www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3783674
Para todos los públicos Atención obras - Lucía Lacarra, Daniel Veronese, Nur Levi, Duchamp - ver ahora
Transcripción completa

Dicen que antes que el ser humano y que los animales,

y que la Tierra, se hizo la luz.

No hay nada mejor para ver la luz que apagarla.

Acabo de apagar la tele.

Da vértigo lo de la pantalla en negro.

No apreciamos la salud salvo cuando nos falta.

No apreciamos la presencia de alguien hasta que no está.

Oscurecemos para que echemos de menos la luz.

Sin luz, gracias, Lucía, por ofrecernos la luz.

Se la rifan en las compañías más importantes del planeta,

es la primera bailarina de la Ópera de Múnich.

Cuando viene de visita a nuestro país es un acontecimiento.

Ahora lo hace para bailarnos un juego de seducción

entre la oscuridady la luz.

Lucía Lacarra en "¡Atención obras!".

Marcel Duchamp y la seducción del ajedrez

sobre las vanguardias en la Fundación Miró de Barcelona.

-De Renoir los descubrió su intimidad,

Fernando Trueba nos descubre a Renoir.

El cine mira a los impresionistas en el Thyssen.

-La palabra es un arma cargada.

Se transita por el territorio de la palabra que nos incomunicar.

-No se puede preguntar si me quieres.

-Si como Mozart bailar es soñar con los pies,

¿por qué los bailarines buenos tienen que soñar fuera de España?

Lucía Lacarra, muchas gracias por venir a "¡Atención obras!".

Muchas gracias.

Es una de nuestras admiradas más reconocidas en todo el mundo.

Para que lo entendáis,

la vamos a verla de cisne blanco en "El lago de los cisnes".

(Música clásica)

¿Me dejas darte algo?

Sí.

Acércatela al corazón, y ábrela.

(Música)

¿Cómo era tu cajita de música?

Era un joyero un poco más grande que este,

tenía la bailarina que gira en un espejo.

Tiene un imán,

la bailarina va girando con la música de "El lago de los cisnes".

Yo debía ser un bebé cuando la caja me fascinaba.

Me podían poner delante de la caja, y no me movía.

Me hipnotizaba.

Como nadie sabe por qué siempre he tenido esta pasión, esta vocación,

no lo entiendo yo misma, con tres años decía que iba a ser bailarina.

No decía que me gustaría, decía que iba a ser.

La única noción que tenía era esa caja de música.

En la época, en mi pueblo, en Zumaia, no había escuela de ballet.

En la televisión no se veía ballet,

yo no tenía ninguna conexión con personas

que tuvieran relación con la danza.

Qué historia.

Hablamos de Zumaia,

en los años 70. Unos padres poco habituados al baile,

en España, la sorpresa debió ser en plan Billy Elliot.

Te vamos a poner a hacer bailes vascos.

No, vale, con puntas.

Al principio se creían que era alguna rareza,

alguna noción que me había venido de algún sitio, se me pasaría.

No, no.

Recuerdo ponerme a llorar viendo en alguna revista a Grace Kelly.

Yo decía que me hacía mayor, y no estaba bailando.

Se lo tomaban en serio, sin tomárselo en serio.

Es algo que nadie entendía.

No puede bailar aquí.

Te entendieron.

Hay mucha gente que se siente lejos de la danza por desconocimiento.

Te moviliza el alma y el corazón desde que eras pequeña.

Intenta contar a todos aquellos que no consiguen entender,

porque está lejos,

lo que le pasa a Lucía Lacarra que no le pasa en ningún

otro lugar del mundo, ni en ningún otro momento del día.

Para mí no ha sido una profesión bonita que me interesaba,

yo considero que es una vocación, una necesidad.

De la forma que me siento cuando bailo,

no me siento nunca.

Es mi forma de expresarme,

es como cuando tienes la sensación de que estar en el lugar justo

en el momento ideal.

Me siento viva, tengo todos los sentidos al 100 %,

funcionando en el mismo momento.

Nunca me he sentido así en momentos normales de la vida.

Me siento como que estoy en el lugar que siempre he tenido que estar,

lo que siempre he querido hacer.

Tengo la fortuna de ser una de esas personas

que ha conseguido descifrar en esta vida lo que quiere hacer,

ha recibido el talento para hacerlo, he conseguido bailar

durante toda mi vida,

vivir bailando,

y disfrutar cada día y cada segundo de lo que estoy haciendo.

Es una lotería que no le puede tocar a nadie.

Lucía Lacarra ha bailado para los mejores coreógrafos del mundo,

y en muchas de las mejores compañías.

Lucía trae a los Teatros del Canal una pieza de danza contemporánea.

(Música)

Quiere decir revelar y ocultar.

¿Qué se muestra y qué se oculta?

Tiene una relación enorme con la iluminación.

Cuando empieza a crear,

se empiezan a crear las luces al mismo tiempo que la coreografía.

Como él dice, la iluminación puede ocultar o puede acentuar

la posición corporal, el movimiento,

puede acentuar una parte del escenario u otra,

un bailarín u otro.

Una coreografía que puedes ver al desnudo en un estudio,

cambia completamente según la iluminación

que se utiliza en un estudio.

Para él, la iluminación es un bailarín más en el espectáculo.

Mira la pantalla.

(Música clásica)

Cuéntanos...

Se me ha puesto carne de gallina.

Esto era cuando tenía 16 años, en el ballet de Víctor Ullate.

¿Cómo eras?

¿Suspirabas por tener grandes papeles?

No.

Suspiraba por estar en el escenario,

pero no le hubiera importado ser la última de la fila.

Quería bailar, quería pasar mi vida bailando.

Ser la última de allí me parecía ser más realista

que la que estaba en el centro, bailando.

Yo le decía a mi madre que no me importaba,

su trabajo es bailar, su trabajo es ir todos los días a bailar.

Nunca me hubiera imaginado haber hecho todo lo que he hecho.

Hay una anécdota muy graciosa, cuando yo tenía 11 años,

hice un espectáculo de fin de curso en la academia de San Sebastián.

Empezamos con una barra para enseñar a los padres

lo que hacíamos en clase.

Luego había pequeñas coreografías para bailar.

Estaba en primera fila, haciendo la barra,

bailamos, y cuando terminamos,

mi madre me preguntó: "¿No me has visto?".

Todas las niñas estaban saludando y sonriendo.

"Estaba trabajando".

Yo me sentí bailarina el primer día que me cogía una barra,

era el secreto, la pasión.

Tuviste que dejar a tu familia para estudiar

en San Sebastián y en Madrid.

Tus padres fueron generosos al dejarte ir.

Fue muy duro.

Perdí a mi padre con dos años, en un accidente de tráfico,

mi madre estaba sola.

Yo era la niña, la pequeña.

Tengo una hermana mayor.

Mi madre, en un principio...

¿Solo dos?

Me veía apasionada,

pero no lo entendía.

Yo estaba en una academia en Zumaia, y le decían

que tenía mucho talento y posibilidades.

Mi madre miraba alrededor, y en un pueblo como Zumaia, no es raro.

Le propusieron que me llevara un cursillo de verano.

Me llevó con la idea, yo solo pensaba y vivía la danza.

Me llevó con la idea de que me diera cuenta de que el nivel

que yo tenía no equivalía con el nivel de las niñas

de mi edad en el resto de España.

Para que me tranquilizaron poco, en cierto sentido.

Yo ya era bailarina.

La que se sorprendió fue ella, cuando llegue a Tarragona,

se volcaron sobre mí,

le dijeron que tenía talento, lo que hacia falta,

mi madre tomó conciencia de que era en serio.

¿Cómo fue el primer contacto con la soledad cuando sales de casa,

y en medio de esa ilusión te das cuenta de que tenías

que vivir con la distancia?

Tuve un momento muy claro y preciso, el momento más duro,

cuando tomé conciencia de verdad,

la primera noche cuando fui a San Sebastián,

y me quedé en la casa con una señora que se ocupaba de mí.

Cuando mi madre se fue y me quedé sola en la habitación,

tomé conciencia de verdad de que si yo me dedicaba a bailar,

era lo que había querido hacer, nunca iba a poder volver a casa.

Al día siguiente, cuando mi madre volvió,

rompí a llorar, hasta que mi madre, cuando me tranquilizó me dijo:

"¿Merece la pena?".

Yo dije que sí. He cogido autobuses para ir a Madrid,

me he despedido de mi madre millones de veces,

que fue el momento en que me di cuenta de lo que iba a pasar,

y lo acepté.

Hemos encontrado una conexión muy interesante entre tu mundo

y Marcel Duchamp,

que acaba de inaugurar exposición en la Fundación Miró de Barcelona,

vamos a verlo.

Tenía fijación por los fines de partida.

Ganaba grandes campeonatos de ajedrez en el país.

Tiene una cita bastante famosa,

dice que no todos los grandes artistas son ajedrecistas...

El cuadro también era en sí mismo un elemento radical, revolucionario.

En el caso de Paul Klee, es muy marcado.

Los nazis acababan de quemar parte de su producción

de la famosa exposición de arte degenerado del tercer Reich.

(Música)

Duchamp también aparece jugando al ajedrez en varios momentos,

pero sobre todo en un momento fundamental de la vanguardia,

la película que vincula a todos, "Entreacto",

de un cineasta que murió en España en los años 80.

Hay una anécdota fantástica,

en un pequeño sketch en el que aparece jugando al ajedrez

en el tejado de París con Man Ray, y les echan un cubo de agua.

(Música)

El arte de los años 20, de un moderno y de un rompedor, ¿verdad?

Cuando esta hecho con pasión y con verdad, no tiene tiempo.

No tiene edad.

En todas las épocas ha habido seres humanos

tocados con la varita del talento,

que luego hay que trabajarlo con muchísimo esfuerzo,

porque no se queda ahí.

Me encanta ese lema de Japón,

tener mejor un 5 % de talento y un 95 % de trabajo.

Estoy de acuerdo.

Estaba poniéndome un poco seria,

llegar a tu nivel de excelencia solo se consigue con muchísimo esfuerzo,

dejándote media vida o la vida entera, y con una entrega absoluta.

El nivel de compromiso de tu disciplina

es más alto que otras disciplinas artísticas.

¿Qué pasó en 2011?

¿Cómo conseguiste continuar?

He tenido lesiones que han sido importantes.

Antes de 2011, en 2009, me rompí la rodilla en el escenario.

Después de la operación, cuando vi mi pierna,

el estado de mi pierna,

no me podía imaginar que hubiera podido volver a bailar.

No pensaba en bailar.

Fueron unos tres meses de los seis meses donde la danza

no existía para mí.

Yo no me sentía capaz de caminar.

No me sentía capaz de subir un escalón,

de abrocharme un zapato sin tener que hacer posiciones,

tumbarme en el suelo...

Pensar en bailar hubiera sido demasiado doloroso.

Me puse retos muy pequeños, caminar sin muletas, sin cojear...

Subir escalones sin hacer gestos raros,

y solamente a los meses,

cuando empecé a sentir que podía tener una vida normal,

podía hacer las cosas normales, empecé a intentar

rehabilitarme en dirección danza.

Fue duro, pero lo conseguí.

¿Cuál es la recompensa?

Aprendí muchísimo.

Lo que aprendí de esa lesión,

me ha hecho mucho más feliz bailando de lo que era antes.

He sido siempre una persona muy exigente,

los bailarines podemos llegar a ser muy obsesivos.

Haces un espectáculo de tres horas,

y si ha habido un paso con el que no estás a gusto, solo piensas en ese.

Cuando me ocurrió de la rodilla pensaba

que era el único mal espectáculo.

No pude terminarlo.

Me di cuenta de lo tonta que había sido,

de obsesionarme tanto por un paso,

por una cosa, cuando lo que importa es el espectáculo, bailar,

sentir, disfrutar, poder dar a la gente esas horas de belleza,

de magia, de emociones,

y terminar con salud, feliz de haber hecho el espectáculo,

y de haber vivido ese momento.

Cuando una persona quiere ser perfecta,

busca el perfeccionismo técnico, necesita estar en control.

Absoluto, todo el rato.

Cuando una artista se deja llevar es con el control.

Jugamos a mezclar sensibilidades,

la persona que está sentada es susceptible de sentir cosas

con otras artes.

Nos encantaría que nos acompañaras a una visita muy especial

de la mano de Fernando Trueba.

Nos lleva a ver la exposición de Renoir

que se acaba de inaugurar en el Museo Thyssen de Madrid.

(Música)

Vivió y pintó con todos sus sentidos.

Huía de la reflexión intelectual del arte.

Se entregaba al gozo de la sensualidad en cada pincelada.

El impresionismo de las escenas bulliciosas al aire libre

junto a los momentos de reposo en privado,

amigos, modelos e hijos, todo tenía un fin,

transmitir el gusto por vivir.

Al artista no le interesaba el cine,

aunque su hijo Jean Renoir

fue uno de los cineastas más importantes del siglo XX.

Esa intimidad y empatía del viejo artista con su modelo

es lo que Fernando Trueba plasmó en esta película llena

de referencias al amor por la vida y el arte.

Con Fernando Trueba y Guillermo Solana recorremos algunos

de los momentos con los que Renoir celebró sus años frente al lienzo.

-Yo creo que siempre está comprometido con lo que pinta.

Es una cercanía física y también...

-Por haber sido pobre.

Le encargaron un retrato de una familia burguesa,

una madre con los hijos.

Acepta aquello,

porque le iban a pagar 1000 francos,

normalmente vendía un cuadro a 100 francos.

Hizo muchos retratos, no era de alma un retratista.

-Hay un sentimiento de la unidad del cuerpo femenino

con la naturaleza.

Esta es la famosa "Santa Victoria".

Él era muy amigo de Cézanne.

No hay en realidad dos personas más distintas.

-Uno todo ángulos, el otro todo curvas.

-La actitud de las mujeres es muy reveladora.

Cézanne era puro bloqueo con las mujeres, Renoir, no.

-Este desnudo me ha impresionado mucho, no lo recordaba.

-Es bastante goyesco.

-A la vez es muy moderno, también.

-Una cosa que hay en el que no la hay en los otros impresionistas,

es el sentido de la escena galante,

las parejas que buscan su intimidad detrás de unos arbustos.

-Lo que más me conmueve de Renoir,

es curioso que hace un par de años ha habido una campaña contra él

en Estados Unidos, supongo que son votantes de Trump.

Se deduce porque una de las pancartas era "Dios odia a Renoir".

Atacar a Renoir, uno de los pintores más entrañables, y más...

Era un hombre feliz.

Cuando le tenían que llevar en brazos

porque tenía por el reumatismo unos dolores horribles,

se tenía que atar los pinceles a las manos,

nunca se quejaba, siempre estaba feliz.

-Una cosa muy expresiva de Renoir son sus modelos.

Eran las chicas que estaban en casa, sobre todo en su madurez.

Ayudaban en la casa, por ejemplo, una prima de la mujer de Renoir.

Se desvestían, pasaban a ser otra cosa.

-El problema del arte era el momento

en el que la relación con la realidad,

había que despegarse de ella.

Eso vale para toda la vida, la literatura, el cine, para todo.

(Música)

-Qué bonito.

Tienes que ir.

Si no, te organizamos una visita nocturna.

No te lo puedes perder.

Es una maravilla, no sabía que Renoir era una persona feliz.

Yo tampoco lo sabía.

Un cuadro es para un pintor como un escenario para un bailarín,

eres quien eres, no puedes mentir.

Te entiendo muy bien.

En los Teatros del Canal de Madrid con Lucía Lacarra

como estrella invitada, 3 4 y 5 de noviembre.

Muchísima suerte.

Gracias por haber estado aquí.

Ha sido un placer.

(Música)

(Música)

-De la baja visibilidad,

o de que no puso un cartel avisándote

de que podías estrellarte sino pisabas el freno.

Tenemos que celebrar la vida.

Tras un recorrido de 30 minutos en helicóptero,

es capaz de dibujar el perfil de la Ciudad de México.

Le permite memorizar imágenes con todo detalle.

Tras el viaje en helicóptero,

el artista británico necesitó una semana para dibujar

el horizonte de la ciudad de memoria.

(Música)

Chema Conesa, ¿qué tal?

¿Qué nos propones?

Tres exposiciones con tres formas de tratar la imagen.

Quiso retratar la ciudad como era,

pero al mismo tiempo,

puso de su mano el embellecer todas las cosas que hacía.

Esta fue esa foto icónica,

le supuso el mayor éxito,

la foto también más vendida y reproducida

en la historia de la fotografía.

Al mismo tiempo,

el grave problema judicial,

los protagonistas de la fotografía no eran modelos.

Acabó ganando los pleitos, le dejó entristecido.

Quería alegrar la vida,

y retratar la realidad del día a día,

pero como él pensaba que como quería ser, más que como era.

También le interesaba el color.

Le piden que haga un reportaje sobre los campos de golf.

Emplea por vez primera el color,

y empezamos a ver lo que le ha de alguna forma caracterizado,

el empleo de la belleza.

Buscando esa composición más rebuscada, sugerida,

no esa alegría de retardar cualquier cosa.

Es un hombre feliz,

es una exposición feliz para disfrutar con ella.

Vamos a ver más cosas.

(Música)

El fotógrafo feliz, como tú dices, Chema,

decía una cosa que me encanta,

interpretaba en sus fotografías el mundo que quería encontrarse,

un mundo más amable y con más ternura.

Alguien que busca ternura y amabilidad

en la relación con los demás,

hay que prestarle toda la atención.

No sé si en su vida consiguió ser lo feliz que pretendía.

Supongo que sí, sus hijas así lo proclaman.

Tuvo ese pequeño tropiezo con la foto del beso,

pero por lo demás incansable con su oficio,

estuvo toda su vida trabajando, y como decía un amigo,

cuando murió, perdimos su gran sonrisa.

No hay que dejar que nadie te robe la sonrisa.

¿Qué más tenemos que ir a ver?

-Santiago Sierra emplea la fotografía como otros medios.

Parte de la forma más esencial de entender el arte,

casi del minimalismo.

Son fotografías a tamaño enorme de unos señores de cara a la pared.

Es un trabajo que llama "25 veteranos",

veteranos de la guerra de Afganistán y de Irak.

Quiere hacernos pensar.

Es el artista que utiliza la fotografía

para reflexionar sobre los conflictos.

Es un artista moderno.

Es un artista absolutamente moderno.

Nos va a hablar de su función como artista que es expresarnos

sus opiniones sobre la vida moderna.

Vamos a ver más imágenes.

Es durísimo lo que propone,

pero más duro es lo que se hizo.

Por muy dura que sea su propuesta siempre es más dura la realidad.

Hay una cosa que no entiendo.

¿Son fotografías, es un vídeo,

o realmente la propuesta también incluye a seres humanos

contra la pared? Esto tiene tela.

Poner a un señor contra la pared y vestido de soldado.

Son veteranos que estuvieron en la guerra.

Les propone a esta situación.

No le interesa la estética,

le interesa el impacto y hacernos reflexionar.

La estética es lo de menos, lo importante es el mensaje,

la palabra del artista.

Siguiente propuesta, uno de los grandes.

Un gallego convertida en fotógrafo casi por la casualidad.

Era director de arte y diseñador.

El fotógrafo no se presenta y decide hacer fotografías.

Es el hambre por excelencia de la fotografía de belleza,

de moda y de retrato en la prensa femenina sobre todo.

Su labor es tan buena que ha logrado

un éxito internacional.

Son 80 personajes que tienen que ver con la vida en Barcelona.

Son personas del mundo de la cultura normalmente.

Él retrata como un tipografo, que era lo que le gustaba.

Obviamente no quiere opinar sobre su personaje,

quiere dar una idea que sea una comunicación muy directa.

Convierte a Ferran Adria en un hombre Picasso.

Todo es muy gráfico.

En este caso juega con la cultura y la pintura,

y vemos que hace de Quim Gutiérrez una figura velazqueña.

Vamos a ver más cosas. Vamos a ver más.

(Música)

¿Por qué se encuentra tan cómodo en el retrato?

Básicamente por quien va persiguiendo la belleza,

como vínculo de comunicación.

No pretende opinar sobre sus personajes,

sino que pretende sacar el máximo rendimiento estético.

Su fotografía se ha utilizado mucho en publicidad, moda,

es un gran comunicador.

Mira que he visto cosas de él. Es muy bonito, que lo voy a copiar.

Tú te quedas toda la vida potenciando lo que comunican

las demás, seguro que te interesa esto.

El año pasado se estrenó la película "Hablar".

¿Qué queremos decir y qué entendemos cuando nos hablan?

Resucita al personaje que ella misma interpreta para continuar

su historia.

Teatro en exclusiva, en mitad del barrio de Lavapiés en Madrid.

(Música)

-Me has colgado.

No me digas lo de la batería, mierda, me has colgado.

No pasa nada.

Me enfada que todo el tiempo me dices otra cosa.

Lo que te he dicho es que no quiere ir a la barbacoa de que mañana.

¿Qué quieres, que te mienta?

Todo me lo dices a la afirmativa, yo te lo digo.

Es como tú me quieres.

No se pueden preguntar.

Me obligas a que yo diga lo que tú quieres oír.

¿Cómo no te voy a querer?

No es mentira.

Si estamos llegando a ese punto es que algo no va bien.

No tiene sentido.

¿Cómo que quiere separarte?

¿Quieres separarte?

Estoy diciendo que tenemos que mejorar el diálogo

y tú me dices que te vuelvo loco. No, no tiene razón.

Yo te digo lo que pienso aunque no sea agradable.

¿Tú qué me dices a mí?

No, no quiero ir a Gandía.

No me escuchas cuando te hablo. Te lo digo todos los años.

Yo no quiero separarme.

Lo que sea coherente con la acción,

pero no me digas algo que no sé lo que quiere decir.

Sí que me enfado, mi amor,

te pone que me enfado.

Vamos a ver, tú me cuelgas porque quieres que te cuelgue

o porque quieres hablar conmigo. Nicolás, ya sé que estás trabajando,

yo también lo estoy.

No, yo te cuelgo. Yo te cuelgo.

No te estoy dejando hablar.

Se supone que se trata de eso, de hablar,

pero no quiero hablar más.

Todo el rato quiero ser tan correcta, educada,

y todo el mundo me lo dice: "Qué correcta soy,

qué bien hago las cosas".

Me trago toda la mierda. No estoy loca.

Creo que tengo razón. Nadie se habla de verdad.

Aprendemos el lenguaje para decir otra cosa.

No quiero ir a casa, mi amor,

y dormir contigo, y saber que te digo la mitad de lo que

pienso. ¿Sabes lo que pasa?

Que esta conversación no tiene ningún sentido.

Porque cada uno escucha lo que quiere y lo que puede.

Y no en ese orden.

"Lo que no te digo".

Lo ha escrito y lo interpreta ella,

lo ha dirigido su madre.

Es una familia a la que hay que prestar atención.

¿Sabes lo que es más incomoda de este texto? Te ves identificado.

Sabes que tú también está detrás de lo que no dices.

Tenemos que ser conscientes todos.

La palabra utilizada con esa rapidez, oculta más que enseña.

Hay que dar el valor que tiene a la palabra.

Gracias. A ti.

(Música)

(Música)

Premio nacional de cómic de 2016 por el "Paraíso perdido".

Habla de poder absoluto y límites a la libertad.

Destaca su gran valor artístico y su fuerza visual.

Antonio López tardó 20 años en pintar el cuadro de la familia real.

Sopa de cabra ha tardado 20 años en volver a actuar en Madrid.

Han confesado el motivo de su larga ausencia.

(Música)

-¿De dónde procede este grito de guerra?

-Estaba viendo un vídeo de Janis Jolpin

en directo y se metía con el público.

Y al final ese concierto les dije: "Bona nuit, mal país".

-Fuisteis avanzados para vuestro tiempo.

-Nosotros nos lanzamos en este sentido.

-Nos lanzamos más en el aspecto , grupo de música en catalán,

sobre todo, a cantar cosas poco serias.

Antes era como una cosa, era para cantar cosas muy serias.

Y nosotros lo que hicimos fue hablar del alcohol, del sexo.

Barcelona es nuestra casa.

-Es donde nos gradúa más como músicos.

-La movida madrileña nos pilla de lleno.

-20 años sin venir. -No encontrábamos el teléfono.

-Hay un momento que crees que podrá ser otro.

Y dice: "Se acabó esta etapa".

Y te das cuenta de que siempre serás el cantante de Sopa de cabra.

No dejarás de ser nunca.

-Estoy intentando dejarlo.

-Lo que te hace sentir muy bien es que canciones nuestras

sean de la música popular.

Están en los cancioneros, en los libros de texto.

-Muchas canciones ocupadas, se meten en la casa de la gente.

-Alguien que se acuerde de lo que has hecho, pues estás ahí.

-El público no debe atravesar las aceras.

Romeo puede ser una y Julieta una piedra.

-No me importan las discusiones sobre el amor y el teatro,

a mí lo que me importa es vivir, amar.

(Música)

Exposición en Portugal de Leila Alaoui.

Mostraba en sus fotografías la dignidad de las personas olvidadas

por la sociedad y los medias.

Murió en Burkina Faso mientras hacía un reportaje sobre las mujeres.

De la programación de canal La 2 subrayamos el estreno

sobre Manuel caballero.

Cuando el gaditano le dieron el premio Cervantes,

nuestro colaborador escribió que se trataba de un premio

muy merecido para todos los escritores que había en él.

Narrador, poeta y comprometido con su tiempo. Es esencial

para entender a la generación del 50 y la forma en que se malvivía

en la España llena de lapiceros rojos y policías grises

de la posguerra.

La sensación de haber perdido algo y no encontrarlo.

Un decoro, un afecto y algún temor.

También aquí una joya de la comedia negra.

Dos documentales para intentar entender

las elecciones estadounidenses de la semana que viene.

No, no le he visto.

Estaba con la basura.

Su estilo gusta a la gente.

Están hartos de políticamente correcta de las mentiras.

-Aumenta la popularidad de Donald Trump.

-Una odisea política que se ha ido forjando hace 40 años.

-Quizá me postule como presidente, no lo sé.

(Música)

(Música)

Se cumplen 100 años del nacimiento de Antonio Buero Vallejo,

uno de los dramaturgos más interesantes de la segunda mitad

del siglo XX en España.

Siempre crítico con el franquismo tuvo que sumar a su calidad

como escritor la necesidad de sortear a la censura,

que siempre le tuvo en su punto de mira.

De su mente salieron obras maestras como "Historia de una escalera".

Han preparado varios actos conmemorativos.

Se muestran las fotografías en la exposición.

(Música)

Cada final del programa jugamos al veo, veo.

Estrena el cartógrafo con Blanca Portillo y José Luis García Pérez.

Da por cierta la leyenda del dibujante de mapas

que dibujó la ciudad en el caos.

En Bilbao también veo la llegada de la cenicienta de Rossini.

Cero calabazas para esta ópera.

19 de noviembre estreno.

A Rodrigo Leao ya le conocéis. Es un viejo amigo del programa.

Se une al australiano afincado en Nueva York.

El 16 estará en Madrid.

(Música)

Estaría tan lejos de ti, que ya no recuerdo el momento.

Dorian vuelve a la carretera para celebrar

su primera década de vida.

12 en Pamplona, Logroño y Santiago.

De la esposa de Mozart no sabemos casi nada,

y sería todavía más desconocida si no fuera por su frase

de los amantes de la danza:

"Bailar es como soñar con los pies".

Hoy nos dormiremos con los pies de Lucía.

Volveremos a soñar con los ojos, con las manos y con la boca.

Todo lo que nos hace soñar merece nuestra atención.

Os esperamos el miércoles aquí.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Atención obras - 02/11/16

Atención obras - Lucía Lacarra, Daniel Veronese, Nur Levi, Duchamp

02 nov 2016

Entrevista a Lucía Lacarra
Lucía Lacarra, primera bailarina del Ballet de la Ópera de Munich, ha venido a España como parte del elenco que interpreta en los Teatros de Canal una coreografía de Russel Maliphant: “Conceal/Reveal” . El trabajo de Maliphant se caracteriza porque su estrecha colaboración con Michael Hulls, iluminador de sus espectáculos, le ha llevado a emplear la luz como un elemento esencial en su puesta en escena.
Nur Levi saca el teatro a la calle
Nur Levi ha querido imaginar lo que le ocurría al personaje que interpretaba en “Hablar” de Joaquín Oristrel antes de que llegara la cámara.

Duchamp, el ajedrecista
La Fundación Miró en Barcelona exhibe 80 piezas que artistas como Klee, Calder, Man Ray o el mismo Duchamp crearon en torno a este juego.
Fernando Trueba habla de Renoir
Guillermo Solana, director artístico del museo Thyssen, acompaña a Fernando Trueba en una visita por la exposición que este museo realiza a Jean Renoir.
Sopa de cabra celebran su 30 aniversario
Sopa de cabra son toda una institución en el rock catalán. El año pasado sacaron un nuevo álbum después de 14 años sin publicar nada nuevo. 

ver más sobre "Atención obras - Lucía Lacarra, Daniel Veronese, Nur Levi, Duchamp" ver menos sobre "Atención obras - Lucía Lacarra, Daniel Veronese, Nur Levi, Duchamp"
Programas completos (258)
Clips

Los últimos 1.986 programas de Atención obras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios