www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4653332
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 03/07/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Max ha tenido que ser atendido por los servicios de emergencia

porque jugando a baloncesto,

ha comenzado a sentir mareos y dolor en el pecho.

Tiene taquicardia.

-Normal, tanto jugar a baloncesto. Max, te estás haciendo mayor.

Tienes que empezar a pensar en dejarlo.

-La sensación es muy parecida

a cuando subí al volcán Acotango, en Chile,

en la frontera con Bolivia.

Lo que pasa es que allí casi no lo cuento porque no había asistencia.

Ha sido abajo. Me vais a dar algo, ¿verdad?

Para controlar el corazón. En unos días

salgo para Australia, que voy a bucear con tiburones.

-Es que aquí, mi amigo, se pasa todo el día

viajando de un sitio para otro. -Qué suerte.

-Tú también podrías si quisieras. -¿Yo? Sí, con una hija

en Estados Unidos. Como no trabaje, lo tengo claro.

Te has pensado que todo el mundo es tan libre como tú,

como el viento. -Yo también tengo una hija.

-¿Tú tienes una hija? Mucho no tienes que verla,

viajando tanto.

-Bueno, chicos, creo que vais a tener la conversación pendiente

porque ya estamos llegando al hospital.

-Bueno, ¿qué? ¿Estás mejor? -Sí, sí, o sea,

si me quitas todos estos chismes, me voy a mi casa,

que tengo un viaje que preparar. Tengo muchísimas cosas que hacer.

-Max, ¿cómo te vas a ir a tu casa? Escucha, entre los mareos,

la taquicardia, pues lo que tienes que hacer

es quedarte aquí para hacerte pruebas.

Sí, además, he estado mirando tu historial clínico,

y no aparece ningún antecedente en cuanto a enfermedades.

Vale, pero te quería preguntar si te ha ocurrido algo

en este tiempo que no te he visto, en algún viaje tuyo o algo.

-No, tío, esto como un roble, ninguna enfermedad,

algún accidente tonto del viaje, una cobra me mordió una pierna,

me caí de alguna ladera unos cinco metros o seis,

y me caí sobre el tobillo y me lo destrocé,

estuve un tiempo parado, y ya.

Bueno...

(RÍE) La peor, Nueva Delhi, una diarrea...

Dios mío, qué recuerdo más malo.

Sí, pero estoy bien, de verdad, estoy como un roble.

-Vale. ¿Tomas algún tipo de droga? -No.

Que no.

Cuando era joven, tomé una vez peyote, para probarlo.

Pero hace tiempo ya, ¿eh?

Y algún porro suelto, pero muy poca cosa,

muy poca cosa, si de hecho, ni fumo tabaco.

Tabaco, tampoco, ni bebo.

Estoy enfocado, tío. -Tranquilo, tranquilo.

¿Le tomas la tensión? -Sí, claro.

-Está apuntándolo todo. -Bueno.

Max tiene una presión arterial muy baja, está sudoroso,

y presenta un dolor en el pecho, tiene una taquicardia

bastante elevada, de 200 latidos por minuto

incluso estando en reposo, así que sospecho

de un posible síndrome coronario agudo.

Lo que vamos a hacer es una placa de tórax y un electrocardiograma

para salir de dudas.

Max, estoy viendo en el electro que tienes una taquicardia ventricular

bastante fuerte y que no remite, ¿de acuerdo?

-¿Por qué? -No lo sé,

tenemos que estudiarlo. Eso sí, tendrás que quedarte ingresado.

-¿Qué? O sea, estás de broma, ¿no?

Sabes que tengo un viaje, que me tengo que marchar.

¿Ingresarme? Lo haces porque te da envidia,

porque como tú no puedes venir, que eres el papaíto del año...

-A ver, escúchame, entre tú y yo, puede que un poco de envidia tenga,

tu estilo de vida está muy bien, es muy libre,

pero también estoy orgulloso de ser un padre responsable.

Fui padre por sorpresa, y te digo una cosa,

lo estoy disfrutando mucho. -Por sorpresa... ¿Pero tu hija

no estaba estudiando en Estados Unidos?

-Sí, ahí está, pero la conocí cuando tenía 16 años.

No sé, hace como si dijéramos cuatro días.

-Tú y yo tenemos muchas cosas de las que hablar.

-Sí, y las hablaremos, pero ahora no, que hay cosas más importantes.

Vamos a realizar a Max una cardioversión eléctrica,

le aplicaremos una descarga de 150 julios,

y esperemos que con suerte, el corazón se reinicie.

Evidentemente, este procedimiento se hace con sedación previa.

(Música)

María Sánchez, la chica que se autolesionaba

de manera inconsciente, continúa con las sesiones

que le propuso Lucía Velázquez, la psicóloga del hospital.

Buena, muy bien, siéntate.

¿Quieres un poco de agua? Es que igual tienes un poco de calor aquí.

A ver si te quitas la chaqueta... -No, estoy bien.

-Pues venga.

Empecé a tratar a María cuando me la derivó

la doctora Marco, porque creía que se estaba autolesionando.

Después de hablar con ella, descubrí que llevaba viviendo

muchos años con su padre sola, y empecé a sospechar

que estaba ante un caso de abusos reiterados

por parte de su padre, aunque ella no lo reconociera.

Es verdad que ha dejado de autolesionarse,

pero sospecho que los supuestos abusos no cesan.

Ya sabes que puedes hablar conmigo de lo que quieras, ¿vale?

Sin ningún miedo, aquí no te voy a juzgar.

Y estoy muy contenta, porque has hecho muchos progresos,

has dejado de autolesionarte, eso está muy bien.

Y ahora, lo que me gustaría ir viendo poco a poco

es cuáles son las causas que provocaban que te hicieras daño.

Pero cuando tú estés preparada.

¿Te encuentras bien?

-Creo que debería irme a casa.

-¿Desde cuándo estás así? -No sé, dos semanas o así.

-¿Y cómo no has venido al médico, con lo que te gusta a ti

que te vean los médicos? -No sé, es que...

No sabía si me lo estaba haciendo yo, como lo de la cara.

-Cariño, pero yo creo que tienes fiebre.

¿Quieres que te vea la doctora Marco, a ver cómo estas?

Igual tienes un catarro mal curado y ya está.

Hay que cuidarse. Vamos.

(Música)

Max, el paciente que llegó al hospital

con una taquicardia ventricular,

ha sido sometido a una cardioversión,

y se recupera mientras recibe la visita del doctor Dacaret.

No te acerques mucho, que debo apestar

a pelo de perro chamuscado.

-Bueno, en realidad, ya apestabas cuando has llegado del baloncesto.

Escucha, la cardioversión ha funcionado,

eso quiere decir que la taquicardia ha remitido.

¿Tienes algún dolor?

-Bueno, aquí, un poco, en el pecho,

pero bueno, ya estoy acostumbrado. -¿Ya lo tenías antes?

-Aproximadamente, hace dos años,

de vez en cuando me da un poquillo, sí.

-Un par de años.

A ver.

Bueno, Max, tendremos que hacer una placa de tórax

y otro electrocardiograma, ¿vale? -Vale.

Max tiene ahora una frecuencia cardiaca

de 50 latidos por minuto, es lo que médicamente conocemos

como bradicardia sinusal. Teniendo en cuenta

la auscultación y la placa de tórax, no podemos descartar

que haya sufrido un infarto, así que el siguiente paso

es hacer una analítica con enzimas cardíacas.

(Música)

Hola, Max. -Hola.

-Hola.

Si querías impresionarme con los cables

y las pantallitas y los monitores, lo has conseguido.

-En realidad, era mi intención al principio,

pero siento decirte que ahora la situación

no es para tomársela a broma. Es bastante grave.

-¿Y a qué debo el honor de la presencia de la doctora?

-Venía a saludarte y ver qué tal estabas.

-Ya, o sea que te ha pedido que vengas para decirme lo mal que estoy,

porque como a él no le voy a creer, ¿no?

-Pues sí, algo así.

-Pues no te preocupes,

porque empiezo a ser consciente de que esto es grave.

Quizás es el momento de sacar lo que llevo dentro,

o sea, a lo mejor, hay secretos que...

Que te pueden hacer daño dentro, en el corazón, ¿no? Puede ser.

-Puede ser. -Sí.

(SUSPIRA)

No te he dicho la verdad.

La razón para volver a España

ha sido para conocer a mi hija.

Me desentendí de ella cuando nació.

La vida es tan larga que siempre te devuelve lo que le das, siempre.

-Escucha, Max, lo que tienes que hacer es descansar, ¿vale?

No tienes por qué contarnos nada.

Lo que tienes que hacer es descansar, ¿vale?

-Sí solo la he visto

desde la calle, a la puerta del instituto,

tal vez me hubiera atrevido a más.

-¿Pero por qué no te has atrevido a más, si es tu hija?

-Bueno, el precio que pagué por mi libertad.

El trato que hice con su madre,

el acuerdo al que llegué con Isabel cuando se quedó embarazada

fue que yo podía seguir con mi vida, con mis viajes,

pero a cambio, debía desaparecer de sus vidas para siempre.

En aquel momento me pareció bien, yo era joven,

pensar en la paternidad era como ¡Uf!

Una losa, pero ahora, no.

(SUSPIRA)

(Música)

Lucía ha acompañado a María

para que la explore la doctora Marco.

Después de presentarse con fiebre, tos y malestar

a una de sus sesiones psicológicas.

María lleva dos semanas con tos, febrícula,

falta de apetito, sudoración nocturna y malestar general.

Por sus antecedentes de autolesiones,

podríamos pensar que estamos ante un caso de somatización

de los síntomas, pero que la febrícula

sea de origen psicológico no me cuadra,

así que voy a pedirle algunas pruebas.

(Pasos)

Hola. -¿Qué tal?

-Bien. ¿Qué tal ha ido todo? ¿Qué opinas?

-A ver, tiene 37,6, tiene febrícula, y en la auscultación pulmonar,

había algún roncus en el campo pulmonar derecho.

-Aquí están las placas. -Estupendo, gracias, Mar.

Vamos a ver la radiografía.

Pues parece una infección respiratoria.

-¿La vas a ingresar?

-Hombre, es que de momento, no hay ningún criterio médico

para el ingreso, Lucía. -Ya, pero, bueno,

sabiendo lo que tiene en casa, igual es mejor

que esté unos días aquí, ¿no? Además, así podemos

hablar con ella, a ver si reconoce los abusos.

-Si es que los ha habido. -¿Ahora dudas que haya habido abusos?

-A ver, Lucía, personalmente, creo que los ha habido,

pero no podemos asegurarlo al 100 %. -Pues por eso quiero

que se quede ingresada, para hablar con ella,

a ver si lo conseguimos averiguar.

-Mira, vamos a hacer una cosa. -Dime.

-Vamos a dejarla ingresada al menos hasta que tengamos

todos los resultados de las pruebas que le voy a pedir.

-Vale. -Es que la infección respiratoria

parece complicada y quiero descartar una tuberculosis.

Voy a pedirle un Mantoux y un cultivo de esputo.

-Vale. -Mira, está aquí.

¿Lo ves? -Lo veo, lo veo.

(Música)

Hola, Max, ¿cómo estás?

Max, el paciente que sufrió una fuerte taquicardia,

y que presentaba síntomas de infarto,

sigue ingresado mientras recibe la visita del doctor Dacaret,

que trae los resultados de sus análisis.

He estado mirando los resultados de la analítica,

y podemos descartar que hayas sufrido un infarto.

-Bueno, eso son buenas noticias. -Sí, son buenas noticias,

pero... -Pero...

-Sí, hay un "pero". -Pero.

-Teniendo en cuenta los síntomas que presentas

y los resultados de la placa de tórax,

me gustaría hacer una ecocardiografía,

porque sospecho que puedes sufrir pericarditis.

-Vale. -Vale.

(Música)

Días después del ingreso, la doctora Marco

trae los resultados del cultivo de esputo,

sabiendo ya que el test de Mantoux es positivo.

Hola, ¿qué tal, María?

Los resultados del test de Mantoux y del cultivo de esputo

han salido positivos, así que podemos confirmar

que María tiene una tuberculosis pulmonar.

Vamos a empezar el tratamiento con cuatro antituberculosos,

Rifampicina, Isoniacida Pirazinamida y Etambutol,

y lamentándolo mucho, no podemos prolongar

más el ingreso, así que María deberá volver a casa.

Mira, aquí te traigo la mascarilla, porque como ya te he comentado,

la tuberculosis es contagiosa, así que tienes que llevarla

durante dos semanas para evitar cualquier tipo de contagio.

-Vale.

-Es muy importante que te tomes los cuatro antituberculosos,

las cuatro pastillas diferentes que te he recetado,

y si por cualquier cosa, no te encuentras mejor,

tienes que volver.

María, también debes avisar a las personas de tu entorno

más cercano, para que vengan a hacerse las pruebas

de la tuberculosis, por si acaso se han contagiado.

-¿Avisar a mi padre?

-María, quiero que sepas que aunque te demos el alta,

no tienes por qué volver a casa,

podemos hablar con los servicios sociales, ¿verdad?

Y que te vayas a un hogar social.

-Ya, pero es mi padre.

-Pero cariño, no estás obligada a volver con él.

-Ya, pero es mi padre,

no sé, a él no le gustaría que me fuera de casa.

-Lo te quiero que sepas es que le puedes decir que no, ¿vale?

Te puedes enfrentar y decir que no.

(Música dramática)

Qué rabia.

Es que creo que ella no es capaz de darse cuenta

de que lo que hace su padre no está bien.

-Sí se da cuenta, porque a mí me dijo que se autolesionaba

para que él no la viera guapa, lo que pasa

es que no lo quiere admitir de cara al exterior.

(Continúa la música)

Después de varios días de tratamiento,

una ambulancia tiene que traer de urgencia a María.

Presenta sangrado por nariz y boca y hematomas generalizados.

¡Lucía! -Dime.

-Llévala a reanimación.

Parece que esta vez sí que se ha resistido.

(Música tensión)

Lucía, María te necesita ahora con ella, venga.

(Continúa la música)

María, ¿sabes dónde estás ahora?

-En el hospital.

-¿Y qué día es hoy? -Miércoles.

-Muy bien. -Por qué tantas preguntas,

no soy tonta.

-Ya lo sé, cariño, es para ver si estás orientada.

¿Me dejas ver los hematomas?

¿Cómo te has hecho esto?

-No sé, me salió solo.

-¿Puedes mover el brazo y la pierna derechas?

-Es que me cuesta un poco.

-Tiene una discreta hemiplejia. -Voy a esperar fuera, ¿vale?

-Vamos a sacarle sangre para hacerle una analítica completa,

y yo voy a pedirle un tac craneal.

¿Qué pasa?

-Nada, nada, estoy bien, es solo que...

Que me siento un poco culpable,

porque no conseguí convencerla para que no volviera a casa

con su padre. Ya está.

-Lucía, no te martirices,

si ha ocurrido lo que creemos que ha ocurrido,

es porque ella por fin ha dicho basta.

A lo mejor ahora está más dispuesta a hablar,

y con eso y un parte de lesiones, podríamos ponerle fin

a esta pesadilla. -Puede ser, sí.

-Venga, por favor, tranquilízate para seguir hablando con ella.

-Que sí, que sí, que estoy bien, en serio, un segundo y ya voy.

-Voy a tramitar el ingreso. -Vale.

-A pesar de nuestras sospechas iniciales,

tras recibir los resultados de la analítica de urgencias,

hemos visto que María tiene una trombocitopenia,

es una disminución en el número de plaquetas

que hace que la sangre no coagule bien,

y todo apunta a que esta es la causa de los hematomas, y no una agresión.

Después de ver la analítica de urgencias,

le hicimos un análisis de sangre ampliado por si la trombocitopenia

fuera de causa autoinmune, pero qué va,

es una trombocitopenia inducida por fármacos.

Es algo raro, pero puede pasar.

Eso también explicaría el sangrado intracerebral

que le provocó la dificultad para mover la parte derecha del cuerpo.

Además de que no vimos que tuviera ninguna contusión en la cabeza.

-Ya.

-Le hemos retirado los cuatro antituberculosos,

y vamos a dejarla en aislamiento, pero tenemos que averiguar

cuál de los cuatro medicamentos es el que le está produciendo

esta disminución de plaquetas.

¿Ves cómo no tenías culpa de nada? -No, pero bueno, esto también

significa que ella no se ha enfrentado a su padre,

con lo cual, seguimos en las mismas.

(Móvil)

Vale, vale, gracias por la información.

Lucía... -¿Qué?

-El padre de María acaba de ingresar en estado grave.

-¿Aquí?

(Música)

Perdona. -¿Sí?

-¿Eres el doctor Dacaret? -Sí, soy yo.

¿Tú eres Sol? -Sí.

-Vale, soy amigo de tu padre.

-Ya, es que no sé si es buena idea.

-Siéntete libre de hacer lo que quieras, ¿vale?

Que sepas que tu padre no sabe que estás aquí,

así que no pasaría nada si te vas.

-Estaba en casa, tranquilamente, cuando me han llamado,

diciéndome que mi padre estaba ingresado,

y que podía venir a conocerle si quería.

Casi nada, ¿eh?

Tengo un cacao en la cabeza que no sé ni lo que siento ahora mismo.

(Móvil)

Mi madre. No puedo con ella ahora.

Es que no sé qué hacer.

Sé que tenéis buena intención y todo esto, pero es que no sé

si tengo ni fuerzas ni ánimo ahora mismo.

-Ya, bueno, Sol, tienes que saber que tu padre está ingresado

con una enfermedad potencialmente mortal.

-Ya, pero es que, ¿qué le digo?

Hola, papá, hace 18 años que no sé nada de ti,

encantada, es que no, no sé.

-Escucha, en realidad, te entiendo más de lo que crees,

a mí me apareció una hija de la nada.

Estás en pleno derecho de decidir si quieres conocerle o no,

tu vida es tuya, pero te voy a pedir que pienses un poco.

Y no sé, que decidas si vale la pena

no haber tenido la posibilidad de conocerle.

(Móvil)

Es mi madre, no sabe dónde estoy, se está poniendo nerviosa.

¿Cómo te fue a ti con tu hija?

-Sinceramente, fue complicado.

Pero vale la pena.

Max, el paciente con una posible pericarditis,

recibe la visita de su amigo, el doctor Dacaret.

A ver, te cuento. Teniendo en cuenta todas las pruebas que hemos realizado

es decir, la placa de tórax, el ecocardiograma transtorácico

y el estudio electrofisiológico, hemos llegado a la conclusión

de que tienes una disfunción ventricular.

Para que lo entiendas, quiere decir que el ventrículo izquierdo

no bombea la sangre como debería, que sospechamos que la causa

puede ser una infección.

-Una infección de corazón. (ASIENTE)

-¿Y cómo me puedo haber infectado el corazón? No sé...

-Max, se me ocurren mil maneras, te pasas la vida viajando.

Escucha, tendremos que implantarte un dai,

es un desfibrilador automático implantable.

Es como un marcapasos, y lo que logramos con esto...

Un desfibrilador... Sí.

-En serio, Daca, tú y yo somos colegas, ¿vale?

Te dejo que me ganes al basket de vez en cuando,

para que no te desmoralices y sigas viniendo a jugar...

-Bueno... -Estás empezando a caerme mal.

Quirófano. -Sí.

-¿Qué?

Os dejo a solas, en un rato me paso a verte, ¿vale?

(Música dramática)

(SOLLOZA)

Tanto tiempo esperando este momento y...

No sé qué decir.

-Yo tampoco.

-¿Ha sido muy duro vivir sin padre?

-No lo sé. -No lo sabes...

-No tengo con quién comparar, así que...

-Claro.

¿Estás enfadada conmigo? -Sí.

(Continúa la música)

No lo sé, no... -No...

Porque has venido a verme. -Necesito tiempo.

No lo sé todavía. -Puede que tuvieras miedo

de que me pasara algo y no haber hablado nunca conmigo antes.

-Tengo que irme. -No, ¿tan pronto?

-Es que mamá me está esperando... -Claro.

Pero volveremos a vernos. A mí me encantaría.

-No lo sé.

No puedo hacerle esto a ella. -Ya, pero ahora,

ahora ya nos conocemos, ahora depende de ti.

-Sí, sí, ya soy mayor de edad. -Eres mayor de edad, sí. 18.

-Necesito tiempo.

-Claro.

-Espero que te mejores.

-Gracias. Cuídate mucho, ¿vale?

(SUSURRA) -Adiós.

(Música)

Gracias al tratamiento instaurado, María ha recuperado totalmente

la movilidad en la parte derecha del cuerpo

y el número de plaquetas ha comenzado a normalizarse.

Dame las dos manos y apriétame fuerte, todo lo fuerte que puedas.

Después de retirar los cuatro fármacos para la tuberculosis,

hemos tenido que ir reintroduciéndolos uno a uno,

para averiguar cuál de ellos era el que le estaba provocando

esta reacción adversa, la disminución de plaquetas,

y por fin hemos encontrado al culpable.

Muy bien, pues María, ya sabemos cuál de los cuatro medicamentos

era el que te estaba produciendo los sangrados,

era la Rifampicina, y ya lo hemos cambiado por otro parecido.

-¿Entonces me voy a poner bien? -Te vas a poner bien,

pero tienes que seguir utilizando la mascarilla

hasta que se elimine totalmente el riesgo de contagio.

-Vale.

-María, te quería comentar una cosa.

Tu padre está aquí, en el hospital, está grave.

-¿Pero por qué?

Pero a ver, ¿qué ha pasado? ¿Se ha peleado otra vez en el bar?

-No, parece ser que el padre María llevaba años padeciendo EPOC,

que es una enfermedad pulmonar crónica,

y al contagiarse de tuberculosis, pues ha empeorado.

-¿Pero entonces por qué le habéis traído aquí,

si a él no le gustan los hospitales, y a mí tampoco me gusta

que esté aquí? No, no, no, no, yo...

-A ver, María, la tuberculosis complicó mucho su estado,

y un vecino se lo ha encontrado muy mal en el portal,

y llamó a la ambulancia. -Yo estaba aquí tranquila,

ahora ya no. -María, estate tranquila,

tu padre está al lado, está muy mal, de verdad, no puede caminar,

no va a salir de la habitación.

(Música tensión)

¿Te quitaste la mascarilla estos días en tu casa?

(SOLLOZA) -No, yo no.

Él me la quitó.

(Continúa la música)

¿Y por qué te quitó tu padre la mascarilla?

(Móvil)

Tengo que salir.

-María, María, tú no eres culpable de nada, ¿vale?

De verdad, no tienes nada de lo que avergonzarte,

puedes contarme lo que quieras. (SOLLOZA) -Que quiero dormir.

-Vale, bueno. Descansa, ¿vale?

Luego hablamos, tranquila, ¿eh? Va a ir todo bien.

(Continúa la música)

Vale, muchas gracias por la información.

-Nada, sigue sin abrirse.

-En cualquier caso, la pesadilla para María ha acabado.

Su padre ha muerto en la UCI.

(Música dramática)

(Música)

Max, el paciente que sufre una miocarditis,

está siendo llevado a quirófano para colocarle

un desfibrilador automático implantable,

que ayude al corazón a realizar su función.

Hola, Max. -¿Has visto a Sol?

-No, no la he visto por aquí.

He estado mirando los resultados de las serologías,

y finalmente puedo confirmar lo que me temía,

tienes la enfermedad de Chagas.

La enfermedad de Chagas se propaga por la picadura de los chinches,

y es uno de los mayores problemas de salud en Sudamérica.

Es potencialmente mortal, y como hemos visto,

puede producir trastornos cardíacos, como en el caso de Max,

que presenta una miocarditis. Se calcula que en el mundo

hay alrededor de unos 7 millones de personas

infectadas por este parásito.

-Si llevo un montón de tiempo viajando por todos los lados,

¿por qué sale ahora, por qué aparece ahora esto?

-A ver, mira, en la fase de contagio, bueno, lo que es la fase aguda,

los síntomas suelen ser muy leves.

En cambio, los síntomas en la fase crónica,

pues por ejemplo, la miocarditis en tu caso, puede aparecer

al cabo de mucho tiempo.

-¿La voy a palmar?

-Escúchame, no digas tonterías.

Te vas directo al quirófano y cuando salgas,

empezaremos el tratamiento, ¿vale?

-Vale.

Localiza a Sol, por favor. -Sí, sí, si lo he intentado,

pero no hay manera de dar con ella, tranquilo, que lo sigo intentando.

-La he perdido.

Muchas gracias. -De nada. Venga.

Espera.

Mira quién ha venido.

-¡Oh!

-Sol, no deberías estar aquí, es zona médica, ¿vale?

Cinco minutos, no más, ¿vale? -Gracias.

-Has venido. -Sí.

Le he dicho a mi madre que he venido a verte.

-Hombre... -Debe estar al llegar.

Y no de muy buen humor.

Pero bueno, me da igual.

El otro día me quedé con ganas de hacer algo,

no sé, no lo hice por nervios, o por... No sé.

Hola, soy Sol.

(SOLLOZA) -Hola, me llamo Máximo,

pero puedes llamarme Max.

Tengo tantas cosas que contarte...

(Música)

Tras el fallecimiento de su padre, los Servicios Sociales

han acudido a petición del hospital para valorar la situación

en la que queda María.

Sabemos que no tienes trabajo en este momento,

te podemos ayudar si quieres, podemos hacer visitas a tu casa,

y hacer un poco de orientación laboral.

-Vale. -Por un lado,

la pesadilla de María parece que ha terminado,

pero por otra, se presenta ante ella una vida llena de incertidumbres.

Ha pasado muchos años aislada, con la presencia de su padre,

que creemos que ha abusado de ella reiteradamente, y bueno,

esto es vivir una vida que no es vida,

pero María es una chica fuerte, y lo único que ha tenido

pues es una vida muy difícil desde el principio.

Y entonces creo que podemos empezar a espaciar un poco las sesiones.

Ahora, si te parece, no vemos una vez al mes.

¿Te encuentras mejor? Vale.

-Un momento, por favor. -Sí, claro, perfecto.

-Lucía. -Hola.

-Ya me voy. ¿Vamos a seguir viéndonos?

-Hombre, a mí me gustaría que siguieras viniendo a terapia.

-Sí, sí, a mí me gustaría contarte algunas cosas

que no le he contado nunca a nadie.

-Y yo estaré aquí para escucharlas.

(Música)

Hola. -¿Qué tal?

-Bien, muchas gracias por curarme otra vez.

-Nada.

María, lo siento, pero al ser la única familiar de tu padre,

tengo que darte esto.

Son sus efectos personales.

(Continúa la música)

Gracias.

Me están esperando.

Adiós. -Adiós.

(Continúa la música)

No sé si va a poder superarlo.

(Continúa la música)

Creo que sí podrá.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 03/07/18 (1)

Centro médico - 03/07/18 (1)

03 jul 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 03/07/18 (1) " ver menos sobre "Centro médico - 03/07/18 (1) "
Programas completos (1098)

Los últimos 1.111 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios