www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
422231
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-Ildefonso va a Canarias en viaje de negocios...

...y yo voy con él, porque...

Nos vamos a casar, ya está dicho.

-¿En Canarias?

-Sí. En alta mar; en tierra de nadie, en el barco.

-Si tu padre se opone, debemos oír sus razones,...

...para convencerle de que es lo mejor para todos.

No me caso porque sea lo mejor para todos;...

...me caso porque es lo mejor para ambos.

-Si la reticencia más evidente es que prefiere que guardes el luto...

...unos meses, no nos cuesta tanto esperar.

-Lo nuevo es para empezar con buen pie;...

...lo azul significa fidelidad;...

...y lo prestado te lo debe dejar quien sea muy feliz,...

...porque sirve para transmitirte felicidad.

Eso es mío.

-Que sea la última vez que me coges dinero sin avisarme.

-Estás en la quiebra otra vez, como si lo viera.

-Te equivocas, pero no quiero volver a estarlo.

Será sólo...

...hasta que pague mis deudas.

Nos privaremos de lujos; después será otra cosa.

-Aprovecharé un viaje que debo hacer...

...a las Islas Canarias para casarnos en el barco.

-Entonces, ¿no tendremos que convocar a todo el mundo?

(RÍE)

-A nadie.

-Ese panfleto ha salido de esa imprenta.

-Ah, ¿sí? Ahora llamo a la policía y se lo cuentan a ellos.

¿Tengo yo cara de estar liado con comunistas?

-No tenemos nada que ver; se lo juro.

-¡Puerta!

Mi madre está más fría para usted que para mí.

-¡Que no te oiga decir una barbaridad así mientras viva!

¿Me va a decir que no?

¿Que no se casará con Rosario, la de los lavabos?

¿Me va a decir que no?

Hubo que aprender a llevar y a tener...

...el corazón y el alma heridos.

Días de avidez, de hambre y escasez,...

...en vencedores y vencidos.

Hubo que aprender a ganar y a perder...

...a fuerza de amor y coraje.

Días de un ayer, marcado para ser...

...vivido sin equipaje.

Amar en tiempos revueltos...

...tiempos de ruina y lamento.

Amar en tiempos revueltos...

...por vientos que trajo un mar.

De batallas por contar.

-Buenas, Jerónimo, creí que no venía.

-¿Cómo no iba a venir? Le llamé yo. -Pensé que se había echado atrás.

-No, de ninguna manera.

Le dije que quería quitarme el préstamo y a eso vengo.

-No meto prisa a mis clientes,...

...pero si paga, me parece de perlas.

¿Qué pasa, está en racha y gana dinero en las timbas?

-Tampoco se crea.

Unos días, sí, y otros, no.

Pero ahora dispongo de dinero y quiero quitarme el préstamo.

-Ya sabe, son 3000 pts. más los intereses, 3600.

-Eso es.

-Cómprese una cartera, hombre de Dios, que no es forma...

...de llevar los cuartos.

-¿Le importaría que hoy no le diera más que una parte?

-A mí qué me va a importar.

Cobro intereses por día, así que tarde lo que quiera;...

...no paro de hacer caja.

-Pues creo que prefiero darle la otra mitad en unos días.

-Como guste. A mí lo que me importa es que pague lo que debe.

-Nunca le he fallado.

-Bueno, hasta ahora, no.

Pero si me permite un consejo,...

...debería bajar el ritmo de gastos;...

...se lo digo de corazón, porque le aprecio;...

...porque, lógicamente, va en contra de mis intereses.

-¿Cree que soy un derrochón? -Hombre...

Me parece que, en su caso, el dinero sale...

...con la misma facilidad con la que entra.

Y el póquer no da ingresos seguros.

Si está en racha, debe guardar algo en la huchita.

-Es que cuando se mete una mujer por medio, es difícil.

-¿Qué me cuenta a mí, que veo casos de ruina total cada día?

Está claro que lo de derrochar y vivir a cuerpo de rey...

...es para los que tienen tierras o son de familia de ringorrango.

Los que nacimos pobres, podemos salir adelante...

...y hacer un capitalito. -Como usted, sin ir más lejos.

-Para eso hay que tener cabeza, y le veo haciendo...

...equilibrios sin red, gastando y gastando, y a saber en qué.

Lleva una cara de resaca que válgame Dios.

-El juego es así; te obliga a vivir de noche:

Bebes y lo otro y lo de más allá...

-Pues tenga cuidado, Jerónimo, tenga cuidado y ordene su vida.

-Ya tienes la cara más relajada.

Te sienta bien un gin fizz, ¿verdad?

-Y dos, mejor aún.

Si seguimos más aquí, será mejor que me invites a otro.

-No tienes por qué ver la actuación de Elisa.

Llama a una chica y te relájate.

-Lo que me calmaría es ver que no te metes en líos...

...y que volvemos a hacer negocios interesantes.

-¿De qué te quejas, Raimundo?

El negocio de los suministros fue como poner una pica en Flandes.

-Bueno...

Hasta en eso...

...en vez de sacar tajada económica, desaprovechaste...

...tu ventaja por las visitas a Marcos.

-Desde que estás conmigo, todo te ha ido muy bien.

No lo desaproveches.

-Pero nos podría ir mejor.

Por ejemplo, ahora mismo tengo entre manos un negocio...

...del que no te hablo... -¿Qué tipo de negocio?

-Carne.

-Bah. Eso no deja dinero.

En este país, no hay carne ni gente que la compre.

De tratar con gente adinerada, prefiero vender joyas,...

...que no huelen.

-Me dieron un soplo para conseguir una partida de carne barata.

En el mercado, se puede triplicar o más.

-¿Qué tipo de carne?

¿Cordero o vacuno?

-¿Y eso qué más da?

No te la vas a comer; sólo la vas a vender.

-Mantenme informado; quizá sí me interese invertir.

(COMENTARISTA) Quedan unos minutos para que el colegiado,...

...Sr. Íñiguez, pite el final del partido, el marcador sigue...

...inamovible con ese triste cero a cero.

¡Atención, Corona se ha hecho con el esférico!

¡Avanza, avanza!

Sobrepasa a Argila y a Emilín con un domino extremo del balón...

...y llega al área, pero Goyín le intercepta y le arrebata el balón.

-¡Maldita sea mi estampa! ¡Ya nada! ¡Ya no hay tiempo!

-¿Cuál era tu apuesta, querido?

-¿Cuál iba a ser? El Madrid le mete tres chicharros al Oviedo.

¡Ya ves las velas que nos alumbran, no llegó ni una vez a la portería!

¡Me cago en la leche! -Yo necesito un gol, padre.

A ver si lo mete el Oviedo en propia puerta.

Pruden, ¿no eras tan bueno?

¿No metías goles como churros? ¡Mete uno, cabrón!

-¡No te esfuerces, que no te oyen! Y no seas tan mal hablado, hijo.

(RADIO) Alsúa saca desde la línea; Alsúa a Vidal; Vidal a Pont;...

...Pont a Barinaga... ¡Barinaga de nuevo a Alsúa!

-¡Alsúa, venga, estrénate de una puñetera vez!

(RADIO) Corta Diestro; Diestro a Granda; Granda entra en el área...

¡Lanza un pepinazo contra la portería madridista y...!

El público grita. ¡Fuera!

-¡Menos mal! ¡Sólo me faltaba que marcara el Oviedo!

-Si la culpa es del Baltasar Albéniz.

Menudo entrenador, los tiene en palmitas y no rinden.

¡Su puñetero Real Madrid me fastidia hasta en las quinielas!

(RADIO) ...el señor colegiado pita... ¡final del partido!

Y con el resultado de Real Oviedo, 0; Real Madrid, 0,...

...nos despedimos, defraudados por estos dos grandes equipos...

...que no han estado a la altura de las circunstancias,...

...ni de sus seguidores.

Desde el Estadio de Buenavista, buenos días.

-"Buenavista".

Pues buena vista, buena vista, no parece que hayáis tenido mucha.

Vamos, eso creo yo. ¿Verdad, Marcelino?

(AMBAS RÍEN)

(RÍEN)

-Ay, cómo me gusta ir en taxi, Jerónimo. Me siento tan señora.

-¿Qué me dices del paseo en barca?

Hemos utilizado casi todos los transportes.

-Que sí, que sí...

Que sí, que estaba yo ya harta del coche de San Fernando.

Unos ratitos a pie... -Y otros andando.

-Ay, el día menos pensado me traes en aeroplano.

¿Te imaginas? -Mañana mismo, si es preciso.

Y otro día en globo aerostático. -En globo ya vamos.

Y menudos globos. (RÍEN)

-Estás preciosa cuando te ríes. -Estoy contenta, ¿sabes?

Aunque... -¿Qué pasa?

-Hay algo que empaña mi felicidad y mi belleza.

-¿Y qué es?

-Pues que este vestido y este cuello de cisne...

-Un cuello de cisne sensacional.

-Sí, pero sería más sensacional todavía con el collar...

...que me hiciste devolver ayer.

A ver, ya lo he dicho.

-Bueno, es que ya te dije que no podemos permitirnos...

...tantos lujos. -Si fuera por mí,...

...yo no te pediría nada, pero es que este vestido...

...y estos pendientes y este cuello y tu compañía,...

...piden a gritos que yo lleve ese collar.

-No necesitas más aditamentos.

Estás perfecta tal como vas.

-Bueno, bueno, bueno, bueno.

Sé que el día menos pensado, harás un esfuerzo pequeñito...

...y me lo volverás a comprar. ¿Eh?

En cuanto ganes un par de manitas ahí dentro.

-Claro que sí. En cuanto coja...

...un poco de dinero, te daré todos los caprichos.

Faltaría más. -Así me gusta.

Ve pidiendo un par de cócteles,...

...que voy al baño a empolvarme la nariz.

Ay, Jerónimo, qué divertido es estar contigo.

Jerónimo. No me había fijado,...

...pero tienes nombre de indio.

(IMITA EL GRITO DE GUERRA DE LOS INDIOS AMERICANOS)

-¡Sois unos bandidos! ¡No sabéis lo que es un balón!

No te digo... El Pruden la temporada pasada...

...le daban jugadas y acababan en gol...

...y hoy ni ha visto la portería el balón.

-¡Que este también! -¿Estás segura, hija?

-Como que me llamo Manuela y estamos en el bar El Asturiano.

-Déjame ver.

-Ahora no me hables de los asturianos.

-Pero que sí, hija. ¡Pero que sí! (GRITAN)

(AMBAS) ¡A la bim, a la bam,...

...a la bim, bom, bam, nosotras,...

...nosotras y nadie más! (GRITAN)

-¿Qué les pasa a estas, que se han puesto como locas?

-¿Que qué nos pasa? Anda, díselo tú.

Díselo tú a los entendidos.

-Que vamos por nuestro quinto acierto, así,...

...como el que no quiere la cosa. -Cinco de cinco.

-Llevamos un pleno. ¿Y vosotros?

-Eso, ¿cómo van vuestras previsiones?

¿Como el maestro Quiñones, que no sabe leer y da lecciones?

-Bueno, yo no he acertao ninguna porque la culpa...

...la tienen estos vendidos.

Que no saben hacer la o con un canuto jugando al fútbol.

-Tranquilo, Pelayín.

Aún queda algún que otro partidillo.

-Aún pueden cumplirse las expectativas...

...de estos grandes expertos. -Grandes expertos...

Ni expertos ni narices.

Aquí mucha teoría, pero en la práctica...

...las entendidas de fútbol somos nosotras.

¡Maridos cero! ¡Esposa cinco!

¡Maridos cero! -Esto está que arde.

¡Ay, ay, ay, ay!

Risas. -¡Chitón! Tres apuestas...

-¿Necesitas algo? -Eh...

¿No llevarás encima ese collar que te devolvimos ayer?

-Pues sí, sí que lo llevo.

-A esto se le llama tener suerte. -¿Por?

-Pues mira, chico, que me lo he estado pensando...

...y me lo voy a quedar.

¿Qué me cuesta hacer feliz a mi novia?

-Si lo llevo, es porque lo tengo apalabrado...

...con un cliente que está a punto de llegar.

-Pero Charito lo vio antes.

-Por ser tú haré un poder, pero tienes que subir...

...la oferta que me ha hecho ese tipo.

-¿En cuánto está ahora? -Recuerda que es una joyita.

El oro de 21, los rubíes con una talla de primera.

Venga, te lo dejo en unas 600.

-¿600? Pero si Charito se lo había llevado por 400,...

...que ya es un dineral.

¿Ha subido 200 en un día? -Las joyas eso es...

...lo que tienen, se revaloralizan por momentos.

En el fondo es una inversión. -Ya, pero es que...

...600 me parece una barbaridad.

Ni que fuera una joya de los zares de Rusia.

-Por ahí anda la cosa.

El comprador que viene, está entusiasmado y lo quiere...

...de regalo para una condesa con la que se casará.

-Caramba. Pero...

Es demasiado, Raimundo.

Tienes que hacerme un precio de amigo.

-Bastante hice con devolvértelo cuando no lo quisiste.

-Raimundo, me dejas en la ruina.

-Eres tú el que tiene novia.

O sea, que o lo tomas, o lo dejas.

(LOCUTOR) El séptimo y último partido de esta jornada...

...se cierra con el resultado de Valencia 1,...

...Club Deportivo Sabadell 0.

La afición fallera ha sabido animar a sus jugadores...

...y llevarlos a la victoria.

Enhorabuena a todos los seguidores de la tierra de las flores,...

...de la luz y del amor.

¡Ay, que me va a dar un ataque y no respondo!

-¿Qué pasa, Manolita?

¿No me digas que has fallao en la última apuesta?

-¡Que no hemos fallao!

Eso lo puse yo a favor del Valencia,...

...porque a mí me priva la paella y es que me acuerdo divinamente.

¡Que a mí también me va a dar algo!

¡Que tenemos el pleno! -¡Lo hemos acertado todo!

Enriqueta... ¡somos millonarias!

(GRITAN)

-¿Pero qué pasa aquí? -Padre...

¡Que somos millonarios!

-Dame un pitillo, anda.

¡Bah! ¿Has preguntao si hay partida?

-No, no, todavía no.

-¿Y qué te pasa, que tienes esa cara de velocidad?

-Es que...

Tengo algo que decirte. -Pues dímelo,...

...que yo no me como a nadie. (RÍE)

-Oye, Charito, ¿tú...

...tú me quieres?

-Pero, Jerónimo, mon amour,...

...¿con qué me sales ahora? -¿Tienes intención de estar...

...siempre a mi lado? -Lo siento, lo siento,...

...no puedo hablar, si no es en presencia de mi abogado.

Jerónimo...

(IMITA EL GRITO DE GUERRA DE LOS INDIOS AMERICANOS)

-¿Pero qué te ha dao? -Es que me gustaría saber...

...si significo algo para ti o, no sé,...

...si sólo estás conmigo para pasar el rato.

-Jerónimo, a ti te ha dao un telele cuando he ido al baño.

¿Quieres que te deje el bolso y te das un repasito?

A ver si te espabilas, ¿eh? Que sí.

¿Qué llevas ahí?

Eso no lo tenías antes. ¿Qué es?

-Es una sorpresa, pero... -¿Ah, sí? ¿Qué es?

¿Una baraja nueva? ¿No? ¿Una caja de puros?

¡Ay, venga, no seas pesado! Enséñamelo.

-¡Que somos millonarios! -¡Sí, sí!

-Mira qué bien, así podré volver a Cuenca.

Pensé que regresaría, pero en el catafalco.

-¿En el catafalco? A Cuenca le llevo yo a usted...

...en mi moto nueva con sidecar, olé ahí.

-¡Eh, eh, eh! -Creo que os estáis confundiendo.

Porque a ver, Marcelino, ¿tú cuántos goles has acertado?

-Ninguno. (RÍEN)

-¿Y tú, Pelayín? -Pues yo no sé si uno...

...o ninguno, no me acuerdo.

-Pues yo me acuerdo perfectamente, pichurri,...

...no has acertado ni media. -Así que aquí...

...las únicas millonarias que hay, somos...

(AMBAS GRITAN) ¡Nosotras!

-Bueno, y nosotros también, ¿no?

Estamos casaos hasta que la muerte nos separe.

-Oye, reina mora, tú me dijiste a mí...

...que lo mío era tuyo.

Así que supongo que ahora, lo tuyo será mío, ¿no?

-Ay, cariño, pero es que da la casualidad,...

...que en esta ocasión, nosotras hemos recogido...

...los boletos. -Y los hemos rellenado nosotras.

Soportando vuestras burlas y críticas.

¿O no es verdad?

-Un momento, quieta pará, jamás me he burlado de ti en la vida.

-Bueno, da igual. El dinero es de nosotras.

La mitad de Enriqueta y la mitad mío.

Y sólo si os portáis bien, pero que muy bien...

...y nos rendís las necesarias pleitesías...

-Sólo en ese caso... -A lo mejor...

-Podría ser...

-...que os cayera un regalito.

-¿La moto con sidecar?

-¡Qué moto ni qué moto! La moto, dice.

Una bici, y con suerte.

-¿Y... el viaje a Cuenca?

-¿A Cuenca? Pues mira, a Cuenca no, a Cuenca no.

Si acaso te llevo a Ávila a comer yemas de Santa Teresa,...

...un paseo por las murallas y para casa.

Risas.

-¿Te das cuenta de lo que nos van a hacer estas mujeres?

-Tenéis que comprenderlo. Las millonarias...

...tenemos muchos gastos.

Que si vestidos, que si joyas, que si abrigos de piel...

-Que si cines, que si teatros... (GRITAN EMOCIONADAS)

Ay, Manolita...

(RADIO) 1 jornada de las apuestas benéficas.

-¡Escuchad, escuchad!

A ver si dice dónde tenemos que ir a cobrar nuestro parné.

(RADIO) Acaba de concluir la jornada futbolística.

Por tanto, ya existen los primeros acertantes...

...del nuevo juego que ha dado tanto que hablar en este país.

Las apuestas benéficas,...

...también conocido como la quiniela.

Radio Universal de Madrid se quiere sumar a su alegría.

Por eso hacemos un llamamiento a las personas...

...que hayan ganado algo con el nuevo juego...

...para que llamen por teléfono o acudan a nuestros estudios...

...a compartir su experiencia con nosotros.

Recuerden, todos los acertantes están invitados.

Les esperamos.

-Tenemos que llamar inmediatamente. -¡Qué llamar, Enriqueta!

Tenemos que personarnos en la emisora para que nos entrevisten.

¡Ay! ¡Ay, Enriqueta!

Además de millonarias, famosas vamos a ser.

-Pero hija, qué ilusión que nos haya tocado vivir esto...

...en un domingo, tan arregladitas que estamos.

-¡Corre! (RÍEN)

¡A la bim, a la bam, a la bim, bom, bam!

-¡Lo mismo no volvemos!

-Acojonante.

-Para que nada empañe nuestra felicidad.

-Jerónimo...

Ay, Jerónimo, mi amor, mi vida, mon amour...

¿Que... que si te quiero, preguntabas?

No te quiero, no. Te amo, te adoro, y pasaré contigo...

...el resto de mi vida.

Seré tu talismán, ¿eh? Te traeré toda la suerte del mundo.

No me lo puedo creer. -Deja que te lo ponga.

A ver.

-Ay, ay, mi collar... -Vamos a ver.

Va, ¿eh? -Jerónimo...

-Ya. -Jerónimo, esto hay que celebrarlo.

-Sí. -¡Santiago!

-¿Desean tomar algo los señores? -Una botella...

...del champán más caro que tenga.

Bueno, si te parece bien, mi amor, claro.

-A mí todo me parece bien. ¡Champán, Santiago!

-No puedo resistirme.

Voy al baño a ver cómo me favorece.

Te quiero tanto, Jerónimo.

Mi amor.

¿Quieres...? (ESNIFA) -No.

-Bueno, no hace falta que el champán sea el más caro, pero...

...que sea francés, mon amour.

(RÍE NERVIOSA)

-Oye, Santiago...

¿Habría algún problema en que me apuntaras lo de hoy?

Es que ahora mismo no tengo...

-Usted tranquilo, don Jerónimo.

Ya sabe que tiene crédito en esta casa.

Y no se preocupe, que champán del caro no me queda.

Eso que se ahorra.

-¿No dicen nada?

¿Y si les ha pasao algo? Iban como locas.

-No les ha pasao nada.

Se habrán parao a ponerse de leche merengada hasta las orejas.

Anda, sube un poco más el volumen.

(RADIO) Por fin tenemos a las primeras dos personas,...

...dos bellas damas... (AMBAS RÍEN).

...que han conseguido el pleno de la quiniela.

-Es usted tan amable, ¡tan, tan amable!

-Y ustedes, dos mujeres muy afortunadas.

¿Casadas? (AMBAS RÍEN)

-¡Pues claro!

¿No se acuerda de mí? Soy la de las gaseosas.

¡Sarinaga, era Sarinaga! -Barinaga.

-El de las gaseosas es mi suegro. Estoy casada con el hijo.

-Ah, Manolito. -¡Ay, Manolito no!

No, Manolita soy yo. Marcelino.

-Esto sí que es interesante. Una nuera y una suegra...

...que se llevan bien y que juntas han conseguido tamaño premio.

Y díganme, señoras, ¿cómo rellenaron ustedes el boleto?

Con ayuda de sus maridos, seguro. -Huy, no, de ninguna manera.

-Fuimos nosotras, siguiendo nuestra intuición.

-Ellos sólo se burlaban de lo que íbamos poniendo.

Se creen entendidos porque les gusta el fútbol.

Pero van al campo de Pascuas a Ramos, o sea que...

-Las que vamos a llevar el premio a casa somos nosotras.

-Un buen dinero, señora. Ha sido grandísima la participación.

Tenemos entendido que dependiendo del número de acertantes,...

...podrían llegar a ganar ¡más de 15 000 pesetas!

-¡La madre que me parió, qué barbaridad!

-Permítame que lo diga, señor locutor.

(SUSPIRA) -Esto es un sueño, Pelayo.

¡Un sueño! -Estamos muy emocionadas.

Muy emocionadas.

¿Podría saludar a mis hijas? -Naturalmente, señora.

-¿Aquí? -Aquí, aquí.

(HABLA ALTO) -¡Hola! -Sin gritar.

-Ah, perdón, perdón.

-Hola, Leonor, Lola, María, que soy mamá.

Que os quiero muchísimo.

Ahora podréis ir a un buen colegio sin becas ni nada.

-Yo también quería saludar a mi hijo Enrique.

Todo va a ir bien, cariño. Y a todos los vecinos...

...de la plaza de los Frutos.

-Sí. ¡Hola, Paloma, Sole, Fermín! -Muy bien, señoras.

Se ve que la emoción les embarga.

Y para que nos embargue a nosotros...

...permítanme ver con mis propios ojos ese boleto premiado.

Ese boleto que les hará cumplir todos sus sueños.

Señora, el boleto. (RÍE)

(MURMURA) -Enriqueta, dale el boleto al señor. Enriqueta.

-Muy bien, vamos a comprobar si los resultados son correctos.

(CARRASPEA)

Perdonen, pero ¿se trata de una broma o qué?

-Una broma, dice. No, mírelo, mírelo. Todo acertado.

-Señoras, el boleto tiene dos copias.

-Pues claro, ¿no las ve?

Una y dos. -Huy, este está...

...peor que su Pelayo.

-Señora, una para que se la quede el apostante como resguardo,...

...y la otra, para entregar en administración.

Si esa copia no se entrega en administración, carece de validez.

-Pues yo mañana lunes voy y la entrego.

-Si nos queda la administración a pie de casa.

-Al ladito. -Mañana no sirve.

Hay que entregarla antes de los partidos.

-¿Por qué? -¿Cómo que por qué, señora?

Si no, cualquiera podría esperar a acabar la jornada...

...y rellenarlas a toro pasado.

-Vamos a ver, caballero. Eso sería hacer trampa.

¿Qué quiere, ofendernos?

-Señoras, les ruego que se vayan...

...y dejen paso a la persona que acierte...

...el 1 pleno de la quiniela española de la historia.

-Pero qué guapísima que estás.

Se ve que el matrimonio te sienta a las mil maravillas.

Si me tiemblan las manos y todo. -De la emoción.

Y de los nervios.

Según se acerca la hora de salir a cantar...

Me ha venido a la cabeza la idea de...

No sé, ¿y si no puedo, Rosario?

¿Y si después de este tiempo he perdido facultades...

...y me pasa como aquella primera vez, te acuerdas?

-Claro que me acuerdo. ¿Cómo iba a olvidarme?

En la radio, en aquel concurso, madre mía.

No te volverá a pasar eso, no vas a perder la voz.

Era la primera vez en un medio desconocido...

Pero el Morocco es tu casa, Elisa.

Sí, la verdad es que estaba deseando volver.

-Bueno, no sabes lo que ha sido tu ausencia...

Mucha gente, clientes importantes,...

...han preguntado por ti una y otra vez.

Incluso te diré que durante algún tiempo se notó que...

...no estuvieras actuando en la recaudación.

(RÍE) No sé cómo lo haces pero siempre me animas.

Ay, mira...

Me he traído el amuleto que me regalaste para que me dé...

...fuerzas esta noche. -Dame un beso.

Pónmelo. -Sí.

Elisa,...

...yo también necesito que me des algún consejillo.

¿Ha ocurrido algo con mi padre? -No, no es tu padre, es...

Tu hermana Carlota.

Está claro que no soy santo de su devoción.

¿Pero la has visto? No me ha dicho nada.

-Fui el otro día a su casa.

Después de lo que pasó en el Morocco quería hablar con ella.

Pero me dejó clarísimo que no tiene el menor interés...

...en llevarse bien conmigo. Bueno, no te preocupes.

Mira, mi hermana... Eh, pues le dan muchos arrebatos,...

...es muy suya, pero en el fondo es la persona más buena...

...y más generosa que conozco.

-Hija mía, es que yo... yo quisiera que nos lleváramos bien.

Me acuerdo mucho...

Muchísimo de las palabras que me dijo tu madre...

...poco antes de morir.

Rosario, tú... Tú tienes la bendición de mi madre.

Y eso es lo que importa.

Carlota... ya se le pasará.

El único consejo que te puedo dar es que tengas paciencia con ella.

Todo se resolverá, ya verás. -Eso espero.

Gracias, bonita.

(RÍEN)

-Perdóname, Pelayo.

-No, si ya sabía yo que el dinero no se cae del cielo.

-No, si no es eso,...

...perdóname por haberme reído de ti delante de tanta gente.

Lo de no ganar el premio es una barbaridad.

Pero me da igual, porque yo desde que me casé contigo...

...ya tengo todo lo que necesito y quiero en la vida.

-Ven aquí, calamidad,...

...porque eres lo más adorable que hay en este mundo.

-Ah...

-Marce... que...

Que he quedado como una tonta. -Bueno, mujer...

Una tonta que ha acertado el premio de la quiniela.

-Sí, pero que no verá ni una perra gorda.

-Ya... no te preocupes, si yo ya me lo imaginaba.

-¿Eso por qué? -Pues porque yo tengo...

...muy mala suerte en la vida, Manolita.

Y eso no se puede cambiar de un día pa otro.

-Ya...

Mala suerte de haberme conocido.

-No, mujer, qué va, no quería decir eso.

Precisamente, a ver, cuántas veces te puede tocar...

...la lotería o la quiniela en la vida.

-Una como mucho.

-Claro.

Y a mí ya me ha tocado varias veces:

Cuando nos casamos,...

...cuando tuvimos a las niñas que son lo más bonito de este planeta.

¿Cómo me va a tocar otra vez ahora una quiniela?

Eso sería muy egoísta. -Ay, Marcelino...

-Ahora, eso sí, ¿eh? Me voy a poner a ahorrar ahora...

...porque a mí la ilusión por la moto no me la quita ni Dios.

-Ven aquí.

(SUSPIRA)

Buenas noches a todos. -Buenas noches.

Después de un tiempo de ausencia...

(TODOS) Mucho.

Y de... y de echarles de menos. (TODOS) Nosotros más.

Vuelvo a mi casa,...

...al Morocco... -Bienvenida.

Y a la suya.

Esta noche voy a cantarles una canción romántica...

...como a mí me gusta...

...y se titula "Historia de un amor".

Aplausos.

Ya no estás más a mi lado, corazón.

En el alma sólo tengo soledad.

Y si ya no puedo verte...

...porque Dios me hizo quererte...

...para hacerme sufrir más.

Siempre fuiste la razón de mi existir.

Adorarte para mí fue religión.

En tus labios encontraba el amor que me brindaba...

...el calor y tu pasión.

Es la historia de un amor como no hay otro igual...

...que me hizo comprender todo el bien, todo el mal...

...que le dio luz a mi vida... -¿Qué te pasa?

Te has emocionado.

(RÍE) Ay, estos maridos recientes,...

...hay que ponerles un babero.

Qué noche tan oscura...

...sin tu amor no viviré.

Ya no estás más a mi lado, corazón.

Y en el alma sólo tengo soledad.

Y si ya no puedo verte...

...porque Dios me hizo quererte...

...para hacerme sufrir...

...máaaas...

Aplausos. (OVACIONAN) -¡Bravo, bravo!

-¡Viva la reina del Morocco!

(APLAUDEN)

-¡Viva la reina del Morocco!

¿te ha gustado mi canción? -A mí y a todo el mundo.

Ha sido un verdadero éxito. Sí, eso me ha parecido.

A la gente le ha gustado mucho. Estaban esperando mi vuelta.

-Lógico, eres la cantante con más talento y futuro...

...de todo Madrid. Bueno...

-Tienes una voz que...

No sé, que araña el alma.

Y unos ojos que... Ay, calla.

Que si tú lo dices, no sirve. No eres imparcial.

Ay, Ernesto. Estoy muerta.

Los nervios, la tensión...

La emoción me ha dejado rota. Ay...

-Pues, hale, a dormir. Quiero seguir hablando.

Cuéntame algún comentario que hayas oído.

-Pues... ¿Seguro que no quieres dormir?

Pues a ver.

He escuchado... que tienes una voz horrible.

Y que...

...desde que te has casado no tienes ningún talento.

Ajá.

-Y que...

...todo el mundo te odia. (RÍE)

-Y que sólo te quiero yo...

¿Elisa?

¡Elisa!

Buenos días. Buenos días.

Era una sorpresa, pero como eres tan dormilón,...

...he tenido tiempo de bajar a comprar flores y todo.

-Esta noche he dormido fatal.

¿Sí? No me he dado cuenta.

-Tú estabas durmiendo como una bendita.

Pero yo me he levantado, me he recorrido la casa,...

...me he vuelto a acostar...

Ha sido horrible. ¿Y eso?

-No lo sé.

No sé. Yo me levanté y te noté agitado,...

...como si tuviese una pesadilla. ¿Has soñado algo malo, cariño?

-No he soñado contigo y eso es malísimo.

Huy...

Cada uno es dueño de sus sueños y yo siempre sueño contigo.

Come que nos vamos de compras.

-¿Mas trapos, cariño? Si no nos van a caber en casa.

Que no quiero más trapos.

Quiero una tela bonita para las cortinas...

Unos marcos de fotos para la foto de madre...

...y la de los abuelos. Y un sillón para tu despacho.

También podríamos comprar... -Para. No digas más.

Es perfecto. Tienes mucho gusto para esto.

Ah, también quiero un aparato de radio uno que he visto...

...en una tienda en la calle Amaniel.

Luego me invitas a comer y día redondo.

-No puedo, cariño. Pero no te preocupes.

Te coges mi libreta de pagarés y todo resuelto.

He confirmado tu firma en el banco.

Yo quería que fuéramos juntos. ¿Qué pasa? ¿Un cliente importante?

-Sí, eso es.

Y la verdad, tampoco tengo mucha hambre.

Hasta que des el primer bocado.

A comer.

-Parece que se te ha comido la lengua el gato.

-Tú tampoco estás muy habladora.

-Cualquier tema que saco te parece mal.

-Sólo hablas de lo que han hecho tus amigas en sus veraneos...

...y no es interesante.

-Pues vamos a sentarnos a tomar una horchata.

-Odio esas terrazas llenas de críos y pedigüeños.

-Ya lo tengo, la casa de fieras. Me encanta ver a los monos.

Son tan listos. Mamá cuenta que su hermano le trajo un chimpancé...

...de África cuando estuvo allí de militar.

La tenían en la casa de campo y murió de un atracón de maíz...

-Qué interesante.

-Amador, si estás de morros, ¿para qué me sacas de paseo?

-Tienes razón. Se acabó el paseo. Vamos a casa de tus padres.

-¿Qué te pasa? ¿Por qué me tratas así?

La verdad que para estar recién casados, no eres cariñoso.

¿No te gusta estar conmigo?

-Clarisa, cielo, si estoy del malhumor es por el trabajo.

El teatro está patas arriba y no hemos conseguido estrenar.

Y si te saco de paseo es porque quiero estar contigo,...

...pero pienso que debería estar trabajando y me pongo nervioso.

Es un círculo vicioso del que tú, pobre ángel, no tienes la culpa.

Cariño,...

...no sé cómo puedo ser tan cafre...

...con la única persona que me hace feliz.

-Bueno, si yo no estoy enfadada.

Anda, llévame a casa de mis padres y tú vete a hacer tus cosas.

Vamos.

-¿Cómo ha ido? -Como siempre. Bien y mal.

Contento de ver a mi hermano que me ha traído noticias...

...del pueblo y la familia y... Mal.

No sé, triste por la sensación que te queda cuando se va.

-Tú por lo menos tienes noticias. -Pero no creas que han sido buenas.

Por lo visto hace 15 días cogieron a unos maquis cerca de Badajoz.

A estas alturas estarán ya muertos.

Además, dice que anoche se quemó el teatro de la ciudad.

-Deja de quejarte.

Yo no tengo ni visitas.

-No sé. A lo mejor vuelve a verte el cura ese.

-Claro, o Ernesto que hace meses que no viene.

Todos se han olvidado de mí.

Como si no contara en la vida de nadie.

A mí se me han quitado las ganas de saber de ellos.

-Venga. No me creo que no quieras volver a saber Elisa.

-Me da igual lo que haga.

Siempre que pregunto, me responden con evasivas.

Como si quisieran ocultarme algo.

Si se hubiera muerto, no me lo habrían dicho.

¿Para qué decírselo a otro muerto?

-Desde el juicio no levantas cabeza.

-Pues claro.

Estaba esperando el golpe, pues ya me lo han dado.

¿Estás mal, eh, amigo?

-Siempre, como todos los días de visita.

Es cuando me siento más solo.

Más solo que nunca.

Más solo que la inclusa, más solo que en toda mi vida.

La vida de mierda.

-La estrategia es la siguiente.

Yo te presento al proveedor de carne como si fueses...

...un importante inversor inmobiliario interesado...

...en abrir nuevas líneas de negocio, quizá alimenticias.

Pero no las tienes todas contigo.

Se supone que yo te he hablado de él, pero tú no estás interesado.

Aún así has accedido a venir por deferencia a mí.

Cuantos más elogios reciba, más desinteresado te muestras.

Así hasta que el tipo tire los precios con tal de hacer...

...negocios contigo.

-¿Dónde has dicho que vamos, con el de la carne?

-No me estás haciendo ni puñetero caso.

¿No ves que podemos hacer un buen negocio?

¿No te das cuenta de que un tiempo a atrás has dejado escapar...

...muchas oportunidades y que puede ser la última?

-Tengo que marcharme.

-De eso nada, tú te vienes conmigo y haces el paripé.

No me vas a dejar en ridículo así. -No, otro día.

Hoy no puedo, debo hacer algo muy importante esta tarde.

Ya nos vemos.

-Operadora.

Buenos días.

Quería poner una conferencia con el Hotel Laguna de Las Palmas...

...de Gran Canaria.

Número de habitación. Sí, un momento, por favor.

La 306.

Señora de Suances.

Suances.

-Sí, de parte de Ramiro Olavide.

¿Cuánto calcula?

¿Tanto?

Bien, gracias.

¿Qué hace usted aquí?

Ha estado registrando el despacho de doña Paloma.

-Sólo un poco, lo suficiente para encontrar esto.

Era mío y quería recuperarlo.

-Ha irrumpido en una propiedad privada. Llamaré a la policía.

-Hágalo. Si tengo las llaves del despacho es porque su dueña,...

...que es mi mamá putativa, me las dio.

No sé qué hay de malo en ello.

-Es usted despreciable. -Cuidadito, Ramiro.

A mí no me vengas con bravatas ni insultos.

Si un día fui alguien aquí y ahora no lo soy es simplemente...

...porque no quise liarme de mala manera.

Pero me basta con chasquear los dedos para que tu jefa...

...vuelva a mi lado como una corderita.

-Está muy equivocado. -¿Te lo demuestro?

Mira, en cualquier caso, tú no eres más que un mandao,...

...un perrito faldero.

Ya te dije una vez que no quería partirle la cara a un viejo.

¡Apártate!

-¿No quieres comer un poco? -Que no.

Déjame el periódico que voy a seguir haciendo tiras...

...haciendo tiras de papel higiénico.

-Ahí tienes.

En lugar de eso deberías apuntarte a una brigada...

...de trabajo para rebajar la pena.

Te lo he dicho muchas de veces. Si además de eso muestras buena...

...disposición saldrás enseguida, en 2 ó 3 años.

-Eso es una eternidad.

Y te marca para toda la vida.

-No digas eso, hombre.

Si sales en ese tiempo tienes toda la vida por delante.

Hubo aquí un preso que estuvo 3 años y cuando salió...

...montó en su pueblo un taller.

Bueno, hace poco le mandó una carta a un compañero de otra galería...

...diciéndole que se había comprado un coche.

Eso es un paréntesis, Marcos, nada más.

-¡Hijo de puta!

¡Valiente, hijo de puta!

-¿Qué pasa, qué pone?

(LEE) El pasado 19 de julio víspera de la Virgen de La Paloma...

...contrajeron matrimonio en la iglesia de Santa Gema...

La joven promesa de la canción Elisa Pastor y un joven...

...emprendedor hombre de negocios.

Ernesto Expósito.

Ernesto.

Mira, Marcos, a mí también me sorprende.

No sé, la vida sigue ahí fuera, pero hay que comprenderlo.

-¡Comprenderlo!

La mujer de mi vida se ha casado.

Y que creía mi mejor amigo me la ha robado.

Ese hijo de puta.

Me ha traicionado de la peor manera posible, casándose.

¡Para toda la vida! -Marcos, tranquilo, ¿vale?

Además, te recuerdo que tú mismo le diste vía libre.

-Sí, porque estaba hundido, porque no tenía esperanza, pero...

Nunca, nunca...

Hubiese pensado que se casaría.

-Vale, vale. Venga.

-Y sin decirme nada.

¡Dios!

Y lo peor es que lo presentía.

En algún lugar dentro de mí sabía que Ernesto me quería volver...

...a ganar.

Como siempre.

Como cuando éramos niños.

Como siempre, como siempre...

-De la Cruz.

Tiene visita.

-No quiero ver a nadie, y menos a ese cura.

-No, no es el cura, es un tal Ernesto Expósito.

-Está aquí.

-¿Qué pasa?

-Al parecer Roque ha salido de la celda de aislamiento.

Y viene para acá como un toro bravo.

-Contra mí.

-¿Contra quién va a ser, Marcos? Prepárate.

-¡Lo que es la vida!

¿Dónde está tu padre? -Ha ido a Pernambuco, Enriqueta.

-¿Cómo? -Está dentro, mujer.

¿Dónde va a estar? -Pues corre y dile que salga.

Tengo noticias muy importantes.

-Siento no haber venido antes.

De hecho tengo algo importante que decirte.

-¿Ah, sí? Adelante.

Cualquier noticia buena o mala me interesa.

Porque yo sigo aquí.

Preso, pero vivo.

Y algún día saldré y nos veremos.

-Si al menos tuviéramos un hijo podría sentirme acompañada.

-Pues díselo. Quizá cuando sea padre todo cambia.

-Ya, pero una pareja para tener un hijo tiene que...

-Ya.

-Ya me entiendes.

-Mira, a mí los espectáculos no me interesan nada más que para ser...

...espectador.

Ya estoy mayor y no me gusta invertir en novedades.

Pero sé de alguien que podría ser el inversor perfecto para algo así.

-¿Alfonso Robles?

No se lo quería contar a nadie, pero no te lo puedo ocultar.

Bueno, dímelo. Ya sé, te han llamado del teatro.

No, no es eso.

Y la verdad más vale que en esa revista...

Vayan buscando a alguien porque...

No está muy bien que tenga una artista con bombo.

¡Con bombo!

¡Que creo que estoy esperando, Carlota!

Amar en tiempos revueltos - T2 - Capítulo 70

21 dic 2006

 Amador, celoso, irrumpe en el despacho de Paloma, para estupor de Ramiro: sigue obsesionado con ella, a la vez que su desinterés por Clarisa aumenta. La quiniela de Manolita y Enriqueta acierta el Pleno: un premio de miles de pesetas... que no cobrarán, porque olvidaron el detalle de entregar el boleto. Jerónimo vuelve a comprarle a Charito la joya que le hizo devolver, a pesar de no tener dinero. El jugador vive por encima de sus posibilidades para satisfacerla. Elisa vuelve a cantar en La Cueva. Su relación con Ernesto está en su mejor momento, pero él tiene problemas de conciencia, y decide visitar a Marcos... que, por pura casualidad, acaba de descubrir un periódico en el que se cuenta la boda de Ernesto y Elisa, de la que nadie le había dicho una sola palabra.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T2 - Capítulo 70" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T2 - Capítulo 70"
Programas completos (1710)

Los últimos 4.652 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos