www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3968874
No recomendado para menores de 7 años Centro médico  - 05/04/17 (1)
Transcripción completa

Subtitulado por TVE Accesibilidad.

Rodrigo llega al hospital porque se siente débil, mareado,

y respira con dificultad.

¿Se encuentra bien? ¿Se...? ¿Se...?

Tranquilo, tranquilo...

-¡Vale, está en parada! ¡Una camilla!

-Preparo el carro de paradas.

-Vamos. -Venga.

-Vamos, vamos, vamos... ¡Vamos!

¡Venga, venga, venga, venga! Venga, que se nos va, ¿eh?

Soto, carro de paradas.

Vale.

Monitorízalo con las palas. ¿Vale?

¡Soto, vamos!

Vale, está fibrilando.

Vamos.

Carga.

-Fuera.

-Alférez Soto.

-Bueno, tranquilo. No hable, ¿eh? No hable.

Tranquilo, tranquilo. No hable. No haga ningún esfuerzo. ¿Vale?

Hay que ponerle una vía y monitorizarlo. ¿De acuerdo?

De acuerdo. Vamos a ver, tranquilo, que le vamos a atender bien, ¿eh?

No se preocupe.

Para saber si hay una parada cardiorrespiratoria,

lo que debemos hacer es ver, oír y sentir.

Ver si el tórax se eleva, oír los ruidos respiratorios,

y sentir la respiración del paciente en nuestra mejilla.

Para ello es conveniente recordar la siguiente maniobra:

la maniobra frente-mentón.

Que se realiza de la siguiente manera:

Colocaremos una mano en la frente del paciente,

inclinando la cabeza ligeramente hacia arriba,

y con los dos dedos de la otra mano, subiremos la mandíbula hacia arriba.

Esto nos ayudaría a abrir las vías aéreas.

-Un café. Hola. -Hola.

-Ya he visto en el cuadrante de turnos

que estos días nos va a tocar trabajar mano a mano, en Urgencias.

-Sí. Ya lo he visto.

Y las compañeras de trabajo me han dicho que me tome una tila

para sobrellevar el día tan intenso con el exdirector.

Y mira, lo estoy haciendo.

-Tranquila. Que no es tan fiero el león como lo pintan.

-M.

-Además, quién sabe, quizás..., no sé, acabas aprendiendo algo.

-Bueno, como enfermera, tengo muchos años de experiencia.

Quizá, sea una experiencia gratificante para ambos.

Ya sé que es la primera vez que vamos a trabajar tan estrechamente juntos.

-Mm. -Bueno. Salvo alguna colaboración.

Pero vamos. Yo estoy expectante. -No esperaba menos.

-Mendieta, una cosa.

Debe ser difícil, para alguien como tú,

que ha tenido el mando, de repente ser soldado raso.

-Verás, Luz, en esta vida, hay que saber luchar

en cualquier trinchera y bajo cualquier circunstancia.

-Mm... -Ahí reside la profesionalidad.

-Bien, pues vamos a probar la tuya.

-Ya veo que la jornada va a ser, cuanto menos, estimulante.

-Ya lo creo que sí.

-¡Luz! ¡Luz!

-¿Está bien? -Sí. Sí, sí, sí.

¿Se puede levantar? ¿Se puede levantar?

-Sí, sí. Vale, sí. -Muy bien.

-¡Ay! ¡Ay!

-¿Te duele algo?

¿Qué tal? -¿Le duele algo, aparte de la cabeza?

-No, no, no, sólo la cabeza, pero... Pero me duele bastante.

-Vale. -Bien.

-Muy bien. ¿Puede andar bien? -Sí. Creo que sí, sí.

-Pues vamos a hacerle las curas. Vamos.

Los golpes en la cabeza son frecuentes

en los accidentes domésticos, especialmente entre niños.

Si no hay herida, pero aparece un chichón,

hay que aplicar frío local mediante un paño.

Pero si el chichón va a más o aparecen síntomas neurológicos,

hay que acudir inmediatamente a un centro de salud.

Está hipotenso.

Vale. Pues entonces ahora lo que vamos a...

-Yo, si me permite, pediría una analítica con marcadores cardiacos,

una gasometría de urgencia y un electro.

-Vaya, que estamos ante un médico.

Bueno, pues..., pues eso, lo que ha dicho el doctor. ¿El doctor, cómo es?

-De la Vallina. Ah, pues nada.

Encantada de conocerle. Igualmente.

-Es importante recordar las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

O también lo que conocemos como RCP.

Entre otras cosas, porque estas maniobras pueden salvar vidas.

Lo que haremos será colocar al paciente boca arriba.

Luego, pondremos el talón de nuestra mano

en el medio del pecho del paciente, y entrelazaremos la otra mano encima,

los brazos totalmente estirados, y nuestro peso sobre el paciente.

Lo haremos rítmicamente, y también de una forma profunda.

Así.

Y luego, realizaremos dos ventilaciones de la siguiente manera:

Pondremos al paciente en la misma posición que he explicado antes,

la cabeza ligeramente inclinada, la mandíbula hacia arriba,

pero en este caso, abriremos la boca del paciente, taparemos la nariz,

y haremos las dos ventilaciones.

Viendo cómo se eleva el pecho.

Quiero insistir: Esto es muy importante y puede salvar vidas.

-Doctora. -Sí.

-Muchas gracias por salvarme la vida.

-Bueno, en realidad, no he sido yo sola, ¿eh?

He tenido ayuda. Además, una gran ayuda, de la doctora Soto.

-O sea que no me lo he imaginado. Era Andrea Soto.

-Sí. -Soto.

¿Puede avisarla, por favor?

-Sí. En cuanto acabe de apuntar esto...

Paco, el paciente que sufrió una herida en la cabeza

después de caerse en la cafetería, ha recibido tres puntos de sutura.

¿Puedo irme ya? -Un momento, Paco.

¿Le han hecho análisis alguna vez? -Sí. Sí, en la empresa donde trabajo.

Yo..., yo soy guardia jurado y... Y hace unos años me sacaron sangre,

y me mareé y todo. -¿Y hace cuántos años de eso?

-Eh... Unos diez. -Ya.

-¿Diez?

-Pues le voy a pedir que mañana por la mañana venga

para hacerle unos análisis de sangre y unos de orina.

-¿Qué tiene que ver un pequeño golpe en la cabeza con unos análisis?

Es que no..., no lo entiendo.

-En principio, nada, pero una persona de su edad y de su peso,

es conveniente que se haga análisis un mínimo de una vez cada dos años.

A partir de los 45 años de edad, y antes si hay sobrepeso,

es conveniente acudir regularmente a la consulta del médico,

para buscar posibles situaciones de hipertensión, diabetes o dislipemia.

Ya que, si se detectan precozmente,

estas patologías se pueden tratar con éxito

y evitaremos complicaciones futuras.

Verá, la diabetes tipo 2 es una enfermedad directamente relacionada

con la obesidad. Y por eso es muy importante detectarla precozmente.

Mañana por la mañana, en ayunas, le mediremos la glucemia,

que es el nivel de azúcar en sangre,

y en orina, buscaremos la presencia de proteínas o azúcares,

para ver qué tal está la función renal.

-Bueno, mire, yo... Mejor me voy. ¿Eh? Me voy, sí. Me voy, de verdad.

-¿Prefiere venir otro día mejor a la analítica?

-No. No, no. Es que, además, mi mujer tiene que estar muy preocupada

ahí fuera y... Yo me voy, de verdad. Gracias. Gracias. De verdad, gracias.

-Paco, Paco... -Gracias. Gracias.

Si es lo que yo digo siempre:

Si a un hospital sabes cuándo entras, pero...

Pero nunca sabes cuándo vas a salir.

Mira que yo sólo venía de visita.

Y han terminado empastillándome, poniéndome puntos,

y encima hasta querían sacarme sangre.

-Hola. -Bueno, bueno, bueno.

Volvemos a vernos, alférez Soto. -Capitán Soto.

Capitán De la Vallina... -Coronel ahora.

Hoy... Por un momento, pensé que estaba en el ejército.

Bueno, pues esto ya está. Si no necesitáis nada...

Así que has acabado aquí, en un hospital civil.

-Estuve en varios destinos, el último en Afganistán,

y he vuelto, no hace mucho. -Algo había oído, sí.

A veces la vida militar puede ser muy dura. No es para todos.

-¿Y usted qué hace aquí? Me imaginé que estaría en zona de conflicto.

-Ya estoy mayor para eso. Volví cuando mi difunta esposa se enfermó.

Han sido 45 años de un lado para otro.

Creo que me tengo ganado un buen descanso, ¿verdad?

Ahora, me dedico exclusivamente a formar a las nuevas generaciones

de cirujanos militares. -Pobrecillos.

-Bueno. Tengo ya los resultados, ¿eh?

Y hay una anemia muy importante, con hemoglobina en 7,

un 30% de hematocrito,

y también una elevación de las enzimas cardiacas, ¿eh?

-¿Un ataque cardiaco, entonces?

¿Y a qué esperamos para encontrar qué lo ha causado?

-Bueno, lo que vamos a hacer es un cateterismo, ¿eh?

Para ver si hay un trombo, ¿de acuerdo?

La mayoría de los ataques cardiacos son provocados por un coágulo

que obstruye una de las arterias coronarias.

Es muy importante reconocer los síntomas,

que suelen empezar con un dolor muy intenso en el pecho,

que se puede extender hacia el brazo izquierdo,

hombro, cuello, mandíbula y espalda.

Pero otros síntomas, también, son sudoración, malestar y náuseas.

Bueno, qué casualidad, ¿no? Que..., que hayan coincidido aquí.

Bueno, que a lo mejor usted venía a ver a Andrea, ¿no?

Como es una excelente cirujana,

pues me imagino que a lo mejor ha sido por eso.

-¿Excelente? No, no. Ha sido pura casualidad.

-Bueno.

Paco, el paciente que se hizo una brecha en la cabeza

tras caerse en la cafetería, vuelve al hospital.

Bueno, Paco, muy mal tiene que estar para haber vuelto al hospital, ¿no?

-Pues porque me ha obligado ella. Porque si no, no vengo.

-Es que yo creo que está enfermo, doctor.

-Cuénteme, ¿qué le pasa? -Pues que estoy muy cansado.

Me huele mal el aliento, y..., y la boca me sabe como a metal.

Eh... Respiro mal. O sea, me cuesta respirar y tengo náuseas.

-Y lo del baño, Paco. Hace un día que casi no orina.

-Sí. -Ya.

¿Hace usted ejercicio?

-Es que no tengo el cuerpo hoy como para ejercicio, doctor.

-No. Me refiero a si hace ejercicio regularmente.

-Ah, ah, pues no. No. Y además, como soy guardia jurado,

estoy con los monitores y paso todo el día sentado.

-¿Tabaco, alcohol?

-Pues una copita de vez en cuando, el vino de las comidas,

y fumar, una cajetilla diaria. -Bien.

Descúbrase el brazo, por favor. Vamos a medir la tensión arterial.

Aún es pronto para decirlo, pero el malestar, las náuseas,

el cansancio, el sabor metálico en la boca,

la tensión arterial elevada

y el hecho de que lleve casi un día sin orinar,

todo esto seguramente nos indica que sufre una insuficiencia renal.

Pues la tensión está alta. ¿De acuerdo?

Vamos a tener que tomar unas muestras de sangre y de orina

para hacer una analítica. -Ya, pero, ¿qué es lo que tiene?

-En principio, creo que se trata del riñón.

La función principal de los riñones es depurar la sangre

y eliminar, mediante la orina, el exceso de agua

y las sustancias de desecho del organismo.

Si el riñón no funciona con normalidad, estas sustancias,

como la urea o la creatinina,

se pueden acumular en sangre y son tóxicas.

-¿Y es grave, doctor?

-Aún no podemos saberlo,

pero el hecho de que lleve casi un día sin orinar no es una buena señal.

Las enfermedades renales no suelen producir síntomas

hasta que se encuentran en una fase avanzada.

Por eso, es tan importante el diagnóstico precoz.

Debemos estar atentos a si se producen cambios

en la frecuencia de la micción,

tanto si se orina más veces de lo normal durante el día,

como si se orina menos veces.

-Dime qué ha sido eso, porque me he quedado alucinada.

-No me apetece hablar. ¿Vale? Lo siento por la tensión.

-No, lo que pasa es que no sé.

Yo creo que hay algo entre vosotros, o algo que ha pasado entre vosotros,

que yo desconozco. Cuéntamelo. -A ver, cuando él era mi profesor,

yo era la única mujer de mi promoción.

Nadie tenía ningún problema con eso, excepto...

-¿Cómo se llama? El coronel de la Vallina, ¿no?

-Sí. Me hacía la vida imposible.

Me ponía las prácticas más complicadas,

siempre me hacía las preguntas más difíciles...

Al principio, estaba bien porque era un reto.

Pero acabó bloqueándome con tanta presión,

y entonces, me equivocaba siempre. Fue un sufrimiento.

Le denuncié, lo trasladaron, mis compañeros no me lo perdonaron...

-Ya, bueno.

-Y desde entonces, no le había vuelto a ver.

-Pues fíjate. Quién lo diría. No sé, tenía cara de buena persona.

Bueno, no te preocupes, que me encargo yo de él. ¿Vale? ¿Eh?

Venga.

Rodrigo ha sido sometido a un cateterismo

para buscar la causa de su problema cardiaco.

¿Qué ha visto? -Bueno. Pues no es un trombo, ¿eh?

Así que le vamos a dejar monitorizado,

vamos a continuar con el suero,

y también le vamos a poner otra transfusión de sangre, ¿vale?

Porque quiero seguir haciendo pruebas. ¿De acuerdo?

-Mm. Necesito que avise a Andrea Soto.

-Bueno, la verdad es que tiene un día muy liado, pero... Pero bueno,

yo se lo comento, y seguro que en cuanto pueda, pues se pasa. ¿Vale?

-Venga, voy a continuar. Hasta luego. -Avísela, por favor.

Mendieta ya tiene los resultados de los análisis de Paco,

y no son buenas noticias.

Hola. -Bueno, pues tal y como me temía,

sufre usted una insuficiencia renal que se ha descompensado.

Vamos a hacerle una ecografía para descartar

que no hubiera una obstrucción en las vías urinarias, pero vamos,

la causa parece muy clara.

En los análisis, hemos visto que sufre usted una diabetes tipo 2,

que es lo que está provocando la nefropatía diabética.

-Sí, mi madre también tiene diabetes tipo 2.

-Sí.

-En su caso, seguramente la diabetes le ha estado castigando durante años

el riñón, hasta que al final ha alterado su función.

-¿Y qué hacemos ahora?

-Pues va a tener que quedarse ingresado,

mientras le ponemos el tratamiento

y vigilamos muy de cerca el funcionamiento de sus riñones.

-¿Y esto es necesario, doctor? ¿Es necesario?

-Sí, Paco. Sí. Es necesario porque, si la función renal no se recupera,

podría usted necesitar diálisis temporal, permanente,

o incluso un trasplante de riñón. -Huy, huy, huy, Paco.

Mira, vamos a hacer una cosa: Tú te vas a quedar aquí,

que es lo que dice el médico, ¿eh?, y yo me voy a acercar a casa,

cojo un poquito de ropa, cojo el neceser y vuelvo enseguida.

¿De acuerdo? ¿Sí? -Sara, me gustaría que usted también

viniera mañana por la mañana en ayunas para hacerse unos análisis.

-¿Yo? -Sí.

-Pero yo me encuentro perfectamente.

-Paco también se encontraba perfectamente

hasta que le han fallado los riñones. Es mejor prevenir que curar. Créame.

-Estamos juntos en esto. ¿Verdad, Sara?

Rodrigo ha pasado la noche ingresado,

y parece encontrarse mucho mejor.

Rodrigo, ¿qué pasa? ¿Cómo estás? Hola, guapa. Bien.

Bueno, vengo a cambiarte la bolsita de sangre. ¿Vale?

Eh... ¿Has visto a Soto? No, no la he visto.

Oye, y por cierto,

¿es verdad que Soto es tan dura por la relación que tuvo contigo?

No sé. Es que... Muy buenas.

Hola, Soto. ¿Qué tal? Me han dicho que me buscabas.

Déjalo, Clara. Ya me ocupo yo. ¿Seguro?

Sí. Venga, hasta ahora.

¿Estás segura de lo que haces? No me quiero morir hoy.

-¡Pero por qué me tratas así! ¡Es el siglo XXI!

Las mujeres optan a la presidencia de Estados Unidos.

Y además, yo ya no estoy en el ejército.

¡No eres mi superior!

Perdón.

-Hola, Rodrigo. -Hola.

-Bueno, venía a darle los resultados de la eco.

Pero, sinceramente, es que sé que no es asunto mío, pero...

Es que Soto es mi amiga.

Es mi amiga, y además una de las mejores cirujanas que yo conozco.

Entonces, no sé por qué la trata así.

-¿De verdad piensa Soto que tengo algún problema con que sea mujer?

Sabía que no podía con la presión.

Lo que no imaginaba es que fuera tan ciega.

Yo no quería que fuera de las mejores.

¡Yo quería que fuera la mejor!

Para ser cirujano militar,

no sólo hace falta saberse la teoría al dedillo, o tener buenas manos.

Hace falta saber sacar lo mejor que tienes dentro de ti

en los momentos más estresantes y más peligrosos para un médico.

Yo vi su potencial, pero me equivoqué.

-Pues no. No se equivocó y lo tiene.

Tiene mucho potencial, si me permite, ¿eh?

Bueno, le doy los resultados.

Bueno, ha tenido una parada cardiaca,

tras una angina provocada por su anemia. ¿M?

Eso es lo que le ha pasado.

Rodrigo, ¿se encuentra bien?

¡Clara, por favor, ven! -Es la transfusión.

-¿Cómo va a ser la transfusión, si ya..., si ya le han puesto dos?

-Tres. -¿Tres?

-Sí. -Vale.

¿Qué pasa? ¿Me has llamado? Clara. Sí.

Voy a parar la transfusión, y hay que poner analgésicos para la fiebre,

¿vale? Vale. Voy a por ellos.

Soto me lo ha puesto muy rápido. -Vale.

El doctor Mendieta visita a Paco, que ha pasado la noche ingresado

a consecuencia de una insuficiencia renal.

Llaman a la puerta

Buenos días. -Hola.

-Que aproveche. -Gracias.

-Pues traigo buenas noticias.

La enfermera ya me ha dicho que está respondiendo muy bien al tratamiento,

así que, si todo sigue igual, en unos días podrá irse para casa.

Eso sí, va a tener que seguir revisiones periódicas

con su médico de cabecera,

y tendrá que ir al oftalmólogo para que le revise el fondo de ojo.

-Mm... -Bien.

-Bueno. -Muy bien, pues...

Sara. Sí.

¿Le han tomado ya las muestras para los análisis de sangre y orina?

-Sí, sí. Por eso estoy desayunando ahora.

Antes me he hecho los análisis. -Ya. Muy bien,

pues supongo que en unos días tendremos los resultados.

Luego les veo. -Gracias.

¡Ay, qué bien! Toma.

-Hola, Soto. -Hola. ¿Qué tal está Rodrigo?

-Bueno, pues hemos tenido que parar la transfusión.

-¿Por qué? -Porque le estaba sentando mal.

-¿Por qué? ¿Qué ha pasado? -No estoy segura,

pero es posible que se la pusieses demasiado rápido.

-No me lo puedo creer. -Bueno, pero tranquila. ¿Vale?

Está todo controlado. Tranquila.

-No me puedo creer que me vuelva a pasar esto con este hombre.

¡Es que me bloquea! -Pero vamos a ver.

Que nadie te puede bloquear. Ni él, ni nadie.

Eres, de verdad, muy buena médico. Y lo has demostrado cientos de veces.

-Si fuera muy buena médico, esto no me pasaría.

Estoy demostrando que tenía razón cuando me machacaba.

-Vale, Soto. Te propongo algo: Habla con él.

De verdad, habla con él.

Es posible que tengas una idea equivocada de lo que él piensa de ti.

Bueno, por lo menos piénsalo. ¿Vale?

Venga. Hasta luego.

-Hola.

-¿Qué? ¿Vienes a rematar la faena? ¿M?

¿No te fue suficiente con conseguir que me pusieran

una falta en mi expediente, que ahora me quieres matar?

-Vengo a pedirte disculpas por lo de la bolsa.

Rodrigo, estás sangrando.

Rodrigo. ¡Rodrigo!

Rodrigo. -¿Qué pasa, Soto?

-Tiene rectorragia y acaba de perder el conocimiento.

-Hay que llevarlo a quirófano. -Sí, pero busca otro cirujano.

-No, no busco otro cirujano. Quiero que lo hagas tú.

-No, yo no quiero operarle.

-Tienes que hacerlo tú y yo voy a estar contigo. ¿Vale, Soto?

¿Vale?

-Bueno, está bien, está bien. -Eso es. Venga.

-Se te va a quedar la marca esa ahí...

Llaman a la puerta

Hola. -Hola.

-Hola.

Bueno, Paco, pues ya se puede ir a casa.

-¡Ay, qué bien, Paco! -Qué bien. Muy bien, sí.

-En cuanto a usted, Sara,

tenemos ya los resultados de los análisis,

y tiene usted la glucemia basal alterada, o prediabetes.

-Y... ¿Y eso qué significa?

-Significa que los niveles de azúcar en sangre son más altos de lo normal,

pero no lo suficientemente altos como para que diagnostiquemos diabetes.

-Ya. Y... ¿Y eso puede ser hereditario?

Porque ya le dije que mi madre tiene diabetes de tipo 2.

-A ver, es un factor a tener en cuenta,

pero creo que está más relacionado con sus hábitos de vida.

Debería usted empezar a hacer un poquito de ejercicio,

y comer más sano. Y usted también. -Bueno. En casa comemos sano, ¿eh?

Todo muy casero. -Sí, sí, muy bien.

-Ya. -Sí.

No, no. Bueno.

O sea, esto es porque hoy hemos intuido

que a Paco le iban a dar el alta, y nos hemos venido un poquito arriba.

Pero... -Vamos a hacer una cosa. ¿De acuerdo?

Durante unos días, apunten todo lo que comen.

Y después vuelven al hospital,

y tendrán una charla con una de las enfermeras

del Departamento de Educación para la Salud.

Ella seguro que les dará unas pautas muy útiles para evitar la diabetes.

-Vale. -Vale.

-Bien. -¿Vale?

-Sí. -Perfecto. Hasta luego.

-Pues muchas gracias.

¿Quieres otra palmera?

-Para evitar la diabetes,

lo más importante es llevar un estilo de vida activo,

y combatir el sobrepeso.

Y para eso, no es necesario ni salir a correr,

ni apuntarse al gimnasio.

Con dar unos 10.000 pasos al día, es más que suficiente.

Rodrigo, el antiguo profesor de Soto,

ha sufrido una fuerte hemorragia rectal,

y está siendo intervenido de una colonoscopia de urgencia.

Bueno, pues esto está ya casi, ¿eh?

A ver...

Ahí hay algo raro. -¿Dónde? Yo no lo veo.

Vale. Clara, en cuanto esté estable el paciente,

hay que hacerle un TAC de urgencia. ¿De acuerdo?

Muy bien.

Míralo, míralo. -Sí, sí, sí. Ahí está.

Después de que la doctora Soto le cauterizara la hemorragia,

la doctora Romero le realiza un TAC para estudiar la masa hallada

durante la operación.

Míralo. -Sí.

-Hay que sacar una imagen de eso, ¿eh?

-Sí.

Paco y Sara vuelven al hospital para recibir unas recomendaciones

para tener un estilo de vida más sano.

Bueno. Vamos a ver.

Paco y Sara, ¿verdad? -(Ambos):Sí.

-Contadme, por favor, qué cambios habéis hecho

desde que os han diagnosticado diabetes tipo 2 y prediabetes.

-Pues ya no bebo en la comida... -Mm...

-Y apenas fumo. -Mmm.

-Bien. Eso está muy bien.

Pero hay que intentar dejar de fumar por completo. ¿De acuerdo?

-Sí. Ah, y por las noches también hago 15 minutos de paseo

después de cenar. -15 minutos.

-Sí. -Para empezar está muy bien.

Pero hay que conseguir llegar a una hora.

Podemos ir sumándole cinco minutitos cada dos o tres días,

hasta que consigamos llegar a una hora, aproximadamente.

-Vale. -¿De acuerdo? Muy bien.

¿Y tú, Sara?

-Bueno, yo he reducido mucho los dulces... Apenas como dulces ya.

Y bueno, antes salía con las amigas, comíamos churros, y ya no lo hago.

¿No?

-Churros. -Sí.

-Sí, que están muy ricos.

Bueno. ¿Habéis anotado lo que habéis comido en el día de ayer?

(Ambos):Sí, sí. -Lo tiene ella.

-Muy bien.

-A ver.

Sí.

-Pues vamos a hacer un juego muy interesante.

-Mm...

-Veréis.

-Bueno, estos son terrones de azúcar.

Y yo todas las comidas que me vayáis contando

las voy a ir traduciendo en terrones de azúcar.

-Ah, vale, vale. -Vale.

-Bien. Pues... De desayuno tomamos: un tazón de cereales...

-¿Sí?

-Con yogur, y con un poquito de fruta cortada en trocitos.

Bueno, y Paco también se toma unas galletitas.

-Sí. Tres. Dos o tres galletas. -Cuatro, Paco.

-Veréis, cinco terrones corresponden a los cereales.

-Vale. -Yogur.

-Sí. Con yogur los tomamos. -Cuatro.

-Ajá. -¿Algo más?

-Bueno, sí. Un zumito. -M.

-Bien. ¿El zumito lo habéis hecho vosotros en casa, o no?

-No, es de brick. -De brick. De esos de pulpa, natural.

-Bueno. Pues vamos a sumarle dos terrones más.

-Ah. -Bueno.

Esto que veis aquí es 75 gramos. -75 gramos está bien, ¿no?

-Hombre, es que hay que empezar fuerte el día, ¿no?

-75 gramos, no es tanto.

-Bueno. En realidad, la Organización Mundial de la Salud aconseja

tomar 25 gramos máximos diarios.

Solamente en el desayuno,

habéis triplicado la cantidad recomendada diaria.

El alto consumo de azúcar es el principal culpable de la diabetes.

Normalmente se asocia a personas mayores.

Pero cada vez se está detectando en personas más jóvenes.

-¿Cómo se encuentra, Rodrigo? -Me duele.

-Ya. Bueno. Vamos a aumentar los analgésicos. ¿De acuerdo?

-¿Qué han visto en el TAC?

-Bueno. Pues hay una masa, limitada en la zona distal del colon.

Y es lo que está provocando la pérdida de sangre.

Entonces, como la pérdida de sangre ha sido paulatina,

pues probablemente eso ha hecho que usted, bueno,

pues de alguna manera se adapte a..., a la anemia,

a esa sensación de cansancio... ¿M?

-¿Cómo es posible que vieran, durante la intervención, esa masa?

Yo soy cirujano.

Sé que con una hemorragia así es casi imposible ver nada.

-Ya. Ha sido Soto.

Sí. Está todo preparado para operar, ¿eh? ¿De acuerdo?

-¿Me operará Soto?

-Si es lo que usted quiere...

-Sí.

-Bien. ¿Y para cenar tomáis refresco? -Hombre, pues sí.

Pues nos hemos quitado el vino, pues tomamos refresco.

-14 terrones más.

-Ah. Y, después del paseo, yo me suelo tomar una bebida energética.

Pero bueno, la bebida energética... -Sí, bueno. Es energética.

-¿Energética? -Sí.

-Bien.

Eso... Son 15 terrones más.

¿Qué os parece? -Buf...

-Esto es una locura, Sara. -Es que no sé qué decirle.

-Una pregunta: ¿Tenéis hijos? -Sí, dos.

-Sí.

-¿Y tienen los mismos hábitos que vosotros?

-Sí, bueno, claro. Claro.

Lo que pasa que los niños, entre el parque, el deporte, tal,

pues lo queman todo, ¿no? -Hacen más ejercicio. Ellos sí.

-A ver, esto es bastante importante. Veréis.

¿Veis esto? -M.

-Bueno. Pues esta es la cantidad máxima que recomienda diariamente

la Organización Mundial de la Salud. Tanto para adultos, como para niños.

Y este montón es lo que vosotros ingerís todos los días.

Según los últimos estudios,

la diabetes afecta a más de cinco millones de españoles.

Y casi la mitad de ellos están sin diagnosticar.

Lo principal es que os deis cuenta de que esto no puede seguir así,

que tenéis que reducir la cantidad de azúcar que ingerís.

-Ya. -¿De acuerdo?

-M.

-Entonces. Yo estoy aquí para ayudaros.

Así que bueno, pues vamos a ir poco a poco cambiando los hábitos.

No es cuestión de que comáis menos, sino de comer mejor.

Entonces, hay que intentar cambiar los alimentos procesados

y los industriales, por comida fresca.

Pues la comida mediterránea, la de toda la vida:

Verduras, frutas...

Bueno, pues comidas bajas en grasas y en azúcares.

-Muy bien. -Vale, sí, tomamos nota.

-Sí, sí, sí. -Pues nosotros vamos a seguirlo.

-Sí. Si nos pasa usted una lista, nosotros la seguimos encantados.

-Perfecto. Yo ahora le doy una lista, se la llevan, y poquito a poquito.

¿De acuerdo? -Muy bien.

-Vale, pues tomamos nota.

Rodrigo ya está listo para la intervención,

donde le extirparán la masa hallada en el colon.

¿Dónde está Soto? ¿Eh? ¿Dónde está Soto?

Lo sien...

-Hola. ¿Qué creías, que te iba a dejar así?

El cáncer de colon casi siempre se puede descubrir con una colonoscopia

en las etapas más tempranas, cuando es más curable.

Por eso, es importante que los hombres y mujeres,

a partir de los 50 años, se sometan a pruebas de detección sistemática.

Y aquellos con alto riesgo o antecedentes familiares

lo deberán hacer a partir de los 40.

-Después de la operación de cáncer de colon,

Rodrigo se encuentra mucho mejor,

aunque todavía espera los resultados de la biopsia.

-Hay costumbres que no se pierden nunca, ¿no?

-Nadie hace la cama como un militar o una enfermera, ¿no?

-Cierto.

-Todavía no he tenido la oportunidad de darte las gracias.

Has hecho un trabajo increíble.

-Pues... Muchas gracias.

Creo que es la primera vez que me felicitas desde que te conozco.

-Nunca me has entendido, ¿verdad?

Si te exigía tanto, si te exprimía, era porque...

Porque quería sacar lo mejor de ti.

Porque sé..., sé que eras la mejor en potencia.

Y quería conseguirlo.

-¿Y por qué no me lo dijiste nunca? -Porque no creía que...,

que fuera bueno para ti. No sé. Tal vez me equivoqué.

-Hola.

Bueno, tengo ya los resultados de la biopsia, ¿eh?

-Mm. -Y, bueno, pues ha confirmado... Sí.

Que es un tumor maligno, pero está localizado

y los bordes están limpios.

El doctor Blanco va a llevar su caso, pero lo ha estudiado

y ha valorado que no es necesario, en principio, quimioterapia.

Lo bueno es que, bueno, lo hemos pillado a tiempo. ¿M?

-Gracias a ella.

-Bueno, chicos, tomarlo bastante en serio, ¿eh?

-Mm.

-Hay que cuidarse mucho, y no olvidarse de los controles.

-Sí.

-Veréis cómo os vais a encontrar muchísimo mejor,

con esa vida más saludable.

-Bueno, y tendremos en cuenta lo de los niños.

-Eso. Eso. -Sí.

-Muy bien.

-Paco, esta vez, lo hemos cogido a tiempo.

Pero la próxima, quizás, no tengamos tanta suerte.

Cuidaos, por favor. -Gracias.

-¿Vale? -Gracias, doctor.

-Hasta luego. -Gracias.

-Adiós. -A vosotros.

-(Ambos):Hasta luego.

-Y aquí, parece que terminan nuestros días de turno juntos.

-Sí.

-A pesar de lo que dicen las malas lenguas,

has salido viva de la experiencia, ¿no?

-Sí, eso parece.

Además, que el león no es tan fiero como lo pintan.

Y te diré una cosa: He aprendido bastante en estos días.

-Vaya, me alegro.

Luz, has hecho un buen trabajo con esa pareja.

Debo reconocer que formamos un buen equipo.

-Gracias. La verdad es que no te reconozco, Mendieta.

Te sienta mejor ser soldado que general. ¿M?

-Bueno, ¿qué? Te has quedado a gusto, ¿no?

-¿Por?

-Pues porque le has demostrado lo grandísima cirujana que eres.

-Sí, pero... ¿Sabes?

Que estoy pensando que quizá en parte es gracias a él.

-Pues mira, Soto, eso nunca lo sabremos. ¿M?

-Ya. -Pero, ¿sabes lo que sé?

Que eres muy grande. Y créetelo. ¿Vale?

-Gracias.

Bueno, se ha estabilizado la presión.

¡Buf! Pues menos mal.

Porque yo, la verdad, es que tengo la tensión alta.

Pero vamos, nunca me había puesto así de mal. De verdad que...

-Ya. Eso es por meterte donde no debes.

Deja de buscarme novio.

Parece, además, que es lo único que te importa en mi vida,

que tenga novio. Ya tengo novio. -¿Cómo que tienes novio, hija?

-Iván. -¿El vecino?

-Nos hemos enamorado. Y... Y mi madre es muy tradicional.

Entonces, no le entra en la cabeza que su hija pueda tener una relación

con un chico musulmán.

-Creo que el vello, la obesidad y la osteoporosis

podría estar relacionado con un problema hormonal.

-Curro es todo un personaje. Es un ser excéntrico.

Siempre está con sus eminencias, sus matemáticas...

Cuéntame esto de la ecuación que has resuelto.

-Eso es un problema que lleva dos siglos sin resolverse.

En matemáticas, hay un montón de enigmas sin resolver

que se pagan a buen precio.

-Mira, parece que estás pasando por un proceso inflamatorio,

que ha derivado en una prostatitis.

-Pero, ¿cómo han tardado tanto tiempo en comprobarlo?

Yo me paso a por el cheque lo antes posible.

-¿Esto que dices va en serio? ¿Lo de millonario?

-¿Qué pasa? ¿Malas noticias? -Es que Lorena y yo lo hemos dejado.

Se va a Estados Unidos a hacer un tratamiento experimental

para el Huntington.

-A lo mejor no quiere estar contigo por si de repente

el tratamiento no funciona bien.

Subtitulación realizada por Mercedes Escudero.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 05/04/17 (1)

Centro médico - 05/04/17 (1)

05 abr 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 05/04/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 05/04/17 (1) "

Los últimos 638 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios