www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
351816
No recomendado para menores de 7 años
Transcripción completa

-O sea que se le han suspendido las funciones cerebrales.

-Sí y la gravedad depende de la zona afectada.

-¿Cuál es la medicación? Se la podemos dar en casa.

Allí va a estar bien.

-No va a ser lo mismo que en el hospital.

Si de pronto... -Lo que tenga que ocurrir...

...que sea en su propia casa y con dignidad.

-El caso es que hace unos días ha aparecido mi padre.

-¿Tu... tu padre... biológico?

¿Pero no llevaba 20 años muerto? -Sí.

Eso es lo que yo creía. Pero no, se lo inventó mi madre.

-Tengo que estar aquí, cuidándole como una amante esposa.

-Es su deber, madre.

La ha humillado...

...y le ha faltado a la consideración...

...pero sigue siendo su esposa, le guste o no.

-Sí, hijo, tienes razón.

-El ataque no le dio en el círculo de empresarios.

Le dio en casa de Paloma. Fue ella quien nos avisó.

¿Qué? -Sí.

Y lo peor de todo, es que madre ha tenido que enfrentarse con ella.

Y ver la cama donde padre le ha sido infiel con esa furcia.

¡Dios mío!

-Fabián,...

...si vives, que vivirás,...

...te auguro un largo camino de sufrimiento...

...hasta que pagues todas y cada una de tus culpas.

Hubo que aprender a llevar y a tener...

...el corazón y el alma heridos.

Días de avidez, de hambre y escasez,...

...de vencedores y vencidos.

Amar en tiempos revueltos.

Tiempos de ruina y lamento.

Amar en tiempos revueltos...

...por vientos que trajo un mar.

De batallas por contar.

(SUSPIRA)

-Gracias por venir, Rodrigo. ¿Quieres tomar algo?

-No, gracias.

Si estoy aquí no es por mi voluntad.

Es porque mi hermana me ha pedido que venga.

Así que larga lo que tengas que decir rápido.

-Bien, yo tampoco quiero andarme con rodeos, ¿nos sentamos?

-Si me has llamado para hablar de la financiación de...

...de la casa que mi padre te ha puesto o de este local,...

...no estoy dispuesto a llegar a ningún acuerdo.

-No te he llamado para hablar de mis intereses.

Entre otras cosas porque los manejo bien sola.

A mí nadie me financia nada.

-¿Entonces a qué se debe tanta urgencia?

-Debes conocer la verdad.

El motivo por el cual tu padre se encuentra...

...en esta situación. -Ese ya lo sé.

No ha soportado la vergüenza de que se descubriera vuestro lío.

No me hace falta que tú lo reconozcas ahora.

Y menos que me cuentes que estabais enamorados.

-Rodrigo,...

...no te he llamado para hablar de eso.

Si lo he hecho es porque tu padre casi muere.

Y sólo hay un culpable.

-Y no eres tú, claro. -Rafael Serrano.

Él es el culpable.

¿Por qué te crees que tu padre le cedió el 50% de la fábrica?

-Porque encontró al hijo de mi hermana.

¿No? -No, no, Rodrigo.

Y me parece mentira que te hayas tragado...

...eso de la cesión, así sin más.

Tu padre hizo aquello por evitar males mayores.

Rafael llevaba años extorsionándole.

Sometiéndole a un horrible chantaje.

-¿Un chantaje por qué? Volvemos al principio.

Para que mi madre no descubriese vuestro lío.

-Y dale con la cantinela.

Tu padre y yo somos amigos. No hemos visto de vez en cuando.

No hay para más, Rodrigo. -Claro.

¿Y por qué lo chantajeaba?

¿Qué ha hecho mi padre tan malo que no se pueda saber?

-Tu padre...

...supo desde el principio que su sobrino no había muerto.

Antes incluso de que obligarais a Andrea a ir a aquel convento...

...al final de la guerra, ¿comprendes?

-¿Mi padre lo sabía?

Ten cuidado, Paloma...

No empeores las cosas más de lo que están.

-Lo hizo porque creyó que era el bien de Andrea.

Sin su hijo podría rehacer mejor su vida.

Como de hecho así fue, casándose con Mario.

Aquello generó mucho dolor en Andrea, Elpidia,...

...tu madre, Antonio.

Y en el niño, que tuvo que crecer sin su madre.

Rafael, que odia a tu padre, se enteró...

...de la existencia de la criatura y no paró hasta encontrarle.

Venganza.

Y no paró hasta hundir a tu padre.

¿Quién si no se ocupó de que tu madre asistiera...

...a esta fiesta privada que habíais organizado Gonzalo y tú?

-Rafael. -¿Para qué?

Para que tu madre me viera con el broche...

...que él mismo había robado de tu casa.

Créeme, Rodrigo.

-La verdad es que... todo encaja.

-Claro, te estoy diciendo la verdad.

Ahora sólo queda acabar con ese monstruo.

Como sea...

-Asegúrate de que nadie despierte a mi madre esta mañana.

-¿Se encuentra indispuesta la señora?

-No, simplemente un poco cansada.

-Está bien, señorito Rodrigo. -Y procura vigilar a mi padre.

Que no esté ni un minuto desatendido.

Y si ocurre cualquier cosa me llamas a la fábrica.

-¿Pero qué va a ocurrir?

No me asuste, que yo no soy enfermera.

-Por favor, Rosario, no empieces.

Timbre.

-¡Me cago en la le...

Buenos días.

-Qué pronto vienes hoy.

Sí.

Gracias.

-¿Le pongo un café, señorita? Sí, por favor.

-Con cuidado, que esta mujer se ha empeñado...

...en abrasarnos la lengua, pone el café hirviendo.

-¿Y qué le hago? Pues como sale de la cafetera.

-Rosario, por favor, no me contestes.

Como siga contestándome así te juro que la echo.

Madre porque es una blanda, pero yo...

Esto no hay quien se lo beba.

No te calientes la cabeza que luego te duele.

Rodrigo, ¿cómo está padre?

-Bueno, estable...

Madre y Consuelo se han turnado toda la noche y ahora duermen.

Pobres, estarán agotadas. -Sí.

La verdad es que yo tampoco he pegado ojo.

Pero, me tengo que ir a la fábrica.

No, espera.

Quiero saber qué pasó anoche. ¿Qué te dijo Paloma?

-Por favor, no. Tengo mucha prisa.

No prisa ni nada, quiero saber qué te dijo.

-Bueno... Ya sabes cómo son estas mujeres.

Por el estilo. Intentó disculparse y hasta echó una lagrimita y todo.

¿Paloma? -Sí, salió por peteneras.

Que si era una pobre viuda,...

...que si no supo resistirse...

...a los requerimientos de nuestro padre,...

...que estaba enamorada de él...

Sólo mentiras para que no tomemos acciones...

...legales contra ella.

¿Y no te dijo nada más?

-No. Simplemente se limitó a hacerse la víctima.

La verdad es que me parece un poco extraño.

Paloma siempre ha sido una mujer muy consecuente.

-Y lo sigue siendo.

Le sacó a papá un piso y un negocio y quiere mantenerlo.

Sí.

-Con todas las cosas que tenemos en esta casa,...

...es mejor no pensar en esa víbora.

Y ahora, si me disculpas, me voy a la fábrica.

Sí, claro, yo también tengo prisa. Voy a ver a papá 5 min y...

Bueno, después tengo que trasladar los cuadros.

Rodrigo, si pasa cualquier cosa, por favor...

-Serás la primera en enterarte.

Gracias.

-Hasta luego.

-Y por favor, no me preguntéis más.

Sólo sé lo que os he dicho.

Os ruego que esto se lo transmitáis al resto de vuestros compañeros.

Don Fabián tuvo un ataque muy serio.

Está postrado en la cama de momento indefinidamente.

Apenas puede moverse y los médicos no tienen...

...un diagnóstico seguro.

Todos sabéis que D. Fabián siempre ha sido un gran trabajador.

En estas circunstancias, el mayor homenaje que podemos darle...

...es seguir en la brecha con mayor ahínco aún si es posible.

Y por supuesto, por supuesto rezar.

Rezar para que tenga una pronta recuperación.

Bueno, y eso es todo.

Sólo quería poneros al corriente de las cosas.

Ahora, volved al trabajo y ya os avisaré si tengo novedades.

-Qué emotivo, Isidro, qué emotivo.

-Rafael, ¿cómo tú por aquí?

-Me ha citado Rodrigo. Una pena que él no te oyera.

Le habría encantado oír hablar así de su padre.

Y eso de "el mejor homenaje que podríamos hacerle"... Precioso.

¿Y "rezar por su pronta recuperación"? Genial.

Eres un poeta, Isidro.

-Oye, Rafael, ¿quieres que te acompañe al despacho?

-Ojalá hubieras tenido palabras así para mí cuando Fabián me echó...

...para darte mi puesto.

-Rafael, tú sabes bien que yo nunca...

-Que sí, hombre, que sí.

Tú nunca intentaste moverme la silla.

Pero hay que ver, hay que ver, cómo hemos cambiado.

-Si tú lo dices. -Sí, sí, hemos cambiado mucho.

Tú también.

Porque fíjate.

Antes, me enviabas a primeros de mes los informes...

...sobre la fábrica y ahora no.

¿Qué ha pasado? ¿Ya no somos amigos?

-Mira, Rafael, disculpa. Yo no sé nada.

Don Rodrigo me dijo que dejara de hacer los informes,...

...que él se ocuparía... -Entiendo. Rodrigo, ¿eh?

¿Está en su despacho? -Sí.

Lleva toda la mañana en el despacho.

-Vale, voy a verle.

Por cierto, serías el orador ideal...

...para decir unas palabras en el entierro de D. Fabián.

-Hombre, Rafael, por favor...

No digas eso ni en broma, hombre.

-A todos nos llega la hora, a unos antes, a otros después.

Esa es la única cosa que nadie deja a medias.

Venga.

Buenos días, Rodrigo. -Hola.

Me enteré de lo de tu padre.

En un momento así, poco se puede decir.

Sólo que lo lamento mucho y que, como siempre,...

...estoy dispuesto a ayudar a tu familia.

¿Cómo está tu madre?

-Bueno, está destrozada.

-Es comprensible.

Aunque estoy seguro de que tu padre sale de sobra.

-Mala hierba nunca muere, ¿verdad?

-¿Qué dices, Rodrigo?

-Eso es lo que estarán pensando ahora sus enemigos.

Sus competidores, los envidiosos.

-Pero ahora no es momento de pensar en eso.

Ahora, hay que tener fe.

-Está grave, Rafael.

Sinceramente, no sé si saldrá de esta.

-Lamento escuchar eso.

Pero la esperanza es lo último que se pierde.

-Exacto. Tú lo has dicho.

Y yo no pierdo la venganza de vengarme del que le hizo esto.

-¿Cómo? ¿Es que hay un culpable?

Creí que era cosa de la edad, de los nervios, algo natural.

-Es natural que te dé un ataque...

...si un hijo de perra te está extorsionando.

Ahora, quiero encontrar la manera de vengarme.

Por eso, te he llamado, porque necesito tu ayuda.

-¿Mi ayuda para qué?

-Sabes que mi padre siempre ha sido un hombre moderado.

Prefería negociarlo todo.

Incluso cuando un bastardo te exige que le entregues...

...la mitad de su negocio,...

...él se avenía a razones. -Bueno, está bien de jueguecitos.

-Exacto. Ya está bien de jueguecitos y negociaciones.

Como decía José Antonio, "con la gentuza...

...sólo vale la dialéctica de los puños y las pistolas.

-Pero bueno, ¿a ti esa herida de la cabeza te ha dejado tonto...

...o qué te pasa?

¿Tú sabes con quién estás hablando? ¿Dónde te quedaste?

¿Cuando tu padre me arrebató lo que era mío?

-¿Lo que era tuyo me dices? -Sí, sí.

La mitad de este negocio era de los Serrano.

-Que tu padre dilapidó.

Si se hubiera comportado como un hombre,...

...si hubiera dominado su vicio por el juego y la botella,...

...no habría perdido la mitad de la fábrica.

-Qué razón tienes, Rodrigo.

Yo no lo habría dicho mejor.

Pero ahora, que se aplique el cuento tu padre.

Si no se hubiese aprovechado de su débil socio,...

...si no hubiese sido un adúltero, ambicioso,...

...y un padre cruel capaz de repudiar a su nieto...

-Cállate, Rafael.

-Si me hubiese tratado con el respeto que me merezco,...

...yo, que sólo quería ser gerente, le habría perdonado.

-¿Qué tienes tú que perdonar a un Robles?

Deberías besar el suelo por el que pisamos.

-Eso era antes. A partir de ahora, será al revés.

Así que vete preparando.

-Sal de este despacho y vete preparando tú.

Pienso llevarte a los tribunales.

Recuperaré la mitad del negocio que le quitaste a mi padre.

Aunque sea lo último que haga.

-Muy bien, muy bien, enfréntate a mí, Rodrigo,...

...enfréntate a mí, como hizo tu padre.

Acabarás donde él.

¡Lo sabe todo!

-Oye, Rafael, tenemos trabajo si no te importa.

-Álvarez, manda un coche a recogerme a Granitos Robles.

Sí, y ve a la academia. Esta noche, voy a necesitar...

...a 4 cadetes con ganas de hacer méritos.

-No, si es que no quiero agentes, quiero cadetes.

Por cosas mías, hombre.

-Oye, don Rafael, no creo... -Que sí, Isidro.

No seas tan lame botas, coño.

Ya me voy.

-¿De quién hablaba? ¿Quién es esa tal Paloma?

-Pero qué manía con escuchar las conversaciones.

-¿Y qué quiere? Estoy aquí.

-¿Qué viene? ¿De comprar?

-Jesús, lo que nos está costando este Ramón...

...con el hambre que Dios le dio.

Vengo del mercado y el carnicero no me quería fiar.

No sabes qué vergüenza.

El hambre que deben pasar en las misiones.

¿Y a ti qué te pasa que no abres la boca?

Campanadas. No estás contenta, ¿verdad?

No tienes bastante con lo que yo he pasado.

Quieres llegar hasta el final. Adiós, boda, a Isidro y a todo.

-No, adiós todo, no, madre.

Adiós mentiras me valdría.

-¿Qué fácil es decirlo?

Como si tu boda con Rodrigo no tuviera mentiras detrás.

-No estamos hablando de mí.

-Lo mío con Rodrigo ya está hecho y no tiene remedio.

-Pues a eso voy.

Lo mío con Isidro tiene remedio, no lo estropeemos.

Lo mejor sería seguir adelante como si nada hubiera ocurrido.

-¿Seguir adelante con qué, madre?

¿Buscamos a otro falso cura para montar la falsa boda?

Sí, no ponga esa cara, madre, no la ponga.

O se cree que no me he dado cuenta de que era un actor.

Si hasta le he oído recitar "La vida es sueño".

Lo siento, ya le he dicho que se marchara de casa.

-Dios mío...

¿En qué lío me he metido yo sola? -Usted sola no.

También ha metido a Isidro en este lío.

-Ya lo sé.

-No puedes seguir con esta farsa, madre.

-Pero ¿cómo? Ahora no puedo echarme atrás...

...y contarle a todo el mundo la verdad.

-No sería peor que seguir mintiendo.

-¡Qué horror! Me muero de vergüenza de pensarlo.

Isidro es capaz de tirarse por el viaducto.

Consuelo, sabes que lo he hecho sin malicia.

-Todo empezó cuando tu padre se fue.

En aquel momento pensé que lo mejor sería decirle...

...a todo el mundo que había muerto.

¿Cómo iba a pensar yo que iba a encontrar un hombre en mi vida?

Ojalá nunca hubiera conocido a Isidro.

El pobre es un santo y le voy a matar del disgusto.

-Seguro que hay alguna manera de evitar que nadie se muera...

...del disgusto. Tiene que anular esa boda,...

...la de verdad porque no puede. Y la falsa de teatro,...

...que se ha montado, porque no debe.

-Sí. -¿Está de acuerdo?

-Claro que sí.

Estoy loca, pero no tanto. Pero hazme un favor.

-Dígame. -No le digas nada tú

Deja que yo encuentre la manera de hacerlo sin que sufra.

-De acuerdo.

-Gracias, hija.

La verdad es que me has abierto los ojos.

Golpean la puerta. ¿Sí?

¿Quién es usted? ¿Qué quiere?

(HABLA EN INGLÉS) ¿Qué?

-Por favor...

Dios mío.

(HABLA EN INGLÉS)

¡No le entiendo!

¿Qué es esto? -Para Charles.

¿Y quién es Charles? -Dáselo a Charles.

Pero, por favor, no le entiendo, ¿qué quiere?

Escucha, está herido, necesita que le vea un médico.

(HABLA EN INGLÉS)

-Dáselo a Charles, please. ¿Quién es usted, por favor?

(SUSURRA) Dios mío.

-No.

Llaman a la puerta.

-Hola, mi amor. Hola, cariño.

-Veo que ya lo tienes todo casi preparado.

¿Te va a dar tiempo a acabarlo antes de que te lo recojan?

No lo sé, estoy bastante indecisa.

Hay un par de cuadros que no sé si los voy a exponer o no.

-Supongo que no te sería de gran ayuda...

...porque no entiendo ni jota de arte moderno.

Puedo bajar, subo algo de picar, vamos juntos y te ayudo a decidir.

No te molestes.

Es que no hay nada más pesado que un artista indecisa.

Casi prefiero que te marches a casa y te ocupes del niño.

-Eso lo puedo hacer. Gracias. Eres un sol.

-Me he cruzado con un tipo raro subiendo las escaleras.

¿Le conoces?

¿Un tipo raro? -Parecía extranjero.

Da igual, pero asegúrate de cerrar bien la puerta.

Descuida. -Y si acabas tarde,...

...llámame que te recojo con el coche.

Muy bien, lo haré.

Mario, la verdad es que no te merezco.

-Esto sí que es un marido y no lo que te da...

...San Antonio de la Florida. (AMBOS) Adiós.

Marcelino. Hola, soy Andrea,...

...¿está Antonio?

Gracias.

Antonio, soy Andrea.

&(HABLAN EN ALEMÁN)&

Golpean la puerta.

¿Qué desea?

(SUSURRA) ¡Antonio!

Chis...

Antonio, ¿qué estás haciendo? Dame la pipa, Andrea.

Pero si me dijiste que... No podía hablarlo por teléfono.

Esto tiene que ver con tu trabajo.

No te puedo dar explicaciones, dame la pipa.

El hombre que me la dio no me dio ninguna explicación.

Estaba herido y podría morir.

Si le han detenido los alemanes, quizás sea lo mejor.

Esto es lo que hay que darle a Charles.

Nada, unas fotografías. Me lo llevo y no te molesto más.

No.

¿No qué?

No. Que yo quiero ayudar.

Gracias, pero no... Antonio, por favor, no te burles.

Mira, yo ya estoy metida en esto.

Y creo que nunca has tenido motivos para dudar de mí.

Quiero saber qué son esas fotografías.

Escúchame.

El tipo que vino esta mañana... Tenía un tatuaje en la muñeca.

Unos números.

Necesito una lámpara, un trozo de lienzo y unas pinzas.

Y algo para hacer oscuridad. Una caja, una tela negra. ¿Tienes?

¿Qué vas a hacer?

Vamos a ver qué hay en este microfilm.

Una lámpara.

-También es mala pata, padre, que se tenga que ir usted así,...

...tan de repente.

-Más lo siento yo, créame. Piense en los negritos...

...de la colonia lo que deben estar pasando.

-Sí, claro, claro. Lo de ellos es peor.

Qué duda cabe.

-Con lo grande que son los ríos, cada vez que viene una riada,...

...arrasa medio pueblo.

-Qué horror.

-Con una desgracia así, toda ayuda es poca...

...y para allá me mandan.

-Es natural.

Aunque para cuando usted llegue, habrá pasado un tiempo, supongo.

-Hombre, el viaje es largo.

Aquello no ha hecho más que empezar.

Es época de lluvias y... Todos los años igual.

Lo menos 5 ó 6 riadas.

-Caramba.

¿Y todavía siguen levantando sus pueblos junto al río?

-Bueno, es que son negros, ¿comprende? No dan para más.

-Claro, claro. Si usted lo dice.

-Ay, qué sacrificado. -Lo justo.

Lo justo y necesario.

-Oiga, y digo yo, padre Ramón,...

...¿y no podríamos hablar con ese superior suyo...?

¿Cómo se llama?

-Sí. Se llama... Se llama don Segismundo.

-Eso, con don Segismundo. ¿No podríamos hablar con él...

...a ver si le da dispensa hasta que nos case?

-Isidro, por favor. No seas así.

Ramón es un hombre misericordioso que va allí donde más le necesitan.

-Pero es que nosotros también le necesitamos, caramba.

Y supongo que habrá algún hermano en su congregación...

...que también pueda desplazarse hasta Río Muni, ¿no?

-Comprenda, es que yo lo conozco como mi mano...

...y soy en más útil en estas circunstancias.

-Mecachis. Con lo preparado que lo teníamos todo.

-No te preocupes que ya nos arreglaremos de alguna manera.

¿Verdad, Isidro? -Supongo que sí.

En fin, padre.

Si es la voluntad de Dios...

Oiga, padre Ramón,...

...quiero que sepa que estos días han sido muy importantes para mí...

...porque además de aclarar mis dudas sobre el débito conyugal,...

...me ha ayudado usted a afianzar mi fe.

-Me alegro, Isidro. Me alegro sinceramente.

Bien, y ahora si me disculpan, el deber me llama.

-Claro. Claro.

Pura, no tenemos suerte.

-Pues sí, para qué nos vamos a engañar. Ninguna suerte.

-Habrá que hablar con don José Enrique.

-Claro, qué remedio.

Hablaremos con don José Enrique.

¿Lo has visto? ¿Qué es?

Echa un vistazo.

Dios Santo, pero ¿qué es todo esto?

Campos de concentración nazis.

Así es como tratan a los prisioneros de guerra.

Pero esto debe ser ilegal.

Son la raza superior, ¿no lo sabías?

Esa es su legalidad.

Todo esto es muy peligroso. Deberíamos irnos.

Es estudio está vigilado.

De acuerdo. Un par de cosas.

Cuando salgas muestra normalidad y no mires al coche...

...que hay enfrente. ¿De acuerdo? Sí.

No pueden sospechar de ti ni les conviene llamar la atención.

No te pararán, pero ten cuidado. Te estarán vigilando.

Muy bien. De acuerdo.

¿Estás nerviosa? Ocupa las manos con una agenda.

Tengo una en el bolso.

Finge ir consultándola y camina como si fueras con prisa.

Lo más sospechoso es fingir que no haces nada.

Muy bien. Creo que ya lo tengo todo.

¿No bajas conmigo? Los disfraces están bien...

...para una vez. Saldré por arriba.

Muy bien.

Bueno... Espera.

Ya está. ¿Tú crees que hace falta tanto?

Más vale ser precavido.

¿Y el microfilmado ese está bien escondido?

Es el último sitio donde mirarían.

Bien.

Bueno. Sí.

Date prisa, Andrea.

-Hello, lady. -Charles.

Es increíble. ¿Qué haces aquí?

-He venido directamente a verte a ti.

-Condenado. Será posible que sea la primera vez que vienes.

-No sabes cuánto me arrepiento.

Tienes montado un local que ya quisieran muchos.

-Se hace lo que se puede.

¿Y qué ha sido de ti en todo este tiempo?

-Volví a Inglaterra con mi familia. Necesitaba tomarme un descanso.

-Pues te ha sentado estupendamente. -Mi familia sabe cuidarse.

-Vienes hecho todo un lord.

-Alguno hay en la familia y están intentando que me nombren sir.

-Me dejas sin habla.

-No te preocupes, yo no les hago caso.

-Vienes hecho un caballero. Seguro que has roto el corazón...

...de algunas incautas que se han creído tus cuentos.

¿No te dijeron tus padres que te crece la nariz si mientes?

-Olvida a mi familia. Si les hiciera caso, no podría venir a,...

...como se dice, alternar contigo. -Charles.

Anda, ¿y a este qué le pasa?

-¿Me pones güisqui escocés, por favor?

-Sólo por ser vos, caballero.

-Gracias.

Me han dicho que has vuelto a fumar en pipa.

No me quito el vicio.

También me ha aficionado... a la fotografía.

-¿Paisajes, retratos...? Campos.

-Ah, comprendo.

¿Qué hacías en el estudio? Os dije que ese lugar estaba quemado.

Yo no estaba allí. Me avisó Andrea.

Debió pensar que tenía algo que ver conmigo.

-¿Por qué pensaba eso?

No te preocupes por ella. Nunca me traicionaría.

-Su marido es de una familia muy conservadora.

Se dejaría el cuello por luchar contra el fascismo.

Puede estar tranquilo.

Si el piso estaba quemado, ¿por qué acudió aquella gente?

-Venía de Alemania, seguro que no pudo recibir...

...las últimas instrucciones. ¿Sabes si tenía un tatuaje?

Dos números en la muñeca, lo vio Andrea.

-Observadora. ¿Puedo ver esas fotos?

No quería arriesgarme a traerlas aquí.

Las tengo guardadas...

En lugar seguro. -¿Dónde?

Ahora no.

(RÍE) Venga, tomaos lo que queráis que invita Serrano, ¿eh?

-Me ha gustado este lugar, creo que volveré mañana a la misma hora.

-Bueno, ¿qué pasa? ¿Aquí no atiende nadie?

Que mis amigos están sedientos.

¡Olé, olé, olé y olé!

-El señor está en el salón, la está esperando para cenar.

¿Ya es tan tarde? -Sí.

¡Cariño, hola! -¡Ah, buenas noches!

Pensaba que ya no llegabas.

Lo siento, pero es que he estado muy indecisa con los cuadros.

Fíjate qué cosa, no era capaz de darle un orden correcto...

...a la colocación de los cuadros. -Ya.

Ya sé que a ti esto no te interesa mucho...

Pero para mí es importante que todo quede bien.

-Que no es eso, cariño. No es eso.

Admiro mucho lo que estás haciendo, pero no me gusta...

...que llegues a estas horas... Y tú sola.

Ya, es que después fui a ver a mi madre a casa.

-¿Ah sí, has estado en casa de tus padres?

Yo le dije a tu madre que no irías en toda la tarde...

...porque estarías trabajando. Sí, pero después, al final...

...no fui, preferí dar un paseo para despejarme.

-Ah. Es que todavía tengo mucho...

...trabajo, todavía tengo que pasar todo esto a máquina,...

...tengo que sacar un folleto para mañana las exposiciones,...

...etiquetar los cuadros... Y no doy abasto.

-¿No crees que con todo lo que ha ocurrido...?

Con lo que le pasó a tu padre...

Yo creo que lo más prudente sería que...

Que cancelaras esa exposición.

Sí, sí, puede que tengas razón...

Pero, Mario, ahora no es el momento de ser prudentes.

Esa exposición es una gran oportunidad para mí.

-Ya lo sé, Andrea. Bueno, ¿y qué te parece...

...si suspendemos el cóctel? Es una buena opción.

-Bien, bien... Me parece bien.

Pero la exposición no. Mario, por favor, está todo organizado.

Yo lo único que quiero es que mañana por la tarde...

...todos los cuadros estén colgados en la sala de exposición.

-Señores, ¿les sirvo la cena? Sí, gracias, Socorro.

-Andrea, cariño, quiero que sepas que...

Aunque a veces no esté de acuerdo con tus decisiones...

Admiro mucho tu determinación y siempre te voy a apoyar.

Gracias, Mario.

-He de decirte, Paloma... Que esta noche estás divina.

-¿Qué pasa? ¿Normalmente estoy peor?

Es que nunca te había visto con ese vestido.

¿Es una ocasión especial? -¿Quieres algo, Rafael?

-Lo que quiero no me lo puedes dar tú.

-En ese caso debieras ir a buscarlo fuera de aquí, ¿no?

-Porque lo que quiero, lo que quería...

Era que nadie se metiera donde no le llaman.

Pero, por lo visto, hay gente que no sabe tener la boca callada.

-En eso tienes razón, de bocazas está el mundo lleno.

-Está muy feo, Paloma, ir por ahí dando el chivatazo.

-¡Quítame las manos de encima! -A mí el que me la hace...

...me la paga. -¿De qué coño estás hablando?

-No lo sabes, ¿verdad? -No, no lo sé.

-No te preocupes que te lo voy a explicar ahora mismo.

(TOCA EL SILBATO) -¿Qué haces?

-¡Que te calles! Esto es un registro policial.

Este bar que clausurado hasta nueva orden.

-¿Qué estás haciendo, Rafael?

-Avelino, puedes marcharte ha terminado tu jornada por hoy.

-Sabes perfectamente que ya no estoy con el estraperlo...

No tienes nada contra mí. -Ni falta que me hace.

Paco, controla la puerta.

No me interesan tus negocios, Paloma, ni tus chanchullos...

...ni nada... Chis... Esta noche...

Lo único que me interesa de este garito...

Eres tú. -Pues estás fresco si piensas...

...que yo me voy a poner. -¡Que te calles!

Ya has hablado bastante. Ya le dijiste a Rodrigo Robles...

...todo lo que tenías que decirle.

Espero que te divirtieras haciéndolo...

Porque ahora el que me voy a divertir voy a ser yo.

-¡Quieto, Rafael, no te acerques! -¿Has visto? Resistencia...

...a la autoridad, ¡detenedla! -¿Pero qué...?

-Tranquila... -¡Cobarde, eres un...!

¡Socorro! -Tranquila.

(PALOMA LLORA) (RÍEN)

-Agarradla bien.

Sujetadla bien. (RÍEN)

Le voy a matar. Esta vez no tiene perdón.

A ese cabrón me lo llevo por delante, ¡me lo llevo...

...por delante! -Cálmate.

Hay que tomarlo con frialdad. Nuestra frialdad es lo que...

...le permite seguir fastidiando. -Y a nosotros seguir vivos.

-Que te quieras quedar con ella lo entiendo.

-Yo cumplo con mi obligación. -Ya lo sé.

Pero tiene que ser duro, ¿eh?

Enterarte después de tantos años que tu padre está vivo...

...y que tu madre te lo ha estado ocultando.

-Acabo de hablar con don José Enrique.

-Ave María purísima. -Va a acelerar los trámites...

...de la boda, en cuanto le presentemos la viudedad...

...nos casa para siempre en un momento.

El regalo es para celebrarlo. ¿Qué, no te alegras?

-Verá... -¡Ya está bien, madre, por favor!

O lo dice usted o lo digo yo. ¿Te lo quieres llevar?

No, no, ya me gustaría no tengo tantos posibles.

Ya, Antonio, pero ¿cómo te las vas a apañar para sacar...?

No lo haré yo. Me aseguré de que no me seguían...

...pero podían haberte seguido a ti, nos relacionarían.

Pero, ¿qué quieres que haga yo? -Te quiero tanto que voy...

...a buscar el modo... -¿El modo de qué?

-Ahora se van a hacer las cosas como Dios manda...

O sea, como a este le da la gana. -Isidro, por Dios,...

¿Dónde vas, dónde me llevas? Te has vuelto loco.

-Loco no, Pura... Un poco piripi.

Eso sí... Y ahora nos vamos tú y yo...

...al hospital, que tengo que tener una charla...

...de hombre a hombre con tu marido.

-Si hubieras estado aquí te habrías enterado...

-Por favor, Rodrigo, suéltame. Me estás haciendo daño.

-Tú sí que me haces daño con tus mentiras.

-Se ha muerto, Pura. Se ha muerto.

-¿Quién?

Amar en tiempos revueltos - T1 - Capítulo 107

14 feb 2006

Un inglés desconocido, creyendo que el estudio de Eduardo sigue siendo punto de encuentro del grupo de Charles entrega a Andrea, que se encuentra allí ultimando su exposición, un microfilm. A la salida, el inglés, es detenido por los alemanes. Antonio acude al estudio burlando la vigilancia de los éstos. Andrea y Antonio descubren que el microfilm contiene fotografías de los campos de concentración nazis. Antonio localiza a Charles y le pone al corriente en La Cueva, donde el inglés se reencuentra con Paloma. Rodrigo amenaza a Rafael con los tribunales por extorsionar a Fabián. Rafael, en venganza por contarle la verdad a Rodrigo, viola a Paloma.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T1 - Capítulo 107" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T1 - Capítulo 107"
Programas completos (1710)

Los últimos 4.652 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos