www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.1.0/js
277260
No recomendado para menores de 7 años  reproducir video 48.06 min
Transcripción completa

-¿Te das cuenta del espectáculo que estás dando?

-¿Yo, Manuela? -Sí.

-¿Yo? Pero, si yo puedo ir vestido como quiera que a tu lado...

...no doy espectáculo. -Pero es que no irás a mi lado.

-¿No? -¡No!

-¡Tú no vas a ningún lao, que es distinto!

Así vestida ni de la barra al almacén, ¿está claro?

Y vosotras mejor que no os metáis donde no os llaman.

Porque esto es serio. Muy serio.

-En ese caso tiene que firmarlo su tutor legal.

¿O también es mayor de edad? -Desde luego, tengo 23 años.

¿Puedo firmarlo yo, no?

-Sí, con la partida de nacimento o el libro de familia.

-Muy bien, así lo haré.

-Yo te pido perdón y lo que haga falta,...

...pero, por favor, ¿vamos a hablar, no?

-A mis brazos, socio.

-Quería saber si te importaría que le proponga a tu esposa...

...un puesto aquí en el Morocco.

-No, claro que no.

Si, precisamente, estaba pensando en hablar con usted de esto,...

...porque como la actuación de los almacenes salió tan bien pues...

-Sí, ahí es donde me fijé en ella. -Claro, es normal.

-Sí, es normal, sí.

¿Crees tu que querría hacerse cargo de los lavabos?

Es la plaza que me queda por cubrir.

-No te digo que te cuides solo porque te quiero.

-¿Por qué, entonces?

-No puedo creer que no lo sepas. -¿El qué?

-¿No lo sabes? -Sole, por favor, dímelo.

-Cariño, estás embarazada.

-¿Cómo lo sabes? -Lo sé.

-Está acusado por el derrumbe de la nave de los Almacenes Rivas.

-¿Pero cómo voy a ser el responsable?

Si soy un simple operario. -Eso ya lo veremos.

-Que no hombre... ¡Ah!

-Mira, Jacinto, nuestra cantante para los fines de semana.

Loli, Jacinto.

Ya nos conocemos, ¿eh, Jacinto? Ya estamos aquí todos de nuevo.

-A ver, qué gritos... ¡Juanito! -¡Juan!

-¡Déjenle! ¡Pero qué ha pasao!

-He oído algo de un derrumbe.

Despertar con la luz de la mañana...

...y renovar otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento por todo el que venció...

...su desaliento.

Le canto al mar por todo aquel que tuvo...

...que olvidar...

...para empezar...

-Es que mira que se lo he dicho veces, ¿eh?

Constantemente, Juanito que así no se hacen las cosas.

Juanito, céntrate un poco.

Juanito, antes de hacer las cosas piénsalas un poco.

Juanito, cuidao con esto, cuidao con lo otro...

Juanito, Juanito... Y al final hace lo que le sale de los huevos.

Y así le va. Y todavía dice que no ha pasado...

...nada con lo del derrumbe. Coño, pues se lo han llevao preso.

-Que no está preso, está detenido.

Está en comisaría hasta saber qué ha pasado.

-¿Y qué ha pasado? Un edificio derrumbao por su culpa.

¿Y qué pasa si algún herido muere? ¿Qué pasa?

-Ay, no seas cenizo, que no murió nadie.

Además está el arquitecto, el capataz...

No sólo Juan tiene la culpa que se caiga un techo.

-Solo sé que tenía que apuntalar el techo y no lo hizo.

-Bueno, a ver. Sea o no su culpa...

¿No vamos a dejarle solo?

Yo me hago la idea de que hemos tenido un hijo un poco trasto.

Apechuguemos con él -Lo sé.

Y claro que no le voy a dejar solo, pero es que no para, Sole.

Que hace 4 días, como quien dice, estaba detenido por lo de Franco.

Juan, tú también lo estabas y no teníais nada que ver.

-Claro que no, sólo faltaba eso.

Pero es lo que digo, que siempre, por hache o por be está en medio...

...del jaleo. Primero, lo del atentao,...

...después lo de Julieta, luego lo del incendio...

Mira, que pienso en Juanito y me da dolor de cabeza.

-Bueno, cariño, que no te de dolor de cabeza.

Estará pasando una mala racha. -Joder, lleva así toda la vida.

-¿Qué le vas a hacer?

-Eso digo yo, qué le voy a hacer.

-¿Vas a dejar de querer a tu mejor amigo?

-Cómo voy a hacer eso, si es como el hermano que no tuve.

Mira si le quiero que no paro de pensar en qué...

...hacer para sacarlo de este lío.

-Será mejor que siga practicando.

No, no apagues la luz que si no, no podré hacer esto.

-No podemos andar despilfarrando el dinero.

Y, además, tampoco hace tanta luz para falsificar un documento.

-Que te lo crees tú.

Estoy intentando imitar los números,...

...y los que hago no se parecen en nada.

-¿Me dejas hacerlo a mí? -Es que tengo miedo...

...que se note el retoque y lo eche a perder.

-Déjame, que la cárcel no es un buen sitio donde estar.

Aunque también se aprenden ciertas cosillas.

-¿Qué vas a hacer?

Voy a afeitar tu partida de nacimiento.

-¿Cómo?

-Tú, déjame a mí que yo sé lo que hago.

Tú lo que quieres es tener tres años más.

-Sí, es lo que necesito para ser mayor de edad...

...para que me contraten.

-Bueno, pues vamos a empezar modificando el nueve.

La vida de tu padre va a cambiar mucho contigo aquí.

Mucho... Y para bien.

-Eso espero.

-Siempre te ha querido.

Bueno, os quiere a todos aunque le cueste admitirlo.

-Mi madre también le quiere.

Yo lo sé.

Por eso no entiendo cómo han estado estos años...

...sin hablarse.

-Han sido tiempos muy difíciles y siguen siendo difíciles.

Nos han endurecido a todos.

Nos hemos hecho rencorosos y así es muy difícil...

...limar asperezas.

Bueno, mira.

Hemos modificado el nueve y ahora tenemos un cero.

Pero no nos conviene porque tendrías nueve años más.

Así que, le ponemos un rabito hacia arriba...

Y tenemos un seis.

Bueno, señorita, ya tiene usted 23 años.

-Es increíble, no se nota nada.

-Simón, qué listo y mañoso eres.

-Qué va, si fuera tan listo, tendría más dinero...

...y no andaría por las calles recogiendo chatarra.

-Muchísimas gracias.

-¿Sabes qué se me ha ocurrido?

Voy a ir a hablar con Julieta. Ella ahora conoce a mucha gente.

A lo mejor a ella la dejan entrar.

-Cariño, eso me parece muy buena idea.

Julieta es de ley y no le va a dejar solo. Anda, ven.

También nos puede ayudar a buscar a un abogado.

Una vez que se mete uno con cosas de leyes, se necesita uno.

-Sí, seguramente que sí.

Ay, Juanito...

-Bueno, habrá que cenar. No vamos a dejar la ensalada ahí.

-Con este lío se me ha quitado el hambre.

-Y a mí, pero hay que comer. -Que no, que no me apetece.

-Si los pobres cuando nos pasa algo dejáramos de comer,...

...estábamos aviados. Hay que comer para estar fuertes.

Mi abuela decía: "Comer y rascar sólo hay que comenzar".

Venga. -Deja, deja.

-¿Qué pasa? ¿No te gusta el queso? -Buah.

-Juan, ya pensarás en lo de Julieta mañana.

Ahora cena tranquilo.

-Jacinto, ¿tú has notado cómo la gente nos mira?

Yo creo que nunca han visto a una negra con un blanco.

Hay algunos que hasta se asustan. ¿En qué pensarán?

A lo mejor se creen que tengo un puchero para comerte luego.

Me caen bien los españoles, son simpáticos,...

...y se parecen mucho a nosotros los cubanos.

Claro, es que los cubanos y los españoles...

...hemos sido hermanos mucho tiempo.

Y no creas que hay mucha diferencia entre Madrid y La Habana.

Las dos se parecen mucho. Con esas grandes avenidas...

...y esos edificios llenos de ventanas, de balcones.

Claro, que allá no llueve tanto.

Si no encontramos nada cerca de tus amigos,...

...alquilaremos un piso en un barrio moderno.

No es que el de ahora esté mal y yo sólo estando contigo...

...voy a ser feliz.

Pero eso de vivir alquilados no es para nosotros.

Necesitamos intimidad.

Saber que estamos solitos para querernos...

...como a nosotros nos gusta, ¿verdad, mi amor?

Y ahora que vamos a tener algo más de dinero,...

...seguro que encontramos algo que nos guste.

Pero un piso que dé al exterior, ¿eh, cariño?

Para que se vea bien la calle.

Nada de oscuridad, ya para oscura estoy yo.

Y no tiene por qué ser muy grande.

Si de momento somos tú y yo solos, no necesitamos mucho espacio.

Ay, pero sí quiero que tenga luz, mucha, mucha luz.

Y un balcón aunque sea pequeñito para poder poner allí mis plantas.

Lo que no sé es si aquí crecerán.

En Cuba tenía unas macetas con gardenias en el patio...

...que eran una alegría para la vista.

Unas gardenias enormes, preciosas.

¿A ti te gustan las flores?

Ay, perdona.

Estoy hablando y no te dejo ni responder.

Ay, qué pesada soy. -No, Celia, cariño, no importa.

-Ay, Jacinto. Yo te veo un poco triste.

¿Te pasa algo?

-Celia, tengo algo que decirte. -Me estás asustando.

-No, tampoco es para asustarse, pero...

...pero tampoco es una buena noticia.

Celia, doña Julieta...

-¿Qué?

-Doña Julieta ha contratado a Loli para cantar.

Sé que esto no es lo que te prometí,...

...pero te juro que creí que sería de otra manera.

-A mí me han hecho tanto daño y he llorado tanto...

...por los hombres que un día me quedé sin lágrimas.

Entonces decidí que yo sería quien les haría sufrir.

-Ya me gustaría tenerlo tan claro.

No sé cómo me las arreglo que siempre termino perdiendo.

-Muy mal, Julieta, perdóname que te lo diga.

Ninguno vale ni la mitad que nosotras.

Ja, que digo la mitad, ni para descalzarnos.

-Qué gusto da oírte hablar así. Qué desparpajo.

-Si es la verdad. Son peores que nosotras.

Más vagos, más débiles de carácter, peor dispuestos.

Parece que son fuertes y ni siquiera eso.

En cuanto se ponen un poco malos, tiemblan como las hojas al viento.

-En eso te doy la razón.

Mi marido era coger un catarro y parecía que se iba a morir.

-Te lo estoy diciendo. Son seres inferiores.

¿Tú sabes por qué Dios creó primero al hombre y luego a la mujer?

Para que una cosa salga bien, antes hay que ensayar.

(RÍE)

-O sea, los hizo primero como si fuera un borrador, ¿no?

-Exacto.

Y cuando se dio cuenta de lo que estaba mal, lo corrigió.

Y entonces nos hizo a nosotras, por eso somos mejores.

-Pablo, ¿ha llegado doña Julieta? Me dijo que a lo mejor había...

...que traer más perchas, pero, chico, creo que no.

-¿Y el beso qué?

-Tonto.

-Está en el despacho. -Ah.

-No vayas. Está con Loli. -¿Qué?

-Y por las risas, se lo están pasado bien.

-Madre mía, otra vez con la Loli a cuestas.

Qué lástima lo de la pobre Celia.

Con el talento que tiene, con lo bien que canta...

...y que doña Julieta haya escogido al elemento ese.

No sé, a lo mejor es doña Paquita quien la contrata.

-No, yo creo que doña Paquita ni siquiera conoce a Loli.

Esto habrá sido pues...

Pues vete tú a saber, Rosario.

Me gustaría saber cómo ha metido esta la cabeza aquí otra vez.

Seguro que no ha sido por derecho, me apuesto este.

Risas. -Ahí la tienes.

Seguro que ya está engatusándola, haciéndole creer que es su amiga.

-Qué bicho y qué ladina es.

Cómo se las arregla siempre para engañar a la gente,...

...meterse en todos los recovecos y sacar tajada.

Me llevan los demonios.

-Y que no le duela en prendas, me pone...

Cómo le va a doler, si va a lo que va.

Para conseguirlo hace cualquier cosa.

Si no, fíjate lo que hizo con Ramiro.

Cómo le amenazó y chantajeó con contar cosas de su vida.

Al pobre Ramiro que es un cacho de pan.

Pero, claro, como había tenido problemas políticos,...

...así, bien cogido que lo tenía.

Es que no sé cómo se puede ser tan mala persona.

¿Y con nuestra Elisa?

Cómo la manipuló para ganarse su confianza...

...y sólo quería era quitarle el puesto de cantante.

No sé cómo se puede ser tan mala persona, de verdad.

Risas.

Seguro que cuando Elisa se puso mala y no pudo cantar,...

...fue porque esta algo le había echado.

-¿Tú crees, Rosario?

-Pablo, si hasta Carlota estaba convencida de que la envenenó.

-Mira que le avisamos de lo que pasaba.

"Elisa, hija, que Loli no es buena amiga.

Que quiere quitarte a ti pa ponerse ella.

Que no es tu amiga, hija, que no lo es".

Yo creo que la tenía hasta embrujada.

Mira que se lo dijimos y no había forma.

Ella erre que erre.

-Y escúchame, con doña Julieta va a pasar exactamente lo mismo.

Si no, al tiempo.

Antes de que se dé cuenta, será su íntima amiga,...

...la única que la quiere, la única que la comprende.

Mientras, le estará sacando todo lo que pueda...

...sin que se dé cuenta. -Pobre doña Julieta.

Rosario, ¿tú crees que deberíamos avisarla?

-¿Qué dices, Pablo? Al contrario.

Si se lo decimos, al final los malos seremos nosotros.

-Claro, claro. -Me da mucha rabia, pero...

Pero es mejor que lo descubra por sí misma,...

...que se lleve el chasco cuanto antes.

-Bueno, eso si sólo se lleva el chasco.

-A mí, desde luego, ya no me pillan en otra.

El que quiera estar conmigo, que esté. Pero aquí mando yo.

-Cómo me gustaría a mí tenerlo así de claro.

Pero es que... yo no sé cómo hacerlo y al final...

Al final, he decidido no volver a estar con ninguno.

Y no es que me guste estar sola.

Pero mejor así que volver a estar como estaba.

-Pero si no es tan difícil llevarle por donde una quiere.

-Que no, dice, ¡con ese carácter que tienen, tan posesivo y tan...!

-No hay que hacerles caso. Son más sencillos que un niño de 6 años.

Lo único que quieren es mandar.

Y pensar que ellos son lo único importante.

-¡Anda! ¿Y te parece poco?

-Hay que hacer que se lo crean. Pero no tiene por qué ser verdad.

-O sea que, con que se lo crean, ya vale, ¿no?

-Pues claro que sí. Lo que hay que hacer es que piensen...

...que lo que tú vas a hacer...

...ha sido una decisión de ellos.

Y cuando ya lo has hecho, vas y le bailas el agua...

...diciéndole lo inteligente que han sido diciéndotelo.

Y lo agradecida que estás.

-No, si decirlo suena fácil. ¿Pero y cómo se hace?

-Facilísimo. Mira, por ejemplo,...

...que quieres que te compre un abrigo de piel.

Le dices que el que lleva la mujer de un amigo suyo es mucho mejor.

Pero que como a ti el tuyo te gusta mucho, te lo vas a poner...

...todos los días para demostrar que no te importa lo que piensen.

¡Qué más da que el abrigo sea peor!

Y verás cómo en nada de tiempo te pregunta...

...si quieres un abrigo mejor que el de la mujer de su amigo.

Y ahí entras tú. Y le dices que no, le insistes que no, que no.

Que no quieres. Eso para que él piense que tú eres muy buena,...

...que eres muy humilde y un poco tonta.

Y en un par de días lo tienes en la peletería comprándote...

...un abrigo mucho mejor.

-No, si a lo mejor hasta funciona. -¡Vamos que si funciona!

Y cuando tengas tu abrigo, le dices que estás encantada.

Y que hay que ver lo listo que ha sido comprándote el abrigo.

¡Se va la mar de contento!

-Pues nada, en cuanto tenga una ocasión, seguiré tu consejo.

Aunque voy a necesitar más de uno.

-Los que quieras. Las amigas estamos pa ayudarnos.

Si no nos ayudamos nosotras, quién va a hacerlo

Golpes. -¿Sí?

-Julieta, ¿te has enterado...?

Disculpa, no sabía que estabas ocupada.

-Les dejo. Tengo que preparar el ensayo.

-Juan, ¿a qué viene tanta urgencia?

-Pues a Juanito que lo han detenido por el derrumbe de los almacenes.

Y la policía dice que es el responsable.

-¿Y dónde está? -En comisaría.

Y necesita que alguien le ayude. Julieta, tienes que ayudarle.

-El Documento Nacional de Identidad sigo sin encontrarlo.

Pero no importa, ¿no?

-No, no, de momento con esto nos vale.

-¿Está todo bien?

-Sí, sí, ya veo que es usted mayor de edad.

-Le he traído el cuestionario. Y lo he rellenado todo.

-Sí. Veo que no tiene experiencia previa en el mundo comercial.

-No. No creía que fuera indispensable.

-No lo es pero... pero ayuda, señorita.

-¿Entonces?

-Entonces nada. Desgraciadamente no hay ninguna plaza que cubrir.

-¿Cómo?

Pero si el otro día me dijo que sí,...

...que había uno y que...

-Sí, sí, sí, ya sé lo que le dije.

Y en ese momento quedaba una plaza por cubrir.

Pero en este tiempo se ha presentado otra persona y...

Solicitando ese puesto y se lo di.

-Pero usted me dijo que trajera los papeles.

-Ya. Pero y si no los hubiera traído.

¿Qué garantía tenía yo? -Le dije que vendría.

-Sí, señorita, aquí viene tanta gente diciendo tantas cosas...

Bueno, ya sé que lo que usted decía era verdad.

Por favor, compréndame, yo tengo una responsabilidad...

...y he creído oportuno dar ese puesto a otra persona...

...que, seguramente, lo necesitaba mucho más que usted.

-Eso no es verdad. ¡Yo necesito ese trabajo!

Lo necesito más que nadie en este mundo.

-La persona a la que le he dado ese trabajo es un hombre,...

...padre de familia. Con hijos que sacar adelante.

Y no creo que ese sea su caso. -No.

Pero para mí también es muy importante.

Acabo de llegar a Madrid. ¡Lo necesito para vivir!

-Está bien, está bien. Dígale que pase.

Golpes. Adelante.

Gracias. Déjenos.

Buenos días, Julieta. Siéntese. -Buenos días, inspector.

-A ver, ¿se puede saber la urgencia que le impide esperar un minuto?

-Me han dicho que tienen detenido a Juanito el Chi...

A Juan Ruiz Apodaca. Quiero verle, quiero saber cómo está.

-Le recuerdo que esto no es la coctelería.

Esto es una dependencia policial y aquí soy yo quien manda.

Aquí las cosas se hacen cuándo y cómo digo yo.

-Él es completamente inocente, no ha hecho nada a nadie.

¿Cómo han podido detenerle así?

-Me parece que es la persona menos indicada para hablar de inocencia.

Precisamente aquí tengo un expediente con su nombre.

Se le acusa de abandono de hogar, de conducta inmoral...

...y de otras lindezas.

¿Qué le parece si hablamos de eso?

-Es que no he venido hablar de mí...

...ni de esas acusaciones. Se las puedo explicar en otro momento.

Y por supuesto que sé que estoy en una dependencia policial...

...y que es usted quien manda aquí.

Por eso es a usted a quien pido que me deje ver al acusado.

Por favor.

-Tráigame a Juan Ruiz.

-¡Me cago en la leche, siempre la fastidio! Debí dejarle terminar.

-Marcelino, hijo, Juanito tenía que haber terminado el trabajo.

Haber ido a la fiesta más tarde y no dejarse convencer por ti.

No hizo lo que tenía que hacer, se despistó.

-No, padre, pero en ese despiste yo colaboré.

-Bueno, vamos a ver, Marcelino, que tú no tienes la culpa.

Debió hacer lo que le pidieron, por mucho que tú insistieras.

Lo que pasa es que ya sabemos cómo es Juanito.

¡Coño! Pero, no por eso, Pelayo, vamos hacer leña del árbol caído.

-Claro que no. Mucho menos con Juanito,...

...que es como tú pa nosotros, de la familia.

Simplemente estamos haciendo... suposiciones.

-Bueno, Pelayo, pero cuando se habla así de Juanito, yo no puedo.

Además, soy el primero que le echa la bronca y ahora estoy cabreado.

Pienso en él cuando está en el calabozo y me duele.

-Si es normal. Lo estará pasando muy mal.

Ahora tenemos que ayudarle.

Que se dé cuenta de que estamos encima para que no se sienta solo.

-Pues eso es lo que yo digo. -¿Y qué? ¿Hay alguna novedad o no?

-Todavía no. Pero he ido hoy a ver a Julieta.

Y me ha dicho que ella conoce al inspector que está...

...en el calabozo de Juanito. Parece que para por el Morocco.

Y por lo menos, va a conseguir que a ella le dejen entrar a verle.

Y me ha dicho que conoce a una persona influyente.

Hablando con él, quizá consigue algo.

-Bueno, pues si Julieta ha encontrado un pez gordo,...

...a lo mejor se arregla el problema, ya tenemos algo.

-¿Entonces has visto a Julieta? -Hoy mismo, Manolita.

-Ya. ¿Y qué tal está?

-Bueno, pues yo la he visto bien.

Cuando llegué, estaba con una cantante que actúa en el Morocco.

Y la he visto, pues, sonriente, alegre, con buena cara.

Vamos, que estaba de buen ver.

-Sí, sí, me alegro por ella, qué bien.

Bueno, por fin tiene lo que quiere.

-¡Pobre Juanito!

-Bueno, tampoco hay que exagerar tanto.

Es una mujer joven y guapa, seguro que encuentra algo.

No es que encuentre el trabajo de su vida...

-Por favor, deme una oportunidad, puedo trabajar de lo que sea.

-No puede ser, se lo he dicho.

No quedan vacantes de dependienta...

...y no tiene experiencia para darle otra responsabilidad.

-Pero puedo aprender. -Ay, aprender, aprender, claro.

No, ya nos ha pasado, le enseñamos un oficio...

...a una chica joven y atractiva y cuando la necesitas...

Se nos casa. Adiós, muy buenas.

No, aunque, bien pensado,...

...podría ser una buena solución para usted.

Hágame caso, búsquese una persona que le convenga,...

...un hombre honrado, trabajador...

...y forme una familia.

-Lo que necesito es trabajar.

-Bueno, no se ponga usted así.

Le garantizo que si queda alguna vacante la llamaré.

De verdad.

Puerta. -Adelante.

Gracias, espere fuera, ya le avisaré.

-¿Estás bien?

Juan me ha avisado de lo que ha pasado.

Están todos muy preocupados.

-Diles que estoy bien.

-No tienes nada que ver en este accidente, ¿verdad?

Es un error, ¿a que sí? -Claro que lo es.

No he hecho nada y no entiendo nada.

Me acusan de algo que no he hecho.

-Tranquilo, no te preocupes.

Moveremos cielo y tierra para sacarte.

No dejaremos que te acusen injustamente.

-Eso es lo que están haciendo.

No he hecho nada, Julieta, te lo juro.

-Verá, según los últimos peritajes, he descubierto...

...que el derrumbamiento fue por un fallo estructural.

El edificio estaba dañado desde la guerra...

...y era cuestión de tiempo que se cayera.

-¿Y? ¿Las obras de reformas no eran para evitar eso?

-Efectivamente, lo que nos deja en una posición,...

...para eximirnos de cualquier responsabilidad.

-¿Cómo?

-Fácil, alegando un fallo provocado,...

...un sabotaje o incluso, una negligencia producida...

...por un trabajador que no ha seguido las instrucciones.

Por escrito.

Don Ramón, para ese puesto, tengo al candidato perfecto.

-Este es el motivo de su denuncia.

-¿Qué dice? Eso es la primera vez que lo escucho,...

...te lo juro, Julieta.

-Aquí dice que se le encargó arreglar una parte...

...de la estructura que se derrumbó.

¿Hizo ese arreglo o no?

-No, no. No lo hice, pero verá, es que...

-¿Por qué no lo hizo?

-No es que no lo hiciera, el problema no es...

...que no lo hiciera. Ellos no me escucharon.

-Ya, pero usted no hizo el arreglo.

-Eso no era lo importante.

Los materiales que utilizaban no valían.

Se lo dije una y otra vez, esa cúpula se iba a caer.

No me hacían caso y continuaban, se lo dije una y otra vez.

-Pero le dijeron que arreglase esa estructura, ¿sí o no?

-Sí, sí, sí...

-¿Por qué no lo hizo?

¿Tal vez por desidia, desinterés...?

Según usted, les advirtió de que aquello podía caerse.

¿Por qué no lo arregló cuando se lo dijeron?

¿No fue a hacerlo porque seguía instrucciones de alguien?

¿Tenía alguna relación con otra empresa de la competencia?

¿Le pagaron para que no lo hiciera?

-¿Qué dice? No he hablado con nadie, no me han dao dinero.

No conozco a nadie de la competencia.

-Hay mucha gente que le ha venido bien que el accidente ocurriera.

¿Es consciente de ello?

-¿De qué...? ¿De qué me está hablando?

No entiendo nada, te lo juro, Julieta.

¿A quién le puede interesar que haya un accidente...

...con heridos? Es una locura.

A mí nadie me ha pagao ni nada.

Sé que no me cree, porque se lo repito y no me cree.

Yo fui el que les advirtió de que eso se iba a venir abajo...

...en cualquier momento, pero no me hicieron caso.

¿Tú me crees, verdad, Julieta?

¿Tú me crees, verdad?

Julieta...

-¡Ah! -¡Dios mío, perdona!

No te había visto. ¿Estás bien? -Sí, sí, estoy bien.

¡Y ahora se me ha roto la falda!

-Por favor, no te pongas así. No sabes cuánto lo siento.

-No, no quiero llorar, pero él me dijo que volviera...

...con la partida de nacimiento, ¿por qué no me esperó?

Ahora, mira. La única falda nueva que tengo.

-Déjame que te ayude. Si quieres te compro otra.

-No, no, no importa.

¡Cómo no va a importar! No puedes salir a la calle así.

-Que no, estoy bien, de verdad. -Espera.

Aquí tengo unos alfileres,...

...precisamente los llevo para hacer arreglos.

-Sujeta un momento la falda.

Eso es. Ya está.

-Gracias. -De nada.

-Soy Teresa. -Ana.

Encantada.

-Acabas de llegar, verás como todo se arregla.

Así que no te quiero ver triste.

-Perdón, es que me había hecho tantas ilusiones que...

-La vida está hecha de contratiempos.

-Sí, ya lo sé y normalmente soy optimista...

...y animada, pero...

Esto me ha afectado, Rosario.

-Lo importante es que tú y Jacinto os queréis,...

...que tenéis salud y os sobran ganas de tirar pa'lante.

¿O no? -Sí, claro que sí, por supuesto.

Al levantarme cada mañana y ver a Jacinto...

...me llena el corazón de alegría.

-Entonces no hay motivos para estar triste.

-No estoy triste.

Pero estoy un poco preocupada, quizás porque cuando llegué,...

...pensé que todo iba a ser más sencillo.

Y ahora, me doy cuenta de la realidad.

-Celia, ni antes era tan sencillo ni ahora será tan difícil...

...como lo estás viendo.

-¿Sabes en qué me he fijado? -¿En qué?

-Que no hay gente como yo.

No han visto un negro hasta que he llegado.

-Eso es cierto, porque, la verdad, muchos, muchos no hay.

-¿No será un problema para conseguir trabajo?

-¿Por qué dices eso?

-No sé, quizás no se fían o no les gusto.

-No, no, en España no somos así.

Madrid es una ciudad que acoge a todo el mundo.

Es más, yo creo que para ser artista,...

...el ser negro hasta viene bien.

Porque da una cosa sofisticada, diferente...

Y sino, fíjate en... ¿Cómo se llama?

(PRONUNCIA MAL) Josephine Baker.

¿No sabes quién es? Sí, Josephine Baker.

La... -¡Ah! Sí, Josephine Baker.

Ya me gustaría a mí ser como ella.

La reina del Folies Bergère de París.

No sé si lo sabes, pero empezó de criada.

-Ah, pues no, no lo sabía.

Pues razón de más para no desesperarse.

Fíjate lo bajito que empezó y dónde ha llegado.

-Sí. Pero no me veo yo subiendo a un escenario...

...a bailar como ella.

Imagínate, vestida solo con un cinturón hecho...

...a base de bananas.

-¿Qué?

Vamos a ver, lo importante es que no te desanimes...

...y perseveres.

-Tienes razón, Rosario, yo he sido una boba.

Lo que voy a hacer es tomarme las cosas con calma...

...y pensar que todo saldrá bien, siempre he sido así.

-Di que sí, mujer.

-El que me da un poco de pena es Jacinto.

El pobre se siente culpable de lo que ha pasado.

-Otro que debería aprender a tener más calma...

...y a ver la vida de otra manera.

-Imagínate, se cree que estoy pensando en dejarlo.

Pero yo le voy a demostrar a él de que eso no va a pasar nunca.

-Así se habla, Celia, y ahora vámonos corriendo...

...al Morocco que llegamos tarde y si no don Pablo...

...se pone hecho una fiera. Vamos.

-¿Podemos olvidar ese asunto entonces?

-Está todo en manos de la Policía y nosotros liberados...

...de cualquier responsabilidad. -Muy bien.

Más cosas. El personal. ¿Cómo va la contratación?

-Pues está prácticamente cerrada, he tenido mis dudas a última hora.

Ahora vino una chica a pedir trabajo...

...y a mí me ha parecido demasiado joven...

...y he preferido contratar a un hombre en ese puesto.

-¿Un hombre casado? -Sí.

-En caso de duda siempre es mejor contratar a un hombre casado,...

...son más dóciles y crean menos problemas.

Teléfono.

-¿Sí?

Don Ramón, preguntan por usted, doña Julieta Fernández.

-Que pase, que pase. -Que pase.

Llaman a la puerta.

-Disculpe si les interrumpo.

Me hubiera gustado concertar una cita,...

...pero se trata de un asunto bastante grave.

-Por favor, no se disculpe, para mí es un placer atenderla...

...en cualquier momento. Supongo que recuerda...

...a mi jefe de personal José María Pérez.

-Sí, nos conocimos en la fiesta. -Encantado.

-¿Te importa que utilicemos tu despacho?

-En absoluto, voy al almacén a ver si han llegado los pedidos.

Con permiso.

-Siéntese, por favor.

-¿Y bien, Julieta, dígame,...

...en qué puedo ayudarla?

-Pues, verá,...

...se trata de uno de sus empleados.

-Por favor, me encanta la gente que no se anda con rodeos.

-Pues se trata de uno de sus trabajadores,...

...de Juanito el Chico,...

...bueno, de Juan Ruiz de Apodaca.

Le ha detenido la Policía...

...y le acusan de que es el responsable...

...del derrumbamiento de los grandes almacenes.

-Así que te han hecho traer la partida de nacimiento para nada.

-Sí, eso es.

Le dije a ese don José María que se la traería...

...y cuando se la entrego me dice que ya ha contratado a un señor.

Y no solo eso sino que me ha dicho que prefiere contratar...

...a hombres porque ellos no se van de la empresa cuando se casan.

-¿Cómo? -Sí. Que cuando contratan...

...a chicas monas y les enseñan el oficio...

...luego se van de la empresa cuando más las necesitan...

...para casarse.

Y que eso era lo que recomendaba a mí,...

...que me buscara un chico que me conviniera...

...y que me casara con él.

Si hubiera podido le hubiera abofeteado allí mismo.

Me he sentido tan mal, tan frustrada, tan rabiosa.

-Así que don José María te ha recomendado...

...que te busques un hombre que te convenga...

...para casarte con él.

-Sí. -Él suele hacer estas cosas.

Yo le conozco bien,...

...llevo algún tiempo trabajando para esta empresa.

-Qué suerte y mira que eres chica.

-También me las he tenido que tragar, no creas.

-También me ha dicho que si se producía...

...alguna vacante que me llamaría.

¿Tú crees que lo hará?

¡Chis, va, qué tontería!

Ni va a haber vacantes y ni me llamará.

-A ver, déjame ver tu mano.

-¿Mi mano? -Sí, a veces puedo leer el futuro.

A ver.

Aquí dice que tu suerte va a cambiar muy pronto,...

...mucho más de lo que te imaginas.

-¿Eres una bruja?

-Sí. Pero ¿por qué me insultas, tan fea soy?

-No, por Dios, que no lo digo por eso.

Me estás tomando el pelo.

-Él es completamente inocente y yo estoy muy preocupada por él.

-¿Y por qué le preocupa tanto, es algún familiar suyo?

-No, no lo es, es un vecino del barrio...

...al que conozco desde hace bastante tiempo...

...y le tengo mucho afecto.

Le conozco... muy bien.

Y, según me consta, él no tiene nada que ver...

...con lo que ha pasado.

Es más, según tengo entendido, él fue precisamente...

...quien avisó a la constructora y también a ustedes...

...de que la estructura estaba en mal estado...

...y de que los materiales que se estaban utilizando...

...para la construcción eran deficientes,...

...pero no se le hizo ningún caso.

-¿Y no fue a él al que se le encargó...

...que hiciera algunos arreglos justo antes de que se derrumbara?

-Sí, creo que... que sí.

Pero que él no acabara esos arreglos de última hora...

...no justifica para que se le responsabilice...

...de un derrumbamiento que se produjo por otros motivos.

¿O es que acaso se le encargó a él...

...que cambiara esos materiales deficientes?

La estructura se cayó por esa causa.

Así que ni la constructora ni tampoco ustedes deben culpar...

...a un pobre trabajador que lo único que hizo fue avisar...

...de que aquello estaba mal.

-Ciertamente la situación es bastante desagradable.

No obstante, intentaré averiguar qué ha pasado...

...y qué pruebas tienen contra él.

-Pues, sean las que sean, tengo entendido que salieron de aquí.

-Bueno, eso... ya no lo sé.

De todas formas cuente con mi colaboración,...

...aunque no le prometo nada.

Si la Policía ha decidido actuar contra él.

Esperemos que no sea demasiado tarde.

-Don Ramón...

Inténtelo, se lo ruego.

Seguro que aun puede hacer algo.

Yo contraté a esa chica, a Loli, a la amiga de su amigo...

...para que cantara en el Morocco...

...porque usted me lo pidió,...

...y me consta que es usted todo un caballero.

Esta es una buena oportunidad para...

...devolverme el favor.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Bien. Trabajando.

-¿Estás más tranquila? -Sí. ¿Y tú?

-Bueno.

Estaba pensando que al salir de trabajar nos podía ir...

...a dar un paseo por la calle Bailén,...

...así te enseño el Palacio Real y por debajo el viaducto...

...que hay muchas casas con balcones que te gustan.

Y hay unas tabernas de bacalao que te vas a chupar los dedos.

-Jacinto, eres muy bueno conmigo.

-Mi amor, no me gusta verte trabajando en los lavabos...

...y aceptando propinas de todo el que pase.

-¿Qué más da eso? Sólo es trabajo.

Además la dignidad está en las personas...

...y no en lo que hace. -Ya.

Pero tú no has venío aquí para eso.

Viniste a cantar y a triunfar. Que te conozcan en Madrid...

...y en toda España. -No te preocupes, todo llegará.

-¿Por qué no nos vamos de aquí? -¿Cómo?

-Sí, buscamos un trabajo pa los dos.

-¿Y qué ganaríamos con eso?

-Pues no sé, mi amor, al menos no trabajarías...

...en los lavabos y yo... -¿Tú?

Serías un desgraciado trabajando lejos de aquí...

...y no me importa trabajar en los lavabos.

Ya te lo he dicho.

Además... No estoy tan lejos del escenario.

Y si ya estuve una vez, seguro que lo volveré a hacer.

¿Tú sabías que Josephine Baker antes de ser estrella...

...estuvo trabajando como criada?

Y, fíjate, dónde ha llegado.

-¿De verdad que no te importan los lavabos?

-Claro que no.

Sabes qué decimos en Cuba...

Que lo que sucede, conviene y lo que está pa ti...

...nadie te lo quita.

Y yo creo mucho en eso. Si está escrito que sea...

...una estrella, lo seré. Y de algún modo, el estar aquí...

...trabajando, hasta me puede venir bien.

Aunque ahora no sepamos cuándo.

-Qué pedazo de mujer que tengo, cojones.

-Ay, no digas eso, sabes que no me gusta.

Me voy a trabajar.

-Pero cómo se te ocurre a ese imbécil para cargar con el muerto.

-Porque era el que mejor nos venía, ya se lo expliqué.

-Ya lo sé.

Pero resulta que es amigo de Julieta.

Y no me apetece nada estar mal con ella, nada en absoluto.

Es una mujer de bandera y me fastidiaría mucho perder...

...mis posibilidades con ella.

-D.Ramón no hay nadie mejor que él.

Ese chico es nuestra salvación. -Que contrariedad, joder, ¡joder!

-Mire, si quiere podemos salvarlo, desde luego que sí,...

...pero tendríamos que responsabilizarnos nosotros.

-No digas estupideces. Solo nos faltaba eso.

En fin...

A ver qué historia le cuento.

Pero nada de esto hubiera ocurrido si tuvieras más cuidado.

-Lo tuve, D. Ramón, pero esto era inevitable.

-No me vengas con cuentos. Aquí las historias las invento yo.

Tú estás para evitar problemas, no para crearlos.

Lo que tienes que hacer es que los almacenes...

...abran al público el día previsto.

Libres de toda culpa y evitando pagar ni una sola peseta.

¿Serás capaz de hacerlo?

-Descuide, D. Ramón, ya le dije que yo me encargo.

-Pero cómo una mujer así...

Puede ser amiga de un patán como ese.

(SUSPIRA)

-Estoy agotada.

-Yo estoy tomando un daiquiri especial...

...que me está sentando estupendamente.

¿Te pido otro? -Sí, por favor.

-Dos más como este.

Una buena copa, una buena amiga... ¿Qué más se puede pedir?

-Un poco de justicia.

-¿Eh? -Tengo un amigo detenido.

Le culpan por el accidente de los grandes almacenes.

A él...

Y lo único que hizo fue avisar que la obra estaba mal hecha.

Estas cosas me indignan.

Estoy intentando ayudarle, pero...

-Seguro que consigues hacer algo por él, ya verás.

-No, no estoy tan segura.

No sé, estoy un poco desanimada.

-¿Te gustaría animarte?

Tú no tienes que estar así si no quieres.

Tengo algo en el bolso que podría ayudarte.

-Pero... Tiene que ser algo que actúe rápido.

-Me parece que sí.

Cuando estoy un poco triste lo tomo y me sienta bien.

Pero tenemos que ir a un sitio más discreto, ¿no te parece?

-Pues vamos a mi despacho.

¿Sabes? Creo que nos entenderemos divinamente.

-Sí, yo también lo creo.

-Madre...

Hola...

Aquí tiene, seis codornices.

Además las he cazao al lado de la charca del pueblo...

...que decían que desde hace años no iban codornices.

Pues las he encontrado, no vea.

Cuando llegué no había ninguna pero cuando me venía...

...cayeron una detrás de otra.

Y de camino de vuelta me encontré a Eladio...

...y me dice que las compré.

Las he comprao... Pues no sé con qué dinero, madre.

Pero prepárelas y desplúmelas que no son para mañana.

Avise a Teresa. -Déjala, ya lo haré yo.

A ella no le gusta hacerlo.

-¿Cómo que no le gustan, madre? Yo me desplomo cazando...

...codornices para que la señorita no quiera desplumarlas.

Avísela que yo... ¡Teresa!

¡Teresa, ven aquí a desplumar codornices!

-No la llames, tu hermana no está.

-¿Cómo que no está?

-Que no está.

Se ha ido.

-¿Adónde ha ido, madre?

¿Que adónde ha ido Teresa, madre?

-A Madrid.

-¿Cómo que a Madrid?

¿Cómo que Teresa se ha ido a Madrid?

Sola...

-Estoy aquí haciendo de la buena hija.

Pero no vine sólo por mi familia.

Yo también tenía sueños, creí que era llegar y comerme el mundo.

Y ya ves, todo para nada.

-No consentiré un grito más en esta casa.

Ni un insulto a tu padre.

Tu hermana nos ha dado una buena lección.

-¿Pero qué lección nos da alguien que puede acabar como una perdida?

-¡Lo único que ha hecho es enfrentarse al problema...

...e intentar arreglarlo! No tienes derecho sobre nosotras.

-¡Soy el hombre de esta...! -¡Cállate!

-Y en el momento que me di cuenta de ese error, la llamé,...

...urgentemente, para decirle que el puesto de trabajo es suyo.

Manuela Sanabria.

-Presente.

-¿Pero dónde cree que va, a los toros?

-No... Yo... -Póngase el uniforme, señorita.

-Señora, ya le dije... -¡Póngaselo!

-Ayúdales, Señor, a coronar con éxito, el fruto...

...de su inteligencia y su trabajo, para convertir...

...este lugar en una inagotable fuente de felicidad...

...y prosperidad para todos.

En el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo...

Amén.

-Porque esta noche, los jefes de los grandes almacenes...

...hacen una fiesta en el Morocco.

Y pensé que a usted le gustaría ir.

Es una invitación para dos personas.

-¿Quiere que sea su pareja de baile?

-No hagas el tonto.

-Encarna... Que seas mi suegra,...

...no te da derecho a humillarme.

-No te he humillado, querida. Sólo te serví una copa...

...de vino como a ti te gusta.

Brinda conmigo y pon un poco de tu parte.

Es un día especial para que te preocupes por una menudencia.

Bebe, salud.

-Yo también tengo mucho calor.

No estoy acostumbrada a sitios tan cargados.

Si no es porque vine con unos amigos...

...y tengo que esperarlos para regresar con ellos,...

...ya me habría ido.

-Mi nombre es Héctor. -Ajá... Teresa, encantada.

Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 257

02 sep 2008

Teresa decide quedarse a vivir en Madrid junto a su padre y solicita a Jose María una plaza de dependienta en los almacenes, presentando una partida de nacimiento con la fecha alterada. Temiendo que no la deje ir, Manolita oculta a Marcelino la fiesta del Morocco. Jacinto, de manera inocente, desvela la verdad y pone a Manolita en una situación muy delicada. Convencida de que no la volverá a ver, Sole vive con desgarro la inminente marcha de Luisa. Al despedirse de ella, le encomienda tener mucho cuidado ya que, aunque ella no lo sepa, Sole ha adivinado que Luisa está embarazada. Los planes de Jacinto y Celia sobre su futuro se vienen abajo cuando descubren que Julieta ha contratado a Loli para actuar en el Morocco.  Héctor detiene a Juanito Chico como responsable del derrumbe. Durante la detención el policía tiene un encontronazo con Teresa que le acusa de maltratar al detenido.

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 257" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T3 - Capítulo 257"

Los últimos 4.649 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos