www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
4339044
No recomendado para menores de 7 años Centro médico - 01/12/17 (1) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Tú estás bien? -Sí, estoy bien. Bueno, estoy...

pasando una mala racha porque mi hermana no está bien y...

Tiene anorexia,

no me deja ayudarla y, y encima está embarazada.

-Qué papelón. No sé, si..., si necesitas,

hay algo en que yo te pueda ayudar...

-Gracias, pero yo creo que esta batalla es mía. Gracias.

Me alegro mucho de que hayas decidido reconocer que tienes un problema

y que lo quieras solucionar.

-Sí. La verdad que ha sido gracias a..., a Daniela,

que me ha abierto los ojos.

-Bueno, pero si necesitas ayuda, lo que sea...

-No te preocupes, tengo a Daniela. ¿Verdad?

-Sí. -Ya, pero insisto, de verdad.

Que si quieres que te...

-Además Lucía me ha dicho que me tengo que rodear de apoyo...

-Mamá, no empieces. Que la tía te quiere ayudar.

-Bueno, vale. -Vale. -Perdón.

-¿Nos vamos? -Sí.

-Bueno, gracias de nuevo, Lucía por todo, ¿eh?

-Nada, cariño. -Estamos en contacto.

-Venga, a cuidarse. -Pepa...

-Pepa, no te hundas, ¿eh, por favor?

Que tú has hecho todo lo que has podido.

-Ya. Pero es que es mi hermana.

Yo no entiendo por qué quiere que me separe de ella en este momento.

Es que yo creo que la podría ayudar mucho, ¿sabes?

-Y seguro que la puedes ayudar, mi amor.

Pero lo importante es que reconozca que tiene un problema

Y en este momento a quién sea, de verdad.

Solo hay que darle tiempo al tiempo. ¿Eh, cielo?

¡Buenos días! Buenos días.

Hoy sí que sí, ¿eh? No...

Roberto Cañas está a su disposición.

Patrón, hoy no me puede decir que no. No, por favor.

Si es que son muchos días ya. Ya le...

Esa es una palabra, el no,

que deberíamos erradicar de nuestro vocabulario.

Siempre positivo, nunca negativo. Ya lo decía ese.

Ah, bueno. No puede negarse.

49 euros, formulario... Ya le he dicho que no.

Me los están quitando de las manos, y le enseño,

que tan solo me queda una, nada más que este, ¿eh?

Uno, sí, sí. Me parece muy bien;

pero de verdad, que es que ya, que no puede ser.

Por favor. Mire: no me gusta ser pesado, lo entiendo.

Si quiere llamarme hágalo. Porque es que además sé que lo va a hacer.

Esto va a garantizar la vida a su familia por décadas.

Pero ya le he dicho que es que..., que no. De verdad.

No se ¡ah! No se preocupe. ¿Está bien?

¿Eh? Sí. Nada, el brazo.

Me lleva dando la lata un tiempo y no sé exactamente qué.

Debe ser una mala postura al conducir o algo así, pero me mata.

Si quiere que le eche un vistazo, acompáñeme.

¿A dónde? ¿Qué es, enfermero? Médico.¿Es usted médico?

Sí, médico. Acompáñeme y le miro.

Pues, si no le importa y estamos cerca, se lo agradezco.

¿Ha cerrado? Sí.

Lleva ¿cuánto tiempo así, dice? Pues unos cuantos días.

He estado un par de días sin ir a trabajar.

Pero es que me está machacando.

-¡Aitor! ¿Qué haces aquí?

-No, nada. Aquí, leyendo un poco. Haciendo tiempo.

-Ya. ¿Estás huyendo de Suco? -No, no, no.

No estoy huyendo de nadie. Bueno, me voy, ¿eh? Que tengo...

-¡Aitor! ¿Estás bien? ¿Estás bien?

-Sí, sí. No te ¡ah! -Vamos al hospital, venga.

-No, no. Prefiero irme a mi casa. -Que no. Vamos al hospital,

que va a ser un momento. Vamos. -Vale.

¿Es por el olor? No. ¿Qué olor...? No.

-Te juro que me ducho todos los días, ¿eh?

Antes no era así, de verdad. -Que de verdad, no pasa nada.

Vamos al hospital. Venga.

Aitor acude al hospital con molestias en el pie

y dificultad para caminar, tras una mala pisada.

-Pues no sé, tío. A mí es que los cómics de superhéroes

me parecen un poco rollo.

Siempre son invencibles, hacen lo que quieren...

-Pues no. Eso no es siempre así;

algunos también lo pasan muy mal, ¿eh?

-¡Marta! -¡Qué susto!

¡No seas tonto, papá!

-Oye, ¿por qué hueles así, como a pescado muerto o podrido o...?

¿Qué?

-Hola. Yo soy Aitor. -Hola.

-El olor creo que es mi culpa. -Que no, que no, Aitor.

Que mi padre siempre está igual.

Venimos porque le duele el pie. -Vale.

Vale, pues acompañadme a Triaje. Por aquí.

-Me alegro mucho de que tu hermana esté mejor.

Me voy, que está el doctor Blanco...

-¡Hola! -Hola.

-Hola. -¿Qué tal?

-Bien, bien. Vamos a consulta ahora,

que... Tu hermana está evolucionando mucho.

-Sí, mucho. -Ah, ¿sí?

-Sí. -Que bien.

Pues me voy, que me necesita el doctor Blanco.

-Vale. Venga, hasta luego.

Descúbrete el hombro.

El doctor Blanco explora la clavícula de Róber,

el comercial al que convenció para que le acompañara al hospital.

A ver...

¿Así? Ahí.

Pues yo es que antes trabajaba en una multinacional, de estas gordas;

lo que pasa que hicieron un ERE de esos bestial

y nos largaron a la mayoría.

Pero no me vine abajo, ¿eh? Me reinventé.

Y he acabado vendiendo la mejor máquina de ingeniería

construida por el hombre.

Lo que es a nivel de desayuno, claro. Eso es actitud positiva, sí, señor.

-Hola. Perdón por el retraso. ¿Todo bien?

Rosa. Mídele las constantes.

A ver. Vamos a ver.

-¡Ay, ay, ahí duele un poco!

Del uno al diez, ¿qué grado de dolor darías?

¿Del uno al diez?

Pues no llega ni al aprobado. Un cuatro.

¡Ay! Es que yo soy muy duro, ¿eh? Tengo que aguantar un montón.

Y más ahora, que mi mujer se acaba de quedar en el paro.

Bueno. Están normales, ¿eh?

Muy bien. Bueno, parece una contusión.

De todos modos, vamos a hacer una radiografía de la zona porque,

igual siendo tan duro, tienes algo que no hemos visto.

-Mejor curarnos en salud. Pero vamos, yo creo que...

Eso es. Muy bien. Vamos a prepararlo.

Róber y yo tenemos una relación corta pero intensa.

Lleva unas semanas por el barrio

y quiere venderme un exprimidor a toda costa.

A mí no me interesa. Pero la verdad que me ha caído bien.

Espero que lo del hombro no sea nada.

-Bueno, Aitor. Sí que están dañados los ligamentos,

pero no hay rotura ni hemorragia, ¿de acuerdo?

Así que te pondré un vendaje, te daré ibuprofeno

y en unos días estarás mucho mejor.

El tratamiento de un esguince leve consiste en reposo relativo,

en la elevación de la pierna durante los primeros días,

y en la compresión con un vendaje o una tobillera.

Oye, perdona que me meta donde no me llaman, ¿vale?

Pero me ha dado la sensación de que el tema del olor

-¡Papá! -Marta.

-Pues mira: te agradezco que me hagas la pregunta.

Y sí, me preocupa muchísimo. Lo tengo desde hace poco.

Antes no lo tenía.

Y lo peor es que me ducho cada vez más.

Hasta cuatro veces al día.

Pero claro, nadie me cree porque, como soy un friqui guarro...

-Ya. Escucha, ¿y cuándo empezó todo esto?

-Creo que fue cuando me cambié de Instituto.

-Ya. Y cuando sufriste ese cambio, ¿tuviste sensación de tener estrés?

-Hombre: no es que sea el chico más popular de la clase, ¿sabe?

Mi madre no podía con todos los gastos y nos hemos tenido que mudar.

La pobre lleva mucho encima.

Y bueno, al llegar aquí empezó este olor y... ¡ff!

En el nuevo instituto me tienen frito.

Pero yo antes no era así, ¿eh? De verdad.

-A ver, más que nada te lo comento porque,

cuando hay situaciones de estrés, el cuerpo produce más sudor.

Y eso puede provocar que olamos peor.

Si no te importa, me gustaría hacerte una analítica de orina y de sangre.

Para ver lo que dicen. -¿Esto se puede curar?

-Bueno. A ver: puede que aparezca una infección de orina o de garganta,

o puede que no encontremos el origen, la verdad.

-Y entonces seguiré siendo "boquerón man" de por vida.

-Qué va, si casi no se nota, Aitor. -¿Cómo has dicho? ¿"Boquerón man"?

Escucha, yo te digo una cosa, ¿eh?

Yo si fuera un día al cine

y veo un cartel que pone: "boquerón man",

entraba a esa sala seguro.

Me parece muy molón ese nombre. ¡"boquerón man"!

Oye, ¿y tú, y tú no tienes ningún apodo en el instituto?

-Sí: a ti te lo voy a decir... -¡Bueno...!

-Me voy.

-"Superenfadada con tu padre", te pega.

Te voy a poner el vendaje.

Mira: ¿Sabes lo que le pega? "Portacitos woman".

Eso sí que le pega.

¡Qué carácter tiene!

Vamos allá.

-Pues me encanta que puedas hablar ahora con tanta claridad

que seas tan autoconsciente porque, si te das cuenta,

hasta hace poco no reconocías que tenías un problema.

-Pues sí. La verdad que me ha costado.

Pero bueno: por fin he entendido que para superar un trastorno alimenticio

pues tengo que asimilarlo, ¿no?

Y asumirlo y no esquivarlo. -Sí.

-Y nada, ahora lo que tengo que hacer es pensar en el bebé.

-Pues me parece genial, de verdad.

Estás evolucionando muchísimo y estoy encantada.

Mira, te quería hacer una pregunta. -Sí.

-Llevamos varias sesiones y..., y nunca hemos hablado de tu hermana.

Y me gustaría hablar un poco de este tema.

-Bueno, quizá pues porque no tenga mucho que decir sobre ella, Lucía.

-Yo no estoy segura de eso. -No sé, ¿qué quieres que te diga

de una persona que tiene esa actitud ante..., ante mí, de juzgarlo todo,

de criticarlo todo...? No...

-Tú me habías contado que antes os llevabais bien. ¿Qué pasó?

-Sí. Pues nada.

Simplemente sucedió que, cuando mi situación económica empeoró

pues doña perfecta empezó a tratarme como a alguien inferior.

Y yo no necesito eso. Yo necesito respeto.

Y una relación normal, de igual a igual.

-Bueno: el que te quiera cuidar es algo que está bien, ¿no?

Que es lógico, es tu hermana.

Yo lo que me pregunto es si,

cuando también empeoró tu situación económica,

puede ser que tú sintieras también

que estabas un poco por debajo de ella o que eras inferior...

-Yo no soy peor que Pepa, ¿eh? -No. -Ya.

-No. Pero por eso me gustaría que hablaras con ella.

-Pues mira, yo creo que no.

Y tampoco, por lo visto, tengo mucho que hablar contigo, Lucía.

-Muchas gracias por todo lo de hoy, Marta. -No pasa nada.

Además, que los nuevos nos tendremos que apoyar, ¿no?

-Tengo un regalo para ti. -Ah, ¿Sí? ¿Qué es?

-Te va a gustar, ya verás.

-Aitor, no hacía falta. -Sí. Sí hacía falta.

Así verás cómo hay cómics de superhéroes muy interesante.

-¡Bua, además los dibujos son chulísimos!

-¿Te gustan los dibujos?

El dibujante es discípulo del gran Stan Lee. Es uno de los grandes.

-Ni idea. -Le tienes que conocer. Si es Dios.

-Pues lo siento, no.

Por cierto, que me tengo que marchar, ¿vale?

Es que he quedado con mi padre. -Vale, sí. Bueno.

-¿Nos vemos mañana? Adiós. -Adiós.

Aunque la sospecha era que se trataba de una contusión,

a Róber se le practicaron varias radiografías.

No hay lesiones. Es solo una contusión.

Te voy a dar algo para el dolor y te voy a recetar unos antiinflamatorios

Pero es importante que guardes reposo.

De todas formas, no sé por qué tengo la sensación

de que nos vamos a volver a ver, ¿eh?

Porque cuando esté usted en su casa esta noche haciendo la cena,

de repente le va a venir la imagen del "zumatrón" a la cabeza.

No va a poder evitarlo, y me va a llamar. Y lo sabe.

Nunca he visto un comercial tan..., tan entregado.

Como que le vas a vender una nevera a un esquimal, seguro.

¿Yo? Yo le vendo a mi tía Felisa, si hace falta. Por un módico precio.

Por diez euros, empaquetada;

se la pongo en casa sin gastos de envío.

Lo único que no hace son zumos, claro.

No sé si lo ha... Sí, sí, sí, sí.

Las contusiones no suelen tener complicaciones.

Pero es importante saber lo que no debemos hacer.

No debemos aplicar calor durante las primeras horas

porque podría aumentar la inflamación;

no debemos mover la extremidad afectada,

y no debemos pinchar o vaciar los hematomas

porque podríamos provocar una infección.

-¡Hola! -¡Hola!

-¿Qué tal? -¡Muy bien!

-Mua. ¿Cómo tú por aquí?

-Nada, que he venido con un compañero de clase

y estoy esperando a mi padre. -Pero ¿le ha pasado algo?

-No, bueno. Está mejor ya. -Está... Está mejor... ¿está bien?

-Sí, sí, sí, sí. -¿Seguro?

-Yo creo que ya se va a poner mejor. -Vale.

Oye, ¿qué tal llevas el curso de fotografía?

-Muy bien. Estoy muy contenta.

-Perdona. Es que se me han ido los ojos.

-¿Por? -¿Lo has hecho tú?

-Sí. -¿De verdad?

-A ver, que tampoco es para tanto, ¿eh? Que lo estoy copiando.

-Pero, pero, pero escúchame.

No, no te quites mérito, que copiar no es lo mismo que calcar, ¿eh?

-A ver, no sé. Siempre me ha gustado dibujar.

-Pero bueno, ¡pero si has puesto hasta el bicho y todo!

-Sí. Lo he intentado copiar. -¡Qué guay!

O sea, ¿qué te vas a hacer dibujante? -No, no, no. No.

Yo he dicho que voy a ser fotógrafa y voy a ser fotógrafa.

-Bueno, a ver. Relájate. ¿Vale?

Que todavía eres muy joven para conocer

cuál es tu verdadera vocación. -Bueno.

-Pero vamos, que si te gusta dibujar... -Sí.

-"Portacitos". ¿Qué pasa, para qué tienes teléfono tú?

-Bastante tengo ya con esperarte. Así que...

-¡Ah! Con esperarme, dice.

Mira, Rey. Espero que el que tienes ahí dentro te dé menos guerra.

Porque, de verdad, ¿eh?

-Pues sinceramente no tengo yo muy claro quién es peor de los dos.

-¡Uy! Él, te lo digo. -Bueno.

Venga, recoge todo esto, que nos vamos a casa.

¡Que no suspires! -Que ya voy.

-Oye, escúchame. Me lo enseñas luego. -Vale. Cuando lo acabe te lo enseño.

-¡Qué guay!

-Venga...

-Adiós. -Adiós...

-Hasta luego.

-¡Ay!

Después de ser diagnosticado de una contusión,

Róber vuelve a Urgencias para ver al doctor Blanco

porque su dolor se ha intensificado.

¡Róber! Se me ha caído la niña.

No la he podido sujetar con el dolor del brazo.

Pero ¿está bien la niña? Sí, porque se ha caído en el sofá.

Pero ¿y si se cae al suelo, qué? Me da algo. Me muero.

¿Y cómo no has venido tú antes si estás así?

Pues porque yo pensé que..., que esto sería normal.

Pero es que cada día me duele más. Es que no puedo aguantar el dolor.

¿Te tomaste lo que te di?Sí. Pero los antiinflamatorios esos

me cierran el estómago. Es que no...,

estoy como con el cuerpo raro. No tengo ni fuerza.

No estoy pudiendo ni trabajar. Bueno, tranquilo.

Te llevo yo el maletín. Vamos para dentro.

No sé. Yo no lo veo, ¿eh?

Creo que ha llegado el momento de cambiar de vida,

de dedicarme a otra cosa. No sé. Vamos a ver esa clavícula.

No te desanimes, hombre. Si eres un gran vendedor.

No. Casi me vendes a tu tía.

Soy un farsante, soy un vende motos, un liante.

Vamos a ver, levanta el brazo. ¡Aaah, ah! ¡Ahí ya, ya no puedo más!

Espera, espera.

Sí. Aquí en esta zona veo un aumento de volumen.

¿Eso qué es? No lo sé. Voy a explorarte.

Descúbrete más.

Róber presenta más dolor,

dificultad para mover el brazo y un aumento de volumen

en la zona esternoclavicular.

Es evidente que algo pasa y tenemos que averiguar qué es.

Aquí está. ¿El qué?

Sí, es una masa dura y lisa. ¿Un tumor? ¿Cáncer?

A ver, podría ser un tumor, pero las dos palabras no son sinónimas.

O sea, que me quedan dos telediarios, ¿no?

Que estoy en las últimas.

Róber, por favor. No te vengas abajo

y no saques conclusiones precipitadas.

Vamos a hacer una prueba para ver de qué se trata.

¿Dónde está ese vendedor que yo conozco?

De ese vendedor ya no queda nada.

Tengo una familia y no tengo clientes.

Y las dos cosas son incompatibles.

Y ya, para colmo de males, esto.

Te equivocas. Tienes un cliente.

Voy a comprarte un exprimidor cuando todo esto pase. ¿Te parece bien?

Me parece bien. Venga, y ánimo. Tápate.

Por la palpación todo apunta a una tumoración.

Pero no podemos pronosticar si es benigno o maligno.

Así que haremos una analítica y una resonancia para tener más datos.

-¡Aitor! ¿Qué, qué haces aquí? ¿Qué haces corriendo?

Aitor, ¿qué te pasa?

-Corro..., corro porque no quiero llegar tarde al hospital,

a recoger las pruebas.

-No. Corres porque estás huyendo de Suco.

-No. No estoy huyendo de nadie.

-Que no me engañas. Que vamos a la misma clase.

A ver, ¿cuándo vas a decírselo a tu madre?

-No se lo voy a decir. No quiero cargarla con más problemas.

-Bueno, pero algo tendrás que hacer. -Sí. Aguantar hasta la universidad.

Aunque como este olor siga, va a ser siempre lo mismo.

-A ver: ¿Tú no dices que aprendes leyendo tus cómics?

-Sí. -Pues no lo parece.

Vamos.

Aitor, acompañado por Marta,

regresa al hospital a por los resultados de sus análisis

con la esperanza de encontrar el origen del mal olor que padece

desde hace pocos meses.

-Pues mira, la verdad es que me está sorprendiendo, sí.

Y además tengo una sorpresa para ti. Mira.

-Espero que tu padre me cure. No puedo más, de verdad, ¿eh?

-Aitor, tienes que ser fuerte, ¿vale? Mira lo que tengo.

Además esto era una sorpresa... -¿Qué es?

-Un dibujo. -¿Tuyo?

-Que es mío, sí. ¿Te gusta?

-Me estás tomando el pelo, ¿no? -Que no, tío. Que es mío.

-¡Anda ya!

-Hola, Pepa. ¿Cómo estás? -Yo bien.

¿Y tú, qué tal estás, necesitas algo? ¿Cómo va todo?

-¿Ves? Vengo a preguntarte si estás bien,

y tú sabes solo devolverme la pregunta.

-Bueno, te he preguntado cómo estás.

-¿Qué pasa, que tienes miedo a bajarte del pedestal y hablar de ti?

-¡No señor! Te estoy preguntado cómo estás porque me preocupa.

-No. Te lo estoy preguntando yo.

-Bueno, pero yo también te lo puedo preguntar.

Y además, mira, que estamos teniendo un diálogo de besugos.

Es que no vamos a llegar a ningún lado así.

-Tienes toda la razón.

-Hola. -Hola.

-¿Cómo estás? -Pues nada,

acabo de discutir con mi hermana. -Ya.

-Es que está como siempre, eludiendo todos los problemas y da igual.

Aunque venga a reconciliarse no funciona.

-Pero yo creo que eso es una sensación que tenéis las dos, ¿no?

-Bueno, yo no sé cómo está ella.

Pero desde luego a mí se me están quitando las ganas.

-Hombre, es que la situación ya se está enquistando un poquito.

-¿Y qué hago? -Bueno, es tu hermana, ¿no?

Yo intentaría buscar en ti la forma de reconciliarte con ella. ¿Vale?

Venga, ánimo.

-Bueno, Aitor, vamos a ver:

tengo los resultados de la analítica de orina y de sangre

y ambos resultados son normales. ¿De acuerdo?

-¿Entonces no me pasa nada malo? ¿Soy así?

-A ver: estoy pensando que puede ser un trastorno genético.

Es extraño que pase esto,

y las pruebas son un poquito especiales, la verdad.

-Lo que haga falta, doctor, de verdad. Lo que haga falta.

-Vale, perfecto.

Pues te cuento: mira, necesitaremos tres tomas de orina, tres muestras.

La primera durante tu dieta normal, lo que comas a diario.

Y la segunda, tendrás que comer 300 gramos de pescado marino,

y coger la muestra de orina, pasadas entre cuatro y ocho horas.

Y la tercera muestra de orina la tendrás que coger

pasadas entre 9 y 16 horas.

Existe un extraño desorden genético por el cual el organismo

es incapaz de metabolizar la trimetilamina.

Esta es una sustancia que se encuentra en muchos alimentos

y que provoca olor como de pescado.

Lo que hacemos para la prueba de diagnóstico es

analizar los niveles de trimetilamina

antes y después de una comida rica en pescado marino

a través de pruebas de orina.

-¿Me lo puede apuntar?

-No te ha quedado muy claro, ¿no? Vale.

Lo tienes aquí todo muy claro. ¿Vale? Cualquier duda me preguntas.

Oye, ¿quieres que avisemos a tus padres?

-No, no, no, no. No hace falta. De verdad.

Y, si finalmente descubren lo que me pasa, ¿se podrá curar?

-Bueno, por ahora no hay una cura clara, ¿vale?

Pero bueno, si damos con el origen, pues hay más posibilidades.

-Vaya. Esperaba mejores noticias.

-No, a ver, escúchame: si damos con el origen, como ya te he dicho,

podremos valorar posibles estrategias para combatirlo.

-Supongo que es importante saber cuáles son otros superpoderes, ¿no?

-Bueno, quién mejor que tú para saber

que un gran poder conlleva una gran...

-Responsabilidad. -Exactamente. ¿Vale? Venga.

Para evitar el mal olor corporal, además de tener una buena higiene,

podemos eliminar sustancias como el alcohol, tóxicos

y estimulantes como el café,

ya que estos aumentan la producción del sudor.

También podemos eliminar el ajo y las especias,

ya que estas se eliminan a través del sudor.

-Aitor, deberías hablar con tu madre, para que te ayude con la prueba

y sobre todo lo del instituto. -No voy a hacer nada de eso.

Lo único que le voy a decir es que quiero cenar rape esta noche

y ya está. -Tío...

-Cambiando de tema, oye. ¿A ti te gusta el Manga?

-¿El Manga? Bueno... Sí...

-Lo decía porque ha salido una nueva peli

basada en un famoso cómic japonés, por si te apetece que vayamos.

-Em... -Nada, déjalo.

Si no quieres ir conmigo, no pasa nada.

-¡Ey, no seas bobo! Que sí que quiero. ¡Que sí!

Sí. Al final sí, ¿vale? Quedamos.

Me tengo que ir a hablar con Marina, ¿vale?

-¿Marina? -Así que luego nos vemos.

-Vale. Sí. Hasta luego. -Adiós.

Tras descubrirle una masa sugerente de tumor,

Róber fue sometido a varias pruebas por parte del doctor Blanco.

En la analítica vimos que tenía una ligera anemia;

pero en la resonancia hemos confirmado

la presencia de una masa entre el esternón y la clavícula

de características óseas.

Hemos tomado una muestra para hacer una biopsia

y se va a quedar ingresado.

Lo siento Róber, pero los resultados no son concluyentes.

No podemos saber si se trata de un quiste sin importancia

o de un tumor de origen cartilaginoso.

Doctor Blanco. Lo que me dijo de que sería cliente mío, iba en serio, ¿no?

Róber, esto es importante.

Bueno, importante también es mi familia.

Si son cuatro datos los que me tiene que dar, rellenar un formulario:

datos bancarios, DNI, dirección... Y yo le facilito el artículo.

Róber: podría no ser nada o ser grave.Ya.

Grave sería la situación en la que se puede quedar mi familia si...,

si yo finalmente desaparezco.

Róber, no adelantemos acontecimientos, ¿de acuerdo?

Vamos a hacer una gammagrafía ósea para tener más información.

Descansa.

Le acabamos de hacer a Róber una gammagrafía ósea

y hemos visto que en el primer tercio de la clavícula

tiene una lesión que lamentablemente apunta a un proceso tumoral maligno.

Tenemos que actuar rápido.

-¡Hombre! -Hola.

-¿Qué pasa, que estás combinando tus dos pasiones?

-Bueno, son solo bocetos y pruebas. Tampoco...

-Oye, per... -Escucha.

-Perdóname, que es que he llegado un poquito tarde,

que me he liado ahí en la consulta con un paciente.

-No, no te preocupes. -¡Ay! por cierto, quería preguntarte:

¿Qué tal está tu amigo este con el que viniste al hospital?

-Bueno. Va mi clase y me cae muy bien, la verdad.

-¿Sí? -Sí.

Pero la gente le está haciendo la vida imposible.

-¿Te refieres a que le están haciendo bullyng? -Sí.

-¿Y habéis hecho algo o...? -No.

Pero es que tampoco sé qué decirle ni qué hacer. No...

-Pues hombre, Marta. Lo primero que tenéis que hacer es

denunciarlo a la dirección del instituto.

-No. No, porque le van a llamar chivato.

-Pero ¿cómo que chivato? A ver, escúchame.

Una de las obligaciones que tienen las escuelas

es proteger a la gente que está sufriendo acoso escolar.

Entonces te vas, hablas con ellos y ya está.

-Vale. -¿De acuerdo?

-Vale. Pues voy a hablar con él, sí. Gracias.

-¿Seguro? -Sí. Sí, sí. Se lo voy a decir.

Aunque todo apunta a que Róber padece un tumor maligno,

van a realizarle una prueba específica para asegurarse.

-Bueno, Laura.

Pues la semana que viene a la misma hora.

-¿Qué pasa, cielo?

¿Estás bien?

Tranquila. Tranquila, tranquila. Ven a mi consulta. Ven.

Agárrate. ¿Te estás mareando?

Intenta respirar por la nariz... Bien.

La prueba se denomina PET escam.

Y es un estudio que se utiliza

para detectar la actividad cancerosa en el cuerpo.

Tras inyectar un fármaco,

podremos obtener una imagen nítida

de su distribución por todo el cuerpo.

En el caso de Róber vimos que había una anomalía en la tiroides

con signos de malignidad.

Por suerte no se ha diseminado, solo se ha extendido a la clavícula.

El pronóstico no se ha complicado.

Solo hay metástasis al lado del tumor primario.

Pero el tumor sigue siendo malo, ¿no?

Sí, pero si operamos puede desaparecer.

¿Cómo que operarme? Yo no me puedo operar, doctor.

¿Cómo que...? Que yo no puedo perder tiempo en operarme.

¡Que tengo que trabajar! ¿No lo entiende usted?

Róber, por favor. Hay que ser cautos.

Si todo va bien, en unos pocos días puedes estar en la calle vendiendo.

Que yo ya no vendo igual. Que yo ya no soy el que era, doctor.

Que ya no valgo para esto.

¿Cómo que no? Conmigo funcionó.

Anda. Pásame un formulario. Aquí, en la página 1.

Rellenar los datos y ya está.

No se va a arrepentir de la decisión que ha tomado, ¿eh?

Acaba de entrar en el siglo XXII de los zumos, doctor.

¿Usted sabe que la mayoría de los exprimidores

desperdician hasta el 70 % de la pulpa?

Con "zumatrón" puede conseguir un..., un 90 % de efectividad.

Es la cáscara, que es donde está la mayoría de las veces, la buena.

Eres incombustible.

Toma.

Ya has vendido uno. No se va a arrepentir.

Eso espero. Gracias.

¡Ay!

Aitor, el paciente con problemas de mal olor corporal,

regresa al hospital con varias heridas y contusiones.

-Hola. -Hola.

-Vengo a ver al doctor Dacaret. -Le aviso. Puedes subir a consulta.

-Gracias.

-A ver, ¿qué te ha pasado? -He tenido un percance

y no quiero llegar así a casa y asustar a mi madre.

-Ya. Pero ¿qué tipo de percance? -Me he caído.

Dudo mucho que se trate de un accidente.

En cualquier caso espero

que haya sido un hecho esporádico, sin más importancia,

como que haya sido víctima de acoso escolar.

Atención, esto es muy importante:

si tenemos la sospecha que alguno de los chavales de nuestra clase

está sufriendo algún tipo de acoso,

debemos denunciarlo al colegio inmediatamente.

Pues Aitor, este tipo de heridas se suelen ver durante un par de días.

Así que te recomiendo que se lo cuentes a tu madre.

-Escucha: yo no estoy aquí para sospechar de nadie, ¿vale?

Bueno, de todas maneras: son heridas superficiales y rasguños,

y la hinchazón que tienes en el ojo

en un par de días desaparece, ¿de acuerdo?

Pues nada, ya estamos. -Muchas gracias, doctor.

-De nada.

-Por cierto, ¿sabe algo de lo otro?

-¡Ah! Bueno, los resultados me llegan esta tarde.

Si te quieres esperar en la sala de espera, por mí perfecto

-Mejor, sí. -Escúchame una cosa:

de verdad que te recomiendo que se lo cuentes a tu madre.

¿Vale? Venga.

Oye, Marta. Sí, soy yo. Escucha:

¿Me puedes contar exactamente qué le ha pasado a Aitor?

Róber se recupera de la intervención que le han practicado.

-Alegra esa cara. Si no se encuentra bien,

a lo mejor es por carencia de vitamina C.

Que eso con un buen zumo se pasa. -¿No me digas?

-Claro, que ya lo sabe, ¿no? ¿Tiene exprimidor?

-Sí. Tengo uno. -Lástima. Gracias.

-Adiós. -Adiós. ¡Ay!

Blanco. ¿Sí?

Que quería hablar contigo. Voy a ver a un paciente.

Es sobre un paciente tuyo. Ah.

A él voy a ver, a darle los resultados.

Pues es que..., mira, el otro día se cruzó con una paciente mía.

Y resulta que a ella le dio un ataque de ansiedad

y yo me quedé muy preocupada.

Y entonces en la sesión me contó una cosa, me dio permiso para decírtelo.

Pues que resulta que conoce a Róber, porque durante semanas

la estuvo embaucando para que comprara no sé qué aparato,

y luego le hizo rellenar un formulario

para robarle sus datos bancarios y estuvo comprando por Internet

un montón de cosas a su nombre.

¿Y? Y que lo denunció a la policía,

pero resulta que no tienen bastantes pruebas contra él

y está muy preocupada porque dice:

"A ver si se lo va a volver a hacer a alguien".

Hay cada mono... Gracias por decírmelo, ¿eh?

Nada. Voy a verle.

Vale. Gracias.

-Aitor, ¿qué te han hecho? ¿Estás bien?

-¿Tú qué crees? ¿Cómo sabías que estaba aquí?

-He estado hablando con mi padre.

Y luego también me he enterado de la pelea del instituto.

Mira, tío. Que Suco y su grupo son imbéciles, ¿vale?

¡Pero es que alguien tiene que pararle los pies!

-¿Y qué quieres que haga? Hoy me he enfrentado a ellos y mira.

-Pues no sé, hablar con Dirección, a lo mejor.

-¿Qué quieres, que ahora sea un chivato también?

Justamente tú me dijiste que me tenía que comportar como un superhéroe ¿no?

Y por eso me he enfrentado a ellos.

-A ver, es que yo tampoco te dije que les pegaras. ¿Vale?

Tienes que pensar también en la gente que acosan.

Y lo realmente valiente sería que fueras a Dirección

y hablases por ellos, y les protegieses.

Eso es lo que haría un superhéroe.

-¿Aitor González? Por favor, pase a consulta.

-¿Vienes? -Te espero aquí.

¡Hombre, el doctor más inteligente de todo el centro médico! ¿Qué tal?

¿Cómo estás, Róber? Bien. Estupendo, pletórico.

¿Sí? Me alegro.

Te cuento: las pruebas confirman

que se trataba de un carcinoma papilar de la tiroides

que se había extendido a la clavícula.

Pero, como la actividad era grande,

te voy a poner un tratamiento por precaución,

y recibirás quimioterapia. Lo que haga falta.

Yo confío en usted cien por cien, ya lo sabe.

Me alegro mucho. Pero falta una cosa.

¿El qué? Mi exprimidor.

El exprimidor, claro. Vamos a hacer una cosa:

como no he metido todavía el formulario en la base de datos,

a ver, se lo podría dar porque tengo uno en el maletero.

Pero ese está muy manoseado de enseñárselo a toda la gente,

y usted merece uno recién salido de fábrica, nuevo, niquelado.

Es que te lo digo porque creo que puse un dato mal.

¿Tienes el formulario por aquí? Sí. Aquí mismo está. Claro.

¿Un dato? Sí.

Pues este es. Sí. Justo este dato.

Bueno.

¿Qué hace? Pero ¿no lo cambia?

No. Es que se lo voy a enseñar a un amigo policía.

¿Estás bien?

Bueno, luego te veo, ¿eh?

-Bueno, Aitor, ¿qué tal va ese ojo?

-Mejor, mucho mejor. Ya no me duele. Ni las heridas tampoco.

-Me alegro mucho.

Escucha, tengo los resultados de la analítica, ¿vale?

Y han confirmado que tienes

un síndrome que se llama trimetilaminuria.

La trimetilaminuria, o síndrome de olor a pescado,

es un desorden metabólico que provoca

que el organismo no metabolice correctamente la trimetilamina.

Esta se acumula en el organismo y se libera en forma de aliento,

de sudor o de orina,

provocando un fuerte olor como de pescado.

Es un síndrome que, bueno, ya te comenté en su momento,

que no tiene cura.

-Entonces voy a seguir siendo "boquerón man" toda la vida.

-No, escucha: lo que tienes que hacer es un cambio de vida, ¿vale?

Tendrás que medir exactamente lo que comes

y tendrás que alejarte de situaciones de estrés.

A ver... Escúchame.

Mira, lo más importante es que tú vales mucho como persona.

¿Y qué más te da lo que diga el resto de gente?

Que no te influya para nada.

Tienes que quererte a ti mismo y mostrarte seguro.

Y no solo mostrarte, sino estar seguro de ti mismo. ¿De acuerdo?

Y si no, pues no sé.

No sé, piensa que eres un componente más de la patrulla de los mutantes.

-Está bien. Lucharé contra ello.

Por cierto: no se dice la patrulla de los mutantes.

Se dice patrulla mutante. -Ah, ¿sí? Bueno, pues como se diga;

yo es que soy de otra época.

El tratamiento para el síndrome de olor a pescado consiste

en una dieta estricta, evitando productos como:

huevos, carne y pescados que contengan azufre, nitrógeno,

colina o carnitina.

Pues nada, Aitor. -Muy bien.

-Ah, no. Espera, una cosita más.

Escucha: me gustaría que habláramos sobre un tema.

Que me contaras exactamente qué fue ese... percance

que tuviste en el colegio.

Más que nada para que no se repita.

-¿Cómo ha ido todo?

-Nada: seguiré siendo "boquerón man" toda la vida.

Pero voy a hacer todo lo posible por ir de incógnito, ¿eh?

Tengo unas pautas para controlarlo y me voy a esforzar muchísimo, vamos.

-Bueno, pues bien, ¿no? Muy bien.

-También voy a hablar con Dirección y les voy a contar todo.

Tu padre y tú tenéis razón.

-Exacto. Eso es lo que quería escuchar.

Aitor, eres muy valiente.

-Por cierto, Marta: ¿te puedo volver a invitar al cine?

-Pues será todo un orgullo ir con "boquerón man".

-Hola, Marta. -Hola.

-¿Y esto? Ahora ¿qué eres, dibujante o qué?

-¿Me los devuelves?

-¿Qué? Sí, sí. Te lo devuelvo. Pero escucha: ¿esto es tuyo?

-Sí. -Pues está..., está superbién, Marta.

-¡Que me da igual, que me los devuelvas!

-Vale, te los devuelvo, hija.

Oye, escucha: como me siento un poco mal contigo...

¿a que te apetece una pizza en el sitio ese que tanto te gusta?

-No tengo hambre. -No tienes hambre...

Ahí va "portacitos" otra vez con su carácter.

-Hola, Pepa. -Hola.

-¿Por qué me has escrito para que viniera aquí?

-¿Te acuerdas cuando éramos pequeñas

y papá y mamá no me dejaban subirme a los columpios porque me caía?

¿Y tú tuviste una idea?

-Claro que sí.

Caminaba a tu lado mientras tú te balanceabas.

Y así ellos te dejaban subir.

-Lo siento, Rosa. Siento haberme entrometido en tu vida.

  • Centro médico - 01/12/17 (1)

Centro médico - 01/12/17 (1)

01 dic 2017

Docuficción basada en un exitoso formato internacional que recrea cada día dos historias basadas en casos clínicos reales, curiosos y atractivos. A través de siete personajes fijos -cinco médicos y dos enfermeras- los espectadores irán conociendo los casos que llegarán a las consultas.

ver más sobre "Centro médico - 01/12/17 (1)" ver menos sobre "Centro médico - 01/12/17 (1)"
Programas completos (739)

Los últimos 752 programas de Centro médico

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios