Dirigido y presentado por Manuel Pimentel y dedicado a la arqueología, abordará la evolución humana, el nacimiento del arte rupestre o el final de Tartessos. La búsqueda del Maestre del Temple, Arnáu de Torroja y de la tumba de Boabdil, completan una serie que se ha rodado en España y varios países como Tanzania, Marruecos, Italia, Alemania o Portugal.

4655715 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Vida cotidiana en la antigüedad - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Teletexto-iRTVE.

La historia suele hablarnos de los grandes acontecimientos,

aunque a nosotros también nos gusta conocer

cómo vivían las personas de cada época.

Este vidrio nos habla de la vida cotidiana de Roma.

Hoy visitaremos Segóbriga

y conoceremos las costumbres de sus gentes.

Bienvenidos a Arqueomanía.

Si nos asomamos a cualquier calle o plaza de España,

una tarde con buen tiempo,

observamos el bullicio de las terrazas

o el ajetreo de los centros de negocios.

Nuestros modos de vida son reconocibles,

identificamos nuestra realidad.

Pero si miramos hacia atrás en el tiempo,

si nos remontamos dos mil años o más,

nuestra información disminuye exponencialmente.

Este fenómeno es menos complejo en el mundo rural.

En cambio las ciudades ofrecen una enorme variedad de estilos de vida.

¿Cómo fue la vida cotidiana para un comerciante de minerales

en la ciudad de Segóbriga?

En el corazón de la Celtiberia, en tiempos de Augusto,

cuando Roma controlaba ya gran parte del territorio peninsular

se comenzó la construcción de la ciudad de Segóbriga.

Éste pozo fundacional es el testigo principal del acontecimiento

Los arqueólogos han determinado que tiene 8 metros de profundidad.

Su alineación es Norte ― Sur.

Segóbriga se levanta sobre un viejo castro celtíbero

que fue arrasado para construir sobre él la nueva ciudad romana,

una ciudad llamada a ser de las más importantes de Hispania.

Segóbriga era la capital de la Carpetania,

porque hereda a una ciudad destruida antes

que está a pocos kilómetros de aquí

que se destruye en las guerras de Sertorio,

entonces ella pasa a tener un territorio enorme

que controlaba todas las vías de comunicación

que hoy día es el centro de Madrid,

diríamos, como centro radial, eso era Segóbriga.

Pero además los romanos descubren que hay minas de yeso,

que servía para hacer ventanas, para dar brillo a los suelos.

Eso permite que se produzca un gran movimiento de tipo capitalista,

de gente con capital.

Cerca del pozo fundacional, bajo las viejas termas,

encontramos la casa de un comerciante de Esmirna.

Tiene un altar dedicado a Zeus,

el único que se ha encontrado en Hispania.

Tras servir a Roma se trasladó a Segóbriga para hacer negocios,

negocios con el lapis especularis.

Cristal para ventanas,

como estos fragmentos del Museo Municipal de Cartagena,

que fueron extraídos de las minas de Segóbriga.

Plinio hizo referencia a estas minas

como las más importantes del Mediterráneo.

Estamos hablando de unos 50 kilómetros de galerías

de los que tendríamos del orden de 16, 20 entradas o pozos principales.

La única fuente fiable que tenemos sobre las minas

es un texto de Plinio de finales del siglo I d.C. que dice

que alrededor de Segóbriga hay una superficie de unos cien mil pasos

en donde todo el territorio es de explotación minera.

Es una producción minera tan importante

como para que las fuentes antiguas digan que es

la principal mina de este material de todo el Mediterráneo

de antes que los Romanos fundan vidrio de forma parecida a la nuestra

El lapis especularis es una formación geológica en laminas que permite

emplomarla exactamente igual que las vidrieras que nosotros conocemos

y formar con ello figuras geométricas o composiciones

que son los cristales de las ventanas normales.

Pero además, el lapis especularis fragmentado,

que salía de las explotaciones,

machacado,

según sabemos también por los textos clásicos

se mezclaba con la arena en algunos circos,

en algunos edificios de espectáculos para que el suelo brillara

y diera más realce a las representaciones.

En el campo de Segóbriga,

diseminadas por las colinas doradas de cereal,

se encontraban las viviendas de los trabajadores de las minas.

Se trataba fundamentalmente de esclavos.

El conjunto de las inscripciones de Segóbriga,

muestra un porcentaje elevadísimo de esclavos

y de antiguos esclavos, esclavos ya manumitidos

que reciben en época romana el nombre de Libertos.

Estos personajes en la ciudad lógicamente son

tanto los que trabajan al servicio de las minas

como los que se ocupan después en propiedades particulares

o en el ámbito de la ciudad a la comercialización

y a llevar toda la administración

y toda la burocracia de esa comercialización.

Tenemos muchos esclavos muertos muy jóvenes,

algo muy corriente en las zonas mineras

donde sabemos que la esperanza de vida

se reduce de una forma drástica.

Son esclavos comprados en mercados mediterráneos

tanto los mercados del ámbito griego como los mercados itálicos,

quizá algunos también comprados en la península Ibérica,

que son trasladados a miles de kilómetros de sus lugares de origen,

sin recuerdos de su patria, sin recuerdos de su familia,

obligados a trabajar de forma permanente en las minas.

Pero la vida de nuestro comerciante de Esmirna en Segóbriga,

era muy diferente.

Estudiando la configuración de la ciudad

y la ubicación de su casa,

podemos aproximarnos a su estilo de vida.

La ciudad de Segóbriga como ya habíamos comentado en algún momento

se construye a partir del castro Celtibérico arrasado completamente

para iniciar de nueva planta una obra que sea una ciudad romana

en la que la gente que llega de otros territorios del Imperio a vivir aquí,

pueda vivir a la romana y en donde los nuevos ciudadanos puedan también

disfrutar de los beneficios de vivir en ese marco.

¿Qué significa esto?

Significa que la ciudad tiene que tener Termas,

que la ciudad tiene que tener Foro, tiene que tener Templos,

áreas de esparcimiento, edificios de espectáculos

y esto significa que no se puede improvisar la arquitectura

sino que la arquitectura es una arquitectura que viene ya modelada

de otros territorios principalmente de Italia

y principalmente de Roma

donde, dijéramos que se experimentan todas las formas arquitectónicas

que después se van reproduciendo

en otros lugares del Imperio a escala menor

y por supuesto con menor suntuosidad.

El Anfiteatro tendría capacidad hasta unas cinco mil personas,

el teatro, probablemente, algo menos de la mitad.

El teatro sobre todo era un elemento de culto ritual,

estaba muy vinculado al culto imperial, a procesiones,

a las manifestaciones de los ciudadanos

de las elites urbanas que regían la cuidad

y por tanto tenia un aspecto mas ideológico,

un poco como la comparación, no sea muy exacta

como nos pasa a veces con las ceremonias religiosas.

Y en cambio el Anfiteatro era una cosa mucho más festiva,

a veces con escenas violentas, otras no tan violentas,

pero era un poco como la plaza de toros.

Los espectáculos

son generalmente financiados por la ciudad, de su erario público,

o bien por los magistrados a los que obliga la ley,

o que de forma voluntaria financian este tipo de representaciones.

Debido a que los juegos en realidad es un elemento de compensación social

de las tensiones que genera la vida cotidiana,

se procuraba que siempre fueran gratuitos

precisamente para que fueran el aliviadero de todas esas presiones

Las termas, adonde acudían las clases altas,

se conservan bastante bien,

aunque han tenido que ser restauradas.

Como curiosidad,

la visita a Segóbriga nos ofrece una visión exacta

de los vestuarios del teatro romano,

con sus correspondientes letrinas.

Un modo de vida, sin duda, elegante,

refinado.

Pero queda un aspecto por ver.

¿Cómo eran los cultos religiosos en Segóbriga?

Por una parte conocemos que había una gran devoción a Diana Cazadora.

Extramuros de la ciudad, en medio de un bosque

en un abrigo natural que se ha replicado en el Museo de Segóbriga,

se le rendía culto por parte de los habitantes de la ciudad

y de otros llegados de los alrededores.

Pero además del culto a Diana,

el panteón romano estaba coronado por una figura esencial.

Augusto es el que realiza, a través de su secretario,

la organización de la ciudad, le da las primeras leyes,

pero además es interesante que la ciudad era una ciudad celtibérica.

Entonces, seguramente Augusto aparece como el patrono de los celtíberos,

como la divinidad que los celtíberos tenían

como divinidad suprema, como su antecesor,

lo que llamamos el héroe fundador.

Y desde ese punto de vista Segóbriga también es interesante

porque probablemente ha jugado un papel muy importante

en la institucionalización de lo que llamamos el culto imperial,

que era la forma ideológica

de atraer a todos los ciudadanos del Imperio a un poder personal

que en el fondo era una revolución

dentro de las estructuras tradicionales romanas.

Augusto determinó la vida de millones de ciudadanos de su Imperio

Legionarios, censores, esclavos,

magistrados y enemigos.

A fin de cuentas

quizá no era tan extraño que lo consideraran un dios.

Las circunstancias políticas y económicas ahora y siempre son

las que más determinan la vida de las personas.

Nada nuevo bajo el sol.

Bueno, pues en mi caso en realidad es casual.

Yo me metí a estudiar estas cosas por curiosidad.

Y de la curiosidad,

que supongo que es lo que subyace también a la investigación,

pues nació un interés, si quieres más justificado,

y al final una profesión.

Si hablamos a gran escala y en concreto en España,

yo creo que la arqueología debe conseguir

que exista una mayor conciencia social

de la importancia del matrimonio, en general, arqueológico.

Y no por el típico propósito

que exponemos siempre los especialistas de su valor histórico,

sino porque demuestra la madurez de una cultura moderna

el querer conservar de su pasado algo que también es riqueza

y que otros saben aprovechar y nosotros no.

Hay que, por desgracia, dedicar muchas horas.

Primero a formarse y después, y nunca acabas de formarte,

aplicar esa formación en el trabajo.

Y después, sí, también la imaginación.

Yo creo que con rigor la imaginación es la clave

que mueve esa formación y ese trabajo hacia resultados.

Hace unos 15.000 años

un artista del Paleolítico ascendió a esa cavidad

donde dibujó una cierva.

En su camino observó con respeto unas manos representadas sobre la pared.

Él no lo sabía,

pero esa figura ya tenía otros 15.000 años de antigüedad.

Nos encontramos en la Gruta de Ardales.

Una auténtica máquina del tiempo

que nos va a permitir conocer la evolución del arte humano

desde hace unos 30.000 años hasta hace unos 7.000 años aproximadamente.

La caza abunda donde la montaña se encuentra con el valle fértil.

Nuestros antepasados paleolíticos frecuentaron esos grandes cazaderos.

En Ardales, provincia de Málaga, además,

se unen los valles del Guadalhorce con los del Guadalquivir.

La ruta entre la costa y el interior.

Sería pues, paso obligado para las migraciones de las grandes manadas.

Y en el corazón

de este privilegiado cruce de geografías y ecosistemas

la naturaleza creó la que hoy conocemos

como Cueva de Doña Trinidad,

que nuestros antepasados convirtieron

en un lugar sagrado y de iniciación.

Desde siempre tuvimos la pulsión

de expresar nuestros sentimientos, religiosidad, poder,

magia o sabiduría a través del arte.

Las pinturas rupestres expresan magistralmente el talento artístico

y simbólico que desde el origen atesoramos como especie.

La cueva de Ardales alberga más de 1.200 motivos

entre grabados y pinturas,

lo que la hace de las más hermosas e interesantes

de todo el sur peninsular.

Además de esta espectacular riqueza artística

la cueva destaca por su belleza natural,

con sus grandes salones y sus estalactitas imposibles

y su singular juego de brillos y reflejos

que nos asombran y emocionan.

Existe un lenguaje más o menos común para las pinturas rupestres,

reconociéndose cuatro temas principales,

tal y como nos explica Pedro Cantalejo investigador de la cueva.

El tema más minoritario es, precisamente, el de las manos,

después hay un tema también minoritario o raro que es

el de las figuras humanas, donde hay un porcentaje altísimo de mujeres

y un porcentaje mínimo de representación humana masculina

pero un porcentaje que puede ser del 90% de mujeres representadas

contra un 10% de hombres.

Y después están

los dos grandes bloques que conforman el arte rupestre del Paleolítico:

Las figuras de animales, es decir, las representaciones de fauna.

Y las representaciones de signos

son meramente representaciones simbólicas.

Las pinturas paleolíticas se extienden por toda Europa occidental

y curiosamente, cada época tuvo su propio estilo.

Esto es un arte europeo.

Y aunque estemos en el sur de Europa en la época del Paleolítico

esto es un arte universal.

Igual que hay estilos a lo largo de la historia,

el estilo de arte prehistórico,

¿se repite a lo largo del Paleolítico en toda Europa? -Sí.

Efectivamente, hay una serie de cánones

que se aplican en distintos momentos

y que nos permiten en muchas ocasiones diferenciar de visu,

es decir, (de vista) inmediatamente,

si estamos ante una grafía del Paleolítico antiguo arcaico

o una grafía del Paleolítico final.

¿Igual que exista el Gótico o el Barroco? -Efectivamente.

Hace 30.000 o 20.000 años ya existía un tipo de arte

más o menos homogéneo por etapas. -Sí.

Y no es exactamente una evolución como ocurre con casi todas las artes,

sino un procedimiento que se emplea donde la técnica tiene un valor

también tiene un valor la forma de ver las cosas

y sobre todo unos convencionalismos de representación

que son las claves, en el fondo, de todo arte

y esto fue un arte, una alta cultura.

Las figuras más emblemáticas de la cueva son las manos en negativo.

Las miramos y sabemos que quiere indicarnos algo.

¿Una señal de posesión?

¿Un elemento mágico?

¿Una advertencia?

Una mano izquierda está aerografiada, si se sopló pintura,

en este caso dióxido de manganeso, se hicieron tres pulverizaciones

y como característica singular

las manos de Ardales tienen plegados el dedo índice y el meñique.

O sea, cada gruta tenía un signo, ¿no?

¿Las manos se pintaban de una forma distinta?

Aparentemente, sí. Es decir, lo que demuestra el estudio

de las escasas manos que hay representadas

en el Paleolítico de Europa.

Son una treintena de cuevas con manos en toda Europa.

Lo mismo que los animales están representados en la naturaleza

por sus pisadas y por las huellas de sus extremidades

creo que la mano fue precisamente, el símbolo principal del humano.

¿Qué antigüedad tiene esta pintura?

Más de 27.000 años.

Los dedos parecen cortados,

¿por qué no salen los dedos completos de la mano?

De hecho, hace casi 60 o 70 años los investigadores creían

que eran manos mutiladas.

Llegaron a hacer auténticas hipótesis sobre el tema de las manos mutiladas

pero hoy día sabemos que no, que gestos hechos expresamente,

además en cada cueva el suyo como hemos dicho antes.

Este mundo simbólico de plegar los dedos, de hacer así con los dedos

en la cueva de Ardales por ejemplo, se nota muy bien cómo hay fallos

y entonces arrugan los dedos de una manera u otra

y sabemos que no eran manos mutiladas

sino que son gestos expresamente diseñados.

De tal manera que yo creo que esto condicionaba,

seguramente porque ese gesto los representaba.

Con lo cual, un posible visitante a la cueva

entendería la señal que le lanzaba la mano

y lo identificaría a un grupo humano o a una época. -Claro.

Yo estoy completamente seguro que o bien hacia la banda,

o bien hacia el territorio.

Para el dibujo de estas manos fue necesaria

una especial maestría en la técnica utilizada.

Pero, ¿con qué técnica se pintó la mano?

Pues a pie de una de las manos aparecieron

dos huesos finos

que sirvieron de pulverizadores,

de herramientas para realizarlos.

Nosotros hemos hecho la experimentación muchas veces

de cómo se hizo la mano

porque hubo tres disparos, tres pulverizaciones,

y solamente empleando el efecto Venturi

con un recipiente que probablemente fue como este,

un recipiente natural que se ha disgregado

pero los huesos sí que están conservados en el museo de Ardales

y la técnica es muy sencilla.

Uno de los pulverizadores,

el más pequeño de uno de los tubos se mete recto

y el segundo, directamente se sopla.

Para dibujar y recorrer las cavernas resultaba del todo imprescindible

disponer de una buena iluminación.

Para explorar la cueva nos hace falta una lámpara.

Lo primero será conseguir la chispa.

Después, lógicamente: Un combustible.

Ese combustible se ha creído que era grasa de animal.

Pero estamos comprobando que es mucho más útil para la espeleología

es decir, para la progresión dentro de las cuevas,

emplear cera de abeja.

Entonces, de una colmena,

con pelo o con lana se carga la lámpara.

Y esta ya no importa que la llevemos en la mano.

Lo importante es que ya no se cae.

Iluminados por estas lámparas de cera

los artistas grababan o pintaban sus mensajes

en forma de animales, signos o personas.

La trémula luz de la lámpara de cera resaltaba el relieve

de unos grabados que causaron asombro y temor

a los que lo observaron hace miles de años

durante su liturgia de iniciación.

Las paredes de esta cueva están llenas de imágenes

y muchas veces intencionalmente se situaron en hornacinas naturales

como estas que hay aquí que van cubriendo una serie de frisos

un friso corrido, y en ellas se situaron imágenes,

sobre todo de fauna en el interior de cada friso.

Como ocurre aquí,

uno de los animales que está metido en esta hornacina

es una cabra montés.

Está ocupando este sector.

Se diseñó con una pintura amarilla, un ocre,

y está representada entera mirando a la izquierda,

aquí viene la cornamenta, la cabeza,

el cuerpo viene aquí delante,

la espalda completa llega hasta el rabo.

la pata trasera y el vientre.

Las dos patas delanteras, ahí.

Son animales muy esquemáticos,

que van directamente al período intermedio al de máximo frío

a nivel continental.

Otras figuras paleolíticas están escondidas

porque son grabados.

Y sólo cuando aplicamos una luz rasante

aparecen saliendo de la pared.

Como ocurre con esta cierva que tenemos aquí

con un grabado muy fino hecho a punta de buril de silex.

Esta figura junto con otras muchas de aquí pertenecen también

a ese segundo ciclo que corresponde con la época más fría

y que estaríamos hablando aproximadamente

de unos 20.000 años de antigüedad.

Adentrarnos en la cueva de Doña Trinidad supone sumergirnos

en las profundas aguas de los océanos del tiempo.

Durante más de 20.000 años fue utilizada por nuestros antepasados

que supieron respetar escrupulosamente los signos

de sus ancestros remotos.

Ciervos, caballos, y toros, hace 15.000 años.

Manos, hace casi 30.000.

¿Quién sabe cuántos secretos aún custodia

la oscuridad de esta catedral singular, hermosa y solemne

en su liturgia ancestral?

En gran parte de España aparecen abandonadas en el campo

piedras grabadas con guerreros, armas y carros.

Nos despedimos hoy descubriendo los secretos

de estas misteriosas estelas.

Y no olviden que en nuestro próximo programa continuaremos contándoles

lo que ocurrió hace mucho, mucho tiempo.

Uno de los elementos menos divulgados

de la arqueología española son las llamadas estelas de guerrero,

antes conocidas como estelas tartésicas o del suroeste.

Estos documentos de piedra nos muestran un mundo complejo,

lejano y difícil de desentrañar.

La primera incógnita es su cronología.

Su antigüedad.

Unos autores como José María Blázquez

o Sebastián Celestino

la trasladan a la época de las colonizaciones fenicias y griegas.

Aunque no descartan ejemplares de un tiempo anterior.

Del final de la edad del bronce en torno al año 1.100 a. de C.

coincidiendo con la formación de los misteriosos pueblos del mar.

Su datación científica es casi imposible.

Ya que la mayoría han aparecido fuera de contexto arqueológico.

Entonces hay que acudir a la iconografía de las mismas

para trazar paralelismos estilísticos

en los elementos gráficos tallados.

Su dispersión geográfica,

los lugares en los que se han encontrado,

son otra puerta a la duda.

Las primeras piezas aparecieron en el suroeste de la península Ibérica.

Pero con el paso de los años se han documentado piezas más al norte.

Incluso en Galicia y Aragón.

Las estelas se habían considerado tartésicas por su ubicación

en lugares como Carmona o Cabeza de Buey

pero el pueblo tartésico había sido calificado como un pueblo pacífico

y las estelas son de guerreros.

Otra de las incógnitas que presenta las estelas es su función.

Tras una primera lectura de los elementos que presentan

entre los que destacan carros, espadas y escudos

se pensó que su finalidad era claramente funeraria.

Pero en la actualidad se baraja la posibilidad de que sirviera

para delimitar el territorio de un señor.

Para algunos autores,

los personajes que se representan en las estelas

serían grandes ganaderos.

Para otros, serían jefes militares

que controlarían determinadas rutas o territorios.

El detalle de los elementos iconográficos es la llave

para una aproximación científica a las estelas.

Probablemente,

lo que más llama la atención en las estelas de guerreros,

son los carros.

Se considera que estos carros eran ofrendas funerarias

para los grandes dignatarios.

Pero, no se descarta del todo

que estos vehículos tuvieran un uso militar.

En las estelas, como la de Ategua

el modelo de carro se relaciona con prototipos neohititas

cuyo origen se remonta al siglo IX a. de C.

Otros autores lo consideran provinientes de Chipre.

En cualquier caso,

parece que existe un consenso sobre sus destinatarios

que no serían otros que la aristocracia local.

Los señores indígenas recibirían estos carros

de manos de los comerciantes fenicios.

Destaca la abundancia de escudos concéntricos,

aunque también los hay en forma de escotadura en uve.

La mayoría de los autores piensa que los escudos son de origen oriental.

Este elemento unido a otras armas como espadas o arcos,

otorga un carácter heroico al destinatario de la estela.

El elemento que quizá haya despertado una mayor controversia

son los cascos con cornamenta.

En un principio se pensó que provenían de Dinamarca,

pero la frecuencia de este motivo en representaciones muy antiguas

de Siria, Micenas o Egipto, aclara su génesis mediterránea.

Las espadas que se tallan

en las estelas halladas en España y Portugal

tienen un origen atlántico.

Esto podría indicar que los aristócratas locales

recibían presentes de diferente procedencia.

El comercio del metal podría estar detrás de estas ofrendas.

Nadie, a ciencia cierta, ha sido capaz de explicar

la presencia de peines y espejos en las representaciones

de las estelas de guerreros.

Quizá eran objetos para la otra vida.

Quizá denoten una delicada preocupación por la estética

de estos fieros combatientes.

Para tener una buena visión de las estelas de guerrero

es imprescindible una visita al Museo Arqueológico de Badajoz.

Arqueomanía - Vida cotidiana en la antigüedad

26:07 06 jul 2018

Viajamos hasta Segóbriga, en Saelices (Cuenca), para mostrar a los espectadores cómo era la vida cotidiana en una ciudad romana de comienzos de nuestra era. El trabajo en las minas, los espectáculos circenses y teatrales, detalles del culto a Diana o de la vida de un comerciante de Esmirna servirán para retratar el día a día de una época. El célebre arqueólogo Martín Almagro Gorbea será un guía de excepción.

El director y presentador de este espacio, Manuel Pimentel, visita la Cueva de Doña Trinidad en Ardales (Málaga). En el interior de la caverna se pueden contemplar algunas de las pinturas y grabados rupestres más importantes del sur peninsular. Una mano en negativo con más de 25.000 años será el hilo conductor de un 'Cuaderno de campo' en el que se descubrirá cómo los hombres del paleolítico eran capaces de alumbrarse dentro de las cuevas.

Por último, en la sección 'Fragmentos', nos acercamos a las misteriosas estelas de guerreros. ¿Fueron hechas por los misteriosos pueblos del mar? ¿Por los tartesios? Una nota no resuelta de nuestra protohistoria.

Histórico de emisiones:
18/12/2011

11/08/2013

Viajamos hasta Segóbriga, en Saelices (Cuenca), para mostrar a los espectadores cómo era la vida cotidiana en una ciudad romana de comienzos de nuestra era. El trabajo en las minas, los espectáculos circenses y teatrales, detalles del culto a Diana o de la vida de un comerciante de Esmirna servirán para retratar el día a día de una época. El célebre arqueólogo Martín Almagro Gorbea será un guía de excepción.

El director y presentador de este espacio, Manuel Pimentel, visita la Cueva de Doña Trinidad en Ardales (Málaga). En el interior de la caverna se pueden contemplar algunas de las pinturas y grabados rupestres más importantes del sur peninsular. Una mano en negativo con más de 25.000 años será el hilo conductor de un 'Cuaderno de campo' en el que se descubrirá cómo los hombres del paleolítico eran capaces de alumbrarse dentro de las cuevas.

Por último, en la sección 'Fragmentos', nos acercamos a las misteriosas estelas de guerreros. ¿Fueron hechas por los misteriosos pueblos del mar? ¿Por los tartesios? Una nota no resuelta de nuestra protohistoria.

Histórico de emisiones:
18/12/2011

11/08/2013

ver más sobre "Arqueomanía - Vida cotidiana en la antigüedad " ver menos sobre "Arqueomanía - Vida cotidiana en la antigüedad "
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Zascandileando.com

    Segóbriga es una de las ciudades romanas mejor conservadas de la Península Ibérica. En nuestro post sobre el Parque Arqueológico de Segóbriga puedes encontrar una guía para visitar este fantástico yacimiento donde indicamos horarios, precio de las entradas y como llegar a la localidad conquense de Saelices donde está ubicado. ¡Un saludo!

    30 jul 2018
  2. Zascandileando.com

    Segóbriga es una de las ciudades romanas mejor conservadas de la Península Ibérica. En nuestro post sobre el Parque arqueológico de Segóbriga puedes encontrar una guía para visitar este fantástico yacimiento donde indicamos horarios, precio de las entradas y como llegar a la localidad conquense de Saelices donde está ubicado. ¡Un saludo!

    30 jul 2018

Los últimos 58 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

  • El código ancestral

    El código ancestral

    27:31 24 may 2019

    27:31 24 may 2019 Veremos los rastros de la actividad humana en cuevas, exploraremos desde el paleolítico con la mirada puesta en la pintura de las cuevas como una forma de lenguaje. Recorreremos algunas de las grandes catedrales del arte rupestre peninsular. Una moderna teoría afirma que los primeros signos del alfabeto tartésico y del ibérico provienen de las grafías del arte rupestre, que esta ¿escritura¿ habría pasado de las cuevas a los megalitos y de ahí a las estelas tartésicas. Trataremos de aclararlo.

  • 26:49 17 may 2019 Desde el desfiladero de Metmman en Alemania, Manuel Pimentel arranca una narración que atraviesa la historia de los neandertales, desde su aparición hasta su desaparición. Las grandes preguntas sobre hibridación con nuestra especie, capacidades artísticas, simbolismo, antropofagia y extinción son traídas a la pequeña pantalla. El episodio ha sido rodado en diferentes localizaciones de España, Europa y Asia y cuenta con la participación de grandes expertos como Carles Lalueza, Enrique Baquedano y Gerd Weniger.

  • 27:15 10 may 2019 En este episodio de Arqueomanía vamos a tratar de aclarar qué tipo de homínido llegó a la Península Ibérica en primer lugar y qué posible ruta o rutas siguió. Los yacimientos del Sureste Peninsular, concretamente los de Orce, tienen presencia humana con 1,4 millones de años. Esa es, de momento, la fecha más antigua que se ha registrado. El Barranco León o Venta Micena son los testigos más antiguos de la presencia del género humano en Iberia. Doscientos mil años después se comenzó a formar uno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Nos referimos a los de la Sierra de Atapuerca, en los que se han descrito hasta cuatro tipos humanos diferentes. La península es como un pequeño continente para el estudio de la evolución humana.

  • Orígen II

    Orígen II

    29:12 03 may 2019

    29:12 03 may 2019 Manuel Pimentel continúa en Tanzania explorando diferentes yacimientos claves en la evolución humana. Visita varios equipos de paleontólogos españoles y consigue desvelar algunas informaciones completamente desconocidas hasta ahora sobre la evolución humana.

  • Origen I

    Origen I

    26:44 26 abr 2019

    26:44 26 abr 2019 Manuel Pimentel se desplaza hasta los yacimientos de Olduvai en Tanzania para investigar el origen de la Humanidad. Allí, es recibido por un equipo de científicos españoles encabezados por Enrique Baquedano y Manuel Domínguez Rodrigo.

  • La bahía del marfíl

    La bahía del marfíl

    32:16 26 jul 2018

    32:16 26 jul 2018 La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica. Histórica de emisiones: 01/03/2015

  • 31:57 25 jul 2018 Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 22/02/2015

  • Arte rupestre neolítico

    Arte rupestre neolítico

    30:02 24 jul 2018

    30:02 24 jul 2018 Arte rupestre neolítico. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 01/02/2015

  • 30:54 23 jul 2018 Un paseo por Hispania I. Pioneros de la arqueología española. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:53 23 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (II). ( El argar). Cártama. Histórica de emisiones: 11/01/2015

  • 26:38 20 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (1ª parte) (El argar). Cártama. Histórico de emisiones: 04/01/2015

  • 28:17 19 jul 2018 Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte). Histórico de emisiones: 28/12/2014

Mostrando 1 de 3 Ver más