www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4246400
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/10/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-A ver. Yo pensé que el dinero que habías recibido de Luisa

era para invertirlo en tus proyectos.

y no para pagarle un curso de fotografía a mi hija.

-Que conste que yo sigo adelante con el proyecto. ¿Vale?

Lo que pasa que el curso, pues...

lo voy a pagar con los intereses que me está dando el banco.

-A ver, mira: He estado pensando,

y me parece maravillosa la idea de que seáis amigas. ¿Vale?

Eres un buen referente para ella, pero sinceramente:

Creo que la estás mimando demasiado y no puede ser.

-Que no, Daca, que no la estoy mimando.

Simplemente tu hija, pues... Necesita un empujón,

y además está muy ilusionada.

-Ya. Pero ¿sabes qué pasa si haces las cosas así?

¿No ves que así yo quedo como el poli malo,

y tú como el hada madrina? Y eso me deja a mí fatal, Rey.

Así que, por favor, piénsalo y échate atrás. ¿Vale?

-Respira, por favor.

-Lo intento. -Profundamente.

-Lo intento. Estoy teniendo otro infarto, ¿no?

-Pues, según tus antecedentes, es posible que así sea.

-¿Me ayudarías? -¿A buscar a alguien por Internet?

-Sí. -Bueno, pues... Lo puedo intentar.

-Nos vimos varias... varias veces. Pero todo terminó,

antes de que empezara

(SUSPIRA)

Yo no quería engañar..., a tu madre.

-¿Podría decirme si el nombre de Carlos Ponce le es familiar?

-¿Qué tal?

-¿Podríamos volver paseando a casa? -Pues claro. Por supuesto.

Vamos.

-El sol... Pensé que no volvería a verlo.

-¿Qué? ¿Qué pasa?

¿Qué pasa? ¡A ver! ¡Por favor, ayuda...!

¡Por favor! ¡Ayuda, por favor!

¡A ver, papá! ¡Papá!

(Música)

-Rey. -Dime.

-Tenemos una conversación pendiente, ¿no?

-No sé. ¿Qué pasa?

-Pues creo que Marta sigue pensando que le vas a pagar

el curso de fotografía.

-Bueno, es que se lo prometí. No le puedo decir que no.

-Ya, pues dile que no, porque no habíamos quedado en eso.

-Bueno, yo no había quedado en nada contigo.

-Por favor, perdona: ¿Me puedes ayudar?

Es mi padre. No sé qué le pasa. -¿Qué le pasa?

-No sé muy bien qué le pasa.

(Música)

-Carlos, el paciente que fue tratado por las doctoras Rey y Ortega,

continúa en el hospital porque presenta de nuevo palpitaciones

y dolor torácico, y se le va a implantar una válvula aórtica.

-Hola. -Hola.

-Hola. -¿Qué tal?

-Está teniendo un episodio similar al del otro día.

-Sí. Es una taquicardia rítmica de QRS ancho.

-Eso quiere decir que el corazón está tocado.

-¿Por qué le pasa eso?

-Pues a ver: La taquicardia se debe a una complicación de la prótesis,

que tenemos que operar. Pero ahora mismo la prioridad es frenarla.

¿Vale? Te voy a hacer más pruebas, Carlos.

Quiero ver si existe otra causa, además del pannus ya existente.

-Vale.

-Voy a avisar a una enfermera para que empiece el tratamiento.

-OK, gracias. -Perfecto.

-Hasta ahora.

(Llaman a la puerta)

-¿Puedo pasar?

(Música)

-¡Carmen! -¡Carlos! ¿Cómo estás?

-¡Qué guapa estás!

¿Tú?

Esta chica estuvo en mi casa,

preguntándome si alquilaban algún piso en mi escalera.

Pero noté algo raro: Estaba muy nerviosa,

y no paraba de hacerme preguntas personales.

-Es Belén: mi hija.

(Música)

Carmen. -¿Cómo estás?

-Carmen. La...

La he localizado en... En Internet.

-Ya, ya.

-Sí. En la ONG, donde trabaja,

y le pedí..., y le pedí... que viniera a verme.

-Si llego a saber que se pone así no hubiera venido.

-Su visita viene bien, ¿eh?, a mi corazón.

-Bueno. Creo que es mejor que me vaya.

-No, no, quédate.

Y además, tenemos que ponernos... al día.

-Yo creo que hay demasiada gente en esta habitación.

(Música)

-Estás... muchísimo más..., más guapa.

(Sirena)

Las doctoras Soto y Cortel traen en la ambulancia

a uno de los heridos de un accidente de tráfico.

-Vale. Yo me encargo de este porque va directo a quirófano.

-Déjame ayudarte, por favor.

-No, no. Tú encárgate de la otra. Venga. Rápido.

(Música)

-Isabel. ¿Isa? Isa, soy Ainhoa.

-¿Mm? -Isabel...

-¡Ainhoa! ¡Cariño! ¡Ah, ah!

-Tranquila, tranquila, tranquila. -¡Oh! ¡Oh!

-Isabel fue mi entrenadora de natación durante muchos años.

Luego, es verdad que seguimos en contacto por otras razones,

y hace cuatro años le perdí la pista.

¿Recuerdas en qué parte de tu cuerpo ha impactado el coche?

-El coche, no...

El coche no me ha tocado, siquiera.

-Pero y entonces, ¿todos estos golpes, de dónde salen?

-Ha sido todo culpa mía. Yo...

-Tranquila. -Yo... estaba tirada en la calzada

y... entonces, escuché un frenazo muy fuerte y..., y miré y...

Y vi un coche que..., que se estrellaba con...

contra una farola por intentar esquivarme.

-Pero ¿y entonces estos golpe Isabel?

-Tengo que saber cómo está el hombre que conducía el coche.

-¡Tengo que saber cómo está el hombre del coche!

-Tranquila. Tranquila, tranquila.

Tranquila, porque vamos a hacer todo lo posible para salvarlo.

A ver: Cuéntame qué ha pasado.

(Música)

-Ha pasado lo que tenía que pasar.

Cuando apuestas lo que no tienes con la gente que no debes,

pues te acaban dando una paliza y...

y te dejan tirada en mitad de la calle.

-Debió ser entonces cuando el coche intentó esquivarla

y se produjo el accidente.

pero... no entiendo cómo Isabel ha podido terminar así.

(Música)

Tras hacerle a Carlos un tira de ritmo

que ha mostrado que se ha controlado la taquicardia

la doctora Ortega le efectúa un TAC cardiaco, para averiguar la causa

que le ha provocado los nuevos episodios de taquicardia.

-A ver: El TAC que le hemos hecho,

en el lado izquierdo ventricular de la prótesis,

pues... ha empeorado.

-¿Y qué quieres que te diga?

A mí, eso de pannus, me sigue sonando... a panadería.

-Carlos ha tenido mala suerte.

Porque el Pannus es una complicación poco frecuente de la prótesis.

Se trata de una obstrucción

que se produce como consecuencia del crecimiento excesivo del tejido

que rodea la prótesis.

-Pero escucha: aunque haya empeorado

esto tiene la misma solución, ¿no?

-Sí. Sí, sí. Hay que cambiar la válvula. Tiene la misma solución.

Lo que pasa... es que..., bueno:

pues ahora el procedimiento es más complicado.

-Todo empezó hace cuatro años, poco después del incidente. ¿Te acuerdas?

-Por favor, dime que esto no tiene nada que ver con el incidente.

Pero al mes más o menos, me echaron del Equipo Nacional de Natación

porque... parece ser que querían sangre nueva.

-Lo siento; no lo sabía. -Yo sí que lo sentí.

Porque no hubo manera de encontrar otro trabajo y...

Y yo intenté hacer aunque fuera trabajos esporádicos, pero no...

No... No hubo manera, no.

Y entonces, alguien me sugirió que empezara a apostar, y...

Al principio eran apuestas tontas, sin importancia, porque...

era tan fácil hacerlo desde el móvil o...,

o en los locales, porque la ciudad está llena.

las apuestas se habían convertido en mi forma de vida.

Y lo poco que saco... Lo poco que saco me..., me lo gasto.

-Tranquila. A ver.

¿Cómo está Sergio y el resto de la familia? Cuéntame. ¿Eh? Venga.

-Sergio... Al principio mi marido me ayudó todo lo que pudo,

pero llegó un momento en que no aguantó más y me abandonó.

Y mi hermana no me habla. En realidad no me habla nadie de la familia.

Ni siquiera tu Luis, con lo cariñoso que era él.

-Tranquila, ¿vale? Que ahora mismo lo importante es...

confirmar que todos esto traumatismos

no hayan dañado ningún órgano. ¿M?

(Música)

-Belén. Belén, espera, por favor.

Un momento. Yo creo que tenemos que hablar.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-Pues tú dirás.

-Tú sabes lo que hubo entre tu padre y yo, ¿verdad?

-Bueno, algo me ha contado.

-Pero escucha. De verdad que yo solo estoy aquí por amistad, nada más.

-Mm... -Mira: Entiendo perfectamente

que te parezca muy duro verme aquí. Pero de verdad te lo digo:

Lo que hubo entre tu padre y yo pertenece al pasado.

Mi vida ahora es muy diferente.

-Claro, ahora es cuando me vas a contar que estás casada, ¿no?

-No. No es eso.

-No es eso. ¿Y qué es? ¿Que te has hecho monja misionera?

-Sí. Exacto.

(Música)

-Mira: Te pongo el mensaje. -Marina, que... Que soy Marta.

¡Que me han cogido! ¡Ay, muchísimas gracias, de verdad!

Tenemos que celebrarlo, ¿eh? ¡De verdad, muchísimas gracias!

-¡Pufff! Tienes un marrón... importante, ¿no?

-Madre mía. Ahora: Yo que tú, yo...,

yo le pagaba el curso a Marta, sí o sí, vamos.

Aunque me cueste otra bronca con Dacaret.

-Pues hombre: En el fondo, qué más me da, ¿no?

Porque otra bronca más... -Ya.

-¡Huy! -Hola.

-¿Qué tal? Qué... Qué casualidad, ¿no?

-Hola. -Pues bien, todo bien.

-¿Sí? -Sí, yo me voy ya.

-Pero ¿cómo que te vas? -Es que tengo prisa.

-No... -Venga. Hasta luego.

-Adiós.

-Nada. Iba al hospital, que me he olvidado las llaves allí.

Pues nada: Que le voy a pagar el curso a Marta. ¿Vale?

Y yo también tengo prisa. Hasta luego.

-Eh, eh..., Rey. ¿Cómo..., cómo que hasta luego?

-Daca, por favor, lo tengo que hacer.

Te prometo que le pago el curso y me alejo de ella, de verdad.

Pero lo tengo que hacer.

-Vale. Una vez y no más. ¿M?

-¿De verdad? -Sí, de verdad.

-Vale, gracias. -De nada, pero bueno, gracias a ti,

que eres la que has puesto el dinero.

(Música)

¿Tú no tenías prisa?

-No. Simplemente estaba huyendo cobardemente de ti.

Pero... -Ah. -Ya sí me voy.

(Música)

-Soto. -Dime.

-¿Cómo está el conductor? -Pues no está fuera de peligro.

Las próximas horas son fundamentales. ¿Y la otra paciente?

-Isa está bien. Parece que no tiene nada grave y...

Las radiografías no dan nada anormal y..., estamos esperando al TAC

para..., para eso: Para confirmar que no haya daños cerebrales.

-Ya.

Vale, y... ¿la llamas Isa porque la conoces?

-Fue mi entrenadora cuando estaba en el Equipo Nacional de Natación.

Soto: Quería decirte que..., que si puedes hacerte cargo del caso.

Porque me estoy involucrando demasiado y creo que no está bien.

-A ver, ha sido tu entrenadora. No es un familiar.

¿Qué pasa? -¿Vamos fuera?

¿Nos vamos a tomar algo a otro sitio, y hablamos? -Vale.

Después de una operación difícil, me viene bien salir del hospital.

Venga, vamos.

Que ¿saliste con el sobrino de la paciente?

-Sí. Desde que teníamos 14 años.

Entrenábamos juntos, íbamos al mismo instituto... Todo.

-Ah, ya. O sea: Que fue... casi tu primer novio.

-Pues como que sin el casi, vamos.

Y luego Isabel, su tía, pues me hacía sentir como de la familia.

Me llevaba mejor con ella que con los propios padres.

Yo creo que no les caía muy bien.

-Ya. -Bueno.

-A lo mejor es que pensaban que hablabas demasiado.

-¡Qué manía! ¡Que no hablo demasiado! Bueno, Soto: Eh...

Quiero agradecerte que me hayas dejado llevar el caso, pero...

A partir de ahora necesito que te hagas cargo tú,

porque estoy demasiado involucrada.

¿Te vas a hacer cargo, o...? -Venga, vale.

Ay, no me abraces con esos brazos de nadadora,

que me vas a romper una costilla. -Vale, vale, vale, vale.

Ahora que te he contado algo,

¿por qué no me cuentas qué pasa con Basir?

¿Eh? Que le has colgado el teléfono dos veces.

-Si tú quieres que yo te lleve el caso, ¡no me mires el móvil!

-Madre mía, qué borde. Más que de costumbre.

(Música)

-Tras encontrar que el pannus

en la válvula aórtica de Carlos había empeorado,

finalmente se le ha sustituido por otra.

-¡Ay, papá!... papi, qué... ¿Qué tal?

-¿Y Carmen? -¡Ay, papá!

No... no es momento de pensar en eso ahora. ¿Eh? Olvídalo.

-Eso no puede ser, y menos, después de volver a verla.

-Ay, papá.

-¿Le puedes llevar a la UCI, por favor? Gracias.

Belén. Mira: La operación en sí ha salido muy bien,

...pero, cuando le hemos desconectado de la bomba extracorpórea

y se le ha restablecido la circulación cardiaca,

pues ha tenido la misma taquicardia de antes.

-Pero ¿por qué le vuelve a pasar lo mismo?

Puede ser por la misma operación, porque al final el corazón se toca

Pero, como no lo sé, le quiero hacer alguna prueba.

Le voy a hacer un estudio electrofisiológico de inducción.

-¿Y eso qué es?

-El estudio electrofisiológico de inducción

es un examen que sirve para observar

cómo están funcionando las distintas señales eléctricas del corazón.

Para ello, se colocan electrodos en el corazón,

se inyectan medicamentos excitantes

para reproducir la arritmia, dar con su foco,

y evitar que se repita.

Pues no hay manera. -¿No?

-No. En las aurículas, no. Vamos a probar con los ventrículos.

-No hemos conseguido inducir a Carlos taquicardias auriculares,

así que vamos a buscar por los ventrículos. Y a ver qué ocurre.

Rey: Parece que está funcionando.

(Música)

(Respiración agitada)

¿Carlos? Es una taquicardia ventricular.

-No tiene pulso. No tiene pulso. ¡Trae, trae!

-Vamos: Desfibrilador... Vamos, vamos, vamos...

Ambú, muy bien... Gel, por favor.

A 150. Sube. Anuc.

¿Preparado? ¡Atrás, descarga!

Sube. Sube a 200.

¡Atrás, descarga!

-¡La paciente! ¡La paciente que me encargaste que vigilara!

Se ha escapado. -¿Cómo que se ha escapado?

¿Dónde está? ¿Se ha ido? -No lo sé. No lo sé lo que ha pasado.

¡Pero cuánto lo siento!

-No sé lo que ha pasado.

-¿Qué? ¿Qué ha pasado?

-Belén: Tu padre ha tenido un problema cardiaco. Pero tranquila.

Tranquila: Está bien. Está bien, hemos conseguido estabilizarlo.

¿Vale? Por favor, respira. -Bueno, vale.

-Ahora hay que esperar, y ver cómo evoluciona.

-Vale, vale, vale. -Tranquila.

¿Vale? -¿Y qué...?

-Lo que pasa es que hay que implantarle un DAI.

-¿Qué es eso? -Es un desfibrilador autoimplantable;

que le permita superar nuevas arritmias...

-Offf... -Y posibles descargas.

-¿La has visto? -No, ¿y tú?

-Tampoco. ¿Has podido hablar con alguno de los familiares?

-He llamado a todos de los que todavía tengo el número,

pero no me lo han cogido. -¿Ninguno? ¿Ni tu ex?

-Pues no. Es lo que tienen los ex, ¿no?

-Perdona. Solo quiero ayudar.

(Llaman a la puerta)

-Hola. -Hola.

-Oye: ¿Y eso de ponerte en "modo curro" y no cogerme el móvil?

-Bueno, es que, como ves, estoy a tope de trabajo.

-Bueno. Eh... ¿Quieres ver la foto?

Mira: Es la foto por la que he entrado al curso,

es una de las que te hice mientras trabajabas.

-Oye, y hablando del curso: ¿No deberías estar allí?

-Sí, bueno. ¿Te pasa algo?

-No, no me pasa nada.

a ver: estoy a tope de trabajo, y si no te gustan los hospitales,

Marta, no sé qué haces aquí todos los días, de verdad.

-Pues..., no sé. Es en el que trabaja mi padre.

Bueno, y tú también.

-Mira: Perdóname,

pero es que no te puedo atender ahora mismo.

Tengo un paciente que se debate

entre la vida y la muerte y estoy muy ocupada. Lo siento.

-Ya. Pues..., pues lo siento.

No quiero ser ningún estorbo. Adiós.

(Música)

-Al día siguiente, Isabel,

la ex entrenadora de natación de la doctora Cortel,

vuelve al hospital con claros síntomas de embriaguez.

-Quiero saber cómo está el hombre del coche ayer. ¿Cómo está?

-Lo siento, pero no le puedo informar.

-Señora, por favor, tranquilícese.

-Hola. A ver. A ver. ¿Le puedo ayudar?

-No, quita: No me toques. -A ver.

-Mira. No me toques, que si me tocas te denuncio por acoso, ¿eh?

A mí no me toques. ¿Cómo está el hombre del coche?

-Tranquilícese. Acompáñeme, por favor.

-¡Quita, que te voy a dar si me tocas!

-¡Isabel! -¡Ainhoa! Ainhoa:

¿Cómo está el hombre del coche? -Isabel, tranquila.

-¿Cómo está el hombre? ¿Cómo...? -Tranquila. Está bien. Tranquila.

Tranquila.

(Música)

¿Cómo estás? -Estoy un poco mejor. Gracias.

-Bueno. ¿Ha hecho efecto la medicación?

-Sí, parece que ya me encuentro un poquito más despejada.

Y quería pedirla disculpas por el numerito de antes.

-Bueno, no te preocupes. Lo importante es que estás mejor.

-Isa: ¿Por qué te fuiste del hospital y dónde has pasado la noche?

-Lo siento, Ainhoa, lo siento mucho.

Seguro que has llamado a toda mi familia.

-Sí, pero no me han cogido.

-Mm, oh... No me extraña.

-¿Por qué?

-¿Es que no le has contado a tu amiga lo del incidente?

-Eso no tiene nada que ver con esto, ¿no? Vámonos para casa. Venga.

-Pero ¿qué incidente? -No, no, no, no, no.

Yo no me puedo ir. Yo tengo que ver a ese hombre y pedirle perdón, Ainhoa

Por favor, tengo que verle.

-Bueno. No podemos dar detalles

sobre el estado de salud de otro paciente.

-Pues vosotras veréis:

O me decís cómo está,

o me vais a tener que dejar inconsciente de una paliza

para evitar que le vea.

Y os aseguro que ya empiezo a estar acostumbrada

a que me peguen, ¿eh?

(Música)

-El hombre no ha superado la operación.

-La operación a la que sometimos al conductor era muy complicada,

y él estaba muy grave.

Falleció durante la noche.

-¡Ha sido por mi culpa! -No, Isa: Ha sido un accidente.

-¡Ha sido por mi culpa! -Ha sido un accidente, Isabel.

-A ver: Yo he tenido acceso al parte de la policía,

y hay testigos que te exculpan.

El coche iba demasiado rápido.

-Si yo no hubiese apostado esa noche, ese hombre todavía estaría vivo.

¡Se ha muerto por mi culpa! ¡Se ha muerto por mi culpa!

-Isa: Acuérdate de lo que nos decías cuando nos entrenabas, ¿eh? Mírame.

Siempre hay una razón para dar una brazada más. ¿Vale?

-Ay, mi niña.

Mi niña. Esas cosas te las decía a ti porque...

parecía que tú habías nacido en el agua.

¡Cómo volabas!

Sin embargo otras personas somos como boyas, que solo molestamos

y no dejamos a los demás nadar en paz.

Ese hombre ha muerto por mi culpa.

-Venga, deja de decir tonterías, ¿vale? Vamos para casa.

Venga. Vamos.

-Escucha: Vete a casa con ella,

y tómate un par de días libres, ¿vale?

Yo me encargo de que te cubran.

-Yo lo he matado, Ainhoa, yo lo he matado.

(Música)

-¡Belén!

-Ay... Eh... Bueno: Muchas gracias por venir.

-Pero ¿qué ocurre? ¿Por qué me has llamado?

-Mira...

A mi padre, le...

en estos momentos le están..., le están implantando un DAI.

Un... No sé. Desfibrilador, o yo qué sé.

Y quería pedirte si... si pudieras estar con él en estos momentos.

-¡Por supuesto!

-Pero hay algo más que me gustaría pedirte.

(Música)

Porque... Bueno, tú no le has dicho nada de tus votos, ¿no?

-No, no. No pude. No... No era el momento.

-Bien. Pues no se lo digas. -¿Por qué?

-A ver. Yo sé... Ni yo misma me imaginé

que te iba a decir esto.

La verdad, pero...

Si pudieras no decírselo...,

hasta..., hasta que le implanten el DAI; hasta que esté recuperado.

Por favor. Si no le mientes, yo no creo que su...,

su corazón lo pueda soportar.

-No sé, Belén...

-¡Isabel!

¡Isabel!

¿Dónde se habrá metido? Perdone. Perdone:

¿Ha visto a una señora rubia, con ojos azules, alta, delgada...?

-Yo he visto a alguien que estaba como mareado, entre dos coches.

-Vale, gracias.

¡Isabel! Isabel:

¿Qué haces aquí? -Aaah...

-Andrea: Mándame una ambulancia. Acabo de encontrar a Isabel

-¿Ainhoa?

-Sí. Calle Berlanga, número 60.

-Ainhoa. -Vale.

-Ainhoa. -Venga.

-Ay, jo, Ainhoa: Déjame.

(Música)

-A ver: Ponme en antecedentes.

-Una ambulancia recoge a Isabel de la calle,

con claros síntomas de embriaguez.

-Isabel acaba de entrar en coma etílico.

Por eso hemos tenido que intubarla.

El único tratamiento que podemos darle es de sostén,

para evitar complicaciones secundarias:

mantenerla en un lugar tranquilo, con poca luz,

suministrar suero y vitamina B

y controlar las constantes vitales.

(Música)

-A Carlos, el paciente con arritmias,

le han instalado un DAI hace unas horas.

Y la doctora Ortega está observando su evolución.

-Perfecto, pues la implantación del DAI ha sido un éxito,

y por fin el antiarrítmico está haciendo efecto.

-Entonces, ¿se acabaron las visitas al quirófano?

-Porque... Aunque está bien, ¿eh?

Pero, para pasar el tiempo, me gustaría más estar en otro sitio.

-Fuera del hospital, ¿verdad?

-En mi casa.

-Me lo imagino. Normal, Carlos.

A ver: Tienes que... quedarte en observación, pero...

te podrás ir a casa pronto.

Venga. Pues luego me paso a veros. Hasta ahora.

-¿Qué?

-Carlos: ¿Cómo estás?

Perdona. No he podido venir antes, porque...

Bueno. Porque en la ONG estábamos esperando una entrega de materiales

y se complicó todo de una manera... horrible.

(Música)

-Mira: Quiero hacer una placa de tórax y un TAC craneal.

-¿Y una glucemia capilar para ver si tiene hipoglucemia?

-De acuerdo. Yo no me quiero meter en tu vida,

no sé lo que ha pasado con ella o con su familia,

pero creo que es el momento de entrar en contacto con sus familiares.

-Vale: Haré lo que pueda. -Vale. Yo te cubro el resto del día.

¿De acuerdo? -Gracias.

-En casos graves, la intoxicación por alcohol

puede provocar depresión respiratoria, estupor, convulsiones

y, como en el caso de Isabel, coma.

Llegar al coma etílico es más fácil de lo que la gente piensa.

Por eso, cuando los médicos recomendamos

un uso responsable del alcohol, no hay que tomarnos a la ligera.

(Música)

-Venga, Luis, venga.

Cógelo, cógelo.

¡Serás imbécil!

Venga, Isabel: Ponte bien. Venga.

(Música)

-Hola.

-Hola.

-He estado hablando con Marta.

-Mmm... Muy bien.

Pues ya sabrás que tengo el título oficial de bruja, ¿no?

-No. No, de eso nada.

Te quería agradecer que te hayas distanciado de ella.

-Mira. Por lo menos alguien ha sacado algo positivo de todo esto.

Aunque, sinceramente, no... no entiendo muy bien el qué.

(Música)

-Al día siguiente,

Carlos, el paciente al que le implantaron un DAI,

evoluciona favorablemente.

-Cuando salga de aquí, os voy a invitar a una paella en la playa.

¡Ay! Y luego pasearemos por la orilla. ¡Como hacíamos antes!

¿Qué te parece? ¿Eh?

-Uy ..., perdón. El teléfono.

-¿Qué le pasa a Carmen? ¿La encuentras un poco rara?

-¿Rara?

¿Qué pasa? -Ay, por Dios.

¿Qué te pasa, papá?

¡Háblame, papá! ¡Ay, por Dios!

¡Ayuda, por favor! ¡Háblame! ¡No sé nada...!

¡Ha empezado...! ¡Está convulsionando!

-Vale. Un segundo.

He realizado a Carlos un electrocardiograma,

que ha mostrado algún episodio de sobre estimulación

y de descarga.

Pero al comprobar el funcionamiento del DAI,

he visto que ha habido exactamente ocho descargas.

Carlos ha presentado lo que se conoce como una tormenta eléctrica.

(Música)

-Mientras espera a ver cómo evoluciona Isabel,

la doctora Cortel intenta localizar

a algún familiar de su ex entrenadora de natación.

Ahora mismo le estamos haciendo controles neurológicos

para comprobar que no tenga daños cerebrales.

Pero... Vale, vale. Le...

Le ponemos al día a tu madre cuando venga. OK.

Venga, gracias. Y enhorabuena, ¿eh?

Adiós.

-¿Has conseguido hablar con algún familiar de Isabel?

-Con su sobrino Luis.

-¿Tu ex novio?

-M..., que va a ser papá

dentro de un par de meses.

Y su madre, la hermana de Isabel, viene en un vuelo desde Barcelona,

así que estará a punto de llegar.

Y la has tenido que llamar desde mi consulta

para que te coja el teléfono...

Algo gordo pasó entre vosotros, ¿no?

-Bueno, y algo muy gordo también ha tenido que pasar entre Basir y tú,

que ha venido dos veces por la consulta, buscándote.

(Música)

Vale, perdón, que no es asunto mío. -No, ni lo de Luis es asunto mío.

¿Te gusta mi silla? -No está mal. Pero te la devuelvo.

-No te queda mal el pijama que has cogido prestado.

-¿Qué dices? ¡Si hace gordísima!

-Yo porque he tenido que ir a la UCI. Que si no...

Vamos, me lo voy a quitar ahora mismo.

-A ver: La tormenta eléctrica son arritmias ventriculares malignas.

Que provocan tres o más descargas del DAI

en 24 horas, como ha sido tu caso, Carlos.

-Las tormentas nos acompañan siempre, ¿eh?

-Carlos: Tómate en serio lo que tienes.

-Te voy a poner más antiarrítmicos

para intentar controlar el ritmo de tu corazón

y que el DAI no tenga que dar más descargas. ¿De acuerdo?

No he querido alertar al paciente,

pero... la tormenta eléctrica aunque es una complicación frecuente,

es algo muy grave.

Vamos a esperar a ver cómo evoluciona.

(Música)

-Isabel, la amiga de la doctora Cortel, se está recuperando del coma

por lo que se le ha retirado la intubación.

Sin embargo, mantienen sus constante bajo un estricto control,

hasta que estén en valores normales.

-Despertar de un coma es algo muy delicado.

Por eso hay que realizar distintas pruebas

para comprobar que no hayan quedado secuelas neurológicas.

y cuando vi a su viuda sufriendo, tanto, no lo pude soportar,

y me enganché a una botella. Y ya no recuerdo nada más.

-Bueno. Tranquila. Tu hermana está llegando, ¿vale?

-No... No, no, no, Ainhoa. ¿Por qué la has llamado?

No tenías que haberlo hecho, Ainhoa. No, no, no.

-A ver, Isabel: Por mucho que en su momento te dieran de lado,

ahora están muy preocupados por ti. ¿Eh?

-Es normal que me dejaran de lado.

¿Quién querría estar con alguien como yo?

Pero si les he llegado hasta a robar, Ainhoa.

¿Cómo voy a tener valor para mirarla a la cara?

-Bueno. Tú acepta su ayuda, ¿eh? Que te quieren y son tu familia.

Y yo también te voy a ayudar.

Que te voy a encontrar una piscina para que des clases,

aunque sea a niños de tres años.

-Mi familia no es muy de perdonar.

Pero bueno: Si Ainhoa ha conseguido que mi hermana venga desde Barcelona,

a lo mejor existe alguna posibilidad.

-Te vas a poner bien, ¿m?

¿Me lo prometes?

(Música)

-Gracias.

Por favor, quédate aquí cuando llegue mi hermana.

-No puedo. Le prometí que no nos veríamos.

-¡Es que la liaste muy gorda, Ainhoíta!

(Música)

-Carlos, el paciente que ha sufrido una tormenta arrítmica,

ha conseguido evolucionar favorablemente.

-¡Hola!

¿Qué tal, Carlos? ¿Cómo estás?

-Estás mejor, ¿verdad? -Sí, sí, sí.

-Me alegro. A ver: Te voy a dar un betabloqueante

para que el corazón lata más despacio, pero...

ya por fin está todo bajo control.

-No sabe la alegría que me da.

Pero sobre todo la alegría que le da a estas pobres...

acompañantes.

-Normal. -¿Eh?

-Bueno, normal. Ya te vamos a dejar tranquilo. Mañana te vas a casa.

-Uy, perdón. -Sí, sí.

-Perdón: Luego me paso a verte.

¿Rey? ¿Qué ha pasado?

-Os veo muy amigas.

Pero ahora me vais a decir qué estáis escondiendo.

-Bueno.

Os dejo solos. ¿Eh?

-Carlos: Tú has sido una persona super importante en mi vida.

Para Carlos ha sido muy duro. No se lo esperaba.

Ha sido una persona muy importante en mi vida.

Siempre.

Siempre lo llevaré en mi corazón.

(Música)

-Hola. -Hola.

-¿Cómo ha ido? -Pues bien, bien.

La hermana de Isabel, Susana, ya ha llegado,

y parece que le quiere ayudar. Así que... Ha sido un encuentro bonito.

-Susana puede parecer dura, pero en el fondo tiene muy buen corazón.

(Música)

Empecé con Luis cuando tenía 14 años. ... íbamos al mismo instituto,

entrenábamos en el mismo equipo de natación, nuestros padres eran amigos

y... bueno: Pues diez años después estábamos prometidos.

Iba a ser el día más feliz de mi vida, iba a ser el hombre de mi vida

y... de repente me di cuenta que no:

que iba a ser el mayor error de mi vida.

Y ahí, pues... paró todo y... Y eso fue ya hace cuatro años.

-Hay muchas parejas que rompen antes de casarse.

-Pero no muchos lo hacen el mismo día de la boda, ¿no?

Debes estar pensando que soy la peor persona del mundo,

-No, no. Pero sí una de las peores prometidas.

-Desde luego.

-De todas maneras, te entiendo mejor de lo que crees.

-¿Por?

-Tú querías saber qué me pasa con Basir, ¿no?

-Pues lo que me pasa con Basir es que...

nos vamos a casar.

Te he dejado muda. ¡No me lo puedo creer!

-¿Que te vas a casar con Basir? -A ver, por favor: Habla más bajito,

que no lo sabe casi nadie.

-Sí, sí. Sí.

-Pero y entonces, ¿por qué le cuelgas el teléfono todo el rato?

-Bueno, que te vayas a casar con alguien

no significa que quieras estar hablando con él todo el rato.

-Ya. Pero te vas a casar.

Espera, es que te vas a casar. -Bueno, ya.

Baja el volumen, por favor. -¡Te vas a casar!

-¿Para qué te lo habré contado? ¡Ya!

-Hola. -Hola.

-Mi padre me ha dicho que te podía encontrar aquí.

-Pues sí. Ya conoces mi sitio secreto

-Oye, que... que lo que pretendías hacer era una tontería.

Y bueno, de mi padre me lo podía esperar. Pero de ti...

-O sea: que te lo ha contado.

-Pues sí.

Hemos estado hablando y...bueno

parece que se le ha metido un poco en la cabeza

que no nos puede separar.

Y que tú y yo nos llevábamos bien desde lo de mi madre.

Y yo creo que formo parte de tu vida,

al igual que tú formas parte de la mía.

Eso no es malo, ¿no?

-¿Cómo va a ser malo, cariño? Por supuesto que no.

Pero es que también hay que comprender a tu padre.

Él y yo tenemos una larga historia juntos, y...

Supongo que no debe ser muy fácil,

pues que tu ex se haga amiga de tu hija.

-Bueno, eso si te sigue considerando su ex y no su amiga, ¿no?

-Bueno, da igual. En cualquier caso, que... ¿Qué habéis decidido?

-Pues muy fácil. Él es mi padre, y tú eres mi amiga.

Y ya, bueno: Luego lo que pase entre vosotros, me da igual.

Que seáis amigos, compañeros, exnovios... No nos puede influir.

¿Trato hecho? -Dame un abrazo, anda.

  • Centro médico - 02/10/17 (1)

Centro médico - 02/10/17 (1)

02 oct 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 02/10/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 02/10/17 (1)"
Programas completos (746)

Los últimos 759 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios