Dirigido y presentado por Manuel Pimentel y dedicado a la arqueología, abordará la evolución humana, el nacimiento del arte rupestre o el final de Tartessos. La búsqueda del Maestre del Temple, Arnáu de Torroja y de la tumba de Boabdil, completan una serie que se ha rodado en España y varios países como Tanzania, Marruecos, Italia, Alemania o Portugal.

4674018 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - Un paseo por Hispania (2ª parte) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Queremos seguir aproximándonos a Roma,

a su presencia en Hispania a través de distintas perspectivas

de la vida cotidiana.

De la vida real.

Para ello, vamos a observar el teatro en primer lugar.

Todavía hoy, en lugares como Mérida,

se representan obras clásicas, con su lógica acomodación temporal.

En el caso que vemos, un Edipo Rey adaptado

por Miguel Murillo y dirigido por Denis Rafter.

Aquellos que pueden hacer de la vida del hombre un infierno.

-Escucha, Edipo, lo que el oráculo de Apolo...

La obra de Sófocles sigue maravillado a los públicos

2500 años después.

Por no haber hecho caso de su consejo.

Heracles, corso de tu propia madre,...

Si el teatro romano comienza con representaciones espontáneas,

fundamentalmente humorísticas y grotescas,

se afianza como espectáculo reglado por tradición griega.

Aunque algunos investigadores creen que la cultura etrusca

tuvo también una clara influencia en él.

Sobretodo en la música que se incorporó a las obras.

Tito Livio da la mayor parte de la información al respecto.

(CANTAN)

En los Ludi Romani, tras el final de la Primera Guerra Púnica,

sobre el 240 a.C., se inician las representaciones

de obras dramáticas griegas.

Esta tradición se prolongó durante mucho tiempo en occidente.

Hasta las décadas finales del Imperio.

Roma tenía un tiempo de negocio, "negotium",

y otro de ocio, el "otium".

Durante el primero, imperaba la guerra y la política.

Durante el segundo, las diversiones.

Había juegos circenses y juegos escénicos.

Los primeros eran territorio de: aurigas, gladiadores,

y domadores de fieras.

Los segundos, de dramaturgos y actores.

En la Roma de Marco Antonio había más de 130 días de Ludus,

espectáculos públicos, en un año.

Estas grandes celebraciones estaban promovidas

por el poder político.

Eran una demostración de solvencia y una forma de ganarse al pueblo.

El registro arqueológico del teatro romano

es muy rico en nuestro país.

Además de las grandes obras públicas

de los grandes recintos, se han conservado

detalles epigráficos, máscaras y otros elementos.

En diferentes teatros romanos de nuestro país,

como Córdoba, que se encuentra

parcialmente excavado bajo el museo arqueológico,

Cartagena o Segobriga, se explica a los visitantes,

gracias a varios audiovisuales, cómo funcionaba

la gran máquina del teatro romano.

Además de las respectivas historias de cada emplazamiento.

Para los más profanos, sorprende la cantidad

de ingenios necesarios para mover tramoyas y escenarios.

El teatro era una gran producción, con grandes efectos escenográficos.

Llegó un momento en que era tan grande

la espectacularidad de las obras representadas,

que el mismo Cicerón, más tradicional,

se quejó de la caballería y las armas usadas

en un caballo de Troya.

No veía ninguna belleza en ello.

Hemos visitado varios de los grandes recintos peninsulares.

Sin duda, los más conocidos.

Pero, uno de ellos, situado a unos 15 km de Ronda,

puede resultar menos familiar para todos.

Su gran escenario es un polo visual

entre las colinas agrestes de la sierra.

Acinipo, ciudad romana que antes fue íbera,

constituye uno de esos casos a los que hay que prestar atención,

por su originalidad y por su estado de conservación.

Aquí se distingue de Acinipo a Ronda la Vieja,

cuando se habla de antes de Roma

y después de Roma.

Ronda la Vieja es un poblado que inicia su andadura

en época prehistórica, concretamente en el Calcolítico,

que se afianza, sobretodo, en el Bronce,

y que se convierte, posteriormente, en un "Oppidum" ibérico.

En torno al tercer milenio a.C. y sobretodo,

lo que se conoce por aquí como época orientalizante,

en el primer milenio, aproximadamente,

se consolida como "Oppidum" ibérico fortificado,

que es lo que los romanos convierten después

en la ciudad de Acinipo, aunque el topónimo

sigue siendo autóctono, sigue siendo ibérico.

La ciudad pervive, según datos que tenemos,

en torno al siglo VI d.C.

En Acinipo el urbanismo,... se empieza a implantar

el urbanismo latino, clásico romano,

a partir del siglo I, pero lo primero que hacen

es "expropiar" antiguas zonas de habitación ibéricas,

es decir, antiguas casas ibéricas, para fundar elementos propios

de la cultura latina, como son: el foro, como dices,

que es la plaza pública, el teatro,

elementos culturales y de representación social,

y las termas.

El teatro parece que se inició, en un primer intento,

junto a una de las puertas principales

de acceso a la ciudad, que es el lugar, natural, propio.

Además, el visitante cuando entra lo primero que ve

es un edificio público, pero por un fallo tectónico,

de la propia estructura rocosa de la mesa Ronda la Vieja,

tienen que llevarlo al lugar más extremo

donde el estrato de roca es más grueso,

y le permite poder construir con mayor garantía.

Esa es la razón que explica que

aunque la mesa de Ronda la Vieja tiene 32 hectáreas,

esas no están ocupadas. El teatro no está en la ciudad.

Está fuera de la propia ciudad aunque dentro de la misma meseta.

Transitando por la Bética, encontramos nuestro siguiente foco.

Las villas romanas.

La Villa de "el Ruedo", Almedinilla, Córdoba,

nos traslada a la época tardo imperial.

En esta época, se abandonan las ciudades

de forma constante y los ciudadanos más pudientes

desarrollan su vida en estas grandes propiedades rurales.

La excavación de esta Villa ha dado grandes frutos.

Dentro de la zona residencial de la Villa Romana de "el Ruedo",

esta es la habitación más importante, habitación de recepción,

de representación, donde se expresaba todo el lujo,

todo el poder del propietario, y además, es la parte más original.

Es poco frecuente encontrar esta estructura,

que es la que hace las veces de "triclinio",

mesa donde se comía recostado.

Hay que imaginársela llena de colchones, de cojines.

Y recostados, comían en este espacio, que a su vez

tiene una fuente con un rebosadero, y cuya agua procedía

de aquella estructura que es un "ninfeo".

Un "ninfeo", el lugar de las ninfas, de las Diosas de las aguas.

Era un espacio muy sorprendente para las visitas

porque además estaría decorado con muchas de las estatuas

que se han encontrado en la Villa, estarían aquí.

Entre ellas, el grupo de Perseo y Andrómeda,

que posiblemente, presidía el "ninfeo" en

el espacio que hay entre las dos columnas,

y la propia escultura del Dios del sueño, Somnus,

que también se encontró en este espacio

y, sin duda, decoraba este lugar,

que era el principal de la vivienda.

La imagen de este Dios, Hipnos, nos muestra que

la práctica religiosa dentro de los hogares

era muy habitual.

De hecho, en Mérida, se pueden visitar una gran "domus".

Una gran casa que muchos autores consideran como

un santuario del Dios Mitra por sus extraordinarios mosaicos

con elementos cosmológicos.

Este "mithraeum" es uno de los lugares

más interesantes de Mérida y supone todo un reto

para los investigadores.

Pero hay un lugar en el que se han preocupado

por recrear con rigor el ambiente de una de estas "domus".

En Julióbriga, Cantabria, muy cerca de Reinosa,

se ha edificado la Villa de "Los Morillos",

copiando la distribución del original

que se encuentra a escasos metros.

Tenemos una zona que justo coincide con el "cardo",

esta calle que da orientación norte-sur,

que es de la zona de la clase media.

Tenemos casas de una superficie de 600-800 metros.

Una de esas casas, excavada en su totalidad,

que es típica del alto Imperio romano,

lo tenemos reconstruido totalmente en la "domus" de Julióbriga,

centro que hoy en día todo el mundo puede visitar

para conocer los modos de vida de la época y la familia romana.

En el interior, se observa una cocina romana

con todo su utillaje: un triclinio o comedor,

recreado según los grandes patrones romanos,

y algunas habitaciones.

No falta el altar a los dioses hogareños, los Manes.

Continuamos el viaje saltando de sur a norte,

del Cantábrico al estrecho de Gibraltar.

Vamos a visitar una ciudad única para la investigación

ya que sobre ella no se han superpuesto

otras construcciones.

Se trata de Baelo Claudia, en Tarifa, Cádiz.

Y vamos a acercarnos al mundo de la pesca en época romana.

Conoceremos Baelo Claudia, una ciudad romana

vinculada al tráfico marítimo, a la pesca,

a los salazones de pescado y, sobretodo,

al "Garum", la gran joya de la gastronomía romana.

A su frente, al otro lado de los escasos 14 km

del estrecho de Gibraltar, se encuentra la bahía de Tánger,

conocida en la antigüedad como "Tingis",

con la que Baelo Claudia mantuvo una intensa actividad comercial.

Estrabón ya afirmó en el siglo I que Baelo Claudia

vivía del comercio y del tráfico de pasajeros con Tingis.

Y de una intensa explotación de la pesca.

Baelo Claudia en época romana era una gran ciudad del estrecho,

una ciudad portuaria, importante por la producción

de pescado en salazón.

Para los romanos, la explotación de recursos marinos

era una fuente de riqueza muy importante

y en las costas de todo Andalucía encontraron

uno de los caladeros más importantes, y establecieron sus almadrabas

que une en sus orígenes en nuestro pasado fenicio-púnico.

Quizá los productos más afamados en el Imperio

eran el atún en salazón,

lo que los romanos llamaban "salsamenta".

Y claro, del célebre "garum" que tuvo aquí

una de sus principales factorías.

El "garum" era un líquido resultado del prensado que,

dependiendo de los ingredientes con los que hubiéramos hecho

el preparado, pues así era de un tipo o de otro.

El "garum" más importante, según dicen autores antiguos,

era el "garum" gaditano, procedente del estrecho de Gibraltar.

Para cualquier romano, de Roma, de la propia Atenas,

de Alejandría, de las grandes ciudades del Imperio,

a los gaditanos nos veían como los productores de aceite

en el valle del Guadalquivir y en la costa,

como los productores del atún en salazón.

En estas costas, también se cazaron

ballenas y otros cetáceos.

Opiano narra en un tratado la técnica de captura y flotación

de estos gigantes del mar en época romana.

En Baelo Claudia, puede verse una vértebra

que se empleo como mesa de despiece.

La ciudad fue fundada durante el periodo Fenicio-Púnico

pero alcanzaría su esplendor durante el alto Imperio romano.

A pesar de su reducido tamaño, Baelo Claudia se considera

un perfecto ejemplo del urbanismo imperial.

Yo me atrevería a decir que Baelo Claudia

es una de las ciudades romanas de todo el Mediterráneo

que mejor conocemos en cuando a su urbanismo.

Dentro de la ciudad, las investigaciones,

desde la época de Pierre Paris, a inicios del siglo XX,

se centraron en la parte monumental, de manera que lo que

se ha exhumado sobretodo es la gran plaza pública de la ciudad,

el foro, que tenemos detrás, totalmente pavimentada,

en torno a la cual se sitúan los edificios públicos

que toda ciudad debía tener obligatoriamente:

tribunal de justicia, la basílica, presidida por la estatua

del emperador Trajano, también el "tabularium",

el archivo necesario para guardar todos los contratos

y toda la actividad cotidiana, la curia,

donde se reunían los magistrados locales,

los templos de la tríada capitolina, que están detrás,

encima de aquellos podios que se conservan,

y luego también tenemos evidencia del mercado, "macellum",

uno de los pocos de Hispania que se conservan completos.

Además de las termas y un templo que es

especialmente singular en Baelo Claudia,

que es el "iseum", el templo dedicado a Isis.

Además de ello, esta ciudad tiene

ese gran barrio meridional,

que es aproximadamente un 20% de la superficie total de la ciudad,

en la que se alternan las fábricas de salazón con casas

y, posiblemente, con otros edificios que aún no se han descubierto,

como "fullonica",

tintorerías, lavanderías,

como "thermopolia", bares,

lugares para consumir bebida y comida en público,

y toda una serie de elementos que están todavía esperando

el desarrollo de las investigaciones arqueológicas.

(Música)

La vida cotidiana y la fe religiosa se entrelazan en un caso singular

documentado en el templo de Isis.

En uno de los pozos que tenemos enfrente de nosotros,

cuando se hicieron las excavaciones, apareció una "defixio",

una maldición, una pequeña tablilla de plomo

en la cual una "baelonense", ciudadana del siglo I,

grabó una maldición para pedirle a Isis Murionima

en una de sus advocaciones de esta divinidad,

que acabase con la vida de los ladrones

que en su caso le había arrebatado la ropa de cama, ¿no?

Es un detalle singular pero denota como la religiosidad

en la antigüedad afectaba a todos los aspectos de la vida cotidiana.

-A finales del siglo III, un terrible terremoto

asoló Baelo Claudia.

Causó unos daños tan severos que no fue capaz de recuperarse.

Se iniciaba una lenta decadencia que duró hasta el siglo VII.

Finalizaba así la historia de una ciudad

que hizo del "garum" su principal fuente de riqueza.

Fastuoso, cruel, delicado.

El mundo romano contenía todos los ingredientes del nuestro.

Su gran longevidad,

hace que sea imposible dar fotos fijas del mismo.

En este análisis secuencial,

volveremos a Roma y su enorme presencia en Hispania.

(Música)

La expresión latina "Terra Sigilata"

define un tipo de cerámica roja brillante.

Significa, literalmente, "cerámica o tierra sellada",

ya que va marcada con un sello.

Algunas de estas cerámicas, emulan objetos metálicos más caros.

El barniz rojo que las cubre es antiadherente.

(Música)

El ingeniero belga Luis Siret

es uno de los pioneros de la arqueología española

que más impacto ha causado en esta disciplina,

gracias a sus extraordinarios descubrimientos.

Sus trabajos en la minería le dieron una posición privilegiada

para desenterrar culturas desconocidas,

como los Millares y el Argar.

Viene como ingeniero a un trabajo que estaba haciendo

que era la llevada de las aguas

desde La Bayugona a Cueva de Almanzora.

En gran parte de sus investigaciones,

estuvo acompañado por su hermano Enrique,

que ya le había informado del rico patrimonio arqueológico

del sureste peninsular antes de su llegada.

Su capataz, Pedro Flores,

fue clave para comprender su productividad

a la hora de excavar.

Para conocer bien a Siret, hay que ir a Almería,

a los solitarios desfiladeros que cobijan Los Millares

o bien a Murcia, a la muralla ciclópea de La Bastida.

El más importante que encuentran es El Argar.

Se tirarán excavando durante ocho o nueve años,

hasta sacar, nada más y nada menos, que 3000 tumbas.

Calculan que era una ciudad de cerca de 1000 habitantes,

que, para una época tan antigua, era una ciudad muy grande.

Ahora mismo, se está interpretando El Argar

como la capital de un imperio, junto con La Bastida,

un imperio bicéfalo, con dos cabezas.

No habían encontrado nunca una ciudad con todos esos fortines,

todo tan bien, que él se queda tan chocado,

que él terminaba de escribir un libro,

"La España pictórica",

decidió paralizar la publicación

a raíz del descubrimiento de Los Millares

porque creía que estaba ante algo fuera de serie.

Una civilización urbana, en el occidente,

pero 10 000 años más antigua que El Argar.

Cuando habla de Los Millares habla, fundamentalmente,

de toda la parte de las tumbas.

Los objetos, los "vestilos", sobre todo, esos materiales los da

para que los estudien otros arqueólogos

que van a visitar su casa, sobre todo, a partir de los años 20.

Siret siempre se preocupó

de las influencias orientales en la Península.

Detectó, desde muy antiguo,

elementos materiales que le llevaron a pensar

que los pueblos de la prehistoria ya intercambiaban productos

y, por tanto, influencias.

En su obra,

"Las Casitérides y el imperio colonial de los fenicios",

aborda la problemática a fondo.

Llama "fenicio" a cualquier oriental

siendo... lo que es el Próximo Oriente,

de la zona de Egipto, él le llamaba "fenicio".

Hoy en día, todas esas tesis orientalistas

se están demostrando que son reales.

Ya lo comentaba.

Él encontró en sus excavaciones, por ejemplo,

colmillos de hipopótamo,

marfil de elefante,

que no podían proceder, sino, del río Nilo

Trató de visitar Troya con Schliemann,

pero la muerte de su gran referente, lo impidió.

Luis Siret, desde que leyó los libros de Schliemann,

era un enamorado de la arqueología

y tenía como su gran maestro a Schliemann.

En cuanto publicó su libro, se lo envió

y Schliemann le escribió una carta dándole las gracias y tal.

Luego, pudo conocerlo en un congreso que hubo en Alemania,

hacia el año 88 o así,

con otros científicos,

donde le pusieron por las nubes, al propio Siret,

diciéndole que tenía un futuro prometedor,

que nadie se podía esperar que hubiera en occidente

una civilización tan avanzada como El Argar,

que ponía a Occidente al mismo nivel que Oriente.

No solamente una vez, viene varias veces Schulten aquí,

y trabaja con material de Siret

de épocas... "protohistóricas".

Tras una historia rocambolesca, plagada de engaños,

excavaciones piratas y ventas ilegales,

Luis Siret devolvió una de las grandes damas ibéricas,

la Dama de Galera, al Estado español.

Como ejemplo de lo que no se debía hacer.

Luis Siret, en este tema, era escrupuloso.

La primera pieza que dona al Estado español

es la Dama de Galera.

Él, lo que quiere, es poner fecha a la antigüedad.

Quiso estructurar la cronología de la prehistoria española.

En el Museo Arqueológico Nacional,

puede contemplarse parte de la colección que donó.

Siret fue el gran iniciador de la arqueología del sureste.

Está en el Olimpo de los pioneros, como nuestro siguiente protagonista.

El gran arte paleolítico del norte peninsular,

el llamado durante décadas "Arte franco-cantábrico",

debe varios de sus más importantes descubrimientos

a un hombre que, por lo general, has sido poco reconocido,

Hermilio Alcalde del Río.

Las cuevas del Castillo o La Pasiega,

fueron el escenario de sus grandes aventuras.

Hoy sabremos un poco más del hombre que tanto empeño dedicó

a desvelar el pasado del norte peninsular.

Hermilio Alcalde del Río

era originario de Villamediana, de Palencia,

pero a muy corta edad

se trasladó a Torrelavega

y el resto de su vida está vinculado a Torrelavega.

Tiene un papel central

en ese mundo de los descubrimientos de principio de siglo.

Encarna... Creo que es el aficionado consciente, romántico,

pero, a su vez, con los pies en la tierra,

que intenta desarrollar, más allá del mero hecho

de encontrar por casualidad una cueva,

porque la busca de una manera, más o menos, regular,

el iniciarse en el mundo de la investigación.

Evidentemente, solo el hecho de haber descubierto

yacimientos como Covalanas, Castillo, Hornos de la Peña,

le sitúa en un lugar central en la prehistoria.

Creo que es un periodo muy interesante

porque refleja ese cambio también que hubo

a partir de la aceptación del arte Paleolítico

y el inicio a la investigación sistemática y profesional

de estos yacimientos,

cuando se disuelve un mundo anterior,

más relacionado con anticuarios y aficionados,

y va siendo sustituido, en muchas áreas,

por el mundo de la investigación profesional.

Pero eso no empaña, en absoluto,

la figura y la calidad del trabajo de Alcalde del Río.

En 1903, Laval du Breuil vuelve a Altamira

a hacer algunas revisiones y practica una cata

en el yacimiento, en la entrada de la cueva.

En los años posteriores,

Alcalde del Río continúa

de manera regular esa excavación a la entrada de Altamira.

Precisamente,

por esa temprana relación que tuvo con Cartailhac y Breuil

y con la cueva de Altamira,

él dedujo, muy adecuadamente,

que tenía que haber más cuevas

con pinturas de ese tipo en la región, en Cantabria.

Entonces, él inició, en esos años, una búsqueda sistemática.

Covalanas fue el primer descubrimiento

que se produjo de una cueva

con arte Paleolítico en España después de Altamira.

Alcalde del Río no paró con el descubrimiento de Covalanas

y siguió por su cuenta.

En octubre de ese mismo año, descubrió las pinturas y grabados

de otra grande de las cuevas del Paleolítico cantábrico,

la cueva de Hornos de la Peña, en Corrales de Buelna.

Al mes siguiente, en noviembre de 1903,

hizo el que realmente fue su gran descubrimiento,

que fue la cueva del Castillo.

La cueva del Castillo, que ya era conocida.

Había datos de gente

que visitaba su interior a finales del siglo XIX,

pero nadie había reparado,

hasta que Alcalde del Río empezó a reconocerla

en las pinturas y grabados extraordinarios

de la cueva del Castillo y en su yacimiento.

También fue el primero

que sondeó el yacimiento de la cueva del Castillo.

Alcalde del Río era, nominalmente,

el director de la excavación de la cueva del Castillo,

pero la realidad fue bien distinta.

Cuando se empieza a excavar El Castillo en 1910,

el encargado del estudio del arte rupestre es Laval du Breuil,

el director de la excavación es Hugo Obermaier y su equipo.

Obermaier, en "El hombre fósil",

no menciona a Alcalde del Río

como parte del equipo del investigación.

-En principio, es muy significativo que tanto Breuil como Obermaier

fueran jesuitas

y que ordenaran la visión evolutiva de la prehistoria.

De eso se ha escrito bastante y hay trabajos muy interesantes,

en Santander, sobre todo, del grupo de Manuel González Morales,

porque han visto que, verdaderamente, Breuil,

parece ser, que es un modelo, desde la Iglesia católica,

de controlar el posible materialismo que había en la prehistoria.

Nuestro pionero estableció una fructífera,

aunque poco conocida, relación con el príncipe de Mónaco.

La firma de un contrato

entre el príncipe de Mónaco y Alcalde del Río

para, de alguna manera, adquirir los derechos,

que pasan al príncipe de Mónaco, de los descubrimientos

de Alcalde del Río

con vistas a su publicación junto con otros autores

y que va a ser el germen de lo que en 1911

fue las cavernas de la región cantábrica,

cuyos autores nominales eran Breuil, Alcalde del Río y el padre Sierra.

La investigación de las grandes cuevas cantábricas

no habría resultado igual sin Alcalde del Río.

La historia del sur peninsular

también debe mucho a nuestro siguiente protagonista.

Pelayo Quintero es hijo de la alta burguesía

castellana del siglo XIX.

Es nieto de gobernador civil,

nieto de juez togado militar

destinado en Cuba

y es hijo de terratenientes decimonónicos

en la provincia de Cuenca.

Estaba predestinado a tener una vida muy ordenada.

De hecho, sus hermanos varones, uno fue militar, otro fue diplomático

y él iba a ser el abogado de la familia,

pero se resistió y pudo más su vocación.

Él nace en Uclés en 1867 y estudia,

empieza sus estudios de Derecho en Madrid,

pero, contra la voluntad familiar, los abandonará,

primero, por los de Bellas Artes y luego por los de Filosofía y Letras

que entonces llevaban otro nombre

pero eran, realmente, estudios de Historia.

Ha pasado a la posteridad

por su peculiar relación con el sarcófago femenino de Cádiz.

Dicen que soñaba con la dama

y, al final, la dama apareció bajo su casa.

Se ha especulado mucho

sobre una posible excavación previa de Quintero.

Es un tema que ha tenido mucha literatura.

Él llega a Cádiz unos años después

que Rodríguez de Berlanga.

El arqueólogo malagueño publica el primer sarcófago

y se va antes de que se descubra el segundo sarcófago.

Casualmente, donde él vivía apareció, en el año 80, el segundo sarcófago.

Es, quizá, el dato empírico arqueológico.

Luego ha habido mucha literatura, leyendas.

Sí fue verdad que vivió encima del sarcófago.

Pelayo Quintero Atauri comenzó sus labores en Cuenca,

concretamente, en Segóbriga.

Es su tío, Román García Soria,

quien le va a facilitar,

primero, a través del campo de las Bellas Artes

y, luego, a través de su faceta

como estudioso de la historia de la arqueología,

los primeros trabajos en el yacimiento arqueológico

de Segóbriga, en Cuenca, en el municipio de Saelices,

un yacimiento entonces conocido como "Cabeza del griego"

como sistemática, muy significativamente.

Empieza ayudando a su tío, García Soria,

como dibujante arqueológico, para luego ya pasar, muy pronto,

en plena adolescencia, con 18 o 19 años,

a empezar a desarrollar labores de campo,

ayudando al histórico excavador de Segóbriga.

Este yacimiento emblemático de Hispania

fue excavado en parte por Pelayo.

Trabajó mucho en la zona de las termas,

aunque no tuvo muy clara la finalidad de la construcción.

Tras pasar por ciudades como Málaga,

en la que ejerció como profesor de Dibujo,

llegó a Cádiz, donde desarrolló la mayor parte de su carrera.

Quintero llega pronto a Andalucía,

probablemente, en torno a 1893, de mano de la arqueología,

con un encargo de la Real Academia de la Historia del padre Fita,

para hacer calcos y dibujos de material arqueológico

y remitirlos a Madrid.

Material arqueológico gaditano y norteafricano.

Pero será su faceta como profesor de Bellas Artes

la que le instale definitivamente en Andalucía,

primero en Granada, Málaga y luego, definitivamente, en Cádiz.

No sin olvidar su paso por Itálica, por Sevilla,

con una beca para estudiar los mosaicos

de esa ciudad romana.

-Pelayo va a ser un hombre un poco atípico,

va a ser un hombre con formación e inquietudes interdisciplinares,

va a intentar preocuparse

por reconstrucciones paleogeográficas,

va a trabajar con un profesor de Medicina de Sevilla

para la reconstrucción de los enterramientos

y el estudio físico de los inhumados en la necrópolis de Cádiz,

incluso, indicios y avances en arqueología subacuática.

Él sabía que estaba en la ciudad más antigua de Occidente.

Pero también fue director de las excavaciones,

desde el 16 hasta el 34.

Por tanto, creo que hay que reivindicar,

ahora que el tema de Cádiz fenicio resurge con gran interés,

él es uno de los grandes pioneros, el gran pionero.

Es precursor de la idea del "Círculo del estrecho".

Habla claramente de las relaciones,

porque ve que hay Neanderthal y Cromañón,

tal como se habla en la época, y los conecta con el norte de África,

tema de vigencia en la actualidad, del que no muchos se dieron cuenta.

Él fue presidente del Club Rotary de Cádiz

durante más de 20 años, también secretario.

La sede estaba en el Museo de Cádiz.

Se disuelven antes de la Guerra Civil,

porque es una sociedad que podía tener problemas.

Creo que, claramente, suscitó envidias.

Él fue el presidente de la Academia Hispanoamericana de Bellas Letras,

director del Museo, ocupó muchos cargos...

Su carácter liberal, unido a su distanciamiento

de las grandes familias gaditanas durante la Guerra Civil,

provocó su condena al ostracismo, cuando ya tenía más de 70 años.

Aunque Pelayo siguió trabajando en el protectorado.

Está claro que en el "establishment" y en la sociedad emergente,

que fue, claramente, la familia Pemán en la ciudad de Cádiz,

en la inmediata posguerra, no encajaba.

Se ve en el odio que le tiene Martínez Santa Olalla.

Por eso es muy curioso ver a Pelayo con sus más de 70 años

empezando una nueva vida, una tercera etapa en su vida,

excavando en Tamuda. -A lo mejor, la arqueología

le permitió olvidar,

al menos, tácitamente,

este momento geopolítico, que fue mue complejo para el país,

y que él debió sufrir de primera mano en sus propias carnes.

Es más que de justicia poner sobre la mesa

que su trabajo es de plena actualidad y que desarrolló una labor ejemplar

durante los años en los cuales, entre el 40 y el 46,

estuvo destinado en las tierras tetuaníes

donde pudo desarrollar la última parte de su carrera científica.

Era una persona no adepta al régimen

y, por tanto, tenía que tener pies de plomo

a la hora de desarrollar y escribir

y hacer actividad de carácter intelectual.

Concretamente, él decide trabajar en un yacimiento

que habían descubierto los españoles hacía dos décadas,

en año 1921.

César Luis de Montalbán descubre un yacimiento

en el área periurbana de Tetuán, que es el yacimiento de Tamuda.

Cada excavación que hacía, él redactaba una memoria,

y esas memorias consiguió que se publicasen anualmente,

de manera cíclica, durante el periodo en el cual él estuvo

haciendo excavaciones arqueológicas

y al frente del Museo Arqueológico de Tetuán.

Yo, personalmente, no conozco en España

muchos ejemplos parecidos.

Se podían contar con los dedos de la mano.

(Música créditos)

Arqueomanía - Un paseo por Hispania (2ª parte)

31:57 25 jul 2018

Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española.

Histórica de emisiones:
22/02/2015

Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española.

Histórica de emisiones:
22/02/2015

ver más sobre "Arqueomanía - Un paseo por Hispania (2ª parte)" ver menos sobre "Arqueomanía - Un paseo por Hispania (2ª parte)"

Los últimos 58 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

  • El código ancestral

    El código ancestral

    27:31 24 may 2019

    27:31 24 may 2019 Veremos los rastros de la actividad humana en cuevas, exploraremos desde el paleolítico con la mirada puesta en la pintura de las cuevas como una forma de lenguaje. Recorreremos algunas de las grandes catedrales del arte rupestre peninsular. Una moderna teoría afirma que los primeros signos del alfabeto tartésico y del ibérico provienen de las grafías del arte rupestre, que esta ¿escritura¿ habría pasado de las cuevas a los megalitos y de ahí a las estelas tartésicas. Trataremos de aclararlo.

  • 26:49 17 may 2019 Desde el desfiladero de Metmman en Alemania, Manuel Pimentel arranca una narración que atraviesa la historia de los neandertales, desde su aparición hasta su desaparición. Las grandes preguntas sobre hibridación con nuestra especie, capacidades artísticas, simbolismo, antropofagia y extinción son traídas a la pequeña pantalla. El episodio ha sido rodado en diferentes localizaciones de España, Europa y Asia y cuenta con la participación de grandes expertos como Carles Lalueza, Enrique Baquedano y Gerd Weniger.

  • 27:15 10 may 2019 En este episodio de Arqueomanía vamos a tratar de aclarar qué tipo de homínido llegó a la Península Ibérica en primer lugar y qué posible ruta o rutas siguió. Los yacimientos del Sureste Peninsular, concretamente los de Orce, tienen presencia humana con 1,4 millones de años. Esa es, de momento, la fecha más antigua que se ha registrado. El Barranco León o Venta Micena son los testigos más antiguos de la presencia del género humano en Iberia. Doscientos mil años después se comenzó a formar uno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Nos referimos a los de la Sierra de Atapuerca, en los que se han descrito hasta cuatro tipos humanos diferentes. La península es como un pequeño continente para el estudio de la evolución humana.

  • Orígen II

    Orígen II

    29:12 03 may 2019

    29:12 03 may 2019 Manuel Pimentel continúa en Tanzania explorando diferentes yacimientos claves en la evolución humana. Visita varios equipos de paleontólogos españoles y consigue desvelar algunas informaciones completamente desconocidas hasta ahora sobre la evolución humana.

  • Origen I

    Origen I

    26:44 26 abr 2019

    26:44 26 abr 2019 Manuel Pimentel se desplaza hasta los yacimientos de Olduvai en Tanzania para investigar el origen de la Humanidad. Allí, es recibido por un equipo de científicos españoles encabezados por Enrique Baquedano y Manuel Domínguez Rodrigo.

  • La bahía del marfíl

    La bahía del marfíl

    32:16 26 jul 2018

    32:16 26 jul 2018 La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica. Histórica de emisiones: 01/03/2015

  • 31:57 25 jul 2018 Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 22/02/2015

  • Arte rupestre neolítico

    Arte rupestre neolítico

    30:02 24 jul 2018

    30:02 24 jul 2018 Arte rupestre neolítico. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 01/02/2015

  • 30:54 23 jul 2018 Un paseo por Hispania I. Pioneros de la arqueología española. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:53 23 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (II). ( El argar). Cártama. Histórica de emisiones: 11/01/2015

  • 26:38 20 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (1ª parte) (El argar). Cártama. Histórico de emisiones: 04/01/2015

  • 28:17 19 jul 2018 Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte). Histórico de emisiones: 28/12/2014

Mostrando 1 de 3 Ver más