www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3710754
Para todos los públicos Capitán Q - De aventura en las costas de Cádiz - ver ahora
Transcripción completa

Soy Quico Taronjí, periodista y capitán de yate.

Estoy recorriendo España

en un pequeño barco llamado "Invencible".

Casi 3000 km de costa.

Una aventura para conocer grandes historias de gente

cuya pasión es la misma que la mía, el mar.

Este es el viaje de mi vida. Mi nombre es Quico Taronjí

pero todos me conocen como Capitán Q.

Bueno, bueno.

Estoy doblado.

A ver si me pongo marcha, aquí ya lo están.

Buenos días, José.

Vaya desayunito.

Zumo de naranja, café con leche, tostadas.

Con una me vale, luego me voy a duchar. Genial.

¿Hay azúcar? Ah, es azúcar moreno.

Me lo he acabado todo, como los niños pequeños.

Gracias, familia, de verdad. Un placer.

Me gusta la vida de camping, tiene su rollo.

Me doy una ducha y al kayak.

Suerte. Gracias, ciao.

Qué bien sienta de vez en cuando librarse del agua del mar.

Es fantástico.

¿La colada? ¿También se hace la colada los campings?

Hasta luego, muchas gracias.

Garrapata, ¿estás bien? Estas Morenito.

Recuérdame que te compre una espada.

Buenos días. ¿Cómo estáis? Empezáis pronto a darle.

¿Cuesta mantener el equilibrio ahí? Un poquillo, ¿no?

Mira, al agua.

Chicos, hasta luego.

Esto es lo que no puede ser, plásticos.

Luego se lo toman los delfines y las tortugas y acaban enfermos.

Lo tiraremos en el puerto.

Adiós, Capitán Q.

A ver si tenemos viento hoy y no hay que dar muchos pedales.

Unas cuantas horas hasta Algeciras, vamos a relajarnos.

Tenemos viento, suave brisa.

Velocidad 3,7 nudos, está muy bien, casi 6 millas a la hora, 10 km/h.

En menos de 24 horas cruzaré el estrecho.

Es un momento importante de mi viaje,

por eso estoy algo nervioso.

Pero antes, pongo rumbo al Rinconcillo,

una barriada de pescadores de Algeciras

con gran devoción a la patrona de los marineros.

¿La virgen del Carmen es para allá? Sí.

¿La virgen del Carmen? Allá.

Buenas.

Vamos a charlar los dos solitos, ¿verdad, cariño?

Claro que sí, amor. Cuéntame la historia de esta virgen.

Vino aquí cuando yo tenía 12 años, nos la regalaron a nosotros.

¿Quién? Un teniente coronel

que estaba en el cuartel Tillerias, del pueblo.

Nos la regaló porque no teníamos virgenn aquí,

y la acogimos con mucho cariño,

la metimos en un barracón que pusieron los soldados

para meter su munición y sus cosas, y cuando se fueron los soldados,

hicimos una iglesia.

¿En el barracón hicieron una iglesia?

¿Le pusieron la cruz y todo? Claro, y la virgen esta.

¿Allí van a rezar? Sí.

Y a escuchar misa con esta virgen. ¿Con qué edad?

Fue cuando hice la comunión. Tendría 11 años.

¿Y cuántos tiene usted ahora? Tengo 84 cumplidos.

84 y como una rosa está. Claro.

Vamos a darle un aplauso a la virgen del Carmen,

que ya mismo nos vamos. Otro año más.

¿Y ahora se la llevan al mar?

(GRITA) ¡Viva la virgen del Carmen! (TODOS) ¡Viva!

(GRITA) ¡Viva la patrona de los marineros!

(TODOS) ¡Viva!

(GRITA) ¿Cómo va la virgen? (TODOS) Guapa, guapa y guapa.

-Vamos a acompañar a la virgen del Carmen.

(GRITA) ¡Viva la virgen del Carmen! (TODOS) ¡Viva!

(GRITA) ¡Viva la patrona de los marineros!

(TODOS) ¡Viva!

Vámonos con la virgen.

(GRITA) ¿Cómo va la virgen? (TODOS) Guapa, guapa y guapa.

Tenemos que llevarle la virgen a un hombre, es una promesa,

ha tenido a la hija muy mala y se la llevamos de promesa.

(GRITA) ¡Viva la virgen del Carmen! (TODOS) ¡Viva!

(GRITA) ¡Viva la patrona de los marineros!

(TODOS) ¡Viva!

(GRITA) ¿Cómo va la virgen? (TODOS) Guapa, guapa y guapa.

Vamos a hacerlo más despacito, que hoy hay mucho tráfico

y todavía tenemos el sol arriba.

Tienen que abarloar todos los barcos y ponerse juntos

para que vaya pasando la virgen de uno a otro.

¿Ésa es la historia? Claro.

Pero tienen que estar todos juntos, hay un montón, decenas de barcos.

Illo, acercaros todos los barcos.

Tú métete el último, antes la va a pasear un remolcador

y después la echamos a ahí.

(BOCINA BARCO)

La verdad es que monta un jaleo por meterse todos.

Por los colegas que no están,

esto es por ellos, es por los colegas.

(GRITA) ¡Viva la virgen del Carmen! -(TODOS) ¡Viva!

-(GRITA) ¡Viva la patrona de los marineros!

-(TODOS) ¡Viva!

-(GRITAN) ¿Cómo va la virgen? -(TODOS) Guapa, guapa y guapa.

(GRITAN) ¡Viva la virgen del Carmen! (TODOS) ¡Viva!

Bajadla, a ver si la puede tocar ella por el ladito.

Como manda la tradición, tras desembarcar a la virgen,

son las mujeres de los marineros

las que esperan en tierra para portearla.

¿Qué significa esto para vosotras?

Mucho, es la patrona de los marineros,

la playa nuestra, de todos los pescaores,

es la cosa más bonita que se puede hacer aquí.

¿Lo hacéis todos los años? Todos y la misma gente, siempre.

Rocío, lleváis gente nueva este año.

Y hay otras personas que no están, que siempre han estado con nosotros

y desde aquí le damos toda la fuerza para estar con ellos,

y como si la llevaran ellos.

Dicen en mi pueblo que quien no sepa rezar,

que no se eche a la mar. ¿Aquí también se dice?

Efectivamente. Para nosotros ha sido un honor contactar contigo y...

Te lo agradezco de verdad. Me vas a hacer llorar a mí.

(LLORA) De él y mío.

Las llevaré en el barco.

Para que te acuerdes de nosotros, si tienes un mal momento,

se lo pidas a ella. Te voy a dar un beso...

Muchas gracias. Encantado.

¿Has tenido malos momentos en el mar?

Sí. Amigos... El mar es duro.

El año que viene te esperamos por aquí otra vez.

Intentaré venir. Hasta luego, chicos. Muchas gracias.

¡Qué detallazo!

Me quedo solo en la playa recordando un verso de Rafael Alberti.

"Tú me salvarás, Oh, marinera, virgen del Carmen,

cuando la escollera parta la frente en dos de mi navío".

Regreso a puerto para dormir un poco antes de cruzar el estrecho,

la noche es tranquila y silenciosa, pero cuando duermes a la intemperie

tienes que estar preparado para cualquier visita inesperada.

Estoy doblado. Lo peor no es eso,

lo peor es que durante la noche me ha picado mosquito en el labio.

Tengo el labio hinchado, ¿no?

Joder, tengo esto como una sandía.

Quitaré el palo de la embarcación

para colocarle el reflector del radar arriba,

porque para cruzar el estrecho de Gibraltar,

tengo que estar prevenido.

Voy a tener que ir a urgencias a pincharme algo,

un antihistamínico o algo así.

Fijaos.

Parezco uno de estos de las canciones de los 70 o 60.

(CANTA) #Only you...#

Me duele.

¿Algo? Parece que tienes un ematomita

y un punteado por dentro.

Te ha picado. Debe ser eso, porque otra cosa...

Tras bajar la hinchazón,

me acerco al puerto de mercancías de Algeciras,

el más importante del Mediterráneo.

Buenas, Crisanto, Capitán Q. Encantado.

Llevo la ropa de seguridad.

El calzado con refuerzo de acero, el peto y el casco.

Pues ya seamos preparados. ¿Me enseñas todo esto?

Estamos en APM Terminals, que es la terminal de contenedores

más grande de España, del Mediterráneo

y una de las más grandes de Europa.

¿Cuántos contenedores movéis aquí en un año?

El año pasado hemos movido 3 millones casi 200.000.

¿Se pierden muchos en el mar? El número es muy, muy, muy pequeño,

pero se crean historias muy simpáticas,

como la famosa historia de los patitos de goma,

que está muy bien, pero no es lo habitual.

¿Los patitos de goma es verdad? Sí, es cierto.

O sea, cayó un contenedor lleno de patitos de goma al mar.

Aquel barco es el que viene y este es el que está desatracando.

Aquí los prácticos tienen muchísimo trabajo.

Sí, ya, no paran.

¿Cómo se realiza esto? Hay un montón de criterios,

unos planificadores se dedican exclusivamente a eso

y son los que deciden dónde van a ir cada contenedor,

para optimizar el número de movimientos que hay que hacer,

para sacar los contenedores que nos interesa

y meter los que no nos interesa. Qué comedura de tarro, es un tetris.

Estamos llegando a las grúas más grandes del mundo,

las acabamos de recibir. ¿Del mundo?

Son las dos grúas portacontenedores más grandes que existen.

Aún no están operativas, las pruebas de calidad,

de seguridad, todavía las estamos realizando,

y esperamos que en poco tiempo las podamos poner en marcha.

¡Vaya bicho!

12 pisos que no sé si corresponden a los de un edificio.

¿Cuánto mide? En la cabina andaríamos en 65 m,

con la pluma arriba hablamos de más de 100 m de altura.

Son más de 25 pisos de un edificio. Sí, es muy alto.

¿Cuántos contenedores carga una grúa como esta?

Movemos 30 contenedores por hora y por cada grúa.

Si son las grúas más grandes del mundo,

¿Qué grúa las trae?

Porque esto es un armatoste increíble.

De China, vienen de Shangai. Vienen en barco, montadas,

tal como la ves, en una barcaza gigante.

¿Entera? ¿Sin desmontar? No, nada, tal como tú la ves.

Pero, no viene una sola, vienen 4 y 5 grúas.

¿Y con la pluma también? Sí, tal cual.

¿Vienes fuerte? Sí.

Venga, coge por aquí, tú primero. Yo voy por el ascensor, ¿vale?

Me has pillado, estoy espeso, duermo poco.

Vamos al ascensor que es más cómodo.

No es el ascensor de casa. Esto es un montacargas, ¿no?

(VOCES RADIO)

¿Quiénes son? ¿Grúas que hablan entre ellos?

El departamento técnico y dice, oye, estamos en la grúa tal,

tráeme no sé qué...

Que me he dejado el bocadillo de mortadela, tal y cual.

Y esto ya es andar sobre el vacío. Sí que impresiona, la verdad.

Yo ya no estoy en el vacío. Yo me paso al pasillo seguro.

Al pasillo central.

Qué pequeñito se ve todo. Sí, estamos jugando las maquetas.

Como cuando eras pequeño,

ves los camiones que son enormes y haces así con la manita.

Desde aquí arriba parece todo muy pequeño,

al contrario que los mercantes con los que me cruzaré en el estrecho,

vistos desde "Invencible".

Aquí estás sobre el mar.

Tengo que prepararme.

Voy a colocar el receptor de radar en la parte más alta del palo,

y así, cuando crucemos el estrecho de Gibraltar,

intentaré que exista un eco en el radar de los mercantes

y nos vean con más facilidad.

Son barcos muy grandes, caerá la luz del sol,

y es más complicado que nos vean, aunque llevo luces.

Lo tenemos por un lado,

y por el otro hago un agujero, y encima, me he cortado.

Con que me aguante el estrecho, me vale, después tengo que costear.

Cuando llegue al Cantábrico ya haré algo más efectivo

y que me funcione mejor.

Las flores de la virgen del Carmen que me han regalado.

Las voy a colocar en el barco, las ato para que me protejan

en el paso por el estrecho.

A pesar de las flores, no empiezo con buen pie.

Al poco de comenzar la navegación, aparecen los gigantes del mar.

El paso del estrecho

es uno de los lugares más complicados del mundo

en lo que se refiere a mercantes,

porque pasa uno de ellos cada cinco minutos, aproximadamente.

Unos 12 a la hora, unos 200 al día, casi 200.000 barcos al año.

No me voy a cruzar con todos ellos, evidentemente, pero habrá bastantes.

Tengo que estar muy atento, son como los toros en sanfermines,

si te despistas, te llevan por delante.

Hay que ponerse de pie de vez en cuando,

ver si navegan o están fondeados, si tienen las cadenas puestas...

Es un lugar en el que hay que estar con todos los sentidos al 100%.

Voy a adelantar a pedales.

Hay dos remolcadores ahí arrastrando a un gran mercante,

lo traen a esta boya,

así que me veo obligado a dejarla por mi estribor.

Dificultad añadida, estar pendiente del remolcador.

Ahora, si están parados, pasaré por la proa,

pero no las tengo todas conmigo.

Me obliga a dar un rodeo,

que ya está empezando a cansar antes casi de empezar.

Paso por aquí y acorto la popa a aquel mercante.

Está haciendo buen viento.

Voy a cruzarle por la proa, que tengo preferencia.

Esto es como ir en bici por una autovía llena de autobuses.

Me deslizo sobre las olas a buen ritmo,

y los dejo atrás rápidamente.

Al final estoy solo aquí, no hay nadie, no hay ni mercantes.

Alguno allí a lo lejos.

Aquello que se ve al final es Marruecos.

Para cruzar el estrecho tengo que aprovechar el momento

en el que él Atlántico se retira del Mediterráneo,

que es justo a esta hora.

Estoy surfeando sobre la ola, voy rápido.

Aprovecho la corriente a favor o digamos que el Atlántico

abandona el Mediterráneo y se va hacia su casa.

El Atlántico está casi un metro por encima

del nivel de altura sobre el Mediterráneo.

La única forma para que se equilibre el nivel

entre el Mediterráneo y el Atlántico,

es que el Atlántico entre violentamente en él,

y eso se produce dos veces al día, coincidiendo con las mareas altas.

Fijaos que casi no tengo viento,

pero voy muy rápido porque me llevan las olas.

Así naveguo cómodo.

No toco los pedales, la vela está hinchada y voy hasta Tarifa.

El peligro a veces, es que coja una ola sin verla,

te desplaces rápidamente

y puedes hincar los patines en la ola anterior.

Esto es un lugar que ha vivido dramáticos naufragios

en la historia,

afortunadamente, las cosas se modernizan, los faros

y todo es más sencillo para la gente que navega.

Toda una aventura, Garrapata.

Una vez superado lo más complicado,

es el momento de relajarme y disfrutar.

# ¡Hey!

# No vayas presumiendo por ahí diciendo que no puede estar sin ti.

# Tú qué sabes de mi.

# ¡Hey!

# Ya sé que a ti te gusta presumir...

# Decir a los amigos que sin ti ya no puedo vivir...

Si no fuera por estos momentos, cantando y hablando solo,

no sé qué sería de nosotros.

Aprovechando que estoy en Tarifa

he quedado con una empresa para avistar cetáceos.

Son muy comunes en el paso del Estrecho.

Hola, chicas, ¿cómo estáis?

De pronto tienes el agua en calma, con unas olas tremendas,

otra vez en calma, no se por qué pasa.

El Estrecho es muy complejo.

Es el único canal que comunica

el océano Atlántico con el mar Mediterráneo.

Eso supone que tengamos un flujo constante

de agua mediterránea saliendo hacia el Atlántico en profundidad

y agua atlántica viniendo en superficie.

Si te fijas ahora mismo estamos en agua calma

y ahora vamos a entrar en lo que se llama

un afloramiento de agua profunda,

y además aflora cargada de nutrientes que provienen del fondo.

Esos nutrientes proporcionan

la posibilidad de la persistencia de todos los niveles tróficos.

Cuando hablamos de niveles tróficos, hablamos de animales.

Animales que se alimentan de otros animales,

que a su vez se alimentan de otros animales

hasta llegar a la base de la cadena trófica,

que sería el plancton.

¿Cuáles son los peligros a los que se enfrentan los cetáceos,

si es que hay? Tienen numerosas amenazas.

A lo largo del año por aquí pasan hasta 90.000 buques.

Evidentemente el paso de todos estos barcos, que van rápido,

que no llevan observadores, es un peligro para ellos.

Puede existir riesgo de colisión.

Esto es una curiosidad.

La leyenda esa de que si caes al agua, eres un náufrago,

un delfín te lleva hacia la costa, ¿eso te lo crees?

Yo no creo que te salve un delfín si te caes al agua.

Tampoco creo que te coja y te mate,

pero dudo que te vaya a llevar a la orilla.

El mar está lleno de especies asombrosas

y tenemos que hacer todo lo posible para protegerlas.

Debería comprar unas chanclas. Ya tengo...

Mira, mira, mira.

Siempre igual.

Buenas, ¿qué hay? ¿Cómo estamos?

Oye, ¿me podéis decir dónde estoy exactamente?

Venía navegando por el mar,

he visto esto abierto y he dicho, qué bonito.

Me he metido pero no sé muy bien dónde ando.

Mira, esto es Sancti Petri.

Esto es el parque natural Bahía de Cádiz.

Esta es la entrada de agua que viene del mar hacia adentro.

Si el mar está feo entramos por aquí a remar,

es la zona por donde siempre entrenamos.

Siempre salimos por la mañana a remar un poco.

¿Todas las mañanas? Sí.

Cuando está el tiempo como hoy, fíjate.

Eso son salinas... Bueno, piscifactorías.

Es todo zona protegida, ¿no? Sí, sí.

Y he visto gente pescando.

En el caño principal la gente pesca,

pero por dentro, por la marisma, está prohibida la pesca,

a no ser con permiso de Medio Ambiente.

Bueno, he visto que has salido de Cadaqués.

¿Tu objetivo cuál es en este viaje?

Llegar hasta el País Vasco, hacer toda la península.

Vivir en libertad, Eduardo, Antonio.

Me vais abriendo el agua, muy bien. Me estoy aprovechando de su rebufo.

Antonio, vámonos.

¿Vamos muy rápido?

¿Qué habéis desayunado? Zurrapa.

¿Eso qué es? Zurrapa de lomo.

Eso es carne de cerdo picada con manteca.

Lo que es la pringá. Más o menos.

Te comes una tostada de esas

y empiezas a descargar camiones de cemento que no veas.

Y ahora, ¿coméis en Chiclana o qué?

Sí, pararemos allí a tomarnos una cerveza, ¿no, Antonio?

¿En un bar o la lleváis encima?

No, no, allí hay un bar, tú sabes, paramos en todas las ventas.

Ahí va, ¿has visto?

Cómo saltan.

Te pega una lisa en la cabeza y te atonta.

El plátano es lo mejor, ¿quieres uno?

Te lo he dado pelado y todo.

Qué tranquilidad de sitio, qué maravilla.

La verdad es que sí, te vienes aquí

a navegar tú solo con un librito,

te sientas aquí con tu bocata de tortilla,

te lees el libro de poemas

y luego te vas a casa más feliz que el Cid.

Navegar aquí es una chulada. Es una tranquilidad, Antonio.

¿Vas bien, cogido? Sí, así vamos al fin del mundo ya.

Así vamos donde tú quieras, Antonio.

Vaya fango. Esto es fango puro.

Esto es para las coquinas.

Un descanso, ¿no? Vamos a tomar una cerveza.

Venga, muy bien. Cuidado, no te vayas a matar ahora.

No sé si llegaré.

Lo bueno de navegar son los descansos de cerveza.

Vamos.

¿Qué es eso? Cabras que están por aquí.

(IMITA BALIDO)

Tú eres de fuera, no te entienden.

Salud.

Se me ha quedado el dedo enganchado.

Estáis bien físicamente,

ha habido un momento en que me ha costado mucho pillaros.

Macho, tú vas como un cohete. Como un cohete.

¿Os perdéis por aquí?

Hay zonas que son un poco como el Amazonas...

No te puedes perder. Siempre llegas al caño principal.

Y si no, llevamos cervezas y nos quedamos esperando

a que llegue la marea. Seis horas, tenéis excusa en casa.

Si os pilla mal la marea tenéis excusa en casa.

La marea no ha subido, y ya está.

Hablando de mujeres, nos tenemos que ir,

que nos están esperando. Amigo mío...

Paco, te voy a presentar al Capitán Q.

Paco, tocayo. ¿Cómo estamos? -Estamos bien, hombre.

Encantado. Igualmente.

Aquí, en nuestra casa, que es vuestra.

Nosotros te lo hemos traído hasta aquí. Ahora ya...

Me quedo en tus manos. Este vino... Este vino es para coger el puntito.

Le das un viaje a uno con esto... Hombre, tenemos cuidado.

De todas formas, como te digo.

Mira, esta vara no hace falta ni utilizar fuerza ninguna.

Esto es con equilibrio.

Con esto sacamos la sal en nuestra salina.

¿Me quito los zapatos? Quítatelos, capitán.

La salina para mí es como si fuera la catedral de Burgos,

siempre vamos descalzos,

porque tenemos que ir lo más limpios posible.

En la salina no puede entrar ningún tipo de impurezas

para que la sal salga lo más natural posible.

Capitán, estamos cavando el tajo.

Hemos tenido que crear una capa de sal

metiendo agua constantemente para que cristalice,

y el sol es la sal que se vuelve cristal.

Estamos haciendo la misma labor que se hace en el campo, arar,

pero aquí estamos soltando un poco el grano.

¿Se almacena siempre en pirámide?

Siempre se almacena en una montaña,

porque de alguna manera se protege todo el año de las lluvias,

de la suciedad, se forma una costra superdura

y lo que cogemos es lo de dentro.

Oye, la tradición del salario te la sabes, ¿no?

La sal era un elemento de primera necesidad, capitán,

y era con lo que se pagaba incluso a los soldados romanos.

Era moneda de cambio, y de ahí viene la palabra salario.

Qué bien montado lo tenéis. Es un proceso lento, ¿no?

Es lento, claro, como todo lo artesanal.

De un tajo estamos sacando aproximadamente unos 1000 kilos.

¿Puedo probar, sí? Hay que lanzarla lejos, ¿no?

Tienes que lanzarla primero. Bien.

Y luego solo se tira. Bueno, cuesta.

Despacio, no hay bulla.

¿Y ya la sacas hasta aquí?

Tráetela, súbete a lo que es el camino del centro.

Qué bien, capitán.

Te vamos a tener aquí durante todo el verano.

¿Aquellos qué hacen?

Aquellos están dándose un baño de agua salina,

es como el agua del Mar Muerto.

Eso cura las heridas del tirón.

Y por eso hemos creado un spa natural.

¿Vamos a verlo? Vamos.

Te voy a dejar con Silvia, que es la responsable de nuestro...

Del spa. Silvia, ¿cómo estás? Encantada.

¿Qué tal la primera impresión? Relaja, relaja.

Yo pensé que iba a estar ardiendo, y está fresquita.

Normalmente la exposición adecuada son 30 minutos,

es lo que recomendamos, recomendado por dermatólogos.

Pruébala. (RISAS)

Es un poquito menos...

Me dice que la pruebe y yo me la bebo, vivo del mar.

Está un poco amarga. Yo es que soy un poco animal.

Amarga, no, está quemándome el gaznate.

Está como el vodka ruso.

# Yo me siento en la playa de la Barrosa,

# que hasta las margaritas huelen a rosa.

# Huelen a rosa, mare, huelen a rosa.

# Tiene Chiclana una playa que es la Barrosa. #

¡Ole!

Eh, cantáis bien pero os voy a decir una cosa, habéis salido ayer.

(RISAS)

Salgo de las salinas con los pies llenos de heridas.

Me dirijo al Puerto de Gallineras,

pero de pronto recibo un ataque por sorpresa

de unas lisas descontroladas.

¡Vamos a ver, qué es esto!

He sacado todo lo que llevo dentro del kayak,

porque tengo un pequeño problema, no, un gran problema con el timón.

Este tirador que pone "down" es para bajarlo.

Al hacerlo debería bajar el timón y este, que pone "up",

debería meterse aquí dentro, pero no lo hace.

Esto se ha enredado, y aunque ahora puedo desenredarlo,

en cuanto lo suelto vuelve a enredarse,

y entonces no puedo bajar el timón en condiciones.

Me han dicho que me van ayudar, me va a echar un cable,

que yo solo no puedo.

Hola, Quico.

¿Y esto a dónde va?

Ya hemos dado con la tecla, estaba trincado el cabo

dentro de la polea y se quedaba enredado,

y por eso no corría.

Bueno, no os doy la mano mirad cómo la tengo,

que he estado con eso, os doy el antebrazo.

Gracias, Quico. Que sigas grabando nuestra tierra

Gracias, Luis. Tenéis una tierra maravillosa.

Hombre, te va a gustar.

Hasta luego, muchas gracias.

Qué gente más maja.

Me han dejado amarrar mi embarcación en esa zona, justo ahí.

El marinero de guardia

me permite dormir en esta embarcación que está aquí.

Por lo que veo es un magnífico parque jurásico.

Pedazo de araña.

Hay telarañas por todos lados, en un sitio para dormir.

Prefiero dormir aquí.

Prefiero eso a que me piquen las arañas.

Hasta mañana.

Me despierto en el puerto con el ruido de su actividad diaria.

¿Qué hacéis?

Estamos cargando la comida diaria del atún rojo

que tenemos allí, en las piscinas.

¿Y qué comen? Básicamente caballa y arenque.

¿Has visto los pescadores que están allí, a punto de salir?

¿El Mariví? El barco que hay.

Venga, gracias.

Aquí, interrumpiendo la cadena de producción.

Buenos días. ¿Subo?

A todo el mundo, al patrón incluido.

Voy con ellos a dar de comer a los atunes rojos,

y sin esperarlo viviré una escena

digna de una película del maestro Alfred Hitchcock.

Carlos, explícame qué haces tú.

Ahora nos tiramos, reconocemos la piscina

y tenemos que ver que todo esté bajo control,

que no haya ninguna rotura en la red

para que los pescados no se escapen.

Nosotros los capturamos en la almadraba

y luego los sacamos aquí, a la granja.

Mira, acaba de asomar uno por ahí.

Sí, ellos están en la superficie casi.

Cuando venga el otro barco, más todavía.

Cuando llegue la comida de verdad, la caballa.

Ya conocen el ruido del barco que les echa de comer.

¿Sí, tienen memoria?

No sé si tienen memoria, pero el ruido lo conocen.

Tiene que impresionar estar ahí abajo con bichos de 300 kilos.

Impresiona, impresiona.

La primera vez es como meterte con un Miura en una plaza de toros.

¿Usted qué es lo que hace exactamente?

Estamos aquí de guardia.

¿Usted es el vigilante? El vigilante, sí. Somos cinco.

Vigilando que nadie se lleve un atún.

¿Y los días que se ponen aquí las olas como montañas?

Si hay muy mal tiempo nos vamos para tierra.

¿Y cómo vigilan?

Llamamos a los jefes y les decimos que aquí no se puede estar,

y nos mandan para tierra.

Claro, si no pueden estar ustedes, tampoco los ladrones.

Vamos a ver su casa, la casa de Paco y compañía.

Este es el puente de mando. Que lo tenéis lleno de trastos.

Mira, tenemos aquí los prismáticos, el pan...

Oye, los prismáticos son los de Magallanes.

Estos tienen un montón de años. Ten cuidado al bajar.

Tengo cuidado. Esto es estrecho.

O sea, dormís al lado del motor. Sí.

¿Y cómo aguantáis con el ruido?

Mientras está el motor andando, estamos trabajando en cubierta.

¿Esta es tu cama?

Esta es mi cama y aquí guardo mis cosas, mi botella de agua...

Lo tienes todo bien organizado. Hombre, cada uno tiene lo suyo.

Lo que no se es cómo pueden entrar y salir por aquí a toda velocidad.

Ya estamos acostumbrados. No se cabe.

Estaréis acostumbrados, pero vaya.

Cada vez que sube uno la escalera se lleva la espalda.

Como este cuarto de baño no se utiliza

lo tenemos como despensa.

Como no tenemos agua, para no estar acarreando agua de aquí,

cuando tenemos las necesidades nos ponemos aquí,

en la baranda, agarrados, para hacer caca ahí, en la baranda.

Mira la cocina. Tenemos el azúcar, el café, de todo.

Pequeñita, aquí dos no caben. No.

El cocinero y de pie.

Y prohibido correr por los pasillos. No, no.

Y aquí tenemos la despensa, las cuatro cosas que tenemos aquí.

Es un buen cocinero, se come bien.

Comemos carne, pescado, buenos guisos.

La verdad es que nos llevamos todos bien

y esto es un "Gran hermano" pero de los grandes.

Esto de las gaviotas es una locura. Las gaviotas hacen mucho ruido.

Realmente se comen una parte no muy importante,

pero molestan bastante.

La imagen es espectacular, increíble.

Como la película de Hitchcock. Sí, sí, como "Los pájaros".

¿Cuantos kilos de carnada lleváis? Hoy concretamente casi 21 t.

12.000 de arenques y 7800 de caballa.

Unos 20.000 euros.

¿La carnada? De un día.

Lo que se pretende no es que el pescado engorde,

porque el pescado ya tiene su tamaño,

pero sí que coja una cantidad de grasa

para que la cocina japonesa, que se lo come crudo,

tenga más sabor.

Vaya con las gaviotas, estoy alucinando,

y encima se me han vuelto a cagar. Está jugando al béisbol este.

La llevan negra las gaviotas.

Son más listas. Es el bicho más listo que existe.

Qué cerdada. Sacar que un arenque del zapato...

Me iba a apoyar mejor aquí.

A ver si no me pringo mucho con la grasa de los arenques.

Vamos.

Hoy Cádiz vive uno de sus días más emotivos.

Tras seis meses de instrucción alrededor del mundo

Elcano, buque escuela de la Armada Española, vuelve a casa.

Arriba trinquetes.

¡Viva España! ¡Viva!

Buenos días. ¿Qué tal?

Vaya jaleo con las salvas. ¿Qué hacen aquí?

Esperando a la niña.

¿Es militar? Ella es militar.

O sea, madre, hermana, y las sobrinitas.

¿Os vais a subir al barco vosotras?

No, yo, no. Yo desde aquí ya me mareo.

-Mira, ahí está.

¿Dónde? ¿Os ve? ¿Está levantando la mano?

Yo la saludo como si la conociera.

Dame un beso, anda, dame un beso a mi también.

Estaba nerviosa desde hace tres días.

Bienvenida. Gracias.

Llevamos tres días de fiesta para despedirnos.

La pobre, la pobre...

Ya veo que la pasas mal a bordo. No, no.

Venga, maniobras, tenemos que virar,

tenemos que abandonar el buque, tenemos que no sé qué...

¿Cómo es la vida ahí dentro?

Una maravilla, feliz, yo pensé que iba a ser más frío,

y me he encontrado con un barco muy humano, muy sentido,

la gente lo vive mucho, y con muy buenos compañeros,

muy buenos compañeros.

¿Te ha enganchado?

Quiero pedir el crucero del año que viene otra vez.

¿Te embarcas otra vez? Qué le vamos a hacer.

¿Qué hacemos con ella, qué hacemos con ella?

Yo que sé, aguantarme. Me tengo que aguantar.

Oye, ¿sois muchas mujeres a bordo?

Desde el principio éramos, si no me equivoco, 19.

¿Y cuántos hombres? En total somos doscientos y pico...

¿Y cómo se lleva lo de ser mujer ahí dentro, no hay problema?

Para nada, nada de problemas.

¿Te da miedo que esté embarcada? Sí. Lo he pasado mal...

Una cosa que me da miedo, el barco, y pensando que ella estaba dentro,

claro, pero ellas decían, es que se lo está pasando muy bien.

Encantado. Encantada, hijo.

Disfrutad de vuestra hija, hablad un poquito,

que tenéis cosas que contaros.

Venga, adiós.

Hola, ¿qué tal? Bienvenido a bordo.

Lo he visto desde fuera, además, estaba al lado,

yo tan pequeñito y esto tan grande.

Sí, la verdad es que sí, es una maravilla.

Es un barco que tiene 87 años ya. Es de 1927.

Realmente en este barco, ¿qué se hace?

Se adiestra al personal de la Armada, ¿no?

Este barco tiene una doble función.

Por una parte es el buque escuela de los guardiamarinas,

los futuros oficiales de la Armada,

y por otra parte es una embajada flotante.

Es el emblema casi de la Armada Española,

este barco es conocido en todo el mundo prácticamente.

¿Se pasa miedo en este barco?

Bueno, la verdad es que miedo, miedo, no se pasa,

pero siempre hay que tenerle un poco de respeto al mar.

El barco es bastante marinero y, bueno,

aunque nos podemos ver un poco en situaciones comprometidas

de mala mar y viento,

la verdad es que capea bastante bien los temporales.

Impresiona más estando dentro que fuera, fuera es impresionante,

pero cuando estás dentro

te das cuenta de que realmente es una casa flotante.

Sí, la verdad es que sí.

Aquí tenemos el puente de gobierno,

aquí es donde se lleva todo el barco.

La oficina del barco, aquí se maneja todo.

Este es el cuartel general del barco.

Seguís con la carta...

Seguimos con la carta, y nada,

desde aquí se dan las órdenes a todos los palos,

desde aquí se pone el barco a funcionar.

Esto a la gente le llama bastante la atención,

porque no sé si lo habrás visto

en películas antiguas tipo "Titanic",

que tienen uno muy parecido.

Es un telégrafo de órdenes a máquinas.

Como el barco es del año 27, es como se hacía antes.

¿Has hecho muchos viajes ya en este barco?

Es el tercero que hago.

Hice uno de alumno aquí, de guardiamarina,

y ahora hago dos de oficial. Ahora me toca a mí ser el profesor.

¿Y de qué das clase? De navegación.

¿Seguís utilizando el sextante aquí para mirar al sol y tal?

Claro que sí. ¿Quieres que te enseñe uno?

Sí, ¿tienes uno por ahí o qué? Lo tengo abajo.

Esto es un instrumento óptico, que por una serie de reflexiones

consigue que aquí veas el astro que quieras observar

y calcula la altura del astro sobre el horizonte.

Mira, son las 10:25, échale un ojo al sol,

a ver a qué altura está.

Bueno, pues está a unos 34 grados y 19 minutos.

Lo suficiente como para fundirnos el cerebro ahora mismo.

Sí, porque hace un calor... Se nota que estamos en Cádiz.

¿Qué tal?

Haciendo el destino de guardia,

que ya nos vamos para San Fernando, para la Carraca.

Ya no sabes ni para dónde vas. No, son tantos puertos...

Me voy. Que tengáis buen viaje. Muchas gracias. Hasta luego.

Elcano abandona el puerto igual que yo,

pero antes de seguir mi camino tengo que reponer fuerzas.

Unos huevos pasados por agua.

Pongo agua de mar con agua de botella, dulce,

y así no tengo que salar los huevos.

Estos huevos me los ha regalado una señora.

Lo bueno es que empieza a hervir enseguida.

Calienta muy bien.

Ya empieza a hacer burbujitas.

(TARAREA)

Ya hierve.

¿No os pasa que se os mete una canción en la cabeza

y no paráis de cantarla todo el día?

Vaya, se ha roto. Parece que se ha quemado el cubo.

Buenísimo.

Hasta luego.

Y este es mi último destino en la zona sur de España.

Desde aquí ya viajo a Galicia, a Vigo,

y por primera vez empezaré a perseguir el sol naciente.

Hasta ahora siempre iba hacia el sol poniente,

hacia el oeste.

Ahora navegaré hacia el este, hasta llegar al País Vasco

y completar esta vuelta a la península.

Ya queda menos para terminar mi increíble viaje.

Mientras navego en la soledad de la noche

no hago más que recordar con nostalgia

todos los momentos que he vivido

y toda la gente maravillosa que he ido conociendo.

Me parece que vamos un poco descompensados.

Mucha suerte en tu viaje.

Qué bonito.

Aquí tengo una nueva familia.

El norte de España me espera. Lo mejor está aún por llegar.

Capitán Q - De aventura en las costas de Cádiz

02 sep 2018

En esta nueva entrega, el Capitán Q continúa su aventura en las costas gaditanas. Durante esta semana coincide en Algeciras con la celebración de la Virgen del Carmen, patrona de los marineros, a la que Quico se encomendará.
El cruce del Estrecho será uno de los grandes retos en esta etapa, un lugar de naufragios y fuertes vientos que acentúan la peligrosidad de sus aguas. Además, Quico Taronjí visitará el engorde del atún en Barbate, donde será sorprendido por bandadas de gaviotas al más puro estilo Hitchcock.
Q navegará por las marismas de la Bahía de Cádiz para llegar hasta su puerto, escoltado por el buque escuela de la Armada Juan Sebastián Elcano.
En esta entrega además, Quico sorprenderá a la audiencia en su particular estilo quijotesco con nuevas dificultades que harán de este peligroso viaje una aventura inolvidable.

Contenido disponible hasta el 30 de junio de 2064.

Histórico de emisiones:
12/08/2014

05/09/2016

ver más sobre "Capitán Q - De aventura en las costas de Cádiz" ver menos sobre "Capitán Q - De aventura en las costas de Cádiz"
Programas completos (8)
Clips

Los últimos 42 programas de Capitán Q

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios