www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4346226
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 04/12/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

¡Qué bien que me hayas mandado ese mensaje, necesito una caña!

Ya somos dos.

¡Una caña, cuando puedas! Gracias.

¿Estás sola esperándome? -Sí, llevo ya dos cañas y media.

¡Olé tú!

¿Cómo está Concha, cómo va?

Bien. No hay metástasis.

Tiene que empezar sesiones de quimioterapia, claro.

Ainhoa, de verdad, ¿quién me manda a mí encariñarme tanto...?

He pensado pedirme unos días libres

para irme con mi padre y con Celia por ahí, lejos.

Seguro que te viene muy bien.

Creo que necesito desconectar.

Claro, sí, vamos, si yo pudiera lo haría también.

Nada, que nos vemos. -Nos vemos.

Vamos a ver, es que yo ya tengo ayudante, el doctor Arce.

Me parece que no me ha entendido, es que no se trata de un ayudante,

se trata de un subdirector.

Además la decisión ya ha sido aprobada por el Consejo,

incluyendo a la doctora Marco.

Vale, ¿y de quién se trata?

Doctora Romero, le presento al nuevo subdirector del hospital,

el doctor Alberto Molina.

Encantado, otra vez. Ya nos conocemos.

Va a ser un honor para mí trabajar con la doctora Romero.

Aunque, bueno, puedo llamarte Natalia, ¿no? Hay confianza.

No, no hay confianza, mejor Romero.

Doctora Romero.

Si me disculpan... -Por favor.

SUBTITULADO POR ACCESIBILIDAD TVE

Juan Carlos acude a urgencias

tras llevar varios días con picor y dolor

en lo que puede ser una picadura de mosquito.

¿Eres Juan Carlos Picazo? -Sí.

Perfecto. Cuéntame, ¿qué te pasa?

Pues estuve en el chalé de un amigo este fin de semana,

y yo creo que me picó un mosquito o algo parecido.

¿Dónde? -En el abdomen.

Está cada vez más rojo, probablemente se esté infectando.

No te toques. ¿Te duele? -Bastante.

Y la noto como si estuviese caliente.

Perfecto. Pasa a la camilla, por favor, que pueda explorarte.

Creo que me picó algo en casa de mi amigo José Luis, en Alicante.

Nos fuimos a pasar el fin de semana.

Y de paso aproveché para ver a la familia,

que yo también soy de allí.

Llevo unos meses viviendo aquí por trabajo

y la verdad es que echo de menos mi ciudad.

(Pitidos) Vale.

Así que eres de Alicante. -Sí.

Yo veraneaba en la playa de San Juan. -¿En serio?

Tengo muchos amigos allí aún. -¡Qué casualidad!

Sí. -Yo lo echo tanto de menos que casi todos los fines de semana

voy a ver a mis padres y a mi perro Bruce.

¡Qué bien! Me gusta mucho esa zona.

Pues, Juan Carlos, no tienes fiebre y no tienes más síntomas.

Voy a mirarte la herida, ¿vale?

Vale, un segundito...

Sí, está un poco infectada y podría haber celulitis en ella.

Pues te puedes bajar.

Vamos a hacer una cosa, te voy a hacer una analítica

para quedarnos tranquilos.

Mientras, te dejo en observación con un tratamiento para el dolor.

Vale. -Enseguida vengo.

Gracias.

La piel tiene muchos tipos de bacterias que viven en ella

Cuando se rompe la continuidad de la piel,

estas bacterias pueden penetrar y causar una infección cutánea,

que llamamos celulitis.

Las heridas, picaduras o mordeduras son un factor de riesgo

para estas infecciones.

Si usted cree que puede tener una infección cutánea

tras una herida o una picadura, no dude en acudir a su médico.

Oye, Clara, que muchas gracias,

que no sé cómo me las hubiera apañado si no me cubres el turno del viernes.

Eres un sol.

De nada, mujer, siempre que se pueda, qué tontería.

¿Qué te pasa?

No, nada, nada, nada, tranquila. ¿Seguro?

Sí, tranquila.

¡Uy, Carmen, Carmen!

¿Qué pasa? ¡Jesús, por favor, avisa a un médico, rápido!

¡Carmen, Carmen! ¿Qué te pasa?

Venga, ya está, ya viene un médico ahora mismo.

¿Qué tal? -Bien.

¿Cómo estáis? -Bien.

¿Qué tal la vuelta al curro? -Bien, llevadero, la verdad.

¿Ah, sí? Bueno, yo no lo llevaría muy bien.

Necesito unas vacaciones ya.

No, yo tenía ganas de volver,

echaba de menos... el hospital.

Ya te arrepentirás de haber dicho eso.

Bueno, que voy a por una analítica.

Perdón. -Sí.

Bueno, bien, ¿no?

Demasiado bien, ¿no? -¿Cómo que demasiado bien?

Pues que, desde que se fue,

no hemos vuelto a hablar ni nada del tema y no...

¡Y yo qué sé! Ya saldrá el tema de conversación

en algún momento, tranquila.

Más o menos dos semanas que vengo notando la distensión abdominal,

y luego dolores episódicos.

Sobre todo me da aquí, en el epigastrio,

pero también se me irradia para la espalda.

Pero, Carmen, ¿cómo no has dicho nada antes, mujer?

Ay, Clara, pues porque yo prefiero venir a trabajar.

Me estaba imaginando ya que me iban a dar la baja,

me voy a tener que quedar en casa, y a mí venir al hospital

pues me hace respirar.

Me he tenido que traer a mi madre a casa

porque desde hace un tiempo sufre demencia senil.

A mí me resulta muy difícil verla así,

pero, claro, alguien se tiene que hacer cargo,

porque, además, ella necesita muchos cuidados.

Y mi hermano pues como que lleva un tiempo haciéndose el sueco,

vamos, todo el tiempo que lleva mi madre así.

Así que no me ha quedado más remedio que contratar a una persona

para que, cuando yo vengo a trabajar, sepa que mi madre

se queda en buenas manos y está bien atendida.

Carmen, yo te digo una cosa:

si encuentro razones suficientes para darte la baja,

quiero que lo hagas.

(Móvil) Perdón, ¡otra vez!

No te preocupes, que yo estoy bien. -¿Seguro?

Sí. -Vale, perdón, ¿eh?

¡Sí!

Vamos a ver, ¿por qué no avisas a tu hermano

para que te sustituya con tu madre, mujer?

Por lo menos mientras estés de baja.

Pero si Pablo es un inútil. Vamos, por no hacer no se hace ni la cama.

¿Cómo le voy a decir yo que tiene que hacer la comida

a mi madre, asearla...? Eso puede ser la debacle.

Perdonadme, que tengo un problema con la Dirección del hospital.

Carmen, te dejo en las mejores manos, en las manos de Blanco.

Ah, vale. -¿Vale?

Y, si te tiene que dar la baja, pues ya está.

Clara, por favor, ¿eh? No te preocupes.

Venga, gracias. -Gracias.

¡Sí! Tiene razón.

Si ya lo sé que tiene razón. Pues eso.

Pero no entiende lo que tengo yo en casa.

La doctora Ortega ya tiene los resultados de los análisis

de Juan Carlos, el paciente con una picadura infectada.

¿Qué tal, Juan Carlos, cómo estás? -Bueno, más o menos.

¿Te duele? -Sí, todavía.

Te cuento: tengo los resultados de la analítica.

Tanto los leucocitos, ¿lo ves?, como la proteína C reactiva

están algo elevados.

Es signo de infección, pero no es muy grave.

Entonces, te voy a dar el alta y te vas a tomar, durante siete días,

cada ocho horas, un tratamiento antibiótico.

Y también un antiinflamatorio.

Menos mal. Cuando vi que se me ponía así, empecé a temerme lo peor.

Tranquilo, te vas a poner bien.

Eso sí, si tienes fiebre o malestar, tienes que volver. -Claro.

Y te recomiendo que te laves la picadura

con agua y con jabón a diario. -Vale.

Así lo haré. -Perfecto.

Voy a preparar los papeles del alta. -Gracias.

Espero que te pongas bien. -Yo también lo espero.

El doctor Blanco acude para explorar a Carmen,

la enfermera de Centro Médico que lleva dos semanas

con episodios de intenso dolor abdominal.

¿Perdón?-Tú debes ser Javier Blanco, ¿no?, Oncología.

Alberto Molina, el nuevo subdirector, encantado.

Encantado. Pensé que te incorporabas la semana que viene.

Sí, bueno, me he adelantado unos días para ir poniéndome al día, ya sabes.

Le he dicho que te ibas a encargar tú de Carmen,

pero ha insistido mucho en atenderla y, bueno,...

No, no te importa, ¿no? He visto una paciente desatendida

y he dicho: bueno, pues cuanto antes la atienda,

menos tiempo que están parados los recursos del hospital.

No, no, claro, estaba en consulta, tenía un hueco y...

Pero, vamos, como tú quieras, ¿eh?

Lo dejamos así, yo me encargo. Muchas gracias.

Bueno, Carmen, que te mejores. Muchas gracias, Blanco.

Hasta luego. -Hasta luego.

La paciente niega haber tenido fiebre o pérdida de peso.

Como antecedentes destacan estreñimiento crónico, hipertensión

y una fibrilación auricular en tratamiento con anticoagulantes.

La exploración ha sido normal, salvo por el abdomen,

que estaba algo distendido, depresible

y con dolor a la palpación.

A ver, Carmen, en la exploración he notado una masa no pulsátil,

algo dura, que abarca meso e hipogastrio.

Pero el Blumberg y el Murphy han sido negativos.

Supongo que me entendéis, aunque utilice un lenguaje así, técnico.

Sí, claro. Perdone, pero somos enfermeras.

Ah, genial. Eso está bien.

Te voy a dejar ingresada. Quiero ver de dónde viene ese dolor.

Yo me inclino en pensar que puede ser una pancreatitis

o algo ginecológico.

Pero, bueno, siendo enfermera y conociendo los síntomas,

seguro que ya lo habías pensado, ¿a que sí?

Bueno, sí... -Genial.

Eh, Clara... Rivas, Clara Rivas,

vamos a hacerle una ecografía abdominal y una analítica completa.

Cuando estén los resultados me buscas,

yo voy a estar por aquí solucionando algunos problemillas de gestión

Desde la sala de Personal hasta aquí me he encontrado con seis.

O sea que no me voy a aburrir, ¿eh?

Luego os veo, chicas.

¿Luego os veo, chicas?

Pero, bueno, ¿y este ejemplar de dónde ha salido?

¿Qué quieres que te diga? A mí me ha encantado lo de chicas.

Siempre el señora por aquí, el señora por allá. Que estoy harta.

Y además, mejor este, que es que encima está cañón, ¿o no?

Mira, Carmen, descansa un poquito, hija, descansa.

¡Ay! No me puedo reír, que me duele.

¡Ayyy!

(SIRENA)

Juan Carlos ha empezado a encontrarse mal

mientras daba un paseo con su novia, Ana.

¿Qué ha pasado?

Siento como escalofríos y mucho picor.

Pero ¿te ha picado algo?

Sí, estuve hace unos días en el hospital.

Muy bien. ¿Me traes la camilla, por favor?

No, no, no, puedo yo solo. -¿Sí?

¿Me ayudas? -sí, sí, claro.

Pues vamos para el hospital. -Vamos, cariño.

Tranquilo, que ahí viene la doctora.

Hola. ¡Uy! -Hola, doctora.

¡Juan Carlos! -Sí, ¿qué tal?

Tiene fiebre muy alta y exantema generalizado.

Anoche le sangró mucho la picadura del abdomen.

Ha sido de repente, doctora. -Vale, tranquilo.

Ainhoa, ¿la puedes acompañar a la sala de espera, por favor?

Sí, claro, vamos. -Quédate allí, tranquila, tranquila,

luego te informo, gracias.

A ver...

Mira, no quiero decir nada porque Juan Carlos está mal.

Pero si no fuera tanto a Alicante, estas cosas no le pasaban.

Si es que ve más a su familia y amigos que a mí,

por no hablar de su ex, que también vive allí.

Llevamos juntos poco tiempo y él me gusta mucho, la verdad.

Pero con tantas idas y venidas no me lo está poniendo nada fácil.

Mira si tiene fiebre, Mar, por favor.

A ver...

Exantema generalizado. -Tiene 39 de fiebre.

¿Qué me pasa?

No lo sé, Juan Carlos.

Puede que la picadura haya empeorado porque el antibiótico

no esté haciendo efecto.

Te vamos a hacer algunas pruebas para salir de dudas.

De acuerdo. -Tranquilo, todo va a ir bien.

Vale. -¿Vale?

La picadura ha evolucionado a un eritema ampolloso

y a una posterior vasculitis cutánea

debido al empeoramiento de la infección

o a una reacción alérgica.

Voy a pedir una nueva analítica y una radiografía

para descartar una inflamación de la médula ósea y el hueso,

conocida también como osteomielitis.

Cariño, ¿cómo está Carmen?

Al final no la he podido atender.

Cuando llegué lo estaba haciendo ya el nuevo subdirector.

¿Molina? Molina, Molina.

¡Pero si no se ha incorporado aún!

(LO LLAMAN POR MEGAFONÍA)Te dejo.

¿Qué hace usted aquí?

Bueno, supuse que estaría ansiosa por tenerme cerca cuanto antes.

¡De nada!

Si hubiese querido que se incorporase,

se lo habría dicho yo, ¿no?

Bueno, ya se irá acostumbrando a mi desinteresada iniciativa.

Aunque, tal y como yo lo veo, la situación está muy clara.

No tiene neurólogo

y no tiene pinta de que vaya a volver.

Y su jefa de Medicina Interna está embarazada.

O sea, que tiene dos problemas.

Pero también tiene delante la solución. -¡Ah!

Neurólogo e internista, dos por el precio de uno.

Bueno, todavía le queda tiempo para ganarse el derecho a hablar así,

tanto de la doctora Rey como del doctor Mendieta.

Claro, claro. -Quiero que lo tenga muy claro.

Los resultados de los análisis de Carmen.-Genial.

Bueno, doctora Romero, lo primero la medicina y luego las charlas.

¿Lo entiende, no? Gracias, Clarita.

¿Clarita, Clarita de qué? Mi nombre es Clara.

Verá, es que Clara se llamaba una tía abuela mía

que vivía con nosotros en el pueblo

y, bueno, era una señora muy viejecita y muy fea.

Igual, no sé, siendo tan joven, me cuesta llamarte Clara.

Pero, como prefieras, Clara. Clara.

Lo más destacable de los resultados de Carmen

es que presenta una anemia bastante considerable.

Y, según los datos de coagulación, debe estar pasada de anticoagulantes.

Y eso hay que ajustarlo.

y le voy a hacer un estudio ecográfico,

ya que la masa que palpé, con estos nuevos datos,

podría tratarse de un hematoma interno por sangrado.

Y eso es peligroso.

La doctora Ortega procede a realizar a Juan Carlos

la radiografía de la pierna posiblemente infectada.

Juan Carlos, ¿estás bien?

Me duele la cabeza. -¿Cómo?

Avisa a un celador, por favor.

¿Juan Carlos? Eso es, eso es, mírame a mí.

Tranquilo, el pulso está bien, no te preocupes.

¡Eva, necesito ayuda, por favor!

Me duele todo. -Ya lo sé, no te preocupes.

Eso es, vamos a esperar a que te encuentres mejor,

no te preocupes. Ayúdame a levantarlo.

No esperaba que Juan Carlos se pusiera así de repente,

así es que vamos a dejar las pruebas para cuando se encuentre mejor.

De momento, vamos a ingresarle hasta que se estabilice.

Por los síntomas que tiene no podemos descartar que tenga sífilis,

pero puede que haya algo más que le esté provocando estos síntomas

y que, de momento, desconocemos.

Hola. -Hola.

¿Eres la novia de Juan Carlos?

¿Qué tal? -Encantada.

Me estoy encargando de él. -¿Qué tal está?

Se encuentra mejor, tranquila, le estamos haciendo algunas pruebas

y enseguida estarán los resultados.

Es que necesito hacerte algunas preguntas sobre el viaje

que habéis hecho a Alicante.

Pero si yo no viajé con él, viajó él solo con unos amigos.

No lo sabía. Bueno, igualmente me puedes ayudar.

¿Tú sabes si hizo algo fuera de lo normal?

Es que lo único que sé es que estuvo en casa de unos amigos,

en un chalé, y en casa de sus padres.

Sí, así fue.

Estuvo en casa de unos amigos, luego fue a visitar a sus padres

y vete tú a saber si no fue a visitar a alguien más.

Juan Carlos sigue teniendo buena relación con su exnovia.

Una vez que viajé con él coincidimos en un restaurante

y pude ver que ahí todavía saltaban chispas.

Aunque él me diga que son solamente amigos.

No me hace nada de gracia que vaya tanto

porque estoy segura de que la sigue viendo.

¿Por qué me hace todas esas preguntas?

No, por si me puedes dar alguna pista para saber lo que le está ocurriendo.

Pero nada, tranquila, no pasa nada.

La verdad es que siento ser de tan poca ayuda.

Voy a seguir trabajando, ¿vale? -Vale.

Huele igual.

(MARCACIÓN DE TELÉFONO)

No sabes la cara que tenía cuando me vio allí

una semana antes de lo previsto. -Eso es buena señal.

Pero también te digo que, si yo fuera el director de ese hospital,

Lo sé, pero no hay que precipitar las cosas.

La doctora Marco tiene mucho poder en la fundación y apuesta por Romero.

Tenemos que hacer las cosas poco a poco, ¿eh?

No entiendo como Marco puede estar al frente de ninguna fundación

pasando por lo que está pasando.

Precisamente, lo que quiero es acabar con el reinado de Marco

en la fundación. -¿Perdona?

¿Me estás diciendo que me estás utilizando para algo más

que controlar la dirección del hospital?

Yo creía que había quedado muy claro

que te estoy utilizando para algo más.

Tras sufrir un desmayo en la sala de imagen,

Juan Carlos descansa en la habitación

a la espera de resultados.

Hola. -Hola, doctora.

Perdón.

¿Cómo estás?

Bueno, un poco igual.

Me imagino. Bueno, tengo los resultados.

Te cuento: en la radiografía, afortunadamente,

no hay signo de osteomielitis.

Pero en la analítica destaca una leucocitosis

y algunos parámetros indican que hay fallo renal y hepático agudo.

¿Por una picadura de mosquito?

No lo sé, Juan Carlos.

O bien la celulitis ha empeorado o, lo que es más probable,

creo que hay otra infección que te está provocando una sepsis.

Necesito saber si te picó algo más en casa de tus padres

o en casa de tu amigo en Alicante.

No, vaya, no creo, es un chalé normal.

Y mis padres viven en un piso.

¿Y no te picaría en algún otro sitio más?

¿Por ejemplo, el domingo?

Eh... Si hay algo que no me hayas contado,

es importante que me lo cuentes ahora.

¿Por qué dices esto?

En las fotos que subió José Luis de la comida del domingo,

estaban todos menos tú.

Estuve en el campo, donde vive mi ex, paseando a Bruce, mi perro.

Bueno, el que era mi perro. -¡Lo sabía!

¡Lo sabía, sabía que me ocultabas algo!

Has tenido toda la semana para hacerlo, ¿eh?

¿Que qué me pasa?

Que es que yo no sé cómo Juan Carlos me ha podido hacer algo así

si sabía que venía de varias relaciones con las que sufrí mucho.

¡Y, aún así, me miente en mi cara!

Es que, de verdad, yo no sé para qué me ilusiono con nadie,

si son todos iguales.

Lo siento, Juan Carlos,

Perdona pero es que necesito hacerte más preguntas. -Sí, sí.

Me has dicho que estuviste en el campo.

Sí, pero solo paseando a Bruce, Ni siquiera estuve con mi ex.

¡Va, qué más da, si ya se ha ido!

Yo lo siento, pero te agradezco que me lo hayas contado

porque creo que ya sé lo que te está pasando.

Los síntomas de fiebre y exantema, añadidos al dato de que Juan Carlos

estuvo paseando por el campo, además, junto a su perro,

me hacen sospechar que le puede haber picado una garrapata.

Habría que actuar con rapidez porque las garrapatas son capaces

de transmitir diversas enfermedades, algunas bastante graves.

¡Una garrapata! ¿Cómo es posible?

No lo sé, supongo que te picó y se desprendió.

Ahora tengo que explorarte por completo

en busca de una picadura.

Si te ha picado, lo veremos, y así pondremos tratamiento

lo antes posible, ¿vale? -Vale.

Carmen, una de las enfermeras de Centro Médico,

se somete a una ecografía abdominal

para determinar si lo que sufre es un sangrado interno.

La ecografía muestra una gran masa por debajo de la pared abdominal.

yo me inclino por una hemorragia intraabdominal

por los anticoagulantes.

¡Clarita...! Clara.

Le voy a hacer un TAC abdominal a Carmen, ¿me lo preparas?

¿Carmen está bien?

Sí, sí, solo quiero descartar que tenga algo más serio, es todo.

¿Y por eso está haciendo entrevistas a nuevas enfermeras?

No tengo tiempo ahora para luchas sindicales, ¿eh?

Avísame a Rayos. Doctor, perdone un momento.

Si está pensando en despedir a Carmen, no lo voy a consentir.

Su madre está muy enferma y está a su cuidado.

¿Sabe lo que eso significa? -Sí, claro.

Mira, Clara, si estoy entrevistando a gente es solo por si acaso,

y tú, como buena enfermera deberías saber que la mejor medicina

es una buena prevención.

Así que eso, a prevenir, ¿eh?

Y no te olvides de avisarme a Rayos.

Vale, te puedes acostar.

Mis sospechas se han confirmado y, efectivamente, hemos encontrado

la picadura de una garrapata en el glúteo de nuestro paciente.

Este tipo de picadura se caracteriza por tener una forma redonda,

como si fuera una mancha negra,

por lo que no ha sido difícil distinguirla.

¿Cómo ha podido pasar eso?

No lo sé, Juan Carlos, pero todo apunta a que una garrapata,

que estaría en tu perro, supongo, pues te saltó, te picó

y luego se desprendió.

Tiene sentido, es muy cariñoso,

siempre que me ve se me abalanza encima.

Nos revolcamos unas cuantas veces durante el paseo.

Mi ex y yo adoptamos a Bruce hace unos años,

es un presa canario enorme, pero es buenísimo.

Le tengo un cariño increíble, me ha hecho muy feliz.

Pero cuando rompí con ella y me fui de Alicante,

decidimos que se quedase en su casa.

Vive en el campo y allí está mucho mejor que en mi piso,

que es que es enano.

Aun así, siempre que voy por allí, pues me paso a verlo.

¿Por qué no iba a hacerlo?

Y ahora que saben lo que me pasa, ¿qué van a hacer?

Como creo que tienes una infección, voy a pedir unas serologías

para saber lo que te está ocurriendo exactamente.

De acuerdo.

No, no, estoy bien.

Gracias, doctora. -A ti.

Si es que me han venido todas las malas noticias de golpe:

lo de la garrapata, el enfado de Ana...

A ver, que entiendo su rebote, igual se lo tenía que haber dicho,

pero es que sabía cómo se iba a poner.

Espero no haber metido la pata del todo

porque la verdad es que me gusta mucho.

El doctor Molina ha solicitado un TAC abdominal

ante la sospecha de que Carmen

pueda estar sufriendo un sangrado intraabdominal.

El páncreas, el bazo y los riñones están perfectamente.

Pero se aprecia una gran masa pélvica polilobulada

de hasta 18 centímetros con calcificaciones.

Aunque no es incompatible con un sangrado,

yo diría que podría tratarse de una tumoración en el peritoneo.

¿Carmen?

Carmen, ¿estás bien?

Mmm... -¿Carmen?

-Mmm....

¡Eva, que preparen inmediatamente dos concentrados de hematíes.

Está sufriendo una rectorragia!

Ha sido necesario ponerle urgentemente

media ampolla de vitamina K

para revertir el índice de coagulación,

que estaba sobrepasado por los anticoagulantes.

Tras un momento de inestabilidad,

ha sido posible transfundirle dos concentrados de hematíes

que, por el momento, han conseguido estabilizarla.

Cuando ya se ha encontrado mejor, le hemos realizado una colonoscopia.

Y ha dado resultado cero en cuanto a sangrado cerca del colon.

Pero esa sangre tiene que venir de algún sitio,

y es lo que voy a averiguar.

En cuanto te encuentres mejor,

voy a solicitar una resonancia magnética

y podré decirte exactamente qué es lo que tienes.

Gracias, doctor. -Nada.

Carmen, tienes que llamar ya a tu hermano

y decirle, por favor, que te ayude con tu madre. Pero ya, ¿vale?

Me temo que no me va a quedar más remedio que avisarle, sí.

Bueno, pues yo os dejo que habléis de vuestras cosas.

A lo mejor nuestras cosas también le interesan a usted, doctor.

Yo prefiero acelerar el proceso de la resonancia.

Los problemas familiares, para los familiares.

Prefiero centrarme en curarte, ¿a que sí, Carmen?

Gracias, doctor, gracias.

Bueno. Estoy algo mejor.

Claro que sí.

¿Qué tal van las ganas de volver a trabajar?

Ya no lo tengo tan claro, no.

Un día movidito. -¿Sí?

Sí, un poquito sí. -Pues lo arreglamos tomando una caña.

¿Ahora? Mm... No puedo.

Bueno. -¿Mañana puedes tú?

Sí. -Vale. Pues mañana.

Así quedamos también con Ainhoa.

Vale, genial.

¿Y qué tal con Ainhoa?

Bien, ¿por?

No, por nada.

Soto, por algo lo dirás, ¿no?

Bueno, a ver, ya sabes cómo es, pero estaba molesta

porque no le habías mandado mensajes durante los días que desconectaste.

Ah, vale. Pues sí, todo bien, tranquila.

Si yo te entiendo, Natalia, pero entiéndeme tú a mí también.

El Consejo de Administración de la Fundación insistió,

Y tenían razón cuando dijeron que había habido

algunos desfases presupuestarios.

pero se están gastando muchos fondos de la fundación.

Natalia, estás haciendo un gran trabajo como directora,

eso nadie lo pone en duda.

Y yo sé que se tarda más tiempo en hacer las cosas bien

que en hacerlas mal.

Pero todo ese tiempo nos está costando dinero.

Y, seamos honestos, a Arce lo tienes a mil

y la incorporación de Molina podría ser una gran ayuda.

Déjame que lo ponga en duda. -Además es un gran médico.

Será lo único bueno que tiene.

Bueno, perdona, que tú ya bastantes cosas tienes en la cabeza.

Bueno, ¿le vas a dar una oportunidad o no?

¿Tengo opción?

Según los resultados de la resonancia magnética,

yo creo que es un pseudomixoma peritoneal.

Sí, este caso ya está en el Comité Oncológico

para valorar el tratamiento más adecuado.

Y bueno, para eso he venido a verte.

¿Crees que se podría acelerar lo de la reunión del comité?

Lo dudo no siendo un caso de urgencia vital inmediata.

Bueno. Pues es una pena, la verdad,

porque la pobre tiene en casa lo de la madre dependiente,

ahora la enfermedad...

Debería tener el alta cuanto antes, pero...

Si no puede ser, no puede ser, ¿no?

Bueno, déjame ver si podemos hacer una excepción y adelanto la reunión.

¿Harías eso? Lo voy a intentar.

Eres un crack. Gracias por todo.

No hay de qué.

Finalmente, el Comité Oncológico se ha reunido

y ha decidido extirpar el tumor y el apéndice,

que suele ser el origen de este tipo de tumores.

Yo estoy completamente de acuerdo con esa decisión.

Así evitamos que se reproduzca.

Ahora solo queda que la operación

se desarrolle sin ningún tipo de complicación.

(LLAMAN A LA PUERTA)

Hola. -Hola, doctora.

Perdona, ¿cómo estás?

Bueno, igual.

Pero yo ya tengo los resultados de la serología

y por fin sé lo que te pasa.

Tienes fiebre botonosa mediterránea,

causada por la bacteria Rikettsia conorii,

por la picadura de la garrapata. -¿Cómo?

La fiebre botonosa mediterránea es una patología endémica

en regiones cercanas al mar Mediterráneo.

También es conocida como tifus de la garrapata,

porque la transmite la garrapata marrón de perro.

Si no se realiza un diagnóstico rápido,

el cuadro clínico se puede complicar con insuficiencia renal,

meningoencefalitis o, incluso, fallo multiorgánico.

Tranquilo, te voy a poner un tratamiento con doxiciclina

y en una semana estarás perfectamente.

Gracias, doctora. -De nada.

Hola. -Hola.

No esperaba que vinieras.

Me has llamado tantas veces que me tenías preocupada.

Pasa.

Voy a pedirle a una enfermera

que empiece con el tratamiento enseguida. -Okey.

Se va a poner bien. -Gracias.

A vosotros. Hasta ahora. -Hasta ahora.

Carmen se recupera de la operación en la que le han extirpado el tumor

que le detectaron en el peritoneo.

¡Mis chicas favoritas, todas juntas!

¿Visitando a la enferma o me esperabais a mí?

Imagino que Carmen está deseando

que le diga cómo ha salido la operación.

Claro, por supuesto.

Pues, Carmen, te lo resumo en una frase:

has tenido mucha suerte, ha salido todo muy bien.

El pseudomixoma peritoneal es un tumor benigno

que puede comportarse como uno maligno.

Sobre todo cuando se desplaza al abdomen

y ahí puede provocar complicaciones.

Esto no ha ocurrido en el caso de Carmen.

Los problemas venían más bien por el enorme tamaño que tenía.

¿Cuándo me van a poder dar el alta?

En cuanto te quite los drenajes te podrás marchar.

Además, no vas a tener que seguir ningún tratamiento ni nada.

Bueno, algún control periódico, pero para evitar sustos.

Pero una cosa: ¿hay algún motivo por el que a mí

se me habría desarrollado ese tipo de tumor?

Hay veces que no se sabe la última causa de la enfermedad.

El tratamiento de anticoagulantes no ha ayudado mucho,

ha provocado el sangrado.

Pero te puedo asegurar casi al cien por cien

que no se va a volver a repetir.

Y una cosa más: en casa, reposo.

A ver si puede ser.

Bueno, gracias a Clara, la verdad es que mi hermano ya está en casa

para ayudarme a cuidar a mi madre.

Pero, bueno, ahora solo falta que no me dé más trabajo él,

porque me toca cuidar a los dos.

Bueno, pero ese ya no es el problema del hospital.

Mi trabajo termina aquí de manera satisfactoria.

A cuidarse. ¡Chao!

Adiós.

Pues nada, yo voy a continuar, ¿eh? Venga, hasta luego. -Hasta ahora.

¡Ayyy, qué bien, Carmen!

Ay, Dios mío, menos mal. (MENSAJE)

Ay, el teléfono. ¿Puedes cogerlo?

Sí, sí, está aquí. A ver...

Esto no te lo quieras perder.

Mi hermano.

Que cómo se pone la lavadora.

¡Ay, Clara, la que me espera!

Trae para acá, a este le espabilo yo, pero ya mismo.

Amor, no quiero perderte.

Desde que me fui de Alicante, eres lo único que merece la pena.

Tenías que haberme sido sincero con lo de tu ex.

Tienes que creerme, fui a su casa, pero no a verla a ella.

Fui a ver a Bruce,

tienes que entender que sigue formando parte de mi vida.

¿Por qué no me lo dijiste antes? -¿Me hubieses creído?

Yo lo que no quería era que te comieras la cabeza.

Sé por lo que has pasado antes y que le das mil vueltas a todo.

Entonces, ¿me prometes que no hay nada con tu ex?

Te lo prometo, eso terminó.

Si yo solo tengo ojos para ti, pero tienes que confiar en mí.

Así todo será más fácil.

Está bien, te creo.

Y gracias por preocuparte tanto por mí.

Juan Carlos, de verdad, yo quiero que esto funcione,

así que voy a intentar cambiar y confiar más en ti.

Pero tú tienes que prometerme

que vas a ser sincero conmigo siempre.

Y presentarme a Bruce.

Porque ahora me pica la curiosidad.

El fin de semana que viene sin falta.

¡Molina!

¡Romero! ¿Qué pasa, no puede estar ni un segundo lejos de mí?

A ver, me gustaría saber exactamente por qué ha venido usted aquí.

Bueno, aparte de regalarles mi presencia,

a mejorar el funcionamiento de este hospital.

Si no le parece mal, claro.

Lo segundo no me parece nada mal.

Pero me gustaría que fuera un poquito más empático con los pacientes.

Ya, ya, ¿y qué espera, que les dé besitos?

Ese no es mi estilo.

Yo soy más de curar pacientes y salvar vidas, ¿sabe?

Que es lo que se suele hacer en un hospital,

porque esto sigue siendo un hospital, ¿no?

Con su permiso, voy a ello.

Hola.

Hola, ¿qué tal?

¿Me pones una caña, porfi?

No ha llegado Soto todavía, ¿no? -No, no, no, estará al caer.

Mejor, ¿no? Porque así hablamos de un tema que tenemos pendiente.

¿Bien? -Vale.

-¿Nos sentamos? -Sí.

¿Quieres? -No.

Gracias.

Ainhoa, quiero pedirte perdón porque...

he estado muy distante porque me pilló todo...

desprevenida, ¿sabes?

Lo siento, es que estoy hecha un lío.

A ver, el beso no me disgustó,

pero, como estoy hecha un lío, creo que es mejor

que seamos solo amigas y ya está.

Claro, sí... yo tenía que pedirte disculpas

porque te tenía que haber dicho antes que me gustaban las chicas.

Y bueno, pues ahora ya lo sabes.

Y no hay problema, podemos ser amigas, sí.

Me alegro.

¡Hola! (A LA VEZ)-¡Hola!

Voy a pedir algo yo también. -Vale.

¿Me pides otra caña? -Sí, sí.

Gracias.

¿Te puedes calmar, por favor? Pues no, cariño, no quiero calmarme.

Porque, además, en parte la culpa ha sido tuya, Javier.

¿Mía?Sí, porque le has dado tu caso a Molina.

Y se va pavoneando. ¿O no le ves?

Muy bien, y la bronca me la llevo yo.

¿Qué se supone que tendría que haber hecho?

No sé, tener un poquito más de sangre, Javier,

¡no haberle dado el caso! ¿Sangre?

Te recuerdo que el caso no era mío, era tuyo.-Ya.

Pero, como estás a mil, no podías atenderlo.

Ya estoy viendo por dónde vas.

No me digas que va a ser de mucha ayuda para mí, ¿vale?

Puede que este Molina tenga su carácter.

Si resulta ser un caballo desbocado, pues te va a tocar domarle.

Tan sencillo. Domarle...

Cariño, perdóname.

Perdóname, cielo, ¿no me ves?

Estoy hasta arriba, estoy muy desbordada.

  • Centro médico - 04/12/17 (1)

Centro médico - 04/12/17 (1)

04 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 04/12/17 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 04/12/17 (1) "
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos