www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4400810
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 03/01/18 (1) - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

Lucía y Cabrera están saliendo juntos.

No para tomar una copa de vez en cuando, no.

Están saliendo de una forma seria y oficial.

Vaya.

Hombre, sabía que de vez en cuando se veían para tomar algo.

Y que Cabrera está por Lucía.

Pero sinceramente nunca pensé que eso llegara a más.

Bueno, no tiene importancia,

es normal,

es su vida

y Lucía ya es mayor y sabrá lo que quiere.

Lo siento mucho.

Quería evitarte este mal trago pero ...

eres mi amigo.

Me queda una temporadita como subdirector todavía, ¿no?

Menos de lo que te crees.

Eso es más de lo que había pensado.

-Vamos a ver

lo que no puedes esperar

es entrar a trabajar un lunes en un hospital

y que te hagan director el viernes.

No. Pero ...

el lunes siguiente sí.

Mira, la reunión ha sido buena, los números están mejor que antes.

Y todos saben que ha sido desde tu llegada.

Bueno,

hasta Marco ha tenido que admitirlo.

El caso es que estamos debilitando a Romero.

Va a acabar cayendo por su propio peso.

Tú sigue azuzándola, es cuestión de tiempo.

Pero te recuerdo

que no he venido aquí a ser segundo de nadie.

Bueno, vamos a ver

¡yo tampoco te he traído para que lo seas!

La verdad es que no me gusta recibir órdenes,

pero no sé.

Las tuyas son diferentes.

Al fin y al cabo tú eres la que manda, ¿no?

Pues eso.

Olga ha llamado a una ambulancia

después de que su amigo perdiese el conocimiento

a causa de una sobredosis de alcohol.

Que no sé, que ...

¡Hola! Hola. ¿Me escuchas? ¡Oye!

Es que ... estaba bien. Dani, tráeme la camilla.

Estaba bien.

Pero de repente hemos salido del bar y le ha dado un chungazo

y no despierta.

Vale. Habéis estado bebiendo, ¿verdad?

Sí.

-¿Se ha dado un golpe o algo? -No.

Vale.

Le vamos a llevar al hospital.

-¿Al hospital? -¿tú cómo estás?

-Bien. -¿Seguro que estás bien?

-Sí, sí. -Vale. Déjanos trabajar, ¿de acuerdo?

-Estoy bien. Vale.

-Lo subimos a la de tres. -El abrigo, el abrigo es mío.

-Una, dos y tres. Ahí.

Es que no sé qué le pasa, tío.

Mira, estábamos bailando, bien, estaba todo bien.

Pero de repente se ha puesto mazo de chungo.

Tú te vienes también con nosotros, ¿de acuerdo?

No, no. Yo no voy a ningún lado.

-Sí, te vienes al hospital. -Que yo sí que ...

No te puedes quedar en la calle con este estado.

Sí. No, no. Yo me voy a mi casa.

Sube a la ambulancia, por favor.

-Que no quiero ir a ... -Súbete.

-Niño, llama a los de la limpieza.

Toma. ¿Te encuentras bien?

Sí.

¿aviso a un médico para que te vea?

-No. No, no. Estoy bien, estoy bien.

-Pero es que no te puedes ir así. -Lo tengo todo controlado, ¿vale?

-No te vayas así que ... -No. Que me voy a casa,

me quiero ir a casa.

-Lucía. -Trae, trae, trae, trae.

A ver, ¡una silla, por favor, rápido!

-Estoy bien. Que me quiero ir a casa.

-Llevadla a Reanimación.

¡Llevo más de 20 minutos dando vueltas buscando aparcamiento!

De verdad que no tiene ningún sentido que el director, o el subdirector,

perdón,

acabe buscando aparcamiento a cinco calles de aquí.

Igual tenías que haber salido antes, ¿no, Molina?

Doctora,

¿usted es consciente de que su tiempo y mi tiempo

valen mucho más que el del resto de los compañeros?

Pues mira, igual tienes razón, sí.

Por eso no tengo tiempo para hablar del aparcamiento.

Natalia, a ver:

en todo hospital que se precie

los directivos tenemos plaza de parking.

No hagas que este sea una excepción.

Eso es lo que quiero hacer, ninguna excepción.

Y contigo tampoco; si me permites ...

Al menos simplemente dime que te lo vas a pensar.

-¿Me dejas? -Sí, claro.

Muchísimas gracias.

Tras pasarse la noche vomitando,

Álvaro decide acudir a Centro Médico

al ver que las náuseas y fatiga no mejoran.

Sí, Ramón, sí. Es en ese hospital.

Venga, vente en cuanto puedas, ¿vale?

Gracias, Ramón. Te espero aquí.

-Señorita. -Sí, dígame.

Necesito un médico.

Llevo toda la noche con náuseas y con vómitos.

De acuerdo.

Dígame su nombre, por favor.

Álvaro Herrera.

Muy bien.

Pase a la sala de espera, que enseguida le avisan.

Gracias.

-Sí? Javier, hola.

Te he llamado yo, sí;

para que me acompañaras al hospital.

Pero ya no hace falta que vengas.

Están a punto de atenderme y voy a salir enseguida.

No, no, no vengas, Javier. Que no ven ...

Olga, la paciente que vino en ambulancia

en estado de embriaguez

se recupera en reanimación.

Tiene 2,8 gramos de alcohol en sangre.

Tal y como me indicaste,

ya le he suministrado vitaminas B1 y B6.

Vale.

Cuando se despierte me avisas

para hacerle una exploración más profunda.

Claro.

Siempre insistimos en la necesidad de no beber alcohol,

o al menos hacerlo de forma moderada,

ya que en el mundo mueren anualmente más de 3 millones de personas

a causa de esta droga.

Además de ser el factor causal de más de 200 enfermedades

como la cirrosis hepática, el alcoholismo,

ciertos tipos de cáncer

y trastornos mentales con un fuerte factor de dependencia.

¿Estás bien?

Landó ...

¿Estoy en el hospital? Sí. Soy el doctor Ramón Landó.

¿Qué ha pasado?

Pues te ha traído una ambulancia junto con un chico

que tenemos ingresado por coma etílico.

¿Tú recuerdas algo?

Sí. Estuvimos bebiendo juntos.

Bueno, bebiendo y algo más, creo.

Pero ¿te refieres a que tuviste relaciones sexuales con él?

Sí. Creo que sí.

Pero consentidas, ¿eh?

La verdad es que me duele un poco esta zona también.

Bueno, pues si te parece

creo que lo más conveniente

sería hacerte una exploración ginecológica.

Vale.

Pues coincidimos en un bar y nos caímos bien.

Después estuvimos en otro, luego en otro y ...

y bueno, también estuvimos un rato en su coche.

Pero vamos,

que no me acuerdo muy bien, la verdad.

Y Álvaro,

¿has notado algún cambio en este tiempo?

Es decir,

¿has perdido peso, la orina es de otro color...?

Últimamente no tengo mucho apetito.

Algo puede ser que haya adelgazado. Pero no se crea

las piernas las tengo cada vez más gordas.

¿Las piernas? A ver ...

Un segundo ...

Permiso, ¿eh?

Y ¿desde cuándo las tienes así?

La verdad es que ya llevan así un tiempo.

Pero como no me duelen, tampoco le he dado mucha importancia.

¿A ver?

Pues efectivamente

tienes edemas bilaterales y fóvea positiva.

Tenías que haber venido antes.

Un edema es la hinchazón

por la acumulación de líquido en los tejidos del cuerpo.

Y puede ser por muchas razones.

Pero además, en el caso de Álvaro,

lo que presenta es fóvea positiva.

Es decir,

al presionar con el dedo sobre la piel,

esta se queda hundida.

Y nos podría estar indicando, por ejemplo,

una ondulación en la piel o también retención de líquidos.

Pues sí.

La verdad es que he sido muy tonto,

pensaba que eran cosas de la edad o algo así.

-A ver, quiero dejarte ingresado. -¿Ingresado?

-Sí.

Necesito hacerte pruebas, alguna analítica,

una radiografía de tórax

y también un electrocardiograma

para descartar que se trate de una insuficiencia cardiaca.

-Lo que usted diga, doctora. -Eso es.

Bueno, hemos terminado.

Puedes incorporarte, Olga. Yo te ayudo.

Verás, he observado

que tienes unas verrugas

en los tejidos más superficiales de la vulva.

¿Sabes desde cuándo las tienes?

-No sé. Meses. -¿Te causan algún picor?

Me pican y a veces me duelen un poco.

Pero bueno, no pensaba que era nada grave.

¿Cuánto tiempo hace que no te haces una exploración ginecológica?

Unos cinco años, más o menos.

Verás, Olga.

Las mujeres de tu edad

deberían hacerse al menos una revisión cada tres años.

Ya.

Pero es que no tengo tiempo, ¿sabe?

Y no soy muy amiga de los hospitales.

Olga, pues hay que sacar tiempo para ella, sí o sí. ¿Vale?

Las primeras sospechas sobre las lesiones genitales

que presenta la paciente

apuntan a condilomas acuminados, es decir, verrugas genitales.

Son uno de los tipos más comunes de infecciones de transmisión sexual.

Y casi la mitad de las personas sexualmente activas

están infectadas por este virus,

que afecta a los tejidos húmedos de la zona genital.

¿Su causa?

El virus del papiloma humano.

Luz, vamos a hacer una citología cervicovajinal,

y también unos análisis del virus del papiloma.

Te voy a poner como tratamiento antihistamínicos para el picor

y analgésicos para el dolor.

Y como todavía tienes alcohol en sangre,

te vas a quedar ingresada.

Y prepáralo todo también

para hacer una biopsia de las lesiones.

Si lo sé me quedo tomando copas.

Olga, deberías contactar

con las personas que has mantenidos relaciones sexuales

en este último tiempo.

Las lesiones genitales que presentas son altamente contagiosas.

Eso va a ser un poco difícil.

No tengo el teléfono de ninguno de ellos, creo.

Pues deberías hacer lo posible.

Y en el futuro tomar precauciones.

Si quiere, en vez de salir, me quedo en casa bordando pañalitos.

Olga, antes de que te dé el alta,

deberías hablar con la psicóloga del hospital,

con Lucía Velázquez.

Sí, lo que me faltaba. La psicóloga, no.

-¿Eres familiar de Álvaro Herrera? -Sí.

Pues espera en la sala de espera, que enseguida te aviso.

-Muchas gracias. -De nada.

-¡Javier...!

-Ramón, ¿qué haces tú aquí? -Me ha llamado Álvaro.

Ahora entiendo por qué Álvaro no quería que viniera.

genial, así estamos toda la familia unida.

Sí, precioso.

Tras realizarle un electrocardiograma,

Álvaro se somete a una radiografía de tórax

para estudiar el origen

de los edemas que presenta en las piernas.

La radiografía de tórax y el electrocardiograma son normales,

así que descartamos que la causa de los edemas

sea una insuficiencia cardiaca.

¿Y qué tal la casa del pueblo?

Espero que hayas ido alguna vez.

-Lo que es seguro

es que he ido alguna vez más que tú.

Claro. Te cayó del cielo ...

Y como tú no eres de compartir nada, sobre todo si es bueno ...

Mira, no voy a empezar otra vez con lo mismo

que si la casa de papá por aquí, que si la casa de papá por allá ...

Que si ...

Es un tema que se ha acabado, Javi, de verdad.

Los tres éramos sus hijos.

¡Y no entiendo cómo te lo dejó solo a ti!

-¿Familiares de Álvaro Herrero? -Sí.

-¡Hola! -Hola.

-¿Qué tal la paciente?

Bueno, aparte de la borrachera,

posiblemente tenga una infección por virus de papiloma humano

y, si no tiene algo más.

Voy a gestionar su ingreso.

-Vale. -Oye, Lucía.

¿Tú podrías hablar con ella?

Te lo digo porque me preocupa mucho su conducta de riesgo.

Sabía que tenía lesiones genitales bastante graves

y no le da importancia.

Vale. Pues hablo con ella, claro. Venga, adiós.

-Álvaro. -¡Hombre, Ramón!

-¿qué tal? ¿Qué ha pasado? -Pues nada, no sé.

Pero Javier, te he dicho que no vinieras.

-¿Qué está ocurriendo? -No lo sé.

Hola.

Bueno, cuánta gente aquí, ¿no?

¿Qué son amigos, familiares?

Son mis hermanos.

La doctora Romero, Javier, Ramón ...

-Encantado. -Encantada.

Bien, pues tengo ya los resultados de los análisis de sangre.

Y tanto los niveles de creatinina como de urea

están literalmente por las nubes.

Altos valores de creatinina y de urea

nos indican que el riñón no está funcionando bien

y no puede eliminar las toxinas del cuerpo.

A esto se le conoce con el nombre de insuficiencia renal.

Y además, en el caso concreto de Álvaro,

estos valores son muy elevados.

Por tanto,

si no actuamos con rapidez, podría necesitar diálisis.

Entonces, lo que quiero

es hacerte una analítica de orina, ¿de acuerdo?

Mar, por favor, un recolector de orina.

-Gracias. -Aquí lo tienes.

-Gracias. -Nada.

Quiero que lo llenes

y en unos minutos me vuelvo a pasar por aquí.

-¿De acuerdo? -De acuerdo.

Venga. Hasta luego.

Olga, diagnosticada del posible virus de papiloma,

espera ya en planta

los resultados de la citología y la biopsia de la lesión genital.

Hola. Soy lucía, la psicóloga del hospital.

No sé si te acuerdas de mí.

Te estuve atendiendo cuando llegaste en ambulancia.

-¿A qué ha venido? -Venía a interesarme por ti.

A ver cómo estabas.

¿El chico que venía contigo es tu pareja?

No. Lo conocí la noche anterior.

-Está ingresado, ¿no? -Sí.

¿Tú te tienes que quedar ingresada?

Sí. Sí.

Me están haciendo unas pruebas ginecológicas.

Por unas verrugas que me han salido.

Y estoy esperando los resultados, pero vamos; nada nuevo,

ya sabía que las tenía.

-¿Y no has ido al médico? -No. No he ido al médico, no.

No me gustan los hospitales.

Además, no tengo tiempo.

Bueno, es que al final la salud es lo primero, ¿no?

Mi salud me la gestiono yo solita. No necesito médicos.

A no ser que sea sumamente imprescindible,

paso de venir al hospital.

La gente viene por cualquier cosa a los hospitales.

Y lo siento,

pero ya le dije a tu compañero

que no necesito ningún psicólogo, ¿vale?

No, no.

No es la primera vez

que alguien me dice que vaya al psicólogo.

Mis amigos también insisten.

Pero es que no me pasa nada, de verdad, estoy bien.

No paro en casa porque ...

porque me gusta hacer cosas constantemente,

nada más.

Soy un poco culo inquieto.

Ya está ¿Qué le voy a hacer?

Bueno, yo solo venía a ver cómo estabas.

Pero, si quieres hablar conmigo en algún momento,

puedes preguntar por mí, ¿vale? que estaré por aquí.

-Vale. -Cuídate.

-¡Ay! ¡¡Aaah!!

-¿Qué pasa, cielo? -¡¡Ay!!

-Nada, tranquila, tranquila, tranquila.

-¡Estoy sangrando! -No pasa nada, no pasa nada.

Ya he llamado a un médico, ¿eh?

Tranquila. Tranquila.

Nada, no puedo.

Me he bebido la botella entera

y hasta el agua del florero de la habitación de la parturienta,

pero que no hay forma.

Venga, vamos a probar a caminar.

Voy a por más agua yo.

¿Qué pasa,

que mi agua no es suficientemente buena o qué?

¿Y a ti no te parece que ya has sido lo suficientemente borde?

¿No te parece?

Chicos, dejadlo ya, ¿vale? No empecéis.

Ya. Pero todo el rato ...

Hola, ¿qué tal, Álvaro? ¿No has podido?

Nada. No hay manera.

Y además me duele la tripa ya de tanta agua.

Vale. Pues, por favor,

esperad en la sala y vente conmigo a Boxes.

Despacio ...

¡Anda, vete a por tu agua! ¡Y mejor no vuelvas!

Vale.

Mar, hay que sondar, ¿eh?

-¿Puedes preparar todo? -Sí, claro.

¿Cómo que sondarme?

Vamos a ver,

tienes la vejiga llena de orina.

Es por eso que no puedes orinar. Así que tenemos que sondar.

-Pero doctora, eso suena horroroso. -¿Horroroso el qué, doctora?

Perdonadme.

Yo os había pedido que esperarais en la sala.

-Traigo el agua, que ... -Bueno, da igual.

Vamos a ver

desde luego es más molesto que doloroso.

Pero en cualquier caso es necesario.

Venga, hombre, no seas llorón.

Toda la vida igual, macho, quejándote.

Hay que ver.

Para meteros conmigo, qué pronto os hacéis amigos.

Quería comentarte.

Los resultados de la citología

nos confirman la presencia de células malignas

y también el positivo en el virus del papiloma humano.

Por otro lado,

la biopsia también ha confirmado que se trataban de condilomas,

las verrugas externas.

Vamos, que tengo cáncer, ¿no?

Sí. Cáncer de cérvix.

El virus del papiloma

afecta a las células de las mucosas de los genitales externos

provocando los condilomas o verrugas genitales.

Además los cambios que el virus propicia

en las células del cérvix uterino

son las que provocan las células malignas

del carcinoma in situ.

¿Y tiene cura?

Todavía no lo sé, Olga. Tenemos que hacerte más pruebas.

Lo primero sería realizar una colposcopia cervical

para estudiar más a fondo la lesión

dentro de la zona y el cuello del útero,

y esto nos permitirá hacer una biopsia cervical

para confirmar o no el diagnóstico.

Pues entonces no hay mucho tiempo que perder.

De acuerdo.

-Otra cosa. -¿qué?

¿Hablaste ya con la psicóloga?

Sí. Ha pasado hace un rato;

pero ya le he dicho que no necesito ninguna psicóloga.

¡Me gustaría empezar con las pruebas de una vez, ¿vale?

De acuerdo.

-Hola. -Hola.

Oye, Lucía.

¿Tú has hablado con la paciente, con Olga?

Bueno, lo he intentado

pero estaba bastante reticente, la verdad.

Ya.

Es que posiblemente tenga un cáncer de cérvix.

Vamos a realizar una colposcopia para confirmarlo.

Vaya, bueno pues intento hablar con ella, ¿vale?

Lucía. ¿Está todo bien?

Sí. Claro.

Lo que pada es que tengo muchísimo trabajo.

Venga.

Están tardando mucho, ¿no?

He visto a Álvaro muy nervioso.

Más que cuando nos colamos en el cementerio del pueblo.

Sí. Mucho más.

¡Doctora!

Por favor...

-¿se sabe algo? -Pues de momento no.

No sabemos nada, tenemos que ...

¡Doctora Romero!

No puedo sondar al paciente. Está obstruido.

Vale. Pues voy.

En cuanto pueda os sigo informando, ¿eh?

El sondaje de Álvaro ha sido especialmente difícil

porque no podíamos liberar la orina retenida.

Así que lo hemos conseguido pinzando y despinzando la sonda

para no provocarle un colapso.

De todas formas se va a quedar ingresado con la sonda

hasta que tengamos los resultados.

Es ... Sí. Esto, mira.

Ve al mostrador y te informan allí, ¿de acuerdo?

Allí lo tienes.

Javier, te estaba buscando. ¿Un café?

Pues sí, gracias.

Verás, quería comentarte algo.

¿Natalia está bien? Sí. ¿Por qué?

No sé, la he visto un poco baja.

Verás, vengo de su despacho

porque quería comentarle una cosa del hospital y,

y la he notado intranquila, nerviosa.

No sé, me ha dejado preocupado.

Pues no sé, yo la veo bien. Estaré al tanto por si acaso.

Supongo que todos tenemos nuestros días, ¿no?

-Mm. -No me hagas mucho caso.

Bueno. Gracias por el café. Tengo que pasar consulta.

-Bueno, que vaya bien. -Gracias.

Tengo cáncer de cérvix.

Lo siento mucho.

Pero no te tienes que sentir culpable

porque estas cosas pasan

y además mucho más a menudo de lo que tú crees.

¿Quieres saber qué más cosas pasan?

¡Pasa que soy viuda! Eso pasa.

Mi marido murió de cáncer, cáncer de páncreas.

Después tuve un aborto. ¡¿Qué más quiere?!

¿Quiere saber qué más cosas pasan?

No.

Yo solo quiero que me cuentes lo que ...

¡¡No me gusta hablar de mi vida con gente que no conozco!!

Creo que por hoy ya ha sido bastante.

-¡Quiero estar sola! -Que sí, tranquila. Me voy.

Que sepas que mi despacho está en la última planta, ¿vale?

Sí.

A la espera de los resultados de los análisis de orina,

Álvaro ha conseguido deshacerse del globo vesical

gracias al sondaje realizado.

-¿Qué tal estás, necesitas algo? -Pues sí, sí. Sí necesito algo.

A ver,

os he hecho llamar porque quiero deciros una cosa.

Durante todos estos años he mantenido relación con los dos.

Por separado y en secreto;

nunca os he dicho nada porque sé cómo soy.

Sois un par de cabezones

y no os lo habríais tomado bien; además,

me habríais terminado metiendo en vuestra estúpida guerra.

Tampoco es tan estúpida, Álvaro.

Es verdad.

Algunos tenemos buenas razones, Javier.

¿Ves como sois? Un poquito de buen rollo.

Veréis, ayer,

cuando me metieron el aparato ese por ahí,

me sentí como en los viejos tiempos.

¿Qué fue, una sensación agridulce?

Buen, más agria que dulce. Pero sí.

Como entonces, nos enfadábamos, pero nos reíamos.

Nos lo pasábamos bien.

-¿Como cuando perdimos 500 000 pesetas

en el casino de Santander?

No. No, guapo,

como cuando perdiste 500 000 pesetas en el casino de Santander

y encima era mi dinero.

Bueno, pero luego te recompensé presentándote a aquella muchachita.

Eso es verdad, eso es verdad. ¿Cómo se llamaba?

-Vicky. -Ah, Vicky.

-Hola. ¿Interrumpo algo? -Doctora ...

-No, no. -Bueno, vale.

Álvaro, tengo ya los resultados de los análisis de orina.

Y la excreción sodio es más alta de lo normal.

Así que eso nos está indicando que hay un problema obstructivo.

Así que vamos a hacer una ecografía.

En casos de insuficiencia renal

lo que hacemos es comparar los niveles de sodio,

tanto en sangre como en orina.

Así podemos determinar

si el problema es prerrenal o es posrenal,

como en el caso de Álvaro,

donde hay algo

que está obstruyendo las vías urinarias.

Ya están los resultados de la biopsia de cuello uterino

que el doctor Landó le realizó a Olga

durante la colposcopia.

Tengo aquí ya los resultados de la colposcopia

que hemos realizado;

y confirman el carcinoma in situ del cérvix.

El carcinoma in situ de cérvix es laformamás temprana de cáncer.

De hecho se le considera un precáncer.

Y esto es debido

a que las células tumorales

se encuentran en la capa más interna del cuello uterino.

La infección por el virus de papiloma humano

es el principal factor de riesgo,

como le ha ocurrido a nuestra paciente.

Y el tratamiento indicado por lo general es la histerectomía.

-¡¿Quitarme el útero?! -Vamos a ver.

No.

Escúchame.

Vamos a ver,

los cambios precancerosos y las células malignas

pueden recurrir tanto al cuello del útero

como a la vagina.

Y si no se trata correctamente.

-No, no, no. ¡Que no, que no quiero, que no quiero quitarme el útero!

Y ¿si quiero ser madre? Me gustaría ser madre.

Vamos a ver, Olga: sí hay otros tratamientos.

Se podría hacer una biopsia de cono.

De hecho las muestras de cono

no deberán contener ninguna célula cancerosa

en los bordes

y la paciente deberá estar en observación minuciosa.

Una vez que la madre haya tenido los hijos,

entonces se debería practicar la histerectomía.

Vale. Pues así. Así se hará.

De acuerdo. Si lo tienes tan claro ...

Sí.

-Voy a prepararlo todo. -Vale.

Aunque es mi obligación recordarte

que el tratamiento más efectivo es la histerectomía, Olga.

Ya, doctor. Pero es que lo tengo claro.

Gracias.

Está bien. Intenta descansar.

Bueno, Álvaro,

pues tienes la próstata bastante aumentada de tamaño.

Toma, si quieres limpiarte ...

-Gracias. -De nada.

De ahí que no puedas orinar con normalidad

y también de ahí los edemas, ¿de acuerdo?

Así que, para verlo con mayor precisión,

lo que voy a pedir es una resonancia.

De todas formas te vamos a poner un tratamiento

con alfabloqueantes y sueros

para relajar la próstata. ¿Vale?

-Muy bien. -Venga.

Voy a continuar y voy a pedir todo.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Pinta mal, ¿verdad? -Álvaro todavía es pronto.

Puede ser cualquier cosa.

-Lucía. -Dime.

Oye, ¿se puede saber de qué habéis ...?

Tengo un poquito de lío, ¿eh?

¿Qué pasa?

¿De qué habéis hablado Olga y tú en su última sesión?

Pues de nada porque no hemos tenido ninguna sesión, ¿por qué?

Porque no se quiere hacer la histerectomía.

Dice que quiere ser madre.

Bueno, pues es que si quiere ser madre,

a mí me parece bastante lógico, la verdad;

que quiera esperar un poco o buscar otra solución, no sé.

Pues yo no lo veo tan normal, Lucía.

Esa chica no está bien.

Esa chica no se hace revisiones ginecológicas, no se cuida,

tiene conductas de riesgo.

Y me cuesta mucho creer

que alguien que no se cuida su salud,

me diga que quiere ser madre.

Vale. ¿Y qué quieres que haga yo si ella no quiere hablar conmigo?

Mira, déjalo.

Un técnico realiza a Álvaro una resonancia magnética de pelvis

solicitada por la doctora Romero

para estudiar la hipertrofia prostática

visualizada en la ecografía.

-Hola. -Hola.

A ver, hemos encontrado un tumor en la parte posterior de la próstata.

Pero ¿es muy grave?

Pues en principio no lo sabemos. ¿De acuerdo?

No tiene buen aspecto pero no nos podemos adelantar.

Entonces vamos a hacer una biopsia para saber la naturaleza del tumor

y vamos a hacer un estudio de extensión

para saber si ha afectado a otros órganos.

Pero no nos vamos a adelantar. ¿Vale, Álvaro?

-Bueno, pues vamos por ello. -Os dejo solos. Hasta luego.

-No te preocupes, Javier, que igual no es para tanto.

Así no ayudas nada, Javier.

¿Y cómo ayudas tú? ¿Como ayudaste a papá, por ejemplo?

Oye, no empecéis, ¿eh? Por favor.

¿A qué viene eso? Yo estuve con papá hasta el final.

¿Sí?

¿Estuviste en mi casa

mientras que Álvaro y yo cuidamos de papá

en sus últimos momentos?

¡Porque yo no te vi!

-Eso es profundamente injusto. -No.

Lo profundamente injusto

es que luego te dejara a ti la casa.

La casa.

¡Eso es lo único que te importa: la casa!

Por lo menos podías haberla compartido.

Esa casa está abierta para ti y tu familia siempre que quieras.

Lo que no voy a hacer es venderla o alquilarla a cualquiera,

porque tú, Javier, necesites dinero.

Bueno, ¡ya está bien! ¡Fuera de aquí los dos!

No sé cómo podéis vivir siempre con ese rencor.

Fuisteis incapaces de aguantar vuestras disputas

con la enfermedad de papá

y ahora vais a hacer lo mismo conmigo.

¡Venga, fuera de aquí!

Me alegro mucho de que estés aquí porque creo que te puedo ayudar.

Es que no puedo más.

Mario y yo nos casamos un año antes de que muriese.

La noche de bodas decidimos que queríamos tener un hijo.

Y yo me quedé embarazada.

Pero ...

cuando le diagnosticaron el cáncer...

... lo perdí.

Tuve un aborto.

Después Mario murió y ...

Y desde entonces no levanto cabeza, ¿sabes?

Estuve dos años que ...

que no quería salir de casa.

Iba del trabajo a casa, de casa al trabajo, pero ...

Luego decidí que quería seguir viviendo.

Pero no puedo.

Vivir al límite,

emborracharme es lo único que me hace olvidarlo.

Has hecho muy bien en hablar y en sacar eso que tienes dentro.

Y que quieras rehacer tu vida

no implica que tengas que olvidar a tu marido.

No puedo olvidarlo.

Lo tengo aquí clavado;

no me lo quito de la cabeza y me estoy volviendo loca.

No puedo más.

Es que no tienes que olvidarlo.

Tienes que conseguir que su recuerdo no te haga daño.

¿Y cómo se hace eso?

Pues ... te vendría muy bien hacer terapia.

Olga, me gustaría que pensaras una cosa

honestamente

¿tú realmente crees que quieres ser madre?

-No. Creo que no. Ya no.

Álvaro espera los resultados de la biopsia que le realizaron

para determinar el tipo de tumor que padece.

-Hola, Álvaro. -Álvaro ...

-Venimos a pedirte disculpas. -Lo sentimos.

Mira, nos hemos dado cuenta que eres el mejor de los tres.

Y, a pesar de nuestras diferencias, pues ...

que pensamos que además

podíamos ir a la casa del pueblo algún fin de semana y,

si no nos matamos él y yo, pues intentar pasar el verano entero.

Bueno, de momento Semana Santa,

-Vamos poco a poco. -Una semana está bien, ¿no?

Vamos una semana Javi con sus hijos, tú, yo ...

¿Va todo bien, doctora?

Tengo ya los resultados de la biopsia y,

y lo que tienes es

un adenocarcinoma de próstata en estadio 4.

Eso suena bastante grave, última fase o algo así.

-Eso es. -Vaya ...

Ahora que nos empezábamos a llevar bien ...

Pensaba que me iba a librar.

Lo que vamos a hacer es comenzar con radio y quimio,

y según cómo evoluciones, operaremos o no.

Pero ¿no es mejor que se lo quiten directamente?

Ahora mismo es muy grande.

Entonces,

lo primero que tenemos que hacer es reducirlo

porque si no sería muy peligroso.

Doctora, ¿cree que me pondré bien?

Vamos a hacer todo lo posible.

Pero no puedo negar que es un cáncer complicado.

La supervivencia media en este tipo de cáncer

oscila entre los cinco y los 18 meses.

Pero son estadísticas

y hay gente que consigue superarlo.

Así que vamos a hacer todo lo posible.

-Voy a continuar. -Gracias.

¿Creéis que nos dará tiempo a ir algún día,

un fin de semana a la casa?

Hermano, no digas eso.

A partir de ahora vamos a ir todos los años.

Claro que sí; ya lo verás. Lo veremos.

No sé si voy a salir de esta.

Pero solo con veros así ya me merece la pena.

Entre los tres nos vamos a comer el carcinoma ese.

Eso es lo que yo quería oír.

Tiempo después Olga, la paciente con cáncer de útero

ha decidido realizarse la histerectomía.

El ginecólogo Landó se encarga.

La histerectomía ha sido un éxito.

Ahora, el tratamiento posoperatorio

va a consistir en analgésicos, anticoagulantes, antibióticos

y curas de la herida para evitar una posible infección.

Cuando se le dé el alta a la paciente,

esta deberá evitar hacer cualquier tipo de esfuerzo,

sobre todo en la zona abdominal.

Y mantener limpia la zona de la herida,

lavándose con naturalidad en la ducha.

Hola. Hola, Olga, ¿cómo estás?

Bueno, mejor.

Si todo evoluciona como espero,

en una semana te daré el alta, ¿de acuerdo?

Ahora te voy a dejar con Luz, que te ayude con las curas.

Vale.

Verás como enseguida estás estupendamente

y te damos el alta, y te puedes ir a casa, ¿vale?

En un ratito subiré a verte. Vale, doctor.

Venga, hasta ahora. Hasta luego.

Es del chico que te acompañaba en la ambulancia

el día que te ingresamos.

Le vamos a dar el alta en unos días y me ha dicho que te dé esta nota.

Oye, es un chico muy majo y muy simpático.

Si tú no la quieres, yo lo quiero para mí.

Toma. Voy a por una cosa.

¡Ay, por fin! ¿Qué tal el día?

Bueno, un poquito cansada pero bien, Cielo.

Por cierto. Molina me preguntó si te pasaba algo.

¿Molina? Sí.

Que si me pasaba algo ¿a mí? sí, a ti.

¿Por?

No lo sé. Pero ¿es verdad o no?

Pero cariño, ¿verdad el qué? Lo que dice molina,

si te pasa algo, si estás baja de forma ...

Un momentito, ¿cómo? ¿Baja de forma?

¿Quieres que vayamos a casa y lo compruebas?

Vale. Pero yo solo preguntaba.

Ya, ya. Ya lo sé. ¡Vamos, vamos!

Y me lo cuentas todo. ¡Ya ves ...!

¡Hola! ¡Hola!

¿Qué tal?

Bien.

Nada, estaba aquí tomándome un café rápido

antes de irme a casa.

Ah, oye, Lucía,

que quería darte las gracias.

Por el trabajo que has hecho con Olga.

Gracias por hablar con ella, por convencerla y bueno,

que ha estado muy bien.

Nada. Bueno, ese es mi trabajo, ¿no? Intentar ayudar.

Oye, ¿me puedo sentar? Sí, claro, siéntate.

  • Centro médico - 03/01/18 (1)

Centro médico - 03/01/18 (1)

03 ene 2018

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 03/01/18 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 03/01/18 (1)"
Programas completos (1013)

Los últimos 1.026 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos