www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
4248269
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 04/10/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

te va a supervisar el doctor Ramírez,

Y también te vas a encargar de Alberto.

-Entonces es que he superado el test de la doctora Romero.

-Bueno, igual con ese tipo de comentarios cambio de opinión, ¿m?

-Pues entonces yo punto en boca, le sigo invitando a café, y tan amigas.

-Justo eso: punto en boca.

-¿Vale? Que te pierde ese carácter. -Vale.

-Eso. -Yo me callo...

-¡Ya! -Y ya. Se acabó.

Me ha vuelto a pasar.

-¿Lo de la sangre?

-Es que tú no sabes la sangre que había en esa nariz, Dios mío.

-La verdad es que me llama la atención

que hayas decidido querer ser médico, con la fobia a la sangre que tienes.

¿O te pasó algo después?

-Mm... ¿Sabes que creo que me tengo que ir?

Porque Romero seguro que me está buscando,

Alberto seguro que se ha despertado ya...

-¿Y eso cómo lo sabes?

-Pues porque yo tengo un don: huelo las broncas. ¿No te lo había dicho?

Mm...

(Beso)

-¿Y esto?

-Porque tengo otro don: el saber cuándo alguien necesita un mimito.

-Ay...

-Rocío, ¿tienes un segundito? Porque es que quiero hablar contigo.

-A ver, jefa, yo solo vi que Alberto necesitaba un empujón, y se lo di.

Y ahora está mucho más feliz, tiene una relación,

-Sí, pero los médicos no podemos hacer eso.

No nos podemos meter en la vida de los pacientes de esa manera.

Y tú lo sabes, Rocío. ¿Y qué quieres que te diga?

¿Que lo has hecho bien? No puedo decirte eso.

Pero sí te puedo decir es que te controles.

Y que, cuando necesites consultar cualquier cosa, lo hagas conmigo.

Tú cuenta conmigo. ¿Vale? ¡No quiero más problemas!

-Lo siento.

-Venga, vale.

-Y muchas gracias. -De nada. Hasta luego.

(Música)

-Oye, Clara: Por cierto. Que te he traído esto.

Se me olvidaba.

-¡Ay! Daca, de verdad, muchísimas gracias, de verdad.

No sabes el favor que me has hecho, ¿eh?

Que he traspapelado varios recibos de la luz, y me la han cortado.

-Y ahora me dicen que, para restablecer el servicio,

que los tengo que pagar así: a tocateja.

Y es que no quiero que Elsa se entere de nada de esto.

-Le he pagado dos meses de fianza

Me he quedado... (Silbido) ... Así.

-Bueno. No te preocupes, que para mí no hay problema.

(Mensaje)

Una urgencia me tengo que ir, Clara

Pero espérame cómo corre el tío, ¡Daca!

(Música)

-Hola. ¿Qué ha pasado?

-Menor somnoliento. Hipotensión, 90-55. Glasgow, 14.

Y taquipnea de 24 respiraciones por minuto.

Dacaret: También ha vomitado.

-Vale. Pues a Rea. Rápidamente.

-¿Eres la madre? -Sí, sí, sí.

-¿Sí? ¿Sabes qué ha ocurrido? -Nnn... No lo sé. No...

Yo fui al supermercado a hacer la compra

y dejé al mayor a cargo del pequeño.

Y cuando he vuelto, me..., me lo he encontrado así. No..., no sé.

-Bueno. Tranquila. ¿Sabes si tu hermano ha tomado algo?

-No que yo sepa. -De acuerdo. Clara: ¿Te ocupas?

-Sí, claro. Venga, tú tranquila, ¿eh?

Que puedes pasar con nosotros. Y tú, por favor, quédate aquí

en la salita de espera, y cuando tu hermano...

-No te preocupes, que cuando tu hermano esté mejor te avisamos.

¿Vale? Son las normas del hospital.

Ahora mismo viene un celador para hacerte compañía.

Por favor: Pasa por allí. ¿Vale?

Acompáñame.

(Música)

-El doctor Dacaret realiza una exploración neurológica a Abraham,

que presenta un cuadro de somnolencia, hipotensión

y dificultad respiratoria.

-Mira a un punto fijo en la pared.

-Enseguida vuelvo, Ana. ¿Vale? -Vale.

-Eso es. Vale.

¿Estás bien?

Oye. Escucha: No te duermas. ¿Vale?

A ver: ¿Cómo te llamas?

-Cariño, habla con el médico.

-Me duele la tripa. -¿Te duele la tripa?

Vamos a cambiar el suero para retomar tensión. ¿De acuerdo?

-Juanjo: Perdona.

Oye, ¿te puedes quedar en la salita de espera con Germán?

Que es el hermano mayor del niño que acaba de ingresar, ¿vale?

-Y así no está solo. Es que le he visto un poco así.

-Vale. -Es que ¿sabes qué pasa?

Que me ha dado el pálpito de que en esta familia pasa algo raro.

-Ah. Bien: Yo hablo con el chaval.

¡Ay, Clara! Si no fuera por ti y por mí, este hospital se vendría abajo.

-Qué razón tienes.

(Sirena)

(Música)

Pedro ha ido a Urgencias

porque se ha caído por las escaleras de su casa.

Presenta un traumatismo craneoencefálico y heridas

en diferentes partes del cuerpo.

-Hola. ¿Qué tal?

Soy Fran Ayala: su hijo. Se ha resbalado.

Y ha perdido el conocimiento.

-Hola, soy Abel.

Mi padre no puede mover las piernas. -Vale.

Pues llévale a Reanimación, por favor...

-A ver: Siempre hemos sido mi padre y yo.

Y ahora, pues está Abel.

Mi padre tuvo una relación, con otra mujer,

antes de tenerme,

y... yo no sabía nada.

Hasta hace unos meses, que apareció en nuestras vidas.

-A ver: ¿Te duele por ahí?

-Sí, mo... -¿Sí?

-Molesta, sí. -Vale. ¿Y por aquí?

-¡Duele! -¿Sí?

-Sí. -Vale.

Tiene el abdomen edematizado y doloroso.

lo primero es comprobar el estado de conciencia del paciente,

Si está inconsciente, lo primero que habría que hacer es tumbarlo de lado,

con mucho cuidado, y mantener permeable la vía respiratoria,

y si está consciente, habría que tranquilizarle

y mantener la calma.

habría que llamar a Emergencias.

Ábreme los ojitos, cariño. Mira a un punto fijo, ¿vale?,

y sígueme la luz.

Muy bien.

Muy bien. ¿Sabes cómo te llamas?

-Sí. Pedro, Pedro Ayala.

-Muy bien, Pedro. ¿Y sabes dónde estamos?

-Claro, en un hospital, ¿no? -Sí, en un hospital.

¿Sabes decirme dónde te duele exactamente?

-Me duele, me duele todo el cuerpo. Pero lo peor.

es que no puedo mover las piernas.

-Bueno, tranquilo. No pasa nada.

-¿Qué es lo que tiene mi padre, doctora?

-Pues parece que Pedro no tiene una lesión cerebral

aunque no pueda mover las piernas.

Es pronto para decir nada,

pero todo apunta a que tiene una lesión medular.

Es decir: que, en la caída, su médula espinal ha podido sufrir algún daño.

Vamos a hacerle un análisis de sangre, le vamos a hacer un TAC,

una radiografía de tórax, de columna, de abdomen y de brazo. ¿Vale?

¿Vale, Pedro? Así que no te preocupes. ¿Eh?

-También quiero que le vea un neurólogo y un traumatólogo.

Así me quedo más tranquila.

-Vale, perfecto. -¡Bueno!

Si son tan simpáticos como usted, pues venga. El que sea.

-Bueno. Que el paciente esté en posición rígido, decúbito dorsal,

no le quiten el collarín, y pasan a valorar su escala Glasgow

Por favor: Si hay algún cambio, pues me lo hacen saber.

-Muy bien. Perfecto, doctora. Hasta ahora.

-Muy bien.

se las he mandado yo, pero para tenerlo controlado.

Y así, no se vaya sin despedirse.

Porque no todos los días tengo yo pacientes tan simpáticos como tú.

-Ay, doctora.

-Bueno, pues luego nos vemos. ¿Vale? -Vale.

-Muchas gracias, doctora. Muy amable. -Muchas gracias.

-Hasta luego. -Hola, papá.

-Desde que era pequeño mi madre me dijo que mi padre había muerto.

Pero... Poco antes de morir,

me confesó que mi padre estaba vivo.

Imagínate la sorpresa.

aclaramos ciertas cosas y...

Pues nos estamos conociendo.

-Vamos a ver: Hipotensión, 9-5, bradicardia,

y el resto de las constantes parecen normales.

-Vale. Pues hacemos gasometría arterial, analítica

y tóxicos en orina. ¿De acuerdo?

-Apunta también que tiene un eccema poco profundo.

-Ah...

-¿Cómo ha sido el vómito?

-Yo... Yo se lo provoqué.

Yo... Pensé que...

Que había tragado algo, entonces le metí los dedos y...

Pero después de vomitar se encontraba peor todavía.

-Ya. Escúchame, Ana: Eh... Sé que lo has hecho con buena intención, ¿vale?

Pero no lo repitas. No es bueno forzar un vómito.

No hay que forzar nunca un vómito

cuando sospechamos que alguien ha ingerido alguna sustancia tóxica.

Ya que este mismo tóxico puede causar más daño en las vías de salida.

Cuando nos encontramos ante una situación así,

lo que tenemos que hacer es acudir al centro hospitalario más cercano,

donde sabrán exactamente lo que hay que hacer.

-Ay, Dios mío.

-Escúchame: Es importante que intentes recordar

si ha podido comer algo que le haya sentado mal.

-Eh...

No sé. No sé. Mm...,

no sé, yo le metí los dedos

no sé, que había tragado algún producto de limpieza,

Yo qué sé. Yo... ¿Está peor por eso, porque se lo provoqué?

-No. Tranquila. No sabemos lo que lo ha provocado. ¿Vale?

Tengo que saber si este eccema que tiene en la tripa lo tenía antes.

-¿Qué...? no sé, yo...

No sé. No... No sé. Nn...

-De acuerdo. Tranquila, tranquila.

Clara: ¿La acompañas a la sala de espera?

En cuanto tengamos el diagnóstico te informo. ¿De acuerdo?

-¿Qué? -Venga, Ana. Que te acompaño.

-Pasa. -¿Qué?

-Pasa, pasa. -¿Qué?

El paciente tiene una clínica de afección neurológica,

y presenta un pequeño eccema en la zona del abdomen.

He descartado que sea una simple intoxicación alimentaria,

debido a que los síntomas neurológicos son bastante graves.

Aunque el eccema me lleva por ese camino.

Tenemos que seguir haciendo pruebas.

-Pues ya está.

Se han llevado a papá, a hacer las radiografías.

-Bien.

-Se va a poner bien, ¿eh? Verás.

-¿Y tú qué eres? ¿Médico par saberlo, o qué?

-Bueno, hombre: No te pongas así.

Yo también estoy nervioso; pero es normal.

Ánimo. ¿Eh?

(Música)

¿Qué pasa?

¿Te parece mal que me preocupe por ti, Fran?

-Eh... No. Me molesta.

Me molesta. Me molesta.

porque tú piensas que tenemos el mismo ADN.

Pero sigues siendo un desconocido para mí.

Pero ya que llegues, y de la noche a la mañana

creas que le puedas llamar papá y hacer todo el paripé...

(Música)

-Yo he perdonado a mi padre. Me abandonó.

A mí y a mi madre, cuando éramos pequeños; cuando yo era pequeño.

¿Y a ti ahora te parece mal que recupere el tiempo perdido?

¿Que le llame papá? Tú toda la vida le has llamado papá.

Yo nunca he podido hacer eso. ¿Por qué a ti te parece mal?

No compliques más las cosas. Por favor, Fran.

(Música)

-Mi niño ¿se va a poner bien?

-Ana, por favor. Tranquila, de verdad, que está en muy buenas manos.

va a averiguar lo que tiene, seguro, lo antes posible.

-Espera.

-Dime. ¿Qué pasa?

-Es que... Yo no se lo he dicho al doctor,

pero...

Yo... alguna vez tomo ansiolíticos.

Abraham y Germán, cada uno tiene un padre distinto,

y ninguno de los dos ha querido hacerse cargo,

y... Y yo tengo que trabajar.

Y... -Tranquila.

-Trabajo de cajera en un supermercado, y tres...,

tres noches a la semana, pues... limpio en una oficina y...

Y no me da para más.

necesito tomar un ansiolítico para poder descansar.

-Es muy importante que seas sincera conmigo, ¿vale?

Necesito que me digas si los ansiolíticos

han podido estar al alcance del niño.

-Sí.

Están en mi mesilla, y... -Vale.

-Germán lo sabe. -No te preocupes.

Tengo que dar esta información al médico, ¿vale?

-Tú quédate tranquila, por favor, vete a la sala de espera,

que en cuanto sepamos algo te aviso. -Sí, sí, sí.

-Tranquilízate. -Pe...

¡Ah!

(Música)

-Tras hacerle unas radiografías, la doctora le está realizando

un TAC a Pedro para saber el alcance de la posible lesión medular

que ha sufrido tras una caída.

-Perdona. Jiménez, ¿verdad?

-Sí. He pedido yo la evaluación para un paciente mío,

que creo que puede tener una lesión medular.

-¿Has pasado interconsulta ya con Trauma?

-Si creías que me ibas a pillar, la respuesta es no.

Ya estoy esperando a que me llamen

para que me digan a ver qué han visto.

-Muy bien, pues pásame el expediente y las pruebas, por favor.

-Muy bien, pues ya los tienes... enviados.

Jiménez: Una cosita más.

Antes te he visto con un paciente, y creo que tu trato con él

ha sido de excesiva familiaridad.

-¿Excesiva familiaridad?

-Sí. Y es un comportamiento muy poco profesional.

-Yo sé quién eres tú, ¿eh?

Un referente en neuropsiquiatría, el doctor Mendieta.

Para mí es un honor recibir consejos de ti.

-¡Me alegra mucho oír eso, sobre todo de un residente de primer año.

Es posible que tengas futuro en esto, siempre y cuando sigas mis consejos.

¿Quién es tu supervisor?

-El doctor Ramírez.

-Vale. Perfecto.

-A ver, que yo..., que te entiendo,

Pero que yo tengo mi forma de hacer las cosas.

Una cosa es dar un diagnóstico, otra cosa es acercarse al paciente,

y la suma de esas dos

hace de la medicina, pues la mejor de las ciencias.

-Estoy completamente de acuerdo en esto que dices.

pero eso no cambia que tu trato con el paciente

Si realmente valoras mis consejos,

y es algo que te recomiendo que hagas,

no deberías ser tan cercana a la gente.

¿De acuerdo?

-Bueno, yo, si le parece, voy a seguir haciéndolo a mi manera,

mientras ningún paciente se me queje y el diagnóstico no se vea afectado.

-Venga. Mm... -Que de verdad, que...,

que te agradezco muchísimo los consejos. De verdad.

Pero es que yo ahora me tengo que ir,

porque tengo que darle un achuchón al de la 215.

Hasta luego.

(Música)

-Ramírez. Sí. Sí, sí, soy Mendieta.

Oye, Tú eres el supervisor de Jiménez, ¿verdad?

Mm...

-Entonces tú ayudas mucho a tu hermano.

-Sí. -Qué chaval más responsable.

-Bueno. No me queda otro remedio.

Quiero decir: Mi madre se pasa el día trabajando,

así que no me queda otra.

Lo que os ha contado antes de que estaba comprando es mentira.

Estaba trabajando.

-Y... ¿Y por qué no lo ha dicho?

-Bueno, supongo que porque tiene miedo

de que vuelva a venir la asistente social.

(Música)

-Hola.

-¿Podemos ver ya a Abraham?

-No, todavía no. Lo siento.

-¿Por qué no?

-Todavía no se puede. No...

-Algo podrás hacer si eres mi madre, vamos.

-Bueno. Yo me voy.

-¿A qué?

-No se puede todavía.

-Pues nada. Pues esperamos.

-Clara, escucha: Habrá que coger muestra de orina

para benzodiazepinas. ¿Vale?

Y también añadiremos etanol para la analítica de sangre.

-Muy bien. ¿Quieres que empiece ya con el carbón activado?

-Sí, sí. Solo una dosis con sorbitol.

Los medicamentos deben guardarse

siempre fuera del alcance de los niños.

De esta manera nos evitaríamos miles de problemas.

Guarden los medicamentos en un botiquín de difícil acceso.

Escucha. Ahora que el chaval está descansando

me gustaría repetir el electro. ¿Vale?

Y cuando tengamos el diagnóstico..., no lo sé.

para ver si es un caso de desatención al menor.

-Vale. -Ah, por cierto:

Se quedará ingresado. Que lo sepas.

-Que Juanjo ha hablado con el hermano mayor.

Que a lo mejor nos puede pasar alguna información útil.

-Vale. Bueno: Pues si me cruzo con él, hablo con Sherlock Holmes. ¿Vale?

-Bueno. En todo caso sería el inspector Clouseau.

-Bueno. Hasta ahora.

-Hasta ahora.

-Este es el de la 201.

Entonces tienes que tenerlo controlado en todo momento.

-¡Hombre! A ti te quería yo ver.

Que si quiero arroz, Catalina, se me pasa.

¿Hace cuánto te he pedido la evaluación?

-Pero si está pasada ya.

-¿A quién? -¿No te lo han dicho?

-No. -Pues habla con el doctor Mendieta,

que al parecer el que lleva el caso es él ahora.

-¡La madre que me...!

-¿Qué tal? Soy el doctor Mendieta. Soy neurólogo.

-¿Y la doctora Jiménez?

-La doctora Jiménez tiene otros casos que atender,

así que, a partir de ahora, yo me voy a hacer cargo de su padre.

-Verán: Tras mi valoración y la del Departamento de Traumatología,

hemos confirmado que, efectivamente,

su padre sufre una lesión medular

incompleta en la decimosegunda vértebra torácica: la última.

-¿Eso qué quiere decir? ¿Que se va a quedar paralítico?

-Como les he dicho, la lesión es incompleta.

Lo que significa que, por debajo del nivel de la lesión,

siguen habiendo funciones sensitivas y motoras conservadas,

por debajo de la lesión.

-¿Se va a quedar parapléjico o no?

-Es pronto para saberlo, todavía.

-Pero ¿cómo puede tener una lesión tan grave

con una simple caída, de una escalera? ¿Están seguros?

-Sí. Sí, así es. Lo siento.

-¿Y qué podemos hacer?

-Pues lo indicado en estos casos es la cirugía.

(Música)

Y ahora, si me disculpan, voy a informar a su padre.

-Perdón. ¿Es posible que nosotros le informemos?

-Claro. Sin problemas. -¿Sí?

-Mm. -Vale. Gracias.

-No he querido alarmar a los familiares más de lo que estaban,

pero una lesión como la de este paciente

puede provocar múltiples complicaciones.

Tanto sensitivas, motoras, digestivas, urinarias...

Esperemos que no sea el caso.

(Música)

-El doctor Dacaret ya tiene los resultados de las analíticas

practicadas a Abraham.

-Hola, Ana.

Mira: Hemos descartado una intoxicación por benzodiazepinas.

-Sí, pero no podemos relajarnos. ¿Vale?

Porque sigue teniendo bradicardia.

-¿Qué? ¿Qué es eso?

-Sí. Mira, escucha. Eso quiere decir que el corazón

late más lento de lo que debería. Y hasta que no conozcamos

qué es lo que está ocurriendo, prefiero que se quede ingresado.

-Vale...

-Me gustaría hablar contigo un segundo en privado, si no te importa.

-Es solo un minuto.

-Venga.

-Tú quédate aquí, ¿eh?

-Ana, escúchame. He visto los resultados de...,

de alcohol y tóxicos y ha dado negativo.

Así que necesito que seas 100% sincera conmigo.

Cualquier cosa que se te haya olvidado; cualquier detalle me sirve.

Ana. -Mira, es que...

-Por favor. -Es que...

Que no sé... -Eh..., Abraham se ha despertado.

(Música)

-Abraham: ¿Me oyes?

Clara: Llévatela de aquí. ¿Eh? Llama a alguien para hacerle un TAC.

-Rápido, rápido, rápido.

-Ana, por favor: Vamos a salir, venga. Venga.

Mira, Ana: Quédate en la salita de espera,

que en cuanto pueda el doctor irá a hablar contigo. ¿Vale?

Tranquila. -Sí, sí, sí, sí, sí, sí.

-Venga. Espera allí, por favor.

-He llamado a la madre de Manel.

Viene a recogerte. -¿A la madre de Manel?

Si ni Manel ni siquiera es mi amigo.

-¡Pero si tú no tienes amigos!

Te vas con la madre de Manel, y punto. Vete.

Vamos.

-Los hijos de Pedro, el paciente con una lesión medular,

le están informando de su estado.

-Nosotros fuimos a hablar con el médico.

-Ajá, ¿qué os ha dicho?

-Pues a ver: Lo que nos ha dicho es que...

Te vamos a tener que operar.

-No.

-Sí. Pero que no es... No hay por qué preocuparnos.

-Abel: ¿Es verdad lo que dice tu hermano? ¿Es verdad?

-Una operación normal.

-Te van a operar, y va a salir perfecto.

-¡Dios mío, yo no quiero quedarme paralítico, no quiero, inválido, no!

-Papá, cálmate. Que nosotros vamos a estar contigo.

-¿Qué pasa? Pedro, ¿qué pasa? ¿Qué pasa?

-¡Ay, suerte, doctora, que ha entrado ahora!

Por favor, no quiero quedarme inválido, por Dios.

Vamos a operarte, ¿vale?

Para colocar los huesitos que se han roto por la caída.

-Pero no tiene por qué salir mal. ¿Vale? Vamos a ir pasito a paso,

nos vamos a mantener positivos. ¿Vale?

-A ver. Tenemos que esperar un poquitito, solo,

porque la zona está un poquito inflamada. ¿Vale?

Y el neurocirujano, pues le va a hacer unas revisiones de control,

para ver cuándo podemos operar.

¿Vale? Pero no tiene por qué salir mal. ¿Vale?

Muy amable. Gracias. -No te preocupes. No te preocupes.

-Jiménez. -Sí.

Ya he informado al paciente de la situación.

-Va a estar todo bien. Tranquilo. -Bien.

¿Podemos hablar fuera un momento, por favor?

-Sí, claro.

¿Me disculpáis un momentito? -Sí.

-Gracias. -Que va a estar todo bien.

Papá.

-¿Se puede saber qué estás haciendo en la habitación de mi paciente?

-A ver, es que yo iba por el pasillo, y le he escuchado gritar.

-Ah... ¡Vaya! Parece que algunas tienen el oído muy fino. ¿No?

-Y parece que algunos tienen el dedito muy ligerito

-Mira, Jiménez. Voy a intentar que esto te quede meridianamente claro.

-A ver, vale, vale.

A mí no me interesa entrar en una guerra contigo.

-Pues no, no. Tienes razón. No te interesa.

-Pero lo que sí que me interesa es llevar este caso.

Así que yo te voy a proponer una cosa:

llevarlo, pero con tu supervisión.

Para mí sería todo un honor que tú me supervisases en este caso

Porque no todos los días se trabaja con un referente

de la neuropsiquiatría como tú.

(Música)

-Vale. Vale. Muy bien. -¡Gracias!

No te vas a arrepentir.

(Carraspeo)

(Música)

-El doctor Dacaret informa a la madre de Abraham

que su hijo está mejorando.

Aunque siguen sin saber qué provocó su estado de somnolencia,

bradicardia y dificultad respiratoria.

-Está mejor, ¿verdad?

-¿Como para llevármelo a casa?

-Pues no quiero darle el alta.

Hasta que no sepamos exactamente lo que ha pasado quiero tenerle aquí.

¿Vale? -Vale. Jo, muchas gracias, de verdad.

Muchas gracias, ¡muchas gracias! -De nada. De nada, Ana.

-Perdona. -No te preocupes.

-Oye: ¿Por qué no haces una cosa? Vas a la cafetería,

te tomas un café y comes algo, que te irá muy bien.

-Hasta ahora.

-Eh... ¡Germán! Hola.

-Hola. -¿Qué vas a ver? ¿A tu hermano?

-Eh..., sí. -Muy bien.

Tu madre acaba de ir a la cafetería. Si te das prisa la alcanzas.

-Mm..., vale.

-Bueno.

(Música)

-A ver: Yo..., yo lo siento. Que no...

Que no empaticé contigo, con tu situación, y...

-No, no, no, escúchame. Te entiendo.

O sea: Perdóname tú a mí. Si es que tienes razón; tienes razón, Fran.

Somos unos desconocidos. -No, no, no, no. Escúchame.

Lo que importa es que papá esté bien. Y para eso necesitamos estar unidos.

-Bueno, sí. -No me puse en tu situación.

-Pero es que... A ver. Aquí cada uno tiene...

un rol diferente.

Yo es que no te conozco, Fran. Prácticamente no conozco a papá.

O sea que vamos poco a poco, ¿eh?

Son situaciones diferentes: la tuya y la mía.

-¿Qué?

-A mí papá no me cuidó cuando era pequeño.

Tampoco entiendo por qué le tengo que cuidar yo ahora a él.

¿Sabes? Tenemos... No sé. Situaciones diferentes, Fran.

-Ah, Ah, o sea que, ahora que ya hay que limpiarle el culo,

ya no es tan divertido tener padre, ¿o cómo?

-¿Me limpió el culo él a mí cuando era pequeño?

¿Me lo limpió a mí? No, ¿verdad?

-Y entonces, ¿para qué haces todo el paripé?

-No, paripé ninguno. Es que esto es muy raro:

antes de ayer no tenía padre, y ahora tengo un padre

Pues perdóname, pero son cosas muy difíciles de asimilar.

-Vale. Ahora que se complican las cosas...

-Un poco de tiempo, Fran, por favor. Solo un poco de tiempo.

(Música)

-Ana, ¿qué tal?

-Oye, que me alegro muchísimo que tu hijo ya esté mejor, ¿eh?

-Gracias.

-La verdad es que... no tiene que ser nada fácil, ¿verdad?

Criar a los hijos sola.

(Música)

-Ya. Bueno: En realidad es...

Es Germán quien me... me da quebraderos de cabeza.

-Ya. Mira: Yo te digo una cosa.

Recuerdo con verdadero terror la adolescencia de mi hija. ¡Puf!

Y en cambio ahora, mira: Ha sentado la cabeza, y aquí la tienes.

trabajando conmigo en el hospital. -Ya, ya.

-Así que tú no te preocupes, mujer. -Ya, pero...

-¿Eh? -No sé. Es que es Ger...

Germán es distinto. Es...

Es diferente.

Bueno, supongo que..., que le he dejado mucho tiempo suelto,

Pasan demasiado tiempo sin mí. Estoy trabajando.

-Ya.

Bueno, pero yo sí que veo que Germán se preocupa por su hermano pequeño,

Mira: Hace un ratito los he visto a los dos en la habitación,

y fenomenal... -¿Cómo? ¿Qué?

-Sí. -¿Germán está aquí, en el hospital?

-Sí, le acabo de ver hace un ratito. -¡Ay, Dios!

-Ana, ¿qué pasa?

-Juanjo.

Hola. Que quería hablar contigo.

Escucha: Me ha dicho Clara que has estado con la madre

y el hermano de Abraham.

-Mm. -El paciente que estoy llevando.

-Es que quería saber si has investigado alguna cosa.

Porque creo que podría ser un caso de desatención personal,

y si fuera así tendría que informar.

Yo, la verdad que he estado hablando con la madre,

y me da la sensación de que está muy entregada con sus hijos.

-Sí. Pero se la ve muy superada,

como otras muchas madres solteras. -Mm...

-Y hay una cosa que me ha llamado la atención.

-¿El qué?

-Me da la sensación de que la madre tiene miedo del hijo mayor:

de Germán.

Es un chaval muy especial.

-¿Miedo del hijo mayor?

-Buen trabajo, Colombo. -Mm...

(Música)

-Abraham. Ha empeorado. Vamos.

(Música)

-Pero ¿qué le has hecho a tu hermano? ¿Qué le has hecho a tu hermano?

-¡Eh! Ana, por favor, por favor, tranquilízate,

que estamos en un hospital.

-¿Qué es eso?

¿Qué le has dado? -Solo era una broma.

-¿Qué le has dado a tu hermano?

(Música)

desde que a Pedro le diagnosticaron un trauma medular.

La doctora Jiménez está hablando con el neurocirujano sobre su estado.

-Bueno, pues todo parece indicar que la inflamación de la zona

ha desaparecido, así que podemos operarle cuanto antes,

y vamos a hacerle unas pruebas preoperatorias

para ver cuándo podemos hacerlo.

¡Hola! -¡Hola!

-¿Quieres? -No.

-Sé que no tiene muy buena pinta, pero está buenísimo, ¿eh?

-No, gracias.

-Bueno, pues parece que ya está todo listo para operar a tu padre.

-Ya.

-No te veo muy contento de que podamos operar a tu padre.

Ay, perdona. Es que me pon... Me pongo a hablar y... Fff.

Lo siento, ¿eh? Es que me meto en todo. Si mis jefes me riñen.

Y yo estoy intentando quitarme de eso, pero..., es que no puedo.

-Que no, hombre. Que no pasa nada; que no pasa nada.

Y de todas maneras me viene bien hablar..., hablar un poco las cosas.

-Bueno, pues si te viene bien, entonces, soy toda oídos.

-A ver.

Pues mira: Desde que mi hermano se enteró

que puede ser que mi padre quede paralítico, se fue.

Y ya no sé si..., no sé si va a volver, no...

Ha llamado un par de veces, pero no ha hecho nada más.

-¿Y no crees que vaya a volver?

-No, no creo. La verdad, no.

-¿Y no crees que sería bueno que se lo dijeras a tu padre?

-Ff, es que estaba tan ilusionado...

Estaba tan feliz con haber encontrado a Abel, y en este momento,

como está la situación, es que no..., no le puedo decir.

No puedo ser tan cruel.

-Pero ¿y qué le vas a estar poniendo excusas? ¿Eternamente?

(Música)

-Daca: ¿Cómo está? -Hola, Clara.

Bueno. Está mejor. Está estable. Un poco atontado, pero...

-Vale. Pues mira.

Ya tengo la respuesta del Centro Nacional de Toxicología,

para proceder en el caso de intoxicación por adelfa.

-Muy bien. -Carbono activado...

-A través de sonda nasogástrica y sueroterapia.

Y si no respondiese, pues entonces, anticuerpos antidigoxina.

Pff...

-Vaya con Clara. ¡Buen trabajo! -Venga, vamos.

(Música)

-El neurocirujano y su equipo están interviniendo a Pedro

de la lesión medular que presenta.

-¿Qué ocurre? -No lo sé.

-Ha surgido una complicación durante la intervención.

El hígado de Pedro ha metabolizado más rápido de la cuenta la anestesia,

por lo que se ha despertado en mitad de la intervención,

y le ha provocado un problema respiratorio.

Ya le han estabilizado y la intervención ha terminado con éxito.

(Música)

-Tras sufrir una complicación durante la operación,

Pedro se recupera en su habitación.

-Hola.

-Hola. -¿Qué tal estás?

-¿Y Abel?

-Eh... Es que los médicos me dijeron que solo podía entrar uno.

-Para que descanses y estés tranquilo.

-Los médicos me dijeron que tienes que descansar.

-¿Vale? Te voy a dejar. -Gracias.

-Solo vine a saludarte. -Muy bien, hijo.

-Venga. Descansa.

(Música)

-Con Abraham fuera de peligro

tras haber sido forzado a masticar adelfas por su hermano,

el doctor Dacaret se reúne con la madre del paciente.

-¿Cómo está mi hijo? -Pues mira.

Afortunadamente está bien. ¿De acuerdo?

Ha recibido la medicación a tiempo, así que está fuera de peligro.

La intoxicación por adelfas... es raro que sea mortal.

debido a la edad que tenía, pues... era especialmente vulnerable.

-Oh, Dios. -Tranquila. ¿Vale?

Voy a rellenar el parte de lesiones.

-Es que Ge...

Disculpe. Es que... Es Germán. Que no... No es normal.

No es un niño normal, no.

Siempre lo he sabido.

Pero nunca imaginé que hiciera daño a las personas. No...

Y cuando... Cuando era pequeño no...

No quería mimos, no quería besos, no que...

¿Qué clase de bebé no quiere besos de su madre? ¿Eh?

Y yo pensaba que... Que no sé.

A lo mejor sería tímido, no... Pero no, era...

Era todo muy raro. En el cole nunca quiso amigos,

nunca...

Perdón, perdón.

Entonces, pasó algo que a mí me hizo darme cuenta que ya no era normal.

Cuando su padre se fue, yo... Yo decidí regalarle un gatito.

Un...

Entonces, yo pensé que con el gatito no estaría tan enfadado ni...

Ni tan violento, y...

Y al día siguiente, el gatito apareció muerto.

Asfixiado.

Yo sabía que había sido él, pero ¿cómo voy a pensar eso?

¿Qué clase de madre piensa así de su hijo, eh?

Y entonces, dejé el tema. No quise saber nada.

Lo ignoré.

Hasta que Abraham empezó a aparecer con golpes, con moratones, con...

Yo le preguntaba, pero Abraham, era como si...

Como si tuviera miedo de su propio hermano.

¿Qué puedo hacer, eh?

Germán también es mi hijo.

¿Y qué clase de madre soy yo, con...?

-Venga, Ana. -Perdón, perdón.

-Eh... Mira, escucha.

Yo creo que lo que necesita tu hijo es...,

es apoyo psicológico.

-Sí. -¿Vale?

Para poder integrarle correctamente en la sociedad

y para reprimir esos comportamientos, que al fin y al cabo

puede dañar a gente.

Que sepas que estamos dispuestos a ello.

Y aquí en el hospital te podemos ayudar.

-Venga. -Gracias.

Gracias.

(Música)

-Parece que la operación ha ido muy bien.

Ahora tenemos que ver cómo evoluciona,

y es muy importante empezar cuanto antes con la rehabilitación.

-Bien.

-Ay, gracias, doctor.

-Y doctor: Eh... ¿Piensa que pronto va a poder caminar?

-A ver, siempre hay que ser prudentes, pero es posible que sí.

De todas formas, ya les digo que tienen un largo camino por delante.

-Sí, parece que empieza a funcionar esto.

-Muy bien. Luego les veo.

-Gracias. -Hasta luego, gracias.

-Gracias, doctora.

-Ya verás que pronto te vas a poner bien.

-Ay, qué ilusión. Sí, es verdad. ¿Por qué no?

-Hombre. Con la fuerza que tienes tú...

Madre mía.

-Abel no va a venir, ¿verdad?

(Música)

-No más excusas ya.

Tú no tienes que sentirte culpable de nada, Fran.

Es un tema particular mío. Tú no tienes nada que ver.

Yo solamente hubiese necesitado, quizás,

unos minutos o un tiempo más con él, para aclarar alguna cosa.

Tú estate tranquilo, Fran. Tranquilo.

-Bueno, se ha ido; pero...

Pero me ha dejado una nota.

-¡No me digas! -Sí.

-¡Ah, una nota para mí!

Ay, Fran, me haces feliz.

Ay, Dios mío.

La verdad es que a Abel no le puedo reprochar nada.

No ha dejado de hacer lo mismo que yo le hice en su día:

cuando algo no me gustó, lo abandoné.

Incluso, él lo ha reconocido; cosa que yo no hice.

E incluso, me ha dicho que me quiere.

(Música)

-Días después, Germán Sastre acude a terapia psiquiátrica en el hospital,

dictada por un juzgado de menores.

-Bueno, escúchame: Tengo buenas noticias. ¿Vale?

-Le voy a dar el alta a Abraham. -¡Ay! Gracias, gracias, de verdad.

-Gracias por lo que habéis hecho por...

Por Germán, por Abraham, por mí.

-Nada. Estamos aquí para ayudar. -Gracias.

-¿Me acompañas? ¿Sí?

-Vamos. -Venga.

-¡Daca! Daca, espera.

-Clara. -Huy, que llevo un montón de tiempo

llamándote al móvil y nada. -Ah, ¿sí?

-¡Claro! -Ah, pues sí.

Porque, como Marta no tiene saldo y no me llama nunca...

Si es que últimamente nos comunicamos por notas escritas. Cuidado.

-¡Uh! Qué antiguos, hijo. Mira.

-¿Qué pasa? -Que te quería dar esto: tu dinero.

-Clara: No... No hacía falta, que no había prisa, hombre.

-Ya, pero ¿sabes qué? Que hablé con... Con Elsa.

-Y es la primera vez que me ayuda ella a mí. Fíjate.

-En vez de ser al revés, como era siempre.

-Bueno, pues me alegro; por fin va espabilando la chica.

-Ay, ya era hora. Tú lo has dicho. Así que nada.

Oye, que te debo una, ¿eh? -No te preocupes.

Además, ya encontraré el momento de cobrármelo.

-No, si no me cabe ninguna duda. -Ya.

-¡Hola! -¡Hola!

-Acabo de ver a tu padre. Parece que está más animado.

Me ha enseñado la carta de Abel. -Sí. Sí, sí. Qué bueno.

Bueno: Por fin, por lo menos se ha despedido, ¿no?

-Claro. Que digo que qué curioso, ¿no?

Que justo tu hermano Abel escribe con boli verde, igual que tú ayer.

-Ya, ya. Qué casualidad, ¿no? -Sí.

-Bueno. Me tengo que ir. Muchas gracias.

-Nada. Cuídate.

-Igual. -Chao.

¡Pero si está aquí mi doctor favorito!

Qué poquito te pega coger el autobús, ¿eh?

-Ya. Bueno, es que el coche me está dando problemas...

Jiménez, no. No me cambies de tema.

Te acabo de ver con el familiar del paciente,

y has vuelto a ser demasiado efusiva.

-A ver: Eh..., no te preocupes, porque yo estoy aprendiendo

a saber cómo y cuándo ser más o menos efusiva,

porque estoy siguiendo los consejitos de la doctora Romero, a rajatabla.

Para dosificar mi familiaridad.

-Muy bien, nada, pues si te lo ha dicho Romero, ya está.

-Y además: No me subestimes. Que yo sé, ¿eh?

Yo por ejemplo, ahora sé que tú y yo

  • Centro médico - 04/10/17 (1)

Centro médico - 04/10/17 (1)

04 oct 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 04/10/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 04/10/17 (1)"
Programas completos (691)

Los últimos 704 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios