www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
424639
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-Confía en mí por una vez.

Tengo una corazonada. Hoy marcará...

...un antes y un después en El Asturiano.

-Quizás haya pecado de soberbia enorgulleciéndome...

...de conducir tu alma, y ahora Dios me lo hace pagar...

...mostrándome cómo eres.

Caprichosa, voluble, y por si fuera poco, desleal.

-¿Te parece que vayamos contando el dinero?

-Pero esto es muy poco. -Ya, lo que hemos conseguido.

-A dos duros por barba...

-Me imagino lo que les habrá costado.

?o podemos comprar nada.

-¿Qué? Ese canalla del bedel nos la ha vuelto a jugar, ¿no?

-No te preocupes, Manolita. No ha sido tu culpa.

-Mía o no, tu padre tenía razón. Somos idiotas...

...y nos quedamos sin ahorros.

-Ustedes dirán. -Madrid crece.

En 5 ó 10 años, los pueblos de los alrededores...

...no se diferenciarán de los barrios de la capital.

La construcción es el negocio del siglo.

-¡Coño... Serafín!

-¿Qué tal? -Adelante.

-Muy buenas. -Qué tal.

-Muy buenas. -Hola.

-Espero que vengan con hambre. Qué bien van a comer.

-Si le he pedido que habláramos...

...es porque tengo la intuición...

...de que este hombre que investiga a D Paloma...

...lo hace porque usted lo ha contratado.

Por favor,...

...dígame que estoy equivocado.

-No, no lo está.

Despertar con la luz de la mañana...

...y renovar otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento por todo el que venció...

...su desaliento.

Le canto al mar por todo aquel que tuvo...

...que olvidar...

...para empezar...

-Cariño.

Me voy. -¿Cómo te encuentras?

-Muy bien, no me he mareado. en todo el día.

-No tienes que correr a todas partes.

-Ay... -¿Lo ves?

¿Qué tienes? -Nada, si antes hablo...

-¿Quieres que llamemos al médico? -No, no, no.

Si es normal, los primeros meses de embarazo...

...todo son vómitos, náuseas, mareos...

Estamos preparadas, no como vosotros.

-En eso tienes razón. -Si la humanidad dependiera...

...de que los hombres parieran, qué sería del mundo.

-Tampoco exageres. También estamos...

...preparados para aguantar el dolor cuando es necesario.

-Puede, pero conozco a más de uno que preferiría...

...quedarse soltero a aguantar los dolores del parto.

-De todas formas deberías quedarte en casa.

Hacer una vida más tranquila.

-Estoy preñada, no enferma, Ildefonso.

Además, tú como empresario debes saberlo.

"El ojo del amo engorda al caballo". ¿Se dice así?

No puedo abandonar el negocio. -Eso te honra.

Pero no digo que lo abandones; que delegues en Pablo un tiempo.

-No es necesario, de verdad. Estaba tan hecha a la idea...

...de que no me quedaría embarazada que disfruto hasta las molestias.

-¿Qué te parece?

(SUSPIRA) Es precioso.

-Sí, no sé si poner dentro una inscripción que diga algo como:

"Para Paloma, de sus empleados" y la fecha,...

...o mencionar el embarazo.

Será demasiado, no cabrá.

Tendrán que grabarlo al microscopio.

-Eso es cierto.

Además, no me parece bien hablar tanto del niño.

Así va a dar mal fario.

-No sabía que fueras supersticiosa. Mejor no tentar a la suerte.

Doña Paloma siempre recordará el motivo.

-Para que digas que no te consulto. (RÍE)

-Lo llevo a la joyería y luego se lo entrego a tu padre.

¿Te dará tiempo de ir a la entrega de premios?

-Sí, el joyero me dijo que me haría el trabajo adelantado.

-No te he enseñado una cosa que he hecho.

Me las he visto y deseado para que no vieras las lanas.

(SUSPIRA) Mira qué cosita.

¿A que son preciosos?

-Qué pequeñito.

Ya no me acordaba de estos detalles.

-Hazte a la idea de que serás padre otra vez.

-Azul, ¿eh? -Ajá.

-¿Cómo sabes que será un hijo y no una hija?

-¿Y yo qué voy a saber? Ni que fuera adivina.

Hay que estar preparados para lo que venga, ¿no?

Mira.

(ILDEFONSO RÍE)

Parece mentira que quepa el pie de una persona aquí dentro.

-Sí, sí.

Lástima que vaya a tener por padre...

...a alguien que podría ser su abuelo.

-No digas bobadas, serás un padre estupendo.

-¿Sabes qué edad tendrá cuando vaya a la universidad?

-¿Sabes la suerte que tendrá de tener un padre...

...experimentado como tú y no un cabeza loca, jovencito?

Con que seas la mitad de bueno con él que eres conmigo,...

...vas a ser un padre maravilloso.

¿Qué vas a hacer de la fiesta del Morocco?

-Ya te he dicho que tengo un día muy ocupado, pero lo intentaré.

-Me encantaría tenerte a mi lado.

Te quiero.

Ernesto, Loli me...

...me ha pedido disculpas...

...por cogerme la blusa.

Y... ha reconocido su error.

-Es bueno reconocer los errores.

Sobre todo para no volver a cometerlos.

También es de buenos cristianos perdonar los errores de los demás.

-Esto ya me lo has dicho. Tú quieres pedirme algo.

Bueno, eh...

Le he pedido a Loli que...

...me acompañe a la entrega de premios.

-Bueno.

Por mí no hay problema, ya te hice una promesa.

¿Y serás amable con ella?

Por favor. -Sí.

Es que no sé si le hará mucha gracia...

...ver cómo le entregas el premio a otra persona.

No, no es envidiosa.

Además, yo también estaré a su lado en los malos momentos.

-Muy bien. Si es lo que opinas.

Muy bien. Pues nos vemos ahí, en la entrega de premios.

-Allí estaré.

Gracias.

Te quiero. -Y yo.

Adiós, mi amor.

-Hola.

-Hola. -Ya preparé la ampliación...

...de la foto de boda que me pidió su mujer.

-Ah.

Pues ha quedado muy bien.

-El fotógrafo del barco debía ser muy bueno, porque...

...fíjese el encuadre qué bonito y estos tonos...

Pero se nota que hacen muy buena pareja;...

...lo debieron pasar divinamente en el viaje.

-Un viaje bien aprovechado:

De boda y de novios a la vez.

-Tu trabajo debe ser apasionante.

-Bueno, es mi vida.

-Una vida vista a través del objetivo.

-Mucha gente piensa que lo bonito de la fotografía...

...es al sacar la instantánea.

Yo disfruto en el cuarto de revelado.

-Anda, pues creía que el trabajo de laboratorio era más mecánico.

-No, no, no. Si uno no quiere, no.

Cuando uno encuentra un negativo, es como una imagen en bruto.

Pero luego, al revelarlo, uno encuentra los pequeños detalles...

...que hay... Y cosas que no había visto antes.

-Pues debe ser curioso.

-Es apasionante.

Bueno, yo, cuando tengo algo de tiempo libre,...

...que cada día tengo menos, lo que hago es que revelo...

...negativos antiguos que tenemos en el archivo.

Y el otro día, hallé, por ejemplo, un negativo y, al mirarlo,...

...me llamó la atención una pequeña imagen de dos niños bailando.

Y digo: "Bueno, voy a ampliarla por curiosidad".

La amplío al máximo...

...y la niña era mi prima segunda...

(RÍE) -Y el niño...

...era el que fue, muchísimos años después, marido de ella.

Fíjese, era una verbena; tendrían seis o siete años,...

...no se acordarán.

¿Qué pensarán al recibir la foto ampliada y la vean?

Fíjese qué sorpresa.

Pero bueno, le aburriré con mis cosas.

-No, no, al contrario.

Me ha gustado mucho hablar contigo.

No hace falta que se la lleve;...

...si quiere, pase por ella cuando quiera...

...con su mujer o usted. -No, me la llevo. ¿Cuánto es?

-Son tres pesetas, pero no hace falta que me las pague ahora.

-Ahora. Quedó muy bien. Estoy muy contento, buen trabajo.

-Muchas gracias.

-Gracias a ti. -Adiós.

-Tómatelo con calma.

-Sí, pa que nos pille el toro. De eso na.

Haré banderillas bien hechas, para que al venir...

...los funcionarios, vean que les tratamos con amor.

-Si se nos tuerce la suerte, las que sobren,...

...las vendemos a la plaza de toros de Las Ventas.

-No. Si viene la gente de ayer, sobraos.

-No me fío; ayer fue ayer y hoy es hoy. Cada día trae su afán.

Tras negociar lo del estraperlo,...

...me pasé por El Cascabel, ¿y qué había en las mesas?

Carteles de "reservado".

¡Se me cayeron los palos del sombrajo del alma!

-Eso no tiene na que ver.

Lo ponen sin clientes, para que parezcan más.

Si uno llega, quitan el cartel, lo sientan, lo hacen feliz...

...y se cree importante.

-Ya sé lo que me dices. -Claro, padre.

Y para eso le pagamos al bedel: para que llenarnos de funcionarios.

-Y si no vienen, ¿qué hacemos con el género encargado...

...de estraperlo? ¿Nos lo comemos?

Sólo de pensarlo, me tiembla hasta el colodrillo.

-Que sí vendrán, padre. Mire qué obra de arte.

Si no está convencido, podemos apostar un par de pesetas.

-Tu padre no apuesta miserias.

En todo caso, podríamos apostar 20 reales.

-Muy buenos días, queridos radioyentes, y bienvenidos...

...a la entrega semanal de premios del concurso...

...más seguido de las ondas españolas.

El cada día más famoso: "Voces nuevas".

En efecto, queridos radioyentes, una semana más,...

...hemos disfrutado de un extraordinario ramillete...

...de jóvenes aspirantes a triunfar en la canción española.

Y debo decir, en honor a la verdad, que, en esta edición,...

...la competencia ha vuelto a ser reñidísima.

Tanto por la calidad de los concursantes,...

...que se han dejado la piel en nuestros estudios,...

...como por el hecho de que nuestro programa se está convirtiendo...

...en un auténtico trampolín para lanzar a aquellos...

...que sueñan con el olimpo de la fama.

Piano.

Y para entregar el premio semanal a la joven promesa ganadora,...

...contamos hoy con la presencia de una de las más rutilantes...

...estrellas dentro del panorama de la canción madrileña:

Elisa Pastor.

Aplauso. Gracias.

-Que estará con todos nosotros en breves momentos.

Pero antes de la esperada entrega del premio,...

...no dejo la ocasión de saludar a los aspirantes...

...que, en esta semana, se quedaron a las puertas del éxito.

No porque no se lo merezcan, sino porque el reglamento...

...del concurso impone que haya un único ganador.

Un fuerte aplauso para esa gran promesa del arte flamenco:

Virginia Tejera, de Madrid.

Aplauso.

Sergio Puerta, de Alicante.

Aplauso. El mejor y más divertido...

Risas. ...cantante cómico que pasó...

...por nuestros estudios.

Y por último, la finalista del concurso,...

...un valor seguro de la canción española y a quien,...

...desde estos micrófonos, deseamos suerte en el fututo:

Lola Marqués.

Aplauso. ¡Bravo!

Pasodoble en el piano.

-Buenos días.

-Hombre. -Hombre, D. Ildefonso, buenos días.

¿Qué, un cafelito?

-No, mejor ponme un vinillo, como el del otro día.

-Como el de Tomelloso, que no hay otro en España comparable.

-¿Y qué? ¿De qué estabais hablando, si se puede saber?

-De los negocios y de la manera de llevarlos.

Mi padre está tiquismiquis para conseguir clientes.

-¿Y eso por qué?

-Parece ser que le cuesta gratificar...

...los servicios prestaos. Le explicaré, a ver qué opina.

Tenemos un amigo que nos llenará esto de clientes...

Pues no pasa na, na de na, por dar un regalito, ¿a que no?

-Bueno, no marees tú a D. Ildefonso con las cuestiones del bar.

Él tendrá sus propios problemas, ¿no?

-Pelayo, fui yo quien pregunté.

-Claro, efectivamente.

Que opine él también de nuestra disputa; él es un experto.

-Verá. Si el problema no es la gratificación...

...que le damos al pendejo por traer funcionarios a comer, no.

Es el follón de los menús que nos obliga Manolita...

...a poner cada día, que nos tienen trastornados.

Y no se lo impide, porque tiene menos mando en plaza...

...que la sota de bastos. -Padre, quieto parao.

Además, D. Ildefonso tendrá cosas en qué pensar;...

...no le distraeremos tampoco.

Anda.

¿Ese sobre no es de la tienda de Sole?

-Sí, acabo de recogerlo; es la fotografía de la boda.

-¿La foto? Déjeme verla, por favor.

-Chis, no seas valentina, Marcelino, hombre...

-Pelayo, que hay confianza, hombre.

-Hay que joderse.

-Usted sí que sabe, D. Ildefonso. -Traiga.

Qué bonita.

-Se lleva usted una mujer bandera, eh.

No como el membrillo de mi hijo.

-Coño, ¿ahora qué pasa conmigo? -Contigo na.

Con la que pasa es con Manolita. Cada vez que tiene una...

...de sus ideas, acabamos en la puerta del cadalso.

-Deja a Manolita en paz que es la madre de mis hijas.

Don Ildefonso, ¿quiere usted otro del Tomelloso de esos?

-No, gracias, yo con uno, tengo suficiente.

-Igual quiere probar el menú de Manolita...

...pa que valore lo que otros no saben valorar.

-No. Ahora tengo que irme. Lo siento. Otro día.

Bueno, que salga todo bien.

-Ya veremos, don Ildefonso. -Seguro que sí.

Seguro que sí.

-¿Has visto que cada vez que pronuncias...

...el menú de Manolita el cliente toma la estampida?

-Joder, ¿y yo qué quiere que haga? -Ese es tu problema, hijo.

Yo qué sé, castigador.

A fin de cuentas esa es idea de tu mujer.

-Pues voy a hablar con Manolita y el bedel,...

...como no me garantice que mañana está esto lleno...

-¿Qué? ¿Le vas a dar una paliza?

¿O le vas a denunciar por incumplimiento de contrato?

-Entonces tendría que pagarle a usted un duro y antes muerto.

-20 reales, sí, señor. -Hay que fastidiarse.

-¿Se puede saber por qué le caigo tan mal?

-No me gustas.

Ni tú ni lo que pretendes hacer con Elisa.

-En los negocios eso no importa.

-¿Qué negocios? Yo no tengo negocios contigo.

-De momento. Puede que un día le resulte más útil...

...de lo que usted piensa.

-Si me disculpas, estaba mejor de pie.

-Y antes de continuar, aprovecharemos el momento...

...para unos breves consejos publicitarios...

...de nuestros patrocinadores.

Mantequerías La Mantena ofrece a todos sus clientes...

...en pleno centro de Madrid el mejor surtido de embutidos...

...que se puede encontrar en la capital de España.

Jamones de bellota, chorizos de Cantimpalo...

...y otras viandas para el paladar más exquisito.

Piano.

-Pablo. ¡Pablo! ¡Pablo! ¡Corre, ven!

-¿Qué pasa? ¿A qué viene tanta prisa?

-Ha empezado el programa y han anunciado que hablará Elisa.

-¿Han dicho si cantará? -No, pero lo hará.

-Elisa es el plato fuerte. No perderán la ocasión.

-Claro. -Claro.

-Hay que ver lo buena chica que es tu hija.

Fíjate lo bien que se ha portado con esa tan Loli...

...después de haberle robado y todo.

-Ha salido a su madre que en paz descanse.

Angustias también era una santa.

Elisa ha tenido más suerte que ella casándose con Ernesto.

-Ella también encontró una buena persona para formar una familia.

-Quizá, pero nunca he tenido los posibles de Ernesto.

Por no hablar de su generosidad, se preocupa por todo el mundo.

-Sí, hay que reconocer que el reloj es una maravilla.

-El reloj es una joya.

Nosotros nunca encontraríamos un regalo de esta categoría.

Él podría haber salido al paso con cualquier baratija.

Pues no, nos ha traído una joya. -Sí, debe valer un dineral.

-Jamás pensé que llegaría a ver a Elisa tan bien situada.

-Pero cómo me gusta verte así de feliz.

-En cuanto solucionemos los problemas con Carlota,...

...ya tendrás que dejarte de preocupar por ellas.

-No sabes lo que daría por verla a ella también casada.

-No te inquietes. -Mira. Incluso me conformaría...

...que ese pobre don Matías la hubiera llevado al altar.

-Pablo...

-No es precisamente un príncipe azul, pero era buena persona.

Y yo creo que Carlota le quería, fíjate.

-No te inquietes. Seguro que Carlota encuentra...

...un buen partido que se enamore de ella.

-Dios te oiga.

(RADIO) Damos paso a la encargada de entregar el premio de hoy.

Elisa Pastor.

Aplausos.

Buenos días y muchas gracias. Me siento muy orgullosa...

...de estar aquí para presentar el premio semanal del concurso...

..."Voces Nuevas". Un programa que, sin duda, está haciendo mucho,...

...mucho más que ningún otro programa por el futuro...

...de la canción española.

No se me da muy bien hablar, lo mío más bien es cantar.

Por eso sé lo difícil que le resulta a alguien...

...que está empezando encontrar una oportunidad que le permita...

...abrirse paso en el mundo de la música.

Esta semana he podido escuchar a grandes y nuevos talentos...

...como Virginia Tejera, que nos ha emocionado con su arte.

O a Sergio Puerta que nos he hecho reír y disfrutar...

...con su peluquín de quita y pon.

Y por supuesto esa cálida voz y maravillosa...

...de nuestra Lola Marqués, mi amiga.

Y una artista que estoy segura que llegará muy lejos.

Yo sé muy bien lo difícil que resulta mantener...

...la ilusión cuando parece que no llega nuestra oportunidad.

Pero por eso mismo quiero deciros que confiéis en vuestro arte...

...y que penséis que la oportunidad puede estar...

...a la vuelta de la esquina.

La lucha por abrirse paso es una carrera de fondo,...

...pero el que la sigue la consigue.

No puedo deciros nada más.

Es el único consejo que puedo daros de todo corazón.

Así que rodeaos de gente que os quiera y os apoye...

...y seguid adelante. Mucha suerte.

Ahora, llamo a este micrófono al ganador del concurso.

Una voz joven que nos ha dejado a todos impresionados...

...por su frescura y espontaneidad. Les estoy hablando...

...del pequeño pero gran artista Antoñito Morales, un aplauso.

-Enhorabuena, Antoñito, de Illescas provincia de Toledo.

El comienzo de una gran carrera.

Y qué mejor manera para celebrarlo que escuchar...

...a nuestra queridísima Elisa Pastor...

...en una interpretación inolvidable.

Eh... Yo no he venido preparada para cantar.

-Oh... Elisa, se lo rogamos. Todo el público la está escuchando.

Adelante, maestro.

Piano.

Te haré una casita en la orilla del río...

...donde vivas contenta y sientas el amor mío.

Te hará una casita con el techo de cristal...

...y la luna por las noches nos acompañará.

En casa podremos...

...descansar y soñar.

Pintaré en el agua un corazón...

...que llegará hasta el mar.

En casa podremos...

...descansar y soñar.

Pintaré en el agua un corazón,...

...que llegará hasta el mar.

Aplausos. -¡Bravo!

-Sebas.

Joder. Manolita, al final mi padre va a tener razón.

-¿Ya estás otra vez cambiando de chaqueta?

-No cambio de chaqueta, pero esto es un follón.

-¿Qué follón? El que algo quiere, algo le cuesta.

-Me va a costar un duro.

-¿Por qué? ¿En qué te lo vas a gastar?

-Lo aposté con mi padre, a ver si venían los funcionarios.

Y no viene nadie. -Como no vengan, no sé...

...qué vamos a hacer con tanta judía pinta y banderillas.

-Eso es lo que decía mi padre.

Con los funcionarios nos íbamos a arruinar.

Decía que la culpa era suya.

Por no saberse imponer. -Vamos a estar tranquilos.

Que yo esto lo arreglo enseguida.

-¿Tú estás segura que el tal Serafín pasa por aquí cada día?

-Que sí, que me lo dijo una vez que salió el tema de Paloma.

Marcelino, confía en mí.

-Manolita, ¿por qué no nos volvemos a El Asturiano...

...y seguimos con nuestra vida?

-No nos podemos rendir a la primera de cambio.

-Será a la tercera. -A la tercera o lo que sea.

Los negocios no se levantan de un día para otro.

No hay que rendirse.

Por las niñas, para que tengan una mejor vida.

-Por las niñas... -Y también por tu padre...

...y por Enriqueta, que se puedan dar algún capricho.

Que ya son mayores. Mira, por ahí viene.

-¡Coño, Serafín! -Vaya, qué casualidad.

-No, casualidad ninguna.

Que llevamos dos horitas esperándole.

Y sabemos que El Cascabel está lleno de funcionarios.

Con lo cual, a la inversa y por eliminación,...

...El Asturiano está vacío. -Bueno, déjame a mí hablar.

Nos tiene que contar qué está pasando,...

...porque esto no es lo que habíamos acordao.

-Yo soy claro. Con ustedes no hay problema.

-¿Qué pasa, es el menú? ¿Que no está bueno?

Le advierto que tenemos unas judías pintas...

...que están pa chuparse los dedos. -Pa chupárselos to.

-Más baratos no se lo podemos poner.

-No es el menú. No es el menú.

Pero yo me siento muy maltratado por su padre.

-¡Anda! ¿Qué queja tiene de mi padre?

-Me mira mal. ¿Qué quiere que le diga?

Y yo a las buenas lo que haga falta,...

...pero a las malas no parto peras con nadie.

-¡Que mi padre no le ha hecho na!

-Ayer me cobró la comida. ¿Le parece poco?

Me cobró la comida, a mí. -A usted.

-Bueno, a ver. Mire, Serafín, antes del almuerzo...

...tenemos que llegar a un acuerdo que nos convenga a todos.

A los funcionarios, a nosotros y, naturalmente, a usted.

En los negocios hay que dejar un poco aparte...

...las cuestiones personales.

¿Porque usted quiere hacer negocio con nosotros?

-Claro. A nadie le amarga un dulce.

¿Qué solución propone?

-Bueno, pues... yo había pensado que usted se llevara...

...una comisión por cada cliente que nos traiga a comer. Marcelino.

Y una gratificación mensual. -No me parece mal. Lo reconozco.

Yo he sido siempre un hombre de criterios amplios...

...y lo he demostrado. Quien me trata...

...con amabilidad, le respondo igual.

-¿Entonces está usted de acuerdo?

-¿Cómo no va a estarlo?

Nos falta entrarle a hombros en El Asturiano.

Hay que consultarlo con mi padre, que es el dueño.

-Consúltenlo y respóndanme.

Pero pronto porque me está entrando hambre.

-No se preocupe que no habrá problema.

-Que tiene hambre dice.

Se ha comío to los platos que había.

-He quedado con Sole después para hablar sobre la nueva escuela.

-Si necesitáis alguna ayuda con el material escolar...

-No, con eso ya podemos apañarnos.

El problema era el local y lo has solucionado...

...con la nave de la fábrica.

-Ya, pero de todas formas sabes que puedes contar conmigo.

-No, Sito, ya has hecho bastante.

Te estoy agradecido.

La escuela es importante para esos chicos.

-La nave estaba sin usar.

Temía que con el abandono aparecieran ratones.

No sólo no me ha costado nada, sino que he salido ganando.

-Apoyo mutuo. -Bueno, eso suena subversivo.

He oído que es un libro anarquista prohibido.

-Sí, seguro. No lo sé. Hay tantos libros prohibidos...

-Pues dejémoslo en caridad cristiana, que suena mejor.

-Bueno.

-¿Qué pasa, Ángel? ¿Te preocupa algo?

-Sí, que he vuelto a discutir con don Senén...

...y no veo la hora de arreglarlo.

-¿Habéis discutido por algo en concreto?

-Una feligresa que no están contenta con él...

...y quiere que yo sea su director espiritual.

-¿Y le ha sentado mal?

-Hasta el momento no me ha dicho nada abiertamente.

Pero me temo que se las guarda.

Así que, tarde o temprano, sufriré las consecuencias.

-Parece mentira.

-Pero no puedo hacer otra cosa mas que callar.

-Pues menudo panorama. -Y la culpa es tuya.

-¿Qué? ¿Cómo que la culpa es mía? -Sí, Sito, la culpa es tuya.

Por no haberte hecho rico de verdad.

Si fueras rico de verdad,...

...me podrías haber contratado como capellán particular.

Y me libraría de don Senén. A cambio de confesaros,...

...rezar el rosario,...

...acudir los domingos a misa a domicilio...

Vamos, una gran vida.

Sin mayor preocupación que la de no engordar.

-Lo que me faltaba, un cura rojo en la familia.

-¿Rojo yo? -A mí me parece...

...estupendo que estés haciendo una parroquia, Ángel.

Pero no todo el mundo lo ve bien.

-Esos son comentarios malintencionados.

Pero, tranquilo, no pasan de ahí. -No, si tranquilo estoy.

A menos que te dé por cantar la Internacional en un entierro.

-Fue un homenaje. -Fue un escándalo.

Nos quedamos en blanco.

-Pero mi abuelo entraría bien orgulloso...

...en el cielo de los anarquistas.

-Estuvieron a punto de echarte, Ángel.

-Sí. Me tuvieron castigado durante meses.

-Tu abuelo tiene que estar orgulloso por todo...

...lo que estás haciendo con los pobres.

Seguro.

-Buenas, don José.

-¿Qué, lo habéis encontrao?

-La verdad es que el gachó se está haciendo de rogar.

-Él juega sus cartas y nosotros las nuestras.

-Pero pa mí que es un tramposo. -¿Cuánto ha pedido?

-Está de acuerdo en traer funcionarios a comer.

A cambio de una comisión y una gratificación mensual.

-Pues que se vaya a robar a Sierra Morena, es un abuso.

-Espere, no lo ha escuchao to.

Dice que le tratemos con cariño.

Especialmente usted, que dice que le mira mal.

-Porque tiene más belfo que un caballo de carreras.

Encima de que no cumple con nosotros,...

...le vamos a tener que dar un masaje al señor.

-A ver, esto es un negocio y los negocios son los negocios.

-Ya habló la hija de don Emilio Castelar.

-Pero bueno, ¿usted en qué mundo vive?

Hoy en día ya nadie da nada por nada.

El bedel ha pedido una comisión, lo que quiere decir,...

...que si no viene nadie a comer, no cobra.

Si el hombre nos ayuda a hacer caja,...

...pues lo lógico es que se lleve su parte.

-Si se tiene que llevar su parte, que monte un negocio.

Yo con eso no estoy de acuerdo y no paso por ahí.

-¿Y tú qué, no dices nada?

-Coño, si ya lo decís todo vosotros dos.

-Habrá que tomar una decisión.

Vamos a ver, Marcelino, qué opinas.

¿Nos bajamos los pantalones y pasamos por el aro...

...como de costumbre?

¿O mantenemos nuestra dignidad aunque sigamos siendo pobres?

-No, pero Pelayo, esa no es la cuestión.

La cuestión, Marcelino, es si por culpa...

...de nuestro orgullo perderemos una oportunidad de oro...

...o haremos como el resto del mundo y ganaremos...

...dinero a espuertas.

-Joder, qué complicado es decidir, ¿no?

-Bueno, hay que decidir porque estamos empatados.

Te perdono el duro que me debes si no vienen.

-¿Y si vienen? -No te lo perdono...

...porque bastante tenemos con darle propina al tragón.

-Marcelino, cuidado con lo que dices que me conoces.

-Y tanto.

A ver, lo que dice mi padre pues es bastante coherente,...

...la verdad, que bajarnos los pantalones otra vez...

Y, por otro lado, lo que dice Manolita tiene su fundamento.

En fin, vamos a intentarlo que no se pierde nada.

-Hijo mío, tú no cambias.

Sigues siendo el mismo calzonazos que de costumbre.

-De calzonazos na, inteligente.

Hala, que decida Manolita, como siempre...

...y usted y yo la apuesta cancelada, hala.

Se creen estos dos que...

-Bueno, Pelayo, pues nada voy a llamar corriendo al bedel...

...para decirle que estamos todos de acuerdo, ¿eh?

No me coja frío.

Bueno, pues ya está todo.

Ay, estaba un poco nerviosa, no te lo voy a negar.

Yo nunca he estado en una entrega de premios.

-Lo has hecho muy bien, hablaste como una profesional.

-Es una profesional, una gran profesional...

...y una gran artista. Bueno, pero, en todo caso,...

...en el mundo de la canción. -No te quites mérito.

Encima del escenario haces cualquier cosa.

Te veo segura, tranquila, espontánea...

Estaba como un flan. -Así estaba yo...

...sólo de pensar que dirían mi nombre en la radio.

Aunque dijeran que perdí el concurso.

Yo te hubiese dado el premio a ti.

-No, el chico que ha ganado era un niño prodigio...

...y yo una aficioná. ¿Qué dices? Cada vez cantas mejor.

El premio se lo dieron al niño porque está poco visto...

...que un niño cante tan bien.

-Sí, ya, y mujeres que canten un regimiento.

Tendré que cambiar de profesión. De eso nada.

Sé que llegarás lejos. Concursos hay muchos.

Llegará tu oportunidad. -Si tú lo dices...

-Vamos entrando que llegaremos tarde a la celebración.

Ve tú, debo decirle una cosa a Loli, ahora entro.

-Como quieras. Adiós.

Adiós. -Adiós, Ernesto.

A ver, Loli, he tenido una idea, pero espero que no te moleste.

-¿Qué idea? Mira, yo a veces...

...por problemas o cosas que surgen no puedo cantar en el Morocco.

Entonces he pensado buscar una sustituta.

-Las grandes artistas suelen tenerlas.

No soy tan grande, pero tengo una responsabilidad...

...con doña Paloma. Así que si no te parece mal...

...he pensado hablar con ella y que tú seas mi sustituta.

-¿De verdad? Claro, bueno, si no te importa.

-¿Cómo me va a importar? Pero si para mí es un honor.

Y una gran oportunidad,...

...como aquella vez que cantaste cuando yo casi no llegaba.

-Aquella vez era para salvar la situación.

Lo hiciste muy bien, la pena es que no terminaste la canción.

Si te conviertes en mi sustituta oficial podrás hacerlo.

¿Qué te parece? -No sé cómo darte las gracias.

No tienes que dármelas, Loli, además, sé que todo el mundo...

...en el Morocco estará de acuerdo y la primera doña Paloma.

-No sé qué decir, me estás ayudando tanto...

Te prometo que si eso ocurre estaré a la altura.

De eso estoy segura. Anda, dame un beso, mujer.

Adiós.

-Este seguro que no aparece.

-Por teléfono me dijo que venía enseguida.

-Y te lo crees, parece mentira como espabilá que tú eres.

-Está un poco pesadito. -Ahora estoy pesado.

Lo que hay que oír. -No se ofenda:

Se le ha metido Serafín entre ceja y ceja y no se lo quita.

-Es un tragón, y me molesta la gente que gana dinero...

...a costa de los demás. -Lo que quiera.

Cuando llegue usted sólo sonría y déjeme hablar a mí.

-No te preocupes porque no le daré ni la hora.

-Siempre buscando guerra, ¿pero no sabe que esto lo hago...

...por el negocio? -Y por la familia, las niñas...

¡Pues no te pones pesada con tanta mandanga!

-Calle, que viene por ahí. Usted sonría, por favor, sonría.

-Buenas. -Buenas.

Mi suegro es que está afónico. (CARRASPEA)

-Cuánto lo siento. Espero que se hayan decidido ya...

...porque yo tengo hambre. -Sí, está todo claro.

¿Y Los funcionarios? -Vendrán cuando cerremos el trato.

(TOSE) -Hay que cuidarse esa garganta.

¿Cuánto por comensal?

-30 céntimos. -¿30? Hasta la vista.

-Espere, Serafín, espere. ¿Cuánto me pide usted?

-1,50, lo que vale un café con leche con bollo.

(TOSE) -No, eso es imposible.

Nos va a ser imposible. Podemos ofrecerle, lo máximo,...

...60 céntimos. -1,20.

-70. -1,10 y cerramos el trato.

(TOSE)

-1 y 10 a final de mes, lo toma o lo deja.

-Porque son ustedes. -¿Lo acepta entonces?

-Y mi comida gratis, por supuesto. (TOSE)

-Trato hecho. -Trato hecho.

(TOSE) -¡Eh!

Alguno no ha tenido paciencia y se fue al otro bar...

...pero mañana estarán todos aqu. -Por la cuenta que le tiene.

-Recuperó la voz, es un milagro.

Invíteme a un café para celebrarlo. -Pase.

-Yo soy de las que piensan que la libertad hay que...

...compartirla de corazón, Ildefonso, convencida.

-Hay muchas maneras de ser libre.

-Yo sólo conozco una, no tener ataduras ni compromisos.

-La libertad consiste en poder tomar tus propias decisiones...

...y para eso no hace falta estar solo.

Perdona, perdona.

¿Te quieres casar conmigo?

-¿Qué haces tú aqu? -¿Amador?

-¿Que os conocéis? -Claro.

-Amador es mi hijo.

-¿Tu hijo? -¿Pero qué haces tú aqu?

-Bueno, ¿recuerdas que hace unos días te dije...

...que había conocido a una mujer maravillosa?

-Sí.

-Pues aquí la tienes.

Teléfono.

-¿Dígame? -Cariño, soy yo.

¿Qué haces en casa? -Eh, he venido...

...a recoger unos papeles.

-Ya, en la oficina me han dicho que te habías ido.

¿Qué vas a hacer? ¿No vienes?

-Pues... eh... me temo que no, Paloma.

-Ay, estamos a punto de empezar.

Querría tener a mi lado al padre de la criatura...

...por el que se hace la fiesta. -A mí también me gustaría.

Pero creo que no será posible.

-Está bien. Si lo pasarías fenomenal.

Bueno, no sé. Si no quieres venir,...

...al menos, piensa en mí.

-Sí, así lo har.

-Un beso.

Corte de la comunicación.

Teléfono.

-¿Sí? -Don Ildefonso.

Mendigorri, de la agencia de detectives Arce.

-¿Tiene algo para mí?

-Un informe completo sobre su esposa.

Le resultará muy interesante.

¿Dónde quiere que se lo entregue? -Pues...

...dentro de media hora, en el Morocco.

-Allí nos veremos.

-Ha salido don Ernesto, ¿algún problema con el regalo?

-Es que le ha surgido un imprevisto.

(SUSURRA) El regalo lo tengo aquí.

Empezamos en unos minutos. Se apaga la luz de repente.

Sube Rosario y dice unas palabras.

Luego tocas algo que podamos cantar.

-Creo que lo mejor será cantar "Es una chica excelente".

-Una chica no, una jefa si acaso.

-Es verdad, es más adecuado. Pero mejor,...

...primero cantamos y después que hable Rosario.

-La tengo que avisar. -Venga.

-Qué mal disimula don Pablo. (RÍEN)

-Usted no se dé por enterada, que no ha dormido...

...esta noche, nervioso porque no se le olvidara nada.

-Qué gustico da que se preocupen por una los empleados.

-Usted se merece esto y mucho más, doña Paloma.

Por cierto, ¿no viene don Ildefonso?

-Me dijo que haría lo posible por venir, pero anda tan ocupado...

-Seguro que encuentra un hueco. Se desvive por usted.

-Pues Rosario, acaba de llegar.

-Don Ildefonso, aquí tiene.

-Guarde el sobre, he cambiado de opinión.

-Pero ¿qué quiere decir? -Que no voy a leer su informe.

No me interesa.

-¿Está usted seguro?

-Mire, márchese y no comente esto con nadie.

Mandaré a alguien a su oficina con los honorarios.

-Muy bien, como usted quiera.

Buenas tardes.

Es una jefa excelente,...

...es una jefa excelente.

Es una jefa excelente...

...y siempre lo será.

(RÍEN Y VITOREAN)

-Hombre, hola, Ángel. -Hola.

-Hola, don Alfonso. -Alfonso a secas.

Los amigos de mis amigos y de mi esposa son mis amigos.

-Gracias. -Además, sois muy amigos.

-Mi grey cada día es mayor. -Os dejo.

Tengo cosas que hacer en la fábrica.

-Hasta luego, Sito. -Hasta luego.

Bueno, ¿habéis acondicionado la fábrica para dar clases?

-Estoy con los últimos preparativos.

Dentro de poco empezaremos.

-No te veo muy animao. -No lo estoy, Sole, la verdad.

He vuelto a discutir con don Senén. -Menuda novedad.

-El caso es que creo que esta vez tiene razón.

Ha dicho que por mucho interés que pongamos en sacar...

...la escuela adelante, no conseguiremos nada.

No somos profesores de verdad. -Los chicos no tienen nada mejor.

Y un poquito siempre es mejor que nada.

-Marchando. -Haya mucho, haya mucho.

-Déjalo, tienen más hambre que un maestro.

Ay, menos mal que has venido.

No damos abasto con tanta clientela.

Está el bar lleno. -¿Habéis llegado a un acuerdo?

-¿Acuerdo? No sé qué decirte.

Hemos tenido que mandar a Pelayo a la cocina.

Para que no se pegue con el bedel. Se la tienen jurada.

Esto es un sinvivir.

-Os ayudo, pásame un delantal. -Toma.

-Otros dos platos de judías. -¿Para quién? Están todos servidos.

-Los del fondo, que quieren repetir.

-No sé qué decirte, las judías están ya bailando.

Queda muy poco.

-No creo que venga nadie más, y hay que echar el resto, venga.

-Lo que tú digas. -¿Para qué mesa son?

-Pero ¿qué haces aquí? Deberías estar estudiando.

-Prima, me han suspendido las oposiciones.

Se acabó lo de ser maestra.

-Pero cómo te van a suspender. Te has pasado dos años...

...con los codos en la mesa. -Ya ves.

Han puesto las notas a la baja y tengo un 4,5.

Así que me he quedao sin plaza.

-Qué injusticia más grande.

Se las habrán dado a las enchufadas de Acción Católica.

Con un poco de vainica doble tiran p'alante.

-Quería proporcionar a los chicos una educación de calidad.

Pero no estamos preparados.

-Lo hacemos lo mejor que podemos. No creo que lo hagamos tan mal.

-Y luego está lo de Carlota.

No me siento seguro como su director espiritual.

-¿Por qué? -Ya son demasiadas cosas...

...sobre las que no tengo experiencia, Sole.

Esa chica tiene problemas muy concretos.

-Problemas tenemos todos, pero tú eres más de su edad.

Le puedes aconsejar mejor.

-Puede que él sea estricto, pero esta vez es diferente.

No me preguntes por qué, no puedo decírtelo, pero es diferente.

-Te ahogas en un vaso de agua. Puede que no tengas...

...tanta experiencia como D. Senén, pero vives en este mundo.

Te preocupas por lo que necesita la gente.

Y no hablo sólo de amor, comprensión, cariño, educación,...

...y las cosas que para mí son más importantes...

...que el pecado y el infierno.

Tú te entregas a la gente, y das lo mejor de ti.

Y también sacas lo mejor de la gente, eso es lo que importa.

¿Quieres un consejo de amiga?

-Claro. No le des más vueltas.

Y confía un poco más en ti mismo.

-Muchas gracias, Sole.

-De nada.

-Yo ya no me presento más.

No me puedo pasar la vida estudiando para nada.

-¿Qué vas a hacer? -No sé, echaros una mano aquí.

Y en casa con las niñas. Ya pensaré en algo.

-De eso nada, tú vas a ser maestra.

-Lo de ser maestra es imposible.

No me puedo pasar la vida cruzada de brazos.

-Que te dio yo que no.

Quítate el delantal y vámonos. -Adónde.

-Quítate el delantal, confía en m.

No voy a permitir que pierdas la vocación...

...después de tanto esfuerzo, por medio punto.

-¿Y las judías, guapa? -Ya va, ahora las sirve Enriqueta.

Y menos humos que mi prima también será funcionaria algún da.

-Pero adónde vas, con el jaleo que hay.

-Marcelino, luego te cuento. Vámonos.

-Prima, ¿adónde me llevas?

-¿Tú no quieres ser maestra?

Pues te presentaré a quien te puede ayudar.

Padre. Padre. Hola, ¿qué tal? -Hola.

-Le presento a mi prima Luisa, que es maestra.

-Qué casualidad, estábamos hablando de eso.

-Encantada, pero, en realidad, no soy maestra.

-Cómo que no.

-Bueno, es que me suspendieron. -Una injusticia.

-Yo he pensado que hasta que se vuelva a presentar,...

...podía colaborar con vosotros.

-Por supuesto. Toda ayuda es bienvenida.

Y más tratándose de alguien con conocimientos.

-Pues ponte al lado del cura.

-Ya, pero no tengo ninguna experiencia.

-Nuestro problema es...

¿Luisa has dicho que te llamabas? -Sí.

-Sole e Inés me ayudan con la escuela a sacar a los niños.

Pero no tenemos suficientes conocimientos sobre Matemáticas,...

...Lengua...

Nos dedicamos a enseñarles valores morales,...

...pero de lo demás andamos cojos.

-Bueno, pues haré lo que pueda y...

Así me servirá para hacer prácticas cuando me vuelvaa presentar.

-Bien, yo intentaré recomendarte, si es posible, claro.

-Ya está, solucionado. Me voy al bar, tengo trabajo.

-Muchas gracias. -¡Prima! Adiós.

-Y qué puedo decir yo de nuestra jefa, que no sepamos todos.

Doña Paloma es, ante todo, una buena persona.

Todos nosotros hemos encontrado en ella...

...a una amiga fiel cuando la hemos necesitado.

Siempre nos ha comprendido, defendido y respetado.

Pero, por encima de todo, para mí hay una virtud...

...que, en alguien de su posición, merece ser destacada.

La sencillez.

Todos sabemos que doña Paloma se ha hecho a sí misma,...

...que nadie le ha regalado nada.

Y es por esa razón por la que nunca mirará a ninguno de nosotros,...

...sus empleados,...

...por encima del hombro. -¡Ole!

-¡Eh, eh! Oye, oye, oye, que no he terminado.

Un momento, por favor.

Doña Paloma, como prueba del cariño y agradecimiento...

...que le profesamos todos los empleados del Morocco,...

...rogamos que acepte este pequeño presente...

...con el que queremos mostrarle nuestros mejores deseos...

...para esa criatura que espera.

Sin lugar a dudas, será usted una madre maravillosa.

-¡Ole!

-Felicidades por su estado, doña Paloma.

-Muchísimas gracias, a todos. No teníais que haberos molestado.

¿A ver?

¡Qué bonito!

Es un reloj, ¿no?

Bueno, ha tenido que costaros un dineral.

-La verdad, no nos lo hubiéramos podido permitir...

...sin la colaboración de don Ernesto.

No exagere, padre. Él ha hecho de intermediario.

Pero el mérito ha sido todo vuestro.

-Bueno, y un aplauso para don Ildefonso, el padre.

¡Bien!

-¡Qué bonito!

-¿Te ayudo? -¿Estás bien?

-Sí. Feliz de verte tan contenta.

-¿Seguro que no tienes nada que decirme?

-No. Si hay algo en esta vida de lo que estoy seguro,...

...es de lo mucho que te quiero.

Y de que nunca dudaré de ti.

-Don Ildefonso.

Felicidades. -Gracias, gracias.

Doña Paloma.

Felicidades. -Gracias, cariño.

Le deseo todo lo mejor. Y que todo vaya muy bien.

-Ojalá.

¿Qué haces tú aqu?

-Yo también quería darte la enhorabuena.

-Gracias, Clarisa.

-¡Ojalá ese hijo se te muera en las entrañas, puta!

-Gracias. Por el regalo...

Por esta fiesta...

Y por... el cariño que habéis mostrado hacia mí.

-Ya habrán visto los restaurantes y los cafés, abarrotados.

El Caudillo está haciendo un gran trabajo.

Y eso, con la programación adecuada se nota en la taquilla.

-Lo que mi hermano y yo no comprendemos...

...es el motivo de que una empresa, tan rentable, esté en venta.

-Cuando empecemos las clases, contaremos con una maestra.

Se llama Luisa, la prima de Manolita.

-Y cómo no me has dicho nada. -La conocí ayer.

Ha terminado en la Escuela Normal.

Mira, estos libros y ejercicios me los ha dejado ella para verlos.

-Yo les he convencido de que el M Cristina es lo que buscan.

Pero barajan otras opciones.

-Habla con Ombuena, no tenemos nada que decirnos.

-Ombuena está informado y al tanto de todo.

Por favor, Sebastián,...

...los compradores están dispuestos a pagar.

-Tú te arrepentirás cuando veas que esos perdones baratos...

...conducen a tus feligresas al arroyo.

Perdón... El perdón, padre Ángel, sólo es válido con sacrificio.

¡Con mucho sacrificio y arrepentimiento!

Pero eso es ser demasiado estricto, ¿verdad?

-Aún no me ha explicado nadie cuál es la oferta económica.

-Los señores ofrecen un millón de pts. por sus acciones.

-Un millón contante y sonante. -Ya.

Es muy poco, mis acciones valen mucho más.

-Supongo que intentó ser el mejor padre.

-Sí, pero... está claro que, a la vista de los resultados,...

...no tuve mucho éxito, no.

Pelayo, a los hijos no hay que consentírselo todo,...

...por mucho que uno los quiera. Pero...

En esta ocasión no tendr los mismos problemas.

-Ahora tiene una 2 oportunidad. Le voy a confesar algo.

A mí también me gustaría tener otro hijo menos calzonazos. Pero...

A este, yo le quiero mucho.

-He sido una esposa fiel y comprensiva. Pero también idiota.

He soportado tus vicios, borracheras, tus salidas de tono...

...y la forma en que dilapidabas nuestro dinero.

Pero no que hayas dejado embarazada a tu madrastra.

-¡Mi hijo, mi hijo, mi hijo!

(GRITA)

Amar en tiempos revueltos - T2 - Capítulo 107

08 feb 2007

Elisa entrega el premio del concurso de la radio en presencia de Loli, que cada vez avanza más en su plan de medrar a costa de Elisa. Ésta, ingenua, le propone ser su suplente en 'La Cueva'. Ernesto, por su parte, no oculta a Loli su hostilidad. Marcelino y Manolita Asturiano deciden, tras intensas deliberaciones, pagarle una comisión al bedel: el bar vuelve a llenarse de funcionarios, para satisfacción de Manolita, y preocupación de Pelayo. Luisa se prefigura como un posible fichaje para la escuela parroquial, lo que hace que Sole se sienta, en cierto modo, desplazada. Ildefonso recibe el informe del detective sobre las actividades pasadas de Paloma, pero decide no leerlo y confiar en ella. Durante la celebración de su embarazo, en La Cueva, Clarisa lanza sobre Paloma una horrible maldición.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T2 - Capítulo 107" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T2 - Capítulo 107"
Programas completos (1710)

Los últimos 4.652 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos