www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3369798
No recomendado para menores de 12 años Águila Roja - Temporada 8: Capítulo 100 - Ver ahora
Transcripción completa

¡Amo!

¡Sátur! He venido en cuanto he leído la nota. ¿Qué pasa?

Tranquilo, respire, amo.

Decías que había 2 chicas en peligro, ¿dónde están?

Allí, entre los árboles. ¡Dese prisa, por Dios!

(Flauta)

¿Qué es esto, Sátur?

Mujeres.

Amo, ¡bienvenido a su despedida de soltero!

¡Muchachos!

(Vítores)

¡Albricias, enhorabuena!

¡Sátur!

(Música árabesca)

(Sintonía de la serie)

¡Un desperdicio! ¿Cómo se le ocurre a usted irse sin ver el colofón?

¿Cómo se te ocurre contratarlas para que se desnuden?

El desnudo musicado es un clásico de estos eventos.

Yo no quiero nada de eso.

¡No las ha visto bien! Se las había traído de Torremolinos.

Escúchame...

¡Escúcheme usted a mí!

Las despedidas de soltero son necesarias,

es el periodo de reflexión antes del "casorio".

Pero, ¿qué reflexión?

La reflexión, la cosa de pensar.

Si yo hubiera tenido "dispidida", ahora mismo no estaría casado.

Esta discusión no va a tener fin, no vas a parar de insistirme.

Pues no.

Muy bien, pues supongo que, entonces,

cuanto antes empecemos, antes acabaremos.

¿Qué tienes pensado?

(RISA PÍCARA)

¿Que qué tengo pensado?

Dos días, dos, de puro goce y disfrute "pal" cuerpo.

¿Dos días?

Con sus dos noches. ¡Va a ser la madre de todas las "dispididas"!

Mire, lo tengo todo aquí apuntado.

Si quiere, se lo voy desgranando por el camino.

No encuentro al niño.

¿Has mirado dentro de la casa?

He mirado por todas partes.

La última vez que lo he visto no paraba de preguntar por Sátur.

¿Crees que ha podido salir solo?

(SE ASUSTA)

Ayer se alargó con el champaña,

he pensado que podría querer un poco de agua.

(SUSPIRA RESIGNADA)

Ay...

Qué vida más dura la mía.

Hay gente que lo pasa peor que usted.

Ciertos días me cambiaría por ellos.

Cambiaría mi vida por otra más sencilla.

¿Está segura?

Hay que tener cuidado con lo que se desea.

Puede hacerse realidad.

(SUSPIRA CANSADA)

¡Cuando no son los de fuera, son los de dentro!

Sátur, es solo un niño.

Ah. ¡Pues a esto no llegamos!

Y dé gracias que he empezado de menos a más, así, "in crescendo".

No te distraigas y sigue buscando.

Pero si somos los únicos que tenemos a un chino en casa.

(Llanto de niño)

Si alguien lo encuentra, digo yo que lo devolverá.

Sátur, ¿oyes eso?

Es el llanto de un niño.

¡Viene de ahí!

¡Estate quieto!

Yo no veo nada, amo. ¿Y usted?

No.

(Llanto de niño)

¡Está aquí!

¡Sátur, está aquí!

(HABLA EN CHINO)

¡Hay que sacarlo como sea! ¡Hay que sacarlo, amo!

No llego, Sátur. ¡Ve a por una cuerda!

¿Qué cuerda? ¡Que no hemos traído cuerda!

Como veníamos a la despedida...

Voy a por una. Háblale para que esté tranquilo.

Pero, ¿cómo voy a hablarle? Si no sé chino.

Sátur, si se suelta, morirá ahogado.

Además, es que no habla español.

(SE LAMENTA)

¿Y qué le digo yo ahora, Dios mío?

¡Eh!

Sátur...

Voy a contarte una historia.

Una historia...

Una historia...

de cómo vino el mal al mundo.

Verás...

Hace mucho, mucho tiempo...

En un lugar muy lejano,

existió una tierra llamada

"La Comarca de la Felicidad".

(OFF) La Comarca de la Felicidad,

era así conocida por todos

porque en ella no había lugar para el mal,

ni la pena.

Ni para los retortijones de barriga,

ni las chinches "porculeras".

Allí vivían los tres hijos del rey de La Comarca.

Su padre los llamó a todos por igual,

pues ninguno debía ser más ni menos que el otro.

Esta es la historia de los tres Jorges.

¿Otra noche sin dormir, hermano Jorge?

Estaba pensando en los confines de La Comarca.

¿Nunca te has preguntado qué habrá más allá?

Pues no.

¿Para qué?

Vivimos en la comarca más feliz del mundo.

Eso sí.

Ya está aquí Bernabé.

¿Qué hay hoy para desayunar?

(Grazna)

(TARTAMUDEA) -¿Ha dicho pollo con piñones?

No lo sé. Desde que no tiene dientes, no se le entiende nada.

Pollo con piñones.

-¡Mensaje de su padre, el rey de La Comarca!

¿Un mensaje de padre antes desayunar?

Tiene que ser algo muy importante. Eso seguro.

¿Puedo abrirlo yo?

"Hijos Jorges míos,

he decidido que ha llegado el día

en el que uno de vosotros se case.

Y ese día es hoy".

¿Casarnos?

Sí, pero solo uno de nosotros.

¿Quién será?

Eso significa que el que se case será el heredero,

el futuro rey de La Comarca.

Ahí dentro debe decir el nombre del elegido.

"Jorge uno".

(TARTAMUDEA) ¿Ese soy yo?

¿Ves a-a-algún otro Jo-Jorge uno en la sala?

No te burles de mí.

Es lo normal, es el mayor de los tres.

Enhorabuena, Jorge uno.

Yo lo veo algo joven todavía.

Gracias, hermano.

Hay algo más.

"Se celebrará una selección para determinar la esposa

entre todas las candidatas de La Comarca a la mayor brevedad.

Ahora mismo".

¿Ahora?

Ahora mismo.

(Silbido)

(SILBA)

Bella.

Cornelius...

-Ya está aquí éste otra vez.

No falla, en cuanto pongo los callos al fuego, aparece.

Pues solo he hecho para dos.

Solo venía a hacerle una pregunta, señora.

Como sabe llevamos años de relación formal y...

¿Me concede su mano?

¿Mi mano?

¡Por supuesto!

No, no, verá...

Ya me había dado cuenta de que me pones ojitos, truhán.

Señora, no...

Lo que le estoy pidiendo es la mano de su hija.

¿Estás seguro?

Porque si nos ves desnudas no hay color.

¡Madre!

Cariño, debe saber la verdad.

Entonces...

¿me concede la mano de su hija?

Me lo pensaré.

Tendremos que esperar un poquito más.

¿Esperar un poquito más?

Llevo quince años esperando.

Cada vez que vengo a pedir tu mano, ella cree que es la suya.

Una y otra vez.

Es que madre es así...

de ilusionarse.

He de irme.

Cornelius...

Bella.

Cornelius.

Bella.

Voy a presentarme como candidata a esposa de Jorge I.

¡Dime que me acompañarás a palacio!

Eh... Sí, sí, claro, claro.

Mira.

(RÍE)

(Llaman a la puerta)

(Tropiezo)

¡Cornelius!

Hola, Jorge III.

Ha vuelto a pasar.

Pero, vamos a ver, Cornelius,

¿tú cómo se lo pides?

Pues no sé, de la manera tradicional:

"Señora, sabe que llevamos años de relación, ¿me concedería su mano".

¡No, Cornelius, no!

(RESOPLA)

Hay que cambiar de estrategia.

Eso o casarme con ella, que sería lo más fácil.

¡No, Cornelius!

¿Has probado a decir su nombre?

¿Su nombre?

Sí.

En lugar de decir "su mano",

dices "la mano de Bella".

La mano de Bella.

Sí, eso es. ¿Cómo no he caído?

Cornelius, el año que viene lo consigues seguro.

Gracias, Jorge III.

Cornelius, espera, espera, espera.

Quiero enseñarte algo.

Por fin... Por fin lo he terminado.

¡Hala! Lo conseguiste.

Vas a hacer aún más feliz a la gente de esta comarca.

Y no sólo eso, Cornelius.

Por fin la gente ya no tendrá que masticar la fruta.

Podrá...

bebérsela. (RÍE)

(Suena un mecanismo)

Esto abre un nuevo mundo de posibilidades, de...

de manzanas, de peras, de...

Qué rico.

(Llaman a la puerta)

(Fanfarria de clarines)

AMBOS: Su hermano Jorge I se dispone a elegir

a su futura esposa.

(RÍE)

¿Otra vez?

Te he dicho, hermano Jorge, que sólo cuando hayas elegido esposa

debes girarlo. Después, no antes.

Ah.

(RIENDO) ¿Sí? ¿Te gusta?

Después de que elijas, hermano Jorge. ¡Después!

¡No antes, después!

Bueno...

¿Has elegido esposa ya?

No.

Lo que pasa es que nuestro hermano tiene

problemas a la hora de distinguir los conceptos antes y después.

¿Qué? -Las candidatas ya están aquí.

Venga, vamos. Que pasen, que pasen.

No, no, no, no, espera, espera.

Tenemos que esperar a padre. No está. Es el rey.

Vamos descartando pretendientes

y ya llegará él a la decisión final.

Bien.

¿Y las demás? ¿A qué esperan?

No han venido más.

-¿Sólo dos?

En realidad, una.

Yo sólo he venido a acompañar.

Bueno, pues, venga, que empiece la selección. ¡Vamos!

¿Qué selección? Pues si sólo hay una.

Hay que cumplir el protocolo, hermano Jorge.

Éste es el formulario de preguntas que padre usó con madre

para elegirla. Procede.

(TARTAMUDEA) Primera pregunta: (CARRASPEA)

¿te gusta la tarta?

-Sí, mucho.

Segunda pregunta: (CARRASPEA)

¿sabes jugar al teto?

No he jugado nunca al teto,

pero soy... voluntariosa y aprendo muy rápido.

¿Padre preguntó esto a madre?

Bueno, pues... (CARRASPEA)

Tercera y última pregunta:

¿Cuál ha sido el día más feliz de tu vida?

(SUSURRANDO) Todos.

¿Todos?

¡Muy bien, eso es!

Era una pregunta trampa.

En La Comarca todos los días son felices.

La boda... será esta tarde.

¡Sí!

Eh... Bien,

(TARTAMUDEA) que empiece la celebración.

(Música épica)

¿Ahora sí?

Bueno...

Bueno...

¿Comemos?

Sí.

Aquí hay... algo.

(ASUSTADO) ¡Ah!

JORGE: Es padre.

¡Padre!

Pobre padre,

con lo que le...

gustaba la tarta.

¿Cómo ha podido pasar algo así?

En este reino jamás se había dado un recorte de la vida obligado.

Es una... una... una hecatombe.

Si hasta el gato se ha quedado como raro, como...

como ausente.

Bueno, el pastelero ha confesado.

Viene hacia aquí.

¿Quieres dejar de rebañarle la frente a padre?

Pobre padre,

con lo que le gustaba la tarta.

Vamos a ver, ¿por qué lo has hecho?

(CON MIEDO) Yo... ayer,

cuando le ofrecí repetir pastel después de la cena,

no quiso.

No sé qué me pasó, pero... lo maté.

Lo siento... mucho.

Está bien.

Retírate.

Bueno, ya ha pedido perdón.

Esperemos que no vuelva a hacerlo nunca más.

¿Cómo...? ¿Cómo que ha pedido perdón?

¿Cómo que esperemos que no vuelva a hacerlo nunca más?

¡Que ha metido la cabeza de nuestro padre en la tarta

como si fuera el regalo de roscón de Reyes!

Ya, pero, ¿qué más podemos hacer nosotros?

No lo sé, no lo sé. pero algo habrá que hacer.

Para empezar,

que no cocine más. Y para seguir...

¿Dónde está nuestro Gran Libro de la Ley? ¿Dónde?

Quieres... consultar... el Gran...

Quiero consultar el Gran Libro de la Ley. ¡Sí, sí!

Aquí está:

"Todo el mundo tiene la obligación de ser feliz".

¿Nada más?

Nada más.

Y... Y... nada menos.

Muy bien, pues la ley está mal.

¡Rematadamente mal!

¿Estás diciendo que padre se equivoca?

Estoy diciendo

que la ley debería servir para estas cosas.

¡La ley debería hacer saber a la gente qué está prohibido y qué no!

¿Quieres prohibir cosas al pueblo?

¿Podemos... hacer... algo... así?

Crearemos procedimientos para evitar que nadie

vaya en contra de la Ley de la Felicidad.

(Redoble de tambores)

¡Que dé comienzo el castigo!

-¿Un castigo?

(LEE) "En nombre de los tres Jorges

y debido a los últimos acontecimientos,

a partir de ahora mismo entran en vigor

treinta procedimientos para evitar

que nadie vaya en contra

de la Ley de Felicidad.

Número uno:

No serán bien vistas ni vistas de ninguna manera,

porque queda prohibido su uso,

las capas largas ni los sobretodos.

Número dos:

todo lo que sea hablar bajito, bajo o muy bajo

será considerado conspiración.

Número tres:

se prohíben los grupos de más de una persona,

incluso en Nochebuena."

(Murmullo de sorpresa)

-¡Lo habéis matado!

Lo habéis matado.

(SORPRENDIDA)

¿Así que el trovador se ha rebelado?

¡Decidido! ¡Se prohíbe la música!

¿Prohíbes la música?

¿Y mi boda?

Sin música no hay boda.

Una rebelión... ¡a mí!

¿Qué pasa?

¿Qué ha pasado?

¡Una rebelión! ¡Eso ha pasado!

¡Una rebelión!

¿Qué te pasa en los brazos?

¡A mí, nada! ¡Enfatizo mis palabras!

Ha prohibido la música.

Una boda sin música no es boda.

No, ¿has prohibido la música? ¿Por qué?

Por lo mismo que he dictado una lista de procedimientos.

Aquí han matado a padre y aquí nadie ha movido un dedo.

No creo que unos procedimientos y unas prohibiciones sean la solución.

¿Ah, no? ¡Pues me quedo corto!

La gente es muy peligrosa.

¡Son todos unos terroristas!

La tradición dice que el que se case será rey.

Cuando yo reine "desprohibiré" todas tus prohibiciones.

Mira cómo no se engancha cuando quiere, ¿eh?

¡Y la tradición no dice eso!

¡Dice que el primero que se case será rey!

¡Que pareces tonto!

Cuidado con lo que dices.

No es tonto, solo un poco lento.

No, lentos son los caracoles.

¡Se perdió anoche en la alcoba!

Porque estaba a oscuras.

¡Idiota!

Jorge I.

¡Necesito mujeres!

Candidatas para casarme.

¡Vamos, rápido!

Voy a reinar yo...

¡Yo, yo, yo!

¡Yo!

Yo.

¿Qué es?

No lo sé. Es la cara de tu hermano Jorge II, los ha encargado él.

Siempre le ha entusiasmado su perfil derecho.

¿Para qué los quiere?

Tampoco lo sé.

Les llama "Jorges".

¿"Jorges"?

Esto es "un Jorge".

Y también habrá "medios Jorges" y "céntimos de Jorges".

No sabía nada.

¿Pero cuál es su función? ¿Para qué sirven?

Dicen que son para cambiarlos por cosas.

Si necesitas algo, tienes que dar de esto a cambio.

No... Si siempre las cosas han sido del que las necesitaba.

Pues ahora ya no.

Ahora si quieres algo, necesitas "Jorges".

¿Y el que no los tenga? ¿Qué va a hacer?

Creo que los "Jorges" van a crear muchas diferencias.

El que tenga muchos, tendrá muchas cosas; y el que no, no tendrá nada.

Éramos muy felices viviendo como vivíamos antes.

Tienes que hacer algo antes de que sea tarde.

¿Yo?

Sí.

¿Y qué quieres que haga?

Es mi hermano, mi familia.

No puedo, Cornelius.

¿Jorges?

Jorges.

Lo siento.

Cornelius.

(ALEGRE) ¡Bella! ¿Qué haces aquí?

Me han hecho llamar para que ayude a vestirse a Vericueto.

Se casa esta tarde con Jorge I, ¿recuerdas?

Esta tarde voy a volver a pedir tu mano.

Y tu madre esta vez me va a entender.

(ENAMORADA) Cornelius...

Bella...

Cornelius...

Cornelius.

Bella.

Jorge II ha ordenado que os metamos

por la puerta de atrás de la torre.

-¡Bella!

Vericueto.

Jorge I quiere que me vista con el vestido de la madre reina.

¿Y a qué esperas para verlo?

Ayúdame.

Es...

Es muy pequeño.

¿Seguro que es el traje de la reina?

Sí lo es, aquí lo pone: "reina".

Igual por eso la llamaban "La reina minúscula".

Siempre la veíamos saludando desde el balcón.

Desde allí parecía pequeña, pero yo pensaba que era por la distancia.

(RESOPLA)

¿Qué voy a hacer?

La tradición dice que debo casarme con el vestido de la madre.

A ver,

tranquilidad,

tranquilidad,

pensemos una solución.

¡Pero es que yo no quepo ahí dentro!

¿Y si dejo de comer de aquí a la tarde?

De ancho entrarías,

pero de largo no creo.

Pues iré de rodillas.

¿Tú has jugado alguna vez al teto?

No, pero a los hombres les gustan mucho los juegos con bolitas,

seguro que es uno de esos.

Luego le pregunto a Cornelius. Si sabe, que me enseñe.

-¿Se puede?

Se me había olvidado traerte los zapatos.

Te sentarán muy bien,

como a mamá.

(EXCLAMA)

Deberían estar aquí ya.

¿Se puede saber quién eres tú?

-Vengo por el puesto de jefe

del "Cuerpo de Garantía de Felicidad".

Me han dicho que me presentara ante usted.

¿Cuántos idiomas hablas?

¿Hay más de uno?

¡Mal!

¿Alguna cualidad física? ¿Fuerza descomunal?

No.

¡Mal! ¿Velocidad aterradora?

Tampoco.

Pues ya está. Fuera, fuera, no me sirves.

Bueno, tengo...

...seis dedos.

¿Seis dedos?

(MUSITA)

Seis dedos es una cualidad excelente.

Te contrato.

Tu deber será protegerme solo a mí,

darme siempre la razón, y vestir de negro.

¿Negro? Nadie ha vestido de negro antes.

Tú serás el primero.

Serás el castigador de La Comarca.

Con seis dedos no te será difícil.

(RISA MALIGNA)

¡Eh!

¿Por qué quieres ser el delator de tus vecinos?

Porque llevo años sufriendo la felicidad en silencio.

Odio la felicidad.

¡Fuera!

Señor Jorge II, sus candidatas.

Que pasen.

Esto...

¿Esto qué es? ¿De dónde has sacado esto?

Son las que estaban solteras.

Muy bien.

Veamos...

Tú, no.

Tú, no.

Tú no. Tú, no.

Tú, tampoco.

Tú...

Deja de sonreír.

Ponte de perfil.

De espaldas.

Se podría quedar así siempre, de espaldas.

Sí.

Fuera, venga. ¡Fuera!

Ay, tú, tú, tú.

La del pasillo. Detente.

Tú, sí. Tú, tú, tú.

Ven, entra.

¡Entra!

Tú me gustas.

Te casarás conmigo.

¿Qué?

Sí.

No, no, no.

Estoy prometida.

Ah, estás prometida...

¿Y dónde está el problema?

Que la preparen.

Sí.

No, no.

-Eh, tienes que pagar.

A mí todavía no me han dado nada.

Son tres Jorges.

Yo no tengo dinero.

En tal caso...

¡a mí los guardias de la felicidad!

¡Un ladrón!

(CUCHICHEA)

¿Me estás hablando bajito?

Eso es conspiración.

Hablo así desde que tuve el dolor de garganta.

¡Conspiración! ¡Conspiración!

¡Conspiración!

¡Conspiración! Allí, allí.

-¡Tú no eres nuestra hija! ¡Nos has estado engañando!

-Pero si soy hija vuestra desde siempre...

¡desde que nací!

-Eso creíamos, pero esta mañana hemos estado hablando tu padre y yo

y los dos pensamos que hay algo raro en ti.

-¿Algo raro?

-Que no te pareces a nosotros.

-Sí que me parezco.

-¡Más quisieras!

-Que se parece dice... -No se parece.

¡Vete!

-¿Adónde? ¿Adónde voy a ir?

Eso no es asunto nuestro.

-Desde aquí lo vas a ver todo muy bien, padre.

Estás preciosa.

-Pro... Pro... -Proceda.

-Como sabéis, antes de daros el sí quiero,

debéis consultar al Árbol del Amor.

Sus frutos llevan escritos vuestro futuro como matrimonio.

-Vamos a tener dos hijos.

-Tendré... una amante.

-Bueno, no pasando de una...

-A la sombra del Árbol del Amor, nos hemos reunido

para unir en matrimonio...

¡Me opongo!

¡Me opongo! ¡Antes me tiene que casar a mí! ¡Venga!

Eh,

nos... está...

casando... a nosotros.

Qué pena. ¡Pues ya no!

¡Vamos, vamos!

¡Vamos!

Cásenos. Y vaya a la versión corta,

que un pueblo necesita a un rey.

Pero antes debéis consultar al Árbol del Amor.

Sus frutos llevan escritos vuestro futuro como pareja.

Muy bien.

(EXCLAMA)

¡Que talen el Árbol del amor! ¡Vamos!

¡Se prohíbe el Árbol del Amor! ¡Que lo talen!

A la sombra del Árbol del Amor, nos hemos reunido para unir en...

¡No, paren!

Pero, ¿qué pasa ahora? Vamos a ver, ¿qué pasa?

No puedes hacerlo.

No, es la prometida de Cornelius.

Ah, que es la prometida de Cornelius...

¡Me importa un rábano!

¡No, no puedes...!

A la sombra...

No puedes hacerlo.

¿Que no puedo?

No.

¡Voy a ser el futuro rey y puedo hacer lo que quiera!

¡Si quiero algo, lo cojo!

A la sombra del Árbol del Amor, nos hemos reunido para unir en...

Te has vuelto un tirano, hermano.

¿Qué te está pasando?

Desde que nacimos, siempre hemos cuidado los unos de los otros.

Siempre.

(RECORDANDO) Si uno lloraba, los otros le consolaban.

Padre nos enseñó a ser buenos y rectos entre nosotros,

y con los demás.

Nos enseñó a estar siempre juntos.

Nunca hubo hermanos más unidos, nunca.

Éramos... los tres Jorges."

Pretendes arrebatarle la posibilidad de reinar a tu hermano

y encima sometes al pueblo.

El pueblo necesita que haya alguien por encima

que le diga lo que está bien y lo que está mal.

Necesita a alguien para garantizar el orden,

necesita a alguien que, cuando se equivoque,

sepa castigar con justicia.

No, siempre hemos tenido libertad y nos ha ido bien.

(RÍE)

¿Adónde nos ha llevado esa libertad, eh?

¡Echadlo, vamos!

(Sonido estridente)

¿Qué es esto?

Mis guardias. ¡Fuera! ¡No quiero que vuelva a pisar este palacio!

¡No, te estás equivocando!

¡Fuera!

¡Jorge II...!

¿Por dónde íbamos?

Íbamos... con... que... te...

estabas... casando.

Ah, sí, sí, sí. No continúe.

Nos declaro marido y mujer.

(SE QUEDA A GUSTO)

Nací siendo trovador.

¿Qué voy a ser ahora?

-No me denuncies, por favor. -No pensaba hacerlo.

-Soy pastelero, intento esconderme.

-Pues precisamente discreto no vas.

Y eso tampoco ayuda.

-¡Si las han destruido todas! -Todas no.

Tienes ante ti la última tarta del mundo.

-¿Quién me iba a decir a mí...

que tener una tarta sería ilegal?

-Pienso custodiarla,

para que las futuras generaciones sepan lo que fuimos.

-¿Qué sentido tiene la existencia sin tartas,

sin música?

¿Qué sentido tiene la existencia sin razones para sonreír?

-Ninguno.

-¿Para qué voy a levantarme cada mañana?

-¿Para nada?

-¿Con qué voy a soñar cada noche?

-Con nada, porque nos han prohibido soñar.

-Vaya mundo les espera a los que vengan.

(SOLLOZA)

-Lo mismo mejora.

(Mugido)

¿Y la vaca? ¿Qué le pasa a la vaca?

Yo ya la encontré así.

¡Pero si la leche es negra!

Sí.

Y está agria.

Bueno, para yogur.

¿Y Bella?

No está.

¿Ha ido a lavar al arroyo?

No, al arroyo no.

Entonces está en la plaza.

No, tampoco.

¿En el campo quizá?

No.

Se ha casado.

¿Cómo que se ha casado?

Yo también estoy muy enfadada, no me ha invitado a la boda.

¿Con quién se ha casado?

Con Jorge II.

¿Qué va a ser de mí? ¿Qué hago yo ahora?

Yo lo tengo muy claro.

Ahora nos podemos casar.

Bella.

Vericueto.

Ninguna novia debería llorar el día de su boda.

Ninguna novia debería casarse a la fuerza.

No has abierto los regalos de tu esposo.

Ni pienso hacerlo.

No se puede negar que espléndido es.

Igual, con el tiempo, acabes queriéndolo.

Ni aunque viviera mil vidas.

Nunca podré olvidar a Cornelius.

De parte del señor.

Trae un mensaje.

(OFF) "Mi amantísima esposa, ¿te gustan mis regalos?

Es una colección de retratos míos:

Jorge II cazando, Jorge II pescando,

Jorge II ecuestre, Jorge II pensando...

Para que me tengas siempre presente. Pero... no divagaré más,

hoy es la noche de bodas..."

¿Qué pasa, Bella?

La noche de bodas.

¿La noche de bodas?

"Decirte que he hecho el cursillo amatorio y estoy...

(UFANO) altamente cualificado."

(TRISTE) ¿Qué voy a hacer?

¡Vamos, la quiero para ya!

¿Qué... están... haciendo?

Partirla.

Ese lado será mi lecho conyugal.

¿Ya no vamos a dormir juntos?

No.

A partir de ahora dormirás en la tercera planta.

¿La tercera planta?

Nunca hemos subido a la tercera planta.

¡Bernabé!

¡Te estás comiendo a Bernabé!

Sí, me estoy comiendo a Bernabé.

¡Eres malo!

A partir de ahora, quien no sea útil se le buscará utilidad.

(Pasos)

Aquí viene mi mujer.

¡Fuera!

-Señor Jorge,

su esposa dice que no viene.

¿Cómo que no viene?!

¿Cómo que no viene?

-"No voy".

"No voy"

¡Esto es intolerable!

¡Anota!

¡Procedimiento 75!

A partir de ahora queda prohibido

que las esposas rechacen a sus maridos.

¡Y anexo!

A partir de ahora queda prohibido también que las esposas

opinen diferente que sus maridos. ¡Eso es!

Pero, entonces...

los hombres estarán por encima de las mujeres...

Pu-pu-pues sí.

No-no-no... ¡no te burles de mí!

Nunca ha sido así.

Estoy harto del "nunca ha sido así"...

¡Los hombres no somos iguales que las mujeres!

Y como no somos iguales que las mujeres, pues...

se actúa en consecuencia. Eso es.

¿Y... por qué... las mujeres

no... pueden... estar por encima de los hombres?

Pues porque decido yo. Y soy hombre.

Además, si les estamos haciendo un favor:

les decimos lo que tienen que hacer y no tienen que pensar.

¡Te exijo que me devuelvas a mi prometida!

¿Tu prometida? Ya.

Tarde, es mi mujer.

No pienso irme de aquí sin ella.

Lánzalo al agua, que se lo coman los cocodrilos.

Señor, no tenemos cocodrilos.

¿Es que aquí no hay nada?

Así no se puede torturar.

Busca algo. Venga, vamos.

(PARA SÍ) Sin familia, sin amigos...

Y encima está nevando.

Pero si aquí siempre ha brillado el sol.

¿Adónde voy ahora?

(TIRITA)

Tal vez deba confiarme a la hospitalidad de algún vecino.

¿Quién es?

Hola, soy Jorge, unos de los hijos del fallecido rey de La Comarca.

¿Quién?

Jorge... Jorge III, el menor de los hijos del rey.

Era por si me dejaría pasar esta fría noche en su morada.

¡No tenemos sitio!

Dormiré en el suelo, no voy a molestar.

¡Ya está molestando!

No, pero...

(Música melancólica)

(PARA SÍ) ¿Qué hago ahora?

Sí, confiaré en mi suerte.

Siempre me ha ido bien.

Esperaré.

(SOLEMNE) Ven.

Sígueme.

(PARA SÍ) No puede ser.

Sostenla un momento.

¿Usted ha estado aquí todo este tiempo?

Pues sí,

aquí me retiré buscando el sentido de la vida.

¿Y lo ha encontrado?

No,

pero ya no me importa.

Un día me topé con esto...

y me paso las horas muertas mirándolo.

¿Una caja?

Tiene muchos colores, pero no...

pasa gran cosa, ¿no?

Bueno, es que por las noches descansa,

pero por las mañanas

es donde empieza lo importante.

No hay pregunta para la que no tenga respuesta.

¡Es un oráculo!

Mucho mejor.

Sin hacerle ninguna pregunta, no para de hablar.

Y además, hace compañía.

Y...

¿Y cree que esto va a solucionar los problemas de La Comarca?

Según yo he visto ahí,

siempre hay una persona que se hace cargo y salva al mundo.

¿Y qué persona es?

Cada vez es una.

Y este entuerto...

te va a tocar resolverlo a ti.

¿A mí?

Mira.

¿Qué es esto?

Empezó siendo una bufanda, la verdad, pero...

acabó siendo...

yo creo que... el traje...

de un héroe.

Pero... Pero... ¿esto qué es?

Su hermano Jorge lo había inventado para sacar...

zumo.

¿Te pido una máquina para torturar

y tú me traes esta cosa que aplastar peras?

Déjeme que le explique...

¡No quiero explicaciones!

Quiero un jefe del Cuerpo de Felicidad

que entienda lo que pido.

Le voy a hacer una demostración.

Ya...

¡Traed al detenido!

¡No!

Las órdenes las doy yo.

Traed al detenido.

¡Soltadme! ¡Soltadme!

¡Soltadme!

La llave.

No.

Las órdenes las doy yo.

La llave.

¿Qué me vais a hacer?

¿Y?

No veo que esté sufriendo mucho.

Ahora verá.

No... No... No, no.

¡Ah!

(RÍE)

¡Esto es la obra de un genio!

¡Quiero más! ¡Más como ésta! ¡Muchas, muchas, muchas quiero!

Puedes hacerme lo que quieras, pero Bella siempre me querrá a mí.

Sí, sí, sí, bla, bla, bla. Dale más a la manivela. ¡Dale!

¡No!

¡"Magnifique"! ¡"Magnifique"! ¡"Magnifique"!

Éste es el principio de una nueva era.

(RISA DE LOCO)

No, es corta. Todavía no alcanza el suelo.

No pienso vivir casada con él,

aunque vaya a ser reina.

Y cuando te escapes, ¿adónde vas a ir?

Por ahí, me da igual. Sea donde sea, pero sola.

¿Sola? ¿Y Cornelius?

¿Tú has visto a Cornelius por algún lado?

Ha dejado que me case con otro.

La verdad es que...

Me tengo que estar escapando de mala manera. Hay que tener un cuajo...

Visto así, no ha tenido mucho arranque, no.

15 años.

15 años para pedir mi mano.

Y cada vez que lo hacía, no lo dejaba claro.

Tampoco es tan difícil pedir una mano.

Qué engañada he estado, qué engañada.

Pues sí...

Es corta. ¿Qué hacemos?

Ya no nos queda más tela...

¡Hombres! Lo que no haga una por una misma.

(QUEJIDO)

¿Qué ha sido eso?

¿Cornelius?

Se ha atascado.

¿Cómo que se ha atascado?

Bella.

¡Cornelius!

¡Cornelius!

Bella...

O estoy delirando... o te estoy viendo desnuda.

No deliras, lo estoy.

¡Proseguid!

¡No!

Dígale a mi esposo Jorge II

que si le libera

haré la noche de bodas ahora mismo.

(AMBOS) ¿De día?

Sí, de día.

(TV) "Exprime cualquier tipo de fruta en tan solo segundos.

Es muy sencillo solo tiene que pulsar...

y ya está.

Pero además..."

Ya estaba inventado...

¡Ya estaba inventado!

(TV) "No puede faltar en tu cocina.

(Pasos acelerados)

-¿Se puede?

-Pues sí.

¡Hermano Jorge!

Tienes que venir a palacio.

Nuestro hermano Jorge ha serrado nuestra cama

y me quiere mandar a la tercera planta.

A la tercera planta...

No tenemos tercera planta.

¡Por eso!

Y está usando tu invento para torturar.

Ha metido las pies de Cornelius dentro.

¡Cornelius!

¡Vamos, ven!

¡Vamos!

¿Dónde está ese traje?

-Espera.

No puedes salvar a La Comarca con las manos vacías.

¿Quieres que luche con esto?

No, aguántamelo un momento.

Lucharás...

con esto.

¿Qué es?

(Cascos y relinchos)

-Nos atacan.

¡Nos atacan!

¡Nos atacan!

¡Cortadle el paso! ¡Que no entre!

Encórvate un poco más.

Eso es.

Así, para que tenga los pies más en alto. Mucho mejor.

-Acaban de terminar de fabricarlas, señor.

¡Baja!

Me las quedo todas.

(GRITA)

Está mal el tiro.

Hay que ajustar el cañón. Venga.

Venga.

-¡Señor, nos atacan!

¿Quién osa?

(Golpes)

¿Quién eres tú?

El que va a impedir que sigas imponiendo tu voluntad.

Tú...

Sí, yo.

¿Cómo eres capaz

de traicionar a tu propia familia?

Tú me has obligado.

¿Yo?

Sí.

¿Yo? ¿Qué he hecho yo?

Lo que estás haciendo es una vergüenza,

someter a tu pueblo, a tu gente...

(GRUÑE)

Las circunstancias me han obligado a tomar medidas...

poco populares.

Puede que me haya excedido un poco.

Pero sí, tienes razón.

No estaba preparado para esto.

El poder me ha pillado un poco de sopetón.

Tal vez si pudiera...

Digo

que tal vez, si pudiéramos...

hacerlo juntos...

podríamos gobernar con justicia.

Tenemos que hacer que La Comarca vuelva a ser como antes.

Y lo haremos...

Confía, hermano, lo haremos.

¿De verdad tenías intención de matarme, de matar a...

a tu propio hermano?

No.

Mira.

Lo siento, siento mucho haber entrado así.

Ha sido una entrada...

La Comarca es mía.

¡Mía!

¡Mía! ¡Es mía!

¡Mía! La Comarca es...

mía, mía, mía.

¿Me oyes?

-¿Qué me ha pasado?

¡Sátur! ¡Sátur!

¡Sátur!

Amo...

¿Cómo está el niño?

Está bien.

Sigue agarrado ahí. Le he entretenido como he podido.

Lleve cuidado, a ver si se va a quedar atrapado ahí también.

Si no agarra la cuerda, no podremos sacarlo.

Suelta un poco más.

Que la agarre, por Dios.

Creo que la tiene.

Venga.

Despacio, tire.

Tire.

Despacio.

Un poco más, aguanta, Sátur.

Arriba, venga muy bien.

-¿Sátul?

"Sátul", sí.

La madre que...

A ver si miramos dónde pisamos.

Hay que mirar dónde se pisa.

Claro.

Menuda despedida de soltero que nos hemos pegado Ud. y yo.

Eso mejor lo olvidamos ya.

No, no, perdóneme.

Que todavía nos quedan todas estas actividades.

Por cierto,

¿cómo has conseguido entretenerle tanto tiempo?

Le he contado un cuentecillo sobre...

sobre el origen del mal.

La verdad sea dicha, yo creo que...

que se me ha ido la cabeza y todo.

Lo has hecho bien.

Me lo llevo a casa.

Muy bien.

Sátur, tapa el agujero, por favor.

Sí, claro, hay que taparlo.

¡Ya está!

¿Qué pasa?

Nada, no pasa nada. Ya está bien.

Se acabó.

¡Este cuento es mío y a mí no me mata nadie!

-Te lo merecías. Deberías estar muerto.

En los cuentos el bien siempre acaba triunfando sobre el mal.

¡Procedimiento 237! Anota: se prohíben los cuentos.

Ah, no. Por ahí sí que no paso.

¡Los cuentos, no!

No, no escribas.

Tu tienes que morir. Es tu destino.

Que no, que no me muero. ¡No me muero y ya está!

¿A quién se le ha ocurrido ponerme este pelo?

¿Tú sabes cómo tengo las cervicales?

(Lamento general)

¡Organización!

Que todo el mundo vuelva al personaje.

Yo no puedo más. ¡No puedo más!

Todo el mundo tiene la obligación de ser feliz.

Traed al detenido.

-Que empiece la celebración.

Tenemos que esperar un poquito más.

Vas a hacer mucho más feliz a la gente de esta comarca.

¿Quieres jugar al teto?

-Sí, mucho.

-Señor, no tenemos cocodrilos.

-No hay pregunta para la que no tenga respuesta.

-¿Qué sentido tiene la existencia sin tartas,

sin música? Pienso custodiarla,

para que las futuras generaciones sepan lo que fuimos.

-¡Pero si soy hija vuestra desde siempre, desde que nací!

-Que no te pareces a nosotros, hombre.

¡Que dé comienzo el castigo!

-¿Estás segura?

Porque si nos ves desnudas a las dos, no hay color...

¡Madre!

-No sé qué me pasó, pero lo maté.

-Pero antes debéis consultarlo al árbol del amor.

-Nos atacan.

Voy a reinar yo, yo, yo, yo.

¡Yo!

Yo.

-La reina quiere hacernos un regalo de bodas.

Quiere que nos retrate uno de sus pintores de cámara.

El yerno de Velázquez.

Sí.

-Todo varón soltero capaz de empuñar un arma

deberá defender los intereses de la corona.

¡Puedo ver! ¡Mi ojo está curado!

Puedo ver.

¿Podría Ud. pintarme en el fondo, así, pequeñito?

Como hizo su suegro Velázquez con las Meninas.

-Los portugueses pueden verlo como una provocación.

-¿Adónde la llevo?

A la casa del maestro.

(Estruendo)

-¿Gonzalo de Montalvo?

Dígame que no le han llamado a filas.

Mañana parto a la frontera con Portugal.

-El reino de Las Españas te reclama.

Sólo llaman a los varones solteros, ¿por qué no se casa?

-Conozco a un cura que puede casaros.

Por fin vas a ser mi esposa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T8 - Capítulo 100

Águila Roja - T8 - Capítulo 100

19 nov 2015

El 100 es un capítulo especial, con la mecánica de un cuento dentro de otro cuento. Todo comienza cuando Sátur y Gonzalo se enteran de que el niño chino ha desaparecido. Salen en su busca y descubren que ha caído en una sima. Gonzalo va a buscar una cuerda para poder sacarlo de ahí. Mientras, Sátur, distrae al aterrorizado niño contándole una historia...

En este fantástico relato que se inventa Sátur, van apareciendo los personajes de Águila Roja... totalmente cambiados. 

ver más sobre "Águila Roja - T8 - Capítulo 100" ver menos sobre "Águila Roja - T8 - Capítulo 100"
Programas completos (118)
Clips

Los últimos 1.509 programas de Águila Roja

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Lorena

    A mi me gusta la serie.. y este capitulo es una sátira cómica de la historia. Pero tengo un solo reparo.. dónde quedó el papel de Margarita?, aunque la historia la contaba Sarur... por último le hubiese dado un papel más pequeño. En fin le salió cómica como el personaje mismo de Saturno.

    16 ene 2019
  2. soloyo

    lo de la v es un guiño a Satur y a el capitulo del cierre de las universidades

    15 mar 2017
  3. Karibell

    El capítulo #100 tenía que ser especial, y lo fue! Todo sale de la imaginación de Satur y es buenísimo. David Janer en ese papel es súper dulce al igual que Miryam Gallego y Francis Lorenzo. Mi única duda es: Gonzálo de MontalBo y Alonso de MontalVo??

    01 may 2016
  4. unpocodesensatezporfavorrrrrrr

    Pues en el fondo yo no he visto diferencia alguna de éste capítulo respecto a todos los demás en la esencia de esta serie, pesadez de Lucrecia en todas las tramas, hasta en la sopa, Gonzalo, un bobo en la inopia, a Herrnán no le sale nada bien en el amor, Satur queriendo poder, y para Margarita nada de nada.

    21 abr 2016
  5. Unpocodesensatezporfavorrrrrrr

    Pues en el fondo yo no he visto diferencia alguna de éste capítulo respecto a todos los demás en la esencia de esta serie, pesadez de Lucrecia en todas las tramas, hasta en la sopa, Gonzalo, un bobo en la inopia, a Herrnán no le sale nada bien en el amor, Satur queriendo poder y para Margarita nada de nada.

    19 abr 2016
  6. Unpocodesensatezporfavorrrrrrr

    Pues en el fondo yo no he visto diferencia alguna de éste capítulo respecto a todos los demás en la esencia de esta serie, pesadez de Lucrecia en todas las tramas, hasta en la sopa, Gonzalo, un bobo en la inopia, a Herrnán no le sale nada bien en el amor, Satur queriendo poder y para Margarita nada de nada.

    18 abr 2016
  7. Susana

    Me encanta toda la serie! El capitulo 100 ha sido muy divertido y me ha encantado ver a estos formidables actores y actrices en otros registros. Lucrecia y hernan están fenómenos en su papel encantador jajajaj enhorabuena!

    07 abr 2016
  8. marinaRoja

    Coincidió con algunos de ustedes..Donde quedó el hijo de Catalina.. ....con monseñor.. El hijo de lucrecia.. No se molesten pero obvio q este capítulo es un cuento de Satur..heló.. Satur siempre ha querido escribir y en su imaginación crea un mundo feliz... En general me ha gustado la serie..lucrecia es mi inspiración .. ji ji ji... Felicitaciones

    31 ene 2016
  9. Yoli

    Los capítulos aparecen si los buscais en Google ;)

    02 ene 2016
  10. Ana

    El capitulo 100 es de lo más ridículo y penoso el papel que protagonizan los personajes principales de esta serie. Los escritores se les acabo su creatividad .han perdido el objetivo de la historia los orígenes de Gonzalo. Como también en capítulos anteriores no se conoció donde quedo el hijo de Catalina . ya no se menciono a monseñor si la carta que escribio al baticano etc.Irene como Margarita su participación es menor. El papel de Gonzalo en ocasiones es opacado por el de Satur. Espero que la serie mejore y tenga un final que valga la pena.

    21 dic 2015