www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
3115042
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 110 - ver ahora
Transcripción completa

Ese "que salió bien", ¿marca la diferencia...

...entre un héroe y un idiota?

-Oye, no se te ocurra hablar así de mi marido;...

...soy la mujer más orgullosa de España ahora mismo.

-Pues si vieras a las fieras que me tengo que enfrentar...

...cada día en el despacho. (RÍE)

-Buscaron y no encontraron nada, Ana.

(SUSPIRA) No sé, si quieres,...

...podemos organizar un funeral con los amigos...

...y así puedes despedirte bien de ellos.

No, lo único que quiero es que no me hablen más de ellos.

Ya sé que es una estupidez, pero si me los traen a la memoria,...

...pierdo el control y los recuerdos empiezan a correr...

-Tú lo que tienes que hacer, es olvidarte ya.

Y hacer que descansen...

...en esta cabecita que tienes.

Yo estoy esperando, cada día, a que me llamen para darme...

...una mala noticia. -Un sinvivir, lo que te estaba...

...diciendo yo. Pues sí...

Esperando esa llamada, pero bueno, más o menos, se lleva bien.

Con paciencia. -Claro. Claro, porque si no...

...te llaman, quiere decir que tu marido está bien, al menos.

Sí. ¿Te puedes creer que ayer casi le matan...

...y a mí nadie me dice nada?

-Y ahí entró, por primera vez, en acción Abel.

Primero, representó a Blanca frente a Beltrán.

Y luego, me ayudó al enterarse de los resultados de los análisis...

...que confirmaban al muerto, como el verdadero marido.

-No ha sido nada. Fue en el gimnasio...

...con el sparring, que me intentó meter un jab en la mandíbula,...

...lo esquivé y me dio en el pecho; eso es todo.

¿Te vio un médico? -Sí, me vio, y me dijo...

...que no tengo fisura ni tengo nada. En unos días, se me pasará.

No te preocupes, que yo te voy a pasar...

...el parte médico cada día.

-Hay que reconocerle a Beltrán que nunca se tragó del todo...

...lo de la coartada de Blanca.

Según él, en la mayoría de los asesinatos conyugales,...

...el cónyuge vivo tiene algo que ver.

Por eso se empeñó en que Bonilla registrara más a fondo...

...la casa de la sospechosa.

-Pero la procesión va por dentro, ¿verdad que sí?

Mira, cariño, debes confiar en que tu marido...

...es un hombre muy cabal y que es muy bueno en su trabajo.

Fíjate todo lo que me ha ayudado a mí.

-Blanca venía a matarme; se marchaba, se iba de rositas,...

...pero aún me quedaba un as en la manga.

Y aquí es donde te pido otra vez perdón...

...por haber utilizado a tu marido. -Y dale, bien está...

...lo que bien acaba. (RÍE)

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

Llaman a la puerta. Sí, adelante.

-Con permiso, doña Ana. Pasa.

-Eh... Verá, nada, una tontería.

Que he salido a tomar un café y he visto en el periódico...

...algo que le podría interesar, así que se lo he comprado.

¿Se trata de mi marido? -No.

Se trata de su señor padre.

No sé, he pensado que, a lo mejor, le hacía ilusión...

...tenerlo, porque está claro que es un artículo...

...escrito con muchísimo cariño.

Fíjese, sólo hay que leer el titular.

Bueno, yo es que me lo he aprendido y todo.

"Madrid progresa: Hombre con iniciativa.

En memoria del ilustre empresario don Ramón Rivas".

¿Qué? Precioso, ¿verdad?

Y bueno, doña Ana, ya que estamos intercambiando estas palabras,...

...yo quería aprovechar para... para decirle que me siento...

...profundamente orgullosa de poder trabajar aquí,...

...en los almacenes y, sobre todo, de poder trabajar a su lado, claro.

Gracias.

-Son sus padres, ¿verdad?

Se les ve felices: Tan guapos,...

...tan distinguidos,...

...se nota que la querían...

...mucho a usted... Calla.

-Vaya.

Perdón, lo siento.

Están muertos, ¿lo entiendes?

-Sí, por supuesto que lo entiendo,...

...pero, no sé, como a la mayoría de las personas les gusta...

...recordar a sus seres queridos... Pues a mí, no.

No siquiera tengo una tumba donde ir a recordarles;...

...están en el fondo del mar.

-Lo siento muchísimo, doña Ana.

Yo le prometo que esto no va a volver a pasar.

Discúlpeme. Perdona.

Perdona, sé que ha sido de buena fe...

...y lo olvidaremos las dos.

(VOZ BAJA) -Mira, Teresa.

Les gustan muchísimo los complementos.

(VOZ BAJA) Ya se está corriendo la voz.

-¿Lo ves cómo todo va a ir bien?

Otra clienta.

¡Pero si es mi profesora!

¡Pero bueno, qué alegría!

(ALEGRE) -Ay, ay, ay, ay.

¿Y qué hace usted por aquí?

-Huy, qué ganas tenía de verte.

(RÍE) Bueno, y la tienda, también; oigo hablar mucho de ella...

...y siempre muy bien. Ah, ¿sí?

-Sí. (SUSPIRA) Pues ojalá...

...se note en la caja. -Adiós, buenos días.

(LAS DOS) Adiós, buenos días.

Madre, le presento, ella es mi profesora.

-Encantada. Quien me ha enseñado tantas cosas.

-Bueno, Teresa me ha hablado muchísimo de usted.

Yo sé también que, esta tienda, es un poco gracias a usted.

-¿A mí? ¿Pero qué dice? No. (RÍEN)

-Sí, le ha enseñado a tener fuerza y ánimo...

...y a ver la vida de otra manera.

Y eso, para una madre... Le doy las gracias.

Pero si Teresa no hubiera tenido esa energía interior,...

...que seguramente la sacó de usted, de nada hubieran...

...servido mis enseñanzas. (RÍEN)

¿Pero quieren dejar de hablar como si no estuviera delante?

-¿Ha venido usted a ver la ropa?

(RÍE) -Huy, no. No, yo,...

...con mi pensión de profesora, pues no me puedo llevar...

...muchas alegrías, no. No, eso no sería un problema...

...y usted lo sabe. -Ya, ya lo sé, hija.

Y muchísimas gracias, pero no necesito nada;...

...no te he mentido antes, cuando te he dicho que venía a verte, no.

Seré una tonta, pero me siento tan orgullosa de ver...

...que has marcado unos objetivos y que luchas para conseguirlos...

(ASIENTE) Como usted me enseñó.

Ojalá hubiera podido continuar con las clases.

-Pues a eso también venía, Teresa.

¿Tú no piensas que podíamos buscar la fórmula para seguir...

...con las clases? Yo sé que tú, ahora, aquí tienes un trabajo...

...muy duro, pero... -Oh.

¿De veras cree que sería posible?

-Querer es poder.

-¿Sabes cómo mataron al marido?

-Ha confesado todo, sí. -Cuenta.

Cuenta.

-Pues no tardo nada, corazón.

Ay, pues vamos, Dora. Huy.

Dora cierra la puerta.

Débiles quejidos.

Gritos de Dora.

-¡Socorro, señora!

¡Señora, socorro! (BLANCA GRITA)

-¡Socorro! -¡Oh, Eugenio! ¡Eugenio, Dios mío!

(BLANCA GRITA)

-¿Satisfecha? (RÍE)

-¿Ruegos y preguntas? -Héctor,...

...llevas todo el día pidiéndome perdón,...

...pero si lo piensas, es al contrario;...

...soy yo quien debe pedirte disculpas,...

...por pedirte que aceptaras el caso de Blanca.

-Aun así, os debo una comida. -¿Y eso?

-Bueno, hay varias razones.

La primera, es que ha sido mi primer caso.

La segunda, y no menos importante, es que lo he cobrado.

Y la tercera es que lo he resuelto, adelantándome al amigo Beltrán,...

...así que no habrá medalla para él y eso es de celebrar.

Gracias.

-Bueno, bueno, ¿qué pasa, ya no saludamos a los viejos amigos, eh?

(RÍE) Bueno, tampoco pongamos esa cara,...

...no es para tanto; el sorprendido debería ser yo.

¿No tenías que estar entrenando?

-Y tú, ¿no tendrías que estar de viaje?

-Siempre estoy viajando por negocios, pero...

...también siempre estoy pendiente de mis pupilos.

¿Tú recuerdas de que dentro de poco, pones en juego...

...tu título? -Pues sí, mira,...

...da la casualidad de que no pienso en otra cosa, Nono.

-Entonces, ¿por qué será que no tengo esa impresión?

¿Qué estás buscando aquí a estas horas?

¿Qué estás buscando, Alfonso?

¿Eh? -Que qué estoy buscando.

Pues busco a don Mauricio Salcedo,...

...que, aparte de mi vecino, es mi médico de cabecera;...

...tengo unos dolores de tanto entrenar que no los aguanto...

Alfonso, ¿qué tal, cómo estás?

-Siempre tan puntual, Mauricio.

Oye, gracias por venir, de verdad, que... que es que necesitaba...

...verte cuanto antes. Te agradezco que vinieras para la citación...

...que te he hecho, porque necesito...

Por supuesto. -Hablemos fuera, incluso.

Lo que necesites, claro que sí. -Gracias.

Así que, si no te importa...

-Por favor.

Hasta luego.

Hey, el teléfono.

(RÍE)

(RESPIRA CON DIFICULTAD)

Alfonso, ¿qué pasa?

No dije nada para no dejarte en evidencia, pero yo...

...no he quedado contigo. -Lo siento, y gracias, Mauricio.

Ese que está ahí dentro es mi representante...

...y me tiene harto ya; te he utilizado como excusa.

No pasa nada. Ahora, si no te importa, ¿eh?

-No, no, si realmente, quiero hablar contigo...

...para un tema profesional.

Alfonso, somos vecinos; si quieres tratar un tema profesional,...

...pasa por la consulta cuando quieras.

-No tengo tiempo; estoy todos los días con los entrenamientos...

...para el combate... (RESPIRA PROFUNDAMENTE)

Me han vuelto los dolores, Mauricio.

¿Te ha vuelto el dolor al mismo sitio?

Ya te dije que vinieras a mi consulta cuando te pasara esto.

¿Qué pasa, te has llevado algún golpe?

-No... O sí... Bueno, no lo sé,...

...el tema es que me vuelven los dolores y con mucha más intensidad.

A ver, dame la mano.

¿Y estos temblores? Y el sudor frío,...

...¿también hace tiempo que lo tienes?

-Sí, desde que me han vuelto los dolores.

Necesito algo fuerte y ya.

Sólo te importa que te dé algo fuerte, ¿no?

¿Qué pasa, que has vuelto a las andadas?

-No, te estoy diciendo que me ha vuelto...

...el dolor al costado; es sólo por eso.

En fin...

Mira, Alfonso,...

...te voy a hacer una receta... -¿Sí?

...con la misma medicación que el otro día.

Pero la verdad, me gustaría que te pasaras por mi consulta...

...para ponerte en tratamiento. -Lo sé.

Después del combate, ya...

No sé por qué no te creo.

Y estás jugando con tu vida, ¿eh?

(TARTAMUDEA) -No, yo... yo... cuando pase el combate...

Ahora... necesito eso, porque cada vez, me estoy encontrando...

...peor, Mauricio, de verdad.

Toma.

-Gracias.

-Bueno, yo me voy a la trastienda, que vosotras tendréis...

...mucho de qué hablar. Encantada. -Igualmente.

-Qué bien está tu madre y qué joven, ¿eh?

Pues sí, la verdad es que sí.

Y mire que lo ha pasado mal.

-No, se la ve que es una luchadora.

(SUSPIRA) Sí, como usted. -Qué va.

Yo, más que luchar, como tu madre o como otras mujeres,...

...a lo que me he dedicado es a formar alumnos;...

...esa ha sido mi contribución.

¿Y le parece poco?

Hombre... Por cierto, ¿sabe algo de Cristina?

Hace mucho que no la veo.

-¿No lo sabes? Le han dado un premio de teatro.

Ah, ¿sí? -Sí.

Ah, me alegro muchísimo.

-¿No lo has leído en ningún sitio?

No. No, es que no leo ni los periódicos;...

...me paso todo el día aquí y no me entero de nada.

Y con este pequeñajo, ya ni le cuento.

-Por eso he venido, porque me lo temía;...

...he venido para que no pierdas tus buenas costumbres.

Teresa, está muy bien prosperar, muy bien, y yo te admiro,...

...pero sin dejar de lado el espíritu.

Sobre todo, por esta personita.

Todo lo que tú sepas,...

...se lo transmitirás,...

...todo.

Ojalá pudiera seguir con las clases,...

...pero ya no es sólo una cuestión de tiempo;...

...también de dinero. -Ay, ¿no me querrás ofender?

No, no, por Dios, claro que no.

-Entonces, no vuelvas a hablar de dinero, que no lo mencioné.

No, lo que quería decir es que como antes...

-Ya, pero yo ya tengo mi pensión.

No me gusta dejar las cosas a medias y menos, contigo.

Me sentiré muy feliz, muy feliz, cuando te vea,...

...dentro de un tiempo...

...y me adjudique un poquito...

...de ese éxito tuyo, ¿eh?

Gracias.

-Entonces, ¿vas a venir a casa a charlar?

Sí.

-Señor Alvarado, por favor, guarde ese dinero ahora mismo.

Se lo agradezco, créame, más que nada, porque es...

...un reconocimiento a mi labor, pero no puedo aceptarlo.

Doña Blanca ya me pagó mis honorarios...

...y no me parece de justicia cobrar también...

...a la familia de su marido.

-Por favor, nos gustaría que constara nuestro agradecimiento.

-Si quiere ayudarme, hable bien de mí a sus amistades.

-Acéptelo, por favor;...

...hágalo por Eugenio.

-Si insiste.

Llaman a la puerta. Adelante.

-Buenas tardes. -Encantado, mucho gusto.

-Igualmente. -Y...

...gracias otra vez. -Gracias a usted.

Adiós.

Pasa.

¿Estás bien? -No.

(TRISTE) ¿Le he interrumpido en algo?

-No, no. Es el familiar del esposo de doña Blanca.

-¿Del asesinado? -Exacto.

Resulta que, al ser Blanca coejecutora del crimen,...

...pues la herencia del marido pasa a sus familiares y no a ella.

Y ellos están tan agradecidos, que me han dado una gratificación.

¿No es genial?

En este, mi primer caso, lo he cobrado dos veces.

¿A ti qué te pasa?

-Que he vivido la peor experiencia de toda mi vida.

(BELTRÁN RESOPLA POR EL FRÍO)

-Dios, qué frío hace.

Deberían ajusticiar a las personas a otra hora;...

...te levantas de madrugada, te entra el frío en el cuerpo...

...y ya no lo abandonas en todo el día.

-Pues yo no he podido dormir en toda la noche.

De hecho, he estado a punto de irme a Atocha y coger el primer tren.

-Que sepas, Bonilla, que hubieras faltado a tu obligación.

Y por partida doble, como policía y como víctima;...

...esa mujer intentó matarte.

Si no, ahora estaría pasando frío estando en tu entierro.

-No digo que lo prefiera, pero...

...matarla es una venganza, hombre.

Es un acto de venganza, no de justicia.

-Y dale, chaval, dale; estás atontado.

¿Qué quieres? Que la dejemos vivir, que siga matando,...

...que se cargue a sus compañeras de celda.

-¿Qué ganaría matando a sus compañeras de celda?

Mataba por dinero. -Es una forma de hablar, ¡cojones!

A los asesinos hay que darles matarile porque sí.

-Le aseguro que... -¡Vamos, Bonilla! El coche espera.

¡Vamos!

Debemos ir a ver cómo matan a esa mujer.

-¿Por qué? Estamos para buscar culpables,...

...no para matarlos. -Debe ver el odio...

...en los ojos de las personas que la miramos;...

...debe irse al otro mundo sabiendo el mal que ha hecho.

-¡Pero en mí no verá odio! -¡Intentó matarte!

Se ha cargado a otros hombres.

-Le diría que la quiero, si tuviese valor.

AMENAZANTE -Vamos, Bonilla.

Es una orden...

...y no te puedes negar.

Esa mujer te espera.

¡Tira!

¡Vamos! Venga, rápido.

-Llevo vagando sin rumbo desde que he salido del penal, señor.

-¿Y Beltrán? -Bah.

Estará buscándome, ese hijo de pu...

Pero me da igual.

-¿Sabes lo que necesitas? Una copa, ¿a que sí?

-Le pareceré un hombre débil, ¿a que sí?

-Todos lloramos alguna vez;...

...quizá menos de lo que deberíamos.

-Señor, cuando...

...cuando la sacaron,...

...cuando la sacaron y me miró,...

...me temblaban las piernas.

-Oye, no tienes por qué contarlo; si no necesitas hablar,...

...podemos estar aquí un rato, en silencio.

-Quiero contarlo.

¿Sabe por qué me miró?

Para pedirme perdón.

Me estaba pidiendo perdón, la pobrecita.

(LLORA)

Y yo la miré, y la perdoné.

-Eso está bien.

-No está bien, no.

No está bien.

Porque somos unos salvajes y unos asesinos,...

...porque la hemos matado.

-Tú no la has matado, Bonilla.

-No tuve valor, señor...

No tuve el valor de verla morir.

Cerré los ojos.

¡Ese hijo de...

...puta, me obligó a ir a verla, pero yo no...

...yo no la vi morir!

Yo no la vi morir.

-¿A que mi querido amigo, el señor Garriga,...

...va a decirme por quién apostará en el combate?

-Mire, señorita, usted habla de una actividad ilegal;...

...podría ser severamente castigada.

(RÍE) -Pues no me han castigado a mí veces...

...y aquí estoy. Es más,...

...hay algunos castigos que hasta me pueden gustar y todo.

-Y si hay dinero de por medio, más.

-Por supuesto. (NONO RÍE)

Apueste, entonces, por el mejor.

-Garriga, ese consejo me lo daría el limpiabotas.

Yo estoy hablando con el hombre que sabe de verdad...

...quién es el mejor. -Mira, saber tanto,...

...me ha costado muchos años,...

...¿de verdad piensas que se lo daré gratis...

...a cualquier jovencita ambiciosa?

-Yo no soy cualquier jovencita...

...y tampoco he dicho "gratis". -De acuerdo.

Mira, las mujeres guapas y atrevidas como tú,...

...tienen métodos de saber qué hombre está más en forma.

El que esté más en forma, ganará.

-¿No podría ser más concreto?

-Ya te he dicho demasiado.

Ponle un güisqui, ¿sí?

Y ahora, lárgate, que tengo trabajo.

(MARCA NÚMEROS EN EL TELÉFONO)

Hola, Frank. Sí, soy yo, Garriga.

Mira, tengo cerrada tu gira por Cuba.

Oh. ¿Cómo que para cuándo?

Para después de que ganes el combate y te proclamen....

...campeón, por supuesto. ¿Para cuándo va a ser? (RÍE)

¿Le puedo ayudar en algo, señor...? ¡Déjelo!

Déjelo, ya lo haré yo.

¿Qué desea?

-En primer lugar, no vengo en calidad de comisario.

Ah, ¿no?

Siéntese, por favor. -No, no, no, seré breve.

Bueno, disculpe si he sido un poco brusca.

-No, discúlpeme usted a mí; no debería haber tocado nada,...

...si antes pedir permiso. Olvidémoslo.

Y dígame, si no viene en calidad de comisario,...

...¿en calidad de qué viene?

-De emisario. Eso es, de emisario.

¿Me trae un mensaje? -Sí.

¿De quién?

-Lo... Lo que le voy a decir, seguro que le va a doler;...

...me gustaría evitarlo, pero...

Hable de una vez, comisario.

Y no se preocupe, sé encajar los golpes.

Si alguna denuncia contra mi establecimiento...

-No, por Dios, no se trata de denuncias, ni nada de eso.

Si estaba mirando la fotografía de sus padres,...

...es porque tengo noticias de ellos.

¿De mis padres?

(PIENSA) En cada rincón de esta ciudad,...

...se atesoran miles y miles de recuerdos.

Eso es lo que yo quisiera ser para ti:

Un recuerdo.

Aunque sea pequeño, pero que guardas con cariño...

...en el fondo de tu corazón.

Sé, quiero creerlo, necesito creerlo,...

...que, algún día, llegarás a sentir compasión...

...de un hombre que te quiere más que a nada en el mundo,...

...aunque quizá no supo demostrártelo,...

...porque fue débil y ciego,...

...porque fue cobarde.

Y quizá, entonces,...

...consiga que me perdones de verdad.

Mis padres llevan mucho tiempo muertos,...

...¿qué noticias puede tener de ellos?

-Hemos recibido un cable de la Policía italiana.

Se confirma que fue un accidente marítimo;...

...un barco pesquero sacó en sus redes...

...algunos objetos personales.

¿De mis padres?

¿Qué encontraron de ellos?

-Seguro, seguro, una pitillera.

Con una dedicatoria a Ramón Rivas.

¿Se acuerda usted de ese objeto?

Sí. Sí, se lo regalé yo.

-Bonilla, ya has bebido suficiente.

(EBRIO) -No lo sé.

-Si mañana no estás al 100%, Beltrán te hará trizas.

-A la mierda Beltrán.

-No tendrías que haber bebido tanto, coño.

Hoy ya has faltado a la disciplina al desaparecer;...

...Beltrán te lo hará pagar,...

...imagínate si llegas con resaca o borracho.

Es capaz de abrirte un expediente.

-Eso es. Eso ha dicho. Eso es lo que me gusta de usted, señor,...

...que se preocupa por nosotros, por lo que sentimos. ¡Claro que sí!

¿Sabe una cosa? Que usted es mi mejor amigo.

Es mi único amigo.

Usted, lo que tiene que hacer es volver a comisaría, hombre.

Es el mejor comisario...

...pues que he visto en mi vida.

-Tampoco has conocido tantos.

-Bah, da igual, la policía necesita...

...buena gente como usted, con buen corazón.

Si yo pudiera... -¿Y por qué no puedes, Bonilla?

-Porque ya no puedo.

-¿Qué has hecho?

-Pues he hecho una cosa mucho mejor que una mierda de solicitud...

...de readmisión de yo qué sé...

Mucho mejor.

-¿Qué has hecho, Bonilla?

(RÍE)

-Que ya no soy policía.

He renunciado: ni placa, ni pistola, ni nada.

-No puede ser. -Hombre, claro que puede ser.

¿Sabe qué pasa? Que yo no necesito dinero;...

...yo tengo mucho dinero para hacer lo que quiera...

...y le digo otra cosa más: Si yo me hice policía,...

...es para arrestar a los malos y ayudar a los buenos.

Y si no puedo hacer eso, pues a tomar por culo, ya no lo soy.

Quiero... Quiero ser su ayudante, comisario.

-Yo ya no soy comisario. -¡No, hombre, ya sabe...

...a qué me refiero! Mi jefe. Quiero que usted,...

...señor Héctor Perea,...

...sea mi jefe, Bonilla.

Eso es lo que yo quiero,...

...que los dos luchemos por la verdad, ¡con un par!

Como se hacen las cosas aquí.

Quiero... Quiero... Quiero...

...ser detective con usted, señor.

Vamos a formar un equipo...

...que se va a enterar todo Madrid.

¡Y toda España!

Mi madre ha salid prontísimo al mercado; supongo que estará...

...a punto de llegar... ¿Y eso?

¿Un nuevo caso y te han dado un adelanto?

Ay. -No.

La familia del marido de Blanca me dio una gratificación.

Sí. Yo no quería aceptarla, porque ellos no eran...

...mis clientes, pero dijeron que era de justicia...

...y yo no quise insistir.

Así que nos vendrá muy bien este extra.

(ASIENTE) -Mira, he hecho tres montoncitos.

Este es para la casa.

Este segundo es para los gastos del despacho.

Ajá. -Y este tercero, que es...

...el más pequeño y el que tiene los billetitos de uno...

(RESPIRA PROFUNDAMENTE) ...pues es para Bonilla.

Para compensar por lo bien que se ha portado.

¿Y por qué necesita Bonilla una recompensa?

Es policía y estaba haciendo su trabajo, ¿no?

-Ya, verás. Me ha hecho algunos favorcillos...

Y me ha pasado información policial a la que yo no podía tener acceso.

En fin, que conociendo a Beltrán,...

...el chico se ha jugado el cuello por mí.

Héctor, te conozco perfectamente...

...y sé que no me estás diciendo la verdad. Desembucha.

-Bonilla ha dejado el cuerpo.

¿Para qué? ¿Para ir adónde?

-No sé... Quiere lo que todos. Un poco de...

Quiere trabajar conmigo.

Contigo. -Sí.

Tengo que hacer unas gestiones, ¿vienes a almorzar?

-Le han traído este pasaje...

...de avión, señora. Gracias, Dionisio.

-¿Billetes de avión?

¿Adónde vas? A Italia.

-Coño. ¿Y cuándo te vas a Italia? ¿Y a qué?

La policía ha encontrado nuevos datos...

...sobre la desaparición de mis padres.

-¿Y cuándo te vas? Mañana.

Me tengo que ir mañana.

(PREOCUPADO) -"Mañana"...

Pues mañana no puedo acompañarte, Ana, porque tengo entrenamiento...

...y lo sabías, y... ¿Cuánto tiempo vas a estar allí?

Pues no lo sé, Alfonso;...

...me quedaré el tiempo que sea necesario.

-El tiempo que sea necesario para qué, Ana, a ver.

Pues Alfonso, para saber qué pasó realmente,...

...para salir de dudas.

No sé, quizá para estar cerca de ellos por última vez.

-Pensaba que todo eso estaba investigado, pero bueno, da igual.

Y bueno, claro, me olvido de que vengas al combate, ¿no?

Aún queda mucho para el combate.

-No queda tanto para el combate, pero ya veo que a ti te da igual.

O sea, que el negocio no da para uno, y ahora,...

...hay que repartirlo entre dos. -Todavía, no.

Le he dicho que se tome unos días hasta que...

Hasta que supere la mala racha.

¿Pero qué mala racha, Héctor?

¿No me has dicho siempre que Bonilla es rico?

¿O es que la mala racha no es económica?

¿Qué quiere, algo más?

-Quiere trabajar conmigo; ya te lo he dicho.

Se ha ofrecido a trabajar gratis.

Ah, ¿sí? ¿Gratis? Y entonces,...

...¿por qué le haces un montoncito?

-Oye, ¿tú desde cuándo te has vuelto tan interesada?

Desde que los dos hemos dejado nuestros sueldos...

...y nuestros trabajos y nos hemos establecido...

...por nuestra cuenta y riesgo.

-Está bien, tiene razón.

Volveré a hacer...

...otra vez las cuentas;...

...esto no sirve para nada.

Haré dos montoncitos, ¿de acuerdo?

Y todos contentos.

A ver, los de uno, fuera.

100 pesetas. 200...

200... Oye. Oye, que si...

Que si crees que Bonilla se lo ha ganado, pues...

Pues dale su parte. -Que no, mujer,...

...que tienes razón; hablo en serio.

Bonilla no necesita dinero;...

...ya cobrará en el próximo caso, ¿eh?

Bonilla no necesita dinero, no necesita dinero.

25, 50,...

...75, 100 pesetas.

125, 225 pesetas...

Me vas a perder.

425, 430...

Me estás perdiendo...

430...

Ya.

Te prometo que haré todo lo posible por llegar a tiempo.

-Sí. Y mientras, "ahí te quedas, Alfonso".

No sé qué coño os pasa a todos, que os empeñáis...

...en dejarme solo últimamente.

Mira, te estás haciendo el mártir.

-No, es verdad, Ana. Por un lado, Nono,...

...que, últimamente, parece que no soy ni su representado,...

...pero me da igual; no quiero ni su fama, ni su dinero.

Pero, tú, Ana... Lo que hago, lo hago por ti...

...y me muestras que a ti te da igual.

Eso es mentira, Alfonso;...

...te prometo que llegaré a tiempo.

Pero no puedes decir eso; podría darle perfectamente...

...la vuelta a tus palabras y decir que...

...sólo te interesa tu combate.

Y que lo demás, incluida mi felicidad,...

...te la trae al fresco. -Tu felicidad...

...debería depender de nuestro matrimonio, Ana.

Alfonso, de verdad, ¿no puedes entender lo mucho...

...que supuso para mí la desaparición de mis padres?

¿No puedes entender que no me lo saco de la cabeza?

Que no duermo. Necesito saber qué pasó;...

...si no olvidarlos, sí dejar que descansen en paz para siempre.

Y que me dejen descansar a mí también.

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

-Lo siento, Ana, tienes razón, tienes razón.

No sé qué me pasa con el combate que...

Que a la mierda el combate, Ana, lo importante es que estés bien.

Llegaré a tiempo; confía en mí.

-Da igual si no llegas. Venga.

No le digas a nadie para qué voy y adónde, ¿eh?

-Está bien.

Voy a coger unas cosas y me voy.

-¿Tienes prisa?

No. No, tengo que organizarme.

-¿Organizarte?

¿Qué se te ha metido en la cabeza, Teresa?

Que te conozco.

Pues sí. Sí, sí, me conoces muy bien.

Doña Adela se ha ofrecido...

...a que continúe con las clases.

-¿Tú no piensas que podíamos buscar la fórmula para seguir...

...con las clases? Yo sé que tú, ahora,...

...aquí tienes un trabajo muy duro, pero...

¿De veras cree que sería posible?

-Querer es poder.

Y tengo que darle una respuesta.

-Es una locura. Lo sé.

-Pero es una locura que merece la pena.

Mientras podamos... Si estás pensando en el dinero,...

...se ha ofrecido a no cobrarme ni una peseta.

-Mira tú qué maja, pero no estaba pensando en el dinero...

Cuando nazca nuestro hijo, vamos a necesitar que el día...

...tenga más de 24 horas... Bueno, todavía quedan meses.

Y por eso te hablaba de organizarme,...

...porque si ahora incluyo las clases en mi rutina,...

...a lo mejor, cuando nazca el niño, lo tendré todo asumido.

Y podré seguir yendo a clases con normalidad.

-Me gusta tu forma de ver las cosas;...

...no sólo no te agobias, sino que encaras más tareas...

...como si nada. Lo dicho: Me gusta.

Me gustas.

Mauricio. Hola, ¿qué tal?

¿Una visita profesional? Abel. Sí, que le han dado...

...un golpe en la cabeza. ¿Un golpe? ¿Cuándo?

Ayer, no, antes de ayer, por la noche.

¿Pero es muy grave? No, bueno, los puntos...

Es molesto, sobre todo. Ya.

¿Qué fue? ¿Un atraco o algo así?

No, se ve que estaba acompañando a Héctor; estaban investigando...

...un caso o algo así.

¿Abel haciendo de detective? Sí.

Parece mentira. Una anda metida en sus cosas y se aísla;...

...parece que a los demás no les pase nada. Y mira.

Pues sí. Hay que abrirse más y salir con la gente,...

...hablar más... Me lo repito cada día,...

...pero entre el trabajo y la casa,...

...al final, lo que te digo, que te acabas haciendo...

...una especie de caparazón. Claro.

Y Alfonso, ¿qué tal, cómo está?

Bien. Preocupado por el combate, pero bien.

¿Pero sigue con molestias? ¿Se queja de algo?

No, que yo sepa, no. Bien, perfecto.

Es cierto que está muy cansado y que los entrenamientos...

...le dejan exhausto; también ha llegado incluso a tener...

...dolores. ¿Te ha ido a ver? No, no, no.

Te lo preguntaba, porque como ha sido mi paciente;...

...me gusta hacer un seguimiento y, además, somos vecinos.

Ya, claro. ¿Vas a entrar? Sí, sí, sí.

Me gustaría interesarme por Abel. Claro. (TOCA EL TIMBRE)

Me gusta tener un marido tan comprensivo.

Otro temería que no le dedicara todo el tiempo a su hijo.

-Al contrario; creo que serás una madre ejemplar.

Sí, sobre todo, si me prestas ayuda.

-No sé por qué, pero me lo estaba esperando.

Entonces, ¿me vas a ayudar? -Claro.

(RESPIRA PROFUNDAMENTE)

-Ven.

Me he agobiado un poco por la mentira que me dijiste...

...al resolver el caso.

-Precisamente, lo hice para no agobiarte.

Me agobian mucho más las mentiras.

Prométeme que me lo vas a contar todo.

-Te lo prometo.

No te volveré a mentir jamás.

-Se encuentra bien, ¿verdad? Ajá. Perfectamente.

No te ha vuelto a molestar por la noche, ¿verdad?

-No, un poco, a veces, pero nada.

Muy bien.

Pasaré a verlo cada mañana, pero de todas maneras,...

...quiero que le mantengas...

...vigilado, ¿eh? -Claro.

-¡Marce! ¡Marce!

(LEE) "Animal acuático que se puede comer hombres."

Tiburón comehombres. -Marcelino, cóbrame, por favor.

-Marcelino... ¡Marcelino!

Cobra a Gervasio, que lleva media hora pidiéndotelo, hombre.

-Gervasio, pues dilo. Chico, dilo, que para eso tienes boca.

-¿Cuánto es, Marcelino? -Cinco.

Venga, gracias, con Dios.

Oye, te olvidas el periódico.

-Es igual, ya lo he leído.

-Muchas gracias; haré el crucigrama,...

...que el de este es más fácil. A ver, por detrás.

-Marcelino, de verdad, siempre...

...dejando cosas por medio. -¡Zoquetes!

-¿A quién estás llamando zoquete? ¿A tu padre?

-¿O a tu mujer?, que es peor.

-No, a ninguno de los dos, ¿voy a hacer yo eso?

O a los tres, si me incluyo a mí también.

Fijaos qué dice el periódico.

"Se forma una peña en apoyo al aspirante a campeón de España...

...de los pesos medios Frank Carrera", el que va...

...a combatir con Alfonso. -No me digas.

-¿Y qué pasa? ¿No pueden hacer una peña para Frank Carrera?

-Ahora lo entiendo: Frank Carrera preparó...

...su propia peña, porque tiene miedo de quitarle el título...

...al campeón; piensa que va a perder, por eso hace...

...esa publicidad. Alfonso se lo va a comer entero.

-En principio. -En principio, en el medio...

...y al final, Marcelino. -Bueno, padre, que en el boxeo,...

...tener a todo el mundo en contra es un lastre.

Tuviste que pasarlo fatal, cuando te dijeron lo que pasó.

-Me asusté. Pero menos que si no lo hubiera visto...

...entrar en casa por su propio pie.

Sí, el miedo viene más tarde, ¿verdad?

-Sí. Después, me puse a pensar qué es lo que le podría...

...haber pasado, si Abel no reacciona y desarma al asesino.

-Que Héctor y yo estaríamos criando malvas.

Y ahora no podríamos tener esta tertulia tan amena.

-No hables así ni en broma. -No seas tan dramática;...

...sólo es un chichón. -Pero no es como el sarampión.

O es que si te atacó un asesino, no te pueda volver a atacar.

Ahora estoy de acuerdo con Abel en lo del dramatismo.

Ha sido mala suerte; probablemente, en la vida se vuelva...

...a encontrar en una situación así.

-Ni que me entere yo. En la que sí que pensé mucho es...

...en la pobre Teresa, porque a Héctor le puede pasar...

...un día, sí y otro, también. Bueno, me tengo que marchar.

-¿Ya? ¿No te quedas? Ahora tomamos un café.

Me están esperando en los almacenes.

Bueno, si necesitáis cualquier cosa, sabéis dónde encontrarme.

-Muchas gracias. Muy bien.

-Gracias. Pues nada, no hay de qué.

Y felicidades. -"Felicidades", ¿por qué?

Bueno, se os ve más unidos que nunca.

En los tiempos que corren, es para felicitaros.

Hasta luego. -Hasta luego.

Adiós, Ana. -Adiós.

-Claro, cariño. Claro, tienes razón.

Ahora entiendo por qué nos llamabas zoquetes.

-Ah, sí, ¿por qué? -Pues porque se nos tenía...

...que haber ocurrido a nosotros primero la idea...

...de hacerle una peña a Alfonso, ¿verdad que sí?

-Pues claro que sí, hombre.

Alfonso es muy buen boxeador, es que tiene unos movimientos...

...de piernas, de brazos; es muy bueno, es campeón de España.

Pero es un poquito apocado.

-"Tímido", diría yo. -"Tímido", "apocado", no sé,...

...en cualquier caso, lo que está claro,...

...es que como vea al público en contra, Alfonso...

...se nos viene abajo y pierde el combate.

-Sí, señor, tienes razón, Marcelino.

-Ajá. ¿Y qué podemos hacer para montar una peña?

-Lo primero que hay que hacer es que haya gente...

...interesada en ser parte de la peña.

-Es fácil, porque Alfonso es casi del barrio...

...y todo el mundo se apuntará.

-Por supuesto, todo el mundo está orgulloso de tener...

...en el barrio a un campeón de España de boxeo.

-Desde luego. Pues nada, ya queda fundada, en este momento,...

...la Peña Pugilística Alfonso García.

Somos los miembros fundadores. -Eso, eso, qué bien, mira.

Y ahora, ¿qué? ¿Qué podemos hacer más?

-Bueno, creo que lo que tenemos que hacer...

...es una campaña de caza y captura de acólitos.

Así que, cuanto antes empecemos, antes acabamos.

-Pues ya sé yo con quién voy a hablar.

-Hombre, a mí se me está ocurriendo...

Elías, tú que tienes muy buena voz...

-No aguanto una sola excusa más, ¿tú te has visto cómo estás?

¿Te has mirado al espejo?

Lo último que cualquiera pensaría es que eres un campeón de España...

...de algo, Alfonso. Ni de mus.

-Mira, no sé lo que te contarían, Nono, pero entreno.

-Sí, a días, ¿no? Los días que te apetece, los días qué sé yo...

¿Los días que tienes tu medicación? El resto, ni apareces.

-Estoy entrenando duro y estoy cogiendo forma.

-No, por favor, no me hagas reír, hombre de Dios,...

...si no hay más que verte.

Que pareces un borracho, acabado, Alfonso, y no te queda tiempo, ¿sí?

Y no sólo es que Fran te va a ganar; es que te va a ganar...

...por knockout y te vamos a tener que sacar del puto ring...

...hecho filetes. (IRÓNICO) -Gracias por los ánimos.

-No, ni se te ocurra, ¡ni se te ocurra!...

...culparme a mí ahora, ¿eh?

-Te lo he dado todo, yo, no te olvides, fui yo...

...quien creo a Alfonso García de la nada; me he desvivido por ti.

Y no soy el que te ha empujado cuesta abajo.

-Ahora me has dejado solo. -No, eso es mentira.

Es mentira; tengo otras cosas que hacer.

Es verdad, soy un hombre de negocios,...

...pero siempre te he apoyado. -¿Y cómo me siento tan solo? Dime.

-Alfonso, ya no eres un niño, ¿sí?

Alfonsito, no puedo estar acunándote todo el día...

...y todos los días. -No te digo que me acunes.

Es que ya, ni siquiera, vas a los entrenamientos,...

...no me aconsejas... -Ah, ¿no?

¿Pues qué es esto que estoy haciendo ahora?

-Hundirme, no aconsejarme.

-Bueno, cualquier otro se lo tomaría como un consejo, ¿sí?

Y tampoco tengo la culpa de que te hundas por cualquier cosa;...

...hay luchadores que, cuanto más les abroncas, más mala leche sacan.

-Bien. ¿Qué quieres, que te demuestre cómo estás pasando de mí?

-A ver. -Bien, dime qué me tienes...

...preparado para después de este combate.

-Dependerá de si ganas o pierdes.

-No, perdona, tú antes siempre tenías cosas preparadas.

Un viaje a Londres, a Nueva York, gira, lo que sea...

Eso demuestra que ya, para ti, no hay un después.

Por motivos personales, tengo que salir de viaje...

...y lo peor es que no sé cuándo voy a poder volver.

Me gustaría que se hiciera cargo del despacho.

-Era una sorpresa, Carmen, la verdad, no debía saberlo.

-Si le habéis hecho una peña.

No te preocupes, Marce, que yo no le diré nada.

-Ana es una mujer moderna y tiene muchas responsabilidades;...

...es normal que viaje, ¿eh? ¿Es que te pone celoso eso?

-Que no, Nono, que se va de viaje y no sé cuándo vuelve.

Que no sé si voy a contar con su apoyo para el combate.

-La gran compañía de Estela del Val presenta la obra ganadora...

...del Premio Jardiel Poncela 1952:

"El diablo bajo la cama". Con dos fotografías tuyas,...

...una, aquí, y otra, ahí.

-Es una llamada urgente para el señor Garriga; se lo dejo aquí.

(ALFONSO IMITA A NONO) ¿Sí?

Frank Carrera.

Por ti, papá.

Por ti, Marta.

(LLORA) Mamá...

-Pamplinas, Estela, pamplinas.

Sólo se ve el simbolismo que uno quiere ver...

...¡y en España no se ve!...

En España, sólo se ve...

...los símbolos del glorioso Movimiento Nacional.

-Por desgracia, no es tonto, corazón;...

...tiene las espaldas bien cubiertas;...

...no le podrías acusar de nada.

-Sí, pero algo me podrás contar, ¿no?

-Sí, te cuento que mi sexto sentido...

...me avisa cuando joderán a los que tengo al lado.

-Bueno, hija, pero yo he venido para ayudarte;...

...cuando llegue la hora, te vas y me quedo aquí.

No, madre, debo hacerlo sola.

-Hija, lo importante es que no pierdas las clases.

Suspiro de Teresa.

Madre, lo que quiero decir es que yo me marqué un objetivo...

...y era adquirir una cultura y formarme...

...y no lo estoy cumpliendo.

-¿Te gustó compartir cartel conmigo?

-Me encantó, doña Estela.

Aunque no fue "compartir cartel"; yo tenía dos frases.

-Bueno, a lo mejor, eso puede tener una solución...

...en un futuro cercano.

-¿Está pensando en montar una obra nueva?

-Ya estoy formando compañía.

-¿Te encuentras bien?

¿Quieres un café?

(EBRIA) No...

Una copa, mejor... -Ajá.

  • T5 - Capítulo 110

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 110

08 feb 2010

Bonilla, asqueado tras haber sido obligado a presenciar la ejecución de la envenenadora, renuncia a seguir siendo policía. Alfonso vuelve a sentir dolores en el costado y acude al café a buscar remedio. Allí se encuentra con Nono y este le recomienda que entrene. Pero luego pronostica a Frank Carrera que él será el nuevo campeón de España. El negocio de Teresa va cada vez mejor. Doña Adela la visita porque piensa que Teresa tiene un gran potencial y desea que recupere sus clases. Ana está pasando malos momentos a causa de los recuerdos de su padre con motivo de la designación de un nuevo Empresario del Año. Beltrán da cuenta a Ana de que en Italia se ha producido un importante descubrimiento que la atañe. Ana ha decidido preparar el viaje a Venecia sin comunicárselo a Alfonso. Este, que se siente muy distanciado de su mujer y teme que no regrese a tiempo para el combate, descubre que Nono y Frank Carrera tienen contactos. Teresa se debate entre si debe o no aceptar la propuesta de Adela. Finalmente decide intentarlo al ver que Alfonso también hará frente a sus enemigos en el combate.

Histórico de emisiones:

08/02/2010

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 110" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 110"
[an error occurred while processing this directive] [an error occurred while processing this directive]

Los últimos 4.653 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Estamos en Facebook ...
[an error occurred while processing this directive]
Recomendaciones de usuarios
[an error occurred while processing this directive]