Dirigido por: Antonio Perezgrueso

Este espacio emite documentales sobre alpinismo, escalada y otros deportes de riesgo al aire libre. El equipo del programa ha logrado hazañas destacables, como filmar en el prohibido reino himalayo de Mustang y en Bhután.

‘Al filo de lo imposible’ es una serie documental en la que predomina la emoción, los deportes de aventuras y el riesgo. Está dirigido por Antonio Perezgrueso, y cuenta con realización de Manuel Rojo, producción de Esteban Vélez y Fátima Ramas, y los cámaras Fernando Martín y Luis Miguel Pavón.

La web del programa amplía información sobre cada aventura, con reflexiones de los miembros del equipo que las han vivido. También incluye fotografías de las expediciones y permite volver a ver todos los programas de esta y otras temporadas.

3405098 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Para todos los públicos Al filo de lo imposible - En la tierra de los bereberes: escalada en roca - Ver ahora
Transcripción completa

Hay cosas que no cambian.

"Al filo" ya estuvo aquí, en Marrakech,

punto de partida hacia las montañas y ríos del Atlas,

atraído por la sangre de la tierra, por la llamada del desierto,

escalando y descendiendo en kayak sus embravecidas aguas.

Han transcurrido casi 20 años y nos divierte a la vez que intimida

comprobar que pervive el mismo orden caótico

con el que personas y tráfico, tráfico y personas,

saben enfrentar sus destinos sin la regulación occidental.

Él tampoco cambia, al menos recientemente.

Este espacio multiusos heredado del Medievo,

antaño sirvió de patíbulo donde quedaban colgadas

las cabezas de los penados.

Hoy, su latido incesante llevó a la Unesco

a catalogarlo Patrimonio Inmaterial de la Humanidad,

porque no premio a la plaza, premió su vida.

Es la hora de la llamada a la oración

que nos llega desde la mezquita.

El símbolo religioso de Marrakech fue erigido por los almohades

hace 850 años, en la capital de su imperio en expansión.

Sin duda, quedaron satisfechos con la obra,

porque pronto llevarían su diseño a las tierras que conquistaron.

De ahí, altivas muestras como la Torre Hasam en Rabat

y La Giralda de Sevilla.

(Música)

Para nosotros, las ciudades no son

más que un interesantísimo lugar de paso que disfrutamos,

pero solo durante el tiempo imprescindible,

antes de continuar viaje a las montañas.

Las vemos pronto.

No en vano, Marrakech es la puerta del sur

que nos abre la puerta del Atlas.

Como estamos en Marruecos, antes de nada la buena costumbre es

tomar un té.

Tiene buena pinta.

-Carles, ¿te gusta? -Sí, de lujo.

-Espero que me lleves a una buena vía,

¿cuál vamos a hacer?

-Esto como siempre, plan A, plan B, plan C,

como siempre, sobre la marcha ya lo veremos.

-El plan A, "El nombre de la razón".

-Tiene buena pinta, ¿no? -Tiene buena pinta.

Una vía famosilla allí, porque es bonita,

tiene buen acceso.

Podemos hacer un trozo de Bereber.

-Yo conozco de ir con trekking a la zona de Taghia.

-Lo que estaría guay es que nosotros vamos a escalar,

y vosotros vais preparando

las barcas y las piraguas para bajar.

Comenzaremos de aquí para abajo.

Ya sabes que depende de cómo me trates,

va a haber revancha.

Bueno, zaja raja, zaja raja.

(Música)

Una mezcla de brindis en Bereber

con el muy particular de nuestros amigos

ha guiado los planes.

Chus Ruiz Erentxun es quien lleva aquí las riendas,

o mejor dicho, los remos.

Especialista en aguas bravas y guía de montaña,

hace años que baja a Marruecos con o sin clientes.

Musti o Mustafá tenía 18 años cuando comenzó a trabajar con él,

y 10 años después, además de guía de montaña marroquí,

ofrece pernoctar en tienda en un lugar estratégico.

La confluencia de los ríos Ahanesal y Melloul.

Ellos son piragüistas de alto nivel que también ejercen de guías bravos,

son junto a Carles González, puntero y polivalente escalador,

el equipo elegido para realizar una nueva aventura

en la tierra de los Bereberes.

(Música)

Durante unos 8 kilómetros, hemos remontado el Ahanesal

para llegar a Taghia, la meca de los escaladores.

(Música)

Esto es. -Viniste hace siete años.

-Me acuerdo, pero ha crecido esto.

(HABLAN EN ÁRABE)

(Música)

Para nuestra sorpresa, Chus saluda a María

con efusividad excesiva,

según las reglas de educación local, que creemos llevar aprendidas.

Sin embargo, cuatro besos son el saludo

con quien se ha convertido en buena amiga

después de años visitando Taghia.

Con los hombres, con signo de sinceridad,

la mano toca el corazón después de enlazarse.

(HABLAN EN ÁRABE)

María termina de cocinar este plato que la cocina bereber

ha dado al mundo y que con variaciones

se ha convertido en signo gastronómico de Marruecos.

Fusiones aparte, en su patria chica la receta es como nuestra cocinera

lo ha preparado, con pollo.

(Música)

(HABLAN EN FRANCÉS)

-Es una escalada que no necesitamos mucha fuerza.

Hay que moverse, bailar, la danza vertical, ¿no?

No te preocupes.

(Música)

¿Me enseñarás a bailar? -Y luego tú a nadar.

(Música)

El icono de escalada en Taghia

es ajeno a nuestra noche de temores de roca y agua.

Si llueve, para abajo, si no llueve, a hacer cima.

Aparece arrugado y poderoso, será nuestra pista de baile.

Para llegar a él, continuamos el cauce del Ahanesal,

río que más tarde navegaremos.

Entonces será Chus quien controle la situación,

pero ahora manda Carles.

Adentrarse en este cañón es un lujo que nos ofrecen

las llamadas dolomitas mantis,

tan formidables por su verticalidad como las italianas,

pero mucho menos mojadas por la lluvia,

aunque un despiste en esta preciosa aproximación

y acabaríamos bien pasados por agua.

De momento, para ir calentando, tomamos contacto

con una llamada férrea a Bereber,

aunque aquí el hierro brille por su ausencia.

¿Para qué las hacen, Chus?

-Colocan los troncos, las piedras,

cuando suben las cabras las quietan y no pueden bajar.

Entonces las tienen ahí.

(Música)

Tengo muy mala memoria, ¿cómo se llama la vía?

-Vaya dos que nos hemos juntado.

-En mi francés malo.

¿Ves las dos vías? Cogemos la de abajo,

y nos lleva a la vertical.

Momento de encordarse.

Hacer bien este nudo de ocho resulta crucial.

Más de un veterano sabe lo que es el terror

por dejarlo terminar un día,

que absorto en la conversación con los amigos,

se convirtió en algo mecánico.

(Música)

¿Cuántos llevas? -Llevo 15.

(Música)

Comienza.

Está bien arrancar así, sirve para calentar los brazos

de cara a los difíciles largos que nos esperan.

El inicio no es más que un sencillo trepadero

que nos lleva al verdadero principio

de una de las vías más bellas y clásicas de Taghia.

La escalada en Taghia es reciente, aunque ha superado los 40 años.

Las primeras exploraciones se debieron a franceses,

pero la primera ruta fue por una anónima polaca.

¿Cómo puede ser esto?

Porque en 1972 unos franceses que creían estar abriendo

el primer itinerario del Macizo, se encontraron una lata de comida

de clarísima procedencia.

Venía del país que unos años después se convertiría

en uno de los más famosos

por la calidad de sus alpinistas de gran altitud, los ocho milistas.

(Música)

Carles ha escalado ya un primer largo

de toma real de contacto con la danza vertical

que nos va a plantear la montaña.

Frente a la escalada de aventura de la primera época,

caracterizada por la autoprotección o la escalada mixta y artificial,

esta es una vía de la nueva generación abierta hace 10 años.

Una joya de escalada libre y difícil totalmente equipada,

excepto en los largos sencillos de la arista final,

donde tendríamos que usar nuestro material

para detenernos ante una posible caída.

Ahora ya pica el sol, y también la vía,

porque empieza el largo clave catalogado de 6C.

En el nivel de dificultades máximas actuales,

no es nada excepcionalmente duro.

Hace años, 6C superaba lo imposible.

Por otro lado, la mayor parte de los que alguna vez se han calzado

unos pies de gato, firmarían por llegar a escalar

ese grado con soltura en un entorno como Taghia.

Aquí, un error que precisara de un rescate

se convertiría en una dura prueba.

(Música)

La verdad es que Carles querría haber elegido una ruta más difícil,

pero en este viaje el punto de equilibro o desequilibrio

está en que cada uno le saque al otro de su zona de confort

para llevarle a su filo de lo imposible.

Ayudarle a salir de su elemento natural

para adentrarle en un terreno donde no es maestro sino aprendiz.

Para Chus, este filo se va a mostrar contundente.

(Música)

Desde una reunión colgada con vistas a Taghia,

Carles se dispone a asegurar a Chus en el largo clave.

Por supuesto, el reconocido piragüista

y también guía de montaña, está en buena forma,

pero tiene que rescatar de su repertorio de movimientos

sus mejores esfuerzos como escalador.

Si esta fuera su primera vía, no habría tenido

ninguna forma de afrontarlo, ni siquiera escalando protegido

gracias a la cuerda por arriba, y llegado el caso, a algunas ayudas.

(Música)

Si Carles hubiera elegido una vía un poco más difícil,

ni siquiera esas ayudas bastarían para que Chus subiera dignamente.

Por el contrario, una elección más sencilla

le habría dejado demasiado margen

y quizá hubiera podido disfrutar del paisaje

mientras escala.

Aquí está en el punto justo en el que la vía

le exige toda la atención.

Si quiere disfrutar de las vistas tiene que esforzarse y mucho

para llegar a la reunión.

(Música)

La noche anterior, Chus ojeaba la vía intentando grabarse

las dificultades.

Por si gracias a su mala memoria ya se le hubiera olvidado,

contemplar el siguiente recuerda que, sorpresa, es como el anterior.

(Música)

Sí, hace 40 años, esto también estaría

en el límite de lo imposible, teóricamente resulta algo más fácil.

Esa mínima diferencia no se aprecia desde abajo.

(Música)

Carles sigue disfrutando de este pilar rojo,

el excolono este.

Si la fama de la rugosa calima de Taghia ha traspasado fronteras

para que escaladores de medio mundo vengan a satisfacer

su hedonismo geológico, esta es la vía superlativa en su categoría.

(Música)

De nuevo, le toca afrontar otro largo vertical y difícil a Chus.

Lastrado además por el peso de la mochila

que le toca cargar al segundo, por el mero hecho de ser segundo.

(Música)

A cambio de la seguridad de tener la cuerda por arriba,

le corresponde portear cosas

que ambos escaladores pueden necesitar

durante un largo día de escalada en montaña.

A veces no son necesarias,

pero si hicieran falta y no se llevaran,

el resultado sería penalidades aseguradas.

En realidad, Chus no carga con todo, todo.

Hay un pequeño detalle

de 300 gramos, como mucho medio kilo,

que Carlos lleva consigo, es su propia botella de agua.

Esto le permite beber nada más alcanzar la reunión

y mantenerse hidratado.

¿Cuántas escaladas se habrán frustrado total o parcialmente

por una mala estrategia con el líquido elemento?

(Música)

Conforme el día ha avanzado, los escaladores

se han ido acercado a los 2 550 metros de la cumbre,

el aire se ha puesto en movimiento.

Así pues, nada más llegar a la reunión

es necesario abrigarse, porque este sol primaveral

calienta más bien poco.

El placer de escalar en camiseta se ha acabado.

El viento previsiblemente irá en aumento,

¿cambiará el tiempo? ¿Lloverá?

Nuestro amigo Musti que trabaja con nosotros como guía local

piensa que no, basándose en su experiencia.

Sabemos que los pastores y guías locales llegan a conocer

los caprichos de sus microclimas mejor que los meteorólogos,

pero también que en montaña una nube suficientemente cabreada,

puede descargar un torrente en pocos minutos sin dar aviso.

(Música)

Ya que no podemos despejar del todo la incertidumbre,

y que a estas alturas es mejor subir que bajar,

la opción más apropiada consiste en continuar deprisa pero seguro.

Eso podemos hacerlo.

A nuestro favor también tenemos otros dos factores.

A partir de ahora la mochila pesa menos

y este es el último largo difícil.

(Música)

Como estaba predicho por el comité de sabios,

parece que las nubes se están disipando

en vez de agruparse.

Aunque la buena noticia ya no interrumpe el ritmo de Carles,

que tiene puesta la marcha de escalar

sin prisa pero sin pausa.

(Música)

Él no necesita detenerse a cada paso

para comprobar la calidad de la roca,

ya que absolutamente toda ella es magnífica.

Comprende y afronta sin dudas la variedad de agarres y movimientos

que la vía exige.

Es normal, porque está escalando un par de grados

por debajo de su máximo nivel.

A cambio, va a tener a un amigo que agradecerá de por vida

la experiencia de haberle subido por una vía tan magnífica,

una ruta que él no podría haber escalado por sus medios,

pero que como segundo ha afrontado sin titubear.

Además, pensándolo bien, será mejor tenerlo contento

con esta clase magistral de danza vertical,

porque pronto la parte contratante de la segunda parte,

como diría Groucho Marx, va a sacar a la primera

de su querida roca para ponerle a remar

en aguas muy, muy bravas.

(Música)

Vas como un titán.

A estas alturas, es bueno que Chus esté contento,

y si Carles pudiera elegir, ¿cuál sería?

No hay duda, Atlas.

(Música)

Dos horas de descenso después, sorpresa.

Yo me voy bien, mira como nos cuidan.

Es la primera vez que bajo de una vía

y me dan pan con aceite y té caliente.

Hemos tenido aire, roca y fuego,

nos falta el primer elemento, agua.

Vamos a buscarla.

Hemos vuelto a donde iniciaremos el descenso del río Ahanesal,

que nace allí donde Carles le ha puesto a prueba

al experto en aguas bravas.

Desde aquí nos esperan 70 kilómetros de aguas turbulentas,

una travesía de dos días hasta alcanzar el pantano

donde la fiera se amansa.

Disfrutamos de otra sorpresa bereber.

Marruecos es más que ciudades imperiales

y desierto para turistas, como montañismo

o escalada para los aventureros terráqueos.

Los ríos de esta región ofrecen un oasis

y un campo salvaje para los piragüistas

con una condición,

equilibrar el punto justo entre las exigencias del entorno

y las habilidades y necesidades personales.

(Música)

Por eso, le toca ahora a Carles ponerse en manos de Chus

en un kayak doble, mientras que Swam se encargará de bajar en raf

al equipo de cámaras .

(Música)

Tal vez Carles descubrirá una nueva pasión,

dónde vivir la naturaleza.

Desde luego, pasión por vivir la naturaleza le sobra.

Ahora tiene que poner todo su empeño.

El kayak en aguas bravas es un deporte difícil

y su dificultad procede de una reiteración.

El kayista se mueve sobre una superficie

que se mueve, pero esta superficie no es plácida,

como la cinta de correr del gimnasio,

y tiene ese botón rojo al que se le dice basta.

Aquí, esa decisión la toma el río, es del agua.

Aquí, el primer elemento de la naturaleza

demuestra que tiene vida propia, energía desbordante.

Quien quiera convertirse en el titán que lo domine,

primero tiene que entenderlo.

(Música)

Hay que remar o ser abducido, no hay marcha atrás posible.

En unos segundos, la barca vuela

hacia el paso más complicado de la primera parte,

hay que pasar por debajo de esos puentes.

Si manejar un kayak es difícil, un kayak doble

resulta el doble de difícil.

(Música)

Ya sabíamos que el río traía un caudal

que eleva las dificultades habituales

y que llegado el momento no podríamos darle al botón rojo.

Esto no va a ser agradable.

Ante la imposibilidad de dar la vuelta a la barca

sin salir de ella, comienza una lucha real por salir a flote.

El tiempo se hizo interminable hasta que dejaron de ser

prisioneros del kayak,

pero todavía lo son de la corriente del agua.

Swan lanza la bolsa con la cuerda de socorro

mientras Chus y Carles luchan por llegar a una orilla

y que el agua no se lleve remos ni barca.

(Música)

En aguas bravas, el autorrescate es la primera opción

y a menudo la única válida.

En el río todo ocurre deprisa, nunca se puede esperar

ayuda inmediata, salvo de los compañeros.

Además, se hemos venido a Marruecos buscando naturaleza salvaje,

tendremos tanta que la solución pasa por poner en práctica

un preciado saber que el pueblo de Bereber aún conserva,

ser autosuficiente.

(Música)

Ha llegado el momento de desembarcar,

preparar un bibat y tomarse un merecido descanso.

Entender qué es lo que ha pasado,

porque el agua nos ha dado un buen revolcón

del que es necesario extraer conclusiones.

Ahora es momento de alegrarse

y también de reflexionar y planificar

porque importa más donde no te puedes caer

y donde jamás deberías nadar.

¿Qué tal? ¿El vuelco?

-Quería hacer una cata del agua,

un poco barro, espuma.

-Ha estado bonito, ha visto cinco euros y ha ido a por ellos.

-La verdad es que te has crecido.

-No sé cómo lo veréis, pero mañana es más fuerte.

De aquí para abajo tenemos 35 kilómetros

y es grado más alto.

Si a ti te parece bien, cambiamos.

-Yo por mí, si tú dices de cambiar, perfecto.

Visto como ha ido hoy, la mejor opción es aparcar el dúo,

porque viendo lo grande que está el río,

la sección de abajo se va a poner muy continua,

y se van a encadenar los rápidos,

no se va a poder parar en ningún lado.

Entonces si volcáis o nadáis, el rescate va a ser casi imposible.

-30 kilómetros a nado, no pasa nada.

-Mejor ir en el raf, como dice Chus, que ahí se va más seguro.

-Irás abriendo tú mañana y nos vas indicando bien,

porque hay muchos agujeros, agujero significa hay una ola,

que hace una retorna, habrá un montón,

y vamos a tener haciendo slalom, nosotros vamos a ir detrás

y Swan el último, cerrando en la cola.

Entre las tres embarcaciones haremos una seguridad.

(Música)

Ahí abajo hay un puente.

Nos marca el primer paso.

Nosotros vamos a ir por el canal de la izquierda.

Hay huecos, tenemos que pasar haciendo slalom.

-Sin nadar.

-Esta vez es más difícil.

-Luego nos páramos en la izquierda, para juntarnos

y ver el rápido de abajo.

(Música)

Esta visto que al topodúo hoy no lo han querido ni los expertos.

El río baja muy alto de caudal y bravo.

El primer tramo, habitualmente grado 3

dentro de una escala de 6, estaba más difícil,

debido al aumento del nivel del agua.

El segundo tramo, que ya es grado 4,

estará más complicado.

Como ha explicado Chus, nadar no forma parte ni del plan B.

En el cataraf se baja lento y torpe, pero seguro.

De nuevo lo imposible nos enseña que su filo

es su objetivo.

Lo que para uno resulta impensable y otros no deberían haberlo pensado,

con las habilidades suficientes se convierte en un juego,

un juego siempre exigente, que te va a poner a prueba

hasta dar con tu error.

Cuando el agua gane, y el agua siempre ganará

si se la enfrenta lo suficiente,

sólo quedará esquinzar para dar rápido la vuelta a la barca

sin salir de ella y remar para continuar fluyendo río abajo.

Los 10 kilómetros han pasado y el río deja de ser tan indómito

como es este pueblo de Bereber que habita a su ribera

y que no se dejó proteger por las tropas francesas

durante los años del protectorado.

Parece como si ahora quisieran mostrar su otro lado,

el hospitalario, el que responde a ese proverbio local

que dice con sabiduría:

"Palabras dulces abren puertas de hierro".

Con la lección aprendida, para terminar de abrir esta puerta,

habrá que seguir tratando al río con paladas dulcísimas

que nos mantengan a flote con el mínimo gasto de energía.

(Música)

Aprovechar cualquier momento divertido.

(Música)

La montaña rusa ha terminado, y el río nos depara

un paso encajonado menos turbulento

como si nos concediera el premio a nuestro esfuerzo

con un final feliz, relajado y tranquilo.

(Música)

Para disfrutar de la última sorpresa

que brota de este viaje de roca y de agua

sólo tenemos que seguir hablando con el río

con unas dulces paladas más.

La puerta del cañón se abre y da paso al basto embalse

donde se puede expandir nuestra alegría,

contentos porque hemos conseguido bajar el Ahanesal,

que no lo ha puesto nada fácil, pero más aún,

porque los momentos vividos buscando nuestros imposibles

nos hacen volver siendo más amigos.

Ya está, hemos acabado el Ahanesal.

(Música créditos)

Al filo de lo imposible - En la tierra de los bereberes: escalada en roca

29:00 12 dic 2015

En esta segunda entrega, el programa se adentra en el Marruecos más auténtico, pasando por los pequeños pueblos de las montañas y sus valles. Un viaje intenso y lleno de contrastes a través de un territorio surcado de aldeas, campamentos nómadas, gargantas y desfiladeros, hasta llegar a Taghia, una pequeña aldea bereber rodeada de grandes paredes donde los amantes de los desafíos verticales encuentran un paraíso. Ahí espera Au nom de la reforme, una ruta para escalar sin más ayuda que sus manos y pies.

En esta misma zona la nieve que se funde con la llegada de la primavera, alimenta ríos que forman agresivos cañones y barrancos.

El descenso del río Ahanesal será otro de los objetivos del programa

En esta segunda entrega, el programa se adentra en el Marruecos más auténtico, pasando por los pequeños pueblos de las montañas y sus valles. Un viaje intenso y lleno de contrastes a través de un territorio surcado de aldeas, campamentos nómadas, gargantas y desfiladeros, hasta llegar a Taghia, una pequeña aldea bereber rodeada de grandes paredes donde los amantes de los desafíos verticales encuentran un paraíso. Ahí espera Au nom de la reforme, una ruta para escalar sin más ayuda que sus manos y pies.

En esta misma zona la nieve que se funde con la llegada de la primavera, alimenta ríos que forman agresivos cañones y barrancos.

El descenso del río Ahanesal será otro de los objetivos del programa

ver más sobre "Al filo de lo imposible - En la tierra de los bereberes: escalada en roca" ver menos sobre "Al filo de lo imposible - En la tierra de los bereberes: escalada en roca"

Los últimos 234 documentales de Al filo de lo imposible

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 27:09 05 feb 2017 Pamir, significa en persa " techo del mundo" y en realidad es la unión de las cordilleras del Tian Shan, Karakorum, Kunlun e Indu Kush, situadas al oeste del Himalaya. Cuatro montañeros, Pepe, Emilio, Antonio y Benito, viajan desde la población murciana de Caravaca de la Cruz con el objetivo de conquistar uno de los picos más emblemáticos del nudo del Pamir: el Pico Lenin.

  • 27:33 22 ene 2017 Desde los inicios de la serie, los Pirineos han sido uno de los lugares favoritos del equipo para la práctica de diferentes disciplinas con un denominador común: La aventura. Sobre volar el macizo a bordo del globo Al filo 1 pilotado por Laureano Casado. Descender el río Ara en Kayak. Disfrutar con un trepidante descenso en bicicleta, estas son algunas de las actividades que el equipo afronta en este capítulo.

  • 28:52 15 ene 2017 Axier Muniain, un consumado surfista de Zarautz se adentra en el mundo de las olas gigantes. En este viaje a la búsqueda de la ola perfecta, descubrimos que hay lugares a lo largo de la costa cantábrica donde es posible encontrar olas de más de 10 metros, con las que sólo se atreven algunos especialistas. La aventura continúa en la costa portuguesa donde encontramos la ola más grande surfeada hasta el momento.

  • 28:34 08 ene 2017 La localidad oscense de Benasque alberga la sede de la Escuela Española de Alta Montaña, en este centro se imparte la formación a los Equipos Españoles de Alpinismo.

  • 27:52 01 ene 2017 Los descubrimientos de galerías y salas llevados a cabo por diferentes grupos de espeleólogos, han propiciado que la Cueva de Pas de Vallgornera sea en estos momentos la de mayor recorrido de las Islas Baleares. La importancia del descubrimiento no se basa solamente en la extensión que está adquiriendo la cueva, sino también en los hallazgos de restos fósiles, depósitos de arenas cuaternarias, nuevas morfologías de corrosión e incluso la posibilidad de que todo este conjunto de datos pueda dar lugar a nuevas teorías evolutivas de las cavidades de la isla.

  • 27:10 18 dic 2016 Mallorca es un conocido destino turístico para los amantes de sol y playa. También una tierra de montañas, acantilados y un subsuelo repleto de cavidades que extienden sus galerías a lo largo y ancho de la isla. La cueva de Pas de Vallgornera es una de ellas, situada al sur de la isla su sistema de galerías se expande entre las penumbras defendido por la oscuridad y el agua. Descubrimos y mostramos un mundo oculto a la mayoría de los mortales, con su propia historia y su particular ecosistema. A la vez estudiamos el legado que a lo largo del tiempo, la tierra ha ido escribiendo entre sus paredes.

  • 27:39 11 dic 2016 Psicobloc es el nombre que inventó el mallorquín Miquel Riera, quien lo practica desde 1978 en Mallorca. Los británicos lo llaman Deep Water Soloing. Se trepa sin cuerda, como en las cortas vías de escalada de bloque, pero a diferencia de ésta, las longitudes obligarían a usarla si no hubiera agua debajo. Aun así, la posibilidad de caer de 15, 20 o incluso más metros nos sitúa en un escenario salvaje con un riesgo de hacerse daño tan real que supone un duro costo psicológico. Malta es el lugar elegido por el equipo de 'Al filo de lo imposible' para poner en práctica la actividad y disfrutar de esta primera aventura.

  • 27:46 09 ene 2016 Al filo de lo imposible, el veterano programa dedicado a la naturaleza y los deportes de aventura, cierra la temporada cumpliendo el sueño de dos invidentes: ser los primeros montañeros con discapacidad visual en coronar el Muztagh Ata, el segundo pico más alto de la cordillera del Kunlun. El Muztagh Ata es una montaña de 7.546 metros situada en el macizo del Kunlun, en el Himalaya chino. Óscar Domínguez y Ricardo García “Barni”, son dos montañeros con discapacidad visual que quieren alcanzar su cima e inscribir sus nombres en el libro de Nunca antes un invidente ha coronado esta montaña. Les acompañan cuatro guías, varios de ellos pertenecientes al Grupo Militar de Alta Montaña, que ayudarán a que ambos consigan su objetivo.

  • Apnoia. Sin respiración

    Apnoia. Sin respiración

    28:03 02 ene 2016

    28:03 02 ene 2016 Miguel Lozano es uno de los mejores y más brillantes deportistas de nuestro país con la tercera mejor marca mundial de la historia. Se ha sumergido en las playas de medio mundo para entrenar y competir al lado de los más consagrados nombres de la apnea.

  • 27:24 26 dic 2015 Una imponente pared de más de trescientos metros de altura por la que discurren algunas de las vías de escalada más difíciles del Pirineo. Víctor Esteller y José María Esquirol 'Tato', escalan una de ellas. Al tiempo José Isidro Gordito a los mandos de su parapente les observa desde el aíre.

  • 28:41 19 dic 2015 Este documental cuenta la historia de la apasionante aventura que Emilio Hernández y José González, dos bomberos de la Región de Murcia, se proponen realizar. Cruzar el Océano Atlántico a remo sin ningún tipo de asistencia.

  • 29:00 12 dic 2015 En esta segunda entrega, el programa se adentra en el Marruecos más auténtico, pasando por los pequeños pueblos de las montañas y sus valles. Un viaje intenso y lleno de contrastes a través de un territorio surcado de aldeas, campamentos nómadas, gargantas y desfiladeros, hasta llegar a Taghia, una pequeña aldea bereber rodeada de grandes paredes donde los amantes de los desafíos verticales encuentran un paraíso. Ahí espera Au nom de la reforme, una ruta para escalar sin más ayuda que sus manos y pies. En esta misma zona la nieve que se funde con la llegada de la primavera, alimenta ríos que forman agresivos cañones y barrancos. El descenso del río Ahanesal será otro de los objetivos del programa

  • 28:10 05 dic 2015 Al sur de Briançon en los Alpes Franceses, durante los meses de invierno se forman numerosas cascadas de hielo, entre las más de 20 zonas de este laberinto gélido, el programa se centrará en tres de ellas. Por sus características, aún mantendrán las condiciones que se requieren para poder escalarlas. Verdaderos retos en la época de sus descubridores, hoy se consideran rutas de grado medio-alto tan aparentemente asumibles para unos, como imposibles para otros. Carles González y Xavi Ayuso, dos de los mejores escaladores del momento asumen el reto.

  • 29:19 14 dic 2014 El psicobloc es simplemente escalar sin cuerda sobre el mar, pero no se trata de pasearse de lado a lado por las paredes de los acantilados.Miquel Riera, padre de la escalada en acantilados, conocida como Psicobloc, nos enseña las tecnicas de la misma, nos habla de la historia y desarrollo de esta especialidad y nos lo demuestra en la práctica.

  • Espeleobuceo Mallorca II

    Espeleobuceo Mallorca II

    28:00 07 dic 2014

    28:00 07 dic 2014 Los miembros del Grup Nord de Mallorca, junto al equipo de Al Filo de lo imposible nos cuenta la historia de las exploraciones en la Cueva del Drac en Mallorca, y nos muestran la autentica belleza de esta cueva Mallorca, su zona sumergida bajo las aguas, una catedral de formas imposibles.El equipo de espeleobuceadores del Grupo Nord de Mallorca, en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares y el equipo de Al filo de lo imposible, ha desarrollado en los últimos tres años un trabajo de exploración que tiene como resultado este documental, repleto de aventuras y de la enorme belleza de esta cueva sumergida, con más de cuatro kilómetros de cavidades inundadas, rellenas de estalactitas y estalagmitas.Ya desde la prehistoria, las cuevas de Mallorca eran utilizadas por sus pobladores y, a partir del siglo XIX, con la llegada a la isla del archiduque Luis Salvador de Austria es cuando comienza el conocimiento y el estudio científico de las cavidades mallorquinas. Es en esa época cuando se realizan las primeras exploraciones científicas de la cueva del Drac, descubriendo el famoso lago de Martel, y se convierte en punto de peregrinaje continuo para viajeros y turistas.

Mostrando 1 de 16 Ver más