Dirigido por: Antonio Perezgrueso

Este espacio emite documentales sobre alpinismo, escalada y otros deportes de riesgo al aire libre. El equipo del programa ha logrado hazañas destacables, como filmar en el prohibido reino himalayo de Mustang y en Bhután.

‘Al filo de lo imposible’ es una serie documental en la que predomina la emoción, los deportes de aventuras y el riesgo. Está dirigido por Antonio Perezgrueso, y cuenta con realización de Manuel Rojo, producción de Esteban Vélez y Fátima Ramas, y los cámaras Fernando Martín y Luis Miguel Pavón.

La web del programa amplía información sobre cada aventura, con reflexiones de los miembros del equipo que las han vivido. También incluye fotografías de las expediciones y permite volver a ver todos los programas de esta y otras temporadas.

4856280 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Al filo de lo imposible - Los caminos del vacío - ver ahora
Transcripción completa

La llamada de los grandes espacios,

de las paredes que desafían la gravedad, del vacío,

constituye un elemento del que muchos no pueden sustraerse.

Julio Verne puso en boca de uno de sus personajes

el irresistible atractivo de un vacío

que se apoderaba de todo su ser de manera incontrolable.

Escribió que nada tenía más fuerza que él,

que nada embriagaba más que el abismo.

Acurrucado a los pies de inmensas torres de pudinga,

que en esta región se denominan mayos, se sitúa el bello pueblecito

de Riglos; un lugar marcado por formidables caminos verticales.

Ana y Cecilia son dos personas que junto a David,

están atrapadas por esos caminos. Hoy se dan cita aquí

para recorrerlos. ¿Sí?

¡Hombre! ¿Qué tal? -¿Estáis por ahí, por Riglos?

-Es que quería subir a... a saltar a Riglos.

Sí, sí, estamos por aquí. -Para saber un poco

el tema del viento. Mira; yo sé que han venido aquí hoy

unos que iban a saltar y al final no han podido,

porque bueno, se está levantando... viento y ha llovido esta mañana

y, está el día.. Ahora está despejado pero al verdad es que se está...

se ha levantado viento. -¿Y tú crees que mañana...?

Sí; para mañana dan mejor previsión. Mañana yo creo que no habrá problema.

-Subiría mañana entonces. ¿Vosotras vais a estar escalando mañana?

Sí, sí. Nosotras vamos a escalar. -Perfecto. Si os parece nos vemos.

Venga; así quedamos. Mañana nos vemos entonces.

-Muy bien. Pues os pego un toque cuando... cuando esté por ahí.

Vale, muy bien. -Vale. Un abrazo.

Un abrazo. -Chao.

-¿Va a venir? Sí. Me estaba preguntando a ver...

como está el día y eso.

Nuestras protagonistas componen una cordada de escaladoras

apasionadas por ascender los caminos del vacío.

David es un experto saltador BASE, que se sumerge en ese mismo vacío

partiendo desde las cumbres.

Tuve la surte, cuando hice el servicio militar,

de poder hacer un curso de paracaidismo en cual,

los saltos eran de apertura automática, y salías del avión y...

nada, tenías un segundo, dos segundos de caída libre,

y ya veías que estabas completamente frenado.

Cuando acabé la mili, después de haber hecho 13 saltos,

yo me di cuenta de que lo que quería experimentar era caída libre.

Y entonces me puse a buscar la manera de poder hacerlo.

Y encontré el centro en Gerona. Yo recuerdo la primera vez que fui,

fui a hacer un tándem y...

y en el avión era algo increíble, porque sea abría la puerta,

te entraba el frío, los nervios; yo no sabía si realmente,

quería estar allí. Y cuando empezamos a volar,

encima era un día que estaba completamente nublado,

atravesamos las nubes y, espectacular Cuando llegué al suelo

me quedé sentado en el suelo mirando para arriba, y dije:

mi sitio está ahí, lo tengo que hacer A la semana estaba haciendo el curso.

Cuando llegué allí me presentaron al instructor

con el que iba a saltar. Me dijo que se llamaba Juan Ventura.

Entonces yo, haciendo memoria, recordé un programa

de "Al filo de lo imposible", en el cual el...

el salto que salía en ese programa lo hacía Juan Ventura

desde La Visera. Le empecé a hacer preguntas;

me contó muy poquitas cosas porque entonces el tema

del salgo BASE era un círculo muy cerrado.

Pero yo me quedé con los recuerdos y pequeños detalles que él me explicó

Y luego, poder hacer un salto en La Visera,

en el mismo sitio donde Juan Ventura había saltado... Fue muy especial.

Ya estaba yo allí también, en el mundo del salto BASE.

A sus 40 años, David Gutiérrez, Guti, lleva nueve en esta actividad.

Tras saltar de avión, su primer BASE tuvo lugar desde un puente

para posteriormente, utilizar las montañas como plataforma.

Fue en la Torre Roja de la pared de Cataluña, en Monrebey,

uno de sus lugares favoritos, junto con Riglos,

donde inició su camino. El congosto de Monrebey

es un paraje espectacular, con grandes paredes calcáreas

que hacen las delicias de los escaladores, senderistas,

los espeleólogos y, por supuesto los saltadores BASE.

Las aguas que corren por el lecho del desfiladero

limitan dos comunidades autónomas. Por ello, la pared que se ubica

en Lérida se llama de Cataluña y la que está en Huesca, de Aragón.

En la pared de Aragón encontramos uno de los altos más emblemáticos

de toda la Península. Es el más largo,

con 450 metros de longitud; y debido a que su aterrizaje

puede quedar anegado, también uno de los más técnicos.

La aproximación al "lexit", o lugar desde el que se realiza el salto,

ofrece unas vistas increíbles; una vertiginosa perspectiva

desde la que contemplar el cañón. Las siglas BASE,

Building Antena, Span, Earth, fueron acuñadas por Carl Boenish,

un cineasta que en 1978 filmó los primeros saltos

desde el Capitán, en Yosemite, California.

Lo más importante para empezar a hacer salto BASE

es conocer a alguien que te vaya a enseñar

y, en España, cuando yo empecé, habían seis o siete personas.

Miré en ponerme en contacto con ellos y al final logré

que me enseñaran a plegar un paracaídas. Me compré mi equipo,

y a partir de ahí empezamos a hacer viajes a los sitios...

un poco más fáciles de saltar, con menos peligro,

que son puentes o globos; sitios que te permite...

pues un margen de error a la hora de que se abra el paracaídas.

O sea, que si se gira en la apertura que no tengas un objeto

donde poder chocar. A partir de ahí, superé los siete primeros saltos,

que es las posiciones; aprender un poco las posiciones,

saltos un poco con más caída... un poco menos.

Y cuando ya eso lo tienes más o menos controlado,

llega el momento del primer salto, que lo recordaré toda mi vida

porque me temblaban las rodillas a tope.

¡Hey! ¡Set! ¡Vamos!

El salto ha sido un completo éxito.

En él habremos alcanzado entre 150 y 170 kilómetros por hora

y, es un regalo que además, viene con sorpresa.

Uno de los mejores placeres; caerte de la pared de Aragón

y que te lleven en barca. ¡Por favor!

Bajamos de la lancha para subir al coche.

Dejamos Monrebey para dirigirnos a otro abismo.

Hay quien pensará que estamos locos.

Peregrinamos en coche o a pie durante largas jornadas

para llegar a esos lugares donde dar rienda suelta

a nuestras pasiones efímeras. Efímeras, pues muchas de ellas,

como ocurre con el salto BASE, tienen lugar en un corto

espacio de tiempo. David lo sabe bien.

El atrapa sueños que cuelga del retrovisor es solo

un elemento más de sus herramientas de caza diaria.

Bien equipado, parte a recorrer las carreteras estrechas, difíciles

y llenas de curvas, que desembocan en sus soñados caminos del vacío.

Estamos llegando a Riglos; una pequeña agrupación de casitas

donde habitan gentes marcadas por la sobrecogedora presencia

de los caminos verticales. Estos se elevan y ascienden

como un ascensor que pareciera conectar

el cielo y el infierno.

Antes de comenzar a caminar y familiarizarnos con el entorno,

rompemos de un portazo con todo artificio,

vehículo incluido.

Después es momento de contemplar el magnífico precipicio que forman

estas agujas de nuestro querido Prepirineo.

Ana y Cecilia juegan en la base de la pared.

Están a punto de recibir la visita de David.

¡Hombre! -¡Hola!

¡Qué pasa, Ceci! -¡Qué pasa!

-¡Cuánto tiempo sin verte!

¡Muchos abrazos, que mola mogollón! Está el día así un poco...

He mirado la previsión también y he venido un poquito tarde

por lo mismo; por viento y eso. -Sí; ahora parece que se calma

pero ha hecho mucho viento hoy. Muy bien.

Pues yo me voy a dar un paseito para arriba;

y si estás por aquí luego podemos tomar algo

y charlamos un rato. -Una cervecita no viene mal.

Eso no nos lo quieta nadie ¿no? -Pues buen paseo.

Pues sí, hombre; luego nos vemos. No os canséis mucho que los dedos...

las yemitas... ¡Hasta luego!

Los caminos del vacío llegan en ocasiones hasta el cielo.

La subida por este paraje, llamado Circo de Verano,

descubre rincones mágicos plagados de sombras,

pero sobre todo de bellas luces de atardecer.

Son momentos íntimos, de concentración;

de meditación, de análisis de nuestra propia existencia.

La aproximación a la escalada, primero atravesando el pueblo

y después remontando el camino bajo la pared,

también transporta a nuestro silencioso abismo interior.

Un reducto de soledad, aunque caminemos acompañadas.

Los blancos muros del pueblo no llegan a ocultar

la anaranjada roca de los mallos.

Un conglomerado que recuerda a un campo de patatas

pero sembrado en vertical.

Las calles serpentean hasta morir en una estrecha y empicada senda

que da acceso a la base de los Mallos.

Sobre los tejados emerge la desafiante figura de La Visera.

Una aguja de casi 300 metros cuyo desplome...

se ve acentuado con la altura.

Caminamos con ilusión, pero con la incertidumbre necesaria

cuando se acometen grandes paredes.

Nuestro objetivo es alcanzar la cumbre combinando tres rutas:

Guirles, Chinatown y la Fiesta de los Bíceps.

Cecilia es una trotamundos especialista en grandes paredes.

Tanto sus primeros pasos como los de Ana están marcados

por la roca de los Mallos, con sus polos, sus desplomes

y su abismo. Ambas han consagrado a este lugar

multitud de jornadas que han resultado clave

para cubrirse de serenidad ante el inquietante vacío.

Al contrario que en el BASE, hoy la aproximación

durará un suspiro, comparado con el tiempo que pasaremos en pared

La ruta es larga, dura, trabajosa...

e implica mucha determinación.

Empecé a escalar hace unos cuantos años.

En Huesca es fácil hacerlo porque... hay muchas zonas de escalada

y muchas escuelas y hay bastante afición.

-Cuando conocí Riglos ya... me gustó muchísimo.

Y también conocí a Cecilia.

Con ella desde entonces, pues hemos tenido ya...

unas cuantas aventuras. Y siempre que podemos pues...

pues seguimos escalando juntas.

Las vías de Riglos son tremendamente exigentes,

muy físicas. Requieren un cuidadoso calentamiento y preparación.

A sus demandas y dificultad hay que sumar su longitud.

Características todas ellas que ponen a prueba

a todos los miembros de la cordada.

Para mí, Riglos es un lugar muy especial, por la proximidad...

al sitio donde nací, a Huesca, y por...

por la belleza que tiene, es bastante evidente.

También porque empecé aquí a escalar.

Los primeros largos que hacía los hacía aquí y...

y además, al principio no podía... apenas hacer nada,

porque es muy físico y, sobre todo para una chica,

normalmente suele ser más difícil por lo físico que es.

Pero desde el primer momento me entusiasmó.

Empecé a venir aquí y, a base de mucho,

conseguí poder empezar a hacer vías y...

desde entonces llevo más de 20 años viniendo a Riglos;

siempre para mí es un lugar que disfruto y que me encanta

y, yo creo que siempre va a ser así. Porque...

ya solamente los Mallos lo imponentes que son..,

y el tipo de escalada tan física, tan desplomada,

pue es algo que me alucina.

Las marcas blancas del magnesio de cordadas precedentes

indican el camino a seguir. Una ayuda que se agradece

en esta sala de tortura para los brazos.

¡Ana, cuando quieras!

Es el turno de Ana. Tras la instalación de la reunión

por parte de Cecilia, llega el relevo en las funciones.

Ahora es la aseguradora quien se convierte en escaladora,

y viceversa.

La pared desploma desde sus primeros metros.

Incluso en una ruta clásica como esta,

obra de Daniel Guirles y Luis Campos,

trazada en el ya lejano 1978, el nivel de exigencia desde la base

a la cumbre es máximo.

Atléticos movimientos transportan al placer,

por el gesto, buscando una economía energética

que permite resolver los duros pasajes que jalonan

el fabuloso acantilado.

Una pequeña travesía acerca a la cordada,

que vuelve a reunirse bajo la atenta mirada de la cámara.

Durante todo este tiempo pues... unas temporadas he escalado más

otras menos; siempre en función de los trabajos,

de otras actividades, porque yo no... no me dedico a ello.

Es uno de los deportes y una de las aficiones

que más me gusta seguir practicando y que espero poder seguir practicando

durante mucho tiempo.

Aún queda mucha tarea,

muchos metros sobre esta sucesión de panzas

que se dan cita una y otra vez sin darnos tregua.

Introducir la cuerda en el seguro nos produce cierta calma;

necesaria, antes de afrontar el siguiente paso

colgadas de los bolos. Unos cantos redondos

que amenazan desprenderse con cada tracción.

Al menos la caída es limpia; siempre dirigida a un precipicio

que se hace más profundo a medida que se asciende.

Clip, suena el mosquetón cuando la cuerda cabalga.

De nuevo ese sonido tranquilizador que anima a proseguir.

¡Okey, reunión!

-¡Vale!

Metro a metro devoramos con resolución

el espacio que nos separa de la cumbre.

Es preciso no perder un instante. El final está aún lejano.

Maniobras en la reunión,

encadenamiento de traslaciones corporales desafiando la gravedad...

A la tarea de escalar hay que unir la de recuperar el material,

que colgado sobre el arnés, parece hacernos engordar paso a paso

La complicidad es máxima. La escaladora es observada

en todo momento por su aseguradora.

Es muy complicado encontrar... chicas para escalar

porque en el mundo de la montaña somos minoría.

Entonces, cuando conocía a Ana, hace ya muchos años,

encontré a una compañera no solo para escalar

sino también... acabamos siendo amigas,

unidas por... por la escalada y...

y con quien puedo plantearme... otros viajes

y proyectos de más envergadura. Y para mí eso es un tesoro.

El largo que se abre ante nosotras es magnífico.

Aéreo, acrobático,...

colmado de movimientos sutiles.

Nada mejor para poner la guinda a esta combinación de tres rutas

que está a punto de entrar en su siguiente fase.

Cecilia Buil vive profesionalmente de la escalada.

Su versatilidad le permite alternar la roca con el hielo,

sin olvidar su pasión por las grandes paredes,

donde destacó gracias a, entre otras,

las 12 ascensiones que realizó a El Capitán,

entre 1996 y 2005

Aperturas o repeticiones de rutas en Groenlandia,

México o el Karakórum, avalan su carrera.

Una trayectoria siempre ligada a Riglos

y su fabuloso vacío.

Riglos, siempre a Riglos.

Este testigo de excepción de lo que acontece en La Visera,

el Pisón, el Cuchillo, el Frechín, el Firé...

Hoy es a nosotras a quienes vigila recordando su presencia

desde un sonoro campanario.

(Suenan las campanas)

Desde el valle, somos solo un par de minúsculos puntitos

en una gran pared.

Aceleramos de nuevo el paso,

justo antes de reunirnos otra vez.

¡Aúpa, Ana!

Venga. ¡Venga!

¡Yuuuu!

Muy buena, Ana. Muy buena.

Venga, una más. ¡Lo conseguí!

Tú sigue lo blanco y los pies en lo negro.

Ay va; venga.

Ahí tienes la chapa...

Y ya chapando. No es para tanto.

¡Muy bien!

Tras la vía Guirles destapamos la alquimia de Chinatown

para seguir el filo izquierdo de La Visera.

Comienza un viaje hacia la derecha para alcanzar

la Fiesta de los Bíceps; una impresionante línea

con pasas de hasta siete A que nos llevará hasta la cumbre.

El suelo ya queda muy lejos.

Si descendiésemos por una cuerda quedaríamos separados de la pared

varias decenas de metros. El desplome es inmenso.

Nuestros brazos están para pocos trotes.

Afortunadamente, ya acariciamos la cima.

Otra reunión. Y ya van unas cuantas.

Los metros y el cansancio se acumulan.

¡Espera!

¡Estoy en la reunión; pero no la he montado aún!

¡Espera un momento!

Escalar con la cuerda desde arriba implica tranquilidad,

pero también precisa fluidez para economizar.

Cuando se intercambian las posiciones en la cordada,

quien lidera tiene que estar en las mejores condiciones

para minimizar el riesgo de una caída.

El valle está pletórico;

verde y lleno de flores.

El río Gállego se retuerce

buscando el paso en su camino descendente

mientras nosotras continuamos hacia arriba.

La pared alterna el naranja con el gris,

dotando de una variedad cromática única a la parte superior

de estos gigantes de piedra, que solo cerca de la cumbre

pierden algo de su verticalidad.

(Canto de los pájaros)

Los buitres, que salen a volar únicamente

cuando las condiciones térmicas permiten un ahorro de energía,

necesario para su gran envergadura,

nos observan mientras cruzan el valle.

Contemplar las agujas a vista de pájaro,

debe ser sin duda un espectáculo.

Mientras nuestras protagonistas se acercan al final de su desafío,

David sueña con el principio del suyo.

Ya no queda nada.

Concentrado, repasando la secuencia del salto,

Valora cuidadosamente los riesgos sin liberarse de un miedo

que lo mantiene alerta.

El viento aún sopla con mucha intensidad;

pero la caída del sol disminuirá la actividad térmica

para permitir el deseado salto.

Cecilia ha optado por abrigarse.

El sol ya apenas calienta y, el fresco viento

sugiere cubrirse. Aquí la pared nos da un respiro.

Parece que intenta dejar que lleguemos al final

sin seguir castigándonos con su bien tejida red de desplomes.

El trazado se hace amable; casi dulce,

como un premio a nuestra constancia.

Solo unos metros más y...

David ya aguarda en la cumbre; incluso se asoma

buscando a las escaladoras.

Ana cubre los últimos metros.

¡Ya estamos!

Desde lo más alto se contempla la serena belleza

de la grandiosidad del Prepirineo.

La posibilidad de dominar las tierras y valles

que se extienden a sus pies.

Yo me voy a ir para abajo.

Os veo abajo, en el bar. -Mucha suerte.

Venga; hasta luego.

¡Ey! ¡Set! ¡Vamos!

Tras dos o tres segundos de caída libre,

volamos hacia el hombro de una loma cercana

a la base de la pared. Una obra de precisión muy técnica

que solo se debe acometer con la máxima experiencia.

David confiesa que para él, el BASE es una forma de conexión total

con la naturaleza. La armonía perfecta

entre el hombre y la Tierra. Un desafío a la gravedad

casi controlado, y una manera de expresión

de sus sentimientos de libertad.

Ascendiendo y descendiendo, estamos creando una pequeña sinfonía

tocando en el vacío. Una melodía donde, como decía Beethoven,

"tocar una nota equivocada es insignificante,

pero tocar sin pasión es imperdonable".

Subtitulación realizada por Yolanda Fernández Gaitán.

Al filo de lo imposible - Los caminos del vacío

27:19 24 nov 2018

La llamada de los grandes espacios, de las paredes que desafían la gravedad, del vacío... constituye un elemento del que muchos no pueden sustraerse. Julio Verne puso en boca de uno de sus personajes el irresistible atractivo de un vacío que se apoderaba de todo su ser de manera incontrolable. Escribió que nada tenía más fuerza que él; que nada embriagaba más que el abismo. Acurrucado a los pies de inmensas torres de pudinga que en esta región se denominan mallos, se sitúa el bello pueblecito de Riglos. Un lugar marcado por formidables caminos verticales. Ana y Cecilia son dos personas que, junto a David, están atrapadas por esos caminos. Hoy se dan cita aquí para recorrerlos.

La llamada de los grandes espacios, de las paredes que desafían la gravedad, del vacío... constituye un elemento del que muchos no pueden sustraerse. Julio Verne puso en boca de uno de sus personajes el irresistible atractivo de un vacío que se apoderaba de todo su ser de manera incontrolable. Escribió que nada tenía más fuerza que él; que nada embriagaba más que el abismo. Acurrucado a los pies de inmensas torres de pudinga que en esta región se denominan mallos, se sitúa el bello pueblecito de Riglos. Un lugar marcado por formidables caminos verticales. Ana y Cecilia son dos personas que, junto a David, están atrapadas por esos caminos. Hoy se dan cita aquí para recorrerlos.

ver más sobre "Al filo de lo imposible - Los caminos del vacío" ver menos sobre "Al filo de lo imposible - Los caminos del vacío"

Los últimos 251 documentales de Al filo de lo imposible

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Monográfico: Ríos

    Monográfico: Ríos

    29:42 29 dic 2018

    29:42 29 dic 2018 El interés por los ríos nos llegó de la mano de Antxon Arza, cuando en uno de los primeros rodajes de la serie, al que asistió por cosas del azar, nos contó que se dedicaba a bajar ríos de aguas bravas en kayak. La pasión que mostraba describiendo la actividad nos animó a probar y muy pronto nos embarcamos en un proyecto que contemplaba descensos por varios ríos del Pirineo. Aquella experiencia sirvió para descubrir que Al filo de lo imposible podía plantearse el descenso de otros ríos, dentro o fuera de la Península Ibérica. Así que dimos el salto a Chile atraídos por la información que disponíamos de uno de los más bravos del país: El Bío Bío. Más tarde llegó el Indo en Pakistán, el Zambeze en Zimbabue y otros que hicieron aumentar el currículo del que damos cuenta en este capítulo.

  • Monográfico: Desiertos

    Monográfico: Desiertos

    28:32 22 dic 2018

    28:32 22 dic 2018 En este capítulo hacemos un repaso de las expediciones que el equipo del programa ha llevado a cabo en los más de treinta años de historia. Desiertos como el Sahara, el Taklamakán, o el Líbico son lugares de la tierra donde la presencia humana escasea, en alguno de ellos solo la actividad turística se asoma a las puertas. En nuestro caso quisimos ir más allá, sentíamos curiosidad por descubrir que era lo que atraía a exploradores del siglo XIX y principios del XX, hombres como Sven Heden que exploró el Taklamakán o Ladslo Almasy, uno de los últimos exploradores románticos del XX a quien los beduinos del Sahara llamaban “Padre de las arenas” escribió, "Amo la infinita extensión de temblorosos espejismos, las cadenas de dunas como rígidas olas del mar. Y amo la simple vida de un campamento primitivo en el frío gélido, a la luz de las estrellas de la noche y en las calurosas tormentas de arena". Asumimos el calor asfixiante, las largas jornadas caminando y nos adentramos en esos desiertos donde dejamos que el espacio nos asombrara, para aceptar la lección de humildad que nos ofrecieron sus paisajes descarnados y brutales.

  • GREIM, la esperanza verde

    GREIM, la esperanza verde

    27:18 15 dic 2018

    27:18 15 dic 2018 El aumento de las actividades al aire libre durante la década de 1960 trajo consigo la necesidad de rescatar a personas accidentadas o extraviadas, por esa razón en 1967 se crean las Unidades de Esquiadores-Escaladores de la Guardia Civil para encargarse de llevar a cabo esa tarea. En 1981 se reorganiza el Servicio de Montaña creándose los actuales Grupos de Rescate Especial de Intervención en Montaña (GREIM). Es en esa década de los 80 cuando en algunas zonas de los Pirineos una nueva actividad se abre paso: el descenso de barrancos, que requirió la correspondiente evolución de los especialistas en montaña. Ya en la década de los 90 su actividad se extendió a cavidades subterráneas interviniendo en rescates de espeleólogos y espeleobuceadores. Debido a la dificultad orográfica de las zonas de actuación, las acciones de rescate se realizan frecuentemente en colaboración con el Servicio Aéreo de la Guardia Civil. El equipo de Al filo comparte con ellos algunas de las situaciones a las que se suelen enfrentar. Con este capítulo queremos mostrar a la sociedad el espíritu de servicio a la comunidad que muestran los miembros de ese cuerpo.

  • 27:37 08 dic 2018 El ingenio humano ha recorrido un largo camino desde aquel troglodita aficionado a la pesca que se montó sobre un tronco y, con una rama, se impulsó hacia el centro de una masa de agua. Hoy ese ingenio y el avance tecnológico en el diseño de embarcaciones nos permiten una innovadora forma de disfrutar.

  • Ver con las manos

    Ver con las manos

    32:34 01 dic 2018

    32:34 01 dic 2018 Javier Aguilar tiene un grado de ceguera que solo le permite distinguir entre luz y oscuridad, después de participar en los juegos paralímpicos de Sidney en la disciplina de natación, decide abandonar ese deporte y dedicarse a subir montañas. Las primeras ascensiones las realiza en compañía de amigos por las proximidades de Lorca, su lugar de nacimiento. Tras varios años de dedicación empezó a sentir la necesidad de ir un poco más allá y se planteó iniciarse en la escalada, cosa que hizo de la mano de su amigo Damián. Poco a poco se dio cuenta de que esa actividad le atraía lo suficiente como para dedicarse a ella plenamente. Hoy Javier es uno de nuestros mejores representantes en las competiciones de paraescalada que se celebran tanto a nivel nacional como internacional.

  • Los caminos del vacío

    Los caminos del vacío

    27:19 24 nov 2018

    27:19 24 nov 2018 La llamada de los grandes espacios, de las paredes que desafían la gravedad, del vacío... constituye un elemento del que muchos no pueden sustraerse. Julio Verne puso en boca de uno de sus personajes el irresistible atractivo de un vacío que se apoderaba de todo su ser de manera incontrolable. Escribió que nada tenía más fuerza que él; que nada embriagaba más que el abismo. Acurrucado a los pies de inmensas torres de pudinga que en esta región se denominan mallos, se sitúa el bello pueblecito de Riglos. Un lugar marcado por formidables caminos verticales. Ana y Cecilia son dos personas que, junto a David, están atrapadas por esos caminos. Hoy se dan cita aquí para recorrerlos.

  • 27:45 30 dic 2017 Para llegar donde nace el Dudh Kosi, cuyo nombre significa "el río de leche" y describe el color lechoso que cogen las morrenas de la cascada de hielo del Khumbu, hay que remontar un camino que serpentea por las colinas y la lluviosa selva nepalí hasta las mismas pendientes de hielo del glaciar.

  • El silencio blanco

    El silencio blanco

    27:31 23 dic 2017

    27:31 23 dic 2017 La Iditarod es la carrera de trineos tirados por perros más bella y dura de cuantas se celebran en el mundo. Una verdadera aventura en Alaska, donde hombres y perros se enfrentan al Gran Norte a lo largo de 1.800 kilómetros. 'Al filo' viaja hasta esas tierras fronterizas con el Ártico para vivir esta experiencia y recorrer ese territorio como lo hicieron sus primeros exploradores. El equipo busca rendir homenaje a Félix Rodríguez de la Fuente. Murió aquí en 1980 en un accidente de aviación mientras rodaba la Iditarod junto a dos compañeros de TVE Teodoro Roa y Alberto Mariano Huéscar. Pep Parés es el fundador y organizador de Pirena, la mejor carrera de trineos de perros de Europa, que se celebra anualmente en los Pirineos. Él ha sugerido a Juan Alcina como el hombre idóneo para conocer desde dentro esta verdadera aventura. Por primera vez desde el inicio de la Iditarod en 1973, un español afronta el reto de recorrer con sus perros más de 1.800 kilómetros en el corazón salvaje de Alaska. A partir de Unalakleet, la ruta discurre sobre el mar helado paralela a la costa que baña el mar de Bering. Juan es consciente de que la parte más dura de la Iditarod le aguarda ahí. El equipo abandona este ligar para acercarse hasta donde sufrieron el accidente Félix y sus compañeros. Será la primera etapa de una travesía para rendir homenaje a Félix. Un íntimo viaje de descubrimiento del reino del Silencio Blanco y de lo que supone recorrer estas inmensidades heladas como lo hicieron los primeros hombres que se adentraron en ellas.

  • La última gran carrera

    La última gran carrera

    27:16 16 dic 2017

    27:16 16 dic 2017 La Iditarod es la carrera de trineos tirados por perros más bella y dura de cuantas se celebran en el mundo. Una verdadera aventura en Alaska, donde hombres y perros se enfrentan al Gran Norte a lo largo de 1.800 kilómetros.

  • En las orillas del cielo

    En las orillas del cielo

    27:06 09 dic 2017

    27:06 09 dic 2017 La Mancha ofrece vientos favorables, una extensa planicie sin grandes obstáculos para que el globo despegue y aterrice sin problemas. Además, en su cielo está la zona aeronáutica denominada 'Delta 98' con poco tráfico aéreo civil, que facilita los vuelos. Laureano Casado y el militar Cielo Pérez Cremades, de la Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas del Ejército del Aire, intentarán batir el record de España de salto en paracaídas desde alta cota. A la vez se quiere superar el salto en parapente desde un globo que unos años antes realizó Laureano. El objetivo es ascender por encima de los 10.000 metros de altitud.

  • Tierra

    Tierra

    28:36 02 dic 2017

    28:36 02 dic 2017 Edmund Hillary, Tenzing Norgay o los antárticos Roald Amundsen, Robert Falcon Scott y Ernerst Sackleton, son entre otros, los héroes que recorrieron aquellos confines remotos de la Tierra, de gran altitud o inquietud. Se suma Robert Peary que alegó ser la primera persona en llegar al Polo Norte. Everest, Polo Sur y Polo Norte -un trío conocido como los Tres Polos de la Tierra- fue el primer gran reto de 'Al filo de lo imposible'. Como amantes de los grandes espacios de la Tierra, al equipo le atrajo la posibilidad de llegar más alto o recorrer un itinerario más largo por los desiertos helados. El programa buscaba dar un paso más allá y experimentar este viaje a los polos opuestos. Sabían que el Everest, como también el Ártico y la Antártida, apenas apuntaban entonces un proceso de transformación que, por distintos motivos, hoy se ha convertido en un serio peligro de destrucción. En el Everest, el equipo de 'Al filo…' pudo vivir una montaña sin la masificación actual que arrasa con el significado original que tuvo para los héroes. La experiencia adquirida en la expedición al Hielo Patagónico Sur supuso un incentivo que sirvió para acelerar el deseo de alcanzar los Tres Polos, una sucesión de pasos lógicos que se concibió en alianza con el Grupo Militar de Alta Montaña y algunos de los alpinistas más comprometidos y capaces. El Annapurna, fue la primera cumbre que unió a Juanito Oiarzabal con 'Al filo'. A partir de entonces se sucedieron las expediciones conjuntas, la unión de fuerzas tuvo dos objetivos: Juanito quiso dar una segunda vuelta a sus ochomiles, y a la vez se sumaba a la consecución de los catorce de Edurne Pasaban.

  • 27:14 25 nov 2017 Lo que convierte a Groenlandia en un lugar excepcional para la aventura son sus numerosas montañas. Accesibles desde sus fiordos, presentan paredes cuya verticalidad asusta.

  • Agua

    Agua

    27:46 18 nov 2017

    27:46 18 nov 2017 Con este capítulo monográfico que tiene como nexo común nuestras vivencias en el medio acuático, queremos compartir con nuestros espectadores, algunos de los mejores momentos vividos en las diferentes aventuras que nutren nuestra extensa biografía.

  • El sueño de volar

    El sueño de volar

    29:31 11 nov 2017

    29:31 11 nov 2017 Capítulo dedicado al medio aéreo, centrado en la fusión de tres especialidades de vuelo: velero, ala delta y parapente con tres personas conocedoras de cada una de ellas que aportarán su visión profesional: Alfredo Martín, Blay Olmos y José Isidro 'Josito'. Alfredo Martín, parapentista de alto nivel y piloto de velero, aporta la visión del velero pero también la del romanticismo del vuelo libre, expuestas a través de su amplia experiencia en parapente donde ha realizado hasta 348 kilómetros de distancia. Blay Olmos es piloto de ala delta, reconocido a nivel mundial, y recordman español de ala delta y parapente. Este protagonista proporciona el prisma del competidor que busca las marcas; una visión deportiva encarnada por un piloto de la nueva generación con la energía de la juventud. La polivalencia con diferentes disciplinas del parapente (monoplaza, biplaza) la representa José Isidro 'Josito', alpinista y parapentista de distancia y montaña. La participación de Marga Sanz parapentista y David Gutiérrez paracaidista especialista en salto B.A.S.E hace de este capítulo un referente para los amantes del vuelo.

  • Al Filo aire

    Al Filo aire

    28:16 04 nov 2017

    28:16 04 nov 2017 Con este capítulo monográfico que tiene como nexo común nuestras vivencias en el aire, queremos compartir con nuestros espectadores, algunos de los mejores momentos vividos en las diferentes aventuras aéreas que nutren nuestra extensa biografía.

  • 27:56 28 oct 2017 Albert Guardia, Iván Germán y Urko Carmona sufrieron la amputación de una pierna como consecuencia de diferentes accidentes de tráfico, los tres practicaban la escalada. En este capítulo cuentan cómo la práctica de ese deporte les ha ayudado a superar la pérdida de ese miembro.

  • 27:07 21 oct 2017 Albert Guardia, Iván Germán y Urko Carmona sufrieron la amputación de una pierna como consecuencia de diferentes accidentes de tráfico, los tres practicaban la escalada antes de los accidentes. En este capítulo cuentan cómo la práctica de ese deporte les ha ayudado a superar la pérdida . Tras varios meses de recuperación, cada uno de ellos y en diferentes momentos, sienten la necesidad de retomar una actividad que realizaban antes del suceso. En esta primera parte cuentan cómo la práctica de la escalada deportiva les ha ayudado a superar la pérdida de ese miembro.

  • 27:09 05 feb 2017 Pamir, significa en persa " techo del mundo" y en realidad es la unión de las cordilleras del Tian Shan, Karakorum, Kunlun e Indu Kush, situadas al oeste del Himalaya. Cuatro montañeros, Pepe, Emilio, Antonio y Benito, viajan desde la población murciana de Caravaca de la Cruz con el objetivo de conquistar uno de los picos más emblemáticos del nudo del Pamir: el Pico Lenin.

  • 27:33 22 ene 2017 Desde los inicios de la serie, los Pirineos han sido uno de los lugares favoritos del equipo para la práctica de diferentes disciplinas con un denominador común: La aventura. Sobre volar el macizo a bordo del globo Al filo 1 pilotado por Laureano Casado. Descender el río Ara en Kayak. Disfrutar con un trepidante descenso en bicicleta, estas son algunas de las actividades que el equipo afronta en este capítulo.

  • 28:52 15 ene 2017 Axier Muniain, un consumado surfista de Zarautz se adentra en el mundo de las olas gigantes. En este viaje a la búsqueda de la ola perfecta, descubrimos que hay lugares a lo largo de la costa cantábrica donde es posible encontrar olas de más de 10 metros, con las que sólo se atreven algunos especialistas. La aventura continúa en la costa portuguesa donde encontramos la ola más grande surfeada hasta el momento.

Mostrando 1 de 13 Ver más