Audiencia abierta La 1

Audiencia abierta

Sábado a las 13:30 horas

Audiencia Abierta
Los sábados, a las 13:30 en La  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3724710
Para todos los públicos Audiencia Abierta - 17/09/16 - ver ahora
Transcripción completa

Buenas tardes.

Semana relajada del jefe del Estado

en su agenda pública oficial,

pero intensa en la actividad de despacho,

desde donde ha seguido la actualidad.

Una actualidad enfocada hacia la formación de Gobierno,

la situación catalana y la corrupción política.

Y todo en plena campaña electoral en País Vasco y Galicia.

Escenario que no le impide reactivar su agenda exterior

tras seis meses sin salida oficial al extranjero.

El lunes viaja a Nueva York para asistir a la apertura

de la Asamblea General de Naciones Unidas

y participar en la cumbre sobre refugiados.

La formación de Gobierno,

La formación de Gobierno,

Cataluña y la campaña electoral en País Vasco y Galicia

ocuparon la atención del rey esta semana.

El martes recibió al presidente de los jueces,

con quien habló de la Administración de Justicia en España.

Carlos Lesmes acudía el martes a la Zarzuela

para entregar al rey las memorias del Tribunal Supremo

y el Consejo General del Poder Judicial,

las dos instituciones que preside.

Un encuentro que sirve al rey

para conocer la marcha de la justicia en nuestro país,

marcada este otoño por un intenso calendario de casos de corrupción,

entre ellos, Gürtel y los papeles de Bárcenas.

Esta misma semana se conocía que el fiscal

pide seis años de cárcel para Griñán y 10 de inhabilitación paraChaves

por los ERE de Andalucía.

Dos días antes, el Tribunal Supremo comunicaba que abría causa

contra la exalcaldesa Rita Barberá por presunto blanqueo de dinero

en el PP de Valencia.

Su decisión de abandonar el partido, pero no su escaño de senadora,

ha reabierto el debate sobre los aforamientos

en un momento en el que también se ha cuestionado la forma

de elección del órgano de Gobierno de los jueces.

A los jueces nos duele escuchar que esa justicia,

en la que creemos y por la que trabajamos,

no es independiente, que está politizada.

En la apertura del Año Judicial, la semana pasada,

Carlos Lesmes defendía ante el rey la independencia de los jueces

en su lucha contra la corrupción, a la vez que pedía una regeneración

de la gestión pública.

La corrupción, como fenómeno preocupante que corroe algunas

de nuestras instituciones con el consiguiente desánimo social,

ha encontrado en la justicia española la más eficaz

y contundente respuesta desde la rabiosa independencia

de todos nuestros jueces.

En España hay 5500 jueces, que el año pasado

dictaron un millón y medio de sentencias, un trabajo excesivo,

según el presidente del Consejo, que realizan con escasos medios.

De ahí que Carlos Lesmes reiterara ante el rey

la necesidad de afrontar reformas.

Cuatro días después de las elecciones de diciembre,

el rey ya pedía diálogo.

Conlleva una forma de ejercer la política basada en el diálogo,

la concertación y el compromiso.

Casi nueve meses después de esos comicios,

es lo que sigue haciendo el rey, pedir diálogo.

Lo hizo al recordar ese mensaje de Navidad en el comunicado

emitido tras la investidura fallida de Rajoy.

Pero, esta semana, avances en cuanto a negociación

que hayan trascendido, ha habido pocos o ninguno.

Todos han mantenido sus posturas.

Seguir defendiendo nuestro derecho a gobernar.

No podemos renunciar a nuestro derecho a gobernar,

que además es una obligación.

Lo decía Rajoy ante su grupo parlamentario,

pero por ahora no ha sumado apoyos.

Mantiene el de Ciudadanos con condiciones.

Tener más síes que noes, que todavía no pasa,

y, luego, respetar ese acuerdo hasta la última frase.

Ciudadanos defiende que el PSOE negocie con el PP

pero el líder socialista, aunque hay voces discrepantes en su partido,

pide que Ciudadanos y Podemos abandonen sus vetos.

El camino del cambio es difícil porque exige de la cesión

de la renuncia, del entendimiento entre tres partidos políticos,

el PSOE, Podemos y Ciudadanos, pero yo les insto

a que emprendamos el camino juntos.

Podemos insiste en explorar las posibilidades con el PSOE,

pero sin Ciudadanos.

Al rey le tocará seguir pidiendo entendimiento

en un escenario cada vez más complejo

El proceso soberanista en Cataluña tampoco le es ajeno al rey,

que ha visto una nueva manifestación masiva por la independencia,

coincidiendo con la Diada.

La Constitución, ha recordado en más de una ocasión don Felipe,

garantiza la unidad de España.

La de este año ha sido la primera Diada

con mayoría independentista en el Parlament,

y también la primera en la que ha participado

el president de la Generalitat que mantiene la hoja de ruta,

aunque descarta convocar, unilateralmente,

un referéndum por la independencia.

Carles Puigdemont podría hacer una oferta de referéndum pactado,

a la escocesa, a finales de mes,

cuando se someta a una moción de confianza en la Cámara catalana,

una posibilidad que el Gobierno rechaza de plano

por ilegal, dicen, y oportunista.

Mientras, la Fiscalía de la Audiencia Nacional

ha abierto diligencias por delitos de injurias al rey

después de la quema de fotos del jefe del Estado

y de páginas de la Constitución que se produjo al final

de una manifestación convocada por la CUP,

que, además, publicó este tuit contra el monarca,

que también está siendo investigado.

La interinidad política y la campaña electoral

obligan al monarca a modular agenda

y reducir sus intervenciones públicas,

aunque no puede esconder su inquietud por la situación.

Semana relajada en la agenda pública del rey,

que no en la privada.

Mientras los políticos piensan -no se sabe si negocian-,

el jefe del Estado extrema su habitual prudencia y discreción

para no romper nada más de lo ya roto por otros,

empeñados, incluso, en romperse entre sí.

La parálisis política paraliza al rey,

la campaña electoral en Galicia y País Vasco le obligan a callar,

que no a estar inactivo, porque en privado habla y escucha

a diestra y siniestra.

Consultas, llamadas, contactos del monarca, preocupado,

como es el caso todos, por la pertinaz ausencia de Gobierno

la tenaz presencia independentista.

De las negociaciones no parece querer saber nada

hasta que la presidenta del Congreso le diga si hay "fumata blanca".

El cónclave electoral debe continuar.

Ni puede ni se le puede pedir más.

Ha hecho y dicho lo que tenía hacer y lo ha dicho de forma reiterada.

Reiteración que lleva mensaje.

Lo dicho en Navidad, todo, no sólo está vigente,

no ha dejado de estarlo durante nueve meses.

Para España habló de compromiso, diálogo y entendimiento,

de las consecuencias del desacuerdo y de las bonanzas del acuerdo,

pero "como el que oye llover".

Para Cataluña, de dialogar, dentro de la Constitución,

de la importancia de lo que nos une y las ventajas de seguir unidos,

pero allí sigue lloviendo a cántaros.

Algunos ciudadanos han recogido decenas de miles de firmas

para pedir al rey que prive de sueldo a los parlamentarios

hasta que acuerden formar Gobierno, pero eso no puede hacerlo,

aunque no le faltarán las ganas.

A lo que no parece dispuesto es a prolongar esa especie

de media clausura internacional impuesta por las circunstancias.

Seis meses después de su última salida al extranjero,

viaja a Nueva York, a Naciones Unidas,

a ejercer su papel constitucional de máxima representación

de un Estado en el que el rey es garantía de continuidad.

Nuevo mensaje también para dentro.

Seis meses después de viajar a la Cumbre de la Lengua

en Costa Rica, los reyes vuelven a salir al extranjero

en acto oficial.

Mañana viajan a Nueva York.

Asistirán a la apertura

de la Asamblea General de Naciones Unidas

y el rey participará en la reunión sobre refugiados.

Naciones Unidas es un escenario relevante para el rey.

100 días después de su proclamación,

hizo allí su presentación internacional

con un discurso ante el plenario en el defendió nuestra presencia

en el Consejo de Seguridad, nuestro compromiso con la paz

y la estabilidad frente a la violencia, el fanatismo

o la intolerancia.

Cuenten siempre con el firme compromiso de España

para promover los valores democráticos en el mundo.

Marcó las líneas maestras de nuestra política exterior

y, ante los líderes mundiales, habló de una España

renovada, unida y diversa.

En su diversidad política, geográfica, cultural y lingüística.

Y allí toma el pulso a los retos de la comunidad internacional.

En Nueva York se produjo el primer encuentro como rey con Barack Obama,

y con otros líderes mundiales habló de la lucha

contra el terrorismo internacional o la situación en Oriente Medio.

Retos en todos los frentes.

En la Cumbre del Clima hizo un llamamiento a urgente

contra el calentamiento global.

Ninguno de los países aquí representados puede esperar,

detrás del ascenso de unos grados de temperatura

están en juego vidas humanas.

Viaje de representación con una agenda repleta:

diálogo con el expresidente Clinton sobre iniciativas

para erradicar la pobreza;

con el presidente Santos, sobre el proceso de paz en Colombia

y, en Naciones Unidas, escuchó el histórico discurso del papa

a los líderes mundiales.

La del lunes será la primera reunión al más alto nivel

organizada por la ONU para analizar los desplazamientos de refugiados.

Tanto, que se habla de ella como una oportunidad histórica

para articular una respuesta internacional a esta crisis,

muy presente en el discurso de Felipe VI.

Todos nos hemos conmovido ante el drama de los refugiados

que llegan a nuestras fronteras huyendo de la guerra,

o el de los inmigrantes angustiados y acosados por la pobreza.

Lo decía la pasada Navidad,

en la que pedía que España hiciera oír su voz en Europa

y en las instituciones internacionales.

Y en el mismo corazón de Europa, el Parlamento de Estrasburgo,

el rey hablaba de no defraudar a esos refugiados.

Son cientos de miles los refugiados

que persiguen un proyecto de esperanza,

que ven en la Unión un territorio de paz, prosperidad y justicia.

No podemos defraudarlos.

A lo largo de estos meses, ha apelado a los valores europeos

y ha pedido unidad para afrontar esta crisis.

Europa debe actuar unida y solidariamente

ante la cuestión migratoria.

Ha hablado de atajar las causas que provocan el éxodo:

guerras, fanatismo, pobreza...

Y para ello, reconocimiento explícito al valor de la ONU.

En medio de los escombros de las ciudades sirias,

en las costas de Libia o en las aguas del Mediterráneo,

en las que naufragan tantas personas que huyen de la guerra

y de la pobreza.

Ahora se espera que en Nueva York se den esos primeros pasos

para dar a la crisis de refugiados un enfoque coordinado

y más humanitario.

El escenario político ha abierto un debate

entre constitucionalistas sobre dónde empieza

y termina el papel del rey, el de la presidencia del Congreso

y la necesidad de clarificar funciones.

El rey ha cumplido su papel.

Ahora pone el acento en los partidos y la presidencia del Congreso.

Y lo ha hecho por escrito, en un comunicado que Zarzuela

hizo público la semana pasada.

Se trata de evitar el deterioro institucional.

El rey ha hecho muy bien en su comunicado

en situar la pelota en el Congreso de los Diputados

Ante esta situación,

hay quienes opinan que una futura reforma constitucional

podría reforzar el papel simbólico del rey

y preservar a la jefatura del Estado de los vaivenes políticos.

Incluso los constitucionalistas discrepan, dando unos más peso

a la presidenta, en la actualidad, del Congreso de los Diputados

o dando más peso a la decisión personal del rey.

Yo soy más partidario de esta segunda opción.

Algún papel tiene que otorgarse a la institución monárquica,

siempre con un límite,

que es que la finalidad de esa propuesta es lograr un nombre

que pueda obtener la investidura en el Congreso de los Diputados.

Todos los partidos han reconocido su prudencia

en una situación inédita en sus primeros años de reinado

para evitar que la jefatura del Estado

pueda ser objeto de juicios políticos.

No podemos pretender echar sobre el debe del rey

la incapacidad de los partidos para llegar a acuerdos

que se correspondan con los resultados electorales.

Al rey le tiene se tiene que ir con el trabajo hecho.

Cuantos menos motivos dé para no aparecer

como responsable de esas decisiones, mejor.

En cualquier caso, la función del rey

no es absolutamente irrelevante en su relación con los partidos.

El estado actual de la monarquía y sus perspectivas de futuro

centran los trabajos de la Cátedra sobre la Monarquía

que el jueves reinició su labor en la Universidad Rey Juan Carlos

de Madrid.

Son alumnos de Derecho, Historia, Comunicación o Periodismo

que completan su programa de créditos universitarios

con este seminario, el de la única cátedra sobre Monarquía

que existe en España.

Alumnos y profesores debatirán en los próximos meses

sobre carencias y virtudes de la monarquía parlamentaria,

un sistema que, para algunos, tiene más sentido que nunca

en este momento.

La cuestión territorial es el otro gran reto

del reinado de Felipe VI.

Un problema que, recuerdan los expertos,

solo se puede resolver desde el diálogo.

Y para reformar ese texto, recuerdan, hace falta consenso,

poco probable, reconocen, vistas las dificultades

para llegar a acuerdos de Gobierno.

La reina Letizia inauguró el martes en Almería

el curso en la enseñanza primaria.

Fue en el Colegio Ginés Morata.

A su lado, el biólogo que dio nombre al centro escolar,

Premio Príncipe de Asturias a la Investigación.

Ginés Morata estaba entre el séquito que acompañaba a doña Leticia,

pero el martes, en este colegio que lleva el nombre

del científico almeriense Premio Príncipe de Asturias,

el protagonismo se lo llevaron los chavales

y, claro está, la visita de la reina.

Al Ginés Morata acuden 500 alumnos.

Doña Letizia pasó por varias aulas, charló primero con los más pequeños.

Y, después, con los mayores, que le preguntaron,

entre otras muchas cosas, por el curso de las infantas.

Porque el centro acoge también a niños con necesidades especiales ,

es bilingüe y pionero en la aplicación

de programas Erasmus.

De todo ello charló doña Letizia con los profesores,

mientras los alumnos estaban mucho más pendientes

de esa reina que tanto ven en la tele

y que esta semana estaba en su colegio.

Fue el efusivo balance de los niños.

También, en el exterior, muchos almerienses aguantaron

los 30 grados de temperatura para saludarla

y conseguir la foto con la reina.

El curso empezó también para la princesa de Asturias

y su hermana, la infanta Sofía.

El lunes, los reyes se encargaron de llevarlas personalmente

al colegio.

A decir de su madre, iban contentas y sin nervios.

Las hijas de los reyes tampoco se libran de la vuelta al cole,

eso sí, la suya es mucho más mediática

que la del resto de niños españoles.

El lunes por la mañana,

Leonor y Sofía llegaban al Colegio Santa María de los Rosales,

el de siempre, acompañadas por sus padres.

Un pequeño atasco provoca que el coche familiar

permanezca detenido ante los medios.

La reina bajaba la ventanilla para saludar

y, a preguntas de los periodistas, respondía que las niñas

no estaban nerviosas.

Una vez accedieron al colegio,

los reyes permanecieron unos minutos en el interior.

La princesa de Asturias ha comenzado este año

el último curso de primaria, sexto, mientras que su hermana, Sofia,

está en cuarto.

De la formación que reciben hay muchos comentarios

pero pocas certezas, porque nada se confirma oficialmente.

Es conocido el deseo de sus padres de que las niñas tengan una infancia

lo más normal posible.

Quizá eso, entre otras cosas, haya motivado la ausencia de posado

en el primer día de clase, como hacen otras monarquías europeas.

Los reyes no quieren alterar la rutina del centro escolar,

así que desde hace años no posan a la puerta del centro.

La ultima vez que lo hicieron fue en 2012.

A partir de ahora, la próxima cita en la que, muy probablemente,

volvamos a ver a las niñas será el 12 de octubre.

Desde que sus padres son los reyes

acuden al Desfile de la Fiesta Nacional.

Porque una infancia normal no es una infancia cualquiera

y la de las hijas de los reyes nos deja imágenes, no muchas,

de esas para la historia.

Volvemos ahora la mirada al archivo y a la historia

para saber qué hacían a su edad los anteriores

herederos a la Corona.

Como Leonor, a los 11 años,

su padre ya sabía que debía prepararse para ser rey,

incluso había protagonizado algunos actos oficiales,

pero, como ella a esa edad, don Felipe disfrutaba,

en el mismo Colegio Santa María de los Rosales,

de una vida de juegos y estudio también similar a la de otros niños.

En su caso, eso sí, más expuesta a las cámaras.

Nuestros archivos guardan muchos momentos

de aquella vida escolar, estudios, deporte, juegos,

de un príncipe niño -dicen- tan travieso como tímido.

Más difícil fue esa edad para su abuelo,

don Juan Carlos llegaba con 10 años a la España de Franco solo,

dejando a sus padres en el exilio.

En Las Jarillas comenzaría a prepararse para ser rey

de una monarquía que era todavía incierta.

Años de disciplina en los que encontró a algunos

de sus mejores amigos.

Y, si seguimos el hilo de la historia,

así era Alfonso XIII a los 12 años.

Rey desde la cuna, creció en el Palacio Real

bajo la protección de su madre, la regente María Cristina.

Allí estudió con profesores particulares,

muchos de ellos militares.

Dicen que fue educado para ser rey soldado

dentro de una severa doctrina católica liberal,

que marcó su carácter.

Más abierta fue la formación de su padre.

A los 11 años, Alfonso XII partió al exilio

con su madre, Isabel II, lo que le permitió educarse

en París, Ginebra, Viena e Inglaterra.

Conocer otros sistemas políticos europeos fue una gran experiencia,

que le sirvió, al volver, en su corto reinado.

Falleció con 27 años.

Puertas afuera, parece que en Reino Unido algo se mueve

en la sucesión en el trono de Isabel II.

En Japón buscan una salida

a la abdicación del emperador Akihito

sin reformar la ley de la Casa Imperial.

El presidente del Gobierno japonés, Shinzo Abe, parece inclinarse

por una solución a la española para permitir la abdicación

del emperador Akihito en su hijo Naruhito

en el Trono del Crisantemo.

El Ejecutivo nipón barajó la posibilidad

de cambiar la ley de la Casa Imperial

para incluir la figura de la abdicación

y la eliminación de la preferencia del varón en la sucesión al trono,

pero este último tema no parece reunir los consensos necesarios.

Un grupo de expertos emitirá un informe

antes de llevar el asunto al Parlamento.

Al igual que con las Olimpiadas, los reyes han seguido y felicitado

los éxitos de nuestro equipo paralímpico,

celebrando los excelentes resultados en natación

con dedicatorias como "jornada inolvidable",

o "hito y ejemplo para el mundo de nuestros deportistas".

Las felicitaciones destacan también la ilusión

y la constancia en el esfuerzo que han llevado

a agrandar el medallero en ciclismo o atletismo.

Cómo estaba previsto,

aunque con retraso por su caída de un caballo,

la infanta Elena acudió esta semana a Río

como presidenta de honor del Comité Paralímpico español,

para acompañar a los deportistas y compartir con ellos

las últimas jornadas de la Olimpiada.

La reina Letizia estuvo de cumpleaños esta semana.

El jueves cumplió 44 años,

y lo celebró en familia y con amigos.

Es, después de Matilde de Bélgica -y por pocos meses-,

la reina más joven de Europa.

44 años de celebraciones, 13 acompañada por don Felipe.

Cumpleaños de los que poco o casi nada trasciende,

porque, más allá de lo oficial, ya se sabe,

la Casa Real no cuenta nada de lo que afecta a la vida privada

de la pareja.

Así que repasemos lo que hemos visto de esos aniversarios

que sí han trascendido.

Doña Letizia estrenó década

con un posado familiar en la Zarzuela

con gran repercusión mediática.

Su 41 cumpleaños coincidió en festivo,

así que todo quedó en familia.

Y su 42 -ya como reina- lo pasó trabajando.

Se reencontró con compañeros de profesión en la entrega

del Premio de Periodismo Parlamentario.

Gracias por prepararme este cumpleaños.

Pero quizá uno de los que más recuerde sea el último,

la reina lo pasó en la Casa Blanca junto a Michelle Obama,

visitando su huerto ecológico y tomando té con la primera dama,

y todo mientras su marido y Obama hablaban de lo importante

y, en ese "importante", el presidente de Estados Unidos

no se olvidó de la reina.

Entonces, Obama destacó el papel de doña Letizia

como embajadora oficial de la FAO.

Eso, precisamente, la nutrición, las enfermedades raras,

los temas educativos y la cooperación internacional

han ido ocupado la mayoría de su agenda en estos años.

Es -ha dicho ella en alguna ocasión- lo que más le interesa.

Como les contamos, 44 años con cambios vitales

y también físicos, tantos que el Museo de Cera prepara ya

la nueva figura de doña Letizia, la actual es de hace 12 años

y, claro, el tiempo no pasa en balde.

No es un regalo de cumpleaños, pero bien podría serlo.

Los muñecos Barbie, de la reina Letizia, y Kent, del rey Felipe,

más o menos parecidos, fueron las estrellas

de último Madrid Fashion Doll, junto a Hillary Clinton

o Rocío Jurado.

Primera pasarela del muñeco del rey, pero no de la reina,

repetidora en esta subasta benéfica que dona beneficios

a la campaña de Radio Nacional "Un juguete, una ilusión".

A la reina el año pasado la vistieron con tonos lavanda.

En este, con el vestido azul con falda de vuelo que Felipe Varela

le diseñó para la cena de gala en honor del presidente de Perú

y la tiara de flores que lució en su boda.

El rey, ya se sabe, más austero.

La jornada de cumpleaños de la reina Letizia

terminó en el Teatro Real.

Los reyes asistieron a la representación

del "Otello" de Verdi, que inauguró la temporada de ópera.

Un acontecimiento y un espacio muy ligado a la Corona.

Así nos vamos.

Hasta el sábado que viene.

Feliz semana.

Un año más, don Felipe y doña Letizia

han querido mostrar con su presencia

su apoyo a la cultura en el estreno de la temporada

en el Teatro Real de Madrid, con la Ópera "Otello", de Verdi.

El coliseo madrileño, además, se prepara para festejar

su bicentenario el año que viene.

Faltaban pocos minutos para las ocho de la tarde

cuando la comitiva de los reyes llegaba al Teatro Real.

En el exterior, saludo a las autoridades.

Estaban los ministros de Exteriores, Justicia y Educación en funciones,

además de los miembros del patronato del Teatro.

Los reyes inauguraban con esta noche de gala,

una temporada histórica para esta institución cultural

con 20.000 abonados, una cifra récord.

Don Felipe y doña Letizia ocuparon su puesto en el palco real,

antes de escuchar los acordes del himno nacional.

Y arrancó la ópera inspirada en el drama de Shakespeare

con la que está considerada la mejor voz del momento,

el tenor Gregory Kunde.

La sorpresa de la jornada llegó en el entreacto,

cuando la orquesta interpretó para doña Letizia

el "Cumpleaños feliz".

La reina respondió con gestos de agradecimiento.

La vinculación de la Corona al Teatro de la Ópera

viene desde su orígen, hace casi 200 años,

cuando Fernando VII ordena su construcción,

que duraría tres décadas.

La inauguración del Teatro Real tuvo lugar mucho más tarde,

las obras se complicaron.

En 1840, el Teatro Real fue sede del Congreso de los Diputados,

casi hasta el año 46.

Y, finalmente, en 1850, bajo Isabel II,

se inauguró el Teatro Real ya como gran teatro de ópera.

El Teatro sortearía después, durante un siglo,

momentos de gran brillantez con todo tipo de vicisitudes:

incendios, resquebrajamientos, un polvorín que estalla...

hasta que se retoma su recuperación y los reyes Juan Carlos y Sofía

lo reinauguran en 1997.

Allí estaba entonces el príncipe Felipe,

al que volveríamos a ver en 2003,

recién anunciado su compromiso matrimonial.

Ya como reyes, no han faltado a las inauguraciones de temporada

en 2014 y 2015.

Los reyes son rresidentes de honor del teatro,

se reunen con el patronato y acuden al Real,

tanto de forma oficial como privada.

Y su apoyo para el Teatro Real es absolutamente definitivo.

El palco real sólo se utiliza en esas visitas oficiales,

como esta semana con el estreno de "Otello",

pero, sin duda, se repetirá la próxima temporada 17/18,

cuando se conmemoran los 20 años de su reapertura

y el bicentenario de su creación.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Audiencia Abierta - 17/09/16

Audiencia Abierta - 17/09/16

17 sep 2016

Semana relajada del Jefe del Estado en su agenda pública oficial pero intensa en la actividad de despacho, desde donde ha seguido la actualidad. Una actualidad enfocada hacia la formación de gobierno, la situación catalana y la corrupción política. Y todo en plena campaña electoral en País Vasco y Galicia. Escenario que no le impide reactivar su agenda exterior tras seis meses sin salida oficial al extranjero. El lunes viaja a Nueva York para asistir a la apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas y participar en la Cumbre sobre refugiados. Una semana de cumpleaños, el de la reina Letizia que celebraron en privado y en público, en el estreno de la temporada de ópera de Madrid.

ver más sobre "Audiencia Abierta - 17/09/16" ver menos sobre "Audiencia Abierta - 17/09/16"
Programas completos (284)

Los últimos 300 programas de Audiencia abierta

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos