www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3176639
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 144 - Ver ahora
Transcripción completa

-Salvador, por favor. Oh, lo siento.

-No pasa nada, pero esto es importante.

Lo sé. -No sabes lo mal que lo paso...

...cada vez que Estela me pide mi opinión y no sé contestar.

-¡Y aquí se come sentado en la silla de toda la vida de Dios!

Y no entiendo por qué viene alguien de fuera a cambiarlo todo.

-Lo siento, tiene usted razón.

Para empezar, por supuesto,...

...nada de alcohol. -Ya.

Tampoco quiero que comas legumbres.

-Mañana, a primera hora, me presento allí y hablo con él.

Pero Rosa, con la cantidad de problemas que tienes...

-Bueno, pero esto es más urgente y el combate es ya, ¿no?

Si para eso están las amigas.

¿Has visto algo? -Nada de nada.

¿Seguro? -No te sigue nadie, Salvador.

Por lo menos, hoy. Menos mal.

-De todas maneras, no te fíes;...

...ese Maño es un malnacido de mucho cuidado.

-El único amigo que tiene, por lo visto, Benigno, soy yo.

Porque, con la familia, no se lleva muy bien, que digamos.

El Asturiano, para él, es como un oasis en el desierto.

Y ahora, ni siquiera se atreve a entrar a tomar un vino.

Sí, Rosa, pero ahora... -Bueno, lo que quiero decir...

...es que, a veces, cuando uno ha estado en lo más alto,...

...pues cualquier pequeño bache parece el fin del mundo, pero...

En un futuro, él puede...

...hacer... ¿Me estoy explicando?

Y para ser actriz, mientes bastante mal, la verdad.

-César. -¿Qué?

-¡Mal, muy mal! -¿Cómo?

-No debes responder cuando oigas el nombre de César.

Ya no eres César. -Ay, lo siento.

Soy un inútil.

-Café y lo que guste.

Un cocido, si quiere.

Le invito yo.

-¿En serio? -Sí, pero con una condición.

Que, en cuanto lo pruebe, me dé su opinión...

...y si se le ocurre una manera de mejorarlo, que me lo diga.

¿Entendido? -Muchas gracias, Manuela.

-No puedo, no puedo.

-No empieces otra vez, César, ¿eh?

Llaman a la puerta.

Por favor, tranquilo, ¿eh?

Llaman a la puerta.

Tranquilo, César.

-Lo debe estar pasando fatal, ¿eh?

¿Y cómo se supera eso?

-Pues hay gente que no lo supera nunca, yo qué sé.

¿Y qué hago, Rosa?

-Ojalá pudiera ayudarte, Ana;...

...yo creo que no está preparado para esa pelea.

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

-Te vas a Francia, porque así se ha decidido...

...y no hay más que hablar. El Partido cuidará de tu hermana.

-No puedo. No puedo.

-No empieces otra vez, César, ¿eh?

Llaman a la puerta. Por favor, tranquilo, ¿eh?

Llaman a la puerta. Tranquilo, César.

¿Quién es? Soy yo, Salvador.

-¿Qué haces tú aquí?

¿Estáis bien? -¿Qué haces tú aquí?

¿Te han seguido? No, tranquila.

-¿Estás seguro? ¡Sí! Estoy seguro.

Llevo desde ayer asegurándome de que nadie me sigue.

Sólo he venido a traerle esta carta a César y me voy.

Es de tu hermana.

Está un poco arrugada, porque he tenido que llevarla escondida.

-Ahí está. El tomatito, que no falte.

Gervasio, compañero, cómo te vas a poner. Vamos a ver.

Que aproveche.

Oye, ¿crees que habrá suficiente? Hay mucha gente.

-Claro que sí. -Me alegra que hicieras...

...de más, mi amor. Un beso. -Venga.

-Buenos días. -Hola, Benigno.

-Qué buena pinta tiene esto, ¿no? -Pues ya ve; no cabe un alfiler.

Tendrá que esperar al segundo turno.

Seguro que vale la pena. -A ver, segundo vuelco.

-¿Me ha parecido oler a azafrán, Manolita?

-Sí, Benigno, sí, ¿qué le parece?

-No sabía yo que... (PELAYO CARRASPEA)

-Suegro, déjele hablar, hombre.

-No, que no sabía yo que al cocido madrileño se le echara azafrán.

-Verá, el cocido madrileño se hace diferente en cada casa;...

...no hay una receta oficial.

-"Cada maestrillo tiene su librillo".

-Segundo vuelco, Manuela, segundo vuelco, rápidamente.

Prepárame el tercero ya, venga. -Está bien.

-Póngame un pote, Pelayo... Bueno, un chato, ya sabe.

-Marchando.

-¿Quieren que les eche una mano sirviendo mesas?

-Yo creo que, lo mejor, de momento,...

...es dejar la fiesta en paz. (MANOLITA) A ver.

-Benigno. -¿Sí?

-¿Le importaría echarnos una mano? Como mi suegro está...

...con ciática y Marce... -Encantado de la vida.

-Perfecto. Pues venga,...

...todo el mundo a trabajar. (BENIGNO) Marchando.

¿Eso es un pasaporte? -Sí.

¿Para él? -Sí. Está todo preparado...

...para llevarle a Francia; todo, menos una cosa.

¿El qué? -Yo no me voy.

¿Cómo que no te vas?

-Mi hermana me necesita; confía en que estoy aquí, cerca de ella.

Dame eso. -¿Pero qué haces?

¡Métete de una vez en la cabeza que, en este país,...

...eres un criminal! -Quiero quedarme en España.

No me importa lo que tú quieras; si no puedes saber lo que es...

...mejor para ti, Isabel y yo sí lo sabemos.

No pienso volver a la cárcel, ni pienso dejar que tú vuelvas.

Te vas a Francia, ¡aunque tenga que llevarte a rastras!

-Vamos a ver; el agua para Elías.

(BENIGNO) Van a ver ustedes qué cocido más rico.

Para chuparse los dedos. Y es que Manolita es mucha Manolita, ¿eh?

A ver, ¿quién falta por atender?

-Oiga, padre, estos dos se han arreglado.

-Pues claro que sí; está mal que yo lo diga,...

...pero soy el artífice de esa reconciliación.

-Ah, ¿sí? -Verás, esta mañana hablé...

...con Manolita y conseguí ablandarla.

-Está usted hecho un diplomático.

-Manolita, el tercer vuelco para la mesa uno.

-Aquí tiene. -Ahí va, la hostia, qué rapidez.

-Son muchos años sirviendo mesas. (RÍE) -Gracias, salerosa.

-Suegro, tenía usted razón; Benigno es muy buena persona.

-Ya te lo decía yo, mujer.

-¿Qué? ¿Cómo anda la cosa?

-El cocido está muy bueno, pero como el que hizo usted...

...el otro día, nada de nada. (BENIGNO) ¿Mi cocido?

-Mira, se acabó. Se acabó.

¡No pienso cocinar más aquí, en este bar!

¡Para todos estos berzas, que no saben valorar...

...la comida como Dios manda! Hala, ahí os quedáis.

-¡Un aplauso para la broma de Manuela!

Si es que es usted un bocazas, Benigno.

Manuela, tu abrigo, que te lo dejas.

-Pero si el otro día les dije que no hablaran del cocido.

(NERVIOSO) -Benigno, hemos hecho un pan con unas hostias.

-¿Ha terminado el señor?

-Sí, lléveselo.

Qué poco has comido, ¿no?

-Hombre, tengo que cuidar lo que como.

¿Has subido mucho? -Estoy a 300 gramos...

...del peso de la categoría. ¿Tanto?

-Sí, bueno, pero ya he hablado con Mauricio y ya me ha dicho...

...todas las cosas que tengo que dejar de comer.

Va a ser muy duro. -Pues sí,...

...va a ser muy sacrificado.

Pero el que algo quiere, algo le cuesta.

Estás mucho más animado.

-Hombre, es fácil estar así de animado, Ana,...

...teniendo tu apoyo. ¿De veras?

A veces, siento que no te estoy ayudando nada,...

...sino todo lo contrario.

-A ver, Ana, yo no podría estar haciendo nada...

...de lo que estoy haciendo, si no fuera por ti.

Me alegra oírte hablar así.

¿Y qué es lo que no puedes comer?

-Pues lo típico.

Lo más rico; me han quitado el alcohol, la tortilla...

...de patatas, los huevos fritos...

Parece de sentido común. -No, es una dieta aburrida.

Porque me puedo comer un filete, pero no puedo comer pan.

Bueno, pues entonces, le digo a Dionisio que no compre pan...

...hasta que pase el combate. -No, no, no.

No dejes de comer nada; estás muy bien así.

Si es por ayudarte. -Que no, Ana.

Si alguien se tiene que sacrificar, soy yo; no tú.

Estás muy cambiado. ¿Qué ha pasado?

-Hum, no sé.

Mira, a lo mejor, tu amiga Rosa...

Su visita, que me ha animado.

Es muy maja, ¿verdad? -Sí, es muy amable.

-¿Y qué va a ser de mi hermana?

Ellos la cuidarán. ¿Verdad, Isabel?

-Nosotros siempre cuidamos de nuestra gente.

Sólo que algunos no se dejan cuidar.

Podrás seguir escribiéndole;...

...igual que te ha llegado esta carta, te llegarán más.

-¿Sí? -Por supuesto.

¿No te das cuenta de lo feliz que será tu hermana...

...cuando sepa que estás bien? Que estás en el exilio.

-En España no puedes hacer nada por ella, salvo ponerla en peligro.

Exacto. Tarde o temprano, la policía le apretará...

...las tuercas para que confiese dónde te escondes.

-Pero si ella no sabe nada. -Tanto peor, César.

No tienes alternativa, tienes que desaparecer.

En Francia podrás rehacer tu vida.

-Tendrás trabajo, casa, compañeros...

Y cuando salga de la cárcel, podrás echarle una mano;...

...siendo un prófugo, no podrás ayudarla.

-En la carta me decía...

...cómo escuchaba pasar las bandadas de pájaros...

...emigrando a tierras más cálidas.

¿Y qué más necesitas para convencerte?

-Nada, tenéis razón.

Lo siento.

Siento...

...llenaros de problemas.

¿Me prometes que cuidarás de mi hermana?

-Te doy mi palabra.

-Has sido como un hermano para mí.

Cuídate mucho.

-Voy a preparar mis cosas. César.

-Aquí ya no hay ningún César.

Venceremos. -Venceremos.

-Bueno,...

...me voy a dormir la siesta. ¿Quieres que te acompañe?

-Hombre, yo quería descansar, pero...

Bueno, yo puedo ayudarte a perder peso.

-Ana, no debo y lo sabes.

Menos mal que el combate es en unos días.

-Sí, bueno, yo me voy a acostar ya.

¿Tú no te vas a trabajar? Sí, qué remedio.

Bueno, pues que descanses. ¿Quieres que te guarde la bolsa?

-No. No, no, déjala ahí. Como quieras.

¿Le digo a Dionisio que te llame en una hora?

-En media hora. (LE TIRA UN BESO)

-Toma. Esta es la ropa que te hemos preparado.

Es de tu talla, pero pruébatela, por si acaso.

Está casi nueva. Vas a ir hecho un galán.

Huy, va a ver que plancharla.

¿Tú sabes planchar?

-Hace años que no lo necesito. -Ya.

Y aunque lo hubieras necesitado.

Anda, que yo te la plancharé.

-Gracias. -Ah, mira...

Y aquí está el resto de la documentación,...

...una cartera usada, para que la guardes,...

...y el dinero,...

...más que suficiente para llegar a Francia y atravesarla.

Vamos, que con todas, vas a aparentar ser un potentado.

-Muchas gracias. -A mí, no; al Partido.

Hay mucha gente que hace grandes esfuerzos para tener...

...a tiempo todo esto. -Transmíteles mi agradecimiento...

...al responsable. -Déjate de zarandajas.

Conque no te detengan, nos damos por satisfechos.

(MEGAFONÍA) A media mañana, el Caudillo depositará...

...sobre la tumba de José Antonio Primo de Rivera una corona...

...de flores y asistirá a la misa por su alma,...

...que se celebrará en la basílica de El Escorial...

-Cerraré la ventana. -No, espera, espera.

Déjame escuchar un poco.

(MEGAFONÍA) ...desde las 6:40 de la mañana...

(RADIO) Fatídica y exacta hora, en la que el que se ganó...

...ser nombrado por su nombre de pila, nuestro José Antonio,...

...fue a reunirse con Dios.

Desde esa hora, seis atletas del Frente de Juventudes...

...han iniciado una carrera de relevos que les llevará...

...a El Escorial, hasta la Cruz de los Caídos,...

...donde descansa el héroe.

Cuando el último atleta recorra el último metro,...

...una multitud estará esperando para ver cómo deposita,...

...sobre la fría losa, las cinco rosas,...

...como cinco flechas falangistas.

Tras ellos, una representación de la vieja guardia...

...ofrendará una corona de la laurel...

Hola, madre. (CARMEN APAGA LA RADIO)

Huy, ¿la he asustado? -No, hija, es que no te esperaba.

Vaya. Vengo a por el vestido; tengo el maniquí desnudo...

...en el escaparate y, como lo vean los guardias, son capaces...

...de cerrarme la tienda.

Madre...

¿Pero dónde está?

-Que estaba pensando en tu padre, hija.

¿Le echa de menos?

-Estaba pensando que, si no estuviera en la cárcel,...

...hoy le hubieran detenido. ¿Hoy? ¿Por qué? ¿Qué pasa hoy?

-Porque hoy es el aniversario del fusilamiento de José Antonio...

...y en un día como hoy, pues la policía se dedica...

...a buscar a los antiguos presos políticos y a meterlos...

...un par de días en la cárcel...

...y, cuando no encuentran nada, pues les sueltan.

Así demuestran su fuerza.

Y también evitan que alboroten.

¿Cuándo vamos a terminar con todo esto?

(MEGAFONÍA) Arriba España. -Mal día hemos escogido.

Habrá hordas de fascistas recorriendo las calles,...

...como todos los años. -¿Tú crees que se meterán conmigo?

-Seguro que no. Pero si por lo que sea, te obligan a cantar...

...el "Cara al sol", tú lo cantas y punto.

Y Salvador dijo que vendría antes de que te marcharas.

Ah, y evita ir por el centro; hay muchos controles.

La policía procurar llenar las comisarías de sospechosos...

...y las cárceles, de camaradas,...

...para recordarnos que siguen mandando.

-Nada, descuida. Andaré por calles discretas.

Tú decías que todo iba a ir bien.

¿Por qué estás tan nerviosa?

-No sólo por ti,...

...estoy preocupada por Salvador.

-El vestido ya está.

Voy a plancharlo. -No, hija, ya lo planché yo.

Tenía unos botones sueltos, pero ya los repasé.

¿Sí? -¿Por qué no bajo yo...

...a ponérselo al maniquí y tú comes algo? No has desayunado.

Que no, que yo bajo con usted.

-Pero hija, que yo también soy capaz de hacerlo.

Ya lo sé. Cojo unas galletas y nos vamos.

-Pero cómetelas tranquila y no corras.

(SUSPIRA)

Que no. Y si llega alguien, ¿qué?

-¿Es que tú te crees que yo no soy capaz de atender?

Sí, claro que sí... No, lo digo, por si llega alguien...

...y no me ve en la tienda, pues quizá no entre.

-¿Pero es que esperas a alguien?

No, hombre, no. ¿A quién voy a esperar? Venga, vamos,...

...que tenemos prisa.

(SUSPIRA) -Ay.

-Buenos días. ¿Con don Salvador Bellido, por favor?

Sí, eso es, el escritor.

¿No ha ido? Ya, pues dígale...

...que llame a sus primos, por favor.

¿Ha tomado nota?

Muy bien, muchas gracias.

-¿Qué? ¿No aparece? -No, no ha ido al café.

(MARCA UN NÚMERO DE TELÉFONO)

-¿Adónde llamas ahora? -A la pensión, otra vez.

Buenos días, soy la prima de Salvador Bellido otra vez.

No ha vuelto. Ya.

No, no, no. Dígale lo mismo si aparece, sí. Es urgente.

Muchas gracias.

-No te pongas así, mujer, que no es para tanto.

-¿Cómo que no? Ni ha ido al café ni ha vuelto a la pensión;...

...a saber quiénes serán esos dos hombres.

-¿Qué dos hombres? No me has dicho nada.

-Esta mañana, cuando llamé a la pensión, me dijeron...

...que dos hombres fueron a buscarles hacia las seis...

...de la mañana. Y se fue con ellos.

-Creo que tengo cierta idea de quiénes pueden ser.

-Lo sabía. Gente de la política, ¿verdad?

-Cristina, por favor. -¿Qué vas a decirme?

¿Que eran celos míos, porque cada vez se comportaba...

...de forma más independiente?

Pues no, me preocupa que se meta en camisas de 11 varas;...

...sólo es eso. -Ya está metido.

-¿Qué es lo que sabes? -En concreto, nada,...

...pero me lo imagino. Y no es tan grave como crees.

-Abel, explícate, por favor. -¿Sabes qué día es hoy?

-No, no, no tengo ni idea.

-¿Qué tal me ves? -Bastante bien.

No es una ropa muy práctica para viajar,...

...pero tiene la debida apariencia burguesa.

Te sientan bien los trajes.

Oye, ahora, tienes que cambiar de actitud.

-Sí. -Mostrarte más desenvuelto,...

...alegre, satisfecho por la vida. -No sé si sabré.

-Sigue practicando la rigidez del cuerpo; no vayas tan envarado.

Anda más suelto, como si no te importaran más que tus cosas.

-Tú sigues preocupada por Salvador, ¿verdad?

-Y ahora, más. Ya no hay excusas.

O le pasó algo o está faltando a su palabra...

Ruido de llaves en la puerta. ...y a sus deberes.

-Ahí le tienes. -No...

Salvador me devolvió las llaves.

¿Qué haces tú aquí?

-Hay que sacar a este hombre, ¿no?

-Bueno, no estás mal.

Tienes que parecer menos preocupado.

-Ya, ya. -¿Y Salvador?

Dijo que vendría. -Entre Salvador y tú,...

...tú y Salvador, no podemos dormir tranquilos.

¿Es que no conocéis la palabra "coordinación"?

-Valverde, yo he hecho lo que se me ordenó.

-Sí, ya, imagino.

Pero el caso es que...

...no podemos estar mucho más en este piso;...

...la seguridad está comprometida.

Demasiada gente, demasiadas idas y venidas,...

...demasiados sentimientos...

Y tú, menos sentimiento, y más satisfacción.

(ABEL SINTONIZA LA RADIO)

(RADIO) En la basílica del real sitio de El Escorial...

...se celebrarán los funerales por la muerte del fundador...

...de la Falange y mártir de la Cruzada:

José Antonio Primo de Rivera.

El jefe de Estado y generalísimo de los Ejércitos,...

...que vestirá uniforme de jefe nacional del movimiento,...

...presidirá la ceremonia religiosa, a la que asistirán...

...todos los miembros del Gobierno...

...y los presidentes de las Cortes,...

...el Consejo del Reino, de la junta política...

...y otras altas personalidades.

José Antonio Primo de Rivera, el más preclaro de los caídos...

...en la gloriosa cruzada contra el Comunismo...

(CRISTINA) ¿Qué? (ABEL APAGA LA RADIO)

-Pues eso, 20 de noviembre,...

...el aniversario del fusilamiento de José Antonio.

-¿Y piensas que Salvador va a hacer algo?

-No. Y las autoridades, tampoco. Pero se curan en salud.

-¿Qué significa eso?

-Que detienen a la gente que está fichada.

-Dios mío. -Es un procedimiento rutinario;...

...le soltarán enseguida. -¿Quieres decir que detienen...

...a la gente sin que haya hecho nada?

Aunque hayan cumplido su condena.

-Y sin haber sido condenados nunca, también.

Detienen, por ejemplo, a los hijos de antiguos presos,...

...de dirigentes destacados, a sus mujeres...

-¿Pero eso es legal? ¿Los abogados no pensáis protestar?

¿No vais a denunciar este abuso?

-Mira, Cristina, por un lado, está la costumbre;...

...sabemos que no suele ir a más.

-¿"Suele"?

-Sí. Y por otro, que no ganaríamos nada y sí tendríamos...

...mucho que perder.

Si no nos gusta que les detengan sin haber hecho nada,...

...les acusan de algo y ya está, ya es legal.

¿Entiendes?

-En cuanto a Salvador, me imagino que le habrán detenido,...

...como a tantos otros. -Detenido, ¿por qué?

-¿Por qué? Por la fecha, por nada más.

Sólo espero que no le interroguen y que se limiten...

...a tenerle en la celda, a darle un par de sopapos y ya está.

-Pero Salvador sabe mucho, ¿eh?

De nosotros, de la fuga...

-Bueno, no creo que les dé tiempo a interrogar a todo el mundo;...

...saldrá bien. De todas formas, es algo que no podemos evitar.

Lo que sí tenemos que hacer es salir de aquí cuanto antes.

¿Estás listo? -Ajá.

-Si tú lo dices, me lo creeré.

Ah, una cosa. No voy a consentir...

...ni una indisciplina más, ¿entiendes?

Conmigo no se juega como con Isabel.

Si desapareces, o cualquier otra cosa, estás fuera;...

...no voy a arriesgar la vida de ningún camarada más,...

...ni por ti, ni por nadie.

Y menos, por caprichos idiotas.

Venga, recógelo todo, que nos vamos.

-Ya hemos estado hablando y lo ha entendido.

-Ya, eso espero. Vas a Toulouse porque necesitan de ti;...

...ahí te tienen preparados algunos encarguillos.

A cambio, te prepararán una nueva vida y se ocuparán de ti.

Y nosotros ayudaremos a tu hermana cuando salga.

-¿Tienes idea de qué es lo que quieren que haga?

-Cuanto menos sepas, mejor.

-De acuerdo. Me mantendréis informados de mi hermana, ¿verdad?

-Claro, descuida. En Toulouse, os enteráis de todo;...

...bastante más que nosotros aquí, que la mayoría de las veces,...

...trabajamos a ciegas. Venga, vámonos.

-Me hubiera gustado despedirme de Salvador y darle las gracias.

-Yo se lo diré. -Venga, venga.

Menos sentimentalismo, que esta mierda os pierde.

No, no, no.

No. No, no, la maleta, no.

-Pero es lo único que tengo.

-No, no, lo siento, lo siento; hemos elegido un mal día, ¿eh?

Quizá, en otro momento, sería posible, pero hoy,...

...en Madrid, una maleta llama mucho la atención;...

...pensarán que contiene panfletos o cualquier cosa.

La maleta se queda. -Yo te la guardo.

Y en cualquier momento, te la harán llegar.

-En Toulouse te darán de todo, no seas quejica.

-¿Irás a ver a Teresa, para decirle...

...que estoy a salvo? -¡Venga, coño!

-Espérese un momento, por favor.

Esto sí me lo puedo llevar, ¿no?

-Lo dicho: Los sentimientos pequeño-burgueses...

...terminarán con nosotros. Isabel. Vámonos.

-Suerte, César.

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

-¿Qué quieres que te diga, Marcelino?

Pues amenázala con decirle que dejas de lado...

...tus obligaciones en el catre. -Sí, hombre.

Me voy a quedar yo sin cumplir con mis deberes conyugales.

-¡No seas pulguero y calzonazos!

¡A ver si se te mete en la cabeza!

¡No podemos seguir ni un día más sin Manolita, leche!

-Pero si se fue ayer, padre.

-Sé que se fue ayer; llevamos dos horas, sin ella...

...y hacemos agua por todos lados.

-Lo que no hacemos es dar un palo al agua.

-Estoy desanimado y ciático perdido,...

...pero te diré una cosa: Otro gallo cantaría,...

...si me metiera en este asunto, ¡a ver cómo te las ingenias,...

...para conseguir que Manolita vuelva otra vez!

-La repanocha...

Creo que tengo la solución, padre.

¿Y si le decimos a Manolita que le regalamos...

...una batería de cocina nueva? De esas que brillan.

Sin tiznes ni oscurantismos; nuevas, nuevas.

-No hombre, no, por ahí no pasará.

Lo primero que te dirá es que es un regalo...

...y que ya no trabaja aquí.

Y además, es más lista que los ratones colorados;...

...se pensará que este es un regalo que nos hacemos el uno al otro.

-Ya. Ahí tiene usted razón, pero también le digo una cosa:

Vamos por calles como la calle Mayor, por Sol,...

...pasamos por esos sitios y ella se fija en las cocinas...

...de los lugares de postín y ve esas ollas preciosas...

...y que brillan, los ojos se le hacen chiribitas.

-Que sí, hombre, que sí, que sí. Que estamos de acuerdo.

¿Sabes lo que te digo? Con probar no se pierde nada.

-No, padre. ¡La Virgen! -Mira, ahí está.

-Hola. Vengo a recoger unas cosas que me dejé en la cocina...

...y ya me voy. -A lo mejor, en la cocina,...

...te estás dejando el corazón. El nuestro, también.

-Marcelino, no sigas por ahí, porque no.

Dije que no volvía a trabajar en esa cocina...

...y lo mantengo; buscaos a alguien que sepa cocinar,...

...que el mundo está lleno, ¿no? -Pero mujer, no te pongas...

...de esta manera... -Que no, suegro, que no.

-Me voy. -Manuela, ¿y si te regalamos...

...una olla nueva, eh? Una batería de cocina nueva,...

...de estas que brillan, que te gustan, te emocionan,...

...que cocinas con ganas. -Marcelino, ¿dices que me vas...

...a regalar una batería de cocina?

-Nueva, sin tiznes ni oscurantismos...

-¿Tú me ves cara de tonta? -No.

-Porque yo ya no trabajo aquí, así que, si la queréis comprar,...

...será un regalo para vosotros.

¡Yo, ahí, ni pincho ni corto! -¿Qué te decía?

-Cuéntemelo a mí. -No, no.

Prefiero contárselo a Teresa, directamente.

-A ella, todo lo que tiene que ver...

...con los almacenes, la pone nerviosa.

-No puedo hacer otra cosa, doña Carmen.

-Pues entonces, tendrá que esperar a que termine de atender...

...a la clienta que hay dentro. -Espero, no se preocupe, espero.

Descuide. Adiós, buenos días.

(CARMEN) Adiós.

¿Qué quería contarme? -Es un problema bastante gordo.

A ver, a ver, déjeme que yo me entere.

Los almacenes tienen un problema y vienen a consultármelo a mí.

-No, Teresa, a lo mejor, no me he explicado bien.

Tiene un problema con los almacenes;...

...si me acompañan, se lo explico y será sólo un momento, ¿eh?

No, no. Yo no voy allí, ni loca.

Y menos, si no me dice el porqué.

-Bueno, será sólo acercarse hasta la plaza;...

...no tendrá que entrar en la tienda.

Solamente mirar el escaparate.

Prefiero solucionarlo antes de que lo vea doña Ana Rivas.

-Venga, hija, es mejor que vayamos.

Le doy la vuelta al cartelito, cojo las llaves...

...y tardamos un momento.

Bueno. Bueno, pues vamos. Vamos.

Vamos. -Detrás de ustedes.

-¡Por el amor de Dios, que nosotros, en la cocina,...

...aparte de una sardina sobre un cacho de pan,...

...no sabemos hacer nada! -Bueno, pues aprendéis,...

...que sois mayorcitos. -¡Si no lo quieres hacer...

...por tu marido, que te quiere, hazlo por tus hijas!

¡Hazlo por los obreros! ¡Hazlo...! ¡Hazlo, coño!

Se acabó, padre,...

...le puedo garantizar que esto es el fin de El Asturiano.

Eso me duele bastante; va a ser nuestra ruina,...

...pero lo que más me fastidia, es que los de El Cascabel,...

...hoy, van a cenar con champán.

-De eso nada, hijo, cocinaremos nosotros.

-Nosotros, ¿quiénes?

-Tú, no, que confundes el pulpo con la merluza.

Cocinaré yo. -¿Usted?

-Sí, señor. Sí, señor.

Para todo siempre hay un principio.

¿No tenemos ahí en la despensa un libro de cocina?

-Sí, de salvamanteles.

-Exactamente, bueno, pues es hora de abrirlo.

-¿Lo ven?

Es idéntico al mío.

-Vamos, que es el mismo, clavadito.

-Por eso me acerqué a la tienda.

No, pero nosotras no hemos venido hasta aquí para copiar el modelo.

-No, no, no. Si yo imagino que mala fe no ha habido.

-Hombre, eso, por supuesto, a ver por qué...

Madre, deje, déjele hablar.

-Yo creo haber encontrado una explicación.

Seguramente, ustedes estarían mirando algunas revistas,...

...vieron este modelo y decidieron copiarlo. ¿No es así?

Sí, sí, sí. ¿Y qué hay de malo en ello?

-No, no, en principio, nada.

Pero quizá, un abogado les dijese algo distinto.

-¿Pero qué tienen que ver aquí los abogados?

Madre, madre, deje que se explique.

-A ver, doña Carmen. Imagino que ustedes saben que ese vestido...

Bueno, hacerse con el original, quiero decir, vale mucho dinero.

Pero muchísimo dinero.

Sí, pero usted no me dirá que ese vestido es el original.

-Por supuesto que no. Pero los Almacenes Rivas...

...hemos pagado por el derecho a copiar el modelo original.

-Entonces, ustedes también copian.

-Pero pagando, señora. Es muy distinto.

Y en cada vestido que vendemos, cargamos el porcentaje...

...correspondiente a lo que pagamos por el derecho adquirido...

...de copiar el modelo original.

Ustedes no tienen ese coste, ¿verdad?

No.

-Eso explica que vendan el vestido...

...a la mitad del precio que tenemos marcado.

(ASIENTE) -Entonces, díganme,...

...¿quién adquirirá el vestido en los Almacenes Rivas,...

...si puede comprarlo a mitad de precio, unas calles más allá?

-Pues la verdad es que nadie.

Vamos, a mí no se me ocurriría, tendría que estar loca.

Lo sentimos muchísimo; hemos cometido un error,...

...porque acostumbramos a copiar los vestidos que nos ponemos.

-Yo no tengo nada contra eso, pero comerciar es distinto.

Si comerciáramos y no pagáramos a los inventores, al final,...

...nadie inventaría nada, ¿verdad?

Claro, claro, sí, sí. Lo entiendo perfectamente.

A mí me gustaría que entendiera usted y que le diga a...

A la persona que corresponde, que yo no he copiado nada de aquí,...

....que lo he copiado de una revista, porque no tengo...

...nada que copiar de los almacenes.

Y que, ahora mismo, voy a sacar el vestido de mi escaparate.

Gracias. ¿Vámonos? (LEONARDO) A ustedes.

-Buenos días. (AMBOS) Adiós.

-Perdone que la interrumpa, señora.

Como me dijo que la avisara...

La cena está servida.

¿Se acuerda de que le dije que quería ser actriz?

Pues aquí, haciendo mis pinitos.

Aunque, por ahora, con un corto papel de doncella.

Pero bueno... Que te queda muy lucido, ¿eh?

-¿Usted cree? Sí.

-Yo sé que, con el tiempo, estaré donde siempre quise.

Y con quien siempre quise.

Lo que pasó anoche, para mí también ha sido muy bonito...

...y muy importante, pero esto no va a suponer ningún compromiso...

...entre nosotros. Desde luego, por mi parte, no.

-Hola, hijo. Ya estoy aquí.

Hola, madre, qué bien, qué bien.

Me vas a perdonar, pero es que acabo de recibir una llamada.

Me tengo que ir rápido; perdona, luego nos vemos, ¿estás bien?

-Sí, sí. Me alegro, madre.

Eh... Adiós.

-Mira, ¿quieres que entremos aquí? También conozco a los dueños.

-Ni loco. Me imagino cómo huele este sitio: A puro aceite refrito.

-Pues se come estupendamente. -Me alegro.

Que coman mucho; yo, desde luego, no.

Anda, ven, vamos a tomar el aperitivo, ven.

-Que no. -Bueno, espérate,...

...que viene ahí Mauricio.

Hola, Mauricio.

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estáis? -Bien, ¿y tú?

Bien, bien. -Pues no tienes muy buena cara.

Ya sabes, mis asuntos. -Siempre metido en tu mundo.

-Aquí tiene que haber alguna receta, Marcelino.

-No, recetas, seguro.

-Aquí, aquí, aquí, aquí.

(LEE) "Cazuela de buey con garbanzos".

-Joder. -¿Crees que le gustará a la gente?

-Si lo hiciese Manuela Sanabria, eso le encantaría a todos.

-Es lo mismo, hombre, si aquí está todo,...

...en los libros está todo reflejado.

Déjame, déjame que yo siga leyendo. Aquí, aquí lo pone.

Verás. (LEE) "Hay que tener el día...

...antes..." Vamos, la víspera...

"Los garbanzos en remojo, con agua fría".

-Claro.

-Toma, coño, pues con esto no habíamos contado.

-No, es que hay que ser previsor en la cocina.

-Habrá alguna que otra receta, en la que no tengamos...

...que poner el día anterior nada a remojar.

-Sí, los filetes de ternera esos.

-Aquí, aquí, aquí, aquí. Aquí pone:

"Cazuela de lenguado". -Vamos con ella.

(LEE MAL EN FRANCÉS)

(MARCELINO) Vaya.

(PELAYO LEE MAL EN FRANCÉS)

Esto está en italiano.

-¿Italiano, padre? Eso es alemán.

-Nosotros, no, no... Hay que buscar otra cosa.

-Busque, busque, busque. -A ver.

-Ah, aquí, aquí, aquí. ¡Ah, el pollo!

¡El pollo es lo más socorrido, Marcelino, ya está el problema...

...resuelto! Vamos a ver. -A ver.

(SUSPIRA Y LEE) "Brochetas de pollo al hojaldre".

¿Tú sabes lo que son brochetas? -¿Quién, yo? Y yo qué coño sé.

Pregúntele al pollo, a ver si es una parte del mismo.

Padre, que no sabemos interpretar un libro de cocina, coño,...

...que no sabemos hacer nada.

-Bueno, pues nada, nosotros nos íbamos.

Adiós. -La verdad es que, el otro día,...

...nos quedamos preocupados con lo que pasó aquí con tu novia.

Un placer conocerle. -Un placer, doctor.

Se ha perdido usted una mujer maravillosa.

(RÍE) -Y ella es Rosa, su nueva novia.

-No.

Yo ya no soy su novia.

Pues no te preocupes; son cosas que pasan.

Bueno, que yo tengo prisa y vosotros tendréis cosas que hacer.

Hasta la vista. -A ver si otro día...

...nos podemos ver con más calma. Sí, claro que sí. Adiós.

-Adiós.

-¿Para esto querías venir a este maldito barrio?

-Qué tonterías dices. Anda, vamos donde quieras,...

...que se te ocurre cada cosa. -No te lo pregunto más.

Lo de ese matasanos, ¿es agua pasada o no?

-¿Pero por qué me gustarán tanto los hombres celosos?

Tú mismo me has visto hablar con él,...

...¿tenía pinta yo de estar interesada?

Qué ciegos estáis los hombres a veces;...

...sois incapaces de ver el amor cuando lo tenéis...

...delante de vuestras narices.

Que yo te quiero a ti, Felipe; Mauricio es agua pasada.

Es, simplemente, interés humano.

Eso es, interés humano.

Aún estoy abochornada.

Menos mal que sólo ha estado hoy en el escaparate.

-Hija, por Dios, que no es para tanto.

¿Que no? Es humillante.

-Pero vamos a ver, no lo sabíamos,...

...pues ya está; lo hemos quitado y punto.

Si no lo digo sólo por eso; también lo digo por Ana,...

...pensará que necesito copiar sus modelos,...

...para seguir adelante. Y no, no es así.

Y ahora, se estará riendo de mí.

-Mira, Ana, lo mismo, ni se ha enterado.

Y aunque así fuera, no creo que se riese de tus problemas.

No la conoce. Ande, tire, tire ese vestido,...

...que no quiero ni verlo. -¿Pero qué dices, mujer?

Pues estamos nosotras como para tirar las cosas.

Mira, a este vestido le cambio el talle, le doy otro aire...

...y ya verás... Como nuevo.

¿Y qué vamos a hacer a partir de ahora?

-Anda, ven.

Pues le vamos a echar imaginación.

Vamos a seguir copiando los modelos, desde luego,...

...pero con un poquito más de picardía.

Copiamos el modelo, pero le cambiamos el talle,...

...le ponemos otros adornos y ya verás,...

...van a estar irreconocibles.

Gracias, madre,...

...no sé qué haría sin usted.

-Tú fuiste la que tuviste la idea...

...y la que sacas adelante la tienda.

Yo sola no podría.

Perdone, señora. Perdone que la moleste,...

...no suelo abordar así a las damas,...

...¿pero le importaría que me sentara? Será cinco minutos.

-Claro, estaré encantada de charlar con un hombre tan apuesto.

Camarero. No, gracias, no voy a tomar nada.

-Voy a pedir para mí; esta copa ya está seca.

Pero, de verdad, ¿no quiere tomar nada?

Bueno, tomaré un café con leche.

-¿Un café con leche? (RÍE)

No hace falta que pida un café con leche;...

...desde el primer momento, me ha quedado claro...

...que es usted un buen chico. Si quiere, pido un coñac.

-Cualquier cosa para conseguir lo que queréis.

Perdone, pero no sé de qué está hablando.

-De los hombres, en general, pero no me haga caso;...

-De los hombres, en general, pero no me haga caso;...

...esa sería otra conversación. Usted dirá.

Bueno, pues, eh... En fin, me gustaría pedirle un favor.

Un gran favor.

Se trata de una persona a la que estimo, aunque ahora...

En fin, tenga unos problemas.

-Otro güisqui, solo, no le pongas agua.

Y un café con leche para el caballero. Continúe.

Pues eso... Se trata de una persona...

-Rosa, ¿no? ¿Por qué no dice su nombre de una vez?

Rosa.

Pues Rosa lo está pasando bastante mal;...

...no tiene medios para vivir por sí misma,...

...está sola... -¿Está seguro?

Porque tengo entendido que, sola, lo que se dice sola,...

...no pasa mucho tiempo. En fin, en cualquier caso,...

...me gustaría pedirle, por favor, que la readmita.

-Conozco a pocas personas con tan buenos sentimientos como usted.

En realidad, creo que no conozco a ninguna.

Pero no estamos hablando de mí. ¿Lo hará?

-¿Quién sabe si, hace unos años, le hubiera podido decir que sí?

Pero hoy me resulta completamente imposible.

Y conste que me solidarizo con usted;...

...recuerde que a mí también me han tomado el pelo.

Doña Estela,...

...readmítala.

-No puedo hacerlo;...

...yo no soy como usted, doctor.

No habría llegado hasta donde estoy ahora,...

...si hubiera sido como usted.

Esa chica es demasiado ambiciosa; no tiene escrúpulos.

Y yo no puedo volver a correr ese riesgo.

Tuve que despedirla y lo hice. Y no me arrepiento.

¿Cree que habrá venido alguien mientras hemos estado fuera?

-Pues no lo sé, hija, no lo podemos saber.

No sé, tengo tanto miedo a perder clientes...

-Teresa, es la segunda vez que estás preocupada...

...por quién ha venido o no ha venido a la tienda,...

...¿es que esperas a alguien? No. No, no, qué va.

¿A quién voy a esperar?

-Pues yo no lo sé.

-Buenos días. -Buenos días.

Hola. Buenos días.

-Me voy a hacer la comida. Muy bien.

Luego subo y como con usted.

-Adiós, hija. Adiós.

-Adiós, buenos días.

Hola, buenos días. ¿Buscaba algo en especial?

-¿Es usted Teresa García?

Sí, soy yo. -César me pidió que viniera.

¿Le ha pasado algo? ¿Le han detenido?

-Está bien; se ha marchado.

Quería que me despidiera de usted.

¿Pero volverá?

-Si lucháramos todos, volvería antes.

Y ahora, si me disculpa, tengo prisa.

-¡Oiga! ¡Oiga!

Pare, por favor; soy la prima de Salvador.

-No le he reconocido la voz.

-Siento haberla asustado.

¿Sabe si le ha pasado algo?

-No.

-No me mienta, por favor;...

...Salvador me ha hablado de usted y espero...

...que a usted de mí. Quiero decir que podemos confiar...

...la una en la otra. ¿Sabe si está bien?

-Le digo la verdad: No le he visto.

-He llamado esta mañana a su pensión...

...y me han dicho que dos hombres han ido a buscarle...

...antes del amanecer. Y no ha ido al café.

-Yo no puedo hacer nada.

-Mi marido piensa que han podido detenerle...

-Le digo la verdad: No lo sé.

-Hable tranquilamente, por favor.

Imagino que usted también estará asustada.

Si hubiera alguna posibilidad de que hubieran detenido...

...a mi novio, yo estaría que no viviría.

-¿Salvador le ha dicho que soy su novia?

-Tiene que aprender muchas cosas sobre las actrices.

Enséñeme usted. -Para ser una buena actriz,...

...hay que saber mucho de una misma.

Y de los demás, en general, pero eso tiene sus riesgos.

-Fíjate, parece que aquí ha dejado uno el bacalao sin probar.

Padre, le digo una cosa:

Que esta sopa la han probado, la han catado...

...y la han despreciado.

-Qué cosa más rara.

Ya, ya sé lo que ha pasado, Marcelino, ya lo sé:

Que hemos atascado de comidas las raciones, eso ha pasado.

-¿Y qué te dijo el Leonardo este?

Que no podía exponer el vestido en mi escaparate.

Y que, por favor, lo quitara si no queríamos llegar a mayores.

-Si no falla, los que tienen pinta de mosquito muerto, son los peores.

Y tiene una cara de remilgado, que para qué.

Rosa, lo único que necesita, es un poco de seguridad.

Con su talento, con su trabajo...

Vamos a darle esa seguridad.

-No es usted de este mundo.

-Vamos a ver, te lo voy a preguntar de otra manera.

¿Qué te ha gustado más, la comida que preparamos...

...Marcelino y Pelayo...

...o la que te sirve... o te servía Manolita?

-O lo mismo. -Eh...

-Sé razonable, Teresa.

Tú copiaste ese vestido sin pedir permiso a nadie,...

...sin pagar nada. Sí, a lo mejor tiene...

...lógica lo que dices, pero me gustaría tener...

...un poco de apoyo por parte de mi marido, no sé.

-¿Pero ustedes no están enfadados conmigo?

-¿Enfadados con usted? ¿Nosotros, por qué?

-Hombre, porque como Manolita se puso así,...

...pensé que ustedes harían piña y que nuestra amistad...

...se habría ido al garete.

-Búsquese a una mujer que le ame por encima de sí misma...

...y fíjese que no le digo por encima de su carrera,...

...sino de sí misma. -Eso es exagerar un poco, ¿no cree?

-Sí, sería exagerar, sí, si habláramos de otro tipo de hombre.

Pero no de usted. ¿Y sabe por qué?

Porque usted sí es capaz de amar a una mujer más que a sí mismo.

-Y sin embargo, para otros, hoy es un día alegre:

Le llevan a la comisaría, les dan de comer gratis...

...y encima, se reencuentran con viejos camaradas.

¿Te has encontrado con algún viejo camarada, plumilla?

No, si se refiere a la gente...

...que conocí en la cárcel, no; no he visto a nadie.

  • T5 - Capítulo 144

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 144

26 mar 2010

Cristina y Abel deducen que Salvador ha sido retenido por la policía por ser el aniversario de la muerte de José Antonio. Una vez en libertad, el Maño ironiza cruelmente sobre su retención. Isabel los ve pero pasa de largo y el Maño la sigue. Leonardo recrimina a Teresa que el modelo que exhibe en su escaparate es idéntico al de los Grandes Almacenes.  Valverde va a buscar a César, pues hoy es el día de su viaje a Francia y le echa en cara que con su comportamiento los ha puesto en peligro a todos. Mauricio pide a Estela que readmita a Rosa. Mauricio rompe el programa de la obra en la que actuaba Rosa y Lourdes regresa a casa. Ante el ¿autodespido¿ de Manolita, Pelayo debe cocinar pero no puede competir con Benigno. Los parroquianos quieren que Benigno sea el cocinero, pero este pone una condición, que Manolita esté de acuerdo. Contra todo pronóstico, ella acepta encantada. A Marcelino esto le inquieta.

Histórico de emisiones:

26/03/2010  

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 144" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 144"
Programas completos (1706)

Los últimos 4.649 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios