www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4247301
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 03/10/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Hola.

Perdona.

Hola.

Buenos días.

Perdona que te moleste, es que estaba buscando a Pascual.

-Eh... Pascual. Pascual...

¿Quién es pascual? -El dueño del bar.

-Pues sí. Eh... ¿Quieres un café?

Yo es que, hasta que no me tomo un café, no... No soy persona.

Pero qué tontería de frase también, ¿no?

Pues yo hasta que no me tomo dos whiskies no soy persona.

Qué quieres que te diga.

-Ah...

Pues, por lo que veo, entonces anoche tuviste que ser muy tú, ¿no?

-Eh..., sí. Bueno.

Te estás aprovechando de mí porque me ves en este estado lamentable. ¿No?

-Hombre, sin ánimo de ofender,

la verdad es que muy persona ahora mismo no... No, no pareces.

-No... -Bueno, disculpa.

No te molesto más, ¿eh?

Es que estaba buscando a Pascual porque...

Creo que anoche me dejé aquí mi cartera.

No sé si la has visto.

-Mmmmm... No.

-Es negra. Es así, de este tamaño. -Negra, no.

-¿Nada?

Bueno.

Pues gracias, ¿eh?, igualmente. Y disculpa.

Hasta luego.

-Qué rápido te rindes tú, ¿no, Marina?

Uh...

-Marina.

Vale, gracias, ¿eh? -De nada, doctora.

Carlota Suárez, monologuista de profesión,

llega al hospital tras haber sido agredida al salir de una actuación.

-Hola. ¿Qué ha pasado? -Pues al acabar un monólogo.

Que ha salido a echarse un cigarro, y de repente he oído un tumulto,

y había unos tipos que la estaban pegando, y al salir,

pues les he gritado, se han ido, pero se ha quedado ella en el suelo,

pues con la..., con la cabeza abierta.

-Ya, ya, ya. A ver, hola. Hola. ¿Cómo te llamas?

-Carlota. -Carlota, ¿sabes dónde estás?

-¡Ah! -Te duele, ya lo sé.

¿Dónde estás? -En..., en el hospital.

-En el hospital.

Puede tener un traumatismo craneoencefálico.

Vamos para dentro, por favor.

Mar, Mar, Mar, necesito ayuda, por favor.

-Pero es que yo ya he terminado mi jornada de trabajo.

Yo lo siento, pero es que esto no puede ser todos los días.

Lo siento, de verdad. -Pero Mar...

-Lo siento.

Yo soy amigo de Carlota, y también su representante.

Porque es una de las cómicas más prometedoras de este país,

y a mí me encanta lo que hace.

Pero bueno, es verdad que, a veces...

Toca temas delicados, que le gusta provocar a la gente,

y no a todo el mundo le gusta. Y bueno.

Pues vivimos momentos un poco tensos, la verdad.

-Carlota, ¿qué recuerdas del incidente?

-Em... Un grupo de chicos... -Mm...

-Una chica, creo, también, golpes, empujones, y...

una botella acercándose a mi cabeza.

Hola, que ya he acabado mi turno y me estaba yendo. Dime.

-Límpiala tú, por favor. No, que...,

ya veo que cumplís a rajatabla con el horario.

Carlota, mírame, por favor, a un punto fijo...

Un punto fijo. Eso es. Ahí...

Vale, no parece que haya lesiones cerebrales.

Te voy a hacer un TAC craneal, ¿de acuerdo?,

y una radiografía de la columna para asegurarnos, y otra del brazo.

Porque, si la fractura es complicada, puede que haya que operar.

Gracias, Clara.

-Hola, Raquel. -Hola, doctora.

-¿Mis pacientes? -Están en la sala de espera.

-Vale. Gracias. -De nada.

-Hola, doctora. -¿Qué tal, Pascu? ¿Cómo estás?

-Bueno. -Hola. -Hola.

-Mira, esta es la doctora de la que te hablé,

que es cliente habitual del bar. -Mm.

-Si te pasaras más por el bar la conocerías.

-Sí. No, pues igual me paso ahora más. Sí.

Eh... Yo a ti te conozco, o... O he soñado contigo...

-Bueno. Soñar, soñar, más bien no.

Es que esta mañana he pasado por el bar y me ha devuelto mi cartera.

-Ah. -Sí. Me...

Me preguntaba si sabía quién era Pascual,

y yo, ¿Pascual? ¿Quién es Pascual? Coño.

No caía que era... Pascu. Claro. Claro. -Ya.

-De todas formas, yo creo que se ha dejado la cartera para conocerme.

¿No? -Ah, mira, ahora sí que parece que estás soñando.

Bueno. Eh... Vamos a centrarnos, perdona.

Que... ¿Qué es lo que te ocurre? -No, en realidad, no...

No, nada. No sé, si yo..., estoy bien.

-Bueno, nada. Nada, no. Es que es... Es Muy cabezón.

Le da miedo venir al médico,

y hay que traerle como a los niños pequeños. A ver.

Se cansa. Le duele el estómago. Eh... -Un poco, sí.

-Ayer por ejemplo, le vi vomitando. -¿Vomitando?

-Sí. -Bueno. Fue un poco náuseas. Nada.

No. -Ya. Vale.

Pues vamos a Triaje y te echo un vistazo.

Pues llevo 15 años trabajando en el bar, y...

Estoy cansado.

Estoy cansado y..., no sé.

A mí me gustaría vivir la vida, irme de viaje,

hacer esas cosas que nunca he hecho. ¿Sabes?

Pero es que... Ahora no es momento para vender.

Porque mi socio, Juanra, no puede comprarme mi parte.

Entonces...

Ortega. Sí.

Vamos a ver.

Antes, por profesionalidad,

no he querido decir nada delante de la paciente.

Pero ¿se puede saber a qué venía eso?

Pues Clara, precisamente tiene que ver con la profesionalidad.

Es que no puede ser que yo le diga a una compañera tuya,

con un paciente en una camilla, con una herida abierta, que me ayude,

y me diga que se tiene que ir a casa, que su turno ha acabado.

No puede ser.

Perdona, pero no voy a consentir que hables así de mis compañeros, ¿vale?

Además, no te puedes enfadar con nadie

porque quiera cumplir su horario porque tú haces lo mismo.

No había pasado ni cinco minutos desde que había terminado el turno.

Clara, por favor, yo no hago eso, lo siento, pero no.

-¿Desde cuándo llevas con estos síntomas?

-Pues...

Pues como dos semanas.

Sigo.

Desde que pensé en vender el bar, más o menos.

-Ha tenido fiebre, también, pero le va y le viene.

-Gracias, doctora. Pero es verdad, tiene razón.

Un poco, me va y viene. ¡Ay! -¿Te duele aquí?

-Ahí, sí, ahí, ahí. -Aquí, ¿no? En el lado izquierdo.

-Cuidado, no apriete mu... -Tranquilo. Tranquilo.

No te voy a hacer nada.

Vale. Incorpórate, por favor.

Vamos arriba, te voy a auscultar, vamos a ver la tensión también,

y la temperatura.

Pascual presenta fiebre moderada, y la presión arterial, elevada.

Además, en la palpación he podido apreciar

que tiene el hígado ligeramente inflamado, por lo que vamos...

-Perdona un momentín.

Vamos a ir a la cafetería a tomar un café.

Si te quieres apuntar... -Perdona.

Pero es que estoy grabando ahora mismo.

-Ah, sí. Seguid, seguid. Bueno, Cuando acabes, estamos arriba.

-Vale. Per..., perdón.

A ver, como decía.

Eh..., vamos a hacerle unos análisis al paciente,

para comprobar el rendimiento del hígado

y ver si es ahí donde reside el problema.

Tras la agresión,

hemos sometido a Carlota a varias pruebas,

que han descartado lesiones cerebrales y en la columna.

Sin embargo, el brazo tiene peor pinta,

hay fractura, y luxación de cúbito y radio.

Habrá que operar.

Carlota, la cómica a la que agredieron tras una actuación,

se recupera tras la operación de brazo.

-¿Tú cómo te encuentras? -Pues me molesta un poco.

-Que te moleste un poquito ahora mismo es normal.

La reducción de la luxación ha ido muy bien,

y el hueso vuelve a estar fijado.

Así lo hemos confirmado con una nueva radiografía.

Ahora mismo tienes que tener el brazo inmovilizado, totalmente.

En unas semanas vuelves, te quitaremos la férula,

y ya empiezas la rehabilitación.

La rehabilitación es clave para lograr una recuperación total

después de una cirugía.

Siguiendo los ejercicios que nos recomienda el fisioterapeuta,

conseguiremos que la movilidad

y la musculatura de la zona afectada vuelvan a la normalidad.

-Bueno, entonces puedo actuar, ¿no? -Sí.

-Sí, pero sin meterte en líos.

-Bueno, eso lo voy a intentar, pero no prometo nada.

Lo que tienes que hacer es venirte a una actuación mía.

Que te vas a divertir. -Lo haré.

En cuanto tenga un rato, lo haré.

Eh..., me voy ya. ¿Tenéis alguna pregunta?

-No. Gracias. -Nada. Luego me paso a verte.

-OK. -Hasta ahora.

-Bueno, pues no sé cuál es la solución, pero algo hay que hacer.

No te puedes ocupar tú de todo el local, no puedes...

No puedes tú con todo, tío, mira cómo estás, no puedes.

-Bueno, es que lo suyo sería contratar a un camarero,

que nos ayudase.

Pero es que sabes que no llegamos, a fin de mes.

Mira.

Si apareciese un comprador, vamos,

yo vendería con los ojos cerrados.

-¿Sí? -Hombre, claro.

-Pues yo te compraba tu mitad ya.

-Pero mira, tío, déjate ya de...

Siempre con lo mismo, déjate de tonterías.

Pero Juanra, que no llegas a fin de mes.

Que no puedes pagar ni el alquiler.

Que te quedas a dormir en el bar por la noche. ¡Que lo sé yo!

-No, no, no. Ch, cuidado, cuidado, que...

-¡Hombre! -Que esto han sido dos días, ¿eh?,

esto es algo temporal, tú sabes que yo me pongo las pilas, ¿eh?,

espabilo y me pongo aquí ya. -Juanra.

-¿Qué? -Cuidadito, ¿eh?

-¿Qué? -Cuidadito.

Ya te digo, ¿vale? Tú me entiendes, cuidadito.

Lo mejor sería traspasar. Y punto.

Vamos a ver, Clara, la Asociación de Enfermeras se creó

para que actuéis en colectivo.

Estamos de acuerdo, ¿no? No cada una por vuestra cuenta.

Aparte, lo de Ortega es totalmente inadmisible. ¿Vale?

Y he recibido una queja de otra enfermera.

Entonces no sé si, como representante de la Asociación,

tú crees que, actuando así, vais a conseguir más concesiones,

pues sinceramente, la estrategia es francamente mala.

No me puedo creer lo que estás insinuando.

A ver, Natalia, yo no estoy detrás de esto. ¿De acuerdo?

Es más, muchas compañeras sí que querían seguir por ese camino

y he sido yo, la representante, la que les he dicho que parasen.

Por lo menos, eso es lo que yo pensaba que iban a hacer.

Pues no... No lo sabía y te pido disculpas.

Pero entonces están actuando a nuestras espaldas, Clara.

Pues puede ser.

Pues voy a tomar cartas en el asunto.

No te preocupes, que ya me encargo yo.

Móvil

Oye, te dejo, que tengo una urgencia. ¿Vale?

Gracias. Hasta ahora.

Pascual, el paciente que llegó con dolor abdominal,

vómitos y malestar general,

vuelve a la consulta de la doctora Rey

para conocer los resultados de los análisis.

-Bueno, Pascu, vamos a ver.

Ya tengo los resultados hematológicos y bioquímicos. ¿Vale?

Entonces, hemos visto que tienes las transaminasas bastante altas.

Y, si a esto, pues le sumamos el resto de síntomas que presentas,

todavía no te lo puedo confirmar cien por cien,

pero a lo mejor podría tratarse de una hepatitis.

Tienes el hígado bastante afectado.

Mira, disculpa que te lo pregunte de nuevo, pero...

¿Has sido honesto conmigo

cuando me has dicho que no tomabas nada de alcohol?

-Sí, sí. O sea... Superhonesto.

O sea, de verdad, lo juro que hace tres años que...,

que no bebo ni una copa. Nada.

La hepatitis puede deberse a diferentes causas.

Por eso es importante que vayamos interrogando al paciente,

para conocer sus hábitos y sus antecedentes médicos,

ya que de esta forma

podemos ir descartando posibles vías de contagio.

En cualquier caso, los análisis nos van a confirmar a qué es debido.

Quizás...

has mantenido relaciones sexuales de riesgo.

-No. No, no. Seguro. Ni...,

ni las de riesgo, ni las normales ni ninguna. Vamos, no.

-A ver, lo de las relaciones, ya te digo yo a ti que nada de nada.

Lo del alcohol...

No sé.

-Vamos a ver, tío. O sea, ya te vale.

O sea, por favor, Juanra.

O sea, que sabes que ni fumo, ni bebo, ni nada de nada.

-Vale, vale. -O sea, es que...

-No, no os enfadéis, ¿vale?

OK, pues nada.

Voy a hacerte una serología.

Así vamos a saber con exactitud

qué es lo que te está provocando el daño hepático.

Muy importante, no puedes ingerir nada de líquido

antes de realizarte la prueba. -Vale.

O sea que, si tienes sed tú, bebo yo. ¿Vale? ¿M?

Ahora tienes sed. Me voy a tomar algo.

¿Quieres un café?

-¿Yo? -Sí.

-No, no puedo. Es que tengo que hacer la serología.

-Vale.

Poco tiempo después de haber recibido el alta,

Carlota vuelve a Urgencias tras desmayarse en plena actuación.

-Sí, sí, estaba actuando, y patapum.

Patas arriba, y se ha abierto la...

La herida de la cabeza otra vez.

-Vale. Un síncope. A Reanimación, por favor.

Quédate en la sala de espera.

La verdad que...

la he visto muy desmejorada, y le dolía mucho la espalda.

Pero no ha querido cancelar las actuaciones.

Es que esta niña no hace caso a nadie.

-Cuéntame, Carlota, ¿qué ha pasado?

-Estaba actuando, estaba haciendo chistes sobre lo que me había pasado,

el incidente y demás, y de repente empecé a verlo todo negro y...

-¿Todo negro? -Mm.

-Pero ¿habías consumido algo antes?

-Bueno, me fumé un porrito antes, pero porque me relaja.

Porque yo estoy acostumbrada a fumar.

Vamos, que controlo esto. -Vale.

Entonces tenemos que hacerte algunas pruebas.

Eh..., Clara, necesito TAC craneal y analítica.

Ya me encargo yo. Gracias.

Puede ser que, con el primer golpe,

se hubiese generado una hemorragia interna que no vimos la otra vez.

Pero también está lo de la marihuana.

Y el uso recreativo de cualquier droga es perjudicial.

Y puede estar relacionado.

-¿Cómo va Pascu, doctora?

-Pues bueno, están con él todavía.

La verdad que has hecho bien en traerle al hospital.

-Sí, porque si es por él...

Es que es cabezón, de verdad...,

le quiero mucho, pero es más cabezón...

Ay...

¿Tienes ahora un ratito para que nos tomemos un café?

Y así te cuento que..., pues que no soy un tirado,

y que no me emborracho todos los días.

Y que lo que viste el otro día, pues..., vamos, que fue, pues...

Una... velada especial.

-Ya.

-¿No has tenido tú una velada especial?

-Pues sí. Lo que pasa que, para mí, pues..., no acaban...

Vamos, que las veladas especiales no acaban por...,

por no acordarme ni de mi nombre. Digamos que tengo otro concepto.

-Mira, hacemos una cosa.

Cuando tú quieras, tú haces así, y yo aparezco a tu lado.

Pero, por si acaso esto no te funciona,

te apunto mi número de teléfono, y...

me llamas cuando tú quieras.

-Vale.

-¿Tú qué?

Estás muy..., estás muy contento, ¿no?

-¿Contento? -Sí.

-Sí, contento me tienes,

que llevo toda la mañana aquí por tu culpa.

Contento me tienes. -Ah, claro, claro, claro.

Tú le estás tirando la ficha a la doctora. ¿A que sí?

-Sí, la ficha. Anda, tira. Tú... Tú sí...

Teléfono

Me están llamando. Espérate. Tira. Tira para allá, anda.

Sí.

Sí, soy yo.

¿Me vais a dejar el dinero, o qué?

Tras sufrir un repentino desmayo mientras actuaba,

Carlota ha sido sometida a diversas pruebas,

y los resultados están listos.

-Hola.

¿Bien? -Sí, sí.

-¿Quieres un poco de agua? -No, no, no. No es nada.

-Mira, Carlota, tienes que dejar de decir que no pasa nada, ¿eh?

Porque estás con esas ojeras, cada vez estás más delgaducha,

la tos..., algo te pasa, Carlota.

-Mira, Roberto, deja de ser mi padre.

A lo mejor estoy más delgaducha porque no tengo ganas de comer,

porque no tengo un programa,

y que me dé más dinerito, y tengo mala cara.

¿No voy a tener mala cara? Me he abierto la cabeza dos veces.

-¿Y lo de la espalda? ¿Eh? ¿Eso también es culpa mía? -No sé.

-Que llevas unos días quejándote de la espalda.

-Sí, mi Cama, mi cama, que es del año de la polca.

Consígueme ese programa,

a ver si ya me puedo comprar una buena.

-Bueno, perdón.

Los resultados están bien,

no hay lesiones cerebrales ni en la columna.

Pero bueno, si te duele la espalda voy a mirarte.

Igual tienes una contractura. ¿Vale?

Si es que vivimos en un bucle.

Roberto quiere que nos lo tomemos ahora con más calma,

porque me ve mal.

Justo cuando es lo contrario,

que tiene que dejar de prometer, y conseguirme un programa ya.

-¿Como por aquí?

-Sí. Pero..., pero es como... Como por dentro.

-¿Como por dentro? -Sí.

-Vale. Voy a hacerte una resonancia magnética entonces.

-¿Y qué puede ser, doctora?

Porque esto seguro que es por la marihuana, ¿verdad?

-Hombre, por favor, eso no tiene nada que ver.

-Bueno, es pronto para saberlo, pero..., ya que sacáis el tema,

perdona que me meta, ¿vale? Pero...,

es que no sé si tu relación con la marihuana es sana.

Es decir, no es que la consumas

es que he visto uno de tus monólogos por Internet,

y haces como apología de ella, ¿sabes? Como si fuese buena.

-No, no, yo lo que digo

es que yo no he tenido experiencias malas con las drogas.

Que mis experiencias han sido buenas, que es diferente.

-Yo conozco a mucha gente que las drogas...

le han destrozado la vida.

-Hay muchos coches que destrozan la vida,

y nadie dice que los coches son malos.

-No es lo mismo.

-Lo que digo es que para cuándo una noticia buena sobre las drogas.

Estoy cansada ya de escuchar:

"Las drogas son malas, las drogas son malas".

No sé. Tres chavales, en una habitación,

pasándolo estupendamente, fumándose un porrito,

viendo vídeos graciosos de Internet...

Una noticia así, ¿para cuándo?

-Carlota, eso no es lo mismo. -No, no es lo mismo.

Yo creo que eso sería frivolizar con algo grave.

-Bueno, es que todas las situaciones tienen dos maneras de verlo.

Que cada uno piense y saque sus conclusiones.

-Sí, sí, si lo entiendo, yo lo único que te digo

es que la salud es delicada

y las drogas, al final, son peligrosas.

-Yo también pienso que las drogas son peligrosas.

De hecho, en mi show tengo un ejemplo, sobre las drogas.

Para demostrar que la gente es superhipócrita.

El alcohol es malo, y ahí vemos,

las terrazas llenas de gente bebiendo gin-tonic, y no pasa nada.

-Mire, doctora, vamos a dejarlo,

porque es que con esta niña es imposible.

Tiene respuesta para todo. -A ver.

Que no podemos estar toda la vida teniendo hipotecas de 40 años,

madrugar para trabajar toda la vida...,

un poquito de diversión, ¿no? -Sí, lo entiendo.

Solo te digo que las cosas se ven muy claras desde un punto de vista.

Y a veces las circunstancias de uno cambian muy rápidamente,

y ese punto de vista cambia también.

Pero perdonad, que me estoy enrollando.

Que voy a pedir hueco para la resonancia.

-Gracias. -¿Vale? Hasta luego.

La doctora Rey recibe a Pascu,

el paciente que sufre alteraciones en el hígado,

y que viene a recoger los resultados de la serología que le practicaron.

-Pasa, Pascu. Hola. Siéntate, por favor.

-Hoy vengo solo porque Juanra se ha quedado por mí en el bar,

que tenemos unos pedidos y eso. -Ah, vale, tranquilo, no pasa nada.

Eh... ¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras?

-Pues peor. Hoy me encuentro peor.

Anoche..., anoche vomité toda la cena, y...

No sé, la cabeza, tengo como una taladradora ahí,

que me está dando...

Estoy muy preocupado, doctora. Y..., no sé. De verdad. Sin rodeos.

Dígamelo claramente.

¿Tengo cáncer?

-No tienes cáncer. -¿No?

-Bueno. Ya tenemos los resultados de la serología.

-¿Sí? -Sí, sí.

-De hecho, queríamos comentarte

que han dado negativo en todo tipo de hepatitis.

-Ah. -¿Vale?

Pero por otra parte, pues también me preocupa

porque no sé muy bien de dónde proceden tus síntomas.

-Ya. Ff... Hombre, no sé. A mí se me ocurre que...,

pues, en una..., una época anterior, las cosas como son,

yo fui alcohólico, fui alcohólico.

Y..., pues no sé. A lo mejor me...

Me... Me he dañado el hígado, vamos..., de entonces. Vamos.

Porque..., porque claro, estaba todo el día en el bar,

con la botella muy a mano, pues...

Pero bueno. Eso, gracias a Juanra, a su ayuda,

he conseguido salir de ahí y...

Y esa enfermedad ya queda atrás.

Bueno. El caso es que yo sustituí el alcohol por el té verde.

Sí, yo me tiraba todo el día bebiendo té verde,

como un descosido, con los termos. Vamos. Es lo que hago.

-Pero ¿cuánto té bebías?

-Pues tres, cuatro termos al día. -¿Te bebes tres o cuatro termos?

-Sí. -Pero ¿termos de un litro?

-No sé, es que yo tengo un cliente del bar que tiene un herbolario.

¿Vale? Y me dijo que el té era magia.

Que el té, además, adelgazaba, y sobre todo...,

es que es anticancerígeno. O sea, entonces, yo pensé,

pues mejor que mejor. -Bueno. Sí.

Lo que pasa que, en esas cantidades...

A ver, Pascu, seguramente lo que tienes

es una intoxicación bastante fuerte. ¿Vale?

Entonces, lo que vamos a hacer es, primero confirmarla, ¿vale?,

y te voy a ingresar y...

Y te voy a poner una medicación, una solución salina.

-Pero ¿por el té? -Por el té, sí.

-Vaya, madre mía. Claro, yo..., yo pensé, pues que...

Que el té me conservaría sano,

para cuando vendiese el bar poder vivir la vida, tranquilamente.

Qué tontería, de verdad.

-Hombre, tiene sentido. De una manera un poco rara, pero...,

pero sí, lo tiene. -Bueno, de todas formas,

no hay mal que por bien no venga, ¿no?

Porque, al parecer, hay un inversor chino que está interesado en el bar.

-Ah...

Debido a sus dolores de espalda,

Carlota ha sido sometida a una resonancia magnética

que ha mostrado algo inesperado.

Lamentablemente hemos encontrado una masa, en la zona del páncreas,

que probablemente sea un tumor.

Tenemos que profundizar.

Pero, con estos síntomas...

-¿Podría ser cáncer?

Carlota, todavía no lo sé.

Le voy a hacer una biopsia al tumor,

y también te voy a hacer una analítica.

-Pero ¿usted qué cree que puede ser, doctora? No nos puede dejar así.

-De verdad, es que no hay nada seguro.

Hay que esperar, a ver qué dicen los resultados. ¿Vale?

Venga.

Voy a prepararlo todo.

-Venga, Carlota. Arriba ese ánimo, ¿eh?

Que seguro que es otra cosa y esto queda en un susto.

Teléfono

-Puedes..., puedes salir.

Así tengo yo un rato.

-¿De verdad lo cojo? ¿Sí?

¿Sí?

Ortega ha recibido, pues eso, una disculpa de la enfermera,

así que parece que tus palabras han surtido efecto, ¿no?

Bueno, pues me alegro.

De todas maneras, no pienses que este es el fin, ¿eh?

Mira, cuando les dije que teníamos que actuar todas juntas,

porque así nos iban a escuchar mejor,

¿sabes lo primero que hicieron? Pedirme una reunión urgente.

Está el ambiente muy tenso, Natalia.

Bueno. Pues tranquila, que todo va a ir bien, seguro.

Venga. Bueno.

Te dejo, que tengo prisa. Gracias de verdad, ¿eh?

Venga. Hasta luego.

-Lo hemos conseguido, Carlota.

Lo hemos conseguido.

El presentador que vino el otro día a verte en el monólogo me ha llamado,

que quiere que estés en su próximo programa.

¿Has visto? Yo hice mi trabajo, hablé con él.

-He sido una imbécil, Roberto.

Me tienes que perdonar. -Nada de perdonar ni nada.

Lo hemos conseguido, Carlota. -¿Conseguir el qué?

-Lo que siempre has querido: el programa en la tele.

-Eso es lo que siempre quería: salir en un programa de televisión,

gustarle a todo el mundo, y luego ¿qué? ¿Morirme de cáncer?

-Mira, Carlota, no te vas a morir de nada.

-Me he equivocado.

Lo mismo la vida es tener una hipoteca, madrugar, una familia...

Así no te sientes tan sola en momentos como estos, ¿no?

-¿Qué pasa? ¿De qué te ríes?

-No, que no sé.

Me sorprende...,

pues que la primera vez que hayamos quedado

haya sido para hacer la compra. -Bueno, pero te ha gustado, ¿no?

-Sí, me ha gustado. -¿Sí? Ven, siéntate aquí.

Mira, ahora por lo menos sabes... cómo se compra el buen pescado, ¿eh?

El buen pescado tiene que tener los ojos bonitos.

Si tiene los ojos bonitos, está bueno. Es...

-Por los ojos, ¿no? -Claro.

A ver qué has comprado al final. Mira, mira.

Verde, perejil, apio... ¿Esto qué es?

Chocolate de mentira.

Pero hija mía, ¿qué te pasa a ti con el azúcar?

-Adivínalo.

-Ahí va, que eres diabética.

Perdona, tía; perdona. -No pasa nada.

-Pero... Pero es que es muy gracioso. Mira. Es que...

Lo verde aquí. El pan aquí, el chocolate aquí...

O sea, hasta para hacer una bolsa eres como supercerebral, tía. Es...

-Bueno. Soy supercerebral, pero no soy una tía aburrida, ¿eh?

Que conste. -No, no, no, no;

que no estoy diciendo nada. Pero o sea... Nada, nada de eso.

Vamos a ver... Que... a alguien como yo, que es así de...,

así de majo y así de desastre, es que estas cosas me hacen mucha gracia.

Es que es... Es muy bonito.

-Oye, te estás metiendo como mucho conmigo, ¿eh?

-¡No! -¿Tú qué? A ver.

-¿Pues yo? Yo, pues mira: Yo soy...

Aries.

Pero, si no te gusta, tengo otros 11 horóscopos.

-Anda, mira. Qué original. ¿Ese chiste no era de Groucho Marx?

-No sé quién es el señor ese, con bigote y gafas y puro... No sé.

¿Sabes lo único que no entiendo de ti?

-¿El qué?

-Pues que no sé qué haces

sin darme tu teléfono.

-Bueno, pues...

Apúntalo. -¿Seis, qué?

Tras haber detectado una masa en el páncreas de Carlota,

se ha analizado una muestra para ver de qué se trata,

y los resultados están listos.

-Bueno. Pues hemos visto un tumor maligno en el..., en el páncreas.

-Cáncer de páncreas.

-Lo siento, sí.

-Y...

¿Y cuánto tiempo me queda?

-A ver. Eso es difícil saberlo.

Lo bueno es que no está en un estado muy avanzado,

pero aun así el pronóstico no es bueno.

El cáncer de páncreas, es difícil detectarlo con anticipación

porque no causa síntomas inmediatos.

Por eso muchas veces, cuando lo hacemos,

pues es demasiado tarde.

Vamos a hacer lo posible

para que ese no sea el caso de nuestra paciente.

Quiero que sepas que, desde luego,

el hospital está a tu disposición para lo que necesites.

¿Qué pasa?

-Que..., pues que tenías razón, ¿no?

Cambian las circunstancias y cambia el punto de vista.

-Perdona que me metiera.

Yo solo quería decir que...,

que las circunstancias a veces lo son todo.

Y que uno no tiene la razón absoluta.

-Vamos, que no te hago gracia. -No digas eso, Carlota.

Mmm..., de verdad que me ha divertido mucho tu monólogo, de verdad.

Lo digo en serio.

-Eso lo dices porque me voy a morir.

-No te rindas tan fácilmente. Carlota, mírame.

No te rindas.

¿Vale?

Es cierto.

Me he divertido mucho viendo tu monólogo en Internet.

Iré a verte en persona. ¿Vale?

Te voy a ser sincera, lo único que...

No sé, con lo que no estaba de acuerdo es que...,

como que tiendes a ridiculizar un poco a la gente

que no piensa como tú.

Y yo creo que al final la gente hace...

lo que necesita.

En cada momento, para ser feliz.

¿Necesita para una hipoteca?

¿Necesita ir a la iglesia? ¿Necesita no ir a la iglesia?

Pues ¿qué hay de malo? ¿No? Si...

Si no hace daño a nadie.

-Eso que acabas de decir es muy interesante.

-Gracias.

Hablamos del tratamiento cuando tú quieras.

-No, si..., si...

Vamos a hablar del tratamiento, pero...,

pero antes voy a hablar...

Voy a hablar con Roberto, de mi nuevo espectáculo.

Pascual, el paciente que fue ingresado

por una intoxicación de té verde, es dado de alta

después de que se le haya suministrado

una solución salina para tratarla.

-De verdad, muchas gracias, de corazón.

-Bueno. Ya está, Pascu. -Que es nuestro trabajo.

-Sí. -Pero ya te encuentras mejor, ¿no?

-Sí, sí. Ya me encuentro mucho mejor. -Muy bien.

-Estoy estupendo. Gracias, de verdad.

-Ahora te toca cuidarte, y no más de dos tazas de té al día.

-No, no, no... -¿Eh? -Eso.

Por muy bueno que sea para la salud, el té verde,

en cantidades excesivas puede provocar una intoxicación.

Por favor, ante cualquier producto,

por muy sano y milagroso que sea, moderación.

-Y estáis invitadas a la fiesta del bar, como despedida. Barra libre.

-¡Ah! ¿Nos animamos? -Sí. Eh...

-Hola. -Hola.

-¿Qué pasa? -¿Mm?

-Bueno. Aquí presento al dueño del...

El Ventanuco. -Ah.

-¿Cómo?

-Eso es. El dueño.

-Pero a ver. Pero si habías dicho que lo iba a comprar un inversor chino.

-¡Claro! ¿No te lo ha contado? Pues yo es que soy de Shanghái.

Bueno. No de Shanghái... De al lado. De... De Usera.

No le hagáis caso.

Tienes que explicarme cómo consiguió...,

cómo has igualado la oferta del inversor chino, ¿eh?

-Pues a ver... Luego te lo cuento. -Bueno, vale, vale.

-Bueno... Pues a cuidarse. -Pues nada.

-Muchas gracias, ¿eh? -Pues muchas gracias.

-Bueno. -Venga. Hasta luego.

-¿Por qué no te centras en curarte?

-Porque de eso ya se encargarán los médicos.

Yo ahora tengo mucho que trabajar.

-Ayer no tenías nada claro, y hoy lo tienes claro.

¿Qué te ha pasado? -Pues porque...

Porque por fin lo veo claro.

Ya veo por qué la gente...

tiene hipoteca, por qué forman su familia...

Es que todos necesitan que los escuchen.

Y...

Y cuando me dijeron lo del cáncer, yo me he sentido sola,

me he sentido...

Aterrada, pero me he dado cuenta...

de que también tengo quien me escucha, que es el público.

Así que llama al programa.

Vamos a ir.

-Vale.

-¡Ay! ¡Té verde, té verde!

-Ah, tío, se me olvidaba.

-Bueno, bueno... Muchas gracias, tío.

Muchas gracias. -Nada, tío.

No sabes el marrón que me quitas de encima. -Sí.

-Por cierto, tienes que contarme cómo has conseguido el dinero de mi parte.

-Pf..., pues si te lo cuento alucinas.

-¿Sí? -Mi hermana.

-¿Tu hermana? -Mi hermana la pequeña.

Teléfono

Mira, hablando del rey de Roma.

Tira tú; que ahora te cojo. -Venga. Te espero en el coche, ¿eh?

-¿Sí?

Sí, soy yo.

Sí, sí. Ya he visto que está el dinero en la cuenta.

Eh... Decidle a Monzón que, en un par de días,

se lo empiezo a devolver. ¿Vale?

Vale.

¡Doctora!

A ver, tengo una urgencia.

Necesito que venga a la inauguración del traspaso de mi nuevo local.

Y no admito un no por respuesta, ¿eh?

¡Muy bien, Marina!

¡Muy bien, muy bien!

-Hola. ¿Qué tal? -Hola.

-¿Qué ha pasado? Pues mira.

Que he hecho todo lo posible para que entren en razón y no hay manera.

Además he insistido mucho, Natalia.

Por favor, tenemos que actuar en conjunto

y hacer las cosas bien.

Pero es que parece que los compañeros,

pues ya están hartos de palabras.

Y lo que quieren son hechos. Y ya está.

Vamos a ver, ¿cómo que hechos? ¿Qué hechos?

Sí. Pues cosas que les demuestren que les tienen en cuenta. Ya está.

Pero es que yo os tengo muy en cuenta.

Que lo sé, Natalia pero es que no es suficiente.

Yo no sé cuánto tiempo más voy a poder contener esta situación, ¿eh?

Te lo digo, se avecinan tiempos difíciles, Natalia.

-Se ha resbalado. Y ha perdido el conocimiento.

-¿Sabes decirme dónde te duele exactamente?

-Me duele, me duele todo el cuerpo. Pero lo peor es...

Es que no puedo mover las piernas.

-Todo apunta a que tiene una lesión medular.

Quiero que le vea un neurólogo y un traumatólogo.

Así me quedo más tranquila.

-Si son tan simpáticos como usted, pues venga. El que sea.

-No todos los días tengo yo pacientes tan simpáticos como tú.

-Tu trato con el paciente ha sido inapropiado.

No deberías ser tan cercana a la gente.

-A mí no me interesa entrar en una guerra contigo.

-Pues no, no. Tienes razón, no te interesa.

-Fui al supermercado a hacer la compra

y dejé al mayor a cargo del pequeño.

Y cuando he vuelto, me..., me lo he encontrado así.

-Hacemos gasometría arterial,

analítica y tóxicos en orina. ¿De acuerdo?Vale.

-Y a Curro también, que tiene un eccema un poco profundo.

¿Cómo ha sido el vómito? -Yo se lo provoqué.

Pensé que..., que había tragado algo, entonces le metí los dedos y...

Pero después de vomitar se encontraba peor todavía.

-Lo que os ha contado antes de que estaba comprando es mentira.

Estaba trabajando. Supongo que...

porque tiene miedo de que vuelva a venir la asistente social.

Abraham se ha despertado.

Y está vomitando. -Abraham: ¿Me oyes?

Timbre

Que creo que podría ser un caso de desatención personal

y, si fuera así, tendría que informar.

-Me da la sensación de que la madre tiene miedo del hijo mayor.

-¿Miedo del hijo mayor? -Mm.

  • Centro médico - 03/10/17 (2)

Centro médico - 03/10/17 (2)

03 oct 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 03/10/17 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 03/10/17 (2)"
Programas completos (744)

Los últimos 757 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios