Buenas noticias TV La 2

Buenas noticias TV

Domingos a las 09.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4780024
Para todos los públicos Buenas noticias TV - La fe de Rubén y Paula - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Amigos y amigas de "Buenas noticias TV".

Muy bienvenidos.

Tal vez,

lo más difícil de hacerse cristiano

es reconocer nuestra necesidad de Dios.

Damos por sentado que el sol sale cada mañana sin preocuparnos

de quién sustenta el universo,

incluso negando que sea por su mano.

La rebeldía espiritual se oculta bajo muchas capas,

pero como vamos a ver hoy,

el amor de Dios es mucho más fuerte que todas nuestras rebeldías.

Queremos invitarte a compartir tu opinión

sobre este programa en nuestro Facebook

o Twitter, y además, responde a esta pregunta:

¿cuántos años estuviste luchando con Dios?

Cuéntanos también cómo este programa te ayuda.

Nos gustaría saber cómo Dios usa este programa en tu vida.

Cuéntanos esos detalles de esa experiencia.

También puedes hacerlo a través de las redes sociales

o bien del WhatsApp 673 466 366.

Bien, pues vamos a conocer a nuestra familia de hoy.

(Música)

Ella es Paula y yo soy Rubén, nos casamos hace un año y pico,

y desde que nos conocimos nuestro mayor deseo ha sido

que Dios ocupe el primer lugar en nuestras vidas,

en nuestra relación, y desde que nos casamos,

en nuestro hogar,

en nuestro mayor deseo es servirle

y ser él al primero a quien acudir cuando necesitamos algo,

cuando queremos agradecerle algo,

cuando necesitamos algún tipo de guía en nuestra vida.

(Música)

De pequeña me he criado con los valores cristianos,

pero sí que es verdad que siempre he sido

una niña muy interesada por los temas de Dios y,

desde pequeña,

me ha interesado mucho conocer a Jesús

y estaba también muy preocupada por qué significaba la eternidad,

qué significaba el "para siempre",

que eran palabras que se repiten mucho en la Biblia,

y que para una niña pequeña son muy difíciles de asimilar.

Creo que Dios fue mi ayuda en todo momento, y eso me sacó adelante,

y a los siete años me acuerdo perfectamente

de ir a la habitación de mis padres

y decirle a mi madre que quería aceptar a Jesús en mi corazón,

llorando, y realmente,

aunque era muy pequeña y cualquier persona puede pensar

que eso no tenía valor, los recuerdo,

y yo sé que en ese momento fue realmente

cuando yo decidí seguir a Jesús.

Desde pequeñito he crecido en una familia cristiana,

mis padres todos los domingos me han llevado a la Iglesia,

he aprendido cosas e historias de la Biblia, quién es Dios,

quién es Jesús, y bueno, llegó un momento en mi vida,

en la adolescencia que me di cuenta

que era yo el que tenía que tomar una decisión,

y que Jesús me pedía una respuesta a mí de forma personal,

y decidí creer en Jesucristo,

decidí creer que él había venido a salvarme,

y le recibí como Señor y Salvador de mi vida,

y a partir de ese día no todo es color de rosa,

también pasan cosas malas, también sufro,

pero tengo la certeza de que él está conmigo,

de que él me capacita para afrontar las situaciones difíciles,

y que él me ama

y yo quiero servirle también con mi vida.

La presencia de Dios en mi vida es muy importante, sobre todo,

para sentir paz,

saber que el control de mi vida está bajo su mano,

y no bajo mi responsabilidad,

y eso me ayuda a enfrentar los problemas de una forma diferente

al resto de las personas y,

sobre todo, vivir con esperanza y fe,

que es la gran diferencia entre una persona que cree en Dios

y otra que no.

Un año antes de casarnos pasamos por un periodo de crisis personal

y de pareja, me quedé sin trabajo.

Nuestra idea en la primera etapa

de casarnos era que iba yo a continuar trabajando

e iba a ser el principal sustento económico,

porque Paula estaba terminando su carrera,

me quedé justamente sin trabajo,

y eso también se juntó un poco con ciertos problemas de pareja

que tuvimos, un poco de cara al compromiso,

y de cara a la boda que estábamos planeando un año después,

por desacuerdos y ciertas cosas que no compartíamos.

(Música)

Decidimos confiar en el Señor, decidimos pensar: "Dios,

si es tu voluntad y quieres que estemos juntos,

ábrenos las puertas que tengas que abrir

y cierra las que tengas que cerrar".

Decidimos acudir a la Biblia, a la oración,

nos apoyamos también en familiares, en amigos de la Iglesia,

y poco a poco se fueron abriendo las puertas,

se fueron arreglando las cosas,

también decidimos cambiar ciertas cosas de nuestra relación,

decidimos entender más al otro,

y pronto también encontré el trabajo en el que estoy ahora mismo,

y podemos decir que Dios en el tiempo

que hemos estado casados nos ha sido fiel, estamos muy contentos,

nos ha faltado de nada, y seguimos creciendo como pareja.

Ha sido una experiencia dura,

pero nos ha hecho más fuertes y nos ha hecho aprender muchas cosas.

Desde pequeña siempre quise ser arquitecta, y bueno,

estudié muchísimo para poderlo conseguir

porque la nota para entrar es alta,

y cuando llegó el momento de entrar en la carrera,

pues no me dio la nota,

y fue para mí un golpe muy fuerte en mi vida,

porque yo había estado orando durante mucho tiempo

para que Dios me ayudase a entrar y cumplir ese sueño,

y realmente no fue así, entonces,

en ese momento tuve que acercarme a Dios

y darme cuenta que a lo mejor Dios no quería darme

lo que yo quería, y quería otra cosa para mí.

Entonces,

entré en otra carrera y empecé a estudiar

una ingeniería durante tres años,

y la verdad es que tuve que aprender

a querer aceptar la voluntad de Dios en vez de la mía,

y en esos tres años fue muy importante para mí

un versículo de la Biblia

que era "en lo poco has sido fiel, en lo mucho te pondré",

y a eso me aferré.

Al cabo de los tres años y después de haber aprobado

y haberme esforzado en esa carrera,

Dios me ofreció la oportunidad de estudiar

arquitectura a través de otras vías

que no era la nota de selectividad, y entré en la carrera.

Actualmente soy arquitecta,

y entiendo que ha sido gracias a Dios

por lo que estoy en esta carrera y por lo que he estudiado esto,

y estoy muy agradecida por esa oportunidad que Dios me ha dado.

Cuando pienso en Jesús muriendo en la cruz en mi lugar,

lo primero que se me viene

a la cabeza es un sentimiento de admiración,

porque me parecen el mayor acto de amor

que se pueda hacer en esta vida.

Una persona dando su vida por la de otra.

Y en segundo lugar,

un profundo sentimiento de gratitud y de agradecimiento,

porque aún sin él merecerlo, y yo mereciéndolo muchísimo más,

él decidió dar su vida por la mía.

(Música)

El arrepentimiento es un factor

necesario para poder seguir a Dios,

porque es lo único que él nos pide realmente para poderle seguir,

que nosotros nos arrepintamos de todos los pecados

y las cosas malas que hacemos,

que todos hacemos cosas malas en la vida.

Mentir, por ejemplo, es algo malo.

Y lo único que él nos pide

es que nos arrepintamos para acercarnos a él.

Yo creo que voy a ir al cielo porque un día decidí creer en Jesús,

decidí creer que él había venido a salvarme,

decidí aceptar el regalo de la salvación,

decidí ser consciente de que por mis propios medios

y yo no podía ser salvo, yo no me podría salvar,

que por una sola cosa que hiciera mal, por una imperfección mía,

ya estaba separado de Dios,

pero Jesús había venido a ser ese vínculo entre yo y Dios,

y gracias a ese sacrificio soy salvo.

Realmente el perdón de Dios es algo que nos brinda Dios

cuando nosotros nos hemos arrepentido por nuestros pecados.

En ese momento Dios olvida

todo lo que hemos podido hacer mal hasta el momento,

incluso las cosas que vamos a hacer mal

en el futuro también nos las perdona,

porque él realmente ya las conoce,

y es una sensación de mucha paz el saber

que Dios me ha perdonado todas las cosas

que he podido hacer mal hasta ahora y las que voy a hacer,

y creo que es algo fundamental también en la vida de un cristiano,

la conciencia y el perdón de Dios.

(Música)

Mi versículo favorito desde hace muchos años es, Mateo, 6.33.

Antes Jesús está hablando un poco de no

preocuparnos por las cosas de esta vida,

las cosas básicas, necesidades básicas, y en Mateo 6.33 dice:

"Mas buscad primeramente en el reino de Dios

y su justicia y todas estas cosas os serán añadidas".

Me gusta pensar en esto para focalizar

un poco y saber cuál es mi propósito en esta vida,

a dónde quiero ir y dónde está mi meta.

Y quién es el que me va ayudar a conseguirla.

Y me ayuda mucho a simplificar

cuando estoy demasiado agobiado por muchas cosas,

tengo muchas cosas en mi cabeza,

me ayuda a pensar en que voy a buscar primero el reino de Dios,

y del resto no me tengo que preocupar porque Dios está conmigo.

Mi versículo favorito de la Biblia está en Filipenses 6.14, y dice:

"Prosigo la meta al premio del supremo llamamiento en Dios,

en Cristo, Jesús".

Además de ser el primer versículo

que me aprendí de memoria en mi vida,

es muy importante para mí porque refleja

realmente la vida de un cristiano.

Que no se basa en momentos puntuales,

sino que es un camino lleno de momentos buenos y de dificultad,

pero en todos ellos Dios es la figura que nos ayuda a superar

cualquier situación.

(Música)

Me anima mucho ver cómo Dios trata

a cada persona en particular según su forma de ser,

según también su necesidad y en el tiempo que lo necesitan.

José Pablo,

¿cómo puede una persona saber

que está siendo rebelde contra Dios?

No es fácil.

Tú tienes hijos y seguro que en algún

momento han manifestado algo de rebeldía.

¿Tú crees que eran conscientes de que estaban siendo rebeldes?

Tendría que preguntarles, pero seguro que no.

Pregúntales y luego me lo dices.

El problema principal es que la rebeldía

lleva unida la ceguera espiritual.

Cuanto más rebelde es uno, más ciego es,

más sordo se hace a la voz de Dios,

y Jesús terminó muchas de sus enseñanzas con esta frase:

"El que tenga oídos para oír, que oiga".

Por ejemplo, voy a leer un pasaje del Evangelio donde dice:

"De la misma manera que los segadores

separan el trigo de la mala hierba,

y queman esta,

en el fin del mundo enviaré a mis ángeles

a arrancar del reino a los que tientan a los demás

y los que hacen el mal, y una vez arrancados irán a parar al fuego.

Allí será el lloro y el crujir de dientes,

entonces los justos brillarán como el sol en el reino del padre.

El que tenga oídos para oír, que oiga".

La rebeldía es una gran barrera,

pero no hay nada imposible para Dios.

No hay barrera tan alta que el amor de Dios no pueda sobrepasar,

no hay ceguera tan profunda que la luz de Cristo no pueda deslumbrar,

corazón tan duro que el Espíritu Santo no pueda quebrantar.

Ahora bien, cuando llegue el momento,

y cada persona sabe cuándo es ese momento,

hay que decidir, elegir.

Nuestro destino está en nuestras manos.

Espero que decidas bien.

Pues si quieres escuchar la voz de Dios,

puedes hacerlo leyendo su palabra,

empezando por el Evangelio de San Juan.

Tenemos uno para ti

si nos llamas al teléfono 917 434 400.

Es un regalo de las iglesias evangélicas,

y el teléfono al que nos puedes llamar es

el 917 434 400.

Y para los que formáis parte del Club de amigos,

vamos a sortear este "Diccionario del matrimonio feliz",

un libro que nos llega de su propio autor,

el autor canadiense Ken Yinger.

Necesitamos amigos que se unan a nuestro Club,

para seguir regalando la Biblia

y también para ofrecer ayuda espiritual.

Puedes entrar en nuestra web,

o bien llamarnos o mandarnos un WhatsApp

y te explicaremos cómo hacerlo.

Muchas gracias por tu atención y no lo olvides,

tú vales mucho para Dios.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La fe de Rubén y Paula

Buenas noticias TV - La fe de Rubén y Paula

07 oct 2018

Damos por sentado que el sol sale cada mañana sin preocuparnos de quién sustenta el universo, incluso, negando que sea por su mano. La rebeldía espiritual se oculta bajo muchas capas.

ver más sobre "Buenas noticias TV - La fe de Rubén y Paula" ver menos sobre "Buenas noticias TV - La fe de Rubén y Paula"
Clips

Los últimos 555 programas de Buenas noticias TV

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios