www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3061166
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 82 - Ver ahora
Transcripción completa

-Seguramente fue eso,...

...los reclusos saben hacer muy bien trampa;...

...tu padre está en la cárcel por eso, ¿no?

¿O es porque es un asesino? No me acuer...

¿De quién? No lo ha dicho,...

...pero por lo que ha insinuado,...

...debe de tratarse del jefe superior de Policía.

Así que Héctor tenía razón.

(TODAS GRITAN) -Señoras, por favor.

Señoras... ¡Señoras, por favor! -Señoras. Señoras.

Hola. Eh... por favor, tranquilas.

No entiendo cómo te quedas de brazos cruzados,...

...mientras ensucian su nombre. No empieces otra vez, por favor.

¿Te crees que a mí me gusta ver este tipo de noticias?

-Es cierto que el padre Gaitán está en la comisaría,...

...pero sólo presta declaración;...

...es total y absolutamente rutinario.

Y mira, incluso has tenido suerte y te has evitado salir...

...en una película que luego fracasa estrepitosamente.

-No, no, no, si te soy sincera, es lo que más me apetece.

(RÍEN) -Que fracase estrepitosamente.

(RÍE) -Muy bien.

-No estoy dispuesto a permitir que un motorista venido de El Pardo...

...llegue a mi casa para cesarme, porque un mequetrefe como usted,...

...que está a mi cargo, está obstinado en crearme problemas.

-No, no, no, qué discutir, no, Alfonso se ha ido a por él...

...y le ha golpeado, es una vergüenza.

En fin, y luego se queja de que la prensa ande diciendo...

...cosas sobre él. Discúlpeme, tengo que marcharme.

Creo que me he dejado llevar en exceso...

...por la compasión que me inspira ese pobre niño.

-Es normal, los niños nos inspiran ternura y compasión a todos.

Pero a veces, nos equivocamos.

-El público tiene que estar convencido de que va a asistir...

...a la pelea del siglo...

...y pagarán por ello el dinero que se les pida. (RÍE)

-Estoy deseando que llegue el día del combate.

-Bueno, bueno, todo a su tiempo, ¿sí?

Las cosas llegan cuando tienen que llegar.

-Por cierto,...

...dele recuerdos a su mujer de mi parte, ¿eh?,...

...y dígale, por favor, que siento mucho que tenga un padre así.

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

Dionisio, quiero que la doncella empiece a organizar el salón.

-¿Espera visita la señora?

No, pero no vamos a estar con el salón empantanado...

...toda la mañana. Y por supuesto, el desayuno lo va quitando ya.

-¿Y si el señor desea tomar algo?

Pues que lo haga en la cocina;...

...esta anarquía en los horarios se va a acabar desde ya.

-Como disponga la señora.

-¿Te vas ya? Tendría que haberme ido antes,...

...pero como no te levantabas. -Estaba cansado.

¿O es que querías evitarme después de la conversación de anoche?

-Yo no me escondo de nadie y menos de ti.

¿Que te parece mal que me enfrente con Frank Carrera? Problema tuyo.

No, perdona, es problema tuyo, ¿eh?

Uno más de la ristra que vas cosechando cada día...

...y que a mí también me afectan.

-¿Qué pasa, que ha salido en prensa ya la foto?

Pues para tu información, hoy no voy a leer la prensa;...

...precisamente, para ahorrarme disgustos,...

...que ya te encargas tú de dármelos en vivo y en directo.

Pero tranquilo, ¿eh?, que la noticia de tu puñetazo saldrá.

E ilustrada, para más inri.

Vas a buen ritmo, ¿eh?, a puñetazo por semana;...

...por si no quería caldo, dos tazas.

-Vaya, ¿qué pasa, que te has levantado graciosa...

...esta mañana o qué? ¿Me tienes algo más que decir...

...o vas a comprenderme después de lo que te expliqué anoche?

Insultaron a mi padre, Ana, ¿eh?, ¡se metieron con mi familia!

Y tú matas mosquitos a cañonazos. ¡Alfonso, por favor!

Anda, tómate un café, que te sentará bien.

-Estoy agotado,...

...no he podido dormir en toda la noche.

Sí, ya lo sé, lo he notado.

(SUSPIRA)

Si lograses dejar los problemas del trabajo en la comisaría,...

...quizá dormirías mejor. -Pero están aquí dentro,...

...Teresa, no se van nunca.

Y más, en un caso como el de Gaitán.

Me he metido en un berenjenal de cuidado.

Y lo peor está por venir. -Pero sé que tengo razón;...

...ese hombre es un pervertido. Héctor, pero no puedes probarlo.

-Eso es lo que me tiene loco, que no hay pruebas...

...o las que hay no son irrefutables.

Sabes que yo te apoyo en todo y te doy la razón,...

...pero no puedes demostrar que el padre Gaitán...

...ha cometido esos abusos.

Te buscarás la ruina...

...y ni tus jefes, ni la Iglesia, ni un juez, te va a creer.

-Si hasta la madre de Miguel ha venido con un grupo...

...de feligresas para pedir su libertad.

Y entonces, ¿qué sentido tiene empeñarse en luchar por algo...

...que es imposible? -Por hacer justicia.

Estaba convencido de que el padre Gaitán se vendría abajo...

...en los interrogatorios, que acabaría admitiendo su culpa,...

...pero ese hombre es de hierro,...

...no se ha derrumbado en ningún momento.

Quizá si le aprieto un poco más...

Había tenido un par de contradicciones,...

...por lo que me has dicho. -Pero tampoco las puedo usar...

...como pruebas; estoy atado de pies y manos.

Y encima, el jefe superior de Policía, me ha dado...

...un ultimátum, para que hoy mismo tomara una decisión.

Seguir o soltarle. -Luchar o rendirme.

Así lo veo yo.

Hagas lo que hagas, será lo correcto.

Lo mires por donde lo mires, ha sido una metedura de pata más.

Y la prensa se hará eco. -Es que me da igual, Ana.

¡Pues a mí no me da igual!

-Claro, ¡ése es nuestro problema, Ana!, que siempre te pones...

...del lado de los demás, ¿eh?

¿Te crees que me puedo poner del lado del descontrol?

Eso te pasa: Pierdes el control, las situaciones se te van...

...de las manos y haces el ridículo.

-Ah, ¿sí? Pregúntale a Teresa qué opina de que defiendan...

...a su padre mientras le insultan, pregúntale a tu amiga Teresa,...

...que la tienes contenta. Otra que tal baila.

-A ver si aquí la única descontrolada que hay eres tú,...

...que no sabes querer a la gente que tienes a tu alrededor.

Sí, de cara a la galería eres doña perfecta...

...y luego, quién eres, ¿eh?

¡Luego no sabes querer a los que te queremos, Ana!

¡No sabes ni lo que necesitamos!

¡¿Y lo que yo necesito, Alfonso?! De eso, ¿quién se preocupa?

Hemos hecho el ridículo una vez más...

...y todo, porque no sabes controlarte,...

...porque usas la fuerza bruta... -¡Bueno, ya, Ana, ya!

¡Lo único que te pasa es que te jode que yo haga...

...lo que me dé la gana! Y a partir de ahora,...

...en esta casa voy a hacer lo que me dé la real gana.

Alfonso abre y cierra la puerta.

Buenos días.

¿Algún problema, Ana?

Demasiados, para contarlos.

¿Y puedo ayudarte en algo?

No encuentro el pañuelo.

El mío está limpio, toma. (LLORA)

Gracias.

Sí, supongo que tengo el día tonto, porque...

...en realidad, casi todos los problemas tienen solución, ¿no?

Eso dicen. Bueno...

Pero, a veces, es difícil dar con ella.

Casi mejor dejar que venga sola.

Mira yo,...

...que no pensaba encontrar trabajo ni a tiros...

...y tú lo sabes muy bien...

Y lo he acabado encontrando justo en lo que más me gusta: Escribir.

Sí, una suerte, enhorabuena.

Pero en mi caso, creo que los problemas me los busco yo.

Eso también me suena.

Ya, es que lo pasa cuando creas un problema,...

...que éste crea otro y otro...

Y la bola se hace demasiado grande.

En ese caso, lo mejor es cortar por lo sano.

¿Y si no se puede? Siempre se puede...

...hacer lo que uno quiere.

Yo diría que casi nunca.

-Mejor que no te dieran el papel en la película ésa;...

...así me puedes acompañar al banco.

-Y es que el que no se consuela, es porque no quiere.

¿Qué vas a hacer tú ahí dentro?

-Voy a comprar papel del Estado. -¿Qué?

-Tengo un dinero y es la mejor manera de ahorrar para el futuro.

Tú deberías hacer lo mismo. -Sí, claro, ¿y con qué dinero?

-Podrías ganar muchísimo más.

-Diana, que no.

Si te hice caso, fue porque estaba desesperada por pagar...

...el alquiler, pero fue muy desagradable, así que voy...

...a esperar, a ver si me sale algo de lo mío y voy tirando.

-A ver si crees que vas a anunciar todos los productos.

Que no, al revés. Cuando te identifican con uno,...

...no te llaman más; la gente quiere ver caras nuevas.

-Qué ánimo me das, ¿no? -Bueno, quiero que veas...

...las cosas como son, Rosa, y dejes de vivir...

...en tu mundo de fantasía.

Que la vida es dura, Rosa, muy dura.

Y según van pasando los años y se van cayendo las carnes, más.

¡Huy! ¡Mira a esos gamberros!

¿Pero ése no es tu cartel? -¡Eh, oye!

¿Pero qué hacéis? ¿Por qué no...

...le pintas bigotes a tu madre? ¡Mira, mira!

En principio, uno piensa que es libre para decidir,...

...pero en la práctica, no somos libres en absoluto;...

...hay demasiadas cosas que nos condicionan.

Yo ahora estoy abrumada por todo lo que me rodea...

...y por eso he explotado.

Siento que me hayas visto.

Mira, Ana, no sé qué problemas son...

...y no voy a preguntar,...

...pero lo que has hecho,...

...reventar, ya es un primer paso.

Después, la vida sigue...

...y uno se va acomodando o encontrando la solución.

Sí, supongo que sí.

No es la primera vez que tengo un problema delante...

...y los he tenido bien gordos.

Pues ánimo. Gracias.

Ya te devolveré el pañuelo.

¿Quieres que te acompañe a la calle?

A lo mejor, un paseo te sienta bien.

No, gracias, si ya estoy mucho mejor;...

...el coche está esperándome abajo para llevarme a los almacenes.

"La vida sigue", como tú bien has dicho.

Gracias, Salvador, y enhorabuena por ese trabajo;...

...ya leeremos lo que escribes.

Muy bien. Gracias de nuevo.

-Bueno, nena, ¿cómo te cunde a ti el dinero, no?

Salió a saludarte hasta el director del banco.

(RÍE) -Para que veas. Con lo que saco del teatro...

...me da para malvivir; los ahorros los tengo de lo otro.

Y como lo invierto, pues me estoy haciendo un colchoncito...

...que me va a venir muy bien dentro de unos años, mira tú.

-Ya, o cuando te vengan mal dadas, porque Estela te echa...

...cuando quiere. -Todo en la vida es efímero...

...y cuando trabajas en la compañía de Estela del "Mal", lo que más.

-Dímelo a mí. Como se le meta en la cabeza retirarme...

...de la circulación, lo va a hacer, pero así.

-Pues aplícate el cuento, querida.

Y más, viendo eso.

(RÍE) Es increíble; eso sí que es quitarte de la circulación rápido.

Pues mira, mejor, así el público se olvida de ti...

...y empiezas a anunciar otra cosa pronto.

-Si es que la que no se consuela, es porque no quiere.

¡Señor! Señor, ¿no puede pegarlo un poco más para allá?

¡Anda!

Menudo cartel.

Timbre.

¿Abro? -Sí.

Pregunta antes quién es.

¿Quién es?

-Soy Alfonso.

Pasa. (SUSPIRA)

¿Qué?

¿Qué pasa?

-Tengo que hablar contigo, Teresa.

Claro. ¿Qué ha pasado?

(RESPIRA PROFUNDAMENTE) -Pues nada,...

...cosas con Ana, en casa, que...

...que no van.

-¿Qué? ¿Qué te ha dicho el amigo de José María?

-Lo mismo que la vez anterior. -¿Pero no hay novedades?

¿Por qué no puedo ir a verle?

-Ya lo sabes, Clementina, porque sigue hospitalizado,...

...con su mujer a los pies de la cama, noche y día,...

...que ya nos lo dijo antes.

-¿Te ha dicho si está un poco mejor?

-Me ha dicho que está con pronóstico... con pronóstico...

...reservado

-Y eso, ¿qué quiere decir?

-Pues no sé, igual que tiene algo así como infeccioso,...

...y que le tienen ahí, reservado, como retirado, como...

...en observación.

-¿No era del corazón, un ataque o algo así?

Ay, Dios mío, mira que lo venía avisando y, al final, se cumplió.

Y yo sin poder hacer nada, ni saber nada,...

...ni estar allí con él, ni nada, Marifé.

-Bueno, al menos, tenemos a su amigo,...

...que nos va contando. Algo es algo.

Ay, espera un momento. Disculpe, doña Ana.

Dime. -Que...

Ah, recuerda que hay que cambiar la publicidad. Dime.

-Ay, sí, es verdad. Acaba de llamar Teresa, doña Ana,...

...dice que está indispuesta por lo del embarazo,...

...que no podrá venir. Pero bueno,...

...tan pronto se presenta, diciendo que se aburre...

...en casa, como falta si le da la gana.

Para eso, sería mejor que se cogiera la baja...

...y dejara de marearnos.

Y justo hoy, que quería que hiciese una gestión.

En fin, gracias, Marifé. -No hay de qué.

¿Has oído? -Claro que lo he oído.

Ay que ver cómo están las cuñadas, ¿eh? ¡Madre mía!

¿Qué habrá pasado? -No lo sé, pero todo esto...

...es a raíz de las noticias...

...que salían de Alfonso en los periódicos.

Yo nunca la había visto tan antipática.

-No, ni yo tampoco, pero pobre Teresa, hija, si está embarazada.

-Pues ya ves el caso que le ha hecho.

-Sí, si trata así a su cuñada, ¿qué me dirá...

...si alguna vez no puedo venir cuando esto vaya a más?

-Bueno, pues tranquila, y a trabajar. Venga.

-¿Tú te encuentras mal de verdad?

No, no. Lo que pasa es que no tengo ganas de encontrarme con Ana;...

...nosotras tampoco estamos bien.

Y como tengo una buena excusa...

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

-Yo también he discutido con ella esta mañana, además, de las gordas.

¿Y por qué ha sido? -Pues nada,...

...ayer me encontré con Frank Carrera en el café teatro...

...y sacó a cuenta el tema de de padre, lo que salió...

...en los periódicos; tuve que darle un puñetazo, Teresa.

Y encima, había unos fotógrafos y me hicieron una foto...

...y saldrá en prensa hoy, seguro.

Y Ana no te ha entendido cuando le has contado los motivos.

-Pues no, le habían ido ya con el cuento en el café teatro.

Vaya, que ahora frecuenta el café teatro.

-Es que lo que me da rabia es que me viene y me pone verde...

...otra vez, me dice que tengo que controlar mi rabia,...

...¿sabes?, que soy un bruto. Y estoy cansado ya...

...de que me venga con eso. Y esta mañana, igual.

Sí, está claro que te están buscando las cosquillas...

...y lo que me parece fatal es que Ana no te entienda.

-Coño, pues eso es lo que me pasa.

Me siento solo, Teresa, que sólo siento que tengo...

...tu apoyo y el de Héctor.

Cariño, pero si no estás solo;...

...nos tienes a nosotros, siempre.

Pero sobre... sobre lo del artículo de Carmona, hay algo más...

...que tienes que saber. -Ese mierda es un rencoroso;...

...le dio igual que le pidiera disculpas, Teresa.

Sólo se acordaba del puñetazo que le tumbó; la próxima vez...

...que le vea, le parto las manos, a ver qué escribe.

En este caso, escribió lo que le dictaron.

-¿A qué te refieres?

Mejor que te lo cuente Héctor.

-Pues mira, Diana, a lo mejor es una tontería,...

...pero a mí me ha afectado que quitaran mi cartel.

Hace nada, la gente me reconocía por la calle...

...y me pedía autógrafos.

-Parecía que te conocían más que a Estela.

-Sí. Mira ahora, me pintan bigotes...

...y me quitan de los carteles.

Dentro de poco, no me reconoce ni mi madre.

-Aún estás aquí actuando. (CON DESPRECIO) -Menudo triunfo,...

...de segundona en una comedia cualquiera, ya ves.

-Pero estás mejor que cuando Estela te echó a la calle.

-Bueno, eso sí, claro. -Ver la realidad no es malo, Rosa.

Aunque te ha afectado demasiado, debes reponerte...

...y salir adelante. -"Adelante", ¿hacia dónde?

¿Hacia la misma vida miserable de siempre, es eso?

-Eh, que tú has tenido suerte, has hecho un anuncio.

-Ah, sí, bueno... -Ya harás más.

-Si lo hice, fue por Mauricio.

-Pues mira, ¿por qué no tiras del doctor, eh?

Está coladito por tus huesos, te ha pedido matrimonio,...

...pues chica, cásate con él y dedícate a ser...

...una señorona de tu hogar.

(IRÓNICA) -Ay, sí, me encanta ese panorama, Diana.

-Pues chica, yo lo veo guapo. -Si es guapo,...

...pero que yo quiero ser una estrella,...

...no una ama de casa aburrida.

-Pues, a lo mejor, lo puedes ser a su lado.

-No. -Es muy complaciente.

-Que no, además, yo le aprecio mucho y le metería en problemas.

Yo tengo que salir adelante solita. -Pues ya me dirás cómo.

-Bueno, pues como tú me has dicho muchas veces;...

...parece ser que, en este mundo, no se va a ningún lado...

...sin apoyos, ¿no?, pues me tendré que buscar uno.

-O varios. -Bueno...

-Ya verás cómo te luce el pelo.

-Me compraré un collar de perlas como el que hemos visto...

...esta mañana, así. -Me alegra que vayas...

...espabilando, cariño. ¿Cuándo quieres que te apañe...

...la primera cita? -Cuanto antes.

-Ese artículo y la mención a vuestro padre...

...es cosa del jefe superior de Policía.

-Ya.

Sí, Ana intentó explicarme algo en mitad de la discusión, pero...

-Estoy llevando un caso muy sucio que las altas instancias...

...no quieren que se airee, porque hay un cura implicado.

Y el jefe superior de la Policía vino aquí,...

...a amenazarme con padre. -¿Qué me estáis contando?

-Lo que oyes. El artículo es una manera de presionarme a mí,...

...para que abandone el caso y suelte al cura.

(SUSPIRA) -Y me meten a mí en medio, claro.

Y yo, como soy la mujer de Héctor, le aprietan por donde más le duele.

-Lo siento. -Y encima, el hijo de puta...

...de Carmona tira con balas de plata, claro.

¿Y qué es lo que se supone que ha hecho el cura éste?

-Abusar de ese pobre niño que se cayó del campanario.

Es el padre Gaitán, Alfonso.

-Ése lo que se merece es el garrote ya.

¡¿Pero cómo se mete la policía a defender eso, Héctor?!

Porque está la Iglesia por medio.

-Héctor, no dejes el caso, tienes mi apoyo,...

...no te achantes hasta que a este mierda no le den su merecido.

-No tengo pruebas, y me hacen la vida...

...imposible para que no las consiga nunca.

Para colmo, adivina quién es el abogado del cura. Díselo, Teresa.

Abel, tu vecino.

-¿Y va a defenderle? -¡Con un par!

Ese tío es un mierda; mira que me hizo la pelota...

...cuando lo de su mujer, pero sabía que no era de fiar,...

...es de los que mira por encima del hombro, coño.

A mí ella me cae bien, lo que pasa es que hay una diferencia...

...y es que somos de mundos completamente distintos.

Y esas diferencias siempre van a estar ahí.

-Como con Ana.

Sí, como con Ana.

-¿Sabes qué, hermanita?

Cada vez me siento más orgulloso de haber nacido donde nacimos;...

...yo me quedo con este bando.

-Y yo.

-Hola.

¿Hay alguien en casa? Sí.

Estoy en el estudio.

-¿Qué tal? ¿Has salido? Sí,...

...bajé a por la prensa y me encontré con Ana,...

...por cierto, estaba bastante disgustada.

-¿Sabes por qué? No me ha aclarado mucho,...

...pero se la veía muy fastidiada.

-Luego, si puedo, me paso por su casa;...

...ella siempre se porta de maravilla conmigo.

¿Y esa carta,...

...es para ti? También me encontré...

...con el cartero, que me dio esta carta, sí.

Y es la primera que recibo fuera de la cárcel.

-¿De quién es? De la Editorial Montesa,...

...la que me encargó la novela. -¿Y qué te dice?

Pues no lo sé, aún no la he leído.

-¿Pero cómo? ¿No te puede la curiosidad?

Venga, ábrela ahora mismo.

Me puede más el miedo. -Miedo, ¿a qué?

Si seguro que te dicen que está estupenda.

Pues no lo veo yo tan claro, no.

Además, me imagino que me agradecerán el esfuerzo...

...y rechazarán publicarla. Y no quiero saberlo,...

...porque me quedaría bastante chafado.

Si ya no sirvo ni para eso...

-Lo primero, no la rechazarán;...

...y si lo hacen, es porque es demasiado buena.

Seguro que nadie percibió tus dobles lecturas.

La leíste con buenos ojos porque es mía, pero nada más.

-Bueno, salgamos de dudas; no te vas a quedar todo el día...

...mirando el sobre. ¿Quieres que la abra yo?

Pues sí, mira. (RÍE)

Hazme el favor, sí.

-Seguro que sólo quieren felicitarte,...

...porque además de ser muy buena, la has escrito...

...con una velocidad pasmosa.

A ver. (CARRASPEA)

(LEE) "Estimado señor Bellido: Nos ponemos en contacto...

...con usted a la mayor brevedad posible, en cuanto...

...terminamos de leer su novela, para felicitarle...

...por la calidad e interés de la misma..." ¿Lo ves?

Sigue, que después de las buenas palabras, viene el palo.

-Mira que eres. Pues ahora lo voy a leer en voz baja y te fastidias.

-¿Puede esperar un momento, por favor?

El comisario Perea está a punto de venir y sabrá qué hacer.

-Si no está Héctor Perea en la comisaría, el responsable...

...soy yo y quien decide, soy yo.

-Inspector, ¿qué le cuesta?

-No meteré la pata en un asunto tan delicado;...

...sólo falta que no esté Perea para que le pase algo al cura...

...y me culpen. -Es asunto de Perea, le guste o no.

-Ya, pero no está; no me complicaré la vida, llamo al hospital.

-Vamos, son unos minutos; ¡el cura no se morirá, hombre!

-Deja de marearme, coño, Bonilla, ¡deja de marearme!

-¿Qué pasa? Me dicen en la entrada que el cura enfermó.

-Sí, cundió la alarma, porque Gaitán tiene fiebre; llamaba...

...al hospital, pero no me deja. -Fiebre, ¿por qué, un resfriado?

-No, parece serio: No baja de 39 grados, no come...

...y tiene tiritonas; quizá, pulmonía.

-¡Mierda! Sólo me faltaba que interviniesen los de Sanidad...

...para empurarme aún más.

-Comisario, como no cuidemos al cura como es debido...

...y se nos muera, esto será grave.

-No se morirá; será un trancazo por culpa...

...de la humedad de los sótanos.

-¿Quién coño le mando ahí? -¡Yo!

Y asumo la responsabilidad, ¿estamos?

-Llamo a un médico... -Quieto ahí.

(CUELGA EL TELÉFONO) -¿Qué quiere, que se muera...

...o en el mejor de los casos, que coja lo que no tenga?

-No, llamaré a un médico, pero de mi confianza.

¡Lo que no voy a permitir es más extorsiones, ni más mentiras!

Dime, dime, va, ¿qué más dice?

-¿No decías que sabías lo que iban a poner?

Pero léemelo.

-Pues tenías razón,...

...que está muy bien,...

...pero que no les sirve.

Bueno, no...

...no pasa nada.

-Es una pena,...

...porque me gustaba ese escritor,...

...¿cómo se llamaba? ¿Jeff Harrison?

Una carrera efímera.

-Que te lo has creído.

(RÍE) Te quieren contratar para cinco novelitas más.

¿Cómo te quedas? Es...

¿Es eso cierto? -Claro que sí.

Si cuando yo digo que es buena, es buena.

Y esas cinco novelitas, ¿qué? -Del Oeste, también.

¡Cinco novelas más! (RÍE) -¡Menudo tute te espera!

(RÍE) -Ya te puedes poner ahora mismo.

A ver, a ver, gracias. Déjame leerlo, ¿eh?

-Pero bueno, ¿y ésta qué hace?

¡Eh!

Pero...

-Así es, querida. -Así es.

O sea, que el señor que cambiaba mi cartel,...

...no era un patoso, le dieron la orden.

-Así son los tiempos modernos; se vende sin parar.

Una vez que lanzan un producto, ya están pensando en el siguiente.

-Ya, pero mi publicidad era los almacenes en general, ¿no?

-Bueno, pues ahora quieren vender un collar.

-Es increíble.

-A lo mejor, en unos días, vuelven a poner el tuyo.

(IRÓNICA) -Sí, claro. En el fondo, me da igual.

Algo hay que aprender de todo esto, ¿no?

Parece ser que las cosas no vienen solas,...

...que hay que ir a por ellas.

-Pero ya vamos a poner remedio, ¿eh?

-Y lo que más rabia me da es que es un collar de perlas.

-¿Y eso qué importa? -Odio las perlas.

-¿Por qué? ¿Porque son de señoritinga o qué?

-No, no. Yo tenía una tía que tenía un collar de perlas...

...increíble; le trajeron unas perlas, no sé, de Filipinas.

Y cuando era niña, pensé que me lo regalaría...

...y que iría a las fiestas con el collar...

...y que luciría... -¿Y tu tía aún no se ha muerto?

-No sé. Claro, cuando le empecé a contar...

...que yo quería ser actriz, que me gustaba el teatro,...

...me castigó. Le regaló el collar a la chica...

...que limpiaba la casa. -¡Hala!

-Sí. -Compuesta y sin collar.

-Pues sí. Y hoy, un collar muy parecido me recuerda...

...que las cosas no son como uno espera,...

...que hay que ir a por ellas, Diana.

-Bonita historia ésa del collar, ¿eh?

¿Qué, más decidida aún a empezar en lo mío?

-Con lo primero que gane, me voy a comprar un collar...

...muy parecido a ése... No, mejor.

-Tiene usted razón, señorita, ese collar luciría mucho...

...en un cuello tan delicado como el suyo.

-Qué alegría, señor marqués.

Rosa, te presento al marqués de Pontina,...

...uno de los hombres más elegantes de la ciudad.

-Mucho gusto. -El gusto es mío.

-¿Para qué usas el mapa si te lo inventas todo?

Estoy tratando de ubicar mi nueva historia...

...y aunque es verdad que todo es inventado, los nombres...

...de los lugares, sí me gusta que sean auténticos.

-Seguro que tus lectores no los han oído en la vida.

O sí, si son aficionados al género.

-Me encantaría visitar Estados Unidos...

...o conocer el Oeste americano.

Aunque con tus descripciones, es como si ya hubiera estado allí.

¿De dónde sacas esos ambientes que parecen tan reales?

La mayoría son inventados.

Pero claro, sigo las pautas de las películas de vaqueros...

...y de los tebeos que cuentan historias del Oeste.

-Los quioscos están llenos.

Es increíble que la gente...

...la gente siga entreteniéndose con cosas tan lejanas,...

...tan distintas a las nuestras.

-Porque quieren salir de su rutina,...

...imaginar nuevos mundos,...

...porque en el que viven no les llena.

Vaya,...

...así que mi trabajo es útil.

Es bueno que la gente viva otra vida,...

...si la que tienen no la pueden cambiar.

-Y aunque la puedan cambiar, la fantasía es...

...una parte esencial del hombre;...

...es fundamental conocer otras vidas.

Cuanto más lejanas y más diferentes, mejor.

Sí. (RÍE)

Sin embargo, los grandes temas siempre son los mismos:

El amor,...

...la muerte,...

...las pasiones buenas y malas, los celos,...

...la familia...

-Porque, con esos temas, nos sentimos identificados;...

...pensamos que también nosotros los hemos vivido.

Es como cuando los protagonistas se encuentran en el rancho...

...y oyen la música de la armónica del padre de ella.

Y él le pide que bailen juntos,...

...bajo la luz de las estrellas... Eh, eh.

Esto me suena. (RÍEN)

Es de mi novelita.

Llaman a la puerta. -Adelante.

-Comisario. Por aquí, doctor.

Hola, Héctor. -Gracias por venir, Mauricio.

Bonilla, déjanos a solas. Y pégate a Beltrán...

...como una lapa, para evitar, en la medida...

...de lo posible, que haga una llamada a jefatura...

...y dé el chivatazo. -Así haré.

Pero en el tiempo que lleva solo, tuvo tiempo de hacer una llamada.

-Esperemos que no. -Muy bien.

-Siéntate.

Como has visto, estuve un buen rato con Gaitán,...

...le hice un reconocimiento muy exhaustivo,...

...le llegué a inyectar penicilina...

...para evitar posibles infecciones y lo que está claro...

...es que este hombre no sufre ni un proceso catarral,...

...ni una gripe, ni nada parecido.

-¿Entonces?

Entonces, lo que le ocurre a este hombre...

...es que se está dejando morir.

-¿Pero qué me estás contando, hombre? Eso es imposible;...

...nadie dice "me quiero morir" y se muere,...

...a no ser que te pegues un tiro o te tires por una ventana.

O cualquier otra modalidad de suicidio.

Yo, en principio, está claro que pienso como tú,...

...pero después de mi experiencia en la cárcel,...

...lo que te digo no es nada disparatado.

-¿Pero cómo va a poder ser eso?

Vamos a ver, hay...

...hay presos... conocí presos desperados que dejan...

...de ingerir alimentos, dejan de ingerir líquidos,...

...les sube muchísimo la fiebre y, por mucho que hagas...

...por ellos, se mueren.

-Ya. Pero Gaitán lleva aquí muy pocos días...

...y además, tiene buenas reservas, ¿no crees?

Sí, pero es un hombre...

...roto por su pecado, hundido y no quiere vivir más, Héctor.

-Me enfrento a todo el mundo,...

...me estoy jugando mi puesto y el pescuezo,...

...y el culpable decide morirse, ¿sin que yo...

...pueda probar su culpabilidad?

Maldita sea mi suerte.

Muy mala suerte y muy injusto, además.

-¿Qué me recomiendas que haga entonces?

Si se muere aquí, la que me caerá, es de órdago.

Creo que lo conveniente sería llevarle al hospital,...

...para evitar que se muera en el calabozo.

Es posible que, cuando se vea fuera de estas cuatro paredes,...

...mejore y le puedas seguir presionando.

-No, no lo consiento; se lo llevarán...

...a otra jurisdicción y su delito queda impune.

De ninguna manera.

La decisión es tuya, Héctor, yo...

...no te puedo decir más.

-¡Joder, qué papeleta!

(RESOPLA)

-Y en el capítulo en que los protagonistas...

...bailaban juntos, me emocioné mucho.

Me encanta bailar. Ah, ¿pero tú bailas?

-Cualquier señorita que se precie ha recibido clases de baile.

¿Quieres que te lo demuestre? No te atreverás.

Música de vals. No me conoces.

Caballero, ¿sería tan amable...

...de concederme este baile?

Oh... Yo soy muy patoso, ¿eh? -Yo le llevo.

(RÍE)

Vamos.

Baja los brazos.

(RÍE) Un poco patoso, no, un pato mareado.

Bueno, quien avisa, no es traidor.

-Vamos, no te rindas.

Vamos a intentarlo otra vez.

Muy bien.

Así, relajado.

Si se te da bien.

Venga, un poquito más rápido. (RÍE)

Muy bien. (AMBOS) ¡Oh!

(NERVIOSO) Ya no más, ¿eh?

Tengo mucho trabajo, cinco novelas, ahí es nada.

Está riquísima, Cristina. -Gracias.

Gracias, pero no tendrías que haberte molestado.

-No, lo hice encantada. Preparé una para casa y como es sencilla,...

...pensé en traeros otra para vosotros.

Seguro que a Alfonso le encanta. Sí, seguro que sí, es muy goloso.

Además, seguro que se lleva una sorpresa, porque yo no soy...

...muy cocinillas y nunca preparo nada especial.

-Ah, ¿no te gusta cocinar? No, nunca lo he hecho.

Bueno, no, miento, algún curso recibí cuando hice...

...el servicio social, pero bueno, como los de costura...

...y economía doméstica, una pérdida de tiempo.

-Ah, ¿sí? Pues a mí me encantó todo lo que me enseñaron;...

...lo hice en el colegio de monjas donde ahora doy clase...

...y la verdad, no se me hizo nada pesado. Al revés.

Tuviste suerte entonces. -Sí, de hecho,...

...me enseñaron a hacer esta tarta en el servicio social.

Pues como veo que te gusta, te traeré una...

...cada vez que prepare para casa.

Y así te animas,...

...porque dicen que los dulces suben la moral.

Te lo ha contado Salvador, ¿no?

-Sí, bueno, me dijo que te vio un poquito alicaída...

...y por eso he venido, por si te podía servir de ayuda.

Gracias, pero no tengo muchas ganas de hablar.

-No, me lo imagino y nada más lejos de mi intención...

...que entrometerme en tu vida.

Lo que quiero es que sepas que estoy aquí y que puedes...

...contar conmigo para lo que necesites.

Pues eso ya es mucho, te lo aseguro.

La verdad es que me siento bastante sola,...

...porque de un tiempo a esta parte, tanto Alfonso...

...como Teresa, mi cuñada, están muy distanciados...

...y no tengo muy claro el motivo.

-Igual es que tú estás más necesitada de afecto...

...por cualquier motivo y por eso les echas de menos.

Teresa y tú siempre habéis sido inseparables.

Lo éramos; lleva unos días bastante rara.

-Mierda.

Llaman a la puerta.

¿Quién es? Soy yo, espero no molestarte.

-Voy.

Hola, ¿qué tal?

No, es que estaba dando una vuelta,...

...viendo a algunos pacientes y he pensado...

...pasar a verte y a ver cómo te había ido.

-Ya. Pues bien. ¿Sí?

-Bien, sí, las cosas van...

...van mejor y mejorarán más, seguro.

Qué bien, pues me alegro mucho.

Estoy hay que celebrarlo, ¿eh?

Dentro de nada, ya vas a ser la estrella del celuloide.

-¿Eh? Del cine.

-Ah, no, no,...

...no me cogieron.

Ah, estaba convencido de que te lo darían...

...y como me has dicho que las cosas mejoran...

-No me refería a nada que tuviera que ver con el cine, no.

Vaya, pues lo siento.

-Sí, yo también.

Oye, Mauricio, perdona, es que he quedado con Diana...

...y tengo prisa. Si quieres, te acompaño,...

...que supongo que habrás quedado en el café del teatro, ¿no?

-Sí, sí, en el café, sí,...

...es el único lugar donde aún alguien me reconoce.

¿Por qué dices eso, mujer? -Porque es verdad.

¿No viste que han quitado todas las publicidades?

No, todas, no, vi un cartel, mientras venía,...

...en la calle. -Ah, ¿sí? El último de Filipinas.

Nada, la fama fue corta; vuelvo a ser una chica del montón.

Para mí, ya sabes que no.

Para mí, ya sabes que eres alguien muy especial.

-Gracias.

Alguien abre la puerta. Ése debe ser Alfonso.

-Hola, Ana.

Vaya,...

...veo que estás acompañada. -Hola, Alfonso.

¿Qué tal? Os he traído una tarta... -Ana,...

...¿puedes venir un momento?

Discúlpanos un momento, Cristina. -Sí.

Eres un maleducado. -Y más que lo voy a ser...

...como no se vaya esta mujer de casa.

¿Cristina? ¿Qué pasa con Cristina?

-El pánfilo de su marido, que le está buscando las cosquillas...

...a Héctor; no quiero relación con ellos, venga.

Pero Alfonso... -Se lo dices tú o se lo digo yo.

-Vamos a ver, Perea, llevo todo el santo día esperando...

...y nadie me comunicó aún la liberación...

...del padre Gaitán, ¿qué está pasando?

¿Tanto le cuesta tomar decisiones? -En absoluto.

Usted me dio la opción de liberarlo o no,...

...y mi decisión fue seguir adelante con la detención.

De hecho, terminé de elaborar el expediente para ponerlo...

...a disposición judicial cuanto antes, señor.

-Pues sí que tiene un par de huevos, Perea, ¿eh?

Así que ahora ha decidido enfrentarse a sus superiores,...

...a la Santa Sede, al Estado y hasta al mismísimo Dios, ¿eh?

-Obro en consecuencia.

-Vamos a ver,...

...ese pobre cura está enfermo y se puede morir.

-Vaya, veo que su visita tiene un porqué...

...y que Beltrán le ha vuelto a poner al corriente...

...de las novedades. Está claro que es imposible evitar...

...las traiciones en mi propia comisaría.

-Por favor, Perea, déjese de traiciones; si Beltrán...

...me ha informado, es por su propio bien, ¿eh?

Está usted perdiendo la perspectiva de los acontecimientos,...

...se está dejando llevar. -Actúo según me dicta...

...mi conciencia. -¡Y se está equivocando!

Ya se equivocó una vez cuando Ovidio Salmerón regresó aquí...

...y murieron dos agentes y uno resultó herido.

Ahora, ¿qué, va a permitir que ese pobre cura se muera?

-No es un pobre cura. -Ah, ¿no?

-Es un tipo que se ha aprovechado de la inocencia de un niño...

...para satisfacer sus propias perversiones, así de simple.

-De eso no hay prueba alguna, ¿eh?

-En eso tiene usted razón, señor, por eso he redactado un informe...

...muy detallado, que el juez entenderá a la perfección.

Sí, en cuanto lo lea y en cuanto le interrogue,...

...ese desalmado acabará confesando.

-A ver, déjeme echar un vistazo a ese informe.

Bien.

Creo que no sabe interpretar usted mis sugerencias, Perea.

¡Pues esto es una orden!

¡Antes de medianoche, quiero a ese cura en la calle!

¿Entendido?

Tecleo en la máquina de escribir.

Para el tecleo.

-Salvador, ¿quieres aprovechar el parón para tomar un trozo...

...de tarta de la que he llevado...

...antes a casa de Ana? No, gracias.

-¿No te apetece o es que vas...

...a seguir escribiendo? Sí, estoy en ello.

¿Y cómo es que te has traído la tarta de vuelta?

-La verdad que ha sido raro, porque cuando he llegado,...

...Ana estaba agradecida y estaba a punto de contarme una cosa,...

...pero llegó su marido, se fueron a hablar...

...y me pidió que me la lleve de inmediato.

Está claro que sus problemas son con el marido.

-Sí, aunque él ha estado un poco grosero,...

...pero no le daré demasiada importancia;...

...ha sido algo entre ellos.

Lo importante es que Ana sabe que estoy aquí para lo que necesite.

-Hija, de verdad, quítatelo de encima.

-Es muy pesado; se empeñó en acompañarme, ¿qué quieres que haga?

-El marqués de Pontina está a punto de venir a tomar algo...

...y es la situación ideal para propiciar un acercamiento.

-Me estoy arrepintiendo. -¿Qué? No seas boba.

-Sí. -El marqués es un santo.

Y como está mayor, se conforma con poco.

Y lo mejor: Es rico de toda la vida y generoso.

-Ah, eso sí que es raro, sí.

-Por favor, que te he buscado una bicoca.

Dile al medicucho que se vaya.

-Que no se entera. ¿Qué hago?

Señoritas, les traigo unas almendras,...

...para que se entretengan hasta que venga el camarero.

-Oye, Mauricio, ¿no tenías que ver a un paciente?

No queremos que llegues tarde. Ah, no os preocupéis;...

...era una visita de cortesía y puedo ir otro día.

-¡Huy, no! Imagínate que se agrava justo hoy y tú no has ido...

...por estar charlando con nosotras.

¡No te lo podrías perdonar en la vida!

Eso no va a pasar. -Disculpe.

¿Es usted la señorita Cortés? -Sí.

-¿Me firmaría un autógrafo?

-Huy, ¿pero me reconoces?

-De los anuncios; es usted muy guapa.

-Ay, muchas gracias.

Mira qué bien; aquí estaba yo tan maja.

¿Cómo te llamas? -María.

-Muchas gracias, ¿eh? -Gracias.

-Sorpresas te da la vida, chica. Eso está muy bien.

-Es un milagro. Milagro, ¿por qué?

Pues yo lo veo de lo más normal del mundo.

La gente se encariña de los anuncios,...

...forman parte de su memoria...

...y los protagonistas se hacen famosos.

¿Por qué no te iba a pasar?

-Ah, pues eso digo yo, ¿por qué no?

-Bueno, yo me voy al aseo, ¿eh?, a empolvarme la nariz.

Vienes, ¿verdad? -¿Y voy a dejar aquí...

...a Mauricio solo? No. No, mujer, por mí no te preocupes.

-Me voy a retocar. Anda, vete, falta no os hace.

-Oye, Mauricio, que tú, si te tienes que ir, vamos,...

...que te vayas. No, yo os espero.

-Bueno, entonces, me despido, no sea que tardemos...

...más de la cuenta. -Y yo también, hasta luego.

Muy bien. Lo has hecho muy bien.

Muchas gracias.

¡Cristina!

¿Qué nombre te parece mejor para un cuatrero,...

...Sam Donald o Dan McAfee?

Cristina, ¿sigues ahí?

-Perdona, es que me he quedado impresionada.

Son dos nombres normales.

-No, no por eso, sino por una nueva convocatoria.

¡No me lo puedo creer! Han abierto una convocatoria...

...para un nuevo premio teatral que promete ser muy prestigioso.

El premio Jardiel Poncela de Teatro.

Ah. -Murió el febrero pasado...

...y me imagino que esto lo hacen a modo de homenaje.

Está bien que se reconozca a la gentes del teatro,...

...sean de las tendencias que sean.

-Durante los años que has estado en la cárcel, él no gozó...

...de demasiado éxito, pero hizo una gira por América...

...y fue reventada por los republicanos exiliados.

Bueno, y a lo mejor, éste es el premio.

-Sí, supongo. A mí siempre me ha gustado mucho...

Bueno, algunas de sus obras.

Y me ha caído muy bien.

¿Sabes qué mandó poner como epitafio en su tumba?

No. -"Si queréis los mayores...

...elogios, moríos". (RÍEN)

Y al final, será verdad.

-¿Pero no te parece increíble que abran esta convocatoria...

...para obras de teatro?

Bueno, yo no... -Es tu oportunidad.

¿Cómo? -Es tu oportunidad...

...para volver al teatro; si te presentas, seguro que ganas.

Mira, mira, es ahí.

Con ese premio en el bolsillo, todo el mundo tendrá que reconocer...

...lo buen autor que eres.

-A ver, lo que quiero que entiendas es que se trata de un tema...

...meramente profesional; hemos tenido cierto trato...

...y no hay nada personal contra ti.

-Lo hay desde el momento en que me niegas mi verdad.

Gaitán es culpable. -He estudiado a fondo el caso...

...y desde el punto de vista jurídico, no hay pruebas,...

...luego no hay delito. -Eso es una falacia y lo sabes.

-Héctor, te dejas llevar por conjeturas,...

...ni Mauricio certificó esos supuestos abusos.

-Porque el niño está muerto.

-Tus conjeturas se basaban en cosas vagas:

el malestar de un niño, las extrañas reacciones...

...de una niña, los garabatos hallados en un tebeo...

Por favor, no es serio, Héctor.

-No me faltes al respeto, Abel.

Ese niño sufrió abusos. -Y en cuanto al accidente,...

...tampoco hay indicios de delito;...

...no hubo forcejeo. Nadie escuchó gritos, ni ruidos, ni nada.

Ya conoces el principio jurídico de "in dubio pro reo".

-Sí, pero el propio padre Gaitán incurrió en muchas contradicciones.

A mí me confesó que estaba con el niño en el campanario,...

...que iba tras él, por eso, Miguel se apartó y se cayó.

Quizá, ante un juez... -No, no, no.

El padre Gaitán no a va a comparecer ante ningún juez.

Llaman a la puerta. -Adelante.

(GAITÁN TOSE) -¿Cómo está, padre?

-Bien, hijo, bien.

-Ya tienes lo que querías.

-¿Vamos, padre? -Vamos.

(ABEL) Adiós, Héctor. -Un momento.

-Se lo dije, comisario,...

...se lo dije.

Que Dios le bendiga.

Vamos.

-Imagina que aún no os habríais enterado, así que por fin...

...se ha hecho justicia;...

...ha dejado libre al bueno del padre Gaitán.

-Lo oí claro y cristalino: "El montaje de la nueva función...

...se suspende", se suspende la gira y se suspende todo.

-¿Pero por qué? -Pues, chica, ¿por qué va a ser?

Por lo de siempre, no hay dinero.

-Ese comisario es un sinvergüenza, ¡un canalla, un ateo y un rojo!

-No, Patro, no es así; conocemos muy bien...

...al comisario y es buen policía y, sobre todo,...

...muy buena persona. -Tan buena persona no será,...

...cuando se ceba de esa manera con un pobre sacerdote,...

...que lo único que hizo es consagrar su vida a ayudar...

...a los demás, como lo hizo con mi pobre Miguel.

Tuviste que tomar esa decisión; no podías hacer otra cosa.

-¿Y para qué me hicieron comisario,...

...para soltar a los culpables, es ése mi trabajo?

Pero no seas tan duro contigo mismo;...

...hay veces que los comisarios tienen que cumplir órdenes...

...y es lo que has hecho tú: Cumplir órdenes.

-¿Y qué he conseguido agachando la cabeza?

-Pues porque esto es una mierda. ¿El qué?

-Todo. Todo, el teatro, mi carrera, todo es una mierda. Todo.

No, mujer, no digas eso. -Pero si es que es verdad.

Sí, pero sólo le podré dedicar un par de minutos.

-Con eso será suficiente.

Buenas tardes, señor Garriga.

Creo que le ahorraré tiempo; mi marido acaba de salir...

...para ir a entrenar. -Sí, lo sé,...

...pero he esperado a que se fuera para hablar con usted a solas.

-¿Otra profesión? ¿Qué profesión, Mauricio?

Yo sólo tengo una profesión que es ésta, ¿lo entiendes?

Sí, Rosa, sí que lo entiendo. Lo que quiero decir es que...

...lo que yo creo que te hace falta es un poco de apoyo.

Necesitas a tu lado un hombre que te ayude, que te comprenda.

-Ya. Ya, y ese hombre serías tú, ¿no?

-Beltrán, quiero que vayas a las comisarías...

...de los tres distritos más cercanos...

...y les pidas los datos que tengan de los carteristas.

-Sí, señor. -¿Qué, no entiendes la orden?

-¿Ahora? -Claro.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T5 - Capítulo 82

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 82

28 dic 2009

Ana y Alfonso discuten por culpa del incidente con Frank Carrera. Alfonso visita a su hermana, quien le cuenta que todo es debido a presiones que está recibiendo Héctor. Diana demuestra a Rosa que puede asegurarse un buen futuro accediendo a los requerimientos de un admirador. El estado de José María sigue siendo reservado, lo que desconcierta a Clementina y Marifé que no saben exactamente qué quiere decir. Las dos empleadas se dan cuenta de que Ana y Teresa han comenzado a distanciarse. Héctor sigue recibiendo presiones del Jefe Superior de Policía. El padre Gaitán se pone enfermo y Héctor debe tomar una decisión. Salvador y Cristina tiene un bonito encuentro tras una invitación de la editorial para que escriba cinco novelas más del Oeste. También llega a sus manos una convocatoria de un prestigioso premio de teatro al que Cristina quiere que Salvador se presente.

Histórico de emisiones:

28/12/2009 

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 82" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 82"
Programas completos (1710)

Los últimos 4.651 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. María Esther Guzmán

    ¿Por qué el moñito negro?

    18 ago 2016