www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4249180
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 05/10/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Son las consumiciones que dejaste sin pagar el otro día.

Es que Suso se puso como se puso, y no me dejó pagarle.

Pero vamos, que no pasa nada. Que ahora te lo pago.

Vamos ahí a un cajero. Que es que no...

Ramón: Sabes perfectamente lo que me preocupa.

Mira, Javier: ¡Tú no eres nadie para decirme lo que debo hacer

ni lo que no debo hacer!

Estás en un agujero. No lo niegues. Pero se sale, Ramón.

De los agujeros se sale.

¡Qué más da si yo quiero seguir en un agujero,

o no quiero seguir en un agujero!

Si no quieres luchar por ti, hazlo al menos por la gente que te quiere:

por Lucía; por tus hijos.

Vamos a ver: ¿A ti te parece normal

sacarte una foto con tu padre borracho?

Es que tu hermano la ha subido a las redes sociales.

-Mamá, déjame en paz. -No, no te dejo, no, cariño. No.

-¡Sí! No es el momento.

Acabo de desayunar con Ramón. Ha estado de guardia esta noche y...

Me ha estado contando lo que pasó el otro día con tus hijos.

No quiero hablar de eso. Lucía.

Está muy arrepentido de haber bebido delante de ellos.

Y no quiere perder por nada del mundo

la relación que tiene contigo ni con ellos.

Y me ha pedido... Bueno: Que a ver si podéis tener una charla tranquila

-¿Tranquila? Sí, tranquilísima, con él.Lucía.

Para limar asperezas. No sé, y llegar a tener un trato cordial.

No va a venir. Vamos a esperar un poco más.

Es que llevamos aquí una hora, ya.

Lo tiene apagado.

Igual le ha pasado algo, o le ha surgido algún imprevisto.

Aquí el único que se puede ayudar es él a sí mismo.

Reconociendo que tiene un problema y buscando ayuda.

Y yo ya me he cansado y voy a pedir el divorcio.

Hola. Hola.

Me ha sorprendido mucho que me llamaras

para vernos fuera del hospital.

Pero bueno. En fin: Te he pedido un vino.

No quiero alcohol. Gracias. Mira: Te traigo los papeles del divorcio.

Lo ha confeccionado mi abogada.

¿Abogada?

Clara López. Sí.

¿Abogada? ¿Desde cuándo tienes tú una abogada?

Pues desde que creo que tenemos que dar un paso más.

Vamos a ver Lucía: por qué no podemos solucionar esto

como las parejas normales?

Es que nosotros, ni somos normales ni somos pareja.

Y de verdad, que necesito pasar página.

Pues yo creo que todo esto todavía tiene solución. A pesar de todo.

Ramón, esto no tiene solución.

Lo único que necesito es que firmes estos papeles.

Por favor, cuando puedas. Pero fírmalos. ¿Vale?

Pues vas a necesitar más sesiones, ¿eh?

Pero no te van a servir de nada si no te cuidas.

-Te prometo que me voy a cuidar. -Ya. Tú me dices una cosa,

pero aquí tus cervicales me están diciendo otra, ¿eh?

-¡Fff...! ¡Cuidado! Fuf...

-Marta: Tienes que encontrar, como sea, una solución a todo esto.

Si no, vas a acabar como el jorobado de Notre Dame.

¿Por qué no dejas que yo te ayude? -Eh... No, no, no, no, no. De verdad.

Esto lo soluciono yo, ¿eh?

Que sí, que te prometo que lo voy a solucionar. -Ya.

-Pero prométeme, por favor, que no le vas a decir nada a nadie.

Y menos aquí en el hospital, que aquí dices algo,

y al día siguiente estás en las revistas del corazón.

-Yo... Marta, yo si quieres te prometo lo que quieras.

Pero tus ojeras te van a acabar delatando.

Tú no te has visto la cara.

-A ver. A ver, a ver: Si hablamos de ese tema,

tú últimamente estás un poco raro. ¿Eh? Tampoco tienes buena cara.

-Ya. -¿Te encuentras bien?

-Pues no, estoy regular. Estoy mal.

Llevo varios días saliendo de copas. Y no sé si será por eso,

pero hoy me encuentro con náuseas, me duele mogollón la barriga,

y creo que tengo hasta fiebre. -Claro, sí, si sé lo que es.

Se llama resaca. -No. No. Esto no es resaca.

-Tranquilo. A ver, espera. Toma, límpiate. -Gracias.

Clara acude al hospital acompañada por su hija Julia

porque sufre un dolor intenso en la boca del estómago.

-Venga, mamá: Que terminan rápido y nos vamos para casa.

Que no va a ser nada. -Claro que no va a ser nada.

Con la de trabajo que tengo...

-Hola. -Hola: Eh..., mire:

Mi madre no se encuentra muy bien.

¿Nos podría atender un médico de urgencia?

-Es una tontería. No es una urgencia. -Bueno. De acuerdo.

Dígame su nombre, por favor. -Clara López.

Landó: Te traigo una paciente. ¡Pero Juanjo! ¿Tú es que no sabes

llamar a la puerta? Disculpa. Disculpa, hombre.

Pues cuéntenme: ¿Qué les pasa?

Pues mire: Que a mi madre le lleva doliendo unos días,

bueno, bastante tiempo, la boca del estómago.

Bueno: Sí. Es algo que se me acentúa al comer.

Pero vamos: Que no es la primera vez que me pasa.

Padezco una gastroenteritis crónica,

asociada a una infección por Helicobacter pylori.

Sí. Es difícil de pronunciar, pero de tantas veces que me lo han explicado,

ya me he aprendido la palabrita de memoria.

Es un fastidio. Pero ya me he acostumbrado.

Mi especialidad no es el digestivo.

Pero no parece que sea caso de urgencia.

De todas formas, este tipo de enfermedades crónicas,

es normal que haya recaídas, ¿eh? Ya.

Bueno. El tratamiento es el cuidado del día a día.

Eso es lo que le llevo diciendo a mi hija toda la mañana.

Que es el estrés.

¿Tiene usted un trabajo muy estresante?Pues sí, bastante.

Soy abogada. Especializada en divorcios.

Pero vamos: Que si es lo mismo de siempre, pues nos vamos.

¿Clara López? ¿Abogada? Eh... Sí.

Ahí tiene. Por si alguna vez lo necesita.

-Mamá, ¿no puedes dejar el trabajo ni en el hospital?

-Ay, hija, de verdad. Cómo te pones. -Últimamente salivas mucho, ¿eh?

Mire, doctor: Lleva como cinco meses que ha perdido ocho kilos.

Yo no veo normal esto, ¿eh?

Clara, verá. Como no me gusta dar nada por hecho, y para..., no sé:

para asegurarme de que no sea cualquier otra cosa,

me gustaría hacerle algunas pruebas y que se quedara ingresada.

¿Alguna otra cosa? ¿Como qué?

No he querido compartir con la paciente mis sospechas.

Pero los dolores que experimenta,

en combinación a la salivación abundante,

y sobre todo la pérdida de peso,

me hacen sospechar que son indicios

que nos alertan acerca de un posible tumor de esófago.

Así que espero poder descartar esta posibilidad.

Perdone. Pero lo de ingresarme me parece un poquito drástico.

Yo tengo muchas cosas que atender.

Tengo unos casos acumulados que no los puedo dejar así como así.

Clara: Verá, yo soy como usted. Me tomo muy en serio mi trabajo,

y sobre todo la relación con mis pacientes.

Y si no lo haces por ti, hazlo por mí, o por papá.

Déjeme que, al menos, le haga una analítica.

-Bueno, venga. Una analítica. Vale. ¿De acuerdo?

Bueno. Vayan a la sala de espera, y ahora...Muy bien.

Daré aviso para que le atiendan. Gracias.

Tras el episodio de vómitos y fuerte dolor abdominal,

la doctora Ortega atiende a Fermín: fisioterapeuta del hospital.

-La auscultación es normal.

Hola, chicas. -Hola. -Hola.

¿Qué pasa, Fermín? ¿Eh? Si se notaba que ibas a caer.

Llevabas unos días bastante regular.

¿Le puedes tomar la temperatura y la presión arterial, por favor?

-Si es que te tenía que haber hecho caso cuando me dijiste

que fuera a consulta.

Mira. Si me diesen un euro cada vez que tengo razón,

ya me había hecho un chalecito, pero de los buenos. Fíjate.

-Fermín: ¿Desde cuándo te duele?

-Pues mira: He tenido punzadas, así, aisladas, durante unos días.

Pero... no le daba importancia.

Pero lo de ahora es distinto. Se me ha agudizado el dolor,

y me llega más o menos hasta aquí. -Le acaba de dar ahora mismo.

-Sí, estaba terminando la sesión con Palacio.

Ah... ¿Has tenido algún problema otra vez con la pierna?

-No, no, no. Es... por la espalda.

¿Que estás estresada o algo, o... alguna mala postura?

-No, no, nada grave. De verdad.

-Fermín, ¿estás diagnosticado de algo?

-Qué va, nada. -Nada.

¿Y has podido comer algo en mal estado?

-Fff... Pues no sé si en mal estado; pero, desde luego,

me puedo haber pasado comiendo, y sobre todo..., bebiendo.

Bueno, el caso es que uno de mis mejores amigos

se casa dentro de unos días,

y se ha empeñado en que salgamos todas las noches.

Preboda, lo llama. Bueno: Se ha empeñado en eso,

y en que sea testigo.

Qué ilusión.

-No creo que sea eso.

Pero de todas formas, ya sabes que los excesos no son buenos.

Tú lo sabes. Y más si son varios días seguidos.

-Perdón, eh... Me tengo que ir, ¿vale? Tengo cosas que hacer.

Te dejo en buenas manos. -Venga, hasta luego.

-Hasta luego. -Gracias, Marta. -Chao.

La presión arterial está bien. Lo único, que tiene fiebre: 38.

38. Sí.

-Te voy a hacer una exploración. -Vale. Ah..., ah.

-Dime si te duele. Te desabrocho, ¿eh?

A ver.

Vale. Ahora. Coge aire...

Dime si te duele cuando aprieto o cuando suelto.

-¡Ah! -Cuando suelto, ¿no?

-Sí. -Vale. Ya está; ya está. Tranquilo.

-El dolor que ha sentido Fermín en la exploración

me hace sospechar que presenta una apendicitis aguda.

Pero para confirmarlo necesito hacerle una analítica, una ecografía

y una radiografía abdominal.

Mientras tanto, le administraremos

analgésicos intravenosos para el dolor.

-Te va a venir bien que te ingresen, ¿eh?

Así descansas un poco del trabajo. -Ojalá me lo pudiera permitir, cariño

Ya sabes que no puedo parar.

-Y podrías también mirar tu situación con papá, ¿eh?

-Julia: No hay ninguna situación con papá.

-Parece mentira que estés todo el día metiéndote en otros matrimonios

y no te fijes en el tuyo. -Bueno. Lo que me faltaba oír ya.

¿Que si he pensado alguna vez en divorciarme? Pues claro que sí.

Pero es que no compensa. Mira: Yo, esto es algo que...

Que no le cuento a mis clientes para no preocuparles.

Pero un proceso de divorcio... Pues es un calvario.

Muchas tensiones, muchos papeleos...

Y además, que yo a mi marido le veo muy poco.

Él está siempre de viaje,

y yo me paso las mañanas y las tardes trabajando.

Vamos: Que así estamos bien.

-¡Huy! ¡Hola! -Hola.

-¿Qué tal? ¿Qué haces aquí? -Mira: Esta es Julia. Mi hija.

-Hola, ¿qué tal? -Hola. Encantada. -Igualmente.

-¿Qué hacéis por aquí? ¿Estáis bien? -Nada.

-No, sí. Yo sí. Ella. -Una gastroenteritis. Pero vamos.

No te he querido molestar porque...

-A ver, eso... Eso está por ver, ¿eh? -Bueno. Que no te preocupes.

Que yo tengo fuerzas para seguir con lo tuyo, así que tranquila.

-¿Sí? Pues estás en el mejor sitio para hacer trabajo de campo.

-¿Qué quieres decir? -Pues que mi marido trabaja aquí.

-¿En serio? -Sí, sí.

-Hola, Lucía. -¡Hola!

-Acompáñenme, que ya tiene los resultados de los análisis

el doctor Landó. -Muy bien.

-¿Te está atendiendo Ramón?

-¿Ramón es tu Ramón? ¿Me ha tocado con tu marido? -Sí.

-¿He metido la pata en algo? -No, qué va. Juanjo...

-Acompáñeme. -Gracias.

-Adiós. -Adiós. Que no sea nada, cariño.

-Hola. -Hola.

-¿Fermín Santos, sabes dónde está? -Pues deme un segundo y lo compruebo.

-Vale. -Hola.

-Hola. -¿Qué tal? ¿Eres paciente de Fermín?

-No. Bueno, de vez en cuando me saco un masajito gratis.

Que para eso le escucho las penas todos los días. Que es más llorón...

No, soy amigo. Soy amigo de él.

Bueno, pues Fermín y yo nos conocemos desde el colegio.

Un día le estaban pegando unos..., unos de octavo.

Y me fui yo a defenderle.

Y me dieron una paliza,

acabamos los dos en el suelo, llorando llenos de sangre...

A mí me partieron hasta medio diente.

Eso sí, desde ese día somos los dos uña y carne.

-Ah, vale, tú debes ser Arturo: el de la preboda interminable, ¿no?

-Sí. Es que habíamos quedado en la puerta para comprarle un traje

para que vaya bien vestido a la boda, y..., pero no sé.

-Claro. Pues yo soy Marta. Soy compañera de Fermín y...,

y fisioterapeuta también.

Y ella es Ortega. -Hola.

-Hola. Hola, encantado. -Igualmente.

-Muy bien. Pues nada, eso, que no sé...

-Yo, yo me encargo.

-Vale. Bueno, pues enhorabuena por la boda.

-Vale. -E intenta llegar vivo.

-Bueno, ya se verá. Ya se verá. -Hasta luego.

-Muchas gracias, hasta luego.

-Arturo, mira: Fermín está bien. ¿Vale? Tranquilo.

Pero le estamos haciendo algunas pruebas.

-Pero ¿se encuentra bien? ¿Está...? -Está bien.

-¿Puedo ir a verle? -Ahora mismo, no.

Porque le estamos haciendo las pruebas.

Quédate en la sala de espera,

y yo te aviso cuando le subamos a planta.

Pero tranquilo, de verdad, que está bien.

-Vale, vale. Muchas gracias. -De nada.

-Bien, Clara: Pues ya tenemos los resultados de la primera analítica,

tiene usted algo de anemia, de la debilidad, ¿eh?,

y también tiene alterada la velocidad de sedimentación globular.

A nivel..., bueno, pues por lo que nos indica el tracto intestinal,

pues a nivel del esófago no hay ningún problema;

lo cual es una buena noticia. ¿Eh? Muy bien.

¿Ocurre algo?

-No, nada. Eh... Es solo que, de repente,

pues estoy un poco incómoda.

Porque acabo de descubrir que...

Que usted es el marido de una cliente mía.

¿Sí? Vaya coincidencia. Pues sí. Bastante.

Así que yo creo que lo mejor será marcharme.

-Mamá: Que estás enferma. ¿No será más importante tu salud?

Ahí estoy de acuerdo con la muchacha.

Creo que en este momento lo más importante es su salud.

No, de verdad, Juanjo. Que te quiero invitar a comer

para disculparme por lo de esta mañana.

No, pero si no hace falta, hombre. Sí, hombre, sí.

Ramón. Eh..., perdona, Juanjo:

¿Nos dejas hablar un momento a solas? Es que le tengo que comentar algo.

-¿Qué estás haciendo?

¿A qué te refieres? A que Clara es mi abogada.

Ya, y también es mi paciente.

¿Y por qué no la derivas a otro médico?

Si es que además no es tu especialidad, Ramón.

Vamos a ver, Lucía: Te recuerdo que,

aparte de ginecólogo, soy internista.

Además: Yo no fui a buscarla.

Vino mientras yo tenía mi turno de urgencias.

Pero ¿tú quieres sacar algo de ella? Pero ¿qué voy a querer sacar, Lucía?

Yo solamente hago mi trabajo, y punto.

Bueno. Pues sigue haciendo tu trabajo,

y a ver si firmas ya los papeles del divorcio.

Y por favor, se los pasas a ella, ya que la ves todos los días...

Adiós, Juanjo.

-Oye, que no hace falta que me invites a comer...

Me invitas otro día. Que no, que no, Juanjo. Que no.

Vamos a comer. Además: Vamos a ir allí enfrente. Venga.

La doctora Ortega ha solicitado una radiografía abdominal,

para comprobar si Fermín tiene apendicitis.

-Ya está. Vamos allá...

Los análisis de sangre son compatibles

con la posible apendicitis.

En la ecografía abdominal no hemos encontrado nada,

pero en la radiografía sí hemos encontrado algo

que nos llama la atención.

Antes de comunicárselo al paciente, voy a estudiarlo con mis compañeros.

-¡Buenas!

Vaya la que estás liando, ¿eh?,

para no comprarte un traje. Ve en pijama a la boda, pero ven.

-Perdóname, tío. Tenía que haber avisado a alguien

para que te diese el toque. -No, no te preocupes.

En Recepción ya me dijeron. Bueno. ¿Cómo estás?

-Pues bueno, ahí estamos. Es posible que tenga apendicitis.

-¿Apendicitis? ¡Pero si eso no es nada! -Ya.

-Eso lo único que tiene es que te va a quedar una cicatriz muy bonita,

pero tú vas al convite de la boda,

le vas enseñando a las niñas la cicatriz y les vas diciendo:

"Mira. Tengo una cicatriz de una operación".

-Vale, Arturo: De eso..., de eso tenía que hablarte.

Que no puedo ir a la boda. -¿Cómo no vas a poder ir a la boda?

-Vamos a ver. Pues porque tengo que trabajar.

Estamos hasta arriba y no hay nadie que me pueda sustituir.

Además, acabo de entrar a trabajar en este hospital,

y no estoy para pedirle favores a nadie.

-¡Que no! ¿Cómo va a faltar Fermín a mi boda?

Lo que pasa es que él se ahoga en un vaso de agua,

y al final me tocará a mí solucionarle los problemas,

¡Hola! ¡Hola, Clara! ¿Qué tal?

¿Qué tal, Fermín? ¿Cómo vas? Bueno. He estado mejor.Bueno.

-Eh... Voy a aprovechar a hacer una llamadita. ¿Vale?

-Vale. Vale, vale. -¿Vale?

-Eh..., tú no te muevas.

Tú te quedas ahí tranquilito. -Al Everest me voy a ir, Arturo, sí.

-Bueno, pues desde allí me pegas un toque.

Se ve que sois buenos amigos, ¿eh?

-Sí, sí lo somos.

Lo que pasa es que últimamente solo habla de la boda:

la boda arriba, la boda abajo...

Esto que me pasa, esto es un empacho de boda. Sí.

Hombre, querrá compartir su alegría contigo.

Pero es verdad que se ponen pesaditos los de las bodas.

No te lo puedes ni imaginar. Por cierto: Una cosita, Fermín.

¿Qué le pasa a Marta? Que la estabas tratando, ¿no?

¿Está bien? Ah, no. Nada.

Una postura mala al dormir, o la silla..., nada.

En dos días la tienes como nueva. Ya. Muy bien.

Bueno. Luego vengo. Gracias, Clara.

Hasta luego. Hasta luego.

Clara, la abogada de Lucía Velázquez y paciente del doctor Landó,

está a punto de someterse a una gastroscopia

que ayudará a saber el porqué de sus dolores.

Siéntese aquí hasta que llegue la enfermera.Gracias.

Qué casualidad conocernos de este modo, ¿verdad?

Pues sí.

No sé si es un buen momento, pero...

Creo que las condiciones del divorcio son un poco abusivas.

Pues usted me dirá si es un buen momento.

La verdad es que... no esperaba que las cosas fueran así.Ya.

Bueno. Los procesos de divorcio

siempre son muy duros para ambos bandos.Sí.

Sobre todo cuando hay uno de los bandos que es el perdedor, ¿no?

En este caso, el mío. Bueno, lo entiendo.

No..., no sé. Quizá, si quiere, puedo intentar hablar con Lucía.

A ver si conseguimos algo. Le agradezco el detalle.

Ahora, por favor: Túmbese en la camilla,

la enfermera le ayuda, que vamos a empezar con la prueba.

Es importante detectar el cáncer de esófago a tiempo.

Si se experimenta dolor en la zona, dificultad al tragar

o una pérdida de peso injustificada,

es muy importante acudir a un especialista.

¿Lo ves? Hay una inflamación que difumina las paredes del estómago.

Y se ven pequeñas ulceraciones.

No sé. Hay algo que está erosionando las paredes internas del estómago.

Podría ser una hernia de hiato, o incluso esófago de Barrett.

Anuc, vamos a hacer una cosa: Prepáralo todo para una biopsia,

porque se va a quedar ingresada. ¿De acuerdo?

-Mira, Fermín: En la radiografía, hemos encontrado algo...

Aquí. ¿Lo ves? -Ya, sí.

-Pues está más arriba del recto,

y hace que el aire no baje a la parte final del tubo digestivo.

-¿Y eso qué significa? -Que hay una obstrucción.

¿Vale? Y te tengo que hacer un TAC para saber exactamente lo que es.

-Vale.

-Hola. -Hola. Mira:

Hablando del rey de Roma.

-Llámame mejor "SLeepy Hollow". Que van a rodar cabezas aquí.

-Bueno. Os dejo solos. Eh...

Luego vendrán a por ti, para llevarte a Rayos, ¿vale?

-Vale. Gracias, Ortega. -Hasta luego. Muchas gracias, ¿eh?

¿A ti qué te pasa? -Pues que estoy enfermo.

¿Qué me va a pasar? -No, no. Déjate de tonterías.

¿Qué te traes en la cabeza?

Acabo de hablar con una compañera tuya

para que te cambie el día de la boda, y te lo deje libre para que vengas,

y resulta que tú ese día lo tienes libre ya.

-Mira, Arturo: No quiero ir a la boda.

-¿Cómo no vas a querer venir a la boda, Fermín?

Es el día más importante de mi vida. -Has invitado a Rafa, ¿no?

-Claro que he invitado a Rafa. Es un amigo del colegio,

lo conocemos de toda la vida..., claro que lo he invitado.

-Mira: Rafa y yo, hace años, tuvimos una movida gordísima.

-Tú te acuerdas que Rafa se dedicaba a ser broker y esas cosas, ¿no? -Sí.

-Vale. Pues Rafa me animó a invertir 20.000 euros en unas acciones

que él sabía que, un mes después, no valdrían nada.

-¿20.000 euros? -Sí, me estafó 20.000 euros.

-No sabía nada. -Bueno, pues ahora...,

ahora lo sabes. ¿Vale?

Y ahora que lo sabes te pido, por favor, que no le digas nada.

Lo último que quisiera es que esta movida siga para delante.

La verdad: Rafa no me debe nada.

Es más, si hace mil años que no le veo.

Pero, si le explico la verdad a Arturo, no me va a dejar en paz.

Ahora, ya que nos hemos metido en este berenjenal,

pues habrá que tirar para adelante, ¿no?

-Vale. Yo no le cuento nada.

Pero tú me tienes que hacer un favor, Fermín: Es el día de mi boda.

Mira. Lo que voy a hacer es que, en el salón, pongo:

a él lo pongo en una punta, y a ti te pongo en la otra.

Tú no tienes ni que hablar con Rafa, ni verlo ni nada.

-Arturo. Que no. Que he pensado mucho esto.

Que no me veo ni con fuerzas ni con ganas.

-Fermín: ¿no vas a venir a mi boda? -Lo siento, Arturo. No.

-Pues nada: Si cambias de opinión, me llamas.

-Arturo.

Clara, la abogada de Lucía,

continúa ingresada a la espera de los resultados de la biopsia

que el doctor Landó le realizó.

-Hola. -¡Hola! ¿Qué tal?

-¿Qué tal? -¿Cómo andas?

-Pues aquí vamos. ¿Qué te voy a contar?

-Pues tú tranquila,

que los resultados, estoy segura que saldrán muy bien.

Hola. -Hola.

Clara. Venía a traerle los resultados de las pruebas.

Bueno. Confirma que tiene una gastritis crónica superficial,

con elementos de Helicobacter pylori Menos mal que no hay nada nuevo.

Así que le voy a mandar a casa con un tratamiento, ¿eh?

Protector gástrico, y antibióticos. Muy bien.

-Qué terminologías más difíciles las de médicos, ¿eh?

Incluso más difíciles que las de abogado.Un poco sí.

No me lo recuerdes, que tengo aquí todo acumulado,

y me voy a poner en cuanto llegue a casa.

-Si hubiera habido alguien de digestivo en Urgencias,

a lo mejor no te tendrías que haber quedado ingresada

para ver que no era nada,

y podrías estar trabajando en tus cosas, ¿no?

-Eh... ¿Quieres que llame a papá, para que nos venga a buscar?

-No. Nos cogemos un taxi. -¿Un taxi? Bueno.

Vale, bueno. Pues le dejo que descanse.Gracias.

Lo reconozco, sí. A veces... A veces cojo más casos para...

Para no volver tan pronto a casa.

Él es muy buena gente, ¿eh? No me entiendas mal.

Te lo digo yo, que..., que he conocido a cada uno en mi trabajo...

Pero bueno. Luego también está Julia, que todavía es una niña.

En fin.

Lucía, ¿tú estás segura de que quieres divorciarte?

Porque a veces lo único que es necesario es

tomarse las cosas con un poco de filosofía.

-Lo tengo clarísimo.

Lo único que no quiero es que me siga boicoteando.

-Ya. Bueno, no sé.

Se me ocurre que, a lo mejor, para conseguir que él colabore

podemos revisar las condiciones del contrato.

-Es que yo no creo que eso sirva para nada.

-Bueno, tú déjame a mí. A ver qué es lo que puedo hacer. ¿Vale?

-Vale, vale. -Venga, mujer.

-Tú eres la abogada.

Para confirmar la posible apendicitis,

Fermín ha sido sometido a un TAC y está a la espera de los resultados.

-Hombre... ¿Qué haces tú aquí? -Hombre, una cosa es que...

no quieras venir a mi boda, y otra cosa muy distinta,

que no sepa qué te pasa.

-Pues me acaban de hacer un TAC y... ahora sabrán.

-Ya. Bueno. Oye: Acabo de hablar con Rafa.

Y yo le he dicho que no venga a la boda.

Le he dicho que es una boda íntima,

que solo van a ir familiares, y los testigos, no sé cuántos.

Así que lo dejamos todo solucionado. -Arturo: ¿Qué has hecho?

-Bueno, vamos a ver: Rafa..., encima le he hecho un favor.

¿No ves que él no quería ni venir...? -Arturo: Lo de Rafa era mentira.

Te dije lo primero que se me pasó por la cabeza

¡para que me dejases en paz! -¿Qué es lo que pasa?

-¡Lo que me pasa es que estoy harto de vuestras puñeteras bodas! ¿Eh?

Todos están casados, todos tienen hijos...

Los únicos dos solteros éramos tú y yo. Y ahora tú...

¡Tú me vas a dejar solo, imbécil!

Mira: Hace ya tiempo que no soporto esos saraos.

Pero al menos íbamos tú y yo..., yo qué sé.

Era..., era algo soportable.

Ahora ¿qué? Me voy a quedar yo solo. ¿Qué me vas a poner?

¿En la mesa de los niños, o en la de los pirados?

Y que paso, Arturo. Que paso. Que estoy harto.

¿Se puede saber de qué te ríes?

-Mira. Por mis narices que tú vas a venir a la boda,

te vas a comer tu menú, el de Rafa,

y te voy a poner en la mesa de los niños,

porque es lo que parece que eres. -Ya.

-Eh... Perdón. Creo que no vas a poder ir a la boda.

Bueno, no sé cuándo es, pero desde luego, ahora mismo, no.

No es apendicitis, pero tienes un divertículo de Meckel.

Fermín, lo siento, pero te tenemosque operar.

El divertículo de Meckel es una malformación del intestino delgado

presente en muy pocas personas.

Es una especie de saco que puede producir complicaciones.

Como dolor abdominal, fiebre y vómitos.

Síntomas muy parecidos a los de una apendicitis.

-Bueno, no te preocupes. Que no es... No es nada grave.

¿Verdad, doctora, que no es nada grave?

-Fermín. -Fermín: ¿Qué...?

-Toma, toma, toma.

A ver: Necesito un celador para la 214. Rápido.

El estado de Fermín ha empeorado de forma drástica.

Lo que nos ha obligado a intervenirle de forma urgente.

El equipo de cirugía está actuando con toda la rapidez posible,

pero aún no me ha informado de la situación.

Ahora mismo solo podemos esperar.

A pesar del tratamiento, la salud de Clara no ha mejorado,

y regresa al hospital con un dolor insoportable en el estómago.

-Doctor. Ya me ocupo yo. Que es paciente mía.

¿Qué ha pasado, Julia? Está con vómitos y diarrea.

Bueno, vamos a Reanimación. Vamos, Juanjo.

¿Le duele aquí? Ff...

Ahí sí. De acuerdo.

Aquí bien, ¿no?

-¿Ha podido mirar las nuevas condiciones que le mandé?

-Mamá, por favor. Sí, las vi.

Y, ¿qué le parecen?

Pues que ahora no es el momento de hablar de ellas.

Vístase, por favor.

Verá: Eh..., ahora presenta un dolor en el lado derecho,

y eso me hace pensar en alguna dolencia relacionada con el hígado,

la vía biliar o incluso el apéndice.

Pero ¿no habíamos quedado que solo era una gastroenteritis?

Bueno. Tenemos que hacer más pruebas ¿De acuerdo?

Hasta que le haga la nueva analítica le vamos a poner suero y...

Bueno. Y analgésicos intravenosos. Muy bien.

-Mamá: Tienes que olvidarte del trabajo mientras estés aquí.

Siempre estás igual. -Bueno, vale.

La analítica muestra leucocitos elevados, e indicios de un proceso

inflamatorio agudo.

Estos síntomas de infección no se explican

por la acción de la Helicobacter pylori.

Tiene que haber alguna causa más que lo provoque.

Podría ser una hernia de hiato.

Así que voy a realizarle una segunda gastroscopia para salir de dudas.

Ramón. Me ha dicho Clara que le vas a hacer otra gastroscopia.

¿Esto no se te está yendo un poco de las manos?

A ver, Lucía: Yo no cuestiono tus decisiones como psicóloga.

Así que no cuestiones las mías como médico.

¿Seguro que es una decisión médica? Por supuesto.

Me ha dicho Clara que te mandó una nueva propuesta.

La vas a firmar, ¿no? No.

Por favor, Ramón. No lo retrases más.

Lucía: ¿Por qué no nos...? ¿No quedamos? Y hablamos. Y cenamos,

y sin papeles y sin abogados de por medio.

Ramón, es lo que quiero. Quiero que firmes esos papeles.

¿De verdad es esto lo que quieres? Sí, Ramón, sí.

Quiero que firmes, por favor.

Después de una laparotomía de urgencia,

Fermín se recupera de la extracción del divertículo de Meckel.

-Están bien. ¿Tú cómo estás? -Pues mejor.

Todavía... con molestias, pero bien. -Me imagino. Pero has tenido suerte.

Tenías la presión arterial muy baja, y perdías sangre por las heces.

Y el divertículo, pues mira: Era bastante grande.

Eso hizo que un asa del intestino, es decir, una tripa, rotara.

Eso provocó la obstrucción,

de ahí el dolor abdominal, la fiebre y los vómitos.

Todo ha ido bien. ¿Vale?

Pero necesitas un tiempo de recuperación.

Tiene que descansar. ¿Vale? -Sí, sí, sí, lo prometo.

-Bueno, luego te veo. -Venga.

-Os dejo. -Muchísimas gracias.

-Hasta luego. -Hasta ahora. -Adiós.

-Al final te vas a salir con la tuya y no vas a venir a la boda.

-Ahora, de verdad que..., que lo siento, Arturo.

Pero no por ti, sino por el pobre Rafa.

-No. Tú por Rafa no te preocupes, porque lo voy a llamar.

Le voy a volver a invitar a la boda. -Ya.

-Me voy a hacer fotos con él. Te voy a traer fotos del convite,

y espero que estés aquí muchos días porque te las vas a tragar todas.

Antes le pido a Ortega que me provoque un coma inducido.

-No, te lo voy a provocar yo. -Eres mucho...

Clara, la paciente con úlceras en su aparato digestivo,

aguarda a que el doctor Landó le comunique los resultados

de su segunda gastroscopia.

Bien. Pues ya tenemos resultados.

Verá: Hemos encontrado cuatro úlceras en el esófago.

Lo cual es algo preocupante.

Porque en la primera gastroscopia estas se encontraban en el estómago.

De ahí que le tengamos que haber hecho una segunda biopsia.

-Mamá: Ahora sí que tenemos que avisar a papá, ¿eh?

-Que no, hija, que... tu padre tiene cosas más importantes en las que...

-Que estoy harta de esta situación. -Siga, por favor.

Verá: La buena noticia también es que la medicación ha hecho su efecto

y no queda rastro del Helicobacter pylori.

Pero, en laboratorio, hemos visto que la mucosa gástrica

está inflamada, está enrojecida y tiene pequeñas ulceraciones.

Lo cual, pues nos da un diagnóstico definitivo.

Tiene usted la enfermedad de Crohn. ¿Cómo?

Normalmente, la sintomatología de la enfermedad de Crohn

suele darse en la parte inferior del organismo.

A la altura del intestino o el ano.

Por eso, hallar signos de estas características

en el estómago o el esófago,

es realmente atípico.

Por eso nos ha costado más poder establecer un diagnóstico.

Le cuento: La enfermedad de Crohn es una enfermedad crónica,

en la cual el sistema inmunitario del propio cuerpo

ataca por error y destruye los tejidos corporales sanos.

¿Y cómo se puede curar esa enfermedad?

Bueno. Es una enfermedad crónica, como os digo, ¿eh?

Pero tiene tratamiento.

Además, deberá seguir una serie de indicaciones,

como es una alimentación sana, beber mucha agua

y evitar los alimentos grasos y con fibra.

Además, en el tratamiento que le van a administrar,

posiblemente le den esteroides,

protector gástrico y carbonato cálcico.

Perdone, ¿por qué lo dice en tercera persona?

He decidido derivar su caso a otro médico.

Ah, ¿sí? Pues qué lástima.

Porque yo estoy satisfecha con cómo lo está llevando usted.

No lo hago porque no me vea capacitadopara llevar su caso,

pero... Tal y como usted dijo, la situación es un poco complicada.

Ya. ¿Eso quiere decir que no va a firmar?

Verá: Yo le agradezco mucho

que haya suavizado las condiciones del primer acuerdo.

Pero creo que ahora lo importante es... solucionar todo esto

y seguir adelante.

Seguirá ingresada. Hasta que se encuentre mejor. ¿De acuerdo?

Muy bien.

-Adiós. -Hasta luego.

¿Qué vamos a hacer ahora? -Pues mira, hija.

A veces uno tiene que aprender de lo que ve en otros.

Y, a veces, es momento de tomar decisiones.

Tenías razón: El matrimonio entre papá y yo está roto.

Desde hace mucho tiempo.

Pero yo voy a estar para ti siempre. Y tu padre, también.

-No me lo puedo creer.

¡Por fin! ¡Que ya pensábamos que no te íbamos a encontrar!

Hola. -¿Qué tal?Bien. ¿Y tú?

-Pues mira, precisamente quería hablar contigo. -¡Ah! Dime.

-Te quería dar las gracias por todo lo que has hecho por Fermín.

-Anda ya. -Te has portado muy bien.

-Palacio, que es mi trabajo. -Ya. Bueno.

Fermín está muy bien, la verdad. Pero ¿y tú? ¿Qué?

Ya sabía yo que no veníais a hablar de Fermín, precisamente.

-Pues claro que no, Palacio. Estamos preocupadas.

Mujer: Somos tus amigas.

Y lo único que queremos es ayudarte, de verdad.

Así que, si te pasa algo, por favor, dínoslo.

Bueno, pues lo que me pasa es que tengo la espalda fatal,

por culpa de la cama infernal en la que duermo. -¿Y eso?

¿Me quieres decir que ese era todo el misterio?

Pues cómprate una cama, mujer. Sí, si fuera tan fácil...

No, es que... Bueno. Estoy buscando piso de alquiler,

pero, tal y como están las cosas, pues no me puedo permitir nada.

Y bueno: Estoy haciendo un poco de tiempo para ahorrar y...

Y estoy pagándome el hostal más barato que hay.

E imaginaros cómo es la cama. Madre mía, qué locura.

Nada. Te vienes a dormir a mi casa una temporada y se acabó.

-No, no. -Claro que sí, o a la mía.

-No, no. -¡Que sí, que sí!

-No, de eso nada. Que no quiero molestar.

Que yo esto lo soluciono por mí misma.

Que seguramente, con un poco de suerte,

con la siguiente nómina

y paseando a unos cuantos millones de perros, pues...

el mes que viene tengo piso.

Marta: ¿Y si aceptas una...?

No, tampoco, Clara. No, de verdad. ¡Pero escucha! ¡Una clara!

¡Que si aceptas una clara, mujer! ¡Una clara!

-Claro. ¡Como yo! ¡Con limón! ¡Una clara!

-Vale. Sí, venga. -¡Venga, anda, coge el bolso!

¡Vamos a tomar...! -¡Vámonos!

-¡Una clara! -Venga.

Sí. Porque cualquiera os da una caña a vosotras. ¡Pu!

Es que hay que decir que no a todo. De verdad.

  • Centro médico - 05/10/17 (1)

Centro médico - 05/10/17 (1)

05 oct 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 05/10/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 05/10/17 (1) "
Programas completos (683)

Los últimos 696 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios