www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3101618
No recomendado para menores de 7 años Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 102 - ver ahora
Transcripción completa

-¡Marcelino, no te acerques al medallas, no, no!

¡No! -¡Huy, huy!

¿Qué ha pasao? Pero, Bueno... Pero, Don Evaristo...

Pero ¿quién ha puesto imanes en mi bandeja?

¿Quién me ha querido engañas? ¡Me han puesto más peso!

Espérese, que lo voy a soltar ahora mismo, ¿eh?

-Desde que se fue, ha hecho de su capa un sayo.

Entrando y saliendo a su antojo, cogiendo dinero de la caja...

...y haciendo lo que le ha venido en gana sin rendir cuentas a nadie.

-Y reaparece inesperadamente el auténtico propietario.

-Exacto. Y doña Blanca tiene que cuidar de un pobre inválido...

...que necesita atención las 24 horas.

(LEE) De todas formas no nos queda otro remedio...

...que confiar en el tratamiento y esperar que este malestar...

...que ahora tiene sea sólo pasajero.

Muchos besos para todos y, por favor, no dejes de escribir.

Leer noticias vuestras es para nosotros...

...como volver a estar en España. -Ese hombre me ha dicho...

...que le dijera a mi marido que devolviera lo que no es suyo...

...o que se atenga a las consecuencias.

¿Qué tengo que hacer? ¿Qué tengo que hacer?

¿Qué tengo que devolver? -Cálmese, tenemos que pensar...

...con claridad y averiguar quién es esa persona que le llama.

Si te quedas un tiempo en Madrid a lo mejor vuelves a ver...

...a Sole y a Juanito cuando vuelvan de Alemania.

-No ha estado bien.

¿El qué? ¿A qué te refieres?

-Me he alegrado de la desgracia de un hombre.

Y eso no está bien. He deseado que saliera mal parado.

Y eso es cruel y mezquino.

-Este no es asunto suyo, señor Perea.

Aléjese de esa mujer y no meta las narices en esto...

...o tendrá problemas, ¿queda claro?

-¿Quién es usted? ¿Con quién hablo?

-Esa mujer está casada con un ladrón...

...y debe pagar por ello.

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

Teléfono.

-Dígame.

-Doña Lourdes, soy Cayetana.

-Cayetana, ¿sabes qué hora es?

Qué susto me has dado, hija. -Le dijo a mi madre...

...que llamase cuanto antes y eso es lo que he hecho.

-Sí, tienes razón. Y me puse muy pesada, además.

-¿No se creía que había salido de Madrid?

-Eso no excusa, lo siento.

¿Dónde has estado? -En la sierra.

En un pueblecito. Por eso la llamo de madrugada.

Han tardado más de cinco horas en darnos la conferencia.

-No te preocupes. Es que me he enfadado un poco...

...por el susto. Una llamada a estas horas...

...sólo pueden ser malas noticias. -Tómese un vaso de agua si quiere.

La espero. -No, hija, no.

Te va a salir la conferencia por un ojo de la cara.

-Dígame entonces, ¿ha hablado con Mauricio de lo que comentamos?

-Mira, Cayetana, no me resulta agradable lo que te voy a decir.

No sigas por ese camino.

Ese es precisamente el modo de garantizar que Mauricio...

...no vuelva a ti. -¿Por qué? Si le habla...

...tal vez lo piense. No creo que sea...

...contraproducente como dice. -¿Cómo que no?

No sólo es impropio de una señorita.

Es que además es ilegal. -¿Ilegal?

¿De qué está usted hablando? Quizá mi hijo no ate cabos,...

...pero a mí no me puedes engañar. Dijiste que estabas dispuesta...

...a todo, a cualquier cosa. Y bien que lo estás demostrando.

-No entiendo, de verdad. -Deja ya de disimular.

Las dos sabemos que has escrito esos anónimos de tan mal gusto.

Da gracias de que no hemos avisado a la policía.

-¿Policía? ¿Anónimos?

Usted está soñando todavía. -Jamás lo habría pensado de ti.

Jamás. -Hable claro de una vez.

Por el amor de Dios, doña Lourdes. Me limité a salir de Madrid...

...para descansar unos días y aclarar mis ideas.

Creí que se lo había explicado. No entiendo.

-Basta ya, Cayetana, ¿eh? No soy tonta.

No le diré nada a mi hijo. Y siento mucho, muchísimo,...

...lo mal que lo estás pasando. Pero todo tiene un límite.

-¿Usted piensa que yo he enviado esos anónimos?

Eso es falso. Completamente falso.

-No voy a seguir con esta conversación de locos.

No mandes más, por favor. Te lo pido por mi hijo y por ti.

Te había cogido cariño y me duele mucho ver cómo pierdes...

...la dignidad. No vuelvas a llamar.

-¡Doña Lourdes!

¿Con quién hablabas, mamá? ¿Era una urgencia o...?

-No, hijo, nada, nada. Vuelve a la cama.

Preguntaban por un doctor, pero no eras tú.

¿Qué doctor? -Es que no he entendido muy bien.

Un tal Margallo, o algo así. Ni idea.

Es lo que tenéis las madres y las mujeres de los médicos.

Que os sacan de la cama a mitad de noche.

-Anda, anda, no dramatices. Y vete a la cama.

Aprovecha estas horas que te quedan de sueño.

¿Qué hora es? -Las 5:30 pasadas.

Las 5:30... -Hala, a descansar.

(SUSPIRA)

De comer, que preparen un estofado al vino tinto,...

...que me apetece. Supongo que tendrán que comprar...

...la carne. Y pase por el estanco, que no quedan cigarrillos.

Ah, y la tintorería. Hay un vestido mío...

...y dos trajes del señor. El resguardo está en la mesa...

...del recibidor. -Muy bien, como disponga la señora.

Gracias, Dionisio.

-Me marcho a entrenar.

¿Sin tomar nada? -He tomado café antes.

Sabes que me gusta entrenar con el estómago vacío.

Cada día te vas antes, cariño. Casi no nos vemos.

Y su encima no desayunamos juntos...

-Ana, voy a trabajar. Ir al gimnasio es como para ti...

...ir a la oficina, no sé. Nadie lo ha puesto en duda.

Lo único que quería decirte es que me gustaría...

...que nos viéramos más. -Ya.

Lo siento, Ana, es que últimamente tengo la sensación...

...de que la gente piensa que trabajo un día al año.

Y solamente dando hostias. No creo que piensen eso.

Y no digas palabrotas. La gente sabe que los títulos...

...no los regalan. -Todo lo contrario.

Cada gota de sangre del ring son horas de gimnasio. A eso voy.

Ánimo, campeón.

-Mucho "ánimo, campeón", pero nunca cumplo...

...tus expectativas, ¿eh? ¿Por qué dices eso?

Ni siquiera me he quejado. Lo que trataba de comentarte...

...es que me gustaría que saliéramos un día.

Un sábado o un domingo.

-Se aproxima uno de los combates más importantes de mi carrera.

Y sabes que cuando tengo entrenamientos fuertes...

...no tengo días libres. Ni sábado ni domingo. Nada.

Necesitas descansar.

-Discutir contigo no es la mejor maneta de descansar.

Si no quiero discutir.

-Este es el saquito de mayor calidad que tenemos en la tienda.

Además, trae una novedad. Fíjese. Tiene cremallera.

Cuando el niño ya no quepa usted lo abre y le sirve...

...de mantita para la cuna. ¿Qué le parece?

-Gran idea. -¿Ha visto?

-Me lo llevo. -¿Sí?

-¿Me lo envuelve, por favor? -Sí, véngase conmigo, por favor.

-Un saquito...

Hum... Fenomenal.

Pues en caja se lo van cobrando.

-¿Qué tal, Clementina? ¿Cómo va el día?

-Muy bien. Mire, acabo de vender uno de los saquitos nuevos.

Este será el producto de la temporada, ya lo verá.

-Deje que lo anote... -Por cierto, don Leonardo.

Que quería decirle una cosa. -¿Sí?

-Nunca le agradeceré lo suficiente que me cambiara de sección.

-Mi obligación es velar por los intereses de la empresa.

-De todos modos se lo agradezco muchísimo.

Ha sido un cambio como de la noche al día.

Vendo cosas que me gustan, estoy contenta...

Hemos salido ganando todos. -¿No le resulta duro?

-No. -Tiene que moverse más.

-Para nada. -Y tiene que coger peso.

-No, no se preocupe. -En Fumadores podía...

-De verdad, que estoy muy contenta. -Pero déjeme terminar alguna frase.

¿Eh? -Perdone.

-Sólo quería decirle que teniendo en cuenta su estado,...

...necesitará descansos. Cinco minutos a la media hora.

Diez cada hora. No sé. -Bueno, pues a lo mejor...

...no serán necesarios, pero se lo agradezco igualmente.

-Como quiera. Consúltelo con su médico.

Si necesita esas pausas, no tiene más que decírmelo.

Encontraremos la manera para que pueda hacerlas.

-Gracias. -Hasta luego.

-Hasta luego. Gracias.

-Ya lo tiene, señora. Buenos días.

Mira, se me ocurre una cosa. Invítame un día...

...a ver cómo entrenas y luego comemos la dieta que te tocara.

-Es que no hay manera. Mira que intento explicártelo...

...de la mejor manera y hacerlo de la mejor manera posible.

Pero siempre me pides algo a lo que te digo que no...

...para que yo quede como culpable. Siempre.

No pretendía eso, de verdad. Ha sido una idea espontánea.

-¿Idea espontánea?

Mira, Ana, no quiero discutir hoy, de verdad.

Así que ante tu idea espontánea te digo que no me apetece...

...que mis amigos babeantes del gimnasio vean a mi mujer.

Como quieras.

Pero, bueno, un día podrías explicarme algo de técnica o...

...de cómo es tu rival. (RÍE)

De técnica...

Sí.

-¿Y desde cuándo te interesa la técnica a ti?

No me interesa la técnica. Me interesas tú.

Timbre. Cualquier trabajo que hicieras...

...me interesaría. -Ya.

¿Qué quieres que te explique? ¿Eh? Pues lo que quieras.

-Buenos días, señorita. -Hola, Dionisio.

Están los señores, ¿verdad? No, no, no, ya voy yo.

Buenos días. Perdonad que venga sin avisar.

Es que venía a ver a Mauricio y he pasao a haceros una visita.

-Muy buenas, Rosa. Me alegro de verte, pero yo...

Lo siento, pero me marcho al gimnasio.

Así que...

Que os divirtáis. -Gracias. Suerte.

Hola, Rosa.

-¿Qué tal? Bien.

-Pero, Arnaldo, ¿qué pasa? -Tranquilo, Pelayo.

-¡Vamos, tira!

-No van a cambiar los malos tiempos, ¿eh, Pelayo?

-Ya lo veo. ¿Has visto a estos franelas grises...

...cómo han tratado a Arnaldo. Si el zapatero es una buena...

...persona. Es un cacho de pan. -Estaba en la zapatería...

...cuando han entrao. -¿Y de qué se le acusa?

-Por lo visto, escuchaba Radio España Independiente.

La Pirenaica.

Pelayo, que te has puesto malo.

No me extraña. Mira que llevárselo por eso...

-Estoy un poco mareao. Vamos al bar, Carmen.

-Sí.

-Llevas días sin llamarme, Ana.

Ya.

La verdad es que me daba un poco de vergüenza.

-¿Por la borrachera del otro día?

No sé cómo pude perder el control de esa manera.

No soy ninguna santurrona. Bebo de vez en cuando, pero...

Pero es que nunca me había pasado eso.

-Bueno, hay veces que no nos damos cuenta, pero el cuerpo...

...está muy sensible. Por dentro y por fuera, ¿eh?

Y te emborrachas con media copa. Bueno, tomaste más.

Perdona si te dije alguna inconveniencia.

No me acuerdo de nada.

Tienes la piel muy fina.

Estoy muy contenta de tenerte a mi lado.

Sabes que siempre puedes contar conmigo.

¿De verdad?

Somos amigas, ¿no?

Eso creía yo.

Hemos tenido nuestras diferencias, pero...

Pero todo tiene arreglo, ¿no? -Ana, si tuviéramos que pedir...

...perdón cada vez que nos emborrachamos,...

...sería un desastre. Además, no he venido aquí...

...a pedir perdón, sino a ver cómo estabas.

Teléfono. Gracias.

-Ana... (RÍE) Perdona.

¿Sí?

Muy bien, gracias. ¿Y usted, señor Garriga?

Pues no, no. Se ha ido al gimnasio.

¿Qué?

No, no, eso es imposible.

Que no, que no le creo. Seguro que es otra...

...de sus jugadas.

A ver, ¿qué quiere?

¿Quiere ver cómo le humillo y le pregunto adónde...

...como una mujer engañada? Muy bien.

Muy bien, si eso le hace feliz...

¿Adónde va mi marido cuando dice que va al gimnasio?

¿Que no lo sabe?

Es usted un mentiroso que sólo busca hacer daño.

-Pelayo, ¿no deberías ir a la comisaría a preguntar por él?

-¿Qué dices? ¿Te has vuelto loca? -He aprendido una cosa...

...en la cola de la cárcel. Lo peor que le puede pasar...

...a un preso es que la policía piense que no tiene a nadie...

...que se preocupa por él. Entonces está perdido.

Hay que demostrar que tiene familia y amigos.

-¿No ves que si voy a la comisaría lo mismo me meten...

...en la misma celda que a él? -¿Qué dices?

Puedes decir que es una obligación tuya saber qué ha hecho un vecino.

Eres el alcalde del barrio, hombre.

-Visto así...

Pues sí, tienes razón. -Pues claro que tengo razón.

-Me puedo presentar y decirles: "¡Explíquenme...

...por que han detenido al zapatero!

¡Es un trabajador que lo hace de sol a sol!

¡Yo soy la autoridad, leche! ¡Y quiero que me lo expliquen!

-Pelayo, yo creo que deberías ir con menos humos.

-¿Crees que se enfurruñarán estos solapas si les hablo así?

-Un poco sí.

-Está bien. Me llevaré al morlaco hasta los medios...

...y lo torearé con la muleta en la mano izquierda.

-Pero ten mucho cuidao. -Me acercaré a los pitones...

...lo justo y reglamentario. -Ánimo.

-Está bien. Vamos, Pelayo, al toro, que es un chivo.

(SUSPIRA)

(SUSPIRA)

Según Nono, Alfonso no ha ido al gimnasio hoy.

Ni hoy ni ayer...

Hace unos cuantos días que no va.

-¿Y te lo dice ahora?

Dice que él también se enteró hoy.

Que tampoco sabe dónde puede pasar los días.

-A lo mejor ha cambiado de gimnasio y no te ha dicho nada.

No sería extraño. Últimamente no me cuenta nada.

Pero es que no sólo es el gimnasio, Rosa.

Es que allí le espera su entrenador. Su sparring.

Me habrían enterado. -No le condenes todavía.

Deja que se explique, ¿eh?

Y, Ana...

No estás sola.

Puedes contar conmigo para lo que quieras.

Es que es un extraño para mí.

Un completo extraño.

-Buenos días. Ah, hola, comisario, buenos días.

Había una luna de la que descubren amantes por los rincones.

Hum...

-Hace tiempo que ya no soy comisario.

¿Y qué? -Acaba de llamarme comisario...

...al saludarme. ¿Hace mucho?

-Quince segundos. (RÍEN)

Siéntese, siéntese.

Voy a intentar descansar un ratito. -No quería interrumpirle.

Debe de ser muy difícil conseguir ese grado...

...de concentración. Por no hablar de la inspiración,...

...claro. Sí.

Los escritores tenemos días buenos y días malos.

Rectifico.

Los escritores que se lo pueden permitir.

Para los que trabajamos de encargo...

...la inspiración es un lujo. si llega, bienvenida;...

...pero que te pille trabajando. -¿Y funciona?

Hasta ahora he entregado siempre a tiempo.

Y a mi editor parece que le gusta lo que lee.

-Me alegro. (RÍE)

Sabía que se había pasado al sector privado.

Le he llamado comisario por costumbre. ¿Cómo le va?

-Por ahora, bien, no me puedo quejar.

Por lo menos tengo un caso. Ah, ¿interesante?

-Probablemente. Complejo es, desde luego.

Cuando lo termine, se lo contaré, por si le sirviera...

...para una novela. Lo escucharé con mucho gusto.

A ver si voy a tener que pagarle una comisión...

(RÍE)

-Alfonso...

Alfonso, ¿ya no saludas?

Alfonso...

¿Qué pasa, campeón?

-Hola, Héctor, ¿qué haces por aquí?

-Tampoco es tan raro, ¿no?

Lo extraño es verte a ti por aquí.

Pensaba que entrenabas a todas horas.

-Sí, hum... Voy... voy a entrenar ahora.

-Hace fresquito, ¿eh?

Pero todavía se puede pasear. ¿Fresquito? Hace un frío...

...de mil demonios. -Qué exagerado es.

¿Cómo puede ser un hijo mío alguien tan friolero?

¿Estás segura de que no fuiste a esquiar estando embarazada de mí?

-¿Eso lo explicaría? Que no, mujer, que es broma.

Pero ¿fuiste a esquiar? -Huy, bobo.

(RÍEN)

(BOSTEZA) Ese bostezo es por la llamada...

...que recibimos de madrugada. -Sí, la verdad es que me despertó.

Pero ya había dormido lo suficiente.

A ti te costaría coger el sueño.

Por eso no habrás descansado. A ver si me puedo echar...

...una siestecita. -¿Quién te lo impide?

Todos los médicos se retrasan. Por un día...

No soy capaz ni de eso. Estoy pensando poner...

...un aparato en mi mesilla de noche y así no te tienes...

...que levantar. -No hablemos de eso.

¿Por qué? -Ya descansaré cuando me muera.

Ay, no digas tonterías.

-No se preocupe, doña Mercedes. Ya le aviso cuando llegue...

...el género nuevo. Hasta luego.

Marifé, no te vas a creer lo que me ha pasao.

-Oye, a mí no me des sustos, ¿eh? -¿Susto?

Susto el que me he llevao cuando veo venir a Leonardo...

...muy serio. -¿No te habrá preguntado...

...por las ventas? -Sí, pero eso de pasada.

Me ha dicho que puedo coger un régimen de trabajo...

...más descansado. -¿En serio?

-Puedo descansar cinco minutos cada media hora.

-Huy, a ver si le hemos juzgado mal al hombre.

-Sí, porque le cogí una manía cuando estábamos en Fumadores...

Y al final el pobre se ha preocupado...

...por mis piernas hinchadas. -Es muy educado.

-Muy educado y muy tímido. Tanto que me parece hasta tierno.

Vamos, que a mí me gusta hablar con él.

-¿Hablar? -Sí.

-¿No será que te gusta a secas? -¿Qué dices? ¿Estás loca?

¿Cómo me va a gustar algo tan... tan feo?

-¿Desde cuándo es importante la belleza en un hombre?

¿Eh? Si te gusta que te gusta de verdad,...

...a por él. -¿Te crees que estoy a la caza...

...desesperada de un hombre? Anda ya.

Voy a descansar un rato. (RÍE)

(SUSPIRA)

-¿Cómo está usted, joven? -Bien, gracias.

Ah, ah...

¿Le duele la mano? -No.

¿Qué tal? ¿Cómo está?

-Doctor... Parece que sí que le duele, ¿no?

¿Se ha hecho daño? ¿Ha apoyado mal?

-No es nada. Entonces puede ser más peligroso.

Eso significa que puede ser reuma o artritis.

Y eso, en alguien de su edad... -No, me explico...

El otro día me enfadé en comisaría y di un golpe en la mesa.

¿Y por qué no se viene con nosotros y le hacemos unas placas?

-No sea exagerado, hombre. Es un simple golpecillo.

Si cada vez que un policía que se dé un golpe...

...tiene que ir al médico, pues... Policía o civil,...

...si no se lo cuida tendremos que inmovilizarlo y será peor.

-Ah. Pues voy con usted. Serán cinco minutos.

-De paso, tomamos café. -Muy amable.

¿Vamos? -Vamos.

-Gracias.

-Según parece, le ha denunciado un vecino.

-Qué mala es la gente.

-Si me llego a echar a la cara a ese malasangre,...

...es que le como las asaduras. -¿Y en el escrito ese...

...venía el nombre del desgraciao? -Se dice sumario, Marcelino.

-En el sumario. ¿Venía algún nombre?

-Claro que no. Los solapas siempre protegen a sus chivatos.

-¿No van a buscar más pruebas? ¿Les vale con lo que les digan...

...los denunciantes con tal de que sea malo?

-Parece que sí. En España se presentan...

...todos los días cientos de denuncias de envidias.

Si se tratara de un robo, harían una investigación.

Si denuncias a una vecina porque dices que las has oído...

...pronunciar en nombre de Franco en vano,...

...eso se lo creen a pies juntillas.

-Ya. De todas formas una cosa que sí que es cierta,...

...aquí, entre nosotros, es que era un comentario...

...generalizao que Arnaldo escuchaba mucho Radio Pirenaica.

-¿Y eso es motivo para meterlo en la cárcel y arruinarle la vida?

-Que no he dicho eso, por el amor de Dios.

Faltaría más. -Escuchaba la Pirenaica,...

...demás de por razones políticas, por otras rezones.

-¿Ah, sí? ¿Cuáles?

-Arnaldo tiene un hijo. Es un poco más joven que vosotros.

Se marchó de España porque le acusaron...

...de pertenecer al Partido Comunista.

Entonces su padre sintoniza Radio Pirenaica...

...para ver si puede encontrar alguna noticia sobre su hijo.

-¿Tan importante es el muchacho? -El muchacho es normal.

-Lo que sucede es que Radio Pirenaica...

...emite señales y mensajes camufladamente...

...para los familiares de aquellas personas...

...que se han tenido que marchar del país.

Buena gente que si estuvieran aquí la gandaya fascista esta...

...que nos gobierna los habría metido en la cárcel.

-Ya podría haber un terremoto que tú terminabas la frase...

...y apuntabas esa idea en tu libreta...

...para la novela de mañana. ¿Se te ocurre algún sinónimo...

...para concentrarse? Rápido. Luego hablamos, ¿eh?

-Eh, eh...

¿Encontrarse?

No, no en ese sentido. En el sentido de pensar mucho.

¿Se te ocurre alguno? -Ensimismarse, ¿no?

Anda, coño, claro. (RÍE)

Ensimismarse.

Ya no sé dónde tengo la cabeza.

¿Has quedado con alguien? -No exactamente.

He venido a recoger un encargo a una librería de viejo...

...que hay aquí al lado y se me ocurrió pasar...

...por si estabas descansando. ¿Qué librería?

-Atanasio González. ¿No la conoces?

Pues un día te llevo. Tienen de todo.

Y si no encuentras lo que buscas, lo piden y lo traen en unos días.

¿Tiene trastienda? -¿Libros prohibidos?

Pues no lo sé. Eso lo tendrás que preguntar tú...

...con tu don de gentes. Yo no me puedo arriesgar.

Soy profesora. Me gusta que hayas venido.

¿No estás enfadado por lo de Abel? ¿Por la bronca que me dio...

...por intentar escuchar Radio Pirenaica?

-Quería disculparme en su nombre. Es un exagerado.

Sólo quiere proteger a su familia.

Parece increíble, pero es peligroso...

...escuchar esta emisora. Más de uno y más de dos...

...pagan condena por eso. No quiere que sufras por nada.

Y menos por un recalcitrante como yo.

-Es un poco carca, como dices tú. Lo sabíamos de siempre, ¿no?

-Sí, sí.

Eres tú la que ha cambiado.

Para bien, quiero decir.

-De todas formas, el pobre Arnaldo,...

...¿a quién le iba a hacer daño? -Ya, bueno, Marce, cariño, ya.

-Y a usted, suegro, como alcalde del barrio,...

...¿qué le han dicho? -Sí ,eso.

¿Le van a tener ahí mucho tiempo? -¿Le van a juzgar o encarcelar?

-No le estarán dando ninguna paliza, ¿verdad?

-Cuéntenos algo, no se haga de rogar.

-¿Queréis saber lo que le han dicho al alcalde del barrio?

-Eso. -Pues que me vaya a tomar...

...por donde amargan los pepinos.

-¿Eh?

-Que me van a dar brillo al cerillo, Marcelino.

-Coño, empiece por ahí. -Me lo han dicho los solapas...

...que estaban en la comisaría. Con Beltrán al frente.

-¿Beltrán al frente? Pero vamos a ver,...

...¿Beltrán no está metido en la Político-social?

-Pregúntale a Héctor. Pregúntale cómo es Beltrán...

...y verás qué te dice. -Sí, que lo conoce...

...como si le hubiera parido. -Joder...

Pues sí que estamos buenos.

(RÍE) ¿De qué te ríes con tanta picardía?

-Ayer estuve escuchando Radio España Independiente.

La Pirenaica. No.

-Sí. Mi burguesita...

...se está radicalizando. (RÍEN)

Mira, no te voy a decir que no escuches esa emisora.

Sería ponerme a la altura de ellos. Pero sí te advierto...

...que es peligrosa. -No me importa.

No tienen derecho a decidir qué puede escuchar la gente...

...y qué no. De acuerdo, de acuerdo, Pasionaria.

Puedes escuchar lo que quieras.

Lo que no me gusta es que creas o dejes de creer en una causa...

...simplemente porque es la mía. Tienes que pensar por ti misma.

-Claro, si yo... Déjame terminar.

Piensa, decide lo que quieres creer.

Entrégate a una causa, si es lo que quieres.

Pero que sea la tuya. Así, si algún día...

...estamos en el mismo bando, podré estar seguro...

...de que tengo una camarada.

Está bien, ya lo leeré con detenimiento.

-Tiendecitas como Novedades las hay a cientos.

No tiene nada especial.

Su mercancía se inclina más a los complementos...

...que hacia la confección. Y, bueno, tiene prendas...

...de buen gusto, que estoy seguro que la dueña...

...ha arreglado para darles un toque personal, exclusivo.

¿Ella misma arregla las prendas? ¿cose, borda y todo eso?

-Sí, estoy seguro. Adquiere esas prendas...

...porque ve en ellas la posibilidad...

...de aparentar exclusividad dándoles un toque o dos.

Muy ingenioso. -Lo es.

Todavía no tiene una clientela establecida y no creo que llegue...

...a tener nunca una abundante. Al menos no en este barrio.

¿De modo que no es una tienda barata para gente sin posibles?

-No, tiene aire agradable, a pesar de que no vende...

...productos caros. Lo que vende vale el precio que pide.

¿Buena relación calidad-precio? -Perdón, no sabía que dominaba...

...es concepto. Aún es muy poco conocido aquí.

Sólo hablan de ello los americanos. Y los ingleses.

Me he formado allí. -Perdón, claro.

Bueno, la relación calidad-precio es inmejorable.

También cabe destacar que es un negocio estrictamente...

...familiar. Lo lleva personalmente la dueña ayudada ocasionalmente...

...por su madre. No será una competencia...

...seria para nuestros almacenes. ¿Podría llegar a ser rentable?

-Hombre, con mucho trabajo, sí. No para hacerse rico,...

...pero sí para poder vivir del negocio e incluso...

...para hacerse un nombre dentro del panorama madrileño.

A costa de un esfuerzo gigantesco, claro.

¿Pudo hablar con la dueña? -Sí, estuvimos un rato charlando.

¿Está contenta?

Quiero decir, ¿se ve que confía en su negocio?

-Sí, es una chica realmente agradable y con ánimo.

Creo que no la cogí en el mejor de los momentos.

Me pareció entender entre líneas que tenía miedo...

...de haberse equivocado por invertir todo su dinero...

...en esa tienda. ¿La cree usted capacitada?

-Sí, se desprende de mi informe. Tiene don de gentes...

Teléfono. ...y transmite honestidad.

Perdone.

¿Sí?

¿Qué?

No, no, no, no. Carmen, Carmen...

¿Es muy grave? Dígame la verdad, por favor.

¿Qué ha sido? Con la moto, ¿verdad? Ay, Dios, si es que lo sabía.

Ahora mismo voy para allá. Disculpe, tengo que salir.

Mi marido ha tenido un accidente. -Lo siento muchísimo.

¿Quiere que la acompañe? No, gracias.

-Dios mío... -Tranquila, señora.

Mamá, tranquila. ¿Estás bien? -Sí.

No te preocupes. ¿Esto qué es? -La cerradura no está forzada.

Quien ha entrado tiene llave. -No, por favor.

-No, a lo mejor me he precipitado en mis conclusiones.

Esa cerradura es muy simple. Cualquiera con un poquito...

...de maña la abre en un minuto. Lo siento.

No, no, no te preocupes, madre, no te preocupes, esto...

Ya verás como no tiene ninguna importancia.

-¿Es la primera vez que ocurre? ¿Han recibido más amenazas?

Pues sí, la verdad que sí que hemos recibido más.

-¿Tantas son? Sí, mamá. No quería preocuparte.

-Cuidao, madre.

-No seas crío. Ya sabía yo que esto de la moto...

...nos iba a traer disgustos.

-Cuidao, que escuece, hombre. -¿No vas a aguantar el alcohol?

Aguantas todos los mamporros que te dan cuando boxeas.

-Es distinto. -Ya. O se aguanta o no se aguanta.

-El ring tiene un montón de gente mirando, madre.

Y luego lo que dicen por la radio y lo que puede salir en la prensa.

-¿Aguantas pa no parecer cobardica? -Uno se sube arriba pa demostrar...

...lo hombre que es. Arriba no se siente nada.

-Ya, ni sientes ni padeces. -Pues eso.

Uno se sube ahí a ganar. Y a dar todas las hostias...

...que haga falta. Y luego a defenderse...

...si hace falta también. -Siempre has sido un quejica, hijo.

-Ya.

¿Se acuerda cuando era niño, que no podía dormir de los dolores?

(RÍE) -Es que padecías mucho de oídos.

-Bueno...

-Esto ya está.

-Doctor, yo creo que si piensa un poco...

Sé quién ha sido. -Muy bien.

-¿Tú lo sabías? Pobre muchacha...

-¿Muchacha? No, no le haga caso a mi madre.

Está en estado de shock. Esto no lo ha hecho...

...ninguna muchacha. Es el marido de una paciente...

...a la que no le diagnostiqué a tiempo un cáncer y murió.

Y el marido acabó trastornado. -Bueno, no se preocupen.

Vamos a identificarlo cuanto antes. Lo primero que tienen que hacer...

...es cambiar la cerradura. -Voy a llamar al cerrajero.

-Muy bien.

¿Ese hombre es peligroso? No, no, no. Es inofensivo.

-Si le dijese la cantidad de inofensivos...

...que hay en la cárcel... Tiene que denunciar.

Que no. Lo que le pasa a ese hombre es humano.

El lógico. Hay que dejarle tiempo para que llore su pérdida.

-Puede ser peligroso. No quiero seguir hablando.

No voy a denunciar.

-Como usted quiera.

-Estoy muy preocupada por ti, hijo.

-¿Por qué? Si va todo muy bien, madre.

Con esto de la moto no se preocupe.

Fue un señor, que se metió en la carretera y...

-Alfonso, no estoy hablando del accidente de moto.

-Bueno...

-Es que has cambiado mucho.

No te veo feliz. Es como si tuvieras algo...

...por dentro que te estuviera royendo.

Me gustaría que tuvieses confianza en mí y me lo contaras.

Puerta.

Cariño... -Hola, Ana.

Hola, Carmen.

Cariño, ¿qué te ha pasado? -Nada, hombre, estoy bien.

-Han sido sólo unos rasguños y... y un montón de golpes.

¿Por qué no me has llamado al momento?

-No hacía falta que vinieras, que salieras del trabajo...

...por unos rasguños. Déjame que te vea.

¿Cómo me voy a quedar en el trabajo pasándote lo que te ha pasado?

-Bueno, me voy, que aquí no hago na.

¿No cree que habría que llevarle al médico?

-Pues sí, pero pregúntale a él.

Gracias, Carmen. -De nada, Ana.

Cuídate. -Gracias.

-Adiós. Adiós.

-Ya has oído a mi madre. Yo no voy al médico.

-Padre, no me haga tonterías. Si le ha tocao, le ha tocao.

Yo tampoco elegí ser del Atleti. -Calla.

-Quieto, parao, quieto parao. ¿Dónde me va usted?

-Buenas tardes. -Hola, señor Bonilla.

Me viene como anillo al dedo. ¿Hace el favor de entregar...

...esta misiva a...? -Esta cartita no la va a entregar.

¿Por qué? Porque nos aprecia. Vamos a dejarnos de tonterías.

-¿De qué misiva me hablan? -Esta es una carta en la que yo...

...pongo y cuento mi dimisión... -No cuenta ni dimite ni leches.

Chochea. Porque mi padre pinta canas y empieza a chochear.

-Cállate. Mire, está cerrada y no la puedo abrir.

Pero le cuento con pelos y señales...

-No va a contar. -¡No le haga ni caso!

-¡Bueno, callaos ya!

-Joder, Bonilla, cuando usted quiere...

...tiene autoridad. Callaos nos quedamos.

-Pero qué esclavo egipcio eres, Marcelino.

-¿Me escuchan? Muy bien.

¿De qué quiere dimitir, Pelayo? ¿De alcalde del barrio?

-¿Qué tonterías dice, Bonilla? ¿Cómo va a dimitir de alcalde...

...del barrio? ¿Estamos locos? -¡Sí, señor!

¡Quiero dimitir de alcalde del barrio!

Ha acertao usted. -Lo siento, pero eso es inútil.

-A ver si nos ponemos de acuerdo y nos entendemos.

¿Quiere decir que esta carta es inútil o que yo soy un inútil?

-Cállese, por sus nietas. -A lo mejor me he expresado mal.

Le pido perdón, Pelayo. Quiero decir que la carta...

...que ha escrito es inútil porque lo que yo le traigo aquí...

...es un oficio en el que le cesan como alcalde del barrio.

-Toma, Perico. -¿Que me cesan como alcalde...

...del barrio? ¡Y un carajón pinchao en un palo!

-Vamos a ver. ¿Usted se está volviendo loco?

¡Si le cesan, le cesan! Ya no es alcalde.

Problema arreglao. -¡Esto es una afrenta a mi honor!

Una cosa es que yo dimita y otra que me dimitan.

Es una cosa muy diferente. ¿Quién es el pernales...

...que pone en solfa la labor que hace durante años...

...Pelayo Gómez Toledo, el mejor alcalde de vecindario...

...que ha tenido Madrid desde sus pobladores?

¿Eh? ¡Paso a la autoridad!

-Yo no entiendo na.

-No se preocupe, Bonilla, de la plaza no pasa.

Dará un par de coces y volverá pa casa.

(SUSPIRA) -Según tu hermano, dice que un señor...

...se le cruzó sin mirar. ¿Por qué dice según mi hermano?

¿Es que no le cree? -Es mi hijo, pero...

¿Pero? ¿Pero qué? -Últimamente veo muy raro...

...a Alfonso. Está todo el día ensimismao.

¿Quién te dice que no iba en la moto pensando en sus cosas...

...y catapún? Uh...

-Hola. Ya me he enterado. Dicen que no ha sido nada, ¿verdad?

-Sí. No te preocupes, que se ha quedao en un susto.

-Menos mal. Pues sí.

Pero mi madre está muy preocupada por Alfonso.

Dice que lo nota raro. -Además, le he preguntao...

...qué le pasa. Pero nada, no suelta prenda.

Creo que ni siquiera Ana lo sabe. -A mí no me da buena espina.

-A mí me parece muy raro, Héctor. A mí me gustaría...

...ver si le podíais ayudar. Claro, por supuesto que sí.

-A ver si podríais hablar con él. Sobre todo tú, Héctor.

A lo mejor, de hombre a hombre se sincera más.

Eres su cuñao y, además, os lleváis muy bien.

-Está usted muy preocupada, ¿no?

-Muy bien, hablaré con él. Ojalá tenga usted razón.

Desde luego, llevarnos bien, nos llevamos.

-Muchas gracias, Héctor. -No hay de qué.

-Bueno, y, ahora, a comer. Sí.

¿Qué está pasando, Alfonso?

He soportado a duras penas ver como...

Como la distancia entre nosotros se agrandaba.

Pero no puedo soportar que me mientas.

-No, no me hagas esto. NO, no lo agraves, Alfonso.

He vivido desde que nací en una familia llena de engaños.

Y no lo aguanto más.

-Dame tiempo, Ana.

¿No comprendes que si no hay sinceridad entre nosotros...

...nuestro matrimonio no puede sobrevivir?

Sobrevivir con amor, claro.

Con hipocresía muchos duran, sí.

¿Eso es lo que quieres? -No.

Yo quiero que seamos sinceros el uno con el otro y...

Y que estemos bien, Ana, pero...

¿Qué haces cuando me dices que vas a entrenar?

-Necesito tiempo para esto. En su tiempo de verdad...

¡Ahora, Alfonso!

Si quieres que nuestro matrimonio siga, si crees que todavía...

...tenemos alguna posibilidad de ser felices juntos,...

...tienes que ser sincero ahora.

-Que tengo miedo, Ana.

¿Miedo a qué?

-Tengo miedo a...

A que lo nuestro se acabe.

Que todo esto se acabe para siempre, tengo...

Tengo miedo de verdad, Ana, tengo pánico.

Tengo pánico al fracaso y tengo pánico a perder el combate.

-Pues sí.

Y el Arnaldo. Salvador, tenía usted que ver...

...cómo se lo llevaron p'alante. He visto cómo se llevaban a otros.

-Ya. Pero es que en este caso, simplemente por escuchar...

...Radio Pirenaica. ¿Simplemente?

Eso demuestra el miedo que les da.

Esta radio emite libertad. Y la libertad les da pánico...

...en cualquiera de sus formas. -Ya, pero es que no la escuchaba.

Bueno, que igual también sí. Por asuntos de política, si no...

Si no por saber si su hijo está bien.

¿Exiliado? -Se tuvo que ir de aquí,...

...pero cagando leches. Mucha gente con familiares...

...exiliados escucha la Pirenaica para eso.

El locutor lee mensajes personales redactados de tal forma...

...que cuanta cómo les va a los que están en el extranjero...

...sin comprometer a los que estamos dentro.

-Usted sabe mucho de esto, ¿verdad?

Por desgracia, Marcelino.

A veces se te pone un nudo en la garganta.

Gente que no ha tenido noticias de los suyos...

...desde el final de la guerra. Gente que cuando acabó...

...la guerra aquí, se fue a luchar por Europa.

A seguir dando la cara contra el fascismo...

...y por la libertad y la justicia.

-La de cosas que ha vivido usted en la cárcel, ¿verdad?

Perdón, no quería mentar la cárcel. No pasa nada.

No me importa recordar. Al contrario,...

...para mí es bueno que no se me vayan de la cabeza...

...muchas de las personas y casos que conocí en la cárcel.

Algunos todavía están dentro.

-Y otros muchos ya no están en ningún lao, ¿verdad?

Sí, Marcelino,...

...vi de todo en la cárcel.

Más que otros.

Porque ayudaba a redactar cartas a los analfabetos.

Quisieran o no tenían que contarme sus vidas.

Y a mí no me costaba nada escribírselas...

...y leerles las que les llegaban. Bueno, algún disgustillo,...

...pero nada. Y, sin embargo,...

...a ellos les proporcionaba un momento de felicidad...

...entre tanto sufrimiento.

(SUSPIRA) Vamos.

-Joder, Salvador, es usted una caja de sorpresas.

-Me siento un cobarde, Ana, y...

Y me siento sucio.

Y tengo miedo a... a defraudar...

...a la gente que me quiere. Tengo miedo a defraudarte a ti.

Y a defraudar a mi madre y...

Y a defraudar a Teresa.

Y por eso te miento cuando te digo que voy a entrenar,...

...porque cojo la moto y...

Y la pongo a toda máquina hasta donde me lleve y...

Lo único que quiero es huir.

(LLORA) Tendía que habérmelo dicho, cariño.

Y lo hubiéramos encarado juntos.

Pero no sirve de nada huir.

Tienes dos posibilidades.

O te preparas bien para ese combate y luchas,...

...o dejas ahora mismo el boxeo.

-No, no, no puedo.

No puedo para el combate. Tengo que luchar aunque pierda.

No. No vas a luchar para perder. Eso no lo voy a permitir.

Si quieres presentarte a ese combate...

...te vas a ir bien preparado y a por la victoria.

¿Sí?

-Sí.

Voy a luchar, Ana, para ti.

Voy a luchar y a entrenar como un loco.

Por ti, porque te quiero.

Y yo a ti.

(LLORAN)

-Te quiero.

-No acabo de estar seguro de si mi clienta...

...dice la verdad o no es más que una mujer...

...que se deja llevar por sus fantasías.

Cuéntame algo del caso.

Me tienes intrigada. -Era lo que estaba intentando...

...contarte anoche cuando empezaste a roncar.

-Es más duro de lo que pensaba, pero...

Tengo la espalda molida de cargar cajas.

-Es normal al principio, pero verás como poco a poco...

...el cuerpo se te acostumbra. Pues no ha quedado tan mal, ¿no?

-No ha quedado ni rastro. En fin...

Al final sólo era un pobre viudo. ¿Qué le vamos a hacer?

-Sólo sé que existen tres posibilidades:

una, que mienta y esté compinchada con el marido...

...para quedarse con el botín; dos, que diga la verdad...

...y el supuesto marido sea un estafador;...

...o, tres, que mienta y quiera matarlo para quedarse con todo.

-¿Ves como no hace tanto frío? Por eso insistí...

...para que saliéramos a dar una vuelta.

(TOSE)

-Ya sé que quieres que te quiten los vendajes.

Pero has de tener un poco más de paciencia.

Los médicos dicen que mejoras muy rápido, así que queda poquito.

-Decirte que tuvieras cuidao en el mercao.

No todo el mundo es de fiar allí entro.

-¿Por qué lo dices? -La última vez que hablamos...

...te vi tan... tan desesperada. -Sólo me quería desahogar.

No incomodarla. No entiendo cómo se puso así.

-Ya lo sé, hija, si no fue por eso. Es que hubo una serie...

...de casualidades. -¿Cuándo soltarán al zapatero?

Si ese hombre es un cacho de pan. -Le iban a poner en libertad...

...a lo largo del día. A lo mejor ya está en la calle.

-Menudo trago que le han hecho pasar.

-¿Crees que mis palabras pueden servir para algo?

-Estoy seguro. Pueden servir para dar ánimos...

...a muchos compañeros. -Gracias, pero he cambiado de idea.

-¿De verdad? ¿Me dejas decirle que has vuelto al barrio?

-Sí, claro. Dale recuerdos de mi parte.

Y dile que rezo todos los días para que Juanito se recupere.

-Conocemos mejor que nadie los abusos e injusticias...

...que se cometen. Sabemos la verdad.

Y escuchar la verdad es el único consuelo...

  • T5 - Capítulo 102

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 102

27 ene 2010

Lourdes pide a Cayetana que no siga enviando anónimos a Mauricio, pero ésta parece no saber de qué le habla. Ana se entera de que Alfonso no ha ido a entrenar desde hace tiempo y confía sus penas a Rosa, que le reitera su amistad. Alfonso sufre un accidente con la moto y pide perdón a Ana por sus mentiras. El zapatero del barrio es detenido por escuchar Radio Pirenaica. Pelayo es instado por Carmen a interesarse por el detenido en su condición de Alcalde de Barrio, pero en Comisaría no le hacen ningún caso y, herido en su dignidad, decide presentar la dimisión, pero las circunstancias le impiden hacerlo. Marcelino explica a Salvador lo sucedido y Salvador sorprende a Marcelino lanzando una arenga a favor de todos esos seres anónimos que sufren las consecuencias de su lucha por la libertad. Leonardo se interesa por el estado de salud de Clementina, y a ésta  le sorprende muchísimo la actitud tan delicada y amable del encargado.

Histórico de emisiones:

27/01/2010 

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 102" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 102"
Programas completos (1706)

Los últimos 4.649 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios