuvieras malaria.

-Si entiendo bien, es un simple catarro.

-Probablemente, sí. Mira, haz reposo, bebe mucho líquido,

como veo que estás haciendo,

y te voy a dar una receta con paracetamol,

que te lo puedes tomar para bajar la fiebre.

¿De acuerdo? Te puedes ir a casa tranquilamente.

Si no notas mejoría, pues vuelve.

Mejórate.

-Vale. Muchas gracias. -Gracias, doctora.

¿Te apetece tomar un café antes de irnos?

-Vale. -¿La cafetería por aquí?

-El pasillo, a la izquierda. Todo recto.

-Ah. Gracias.

-A ver, Berta, subimos las piernas, que estarás más cómoda.

¿Mejor así? -Mm. -Vale.

-Es que no sé qué ha podido pasar.

Porque estábamos haciendo unos ejercicios

y se ha empezado a encontrar mal.

-No, tranquila, que has hecho bien. A ver. ¿Puedes describir el dolor?

-Bueno, es que es como un pinchazo constante.

Pero bueno, tiene como picos de intensidad.

-Vale. Te voy a hacer una serie de preguntas. ¿De acuerdo? -Mm.

-A ver. ¿Esto te pasa a menudo?

-No, hombre, a veces tengo molestias, pero... Como esto, no.

Es que no me puedo poner derecha.

-Vale. ¿Y qué has comido esta mañana? -Un triste yogur.

-Vale. ¿Y consideras que..., que tienes una dieta equilibrada?

¿Tienes algún exceso con la comida? -No, hombre.

Bueno, tengo mis debilidades, pero...

El turrón de chocolate, los callos, ¿sabes?

Pero...

No me alimento tan mal como para esto.

-Vale. ¿Y...? ¿Y el periodo, qué tal?

¿Consideras que lo tienes complicado? -No, no me entero.

-Vale.

A ver. ¿Has podido estar en contacto con alguna persona

que tenga los mismos síntomas que tú? -No.

-Vale. ¿Algún viaje fuera de España?

-Qué va, si no salgo desde hace meses.

-Ella está diagnosticada recientemente

de espondilitis anquilosante. Puede estar relacionado, ¿no?

-Podría ser, pero desde luego no es la única opción.

-Bueno. Yo os voy a dejar. -Muy bien.

-¿Vale? Eh..., espero que te mejores.

Hasta luego. -Hasta luego.

-No es por nada, pero ha sido todo al final de la sesión, ¿eh?

Y estaba siendo brusca... No sé, a lo mejor tiene algo que ver.

-Berta, sinceramente lo dudo.

Lleva tiempo aquí y nadie se ha quejado de ella. ¿Vale?

-¡Ay, no...! ¿Me podrías dar algo para el dolor?

-Me temo que no. Prefiero saber lo que tienes,

y luego, en todo caso, te medicamos. ¿De acuerdo?

Si algo caracteriza al dolor abdominal

es que es muy poco específico, y puede tratarse de muchas cosas.

Por eso lo principal es descartar las opciones más comunes.

Como una gastritis, inflamación intestinal,

gases, estrés o alguna intolerancia alimenticia.

-Lo siento, no tenían leche de soja. -No pasa nada, muchas gracias.

-¿Estás bien? Tienes mala cara.

-Pues la verdad es que no me encuentro demasiado bien.

Cuando terminemos los cafés nos vamos para casa, ¿vale? -Vale.

No te preocupes. Todo irá bien. Cuidaré de ti.

-Matu, ¿no crees que nos estamos pasando un poco?

-¿Por?

-Porque solo hace unos meses que enviudé.

-Ya, pero... no creo que estemos haciendo nada malo.

Solo somos dos amigos ayudándose mutuamente.

Además, lo de casarse es un mero trámite, está sobrevalorado.

-Ya sé. Ya sé que nuestro matrimonio es de conveniencia.

Pero no me refiero al matrimonio, me refiero a todo lo demás.

Los besos, los abrazos, te cojo de la mano...

-Tienes razón, ya sé que hace bien poco que nos conocemos y...

Casi nos tratamos como hermanos.

-Tengo que hacerte una pregunta un poco extraña. ¿Vale?

Pero tengo que preguntarte por tus deposiciones.

-¿En serio? ¿Tenemos que hablar de eso ahora?

-Pues sí, cualquier detalle me va bien,

la textura, el color, la frecuencia...

Me pueden ayudar a hacer el diagnóstico.

-Bueno, pues llevo... tres o cuatro días...

con la caca pastosa, la verdad. -Mm...

-Esta mañana he tenido diarrea.

Pero rara.

-Rara, ¿cómo? -No sé. Rara, así, como...

-¿Como con mocos, por ejemplo? -Sí.

Sí, eso. -Vale.

-¿Qué pasa? ¿Es malo, eso? -No, no, tranquila. No tiene por qué.

A ver, escucha. He estado leyendo tu historial. ¿De acuerdo?

Y tengo que hacerte una pregunta un poco comprometida.

Pero tengo que saber si...

Si sigues bebiendo, porque todo apunta a que...,

que puede ser un problema gastrointestinal.

-Lo sabía. Lo sabía.

Mira, te juro que no he probado ni una gota

desde que empecé el programa de desintoxicación.

-Vale. En ningún momento he intentado juzgarte, ¿de acuerdo?

Venga, muy bien, pues súbete la camiseta,

que vamos a ver qué tal está el abdomen.

-¿Más cosas? ¿Otra cosita más?

-Pues mira, ahora que lo preguntas, sí.

Porque luego viene un tacto rectal.

El abdomen de la paciente está distendido,

y no presenta defensa abdominal.

Que es el reflejo de contracción del músculo

cuando existe una irritación en el peritoneo.

Que es la membrana que recubre los órganos

que están en la zona del abdomen.

En cambio sí que he apreciado ruido intestinal aumentado.

Y eso quiere decir que los intestinos están reaccionando

a algún tipo de daño.

-38,9. Le ha subido la fiebre.

Vale. A ver.

Necesito: hemocultivo, urocultivo,

y le vamos a poner un tratamiento antibiótico. ¿De acuerdo?

Pilar, te vas a quedar ingresada porque no me quiero arriesgar.

-Vale. -Voy a gestionar el ingreso.

Encárgate del resto. Enseguida vengo. -Gracias, doctora.

Me preocupa el repentino aumento de la fiebre de Pilar.

Sobre todo porque va acompañado de náuseas y de vómitos.

Esto ya no parece un simple catarro, sino, más bien, algo más complejo.

Lo más conveniente es que se quede ingresada, si no mejora pronto,

le tendremos que hacer más pruebas.

¡Hola! -¡Hola!

-¿Qué tal? -Bien.

-Oye, el pádel es a las seis.

Lo digo porque, como salimos a las cinco,

podemos ir juntas desde aquí.

-Ah, sí, es verdad. Recuérdame, ¿qué día era?

-El jueves.

-Ah, el jueves no puedo.

-¿Cómo que no puedes?

-No, lo siento.

-Pero es que me habías dicho que sí.

Y ya no me da tiempo a buscar a otra persona.

-Ya. Bueno, no sé. ¿No os podéis turnar, o algo así?

-Pues no. Se necesitan cuatro personas para jugar al pádel.

-Pues lo siento.

No sé, me debí equivocar de jueves, pero... es que no puedo.

Tengo..., tengo una tutoría, de los profes de Lucas.

Lo siento, Diana. No lo puedo cambiar.

Ya os apañaréis.

El doctor Dacaret explica a Berta

los resultados de las diversas pruebas que le ha practicado

para diagnosticar su dolor abdominal.

-Bueno, Berta. Son los resultados de la analítica. ¿De acuerdo?

Y aparece que tienes un poco de anemia.

Y también aparecen autoanticuerpos de la enfermedad que tienes de base.

A ver. La enfermedad que tú tienes es autoinmune. Y...

Y aparte de afectar los tejidos de las articulaciones,

también puede inflamar el intestino.

Y en cuanto al...,

al tacto rectal,

pues sí que..., que hay presencia de sangre.

Tranquila. Tranquila porque...,

porque lo que tenemos que hacer ahora es descartar que haya pólipos o...,

o algún tumor. -Un momento, un momento.

Un poco más despacio porque yo no... Ya no...

Pero ¿eso..., eso cómo...?

¿Cómo? -Sí. A ver, mira:

El siguiente paso es hacer una colonoscopia.

-¿Eso qué es? ¿Lo que te meten un cable por las tripas?

-Sí. Sí. Es verdad que es un procedimiento un tanto invasivo.

-Pero es que... Es que no... No puedo más.

Es que no puedo más. No puedo más. ¡No puedo más, no puedo más!

Yo he venido esta mañana a hacerme una sesión de fisio. ¿Sabes?

¡Y no puedo más! ¿Y es que esto qué es? ¿Esto qué es?

¡Que no me grabes más!

El estado de salud de Pilar, la paciente con fiebre y náuseas,

no mejora después de pasar la noche en el hospital.

-Matu.

-Dime. ¿Qué te pasa?

-Ay...

Necesito hablar contigo.

-No. Pilar, es mejor que descanses.

-No. Llevo toda la noche dándole vueltas.

Necesito hablar de lo que está pasando entre nosotros.

-¿El qué?

-Pues lo que está pasando.

Que no debería de estar pasando.

Llevo varios días pensando en Luis.

Y estoy segura de que, si pudiera hablar con él,

él me diría que luchase para ser feliz.

Y, como nos vamos a casar,

he pensado que por qué no hacerlo de verdad.

Con amor y sin miedo.

Porque tú sientes lo mismo por mí, ¿verdad?

-Sí, sí. Claro, claro, claro que sí.

Llaman a la puerta

-Hola. -Hola.

-Hola, Matu. -Hola. Hola, doctora.

-¿Qué tal, Pilar? ¿Cómo te encuentras?

-Pues no me encuentro mejor, pero soy muy feliz.

-Bueno, creo que voy a ir al baño, si me disculpáis.

-Vale.

Mar, por favor, mira a ver si tiene fiebre. -Sí.

-Gracias.

-Pues la temperatura ha vuelto a subir.

-¿Sí? -Sí.

Hay que hacerle una ecografía, por favor.

Trae el ecógrafo. -Muy bien. Voy a por él. -Gracias.

Te voy a hacer una ecografía. ¿Vale?

El Estado de mi paciente empieza a ser preocupante.

Teniendo en cuenta el viaje a Nigeria,

puede tratarse de una hepatitis.

O puede haberse formado un absceso intraabdominal.

Por eso mismo le voy a hacer una ecografía,

para ver si la fiebre tiene origen en esa zona.

-Lucía. -¡Hola!

-Dacaret te está llamando, pero no consigue contactar contigo.

-Porque me he quedado sin batería.

-Vale, es que necesita ayuda, y quiere que vayas urgentemente.

-¿Por qué? ¿Qué pasa? -Pues no sé.

A una paciente a la que estaba tratando,

creo que le ha dado como un ataque de ansiedad o algo así.

No me ha dado mucha explicación. Está en su consulta.

-Venga, vamos. -Vale.

-A ver. Berta, por favor, relájate.

-¿Que me relaje? ¿Que me relaje, cómo?

¿Que me relaje, cómo? Primero la mano,

luego un..., un cable... ¿Pero ahora qué? ¿Qué más?

¿Qué..., qué más? Pero ¿qué queréis?

¿Qué os pasa, a todos, en este hospital?

Es... Exijo... ver a Landó. Llámalo. Llámalo. Que venga.

-A ver, que ya te he dicho que no está trabajando hoy.

Que es su día libre.

-Lo llamo.

Que ya está bien. No puedo más. Es que no...

Y ahora no me coge. ¡Cógelo!

Nada. ¿Y esto qué es? ¿Pero esto qué es?

¿Un complot contra mí, o qué?

-Hola.

Vengo a ver qué es lo que ha ocurrido.

-¿Y tú quién eres? -Lucía. ¿Y tú?

-Berta. -Encantada.

¿Te quieres sentar un momento, por favor,

y me cuentas lo que ha pasado?

¿Nos puedes dejar solas un momento? -Sí. Por supuesto.

Bueno, Berta.

¿Te encuentras mejor?

Encontramos a la paciente en un estado de bastante alteración,

tanto física como emocional,

incapaz de mantenerse quieta, con una alta irritabilidad,

y con ideas que rozan lo paranoide.

Después de hablar con ella un rato,

parece que se ha tranquilizado

y ha decidido firmar el consentimiento

para que le hagan las pruebas.

-Todo parece normal.

Límpiala, por favor.

-Doctora, fíjese en la respiración. -Ya, ya lo veo.

A ver, un segundo...

Tranquila. Apoya la mano...

Tiene 93 de saturación de oxígeno en sangre.

Necesita oxígeno.

Tranquila, te vamos a poner oxígeno.

A ver, vamos a ver.

Eh...

Pilar, me dijiste que tenías

una prótesis valvular en el corazón, ¿verdad?

Vale. Hay que hacerle una ecografía transesofágica.

Avisa a unos celadores. -Voy enseguida, ¿eh?

-Gracias.

Cuando una enfermedad afecta a una de las válvulas del corazón,

impidiendo su correcto funcionamiento,

se sustituye esta válvula por una prótesis.

Que puede ser, o bien metálica o de origen biológico.

Pero un riesgo de estas prótesis es que aumenta la predisposición

a que aparezcan infecciones.

El doctor Dacaret procede con la colonoscopia de Berta,

a la que antes se le ha administrado un sedante.

La prueba ha confirmado el diagnóstico.

Ya que se observan lesiones inflamatorias

en la mucosa del intestino grueso.

Es decir, el revestimiento interior

a través del cual se absorben los alimentos.

Y en cuanto a la diarrea,

pues bastará con un tratamiento con corticoides para controlarla,

y veremos cómo evoluciona.

Berta, hemos mandado las muestras de la biopsia

a Anatomía Patológica para analizar. ¿De acuerdo?

Pero tardan un par de días más o menos.

A ver, escúchame, a partir de ahora

tendrás que tener un poco de cuidado con la dieta. ¿De acuerdo?

Porque al estar inflamada la mucosa,

lo que pasa es que el intestino

se vuelve más permeable a los agentes patógenos.

Y esto activa los anticuerpos,

que pueden llegar a afectar las articulaciones.

Así que... estarás un tiempo sin turrón de chocolate y sin callos.

-Bueno, ¿y es todo? ¿Me puedo ir ya? -Sí. Sí, tranquila.

En cuanto se pase la sedación,

y vengan a darte el alta, ya te puedes marchar.

Una cosita más, Lucía me ha dicho que le gustaría hablar contigo.

-Ah, bueno.

Que gracias por todo. -De nada, un placer.

-Joé, ¿se puede saber dónde te metes?

Llámame cuando escuches esto, por favor.

Llaman a la puerta

-¡Hola! -Hola, doctora.

-Matu... ¿Qué tal? ¿Estás bien?

-Sí. Sí, sí, sí. Sí, muy bien.

-Vale. Le vamos a hacer una ecografía transesofágica a Pilar,

y ya está todo listo.

Pero tranquilo, que está todo bien. -OK. ¿Será por la prótesis valvular?

-Sí. ¿Eres médico?

-No. No, no, no, no, soy enfermero.

Pero me gustaría estudiar Medicina aquí en España, si es posible, claro.

-Qué bien. Pues... nada, si puedo ayudarte en algo...

-Bueno, sí, la verdad es que eres muy amable.

Pero esta vez creo que voy a tener

que sacarme las castañas del fuego yo solito.

Pero gracias. Muchas gracias.

-De nada.

Pues nada. Luego... me paso a informarte.

-Vale, gracias. Gracias.

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

-Vengo a ver cómo estás.

-Bueno, pues teniendo en cuenta la mañana que llevo,

podía estar peor, la verdad. -Bueno.

-No sé. Parece que el dolor abdominal tampoco... es para tanto, y bien.

-Genial.

¿Tú te acuerdas de mí?

-Nnn... No.

No sé. ¿Debería?

-Nos cruzamos hace un tiempo, en Recepción,

que tú tuviste un incidente con una enfermera,

se le cayeron las cosas, y bueno.

Yo estaba ayudándola.

-Bueno, no sé, tampoco creo que lo tengas que llamar incidente, ¿no?

No sé. Lo único que le dije fue que mirara por dónde iba.

-Te lo digo, de verdad, sin ánimo de ofenderte ni nada.

Pero... hoy, viéndote en la consulta,

me preguntaba si realmente te sientes mal cuando...

de repente hay algo que te inquieta, y te dan... prontos.

-Un momento. ¿Por...? ¿Por qué me estás preguntando esto?

¿Qué clase de doctora eres?

-No soy doctora. Soy psicóloga, aquí en el hospital.

-Bueno.

Mira, yo he venido esta mañana a una sesión de fisioterapia. ¿Vale?

Luego me ha dado un dolor abdominal.

Y luego ha pasado todo lo que ya sabes.

Estoy un poquito superada con el día.

¿Vale? Y ahora os creéis que estoy loca, ¿no? Es eso.

-No, no, no. No. -O sea, tú entras al hospital,

con..., a una sesión de fisio, y sales con una camisa de fuerza.

-Berta, yo no te estoy atacando, de verdad.

No quiero que te sientas amenazada, porque es todo lo contrario.

Teléfono

-Hombre, por fin.

Mira, ¿me puedes dejar que hable con mi novio, por favor?

-¿Tu novio es el doctor Landó?

-Sí, y te agradecería un poquito de intimidad, si no te importa.

-No. Perdón.

-Bueno, qué barbaridad, llevo todo el día intentando localizarte.

No...

-Es que...

Yo, sinceramente, esto no me lo esperaba.

A mí me había llamado la atención la paciente

por unos rasgos de personalidad, pues un tanto complejos, pero...

ahora es que me tengo que alejar por motivos éticos.

Porque, aunque Berta necesite terapia,

que yo creo que sí la necesita, yo no voy a poder ser su terapeuta.

Pilar se somete a una ecografía transesofágica

para determinar si el foco de sus síntomas

pueda estar relacionado con la prótesis valvular.

La ecografía muestra que Pilar sufre una endocarditis.

Es decir, una infección del recubrimiento interno del corazón.

Es una infección grave, que puede poner en riesgo su vida.

Por eso mismo, ahora es de vital importancia

saber qué bacteria está causando la infección,

para ponerle un tratamiento adecuado.

A ver, tenemos que esperar los resultados de los hemocultivos.

Porque hay que saber qué bacteria ha causado la endocarditis.

Y así, poder afinar con el antibiótico. ¿De acuerdo?

Pero necesito que sepas, Pilar, que...

igualmente es posible que haya que pasar por quirófano.

Porque es una infección que puede ser complicada.

-Vale.

-Luego me paso a verte. -Gracias.

-Hasta ahora. -Hasta ahora.

Todo irá bien.

-Sí, yo sé que irá bien.

Estoy convencida.

Yo, todo esto que está pasando me lo tomo como una señal.

Como una etapa que termina,

y otra que empieza, mucho mejor.

Así que voy a estar bien, lo sé.

-Tengo..., tengo hambre. Voy a ir a...,

a pedir algo en la cocina.

¿Necesitas algo? -No, gracias.

-Tienes que estar unos días más ingresado, Róber. ¿De acuerdo?

Pero no te preocupes,

porque la cirujana me ha dicho que fue todo muy bien.

Mañana sí que te vamos a hacer una prueba.

-¿Ya estás de vuelta?

¿Todo bien? -Sí. Sí, sí, sí.

-¿Estás bien?

-Ah..., hay algo que quiero contarte.

-¿Qué pasa?

-Eh...

Quiero agradecerte todo lo que hiciste por mí en Nigeria.

O sea, la verdad es que te estoy muy agradecido.

El hecho de acceder a casarte conmigo es..., es una pasada.

Pero...

puedo fingir el matrimonio, pero no...

No puedo fingir el amor.

Es que, Pilar,

creo que te has enamorado de mí, y...

Pero yo no estoy enamorado de ti.

-Vale.

Déjame sola, por favor.

-Es que no... No te lo quería... -No me digas más.

Por favor.

-Berta.

-Ah... -¿Cómo ha ido?

-Bien, bueno...

Bien. Estoy deseando irme a mi casa, la verdad.

-Lógico.

Bueno. Nos vemos la semana que viene en la sesión.

-Sí, bueno. La semana que viene tengo un...

Un compromiso, que no sé. Pero bueno. Ya... Ya te digo. ¿Vale?

-Ya. -Pero bueno, que gracias.

-Ya. Nada. Hasta luego.

-Oye, un...

¿Te puedo hacer una pregunta? -Sí, claro.

-¿Tú sabes si...

la psicóloga y el doctor Landó son amigos?

-Mmm..., pues no sé en qué punto estarán ahora mismo, la verdad.

-¿Como? ¿Com..., cómo que... qué punto? ¿Qué...?

-Bueno, pues porque han estado casados y tienen dos hijos en común.

-¡Hola, Pilar!

Hola.

Mira.

He traído el portátil, un DVD nigeriano,

uno español, y una película americana. ¿Qué te parece?

-Suena a chiste.

-Bueno, por lo menos he conseguido que te rías.

Llaman a la puerta

-¡Ah, doctora!

-¡Hola!

¿Qué tal? -Muy bien, muy bien.

-Bueno. Tengo los resultados, por fin.

Y ya sé la bacteria que te ha causado la infección, Pilar.

Es la Listeria monocitogenes.

La Listeria monocitogenes se adquiere normalmente

por la ingesta de alimentos contaminados.

El tiempo de incubación suele ser de un mes.

Lo que coincide con el viaje a Nigeria de Pilar.

La bacteria suele afectar a personas inmunodeprimidas.

Pero en este caso, probablemente

ha encontrado en la prótesis valvular de Pilar un lugar idóneo para crecer.

Te voy a cambiar el antibiótico para darte uno más efectivo. ¿De acuerdo?

Tienes que seguir ingresada unos días más

porque, si el tratamiento no funciona,

pues es posible que tengamos que operarte.

Pero de verdad, lo importante es que estás fuera de peligro.

-¿Entonces no es seguro que tenga que volver a entrar a quirófano?

-No, no. ¿Vale? -Vale.

-Seguirás ingresada unos días más.

-Muchas gracias.

-Pero estate tranquila, de verdad. Me alegro mucho.

Doctor...

Luego me paso. -Gracias.

-Hasta luego.

¿Ves?

Todo está resuelto.

Estamos todos bien.

Lo siento mucho, de verdad. No...

Me he equivocado, y no... Dándote falsas esperanzas.

Pero he pasado un mes contigo maravilloso.

Pero, si quieres, cancelamos la boda.

-No seas bobo, Matu.

Una cosa no tiene que ver con la otra.

Y no te voy a hacer esa faena por ser una ridícula,

y ver cosas donde no las hay.

-A eso me refiero. Que eres una gran mujer.

Tienes un corazón que no te cabe en el pecho.

-Deja mi corazoncito, que bastante tiene ya.

-No, pero...

No quiero perder tu amistad.

Eres muy importante para mí.

Además, eres mi única familia aquí, así que...

-¿Amigos? -Amigos.

Portazo

-¿Qué? ¿Qué? Me estabas manipulando, ¿no? ¡Me estabas manipulando, tía!

-No.

-Llegas como quien no quiere la cosa y...

¿Qué..., qué querías? Sonsacarme información, ¿no?

¡Y hurgar en la cabeza! ¿Qué?

¿Qué..., qué..., qué quieres? -Berta.

-¿Qué quieres? -No sabía quién eras, de verdad.

-¿Qué quieres? ¿Arrebatarme a Landó? Pues no lo voy a permitir.

¿Entiendes? ¡No lo voy a permitir!

¡Que ya te he calado, déjame en paz!

Yo...

tenía alguna sospecha, la verdad.

Porque este caso me recordaba mucho a uno que tuve hace poco,

de Sandra Montero. ¿Os acordáis?

Una paciente que se hizo pasar por su hermana.

Pero, después de esta entrada,

me temo mucho que Berta lo que tiene es

un trastorno límite de la personalidad.

-¡Que no me grabes más!

-Perdona, ¿Andrea?

-Eh... ¿Andrea Soto? -Sí.

-No, no soy yo. Es ella. -Ah, perdóname, ¿eh?

Gracias. -Esa chica de ahí. Nada.

-Perdona. ¿Tú eres Andrea? -Sí. Ah...

-Estoy notando una masa, sólida, que no es...,

no es precisamente pequeña,

que abarca el hipocondrio y el flanco derecho.

Tienes un...

Un tumor, parcialmente vascularizado.

-¿Un tumor?

-Entonces necesito hacerte otra prueba más, que se llama urografía.

-Mire, yo... le agradezco mucho lo que está haciendo, pero...

Pero yo me voy. -Tío, si tienes algo malo,

deja que te ayuden, que te quiten... Que te quiten lo que tienes, tío.

-Tengo un paciente con un tumor, que es que no se quiere operar.

A ver, yo entiendo que cada uno decide lo que...,

lo que quiere hacer, ¿no? Pero no sé, no me entra en la cabeza.

-Bueno, por eso me encanta la ficción.

Porque tú decides lo que pasa en las historias. ¿Eh?

Y las decisiones te corresponden a ti.

-Oye, ¿tú estás bien?

-La hemos encontrado tirada en la calle, sin identificación.

-Rápido. Ha entrado en parada.

Tráeme la tabla para practicar una RCP.

Anuc, prepara adrenalina.

-¿Y por qué iba a querer tomar anticongelante?

¿Usted cree que puede haber pensado en suicidarse?

Ayer Lucía intentó hablar con Marcos, y bueno.

Pues él... se encaró, empezó a gritarle,

y llegó un momento en el que yo pensé que iba a empujarla.

Por cierto, ¿has visto el tatuaje?

¿Qué tatuaje? El tatuaje de la calavera nazi.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 06/03/18 (2)

Centro médico - 06/03/18 (2)

06 mar 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 06/03/18 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 06/03/18 (2)"
Programas completos (1134)

Los últimos 1.147 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios