www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
2485527
No recomendado para menores de 12 años Alaska & Coronas - La Caja lista - Ver ahora
Transcripción completa

-Señoras y señores,

recibamos cual concursantes ganando un apartamento en Torrevieja,

a Alaska y a un señor...

(Aplausos)

Hola. Coronas, nos hemos equivocado de plató.

Como nos vamos a equivocar de plató.

Llevaremos muchos, pero este no es nuestro plató.

Es el plató de "MasterChef".

Es todo de acero inolvidable.

Jordi Cruz...

-¿No os habéis equivocado de plató?

Eso nos ha debido pasar.

-Feliz de que estés por aquí.

Nosotros, también.

Está todo nuevo.

¿Sabes dónde está nuestro plató?

-Si queréis os acerco.

Tenéis platos de todo tipo.

Qué pasada.

-Es como un restaurante fino.

Volvéis con "MasterChef"...

-El miércoles.

¿Queréis hacer dos programas?

-¿Por qué?

Porque el miércoles estamos nosotros.

Hemos hecho que cambiaran la Champions,

las mejores series de ficción de Antena 3 y Telecinco...

-Vamos a tener un problema. Nosotros somos muy fuertes.

La última emisión de "MasterChef" tuvo

5,5 millones de espectadores.

Pero a nosotros nos mandan hashtag, Twitter...

En eso tiene razón.

Jordi, te voy a dar otra oportunidad

para que nos quites toda la audiencia.

-Aspirantes con una pasión por cocinar increíbles.

Imágenes de exteriores geniales.

Hay mucha pasta, hay mucho presupuesto.

En cambio nosotros, todo oscuro, de madera...

(Aplausos)

-Pero tenéis un público entregado.

¡Jordi Cruz!

(Aplausos)

Quédate con nosotros.

-En "MasterChef" no tenemos este público tan entregado.

Algo teníamos que tener nosotros.

Disculpen este despiste.

Es obvio que esto es "Alaska y Coronas".

Esto no es "MasterChef".

Aunque no nos importaría tener su audiencia,

su presupuesto y la tableta de Jordi.

Pero no es así.

Pero "MasterChef" y "Alaska y Coronas"

son programas de televisión.

Y de eso vamos a hablar hoy, de televisión.

"La caja lista".

Mogollón de gente que vamos a tener hoy. Jordi Évole, Jordi Cruz...

Jordi, te veo un poco parado.

Tienes que hablar cuando quieras, es un programa en directo.

-Ya estamos.

El consumo medio de televisiones de 244 minutos al día.

Más de cuatro horas diarias.

Quizá les parezcan muchas horas a algo

que el común de los mortales denominamos la "caja tonta".

¿Y si las nuevas tecnologías nos ofrecieran una nueva televisión?

Esta es la reflexión

que les invitamos a hacer en este programa de Alaska y su compañero,

este señor mayor...

(Risas)

(Aplausos)

No digo nada.

¿Qué pasa? ¿Vas de listo?

¿Quieres convertir "Alaska y Coronas" en "Alaska y Cruz"?

Mientras estos dos machos alfa intenta solucionar sus diferencias,

me voy con otros dos hombres que no tienen problemas,

nuestros DJs. Pepino y Crawford.

(Aplausos)

(Música)

Respétame un poco. Tengo que dar un mensaje a la audiencia.

Esta semana queremos fotos en directo. Estamos online.

Queremos que vosotros también lo estéis.

Enviar vuestras fotos con este hashtag.

Tenéis que haceros una foto viendo este programa. Que se demuestre.

Que no sea como en los Documentales de La 2.

Ahora vamos a escuchar

qué tiene que decirnos nuestra fantástica madrina de hoy.

-Hoy van a hablar de cocina.

Es una cosa que hacia ya hace muchísimo tiempo.

También van a hablar de televisión.

Que es una cosa que yo hacía muchísimo tiempo.

Tengo unos ingredientes para hacer un bocadillo de chopped.

Aquí tengo el chopped, unos garbanzos y un bol.

Quiero que Jordi Cruz aprenda que desde hace mucho tiempo

ya hacíamos cosas en la cocina.

Dicho esto, me marcho a poner los garbanzos a remojo.

(Aplausos)

Elena Santoja es la pionera en los programas de televisión.

Y una gran cantante.

Lo tiene todo.

Si te parece, voy a empezar yo. Tengo una pregunta para Jordi.

Está considerado uno de los mejores chefs de España.

Tiene cuatro estrellas Michelín. No cuatro michelines, no confundamos.

Es propietario de tres restaurantes.

Y es jurado del programa "MasterChef". La primera pregunta es

ineludible,

la tortilla de patata, ¿con o sin cebolla?

-¿Cómo te gusta? No me revives la

-¿Cómo te gusta?

No me revives la pregunta. Me gusta hasta con ladrillos.

No me revires la pregunta. Me gusta hasta con ladrillos.

-A mí me gusta más con cebolla.

Pero si te gusta sin cebolla, te la hago sin cebolla.

Esta pregunta se la hace a todos los invitados.

Es la primera vez que tiene sentido.

Has pasado de ser un cocinero,

un chef, una persona muy reconocida en tu entorno

y en tu profesión a ser una persona conocida, que sale en la tele.

Lidias con la fama y con otras cosas que te encuentras después.

¿Cómo has gestionado tu nueva situación?

-Sé entender lo que pasa en un restaurante.

Lo que me da es responsabilidad.

Muy controlada.

Porque si estás preparado

las cosas funcionan. No estoy preparado para la popularidad.

Intento no tomármela muy en serio.

Darle la medida justa.

Y quedarme con la parte positiva, con lo que puedo controlar.

Estamos hablando de televisión.

La televisión sigue dando ese tipo de popularidad

que hay que gestionar.

-Totalmente. Soy un luchador.

También en las redes sociales.

Antes no eras muy activo

y a partir de "MasterChef" te has convertido en un tuitero implacable.

-Yo antes no tenía Twitter. Y a Pepe no le preguntes.

A partir de "MasterChef" me hice un Twitter y le he pillado el punto.

Es una manera genial de estar comunicado con el mundo.

Que las cosas fluyan con rapidez.

El día de emisión te lo pasas pipa destripando todo.

Es genial.

Aquí tenemos una participación muy activa de nuestros espectadores.

-¿Tú le has pillado el punto a esto?

Yo no tengo redes sociales. En casa siempre hemos sido pobres.

Solo la libreta de líneas y el boli de cuatro colores.

Es más lento pero es otro rollo.

Venimos en España de una tradición en la que las casas

han cocinado las mujeres.

Es curioso ver, desde hace mucho tiempo,

cómo son los hombres los que han adquirido notoriedad

dentro de las cocinas. Supongo que habéis aprendido en casa.

Pero no sé muy bien cómo viene esta historia.

-Las grandes cocineras de este país son las madres y las abuelas.

Es cierto que antaño las cocinas eran de carbón.

Las cacerolas pesaban mucho.

Hoy en día, en las cocinas,

en mi cocina hay un montón de mujeres con dos pelotas

y con una capacidad de hacerlo bien mejor que muchísimos hombres.

La plana mayor de la cocina cuenta con mujeres que son...

La leche.

¿Cuándo te das cuenta que quieres ser cocinero?

-De chico. ¿Sabes esa época que tú tienes tan lejana?

Había armarios, tenía la curiosidad...

Mi madre se puso enferma.

Le hice un plato que hacia mi abuela.

Mi madre me dijo que sería cocinero. Me lo creí.

Siempre hay que hacer caso a una madre.

Cuando éramos pequeños,

no había tantos programas de cocina como ahora.

¿Crees que "MasterChef", si solamente tuviera el componente

gastronómico y no fuera único reality,

hubiese tenido el mismo impacto social?

-No lo sé. Seguramente, la parte de reality

que dices lo que hace es hacerlo más ameno. Queremos divulgar cocina.

Explicar lo que sucede en nuestras cocinas.

Hablar de la gastronomía en nuestro país. La tradición.

Los cocineros abanderan nuestro oficio y hacerlo de la mejor manera.

De una manera que cale a cuanta más gente mejor.

Y esa parte de reality lo que hace es hacerlo ameno.

Y que la gente pueda aprender.

-Eso es lo bonito.

Enseñar y que la gente se nutra de algo que es enorme,

nuestra gastronomía, y lo hagan de una manera que se lo pasen bien.

Con esto, gracias al programa, ha habido una democratización

de la cocina. El hecho de cocinar y cocinar platos más elaborados.

Creo que tenemos una conciencia, mucha gente,

tiene deseo, ahorra y se gasta el dinero en salir a cenar bien.

Se gastan el dinero en una buena cena y luego lo cuentan.

Luego despotrican por tener que pagar por el cine, el teatro,

por un menú de 12 E...

¿Hemos situado la gastronomía en un sitio equivocado

o estamos bien encaminados?

-Para nada. No se puede generalizar.

Hay restaurantes que valen un buen dinero y son caros.

Y hay otros que son muy baratos y yo considero que son caros.

El precio que tiene el esfuerzo de un campesino,

de un pescador que se esfuerza para que te llegue después de tres horas

de que salga al mar,

de tener a muchos tipos en la cocina que luchan por...

Nosotros creo que cobramos una buena cantidad de dinero

pero considero que es barato.

¿Qué precio tienen las cosas?

El que tú quieras pagar.

Yo creo que la gente tiene la capacidad

para saber si lo que esta pagando tiene el valor que esta pagando.

En la cocina se sigue inventando continuamente.

(Habla en inglés)

-Eres un doctor, Coronas.

¿Nos puedes anticipar lo próximo que viene?

¿Barquillos con mayonesa?

-No lo sé.

Los cocineros siempre buscamos productos, esto, lo otro.

Que el trabajo de ciertos cocineros aporte algo nuevo,

algo que la gente pide o necesita,

eso puede llegar a convertirse en una moda,

pero eso no lo buscamos, buscamos cosas que nos enriquezcan.

Este año he encontrado un producto japonés

que me trae productos buenísimos.

Parece que nos hemos vuelto locos y estamos muy japoneses.

Pero no, es que hemos encontrado

una veta de un producto que nos parece muy interesante.

Esa historia creativa, a veces es un producto, a veces una técnica.

¿Te trae el género en furgoneta? Tendría

mucho mérito.

-En todo lo que sea.

Entiendo con lo que estas diciendo,

lo podríamos tomar como un consejo.

Pero redondea el consejo de cara las personas que están en casa.

Que quieren cocinar esos platos tradicionales

pero atreverse con cosas nuevas.

Productos de calidad y, ¿qué más?

-Primero, cocinar bien.

Y la otra, hacer lo que puedas hacer con lo que tengas.

En casa cocino muy básico.

Me encanta ir al supermercado. Productos frescos.

En casa, sencillo, bien hecho y no equivocarme.

Si tengo invitados, no me lío mucho, para que todo salga genial.

Comparado con lo que hacemos en las cocinas profesionales, no.

En casa, sencillo.

Cuanto más conoces

más herramientas tienes para cocinar.

Cocinar, cuanto más sepas, mejor te lo pasarás,

mejor te alimentarás, más gozarás.

Es fantástico. Porque comer, comemos todos los días.

Jordi sabe mucho de cocina y gastronomía.

Yo tengo una sección que se llama "Lo dice Internet".

Hoy quiero enseñarte una utilización de la repostería en negativo.

Es una sección pequeña que se llama "Padres cabrones".

Su padre utiliza la repostería para dar una lección a su hijo.

Luis, por favor.

(Música)

-"Lo dice Internet".

En este caso es un vídeo de un padre

que prepara una tarta y se la muestra a sus tres hijos.

Tiene un niño y dos niñas.

El padre les prepara una tarta

en la que les va a anunciar de que sexo es el hermano

que van a tener. Si es azul, niño. Si rosa, niña.

Los niños están nerviosos.

Son tres hermanos. Va a venir un nuevo hermano. Descubren el color.

¿Cómo es por dentro?

¡Es rosa!

Es una niña.

Las niñas están impasibles.

El niño entra en trance.

-Creo que no le mola.

El niño está harto de no combinar ropa con sus hermanas.

Fíjate que choto cepilla el niño.

Con lo fácil que hubiese sido decirle

que tiene una hermana nueva. El padre, lejos de... Las niñas se van.

"A Dios, que hay un marrón".

Es aburrido estar con niñas.

La hermana está contenta.

Y este le dice: "Estúpido".

(Aplausos)

Esto es hacer llorar con la comida de mal rollo.

Con la comida, no con el postre, que es la parte más dulce.

Quiero hablar de bombones y de dulces.

Cuántos comisteis en tu preparación

nos ha sorprendido.

-Ha estado muy bien.

Supongo que mucha gente pensará que lo he hecho

por las fotografías.

Yo me pico mucho.

Me dijeron que me iban a enseñar a alimentarme, aunque fuera cocinero.

Me pusieron un entrenador, muy buena gente.

Una dietista que me enseñó mis cosas.

¿En cuánto tiempo te has preparado?

-3-4 meses.

¿No estabas así?

-Estaba hermoso. He sido un cocinero de comer bien.

A mí me lo propuso...

-Coronas, no te calientes.

Me lo propuso, pero era doble hoja, desplegable.

Le salía muy caro.

¿No fue complicado?

Un cocinero prueba todo lo que hace.

Un día haces manitas de cerdo y tienes que probarlas.

-Una cosa es probar y la otra comer de la cazuela.

Pero si haces 20 platos...

Lo comerás como persona normal también.

-Pero no te hinchas a comer.

Entonces no influye para la preparación.

-No, pero es cierto que los cocineros

tenemos malos hábitos alimentarios.

En la cocina, en el restaurante, no comemos.

Pero cuando llegamos a casa

y abrimos la nevera se abre un universo.

Lo que he hecho es corregir esos hábitos, ordenarlos,

aprender cuándo tengo que comer, las cantidades.

Y me he quitado de comer muchas cosas malas, bollería...

El alcohol, las ganas de vivir...

Pero me quedo con lo bueno.

He aprendido a comer sano. Estoy feliz.

Y el día que como bien, lo hago como una bestia.

Te voy a dar un premio.

El premio, es la portada.

-Yo no quiero premios.

Me ha gustado mucho, y pronto, Dios nuestro Señor,

cogerá a Coronas y a Pepe y les llevará... Os veo tan iguales...

Hay algo que tenemos avanzado.

Mientras llega ese momento,

te hago entrega de esto.

Obra única e irrepetible.

(Aplausos)

Es un incunable.

Lo tienes para siempre, dedicado para ti.

Siempre lo regalamos a la gente que viene y que nos gusta.

No sé si volverás conmigo.

Pero te damos las gracias por haber hecho un hueco y estar con nosotros.

-Un placer. Gracias a ti.

Coronas, eres la leche. (Aplausos)

Coronas, eres la leche.

(Aplausos)

Como apuntaba Jordi al comienzo del programa,

el consumo medio de televisión en España cada vez es mayor.

Vivimos seducidos por una oferta audiovisual

que va desde los canales analógicos, la TDT, televisión por cable

o Internet.

Pero aunque cada vez hay más canales

y más plataformas por las que ver televisión,

no todo el mundo piensa que existe variedad de contenidos.

De la televisión, de las audiencias y de la manera de consumir

De la televisión, de las audiencias y de la manera de consumirla

hablaremos en la tertulia del programa

a la que se va a incorporar mi compañero Coronas,

porque es un chico de televisión. ¿Por qué no? ¿Te parece

bien?

No es que me apeteciera mucho, pero por estar a tu lado...

Yo tengo estudios.

Me consta.

Nuestro primer invitado es historia de la televisión.

Desde los años 60-70 nos ha mirado desde la pequeña pantalla.

Sus programas han alimentado nuestra cultura popular.

Desde el pendiente de Lola Flores, qué grande, y tus entrevistas...

Todo.

Reality shows, como "Supervivientes".

En esta casa, presentador de "Eurovisión". G

En esta casa, presentador de "Eurovisión".

Gracias por estar aquí.

-Encantado.

También está con nosotros Rosa Belmonte.

Es crítica de televisión y tiene un blog. Gracias, Rosa.

(Aplausos) Déjame que lo presente yo.

(Aplausos)

Déjame que lo presente yo.

Como tercer invitado a la tertulia tenemos a una persona

que no está bien, está enfermo, está mal, aparte es periodista

y autor de grandes libros como "Las cerezas" y "La tele que me parió".

La primera pregunta la lanzo al vuelo. Comentábamos una estadística.

Cuatro horas viendo televisión al día. ¿Poco, mucho?

Poco, si ves "Ben-Hur" no te queda tiempo

para ver el "Telediario".

-¿Con la tele encendida?

-Si solo ves "Sálvame", con un programa tienes bastante.

Creo que son las cuatro horas de las que estamos hablando.

-Me parece mucho.

El problema de los españoles es que...

Además critica la televisión pero sigue viéndolo.

Habría que volver a otros tiempos.

Hay que saber elegir.

El espectador español es capaz de ver lo

que no le gusta solo para poner a parir a la televisión.

No lo veas.

No te gusta al fútbol, no veas el fútbol.

Pero no puedes estar diciendo: "Todo el día con el fútbol...".

-Eso de hablar solo delante de la tele, tirarle palomitas...

-En eso, Chicho Ibáñez Serrador, siguiendo a Íñigo,

cuando hizo "El semáforo,", el pegarle a la televisión

lo llevó al plató. La gente ponía verde a los pobres que cantaban.

Eso también fue una gran innovación.

-Cuando solo había 1,5 televisiones,

pensábamos que si un día fuésemos como los americanos,

con muchos canales, pensábamos que sería una felicidad.

Pero sigue faltando porno.

(Risas)

-Pero hay menos felicidad televisiva que antes.

Ahora, puedes elegir.

¿Por qué ahora puedes elegir

y no somos absolutamente felices de ver todo lo que puedas ver?

-Sigues sin saber qué ponerte por la mañana y qué ver por la noche.

He rescatado un vídeo de TVE.

Siempre nos pones grandes vídeos.

Este es muy grande. De cuando era una televisión y media.

-Quienes tengan los televisores de color

se darán cuenta de la misa.

Para los que lo tengan en blanco y negro,

les voy a decir que no tiene nada que ver con la familia

de "Los Monsters". No sé si va maquillada, disfrazada, vestida...

-Maquillada, como cualquier otra mujer.

-Como cualquier otra mujer, por ejemplo.

Pero ahora en verano cualquier otra mujer está morena,

y hasta valida, cadavérica.

-No me gusta el modo el del moreno.

-Y los labios van pintados de violeta.

-Morado pone morado.

-Y bueno, la cabeza es un panorama.

(Aplausos)

Me quedo con la frase: "La cabeza es un panorama". Véngate, por favor.

Bueno, nuestras cabezas son un panorama, José María.

-En aquella época no hablaba nada.

Tenía 17 años.

Me sorprendió, ahora que tengo la oportunidad de decirlo,

porque yo te conocí por tus programas musicales anteriores.

Programas de vanguardia.

Natalia Figueroa haciendo entrevistas.

Me sorprendió que no me comprendieras en ese momento.

Me sentí desaprovechada. Pero canicas al aire, no pasa nada.

(Risas)

(Aplausos)

Lo mejor es que teníamos a Marujita,

que nos miraba mal también.

En cualquier caso, este señor nos ha enseñado hacer televisión

en este país y estamos muy agradecidos.

¿Se innova más ahora o antes?

-Ahora se innova menos.

Más espectacularmente.

Sobre todo, se copia muchísimo.

Basta que haya un programa de cocina,

para que todas las cadenas pongan un programa de cocina.

Trampolines, pues en la cadena de enfrente, otra vez.

No pueden hacer eso. Es una pena.

Talento hay.

La pena es que no haya más ganas de trabajar e innovar.

Igual que uno ha dado en el clavo, pues mira, enhorabuena.

Me gustaría que Rosa explicará el concepto que hay,

--explicara

para que lo entiendan los espectadores,

en las cadenas, la señora de Cuenca.

Es espectador medio que tiene que entender todo lo que decimos,

le tiene que gustar todo lo que hacemos...

A lo mejor,

por esa señora de Cuenca,

no se atreven a hacer otras cosas.

-Es verdad que no pasa solo en la televisión.

Pasa en la prensa.

Si lees prensa de hace 20 años,

ahora no se publicaría.

En televisión pasa lo mismo.

El año pasado, cuando Telecinco encargó "Familia"

y le dieron 1000 vueltas al guion,

que ofrecieron una cosa que habían pedido

pero luego pensaron que no lo iba a entender nuestro público

porque querían ver "Los Serrano".

Es un error.

Sobre todo, teniendo La 2...

O teniendo otras cadenas.

-A lo mejor había

que cambiar el nombre de la serie llamar la "Cuéncame".

¿Cómo es esto de las audiencias?

¿Cuál es el concepto de la audiencia?

A nosotros nos ven 40 y pico millones.

-Muchas veces se destaca.

Con ese término tan pantanoso que es el de la "tele-basura".

Parece un escándalo que 5-6 millones de personas

hayan visto un programa,

un partido de fútbol o algo que no es elevado,

entre comillas.

Pero hay que destacar

que hay muchísima más gente que no lo ha visto

o que no está viendo la televisión.

Hay un tema muy concreto, medir audiencias.

Cada vez que hay más aparatos reproductores, vídeo, Internet,

descargas, es muy difícil cuantificar la audiencia real.

Muchas veces, la audiencia se utiliza más como una excusa.

Tanto para justificar éxitos como cargarse programas

que a lo mejor merecían más tiempo.

Es muy interesante. Hoy en día vemos la televisión de otra forma.

Esta es la imagen fantástica de "Los Simpsons"

que van corriendo a sofá para ver la televisión.

Ahora se ve la televisión por separado.

Supongo que esto cambia, o cambiará, no sé si ha llegado el momento,

la forma de hacer televisión.

¿Está movilizando la forma de hacer televisión?

-No por esto que estás diciendo, sino porque la crisis

aprieta por todos los lados.

Han proliferado tertulias políticas. Eso no cuesta nada.

Es muy barato.

Cinco tíos hablando.

El concepto de "tele-basura",

que a mí me da mucha rabia,

siempre está relacionado con el entretenimiento, corazón...

-En los mismos informativos.

Las noticias son entretenimiento y el entretenimiento es noticia.

Eso está implicado de alguna manera.

Pedro Piqueras es el líder por la noche

porque su informativo es el más entretenido.

Ahora mismo, "El Intermedio" está por encima de Ana Blanco.

Se ha producido un paso al poder evaluar un programa online.

Con la redes sociales, la gente ve un programa y lo retuitea.

El directivo puede ver la repercusión de ese programa.

Que no sé si es algo muy bueno, adecuado y real.

-Creo que es engañoso.

Muchas veces, programas

que están siendo cancelados,

me acuerdo el último "Operación Triunfo" fue trending topic mundial.

Muchos de esos tuits era para burlarse del programa.

Pero yo se defendían diciendo que eran trending topic.

A veces, dentro del mundo de la comunicación,

las audiencias se dan más importancia a lo que debería tener.

-Pero eso del trending topic, ¿de qué estamos hablando?

Le estamos dando mucha importancia y no la tiene.

-Yo probé una vez hacer un trending topic.

Se me ocurrió hacer algo que no estaba de actualidad en ese día

y convertir trending topic a Chelo García Cortés.

¿Cómo que no está?

-Ese día no estaba.

(Aplausos)

¿Qué televisión os gusta a vosotros?

A mí, la televisión me formó y me deformó.

¿Con qué te quedarías?

-Os veo, porque es una foto magnífica,

pero se me va la vista a la chapa

que llevas hoy, el puto abuelo de Heidi. Una figura referencial.

Y todos los que hemos sido pequeños.

-Pero por vago, no hacía nada. Esa es mi meta en la vida.

Era pastor.

Vamos a dejar este tema, por favor.

Pero las series las tratamos en el programa anterior.

-A mí las series me han gustado toda la vida.

Pero volviendo a la "Tele-basura",

empieza como reacción a los formatos tradicionales.

Pero a veces se perfecciona.

Creo que "Sálvame" no es Tele- basura".

Creo que es uno de los programas más innovadores de la televisión.

En ese sentido,

tengo una debilidad por ese programa como formato televisivo

de los pocos formatos televisivos que hay en España.

Y muchos programas deportivos lo han compilado.

Y muchos programas deportivos lo han copiado.

Me resulta extraño pensar en ti como espectador,

porque siempre has estado al otro lado.

-Veo mucha televisión. Veo muchas series. Me gustan las series.

Los programas me ponen nervioso.

Lo de "Sálvame" no deja de ser un programa

con unas personas sentadas en una mesa.

Es el gran negocio de la televisión.

Pero mientras esté en nuestra mano el mando a distancia,

que pongan lo que les dé la gana.

Yo me voy a otro sitio.

Esa es nuestra gran arma.

Me contaba Coronas que cuando era pequeño el mando a distancia

eran los niños.

Yo tengo el pulgar...

Este no se cuál es. Eran tan duros los botones...

-Yo quiero reivindicar la "Teletienda".

-Muy difícil.

Yo he hecho ese tipo de programas.

Es la tiranía de la audiencia.

La audiencia que ha tenido esa mañana ese programa.

Peor que eso todavía, es el índice de ventas.

Ahí se vende por impulso.

Le has convencido que el plumero que anuncias una maravilla,

que llega a rincones insólitos.

Entonces hay una señora y pide tres.

Si no lo vendes en dos horas, ya no lo vendes.

Entonces, con la primera llamada, "¿Cómo vamos de plomeros?".

Hay una cosa

que muchas veces se olvida.

La televisión tiene su propio lenguaje.

Me gustan mucho los programas

que han inventado algo dentro de la televisión.

No que han copiado un teatro y lo han llevado a la televisión

o que han copiado el cine y lo han llevado a la televisión.

Hay presentadores de "Teletienda" que te quedas absorto.

-Ese reparador de arañazos de coche.

(Risas)

(Aplausos)

-Y las zapatillas con gel.

Cuando le tiran el huevo a las zapatillas y no se rompe.

-Y eso que es para limpiarse el ojal con un mango extensible.

-Y esa sierra que sierra por arriba y por abajo.

¿Os estáis volviendo locos por momentos?

-Yo, que no he cerrado nada en mi vida, veo eso

y quiero cerrar todo en mi vida, las paredes...

A la televisión se le ha llamado durante mucho tiempo

"La caja lista". Es un error. Habrá que ponerse de acuerdo.

Es una caja, y cada uno le da la utilidad...

-Yo no entiendo por qué tiene que haber críticos de televisión.

Bueno, si las hay tan guapas como Rosa, bien.

Pero Pepe, que se muera, ¿no?

-¿Por qué tiene que haber crítica de televisión

y no crítica de la prensa?

-La hay.

Se hizo en "Caiga quien caiga" y la y en "El intermedio".

Estás planteando un nuevo programa de televisión.

Hagámoslo.

Y se llamará: "Os vamos a dar para el pelo".

-"Bob esponja" compra la tele,

la saca de la caja se pone con la caja a jugar.

Y hablamos de televisión inteligente o televisión lista,

creo que falta una persona aquí.

El gran Jordi Évole.

(Aplausos)

-¿Qué tal? Gracias.

(Aplausos)

Coge asiento, Jordi.

Perdona que me meta, está un poco feo,

pero la entrevista viene después.

Ya, pero veía un hueco, y para amortizar el sofá.

Estoy viendo en la pantalla...

Dos personas, dos hitos de la televisión,

dos personas que han reventado las audiencias de televisión,

que han creado nuevos lenguajes y formas de hacer televisión.

Entrevistadores muy buenos.

Quisiera un reto.

Íñigo, me gustaría que le hicieras una pregunta Jordi

y Jordi te hiciera una pregunta a ti.

Que no sea la misma, ¿vale?

-¿Comprarías una televisión como aquella en la que yo empecé

en la que una persona que se presenta, como tú,

con pantalón vaquero y zapatillas, no la dejarían entrar?

-Y me he puesto botas.

Yo sí lo hubiese permitido. En su época, también.

En la televisión, hubo una época en la que solo salía gente guapa,

como José María.

Luego evolucionó y ya dejaron salir a otra gente como Coronas y a mí.

(Aplausos)

-Nadie salía en televisión sin chaqueta y corbata.

-Pero nadie había salido con los bigotes que tú salías.

Que eran cojonudos, pero llamaban mucho la atención.

Yo he sido menos.

Yo con las zapatillas y la camisa mal puesta.

-Porque tú, en la vida real, vas con traje y corbata.

-Trabaja en un banco.

Jordi, ¿qué sería tu pregunta?

-La mía va a ser más profunda.

-¿La mía no te ha parecido profunda?

-Sí, pero más.

¿Quién va a ganar "Eurovisión" este año?

(Risas)

(Aplausos)

-Por muchos señores que salgan por la noche, muchos adivinos,

yo solo he visto a dos personas, tú y Uribarri,

que el día de "Eurovisión" parece que lo sabéis absolutamente todo.

¿Es un falso documental?

-Ni lo menciones.

Es un secreto muy bien guardado por 42 países

que son los que participan.

A tu pregunta, tenemos una posibilidad entre 26. Pero solo una.

-¿Por qué entre 26?

-Porque son los que participan.

Chicos, os agradezco mucho,

os agradecemos los dos, en este caso...

Bueno, yo no mucho.

Jordi, no te vayas.

El tiempo es oro, lo sabes mejor que nadie.

Ahora, os dejamos con una sección, "Router 66".

Pasaron por ya por "Torres y Reyes"

y hemos querido repetir.

"La tristeza de Kevin Brownie".

Cuando lo emitamos, pasará a ser historia de la televisión.

-Me llamo Kevin Brownie.

Soy un artista conceptual,

revolucionario que lleva pañuelo en el cuello.

Nunca se me dio bien baloncesto, fútbol o cualquier otro deporte.

No me ayudó a hacer muchos amigos

pero sí a descubrir mi auténtica vocación.

Y ver las cosas desde una perspectiva diferente,

como artista. Mi primer contacto fue cuando mi tío murió.

Creé un vídeo en su honor y lo compartí con la familia.

Quedaron impresionados.

(Música)

-A partir de aquel momento, dediqué mi vida al arte.

Comencé a grabar cualquier cosa.

Quería ser alguien.

Revolucionar el mundo.

Ocultar mensajes bajo mis imágenes.

Y grabar en blanco y negro.

Que es más "indie".

Desde el principio sabía que había nacido para hacer esto.

Que era especial, un prodigio.

Pensé que mis obras se venderían por millones.

En tan solo cuatro años, realice más de 300 obras.

Personalmente, mi favorita es la que se titula...

Un largometraje de cuatro horas.

Sin actores.

Sin sonido.

Sin vida.

Una silla.

Aún me emociono con ella.

Nunca me seleccionan.

Nunca gano ninguna competición.

¿Conspiración? Sí.

Solo se me ha dado una oportunidad real. Un anuncio de un tetrabrik.

Mi opinión fue sublime.

¿Sabes que?

¿Sabes qué?

Simplemente seguir inventando nuevas ideas o formatos. Como la poesía.

(Habla en inglés)

-Lo he intentado todo.

Me he automutilado para mi última obra, el dedo meñique.

Quiero que los libros de historia hablen de mí, ser una leyenda,

que se reconozca mi trabajo.

Ser un método infalible. Quiero que me asesinen el medio de la calle.

Cinco tíos, como a John Lennon.

Por favor, en la cara no, quiero quedar bien para las camisetas.

No, de acuerdo.

Mi tarifa es de 3000 E.

-¿3000 E? Es caro.

¿Y si es solo un tiro,

o con tu puño?

Soy Kevin Brownie.

Soy un jodido artista.

No se vaya.

Lavaré su coche.

Haré cualquier cosa que quiera.

Mi otro meñique.

(Música)

(Aplausos)

Jordi, ya estamos en plena entrevista.

Llevas años trabajando en televisión.

Guionista, humorista, periodista, alborotador. Has pasado por

bastantes programas y te has llevado

varios premios.

La primera pregunta sale sola, ¿la tortilla con o sin cebolla?

-Soy de tortilla de patatas con cebolla.

Y me gusta mucho hacerla en casa.

Me relaja. Es una de las cosas que me ayudan a desconectar.

Escucho la radio mientras cocino una tortilla de patatas con cebolla.

¿Le das la vuelta en el aire? -Soy incapaz.

¿Le das la vuelta en el aire?

-Soy incapaz. Le doy la vuelta encima de la pila.

Si cae algo, ya no tienes que limpiarlo.

¿Dónde guardar la lejía?

-No, lo he dicho mal.

Retiras el grifo, encima de la fregadera,

pones la tapa de la sartén,

y en esos segundos donde te pasa la vida por delante,

y siempre hay un poco de huevo que cae por los costados.

Y no pasa nada.

¿Siempre va a ser esa la pregunta?

Va ganando "con cebolla".

Jordi, te ha presentado Javier.

Y eso que hacen los jóvenes que empiezan en el periodismo,

que van a la Wikipedia y te hacen preguntas.

Hemos encontrado que eres guionista, presentador,

¿con qué te sientes más cómodo de todo lo que dice la Wikipedia de ti?

-Me siento cómodo con lo de guionista y periodista.

Ha sido las dos cosas que más he hecho.

Lo de salir delante de la cámara fue una casualidad.

Luego se complicó.

Ya llevamos un tiempo en eso.

Pero en lo que yo me he sentido muy cómodo

y donde empecé fue escribiendo

y haciendo periodismo local, de calle.

Cuando lo teníamos que hacer absolutamente todo.

En emisoras locales.

Llegabas a la redacción

y no había noticias ni para abrir el informativo.

Salías a la calle para levantar un tema.

Tenías que hacer unas

llamadas ese día para ver si conseguías levantar

un tema porque el informativo era a las siete de la tarde

y había que hacer noticias.

¿Sabías que ya eras gracioso?

-No lo sé. No creo que sea mi fuerte.

Es que mira la cara que tiene.

Qué carita.

Precisamente, tu forma de preguntar

y de decir las cosas,

que con esa inocencia,

hace que la gente te vea cómo el ciudadano medio.

Como si fueran ellos los que están preguntando.

Yo, que soy un poco maliciosa, ¿está importado?

Yo, que soy un poco maliciosa, ¿está impostado?

¿Hay algo de juego?

-Soy muy mal actor.

Muchas veces me dicen que he preguntado una cosa

que preguntarían ellos.

Porque no saben más de ese tema.

Pero yo tampoco. Igual me he documentado bien.

15 días antes de hacer el programa te pasan documentación.

Pero cuando empiezas a hacer las entrevistas,

intento ponerme en el punto de partida,

de hace 15 días, cuando todavía no sabía demasiado.

El púlpito en el que a veces nos ponemos los periodistas,

me incomoda.

Siempre le digo al equipo que si alguna vez

nos vemos en el púlpito, mejor que nos vayamos bajando.

No sé si me sentiría muy cómodo.

Creo que de pequeño

debía ser un niño muy cabrón.

(Risas)

Es periodismo, lógicamente,

pero lo que haces es periodismo con otro matiz.

No eres un presentador del telediario.

No dejas de hacer información.

-Es poco ortodoxo.

Por mi trayectoria,

desde que estaba en emisoras locales,

el hecho de haber estado en información...

Aparte, me he metido en el mundo del entretenimiento.

Incluso con "Salvados"...

Ha habido un barniz de ironía, de sarcasmo.

Vas haciendo el cóctel que es "Salvados".

No somos los periodistas que hacemos informativos.

Hay gente que lo hace de maravilla,

lee un "teleprompter" y lo hace de maravilla.

Parece que no lo lee.

¿Cómo llevas el hecho de haber pasado de ser un chico

buscando la noticia con el micrófono,

a generar la noticia?

El satélite se mueve y miramos hacia otro lado.

-A veces te ayuda y otras veces te perjudica.

Hacemos un programa muy de calle.

No tenemos plató.

Hay varias localizaciones diferentes.

Surgen cosas que forman parte de la espontaneidad y otros no.

La gente se acerca y te conoce.

Quiere participar.

Eso suma mucho si sabes canalizarlo.

Aparte de aportar ese imprevisto,

le da otro tono al programa.

Le da otra visión, otra imagen, que no tiene que ver con la del experto.

Suma y el programa crece de una manera espectacular.

Otras veces se acaba reventando.

Cuando viene alguien y te pide una foto.

Hay que mirarlo en positivo.

Cuando vienen a pedir una foto...

Hay situaciones en las que dices que no es el momento,

era quejarnos es de vicio.

Yo también he pedido fotos.

Ese instante de esa persona anónima

que te ve por televisión en ese momento, te hace ilusión.

¿Se te acojonan los políticos?

-Antes era así, porque íbamos al abordaje.

Llegó un día en el que no quería ir así,

salvo casos excepcionales.

Hubo un día que hablando

con el equipo dije que no quería a ir a photocalls.

con el equipo dije que no quería ir a photocalls.

Quería que la gente estuviera relajada

y tuviera las mismas condiciones que nosotros.

No quería hacer un programa con muchos cortes

y que estuviera todo empalmado.

Si está empalmado, es porno.

¿Ha cambiado la actitud de la gente a la que entrevistas?

-Hay reservas.

Porque vamos a buscar el punto débil.

Pero saben que su respuesta va a estar en el programa.

No hay nadie que nos ha llamado y nos haya dicho al día siguiente

que éramos unos cabrones.

Ha tenido su oportunidad de explicarte.

Hay mucha gente que ha salido en "Salvados"

que se ha ido por la puerta grande.

Antes la gente no quería ir.

-Había políticos que nos dijeron que sí.

Ahora dicen que no,

que gustaba más cuando no hacíamos chistes.

que gustaba más cuando hacíamos chistes.

Hay grandes aliados que son los hijos de los políticos.

Los hijos les dicen a los políticos:

"Papá, ve que ese programa mola".

Luego el hijo duerme en el rellano.

Salvo en el caso del ministro Wert,

que su hijo le dijo que no fuera.

(Risas)

Como "Operación Luna",

hiciste "Operación Palace".

Hay dos grupos.

Hay gente que siendo seguidores tuyos,

se han sentido indignados.

Otros a los que les ha gustado.

¿No estamos preparados para el falso documental?

-Se han hecho lecturas rebuscadas.

Este país a veces es exagerado.

Me he encontrado en la calle, en la calle.

La gente que te para y te habla del programa del 23 F,

te dicen que se la pasaron bien.

Yo he visto falsos documentales sin saber que eran falsos documentales.

Cuando me enterado que era un falso documental,

he pasado un mal rato.

Cuando vi "Operación Luna"...

Cuando me enteré que lo había hecho Stanley Kubrick me encantó.

Han dicho que habéis contado como mentira algo que es verdad.

Es un poco rebuscado.

(Aplausos)

Juan Magán sigue cantando

y a nadie le preocupa.

¿A quien te gustaría entrevistar?

-Al príncipe Felipe.

Aprovecho que estamos en TVE.

Él nos ve.

-En el momento en el que estamos creo que un mal momento

e importante para la casa real,

sería muy buen momento para que la principal figura

y futuro de la casa, iría muy bien.

No sería la entrevista de Hermida al rey Juan Carlos.

Sería otra cosa.

Hay que ver las actitudes del príncipe Felipe.

Cuando Madrid presentó la candidatura olímpica,

de todos los que salieron a hablar,

destacó por encima de todos el príncipe Felipe. N

destacó por encima de todos el príncipe Felipe.

N o sé por qué lo esconde.

N o sé por qué lo esconde.

No sé por qué lo esconde.

En un momento en el que la monarquía pasa por un mal momento...

Es el futuro de la casa real.

Os estoy preguntando a todos como espectadores

qué es lo que os gusta.

-Ahora veo muchos dibujos animados.

Veo mucho "Tom y Jerry".

Tengo un hijo pequeño.

Veo esa serie y "Bob Esponja".

A mi hijo Diego le gustan mucho.

Me recuerda mucho a "Rasca y Rica".

Le gusta los dibujos,

así que te vamos a dar este dibujo.

Darío Adanti.

-Dibuja "Mongolia".

¿Te lo has pasado bien?

-Sí.

Nosotros también.

(Música)

Nuestra invitada a la Masterclass

de hoy dice que la mente

es como una linterna en la oscuridad.

La elección de hacia donde proyectamos la luz

hacia lo que sumaba hacia lo correcto es nuestra.

Trabaja como psicóloga aconsejando a deportistas

de alto rendimiento.

Es colaboradora de esta casa,

en el programa "Para todos La 2".

Acaba de publicar su libro

"¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas?".

(Aplausos)

Tenemos una clase de Masterclass de alto rendimiento.

-Gracias.

Buenas noches.

Nos excusamos en el entorno

y en lo que ocurre alrededor para no ser felices.

Muchos dicen que el compañero es un toca narices,

que mucho tráfico,

que mi pareja no me presta atención, que si hay una vecina que molesta.

Esas situaciones condicionan nuestro estado emocional.

Todo el mundo habla de esas malas situaciones

y provocan energía negativa.

Tenemos situaciones que no dependen de nosotros.

En el reparto de la vida en nuestra bolsa tenemos flores y piedras.

A veces son nuestra responsabilidad y otras veces no.

Las personas que son victimista se quedan dando vueltas.

"Es injusto, ¿por qué me ha pasado a mí?,

esto no me lo merece merezco...".

Mientras te recreas en ese victimismo,

otras personas se responsabilizan de sus pensamientos

y sentimientos, tiran para adelante,

con circunstancias...

Aceptar que la vida es injusta

es el primer paso para crecer.

La mente funciona funciona como una lámpara.

La mente funciona como una lámpara.

Dirigimos la atención a las cosas positivas.

Tomamos un café y decimos qué majo el camarero.

Otros, qué mal está el tráfico.

Por ejemplo,

cuando una mujer se queda embarazada,

sales a la calle

y te das cuenta de que hay un montón de mujeres embarazadas.

Siempre ha habido muchas embarazadas.

Pero cambia las cosas en las que te fijas.

Los malos pensamientos son vacas.

Rumiamos y son preocupaciones sobre las que no tenemos

margen de maniobra.

Por mucho que hacemos juicios de valor, no llegamos a ningún sitio.

As animo a que esos pensamientos inútiles, nos alejemos de ellos.

--Os

No hay que hacer juicios de valor.

Hay que dirigir nuestros pensamientos a lo que funciona.

Imaginemos una entrevista de trabajo.

Si pensamos en que no os van a coger, nos genera inseguridad.

Venga, valor.

Transmite tu entusiasmo.

Si tengo pensamientos inseguros,

me siento con falta de confianza,

pero si tengo pensamientos orientados

a lo que depende de mí, al éxito,

lo que pretendo conseguir,

no me va a dar el éxito seguro,

pero aumenta la probabilidad.

No está demostrado que a la gente negativa

le vaya mejor en la vida.

Las emociones las podemos manejar a través

de la orientación propioceptiva.

Quedamos con una persona atractiva,

o en una entrevista de trabajo.

Eres una persona tímida.

Pero si cambiamos la posición, la actitud,

nuestro cerebro interpreta en los queremos sentir así.

La vida en parte depende de nosotros.

Os animo a partir de mañana a que en este juego de la vida

os pongáis en la casilla de salida,

que es nuestra puerta de la casa

y salgáis a jugar el partido

como si fueráis un jugador titular.

No tenemos que estar en el banquillo.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Me quedo con la ilusión.

-Y la pasión.

Gracias.

Me gustan las emociones fuertes.

Así que vamos con un capítulo nuevo de Putokrío.

Te va gustar.

Putokrío. Putokrío.

-¿Qué haces?

¿Admirando tu cuerpo serrano?

Jamón, mira.

Con estas hermosuras

me sigo comiendo 6 bocatas de panceta al día.

¿Por qué?

Porque soy un intelectual.

Somos esclavos de las apariencias.

Tuve una novia

que tenía complejos por su aspecto.

Entonces, la cirugía se puso de moda.

Yo amaba a cada una de sus imperfecciones.

Después de pasar por el quirófano, no lo reconocía.

Me cambie el rostro para que entendiera

cómo me había hecho sentir.

Jamón, qué inocente eres.

(Aplausos)

"A Place with no Name"

es el trabajo de la artista

que viene a presentar hoy.

Lo presentamos con los ganadores

de nuestro concurso.

Si queréis venir,

público y participar activamente

en el programa hay que entrar en la página web.

Y decir qué seríais capaces de hacer por venir al programa.

A partir de ahí,

que la suerte os acompañe.

Con todos vosotros...

Vinila Von Bismark.

(Aplausos)

(Música)

(Canta en inglés)

-A ver, cariño,

¿cómo es del baile de Alibaba?

Seguimos, muy bien.

¿Quién se viene conmigo, cariño?

¡Oh! Sí.

¿Sabes qué?

Estoy completamente enamorada de Alibaba.

Mucho más enamorado de este baile.

--enamorada

(Canta en inglés)

(Aplausos)

Vinila, gracias, preciosa.

Gracias a todos.

Hasta la semana que viene.

Tendremos un "Alaska y Coronas" dedicado al humor.

Se va a llamar "Permítame que me ría".

Tienes que grabar un vídeo con la aplicación de Instagram.

Los mejores van a aparecer en el programa.

Hasta la semana que viene.

(Música)

-Venga, Alaska.

Alibaba, Alibaba.

(Canta en inglés)

(Aplausos)

  • La Caja lista

Alaska & Coronas - La Caja lista

02 abr 2014

"La Caja lista", jugando con la expresión con la que a menudo se define a la tele, "la caja tonta". Hemos querido dedicar el programa a la televisión, a sus hitos, al papel que juega como medio para entretener, a las nuevas maneras de consumir televisión, a cómo han cambiado las preferencias de los espectadores y por qué. Masterchef es uno de los fenómenos televisivos recientes y por eso estará con nosotros Jordi Cruz. En la tertulia estarán personajes relacionados con la tele y su historia en España: José María Iñigo y otros. También contaremos con la presencia en plató de Jordi Évole.

La Masterclass ira a cargo de la psicóloga Patricia Ramírez, autora de varios libros, entre otros "¿Por qué ellos sueñan con ser futbolistas y ellas princesas?". Hablará del poder de las emociones y como pueden determinar nuestro destino. La actuación musical irá a cargo de Vinila Von Bismarck

 

ver más sobre "Alaska & Coronas - La Caja lista" ver menos sobre "Alaska & Coronas - La Caja lista"
Programas completos (13)
Clips

Los últimos 145 programas de Alaska y Coronas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios