www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3116584
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 111 - Ver ahora
Transcripción completa

-A la mierda el combate, Ana. Lo importante es que estés bien.

Ya, ya, tiempo. Confía en mí.

-Da igual si no llegas.

No le digas a nadie para qué voy a ir a Londres.

-Cuando nazca nuestro hijo vamos a necesitar que el día tenga...

...más de 24 horas. Bueno, todavía quedan meses.

Y por eso te hablaba de organizarme.

Porque si ahora incluyo las clases en mi rutina a lo mejor...

...cuando nazca el niño pues ya lo tendré todo asumido.

(LEE) -Se forma una peña en apoyo al aspirante a campeón...

...de España de los pesos medios Frank Carrera.

El que va a combatir con Alfonso.

-¿Y qué pasa, no pueden hacer una peña para Frank Carrera?

-Ahora lo entiendo. Frank Carrera ha preparado...

...su peña porque tiene miedo de quitarle el título al campeón.

-Pues me puse a pensar qué hubiese pasado...

...si Abel no reacciona y desarma al asesino.

-Pues que Héctor y yo estaríamos criando malvas.

Y ahora no tendríamos esta tertulia.

-No hables así ni en broma.

-No serás tan dramática, sólo es un chichón.

-En la que sí que he pensado mucho es en la pobre de Teresa.

Porque a Héctor le puede pasar un día así y otro también.

Bueno, me tengo que marchar.

-Precisamente lo hice para no agobiarte.

Me agobian mucho más las mentiras.

Prométeme que no lo vas a contar todo.

-Te lo prometo.

No te volveré a mentir jamás.

-No, por favor, no me hagas reír, hombre de Dios,...

...si no hay más que verte. Pareces un borracho acabado,...

...Alfonso, y no te queda tiempo, ¿sí?

Y no es sólo que Frank te va a ganar, es que te va a ganar por...

...KO y te vamos a tener que sacar del puto ring hecho filetes.

-Ya queda fundada en este momento la Peña Pugilística Alfonso García.

Nosotros somos los socios fundadores.

-Eso, eso, qué bien, mira.

¿Y ahora qué, qué podemos hacer más?

-Bueno, ahora tenemos que hace una campaña de caza...

...y captura de boletos.

Así que cuanto antes empecemos antes acabamos.

-Pues dime qué me tienes preparado para después de de este combate.

-Bueno, eso dependerá de si ganas o pierdes.

-No, perdona, tú antes siempre tenías cosas preparadas.

Un viaje a Londres, a Nueva York, gira o lo que sea.

Pero eso demuestra que ya para ti no hay un después.

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

-Las estás dejando tiesas como un palo.

-La verdad es que sí. -Pero le falta el acento.

-¿García lleva acento? -Claro que sí.

Yo no sé para qué te mandé al colegio, Marcelino.

-No me mandó, me sacó de él para meterme...

...detrás de una barra siendo un crío.

-¿Qué me quieres decir que exploto a mi propia sangre?

¡Dímelo a la cara! -Ay, pero no le eches...

...eso en cara, que antes trabajábamos desde que...

...muy pequeños. -Di que sí, Carmen.

¿Pero qué van a saber estos gurriatos de nuestras penurias...

...en esta vida? Si viven como el Sha de Persia.

Anda ven que te pongo tu cuartadito.

-Aaay...

¿Pero esto es para Alfonso?

-Pues sí. -¡Ay!

-Era una sorpresa, Carmen, de verdad, no debería saberlo.

-Pero si le habéis hecho una peña.

Tú no te preocupes que yo no le voy a decir nada. ¡Madre mía!

-Peña Alfonso García, para nuestro campeón.

-¿Qué es lo que sucede? Dime la verdad.

-No sé, es... es Ana.

-¿Que habéis discutido?

-Se va de viaje.

-Alfonso, por favor.

Ni que sea la primera vez que lo hace.

Ana es una mujer moderna y tiene mucha responsabilidades,...

...es normal que viaje. ¿Es que te pone celoso eso?

-Que no, Nono, que se va de viaje y no sé cuándo vuelve.

No sé si voy a contar con su apoyo para el combate.

Ni sé si voy a contar con el tuyo que me tienes confundido.

-Bueno, perdona si te he dado esa impresión.

Por tu mujer no puedo hablar, eso está claro.

Pero te aseguro que voy a estar a tu lado en todo momento.

Alfonso, confío en ti y sé que si llegas...

Mira, si llegas bien al ring, en forma y con el estado de ánimo...

...apropiado ese Frank Carrera no tiene nada que hacer.

-Ya.

-No vuelvas a dudar de mí, ¿sí?

¿Me has oído? ¿Vas a volver a dudar de mí?

Muy bien, así me gusta, Alfonso.

Y ahora me voy a cambiarle el agua a los garbanzos y...

Seguimos hablando un rato más y luego te vas a entrenar.

Teléfono.

-¿Sí, dígame?

Es una llamada urgente para el Sr. Garriga. Se lo dejo aquí.

-¿Sí?

Frank Carrera.

-Has estropeado la sorpresa. No se te pude mandar a hacer nada.

-Pero Pelayo no te preocupes que yo no digo nada.

-Es que teníamos preparada una estrategia cartaginesa...

...para envolver a la peña de Frank Carrera.

Porque en cuanto Alfonso salga por el túnel...

...se pondrán todos a chillar como energúmenos porque piensan...

...que no tendrá oposición.

-Y ahí es donde entramos nosotros, la Peña Alfonso García y gritamos:

(AMBOS) ¡Campeón, campeón, Alfonso García campeón!

-Fíjate, si es que se me ponen...

...los pelos que podía colgar aquí las llaves.

-Esta estrategia, Carmen, le va a venir de nen.

Porque le va a poner todas las enjundias... vamos, como...

...escarpias y va a acabar con el aspirante en un santiamén.

-Madre mía, qué maravilla. ¿Y... sois muchos?

-Bueno, más bien... somos.

-Bueno, ¿y somos muchos?

-Estamos ahí, o sea... poco a poco.

-Sí, pero yo te garantizo que todos los marsupiales del barrio,...

...los que están a favor incluso los que están en contra...

...de Alfonso van a venir a apoyarlo.

Porque de los contrario los cazo yo a lazo como en Austria.

-Australia. -Ya me estás llevando la contraria.

Tenga o no razón, ¿qué te parece?

-Madre mía, pues os lo agradezco mucho porque Alfonso,...

...aunque no lo reconozca, lo necesita.

-Sí. Yo lo entiendo, es la soledad del campeón.

Porque el aspirante, claro, tiene ilusión de que puede conseguir...

...el título, pero el campeón... tiene el sofoco en el alma...

...de pensar que si pierde no le va a amparar ni la caridad.

-Padre, no se ponga profundo. Alfonso va a ganar y todos...

...juntos lo vamos a celebrar,...

...y punto. -Ojalá, Marce.

-Vaya, por una vez el zascandil...

...de Marcelino y yo nos hemos puesto de acuerdo. Toma, Carmen.

-Bueno. El lo de siempre, ¿no, Pelayo?

Aquí tienes. Adiós. -No digas nada, ¿eh?

-No. -Adiós.

-Oiga, padre, hablando del colegio.

Que las letras cuando son en mayúsculas no hace falta...

...ponerles el acento necesariamente.

-Claro, claro, pero qué académico te estás volviendo, hijo.

-¿Necesitas una copita de coñac?

Estás blanco como el papel.

-Lo que hace falta ahora es beber para perder los papeles.

-Es es un hijo puta ese Nono Garriga, ¿eh?

-¿Tú puedes contarme algo de él?

-¿De qué, de chanchullos te refieres?

-Sí, chanchullos o problemas que tenga con la gente,...

...gente que le esté buscando.

-Por desgracia no es tonto, corazón.

Tiene las espaldas bien cubiertas, no le podría acusar de nada.

-Sí, pero algo me puedes contar, ¿no?

-Sí, te puedo contar que mi sexto sentido también me avisa cuando...

...van a joder a los que tengo al lado.

-¿Y crees que me viene a joder a mí?

Cuando salga del baño le voy a...

-Chis, tranquilo, campeón.

Claro que podrías machacarle, pero estarías cavando tu propia tumba.

Además, ¿de qué le acusarías? Él le daría la vuelta a todo...

...y saldrías trasquilado. Es mejor tomarse las cosas...

...con calma, planear el golpe.

-Yo no puedo tener alma ahora.

Van a ir a por mí y en el combate me van a tocar los guantes,...

...van a comprar al juez, lo que sea.

-Sí, tal vez sea eso lo que tengan pensado.

Pero no pueden controlarlo todo, ¿verdad?

-Pues me temo que sí. -¿Ah, sí?

¿A ti te pueden comprar?

-Antes muerto.

-Pues ahí tienes una oportunidad, tus puños.

Por mucho que compren a los jueces si lo dejas KO no tienen...

...nada que hacer. Si lo que temes es que truquen...

...los guantes pide una segunda revisión.

El caso es que todo dependa de ti. ¿Entiendes?

Prepárate duro y confía en tus armas.

Y que no te note que lo sabes.

-Bueno, ¿qué, has estado hablando por teléfono?

-He llamado a... Dionisio.

A Dionisio que lo he llamado y le...

Le he pedido que me prepare el un batido para el entrenamiento.

Sí, porque voy a empezar a entrenarme,...

...voy a ponerme en forma, Nono.

Y me voy a marchar ya, ¿eh?

-Muy bien. Te acompaño, yo también me marcho.

Me alegro mucho de escuchar eso. Espero que no sea sólo un buen...

...propósito de un día como hasta ahora.

-Mira, Nono, tú confía en mí y dedícate a lo tuyo.

-¡Bien! ¡Sí, sí, este es mi campeón! Así me gusta.

-¡Nono!

Dime una cosa, ¿qué pasaría si pierdo el combate?

-Empezamos bien. No me gusta oírte decir eso.

A ver, respóndeme, ¿qué pasa si beso la lona, eh?

-Nada. Bueno, habríamos perdido una batalla pero no la guerra;...

...seguiríamos luchando. Es más, mira.

Te haría subir de peso y así podríamos ir por el campeonato...

...de los semipesados, ¿eh? Un poco de sacrificio,...

...pero bueno, mayor recompensa.

-Claro. Vamos, que no...

...que no se te ocurriría cambiar de pupilo ni...

-A ver, ¿de qué estás hablando? Jamás.

Eres mi campeón en la victoria y en la derrota, Alfonso.

Siempre que luches a mi lado, claro.

Mira, siempre que encuentre en ti un hálito de esperanza...

...y ganas de luchar aquí me tienes.

Pero una traición, una sola decepción, la más mínima que...

...sea, y eso sí, se acabó.

Bueno, y... ahora me tengo que ir.

Luego me paso por el gimnasio para verte sudar, campeón.

-Sobre estas prendas le sugiero que las coloquemos...

...en el escaparate de novedades. Sí, son de la temporada pasada,...

...pero no perdemos nada. Seguro de que se venderán...

...sin mucho esfuerzo. De acuerdo.

-Vaya, muchas gracias. Ha dicho que sí a todo lo que le he propuesto.

Bueno, porque hasta ahora siempre ha llevado la razón.

-Si es así me alegro y agradezco su confianza.

Lo que no me gustaría es que me diera la razón, perdóneme...

...por cierto desánimo por su parte.

Puede que haya dado esa impresión, pero no le doy la razón...

...porque la tiene. Y sobre lo otro que ha dicho antes...

...es usted muy perceptivo.

-Bueno, hay que serlo para vender con confianza.

Supongo que sí. Hemos terminado los asuntos día?

-Creo que sí. Eeeh, sí, sí.

Hasta el último punto, sí.

Muy bien. Pues ahora escúcheme con atención porque tengo...

...un gran favor que pedirle. -Usted dirá, si está en mi mano.

Lo está. Siéntese, por favor. -Gracias.

Otra es que crea excesiva la tarea.

-Bueno, dígamela y cuénteme de qué se trata.

Verá, por motivos personales tengo que salir de viaje.

Y lo peor es que no sé cuándo voy a poder volver.

Me gustaría que se hiciera cargo del despacho.

-Eeh... doña Ana, no sé, es una gran responsabilidad.

Sí, lo sé, Leonardo, sí, que le estoy pidiendo un gran esfuerzo...

...y sacrificio. Puede no aceptarlo si quiere.

-No, no, yo estoy encantado de ayudarle.

Lo que pasa es que no sé si estaré a la altura...

...de las circunstancias. Lo está, créame.

-Eeeh... de acuerdo. Yo lo haré porque...

Estoy encantado de ayudarle. Pero perdóneme otra vez.

También lo haré porque nunca la había visto tan triste, la verdad.

Lo que esté en mi mano para...

Bueno, ahora sólo puedo agradecerle que haya dicho que sí.

Cuando vuelva ya hablaremos.

Gracias. Si me disculpa tengo que hacer unas llamadas.

-Cómo no. A su disposición.

-Ya lo estoy viendo. El cartel más grande...

...que jamás se haya visto en un teatro.

La gran compañía de Estela de Val presenta:

La obra ganadora del Premio Jardiel Poncela 1952...

..."El diablo bajo la cama". Con dos fotografías tuyas;...

...una aquí y otra ahí. ¡Magnífico!

-Ay, Gabino, Gabino, parece mentira, hombre,...

...que un alto cargo de la administración como tú...

...se deje llevar por la imaginación como un adolescente.

-¿Qué imaginación? Estoy hablando en serio.

¿Tú me has visto a mí hablar sólo llevado por mis deseos?

No, Estela, no. Esto no es imaginación.

Esto se llama planificación.

-¿Estás hablando en serio?

¿El... Ministerio ha pensado en mí?

-Pues claro, Estela, claro.

El Ministerio le va a encomendar...

...el montaje de la función a tu compañía.

-Oye, no bromees con esto. ¿Me dices la verdad?

-Bueno, siempre que puedas, por supuesto.

-Pero claro que puedo.

Lo que pasa es que no me lo esperaba.

Pensaba que no me habían tenido en cuenta.

-Cómo eres, eh, cómo eres. Siempre ahí a la defensiva.

Siempre ahí creyendo que el universo entero va en contra tuya.

Tú vales mucho, cariño, mucho.

Pero es que... excepto el Sr. Ministro...

...a mí no hay quien me tosa en el Ministerio. ¿Comprendes?

No hay quien me tosa. -Ya.

Muchas gracias, Gabino.

-¡Estela!

No parece un agradecimiento muy... efusivo.

¿Te preocupa algo? -Sí, hay algo que me preocupa.

Me leí la función cuando me la pasaste, ¿te acuerdas?

Y... -¿Y?

-No es el tipo de función que me va a mí. No, no lo es.

-¿Qué le pasa?

-Pues el personaje femenino tiene muy poca fuerza.

-La fuerza se la pone uno, Estela, uno.

Vamos, si hay que hablar con la autora se habla.

Estará tan contenta al ver que eres tú quien va a hacer la función...

...que no pondrá ninguna pega por rescribir un poco.

-Que no, escúchame, hay algo más.

-¿Qué, Estela, qué?

-No sabría explicártelo exactamente.

Es un texto demasiado simbólico.

-¡Pamplinas, Estela, pamplinas!

Sólo se ve el simbolismo que uno quiere ver, ¡y en España no se ve!

En España... sólo se ve los símbolos del glorioso...

...movimiento nacional, ¿estamos? Que venga a mi alguien...

...y me diga en la cara que ha visto un simbolismo en una...

...función que tú protagonices. -Bueno...

-Le parto la cara, Estela. ¡Le parto la cara!

-Bueno, cariño, no te exaltes, mi vida.

Por Dios, qué disgusto te estás llevando. Haremos la función.

Será estupendo. Dame un besito.

Si además necesito hacerla. Venga, te invito a una copa...

...para celebrarlo. -No, cariño, tengo reunión.

-Bueno, pues luego nos vemos. -Vale.

-Tranquilo. -Sí, ya, ya.

-Todo está bien. Venga.

-Se me hincha la vena, se me hincha la vena.

Por ti, papá.

Por ti, Marta.

Si supierais cuánto os echo de menos.

Cada día.

Cada hora.

Creo que no ha habido un solo día en que no haya pensado en vosotros.

-Se ha dado bien la mañana ¿eh?

Pues sí, mucho movimiento. Mire la tienda, manga por hombro.

Pero la verdad la sabremos cuando hagamos la caja.

-Lo importante es que entren, que miren, que revuelvan, porque...

...tarde o temprano comprará. Sí, sí, si no me quejo.

¡Pero madre de Dios, ha visto la hora que es!

¡Es la hora de comer! Y yo tenía que coser unos trajes.

-Bueno, hija, luego lo hacemos.

Ay, madre, pero el problema es que tengo que hacerlo yo sola.

Sigo sin organizarme y así no puedo ir a las clases de doña Adela.

-Bueno, pero yo he venido para ayudarte.

Cuando llegue la hora te vas que yo me quedo.

No, madre, tengo que hacerlo sola.

-Pero hija lo importante es que no pierdas las clases.

Aaay...

Madre, lo que quiero decir es que yo me marqué un objetivo...

...y era adquirir una cultura y formarme y no lo estoy cumpliendo.

Si no le pongo remedio siempre me va a pasar lo mismo.

Tengo que terminar todo lo que empiezo.

-Tienes razón, hija. Pero entonces ponte objetivos que puedas cumplir.

Pues sí, sí, sí, tienes razón.

Bueno, pues entonces ya está decidido.

No rechazaré la oferta de doña Adela, pero sí la retrasaré.

Por lo menos hasta que el niño esté criado. ¿No?

(PIENSA) "¿Qué ocurrió con vosotros, papá?

Lo normal es que pierdas a los seres amados por una enfermedad,...

...un accidente, un razón conocida.

Y yo me siento más triste, más ajena al mundo,...

...más huérfana por no saber qué pasó.

¿Por qué pasó?

¿Cómo?

Y pasó precisamente entonces, cuando volvíais a ser felices.

Cuando os habíais reencontrado.

Porque yo lo sé ahora.

El amor puede volver a renacer.

Puedo brotar incluso del desprecio y del odio.

Aay... y vuelve a brotar purificado.

Debería ser una ley de la naturaleza que esos amores...

...duraran para siempre".

Me he casado.

Me levanto, trabajo, camino, hablo...

Pero estoy muerta.

Me fui con todos vosotros.

Pobre Alfonso.

Ama a una muerta.

Lo siento nada.

No quiero nada.

Nada me mueve.

Estoy sola.

-Niña.

-¿Es a mí? -Sí.

¿Te importa sentarte un ratio conmigo?

-Claro que no, doña Estela. Es un honor.

-Bueno, no trates de adularme, Rosa, por favor.

-Que no, que no son adulaciones.

Yo la admiro desde antes de trabajar juntas de verdad.

-¿Sí? -Claro.

-¿Te gustó compartir cartel conmigo?

-Me encantó, doña Estela.

Bueno, tampoco compartir cartel, yo tenía dos frases.

-Bueno, a lo mejor eso puede tener una solución en un futuro cercano.

-¿Está pensando en montar una obra nueva?

-Ya estoy formando compañía.

-Y yo podría estar dentro.

-¿Para qué si no te he invitado a sentarte conmigo?

-¿De verdad me lo dice?

(RÍE) -Sí. -Esto es maravilloso, doña Estela.

-¿No me vas a preguntar cómo es el personaje?

-¡Es verdad! ¿Cómo es? -Muy bonito.

-¿Sí? -Es un personaje precioso.

Interpretarás a Flora. Y si lo haces bien será...

...un buen empujón en tu carrera.

-Hmm... ¿de verdad? Qué ganas tengo, por favor.

Usted no sabe las ganas que yo tengo de demostrar lo que valgo.

-Sí, me lo imagino. Duele, ¿verdad?

Cuando estás interpretando un papel de chicha y nada...

...y sabes que podrías hacer perfectamente la protagonista.

Eso es una frustración diaria. -Sí, no lo sabe usted bien.

-Sí lo sé. ¿Tú crees que yo he nacido siendo primera actriz?

-No, claro, qué tonta soy. -No.

Tonta no, egocéntrica, como todas las actrices y a mucha honra.

Pero escúchame lo que te digo. Con tu talento y un poquito...

...de suerte se acabaron las frustraciones.

Te acabará conociendo el gran público.

-Qué maravilla cuando le veamos la carita, ¿eh, Carmen?

-Y lo guapa que está mi niña. Bah.

-No digas bah. Es verdad que las embarazadas os ponéis bien guapas.

-¡Que ya viene, que ya viene!

-¡A la cocina! -¡Padre, deme un trapo!

Hola, Alfonso. Me pilla limpiando como quien dice. Anda, pasa.

-Hola, campeón. -¿Qué tal, Pelayo?

Póngame... póngame un vino o lo que quiera.

-No, padre, pero póngale un vino quinado...

...del que le dan las monjas a los niños. Ya verás.

-Tiene razón Marcelino, este vino quinado te va a abrir...

...el apetito, Alfonso. -Es que como este te vas...

...a entrenar y te comes a Dios por los pies.

-No sé si antes de entrenar iré a buscar a Ana a los Almacenes,...

...vamos a comer y... y Dios dirá si entreno o no.

-Pero bueno, hombre, ¿es que el campeón necesitan que le den ánimo?

-¿Qué pasa, Alfonsillo, no estás animado?

-Pues no, Marce, esta vez creo yo que no puedo hacerlo.

-Pero hombre, si para encontrar la salida hay que buscar primero...

...la puerta. Marcelino, ¿animamos al campeón?

-No, Pelayo, no insista. -Que sí, Alfonso.

-Me marcho. -¡No, no, Alfonso!

¡Deja la maletita! Hazlo por tu amigo.

Anda que no he hecho yo cosas por ti.

¡Deja la maleta, hombre! Y ahora te vas a dar la vuelta.

Gírate un poco y cierra los ojos. -Que no, Marce.

-Te lo pido por favor. Hazlo por mí.

¿Cuántos cafeses te he puesto? Ciérrame los ojitos.

Que me hace ilusión, coño. -Venga, leche, cierra los ojos.

Si no te vamos a cobrar nada. -Ahí está, el uno y el otro.

-Por favor, qué ganas tengo de empezar.

¿Y cuándo me da el texto?

-Pues en el ensayo, como el resto de la compañía, es la costumbre.

-Aah. Yo pensé que como tenía un papel importante me lo mandarían.

Es que yo necesito mi tiempo para prepararme.

-Y eso está muy bien. Si fuera un clásico podría darte...

...cualquier edición, pero es una obra nueva, no hay copias.

Ni siquiera yo tengo una. -¿Y es bonita?

-Es preciosa, te va a encantar, ya verás.

-Qué bien. ¿Y quién es el autor?

-Autora. Cristina Barea. Es nueva, pero muy interesante.

Profunda, sensible, es...

Es una escritora estupenda. -Ya.

-Cristina Barea. -Ajá.

-Pues a mí me suena el nombre.

-Pues absolutamente desconocida en la profesión.

-Bueno, pero creo que no sé...

Ay, claro, si es la vecina de un amigo mío. Maestra, ¿no?

-Sí, Cristina Barea es maestra.

Es... de las pocas cosas que pone en su currículum.

Sí, es maestra. ¿Has tratado con ella?

-No.

No, no, no.

Ay, qué ganas tengo de empezar. ¿Cuándo empezamos?

-Muy pronto. Ya tendrás noticias mías.

¿Quieres tomar algo? Te invito. Hay que celebrarlo.

-No, no, no. Es que me están esperando y llego tarde.

Muchísimas gracias. -De nada, Rosa.

-A la de una, a la de dos...

-A la de alas, que no tiene nada.

Que serán las... ¡tres!

Abre, abre los ojitos. Gírate un poquito, eh.

Aplausos. (TODOS) ¡Campeón!

-¿Qué estáis todos aquí o qué?

-Hijo, ¿ves cómo te quieren?

Han montado esta peña para ti, para apoyarte.

-Aquí estamos todos los del barrio, Alfonso.

-Lo que yo te diga. Con nuestro apoyo ganas seguro.

-Ay, Alfonso, ¿qué te creías que estabas solo? Pues no.

Tienes al barrio detrás de ti. -Pues sí.

Pensaba que estaba solo, pero ya... veo que hay motivos por los que...

...luchar y voy a ganar. ¡Eso! ¡Campeón!

(TODOS) ¡Alfonso campeón!

Hermano, tenemos fuerza, la gente nos quiere...

...y esa es nuestra fuerza. -Sí.

-¡Claro que sí, vamos! -¡Venga, el champán!

-¡Champán! -¡Venga, por el campeón!

-¡Venga, por el campeón!

-¡Vamos a brindar! -Venga, coged por ahí.

Alfonsito, no bebas mucho que luego tenemos problemas en el combate.

-¿De verdad no te importa que te acompañe en las visitas?

No, si ya verás como tardo un momento.

-Pues mejor, porque tengo novedades, Mauricio.

¿Ah, sí? Pues por la cara que pones tienen que ser buenas.

-Más que buenas. ¿Sí?

-Que Estela de Val me ha ofrecido...

...un papel en su función. ¡De verdad!

-Sí. ¡Qué bien, muy bien!

Y viniendo de ella debe ser muy importante.

-Bueno, es que exagerando un poco es como si fuera una consagración.

¡Madre mía! Muy bien, Rosa. -Sí.

¿Pero qué pasa con tus planes de montar compañía, los abandonas?

-No, los retraso. Aah.

-¿Te molesta? ¡No! Lo que tú hagas estará bien

-Aunque en realidad la decisión...

...debería depender de lo importante que sea el personaje.

¿No te lo ha dicho? -No.

¿Y no hay manera de averiguarlo? -Sí.

Pero es que el texto no está publicado.

¿Y no podemos entrar en contacto con el autor y te lo deje leer?

-Sí. Pero es que depende de ti.

¡De mí! Cómo va a depender de mí, no conozco a nadie en este mundo.

-No, te equivocas. Es que la autora es Cristina Barea.

Tu vecina.

Llaman a la puerta.

-¡Ana!

¿Puedo entrar?

-Claro, faltaría más. Pasa.

Gracias.

-¿Te encuentras bien?

¿Quieres un café?

No.

Una copa, mejor. -Ajá.

De acuerdo.

Ooh...

¿Te vale como excusa que he venido a ver tu nuevo despacho?

-Me vale.

¿Te acuerdas cuando investigabas sobre mi pasado?

-Claro que me acuerdo, mujer. Sí.

Creo que nunca deberíamos haberlo hecho.

-Al menos sabes la verdad. ¿Y de qué me ha servido?¿Eh?

No he conseguido ser feliz ni un solo día desde entonces.

-No digas eso, mujer, yo te he visto feliz y alegre.

Cuando te casaste con Alfonso, por ejemplo.

O cuando tú le miras y él te...

...devuelve una mirada enamorada. Sí.

Mira, no sólo no he conseguido ser feliz si no que hago...

...desgraciados a todos los que me rodean.

A Alfonso le caigo como una losa encima.

El pobre... no va a ser feliz en toda su vida.

-No hables así. Es la verdad.

-No, no lo es. Estás en un mal momento.

Es... una racha y se te pasará.

Júramelo. -Te lo juro.

Mientes fatal.

Eres mi amigo, ¿no?

-Claro, ¿cómo puedes dudarlo?

Por mal que me haya portado, ¿verdad?

Siempre... tan estirada y tan egoísta.

-No digas eso ahora. ¿Eh?

Te necesito.

Necesito al único amigo que tengo.

¡Cristina, es verdad! Si lo leí en el periódico...

...que le habían dado un premio. Es verdad.

Se me ha olvidado felicitarla. ¿Y cómo se llama la obra?

-"El diablo bajo la cama". Ah, "El diablo bajo la cama".

-Oye, Mauricio, ¿tú no les vas a ver pronto?

Sí, mañana tengo que ir a hacerle una cura al marido.

-Ah, ¿y no le podrías pedir una copia? Como si fuera cosa tuya.

Mujer, es que si no hay copias por ahí no sé si es...

...porque no se puede o...

-Mauricio, por favor. ¿No lo harías por mí?

Oye, te recuerdo que eres el socio de nuestro próximo proyecto...

...y que tú recibiste un premio por eso.

Además, piénsalo, que si tengo éxito con "El diablo bajo la...

...cama"... pues triunfaremos con nuestro próximo proyecto.

¿Triunfaremos, no? -Sí.

Bueno, lo intentaré, se lo pediré.

-Si es que eres un cielo.

-¿Sabes lo que vamos a hacer? Vamos a ir al Asturiano.

Me acaba de llamar Teresa. Alfonso está allí.

Por lo visto celebran la fundación de una peña que lleva su nombre.

Así que nos vamos tú y yo para allá, nos tomamos un vinito...

...y nos alegramos por él y por su próxima victoria.

No... -Que sí, mujer, verás como...

¡Que no! Que me voy a sentir más sola aún.

Quiero estar contigo. ¿Eh?

Tú me haces compañía.

-Ana, no.

Tengo que marcharme. -No, no te vayas así ahora.

Quédate aquí.

Quédate aquí. Te tomas un café, te serenas..

...un poco y luego te llevo a casa.

¿A casa, qué casa? Yo no voy a casa.

-Sí, mañana lo verás todo... No, mañana ya no estaré. Me voy.

Será un viaje largo.

Ya se lo he dicho a Alfonso.

Tú no lo le digas nada a nadie.

Ni a Teresa. ¿Eh?

-Descuida. ¿Adónde vas?

Júrame que no se lo dirás a nadie. -Te lo juro.

-Aaah, no...

Te puedes haber ido sin despedirte. No, coño, no.

Cariño...

Yo pensaba que te habías ido a Italia ya sin decirme nada.

No, aún es muy temprano.

Me he levantado a beber un poco de agua.

-¿Cómo estás?

He vomitado un par de veces, pero ya estoy mejor.

-¿Cómo que has vomitado?

No, no, Alfonso, no enciendas, por favor.

Que sino nos desvelamos y quiero dormir un poco más.

-Bueno, pero tendré que ver qué cara tienes, Ana.

Si tienes mala cara vamos a ver a don Mauricio.

Que no, que no estoy enferma.

-Bueno, pero algo te tiene que pasar si has vomitado.

¿Te ha sentado algo mal en la...

No, no creo.

Lo que pasa es que...

-¿Qué?

Pues que en mi estado es normal que tenga nauseas.

A muchas mujeres les pasa.

-¿Es... normal?

¿En qué estado?

No quería decirte nada hasta que no estuviera todo confirmado.

Estoy embarazada.

¿Qué, no dices nada?

-¡Estás embarazada, Ana!

¡De verdad me dices que estás embarazada! ¡Que vamos...!

¡Que vamos a tener un varón fuerte y robusto!

Bueno, eso no lo sabemos, no sabemos si será niño o niña.

-Bueno, me da igual lo que sea.

¡Que vamos a ser padres, por fin, Ana!

Y por fin vamos a ser felices y vamos a estar todo el día...

...piel con piel, queriéndonos.

Cuánto te quiero. Bueno, tenemos que saborear...

...el momento porque yo me voy en unas horas.

-No, no te vas a ningún sitio.

No te puedes ir, que le puede pasar algo al niño.

Anda, Alfonso, no seas alarmista, que no va a pasar nada.

-Que no te puede ir, hombre, a ver si va a pasar cualquier cosa.

No, no, no, no puedes dejarme.

No puedes dejarme, Ana, no.

Ana, no te puedes ir.

No te vayas, Ana.

Aaah...

No...

Aaah, no, por favor.

No, no, no, no...

Aah, no. ¡Ana!

Ana, ¿estás en el baño?

¡Ana!

-Aaay...

Oye, Manolita. ¿De verdad que Leonor sigue con fiebre?

-Bueno, unas décimas, pero he preferido dejarla...

...en casa de la Sra. Teresa por si acaso.

-Has hecho bien, hija, porque las recaídas son muy peligrosas.

-Pero ya podía haber estado su abuelo, que le hace mucho...

...más caso que a mí porque no sabéis la pelea que he tenido...

...porque estaba emperrado en ir al colegio.

-La verdad es que en Leonor... para ser una niña es muy raro.

Los niños matan por no ir...

...al colegio y ella no se pierde ni una clase.

-Porque en casa se aburre.

-Sí, pero lo que te estoy diciendo. Yo a su edad si podía...

Bueno, una vez comí tiza para que me subiese..

...la fiebre y no ir al colegio.

-Tú siempre fuiste un artista del escaqueo, Marcelino.

Pero vamos de toda la vida.

-Pero cómo que de toda la vida. Eso era de pequeño.

Los niños es a lo que se dedican, a intentar no ir al colegio.

Eso es de toda la vida. Ahora aquí yo no me escaqueo.

Que trabajo más que ustedes dos juntos.

Lo único que digo es que para eso la niña pues no parece hija...

...de nadie porque no quiere perderse una clase.

-Tú hija no se parece a ti porque afortunadamente sale...

...con las enjundias toreras de su abuelo, porque si no...

-Bueno, dejad le pelea matinal que me tengo que ir...

...al mercado a comprar patatas y pollo para el potaje.

Y no se os olvide poned los garbanzos hervir.

-Que sí, mujer, no te preocupes ya me encargo yo...

...de la logística del bar.

-Bueno, cariño adiós. -Un sanabriazo.

Mucho mejor.

-Chis, Marcelino, mueve el culo.

-Pero bueno...

-Buenos días, señor.

¿Se encuentra bien? -¿Dónde está mi mujer, Dionisio?

-Permítame recordarle al señor que la señora salió muy temprano...

...esta mañana para el aeropuerto.

-Ya, ya... ya lo sabía, lo que pasa es que...

...que quería acompañarla en taxi para que no fuera sola.

-Si no desea nada más, voy a preparar el desayuno.

-Dionisio.

-Dígame, señor.

-Mi... señora...

¿...tenía mala cara?

-Estaba perfectamente, señor.

-¿Seguro?

-Su aspecto era realmente bueno.

Y si no desea nada más, señor.

-Sí, sí, bueno, tranquilo, ahora la pregunto a mi padre.

Vamos a respirar juntitos. (RESOPLA)

De verdad que la gente, padre, tiene muchas prisas para todo.

Me están preguntando si nosotros como socios...

...fundadores de la Peña Alfonso García si vamos a ir...

...identificados de alguna manera. Con camisetas al combate...

...que ponga, por ejemplo, había pensado yo.

Peña Alfonso García. Oh, con una gorra del mismo color.

Crear algo que nos distinga del resto de la manada.

-Pues yo de eso no me encargo, que ya bastante he hecho...

...con conseguir las entradas para la peña.

Que por cierto, me he quedado a dos velas. Ahí están.

-Bueno, marqués, no te pongas así.

Ahora hacemos cuentas y se te paga lo que haga falta.

-Pero, Sebas, hombre, que somos una peña.

Que no somos el Metropolitano lleno.

Aquí hay muchísimas entradas. -A ver si vais apoquinando...

...que me he dejado un dineral.

-Que sí, Sebas, que ya nos hemos enterado.

Pero que hay muchas, a lo mejor podías...

¿Por qué no preguntas si se pueden devolver?

-Venga, no me jodas, Marce.

Otra vez a ir allí. -O no.

-¡Buah! Espérate, quieto.

Si te pones a dar coces me pongo yo a pensar.

Y digo yo...

Si agarramos estas entradas y las vendemos por ejemplo...

...a un durito más cada una nos sacamos para pagarnos...

...nuestra entrada.

-Vaya con don genio mantecas y Aristóteles.

Has tenido una buena idea, hijo.

-No me toques el hombro, Sebas, que tú no estás metido en esta...

...guerra, que a ti no te va tocar.

Tú pagas tu entradita como todos. y no te ganas nada.

Estoy deseando sacarme tiempo libre para poderme mirar...

...las revistas de moda italiana que he conseguido.

Seguro que me van a dar un montón de ideas para los arreglos...

...de mis vestidos. -Pero seguro que las españolas...

...también te ayudaban. No, Madre, en moda...

...Italia y Francia van por delante de España.

-Porque no valoramos lo que tenemos dentro, hija.

Siempre parece que lo de fuera es mejor.

No, no es por eso. Es porque a España le cuesta innovar...

...y por eso siempre vamos por detrás.

Porque cuando España acepta una novedad en Italia o en Francia...

...ya se ha hecho vieja. -Ya.

Pero no creo que por ahí fuera inventen tanto.

Pues sí. Porque intenta combinar líneas clásicas con adornos...

...vistosos y originales. Y por no hablar de los complementos.

-Sí es verdad que los zapatos esos franceses...

...que me enseñaste... madre mía, qué bonitos eran.

Bueno, pues ya verá lo que le enseñaré luego en la tienda.

Unos zapatos, madre, que son una maravilla.

De charol, de piel, de ante, con bordados, flores en piel,...

...botones forrados y unos tacones finísimos. Son...

-Caramba, no sabía que los zapatos podían llevar todas...

...esas cosas. Menos mal que para perseguir criminales...

...no tengo que llevar un par de esos.

Porque entonces seguro...

...que no atrapaba ni uno. (RÍEN)

-Últimamente he notado movimientos extraños a mi alrededor.

Tengo la sensación de que me siguen,...

...de que están controlando mis movimientos.

¿Has visto a alguien siguiéndote?

-No exactamente, pero...

Pero he observado que siempre hay algún tipo extraño cerca de mí.

Y cuando intento comprobar si me sigue se marcha...

...pero siempre aparece otro. Bueno, puede ser una sensación.

Tu misión es muy peligrosa...

...y la tensión a veces juega malas pasadas.

-Podría ser, pero me temo que no.

Mi intuición no me falla, no me ha fallado nunca.

Tengo el convencimiento de que hay un topo franquista en el partido.

¿Qué quiere?

Muy amable. -De nada.

¿Vais a querer más leche?

-Yo no, muchas gracias. -No.

Timbre. -Ya voy yo.

-Nunca me da tiempo.

-¡Hijo! Pasa.

-Hola, madre.

Hola, Héctor.

¡Pero bueno, qué sorpresa!

-¡Aaay...!

-Bueno, madre, que me gasta.

-Te aguantas, que para eso soy tu madre.

¿Quieres sentarte y te tomas un café?

-No, hombre, no, si ya he desayunado.

Voy a descansar un poco.

-Menos mal que ha venido al rescate, cuñado,...

...que me estaban volviendo loco hablándome de zapatos y trapitos.

¡Oye, ni caso! ¿Y tú cómo es que te has dejado caer por aquí?

-Pues nada, que estaba yo en casa y he pensado que...

A ver si os apetecía adoptarme...

...una semana que Ana se va de viaje.

-A mí no me miréis.

Pues sí, sí, sí, claro que sí. -¡Aaay!

Me voy ahora mismo al mercado a comprarte todo lo que más...

...te gusta para hacerte comida. Sí, y yo cuando vuelva me paso...

...por el Asturiano y compro el mejor vino para celebrarlo.

-Bueno, pensaba que os gustaría la noticia pero no tanto.

A ver, lo importante, ¿el hombre de la casa qué opina?

-¿Que qué opino yo?

Pues tú ahora mismo te vienes conmigo al despacho...

Y haces tiempo hasta que...

...te vayas a entrenar. -Aah.

-Eres un auténtico profesional, Mauricio.

-Sí, demasiado profesional.

No deberías preocuparte tanto, sólo es un chichón.

Pero...

Y si le ha ocurrido algo y...

...se ha retrasado.

Y viene ahora.

-Yo no necesito refugiarme en casa de nadie, Héctor.

Simplemente quiero ver a mi familia.

-Y yo estoy encantado. Todos estamos encantados.

Nuestra casa es tu casa.

Pero eso no te lo crees ni tú.

-Padre, que ya he vendido siete entradas.

Como esto siga así vamos a ir en un coche de esos con chófer.

-Ya, y con chaqué, pajarita, crisantemo en la solapa...

...y ya vamos de truhanes pugilísticos.

Pero qué delirio, Marcelino,...

...pero si no ha sacado más que tres tristes duros.

Por cierto, perdona, pero te tenía que haber felicitado...

...y no lo he hecho. -¿A mí, por qué?

Mujer, por el premio este que te han dado.

Estoy impresionado.

-Hay algo que no te he contado, Héctor.

Ni a nadie absolutamente.

-Eso ya lo sé. ¿Pero qué es?

-Bueno, si no te lo he contado es porque es lo suficientemente...

...importante como para que sepas...

...que debes guardarme el secreto. -Pues confiar en mí.

2.

325412.

325412.

325412...

Yo quiero ser el primero en leerla. O sea que en cuanto salga...

...a la venta voy a ir a comprarla.

-No, no, tú no te vas a comprar nada.

Si la quieres ahora mismo te doy una copia.

Ah, sería estupendo. Tampoco quiero molestar.

-No es ninguna molestia. Estoy encantada de que seas...

...uno de los primeros en leerla.

-Y tenías que ir aumentado la dosis cada vez.

-Sí.

Hasta que ha llegado el momento en que...

No podía pasar un día sin...

  • T5 - Capítulo 111

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 111

09 feb 2010

Ana, en su soledad, acude a Héctor, y éste evita que cometa una tontería. Gabino ha conseguido que la compañía de Estela estrene el premio de teatro otorgado a Cristina. Estela habla con Rosa prometiéndole un papel y ésta le pide a Mauricio que le consiga la obra para leerla y valorar la oferta. Mauricio cura a Abel y Ana, que está presente, se  da cuenta del cariño que Abel y Cristina se profesan. Los del bar El Asturiano deciden montar la peña de Alfonso García lo que contribuye a que éste decida prepararse para ganar. Ana emprende viaje a Italia y Alfonso teme no poder hacer frente a su adicción si se queda solo en casa. Marcelino inicia un negocio de reventa de entradas para el combate de boxeo de Alfonso y Frank Carrera. Valverde no se presenta al encuentro con Salvador y éste comprende que la advertencia que le hizo de que desaparecería del mapa iba en serio.

Histórico de emisiones:

09/02/2010

  

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 111" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 111"
Programas completos (1706)

Los últimos 4.649 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios