www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4046841
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/06/17 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Marta Palacio, la fisioterapeuta del hospital,

viene al hospital con Rafa, uno de sus pacientes externos,

porque se siente mareado y muy fatigado.

-¿Vas bien? -Sss.

-¿Sí? ¿De verdad? -Sí, sí.

-Vale.

Vamos. -Espera a ver...

-¿Paramos un poco? -Sí, sí.

-¿Descansamos? Venga. -¡Aaah!

-Tranquilo, ¿eh? Hola, ¿te echo una mano?

Hola. Mira, es Rafa, es un paciente mío.

Ah.

-Que empezó a hacer ejercicio hace unas semanas,

y el primer día tuvo la mala suerte de lesionarse la pierna.

-Sí, la..., la historia de mi vida. Bueno.

¿Quiere que traiga una sillita, para que se siente mejor?

-No, no, no. Muchas gracias, de verdad.

¿Seguro? -Sí, sí, sí.

-Él puede con todo. ¿A que sí? -Sí. Si tú lo dices...

Bueno. Aquí le vamos a ayudar también.

-Sí. Vamos.

-Gracias. -Vamos. Venga, poco a poco.

-Bueno, Rafa, no tienes disnea ni palpitaciones, ¿de acuerdo?

-La verdad es que no me duele ni el pecho ni nada.

Lo que pasa que es como que me siento muy raro, ¿sabes?

Es como si estuviera...,

pues todo el día subido en una nube.

Perdone que me explique tan mal, pero...,

o sea, es que no se me dan muy bien las palabras.

-No te preocupes, lo estás haciendo perfecto.

Entiendo todo lo que dices, ¿vale? Escúchame, ¿tienes alguna enfermedad?

-Tengo hipertensión, diabetes tipo 2, hipercolesterolemia y soledad, pero..

Pero para esta enfermedad no estoy medicado.

Aunque Marta Palacio me está ayudando, ¿eh?

-Ya. Bueno, escúchame, pues mira,

entre la fisioterapeuta y yo te intentaremos ayudar

en lo que podamos. ¿Vale? -Pues muchas gracias, sí.

-Tú tranquilo. Bueno.

Hola, Rafa, ¿qué tal? -Hola.

-Hola, Clara. Bueno, vamos a tomar la tensión...

-Vale...

La hipertensión y la diabetes tipo 2 son enfermedades

que suelen asociarse con frecuencia,

ya que parten de los mismos factores de riesgo.

Como por ejemplo el tabaquismo, la obesidad

o la falta de ejercicio, entre otros.

-Ah.

Bueno, la temperatura y la saturación son normales,

pero tiene la presión alta, ¿eh?

-Vale. También estoy viendo que...,

que tienes la frecuencia cardiaca baja, ¿de acuerdo?

Tienes entre 50 y 60 pulsaciones por minuto.

-¿Eso qué quiere decir?

-Bueno, eso quiere decir que existe algún problema en el corazón

o que puede existir.

Pero no es una enfermedad en sí, sino más bien un síntoma

que nos indica que existe alguna anomalía.

-Ya decía yo que todo no podía estar bien, ¿verdad?

-Rafa, escúchame.

Mira, lo que tenemos que hacer ahora

es encontrar la causa de lo que te está ocurriendo.

-Muy bien. -¿Vale?

-Y sospechando que puedes tener un problema de corazón,

lo primero es hacer un electrocardiograma. ¿Vale?

-Vale. De acuerdo.

El electrocardiograma nos ha dado datos muy importantes,

pero prefiero consultarlo con un especialista

antes de sacar conclusiones.

También vamos a hacerle al paciente una placa de tórax y una analítica.

Hola. Perdón...

Accidente de tráfico. Un hombre y una chica joven.

-Mm. Vale. Bien.

Me quedo yo con él, ocúpate de su hija.

-No es mi hija.

¿Con que su hija, no?

Tú también lo has pensado. Yo no he pensado...

No, mira, vamos, vamos.

Pero, ¿Cómo te adelantas? Venga, vamos.

Gracias.

Bueno, vamos a ver...

Mira la luz, ¿vale? -Vale.

-Mm.

Muy bien...

A ver, la herida es bastante profunda, ¿eh?

Aunque no tiene sangrado activo, ¿de acuerdo?

-Vale.

Y la nariz no parece fracturada,

aunque te vamos a hacer una radiografía. ¿Eh?

Ahora lo que quiero que hagas,

vamos a continuar con la exploración neurológica,

y es que estires los brazos, ¿m? Eso es.

Y con esta mano, apriétame. Todo lo fuerte que puedas.

-¡Es! No tengo mucha fuerza.

-Vale. Bueno, cada uno tiene lo que tiene.

Un poquito fuerte así... Perfecto. Muy bien.

Y cuéntame, ¿cómo fue el accidente?

-Pues estábamos yendo a una cena,

y de repente el coche se salió de la carretera.

No..., no sé qué pasó. -Ya.

-Pues estábamos en el coche,

íbamos a uno de esos saraos a los que me lleva Franco, y...,

yo estaba maquillándome, porque no me había dado tiempo,

cogí el pintalabios, él empezó a contarme una historia

de esas de las miles que tiene y...,

y de repente se interrumpió,

y todo pasó superrápido.

No..., no sé qué pasó.

-Tengo una casa en Donostia y habíamos estado haciendo surf.

¿Surf? ¡Qué bien!

Me dijo que era el lado izquierdo, ¿verdad?

Sí. Justo aquí. Sí. Ahí se ve.

Bueno, pues el caso es que nos entretuvimos cogiendo las olas y...,

claro, se nos hizo tarde y al final tuvimos que bajar corriendo

porque teníamos una cena... No lo sé.

Me imagino que debí despistarme.

¡Ah!

Bueno, tiene las costillas contusionadas, pero no parecen rotas

¿Ha tomado alcohol o drogas? -No.

Bueno, aun así le haremos una analítica, es el protocolo.

Muy bien. Voy a pedirla.

Franco y yo nos conocimos haciendo esquí extremo en Canadá...

-Ajá... -Y desde entonces...

¡Ah! -Tranquila.

-Hemos hecho submarinismo y paracaidismo...

Ay, de todo. -Vale, tranquila.

Todos deportes de riesgo, ¿eh? -Sí. ¡Ah!

-Al límite. -Sí.

-Bueno, parece dislocada, ¿eh?

-¿Y eso que..., cómo?

-Pues significa que no está en su sitio.

Entonces, lo que tenemos que hacer es volver a colocarla. ¿Eh?

Así que en una semana estarás bien.

Lo único que, bueno,

tendrás un poquito de hematoma que después se irá.

-Vale. Pero ¿va a quedar igual? -Sí. Sí, sí. Totalmente.

Lo único que la herida, pues eso sí me preocupa.

¿Hay que desinfectarla y suturarla, ¿de acuerdo?

-Me... ¿me vais a coser? -Sí, claro.

-¿La cara?

Pues es que soy actriz y bueno, estoy empezando.

Íbamos a una cena de un amigo productor de Franco,

que me lo iba a presentar,

iba a hacer una prueba con él la semana que viene y...

Es una..., es muy mala suerte.

-Ahora lo que va a hacer mi compañera es hacerte una analítica,

¿de acuerdo? Y también te va a poner analgésicos para el dolor.

-Vale. -¿De acuerdo?

Venga. Gracias. -Gracias.

Oye, ¿puedo ver a Franco?

-Sí. En cuanto estés bien, ya te llevamos con él, ¿de acuerdo?

-Gracias.

Pobre Rafa, se le ve tan buena gente, de verdad...

Sí, la verdad que sí que lo es. ¿Cómo está?

Pues mira, le acabamos de dejar en la sala de Imagen,

que le van a hacer una radiografía.

Yo es que últimamente le veo un poco nervioso.

Yo creo que es porque se avecina el cumpleaños de su hijo

y es el primer cumpleaños que pasan solos

desde que su mujer le dejó por su mejor amigo.

¡Ff! Ya me ha dicho.

Oye, de verdad, Palacio, me admira cómo te implicas con tus pacientes

y cómo te preocupas de ellos.

Mis pacientes, que cada vez son menos, pero bueno.

Sí, me gusta cuidarles. Ya. ¿No va bien la clínica?

A ver, es que...,

la clínica últimamente me está generando más gastos que ingresos.

Y bueno, pues tengo que mantenerles un poco, también.

La gente ya no va mucho a los fisios.

Bueno, pero eso porque eres muy buena profesional,

los curas rápido y no se vuelven a lesionar.

No. Eso es porque la gente se atiborra a ibuprofenos

y se cree que con eso se le va a pasar la contractura.

Palacio, ¿tienes problemas de dinero?

No, Clara. Estoy bien.

¿Seguro? Sí. De verdad.

Bueno, que sepas que puedes contar conmigo para lo que necesites.

Gracias. Venga, hasta ahora.

Hasta ahora.

-Desde luego vaya susto, cariño.

-¿Qué tal? ¿Te duele?

-¿Qué tal? -Doctora.

-Hola, doctora. -Bueno.

Hola. -Doctor.

-Hola. Empiezo yo. ¿M?

-Vale.

A ver, las pruebas de tóxico han dado negativo.

Y la radiografía no muestra fracturas costales.

Sí contusiones, así que le daremos el alta.

Tomará analgésicos y reposo.

-En cuanto a ti, Sandra,

ya te comenté que tienes la nariz dislocada, ¿vale?

No hay fractura, ¿de acuerdo? Y esa herida hay que suturarla.

-Vale. ¿Tenéis algún cirujano plástico aquí?

-Bueno, en estos momentos no hay..., no hay ninguno disponible, ¿eh?

-Ah, pues yo tengo un amigo que es cirujano plástico

y le podía avisar para que viniera al hospital.

Lógicamente yo correría con todos los gastos.

-Me podría hacer algún retoquito, ¿no?

-Bueno, si eso es lo que decidís,

tenéis que solicitar el traslado a otro hospital, ¿de acuerdo?

Pero hay que hacerlo rápido porque eso,

esa herida hay que suturarla cuanto antes. ¿Vale?

-Vale.

-Con cualquier cosa, me avisáis. ¿De acuerdo?

Venga, hasta luego. -Hasta luego, doctora.

Pues tú eres la que decides. -No sé...

La doctora Romero sutura muy bien.

-No sé...

-¿Lo ves, cariño? ¡Tanto reducir, tanto reducir!

No tenemos personal suficiente.

Esto no va bien, y al final, ¿quiénes son los perjudicados?,

¡Los pacientes!

Javier, es que lo digo todos los días, esto no puede seguir así.

De verdad, no puede seguir así.

Tras mostrar un ritmo cardiaco bajo, Rafa fue sometido a diversas pruebas

para intentar llegar al origen de su lesión.

Y ahora espera los resultados.

Bueno, Rafa.

Que me he enterado que queda poco para el cumpleaños de tu hijo, ¿eh?

Me lo ha chivado un pajarito.

¡Uf! No sé, estoy un poco preocupado. Me da miedo.

Espero estar a la altura, ¿sabes? ¿Por qué?

Pues porque, porque no lo sé.

Y eso que Marta me está ayudando mucho,

porque me está intentando subir la autoestima.

Pero... Pero no sé yo.

Además, me ha ayudado a elegir el regalo para Pablo.

¿Y qué le vas a comprar?

Bueno, a Pablo le gustan mucho las guitarras eléctricas, ¿sabes?

Y estoy ahorrando desde hace unos meses para, para comprarle una.

Es muy normalita, ¿eh? Pero, pero espero que le guste.

No lo sé, no lo sé.

¿Cómo no va a valorar el esfuerzo que estás haciendo?

Le va a encantar seguro. Ya lo verás.

Qué bien, qué buenas ideas tiene Palacio, ¿eh?

Sí. La verdad es que me está ayudando mucho.

Bueno, más le vale. Porque se está quedando sin clientes...

O sea, quiero decir, si pacientes... ¿Sabes qué pasa?

Que es que la pobre... no está bien económicamente.

Ah, ¿y es por eso entonces? Eh, no...

Ahora lo entiendo. Rafa, a ver,

que no que me he expresado mal.

No quiero decir eso, es una broma.

Tú no sabes, de verdad.

Palacio se preocupa muchísimo de todo el mundo, ¿eh?

-Eh, hola. -Estoy seguro.

-Perdón.

¿No te estará contando uno de sus chistes, no?

-Sí. Sí. Es muy, muy divertido.

-Bueno, Rafa, disculpa que llegue tarde,

pero he estado intentando hablar con el cardiólogo,

pero me ha sido imposible.

Escúchame, tengo buenas noticias. ¿Vale?

He estado revisando la analítica y no aparece ningún dato extraño.

Así que todo está normal.

Lo único que sabemos es que la frecuencia cardiaca es lenta.

Pero es probable que sea por el fármaco que estás tomando. ¿Vale?

Hay medicamentos que frenan la frecuencia cardiaca.

Lo que vamos a hacer en este punto es reajustar la medicación,

cambiaremos la dosis y voy a programar un estudio del holter.

Esto que veis aquí es un holter

y es un pequeño dispositivo que se encarga de registrar

y almacenar la actividad eléctrica del corazón,

durante al menos unas 24 horas.

Una vez transcurrido ese tiempo,

el paciente debe venir al hospital para poder analizar los datos.

La doctora Natalia Romero sutura el corte en el pómulo de Sandra,

después de que le hayan colocado la nariz dislocada.

-Ahí, vale. Muy bien... Bien. Voy, ¿eh?

-Vale.

Muy bien.

Pues ya está. -¿Sí?

-Es que, aun así, estás guapa.

Mientras tanto, el doctor Blanco acude a informar a su acompañante

de que están a punto de dar el alta a Sandra.

Ronquidos

Franco. ¿Qué pasa?

¿Le ha pasado algo a Sandra? No, no, no. A ella no

pero a usted parece que sí.

Los ronquidos de Franco no eran normales.

Necesita un estudio del sueño para comprobar si sufre de apneas.

El síndrome de apnea obstructiva del sueño es un trastorno muy común;

donde se interrumpe la respiración o se hace muy superficial.

Mira, es que mire, justamente ahora me viene fatal.

Estamos preparando una expedición de alpinismo y...

Para mí cada día es una oportunidad

para disfrutar de una nueva experiencia.

Surf, esquí, submarinismo... Lo practico todo.

Tengo dinero para hacer lo que quiera.

Pero, en lugar de estar ocioso de fiesta en fiesta,

a mí lo que me llama es la aventura; y Sandra es la compañera perfecta.

Me cuido para que podamos seguir manteniendo nuestro ritmo de vida.

-¡Rafa! ¿Qué tal? ¿Pensabas irte sin avisar?

¿Qué te ha dicho el doctor?

-Dacaret me ha dicho que es posible que sea por la medicación.

Así que me la está regulando.

Y también me ha puesto este aparatito para, para controlarme el corazón.

Ya..., ya lo llevo puesto. -Muy bien, pues me alegro mucho.

Ahora a recuperarte para el cumpleaños de Pablo.

¿Y a ti qué te importa mi hijo y lo que me pase a mí, eh?

No, no. Ya no tienes que fingir más.

Ya sé que has estado cariñosa conmigo porque, porque necesitabas

y no podías permitirte el lujo de perderme como cliente.

-Rafa, a mí me importa de verdad.

-Pues ya puedes dejar de hacerlo, ¿sabes? No..., no lo necesito.

Es más, creo que, que ya no quiero que me sigas tratando.

¡No necesito tu compasión! -Escúchame. Eh...

¿Qué tal, Palacio? Pues muchas gracias.

¿Por qué?

Sí, porque me vas a pagar tú las facturas ahora, ¿m?

Su tenacidad me parece admirable.

Incluso le envidio un poco, ¿eh?

Pero esos ronquidos pueden serpeligrosos, y más en su caso.

-Ah, mira, ahí está Sandra.

¡Ay, pobrecita. ¡Cómo te han dejado!

-¿Qué tal? -Bien.

Bueno, pues nada. Ya nos podemos ir, ¿no, doctor?

Franco, debería mirarse el tema de los ronquidos, ¿m?

La apnea es un síntoma de que algo no está funcionando correctamente

y habría que ponerle remedio.

Bueno, tampoco yo creo que la cosa sea para tanto, ¿no?

-¿Que no? Mira, lleva roncando desde que le conozco.

Tengo que dormir con tapones. Lo siento.

Nunca te lo he dicho pero... Es una cosa tremenda.

-Bueno, pues nada, habrá que hacerse esa prueba, ¿no?

-Mejor. La doctora Romero se encargará de ello. Vamos dentro.

Ronquidos

Franco, el paciente con posible apnea,

tendrá que pasar la noche monitorizado

para estudiar su patrón respiratorio durante el sueño.

Al día siguiente de ser dado de alta con un reajuste en su medicación,

Rafa vuelve a Centro Médico para devolver el holter.

¡Rafa! Pero ¿qué ocurre? ¿Qué pasa?

No puedo con mi vida, Clara.

Pero vamos a ver, ¿has venido tú solo?

Sí, sí. He venido solo porque últimamente no tengo buena compañía.

He venido en el autobús, ¿sabes? Ya.

A devolver el cacharro este.

Bueno, vamos a pasar primero a que te vea el doctor.

No, no, no, no, de verdad. No quiero molestar.

Rafa, tú no molestas, ¿vale?

Ahora mismo vamos a ir a ver al doctor, venga, vamos.

Pues mira, tienes una frecuencia cardiaca entre 45 y 60.

Es decir, que es una frecuencia un poco más baja que la otra vez, ¿vale?

La exploración ha salido normal.

Así que, por ahora, podemos descartar la causa farmacológica.

Tenemos que seguir buscando por otro sitio.

Empezaremos con electrocardiograma, ¿vale?

Vamos viendo poco a poco. Venga. -Muy bien.

Sabemos que hay una bradicardia,

y podría deberse a alteraciones funcionales

y estructurales del corazón.

Ahora sí que empiezo a estar bastante preocupado por Rafa.

-¿Qué ocurre?

-Pues mira, Rafa, todo parece indicar

que hay algún problema con la actividad eléctrica del corazón.

Porque, entre las contracciones de las aurículas y los ventrículos,

pasa más tiempo de lo normal.

Y además estoy viendo también

que en la fase de relajación del corazón hay algo raro.

Que por ahora no sé lo que es. -¿Qué quiere decir eso?

-Pues no lo sé, no lo sé.

Tendremos que seguir haciendo pruebas.

Tendré que hacerte una analítica, una placa de tórax

y luego tendremos que volcar todos los datos del holter.

Me gustaría comentarlo con un cardiólogo

para llegar a una conclusión. ¿De acuerdo?

-Muy bien.

Bueno, Rafa, en cuanto podamos te hacemos las pruebas, ¿vale?

Te voy a acompañar a Boxes, y esperas allí que te vayan a buscar

Oye, por cierto, ¿Qué tal el cumpleaños de tu hijo?

¿Le gustó la guitarra? Ya me imagino la cara que puso cuando la vio.

Fue... Fue humillante, Clara. Pero ¿qué me dices?

Mi hijo casi se ríe al ver la guitarra.

El novio...,

el novio de mi ex le había regalado una muchísimo mejor.

Le había costado unos tres o cuatro mil euros, yo qué sé.

Vaya por Dios.

Mi hijo es lo único que me mantenía vivo para seguir en esto y...

Y ahora...

¡Ah! He devuelto la guitarra

y me he quedado en mi casa todo este tiempo hasta salir ahora.

Sin esperanza ninguna.

Y encima el doctor me dice que tengo un problema con el corazón.

Voy a acabar con todo esto.

Rafa, no hables así, hombre.

Ya verás cómo se sale de todo, ¿eh?

Además, puedes contar con Palacio y con todos nosotros, por supuesto.

-Voy a acabar con todo, Clara.

Rafa, por favor, no hables así.

Venga, vamos a hacer las pruebas.

-Bueno, Franco.

Pues el estudio del sueño ha revelado

que lo que tienes es apnea obstructiva del sueño. ¿Vale?

Es decir, para que lo entendáis, una persona normal

no tiene más de diez apneas en una hora.

Y tú has tenido más de 30.

Yo te recomiendo una máquina CPAP, para que la utilices por la noche.

La CPAP es una máquina que sirve para mantener las vías aéreas abiertas,

y evitar que el paciente con apnea obstructiva del sueño

siga teniendo esos episodios.

Consiste en una máquina que introduce aire, a través de una mascarilla,

por medio de este tubo.

-A mí me parece que estamos exagerando, ¿eh?

Si no son más que ronquidos. -Franco, por favor, ya está bien.

¿Qué quieres, volver a quedarte dormido y tener otro accidente?

No, no..., no lo entiendo.

-Perdonadme un segundo.

¿La causa del accidente,

fue un despiste o fue que, que se quedó dormido?

-Se quedó dormido, sí.

Y no es la primera vez.

La verdad es que siempre

que hemos tenido algún golpe ha sido sin importancia.

Me da miedo que, con la vida que tenemos de estar de acá para allá,

con los viajes y eso..., nos pueda pasar algo otra vez...

O nos pueda pasar algo peor.

-Pues yo sinceramente creo que deberías probarla, ¿eh?

Antes de rechazarla. -Venga, ¡no me fastidiéis, hombre!

Un tío mío tenía que dormir enchufado a una máquina de esas

y, aquello era un escándalo.

El pobre hombre parecía un viejo chocho.

Y además, ¿cómo vamos a llevarla en nuestras expediciones?

Estoy seguro de que tiene que haber otra solución para esto de la apnea.

-A ver, no es una cuestión de mejor o peor.

Simplemente hay otra solución, pero es mucho más agresiva.

Y es pasar por quirófano, ¿de acuerdo?

Es una operación en la que lo que hacemos es recolocar anatómicamente

las estructuras de la cavidad bucal, ¿vale?

No, pero te explico. Son dos operaciones,

primero se opera la mandíbula inferior,

y luego se opera la mandíbula superior.

Pero tiene que pasar un intervalo de tres meses.

-Pues eso puede ser una solución. -A mí me parece una locura.

-Pero bueno... -Que te vayas a operar por una apnea.

Dos veces, una vez y otra vez.

-Hay algo, Franco, que también debe saber.

Tienes que estar varias semanas con unos tornillos, ¿de acuerdo?

Que sujeten la mandíbula y solamente puedes tomar líquido.

-Bueno, muy bien, no me importa.

Mira, cariño, cualquier cosa

antes de tener que estar enchufado a una máquina de esas.

-Bueno.

El doctor Dacaret consultó los datos del electrocardiograma

y del holter de Rafa con un cardiólogo,

y ya tiene los resultados.

-Mira, te cuento, he estado hablando con el cardiólogo. ¿De acuerdo?

Y he llegado a la conclusión de que es posible que un ciclo,

contracción-relajación, se esté solapando con el siguiente.

Además, bueno, hemos consultado también el registro del holter,

y el resultado es exactamente el mismo.

-¿Y qué quiere decir eso?

-Pues mira, lo que quiere decir es que padeces una bradicardia

por bloqueo auriculoventricular de segundo grado, ¿vale?

Para que lo entiendas, el corazón es como si fuera un reloj suizo.

Y en tu caso no está funcionando como debería.

Normalmente se contrae la aurícula,

y seguidamente se contrae el ventrículo.

Y en tu caso se contrae dos veces la aurícula,

hasta que se contrae el ventrículo.

-Me voy a morir, ¿verdad? ¿Es eso? Me voy a morir.

-No. -Me voy a morir.

-Rafa, Rafa. Con tranquilidad, ¿vale?

Vamos a hacer lo siguiente,

vamos a empezar un tratamiento sintomático,

y luego te vamos a monitorizar para tenerte controlado en todo momento.

¿De acuerdo? -De acuerdo.

-Tú tranquilo, ¿vale?

-¿Sí? -Hola. ¿Puedo?

-Hola, Marta, claro. Sí. -¡Aaah!

-¿Qué tal, cómo estás? -Os dejo solos.

-Sí. -¿Vale?

-Vale. Gracias.

-Estoy un poco cansado, nada más.

-Rafa, ¿esto va a ser siempre así?

Lo digo porque, bueno, ahora no me estás pagando y estoy aquí.

Me preocupo por ti de verdad.

-Ahora ya no hace falta, de verdad que no, no hace falta.

-Sí. Sí hace falta. -No.

-Rafa, escúchame. Quiero dejar las cosas claras, ¿vale?

-M. -Es verdad que...,

que las cosas no me están yendo como me gustaría,

pero es que yo te hubiera tratado así igualmente.

Y tú sabes mejor que nadie que estabas mejorando

y estaba funcionando.

No puedes dejar las cosas así.

Me he enterado de lo que ha pasado con el cumpleaños de tu hijo.

¿Quieres, quieres contármelo?

-No. -Tranquilo.

-¿Qué quieres que te cuente?

¿Que soy un fracasado, que...,

que mi hijo no me quiere, que...,

que ya no tengo otra cosa que hacer en la vida,

que mi mujer me ha abandonado. -Tranquilízate. Tranquilízate.

Esto no te viene bien, ¿vale? Que las cosas van a pasar, de verdad.

Que todo... De verdad. Ya. Tranquilo. Yo estoy aquí, ¿vale?

¿Vale?

Yo estoy aquí para que me cuentes lo que sea.

-Vale. ¡Qué vergüenza, por Dios!

Perdóname por todo lo que te he dicho antes.

-No te preocupes. -No quería, no...

Yo sé que lo estás pasando económicamente mal, que yo he...,

yo he devuelto la guitarra de mi hijo, ¿sabes?

Y con ese dinero, bueno, pues...

Es poco, pero te puede venir bien, ¿sabes?

Y..., no sé sí...

También tengo, tengo casa. Podrías venirte a vivir ahí.

-¿Qué me estás diciendo, Rafa?

-Bueno, que por...,

Marta, no es lo que...

No es lo que tú te piensas, Marta, de verdad.

Javier. ¿Sí?

Javier, mira lo que acaba de llegar. ¿Qué es esto?

Pues no lo sé. Tú sabrás. Viene a tu nombre.

¿A mi nombre?

Ah, pues seguro que son las zapatillas

que compré por Internet para correr.

Pero no pensé que iban a llegar tan pronto.

Oye, pues sí que te has tomado en serio, ¿no?, lo de hacer ejercicio

Por supuesto, si me he apuntado al gimnasio y todo.

Oye, ¿y te has tomado igual en serio lo de tener una novia de 20 años?

Porque a mí esto me suena a crisis de los 50.

Que no, que lo hago por mantenerme en forma, por salud.

Bueno, pues despacio, que ya sabes luego lo que pasa. ¿Eh?

Que yo llevo 20 años entrenando karate y sé de lo que hablo.

No te preocupes. No te preocupes...

¡No lo vas a abrir? ¿Quieres verlas?

Pues claro. Ardo en deseos, venga.

¡Chachán...! ¡Tará!

Bueno, igual me he pasado un poquito de moderno, ¿no?

Me voy a llevar esto a laboratorio, ¿vale, Mar? Venga.

¡Eh? ¿Qué ocurre?

Marta, ¿qué pasa? ¿Te ha pasado algo?

A ver, es que acabo de...,

de ver a Rafa, y, parece que todo iba bien,

y de repente ha terminado por ofrecerme dinero

a cambio de ir a su casa. ¿Qué?

Pero ¿qué me estás contando? ¡Madre mía!

No me extraña que estés así.

Mira, es lo último que me imaginaba de él.

Bueno, tú tranquila, ¿vale?

No te preocupes, voy a ir a laboratorio

y después hablamos, si te parece. ¡Fff!

Franco, el paciente

al que diagnosticaron un síndrome de apnea obstructiva del sueño,

es finalmente operado de la mandíbula inferior.

-Bueno, pues la operación ha salido muy bien, ¿eh?

-Búscame un espejito, cari, para que me pueda ver.

-A ver si tengo uno. Uno aquí...

-Sí. Y ya sabía yo que estas operaciones

tampoco tienen mucha complicación. -Toma.

-¡Madre mía! Yo no pensaba que esto iba a ser tan aparatoso.

-Franco, yo os lo avisé, ¿eh?

Era una operación dura, el proceso iba a ser duro,

y bueno, vas a tener que estar varias semanas con ellos puestos.

Y puede que alguno se mueva, por tanto tendremos que reajustarlos.

-Cariño, no te preocupes. Esto es temporal.

-Claro.

Tras ser descubierta su dolencia,

Rafa fue ingresado para someterse a un tratamiento

y estar en seguimiento.

Pero no evoluciona bien.

Hola, Clara.

Me encuentro bastante mal.

Estoy muy débil.

Me suda todo el cuerpo.

El tratamiento tarda en hacer efecto.

Entiendo. Entiendo tu actitud, ¿sabes? Pero yo no quería...

Me expresé mal.

Mira, lo que has hecho no tiene nombre ¿sabes?

Pero ¿tú quién te has creído que eres, eh?

Clara, de verdad, solo me expresé mal.

Yo no quería ofender a Marta, de verdad.

Me encuentro solo y yo, yo solo quería.

Mira, lo que tú querías no se paga con dinero.

Te digo una cosa, no esperaba yo eso de ti, ¿sabes?

No eres el tipo de persona que yo pensaba que podía hacer eso.

¡Qué falta de respeto a las personas!

Rafa, ¡Rafa!

Rafa.

¿Qué ha pasado, Clara? Se ha desmayado.

Rafa ha perdido el conocimiento de forma transitoria.

Y, aunque ha despertado espontáneamente,

hemos podido observar que el bloqueo ha pasado

de un segundo a un tercer grado.

Le hemos derivado a un estudio electrofisiológico

donde hemos podido observar que existe un problema en el corazón.

Así que tendremos que colocarle un marcapasos.

Gracias. ¡Aah!

Pero bueno, ¿qué ha pasado? Vamos a Triaje, ¿eh?

Pues estaba en el gimnasio,

machacándome en la cinta esta de correr y...

Y bueno, lo último que recuerdo es que estaba en el suelo

y mucha gente alrededor mío mirándome.

Pero vamos a ver, cariño, ¿cómo no te van a mirar?

¿Cuántas veces hemos hablado de esto?

Tú no puedes empezar a hacer ejercicio así, de golpe.

No, cariño. No hay excusa. Mira cómo estás ahora.

Es que siempre lo mismo. Siempre igual.

El paso del sedentarismo a una actividad física

tiene que ser progresivo.

Es muy importante hacerse un chequeo médico antes.

Pero también es muy importante que no olvidemos estirar

antes para evitar posibles lesiones

y mantener nuestro cuerpo muy bien hidratado.

-A ver, cariño. A ver qué te han puesto de comer...

¡Sopita de verduras! -Que no soy ningún minusválido.

-No seas tonto. -Sandra. Que puedo comer yo solo.

-No seas tonto. -Hombre, jo.

-Joder... A ver, para, para. Para un segundo, dame esto.

Dame, dame. Dame.

Cariño, yo creo que esto no es normal.

Que no puedas comer. No lo entiendo.

¡Uy! Espera, espera.

Voy a avisar a un médico y vuelvo enseguida.

Estate tranquilo. Un segundo.

Viendo la mandíbula de Franco,

me he dado cuenta de que tiene una fisura en los tornillos.

Por tanto, tenemos que volver a intervenirlo para recolocarlos.

-¿Cómo estás, Rafa? -Bien, Marta.

Te agradezco que hayas venido, de verdad.

Y te pido perdón por todo lo que te he dicho.

No..., yo no quería expresarme tan mal, pero ya sabes...

Además de ser un fracasado, ahora soy,

soy un bocazas al que le van a poner un marcapasos.

Perdóname, de verdad, lo siento mucho,

pero no quería decir todo lo que dije. ¿Eh?

Y, bueno, solo, solo te digo que si necesitas dinero,

pues que yo te lo puedo dejar gustosamente.

Y lo que no quiero, de verdad, es seguir sin verte, ¿vale?

-No te preocupes ahora por eso, ¿vale?

-Vale. -Disculpas aceptadas.

Lo que sí que creo que lo mejor es que mantengamos distancias

y que deje de ser tu fisioterapeuta. ¿Vale?

-Vale. Lo entiendo perfectamente.

-Y también creo que deberías sacar lo que llevas dentro

y contárselo a alguien.

Te puede venir muy bien hablar con Lucía.

Es la psicóloga del hospital. ¿Vale?

-¿Tú crees que de verdad me vendría bien hacerlo?

-No lo creo. Estoy segura.

-Bueno, pues si salgo de esta, te prometo que lo haré.

-Perdón por interrumpir.

Rafa, es la hora de ir a quirófano, ¿vale?

-Pues vamos adelante, doctor. -Muy bien.

En estos momentos le estamos poniendo a Rafa un marcapasos.

Es un pequeño dispositivo que se sitúa por debajo de la clavícula

y que, mediante pequeños impulsos eléctricos

regula la estimulación del corazón y mantiene la frecuencia idónea.

Se coloca mediante cirugía

y dispone de una batería que dura entre seis y ocho años.

Una vez se acaba esta carga, se reemplaza por una nueva.

Franco vuelve a pasar por quirófano

para que le ajusten los tornillos de la mandíbula con resultado positivos

-Bueno, pues hemos conseguido reajustar los tornillos con éxito.

¿De acuerdo? Pero quiero que recuerdes

que dentro de tres meses tendremos que operarte del maxilar superior.

En total, más o menos,

el tiempo de recuperación serán diez meses.

-Bueno, pues muy bien, muchas gracias, doctora.

-Nada. Y paciencia.

Venga, voy a continuar, que tengo más pacientes.

Hasta luego. -Hasta luego.

¡Ay! -Sandra.

Esto parece que va para largo y..., tú no tienes por qué aguantarlo.

Eres muy joven y no tienes por qué estar cuidando de un viejo lisiado.

-Franco, hemos hablado de esto mil veces ya.

No tienes que tomar decisiones por mí.

Soy joven, sí, pero no soy ninguna niñata.

Si fuera una niñata no estarías conmigo, ¿no?

Me duele que pienses que te dejaría aquí tirado.

Yo quiero estar contigo en la cima de una montaña, sí.

Pero también en casa, viendo la tele. Y aquí, cogiéndote la mano.

-Eres un cielo. -Te quiero.

-¡Ay, cuidado, cuidado con los tornillos! -Sí...

Y al final me pidió disculpas.

Bueno, pues me alegro de verdad que se haya aclarado este mal entendido.

Y que haya decidido ver a Lucía. Porque al pobre le hacía falta, ¿eh?

Le he dicho que no le voy a atender más.

¡Ah! No sabes cuánto siento que, que sigas perdiendo clientes, la verdad.

Ya bueno. Y a eso súmale que últimamente gasto más de lo normal.

Porque Marco ha decidido aumentar su nivel de vida.

Pero ¿lo has hablado con ella? No.

Y, por favor, te pido que no te vayas de la lengua, Clara,

que nos conocemos, ¿eh?

Eh, mira. Vale, gracias.

Me voy que tengo mucho curro, ¿eh? Una cosita, Marta.

Que es que tengo yo una curiosidad y una inquietud.

¿Cuánto te ofreció Rafa por...? ¡Ay, Clara, por favor!

¡Pero que es una broma, tonta! ¡Ven aquí, anda!

¡Si es por quitar hierro!

Hasta luego.

¿Nos vamos? Venga.

Oye, he estado pensando que...,

que igual tienes razón,

y me he pasado con eso de querer ponerme en forma.

No sé, inconscientemente he pensado que podría ser más joven

y hacer las mismas cosas que Franco.

A ver, cariño, inconsciente, inconsciente no ha sido.

Porque te has gastado 200 euros en unas zapatillas,

200 en la matrícula... Inconsciente...

Sí. Soy patético. Ya lo sé. No.

Patético, yo no he dicho eso.

Bueno, un poco sí.

Sí me he comportado como el típico tío con la crisis de los 50.

Mira, igual debería devolver las zapatillas

y que me devuelvan también el dinero del gimnasio.

Pues no.

Me parece muy bien que te cuides, que te mantengas en forma, cielo.

Pero tienes que ir despacio, como ya hemos hablado.

Que yo quiero marido para rato.

Si no, ¿quién va a cuidar de nuestra niña?

Que nos ven. Bueno.

-Estábamos en casa y no sé, de repente le ha dado una reacción.

No sé qué ha podido pasar.

-Hemos conseguido estabilizar a Rubén

tras sufrir un shock provocado por una reacción alérgica grave.

-¿Cómo estás? -¿Me puedes hacer un favorcillo?

Es que me he dejado en casa la bolsa con el "superfut" dentro.

-¡Ay! ¿Esto qué es? -Tranquila.

Es un compuesto..., es natural.

-Pero ¿por qué está aquí? -Se lo he pedido yo a Marta.

Me lo ha traído ella pero porque yo se lo he pedido.

-¡Se puede saber por qué le das a un paciente

nada de beber de fuera del hospital! -No entiendo nada.

-Pues Rubén, te lo acabo de decir,

porque eres alérgico a alguno de los componentes del superalimento.

De ahí las reacciones.

-Me da la sensación de que estamos a años luz una de la otra.

¿Qué te pasa? ¡Ay, pues nada!

Que esta mañana ha empezado un dolor,

más o menos tolerable en el epigastrio... ¡Fff!

Lo normal, por los síntomas y la exploración,

es que sea una pancreatitis. ¡Ay, Dios mío!

¿Cómo estás llevando lo otro?

Bueno, la comisión gestora sigue investigando.

-¡Uy, qué estampado tan moderno!

Es..., me he manchado porque estoy nervioso.

¿Puedo hablar contigo un momento?

-No. De hecho he venido a hablar con los dos.

Al parecer, la última persona que tuvo acceso al informe

antes de que se filtrase a la prensa,

fuiste tú, Javier.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 02/06/17 (2)

Centro médico - 02/06/17 (2)

02 jun 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 02/06/17 (2) " ver menos sobre "Centro médico - 02/06/17 (2) "

Los últimos 648 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios