Dirigido y presentado por Manuel Pimentel y dedicado a la arqueología, abordará la evolución humana, el nacimiento del arte rupestre o el final de Tartessos. La búsqueda del Maestre del Temple, Arnáu de Torroja y de la tumba de Boabdil, completan una serie que se ha rodado en España y varios países como Tanzania, Marruecos, Italia, Alemania o Portugal.

4675163 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Arqueomanía - La bahía del marfíl - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Alrededor del 1300 antes de Cristo, varias civilizaciones

reciben la invasión de unos pueblos conocidos como "las gentes del mar".

Vamos a tomar esta definición, para referirnos a las culturas

que se aposentaron en la Península Ibérica

desde los albores del primer milenio antes de la era cristiana.

Tradicionalmente, se ha considerado la llegada de los fenicios a Gadir

en torno al año 900 antes de Cristo,

como la primera migración de los pueblos orientales.

La ubicación exacta de Gadir

es un tema de fondo de la arqueología española.

Algunos autores creen

que los restos del castillo de Doña Blanca,

en el Puerto de Santa María, eran parte de la ciudad.

La investigación actual,

ve Gadir como una especie de emporio dividido en varios espacios.

La propia ciudad de Cádiz, el castillo de Doña Blanca

y Sancti Petri,

donde pudo estar ubicado el templo de Hercules-Melkart.

Para aumentar el debate, algunos arqueólogos

identifican este complejo de poblaciones

con la mítica Cartesos.

Los griegos se establecieron en Ampurias,

teóricamente, su colonia fundacional en Iberia.

Pero ¿estamos en lo cierto? ¿Son correctas las cronologías?

¿Llegaron, únicamente, fenicios y griegos?

Hemos tenido acceso a un descubrimiento excepcional,

una tumba con un guerrero ataviado al modo griego.

La arquitectura del enterramiento es fenicia,

pero el ajuar parece el de un hoplita.

La panoplia bélica que presenta el individuo

es muy característica de un soldado

de los conocidos como de tipo "hoplita".

El armamento fundamental

de este tipo de infantería

está conformado por el casco, el escudo y la lanza.

Apareció durante una intervención

en el centro de Málaga hace unos meses.

Junto al túmulo este que os decía, que apareció al principio,

que era una especie de cubierta hecha con mampostería mal trabajada,

lo que aparece por debajo

es una estructura de sillares

perfectamente cuadrados

con un grado de detalle muy...

Hecho que nos descuadra completamente

con lo que se vio en las construcciones musulmanas

que estábamos viendo

y, sobre todo, la grandiosidad de la construcción,

que estaba perfectamente realizada.

Tras las primeras valoraciones,

se impuso una excavación de urgencia.

Había que proteger el hallazgo por encima de todo.

Es un conjunto muy amplio de restos metálicos.

Concretamente, de bronce.

Los cuales se encuentran

en un estado de conservación muy deficiente.

Están totalmente fragmentados,

incluso nos impiden saber de qué tipo de objeto de se trata.

Como luego pudimos comprobar que todo el ajuar

estaba situado en la planta de la tumba,

hasta que no llegamos a ese nivel, realmente no fuimos conscientes

del ajuar que la tumba disponía.

Incluso, nos llevó a pensar, en unos primeros momentos,

que la tumba estaba expoliada.

-El muerto, la primera vez que... Cuando empezamos a verlo,

el primer problema que encontramos fue el mal estado de conservación.

Los sedimentos que habían colmatado la tumba,

había machacado, literalmente, los restos.

Nos dio muchísimos problemas

para lo que es la propia excavación

del hueso.

El ajuar está compuesto

por varias piezas de valor excepcional.

Estaba conformado por unas varillas de plata,

que fue uno de los primeros objetos que se pudieron documentar,

y conforme íbamos avanzando en la documentación de los objetos,

la espectacularidad de esto iba creciendo.

Luego se documentó un plato de plata,

el cual también supuso bastante emoción

por parte de la gente del equipo que estaba excavando.

Inmediatamente a este,

se documentó uno de los hallazgos más emblemáticos de la tumba

que fue un anillo, un anillo de oro,

formado por un escarabeo, conformado en cornalina,

con una inscripción con motivos egipcios

y engarzado en plata.

El magnífico escarabeo

muestra a las claras la vocación guerrera del personaje.

Además, es una reproducción magnífica

de la diosa Sesmé, la diosa guerrera,

la diosa leona.

-El casco estaba en una posición,

que, en principio, nos resultó anómala

porque estaba situado en la cabecera de la tumba,

sobre los sillares que conformaban la cabecera de la tumba

y tapado por la mampostería de piedra.

La propia colocación implica un ritual funerario específico.

Si reconstruimos un poco la sucesión de los acontecimientos,

una vez colocado

el individuo en la tumba

y provisto del ajuar que ya he comentado,

se procede a colocar en la cabecera

el casco y, junto a él, un timaterium.

Un timaterium es una pieza cerámica que se utilizaba, fundamentalmente,

para quemar distintas esencias.

Luego, una vez que se ha llevado a cabo este ritual,

la colocación del casco y la colocación del timaterium

y efectuar la quema de esa esencia,

se procede a ocultar ambos objetos,

tanto el casco como el timaterium con una mampostería de piedra.

O sea, que hay un episodio, un ritual de ocultación.

El casco es, según los expertos, claramente corintio.

Estaba, originalmente, estañado. ¿Para qué?

Para que tuviera un aspecto plateado impresionante.

Debía ser un casco muy lujoso.

En la Península Ibérica, solo han aparecido dos ejemplares,

pero fuera de contexto arqueológico.

Uno, en el Guadalete y otro en la ría de Huelva.

Para encontrar algo parecido, hay que visitar Olimpia.

El casco corintio tiene una perdurabilidad,

como elemento defensivo, muy larga.

Si nos creemos a Homero, ya realmente en esa época,

se utilizaban los cascos corintios, pero, por lo menos,

del siglo séptimo hasta el final de la época clásica,

se utilizan hasta el final del quinto.

Al finalizar la excavación, las piezas se trasladaron

al Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico

para proceder a su restauración.

Una vez que habíamos vaciado el casco,

que ya ahí, en el interior de la tierra,

a parte de muchas piedras

que habían caído,

fuimos, en los distintos niveles, recuperando fragmentos que...

De cierta entidad.

De hecho, hay algunos, bastante, bastante grandes,

lo que ya daba idea de que, no solamente,

la pieza iba a ser lo que se veía en el propio engarzado,

sino que se iba a poder recuperar mucho más casco

de lo que se había pensado en principio.

En total, había más de 103 fragmentos.

Una de las grandes sorpresas,

fue la exquisita decoración del casco.

Teníamos que advertir por qué parte

podía ser más frágil

de lo que ya estaba.

A través de la radiografía vimos simplemente que,

aparecen ciertas fisuras,

pero descubrimos también algunos elementos

que, a simple vista,

dada la concreción y la oxidación que este material tenía,

elementos que, a simple vista, no se veían

y en la decoración.

-En este caso, lo que nos hemos encontrado

ha sido... una palmeta.

Luego, aquí en el lateral, también había otras palmetas de loto.

Para mí, lo más gratificante ha sido ir descubriendo los detalles

del motivo que aparece en los cubremejillas,

que son águilas.

Dentro del casco, había materia orgánica.

A lo largo de este proceso, al levantar una piedra,

detectamos que había una materia

de una naturaleza muy diferente a la de la tierra circundante.

Se llegó a la conclusión de que podían ser restos de cuero,

porque todos estos cascos, en esta época, llevaban un forro.

Son muy calurosos.

Si le das un golpe, eso reverbera como una campana, en la cabeza.

Entonces, se forraba con cuero, con lino, con fieltro

y se cosía al casco.

Las dos varillas han presentado restos de pergamino o papel.

Es probable que sirvieran en su día para enrollar un documento.

Los arqueólogos creen que la tumba también pudo albergar un escudo.

El tema del escudo aún no lo podemos precisar.

Parece encontrarse en un estado de fragmentación muy grande,

pero tenemos distintas evidencias que nos pueden hacer pensar

que se trata de un escudo.

Como el hecho de que algunos elementos

que parecen asociarse a este tipo de piezas,

la asociación del bronce con la madera

y una serie de elementos en la pared

que parecen denotar que se encontraba apoyado sobre ella.

Como es una mancha,

en los sillares de la tumba, en forma circular.

La lanza está inutilizada.

Se encuentra dispuesta a la derecha del individuo

y uno de los aspectos que llama la atención,

es que se encuentra inutilizada,

es decir, se encuentra doblada en la punta

y apoyada, la punta doblada, sobre la pared.

En cambio, el casco no parece haber sufrido la misma suerte.

Parte el rito funerario puede ser inutilizar el armamento

para que ya no tenga otra función, más que la votiva.

En principio, no parece que el casco estuviera roto intencionadamente.

Los elementos del ajuar

siembran dudas sobre la afiliación del personaje.

Gran parte de los problemas

que estamos teniendo a la hora de interpretar la tumba

es que se trata de un caso único.

-Hay dos posibilidades.

O bien se trataba realmente de un mercenario o un guerrero griego

que por la circunstancia que quiera que sea,

se quedó en Málaga en el siglo sexto,

o bien se trataba de un personaje rico,

posiblemente fenicio,

que había adquirido todos esos materiales

y había querido enterrarse con ellos.

Pero ¿y si el análisis antropológico nos revelara claramente

el tipo de individuo al que nos enfrentamos?

Se trataría de un hombre,

un adulto,

con una edad que puede oscilar en torno a los 40 años.

Bastante fuerte.

Bastante alto,

en torno al 1.80 y, curiosamente,

unas inserciones musculares bastante notables,

tanto en las piernas

como en la zona posterior, en la zona de la nuca.

Posiblemente, por un uso continuado del casco

y de todo lo que es la panoplia militar guerrera

que tenía que llevar habitualmente.

Parece que presenta un pequeño trauma en la zona frontal,

no le causó la muerte,

fue "ante mortem" y con curación,

pero bueno, posiblemente,

de algún tipo de lucha

o combate, en esta línea.

La cabeza del húmero en el hombro,

ciertamente, mantiene unas marcas que, posiblemente,

de utilizar la lanza,

la lanza hoplita, posiblemente,

sí que procedan de eso y sería diestro, en este caso.

En la Málaga del siglo VI antes de Cristo,

parece que hay un aumento grande de las estructuras defensivas,

como puede comprobarse en sus murallas.

Quizá nuestro personaje fue o un gran general

o un aristócrata griego

que comandaba una falange de mercenarios.

En el siglo sexto, una panoplia de un guerrero

costaba 30 dracmas, en Atenas.

Era, más o menos, lo homólogo, a seis bueyes para los sacrificios.

Entonces, era una cosa costosa, con lo cual, todos los hoplitas,

todos los guerreros, no podían costearse una.

-En este caso, estaríamos ante una figura del ejército,

destacada, es decir, no se trataría de un soldado normal,

sino que podríamos estar ante lo que podemos definir,

según el concepto de ejército de aquella época,

de un aristócrata guerrero.

El caso es que, en la cercana Gadir, hemos contrastado

un episodio de violencia durante la misma época.

Debajo del Teatro del Títere, en pleno centro de Cádiz,

se muestra ante nosotros parte de la ciudad fenicia.

A principio del sexto, vuelve a haber un gran incendio,

en este caso, sí está muy bien documentado,

donde la ciudad se vuelve a abandonar

y reconstruye inmediatamente

en el primer cuarto del siglo sexto antes de Cristo.

Curiosamente, esa parte de la ciudad, tiene muy poca duración

porque, a partir de la segunda mitad del sexto antes de Cristo,

desaparece la ciudad y no se vuelve a documentar

ningún resto arqueológico hasta la época romana.

Durante su excavación, los investigadores encontraron

unos restos humanos que tienen mucho que decir.

Estaba encima de un lecho de arena

y con señales de haber estado en contacto con algún incendio

porque tiene una especie de lasca,

de mácula,

cenicita sobre sus huesos.

Muere en el siglo sexto.

Cae así, sobre esa postura,

es cubierto por la arena y no lo toca absolutamente nadie.

Se pudre ahí.

Y pasan 2600 años

y entonces es cuando lo encontramos así.

El resultado que nos han dado

es que el ADN del sujeto tiene dos líneas.

En una de ellas, predominan los genes AV-1, AU.

Eso es típicamente del fenicio.

A parte, el sujeto tenía otro 50 % de haplotipo

que contiene la línea H,

más frecuente en Europa occidental, aún hoy en día.

Se piensa que es, probablemente, hijo de madre indígena de la zona

y padre, desde luego,

sin duda alguna, de genética fenicia.

Un hombre con rasgos locales y orientales, pura mezcla.

En toda la zona del Estrecho, desde Almería a Huelva,

los testimonios de la presencia oriental son enormes.

Dentro de la cueva de Gorham, en Gibraltar,

se excavó este altar púnico.

Su cronología es muy antigua, en torno al siglo octavo.

Y no muy lejos, un yacimiento más antiguo,

la gran ciudad de Alcorrín.

Es una fundación del siglo XIX antes de Cristo.

Una fundación premeditada, o sea,

que en un determinado momento histórico

se construyó la fortificación exterior.

Enorme, con esta muralla de 2.5 kilómetros de largo.

Tras los bastiones y la arquitectura interna,

con los primeros edificios rectangulares

y divididos en varios ámbitos de la época.

O sea, son edificios de más de 150 metros cuadrados.

Un asentamiento que parece demostrar la convivencia cultural

entre las poblaciones indígenas y las orientales.

Estamos en el ambiente, pero no estamos en el centro

de lo que se suele llamar cultura tartésica.

Su urbanismo así lo indica.

La tradición de esos pavimentos de conchas

viene también del Próximo Oriente.

Ahí, desde la Edad de Bronce Medio, de la Media Edad de Bronce,

hay ejemplos de pavimentos de conchas también,

que se encuentran ahí, también,

siempre en el exterior de los edificios,

nunca en el interior,

que decoran las fachadas,

por ejemplo, bordean ventanas y puertas,

con un sentido

muy probablemente, "aportopárico",

o sea, espantan el mal y, por lo tanto,

están ahí en la huella, en el umbral del acceso de las casas.

Alcorrín fue abandonada ordenadamente.

No tenemos ninguna huella de destrucción.

Ni fuego ni tampoco huellas de terremoto, algo así, nada.

Todo eso nos indica que el yacimiento ha sido abandonado

de manera premeditada, de manera tranquila, digamos.

Parece ser que el comercio de las fundaciones fenicias

se dirigió entonces hacia la costa atlántica africana.

Hemos hecho estudios, por ejemplo, de la cerámica,

arqueométricos de la cerámica, que han podido demostrar

que hallazgos cerámicos de Mogador,

de esta isla tan alejada en la costa atlántica de Marruecos,

han sido producidos en el Cerro del Villar, por ejemplo.

Queda mucho por saber de este periodo,

en el que la gran amalgama de textos antiguos,

yacimientos e interpretaciones

va aclarándose con la investigación moderna.

Lo que se atisba es un mundo rico y complejo,

con personas y comunidades

que se desplazan por el Mediterráneo en todas las direcciones.

(Música)

Este enorme foso es una mina de cobre al aire libre.

Pertenece a la explotación de cobres Las Cruces,

en las cercanías de Sevilla.

Se encuentra en lo que se conoce como Faja Pirítica,

una gran formación geológica

que recorre, grosso modo, la falda sur de Sierra Morena.

En términos técnicos, es una provincia metalogénica

y tiene, probablemente, la mayor concentración

de sulfuros masivos de la corteza terrestre.

Se han explotado 82 minas con regularidad

y más de un centenar de afloramientos secundarios.

Además de pirita, es rica en oro y cobre.

Aquí, los trabajos comenzaron hace 5000 años.

De hecho, en los propios terrenos de la mina,

justo encima de esta inmensa corta,

aparecieron restos de la Edad del Cobre.

La extracción de mineral a lo largo del tiempo,

ha sido casi ininterrumpida.

También hay vestigios turdetanos, romanos y medievales.

Pero lo que nos interesa es la Edad del Cobre.

Muy cerca, apenas a unos centenares de metros,

se encuentran los yacimientos calcolíticos

de Valencina de la Concepción,

un verdadero filón para el mundo de la arqueología.

Hace 5000 años, el río Guadalquivir

no desembocaba donde desemboca hoy en día,

a unos 100 kilómetros de aquí,

en Sanlúcar de Barrameda,

sino que desembocaba en las inmediaciones

de donde estamos ahora mismo.

Es decir, esto era un ambiente litoral, marino,

en el que tenemos que imaginarnos

toda una serie de características del paisaje marino,

a parte, por supuesto, de todo el sistema hidrológico

de la desembocadura del Guadalquivir.

Nadie sabe en realidad qué era Valencina en la Prehistoria.

Las hipótesis apuntan a una zona de encuentro comercial

o a un gran asentamiento.

El yacimiento tiene más de 400 hectáreas

y la concentración de monumentos funerarios

es excepcional.

Valencina es uno de los yacimientos de la Edad del Cobre

más formidables que conocemos,

tanto en la Península Ibérica como en toda Europa occidental.

La estimación que han hecho diversos colegas en varios estudios

es que habría tenido, en torno,

a entre 400 y 450 hectáreas de extensión.

Por tomar un referente, el sitio de Los Millares

tiene entre 1.5 y 2 hectáreas de extensión,

es decir, esto nos da un poco la escala

del tamaño que tiene el sitio de Valencina.

-¿Cuántas estructuras funerarias o no funerarias

puede haber en el yacimiento?

-Fácilmente, estamos en magnitudes de decenas de miles.

-Decenas de miles... Eso es tremendo, ¿no?

-Sí, tengamos en cuenta que Valencina

está ocupada durante toda la Edad del Cobre,

aproximadamente unos 1000 años de historia,

una población importante que debió haber aquí

y, además, una población pujante.

Desde el 3200 antes de Cristo hasta el 2000, aproximadamente,

floreció aquí una cultura poderosa

que ahora está empezando a asomar con todo su brillo.

En la primera parte del tercer milenio,

que es cuando se origina Valencina,

en esta parte del mundo, en Egipto, lo que está ocurriendo

es que se están sentando las bases

de la posterior civilización faraónica.

De hecho, Valencina es, en parte, coetánea

de toda la etapa de construcción de las famosas pirámides de Guiza.

Básicamente, es el periodo

que se suele conocer como de origen de la civilización.

Nos desplazamos, en primer lugar,

al Museo Arqueológico de Sevilla, donde se cobijan algunas piezas

que cambiarán nuestra manera de mirar la historia.

Esta hoja pertenece a un puñal de uso ritual,

en opinión de los arqueólogos.

Según las últimas investigaciones,

el cristal de roca que la forma proviene de un lugar lejano,

aunque es posible que Sierra Morena sea su origen.

Parece ser, que la técnica empleada en su corte y perfilado

implica ya un dominio de la metalurgia.

Este puñal está elaborado de dos materias primas.

Por un lado tenemos una empuñadura de marfil,

profusamente decorada,

tanto en la cara que vemos

como en la cara que está apoyada en la mesa.

Tiene una decoración mixta.

Esta parte está decorada con una retícula en relieve

y, por otro lado,

tenemos estas pequeñas protuberancias en la zona del pomo.

Y por otro lado, tenemos lo que es la hoja del puñal,

que está elaborado en cristal de roca.

Entonces, esta es una pieza muy singular.

Hasta el momento, única en el registro material europeo

que nosotros conozcamos.

Esto sería un conjunto.

Esta placa que tenemos aquí

podría ser la parte rígida de la vaina

donde se enfundaría este puñal.

Todas las piezas que tenemos sobre la mesa

aparecen un mismo enterramiento.

Es una gran estructura megalítica de doble cámara.

Excepto esta pequeña cajita de aquí,

todos estos objetos aparecen en la segunda cámara.

Esta defensa en bruto es muy interesante

porque no se ha encontrado otra completa en un enterramiento

ni tampoco en un contexto que se crea que es de producción.

Además, apareció enmarcando la cabeza del inhumado.

Estas piezas que hemos intentado datar

no tenían colágeno suficiente para hacer la datación radiocarbónica

pero, sin embargo, hay dos dataciones sobre hueso humano

de la cámara anterior,

que han dado primera mitad del tercer milenio.

El colmillo, que está en bruto,

es un colmillo de elefante africano,

mientras que este colmillo decorado

es de un espécimen de elefante asiático.

Entonces, esto nos está hablando de que en el periodo calcolítico,

en la Edad del Cobre,

nos encontramos con que hay, al menos,

dos vías de intercambio de esta materia prima.

Es una materia prima, posiblemente de lujo,

tal vez, solo al alcance de unas élites

que demandan esta materia prima para lo cual

está sujeta al intercambio o al comercio.

De modo que estaríamos hablando de dos vías,

una que estaría operando por la zona atlántica,

desde donde llega a Valencina de la Concepción

marfil de la zona de África

y, por otro lado, una vía mediterránea,

desde donde está llegando el marfil asiático.

El trabajo de los orfebres de Valencina

implica un conocimiento profundo de las labores sobre el oro.

En esta lámina, puede verse unido lo oculado,

similar a los realizados durante el Calcolítico

en piedra, marfil o en pinturas.

Creo que podemos calificar

como la primera orfebrería, propiamente dicha,

de la Península Ibérica,

porque requiere un trabajo artesanal

mucho más elaborado.

La lámina se pulió por el anverso, que es la zona visible de la pieza.

En cambio, el reverso se deja sin pulir,

probablemente, porque estaría adherida a alguna superficie.

Todo este trabajo de decoración

se realiza con una técnica de repujado

por el reverso de la pieza,

o sea, por la parte de atrás,

mediante la utilización de buriles o de punzones,

se va grabando manualmente todos los motivos de decoración.

Valencina es uno de los yacimientos que tiene mejores piezas,

en cuanto la decoración.

De hecho, es la única zona de la Península Ibérica

en la que aparecen estos motivos oculados,

que que aparecen en el resto de la Península

en otros materiales como en marfil, en pizarra o en hueso,

aquí en Sevilla es el único lugar en el que aparecen en oro.

El oro en la Edad del Cobre se obtiene del oro aluvial.

Las pepitas de oro que se recogen mediante el bateo de los ríos

son luego fundidas en el crisol y es a partir de esa materia

a partir de la que se trabaja.

El oro es un metal muy blando y muy maleable, por lo tanto,

mediante una deformación plástica del martilleado

se deforma con cierta facilidad.

Lo cierto es que el grosor y el espesor de las láminas,

que es de unas pocas micras,

evidencia que tiene un control excepcional

de la técnica del martilleado

porque también es muy fácil que el oro se fracture

y se rompa al martillearlo.

El mundo funerario de Valencina es de una gran complejidad.

Todos estos maravillosos ajuares han aparecido en diferentes tumbas.

La tipología de los enterramientos es diversa

y sus panteones monumentales guardan datos valiosos.

En Valencina creo que podemos distinguir

zonas, espacios y estructuras concretas

que son funerarias, en el sentido

de que tiene como función primaria

depositar los restos de los difuntos,

conmemorarlos

y quizá, mantener una conexión directa con ellos.

Pero luego, también es verdad,

que en estructuras que es más difícil ver como propiamente funerarias,

también aparecen restos humanos.

Quizás en cabañas, en fondos de cabañas,

en depósitos, incluso en las zanjas.

Eso es una constante que vemos en la Europa neolítica

en la Europa del cobre

que, en muchísimas ocasiones,

la inversión de trabajo

y el esfuerzo puesto en la arquitectura de los muertos

es mucho mayor que el que se pone en la arquitectura de los vivos.

Es decir, los vivos están viviendo en viviendas muy sencillas.

-Chozas.

-Chozas, cabañas hechas con materiales perecederos

y sin mucha base arquitectónica permanente.

Mientras que con las construcciones de los megalitos

invierten un trabajo, un tiempo y un esfuerzo mucho mayor.

Esto, probablemente, lo que nos está sugiriendo

es que en las sociedades neolíticas y calcolíticas,

los muertos son tan importantes o más que los vivos.

Una de las mayores novedades

es el conocimiento de los materiales de construcción.

Las rocas, tanto de pizarra como de granito,

están datadas geológicamente, pero, evidentemente,

son muy antiguas.

Estas rocas tienen la peculiaridad

de tener unas marcas propias

del momento en el que se formaron, en el Plioceno,

unas marcas de origen marino,

de organismos que vivían en ese momento.

Pero, además de eso, hemos encontrado una curiosidad,

prácticamente, única en el mundo hasta ahora,

y es que estas rocas tienen perforaciones menores,

de menor tamaño,

perforaciones de menor tamaño

que son debidas a organismos,

organismos marinos pero distintos al propio de la roca.

Es decir, son unos organismos más recientes.

Incluso, en algunos lugares del techo,

se encuentra incluso hasta el organismo

que produjo la perforación.

Es decir, organismos que vivían en el momento.

Cuando datamos por radiocarbono esos organismos,

la edad que nos proporciona es bastante parecida en todos ellos

y, curiosamente, coincide con una edad aproximada

en lo que los habitantes de este lugar de Valencina

pudieron construir esta edificación.

El yacimiento presenta, además, zonas de hábitat.

Son diferentes oquedades que se practican en el terreno

que era donde ellos realizaban las actividades

de habitación normal y corriente

y también las productivas.

Serían fondos de cabaña,

que serían semisubterráneos o subterráneos,

que estarían con sus cubiertas vegetales.

Dentro, lo que nos encontramos los arqueólogos

cuando realizamos las excavaciones

son los desechos de aquella época

que, en este caso concreto,

vienen a estar fechados, aproximadamente,

a inicios del tercer milenio.

Resultan especialmente enigmáticos los grandes fosos

de hasta 1 km de longitud y 7 m de profundidad

que se han excavado aquí.

Estamos ahora mismo sobre el relleno de uno de estos fosos

que se han documentado en esta parte del yacimiento,

se han investigado,

primero, realizando una profesión geofísica

y después, la hemos podido excavar ahí.

Es un foso de sección en V.

Tiene una anchura de 7 metros y una profundidad en torno a los 7 m.

En este caso concreto,

se le ha calculado una dimensión continuada

de en torno al kilómetro, aproximadamente.

En otros lugares del yacimiento, han aparecido parte de estos fosos

pero no se ha podido reconstruir, si conformaban un sistema unitario

con conexiones entre ellos o no.

La sociedad que se concentró en torno a Valencina

muestra una extraordinaria complejidad,

materializada en sus construcciones y sus artes suntuarias.

La presencia de materiales de importación,

como los marfiles,

o el alto nivel técnico de sus artesanos,

nos llevan ante una civilización muy desarrollada.

Su análisis completo es clave para entender

la civilización en Europa occidental.

(Música)

A veces, vemos un indicio en alguno de nuestros viajes

y cuando tenemos la primera ocasión,

volvemos al lugar para ver las cosas más a fondo.

Es el caso de La Puebla de Don Fadrique.

Está en Granada,

en los límites provinciales de Almería, Jaén, Albacete y Murcia.

Un cruce de caminos, sin duda.

La población posee

un rico patrimonio histórico y arqueológico.

En una ocasión,

habíamos observado una elevación

con aspecto de haber estado habitada en el pasado.

Los lugareños la conocen como la Molata.

Gracias a las indicaciones

de Jesús González Palmeiro y de Ángel Gutiérrez Rubio,

pudimos visitar el lugar y comprobar in situ que, en efecto,

el cerro había estado habitado desde, al menos, el Neolítico.

Los investigadores locales como Jesús,

desempeñan un papel muy importante en la arqueología

cuando hacen las cosas con seriedad, como es el caso.

Ha recorrido todos estos campos

y ha identificado varios yacimientos.

Jesús nos muestra algunas industrias líticas

antes de visitar la Molata de Casavieja.

Tras acudir al enclave,

nos encontramos con una visión inesperada.

Alguien ha pintado un gran antropomorfo

en el interior de una roca,

que parece provenir del derribo de un abrigo preexistente.

Tal vez, sea auténtico.

Tal vez, una broma de algún aficionado.

Los científicos dirán.

Hemos podido pasear por un gran yacimiento

de la Edad del Cobre, conocido como La Higueruela.

Se aprecian restos de algunas estructuras

y hay cerámicas por doquier.

Aunque, sin duda,

el gran yacimiento de La Puebla de Don Fadrique

es el Cerro del Trigo,

lugar en el que hubo un importante "castellum" romano.

Ahora, es un páramo desierto

sometido a los fríos vientos de la región,

pero un día fue una importante fortificación republicana

para defender este paso natural entre el sur y el levante.

La Puebla de Don Fadrique tiene un museo

en el que se dedica un amplio espacio

a su pasado arqueológico.

Aquí puede verse una estupenda infografía

sobre el Cerro del Trigo

o las piezas más brillantes de su prehistoria y protohistoria.

Jesús Fernández Palmeiro ha tenido que ver mucho

en que hoy sea un rincón estupendo para los amantes de la historia.

Nos marchamos de nuestra excursión arqueológica

habiendo aprendido muchas cosas

del importante pasado de La Puebla de Don Fadrique.

(Música)

Arqueomanía - La bahía del marfíl

32:16 26 jul 2018

La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica.

Histórica de emisiones:
01/03/2015

La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica.

Histórica de emisiones:
01/03/2015

ver más sobre "Arqueomanía - La bahía del marfíl" ver menos sobre "Arqueomanía - La bahía del marfíl"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Nuria

    Encantada con este programa...siempre interesante conocer...aprender..entender....

    24 abr 2019

Los últimos 58 documentales de Arqueomanía

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • La tumba de Boadbil

    La tumba de Boadbil

    28:55 19 jul 2019

    28:55 19 jul 2019 La Alhambra es el escenario en el que Manuel Pimentel comienza sus pesquisas para localizar los restos de Boabdil, último Rey de Alándalus. Desde sus salones de ensueño, desde su arquitectura sin par, narra la vida del último monarca nazarí. Granada era la perla de la corona de Alándalus y su entrega recayó en un hombre joven, en un rey que no llegaba a los treinta años. Boabdil ha pasado a la Historia como un ser desdichado, pero lo cierto es que dejó España muy joven para vivir cuarenta años en el Magreb. ¿Qué fue de su vida?

  • 29:32 12 jul 2019 El descubrimiento de un sarcófago con inscripciones medievales en la iglesia de San Fermo de Verona puso a un equipo de investigación tras los pasos de Arnáu de Torroja, Gran Maestre del Temple fallecido en 1184 en la ciudad italiana a su regreso de Tierra Santa. En la catedral de Tarragona, reposan otros restos mortales, los de Guillem de Torroja, el hermano del maestre. En este episodio detectivesco tratamos de aclararlo con el trasfondo de las cruzadas y el Santo Grial.

  • El rey lobo

    El rey lobo

    28:12 05 jul 2019

    28:12 05 jul 2019 ¿Es posible que los pueblos íberos tuvieran un monarca llamado el Rey Lobo? Manuel Pimentel trata de aclararlo a través de una investigación que recorre varios yacimientos ibéricos.

  • Celtas

    Celtas

    28:13 28 jun 2019

    28:13 28 jun 2019 El noroeste peninsular es el territorio natural de expansión de la cultura castreña. Esta cultura se asimiló tradicionalmente a los celtas, ¿pero podemos estar seguros? Manuel Pimentel recorre el mapa celta y celtíbero de la península ibérica para aclarar el origen cultural y la expansión de los celtas.

  • En busca de Tartessos

    En busca de Tartessos

    27:48 21 jun 2019

    27:48 21 jun 2019 La búsqueda de Tartessos es el mirlo blanco de la arqueología española desde comienzos del siglo XX. En este episodio, Manuel Pimentel sigue su pista por diferentes localizaciones del Bajo Guadalquivir y Extremadura, investigando en lugares emblemáticos.

  • Fenicios

    Fenicios

    28:05 14 jun 2019

    28:05 14 jun 2019 Los fenicios son un conglomerado de pueblos orientales que monopolizaron el comercio mediterráneo durante centenares de años. En este capítulo nos acercamos a sus colonias en la península y a su expansión atlántica.

  • Arqueología canaria

    Arqueología canaria

    27:36 07 jun 2019

    27:36 07 jun 2019 Manuel Pimentel se desplaza al archipiélago canario para aclarar si los textos clásicos están en lo cierto al afirmar que las Islas Canarias fueron pobladas durante el siglo I antes de Cristo. Para ello visita Gran Canaria, el Hierro, la Palma y Tenerife. Sigue los pasos de los primitivos bimbapes, de los benahoaritas, de los guanches y los canarios para comprobar si su origen es beréber. Para ello, analiza el registro cultural y genético de la mano de prestigiosos científicos en un capítulo que muestra los grandes paisajes arqueológicos de las Islas Canarias.

  • Dolmen

    Dolmen

    27:17 31 may 2019

    27:17 31 may 2019 En este episodio de Arqueomanía se aproxima al megalitismo como forma de expresión cultural. La primera arquitectura de la humanidad vista desde la óptica arqueológica.

  • El código ancestral

    El código ancestral

    27:31 24 may 2019

    27:31 24 may 2019 Veremos los rastros de la actividad humana en cuevas, exploraremos desde el paleolítico con la mirada puesta en la pintura de las cuevas como una forma de lenguaje. Recorreremos algunas de las grandes catedrales del arte rupestre peninsular. Una moderna teoría afirma que los primeros signos del alfabeto tartésico y del ibérico provienen de las grafías del arte rupestre, que esta ¿escritura¿ habría pasado de las cuevas a los megalitos y de ahí a las estelas tartésicas. Trataremos de aclararlo.

  • 26:49 17 may 2019 Desde el desfiladero de Metmman en Alemania, Manuel Pimentel arranca una narración que atraviesa la historia de los neandertales, desde su aparición hasta su desaparición. Las grandes preguntas sobre hibridación con nuestra especie, capacidades artísticas, simbolismo, antropofagia y extinción son traídas a la pequeña pantalla. El episodio ha sido rodado en diferentes localizaciones de España, Europa y Asia y cuenta con la participación de grandes expertos como Carles Lalueza, Enrique Baquedano y Gerd Weniger.

  • 27:15 10 may 2019 En este episodio de Arqueomanía vamos a tratar de aclarar qué tipo de homínido llegó a la Península Ibérica en primer lugar y qué posible ruta o rutas siguió. Los yacimientos del Sureste Peninsular, concretamente los de Orce, tienen presencia humana con 1,4 millones de años. Esa es, de momento, la fecha más antigua que se ha registrado. El Barranco León o Venta Micena son los testigos más antiguos de la presencia del género humano en Iberia. Doscientos mil años después se comenzó a formar uno de los yacimientos paleoantropológicos más importantes del mundo. Nos referimos a los de la Sierra de Atapuerca, en los que se han descrito hasta cuatro tipos humanos diferentes. La península es como un pequeño continente para el estudio de la evolución humana.

  • Orígen II

    Orígen II

    29:12 03 may 2019

    29:12 03 may 2019 Manuel Pimentel continúa en Tanzania explorando diferentes yacimientos claves en la evolución humana. Visita varios equipos de paleontólogos españoles y consigue desvelar algunas informaciones completamente desconocidas hasta ahora sobre la evolución humana.

  • Origen I

    Origen I

    26:44 26 abr 2019

    26:44 26 abr 2019 Manuel Pimentel se desplaza hasta los yacimientos de Olduvai en Tanzania para investigar el origen de la Humanidad. Allí, es recibido por un equipo de científicos españoles encabezados por Enrique Baquedano y Manuel Domínguez Rodrigo.

  • La bahía del marfíl

    La bahía del marfíl

    32:16 26 jul 2018

    32:16 26 jul 2018 La bahía del Marfíl. Las gentes del mar. Excursión arqueológica. Histórica de emisiones: 01/03/2015

  • 31:57 25 jul 2018 Un paseo por Hispania 2. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 22/02/2015

  • Arte rupestre neolítico

    Arte rupestre neolítico

    30:02 24 jul 2018

    30:02 24 jul 2018 Arte rupestre neolítico. Pioneros de la arqueología española. Histórica de emisiones: 01/02/2015

  • 30:54 23 jul 2018 Un paseo por Hispania I. Pioneros de la arqueología española. Histórico de emisiones: 25/01/2015

  • 29:53 23 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (II). ( El argar). Cártama. Histórica de emisiones: 11/01/2015

  • 26:38 20 jul 2018 Señoras, guerreros y buscadores (1ª parte) (El argar). Cártama. Histórico de emisiones: 04/01/2015

  • 28:17 19 jul 2018 Especial Museo Arqueológico Nacional (1ª parte). Histórico de emisiones: 28/12/2014

Mostrando 1 de 3 Ver más