Aquí la Tierra La 1

Aquí la Tierra

Lunes a viernes a las 20:30 horas y Domingos a las 20:30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5475594
Para todos los públicos Aquí la Tierra - 31/12/19 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal os ha ido este año?

¿También como la policía de Duvall bajo la nieve

o como nuestro ganadero "skater" asturiano?

Quizás habéis aprendido a hacer cosas nuevas,

o conocido enormes animales jamás imaginados.

Deseamos que los sustos hayan sido pocos

y que ante las dificultades hayáis respondido con gallardía,

si hace falta,

para denunciar el mal estado de las calles de la India

disfrazado de astronauta.

Porque los artistas también van en tractor y como Banksy,

denuncian la apestosa contaminación.

Nadie sabe cómo serán las historias de 2020, pero de momento,

coged aire porque ya vamos con el último del año.

¡Comenzamos!

(Música)

Muy buenas noches, cuántas cosas han pasado este año, ¿verdad?

Es muy difícil quedarse con un solo momento

porque hemos tenido de todo:

temporales, borrascas, con nombre, sin nombre,

una cumbre del clima fallida,

un año que será el segundo o tercero más cálido

desde que hay registros y, sobre todo,

una demostración más de que la lluvia no sabe llover,

como ocurrió con la histórica DANA y gota fría

que arrasó en septiembre la Vega Baja,

con más de 500 litros en Orihuela

y con Los Alcázares convertido en la zona cero.

Y con la muerte, además,

de miles de animales en el Mar Menor.

También hubo gota fría en abril,

la peor de los últimos 50 años en ese mes

y que estropeó la Semana Santa a media España.

En agosto también hubo gota fría con 100.000 rayos en dos días

y la última en diciembre que hizo revivir

las peores pesadillas a Alicante, Murcia y Almería.

Cuatro tandas de agua mal repartida que dejan el año más lluvioso

en Torrevieja desde 1927 o desde 1967 en Alicante

y que será difícil de olvidar en Arganda del Rey

con dos riadas en menos de un mes.

O en Campillos,

que vivió uno de los tornados más potentes de los últimos años.

Pero, claro, para litros de agua,

los caídos en Galicia y en el Cantábrico,

con récords de precipitación en noviembre

en las tres capitales vascas

mientras Santiago registró lluvias durante 33 días seguidos.

Por contra, el mal reparto de este 2019

hizo vivir a Barcelona el comienzo de año más seco

desde 1914 y Alicante de los últimos 150 años

después de dejar en marzo más de 30 días seguidos

sin una sola gota en amplias zonas de España,

con los embalses agonizando

y Cantabria sufriendo más de 400 incendios en febrero.

En verano,

asolaron Gran Canaria en un año que ha multiplicado por cuatro

la superficie quemada respecto a 2018.

Una consecuencia más, ¿os acordáis de la histórica ola de calor

que dejó más de 40 récords de temperatura en julio?

Con 44° y medio en Zaragoza en el segundo año más cálido

desde mediados del siglo XX

y que ha acabado con un temporal tras otro de la mano de Daniel,

de Elsa y de Fabien.

Bueno, y decimos también adiós a un año que a lo largo del planeta

nos ha dejado imágenes impactantes

y nos ha dejado sin aliento a través de los cuatro elementos

esenciales de la naturaleza.

El primero, el agua, con poder absoluto

sobre los humanos cuando se desborda,

fascinante cuando se convierte en colosales muros de nieve,

peligrosa cuando se vuelve hielo

y cautivadora cuando crea escenas mágicas.

Divertida cuando invade las calles

pero también cruel cuando hunde aún más la bella Venecia.

Y el aire,

capaz de remover cielo y tierra con furia en forma de tormentas,

tifones, huracanes, ciclones, pero también,

de levantar el agua del mar alrededor de trompas marinas,

de provocar traviesos diablillos de polvo o arena,

o de convertir una tarde de terraza en toda una aventura alada.

No hay que darle más vueltas, el viento es y será,

el aire en movimiento,

aunque los humanos nos empeñemos en hacer de él

algo cada vez más irrespirable.

Y la tierra escupiendo lava,

rocas incandescentes y destrucción a través de las heridas en su piel,

arrastrando aldeas enteras a su paso,

abriéndose entre temblores que nos siguen causando pánico

y mostrándose como un ser vivo que respira profundamente

como para avisarnos de que, si no hacemos algo por ella,

acabará por caer como un castillo de naipes.

Y claro, el fuego, el elemento, quizás, más temido, más destructor,

acabando con la vida,

reduciendo a cenizas millones de hectáreas en Amazonia,

en Siberia, en California o Australia, acabando,

no solo con su riqueza vegetal, sino también animal.

Las llamas que este año

también arrasaron la techumbre de Notre-Dame,

de París, o el palacio japonés Shuri de Okinawa.

Bueno, y además, ya sabéis que, según el Génesis,

el arca de Noé medía 300 codos de largo,

50 de ancho y 30 de altura distribuidos en tres pisos.

Bueno, pues aun así, no estamos muy seguros

de que hubiera podido entrar en ella

todos los animales, animalitos y animalicos

que os hemos ido enseñando a lo largo de este año.

De tierra, mar y aire, grandes, medianos, pequeños,

y recién nacidos, fieros, dulces, salvajes, o patosos,

familiares, exóticos y hasta de ciencia-ficción.

Y me voy a callar para que podáis disfrutar

con esta pequeña representación.

(Música)

Lista de buenos propósitos para el 2020.

Yo, el año que viene, quiero ser como Itu,

jugar a la pelotita como Itu,

tener el mundo en mis manos como Itu,

disfrutar de la vida como Itu, pasármelo tan bien como Itu,

ser tan alto como Itu, darle a la zambomba como Itu,

ponerme morado a cosas ricas como Itu,

correr al contraataque como Itu, hacer...

(INAUDIBLE)

Hola, terrícolas, me he venido a Guadalajara

a hacer el último reportaje del año

y qué mejor forma de terminar este 2019

que haciendo un poquito de ruido. ¿Cómo? Ahora lo veis.

(Música)

Bueno, Andrés, cuéntame esto de hacer zambombas,

¿te viene de familia o qué?

-Esto es de mi padre, mayormente.

Mi abuelo, también, ellos eran ganaderos,

eran pastores los dos,

mi padre y mi abuelo, eran gente de Ronda,

cantantes de la Ronda, muy amantes del tema de la zambomba.

Es un tema de hobby,

que no es un tema profesional que yo me dedique a esto.

-¿Qué se necesita para hacer una zambomba?

-Lo primero, la piel de cabra. Una cuerda de cáñamo.

Una varilla de olivo,

hay que cogerlo con cachiporra para que luego...

-¿Con cachiporra? -Sí, esto se llama cachiporra.

Se llama cachiporra, luego hay que meterlo aquí

y hay que atarlo, si no tuviera cachiporra,

se sale la varilla. -Que yo pensaba que la cachiporra...

-Bueno, luego, sí hace falta, los tensores para darle garrote,

como ves aquí.

Tenemos que meter una piedra aquí, otra aquí,

y darle garrote para que apriete.

-O sea, la piel estire, ¿no? -Claro.

-Vamos a hacer una, yo te ayudo lo que tú me digas.

-Perfecto.

Vamos a quitar el resto de grasa del centro de la piel.

Luego vamos a presentar al útil

y lo vamos a poner por la cara bonita,

y ahora, lo que vamos a hacer, es atarla.

-Fundamental el saber pasar bien los utensilios, claro.

-Ahora, estiramos un poquito para que no queden arrugas,

se fija aquí a buscar el centro.

Ahora ya tenemos que preparar la cuerda, un metro y medio.

Buscamos una piedra. -Piedra...

-A continuación le vamos a dar el garrote.

Va tensando, que la varilla se mantenga en el centro.

Venga, Juanma, un trocito de cuerda, que no haces nada, estás aquí,

no hay manera, estoy trabajando yo solo.

Tienes que atar ahí. Ahora tenemos que ir al otro lado.

-A ver.

-La zambomba ya está hecha,

dentro de dos días estará ya como esta,

hay que cortarlo de aquí y así quedaría templado.

-Profesionales, ¿cuál sería?

-Profesional, para mí, por ejemplo, pues esta de castaño.

-Yo ya quiero tocar la zambomba.

Anímate, coge una zambomba, un poquito de estropajo y vámonos.

Bueno, Juanma, pues mira, estos son parte de mis compañeros

de la Ronda de la Alegría, pero te vamos a invitar a ti

que empieces con un villancico, uno navideño, ¿te parece?

-Yo el único que me sé, el del famoso zambombero Palomero14,

que decía:

# Dale, dale, dale, # dale a la zambomba... #

Nada, deja,

si es que es un desastre, hacedlo vosotros, de verdad.

(Música)

# Yo canto de buena gana,

# y está tarde aquí a la Ronda,

# yo canto de buena gana,

# y dedico esta jota,

# a mi amigo Iturriaga,

# y a mi amigo Iturriaga

# y al programa "Aquí la Tierra". #

¡Olé! ¡Feliz Navidad, feliz Navidad!

Mirad, ya sabéis que cada país tiene una manera diferente

diferente de celebrar el Año Nuevo.

Aquí nos gusta atragantarnos con uvas

mientras suenan las 12 campanadas, pero por ejemplo, en Puerto Rico,

les da por lanzar por la ventana un cubo de agua.

En México, por ejemplo,

lo que hacen es quemar un muñeco o Dinamarca,

por estrellar platos contra el suelo.

Y en Italia,

¿cuál es el plato típico de la Nochevieja de los italianos?

Lentejas...

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¡Stefano! -Hombre, Juan Pablo, ¿cómo estáis?

-Muy bien. Muy bien. ¿Tú cómo estás?

-Qué gusto estar en la embajada italiana

en un día tan especial como es Nochevieja.

"Capodanno". -"Capodanno".

-Pues estando en un día tan especial aquí en la que la gente

pone sus manjares en la mesa, lo mejor, ¿qué podríamos cocinar?

-En Italia, ese día, "lenticchie", lentejas.

Que no, que son buenas.

-¿Y una pizza? -No.

-¿Y ñoquis? -Tampoco.

Luca Gatti, chef de la embajada italiana, ¿cómo estás?

-Muy bien, Juan Pablo.

-Bueno, vemos la maña de Stefano en la cocina.

-Mucha práctica, mucha práctica.

-¿Cómo hacemos la receta?

-Pues se prepara un sofrito de cebolla,

apio y zanahoria con hierbas aromáticas.

-Me deja siempre la cebolla para cortar.

(RÍEN)

-¡Es para que fluya la emoción! -Sí, sí.

-Una pregunta, ¿de dónde nace esta tradición?

-La tradición nace en el sur de Italia, de donde yo vengo,

porque la lenteja lleva buena suerte, y precisamente,

lleva dinero.

-Bonanza. -Bonanza.

Todo el mundo, con mucha ilusión, come muchas lentejas.

-Maravilloso. Oye, ¿cuándo se comen?

-Se comen a la medianoche

cuando empiezan a tocar las campanas.

-Oye, el ajo lo has machacado. -Sí, lo aplastamos así.

De esa manera,

pues se suelta el sabor del ajo sin cocinarse

y luego como que no te lo comes y se queda más ligera la sopa.

-¿Tipo de lenteja?

-Pues nosotros hemos utilizado una verdina.

-Y luego aquí hay un paso que diferencia

a las lentejas italianas de las españolas.

-Cierto, nosotros no metemos mucho caldo en la cocción,

de manera que reduciendo, se quedan un poquito más secas.

-Stefano, vengo a por la morcilla, el jamón, para las lentejas.

-No hay carne.

Pero, atención,

que hay algo que sí podemos añadir a la lenteja

y que además va a unir la tradición del norte y del sur de Italia.

-¿Ah, sí? ¿Qué es?

-El cotechino.

(Música)

Están muy buenas, están suaves, se notan las hierbas aromáticas.

Por eso las pones, ¿no?

-Luego están suaves porque cocinamos el cotechino junto lenteja.

-De postre, Luca nos ha preparado un pandoro,

que es diferente al panettone.

-Efectivamente, hay una competición en Italia...

-¿Rivalidad?

-Bueno, el panettone es de Milán, el pandoro es de Verona.

-Bueno, y el brindis que lo vamos a hacer con este vino.

-No, el brindis lo vamos a hacer con un prosecco,

que es el de las burbujas italianas.

-Maravilloso.

Pues Luca, Stefano,

mil gracias por recibirlos en la embajada

y solo nos queda desear pues un feliz año.

-Y al próximo año.

Que vaya todo muy bien.

-Y comed muchas lentejas.

-Exactamente, comer muchas lentejas.

-¡Salud! -¡Salud!

Y ahora un número rotundo: 50 millones.

Esa es la enorme cantidad de jamones que hemos producido

este año en nuestro país,

jamones de todos los tipos y calidades, buenos, muy buenos,

buenísimos, extraordinarios o excepcionales,

pero hoy os queremos presentar el jamón perfecto,

el jamón insuperable,

un auténtico "stradivarius" de los jamones

del que surge una sinfonía de sabor.

Damas y caballeros, con todos vosotros,

"el jamón diez".

(Música)

Muy buenas, don Vicente, ¿a qué huele eso?

Pues a maravilla, huele a bellota, huele a frutos secos,

a curado...

-¿Tú le sacas olor a frutos secos?

-Frutos secos, bellota, ácido oleico, curado...

-¿Cómo sabes que es un bellota sin tener que mirar el certificado?

-Lo vas a ver en esta grasa, esto es una maravilla,

mira qué facilidad, cómo puedes penetrar el dedo en esta grasa,

es tan untuosa que funde a temperatura ambiente.

Esto es característico de un buen ibérico de bellota.

-¿Qué pasa, por ejemplo, si no es un bellota?

¿El dedo no entra?

-Exactamente, tú puedes tener un jamón serrano o ibérico,

la grasa muy fluida, muy amarillito, muy líquido,

y sin embargo, aprietas...

-Un jamón puede estar aquí curándose, ¿cinco años? ¿Seis?

-Cinco años, seis años, y en casos muy extraordinarios,

hasta siete.

-Vez que este jamón todavía no está curado.

Todavía le queda tiempo.

Y debajo, lógicamente, la grasa está blanda,

tienes que notar que debajo de la grasa, la carne está curada,

está dura.

Y la encargada de cortarnos el jamón va a ser Montse.

-Muy buenas, Montse. -Muy buenas, ¿qué tal?

-¿Por dónde se empieza a cortar el jamón?

¿Pezuña arriba o pezuña abajo?

-Pues el jamón ideal para una noche especial

como es esta noche, pues lo bueno es abrirle por la masa,

es la zona más bonita, más vistosa, las lonchas más infiltradas,

más deseadas.

-La masa es pezuña para arriba. -La pezuña para arriba.

-Para sacar el mayor rendimiento

al jamón es imprescindible saber cortar.

Imprescindible, lo primero, y luego seguir,

el corte siempre paralelo al fémur.

-Hemos abierto jamón, hemos cortado un poco,

¿esta loncha sería buena para tapar el jamón hasta próximo corte?

-Eso es, esa loncha que ya hemos quitado

todo lo amarillo, está sonrosadita, como ves.

Si no tienes grasa suficiente,

pues lo cubres bien con "film" transparente o papel de aluminio,

pero siempre bien pegadito a la carne,

bien apretado para que no se seque.

-Una vez que llegamos al hueso, lo ideal es que para que también,

yo encuentre un impedimento y salga la curva de la felicidad,

una vez que llegamos a este hueso...

-La curva de la felicidad. -Yo le llamo así.

Marcamos al hueso tanto por aquí como por aquí.

Cuando yo llego, no tengo que andar volteando el cuchillo.

Directamente me lo corto.

La gente tiende a ir a lo fácil.

Claro, partir lo blandito es mucho más fácil que lo otro.

No, siempre el cuchillo, como lo has puesto tú ahí,

perfectamente pegado y vas cogiendo de las dos zonas.

Ahí, ahí.

-A la anchura del jamón y sin hacerla muy larga.

-Si sigues, lo haces mejor, de hecho, esta noche vas a cortar.

Chema, trae unos platos,

que va a cortar jamón para nosotros esta noche.

-Para toda la familia, vengo a cenar en Nochevieja y me toca cortar.

-Nosotros al champán y tú cortas. -Venga.

Hasta el cuñado se presenta con la pizarra, pues lo típico,

una noche en familia.

Y todos estos delantales que veis

y muchos más los ha ido repartiendo Marta por las cuatro esquinas

de nuestro país a lo largo de todo este año

a cambio de una receta de la abuela de esas que se conservan

como oro en paño generación tras generación.

Bueno, pues el delantal de esta noche

se lo va a tener ganar alguien que nos cocine de manera especial

uno de los platos más clásicos de nuestra Nochevieja.

Sopa de pescado.

Nuestra protagonista de hoy es Santa,

vive en Madrid y la receta de la abuela

que nos va a preparar es una sopa de pescado.

(Música)

(Timbre)

Hola, Santa. -Espera un poquito que ahora bajo.

-Hola, ¿cómo estás? Bueno, ¿dónde me llevas?

-Al mercado de la Cebada.

-¿Y qué vamos a recoger ahí? -El pescado.

-Para hacer tu receta, claro.

Te iba a dar el delantal de "Aquí la Tierra",

pero mejor te lo doy luego. -Cuando me lo gane.

-Claro. Pues venga, vámonos.

-Hemos preparado las merlucitas y el lomo.

-Sí.

-Un rape también así en cachitos, preparadito.

-Calamares. -Unas almejitas, unos calamares.

La tenemos, vamos a caprichito.

-Ya lo veo, madre mía, una clienta de lujo.

Pues nada, nos lo llevamos y nos vamos a cocinar.

-Muy bien.

-Este plato lo tomáis el día 1, en Año Nuevo.

-Sí, y lo hago con el fumet del pescado

que cuezo el día de Nochevieja.

-Fíjate, lo aprovechas todo. -Hombre, hay que aprovecharlo.

-¿Cuántos os reunís aquí?

-La familia, hijos y nietos, solo 23.

A mí me parece muy pocos, pueden estar más.

-Ah, pues yo puedo venir también. -Tú y todos los que queráis.

No hay problema ninguno.

-En "Aquí la Tierra" somos muchos. -Sí, ya, sí, ya os vemos.

-Vamos a hacer un repaso del pescado que utilizas para esta sopa.

-Mejillones, gambas, calamares, rape, merluza,

las chirlas, que las he quitado ya la cáscara,

el sofrito que se hace con la cebolla, ajo y el tomate.

-Importante, los fideos.

-Es que sin fideos, no hay sopa.

(Música)

-Cómo huele, Santa, madre mía, huele a Navidad, a Año Nuevo.

-Si huele bien, mejor sabrá.

-Sí, estoy salivando, ¿no me ves?

¡Oh!

¡Cómo está de buena, Santa! Mira lo que hago otra vez.

-Por mí, puedes seguir.

-Vale.

Te tengo que dar las gracias

por compartir esta receta con nosotros

y decirte que te has ganado el delantal de "Aquí la Tierra".

¿Qué te parece?

-Pues muchas gracias, me emociono.

Este delantal, ¿puedo decirlo?

-Sí, claro.

-Va en homenaje a todas las mujeres que hacemos la Nochevieja,

el Año Nuevo y todas esas fiestas, y lo hacemos con todo el cariño

para todos los que lo que lo quieren comer.

-Se lo dedicas a ellas, ¿no? -A ellas, a todas.

-Sé que te hacía mucha ilusión el delantal.

-Sí, porque os veo todos los días.

Y yo digo: "Mira, tiene delantal verde y yo no,

el mío es blanco".

-Pues ya lo tienes verde.

-Pues nada, muchas gracias.

-Santa, gracias a ti, y feliz Año Nuevo, ¿no?

-A todos, a todos.

-Hala, vamos a aprovechar. -Y que la tierra se mejore.

Bueno, pues un poquito más de tres horas

para que suenen las campanadas

y es momento de pulsar cómo está el ambiente

por la Puerta del Sol, así que, ¡hola, Quico, compañero!

¿Qué tal, Jacob? Oye, ¿cómo está la cosa por ahí?

Ya hay ambientazo, ¿no?

No, no, bueno, sí, supongo que sí. ¿Cómo que supones?

No, seguro que sí, lo que pasa es que yo no estoy aquí, Jacob.

¿Cómo que no estás ahí? No, no, espera, espera.

¿Qué haces?

Perdón, no sé, serán cosas del directo, amigos,

así que creo que hemos perdido la señal con nuestro compañero...

¡Eh, que estoy aquí! ¿Pero qué haces, Quico?

A ver, ¿qué está pasando? Que no entiendo nada.

Yo iba a estar allí, pero prefiero estar aquí

para dar paso a los momentazos del año

de nuestras reporteras y reporteros, que eso hay que verlo.

Eso, claro, pues normal,

si es que nuestros compañeros y nuestras compañeras son,

absolutamente, los mejores.

¡"Aquí la Tierra" a la vista!

(RÍEN)

¿Se nota que es de leche de vacas felices?

-Mira cómo va de auténtica. -Me he duchado.

-¿De verdad me llevas a una pastelería?

(ESTORNUDA) (RÍEN)

-Una mujer de armas tomar.

-Dicen que en la planta de los pies

y la planta de las manos no pica.

-Pero si no pica, tienes guante...

(RÍEN)

Estamos alimentando...

¡Ahí va!

¡Ay, madre!

# Por la carretera # van los mis amores... #

(GRITA) ¡Yiju!

¿Vale? -A mí me vale.

(Música)

(RÍEN)

"Pim, pim, pim", se bailaba. -Era como el claqué un poco, ¿no?

-Claro, como el beatbox.

-¡Manuel, Manuel, Manuel! -¡No lo cojas!

-¡No lo cojo, no lo cojo! -¡No lo puedo coger!

¡Bravo!

-Pero cántame algo...

(CANTA)

# Aquí tengo a la Cristina, # que a mí me da mucha guerra. #

Ayúdame un poco. -¿Pero esto qué es?

-Me has dicho que querías pan.

(CANTAN EN OTRO IDIOMA)

-Me voy a caer...

(GRITA)

(RÍE)

Lo que tiene la... (GRITAN)

(RÍEN)

-Esto estaba previsto.

# Y la que no se conforme, # yo le doy mi...

(RÍE)

-Hombre, pues bailando no te he visto, cuidado ahí.

-Bueno, pues si no me has visto, tampoco me vas a ver,

mejor que no me veas.

-Choricero y cebolla roja. Sí...

La cebolla roja, ¿no me has dicho que lo diga yo?

¡Sí!

# Santa Marta, Santa Marta, # Santa Marta tiene tren,

# pero no tiene tranvía. #

Anda, que se van a reír todos conmigo.

-Cómo saltan, ¿eh?

(Golpe)

(Música)

¡Adiós!

¡Hasta luego, Lucas!

-Usted es un hortelano de buen tiempo.

-Hombre, ahora sí,

antes de todo el tiempo pero ahora ha cambiado la cosa.

He aprendido varias cosas, a abrir botes...

(RÍEN)

¿Qué diferencia hay entre un...? (SE TRABA)

La compañera me va a hacer terrícola de honor

pero primero me putea un poco por el mercado.

-A ver si ha pescado algo, a lo mejor.

-Pero si no hemos puesto anzuelo. -¿Cómo que no?

(GRITA)

-Vale, que me lleváis a casa, ¡adiós!

Bueno, chicos, os doy la nota, ¿vale?

Afinaditos y con swing.

(CANTAN SUAVE)

(DESAFINAN)

# Mírala, mírala... #

# El abuelo era picador... #

¿El abuelo era picador, Quico?

"Allá en la mina", ¿no?

¿Pero no estamos ensayando "La puerta de Alcalá"?

"En el portalín de piedra", que es Navidad.

¿Esto del "Portalín" de quién es? ¿De quién va a ser?

Del mítico, del grande, de Víctor Manuel.

Que tenía un abuelo picador. Sí, "Allá en la mina", Quico.

Todavía nos falta ensayar un poco más,

pero, con todos vosotros, el gran Víctor Manuel.

# Asturias, si yo pudiera... #

(Música)

¡Víctor Manuel! -¿Qué pasa? ¿Qué tal?

-Qué alegría verte en un sitio tan bonito

como el teatro Campoamor.

-Sí. -Aquí donde arrancas tu gira.

-Arranco gira de nuevo. -En febrero, el 7 de febrero.

-He cantado muchas veces aquí.

-Con esta gira que vas a hacer parada en Coruña,

que es muy importante para ti, ahí conociste a Ana Belén.

-Sí. -Y luego Murcia, Canarias...

No vas a parar. -No voy a parar.

¿Qué voy a hacer en casa?

Bueno, ver a la familia.

-Ese niño que empezó con una armónica

a imitar a Joselito.

-Sí. -Fíjate dónde ha llegado.

-Fíjate, ¿quién me lo iba a decir a mí?

-Te fuiste a Madrid gracias que tenías una tía

que tenía casa allí.

-Sí, y todas las canciones, aquellas primeras

que tuvieron tanto éxito, están escritas allí en esa casa.

-Qué buena mesa y qué sorpresa encontrarme esto.

-Quién me lo iba a decir a mí. -"El gusto es mío".

-Sí, es un libro de recuerdos de comida de toda mi vida,

de viajes, de lo que uno ha comido, lo que uno ha guisado,

y todo esto partió porque iba apuntando en una libreta

siempre quién viene a mi casa a comer,

qué come, qué bebe, lo hice, sobre todo, para no repetirme.

-Tienes unas cuantas recetas en este libro.

-La merluza a la sidra.

-Tenemos todos los ingredientes para empezar.

Pues, venga, vamos.

-Esas podrías cortarlas un poquito menos gordas.

-Me parece a mí que va a ser complicado

cocinar contigo.

He leído en el libro que en casa

temen cuando empiezas a experimentar.

Claro, sí, Ana se pone muy nerviosa.

-A veces te sale y otras veces no.

-Me dice: "¿Esto dónde lo has leído? -No lo he leído".

¿Cómo te decía tu abuela, tu abuela María?

-"Este nenín está muy 'ruinín'".

Pues que era una ruina. -No comías nada.

¿De qué te alimentabas? -Pues del aire, de frisuelos.

A ti lo que te gustaba solo.

-¿Qué nos vas a preparar ahora? -Ahora, la salsa.

El ajo. -El ajo.

-Tomate.

-Un día como hoy, un 31,

podemos hacer que cambió tu vida

porque tu tío te regaló una guitarra.

-Es verdad, una Nochevieja, mi tío Quico.

Pensé inmediatamente: "Yo podría ser cantante".

-¿Qué te falta ahora? -Sidra.

-¿Te atreves a que eche yo la sal?

-Sí, pero te corto la mano como te pases.

-Entonces no te fías.

-Patatitas. -Patitas a sus órdenes.

-Hombre, si las colocas con más arte, mejor.

-¿Cuánto tiempo lo metemos? -Ocho minutos a 200 y ya está.

-Pues venga, vamos.

Mira lo que te hemos traído de postre.

-¡Frisuelos! -Que aproveche.

-Gracias, Iván.

¿Qué canción le pondrías para acabar el año?

-Una canción que canta Ana muy bonita

que yo se la escribí que es:

# España camisa blanca # de mi esperanza,

# reseca historia que nos abraza # por acercarse solo a mirarla... #

-Pues te deseo un feliz año, feliz 2020.

-Igualmente.

-¿Y qué te parece que quedemos para empezar el año?

-Eh... -¡Hombre, vamos a ver!

¿Sí o no? -Sí.

-Vale.

Venga, chicos, que lo estamos consiguiendo,

que vamos a entrar en 2020.

Un año en el que según la ciencia-ficción,

seremos capaces de teletransportarnos, no digo nada.

-Bueno, que de momento seguimos caminando juntos,

eso hay que celebrarlo, ¿no, Jacob?

Venga, trato hecho. Oye, ¿por qué podríamos brindar?

Yo por un año maravilloso y sostenible.

-Pues yo porque vosotros sigáis siempre ahí al otro lado.

Por supuesto,

y nosotros os vamos a seguir esperando justo aquí.

En el mismo sitio y a la misma hora, porque esto es...

(A LA VEZ) ¡"Aquí la Tierra"! ¡Feliz 2020!

Recordad que hay que mirar siempre el lado bueno de la vida.

(VITOREAN)

¡Tierra a la vista!

(Música)

Dios mío, esto es un infierno.

¡Azúcar!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Aquí la Tierra - 31/12/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Aquí la Tierra - 31/12/19

31 dic 2019

Magacín diario de divulgación y entretenimiento que nos acerca la naturaleza a través de la meteorología. Hablamos de ciencia en el sentido más amplio, sociología, antropología... qué comemos, cómo vestimos, los colores, los cambios de humor, las lunas, las mareas, etc. todo está influido por el clima y la meteorología.

ver más sobre "Aquí la Tierra - 31/12/19" ver menos sobre "Aquí la Tierra - 31/12/19"
Programas completos (1469)
Clips

Los últimos 8.224 programas de Aquí la Tierra

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios