www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4465798
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 06/02/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-¡Molina! ¿Qué pasa contigo?

-Normalmente me dicen eso después de pasar la noche conmigo

y no llamar al día siguiente.

Pero que yo recuerde tú y yo no...

No, no. -Ja-ja.

-Vale. ¿Qué quieres, hermana Soto?

-Tenemos que quedar para trabajar en el proyecto.

¿O esperas que lo haga yo todo? -Ah, no.

Con las guardias y la subdirección me he liado

y no he podido llamarte, perdona.

Lo dejamos para mañana, ¿por la tarde, te viene bien?

-Vale. Mañana por la tarde me viene bien.

Molina, ¿dónde te has metido?

Llevo más de una hora esperándote.

Espero que estés solucionando un caso de vida o muerte,

porque si no, no tienes excusa.

Llámame en cuanto oigas el mensaje, por favor.

Teléfono

-Cógelo, cógelo. Tranquilo.

-No, no. Nada es más importante que lo que quiero decirte.

¿Así que quieres citar mi artículo en la conferencia?

Pues me parece perfecto.

Con una condición:

que después de citarlo me des la palabra.

-Molina, la conferencia la doy yo. -Sí, y el artículo es mío.

O sea, después de que lo cites, me gustaría ser yo

el que exponga las conclusiones generales de mi estudio.

-No me parece buena idea. -¿Por qué? Es muy buena idea.

A no ser que te quieras llevar tú sola todo el mérito, Natalia.

No sé. ¿Qué me dices?

-De acuerdo. -Bien.

Pues nada, Valladolid, allá vamos.

En esta época del año debe estar preciosa.

-Y ¿cómo lo llevas?

-Bueno, después de haber superado un cáncer de laringe,

de haber estado batallando con otro de vejiga,

las metástasis pulmonares que me han provocado este último cáncer

no van a poder conmigo, ya lo verás.

-¿Cuántas sesiones de quimio te quedan?

-Llevo cinco y me quedan tres, en principio.

-Pues yo te veo muy bien de ánimo, tío, ¿qué quieres que te diga?

-Pues sí, la verdad es que estoy muy bien.

Es más, estoy tan bien,

que podría levantarte a la chica que quisiera como siempre.

-Creo que la quimio te ha afectado a la memoria, chaval.

Si no recuerdo mal, ¿cuánto vamos? ¿20 a 0?

-Bueno, es verdad, igual me he venido un poco arriba.

-Un poquito, ¿eh?

Desde que éramos enanos,

chica en la que me fijaba, chica que te levantaba.

Mira, con quien no tuvimos nada que hacer fue con Andrea, ¿te acuerdas?

-¡Uf! Andrea, qué carácter tenía. -Tiene, tiene.

Trabaja conmigo en el hospital. -¿La hija del comandante Soto?

-Vamos. -¿Y cómo está?

-Igual.

Oye, ¿eso de los dedos te ha pasado antes?

Déjame que compruebe una cosa, ¿m?

¡Eh, eh, eh, eh! ¡Vale, vale, vale! Te tengo, tranquilo, tranquilo.

Tranquilo, ya está, ya está. Ya está, tranquilo.

-¿Qué ha pasado? -Nada.

Bueno, voy a llamar al hospital y vamos para allá, ¿vale?

Agárrate, agárrate, agárrate. Tranquilo, así. Vale.

-Hola, buenos días. -Hola, buenos días. ¿Qué tal?

¡Tamara! Ay, hola, Ramón.

¡Hola! Me alegro de verte.

Oye, ¿qué tal? ¿Cómo van tus problemillas?

Pues sigo teniendo las reglas muy abundantes, sangro mucho

pero me tomo la medicación que me mandaste a rajatabla

y la verdad es que no he vuelto a tener anemia.

Pero bueno, eso da igual. Mira, ¿no me ves distinta? ¿Eh?

El color del pelo, te lo has cambiado.

-Que no. ¿A que estoy más delgada?

Que se me nota un montón. ¡Ah, sí! Vaya cambio, sí.

Es que estoy en un cambio total de mi vida.

Me estoy cuidando mucho, muy pendiente de mí,

muy férrea con la alimentación...

Porque te puede parecer una tontería,

pero nuestro cuerpo es nuestro templo.

Y yo quiero un templo bonito. Me parece genial.

Lo de Ricardo, mi novio, no funcionó.

Bueno, yo creo que no quería salir con...,

ya sabes, con una gorda.

Que yo no le disculpo, ¿eh? Porque eso está muy feo.

Pero claro, es que yo antes estaba..., pf.

Pero bueno, mírame ahora, ¿eh? Y simplemente comiendo sano.

Tengo reserva para hacer un crucero por el Caribe

y ahí sí que tengo que estar hecha una sílfide sí o sí, ¿eh?

Porque claro, ahí se va a lo que se va.

Tamara, oye, perdona.

¿Sí? Pero te está sangrando la encía.

Sí, es que vengo por eso. Es que llevo así un par de días.

Sangro mucho cuando como y cuando me lavo los dientes.

Yo no creo que sea un problemón, pero yo quiero ser precavida.

Porque como ahora me estoy sintiendo muy guapa

y estoy así, en plan... Bellonce,

pues no quiero espantar a ningún posible pretendiente.

Me parece genial.

Yo estaría encantado pero no creo que esté en el listado.

Ya pero tú estás casado, tú no estás en el mercado.

Bueno, ahora ya no.

¿Ah, no? No lo sabía. ¿Qué ha pasado?

Bueno, es algo complicado. -Ya.

¿Por qué, porque estás con alguien? En fin, con alguien, con alguien...

¡Ay, perdona, perdonad! ¡Daca, Daca, Daca!

-¡Ay! -¡Ah! ¿Qué?

(Los dos) ¿Estás bien? -Sí, sí.

Que me he mareado un poquillo, perdón.

Dacaret, ¿te puedes ocupar de ella? Es paciente mía

pero es que tengo la consulta hasta arriba de pacientes.

-Vale. ¿Eh?

-Sí, sí, sí. Yo me encargo. Te dejo con el doc...

-Sí, sí. Gracias. Sí, sí. Luego te busco.

-Sí. Perdona, ¿eh? -Venga.

-Que no sé lo que me ha pasado. -Nada, tranquila.

Bueno, soy el doctor Dacaret. -Encantada. Gracias.

-¿Me acompañas? -Sí, claro.

Mira, tenme esto un momento, anda. Que me ha entrado calor.

-Sí, claro. -Sí. Gracias.

-Eres muy guapo. -Ah, muchas gracias.

-Gracias a ti.

Después de sufrir un desvanecimiento,

Jorge llega en ambulancia al hospital.

Aparentemente se ha recuperado del desmayo

y de la desviación de comisura bucal que presentaba.

Lo primero que pensé que podría sufrir Jorge es un ictus.

Sus antecedentes de cáncer y las metástasis que tiene en los pulmones,

le tienen en un estado de absoluta fragilidad

y desde ahí es muy fácil desarrollar trombos,

y por tanto algún fenómeno cerebrovascular.

-Bonito trofeo lo de la cicatriz.

-Si no te queda nada mal.

-Me lo hicieron unos matones

cuando intentaba defender a una viejecita a la que querían atacar.

-Cáncer de vejiga. Aquí es que el niño los colecciona.

Mar, pásame el martillo, por favor. -Aquí tiene.

-¿Sigues con el hormigueo en los dedos?

-Sí, un poquito.

-Vale. Dime si notas esto.

-Sí, un poco. -¿Y aquí?

-Sí.

-Vale. -¿Necesita algo más?

-No, no. Nada más, Mar. Muchas gracias. -Pues hasta ahora.

-Oye, dile a Andrea que estoy aquí y que se pase a verme, ¿no?

-Sí, bueno, eso si te portas bien, ¿eh?

Ahora vamos a hacer unas placas.

En la radiografía de tórax que le hemos hecho a Jorge

hemos visto ciertas lesiones que se corresponden

con las metástasis pulmonares que padece.

El doctor Dacaret atiende a Tamara,

la paciente que presenta sangrado en las encías.

-Yo creo que tengo la encía muy sensible;

por eso sangro cuando como y cuando me lavo los dientes.

Pero es que yo ahora me estoy comiendo

la verdura cruda y eso me..., es muy cansado, me duele,

pero no sé si tú sabes que es mucho mejor crudo

porque el fuego mata los nutrientes.

Pero vamos, que ahora no será el caso

porque yo estos días he estado ayunando para depurarme la sangre.

-Vale, bueno.

Doy por hecho que sabes que, para depurar la sangre,

hay otras maneras que no sean con el ayuno, ¿no?

Bueno, pasa a la camilla por favor.

-Sí. -A ver...

Abre la boca...

Eso es.

Vale, veo que tienes un par de caries arregladas con empastes,

el resto de piezas están bien y...,

además del sangrado de encías pues no veo ninguna otra lesión.

Las mucosas también están bien.

Lo que sí que podemos hacer es una analítica para profundizar más.

-Ay, sacarme sangre no, de verdad; es que me dan mucho miedo las agujas.

Es que tengo las venas muy finitas, es lo único finito que tengo.

Y me da mucha aprensión porque se tiran ahí un rato largo...

-No te preocupes; es una analítica que no duele

y además que es muy rápida, ¿de acuerdo?

-Vale. -Bueno.

Lo curioso es que el TAC ha mostrado algo, entre comillas, nuevo.

Una pequeña calcificación,

una manchita en el lóbulo frontal cerebral.

Probablemente de carácter residual.

Es decir, resto de alguna antigua lesión

que médicamente no parece tener mayor importancia.

En principio no hay que preocuparse.

No tiene por qué significar

que se ha reproducido el tumor primario de vejiga.

-Eso que has visto ¿puede tener algo que ver con lo del desmayo

y con lo que me pasa en los dedos? -No. No lo creo.

-¿Cómo estás tan seguro?

-Por la zona del cerebro en la que está,

por las características radiológicas y por la pinta que tiene.

-Bueno, tú eres el experto.

-Yo creo que se trata de un accidente isquémico transitorio.

Un accidente isquémico transitorio sucede al detenerse momentáneamente

el flujo de sangre a una parte del cerebro.

Los síntomas son parecidos a los de un ictus.

La diferencia es que dura menos de 24 horas y no deja secuelas.

Si sospechamos que nos está pasando algo así,

debemos avisar rápidamente a los servicios de Emergencia.

En cualquier caso te voy a dejar ingresado en observación,

con una vía.

No te voy a poner medicación, por ahora.

Pero quiero tenerla puesta

por si tengo que meterte algún suero o algún medicamento.

-Reconócelo. Tú lo que quieres es dejarme ingresado

para que pueda volver a Andrea. -Sí, eso también. Me has pillado.

Pórtate bien y le digo que venga.

Por cierto, le voy a contar todo, ¿eh?

Nada de chorraditas

que estas cicatrices son de defender a las viejecitas.

-Bata traidora.

-No te voy a poner fácil lo del 20 a 1, chaval.

-Pues que sepas que ya vamos 20 a 1.

-¡Venga ya! No te creo.

Vale, ¿quién fue la desafortunada?

-No te lo voy a decir hasta que no me des el alta.

Por si te da por vengarte.

-Venga, chaval. Luego te veo. -Chao.

-Vale, Tamara, quieta. Venga, una, dos y tres.

Arriba, vamos. Venga va.

-Que no puedo...

-Venga, arriba, arriba, arriba. ¿Qué pasa?

-¡Ay, que me he mareado!

-Estábamos tomando la muestra de sangre y se ha mareado.

Yo me ocupo, Anuc, gracias.

-Venga, vamos allá. -¡Ay, perdón, ¿eh?, perdón!

Nada, no pasa nada, Tamara. A ver.

Túmbate aquí.-Con cuidado. Eso es. -¡Ay!

-¿Qué?

Tiene hematomas en los folículos pilosos, ¿eh?

Sí. Además hay edema.

Es importante compartir en el médico

todos los síntomas de los que tenemos conocimiento.

Aunque a priori pensemos

que no están relacionados con la patología que padecemos,

mirar el caso de Tamara por ejemplo,

lo que hallamos en las piernas

podría estar directamente relacionado con lo que le sucede en la boca.

-¡Ay, por favor, qué vergüenza, de verdad, que no me he depilado!

-Tranquila.

-Es que estoy todo el día en el gimnasio

y nunca tengo tiempo de nada ni tengo ganas cuando llego a casa.

Vale, no pasa nada, Tamara, tranquila. No te preocupes.

Bueno, Daca, como ya tienes la situación controlada,

que me voy que tengo pacientes, ¿de acuerdo?

-Vale. Te dejo con Dacaret, ¿eh, Tamara?

Tranquila. -Gracias, Ramón.

Nada, venga. -Adiós.

-Gracias.

-Bueno, Tamara, esto no es solo un problema estético.

Puede haber algo más escondido, ¿de acuerdo?

Así que tengo que explorarte. Tengo que echarte un ojo.

-¡Ay! Que yo no vengo preparada para esto.

-Bueno, tranquila que no hay que prepararse.

Yo soy médico, estoy acostumbrado, ¿vale? -Vale.

-Venga, con permiso... -Sí.

-Eso es. Perfecto. -¡Ay!

-Me has comentado que te cansas mucho al hacer ejercicio, ¿verdad?

-Sí. Es que llevo además muchos días con dolor en las articulaciones

y estoy supercansada.

Si no fuese porque yo sé que me tengo que salir de mi zona de confort

yo no salía de la cama, doctor.

Porque es que no tengo fuerzas.

Por eso yo sé que me tengo que depurar la sangre.

-Pero y eso de depurarse la sangre ¿qué es, a ver?

-Es que un amigo mío me está insistiendo mucho en ese tema.

Porque él me ha ayudado mucho a otras cosas.

Y si no mira, es que me estoy quedando muy delgadita.

-Sí. Y ese amigo tuyo ¿es médico?

-Sí, bueno, es terapeuta. -Mm.

-Es el panadero de mi barrio.

Lo que pasa es que está teniendo muchísimo éxito

con sus tutoriales porque está arrasando en Internet.

Allí le dicen "daddy masa", ¿te suena?

-No, no. "Daddy Masa" no.

-Mar, vamos a dejar en observación al paciente de la 315.

Cualquier cosa, avísame. -Muy bien. Yo me encargo, ¿eh?

-Toma Mar. ¡Hombre, Molina!

¿Qué tal va la ponencia que estás preparando con Romero?

-¡Uf! ¿Va todo bien?

-Hombre, es que tú y yo habíamos quedado el otro día

para avanzar con el proyecto. -Mm... Se me olvidó.

-Ya. Después de estar una hora esperando,

me di cuenta de que te habías olvidado, sí.

-Bueno, Andrea, pero ¿no estarás celosa por un pequeño plantoncillo?

-Oye, Molina, ¿cuáles son tus prioridades?

Porque yo no tengo ganas de perder el tiempo.

-Mis prioridades son las dos cosas:

el trabajo que estoy haciendo contigo y la ponencia.

Lo que pasa que esto último es inminente.

-Ya, bueno. ¿Te habrás leído por lo menos lo que te pasé?

-¡Vale, vale, vale! Perdona. Te pido disculpas.

No lo he hecho, pero lo haré. En cuanto pueda y te paso notas.

-No. ¡Te lo lees hoy! ¿Entendido? -Andrea, no sé si podré hacerlo hoy.

He dejado ingresado a Jorge.

Jorge Barrera. ¿No te acuerdas de él? Sí, el hijo del capitán Barrera.

-¡Ah, sí, sí, sí! ¿Qué le pasa?

-Creo que un accidente isquémico transitorio.

Por eso lo he dejado en observación. Pero bueno, no lo sé todavía.

-Vaya...

-Oye, que estoy pensando que igual estaría bien que te pasaras a verlo.

No sé, podrías hacerle una visita. -Sí. Sí, sí, de acuerdo.

Lo haré, sí, sí. -Vale, Andrea,

una cosa muy importante si vas a verlo.

Es fundamental, de verdad.

Intenta sonreír un poquito.

Seguro que te acuerdas cómo se hacía lo de las comisuras para arriba...

-Desaparece de mi vista, Molina.

-¡Saludos, campeones!

Hoy os hablo rodeado de naturaleza.

Y os propongo que intentéis conectar con vuestra parte más primitiva.

Que no os engañen con patrañas químicas.

El cuerpo es sabio.

Si de verdad queréis saber lo que os sienta bien,

solo tenéis que escuchar a vuestro propio cuerpo.

Y si todavía no sabéis escucharlo, preguntadme a mí.

¿Qué tal Tamara, cómo estás?

-Pues sigo igual, como te he puesto en los comentarios en tu blog,

me sangran las encías

y con esta debilidad que el médico dice que se llama astenia.

-Bueno, de verdad, ya te he dicho que no te fíes de los médicos.

La mayoría son unos inútiles y bueno,

muchos de ellos también están comprados por las farmacéuticas.

-No, si por eso te estaba consultando yo en tu blog.

-Y bueno, de todas formas,

igual es mejor que eso me lo pongas por privado, ¿sabes?

-Vale. Sí, perdona.

Perdona, sí, mejor por privado y no hacerlo público. Lo siento, sí.

Hemos llegado a la conclusión de que todo lo que me está pasando

es porque no he seguido como es debido los consejos.

-Tips. -¿Eh?

-Se llaman tips.

-Eso, que no he seguido como es debido los tips.

Y no debería haber hecho ningún comentario por Internet

porque la gente malinterpreta las cosas

y las saca de contexto, ¿verdad? -Efectivamente, preciosa.

Pero bueno, estás muchísimo mejor. ¿Quién te ha visto y quién te ve?

Mira cómo has mejorado.

-Pues yo tengo un poquillo de miedo

porque es que faltan dos semanas para el crucero y yo no tengo ganas;

me siento hecha un adefesio.

Y encima el médico dice que tengo o que puede ser que tenga vasculitis,

o como se llame.

-De verdad, vale ya con los médicos, ¿no?

Mira, te voy a dejar un libro, que escribió un amigo mío,

sobre cómo la física cuántica puede afectar a las células del cuerpo,

y es muy interesante por... -Sí...

-Hola Tamara. -Hola.

-¿Qué tal?

Oye, hemos mandado al laboratorio

la muestra que te tomamos para hacer la biopsia. ¿De acuerdo?

En cuanto tenga los resultados te aviso.

-Venga, hasta luego. -Hasta luego.

-Gracias.

-Biopsia.

Mira, biopsia viene de vida, ¿sabes?

Así que solo en un hospital

podrían pronunciar esa palabra de una manera tan desagradable.

-A mí no me ha parecido desagradable, es muy simpático.

-Bueno...

Tras pasar la noche en observación

por un posible accidente isquémico transitorio,

Jorge recibe la visita de la doctora Soto,

antigua amiga de la infancia.

-Ay, te tengo que dejar porque me están esperando en quirófano.

-Bueno, me ha alegrado verte. -Sí. Yo también.

Hasta luego. -Chao.

Me ha alegrado verte.

Baja un poco, chaval, que apesta la habitación a feromonas.

-Es que no lo puedo evitar, me encanta Andrea.

-Ya. La Soto es mucha Soto, ¿eh?

¿De verdad te gusta o es un burdo intento por conseguir el 20 a 1?

-Dirás 20 a 2.

-Vale. Pues venga, te lo compro. ¿Con quién fue?

Ya...

Luego te veo.

-Claudia.

-¿Estás de coña, no?

-No te lo dije en su momento

porque sabía lo importante que era Claudia para ti.

Lo mal que lo pasaste cuando lo dejasteis.

-Bueno. Pero y...

¿cuándo estuviste con ella? -Poco después de que lo dejarais.

-¿Cómo de poco, meses?

-Días.

Oye, venga, no me digas que te ha molestado. -Mh.

-Que hace 25 años ya de eso. Por muy primer amor tuyo que fuese.

-Ya. Eh..., que si te encuentras tan bien como hasta ahora,

que te doy el alta en breve, ¿vale? Luego me paso a verte.

-Oye, Alberto, no te vayas.

-Jorge, tío, por favor, deja el tema, ¿vale? -Alberto...

¡Alberto, que no veo por el ojo izquierdo, Alberto!

¡Alberto! ¡Alberto, por favor, ¿qué me pasa?!

-Tranquilo, tranquilo. Tranquilo, tranquilo...

El doctor Dacaret recoge los resultados de la biopsia de Tamara,

la paciente que llegó con sangrado en las encías

y presentando lesiones cutáneas.

Los resultados de la biopsia

han revelado una hemorragia perifulicular.

Y aunque suene un poco descabellado, este tipo de hemorragia

está relacionada con una enfermedad que está prácticamente erradicada.

Estoy hablando del escorbuto.

Bueno, Tamara, pues cuéntame, ¿cómo estás?

-Pues yo muy cansada y me siguen sangrando las encías.

Y tengo mucho complejo con las manchas

porque es que me han salido un montón por todo el cuerpo.

-Ya. A ver, escucha,

¿cómo se llama el chico ese con el que estuviste, el terapeuta?

-Sí. Albi, "daddy Masa". En Internet se llama "Daddy Masa".

-¡Saludos, campeones!

¿Veis ese local que hay ahí al fondo?

Bien, la sociedad lo llama frutería.

Yo en cambio lo llamo el demonio.

Cero frutas, chavales, en serio. La fruta es veneno.

¿Sabéis lo que hace la fruta en vuestro estómago?

Fermentar.

Y al fermentar produce alcohol, y el alcohol pasa a la sangre.

Grabaos estas palabras a fuego.

Esteatosis hepática no alcohólica.

Eso es lo que estáis haciendo

cada vez que metéis frutita en vuestras dietas.

-A ver, Tamara. ¿Me puedes contar quién es este zumbado?

-Daddy sabe de lo que habla, ¿eh? Que a mí me ha ayudado muchísimo.

Bueno, de no haber sido por él,

no habría salido adelante después de que me dejase mi novio.

Seguiría en mi casa, muy triste. Sin parar de comer y hecha una foca.

Y no como estoy ahora, que me voy a ir de ligoteo por el Carebe.

-¿De ligoteo?

Pues con personas no sé si vas a ligar,

pero como sigas así, te vas a ligar a un besugo.

Escúchame, mira, los síntomas que tienes,

el sangrado de las encías, la astenia y la púrpura folicular

¿sabes con qué están relacionados?

Con el escorbuto, ¿vale?

Doy por hecho que no estás tomando fruta, ¿vale?

Y si no la estás tomando, ¿la has sustituido por algo?

-Pero es que a mí nadie me ha dicho nada,

que lo tengo yo que sustituir por nada.

Es que... no. Y además llevo meses sin comer fruta.

-Vale. Vale.

Hemos estado buscando rastros de vitamina C en la analítica de Tamara,

y tal y como pensaba,

los niveles son tan bajos que son prácticamente inapreciables.

El escorbuto es una enfermedad

que sale como consecuencia del déficit de vitamina C en el cuerpo.

Y, al contrario de lo que la gente cree,

no solo está presente en el limón y en la naranja.

Sino también la podemos encontrar por ejemplo en el kiwi,

en el pimiento rojo, el verde, las espinacas y los tomates.

-Tápate el ojo derecho y con el izquierdo sigue el boli.

Pues parece que has recuperado de manera espontánea la visión.

-¿Y cómo ha podido ser eso?

-Prefiero repetir el TAC y luego te cuento.

Vendrá un celador a buscarte y yo estaré por aquí.

-A ver, por un lado es un alivio que Alberto,

que el doctor Molina esté tan seguro de que lo que me pasa

no es que el cáncer se me haya extendido al cerebro.

Pero algo me pasa; de eso estoy seguro.

¿Tanto te ha molestado lo de Claudia?

-No, no sigas con el tema, Jorge, de verdad.

¿Qué me va a molestar? Es... pasó hace mil años.

Yo en aquella época era un enano

que pensaba que el amor era como el de las películas, ya ves tú.

Y luego bueno, pasó lo que pasó y ya está.

No te digo que no, que en aquella época no sufriera,

pero bueno, lo normal.

Mira, pasó lo mejor que podía pasar.

Me quité la venda de los ojos y, y se acabó el mito.

Luego te veo, ¿vale?

-Alberto. ¡Alberto!

¡Ayuda! -Tranquilo, tranquilo, tranquilo.

Apriétame la mano. Las manos. Las dos, las dos.

Vale.

Tranquilo, tranquilo. ¡Eh, tranquilo, respira, respira!

Tranquilo, Jorge, respira, tío.

En el TAC hemos descartado que haya signos de hemorragia

por lo que el accidente isquémico transitorio gana enteros.

La ceguera del ojo izquierdo que ha sufrido Jorge

podría deberse a una obstrucción momentánea de la arteria oftálmica.

Igualmente la hemiplejia podría deberse

a una obstrucción de la arteria cerebral media.

Ambas arterias surgen de la arteria carótida interna.

En pocos días el escorbuto de Tamara remite

gracias a un suplemento de vitamina C.

-Me encuentro mucho mejor y más fuerte.

Que menos mal que me has conocido ahora, porque antes estaba...

Hola.

-Ramón, dile tú cómo yo estaba antes ¿eh?

¿A que ahora estoy más delgadita, a que sí?

Eh, bueno sí. Algo...

Te voy a enseñar una foto

para que tú veas la diferencia del antes y el después.

-A ver. -Mira, toma.

-No sé. Yo te veo igual. Que igual has perdido dos kilos.

-No. Yo he perdido más kilos. Vamos que me...

A mí Albi no..., vamos que él no me alaga porque sí.

Porque es la única persona

que ha estado conmigo cuando me dejó mi novio.

Y me dijo que yo..., que yo había sido la culpable de todo

-Escúchame una cosa, Tamara.

¿Dónde podemos encontrar al tal "Daddy masa" este?

Que nos gustaría tener una charlita con él.

-Pues acabo de comer con él. Porque me está supervisando la dieta.

O sea que tiene que estar por aquí. ¿Le llamo?

-Vale, Llámale. Toma, perdona.

-Parece que la arteria

que está causando los problemas en el hemisferio cerebral izquierdo

es la arteria carótida interna.

Probablemente se trate de una placa de ateroma.

Un depósito de grasa que se ha roto

y ha enviado trombos a distintos sitios

y te ha provocado los síntomas.

La obstrucción de la arteria oftálmica se ha resuelto por sí sola,

pero en cuanto a la hemiplejia prefiero intervenir

a esperar que revierta de manera espontánea, ¿eh?

Le hemos administrado a Jorge un tratamiento

para evitar cambios bruscos en la tensión,

temperatura o glucosa en sangre.

Pero para revertir la hemiplejia

le vamos a realizar una fibrinólisis directa sobre el trombo.

Jorge, tío.

Sé que esto para ti no es una situación cómoda, ¿eh?

Es un suma y sigue.

Lo sé, pero necesito que pienses en positivo, ¿m?

Que creas que te vas a recuperar

al igual que lo estás haciendo con el cáncer.

(Con dificultad al hablar) -Qué... qué...

-Lo siento. ¿Por?

-Quiero que, que...

-No. Tío, Jorge, ya está. Eso está pasado, en serio.

Vamos a centrarnos en lo importante.

Y ese eres tú, ¿eh?

Y todo va a salir bien. Te lo prometo.

Y mucho cuidado cómo te portas, ¿eh?

Te veo en un rato. Vale. Venga.

-"Daddy masa" aquí, con vosotros en rigurosísimos directo

desde las instalaciones del enemigo.

Podréis ver...

-A ver, "Daddy nunque", déjame esto un segundo.

-Soy "Daddy Masa", perdona.

-Sí, vale, muy bien. Lo que tú digas, campeón.

-Eh...

-¿Están aquí tus seguidores o como se llamen?

Están aquí, ¿no? -Están aquí mis followers, sí.

-Vale. Pues aquí humildemente queremos dar nuestra opinión.

Aquí mi colega y yo. -Es que nadie o la pedido.

-Ya, muy bien. Los dos somos médicos

y sabemos perfectamente cómo funciona esto.

Y lo que cuenta este señor es una enorme patraña.

El proceso de fermentación ocurre en un medio donde no hay oxígeno.

-Claro, claro.

-Y queremos recordar que en el estómago hay aire, ¿verdad?

Exacto.

Por no hablar del PH necesario para la fermentación.

-¡Venga, hombre!

Es decir, porque, según creo recordar,

se necesita un medio muy poco ácido, es decir,

con un PH a partir del 7-8 más o menos.

-Eso mismo, porque el PH en el estómago es acidísimo

y no hay manera de que una levadura sobreviva.

Así que toma tu palito... -¡Venga, hombre!

-Y la siguiente vez que pongas la salud de gente en tus manos,

documéntate, lee. -Vale, vale, que sí.

-Y así sabrás lo que haces. -Que sí, que sí.

-¿Vale, majo? -Vale, vale.

-Venga.

-Si queréis convertir vuestro estómago en una bodega,

ya podéis hacer caso de estos.

Lo siento mucho,

ha sido una interrupción y no volverá a pasar.

Tendremos más cuidado la próxima vez.

Al no resolverse la hemiplejia de manera espontánea,

el doctor Molina ha creído conveniente

someter a Jorge a una fibrinólisis.

La fibrinólisis es un proceso corporal normal que impide

que los coágulos sanguíneos que ocurren de forma natural

crezcan y causen problemas.

Cuando esto no ocurre,

y en este caso mediante la utilización de un catéter

para que la acción del fármaco sea más local,

llegamos por un vaso sanguíneo hasta donde está localizado el trombo

Suministramos dicho fármaco para disolverlo

y así restauramos la circulación normal de la sangre.

La intervención ha transcurrido sin complicaciones.

Jorge seguirá ingresado para observación

y tratamiento anticoagulante.

De momento tendremos que esperar para ver la evolución

y bueno, si ha quedado alguna secuela.

¡La cara que se le ha quedado al "Donky Musa o mesa"

o como se llamara! ¡Ay, qué tío!

La verdad es que seguimos haciendo un buen equipo, Daca.

Pues sí, yo también lo pienso.

De hecho deberíamos brindar por ello, ¿no?

Vale. Perdona, perdona, Landó.

Que a veces hablo más rápido de lo que pienso. Discúlpame.

No pasa nada.

Además, el tema del alcohol ya está bajo control.

¿Sí? Bueno, pues me alegro.

¿De hecho sabes qué? Te entiendo perfectamente.

Creo que es una situación muy difícil de controlar.

Muchas veces me acuerdo de cuando tenía la adicción con el póker.

Y me da la sensación de que es como una semilla insaciable.

Y simplemente no sé, pienso que, si algún día

no tengo con qué alimentarla...

Solo espero tener a buenas personas que me rodeen.

Bueno, por mi parte que sepas

que puedes contar conmigo para lo que necesites.

Muchas gracias.

Oye, y por cierto,

¿qué tal te van las reuniones? Ah,muy bien.

¿Sí? -Las reuniones están muy bien.

Además creo que el tipo que las coordina es buena gente.

-Mm. Y ¿el resto de gente qué tal? ¿Qué tal el ambiente y todo eso?

Están muy bien, los compañeros. Está muy bien, sí. Eh...

Ya. -¡Ey, ey, qué encuentro!

-¡Hombre!

-Quería daros las gracias otra vez más.

Muchísimas gracias de corazón.

De verdad, ¿eh? Por ayudarme tanto, también porque estaba muy perdida.

-Bueno, nada.

-Así que gracias. Sois maravillosos los dos.

He sido muy tonta.

Pero bueno, por fin he abierto los ojos, ¿eh?

Se acabó "Daddy Masa".

Que era una energía muy perniciosa y muy mala para mi vida, la verdad.

Y fíjate que yo, yo sentía eso como muy adentro de mí.

¿Tú sabes quién me lo ha corroborado?

El profesor Dingo. ¿Lo conoces? Es increíble ese tío.

Te lee la mano que parece que te leyera el alma.

Gracias al tratamiento,

Jorge ha recuperado la movilidad sin secuela alguna.

Por lo que ha recibido el alta.

-A ver.

Ahí. -Gracias.

No puedo creer que esté andando.

No, es que pensaba que me iba a quedar así para siempre. -Ya.

-Con todo lo que he pasado

durante todo este tiempo luchando contra el cáncer,

nunca había sentido tanto miedo

como cuando me he visto con medio cuerpo paralizado.

-Ey, ahora no me bajes la guardia, ¿eh? A seguir con la quimio.

-No, no. Claro, esto me ha dado más fuerzas para seguir con la quimio

y acabar de curarme definitivamente. -Bien.

-Y además, después de haber visto que Andrea sigue igual que siempre.

-Que te gusta el jaleo, chaval. Tira, anda.

-Pues no te digo que igual me paso por aquí a visitarla un día.

-¿Lo llevas todo? -Sí, sí. -Vale.

-Molina. -¿Sí?

-Perdona, ¿cómo llevas la ponencia? -Bien.

-¿Bien?

Te lo digo porque me gustaría repasarlo juntos para no...

Bueno, solapar conceptos, ¿vale? -Vale.

Pues nos vemos luego, si quieres. ¿No?

-No. Casi mejor mándamelo por mail, ¿de acuerdo?

-De acuerdo. -Venga, hasta luego.

-Chao.

-¿Quién es? -La doctora Romero.

La directora del hospital.

Mira, precisamente este finde

tengo una conferencia médica en Valladolid con ella.

¿Por?

-¿Es que no te has dado cuenta? -¿De qué?

-Se parece muchísimo a Claudia.

-Jorge, por favor, deja ya el tema, tío.

-No, no, no es que vuelva al tema, es que simplemente se parece mucho

y me extrañaba que no te hayas dado cuenta.

-Será porque tengo muchas cosas en la cabeza

para pensar en esas tonterías, ¿no?

-Oye, ¿y qué te parece si cuando termine con la quimio

nos vamos por ahí de viaje? -Vale. -Como antes.

-Perfecto. Pero compra los billetes cuando acabes el tratamiento.

¿De acuerdo?

Jorge, que la quimio te deja muy tocado. Y tú lo sabes.

Y que nosotros hacemos las cosas de otra manera, ¿no?

De un día para otro, a lo loco. Pues ya está. -Vale, vale.

-Que me ha gustado mucho verte, tío.

Que sé que va a salir todo bien.

Que eres un cabezota y tú puedes con esto y con lo que te echen.

Y que para lo que necesites aquí estoy. ¿Estamos?

-Anda, cuídate. -Tú también.

-Bueno, venga.

Que vamos a tomarnos algo, sin alcohol, ¿eh?

Y sin póker. Sí.

Escúchame una cosa.

Que hoy no puedo, que he quedado con una persona.

¿Con una persona? Sí, bueno, con una...,

con una chica. Ya, ya. Muy bien.

Escucha, que a mí no tienes por qué darme explicaciones.

Oye, que no quiero llegar tarde.

Que dejamos eso pendiente, ¿vale? Sí, yo me encargo.

Bueno, bien. Adiós.

Suerte.

-Buenas. -¡Hombre!

Pensé que me ibas a dejar plantada otra vez.

-No me atrevería a jugarme la vida así.

-Haces bien.

Pero no he recibido tus notas.

-Todavía no me lo he leído. -Ya, me lo imaginaba.

-No, verás, he tenido lío con Jorge. No sé si sabes que ha estado...

-Sí, sí, hemipléjico, lo sé. He ido a verle esta mañana.

Pero me parece muy ruin que le utilices como excusa.

Lo que te he pasado no llega a cinco folios.

-Vale, Andrea, lo reconozco.

Estoy un poquito sobrepasado con las guardias, la Subdirección...

-Y el congreso, ¿no? -Sí. También.

-Últimamente le estás dando mucha prioridad al congreso.

Y a Romero.

-¿Perdona? ¿Qué quieres decir con eso?

-Tus intereses a lo mejor van más allá de la ponencia.

-Andrea, te recuerdo que Natalia es una mujer casada.

-Me preocupan tus intereses ocultos, Molina.

¿Me estás haciendo ojitos? -¿Te gustaría que lo hiciera?

-Venga, Alberto por favor, que eso conmigo no funciona.

-Pues es una pena, Andrea, porque estaría muy bien.

-Empieza a leer. -¿Seguro?

Vale, señor, sí, señor.

  • Centro médico - 06/02/18 (1)

Centro médico - 06/02/18 (1)

06 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 06/02/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 06/02/18 (1)"
Programas completos (1014)

Los últimos 1.027 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios