www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3623775
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 02/06/16 (2) - ver ahora
Transcripción completa

Édgar Rodríguez ha decidido traer a su madre al hospital.

Una semana después de la llegada de Aurora desde Perú,

la mujer presenta dificultad para respirar.

-Cansada, no más, estoy un poquito. -No, está muy delgada.

Déjeme preguntar, por favor.

Venga.

"Hace un año que visité a mi mamá en Perú

y estaba bien "macuca".

Gordita, vamos.

Pero desde que llegó, no come. No es ni la sombra de lo que era".

Buenas. ¿Hay algún médico disponible para ver a mi mamá?

-Sí. Dígame qué es lo que le pasa. -Le cuesta así, como respirar.

Discúlpeme, la tengo que convencer. De verdad...

Mamá, ¿adónde vas?

Estese quieta, me pone nervioso. -Yo no quiero entrar ahí, hijo.

No me pasa nada, ya te digo. -Perdón, no se puede fumar.

Es que es un hospital.

¿Los puedo ayudar en algo? -Con mucho gusto, señorita.

Pero no es necesario.

Tienen un hospital bien bonito. Seguro bastante plata cuesta.

-No, no, no. A ver, no se preocupe por eso.

Lo importante es que la vea un médico.

-Claro. Vaya, vaya.

Viene de Perú y las cosas allá son distintas. Ahora voy.

-No se puede fumar a menos de 100 metros del hospital, ¿eh?

-Ay, hijo, qué vergüenza. -No pasa nada.

-Vamos.

-Bueno, Elena, por favor, dale suave.

-Ah. -Mira cómo andas.

-No puedo. -¿A quién se le ocurre

venir en tacones al hospital? No entiendo.

Elena ha venido al hospital por un fuerte dolor

e inflamación de la pierna.

Hace dos semanas se hizo daño

ensayando el baile de la boda con su prometido.

-Mira que eres bruta, ¿eh? A ver, a ver.

Ponte aquí, ponte aquí. -¡Ah!

Ay, por favor.

¿De qué te ríes? -Que te vas.

-Ay, me he hecho mucho daño. -Voy practicando, a ver si...

-Tonto. -Para la boda voy practicando.

La doctora Rey es la encargada de atenderla.

-Ahí me duele mucho.

-Te duele aquí, ¿no? -Sí.

-La verdad, es la primera vez que veo un golpe así

simplemente por bailar, ¿eh?

A ver...

-La verdad es que yo se lo dije. íbamos muy rápido,

y al final terminé en el suelo.

-Perdóname, mi vida, ¿vale?

-Bueno.

No, definitivamente yo no creo que esto sea fruto de la caída.

-¿A que no, doctora, eh?

Eso mismo le explicaba yo a ella, que me parecía raro que...

Si viera cómo se inflamó el gemelo, tras una semana en casa de reposo...

-¿Cómo? ¿Ha estado haciendo reposo? -Sí.

Seguía la inflamación, me llamó la atención.

-Pero ¿por qué ha hecho reposo?

-La verdad...

-Bueno, es que me he sometido a una mastopexia

para... subirme un poquito el pecho.

-Pero, doctora, por gusto, porque... está superbien.

No sé para qué se hace eso, si... -Claro, lo dices tú,

que estás guapo y joven y el traje te queda fantástico.

Es para que el escote del vestido me siente bien.

-Ah, por la boda. -Sí.

"No me gusta admitirlo, pero... Sí.

Al final caí en la tentación

y me hice mi primer retoque.

-Yo le dije que no le hacía falta, porque ella está... Perfecta.

Como tampoco me escuchó la vez que se hizo lo de... la nariz.

Pero ¿qué nariz? Eso no fue ningún retoque.

Me lo hice porque tenía el tabique desviado

y no podía respirar bien. -Claro, claro, mi vida.

Tú no me has entendido bien.

Lo que he querido decir es que me encantaba tu antigua respiración".

(MEGAFONÍA) "Rosa Matas, a consulta...".

-Hola. -Hola, ¿qué tal?

-Ella es la doctora Romero, la persona que te va a atender.

Ella es Aurora, tiene apneas. -Ajá.

-Y su hijo, que la acompaña.

-Hola. -Vale. Hola, ¿qué tal?

Cuéntame, ¿qué es lo que te pasa, Aurora?

-Casi no viene al hospital. Tuve que insistir, no se imagina.

-Ya. -Yo no quería molestar, doctora.

-No es molestia. Cuando uno enferma, debe venir al médico, ¿sí o no?

Has hecho bien.

Buen, pues dime, ¿qué es lo que te sucede?

-A veces es bien trabajoso respirar.

Bastante, me canso.

Pero eso no más.

Poquita cosa. No es para molestar a la doctora, hijo.

-Mamá, si no me comes.

Desde que llegó del Perú, no come nada en casa.

-¿Cuánto tiempo llevas en España? -Una semana.

Pero no vino de visita, vino a quedarse con nosotros.

Estoy casado con una española

y por fin conseguí la reagrupación familiar.

-A la doctora no le interesan esas cosas, pues.

-Pero no te preocupes por eso.

Cuanta más información, mejor.

"-Mama... -Mi hijo no entiende.

Recién he llegado.

Tampoco me he acostumbrado todavía acá.

Su mujer, bien rico cocina, pero bien español, pues.

Rapidito me lleno".

-12, 7. -Vale.

Pues la tensión es normal, ¿eh?

Bien, te vamos a auscultar, ¿de acuerdo, Aurora?

Si te puedes incorporar...

Pepa, por favor. -Ah.

-Perfecto.

Vale.

Pepa, ¿puedes bajar...? -Ah, vale.

-Tranquila, Aurora.

Bien, Aurora, coja aire, por favor.

Otra vez.

Tranquila. -Mamá.

-Vale. La respiración es normal, ¿eh?

Lo que sí he notado es un leve murmullo

que podría indicar que ha estado acatarrada, ¿es así?

-Sí, ella es de un pueblecito de los Andes.

Yo siempre que voy, me acatarro, entonces, quizá ella,

al venir aquí en el avión, el aire acondicionado... Puede ser.

No lo sé. -Ya.

Yo preferiría que me contestara ella.

Te agradezco la información que me das,

pero me gustaría que fuera ella.

-Semanas... Se me ha pasado ya. -Ajá.

Haremos una analítica completa. ¿Vale, Pepa?

Ahora, lo que vamos a hacer es palpar el abdomen, ¿vale?

Si me permites...

A parte de la falta... o la dificultad para respirar,

¿tienes algún otro síntoma, como falta de apetito...?

¿O algo? -Mamá. Mamá.

Mamá.

Hable con la doctora, dígale qué le preocupa, vamos.

-¿Podrías esperar fuera, por favor?

-No... Sí, "okay".

Voy fuera a fumar un cigarrito. Te espero allí.

Bien lejos de la puerta, cómo no. -Eso.

"En nuestro día a día, a veces encontramos pacientes

que no quieren hablar delante de sus acompañantes.

Pero los médicos necesitamos saber qué preocupa a nuestros pacientes.

Entonces, a veces, la falta de sinceridad

lo que hace es dificultar un diagnóstico".

Aurora, ¿hay algo que me quieras comentar?

-Tiempo ya que no me viene el mes.

-Bueno. ¿Cuánto tiempo hace que no tienes la menstruación?

-Seis meses, creo.

Pero no estoy en bola.

-Pero... ¿El qué? -Embarazada.

-Ah. Embarazada, vale, vale.

Bueno, eso es normal, ¿eh?

Los síntomas que tienes cuadran bastante con una premenopausia.

Entonces vamos a añadir a la analítica que le he pedido antes,

por favor, unos análisis hormonales.

-Vale.

Vale. -Muy bien. Gracias, Pepa.

"En el caso de Aurora, hablamos de premenopausia,

que es el periodo antes de la menopausia.

Consideramos que una paciente tiene menopausia

cuando lleva un año completo sin menstruar".

-Bueno, Elena, eh...

¿Tú te estás tomando la píldora?

-Sí, la tomo desde... pues desde hace mucho.

Por el tema hormonal. -Ajá.

-Pero ¿eso qué tiene que ver con la pierna?

-Digamos que uno de los efectos que provoca la píldora

es que espesa la sangre.

Entonces, si te has practicado una operación

y has estado una semana en reposo,

digamos que puede conllevar ciertos riesgos.

Al igual que fumar. -No, yo fumar, ya no fumo.

Lo he dejado hace... -Muy bien.

-...tres meses o así.

-"Nunca se debe ocultar información

al personal sanitario que te atiende.

Lo primero, porque puede

retrasar un diagnóstico urgente,

y lo segundo, porque lo más probable es que el médico se acabe enterando.

Un ejemplo: yo estoy en mi consulta, entra un paciente por la puerta

y huele a humo".

Me gustaría hacerte una ecografía doppler

para descartar alguna complicación en los vasos sanguíneos.

-Ah. ¿Qué es? ¿Me va a llevar mucho tiempo?

Estoy a tope. Tenemos que solucionar un montón de gestiones de la boda.

-Sí, doctora. -No te preocupes.

Se tarda poquito. -Vale.

¿No te importa llamar a la diseñadora?

Dile que vamos a llegar un par de horas más tarde.

-¿Cómo se llama, Lola qué? -Gasol.

-Vale. Lola...

"-La ecografía doppler es un tipo de ecografía

con la que se estudia el flujo de sangre

que pasa a través de las arterias y de las venas

y que nos permite conocer la velocidad, la cantidad

y la consistencia en un momento concreto.

-Rey, qué bien hablas.

Qué bien hablas.

Es que... -Gracias.

-Qué bien hablas".

Aurora, acompañada de su hijo,

acude a la consulta de la doctora Romero

a recoger el resultado de la analítica

que le hicieron el día anterior.

Ahora, además de dificultades en la respiración,

tiene ataques de tos.

-Bueno, tengo ya los resultados, ¿eh?

Y efectivamente, confirman premenopausia.

-¿Y eso es lo que explica el malestar de mi mamá?

-Eso explica muchas cosas, entre otras,

que su cuerpo se prepara para una nueva etapa fisiológica.

-Hola. -¿Qué tal, Pepa?

Te va a explicar también los cambios que va a sufrir tu cuerpo.

¿De acuerdo? Y también cómo afrontarlos,

porque hay una parte emocional, ¿verdad?, que te va a explicar.

En principio, no veo necesario

comenzar una terapia de reemplazo hormonal, ¿vale?

Así que empezamos por aquí y ya vemos.

¿Vale? -Ajá.

Bueno, si van a hablar de cosas de mujeres,

yo me voy fuera a fumar, ¿"okay"?

-Bueno, también estoy disponible para explicarte los beneficios

de dejar el tabaco. -Sí, ya.

-Pero después de ella.

-Ahora te veo. -Bueno, pues nada, Olga.

Te dejo en buenas manos.

Cualquier cosa, tienes aquí el informe y todo, ¿vale?

Venga, hasta luego. -Hasta luego.

-"La menopausia no es una enfermedad.

Es una fase natural en la vida de todas las mujeres

a partir de cierta edad.

Pero aunque sea una fase natural, la falta de estrógenos

puede provocar grandes molestias.

Es necesario conocerlas

y saber que hay tratamientos paliativos".

Aurora.

Lo primero es que lo que te está pasando

es una fase natural en la vida de cualquier mujer.

¿Eh? Eso es lo primero que tienes que saber.

¿Oye?

-Aurora, tranquila, tranquila.

¿Has tenido tos así, algún episodio tan fuerte?

-Sí.

-Vale, tranquila. -Sí.

Allá también me daba, pero poquito, no más.

-Vale. -Rapidito se me pasaba.

-Bueno, pues, Pepa, por favor, una placa de tórax, pero urgente.

¿De acuerdo? -Sí.

-Bueno.

Tranquila, ¿vale?

(MEGAFONÍA) "Lorena Quesada, a recepción".

-Muchas gracias.

La doctora Rey comenta con el ecografista

los resultados de la ecografía doppler que han realizado a Elena,

la mujer que llegó al hospital con un serio hematoma en el gemelo.

-Bueno, chicos, eh...

Lo que he visto en la eco es lo que me temía, Elena.

Sufres una trombosis venosa profunda.

No sé si sabes lo que es. -No.

-Mira, tienes un coágulo de sangre en una de las venas de la pierna

que te está obstruyendo el flujo sanguíneo.

Es como si tuvieses un tapón que no permite que fluya correctamente.

¿Entiendes? -Sí.

-Entonces, pues necesito ingresarte

para administrarte unos anticoagulantes

para poder disolver el trombo. -Pero ¿ahora?

-Sí, ahora. -¿Me tengo que quedar ahora?

-Sí. -Bueno, mi vida, no te...

Vamos a hacerle caso a la doctora,

que aquí, lo más importante es tu salud.

Por favor. -¿Has llamado a la diseñadora?

-Que sí, la he llamado. -Perdonadme.

-Me dio cita para mañana. Tranquila, hagamos las pruebas.

-Disculpadme. No me quiero entrometer,

pero, Elena, escúchame.

Si no te lo tratas adecuadamente,

puede desembocar en un embolismo más serio.

-Venga. -Bueno, pues...

¿Está todo "okay", me lo prometes?

-Te lo prometo. -¿Sí?

-"Pues no es verdad.

He intentado convencer a la diseñadora esta...

Lola... Gasol,

pero no ha podido ser.

Está tan solicitada que la única cita que nos podía dar

era de aquí a dos semanas.

Y para esas fechas, pues bueno, ya nos hubiéramos casado.

Sé que me la estoy jugando,

pero lo que más importa es la salud de Elena.

Y su salud está por encima de todas las cosas".

-Si está todo "okay", vale, pues me quedo y lo hacemos.

-Muy bien, muy bien. -¿Qué vamos a hacer?

-Bueno, venga, tranquila. Pues nada, voy a gestionar el ingreso.

¿De acuerdo? -Sí.

¿Tú me querrías si me cortan una pierna?

-Claro, mi vida. -Por favor.

-Por favor, mira, todo va a salir bien.

-Bueno, yo veo todo normal, ¿eh, Pepa?

Así que, bueno, tenemos que seguir buscando.

-Gracias.

Eh... Si me permites,

yo también he observado que le cuesta respirar

cuando está en reposo. -En reposo...

Pues podría tratarse de una insuficiencia cardíaca.

Apunta, por favor. -Sí.

-Vamos a pedir una...

sí, una ecografía de hígado,

un electro... -Ajá.

-Y un ecocardiograma, ¿de acuerdo? Quiero cubrir todos los frentes.

"La insuficiencia cardíaca es un conjunto de síntomas

derivados de la incapacidad del corazón

para bombear la sangre que el cuerpo necesita.

En cualquier caso, en cuanto tengamos los resultados,

veremos si lo descartamos o lo confirmamos".

-Hola. -Hola.

-¿Qué haces? -Un libro, "Pedagogía para adultos".

-A ver... -¿Qué te parece? ¿Eh?

Ay.

-¿Sabes la vergüenza que me has hecho pasar?

-¿Cuándo? ¿Qué he hecho ahora? -Con el besito,

a la Sara Carbonero en el Mundial. -Si te ha encantado.

Los besos te encantan, ¿o no? -Sí, sí, me encantan,

pero tampoco es plan de que estemos como animales en celo aquí, Daca.

-¿Como animales en qué? -Animales en celo.

-Di esa palabra otra vez, "celo".

No digas "celo", ¿eh?

(HOMBRE CARRASPEA) -No me digas eso...

Hola. -Hola.

Tras pasar la noche ingresada

en tratamiento con un anticoagulante,

la doctora Rey se dispone a comunicarle los resultados

de la ecografía de control.

Si el tratamiento ha funcionado,

podrá irse y seguir con los preparativos de su boda.

-Estoy deseando que me diga que todo está bien y salir corriendo.

-Pues lo siento mucho,

pero es que por la última ecografía, el tratamiento no está yendo bien.

Así que todavía te tienes que quedar aquí ingresada.

-Pero ¿cómo, ahora?

-Claro, sí.

-Pues lo siento mucho, pero es imposible.

Tenemos mucho que hacer hoy.

-Elena, por favor. -No.

Pido el alta voluntaria y ya está.

Lo siento, lo siento. -A ver.

Creo que no entiendes la situación.

-Vámonos, coge las cosas. -Esto...

Escúchame, no lo hagas.

Tu salud está en juego, ¿entiendes? Puede ser peligroso.

¿Escuchas? -Lo siento mucho,

pero nos tenemos que ir.

-Vamos.

(MEGAFONÍA) "Doctor Dacaret, a cuidados intensivos".

-Hola. Hola.

-¿Llegas ahora o te vas?

Eh... No, acabo de terminar el turno.

No veo el momento de marcharme.

-Ah. ¿Tienes algún plan? ¿Eh?

-Qué preguntas hago.

Uf... Míralo.

Los tengo hinchados.

¿Estás bien? -Sí.

Por... Por los pies, lo digo. Como dices que están hinchados...

-No, no. Los dejo en alto y ya...

¿Y quieres que te dé un... un masaje? No.

No, no es buena idea, no.

Lo digo porque... bueno, tengo...

Tengo un rato antes de irme, como media hora.

He quedado con... con un amigo.

Un amiguete.

-Javier, ¿no crees que últimamente tenemos unas conversaciones algo...?

Midiendo cada palabra, como si fuéramos niños...

¿No crees que...? ¿No?

Pues...

Me alegro que lo digas, porque...

estoy totalmente de acuerdo, sí.

Tienes toda la razón. Me parece ridículo y...

y tonto, tonto.

-No sé.

Seguimos siendo amigos, ¿no? Claro.

Podríamos... no sé, volver a las conversaciones que teníamos...

antes.

-Y a las costumbres.

Por ejemplo, un café. ¿Te apetece? Claro.

-Como antes.

Mañana, a la misma hora y en el mismo sitio.

-Vale. Un café.

Ah.

Te recuerdo que te toca pagar a ti.

-¿Seguro? Segurísimo.

-No sé yo...

Bueno. -Bueno.

Hasta mañana.

-Elena. -Ay. ¿Qué?

-Que te he mentido. -¿Qué dices?

-Ayer intenté cambiar la cita, pero fue imposible.

-¿Cómo? -La diseñadora no tenía cita

hasta dentro de dos semanas. -¿Qué dices?

-Te casarás con el vestido como está.

-Yotu, júrame por tu madre que lo que dices es mentira

y que lo haces para que me quede ingresada.

-Por mi madre no, te lo juro por ti

que es lo que más quiero. -Déjame.

(TOSE) -Elena, eh...

He buscado, he llamado a esa mujer...

-¡Por favor, Yotu, cállate ya!

-Pero ¿qué haces, tía?

Elena...

Tú tienes sangre.

-Por favor. -¿Qué te pasa?

-No sé. -¡Un médico, por favor!

¡Un médico! -Por favor.

-¿Qué es esto? -No sé.

Por favor. -Mire, eh...

"Pensaba que le estaba dando un ataque de ansiedad o algo, pero...

Cuando se la han llevado así a reanimación...

No sé".

Doctora. -A ver.

-¿Cómo está Elena? -Tranquilo, está bien.

Está consciente, ¿vale?

Le hemos puesto un soporte respiratorio hemodinámico

y le estamos administrando medicamentos

para intentar disolver el trombo.

¿Vale?

Bueno, sé que es una situación un poco complicada,

pero procura mantener la calma.

-Muchas gracias, doctora. -Cuando tenga noticias,

te lo haré saber, ¿vale?

-Vale. -Me voy a hacerle el tac.

-Vale. Muchas gracias.

-A ver. Tranquila, Aurora, tranquila.

Venga, respira.

Venga, suelta.

Respira.

-Dime qué es lo que ha sucedido.

-Por la noche la escuché que tosía y la encuentro en el baño durmiendo.

Dice que ha estado toda la noche vomitando.

-¿Se ha podido intoxicar con algo? -No, si apenas come.

No come nada, apenas un par de frutas.

Y se fue con las lanas a teñir. -¿Las lanas?

A ver, explícame eso.

-Ella en Perú coge lanas, las tiñe...

Es tejedora, esto de tejer. -Sí.

-La vende como artesanía.

e ha traído de Perú las lanas, los tintes...

Me puso el baño perdido y mi mujer se puso como loca,

porque las colgó para secarlas y...

-¿Y sabes qué tinte era? -Eh... No. Se lo trajo del Perú.

-Vale. Pues gracias, ¿eh, Édgar?

Hasta ahora. -Gracias.

-Hola, Pepa. -Hola.

-Eh... Pide, por favor, un examen toxicológico.

¿De acuerdo? Quizá se haya intoxicado, ¿sí?

-Sí, vale. Sigue respirando, ¿eh?

-¿Cómo estás, Aurora?

-"Ya tengo los resultados del análisis toxicológico.

Ha dado negativo.

Aurora no está teniendo

una reacción alérgica

a las anilinas que usó para teñir.

Es otra cosa.

Habrá que seguir buscando".

(MEGAFONÍA) "Doctor Dacaret, acuda a consulta dos, por favor".

La doctora Rey comunica a Elena el resultado del tac de urgencia

que le han realizado tras sufrir una embolia pulmonar.

-¿Cómo estás, Elena? -Bueno...

-Bueno, mira, ya tengo los resultados del tac

y lo que he visto es que el trombo de la pierna

se ha desprendido y ha llegado al pulmón.

-Si yo ahora me encuentro mucho mejor.

-Doctora, entonces, ¿qué... qué vamos a hacer con ella?

-Pues la única solución es operarla, ¿vale?

Voy a avisar para que preparen el quirófano.

-Bueno, muchas gracias, doctora.

-"Vamos a realizarle a Elena una embolectomía,

que es la extracción quirúrgica de un coágulo.

Introduciremos un catéter a través de la ingle

hasta llegar al punto deseado".

-Tú eres la luz que ilumina mis dibujos.

Mira.

-Yo creo que ya ha llegado el momento de cancelar la boda.

-Me parece bien. En el estado que estás,

tenemos que esperar un poco, ¿vale?

Ya cuando te recuperes, pues retomamos y ponemos una fecha...

en la que estés bien. -No, pero...

creo que no me estás entendiendo.

-¿Cómo que no te estoy entendiendo?

-Mira, Yotu, cariño, te tengo que pedir perdón por la bofetada.

Me dolió más a mí que a ti.

Y te tengo que pedir perdón por todas las cosas

que te he pedido que hicieras por mí que yo sé que no las querías hacer.

Y... -¿Qué me estás diciendo?

-Todos mis caprichos, los zumitos de la mañana y...

-Yo nunca he hecho nada obligado estando contigo.

-Yo... Yo a tu lado me siento mayor y he puesto hasta en peligro mi vida

por hacerme una operación para sentirme un poco más joven.

Soy como tu madre -Pero ¿qué dices?

Por favor, no digas tonterías.

-Mira, yo...

Yo te quiero, y como te quiero tanto,

pues lo que tienes que hacer es marcharte,

conocer a alguien... -Ay, mi amor.

-Eres joven, un artista, tienes toda la vida por delante.

Encontrar a alguien que te quiera y que te cases con ella por amor.

-¿Por amor?

Por amor estoy contigo.

Yo no necesito absolutamente nada. -Escúchame. Márchate.

Déjame sola, te lo pido por favor.

Márchate, Yotuel. Es mejor que te marches.

-¿Dices que estoy contigo...? -Márchate.

Te lo pido por favor, vete.

-Pero... -Vete.

-Eh... Te estás equivocando, Elena.

Y mucho, ¿vale? -Yotu, vete.

Yotu, por favor, déjame.

"Quizá me haya cogido cariño, yo no digo que no, pero...

pero él se merece algo mejor.

Yo sé que conmigo no iba a ser feliz.

De verdad que sé lo que digo.

Cuando me casé con mi difunto marido,

él era cincuentón y yo era una joven que tenía toda la vida por delante".

-"Es que... yo no entiendo por qué ella piensa eso de mí.

Ella me conoció en el centro cultural

donde doy clases de dibujo artístico y...

Llevo muchos años viviendo en este país.

A mí no me hace falta su dinero para nada.

A mí lo que me hace falta es ella".

Ah, que el tuyo era con leche, ¿no? Sí.

Tanto no, porque traes café caliente.

El mío se ha quedado helado ya. -Ya... Vaya dos.

Bueno...

Pero cuéntame, ¿qué...? ¿Qué caso te preocupa hoy?

¿Qué te ha hecho retrasarte? Nunca llegas tarde.

Por no perder las costumbres.

Ya. Bueno tengo una paciente

que tiene síntomas de una enfermedad pulmonar.

Le hemos hecho una placa de tórax, pero sale limpia, entonces no...

No sé, tengo la sensación

como que cada vez que creo que doy con el diagnóstico, pues...

me doy con una pared de frente. Entonces, no sé.

Bueno, incluso con la placa limpia,

podría seguir siendo una enfermedad pulmonar.

-Pues... Pues ahora que lo estamos hablando,

yo recuerdo que tuve un caso clínico,

de una enfermedad pulmonar intersticial,

que hasta que no le hicimos la broncoscopia

no dimos con el diagnóstico, es verdad.

Vale, pues me voy a ir.

Bueno, antes me tomo el café. Sí.

-¿Me ha quedado bien? Sí.

-Perdón. No, eh...

Te iba a decir que he recibido un...

un mensaje de estos recordatorios.

¿Recuerdas aquella reserva que hicimos hace más de mes y medio?

En un restaurante de alta cocina, el Sabórex.

Ah, sí, sí. ¿Te acuerdas?

Pues es pasado mañana.

Vamos, ¿no?

Bueno, va a ser una tontería perder una reserva,

después de lo que nos ha costado.

-Bueno. ¿Sí?

-Bueno. Me voy, ¿vale?

Ya me lo he acabado.

Pasado mañana.

-Hola. -Ho... Hola.

-Eh, eso ha sido una cobra, ¿eh? -Eh... No.

-Rey, eso es una cobra aquí y en mi pueblo, ¿eh?

-A ver.

Es que lo he estado pensando y creo que...

deberíamos mantener las formas en el hospital.

-No me digas que sigues con eso.

-Cuando estás con una pareja y está todo el rato dándose besitos,

haciendo manitas... ¿no te sientes un poco incómodo?

-¿Y qué, que tú y yo estamos en las esquinas del hospital

haciendo eso todo el día, no? -Eh... No.

-"Porfa". Me da vergüenza.

-Ah, ¿y que cuatro amargados dirijan nuestras vidas...? No me gusta.

No me gusta.

Pero vale, vale. Ahora, te digo una cosa,

te vas a arrepentir.

Te vas a arrepentir.

Horas después, Aurora presenta fiebre alta

y ha quedado ingresada, aquejada de neumonía.

-Mamá, ¿qué pasó?

-Bueno, Édgar, tu madre tiene neumonía.

Le hemos puesto antibióticos para afrontar la infección,

pero tenemos que ver cómo reacciona

para saber si la neumonía está provocando esa tos

o es por una sobreinfección.

-Tranquila, mamá, se va a poner bien, se lo prometo.

-A ver, perdóname un segundo.

Aurora, ¿desde cuándo tienes los dedos así?

-No sé.

Años ya.

Poco a poco, creo.

-Ya. -El trabajo, seguro, ha sido.

-En tu historial, recuerdo que...

leer que habías vivido en un pueblo, ¿de Perú?

-Sí, doctora.

-¿Y ese pueblo está a mucha altitud sobre el nivel del mar?

-Sí, doctora.

-"La deformación que tiene Aurora se la llama acropaquia

y consiste en un agrandamiento indoloro e insensible

de las falanges terminales de los dedos de la mano

y en ocasiones de los dedos del pie.

Y se conoce como dedos en forma de palillo de tambor".

-Es una aldea cerca de Puno, allá en los Andes.

Iba a la ciudad a vender sus artesanías.

¿Es por eso, es por el trabajo? -No.

No tiene que ver con el trabajo.

Os explico. Cuando hay zonas

que si están por encima del nivel del mar,

el oxígeno pues es menor.

Entonces hay veces que el cuerpo humano no se adapta a eso

y entonces puede tener lo que se llama la enfermedad de monje.

"El mal de montaña crónico o enfermedad de monje

se da en nativos y residentes de altura.

Sus síntomas son, entre otros, disnea, fatiga y pérdida de apetito,

pero lo que me extraña

es que Aurora esté emporando, en vez de mejorar,

pese a que está viviendo en una zona mucho más cercana al nivel del mar".

-Ya, pero ¿no se adapta? ¿Tiene que volver al Perú?

-No, no, no. Lo que tenemos que descubrir es por qué tose.

¿De acuerdo? Y para eso le vamos a hacer una biopsia.

-Ay, ay, ay. -No pasa nada.

(TOSE)

-Hola. Pepa.

-¿Sí? ¿Tienes un segundo para mí?

-Ah, sí, sí, claro.

¿Qué tal, cómo estás? -Bien.

Te veo bien.

-Estoy mucho mejor. Me alegro.

-Y además he tenido un día lleno de médicos y pacientes.

Anda, yo también. -Sí.

¿Y con qué grupo te quedas? ¿Cuál te cae mejor?

-Eh... Pues no lo tengo claro, ¿eh?

Todavía no lo sé. Yo creo que nunca lo voy a saber.

Perdona.

Ahora sí. -Bueno, muchas gracias, doctor.

Veo que el síndrome del pelo rebelde está completamente corregido.

Controlado. -Sí.

¿A ver? -Sí.

Ese está bien. -¿Sí?

¿Y la coleta? También.

-¿Todo bien?

Bueno, pues nada... -Muchísimas gracias.

Que tengas buen día. Cualquier cosa, ya sabes dónde estoy.

-Bueno...

(MEGAFONÍA) "Lucía Velázquez, habitación 231".

La embolectomía que han hecho a Elena ha salido según lo esperado

y el equipo médico ha conseguido restablecer el flujo sanguíneo

en la vena pulmonar afectada.

-Bueno, pues por fin tengo buenas noticias.

-Pues vaya. -La embolectomía ha ido perfecta.

-Qué bien. -¿Vale?

Entonces, nada, ahora te tienes que recuperar poquito a poco.

Te vamos a seguir administrando anticoagulantes.

Y una cosa más...

Tienes que dejar de fumar definitivamente, Elena.

"El apoyo de familiares y amigos

es indispensable para conseguir dejar de fumar,

aunque sea bastante difícil.

Por esa razón, hay muchos centros de salud

que disponen de programas específicos

que ayudan a dejar el tabaquismo.

Evidentemente, apuntarse a uno de estos programas puede ser la clave

para deshacerse de un hábito que puede matarnos".

-Sí, la verdad es que nunca he dejado de fumar.

Yotuel lo sabía y no decía nada.

-Ya.

¿Te puedo decir una cosa? -Claro.

-Es personal. -Bueno.

-Yo creo que te quiere.

Que te quiere de verdad.

-La verdad es que estoy hecha un lío.

-Si me das un segundo, se lo puedes decir tú misma en persona.

-Doctora.

Gracias. -De nada.

-Doctora. -Hola.

-¿Puedo pasar? -Sí, puedes pasar.

Mucha suerte. -Muchas gracias, doctora.

-Has vuelto. -Sí.

Claro que he vuelto.

¿Qué pensabas, que te iba a dejar aquí sola,

en medio de una operación, tal como estabas?

-La verdad es que me he portado fatal.

-Pues sí, la verdad es que sí.

-Todo esto de la operación me ha vuelto loca y...

Solamente pensar que me podías dejar...

No sé, yo no sé si lo hubiese soportado.

-Elena, quiero que sepas una cosa.

A mí nunca se me ha pasado por la mente dejarte.

A mí lo que me ha molestado muchísimo es que...

hayas pensado que...

estaba contigo por dinero.

-Yo no podía imaginar que un hombre como tú

estuviera con una mujer como yo.

-Como dice la canción: # Para un hombre como yo...

# hace falta una mujer como tú. #

¿Te acuerdas? -Sí.

-Elena de mi vida, de las 500 000 Vírgenes.

¿Te quieres casar conmigo? -Eso ya me lo has dicho antes.

-Eso ya te lo he dicho antes, pero esta vez quiero que estés conmigo,

pero para pasarlo sin prisa, y poderla bailar bien.

Los resultados de la biopsia practicada a Aurora

confirman una fibrosis pulmonar.

La cicatrización del tejido pulmonar

dificultaba la respiración de la paciente

y la sangre no recibía el suficiente oxígeno,

provocando los dedos en palillo de tambor.

-Hola, ¿qué tal, cómo estás?

-Bien, doctora. -¿Sí?

Con el tratamiento de corticoides que te he prescrito,

desde luego vas a mejorar, pero no lo suficiente.

Por eso te dejo con Pepa para que te siga asesorando.

¿De acuerdo?

-Tienes que hacer unos cambios en tus hábitos de vida.

Son importantes para ti, Aurora. Ahora te los voy a comentar.

-Sí. -Escuche a la doctora y hágale caso.

Yo necesito un cigarrito.

-Pues mira, Édgar, eso es una de las cosas.

Tienes que dejar de fumar.

Ella no se puede permitir el lujo de convivir con un fumador.

-Esto lo voy a hacer por usted, ¿"okay"?

Así que cúrese.

(Móvil) Ay, ay, ay.

(Móvil) -Disculpadme, ¿eh?

-Perdonad un momentito. -Sí.

Se va a poner bien, ya verá. -Sí.

-Perdón, eh.. ¿es urgente? -No, no, no, no.

Es que, bueno, hice una reserva en un restaurante hace ya mucho tiempo,

un restaurante que es así, un poco especial y...

Y, bueno, ahora la verdad, no sé si tengo ilusión por ir.

Pero bueno, que podemos seguir. -Vale, perdona.

(MEGAFONÍA) "Doctor Blanco, acuda a consulta cuatro, por favor".

-¿Me pones un café, por favor? Gracias.

-Hola. ¿Te sientas?

-No, no, no, no, estoy manteniendo distancias.

Muchas gracias.

-Vamos a ver...

¿Se puede saber qué estás haciendo?

-Rey, mantengo distancias en el sitio de trabajo.

Me lo dijiste tú.

Qué bueno el café, ¿eh?

-Esto no te va a salir bien, y lo sabes.

¿Te ha gustado? -No.

¿Me das otro?

-No, este es el último beso que te doy aquí.

Así que recuérdalo.

-Hola. Hola.

Qué guapa. -Gracias.

¿Preparada para entrar en un nuevo universo gastronómico?

Lo acabo de leer en la crítica del restaurante, mira.

-Bueno, es que me ha salido un compromiso y no puedo aplazarlo.

¿No lo puedes posponer?

Te perderás una explosión de sabores nuevos en el paladar.

-Ya... También lo dice la crítica, mira.

-Pues no, es... es imposible.

Lo siento de verdad, Javier.

Vaya. -Venga.

Duele.

Ser amigos duele.

Así que, de momento, no vamos a poder serlo, ¿vale?

Vale.

Natalia.

-¿Qué?

Estaré esperando.

-Ay, cuando me dijeron que me atendería Rey,

no sé por qué, me imaginé que era un médico... hombre.

Siento la...la zona...

el escroto, eh... un poco como inflamado.

"Soy psicólogo, por eso sé que uno no debe precipitarse,

sacar conclusiones o ponerse en lo peor,

pero es que cuando uno tiene un problema abajo...".

-No he notado nada en la palpación abdominal e inguinal.

Necesito hacerte un tacto rectal. -¿Un qué?

-"El tacto rectal sirve para descartar anomalías

en la parte inferior del recto,

y en hombres, también en la próstata".

Él también es psicólogo. -¿Eres psicólogo también? Encantada.

-"Pues Carlos sigue con... eso hinchado,

y la verdad es que ahora está peor, porque tiene fiebre

y tiene que ir constantemente al baño".

-Lamento decirte que lo que he visto es que tienes una tumoración.

-¿Me pones un café con leche? -Uno solo, por favor.

-Perdona, pero estaba yo primero. -Lo siento, tengo prisa.

¡Silvia! ¿Qué tal? ¿Te acuerdas de mí?

-¿Qué tal, Álvaro? -No, no, no, doctor Mendieta.

-¿Qué ha pasado? -Tiene pinta de ser un atropello.

-"El coche lo atropelló se ha fugado, dejándolo en el arcén".

-Deja, deja, ya sigo yo.

"Ante un traumatismo craneoencefálico,

se deben medir constantes vitales y hacer exploración neurológica".

Hemorragia focal subdural en la contusión.

Ay, tu padre va cumpliendo años,

pero no perdona la pachanga de baloncesto semanal, ¿eh?

-¿Vienes de jugar con mi padre?

De paso le dirías que no soy suficientemente buena trabajando.

-¿Por qué le diría que no eres buena profesional?

-¿Crees que no noté cómo empujaste a una ayer,

cuando esperaba al paciente del traumatismo craneoencefálico?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¿En un hospital? (EN OTRO IDIOMA) Doctor Mendieta.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Centro médico - 02/06/16 (2)

Centro médico - 02/06/16 (2)

02 jun 2016

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas de los doctores.

ver más sobre "Centro médico - 02/06/16 (2)" ver menos sobre "Centro médico - 02/06/16 (2)"
Programas completos (1174)

Los últimos 1.187 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. SARYTA

    Alguien se ha dado cuenta que justo cuando blanco le esta diciendo lo de la reserva tiene las manos en la barbilla y cuandl cambia la camara no estan y asi 2 veces... que mal grabado está este capitulo este tipo de fallos no se pueden permtir que feo queda le quita toda la gracia... Mas cuidado para la siguiente porfa.

    15 jun 2016