www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2926374
No recomendado para menores de 7 años  Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 18 - Ver ahora
Transcripción completa

-Aunque eso sea cierto, no justifica ni que le gritaras...

...ni que te pusieras violento con ella.

-Sí, sí, está bien. Yo soy así y ella me conoce.

Si me enfado, me enfado y no lo puedo evitar.

-Tú también la conoces a ella y sabes lo que le afectan esas cosas.

-Además, con el teatro...

...siempre hay que ir con mucho cuidado.

Le comunicaré mi decisión cuando la haya tomado.

¿Su decisión?

Hipócrita.

-Imagínate todos los chavales de la calle o la gente humilde...

...como tú y yo y que de mayores quieran ser... no sé,...

...futbolistas, tenistas, boxeadores.

Esa gente va a leer tu entrevista y se va a dar cuenta...

...de que con mucho trabajo, con ganas,...

...peleando por las cosas,...

...se puede llegar a conseguir lo que uno quiere.

-Si es por una buena causa, porque como se enfade conmigo Alfonso.

Es por una buena causa. Te lo prometo.

Si Alfonso se enfada con alguien, será conmigo. Gracias.

"Mi dulce Aurora" no es teatro.

Es sólo una basura mediocre que cumple su función:

distraer las mentes embrutecidas de los matrimonios...

...acomodados, aburridos y ociosos como el tuyo.

-Perdóname por...

Despertar con la luz de la mañana y renovar...

...otro día más la fuerza para amar...

...en tiempos revueltos.

No es sencillo...

...avanzar olvidando lo vivido,...

...cuando tanto se ha dado por perdido...

...y el camino es volver a comenzar.

Le canto al viento,...

...por todo el que venció su desaliento.

Le canto al mar,...

...por todo aquel que tuvo que olvidar...

...para empezar...

-No es necesario, por favor. Pues vete.

Vete a contarle a tus amiguitas la experiencia tan maravillosa...

...que has tenido viniendo a visitarme.

Escribe un cuentecito de los tuyos y déjame en paz.

-¿Va todo bien, señora? -Sí, sí. No pasa nada.

Dígale que se vaya. -Aún quedan 5 min.

Me da igual. No quiero hablar con ella.

-Abel me dijo que firmaras unos papeles.

Venga, dámelos. No tengo todo el día.

-Siento haberte estropeado el día. No era mi intención.

A ver esos papeles.

-Esto es por la venta de la casa de tu difunta madre.

Este es para vender los terrenos.

Y este son unos documentos para que recibas el dinero...

...de la libreta de ahorro.

Y por fin este es un poder que le otorgas a Abel...

...para que pueda abrir una cuenta a tu nombre...

...e invierta el dinero en Deuda del Estado.

¿Eso es todo? -Sí, bueno.

Abel me ha dicho que con esto obtendrás un crédito...

Lo diga Abel y lo que disponga Abel me parece bien.

No hacen falta detalles. ¿Algo más?

-No, ya está todo.

Pero aún quedan unos minutos.

¡Guardia! La señora se va.

Ah, espero que disfrutéis viendo esa obrita.

Pero no te engañes, el teatro es otra cosa.

-Vamos a ver, ¿por qué? -Por qué, por qué.

Estoy harto de tus ideas de bombero.

¿No ves que es inviable...? -A ver, ¿qué os pasa?

-Bonilla y sus ideas.

-Yo sólo estaba intentado ayudar. -¿Ayudar en qué?

-En el caso de don Narciso. -¿Y cómo querías ayudar? Cuéntame.

-El móvil fueron las joyas, ¿no? -Es la hipótesis más sólida, sí.

-Y las joyas tendrán que venderlas. -Es la idea.

-Pues aquí tiene la solución, comisario.

-¿Qué es esto?

Una lista de joyerías. -Todas las de Madrid.

Ordenadas por barrios y dentro de cada barrio,...

...por orden alfabético y de importancia.

Me he pasado todo el día mecanografiando.

-Vamos a ver... -Si buscamos en las joyerías,...

...encontraremos la joya y daremos con el vendedor.

Sólo hay que tirar del hilo y llegaremos al asesino.

-Déjemela ver otra vez por el amor de Dios.

Madre mía, es que es...

Coño, es preciosa.

-Y no me dirá que no le he hecho buen precio.

-Hombre, yo sé negociar, las cosas como son.

Mire, ¿sabe lo que le digo?

Que me lo quedo. -Marcelino, voy con la chistorra.

-El fútbol es fútbol.

-Alimenta sólo con olerla. -Oiga, ¿por qué no se sienta,...

...le pongo el chato y le sigo dando lecciones...

...de cómo ataca el Pontevedra?

Chatito.

Ahí, ¿eh?

Qué rápido bebe, ¿eh? -¿Y ese galgo corredor?

-Pues uno traía sed. -Ya. ¿Qué te ha vendido, Marce?

(RÍE) -¿Qué me va a vender? A mí nada.

-Sí, sí. He visto cómo te daba un paquetito.

-Sólo me ha dado los buenos días. -Ya.

Mira, este tipo no es trigo limpio, hijo.

-¿Y cómo sabe que este hombre no es trigo limpio?

-Porque a esos cuchopandas los veo venir antes de que lleguen.

Porque tu padre está de vuelta.

¿Se puede saber en qué fregado estás metido con ese tipo?

-Está bien. Se lo voy a decir, que somos familia.

Antes o después se iba a enterar.

-Fíjese bien en esto y es una pena que no lleve las gafas de sol.

¿Qué le parece? Mire lo que le he comprado a Manolita.

(PELAYO SILBA)

Fíjese, fíjese que se va a quedar ciego.

-Vaya unas luciérnagas diamantinas. -La verdad es que sí.

-¿Y a qué viene este dispendio? -Error, padre.

Que no le pueda la ignorancia. De dispendio nada.

Que le he conseguido muy bien negociado.

En segundo lugar, esto se lo regalo a mi Manuela...

...por nuestro aniversario, qué menos.

-Es verdad. Si es que no me acordaba, Marcelino.

-Parece mentira que para un hijo que tiene...

...no se acuerde de cuando se casó. -Perdóname, hijo, este despiste.

Todavía no me hago a la idea de que un pernales como tú...

...se haya podido casar con una hembra bragada como Manuela.

-Vamos a dejarnos de tonterías.

La discreción es la virtud del campeón.

Manuela no se puede enterar hasta que se lo regale.

-Que sí, hombre, que no se va a enterar.

A ver, déjame. -Qué bonito.

Pero ¿usted que está haciendo? -¿Cómo qué estoy haciendo?

Estoy comprobando a ver si no es oro del que cagó el moro.

Con lo primo que tú eres, no me extrañaría...

...que ese fenicio te hubiera timado.

-¿A quién han timado?

(AMBOS BALBUCEAN) -Sixto.

-Sixto, sí. Estábamos hablando de don Sixto.

Que le encanta la chistorra a don Sixto, ¿verdad que sí?

-¿A don Sixto? -Sí, claro.

-Bueno, la chistorra le fascina. -Sí que le fascina.

-Sí, es cosa de locos.

-A ver, ¿cuánto tiempo crees que nos llevaría registrar...

...todas las joyerías? -Bastante.

-Y no es tarea de un solo hombre. -No, no.

Necesitamos muchos agentes y deben aprenderse de memoria...

...la descripción de las joyas. Como yo, que me lo sé al dedillo.

-¿Y te parece correcto apartar a tantos policías de sus tareas...

...para buscar unas joyas que no sabemos dónde leches están?

-Hombre, visto así, comisario.

-La policía tiene más cosas que hacer y hay más casos abiertos.

Es irrealizable. -Ya.

-Es irrealizable. Te pongas como te pongas.

Pero tu instinto es bueno, llegarás a ser un gran policía.

Sólo tienes que tener un poco menos de voluntarismo...

...y un poco más de sentido práctico.

Antes de irte a buscar a la otra esquina de Madrid,...

...deberías buscar en el entorno de la víctima.

-A ver, novato. -Ya, pero...

-Chis. Escucha y aprende.

-Ven aquí.

Como dice el comisario, hay muchos casos abiertos.

Por ejemplo, este.

Una señora denuncia la desaparición de su gato.

Anda, a ver si das con él.

-Ánimo, Bonilla. No te calientes la cabeza.

Encontrar esas joyas es como buscar una aguja en un pajar.

Cuestión de suerte.

-Cristina.

Cristina, ¿estás bien?

He venido lo antes posible. -Gracias.

-No ha sido fácil escapar de la reunión.

Pero no llores más y cuéntame lo que ha pasado.

-Ya estoy mejor.

Ha sido la visita a Salvador. Ha sido horrible.

-¿Qué le han hecho? ¿Estaba herido? -No, no.

-¿Enfermo? -No, no.

Él por fuera estaba bien, pero por dentro...

-¿Qué quieres decir?

-Nunca me habían tratado así.

-¿Qué ha pasado? ¿Te han molestado los guardias?

-Abel, ha sido tu primo.

Salvador. Me ha puesto de vuelta y media.

-Pero ¿cómo?

-Cuando vio que tú no venías, se enfadó mucho y la tomó conmigo.

-Pero ¿qué le dijiste? -Nada.

Le dije que no podías ir porque estabas trabajando.

-¿Y la tomó así sin más?

-Te juro que yo no le di motivos.

Estaba tan lleno de odio, de rabia.

Lo que no sé es por qué la tomó conmigo.

Ha sido horrible.

-No tenías por qué haber ido.

Perdóname.

-No puede ser, oiga. No puede ser.

Me está usted matando. Esto es una contrariedad.

¿Qué quiere que haga yo ahora? Por los clavos de Cristo.

-Y mire, señora, este es mucho más abrigadito.

Además le sale muy económico. -¿Cómo dice?

-Que le sale muy económico. -¿Cómo?

A ver, pero ¿usted no entiende que a mí me va la vida en esto?

Yo soy católico, apostólico y romano.

¿Sabe lo que significa para mí pedir la nulidad de mi matrimonio?

-Si me va a quedar cómico, no lo quiero.

-Que no, señora, cómico no, económico. Económico.

-Muy bien. Vamos a ver, ¿entonces cuánto tendría que...?

¿Cómo?

Pero madre santísima. ¿Cuánto ha dicho?

Usted me está matando, me está matando.

Muy bien, muy bien. Pues buenos días.

(JOSÉ M“ RESOPLA) -¿Con quién hablabas?

-Con nadie, Clementina. Con nadie.

-¿Cómo que no, José M“? Dime qué pasa.

-Pues... que soy un desgraciado, Clementina.

Un desgraciado. Que... que...

Que yo he nacido para sufrir. -Por Dios, pero dime qué pasa.

-Estaba a punto de conseguir la libertad, Clementina.

Y se me escapa como un pájaro cuando le abres la jaula.

Estaba hablando con el arzobispado.

-Ay, madre. ¿Eso es que no te conceden la nulidad?

-Pues no lo sé, Clementina.

Se han jubilado tres miembros del Tribunal de la Rota...

...y ahora llegan tres nuevos y tienen que revisar...

...todos los expedientes desde el principio.

-¿Y hay muchos? -Cientos, Clementina, cientos.

Y el nuestro es uno de los últimos.

Eso puede llevar años y años.

-Si ya lo sabía yo, no me tenía que haber enredado contigo.

-Así que te gustan las películas de piratas.

-Sí.

-Pues este domingo vamos a poner "Piratas del mar Caribe"...

...con John Wayne. ¿Sabes quién es John Wayne?

-No. ¿Un vaquero?

-Bueno, en realidad es un actor.

Pero sí, hace mucho de vaquero.

En esta hace de capitán de barco.

-Jo, capitán de barco, qué suerte.

-Pero cómo qué suerte. ¿No será que habrá estudiado mucho?

Para ser capitán de barco hay que hincar...

...los codos a base de bien.

-¿Para ser capitán de barco hay que saber Matemáticas?

-Pues claro y muchas. -¿Y para ser pirata?

-Pues también.

Tendrás que ir contando el dinero que robas.

Si no sabes Matemáticas tus grumetes te timan...

...y tú ni te enteras.

-Ya está, yo quiero ser como Sabu y vivir en la selva.

-Mira, yo conozco muy bien la selva...

...y te puedo decir que más te vale haber estudiado...

...algo para cuando vayas.

-¿Para vivir en el selva hay que saber Matemáticas?

-Para sobrevivir allí hay que saber de todo, hijo, de todo.

-¿Y no se podría aprender viendo películas?

Es que el colegio es un rollo.

-Las películas también nos enseñan muchas cosas, claro que sí;...

...pero eso no quita para que haya que ser...

...un buen estudiante.

Mira, todo, fíjate bien lo que te digo,...

...todo lo que estudies hoy en el colegio te será...

...de utilidad el día de mañana.

¿Además no querrás ser un iletrado, no?

-No, no sé. ¿Qué es eso?

-Ay, Miguel.

-No te pongas así, vida mía,...

...que me partes el corazón, por favor.

-José M, si piensas que te voy a estar esperando...

...toda la vida vete olvidando. -No, no, no.

Que ya verás cómo yo encuentro otra solución...

...y lo arreglamos de otra forma. -A ver, ¿de qué forma?

-Pues, mujer, me han dicho que se puede conseguir...

...de otra manera, pero claro a base de dinero y...

-¿Un soborno? -No.

Un soborno, no, un empujoncito. Y podríamos conseguir...

...que nuestro expediente lo pusieran arriba del todo,...

...pero lo primero sería un acta notarial..

...y eso no es gratis.

Y después, pues nada, aceleran los trámites...

...y, claro, todos son gastos y gastos y gastos.

-¿Y entonces de dónde piensas sacar el dinero?

-No lo sé, Clementina,...

...pero tú eres lo más importante que hay en mi vida.

Lo más importante y no voy a perderte...

...por un puñado de monedas.

Si tengo que atracar un banco o un estanco o lo que haga falta...

...yo atraco lo que sea; pero como que me llamo José M“,...

...Clementina, que yo consigo la nulidad, la consigo.

(SUSURRANDO) -Estate quieto.

¿Qué tal, señora?

Llaman a la puerta.

-¿Da usted su permiso, padre? -Adelante, hermana, pase, pase.

Así que estas son las niñas que han hecho...

...la redacción a la Virgen María. Muy bien, niñas, muy bien.

-Si pudiera usted escucharlas...

...y elegir a una para que haga la ofrenda.

-Claro, encantadísimo.

Pero si está aquí Leonor. Hola, guapa.

-Buenos días, padre. -Buenos días.

-A ver, Leonor, ¿tú por qué has escrito...

...una redacción a la Virgen?

-Porque estamos en mayo y es el mes de María.

-Muy bien. ¿Has visto, Miguel, qué lista es Leonor?

¿Qué pasa? ¿No dices nada?

¿No será que te da vergüenza...

...porque hay tanta chica guapa delante?

¿Eh?

A ver... ¿quién va a ser la primera?

-Tómatela, te va a sentar muy bien, ya verás.

¿Estás mejor?

-Sí. Solo necesitaba verte.

-Pobre Salvador.

-¿Pobre Salvador?

-La forma en que te ha tratado es inexcusable,...

...pero piensa en cómo se debe sentir él.

-¿Te refieres a su vida en la cárcel?

-A todo. Para empezar su madre acaba de morir...

...y ni siquiera le han dejado ir a enterrarla.

-Eso fue horrible, pero no justifica ciertas cosas.

No podría creer que Salvador fuera

...esa persona de la que tanto me habías hablado.

-Cristina, esa vida es capaz de cambiar a cualquiera.

Hazte cargo.

Está vigilado por guardias que le odian por sus ideas,...

...no tiene esperanzas de salir de allí en años, si es que sale,...

...pasa todo tipo de calamidades: hambre, frío, palizas...

A cada poco se llevan...

...a algunos de sus compañeros al paredón.

-Qué horror.

-Intenta imaginar cómo te sentirías tú en su lugar.

-Soy incapaz de imaginarme en una situación así.

Pero... quiero creer que no perdería...

...el respeto a las personas que no han hecho nada.

-No lo ha hecho por maldad.

-Al fin y al cabo soy de su familia.

-¿Podrás perdonarle?

-Estaba tan lleno de rabia.

Solo con acordarme de él me entran ganas de llorar.

Al fin y al cabo solo estaba allí para hacerle un favor.

No tenía por qué darle conversación,...

...pero saqué el tema del teatro por ser agradable.

-¡Vamos que nos vamos, que nos vamos yendo!

Una gaseosa El Lagar para nuestra querida autoridad.

-Menos cachondeo que llevo un día, Marcelino.

-Anda, ¿y eso? ¿Qué es lo que ha ocurrido?

-Pues que no acabo de encajar en comisaría,...

...no les gustan mis ideas.

Por ejemplo, en el caso de D. Narciso.

-Sí. -Pues yo proponía buscar...

...las joyas robadas por la joyerías de la ciudad, ¿no?

Pues no, el comisario dice que no,..

...que busquemos por el entorno de D. Narciso.

-Pues si el comisario Perea lo dice.

-¿Y para qué me he aprendido yo de memoria las joyas robadas?

¿Para buscar un gato extraviado?

-Cariño, ayúdame con los paquetes que se me van a caer.

-Trae, que los llevo todos.

-No hace falta que los lleves todos, que son para aquí dentro.

-Manuela, escúchame un minuto, los llevo yo todos y encantado.

Que al fin y al cabo es nuestro aniversario.

-Marce, que te has acordado.

¡Ven aquí y dame un abrazo, anda!

Ay, qué alegría tan grande.

-Manolita, no solo es que me haya acordado, es que...

Caray, vaya viento que sopla.

Fíjate, te comprado un regalito.

-Marce, que no hace falta, hombre.

-Bonilla, para su mujer. -Trae para acá.

Pero no hace falta porque el regalo más bonito...

...del mundo es que te hayas acordado.

-Claro. A ver, venga, a ver si te gusta, mujer.

-A ver si me gusta. -Es una cosilla...

-Ay, ay, Marcelino, pero... qué preciosidad.

-Es muy bonito.

Pero para preciosa tú, emperatriz mía.

-Pero, bueno, es una cosa muy romántica.

Muy bonito y muy romántico. ¿Y lo has comprado tú solo?

-Pues claro, no lo voy a robar. -No.

¿Me refiero a que si no te ha ayudado...

...Teresita o...? -No. Ni Teresita ni José M“...

...ni nadie, que no lo he comprado en los almacenes, que...

Que no vamos a dar detalles que tampoco vienen a cuento.

¿Qué te parece? -Que vas a tener buen gusto y todo.

Qué bonito, pero mira cómo brilla.

Ponlo así que le voy a decir a tu padre que salga a verlo.

-Mi padre ya lo ha visto.

-Eh...

No le des más vueltas.

No tenía nada que ver contigo.

Salvador ha sufrido mucho y cuando uno vive así...

...la rabia se acumula y puede estallar...

...en cualquier momento.

Pero tenemos que ser buenos cristianos...

...y saber perdonarle.

-Eres un santo, ¿lo sabes, verdad?

-No digas bobadas.

Soy abogado y lo contrario de un santo.

-Tienes un corazón enorme.

Tengo mucha suerte de tener un hombre como tú a mi lado.

-Tendrías que haber conocido a Salvador antes.

Él sí que era un hombre bueno de verdad.

-Cristina, no lo digo por excusarlo...

...y me hago cargo de que lo has pasado muy mal,...

...pero tú no sabes lo generoso que él fue conmigo.

Yo siempre le tendré que estar agradecido, ¡siempre!

-Tenía tantas ganas de conocerle, ¿sabes?

Ha sido una gran desilusión.

-Mira, otro día iremos los dos a visitarle, ¿quieres?

Estoy seguro de que cuando veas el lado bueno de Salvador...

...se te olvidará todo lo que ha pasado hoy.

-Sí.

-Si es que cada día brillas más, coño, menudo regalazo que he hecho.

¡Huy, que me deslumbro!

Joder, es que es precioso. -Marcelino.

¿Me enseñas la joya? -Sí, claro, Bonilla.

¿A que es preciosa? ¿A que tengo buen gusto, eh?

-Sí, sí, sí, sí. -Es preciosa.

¿Qué está haciendo, Bonilla?

Esa joya la he comprado yo. -Está detenido.

-Pero ¿usted qué dice? -Dese la vuelta.

-Pero ¿qué dice? -Que qué digo.

Que está detenido por el asesinato de D. Narciso...

...y esa joya lo demuestra. -Se está equivocando.

-¡Andando a comisaría! -¡Padre, Manolita!

¡Padre! -Pero ¿qué pasa?

-Marce, ¿dónde vas? -¿Dónde vas, hijo?

-Oye, suegro, ¿le están deteniendo? -Pero ¿cómo? ¿Qué ha hecho?

-Por eso, Virgen María, saldremos en romería a llevarte...

...muchas flores de toditos los colores.

-Bueno, bueno, Leonor, pero si la has escrito en verso.

¿Te ha ayudado tu mamá? -No, padre, la he hecho yo sola.

-Pues está muy bien.

-Y bien, padre, ¿cuál le ha parecido mejor?

-Bueno, la verdad es que son todas muy bonitas.

Pero si tuviera que quedarme con una,...

...creo que dejaría la decisión en manos de mi secretario.

-¿Su secretario?

-Así es, hermana,...

...hace ya un tiempo que este jovencito me presta...

...una ayuda inestimable en la parroquia.

Así que he decidido nombrarle mi secretario...

...y por supuesto consultarle importantes decisiones como esta.

¿Aceptas el cargo, Miguel? -Será un honor.

-Muy bien.

Tu veredicto. -¿El qué?

-Tu veredicto...

Tienes que elegir un texto para hacer la ofrenda.

-Ah. Pues... -No, no, no. Dilo en voz alta.

-Bueno, pues a mí la que más me ha gustado ha sido...

...el de Leonor.

-Bueno, pues me lo pensaré, ¿eh?

Muchas gracias, hermana. Niñas.

La acompaño.

-Estos pañuelos, señora, son extraordinarios.

Ahora dígame cuáles son las iniciales de su hijo.

-¿Cómo dice? -¡Las iniciales de su hijo!

Hijo, hijo.

"RJ". -"RJ", muy bien.

Pues no se preocupe porque el lunes a primera hora...

...los tendrá, ¿de acuerdo?

Tiene que pagar en caja ahora 19,90.

-¡¿Cuánto?! -19 con 90 en caja.

-José M“. -Es que estoy con esta mujer...

...que es que no oye. -Déjala si está sorda.

Mira, es que tengo algo importante que decirte.

-No, que no sea nada malo, por favor, que llevo...

...un día que estoy como para tirarme por el viaducto.

-No seas dramático. Toma. -¿Qué es eso?

Cógelo. -No.

-José M“, por favor, cógelo. -Que no, Clementina.

Si es que me estoy temiendo lo que hay aquí dentro y...

No puedo. -¿Cómo que no puedes?

Pero ¿no has dicho antes que no te iban a conceder...

...la nulidad si no lo pagábamos? -Sí.

Que no me iban a conceder la nulidad si no lo pagaba yo.

Soy un caballero, no puedo aceptar dinero de una mujer...

-¿No has dicho antes que soy lo más importante en tu vida?

-Exactamente. -¿Y no somos novios?

-No. Sí, tú y yo somos como dos amantes...

...que vivimos en un mundo que no nos comprende.

-Eres un teatrero.

Cógelo, que son cuatro perrillas, de verdad.

-Antes muerto.

-De verdad. ¿Tú me quieres?

Si me quieres lo aceptarás, ¿o es que no me quieres?

-Con locura te quiero, pero no puedo, no puedo.

-José M“, ¿en que lo puedo gastar mejor?

Cógelo. -Mujer, igual deberías buscarte...

...otro hombre que te dé menos disgustos.

-Y a mí no me digas eso.

Tú también me das muchos gustitos.

-Clementina, no me digas esas cosas que me pones enfermo.

-Pues cógelo. -¿Estás segura?

-Que sí.

-¿Quién me cobra?

(AMBOS) ¡En caja, señora! ¡En caja!

-Así que te ha gustado la redacción de Leonor, ¿eh?

¿O es Leonor la que te gusta?

-¿Qué...? No, la redacción.

-Venga, hombre, no seas tímido. Si es una cosa natural.

A tu edad ya te van gustando las niñas y esta te tiene...

...loquito por sus huesos, ¿o no? -¿Cómo lo sabe?

-Porque uno va teniendo una edad y se da cuenta de ciertas cosas.

Pero no te preocupes, cuando los sentimientos son...

...puros y sinceros, no hay que ponerles barreras.

Ahora vámonos que seguro que tu madre te está esperando...

...y tienes que hacer los deberes. -Jo, qué rollo.

-¿Cómo que qué rollo?

Ven, te voy a contar una cosa. Siéntate.

Vamos a ver.

Sabu, el chico de la película,...

...no solamente se dedica a hacer esas películas de aventuras.

Cuando le llegó la orden de alistarse en el ejército,...

...pues tuvo que dejar toda esa vida que tanto le gustaba...

...y ponerse el uniforme como uno más.

Se sacrificó, Miguel.

Y lo hizo porque era su deber.

Al final de la guerra hasta le dieron una medalla.

Así que si realmente quiere ser como él,...

...tendrás que seguir su ejemplo.

Las aventuras están muy bien...

...y los amores también, por qué no.

Pero el deber es siempre lo primero, Miguel. Siempre.

Así que tu deber ahora es esforzarte por ser...

...un buen estudiante y sacar el colegio.

-Sí, padre.

-¿Me prometes que vas a hacer ese pequeño sacrificio?

-Sí, padre.

-Pues andando. Venga.

Apaga y vámonos. Venga.

-Ya te dije que tu José M“ era un hombre de palabra.

Que conseguiría el dinero. Bien.

Aquí lo tienes.

Tú eres lo más importante para mí, amor mío.

No quiero que te preocupes por estas tonterías.

Ya puedes pagar la contribución. Tengo que trabajar.

-Aquí estás jugando al fútbol como siempre, ¿verdad?

-Estaba ayudando al padre Gaitán. -Así es.

Me ha estado ayudando a preparar los rollos de película...

...para la función del domingo. -Y ahora voy a hacer los deberes.

-Oh... Este niño está muy raro. ¿No tendrá fiebre?

-Claro que no, mujer.

Si Miguel es un crío muy trabajador,...

...pero tiene la cabeza llena de pájaros.

Pero está dispuesto a hacer... -Un sacrificio.

-Eso es. -Bueno, bueno.

Eso lo vamos a ver ahora mismo.

Anda, vete a casa que enseguida llego yo.

-Venga.

-Muchas gracias, padre.

Lo está enderezando en días todo lo que se ha torcido en años.

-No hay de qué, hija. Es un placer.

Sigue mandándomelo a la parroquia y haremos de él todo un hombrecito.

-Dios le bendiga, padre. -Que Dios te bendiga a ti también.

Si me disculpas, debo tratar un asunto en los almacenes.

-Sí. Gracias, padre. -Hasta más ver, hija. Cuídate.

-Señor.

Señor.

-¿Me estás tomando el pelo?

-He detenido al asesino de don Narciso...

...y aquí está la prueba. -Tú estás tonto.

Tú estás tonto. ¿Qué pretendes? ¿Ponernos en ridículo a todos?

Suelta a Marcelino. -No.

-Que lo sueltes, dame la llave. ¡Dame la llave, joder!

-¿Qué pasa? ¿Qué son estas voces? -He detenido al asesino...

...de don Narciso o al menos a un cómplice, esta es la prueba.

-¿Este? -Sí.

Pero ¿tú estás tonto, chico? -Pero si llevaba la joya encima.

-Si Marcelino mató a don Narciso, yo maté a Carmen Broto. Suéltale.

-¿Qué? -¡Que lo sueltes, coño!

-Vamos, vamos.

Bonilla, coño, que ni para quitar las esposas.

Hombre, sí que duele.

Ahora entiendo que en las películas se toquen las muñecas...

...al quitarse las esposas. -Ahora discúlpate.

-Pero... -Que te disculpes.

-Lo lamento mucho, Marcelino. -Yo lo lamento más, Bonilla.

-¿Te acuerdas de la primera vez que nos besamos?

No lo olvidaré nunca.

Fue en los vestuarios.

-Me dijiste que te daba igual que te vieran conmigo.

Que no te importaba lo que la gente pensara.

No me importa.

-¿Sabes lo que más me gusta de ti?

Que te da igual de verdad.

Llaman a la puerta.

-¿Se puede?

Qué sorpresa, padre.

¿Cómo está? -Bien. Bien, muy bien.

¿Conoce a mi marido? -Cómo no voy a conocer...

...al campeón de España de los pesos medios.

El gran Alfonso García.

¿Qué tal, hijo? ¿Cómo estás? -Bien, muchas gracias. Un placer.

-Espero no haber interrumpido nada. No, no.

-No, qué va. Si...

He venido a saludar a mi mujer de camino al entrenamiento.

-Eso está muy bien, hijo. Alfonso...

¿Por qué no te pasas un día por la parroquia?

Estoy organizando unas actividades deportivas con los chicos.

Seguro que les encantaría escucharte hablar...

...sobre tus experiencias con el boxeo.

-Sí... Sí, bueno, lo podemos hablar.

-Bien, bien. -Sin problema.

Bueno, buen día. -Con Dios, campeón.

Qué buen chico.

-Bueno, ¿qué, Marcelino?

-A ver, ¿un quitapenas?

-Sí, te lo agradecería.

-Mañana Bonilla irá al bar a explicar a la parroquia...

...lo ocurrido. (BONILLA RESOPLA)

-Eso también se agradecería porque luego la gente,...

...Bonilla, la gente habla.

-Vamos a ver, yo lo lamento mucho,...

...pero es que la joya... -Cállate.

Por el momento, Marcelino, yo me quedo con la joya.

Y muy bien, Bonilla, muy bien.

Has encontrado una de las joyas robadas.

Pero la próxima vez en vez de estrenar las esposas,...

...te sientas con Marcelino que es un vecino si tacha...

...y le preguntas amablemente. ¿Estamos?

Marcelino, ¿podrías hacer el favor de decirnos cómo ha llegado...

...esta joya a tus manos? -Sí, claro.

Vino por el bar un perista que decía que venía...

...de una joyería y me lo ofreció.

Mi padre decía que no era trigo limpio, pero yo sé si...

-¿Le reconocerías si le volvieras a ver?

-Sí. Joder, es enorme. -Necesitamos localizarle.

Ese perista podría haberle comprado las joyas al asesino.

-Oiga, yo no sé... el nombre no...

-Podrías en el bar preguntar por él.

Que quieres comprar más material... -Beltrán, para el carro.

Bastantes molestias le hemos causado ya.

-Pues qué bien. Necesitaremos a otro que haga de primo.

¿Quiere tomar algo? -No, gracias.

No quisiera robarle mucho tiempo. Usted dirá.

-En realidad sólo he venido a preguntarle...

...si ya había decidido en qué medida pensaba colaborar...

...Almacenes Rivas en las actividades...

...de las que le hablé en mi anterior visita.

Vamos, que hasta dónde llega su generosidad, por así decirlo.

¿Sabe una cosa, padre? -¿Qué?

Domina usted una de las técnicas primordiales para el buen vendedor.

-¿Y cuál es esa técnica?

Machacar sobre hierro caliente.

No le basta con el hecho de que le diese mi palabra,...

...sino que para evitar que me olvide de la promesa...

...o que me desdiga, vuelve a los pocos días para recordármela.

Y además, me pide que le diga exactamente cuánto voy a aportar.

-Me sobreestima. En absoluto, padre.

Si la mitad de mis vendedores fuesen tan hábiles como usted,...

...ya me habría retirado a vivir de las rentas.

Nadie saldría de los almacenes sin comprar.

Le felicito.

-Yo sólo quiero lo mejor para la parroquia y el barrio.

Y si para ello tengo que hacerme vendedor, pues me hago.

Aunque sé que no es nada difícil venderle a usted una buena obra.

Su fama le precede.

Todo el mundo habla muy bien de usted y de su generosidad.

Y ahora un poco de adulación. -Oh...

Otra técnica muy útil.

¿De verdad que no quiere un puesto en Almacenes Rivas?

-A ver, artista. Sácame un retrato con estas amigas.

Enseña bien las cachas, guapa.

Que se vea que el Nono Garriga sabe disfrutar de la vida.

Espera. Tú toma. Toma el puro y fuma un poco, anda.

Muy bien.

Sacas copias para todos y las dejas en la barra a mi nombre.

A ver, chicas, vayan a dar una vuelta. Vamos.

Alfonsito. Aquí.

-Hola.

-Se te ve muy bien. ¿Cómo va esa herida?

-Bien, bien, ya no duele al menos. -Me alegro mucho.

¿Quieres tomar algo?

-Pues no. Muchas gracias. Venía...

Venía a agradecerte el detalle del ramo de flores.

-Para eso están los amigos, coño.

Porque aunque no seamos socios, somos amigos, ¿o no?

Dime una cosa, ¿ya has vuelto a entrenar?

-En unos días. -Muy bien hecho.

No tengas prisa.

Una herida mal curada puede dar muchos disgustos.

-¿Qué especialista te ha visto?

-¿Especialista? -Ajá

-No, pero si es un rasguño. No...

-No te hagas el duro, Alfonsito.

Para ser campeón del mundo, hay que cuidarse mucho.

Cada herida, cada catarro, cada grano que te salga en el cu...

En el cutis, lo tiene que ver el especialista.

-Has dicho campeón del mundo.

Esas son palabras mayores, Nono.

-Padre, padre.

¿Puedo hablar un momento con usted, si no es molestia?

-Al contrario, hija. Dime. -Gracias.

Es que le he visto entrar antes y me he acordado de mi amiga...

De mi amiga Claudia.

-Claudia. -Ajá.

-¿La conozco? -Pues la verdad es que no, padre.

No va mucho por la parroquia, aunque debería ir...

...aunque sólo fuese a confesarse de vez en cuando.

-Pues puede encontrarme allí... -No va a ir, padre.

No va a ir, se lo digo yo.

Es que le da vergüenza y la verdad es que no es para menos.

-Bueno, no hay pecado imperdonable para Nuestro Señor....

...siempre que el arrepentimiento sea sincero...

...se esté dispuesto a la penitencia. Claro está.

-Es que ella no sabe que vive en pecado.

Su problema es que...

Que está enamorada hasta las cejas.

-Bueno, eso no es ningún pecado. -Ya.

No lo sería si... si...

Si él no estuviese casado, padre.

-Eso ya son palabras mayores. -Ya.

Eso es lo que le digo yo. Pero parece que él va a conseguir...

...la nulidad matrimonial y se van a casar.

-Hija, el matrimonio es una unión indivisible y sagrada.

-Sí. Ya lo sé, padre, pero lo está consiguiendo...

...a través del Tribunal de la Rota.

-Pues dile a tu amiga que el Tribunal de la Rota puede...

...tardar años en decidir.

Y que solo en muy contadas ocasiones concede una nulidad.

-Ya, ya, padre, años. ¿Y me puede decir...

...en qué casos se puede conseguir esa nulidad?

Aunque solo sea por explicárselo. -Ya.

Mira, yo no soy un experto en derecho canónico,...

...pero puedes explicarle a tu amiga Claudia...

...que quitando que los contrayentes...

...hayan asistido engañados o coaccionados al altar,...

...o que el matrimonio no haya llegado a consumarse...

...es prácticamente imposible la nulidad.

-Ya. Vamos, que lo tiene negro, ¿no?

-Eso parece. Porque yo diría que el tipo ese...

...con el que se ha enredado es un sinvergüenza.

Y que no sería el primero que se inventa...

...toda esa historia de la nulidad para tener entretenida...

...a una tontuela. -Oh, vamos a ver, padre.

¿Usted qué quiere decir?

-Pues quiero decir que es muy posible...

...que ni siquiera haya pedido la nulidad.

Que los hombres son así, mujer.

-Si ya se lo decía yo, padre, ¡ya se lo decía yo!

Los hombres cuanto más lejos mejor.

Pues muchísimas gracias, me ha sido de gran ayuda. Gracias.

-No hay de qué, hija.

Con Dios. -Buenas tardes.

-Déjame que te haga una pregunta.

¿Dónde quieres llegar en la vida?

-Hombre, la verdad... -¿Si te hubiera dicho...

...hace tres años que serías campeón de España...

...te lo habrías creído?

-No, no, hace tres años no.

-Palabras mayores se habrían dicho.

Hay que ser ambiciosos, Alfonso,...

...hay que salir a por todas.

-Tienes razón, porque yo cuando voy a combatir...

...la verdad me da igual si gano o pierdo,...

...a mí lo que me gusta es salir a pelear.

-Tenemos muchas cosas en común tú y yo.

Los dos sabemos lo que es sufrir y ninguno de los dos...

...nos conformamos con cualquier cosa.

Me vas a perdonar, pero tengo que irme a Chicote.

Estoy representando a un mejicano muy prometedor.

Le estoy cerrando un combate en Nueva York que lo va a poner...

...en primera línea.

En un par de años le tendré luchando por el título mundial.

-¿Por el título mundial? -Claro, coño, ¿para qué menos?

Estás hablando con Nono Garriga. Boxeo con mayúsculas.

-Perdón. -A ver, ¿y tú qué quieres?

-Es que me ha dicho mi hermano que es usted Alfonso García,...

...el boxeador. -No, el boxeador, no.

El campeón de España de los pesos medios.

Y muy pronto... va a ser campeón del mundo.

-¿Y me podría firmar un autógrafo?

-A ver, ¿cómo te llamas? -José.

Pero, bueno, ¿por qué me cuentas todo esto, eh?

¿Por qué tengo yo que perder mi tiempo escuchando...

...las bobadas de una burguesa con aires de intelectual?

Mira, querida prima, déjame decirte algo.

"Mi dulce Aurora" no es teatro.

Es solo la basura mediocre que cumple su función:

Distraer las mentes embrutecidas de los matrimonios acomodados,...

...aburridos y ociosos como el tuyo.

¡Mierda, mierda, mierda!

-Y luego dicen que la cárcel no sirve para nada.

Tú ya has aprendido lo que eres. Un mierda.

¿Y qué pasa? ¿No dices nada?

¿Dónde vas?

¿No pretenderás escapar?

Tendría que pegarte un tiro.

Sería una lástima malgastar una bala en un mierda como tú.

Seguro que alguna vez has pensado en ello.

Si no tienes cojones para ahorcarte con la sábana,...

...ni para abrirte las venas con una cuchara afilada,...

...siempre puedes echar a correr hacia el portón...

...a ver si algún valiente dispara, ¿no?

Motivos para suicidarte no te faltan desde luego...

...y yo te voy a dar otro.

Ese grupito de teatro que quieres montar para mariconear...

...con los otros rojeras, olvídalo,...

...no te vamos a dar permiso.

¿Qué pasa?

¿De verdad te habías hecho ilusiones?

El director todavía no ha contestado.

-El señor director no va a perder el tiempo contándote...

...cada decisión que toma.

Me ha mandado a mí para decírtelo. Mentira.

-¿Cómo? Nada.

-¿Me has llamado mentiroso?

Mírale.

Y ahora se pondrá a llorar.

¡Pobre Salvador!

Con la excusa del grupo de teatro te podrías haber disfrazado...

...de mujer que es lo que en el fondo te gusta.

¿O no?

No me negarás que en la farándula hay mucho bujarrón.

No lo sé, cuéntamelo tú.

Parece que tienes mucho de eso. -¿Qué has dicho?

Nada. -¡Repítemelo si tienes cojones!

No he dicho nada.

-Pues claro que no tienes cojones.

¡¡Comunista y maricón!!

Las dos peores cosas que se puede ser en la vida.

La duda que me queda es...

¿Si eres maricón quién era la puta que te vino...

...a visitar antes?

Vamos, levántame la mano.

Por favor, pónmelo fácil.

¡¿Quién era?!

No seas así,...

...los carceleros también nos sentimos muy solitos.

De vez en cuando nos gusta zumbarnos...

...a una fulana de esas con ínfulas,...

...de esas que van de señoritingas.

¿Cuánto cobra esa?

¿Qué pasa? ¿Eres su chulo?

¿Cuánto cobra por un buen...? ¡Aaah!

-¡Atrás! ¡Atrás he dicho! ¡Ah!

-¡¡Te vas a arrepentir, rojo de mierda!!

¡Te vas a pudrir en esta ratonera! Ah...

-Clementina, tengo que darte una mala noticia.

(IRÓNICA) Estupendo, Marifé.

-¿Te pasa algo? -No.

-Hasta mañana. (AMBAS) Hasta mañana.

-Estoy mejor que nunca. A ver, dime.

-Pues que lo que me pediste se va a retrasar un poco.

-¿Qué te he pedido yo? -Pues eso...

-Ah. -Es que la persona...

...que me lo va a traer de los EE.UU. del Norte se va...

...a tener que quedar allí dos o tres semanas más por lo menos.

-Pues qué se le va a hacer, hija. -Pues sí, una lata.

Yo ya me voy que me están esperando.

-Hasta mañana.

-He quedado con mi marido que me va a llevar a bailar.

-Qué suerte tienes. -Anímate. Hasta mañana.

-Y tú disfruta. Hasta mañana. -Gracias.

-Eh, José M“, mi amor, pero ¿dónde te habías metido?

-Pues en el almacén y tengo unas ganas de salir.

¿Tú no, palomita? -Yo tengo muchísimas.

Tantas que me iría y no volvería jamás.

-Tú también tienes ganas de ir a nuestro pisito, ¿no?

-Sí. -Yo también, pero hoy llegaré...

...un poco tarde porque tengo que pasar por el despacho...

...del abogado a pagarle por lo de los trámites.

¿No te alegras? -Sí.

-Pues claro, mujer, si dentro de poco te quitarás...

...un peso de encima. -Qué bien.

Déjame que te ayude, mi amor, déjame.

-No, no, Clementina, que pesa esta caja.

-Sí. Déjame que te ayude, déjame.

¡Ahora sí que me he quitado un peso de encima, farsante!

¡Hombre!

-Clemen... ¡Clementina!

-¡¡Te vas a enterar!! -¡Basta!

-Se ha vuelto loco, señor director.

Se me echó encima, necesita un escarmiento.

Hay que mandarlo a una celda de castigo, aislarlo una temporada.

-No me diga cómo tengo que hacer mi trabajo.

¡Retírese, vamos!

¿Qué ha pasado aquí? Oh...

Tengo que ir a la enfermería.

-Antes me tiene que contar qué ha pasado.

Me estaba pinchando, me insultaba...

-¿Usted se ha olvidado de por qué le han metido aquí?

¿Ha olvidado quién es el delincuente...

...y quién es la autoridad?

Lo lamento, señor, pero todos tenemos un límite.

-Sí, eso es cierto.

¿Quiere?

He estado pensando mucho en su propuesta.

El teatro puede ser un buen pasatiempo.

El teatro es mucho más que eso.

-Sí. Es una actividad de grupo,...

...fomenta la colaboración,...

...reconduce las actitudes antisociales,...

...fomenta la concentración...

...y amplia los horizontes culturales de los reclusos.

Muchos presos políticos que solamente han leído...

...a Carlos Marx...

...descubrirían así a Lope de Vega, a Calderón, a Benavente,...

...incluso a D. José M“ Pemán.

¿Qué director de prisión podría negarse a un proyecto así?

¿Entonces me va a permitir que...? -¡No, ni hablar!

Olvídese de ello para siempre.

Jamás permitiré que un indisciplinado como usted se haga cargo...

...de ningún grupo.

Salvador Bellido Huerga, es usted un subversivo nato...

...un revolucionario sin remedio.

Y no tiene la menor intención de ayudar...

...a sus compañeros a pasar el rato,...

...lo que usted quiere es montar su propia célula.

No, se lo juro... -¡Cállese!

Acabo de ver con mis propios ojos...

...lo que es capaz de hacer usted solito.

No me quiero imaginar lo que podría hacer...

...si le doy permiso para montar eso.

Seguro que me preparaba un motín.

Pues lo siento y no por usted sino por los otros presos...

...que podrían haber vivido un poco mejor.

Y no me eche la culpa,...

...usted solo se ha cavado la tumba.

En cuanto a esa herida,...

...si puede fumar es que no es tan grave.

No merece la pena que moleste al personal de enfermería por eso.

-Pues sí que estamos bien en esta casa.

Sin teléfono y sin despertador y tú encima me dejas dormir...

...como si fuera domingo. No gruñas, eres el jefe.

-Precisamente por eso. Hoy empezamos un operativo...

...muy importante y quiero estar ahí al pie del cañón.

-¿Qué función? La de mañana.

-Uf, qué pereza.

Jo, ni que fueras todos los fines de semana.

-Sí, hombre. No tengo otra cosa mejor qué hacer.

Pues podría ser muy interesante.

-Pues no lo entiendo. -Ni yo.

-¡Ni nadie!

-Pues yo creo que es bastante fácil de entender...

...la palabra error, si queréis traigo el diccionario...

...y os lo explico mejor. -Un error es...

...cuando te piden moriles y les pones valdepeñas.

-O te piden morcilla y les das farinata.

-O eres inocente y te toman por culpable.

Un error, el mismo que el otro.

Lo has olvidado por completo. -¿El qué?

Lo de mañana. -¿Qué pasa mañana?

¿Qué pasa?

-Tu cumpleaños. No.

-No, qué digo. Nuestro aniversario.

Héctor. -Me rindo.

Lo del teatro.

-No todos los días le invitan a una a un palco con los Rivas.

Vamos a estar con gente fina de verdad.

Yo es que para estas cosas, pues...

-Ay, ¿preferirías quedarte en casa?

Sí. Claro que preferiría quedarme en casa...

...con mis pacientes infecciosos, neurológicos o de cualquier tipo.

-Perdona que sea tan superficial.

Cuánto egoísmo querer salir con mi novio.

-Tu abuela te ha dejado un dinero en herencia...

...que quieres invertir en algo duradero.

-Que no dependa de la bolsa y que no dependa de las divisas.

-Muy bien, Bonilla.

-¿No me tiembla la voz? -Sí, te tiembla, pero no pasa nada.

Si te fueras a gastar 5000 duros en efectivo...

...te temblaría la voz.

-Yo no sé si me voy a meter en el papel.

-Al que le compró el colgante es un tipo que viene por aquí...

...y que a mí nunca me ha caído bien.

Pa mí que se dedica a vender cosas robadas.

-Jesús, María y José.

Y ahora le van a cargar el mochuelo a Marcelino.

-Y en todas partes dejé memoria amarga de mí.

¡Bien!

¡Bien!

¿Qué? ¿Eh?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T5 - Capítulo 18

Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 18

23 sep 2009

 Cristina está desolada tras su tirante encuentro con Salvador. Abel la anima, pidiéndole comprensión hacia su primo. El director de la prisión cuenta al recluso que estuvo a punto de reconsiderar su denegación de permiso para montar un grupo de teatro en la cárcel, pero un brote violento de Salvador contra el carcelero acaba con esa ilusión. Marcelino ha comprado a un perista una joya para regalar a Manolita con motivo de su aniversario. Bonilla, que advierte que se trata de una de las joyas robadas al difunto don Narciso, se lleva a Marcelino a comisaría. José María logra sacar un dinero a Clementina, fingiendo que lo necesita para acelerar los trámites del Tribunal de la Rota, pero la joven comprenderá que José María le está tomando el pelo cuando el Padre Gaitán, que acude a los Grandes Almacenes para hablar con Ana, le abra los ojos en el asunto de la anulación matrimonial. Alfonso, después de reconciliarse amorosamente con su esposa, acepta una invitación de Nono Garriga para tomar un café y un fotógrafo inmortaliza ese encuentro. 

Histórico de emisiones:

23/09/2009

ver más sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 18" ver menos sobre "Amar en tiempos revueltos - T5 - Capítulo 18"
Programas completos (1710)
Clips

Los últimos 4.651 programas de Amar en tiempos revueltos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos