www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4463140
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 05/02/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

De verdad, puedes confiar en mí, ¿vale?

Que yo no voy a decir nada si tú no quieres, pero hablar a veces ayuda.

No fue una pelea. -¿No?

Él me pegó. -¿Quién, cariño?

Marcos, tu hijo.

Vino con sus amigos y me amenazó con pegarme.

Y que si se lo contaba a alguien me iban a pegar más

y que no se lo contase a nadie porque nadie me iba a creer.

A mí no me parece que haya que quitarle hierro al asunto,

el asunto es serio.

No le estamos quitando hierro,

lo que pasa que hemos hablado con Marcos y nos dice que no,

que sería incapaz de pegar a un niño pequeño.Sí.

O sea, me estáis diciendo que Lucas está mintiendo.

No queremos decir que Lucas esté mintiendo.No es eso.

Pero, vamos, que se puede haber equivocado,

porque Marcos nos dijo que los niños en el instituto van todos iguales.

Van todos con la capucha negra y que, además, ese día hacía frío

y estaban con bufanda.

Y, a lo mejor, pues se ha confundido y ya está.

Yo no le veo nada confundido.

Más bien me parece que el confundido aquí es vuestro hijo.

¿Qué estás insinuando?

A ver, tendréis que reconocer que Marcos

no está en su mejor momento.

Vamos a ver, los chavales a su edad están en un momento muy difícil.

A ver, de verdad, que no, que no,

creo que ya, si nos metemos a hablar ya en estos términos,

esto no sirve para nada, es mejor no hablar.

Desde luego, si estáis cerrados en banda de esta manera,

no tiene sentido hablar.

Bueno... ¡Andrea!

He pensado que a lo mejor está bien que quedemos

para hablar con Marcos y con Lucas.

Pues sí, me parece buena idea, la verdad.

Venga, pues hasta mañana.

Hasta mañana.

SUBTITULADO POR ACCESIBILIDAD TVE

Una ambulancia acude a una llamada de urgencia en plena calle.

Pilar ha avisado de que su padre ha sufrido un ataque al corazón.

Hola, ¿qué ha pasado?

No sé. estábamos discutiendo y...

Bueno, en realidad estábamos hablando y se ha puesto muy nervioso

y le ha empezado a dar un...

Permítame que le afloje un poquito la ropa.

¿Cómo se llama? -Galindo.

Galindo Antúnez.

Vale, Galindo, ¿se está tomando algún medicamento o medicina?

La pastilla de la tensión por la mañana, nada más.

De acuerdo, ¿ha sido sometido a alguna operación últimamente? -No.

Muy bien. Le estoy aflojando un poquito la ropa, ¿de acuerdo?

Nacho, trae la camilla.

¿Le está dando un infarto? -No lo sé, no lo sé.

Escucha, le vamos a monitorizar y quiero también una vía.

Tranquilo, papá.

Vamos a tener que llevarlo al hospital.

Míreme, míreme, míreme, míreme.

Hola, Raquel. -Hola.

Déjame el cuadrante de las guardias, porfa. -Voy.

Hola, Marta, buenos días. -Hola.

Qué guapa, ¿no? Un cambio de look.

Sí, bueno, he dado un paso en mi vida y he cambiado.

Ah, pues sí, estás muy guapa, te ha quedado muy bien. -Gracias.

¡Oh, oh! -¿Estás bien?

Una pequeña contractura cervical que tengo aquí.

Si quieres, puedo mirártela.

¿Sí? -Sí, en un momento.

Sí, Porque la verdad es que tengo tiempo.

Huy, déjalo, lo dejamos para otro momento.

Hasta ahora.

¿Qué ha pasado?

No lo sé, pero seguro que está sufriendo un infarto.

Ya, eso lo valoraremos ahora.

Vamos a llevarle a Reanimación.

Doctor, mi padre es hipertenso y, encima, fuma.

Se ha puesto muy nervioso y ya no sé lo que le pasa.

Yo creo que no es bueno para su estado de salud.

Sí, gracias, Pilar, gracias, Carlos.

Muchísimas gracias por la información,

la verdad es que es vital y nos viene muy bien.

Lo que haga falta.

Y, efectivamente, puedo ver que sí,

hay una disminución de riego sanguíneo.

¿Y eso es grave, se va a morir?

Eh, no, a ver, Pilar, ¿verdad?

Cálmate, tranquila, está ahora aquí, en el hospital.

Simplemente es, para que lo entiendas,

una especie de desequilibrio entre lo que el músculo necesita

y lo que llega.

Y esto ha provocado una lesión subepicárdica.

No lo entiendo, doctor, dígame si se va a morir.

Eh, no. Pilar, a ver, la situación es grave pero la tenemos controlada.

Vamos a realizarle a tu padre una radiografía de tórax,

y una analítica de sangre, entre otras analíticas

que le vamos a hacer.

La pregunta es: ¿me puede decir qué es lo que ha pasado?

Si ha tenido una situación de estrés, o un disgusto.

Pues verá, doctor, estábamos discutiendo mi hija y yo

porque hay un grupo de desaprensivos...

¡Papá, basta, no! -...que no la dejan en paz.

-¡Papá, por favor! -¡Y no lo puedo consentir, doctor!

Tranquilo, cálmese, Galindo, no pasa nada.

De momento, se quedará ingresado aquí.

Yo voy a ir a preparar más pruebas ahora.

Hice todo lo posible por mantener a mi padre alejado de esta situación,

pero lo descubrió.

Si es que en el fondo no es nada, soy nueva en la universidad

y, bueno, mis amigos me hacen las típicas novatadas.

Aunque típicas, típicas, no lo son.

En fin, que pronto se acabarán.

Pues me alegro, la verdad, de que se hayan arreglado las cosas

entre los chavales.

A mí me ha gustado que Marcos le pidiera perdón a Lucas.

Ya, siento mucho no haberte creído, de verdad,

es que no me esperaba eso de mi hijo.

Pero, bueno, las cosas se han arreglado ya entre nosotras.

¿No? -Claro.

¿Estás bien, cielo?

Soy médico.

Sí, estoy bien, tengo bronquitis,

pero, nada, ya me han dado antibióticos.

Mira, es que el hospital está aquí cerca,

si quieres, te vienes conmigo y te hecho un vistazo.

Qué va, si ya he ido al médico.

¿Cuándo has ido al médico?

Hace como un par de semanas o así.

Ya, pero es que, mira, se te ve muy pálida.

Yo creo que es buena idea que te vengas conmigo al hospital.

Es que no me gusta estar fuera de casa

y además tengo cosas importantes que hacer.

Pero, cariño, ¿qué cosas más importantes tienes que hacer

que cuidar la salud?

¡Se me ha pasado atacar a la base enemiga!

Nada, es un videojuego. (A LA VEZ) -Ya, ya, ya.

(Tose)

Aunque Alicia decía que simplemente tenía una bronquitis,

la doctora Soto la convenció para acudir al hospital.

Bueno.

Pues tienes la saturación de oxígeno baja, estás taquicárdica,

y he percibido una hipoventilación global con crepitantes

en ambos lados.

¿Y eso qué quiere decir?

El corazón de Alicia está funcionando demasiado rápido

y el aire entra en los pulmones con dificultad, generando ruidos.

Esto puede ser por la mucosidad acumulada,

pero tenemos que seguir buscando por si hubiera más zonas afectadas.

¿Duele? -No.

Bueno, pues en principio no encuentro anomalías,

tampoco he visto edemas en las piernas.

Y entonces, ¿ya sabes qué tengo?

Bueno, en principio, parece que hay problemas respiratorios

debido a un proceso infeccioso.

O sea, bronquitis, lo que me dijeron en el médico.

Me voy a casa con los antibióticos.

No, no, no, para un momento, un momento.

Estás viendo cómo estás, te cuesta respirar,

puede que sea algo más grave que una bronquitis, ¿de acuerdo?

Yo quiero hacerte más pruebas.

Para empezar, vamos a hacerte un electrocardiograma

para ver qué tal está el corazón.

Puede que empezase siendo una bronquitis,

pero es evidente que ha evolucionado mal.

Tenemos que saber ahora hasta dónde se extiende.

A Galindo, el paciente que llegó a Urgencias

con un aparente infarto agudo de miocardio,

se le está realizando una radiografía de tórax.

En la radiografía de tórax hemos podido observar

que la silueta del corazón de Galindo está algo agrandada de tamaño.

Esto igual está condicionado, seguramente,

por alguna cardiopatía hipertrófica

que suelen desarrollar los pacientes hipertensos.

Pero, hija, ¿no tenías que estar en clase?

Papá, no voy a dejarte solo aquí.

Pilar, ¿lo sabe tu madre?

Sí, tranquilo, ya la he llamado y le he dicho que no se preocupase,

que estoy aquí, contigo.

Además, sabes que ella está en el pueblo,

que no puede dejar a los abuelos solos.

Ay, de verdad, si es que parece que nos ha mirado un tuerto.

Tu madre en el pueblo con los yayos enfermos,

tú con esos malnacidos que no paran de hacerte perrerías...

Es que no hay corazón que aguante tanto palo, de verdad.

Papá, por favor, cálmate, cálmate,

que no es bueno para tu estado de salud.

¿Sigues con el dolor? -Sí.

Hija, Pilar. -Dime.

¿Harías algo por mí?

Claro, lo que sea.

-Pon una denuncia, Pilar.

Seguro que hay alguien que puede ayudarte a parar estos abusos.

Esto no puede seguir así.

Papá, no es tan fácil.

Estos cables son como los del bicho final del juego

con el que estoy ahora.

Sí, pero no los toques, por favor, porque puedes alterar la prueba.

Vale.

Muy bien.

Pues, efectivamente, tal como esperaba,

el corazón va demasiado deprisa.

Probablemente, para compensar la insuficiencia respiratoria.

Eso igual es que estoy nerviosa, debería estar en casa,

que se acerca la hora.

No, me temo que no son nervios, esto es algo más serio, ¿de acuerdo?

Vamos a ponerte unas gafas nasales

y te vamos a aplicar una tanda de aerosoles

para mejorar la respiración.

Además, te vamos a hacer una analítica y una gasometría.

¿Y tengo que venir otro día a buscar los resultados?

No, no, te tienes que quedar en observación

hasta que tengamos los resultados.

Me dijiste que solo iba a ser un momento.

No puedo llegar tarde a la cita.

-¿Qué cita, la de los videojuegos?

Sí, es que la partida es el momento más importante del día.

Hay gente que me está esperando y es de ordenador, no de móvil,

así que no puedo hacerlo desde aquí.

Bueno, pues si hay gente que te está esperando,

si quieres, yo les puedo llamar y decirles que estás grave

en el hospital.

No, deja, ya les llamo yo.

Bueno, pues, por favor, avisa también a tus padres,

que estaría bien que estén contigo mientras esperas en observación.

Es que no tengo padres. -¡Ah!

¿Y algún familiar cercano con el que vivas o...?

Vivo sola.

De acuerdo.

Puedes quitar los electrodos.

¿Ahí va bien? -¡Oh! Sí, fenomenal.

Oye, ¿tú qué opinas de las novatadas?

¿Por qué me lo preguntas?

Te lo digo porque, según la hija del paciente infartado que tengo,

el señor ha estallado, al parecer, cuando se enteró que a su hija

la estaban acosando en el colegio.

¡Oh!

Ya.

Bueno, yo es que no sé, chica, yo no recuerdo que antes

las cosas se hicieran con tanta maldad.

Y mira que hacíamos perrerías, ¿eh?

Porque, vamos, tirábamos huevos, harina,

incluso nos metíamos en una tienda a hacer el tonto.

Pero nada comparado con lo que se hace hoy en día.

¡Oh, qué gusto!

Oye, ¿a ti qué tipo de novatadas te hicieron?

(Pitidos del móvil)

Ah, justo.

El móvil, trae aquí. -Te lo paso.

Voy a tener que dejarlo.

Ya tienen los resultados del paciente.

Te limpio. ¿Seguimos otro día entonces?

Vale, perfecto, sí.

Fenomenal. Gracias, ¿eh? Me siento más suelto, sí, sí.

Todavía falta, pero bueno.

Lo más notable de la analítica de Galindo a tomar en cuenta

es el aumento de las troponinas que tiene.

Es bastante considerable.

Lo más probable es que se haya producido un daño miocárdico.

Así que vamos a trasladarle a la UCI

para hacerle una fibrinólisis de urgencia.

Doctor, dígame si se va a salvar, por favor.

Vamos a tratar de hacer todo lo posible, Pilar, ¿de acuerdo?

Escucha, ¿por qué no te vas al colegio mayor a descansar

y si hay alguna novedad yo te aviso?

¿Okey? Que necesitas descansar.

¿Qué me pasa, doctor?

Tranquilo, Galindo, vamos a trasladarle a la UCI

para darle un mejor cuidado.

Gracias, doctor. -Nada, hombre.

Si se tarda en reperfundir la sangre en una zona que no llega,

lo más probable es que ese tejido se necrotice,

es decir, que muera.

Y, en el caso de Galindo, que su corazón quede con secuelas.

Y tomando en cuenta que su vida también corre serio peligro.

No sé, míralo otra vez, a ver si encuentras algo.

Ya, lo que pasa que sin saber el nombre es más difícil.

No sé, ¿me puedes dar algún dato más?

No, solo le conozco de Internet.

Sé que es un chico y me ha dicho que le encontraron en la calle

y que, como respiraba mal, pues le han puesto unas gafas

como en el "Sofwold 4".

¿En el "Sofwold" qué?

Es un videojuego. -¡Ah, ya!

Voy a seguir buscando.

Mira, da igual, mejor le pregunto yo y ya está.

-Muy bien.

Con el objetivo de profundizar en la infección

que estaba provocando que Alicia respirase mal,

la doctora Soto le realizó una analítica y una gasometría.

Hola, Alicia. -Hola.

¿Cómo estás?

Bueno, tengo los resultados de las pruebas, ¿de acuerdo?

¿Puedes dejar el móvil un momento?

En la gasometría he visto que tienes una importante

acidosis respiratoria.

Y, además, en la analítica hay datos que me preocupan.

(Tono de mensaje)

La acidosis respiratoria es una afectación

que ocurre cuando los pulmones no pueden eliminar

todo el dióxido de carbono que produce el cuerpo.

Esto provoca que los líquidos del cuerpo

se vuelvan demasiado ácidos y se desequilibre el organismo.

(Tono de mensaje)

Eh...

Alicia, esto es serio.

Es que esto también es serio para mí.

¿Ah, sí, tanto como que tienes anemia, fracaso renal,

signos de insuficiencia cardiaca, los reactantes disparados

y que respiras cada vez peor?

Entiendo que eso es grave,

pero es que creo que va a venir alguien que...

-Aquí es.

¿Esto es Boxes? -Sí, esto es.

Pues no entiendo nada, nos hemos equivocado.

¿Borimor?

Damage, encantada.

¡Eres una chica!

Alicia no es consciente de que la infección va a más

y podría ser muy grave si no encontramos el origen.

Vamos a pedir dos hemocultivos, análisis de orina

y serología de neumonías atípicas.

Galindo, el paciente que llegó a Urgencias

con un infarto agudo de miocardio,

está siendo tratado mediante una fibrinólisis.

Galindo, te comento,

el tratamiento de fibrinólisis consiste, básicamente,

en suministrarte un medicamento específico por vía intravenosa

que ayuda a disolver cualquier coágulo o trombo

que haya en el organismo.

Aparte, te hemos puesto también un tratamiento

anticoagulante y antiagregante, que ayuda a que la sangre

se vuelva más líquida y así facilitar la circulación.

Muchas gracias, doctor. -De nada.

Al final no has ido al colegio mayor, ¿no?

No, lo he intentado, pero no he podido.

He salido y me he quedado aquí tomando un poco el aire.

Te entiendo.

Oye, perdona la indiscreción,

pero ¿me quieres contar qué tipo de novatadas

son las que te hacen en el colegio?

Doctor, ahora lo único que me preocupa es mi padre.

Lo entiende, ¿verdad?

Perfectamente, Pilar.

Mira, te comento, le hemos realizado una fibrinólisis

que, por suerte, ha salido todo muy bien, dicho sea, pero...

¿Pero?

Lo que más me preocupa

es que, a pesar de la intervención a la que se ha sometido,

tu padre siga manteniendo el mismo cuadro clínico.

Es decir, que no mejora, pero tampoco empeora.

Así que le he programado una coronariografía y un test

para poder evaluar los daños severos coronarios que presenta.

De hecho, si quieres puedes pasar a verle ahora.

¡Sí!

Pero escucha, Pilar, una cosita.

Sabes que está en una situación muy delicada

y tu padre ahora necesita sosiego. -Vale.

Por lo que si hay algo que te preocupe

y que tú necesites desahogarte o contar algo,

no creo que sea...

Doctor, solo quiero ver a mi padre.

¿Vale? -Correcto.

Gracias. -Nada.

Pero Damage es masculino, es peligro en español.

No te puedes poner ese nombre si eres una chica.

¡La magia de Internet!

No me puedo creer que me hayas estado engañando todo este tiempo.

O sea, resulta que eres una chica y no te has atrevido a decírmelo.

Hombre, es que si te lo hubiese dicho no me hubieses dejado jugar.

Pero ¿qué dices?

Hombre, ¿cuántas veces tuve que aguantarte a ti y al resto

haciendo bromitas sobre que las tías no sabemos jugar?

No me cambies de tema

y te vayas al tema del machismo porque no.

Eres tú la que me has estado mintiendo todo este tiempo,

hemos estado entablando una amistad y no has tenido valor

para decirme que eres una chica.

Yo ahora mismo podría estar en mi casa jugando con otra persona

y no perdiendo aquí el tiempo.

Oye, que yo solo te avisé para que supieras que no iba a jugar.

No pensé que fueras a venir.

Si quieres irte a jugar con otros, vete, ¿eh?

¿Qué pasa, Lucía? Me he asustado, ¿qué necesitas?

No, no, no es... Bueno, que quería hablar contigo

antes de irme para casa porque me han llamado del instituto

y me dicen que van a expulsar a Marcos.

Y les he dicho que estaba todo solucionado,

que los chavales habían hablado, pero me dicen que nada.

Y a mí, de verdad, solo se me ocurre una cosa,

y es que llames tú, que les digas que las cosas

se han exagerado un poco y que ya está todo arreglado.

¿Que llame yo? -Sí.

A Galindo, el paciente que fue traído de urgencia

con un infarto agudo de miocardio,

se le acaba de practicar la coronariografía

que el doctor Cabrera le había programado.

Una coronariografía es un procedimiento

en el cual se introduce un catéter a través de la arteria

que llega directa al corazón.

Y nos permite visualizar mediante rayos X

si hay alguna obstrucción o algo que nos justifique la sintomatología

que presenta Galindo.

Por suerte, en su caso, el procedimiento

ha sido sin complicaciones.

Pilar, ¡Pilar!

Hola, buenos días, mira, te he traído un café.

Buenos días.

Toma, ten cuidado.

Al final te has quedado a dormir aquí, ¿no?

Sí. -Pues debes de tener la espalda destrozada.

¿Cómo está mi padre?

Tu padre mejor, ya lo tenemos estabilizado ahora mismo.

A ver, te comento un poco, Pilar, hemos encontrado un trombo

que estaba obstruyendo totalmente una de las ramas de las arterias

que se encargan de llevar sangre a las paredes del corazón

y esto ha provocado una disfunción severa en el ventrículo izquierdo.

Ya lo hemos intervenido

y, bueno, ahora mismo está mucho más estabilizado.

¿Puedo ir a verle?

No, no, ahora no.

Como sigue en la UCI, hay que esperar los horarios.

Son bastante restringidos.

Doctor, ¿puedo hacerle una pregunta?

Sí, sí, claro.

¿Qué?

¿Mi padre está así por mi culpa?

Vamos a ver, Pilar, desde luego el estrés y las discusiones

no ayudan en absoluto. -Ya.

Pero también tienes que tener en cuenta que tu padre es hipertenso

y también es fumador.

Y estas cosas, desde luego, no le ayudan.

Tranquila.

Luego vamos a ver qué hacemos con esa espalda.

Sí, es verdad, mi padre lleva tiempo viendo que yo no estoy bien

y, bueno, ahora el que no está bien es él, y es por mi culpa.

Pero es que, en realidad, no es mi culpa.

Esto lleva pasando en el colegio mayor desde hace mucho tiempo

y, si no pasas por el aro, desde el primer momento,

te crucifican ya para todo el año.

Mira, lo mejor es que se cansen y dejarlo pasar.

Aunque no sé, quizá me he equivocado y podría haber hecho otra cosa.

Y así evitar que mi padre estuviese estresado.

Además de tomar muestras para cultivos,

Alicia fue sometida a una radiografía de tórax

para ver la extensión de la infección.

La imagen sugiere que hay neumonía en ambos pulmones.

Está avanzando rápido, y la mala evolución de Alicia

nos hace sospechar que podría estar comenzando un cuadro séptico,

por lo que la tenemos que ingresar.

Bueno, Alicia, por la taquicardia, la desaturación,

la fiebre y las imágenes, todo nos hace pensar que hay un microorganismo

que está alterando todo tu cuerpo.

Entonces, te hemos puesto suero, corticoides y antibiótico

hasta que sepamos qué es exactamente lo que está provocando la infección.

Este bicho es más grande que el del "Sofwold 4".

¿Que el del qué?

"Sofwold 4", un videojuego.

Bueno, me alegro de que seas consciente

de que la situación es grave.

Supongo que tu amigo te habrá ayudado a ello.

¿Mi amigo?

Bueno, sí, el chico que vino a verte.

No, David solo sería mi amigo si yo fuese un chico.

¿Y eso por qué?

A ver, a mí siempre se me ha dado muy mal relacionarme con la gente.

Y en los videojuegos encontraba mi única salida,

no sé, un sitio en el que me sentía respetada,

en el que no me sentía sola.

Pero las chicas no somos muy bien recibidas.

Pues eso es un machismo muy estúpido.

Ya, pero no puedo hacer nada.

De hecho, seguro que ni siquiera me vuelven a dejar jugar.

Hasta que conozcamos al agente concreto

que está causando la infección y podamos ajustarlo,

a pacientes en las condiciones de Alicia

se administra un tratamiento sintomático

para que mejore su estado.

¡Papá!

¿Cómo estás, cómo te encuentras?

Hija, he tenido días mejores.

Pero tú, con esas ojeras, parece que estás peor que yo.

No has ido a clase, ¿verdad?

¿Por mí?

¿Y por qué va a ser si no, papá?

No sé, con esa pandilla de psicópatas que te hacen la vida imposible,

¿cómo vas a tener ganas de ir a clase?

Papá, basta, no vuelvas con lo mismo.

Tú no has hecho la denuncia, ¿a qué esperas, hija, a qué esperas?

Papá, te prometo que, si esa denuncia

sirviera para mejorar tu salud, ya lo hubiese hecho.

Pero no es así.

Además, voy a dejar la universidad.

Me vuelvo al pueblo con vosotros, me necesitáis.

Hija, ni se te ocurra dejar la universidad.

Si abandonas tu carrera ahora, te arrepentirás toda la vida.

Papá, pero que solo es por este año.

El año que viene me volveré a reenganchar y ya está.

No intentes engañarme ni te engañes a ti misma,

el curso que viene será lo mismo y el siguiente lo mismo.

Así, hasta que lo enfrentes o abandones.

Que no, papá, que lo tengo decidido.

Las decisiones se cambian, hombre, hay que echarle valor.

Pilar, por favor, espera un momentito fuera.

Si no quieres hacerme caso vale,

pero la universidad no la puedes dejar, ¡no la puedes dejar!

Por favor, Galindo, necesito que hagas silencio un momento

para auscultarle.

Doctor, ¿qué le está pasando?

Galindo presenta un nuevo cuadro clínico:

falta de aire y desaturación,

a lo que tenemos que sumarle un soplo en el corazón.

Probablemente, una de las válvulas ha sufrido daños durante el infarto

y es probable también se haya desencadenado

una nueva crisis de insuficiencia cardiaca.

Y los momentos de estrés no ayudan.

¡Doctora!

¿Se sabe algo ya de Alicia?

¿Eres familiar o amigo? -No.

Entonces no puedo informarte.

Alicia me había dicho que te habías ido.

No, es que tenía cosas más importantes,

pero me da penilla, la noto así como indefensa.

Penilla.

Sí, ya que no la atiende un doctor.

¡Ah! ¿Quieres decir que sería mejor si la tratara un hombre?

Sí y, bueno, yo no me iré hasta que no vea que las cosas

están controladas.

Ya, pues no necesitas controlar nada

porque, además, no tienes conocimientos para ello.

La puerta está por ahí.

Oye, hay que ver qué bien te queda el cambio de look este, de verdad.

A ver, ¿qué quieres?

Que no, nada, que necesito un favor.

Oye, quiero ceder mi cita a otro paciente.

Pero ¿qué te crees, que es la cola del supermercado o qué?

Que no, que no, a ver, ¿te acuerdas del paciente infartado

que te comenté, el de la hija...?

Sí, sí. -La del colegio mayor.

Pues la chica se ha quedado a dormir en la sala de espera

y tiene la espalda hecha polvo.

Me gustaría que le echaras un vistazo.

Hombre, yo creo que es mejor que la vea un especialista

y me la derive.

Y precisamente por eso te estoy pidiendo un favor.

¿Sabes qué pasa? Que la chica está sufriendo acoso en el colegio

y por eso quiero que hables con ella, para que la puedas orientar un poco.

¿Y por qué no se lo pides a Lucía?

Porque creo que tú eres la persona más adecuada para esto.

Vale, está bien. -¿Hablarás con ella?

Sí, pero no le voy a ceder tu cita.

Tú te quedas con tu cita y le hago un hueco a ella, ¿vale?

Fantástico.

A pesar del tratamiento para intentar estabilizarla,

Alicia ha empeorado y tiene que ser trasladada a la UCI.

Hay que intubarla cuanto antes,

tiene la saturación de oxígeno muy baja.

¿Qué le pasa?

Alicia tiene cada vez menos fuerzas para llenar los pulmones

y no está respondiendo al tratamiento.

¿Y eso qué quiere decir?

¡Es tu culpa, no estás haciendo todo lo que deberías!

¿No la puede ver otro doctor?

¡No quiero que se muera, no me puede dejar solo!

Vale, tranquilo, vamos a hacer todo lo posible por tu amiga, ¿vale?

No es mi amiga.

Yo voy a ayudar a Alicia, ¿y tú?

Parece que la neumonía se extiende

y Alicia presenta una severa insuficiencia respiratoria

con acidosis mixta.

Esperemos que en la UCI, intubada, mejore,

a la espera de los resultados de los cultivos.

¿Cuánto tiempo hace que te duele?

Esta noche, es que he dormido aquí, en la sala de espera.

¿Y eso?

Pues porque estoy esperando por si hay alguna novedad

con mi padre.

Ah, sí, ya me ha puesto al tanto el doctor Cabrera.

Me ha dicho que tu padre lo estaba pasando mal con tu caso.

¿Con mi caso?

¿Qué sabes tú de mi caso?

A ver, sé que eres víctima de novatadas.

Y no pasa nada, o sea, te comprendo perfectamente y te quiero ayudar.

¿A ti también te han hecho novatadas?

Prefiero no hablar de eso.

Vamos a hablar de ti, ¿vale?

¿Eres feliz en la universidad?

No.

Pero ¿no porque no te gusta tu carrera o...?

No, no porque no me siento a gusto con mis amigos en el colegio mayor.

Bueno, si te están haciendo eso, es que no son tus amigos.

Ya, pero no sé qué hacer.

Los chicos y las chicas

que han denunciado a la jefatura del colegio mayor

porque están sufriendo la misma clase de bromas que yo,

no solo no han mejorado, sino que cada día les hacen algo peor.

Y yo no quiero acabar como ellos.

A ver, ¿cuántas personas han denunciado esta situación?

Dos o tres, creo.

¿Y son muchas personas las que lo están haciendo?

No, si son unos diez flipados.

Ya, a ver, el problema es que, si denunciáis pocos,

ellos se sienten con poder.

Y si denunciarais más personas, pues esto llegaría a Dirección

y tomarían medidas.

Aunque, la verdad, me parece vergonzoso

porque creo que deberían tomar medidas desde la primera denuncia.

¿Tú crees?

Sí.

Pero, vamos, Pilar, esto ya no son novatadas, esto es acoso.

Y yo te recomiendo que denuncies, ya no por tu padre, que también,

sino por ti misma.

Gracias.

Venga, túmbate, que vamos a seguir con el masaje,

que esto no se puede quedar así.

A ver.

Con el progresivo empeoramiento de Alicia y su traslado a la UCI,

la doctora Soto esperaba que los resultados de los cultivos

arrojasen pistas definitivas sobre lo que estaba ocurriendo.

Los resultados son negativos.

Esto es algo que no nos esperábamos.

Empiezo a sospechar que no se trataba de una neumonía

con una posible sepsis.

Y esto se ha confirmado

cuando hemos realizado una analítica de control y una nueva radiografía

y hemos observado datos de lisis tumoral.

Bueno, pues a pesar de que los síntomas y la imagen

nos hacían pensar en una infección, lo que en realidad está pasando

es que hay un tumor de base escondido.

Hay una leucostasis pulmonar.

¿Un tumor?

Sí, siento mucho que no hayamos podido localizarlo antes.

Bueno, le puede pasar a cualquiera.

Pero ¿no me habías dicho que estaba mejorando?

Sí, la creatinina ha mejorado

y el tratamiento está dando buen resultado

en la eliminación del líquido en los pulmones.

Pero la situación es grave.

Bueno, Alicia ha matado bichos mucho peores conmigo, así que...

Al hablar de leucostasis

queremos decir que, como consecuencia de un tumor, se está liberando tejido

que se acumula en los pulmones, provocando un aumento de densidad.

Por eso, en las primeras imágenes pensábamos que era neumonía.

Esperemos que se estabilice

y podamos hacer pruebas para confirmarlo.

Galindo, el paciente que sufrió infarto agudo de miocardio,

se está recuperando de una nueva intervención.

Está fuera de peligro, pero bajo estricta observación.

Galindo ha pasado por una nueva intervención quirúrgica

después de una nueva crisis.

Hemos tenido problemas mecánicos debido a la rotura

del septo interventricular.

Es algo poco habitual que ocurra después de un infarto,

pero le ha tocado.

Gracias a la rápida intervención del equipo médico,

lo han podido solucionar sin problemas.

¡Fenomenal, muy bien!

Bueno, pues lo peor ya ha pasado, menos mal, ¿eh?

Sí.

A ver, te comento, vas a estar unos días aquí ingresado, en la UCI,

hasta que te recuperes un poco mejor y pasemos a planta.

Y ahí seguimos viendo la evolución hasta que te puedas ir a casa.

Por lo menos te tenemos estabilizado

y vamos a evitar que se vuelva a repetir este infarto.

Muchísimas gracias, doctor. -De nada.

¿Puedo pasar? -Sí, sí, Pilar, ¿cómo no?

Gracias. ¿Cómo está, doctor?

Bueno, pues como le puedes ver, como una rosa.

Gracias.

Está mucho mejor, sí, sí.

Un pequeño inciso, si me permitís.

Hay que tomarse la vida con calma, vivir un poquito más relajado

porque, menos la muerte, todo lo demás tiene solución.

¿Por qué digo esto?

Porque mientras hay vida, hay esperanza,

y por eso es tan importante tomarse las cosas con mayor tranquilidad

y evitar los mayores sobresaltos posible.

Así lo haremos, doctor, muchas gracias.

Así me gusta a mí, muchas gracias, chicos.

Os dejo para que podáis hablar.

Gracias.

Hija, yo quería decirte que...

Espera, papá, que tengo una noticia que contarte,

y creo que es buena.

No voy a dejar la universidad.

No sé las consecuencias que va a tener, pero voy a denunciar.

Qué bien, hija, ¿y cómo te has decidido?

Bueno, digamos que alguien me dio fuerzas.

Y tú también, por supuesto, aunque haya tardado mucho en darme cuenta.

¡Qué alegría, Pilar, qué alegría!

¡Ay! -Perdón.

-No te preocupes, hija, no pasa nada, estoy bien.

Papá... -Muchas gracias, hija, qué bien.

Con la progresiva mejora,

Alicia fue desintubada y se le realizaron varias pruebas

para confirmar si sufría un proceso tumoral.

Bueno, Alicia. ya sabemos lo que te pasa:

se trata de una leucemia aguda mielonocítica.

Esto es un proceso por el que, a causa de un tumor,

tu médula está produciendo glóbulos blancos de manera descontrolada,

y no pueden realizar su función.

Es un tumor en la sangre.

Cáncer. Hace unos días tenía un catarro y ahora me voy a morir.

No, no, no, no puedes pensar así.

Te espera un proceso complicado, pero aquí estamos para ayudarte.

Te lo agradezco.

Pero ¿qué voy a hacer en mi casa sola, cómo voy a superar esto?

Bueno, que yo sepa tú eres una chica muy guerrera

y, además, a lo mejor no estás sola.

Os dejo.

Alicia se va a quedar ingresada

hasta ver cómo tolera el primer ciclo de quimioterapia.

Es un problema grave y no podemos hablar de pronósticos ni de plazos

porque cada persona responde de una manera diferente.

En cualquier caso, Alicia es joven

y no pertenece a ningún grupo de riesgo,

por lo que yo soy optimista.

Oye, gracias por preocuparte, pero puedes irte,

estoy acostumbrada a estar sola.

Y, además, te engañé, así que...

Alicia, no me voy a ir.

A ver, no quiero retenerte aquí por pena.

Nunca fui la persona más sociable del mundo y ahora menos.

Alicia, cállate porque si alguien tiene que pedir perdón, ese soy yo.

No sé, tenías razón al decirme que, si me decías que eras una chica,

yo iba a reaccionar mal.

La verdad es que no tengo más amigos, y todo eso de los planes...

No sé, solo estás tú y nuestras partidas.

Pero, bueno, si estás enfadada y quieres que me vaya, lo entiendo.

No sé, creo que con la que se me viene encima,

voy a necesitar a alguien que me ayude

a pasarme el "Sofwold 4".

Pues con esto ya estamos por hoy.

Gracias, Carlos.

¿Ya has terminado? -Pues sí, ya está.

Por hoy ya cuelgo los guantes.

Muy bien, oye, ¿qué tal está Pilar?

Pilar bastante bien.

Sí, lo que no sé, al final, qué ha decidido.

La última vez que hablé con ella me dijo que iba a denunciar.

Ah, pues eso espero, la verdad, espero que sí.

Oye, por cierto, muchísimas gracias por haberla ayudado.

Yo sé que para ti debe haber sido bastante complicado

tener que remover el pasado.

Nada, a mí me encanta ayudar.

Está bien. -Pero no es lo que estás pensando.

¿A qué te refieres?

Bueno, que yo no fui víctima.

¡Ah!

Más bien todo lo contrario.

Me reía de las cosas que les hacían a los pollos,

a los de primer año.

Pero, vamos, no entiendo por qué porque no lo volvería a hacer jamás.

Ya, tranquila, no te preocupes.

Tú piensa que lo importante es rectificar, y ya lo has hecho.

Hola. -Hola.

Te venía a buscar porque no me han llamado todavía del instituto

y estoy preocupada.

¿Qué te han dicho?

Ah, eh...

Es que no he llamado, Lucía.

¿Por?

Pues porque aunque a priori no suene bien,

yo creo que a lo mejor está bien que le expulsen.

¿Cómo?

Quiero decir, a ver, yo no estoy enfadada y ellos han hecho las paces

y eso está muy bien.

Pero creo que a Marcos le puede venir bien

ver que sus actos tienen consecuencias.

Yo creo que, si no se tratase de Marcos, tú pensarías lo mismo.

Muchas veces dices que perdemos perspectiva.

Además, si cambia de entorno y de amigos,

seguramente sea beneficioso para él, tú muchas veces dices...

¡Andrea!

Gracias.

  • Centro médico - 05/02/18 (1)

Centro médico - 05/02/18 (1)

05 feb 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 05/02/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 05/02/18 (1)"
Programas completos (950)

Los últimos 963 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios