www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4465878
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 06/02/18 (2) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Qué haces? -¡Sss!

Que llevo un par de días con dolor de tripa

y retortijones y vómitos.

Estoy viendo a ver lo que...

Sin embargo no se te ven signos de deshidratación.

Quita.

Lo que sí tengo es febrícula; mira.

Efectivamente; sí, sí.

Tienes 37,6 grados centígrados;

¿abdomen blando y depresible?

Oye, conmigo no te hagas el médico,

que el que está estudiando un módulo de enfermería soy yo,

¿estamos?

Eso, tú mismo lo has dicho, estás estudiando.

Pero de momento eres celador como yo,

y con menos experiencia.

Deberías contarle tus antecedentes a un médico.

Eso suele ser importante.

Hace un tiempo empecé a sufrir mareos y desmayos,

y después de hacerme unas pruebas y de ponerme un marcapasos,

siguiendo la sospecha diagnóstica inicial,

pues concluyeron que era epilepsia.

La epilepsia es un trastorno cerebral

que provoca las crisis con convulsiones.

Y estas pasan porque se descontrolan las neuronas.

Sí que parece que tengo el estómago blando y depresible, sí.

Pues eso no es bueno.

Si es que además me duele la garganta...

¿Tú no tienes nada mejor que hacer?

No. Ahora es mi hora libre.

¿Dices que te duele la garganta?

Tal vez la causa sean tus repetidos vómitos.

Mira, Juanjo,

no hace falta que me digas lo que tengo, ¿vale?

Esto es una gastroenteritis.

No te creas.

Muchas veces las cosas no son lo que parecen.

¡Hombre!

¿Qué te apuestas a que esto es una gastroenteritis?

-50 euros. -Sea.

¿Qué hacéis vosotros aquí?

Nada, que me encuentro un poco mal y...

Pues tendrá que verte un médico, ¿no?

Bueno, si a eso iba.

Es que el licenciado este me entretiene...

¿Qué le pasa a Tito?

Que está un poco subidito.

Ya le conoces.

Tienes mucho mejor el ojo.

Sí. Ya no me molesta ni nada, la verdad.

Pero vamos que casi me deja tuerta, Nacho.

¿Y qué tal con él, os seguís viendo?

No.

La verdad es que estoy hecha un lío porque, a ver,

yo sé que él se merece una oportunidad,

pero no voy a dársela.

Es que yo no estoy preparada ahora mismo

para tener una relación seria, la verdad.

-¿Estás segura? -Sí, totalmente segura.

Pero Rocío,

¿tú qué es lo que buscas en un chico?

Perdona, Rocío,

¿te puedes pasar por la consulta 8?

-Sí, claro. -Vale. Gracias.

-Nada. -Oye, ¿qué hora es?

Eso te iba a decir.

¡Uf, tardísimo! Vamos a trabajar.

Oye, ¿podrías trabajar con la intriga que se te ha quedado en el cuerpo?

Voy a probar.

Dolores acude a Centro Médico acompañada de su marido

por la reciente pérdida de visión en su ojo izquierdo.

Pero ¿Quieres dejar de hacer el ridículo y sentarte?

Ay, es que cada vez veo peor.

Oye, anda que tú me apoyas mucho, ¿eh?

¿Que no te apoyo? ¿No estoy aquí contigo?

¿Que he tenido que dejar en el bar al tonto de tu primo?

Mi mujer y yo tenemos un bar.

Ella está más en la cocina y yo me ocupo de la barra.

Pero desde que está tirando al plato es que está insoportable.

Yo no sé en qué momento se me ocurrió enseñarle a disparar,

no lo sé.

También tienes las constantes normales.

Conservadas.

¿Ha comprobado si tiene edemas en las piernas, doctor?

Yo creo que va a ser leucocitosis.

La leucocitosis no es una enfermedad.

Es un aumento de los glóbulos blancos.

Que eso se ve con una analítica

y que se debe a un proceso infeccioso.

Muy bien. Pues nada, os dejo.

Seguid vosotros, ¿de acuerdo?

Túmbate, anda. Te voy a explorar.

Tiene el abdomen blando y depresible.

Con ruidos intestinales.

Ruidos peristálticos aumentados.

¿Os parece que hagamos ahora, no sé,

una analítica de sangre y una radiografía de abdomen?

Yo creo que es bastante adecuado. ¿Adecuado?

Muy bien. Pues muchas gracias.

Voy a prepararlo.

¿Qué? ¿Lo has visto?

Es que veo muchos puntos negros y veo muy borroso todo en general.

Vale.

Pues tápate el ojo bueno,

mira al frente y dime cuándo ves mi dedo.

-Ahora, ahora, ahora. Sí. -Vale. ¿Y por aquí?

-Ah, sí. Ahí. Ahí lo veo. -Vale.

Veo en el informe que eres diabética tipo 2.

Sí.

Me la diagnosticaron hace un año.

Pero estoy en tratamiento con insulina.

Yo me pongo mis 34 unidades subcutáneas.

Y bueno, a ver,

soy también un poco hipertensa, y tengo algo de colesterol...

Vale. Pues voy a medirte la glucosa. ¿De acuerdo?

Vale.

Las causas de la diabetes tipo 2

son una combinación de factores de riesgo

entre genéticos y de estilo de vida.

Las personas con más de 45 años de edad,

con hipertensión, colesterol,

una actividad sedentaria o sobrepeso,

deberían tener especial cuidado.

Vale.

-Tienes la glucosa muy, muy alta. -Sí.

¿Has podido olvidarte de alguna inyección?

No. No, no.

Que llevo todo mi tratamiento a rajatabla.

No.

Lo que pasa es que a veces se me disparan los niveles de azúcar

y yo no sé por qué.

Pues ese puede ser el origen del problema.

Una retinopatía diabética por una diabetes descontrolada.

Descontrolada no.

Vamos, yo lo llevo todo controlado:

mi alimentación, mis inyecciones ¿Verdad que sí, Miguel?

¡Miguel!

Tu primo,

que me está preguntando que dónde está el aceite.

¡Parece mentira!

Bueno, vamos a ver el ojo con más detalle

y vamos a hacerte una analítica.

Vale, doctora.

Pero yo lo que quiero

es saber si voy a poder ver bien pronto.

Tengo el campeonato de España de tiro al plato

y para mí eso es muy importante.

Bueno,

es que ahora mismo eso no se lo puedo asegurar;

pero vamos a hacer todo lo posible.

Vale.

-Bueno, en un ratito vengo. -Vale.

-Adiós, doctora. -Hasta ahora.

Ponme un sandwich de pavo ahí. A pelo, sin mantequilla ni nada.

Oye, ¿y la radiografía?

En la radiografía solo se ven gases en el intestino.

Esto apunta a gastroenteritis.

Sí, sí. Esa era la opción más fácil. Yo quise arriesgar.

Además, aún falta el análisis.

Tú lo que tendrías es que estudiar más.

Mañana te vienes conmigo al centro de estudios

y te lo enseño.

No, no, no. No sé si voy a ir.

Ahora está Rubén en casa

y me gusta pasar bastante tiempo con él,

que hace mucho que no lo pillo tanto tiempo seguido.

Sí, que lo vi el otro día con la hija de Clara.

¿Qué están, liados?

No lo sé. Pero algo hay.

Suelta, suéltalo. ¡Escúpelo, escúpelo!

Suéltalo, suelta.

-¿Ya? ¿Sí, bien?

-Sí. -Ay.

Es que os he imaginado a Clara y a ti con ellos dos

de cena romántica

y me ha dado la risa.

Ya.

Pues a mí no me hace ninguna gracia.

Porque si la cosa acaba mal,

Clara y yo vamos a acabar peleados seguro.

Y si sale bien,

vamos a tener que pasar tiempo fuera del hospital viéndonos

y eso, pues la verdad, es algo incómodo.

Las relaciones siempre dan problemas, Juanjo.

Es mejor estar solo, como yo.

Tu primo,

que pregunta

que si tiene que ir a trabajar el jueves.

Pues claro que tiene que ir.

Claro que tiene que ir, Miguel.

Yo tengo que ir a entrenar.

Bueno, habrás pensado que, con todo esto,

no era necesario ponerse a entrenar.

Pues precisamente todo lo contrario. Yo soy la que más tiene que entrenar.

Te estás olvidando de lo importante.

El tiro al plato no nos va a dar de comer.

Acuérdate de lo que te dieron cuando ganaste el campeonato.

Y lo que me dieron a mí en el campeonato de Guadalajara aquel.

Pero si quedaste el segundo, Miguel.

Cómo te gusta recordármelo.

Mira, escúchame bien y entiéndelo de una vez:

esto a mí me hace feliz,

por mucho que a ti te fastidie, ¿sabes?

Así que sí, sí, sí, sí.

Sí tiene que ir a trabajar el jueves y el viernes.

Bueno, pues llamas a tu primo y se lo dices tú;

que yo me voy a tomar el aire.

Yo ya sé por qué mi marido está como está.

Quedó segundo en el campeonato de Guadalajara.

Que vino todo muy orgulloso, ahí, muy... sacando pecho.

Y me dice:

"mujer, te voy a enseñar a disparar".

¿Sabes lo que pasó después?

Que aquí donde me ves,

campeona de Castilla-La Mancha.

97 platos sobre 100.

La halcona, me llaman.

Bueno, dentro de dos semanas tengo la final del Nacional.

Eso sí que no se lo esperaba él.

Ni él ni nadie.

Bueno, a ver:

la analítica muestra una ligera leucocitosis.

Y teniendo en cuenta

que la radiografía solo mostraba algunos gases en el intestino,

todo parece indicar que es una gastroenteritis aguda.

¡Toma! ¡Eh!

Así que te pondré un tratamiento para los vómitos

y suero de rehidratación oral.

También...

Y ya en casa, dieta blanda, empezando por líquidos.

Muy bien, muy bien.

¿Vale? Para recuperarme pronto,

que me acabo de ganar 50 euros

y me los pienso gastar en una buena comida.

Si me disculpáis, tengo pacientes que atender.

¡Anda que...!

Hola, Juanjo. Hola, Clara.

Oye, ¿qué tal está Tito? ¿Qué le han dicho?

Pues tiene gastroenteritis y se va a ir a casa.

Oye, Juanjo, una cosita. ¿Tú tienes algo conmigo?

te lo digo porque últimamente te noto muy raro,

la verdad.

No, no, no.

Estoy preocupado por los niños.

¿niños? Pero ¿qué niños?

¿A ti qué te parece que nuestros hijos salgan?

¡Hombre, salir, salir...!

Bueno, lo que sea. Pues bien. ¿Qué me va a parecer?

Rubén es un buen chico. Pues bien.

Bueno, pues no te creas.

Pero vamos a ver, ¡que eres su padre!

Sí, soy su padre y sé que es un buen chico.

Pero acaba de venir de Dublín y no quiero que le den palos.

Ah, bueno, si lo dices por Elsa, tú tranquilo

porque, otra cosa no, pero...

es una bellísima persona.

Pues sí, seguro, seguro que es una bellísima persona.

Pero el amor, el amor siempre trae problemas.

Pues ahora que lo dices,

la verdad es que últimamente tiene una racha con los chicos... ¡fff!

Yo creo que lo mejor sería que, antes de echarse novio,

que aprovechara el tiempo para...

pues para aprender cosas

y así distinguir entre lo que le gusta y lo que no.

Bueno, pero eso es algo que tendrán que decidir ellos, ¿no?

El oftalmólogo realiza un fondo de ojo a Dolores,

para estudiar el origen de su pérdida de visión.

El fondo de ojo ha confirmado la retinopatía diabética severa.

Por otro lado,

la analítica muestra elevados los valores de glucosa,

de creatinina y de urea.

Por lo que Dolores

puede estar desarrollando una alteración en el riñón

debido a la diabetes.

Efectivamente los resultados

indican que tienes una diabetes descontrolada.

Así que bueno,

voy a subirte la unidad de insulina

y también te voy a pedir que apuntes todos los valores de glucosa al día

para verlos en la siguiente revisión.

Vale, ya. ¿Y el ojo?

Pues tienes una retinopatía diabética severa.

Los altos niveles de azúcar en sangre durante un largo periodo de tiempo

pueden dañar los capilares que trasportan la sangre a la retina,

causando la retinopatía diabética.

Para tratarlos vamos a usar una cirugía

que consiste en la fotocoagulación con láser.

Y destruiremos los capilares dañados.

A ver, os explico:

el ojo se divide en cuatro cuadrantes:

he hablado con el oftalmólogo

y me ha dicho que va a operarte con láser uno de los cuadrantes

y después de eso, en tres semanas,

pues operaremos el siguiente cuadrante.

Así la mácula no sufre tanto.

¡Pero si es que yo tengo la final dentro de dos semanas!

Dolores, vamos a preocuparnos de lo importante.

¿Y qué es lo importante? ¿Cocinar y fregar?

Bueno, vamos a ver cómo evolucionas y bueno, si te sirve de algo,

yo hace muy poquito tuve un problema con el ojo

y me operó el mismo equipo.

Y salió todo de maravilla.

Lo importante es que puedas llevar una vida normal.

Y, si no puedes ganar la chorrada esa, pues no pasa nada.

Cuando tú participabas nunca te oí hablar de chorrada.

Bueno, que en el fondo,

en el fondo te alegras, ¿verdad?

¿Qué? ¿Que me alegro?

Sí.

¿Que me alegro de que mi mujer se esté quedando ciega?

Sí.

De eso

y de que no pueda seguir con la "chorrada", como tú dices.

¿Y sabes por qué?

Porque soy mejor que tú.

Pero ¿por qué estás tan insoportable?

A ver, ya está. Ya está bien, ¿no? Creo que así es suficiente.

Sí. Lo siento, doctora.

Perdone.

Se le pasará, ¿no?

-¿Entonces te animas a matricularte? -No. No lo veo claro.

Venga, Juanjo.

Que hay que seguir aprendiendo toda la vida.

Sí. Seguir aprendiendo y seguir conociendo mujeres, ¿eh?

Que las clases están llenitas, listo.

Que no.

Que yo no quiero saber nada de mujeres.

Te dan muchos quebraderos de cabeza y ocupan mucho espacio.

Pues con Rita estaba encantado.

No, no.

Con Rita lo que estaba era atontado.

¿No te acuerdas de cómo me quedé cuando me dejó?

Hecho polvo.

Oye, debería verte un médico, ¿eh?

A ver si lo que tienes no es gastroenteritis

y me tienes que devolver los 50 euros.

No, no, no.

A mí ya me han dado la razón.

-Saturación normal. -Sss.

Entonces no es gastroenteritis, ¿no?

Porque si no... -¡Ssss!

Tienes los ruidos respiratorios de la mitad derecha disminuidos.

Hipofonesis. Estás muy puesto.

¿Quieres dejar de hablar

y dejar al doctor que te diga las cosas?

Tienes taquicardia.

Vamos a hacer un electrocardiograma ahora mismo

y después ya veremos.

El electrocardiograma de Tito ha resultado normal.

Ahora le haremos una radiografía de tórax

para ver si encontramos el motivo

de esa disminución de sus ruidos respiratorios.

Dolores, la paciente con problemas de visión

causados por su diabetes,

vuelve a Centro Médico con fuerte dolor abdominal,

sudoración, vómitos y malestar generalizado.

¡Dolores! ¿Qué ha pasado?

Lleva toda la mañana fatal, vomitando y con dolor de tripa.

Creo que puede estar teniendo una crisis cetónica

¡Vamos a la UCI!

¡Un segundito!

Ahora salgo yo a decirle algo, ¿vale?

La acetoacidosis diabética

es una complicación común de la diabetes.

Ocurre cuando el cuerpo no puede utilizar el azúcar

como fuente de energía y utiliza la grasa.

Al descomponerse esta, se acumulan químicos en el cuerpo,

llamados cetonas y puede resultar tóxico.

Se puede reconocer

por un característico olor a manzana en descomposición.

Vamos a seguir con la hidratación por suero, insulina intravenosa,

un poco de bicarbonato

para restablecer la acidosis metabólica

y también vamos a hacerle una analítica completa. ¿Vale?

¿Ha ocurrido algo?

Igual ha olvidado inyectarse la insulina...

No, no, no. Imposible.

Están todos descompensados.

¿Y qué tal lleva la alimentación?

Bien, bien.

Nada de azúcar, toma raciones muy pequeñas,

nada de alcohol y muy poca sal.

Vale.

Voy a hacerle un estudio hormonal, ¿de acuerdo?

-Doctora. -¿Sí?

Es que..., desde que estuvimos aquí,

pues que, que seguimos enfadados.

Ella en concreto está muy triste.

Yo, yo no sé si eso tendrá algo que ver.

No. No se preocupe.

No tiene nada que ver.

Seguro que pronto se pone bien, ¿vale?

Yo vengo en un ratito.

-Vale. Muchas gracias. -De nada. Hasta ahora.

Realizan una nueva radiografía torácica a Tito Riera,

que padece una intensa tos

después de que hace unos días le diagnosticaran gastroenteritis.

En esta radiografía

sí hemos visto algo

que podría justificar la tos de Tito.

Un infiltrado en el lóbulo superior del pulmón derecho.

Tendrá que quedarse ingresado.

Pero que estoy bien, Juanjo, que puedo caminar.

Que no.

Que tienes que ir en silla de ruedas.

-Vale. -Venga.

Ya verás cómo te pones bien enseguida.

-¡Upa! -Cuidado...

Adelante.

¿Qué pasa, estás preocupado?

-Bueno, no me gusta un pelo, Juanjo. -Venga...

Esto de los pulmones, cualquiera sabe.

Nada, nada.

Tú no te preocupes. Que estás entre amigos.

¿Cómo estás, tito?

Aquí, Blanco. Buenas. ¿Sabes algo?

No. Aún no sabemos lo que hay en los pulmones.

Ahora es importante

que intentes recordar cualquier detalle

que nos ayude a solucionarlo, ¿de acuerdo?

Si has comido algo,

si has estado en contacto con animales,

lo que sea, ¿m?

Bueno, yo le doy una vuelta a ver.

Bueno. Tengo que ir a recepción, ahora vuelvo.

Bueno, yo voy a hacer la ronda también,

así que intenta recordar, ¿vale?

Vale. Luego regreso.

A menudo es el propio paciente

quien nos da la clave para orientar su propio diagnóstico.

Aunque no lo parezca,

hay pequeños detalles que pueden ser relevantes

como la enfermedad de un familiar,

la ingesta de algún alimento nuevo,

el contacto con animales

o algún viaje reciente.

La doctora Jiménez

ya tiene los resultados de las pruebas realizadas a Dolores,

la paciente con una crisis hiperglucémica.

La analítica confirma una cetoacidosis

producida por un desequilibrio en los niveles de azúcar.

Pero lo más revelador

lo he encontrado en el estudio hormonal.

Este descontrol de la diabetes de Dolores

está producido por un síndrome que llamamos síndrome de cushing.

El síndrome de Cushing

es una enfermedad provocada por una hormona

que hace más difícil el control de los niveles de azúcar.

Tiene dos orígenes,

a nivel cerebral o a nivel suprarrenal.

Que son las glándulas que están encima de los riñones.

Como los niveles de ACTH,

que es la hormona que produce estas glándulas son normales,

vamos a hacerte una resonancia. ¿De acuerdo?

Bueno, pues me voy a prepararlo todo.

-Vale. -Hasta ahora.

¿Cómo estás?

Mejor.

Bueno, guapa, vamos a dejarlo pasar, ¿no?

No, no..., no es tan importante;

además,

hacía mucho tiempo que no estábamos tan enfadados.

Yo no entiendo

cómo te puedes alegrar de algo que a mí me duele tanto.

Vale, lo siento. Pero... es que,

desde que estás con lo del tiro al plato,

pues pasas menos tiempo en el bar y, y yo te echo de menos.

¿qué hay de malo en echar de menos a mi mujer?

¡Ah, Juanjo! Hola.

Oye, ¿cómo sigue Tito?

Pues bueno,

tiene algo en el pulmón pero todavía no saben qué.

Bueno, seguro que se recupera prontito, ya verás.

Esperemos que sí.

Oye, he estado pensando en lo que me dijiste,

y creo que tienes razón, Juanjo.

Que no es un buen momento para Elsa iniciar una relación nueva,

después del desengaño que ha sufrido la pobre, la verdad.

Pues, si quieres,

yo puedo hablar con Rubén para quitarle la idea de la cabeza.

¿A qué te refieres?

¿Porque no estarás pensando

que sea Rubén quien deje a mi hija, claro?

Si es lo mejor.

¡Rubén acaba de llegar y no está para que le den palos!

¡Ah!, ¿y mi hija sí?

Perdona.

¿Quieres que te recuerde lo que le pasó con Isaías?

Yo no quiero que Elsa deje a Rubén.

De verdad, parecemos idiotas, Juanjo.

La verdad es que sí. Tienes razón.

¿Por qué no quedamos después de trabajar

para hablar de esto como adultos?

Me parece una idea fantástica.

Muy bien. Venga, luego te veo.

Hasta luego. Toma, Raquel.

¿Tienes por ahí unos papelitos y un bolígrafo?

-Sí. Espera. -Mm.

-Aquí tienes. -Gracias.

-De nada.

A ver.

¿Hay algo que hayas hecho por primera vez

antes de ponerte malo?

Por ejemplo, un ejercicio, un sitio con animales,

colchón nuevo...

-Que no, nada nuevo. -Nada nuevo. A ver.

¿Mujer nueva?

Mira que por un beso se puede pegar cualquier cosa.

Que no.

Que ya te he dicho que no quiero nada de relaciones.

¿Y tú qué tal con Clara, por cierto?

Pues acabamos de hablar y la relación se está tensando.

Luego hemos quedado para hablar de nuevo.

Tú al final le vas a sacar provecho al rollete de los chavales.

Pero ¿qué dices? ¡No digas tonterías! No digas tonterías.

Si lo de Clara es agua pasada.

Yo estoy mucho mejor solo.

Después de todo lo que me ha pasado últimamente...

Ah, bueno.

Lo que yo siempre digo: mejor solo.

Sí. Mejor solo. A ver: ¿comidas?

No sé. Siempre como en casa.

¿Cómo que siempre comes en casa?

Si el otro día estuviste desayunando conmigo en la cafetería del hospital.

Ah, vale, desayunar, desayuno aquí.

Pero ¿qué comí? Un sándwich de pavo.

Que a mí, ya ves el pavo...

¿El pavo...?

Y te atragantaste. ¿Recuerdas?

-Sí. Pero no pasó nada. -¿Cómo que no pasó nada?

Eso no lo sabes todavía.

Voy a avisar a Blanco.

Agur.

Parece un quiste.

Vamos a hacerle una ecografía.

Ya puedes sacarla.

El radiólogo realiza una resonancia magnética a Dolores,

la paciente con síndrome de Cushing,

que le impide controlar sus niveles de azúcar.

La resonancia

no ha mostrado nada raro en las glándulas suprarrenales.

Pero hemos visto una lesión en el ovario izquierdo

de unos 65 milímetros de tamaño.

Por lo que mi adjunto y yo

hemos decidido hacerle una ecografía transvaginal

para verlo con más detenimiento.

¿Cómo estás?

¿Cómo voy a estar? Harta.

Es que no sé; no voy a salir de aquí nunca.

Y no paran de hacerme pruebas:

que si una ecografía, que si un yo qué sé...

-Una gammagrafía. -Bueno, pues eso.

-Hola, doctora. -Buenas.

¿A qué viene tanta prueba?

A ver, es que en la ecografía

vimos que la lesión quizá no fuese un quiste.

Por eso le hicimos la gammagrafía.

¿Y?

Bueno, hemos visto que en la zona de la lesión

hay un tejido tumoral

que está liberando y produciendo esteroides al cuerpo.

Y esto quizá sea la causa

de la descompensación de los niveles de azúcar.

Voy a consultarlo con mi adjunto para consensuar el tratamiento

y nos vemos en un rato en la habitación.

-Muy bien. -¿Vale?

-Muchas gracias, doctora. -Nada.

A la habitación, ¿vale?

-Venga. Venga.

Un neumólogo realiza una fibrobroncoscopia a Tito Riera

para extraer el resto de alimento atascado en el interior del bronquio.

El dato que me dio Juanjo sobre el atragantamiento de Tito

me abre una nueva orientación diagnóstica.

Ya que podría ser una neumonía.

Es decir, una infección, en este caso,

por aspiración de alimento.

Así que le hemos practicado una fibrobroncoscopia

para extraer los restos del interior del bronquio.

¿Cómo está?

Bien. Ha ido todo bien.

Le hemos extraído el resto de comida y bueno,

se quedará ingresado con tratamiento antibiótico endovenosos.

Ya.

¿Te puedo hacer una pregunta para que sepa lo que...?

Sí.

Lo que tenía era una gastroenteritis.

Esto ha sido una complicación por los vómitos repetidos

y el atragantamiento que tuvo en la cafetería. ¿M?

Cuando acabe todo esto,

cerramos el bar una semanita

y nos vamos a La Manga del Mar menor.

Dolores, dame un respiro, ¿eh?

Es que no dejo de pensar en lo que me ha dicho la doctora.

Y en lo que me has dicho tú.

¿Que te echo de menos?

O sea que

porque me echas de menos,

¿eres incapaz de apoyarme en esto que a mí me hace feliz?

¿No te suena un poco egoísta?

Estás sacando los pies del tiesto.

Llevamos casados 35 años,

los dos nos hemos dicho cosas feas;

hemos mirado por nuestro propio interés.

Es normal.

Pero es que pareces una adolescente.

A ver, Miguel

quizá sea el momento de plantearnos romper con esto

si tanta rabia nos tenemos.

-Buenas. -Hola, doctora.

Hola.

Ya tengo los resultados.

Y bueno,

se confirma el síndrome de Cushing, como os dije,

pero vamos, para que nos entendamos,

tienes una masa

que está liberando cortisol al organismo

y eso hace muy difícil controlar tus niveles de glucosa.

Ya.

Así que vamos a tener que operarte.

Pero bueno,

no te preocupes que seguro que sale todo bien.

Y todo eso que estás diciendo

¿puede influir

en la baja autoestima o en la depresión?

Miguel, por favor.

A ver, puede ser.

¿Por qué lo dice?

Por nada, por nada, doctora. Por nada.

¡Haz el favor de callarte ya!

-Bueno, yo voy a hablar con Cirugía para ver si programarla intervención.

-Vale. Gracias. -¿Vale?

-¿Qué, compañero?

-¡Ey, Juanjo! -¿Cómo estás?

Yo te lo seco.

¿Quieres un poco más de agua?

No, no. Tranqui. Es que me estoy poniendo...

Bueno. Trae, yo te lo seco, yo te lo seco, venga. Ahí.

¿Qué estabas viendo?

Ah, una serie para echarme unas risas un rato.

-¿Ah, sí? -Pues te veo muy serio.

-No, no. Estoy bien. -¿Cómo te ha ido el día?

Bien. Estoy bien. ¿Tú qué tal?

-Bueno, yo me voy ahora a casa. -Ah, afortunado tú.

-Pues vamos a charlar un ratito, ¿vale?

-Estoy aquí contigo un poco. -Vale. Venga.

Dolores es sometida a una laparotomía ginecológica

para realizar una biopsia

y tratar el tejido productor de esteroides

que está causando una alteración en su organismo.

Una vez recuperada de la intervención,

la doctora Jiménez

ya tiene los resultados de la biopsia

del tejido tumoral analizado.

Bueno, ya tengo los resultados. ¿Vale?

El posoperatorio está yendo muy bien,

la biopsia ha confirmado el diagnóstico

y a partir de ahora te daremos corticoides

y es posible que muy pronto

podamos volver a controlar tu diabetes.

¿De acuerdo?

Y es posible incluso

que no vuelvas a tener que tomar insulina.

Pero bueno, eso lo veremos en el futuro.

Y ¿recuperará la visión?

A ver,

lo que ha perdido no lo va a poder recuperar.

Pero...,

por lo menos no va a ir a más.

Bueno, yo en un ratito me paso a veros. ¿De acuerdo?

-Muchas gracias, doctora. -Nada.

A lo mejor podrás participar en el campeonato.

Sí, sí. Pero será imposible ganar.

Lo he estado pensando y,

y entiendo la pasión que sientes por el tiro al plato.

Además tengo que confesarte que eres de lo mejor que he visto.

Ya sé que no te he apoyado demasiado,

pero todo eso va a cambiar a partir de ahora, ¿eh?

Te lo prometo.

Ya, Miguel.

Mira, yo he estado pensando.

Yo creo que deberíamos darnos un tiempo.

No digas tonterías.

Hablas así por las hormonas.

No, no. No es eso, Miguel, no.

Lo he pensado muy bien

y creo que es lo mejor para los dos.

Yo..., yo te quiero y sé que tú también mes quieres.

Pero nos queremos mal.

Y siempre estamos discutiendo, nunca nos apoyamos.

Pero eso es normal. Llevamos muchos años casados.

Pues yo no quiero eso, no.

Si tenemos que salvar algo, tendrá que ser así.

No tenemos 20 años para volver a estar solteros.

Miguel.

Yo voy a irme a vivir al otro piso.

Seguiré ayudándote en el bar. Pero menos, ¿eh?

Vamos a probar, Miguel. ¿Eh?

Días después de su intervención,

realizan una radiografía de control a Tito Riera

para ver si ha mejorado su infiltrado pulmonar.

Bueno, Tito,

podemos decir que estás recuperado.

Vale, ¿me das el alta entonces?

Porque ya me he perdido un par de clases

y quiero reincorporarme.

Sí pero tendrás que seguir con antibiótico una semana más.

Hola, muy buenas.

Me han dicho que la radiografía muestra mejoría.

Me alegro mucho.

Sí. Deberías avisar a tu familia.

No. Mujer e hijos no tengo.

Bueno, pues a tus compañeros o amigos.

Podrías tener otra convulsión y aspirar parte del vómito.

Yo me encargo.

Vale.

Al que no lo sepa, ya sabéis qué decirle.

Simplemente hay que ladear el cuerpo.

¿vale? Bueno, pues yo os dejo.

Gracias, Blanco. No hay de qué.

¡Ah!, otra cosa.

Lo que tenías al principio, cuando te vi,

era una gastroenteritis.

Por si os habéis apostado algo... ahí lo dejo.

Eh, la apuesta la gané yo.

Pero hay que reconocerle a mi compañero

el dar con la clave de mi neumonía por broncoaspiración.

-¡Efectivamente! -Pero la apuesta la gané yo.

-¿Qué, amigo, de verdad estás bien? -Que sí, tranquilo.

-No has escuchado a Blanco?

Ya, pero Blanco se refería a tu salud.

Yo me refiero a tu ánimo.

Una vez me ocultaste que Rita te había dejado.

¿Quieres volver a hacerlo?

Que no, hombre, que estoy bien. Que...

A ver, a veces me siento un poco solo y...

Ya, te entiendo.

Lo de estar solo no es tan bonito como parece.

Pero ¿qué voy a andar, lamentándome todo el día?

Bueno, pero tampoco se trata de ir ocultándolo;

puedes contar con tus amigos... ¿eh?

Espérame que salga de trabajar, que te voy a acompañar a casa.

Vale.

Que..., oye estaba pensando que,

a ver, que igual los 50 euros en vez de un chuletón grande,

pues podíamos pedir dos más pequeños, ¿no?

Claro que sí.

-Muy bien. Me voy a trabajar. -Vale. Te espero.

-Espérame.

-Pues Nacho no me ha vuelto a llamar. -Era eso lo que querías, ¿no?

-Sí. Si era lo que quería; pero...

no sé,

que me sabría mal que el chaval lo estuviera pasando mal por esto,

¿sabes?

Que es un chaval que merece la pena.

Pero que yo no estoy preparada para tener nada serio.

Ya. Pues no sé, Rocío.

Si no te sientes preparada, igual es por miedo.

Y si es por miedo,

a lo mejor deberías aceptarlo y no dejar que te paralice. ¿No?

Porque yo tampoco me sentía preparada ni para tener hijos ni para casarme.

Y créeme que no me arrepiento de nada.

Ya.

Pero que no, que no es el momento, de verdad.

¡Juanjo! Hola, Clara.

Oye, ¿cómo sigue Tito? Pues Blanco le ha dado el alta

y luego le voy a acompañar a casa.

Es que está muy solo.

Ya, bueno, pues me parece bien.

Oye, ¿has pensado ya alguna solución

con el tema de nuestros hijos, digo?

¿Después de lo que hablamos el otro día?

Creo que a los niños hay que dejarlos en paz.

¡Anda, mira!

¿Y ese cambio de opinión a qué se debe?

Pues a nada en especial.

Yo no quiero que los chicos sufran.

Pero ya sabrán ellos si la cosa funciona o no.

Es ley de vida, ¿no te parece?

Pues sí.

La verdad es que tienes toda la razón.

Que nadie es nadie

para decidir ni tomar una decisión por otra persona.

Y mucho menos en estos temas amorosos.

En fin, tú ya sabes, además.

Venga, Juanjo, hasta ahora. Hasta ahora.

Chicos, avisad a un médico, por favor, ¡un médico!

Me ha empezado a doler un montón.

Y enseguida me he puesto a vomitar.

¿Cómo era el vómito?

Como verdoso, amarillento...

La arteria hepática, la que irriga la sangre del hígado,

puede estar obstruida.

El Servicio de Cirugía Vascular tendrá que intervenir hoy mismo.

¿Me van a operar hoy?

Es lo más apropiado, sí.

Ahora que nos vamos a retirar,

vas a tener tiempo para descansar.

Si llevamos tantos años juntos

ha sido por ser una pareja artística.

Déjame, Max.

Está muy obsesionada con el tema del fitnes.

No descansa, come a deshoras.

Hay un ligero aumento de la creatinina;

que está correlacionada con un inicio de fallo renal.

Puede ser por una sobrecarga proteica.

Si yo tomo suplementos proteicos.

Lo que se aprecia es una infiltración de grasa en el hígado.

Puede ser por una dieta deficiente o por un exceso de beber alcohol.

¿Hay algo que no hayas dicho?

Es que soy Lucía, la psicóloga.

Os estaba esperando en el despacho.

-¿La qué? ¿La psicóloga? -Sí.

Chao.

¿No quieres pasar más ratos como este,

de verdad no sientes nada por mí?

Pepa, yo no estoy enamorado de ti.

¿Eso es lo que querías saber?

  • Centro médico - 06/02/18 (2)

Centro médico - 06/02/18 (2)

06 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 06/02/18 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 06/02/18 (2) "
Programas completos (960)

Los últimos 973 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios