Dirigido por: Antonio Perezgrueso

Este espacio emite documentales sobre alpinismo, escalada y otros deportes de riesgo al aire libre. El equipo del programa ha logrado hazañas destacables, como filmar en el prohibido reino himalayo de Mustang y en Bhután.

‘Al filo de lo imposible’ es una serie documental en la que predomina la emoción, los deportes de aventuras y el riesgo. Está dirigido por Antonio Perezgrueso, y cuenta con realización de Manuel Rojo, producción de Esteban Vélez y Fátima Ramas, y los cámaras Fernando Martín y Luis Miguel Pavón.

La web del programa amplía información sobre cada aventura, con reflexiones de los miembros del equipo que las han vivido. También incluye fotografías de las expediciones y permite volver a ver todos los programas de esta y otras temporadas.

2871605 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Para todos los públicos Al filo de lo imposible - Escalada en hielo con Patrick Gabarrou, Adagio de un alpinista - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE.

Érase una vez que la Tierra quiso poner un poco de sí misma

allí donde comienza el resto del universo.

Se inventó un movimiento tectónico y con orogenia alpina

sacó desde sus profundidades las montañas más altas.

No fue obra de un día:

empujando continentes necesitó millones de años

para elevar estos Alpes que sobrevolamos.

Al tiempo, trabajaba en cordilleras más grandes, como el Himalaya;

y más modestas, como el Pirineo.

Después añadió los glaciares.

Porque, cuando aparecieron los humanos cuaternarios,

creyó que sólo con altura, verticalidad y retorcida morfología

no eran lo bastante inexpugnables.

Pero las níveas barreras se fueron derritiendo

y hacia nuestro año cero poco quedaba de ellas.

Fue entre los siglos XIV y XIX de nuestra era

cuando decidió volver a poner en marcha

la máquina de fabricar glaciares.

Con la Pequeña Edad del Hielo dejó en los Alpes el terreno

sobre el que se iba a desarrollar un nuevo movimiento a escala mundial:

el alpinismo.

Patrick Gabarrou es una leyenda,

una leyenda en el mundo del alpinismo, forjada a sí mismo.

Un hombre que, a diferencia de otros grandes alpinistas

que han necesitado escalar en otras montañas,

en otros macizos del mundo, Patrick nunca lo ha hecho.

Curiosamente es un tío muy conocido, un gran alpinista,

conocido por sus escaladas concentradas sobre todo

en el macizo del Mont Blanc y en todos los Alpes en general.

Nuestra ilusión, nuestra intención

es hoy escalar con Patrick la Gabarrou-Albinoni 40 años después.

Creo que es un objetivo muy bonito y vamos a pasar el día con él,

un par de días con él,

y nos va a explicar un poco sus motivaciones, su historia,

sus primeras ascensiones, sus anhelos, sus todos.

Pensar en el historial de Patrick Gabarrou

marea más que la carretera que conduce a su casa.

Ha abierto más de 300 rutas en los Alpes, algunas de las más difíciles,

especialmente en el macizo del Mont Blanc.

Entre ellas, como obra de juventud,

esa vía que suena a adagio y quieren escalar.

Estudió Filosofía para comprender el mundo, y se dedicó al alpinismo

porque con él gozaba de una de sus bellezas más extraordinarias.

Heredero del guía Gaston Rébuffat,

a quien le dedicó la vía abierta justo el día de su muerte,

para ambos, la cordada de uno más uno no son dos

sino un ente emocional y espiritual

superior a la suma de sus componentes.

Tocamos la puerta para entrar en su casa

y, si nos deja, en su complejo mundo interior.

-¡Patrick!

-Oui.

Después del saludo, hay mucha alegría

cuando estos dos alpinistas y viejos amigos se encuentran de nuevo.

En seguida comienzan a compartir

las ganas que tienen de escalar juntos, de hacer cordada.

Patrick irá de primero y Joan se conforma en esta ocasión

con superar los largos más difíciles de segundo,

aunque sin desdeñar la posibilidad de encabezar alguno.

En la mente de los dos se dibuja, sin necesidad de recurrir al plano,

la arquitectura de la cara este del Mont Blanc du Tacul,

con sus 4.248 metros uno de los hermanos menores del Mont Blanc.

Por el sector de la derecha, la Gabarrou-Albinoni espera mañana.

Graduada como Muy Difícil Inferior,

se caracteriza por su estrecha goulotte final,

pero antes de ir y de hablar de ella

queremos que nos cuente cómo, dónde y por qué comenzó todo.

-¿Tú empezaste a ir a la montaña al final de los años 70, no?

Lo que a veces da miedo

es subir por este aéreo teleférico de la Aiguille du Midi,

que, para bien o para mal,

significa un gran ahorro de esfuerzo y de tiempo.

En unos minutos contemplamos a nuestros gigantes tectónicos.

Primero el Mont Blanc du Tacul y su reconocible triángulo,

después el Mont Maudit y el Mont Blanc.

Un día espléndido, buena compañía.

Ayer hizo malo y nevó; y hoy tenemos sol y nieve virgen.

Arrancamos entre risas y bromas.

Para dirigirnos a nuestro objetivo seguimos descendiendo.

Pronto nos calzaremos los esquís para emprender un veloz descenso.

Pero siempre con la atención añadida que implica esquiar en montaña,

y sobre una nieve

donde los madrugadores han marcado con su huella el manto reciente.

El Diente del Gigante y las Grandes Jorasses

observan cómo nuestro espíritu se va colmando de paisaje y sensaciones.

A pesar de nuestros piolets y de todas nuestras cosas,

que no son pocas:

crampones, tornillos de hielo, cuerdas, esquís de travesía,

y resto de equipo y de vestimenta técnica y evolucionada

después de siglos de desarrollo e investigación.

A pesar de nuestros estudios en el conservatorio y en las aulas

donde se aprende a interpretar la música que emana de las montañas.

A pesar de los años de experiencia, más de 40 en el caso de Patrick,

sobre estos escenarios.

A pesar de todo, seguimos siendo unas breves semicorcheas

en la majestuosidad de esta composición alpina.

Y es una suerte, porque conservando esa sensación de insignificancia,

manteniendo la consciencia del ser relativo ante la naturaleza,

conservaremos parte de la ingenuidad

con la que un día se produjo el despertar a la ópera vertical.

La parte buena, la que hace posible

que cada día en la montaña sea un nuevo día diferente,

la que permite alegrarse con lo que cambia y con lo que permanece.

Al compás de los esquís seguimos rítmicamente

hacia la vía que, en 1974, Patrick abrió con Albinoni.

Como el célebre adagio, su ruta se ha convertido

en una de las más clásicas del Mont Blanc du Tacul

y, como ocurre en la música, sujeta a múltiples interpretaciones.

Como ya han dicho algunos sabios alpinistas, en el alpinismo,

lo perfecto no es una obligación sino una aspiración.

Un camino por el filo de las fuerzas interiores y las de la naturaleza,

de los anhelos y los miedos, de la vida y también de la muerte.

Con la montaña increíblemente gloriosa para nosotros solos,

no es momento de tortuosas reflexiones

sino sencillamente de respirar hondo este ambiente a pie de vía,

preparar el material

y anudarse la cuerda al arnés para dar comienzo a la escalada.

Es curioso que no haya nadie, ¿eh Patrick?

Patrick se expone con esta acción a las críticas.

En su caso, tiene a su favor

que está actuando sobre una ruta que él mismo abrió.

Según las normas no escritas del alpinismo y de la escalada,

el autor conserva ciertos derechos sobre su obra.

Parte del espíritu de una vía

radica en los seguros fijos con los que cuenta.

Cuando no existen o son muy escasos

como sucede en el terreno de aventura,

decidir dónde poner un seguro flotante, saber hacerlo

y emplear el tiempo y asumir el desgaste en ejecutarlo

marcan la diferencia.

En alpinismo los seguros son habitualmente así

pero su fiabilidad es relativa y podrían saltar en caso de caída.

Para esta ruta la opción que propone Patrick es que las reuniones,

el punto fundamental del que depende toda la cordada,

tengan anclajes fijos a prueba de bombas.

Ok, relais.

Ahora, la misión de los segundos es escalar tan rápido como se pueda

aprovechando la seguridad de la cuerda por arriba.

Pero no siempre es tan fiable.

El mismo Patrick sufrió una de las peores experiencias de su vida

subiendo de segundo.

Abriendo Divine providence,

tres de los cuatro anclajes flotantes de una reunión saltaron

cuando remontaba por las cuerdas en la denominada técnica americana.

Sus dos cuerdas quedaron además casi totalmente seccionadas

por el borde de la repisa.

Si ese último seguro también hubiera fallado,

él y François Marsigny habrían caído 600 metros.

Sin embargo, gracias a la providencia,

asegura Gabarrou, profundamente cristiano,

terminaron abriendo

una de las vías más difíciles y míticas del Mont Blanc.

Después de cuatro décadas,

el nombre asentado de esta vía es “Gabarrou- Albinoni”,

pero Patrick prefiere decirlo al revés: Albinoni-Gabarrou.

“Estábamos los dos”, nos comenta,

“éramos una cordada, el recuerdo que conservamos es el de una cordada;

y para mí esto es muy importante”.

Sin embargo, no volvieron a escalar juntos.

Jean Pierre Albinoni también obtuvo su titulación de guía de montaña

pero eligió otro camino:

abrió una tienda de deportes donde supo repartir su simpatía.

No nos acompaña por una operación de rodilla.

Gabarrou continúa navegando por este largo que, como los demás,

ni tiene ni tendrá anclajes fijos hasta la siguiente reunión.

Usando sus palabras:

“Toca ser alpinista pero sin hacer correr un riesgo mortal a nadie”.

Puede pasar, pero estadísticamente no es fácil que sobreviva

alguien que lleva más de 40 años siendo alpinista puntero,

autor casi compulsivo de centenares de nuevas rutas,

buscador del terreno virgen, y de algún millar de ascensiones:

solitarias, guiando,

sencillas, difíciles y extremadamente difíciles...

Je recorde...

Joan busca busca entre los recuerdos de sus muchas ascensiones

la última vez que estuvo aquí escalando esta vía.

Las condiciones de la nieve,

el hielo de la goulotte final, el largo clave...

"Hoy todo estará perfecto", le tranquiliza Patrick.

Para Patrick ha llegado el momento de equipar

una reunión específica de su ruta.

Gracias al taladro en unos minutos los anclajes están fijados

y listos para asegurar.

No hay tiempo que perder.

La Albinoni-Gabarrou, como Patrick prefiere decir,

comienza a cobrar mayor verticalidad y el hielo sustituye a la nieve.

En cuanto a seguir el camino,

lo bueno de estas rutas encajonadas es que no hay dudas:

la línea directa y a por ella.

En el historial de Patrick

hay muchas más como ésta y más difíciles, porque le encantan.

Pero hay una grandiosa que rozó y no pudo alcanzar.

Si por él hubiera sido, habría conseguido la primera ascensión

de la ruta que marcó una revolución en el mundo del hielo,

nada menos que la vía que dio el campanazo

mostrando el más allá con la técnica del piolet tracción.

En noviembre de 1973,

el entonces estudiante de Filosofía viaja desde París

para vivaquear con un amigo bajo el Corredor Norte del Dru,

pero el día clave su compañero no quiso escalar,

asustado por las avalanchas que había oído caer durante la noche.

Aunque procedían de otra vertiente, Patrick no le pudo convencer.

Él está seguro de que habría sido su primera apertura.

Pero tal vez se la merecieran más

Walter Ceccinel, que ya lo había intentado, y George Nomminé.

Juntos la escalaron a finales de ese mismo año.

Si algún error grave pudo cometer Ceccinel

para llevar a cabo su proyecto,

fue hablar abiertamente de él

confiado en que nadie sería tan osado, y que los oídos

del voraz aperturista que iba a ser Patrick Gabarrou lo escucharan.

Para un alpinista,

los movimientos de la escalada en hielo también son belleza.

Los resaltes, estructuras, protuberancias,

ese relieve que ayuda a asentar un crampón,

el golpe certero del piolet...

Cuando todo fluye, la escalada, esta en particular,

o cualquier otra en roca o en hielo, y el montañismo en general,

adquiere un grado de simplicidad natural.

Entonces, es como si el cuerpo preparara al espíritu

para absorber las energías telúricas que emanan de las montañas,

y recargarse con ellas para afrontar

la complejidad de la vida en el valle;

e incluso la complejidad del propio alpinismo.

Desde fuera,

la elegancia de la Albinoni-Gabarrou resulta sobrecogedora.

Estas cosas pasan escalando en hielo:

a quien va al final de la cuerda

le puede llover de vez en cuando una granizada

si, quien se mueve por arriba,

no puede evitar romper algún trozo con sus movimientos.

Pero mientras se quede en esto, no pasa nada.

-Çette goulotte est toujours magnifique.

-Ah, oui, oui. Oh, la, la.

-Aujourd’hui la glaçe est superb.

Después de varios largos de calentamiento,

hemos alcanzado el tramo clave de la ruta.

Lo que nos vamos a encontrar es una definición perfecta de goulotte.

Cuando Albinoni y Gabarrou llegaron aquí en 1974,

con la técnica del piolet tracción recién inaugurada

y unos piolets tan innovadores entonces como rudimentarios hoy,

se sinceraron: “Parece imposible”.

Apenas hay espacio para gestionar los movimientos,

hay que escalar encajonado con la cuerda molestando,

detenerse a colocar algún seguro en un equilibrio precario.

Pero tiene la elegancia de lo directo,

de la finura, de lo obligado.

Probablemente no era Patrick

el alpinista más fuerte del Chamonix de entonces

pero tenía una voluntad y una decisión extra

que les llevó a encordarse para intentarlo,

a dar el primer paso, y luego otro, y otro, y otro...

Así es como lo consiguieron.

Así es como lo hemos conseguido hoy.

Con el relevo hecho al final de la goulotte,

Patrick ha terminado el pastel

y le ha brindado a Joan la posibilidad de comerse la guinda

escalando de primero el largo de salida,

al que tampoco le faltan complicaciones.

Joan acepta.

Aunque escalar de segundo tenga sus ventajas,

de primero, las sensaciones se multiplican.

Además, son exactamente esas complicaciones

que ha venido a buscar y que conoce bien,

pues ha recorrido varias veces esta vía

tanto en solitario como acompañado.

Y así esta cordada crece y suma más que el número de sus miembros

porque multiplica sueños cumplidos.

Es lo que a Patrick le importa en las montañas:

“Mi alpinismo no es un alpinismo comparativo,

de decir “he hecho más que” o “he hecho menos que”.

No.

Mi alpinismo me ha permitido realizar muchos sueños

y, sobre todo, poder compartirlos con los demás”.

La vía cambia de orientación y sale al viento.

Al viento y al frío, porque hemos perdido la protección

que nos daba nuestra cálida cara este.

Pronto la mitad de la actividad estará hecha,

porque sabemos que aún nos faltan unas horas

para estar de regreso en el valle.

¿Qué haremos?

Quizás nos sumemos a Patrick en una de sus costumbres:

“A veces, regreso de una escalada compartida con buenos amigos,

completamente colmado,

y abro un libro, cualquiera, de Gaston Rébuffat, por ejemplo,

para revivir el ambiente

que otros habían vivido en esa vía o en esa montaña pero en otra época.

Solo puedo decir que es algo muy bello”.

Al filo de lo imposible - Adagio de un alpinista

28:08 23 nov 2014

Los Pirineos fueron las montañas donde me inicié en el montañismo. Después, escalé en el macizo del Mont Blanc pero también en muchos otros lugares.

Los Pirineos fueron las montañas donde me inicié en el montañismo. Después, escalé en el macizo del Mont Blanc pero también en muchos otros lugares.

ver más sobre "Al filo de lo imposible - Adagio de un alpinista" ver menos sobre "Al filo de lo imposible - Adagio de un alpinista"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Avatar de JoseMi JoseMi

    Pirineos, Montblanc, Alpes... que magníficos escenarios para vivir intensamente!

    07 mar 2016
  2. Marc

    que et sembla aquest video!!

    26 nov 2014
  3. Llorenç Ramis

    Que et sembla aquest video!

    26 nov 2014

Los últimos 234 documentales de Al filo de lo imposible

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 27:09 05 feb 2017 Pamir, significa en persa " techo del mundo" y en realidad es la unión de las cordilleras del Tian Shan, Karakorum, Kunlun e Indu Kush, situadas al oeste del Himalaya. Cuatro montañeros, Pepe, Emilio, Antonio y Benito, viajan desde la población murciana de Caravaca de la Cruz con el objetivo de conquistar uno de los picos más emblemáticos del nudo del Pamir: el Pico Lenin.

  • 27:33 22 ene 2017 Desde los inicios de la serie, los Pirineos han sido uno de los lugares favoritos del equipo para la práctica de diferentes disciplinas con un denominador común: La aventura. Sobre volar el macizo a bordo del globo Al filo 1 pilotado por Laureano Casado. Descender el río Ara en Kayak. Disfrutar con un trepidante descenso en bicicleta, estas son algunas de las actividades que el equipo afronta en este capítulo.

  • 28:52 15 ene 2017 Axier Muniain, un consumado surfista de Zarautz se adentra en el mundo de las olas gigantes. En este viaje a la búsqueda de la ola perfecta, descubrimos que hay lugares a lo largo de la costa cantábrica donde es posible encontrar olas de más de 10 metros, con las que sólo se atreven algunos especialistas. La aventura continúa en la costa portuguesa donde encontramos la ola más grande surfeada hasta el momento.

  • 28:34 08 ene 2017 La localidad oscense de Benasque alberga la sede de la Escuela Española de Alta Montaña, en este centro se imparte la formación a los Equipos Españoles de Alpinismo.

  • 27:52 01 ene 2017 Los descubrimientos de galerías y salas llevados a cabo por diferentes grupos de espeleólogos, han propiciado que la Cueva de Pas de Vallgornera sea en estos momentos la de mayor recorrido de las Islas Baleares. La importancia del descubrimiento no se basa solamente en la extensión que está adquiriendo la cueva, sino también en los hallazgos de restos fósiles, depósitos de arenas cuaternarias, nuevas morfologías de corrosión e incluso la posibilidad de que todo este conjunto de datos pueda dar lugar a nuevas teorías evolutivas de las cavidades de la isla.

  • 27:10 18 dic 2016 Mallorca es un conocido destino turístico para los amantes de sol y playa. También una tierra de montañas, acantilados y un subsuelo repleto de cavidades que extienden sus galerías a lo largo y ancho de la isla. La cueva de Pas de Vallgornera es una de ellas, situada al sur de la isla su sistema de galerías se expande entre las penumbras defendido por la oscuridad y el agua. Descubrimos y mostramos un mundo oculto a la mayoría de los mortales, con su propia historia y su particular ecosistema. A la vez estudiamos el legado que a lo largo del tiempo, la tierra ha ido escribiendo entre sus paredes.

  • 27:39 11 dic 2016 Psicobloc es el nombre que inventó el mallorquín Miquel Riera, quien lo practica desde 1978 en Mallorca. Los británicos lo llaman Deep Water Soloing. Se trepa sin cuerda, como en las cortas vías de escalada de bloque, pero a diferencia de ésta, las longitudes obligarían a usarla si no hubiera agua debajo. Aun así, la posibilidad de caer de 15, 20 o incluso más metros nos sitúa en un escenario salvaje con un riesgo de hacerse daño tan real que supone un duro costo psicológico. Malta es el lugar elegido por el equipo de 'Al filo de lo imposible' para poner en práctica la actividad y disfrutar de esta primera aventura.

  • 27:46 09 ene 2016 Al filo de lo imposible, el veterano programa dedicado a la naturaleza y los deportes de aventura, cierra la temporada cumpliendo el sueño de dos invidentes: ser los primeros montañeros con discapacidad visual en coronar el Muztagh Ata, el segundo pico más alto de la cordillera del Kunlun. El Muztagh Ata es una montaña de 7.546 metros situada en el macizo del Kunlun, en el Himalaya chino. Óscar Domínguez y Ricardo García “Barni”, son dos montañeros con discapacidad visual que quieren alcanzar su cima e inscribir sus nombres en el libro de Nunca antes un invidente ha coronado esta montaña. Les acompañan cuatro guías, varios de ellos pertenecientes al Grupo Militar de Alta Montaña, que ayudarán a que ambos consigan su objetivo.

  • Apnoia. Sin respiración

    Apnoia. Sin respiración

    28:03 02 ene 2016

    28:03 02 ene 2016 Miguel Lozano es uno de los mejores y más brillantes deportistas de nuestro país con la tercera mejor marca mundial de la historia. Se ha sumergido en las playas de medio mundo para entrenar y competir al lado de los más consagrados nombres de la apnea.

  • 27:24 26 dic 2015 Una imponente pared de más de trescientos metros de altura por la que discurren algunas de las vías de escalada más difíciles del Pirineo. Víctor Esteller y José María Esquirol 'Tato', escalan una de ellas. Al tiempo José Isidro Gordito a los mandos de su parapente les observa desde el aíre.

  • 28:41 19 dic 2015 Este documental cuenta la historia de la apasionante aventura que Emilio Hernández y José González, dos bomberos de la Región de Murcia, se proponen realizar. Cruzar el Océano Atlántico a remo sin ningún tipo de asistencia.

  • 29:00 12 dic 2015 En esta segunda entrega, el programa se adentra en el Marruecos más auténtico, pasando por los pequeños pueblos de las montañas y sus valles. Un viaje intenso y lleno de contrastes a través de un territorio surcado de aldeas, campamentos nómadas, gargantas y desfiladeros, hasta llegar a Taghia, una pequeña aldea bereber rodeada de grandes paredes donde los amantes de los desafíos verticales encuentran un paraíso. Ahí espera Au nom de la reforme, una ruta para escalar sin más ayuda que sus manos y pies. En esta misma zona la nieve que se funde con la llegada de la primavera, alimenta ríos que forman agresivos cañones y barrancos. El descenso del río Ahanesal será otro de los objetivos del programa

  • 28:10 05 dic 2015 Al sur de Briançon en los Alpes Franceses, durante los meses de invierno se forman numerosas cascadas de hielo, entre las más de 20 zonas de este laberinto gélido, el programa se centrará en tres de ellas. Por sus características, aún mantendrán las condiciones que se requieren para poder escalarlas. Verdaderos retos en la época de sus descubridores, hoy se consideran rutas de grado medio-alto tan aparentemente asumibles para unos, como imposibles para otros. Carles González y Xavi Ayuso, dos de los mejores escaladores del momento asumen el reto.

  • 29:19 14 dic 2014 El psicobloc es simplemente escalar sin cuerda sobre el mar, pero no se trata de pasearse de lado a lado por las paredes de los acantilados.Miquel Riera, padre de la escalada en acantilados, conocida como Psicobloc, nos enseña las tecnicas de la misma, nos habla de la historia y desarrollo de esta especialidad y nos lo demuestra en la práctica.

  • Espeleobuceo Mallorca II

    Espeleobuceo Mallorca II

    28:00 07 dic 2014

    28:00 07 dic 2014 Los miembros del Grup Nord de Mallorca, junto al equipo de Al Filo de lo imposible nos cuenta la historia de las exploraciones en la Cueva del Drac en Mallorca, y nos muestran la autentica belleza de esta cueva Mallorca, su zona sumergida bajo las aguas, una catedral de formas imposibles.El equipo de espeleobuceadores del Grupo Nord de Mallorca, en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares y el equipo de Al filo de lo imposible, ha desarrollado en los últimos tres años un trabajo de exploración que tiene como resultado este documental, repleto de aventuras y de la enorme belleza de esta cueva sumergida, con más de cuatro kilómetros de cavidades inundadas, rellenas de estalactitas y estalagmitas.Ya desde la prehistoria, las cuevas de Mallorca eran utilizadas por sus pobladores y, a partir del siglo XIX, con la llegada a la isla del archiduque Luis Salvador de Austria es cuando comienza el conocimiento y el estudio científico de las cavidades mallorquinas. Es en esa época cuando se realizan las primeras exploraciones científicas de la cueva del Drac, descubriendo el famoso lago de Martel, y se convierte en punto de peregrinaje continuo para viajeros y turistas.

Mostrando 1 de 16 Ver más