www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3742978
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 03/10/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Estás a punto de probar una joya.

El mundialmente conocido como sándwich Pepa Club.

-¿Pepa Club? Ya.

-Tarannnn...

¡Ay! -Oye. Oye.

¿Estás bien? ¿Estás bien? -Sí.

-¿Seguro?

-Sí, sí, sí, estoy bien, de verdad.

-Vale. -Estoy bien.

Jo, el desayuno, lo siento.

-Pepa, deja el desayuno. ¿Qué más da el desayuno?

-Estoy bien, estoy bien. De verdad. -¿Seguro?

-Sí, sí. Si ha sido un mareo. De verdad.

-Vale. -No te preocupes, estoy bien.

-Y entonces, todo el paripé este, ¿qué es?

¿Porque no estaba tan bueno el bocadillo, o qué? ¿Qué pasa?

Oye, te invito a desayunar. ¿Te parece?

-Vale. -¿Vale?

-¿Recogemos esto y nos vamos? -Vale, bueno. Recojo yo.

Yo me encargo. Tranquila.

Vaya desastre.

-¿No te han atendido todavía?

-Jorge, Cariño, si me hubieran atendido ya,

¿no crees que estaría dentro, con el médico? Vamos, digo yo, ¿no?

-Desde que sólo comes zanahorias, estás de un humor de perros.

-Anda, no digas tonterías. Que yo no solo como zanahorias.

Como de todo. -Ah, ¿sí? ¿De todo?

-Sí. -Pues prueba esto.

-Quita. Para.

-Dicen que uno es lo que come.

Y a Adela le ha dado por comer sólo cosas tristes, y claro, está triste.

No me vas a comparar la alegría que te da comerte un buen chuletón,

con la que te da un plato de quinoa ecológica,

que eso te deja triste para toda la semana.

-Ya sé lo que estás haciendo.

Me estás mareando para que pueda comerme la chocolatina.

Mira. Que ya entramos. Va.

¿Adela? ¡Javier! ¡Cuánto tiempo!

¡Cuánto me alegro de verte! Igualmente.

Mira, este es Jorge, mi novio. -Hola.

¿Qué tal? Encantado. Encantado.

-El doctor es un amigo de mis padres, de toda la vida.

Oye, te veo muy bien. Gracias.

¿Y cómo están tus padres? Están en Filadelfia.

Han ido a ver a mi hermana, que acaba de tener una hija.

¡Ah, enhorabuena! Gracias.

Bueno, le dejo, que tengo que entrar ¿Te ha tocado con la doctora Romero?

Sí. Estás en muy buenas manos.

Genial. Ya me cuentas.

Vale.

Encantado. Encantado.

Ramiro Egea, ¿verdad? Sí.

Ramiro ha llegado a Urgencias

porque, desde hace un par de semanas, sufre fiebre,

dificultad respiratoria, y hace unos días, dolor en el tórax.

Pues verá, llevo dos semanas que tengo fiebre,

y respiro con dificultad.

No me preocupaba mucho.

Pero es que ahora ha empezado a dolerme el pecho.

¿Cuánta fiebre tiene? Pues el día que más, 38 y medio.

¿Está tomando alguna medicación? Sí, Valsartán para la hipertensión,

y prednisona y broncodilatadores para el EPOC.

EPOC son las siglas de enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Es una afección progresiva,

que lo que hace es dificultar la respiración.

La principal causa es el tabaquismo.

Así que, cuanto más fumemos,

más posibilidades de desarrollar la enfermedad.

Empecé a fumar a los ocho años.

Y el primer cigarro me lo dio mi abuelo.

Eran otros tiempos. Era como..., como un ritual.

Yo le escuchaba todas sus batallitas,

y él me daba las últimas caladas de su pitillo.

-Lo más importante para dejar de fumar es quererlo de verdad.

Hay mucha gente que no lo consigue a la primera,

así que no hay que desesperarse.

Es bueno que comuniquemos a nuestro entorno

nuestra intención de dejar de fumar,

que sepan que a lo mejor vamos a necesitar su ayuda,

y hay muchos programas disponibles para dejar de fumar,

que se pueden encontrar en centros médicos y hospitales.

Bueno, Ramiro, me gustaría hacerle pruebas.

Eh... Pepa, ¿bien? Que sí, que estoy bien.

Ramiro, como le decía, me gustaría hacerle pruebas.

Voy a pedirle radiografía y analítica.

93% de saturación. Está un poco baja.

Hazle una gasometría arterial. Vale.

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica no tiene cura.

Pero sí podemos tomar medidas para evitar que empeore.

El tratamiento, y pequeños cambios en el estilo de vida,

como ejercicio suave prescrito por el médico,

pueden hacer que el paciente se sienta mejor,

se encuentre más activo,

y que la enfermedad se desarrolle más lentamente.

Adela Moncada, ¿no? -Sí.

-Es tu primera vez por aquí, ¿no?

-Sí, no quería venir, pero al final la he convencido.

-Muy bien, bueno, pues cuéntame, ¿qué te pasa?

-Nada, que últimamente me siento un poco floja.

Pero yo creo que es normal, con el calor que ha estado haciendo.

-Ya. Y ¿en qué notas que...? No sé. Que estás floja.

-Pues lo noto en nada y en todo. En hacer ejercicio, por ejemplo.

-Y muchas veces se marea al levantarse.

-Ya. ¿Comes bien? -Sí, sí. Si yo como muy bien.

-Bueno. -Perdona, no empieces, ¿eh?

-No, no, si yo no voy a empezar nada,

pero habrá que contárselo todo a la doctora, ¿no?

Adela lleva unos meses a dieta. Y no come nada.

-No, eso no es verdad. -¿Que no es verdad?

Dile cuánto hace que no tomas chocolate, por ejemplo.

-Eso no tiene nada que ver con comer bien.

A Jorge le pasa lo que le pasa a muchos,

que confunde llevar una vida sana y equilibrada con estar a dieta.

Los fritos, los dulces, los chocolates...

Todo esto son cosas que no nos hacen ningún bien.

Y cuanto menos las comamos, mejor.

Mire, doctora, mi novio es un exagerado. Yo como mucho.

Lo único, que últimamente, pues me alimento de forma más saludable.

-Bueno. ¿Y qué es para ti saludablemente?

-Pues como mucha fruta, muchas verduras y legumbres,

carne, pescado, huevos... Y en menor medida, pasta y cereales.

-Integrales. -Bueno, pues eso está muy bien, ¿no?

-Bueno. Pero pregúntale cuánto ha adelgazado.

-Pero eso no viene a cuento ahora. -No, no, claro que viene a cuento.

-Vamos a hacer una cosa: pésate un segundito...

A ver...

-Ha adelgazado casi 15 kilos en menos de cuatro meses.

Que me digan a mí si eso es normal, sano y saludable.

Eso es un trastorno alimentario de libro. ¿O no?

-Perfecto. Gracias.

-Bueno, sí que es verdad que he adelgazado mucho,

pero es porque yo tenía sobrepeso.

Y los primeros diez kilos los adelgacé en el primer mes.

-No, no es verdad que tenías sobrepeso.

Ella estaba estupenda.

Adela era modelo, modelo de tallas grandes.

Era preciosa tal y como estaba antes de empeñarse en adelgazar.

-Bueno, vamos a hacer una cosa.

Lo primero, un análisis de sangre para ver si verdaderamente

estás bien, ¿eh?

Si todo lo que comes es lo que tú me estás diciendo y todo esto.

Lo que pasa es que necesito que vengas en ayunas, ¿eh?

-Sí, de hecho ya estoy en ayunas.

-Ah, ¿sí? -Sí, sí.

-Ah, pues fenomenal. Lo que... Mira. Vamos a hacer una cosa.

Lo voy preparando todo, para que te lo hagan cuanto antes, ¿eh?

Y eso sí, para la próxima vez que vengas, me gustaría

que, cuando te vuelva a citar,

me traigas todo lo que comes y las cantidades.

-Vale. -¿De acuerdo?

-Pepa. ¡Pepa! -¿Sí?

-¿Qué tal estás? -Muy bien, ¿y tú?

-Oye, que no hace falta que te hagas la dura conmigo, ¿eh?

Que me lo puedes contar.

-Jo, no me mires así, que ya sé lo que estás pensando.

Que esto no es un brote. -Vale.

-Con la esclerosis pasa esto.

Que algunas veces tienes síntomas, pero no tienen por qué ser un brote.

Y además, tienes que pasar más de 24 horas para...

-Ya, si todo eso ya lo sé.

Pero me quedaría más tranquilo si fueras a ver a Mendieta, la verdad

-Vale, te lo prometo. Si me dejas en paz.

-Te lo prometo.

-Mm... -Ahora.

-Vale. -Venga.

Este y este me los llevas a la consulta, ¿de acuerdo?

Muy bien. Estará como en media hora aproximadamente.

Perdona, Natalia. Ay...

¿Qué haces aquí?

Te hacía en casa, desde hace horas, con Andrea.

Ya, bueno. Es que he traído a la niña.

Que tiene una tos muy rara y quiero que la vea el pediatra.

Ya, pero ¿tiene fiebre? No, no.

La he dejado con Clara, voy al coche a por sus cosas, ¿eh?

Vale, estaré por aquí. Cualquier cosa me avisas.

Vale.

Ramiro, tengo los resultados.

En la analítica, veo que tiene una leucocitosis

con desviación a la izquierda.

Y en la radiografía que hicimos,

se ve una condensación en el pulmón derecho,

que tiene los límites poco definidos.

Esto lo que me hace pensar es en una infección bacteriana,

concretamente, en una neumonía lobar.

¿Y eso es grave?

En su caso lo que voy a hacer es darle antibióticos

de forma ambulatoria.

Tiene que seguir el tratamiento, pero espero que mejore.

Pues gracias, doctor.

De todas formas, una neumonía es algo serio.

Así que respete el tratamiento. Ah, descuide.

Los antibióticos son medicamentos que combaten infecciones bacterianas

no víricas.

Es decir, un antibiótico no puede combatir un resfriado o una gripe.

Es importante que terminemos los tratamientos,

porque si no, nos podemos encontrar con una población de bacterias

que sean resistentes a dichos antibióticos.

Nuria. -Dime.

-¿Está el doctor Mendieta? -No, hoy no está.

¿Necesitas otro neurólogo? -No. No hay prisa.

-Pues luego te llamo.

Sí.

Perdóname un segundo. Os podéis sentar, ¿eh?

Te tengo que dejar, ahora mismo tengo unos pacientes.

Venga, hasta luego.

Bueno. Perdonar, ¿eh?

A ver, lo primero, ¿cómo te encuentras, Adela?

-Pues no muy bien, la verdad.

Desde que vine la última vez, no he vuelto a ir al gimnasio

y me siento muy débil. -Ya.

Bueno, tengo aquí los resultados de los análisis,

y efectivamente tienes anemia, ¿eh? -Mira, ¿ves? ¿Ves?

-No empieces. No puede ser. Yo como de todo.

Tiene que haber otro motivo para la anemia.

-Bueno, ¿has traído la lista de lo que has comido en estos días?

-Mira, aquí están las últimas comidas de estas dos semanas...

-Mm...

-Y bueno., lo ha escrito mi dietista, así que lo he seguido a rajatabla.

-Muy buena presentación, ¿eh?

Bueno, si efectivamente has comido todo lo que pone aquí,

pues no deberías tener anemia, ¿eh? Entonces hay que buscar otra causa.

Bueno, a ver...

Eh... Tus periodos menstruales. ¿Son abundantes, regulares?

-Sí, son regulares y no son abundantes.

Y no duran más de tres o cuatro días. -Mm...

¿Y has notado moco o sangre en las deposiciones?

-No.

No, lo que sí que he notado es que están un poco oscuras.

Aunque supongo que es por el cambio de dieta.

-Ya, bueno.

Pues en este botecito, coge una muestra, ¿de acuerdo?

Y me lo traes. -Vale.

Ramiro, el paciente que llegó con fiebre, dificultad para respirar

y dolor torácico,

ha vuelto después de tratarse con antibiótico para una neumonía lobar.

¿Cómo se encuentra?

Pues la verdad, doctor, es que igual, con fiebre y dolor en el pecho.

Bueno. Eso significa que los antibióticos no están funcionando.

Me gustaría hacerle un TAC,

para poder ver esa condensación que tenía en los pulmones.

Como usted vea.

-Y el cloruro potásico nunca, nunca,

hay que administrarlo en directo endovenoso,

Porque podría matar a un paciente.

-Vale. -Está claro, ¿no?

-Sí, sí. -Vale.

-Entendido.

¿Esto es parte de la clase?

Perdonad. Ha sido un mareo. -Mm... ¿Te has...?

Corre. Llama al doctor Herranz.

-¡No, no, no, no, no, no, no, no! Avisa al doctor Dacaret. ¿Vale?

-Ay, Javier. Sí.

Una cosa, ¿me puedes cubrir una hora? Claro. ¿Ha pasado algo?

Mm... Pues que me ha llamado la canguro, y me ha dicho que la niña,

pues no hace caca bien, y está estreñida, entonces, bueno.

Bueno, solo ha pasado un día. No es para tanto.

Aguanta un poco antes de traerla. Pero no me quiero aguantar, Javier.

Quiero que la vea el pediatra y ya está.

¿No me quieres cubrir, o qué? Que sí, sí, sí.

No se trata de eso. Yo te cubro. Bueno, perdona. Que estoy nerviosa.

Y ya está. Venga. Tranquilízate.

Tras comprobar que el antibiótico no ha funcionado,

el doctor Herranz ha decidido hacerle un TAC toracoabdominal

a Ramiro, el paciente con EPOC y una infección respiratoria.

Ramiro, en el TAC hemos podido ver que tiene nódulos en los pulmones.

También hemos comprobado que tiene un derrame pleural izquierdo,

y tiene un ganglio afectado cerca de la aorta.

Sea claro, doctor, estamos hablando de cáncer.

Ramiro, de momento, estamos hablando de una adenopatía,

que es un trastorno inespecífico que necesita pruebas.

Siendo sinceros, las sospechas no son muy esperanzadoras.

Sobre todo, teniendo en cuenta el historial de fumador empedernido.

Pero bueno, aún es pronto, vamos paso a paso,

y a ver cómo evoluciona.

Me gustaría ingresarle. ¿Quiere que avisemos a alguien?

No tengo a nadie.

Bueno, Ramiro, querría hacerle una biopsia con aguja fina,

de ese ganglio afectado. Bien.

¿Es su cumpleaños? Sí. Pero tráteme de tú.

Felicidades, Ramiro. Gracias.

Hace cinco años que celebro mi cumpleaños solo.

Cuando vivía Isabel, siempre hacíamos lo mismo,

me traía una tarta de chocolate con nata,

y nos la comíamos de una tacada. Era el cumpleaños perfecto.

Voy a avisar a un celador, para que venga a buscarte.

Eh... ¿Puedo pedirle un favor?

¿Podría acompañarme la enfermera del otro día? Me cae muy bien.

¿Pepa? Pepa.

Eh... Sí, supongo.

Voy a buscarla y, si está libre, seguro que está encantada.

Gracias.

Bueno, Adela, pues ve quitándote los zapatos, te tumbas, por favor...

Días después, Adela, la joven que sufre anemia,

vuelve para conocer los resultados del análisis de heces.

Bueno, la razón por la que las heces están oscuras

es porque hay presencia de sangre, ¿vale?

Entonces, lo que vamos a hacer es una ecografía abdominal.

¿Te has hecho alguna? -No.

-¿No? Bueno, pues es una prueba inocua

y lo único, que está frío el gel. Dime.

-¿Me voy mejor, o me puedo quedar? -No, quédate, quédate si quieres.

A ver.

Bien, esto es lo máximo que vas a sentir.

-Vale. -Gracias. Bien.

A ver...

-¿Qué pasa? ¿Por qué pone esa cara?

-Ah, no. Perdona. Es que...

He visto una masa a la altura del estómago...

Y, como no sé de qué se trata, lo que vamos a hacer es una biopsia, ¿vale?

Para estar seguros.

-Que no quería asustarnos, dice.

Y sale con que tiene una masa en el estómago.

Si es que ya decía yo que era mucho adelgazar en tan poco tiempo.

Por Dios, que sea una tontería, que se la quiten y que ya está.

Llevamos juntos desde los 15 años. Si le pasa algo...

Es que no quiero ni pensarlo.

-Lo que no se podía administrar directamente...

Es que no sé, bueno, no sé si lo apunté.

Se lo pregunto el próximo día y ya está.

Marisol, Maribel. ¿Qué tal? Hola.

¿Habéis visto a Pepa? ¿La enfermera jefe?

Eh... ¿No te has enterado? ¿De qué?

No se encontraba bien. ¿Dónde?

En Rea 1.

¿Cómo te encuentras? -Mejor.

Yo creo que los corticoides que me ha recetado Mendieta

me están haciendo efecto.

Gracias por estar ahí. -Ya ves tú.

Oye, te quería preguntar, eh... ¿Se lo has dicho a Herranz?

-No. Todavía no.

-Bueno, ¿quieres que me acerque a decírselo?

-No, no, no, no. Es que quiero que...

No sé, que me vea un poco mejor que ahora, cuando me encuentre.

Es que... -Vale.

Se va a acabar enterando. Lo sabes, ¿no?

-Ya. Como todo el hospital. Sí. -Pues sí.

Os dejo solos, ¿vale? -Adiós.

¿Qué ha pasado? Que he tenido un brote.

Estaba con unas enfermeras de prácticas, y de repente...

Perdí la fuerza en las piernas y me caí.

Y lo peor de todo es que he tenido incontinencia urinaria.

Pero ya... estoy mejor. Pepa.

¿Puedes dejar de ser fuerte un momento?

Mira, me quedo contigo toda la noche.

No, no, no, no. Que no. Que... escúchame.

Que no te doy a elegir. Que me quedo contigo esta noche.

Pero si tienes a los niños... Fff, f, f...

Es verdad.

Bueno, pues entonces, mañana a primera hora estoy aquí.

¿Qué te traigo?

-Uno. No hace falta que vengas a primera hora, de verdad.

Y dos. ¿Unas pastas? ¿Unas pastas?

Sí. Vale. ¿Estás bien, seguro?

Días después, ya están listos los resultados de la biopsia

a la que ha sido sometida Adela,

la paciente que tenía una masa en el estómago.

Bueno, cansada.

-Tengo ya los resultados de la biopsia, ¿eh?

-¿Y es...? ¿Es grave?

-Pues mira. La doctora Soto, que es especialista... ¿Qué tal?

-Muy buenas. -Os lo va a explicar.

-Hola.

-A ver, tienes un leiomiosarcoma intestinal,

que es un sarcoma agresivo de partes blandas.

Los sarcomas son tumores malignos, con unas características clínicas,

histológicas y radiográficas muy concretas.

Los leiomiosarcomas son tumores agresivos,

que frecuentemente son difíciles de tratar.

Tienen un pronóstico malo.

Con tasas de supervivencia entre las más bajas

de los sarcomas de tejidos blandos. -Bueno. ¿Y eso qué significa?

¿Van a operarla? ¿Tienen que hacerle quimio, o qué?

-Bueno. Por ahora lo que tenemos que hacer es estudiar

un poco más su caso, ¿vale?

Tenemos que ver si el tumor es resecable,

y eso depende un poco del tamaño y de las estructuras que estén afectadas,

ver si hay afección de ganglios linfáticos periféricos,

y si hay metástasis, y si las hay, dónde están.

Entonces, vamos a hacer un TAC, una endoscopia

y una resonancia magnética,

para poder ver el alcance de la enfermedad,

y a partir de ahí, podemos plantear el tratamiento.

Dacaret, ¿me puedes explicar, si somos amigos,

por qué me has ocultado lo de Pepa? No, a ver, a ver, Herranz,

tranquilízate, ¿vale? Pepa es mi paciente.

Y además es mi amiga. O sea, no puedo traicionarla.

¿Lo entiendes?

Sí, perdona. Es que me siento dolido, porque no me ha dicho nada.

Bueno, te entiendo perfectamente. Pero entiéndeme tú a mí.

Lo siento. No pasa nada. ¿Estás bien?

Ffff... Sí. No. No lo sé.

¿Soto? Hola.

Quería preguntarte por una paciente que es hija de unos amigos míos,

Adela Moncada. Tiene un leiomiosarcoma.

Eso me ha dicho.

Y también me ha dicho que estabas pensando qué hacer.

Se lo voy a extirpar.

¿Y si se ha extendido a órganos vitales

y no lo puedes extirpar con márgenes limpios?

Sabes que, si los márgenes son escasos,

el nivel de recidiva aumenta. Hay que correr ese riesgo.

Es tu paciente.

Hasta luego. Adiós.

Ay, ¿qué tal? ¿Un masajito?

Sí.

No, es que tengo un cansancio, he hecho una mala postura...

Ah... Ay, más suave, más suave.

Ahí.

¡Más flojo!

¿Algún problema? No, que estoy esperando...

Estoy esperando que la canguro me mande un mensaje

cuando la niña haga caca.

Entonces, le he dicho que le haga una foto, y me la mande.

Entonces...

Natalia, yo creo que, con dos médicos en casa,

no es necesario estar tan, tan pendientes, ¿no?

Javier, somos médicos, pero no somos pediatras, ¿vale?

Para mí la salud de Andrea es muy importante.

Entonces, no entiendo tu despreocupación, sinceramente.

No, no, no me despreocupo. Déjalo. Déjalo. Tranquila.

Eh... Lo entiendo. Ya está.

Teléfono móvil.

Perdona, que me está llamando.

Sí.

¿Sí?

Ramiro espera los resultados de la biopsia del ganglio inflamado

que le encontraron cerca de la aorta abdominal,

mientras Pepa se recupera de su brote de esclerosis múltiple.

Hola, ¿me puedo sentar?

-¡Ah! ¡Por supuesto, Pepa, siéntate, siéntate!

Pero, ¿qué haces en bata? ¿Estás enferma?

-Es... una larga historia. Pero estoy bien.

-Ah, bueno. -Cuéntame. ¿Qué tal tu infección?

-Pues me han hecho una biopsia, y estoy esperando los resultados.

Pero me imagino lo que me van a contar.

-Oye. Nunca hay que adelantar los acontecimientos.

-Bueno, la verdad es que no me importaría mucho reunirme con Isabel.

-Oye, Ramiro, ¿cómo puedes decir eso? -Buf, tú no conocías a Isabel.

Ah, pero te puedo enseñar unas fotos. -Venga.

-Verás. Verás. A ver... Eh...

Todos los años, viajábamos, de vacaciones.

-Mm... -Sí, en vacaciones nos íbamos fuera.

A Europa, ¿eh? Nunca hemos salido más allá.

Mira. ¿Ves? Esto es en Praga.

Esto... ¿No ves?

Aquí. Mira, mira. ¡Pepa!

Que me han dicho que estabas de paseo.

Eh... Ramiro, pues mira, genial que estés aquí,

porque tengo algo bueno para ti.

-¡Ah! ¿Es por mi cumpleaños?

Sí. Oh, qué mal miente, doctor.

Son para Pepa, ¿no?

-Bueno, a ver. Las podemos compartir, ¿no?

-Me parece que metí la pata.

Hace tanto tiempo que nadie me traía algo, que me dejé llevar.

El doctor Blanco espera junto a Jorge, el novio de Adela,

a que Soto termine de extirparle el sarcoma.

¿Hace mucho que conoces a Adela? Sí, desde los 15 años.

¿Y sabes si van a venir sus padres? No, ha decidido no avisarles.

Dice que no quiere fastidiarles el viaje, que se lo dirá luego.

Soto. Habéis tardado un poco. ¿Ha pasado algo?

Sí, cuando he abierto he visto que era demasiado peligroso extirpar.

Está muy extendido. -¿Y ahora qué?

-Hay que comenzar con la quimioterapia.

¿Has probado con la tinción, por si se trata de un GIST?

No, pero lo voy a hacer ahora mismo.

-¿Qué es el GIST ese?

GIST también pertenece a la familia de sarcomas de tejidos blandos.

Durante años se le ha confundido con el leiomiosarcoma,

que es el cáncer derivado de la transformación maligna

de células musculares,

y no de células nerviosas del intestino, como es el caso del GIST.

Y tiene su explicación: ambas células son tan similares

que los dos cánceres son indistinguibles,

incluso para el examen microscópico.

Sería una gran noticia que se tratara de un GIST,

en lugar de un leiomiosarcoma.

¿Y qué tendría de bueno que fuese un GIST?

Bueno, la diferencia es crucial.

Para el GIST existe un tratamiento farmacológico

que permite controlar el tamaño del tumor, y después poder extirparlo.

Bueno, ambos son bastante improbables, pero...

Teléfono móvil.

Pero bueno, hay que confiar en que haya suerte.

Mis padres. ¿Aún no les has dicho nada?

No.

Hola, ¿qué tal? Bien, aquí, en casa.

Sí.

Las pastas eran para Pepa.

Pero tengo algo bueno para ti.

La biopsia ha confirmado que no tienes cáncer.

¡Oh! -Ay...

Con la prueba del esputo,

he podido ver que tienes una enfermedad

que se llama nocardiosis pulmonar. ¿Y eso qué es?

La nocardiosis pulmonar es una enfermedad rara

producida por una bacteria que se llama Nocardia asteroides.

Y que es la que infecta el pulmón.

Las personas con más posibilidades de desarrollar esta enfermedad

son las inmunodeprimidas,

o las que tienen un problema pulmonar, como es el caso de Ramiro.

De todas formas, es una enfermedad que, si se diagnostica pronto,

tiene un pronóstico bastante bueno,

y solo requiere de un tratamiento con antibiótico específico.

¿Quiere decir que me voy a curar? Efectivamente.

En tu caso particular, como hemos diagnosticado pronto,

pues, con un tratamiento a base de un antibiótico específico,

te curarás. ¡Uh! Qué peso me quita de encima.

¿Ves cómo no había que adelantar acontecimientos?

Ahora a vivir.

-Bueno, estaba convencido de que iba a ser cáncer de pulmón.

Saber que estoy bien, que tengo otra oportunidad,

me ha hecho darme cuenta que tanta soledad no es buena.

-Muy buenas. -Hola.

-Hola.

-Vengo a contaros que tengo los resultados de la tinción,

y es un GIST. -¡Ay, qué bien!

-Son buenas noticias, desde luego.

Tenías razón. Me alegro.

Bueno. Y ¿ahora qué? -Bueno, ahora hay un medicamento,

que es muy eficaz y que probablemente reduzca el tumor

hasta un tamaño lo suficientemente pequeño

como para poder extraerlo sin riesgos.

-¿Y cuál es el pronóstico?

-Bueno, hay que ver cómo reaccionas a la medicación

y a la operación posterior,

pero en cualquier caso, es mucho mejor que un leiomiosarcoma.

-Qué bien. Menos mal que no les he dicho nada a mis padres.

En cuanto vengan, les pongo al día.

Que para entonces, espero tener el tumor como un garbanzo.

Lo que son las cosas.

Si la semana pasada me hubieran dicho que tenía un tumor llamado GIST,

me hubieran dado la peor noticia de mi vida.

Pero después de decirme que tenía un leiomiosarcoma no operable...

-Es como si nos hubiera tocado la lotería.

¿Cómo te encuentras? Muchísimo mejor.

Preparada para seguir dando guerra. Tienes que descansar.

Ya, pero es que me encuentro mucho mejor cuando trabajo.

Aunque ahora ya todos lo saben y...

Jo, y no quiero que me traten de forma diferente.

Tú más que nadie sabrás cómo hacerles ver

que tu enfermedad no te define. Es una circunstancia.

Vale. Gracias. Bien.

Y ahora que estás mejor, me gustaría comentarte que...

Me sentí muy dolido cuando no me avisaste.

A ver, es mi opinión.

Pero creo que, si estamos juntos, deberíamos confiar el uno en el otro

Y más en estas cosas. Sí, sí, sí, perdona.

Lo siento, tienes razón. Es que no sé por qué no te lo dije.

Yo creo que no quiero que me veas débil.

¿Débil? Pepa, tú no eres débil.

Tú eres la persona más fuerte que conozco.

Y un brote no es una debilidad.

Prometo que nunca más te ocultaré ningún brote.

Queda escrito, ¿eh?

Oye, quiero decirte algo.

Cuando estabas gordita me gustabas, pero ahora, me gustas aún más.

-No seas mentiroso sólo porque tenga cáncer.

Que si te gustan las chicas con curvas, no pasa nada.

-Yo siempre he pensado que tú eras mucho para mí.

Pero ahora te has puesto tan guapa...

Esto es mejor que si nos toca la lotería.

-Oye, tienes... ¿Tienes una chocolatina?

-En el cajón.

Ramiro, el paciente con nocardiosis pulmonar,

ha sido dado de alta y se dispone a abandonar el hospital.

¡Ramiro! ¡Doctor!

Hola. Queríamos despedirnos.

Yo también. Les estaba buscando, pero no les encontraba.

Y no quería hacerme el importante.

Bueno. Un regalo.

-¿Esto? ¿Y qué es?

Pues las pastas del otro día no eran para ti.

Pero esta tarta de chocolate y nata...

¡De nata y chocolate! ¡Gracias, gracias!

-Los cumpleaños hay que celebrarlos. -Claro que sí.

Bueno, Ramiro, ¿y qué vas a hacer ahora?

Pues he estado hablando con mi hermano.

Y me voy a El Salvador con él un tiempo.

Tengo unos ahorros y... No me faltará trabajo de electricista.

Ya está bien de estar solo.

Ramiro, encantado. Gracias, doctor.

Gracias, Pepa. -Adiós.

Has tenido un detalle precioso.

Bueno, los cumpleaños hay que celebrarlos.

Y... las altas también.

¿Sí? ¡Sí!

-Hola, Javier. Hola.

Que ya me ha contado Soto lo del GIST, ¿no?

Qué buenas noticias. Sí, muy buena.

Quería confesarte una cosa.

Verás, cuando nació mi hijo, pues...

Yo, cada dos por tres, llamaba a los compañeros con más experiencia,

pues para preguntarles si era normal el color de la caca,

si había comido, si no había comido...

En fin, que... Que era muy pesado.

Así que entiendo perfectamente cómo estás tú, es normal,

pero te recomiendo que no te obsesiones.

Ya.

Oye, ahora que has dicho lo de las cacas,

esta mañana yo no las he visto normales, y lo mismo...

¿Tengo que coger una muestra o algo?

Anda, ven. Ay...

Que tienes razón, me tengo que relajar un poco, ¿vale?

Un poquito sí. Un poquito.

Bueno, y perdona si he estado un poco así, tontorrona.

No pasa nada.

¿Por qué la orina tiene un color completamente morado?

¿Sabe lo que ocurre, doctora? Que el meteorito me está curando.

Está sacando todo lo malo que tengo dentro.

-¿Cómo es ese meteorito?

-Es una roca, de este tamaño, arcillosa, irregular...

-Yo creo que lo he visto ese meteorito.

Era de una paciente mía que se lo encontró en una granja.

Pero no es un meteorito. Es una caca de vaca.

-¿Y ahora qué hago? ¿Se lo digo?

-Comer, no come absolutamente nada. Y ella ha perdido ya muchos kilos.

-Sí como, mamá. Pero que es que todo lo que como lo vomito.

Y... pues no me apetece comer.

-Hola. -Hola.

-¿Vas a actuar siempre como si no me vieses o como si no me escuchases?

-Hace ya mucho tiempo, estaba ella también con vómitos.

No como ahora, pero tenía vómitos.

Y coincide que subió la vecina de abajo a decirme

que la niña estaba llenando de grafitis todo el barrio.

Y desde el momento que dejó de hacer las pinturas, pues dejó de vomitar.

-¿Me puedes intentar contar un poquito mejor lo de las pinturitas?

-Pues nunca he dejado de pintar grafitis.

-Tú y yo, ni somos amigos, ni lo vamos a ser. Lo sabes, ¿no?

-Empiezo a estar un poquito harta de cómo me estás tratando últimamente

Y mucho más teniendo en cuenta que lo único que estoy haciendo

es aguantar y aguantar, porque... -Porque ¿qué?

  • Centro médico - 03/10/16 (2)

Centro médico - 03/10/16 (2)

03 oct 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 03/10/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 03/10/16 (2)"
Programas completos (721)

Los últimos 734 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios